www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4882155
No recomendado para menores de 12 años Versión española - El ciudadano ilustre (coloquio) - ver ahora
Transcripción completa

Creo que hice una sola cosa en mi vida:

escapar de Salas.

Los personajes nunca pudieron salir y yo nunca pude volver.

Y es que, tal vez, a veces, regresar es imposible.

Damos de nuevo la bienvenida al colosal actor Óscar Martínez,

protagonista de "El ciudadano ilustre".

Óscar, bienvenido de nuevo.

Muchas gracias por invitarme. Un placer enorme.

El placer es mío.

Tenerte aquí y haber disfrutado de tan maravillosa interpretación

en este estreno de la película hoy en "Versión española".

Supongo que este personaje ha sido muy especial para ti.

Dime cuánto.

Bueno, es muy difícil de racionalizar o de pensar.

Puedo decirte que sí.

Tal vez, de todo lo que he hecho en cine,

sea el que más gratificaciones me ha dado.

-Óscar Martínez. -Por "El ciudadano ilustre".

-He ganado el Fénix, he ganado el Platino,

que además tuve la suerte de que fuera en Madrid,

la Copa Volpi,

que, sin duda, es algo soñado por cualquier actor.

Muchas gracias.

Cuando me dieron la lista de los actores

que previamente habían ganado en las 72 versiones anteriores,

yo no podía creer que...

Piensa que yo, además, vengo de muy lejos.

Vengo del Cono Sur de América Latina,

del país más austral del mundo,

y, no sé, no es fácil aún en los sueños de juventud

pensar que uno va a llegar a estar en un lugar

en el que ha estado Mastroianni o Depardieu o Jack Lemmon.

Qué emocionante. Tan, tan ilustres.

Así que desde ese punto de vista...

Y también esta es una de las experiencias

donde más involucrado estuve

porque tengo un especial amor por la literatura, por la narrativa,

y por el oficio y el mundo del escritor.

Ese universo

toda la vida me resultó sumamente atractivo.

Fue meterme en un universo

que para mí formaba parte de mi propio imaginario,

¿comprendes?

De mi propia vida podría decir. Claro, claro.

Además, yo escribo.

Tengo tres obras de teatro escritas. Lo sé.

Y, bueno, antes de que la película se estrenase,

para mí ya era una experiencia magnífica.

-Yo escribo literatura, escribo novelas, escribo ficciones.

No escribo panfletos sobre comportamiento ético.

Y muchas de las conductas deleznables

de algunos de mis personajes

lamentablemente forman parte del mundo en el que vivimos.

-Llevó muchos años hacerla.

Estuvimos años para poder llevarla a cabo.

Se malograron dos rodajes incipientes

con contratos y productoras firmados y todo.

Entonces, la tercera fue la vencida.

Pero eso nos llevó cuatro o cinco años

durante los cuales nunca dejamos de trabajar

soñando la película que queríamos hacer

y mejorando el guion y haciendo nuevas versiones.

Incluso en la última versión del guion

tanto Andrés Duprat que es el autor del guion

como Gastón y Mariano

me propusieron a mí participar

cosa que les agradecí muchísimo y me pareció de enorme generosidad.

Y, entonces, participé hasta en los textos del personaje

de modo que cuando llegamos al plató

todos sabíamos muy bien lo que teníamos que hacer.

Era aquello que había sido causa de tanto malestar,

de no poder comenzar el rodaje,

de pensar que se malograba para siempre.

Imagínate lo que es eso.

La frustración.

Finalmente, redundó en beneficio

para nosotros y sobre todo para la película

porque, como no dejamos nunca de soñar la película

y de trabajar en el proyecto,

creo que también salió del modo en que salió por eso.

Me gustaría volver al final de la película

del que acabamos de salir.

A ese epílogo.

Parece dejar alguna duda

sobre si realmente todo lo que acabamos de ver

ha ocurrido o es ficción dentro de la cabeza

y fuera de la pluma de ese premio nobel de Literatura.

Y, además, volviendo a la película, el espectador termina eso y piensa:

"A lo mejor, efectivamente,

a lo que hemos estado asistiendo es al dibujo de esos personajes

y por eso a veces están subrayados y a veces son un poco histriónicos

porque no dejan de ser imaginarios y no dejan de ser ficción.

Pues háblame de ese punto de vista que es muy interesante.

Mira hasta qué punto es verdad lo que decís

que cuando estábamos ya terminando el rodaje

yo le pregunté a Gastón y a Mariano y a Andrés

qué pensaban ellos.

Es decir, si, efectivamente,

Daniel Mantovani se había trasladado a su pueblo

en la provincia de Buenos Aires

o sí había logrado romper el maleficio

de que hacía cinco años que no escribía

e imaginó todo en su magnífica casa de Barcelona

porque, como dijiste, eso queda abierto.

Para mí él no viajó.

Ay, qué maravilla, por favor. Para ellos sí.

Esto me encanta.

Pero ambos sabemos que puede caber una cosa o la otra.

-Llegó esto de Argentina. De su pueblo, de Salas.

-¿Salas? ¿Estás segura?

-Quieren que dé unas charlas, darle una distinción...

-No. Charlas... Y en Argentina menos.

-Para mí no porque hay un momento al comienzo de la película

en el que le dice a su secretaria, a su asistente,

que de ninguna manera.

Hay una pequeña elipsis

y entonces después para mí empieza la historia

donde él llama a su asistente y acepta la invitación.

-Voy a ir.

-Para mí todo eso hasta el final

en el que supuestamente pareciera

que termina muriendo de un balazo

esa es la novela que él escribe.

Pero bueno.

Lo que me fascina es que haya dos puntos vista

dentro de la propia creación.

Es maravilloso que lo compartas.

Dentro de la propia creación. Es una maravilla.

Para mí ese hombre no vuelve nunca más,

no volvió nunca más.

Bueno, tú lo acabas de decir recién.

Mis personajes nunca pudieron salir de Salas

y yo nunca pude volver.

Si hubiera vuelto,

seguramente le hubiera ocurrido

buena parte de lo que él cuenta en su relato.

No tengo ninguna duda.

-¿Cuánto hay en su novela de verdadera creación

y cuánto de realidad?

-¿Importa eso, mi amigo?

En toda esa carrera literaria él, precisamente, se nutre

de la crítica a la realidad de la que sale huyendo

y esto es una paradoja enorme.

A mí me gustaría saber

dónde te sientes afín y dónde discrepas,

qué te gusta y qué no te gusta de él.

Yo soy bastante afín, pero no tanto como se ha pensado.

Pienso en términos muy parecidos.

Miro desde un lugar bastante similar.

Pero no soy solitario como él.

Él es un ermitaño, vive en esa casa fastuosa solo,

no tiene hijos, yo tengo cuatro hijas,

prácticamente no tiene vida social,

yo, digamos, soy algo fóbico

pero no llego a los extremos de Mantovani

de modo que...

Pero sí tengo que decir

que el grado de identificación que yo sentí

cuando leí el guion por primera vez

indudablemente tiene que ver con aspectos míos

que sintonizan con la cabeza y el alma de Mantovani.

Lo que pasa es que es muy extremo.

Por ejemplo, veíamos recién el discurso

cuando recibe el premio nobel

que originalmente era muchísimo más duro

de lo que terminó siendo.

Y es duro ya.

Pero era mucho más.

Yo jamás haría eso.

-El artista debe interpelar, debe sacudir.

Por eso mi pesar

por canonización terminal como artista.

-Me parece una muy fea actitud por parte de él

que no mide nada como que...

No apruebo ese comportamiento.

Yo no haría eso.

Entonces, como eso, hay varias instancias en la historia

donde eres capaz de extremos.

En algunos casos lo envidio.

Por ejemplo cuando le dice al señor que lo conmina a ir a su casa

a comer los raviolis,

lo que le dice.

Prácticamente, lo humilla en la calle.

Pero él dice la verdad absoluta. Le dice la verdad.

O al padre del chico tetrapléjico al que le dice...

Yo digo: "Qué envidia poder ser así".

Esa asertividad tan clara.

Y no tener culpa, ¿no? Sí.

Yo no podría.

-No tengo la obligación de ir a tu casa

por el hecho de que me hayas invitado.

No soy un objeto del cual vos podés disponer.

¿Está claro?

Vos tenés que invitar a alguien a quien realmente le interese

porque no funciona como vos creés.

Escuchame, te estoy hablando.

No funciona como vos creés.

Esa asertividad

que realmente da un poco de envidia.

Pero a él le gusta la gente honesta

porque, por ejemplo,

la actitud que tiene con el chico de la recepción

que es un chico que no se mete en nada,

que no es nada invasivo

que le pide en su justa medida, educado, sensible,

y sabe reconocer esa honestidad.

No se mete con él siendo que quiere ser escritor.

Imagínate.

Para el único que verdaderamente es fascinante

la presencia de Mantovani ahí es para ese chico.

Y él tiene una actitud además muy generosa.

Muy.

Se compromete a ayudar

para que se publiquen los relatos del chico.

Sí, sí, claro.

Y en un momento donde él está muy acuciado, digamos,

porque él sabe

que puede terminar muy mal esta historia.

Están por pasar a buscarlo, él sabe que está escapando

y, sin embargo, se detiene en ese momento

para dedicarle ese gesto a este muchacho.

-Para Ramiro, unidos por Salas y la literatura.

Daniel Mantovani.

-Muchas gracias, maestro. -Gracias a vos por todo.

Te escribo en cuanto llegue a Barcelona.

Y si alguna vez andás por allá, di que sos mi invitado.

-No, no, no. Esto no.

-Tomalo como un adelanto por el cuento que te van a publicar.

Es un personaje realmente exigente.

Tiene una contención interpretativamente muy delicada.

Quiero que nos confieses cuál ha sido la mayor complejidad,

la mayor dificultad de componer a Daniel.

La verdad es que a mí no me resultó difícil

porque como te dije era como un traje a medida

para mi el personaje.

Lo más difícil es el hecho de estar todo el tiempo.

No hay ni una sola secuencia en la que el personaje no está.

Entonces, no perder de vista eso. Sí.

Ellos tuvieron la inteligencia de rodar en lo posible

de modo cronológico

para, precisamente, entre otras cosas,

para que yo no perdiera... La perspectiva.

La perspectiva de la parábola del personaje.

La preocupación era estar instalado

en su pensamiento y en sus sentimientos

de un modo permanente, constante y profundo, ¿no?

Que nada de lo que se rodara fuera desde un punto de vista,

tú eres actriz,

instrumental o menos comprometido.

Que fuera extremadamente verdadero e interno.

-Los bomberos nos van a llevar hasta las Sociedad de Fomento.

-No, no, no, no, no.

No soy un jugador de fútbol. Mejor vayamos caminando.

-Él va a un lugar de gente muy sencilla

casi, digamos, en algunos casos rudimentaria.

Pero, además, va

no solo con su capacidad de pensamiento y su erudición,

va siendo una celebridad mundial

como puede ir Vargas Llosa a su pueblo en Perú.

-Un, dos, tres.

(A LA VEZ) -"Whisky".

-A mí eso me gustaba mucho de la actuación.

Hay quienes hablan de cierta pedantería de él.

Yo no lo veo así.

Es más, traté de que no fuera eso lo que prevaleciera

porque me parecía que era una actitud bastante,

como te diría,

generosa de parte de él y solidaria ir a dar esas charlas.

-Sin ir más lejos Jorge Luis Borges.

-En ese lugar, con ese paisaje humano,

incluso cuando lo suben al camión de bomberos y todo eso,

él lo padece, pero lo entiende, ¿no es cierto?

Incluso cuando va a ver el vídeo que termina hasta emocionándose.

Luego los acontecimientos van pasando.

Lo ponen más a la defensiva y lo...

Pero me importaba el hecho, digamos,

de que no apareciera en él el desdén, el desprecio, el cinismo.

-Sin llorar, sin llorar.

Con alegría.

-En la notoriedad es un malentendido, ¿no?

Es un malentendido.

Hay gente que, digamos, de golpe se entera

de aspectos de la vida privada de personajes célebres,

de grandes artistas o de grandes creadores.

No vamos a dar nombres,

pero todos conocemos nombres de gente genial

cuyas vidas personales digamos no fueron tan geniales.

Y entonces decide masivamente

reprobarlo masivamente.

Ya no le interesan sus películas o no le interesa más su obra,

sea pintura, sea literatura...

Yo creo que ahí empieza el malentendido,

donde los demás depositan en esa persona...

Una expectativa. Sí.

Que ni este ni ningún otro tiene por qué cargar con eso.

Él lo dice. Además, él lo dice. Claro, es su obra.

Dice: "Yo no hubiera sido peor escritor.

Y suponiendo que esto fuera así

mi obra sigue siendo igual de buena".

Exacto, exacto, sí.

Pero, bueno, también está el tema de la representación social.

Es muy complejo cuando se tiene notoriedad

y las presiones también, las convenciones sociales

según las cuales hay que actuar en determinadas ocasiones.

Es complicado. Es muy difícil.

Es un equilibrio delicadísimo.

-Y que mis personajes hagan lo que hacen

no quiere decir que yo apruebe o desapruebe esas acciones.

¿Aprueban los asesinatos los autores de novelas policiales?

Si hablamos de esto y llegamos a ti

como Óscar Martínez y como dramaturgo,

como actor que tiene todos los reconocimientos

dentro y fuera de su país,

que ha llegado a lo más alto

que hubiera podido imaginar en esa carrera profesional,

¿qué reflexión podemos hacer

con el éxito en paralelo a la película

y abrazándolo contigo?

Yo creo que el éxito en un artista es muy importante

y generalmente el fracaso es trágico.

Es decir, he vivido trágicamente.

Y en el caso de un intérprete más

porque un intérprete, ya sea un intérprete actoral

o un intérprete musical o un bailarín

no puede apelar a la posteridad.

Depende del éxito para poder desarrollar su arte.

En realidad, nosotros somos vehículos

para expresar grandes ideas, grandes sentimientos.

Esta película,

si bien yo tengo un personaje de muchísima responsabilidad,

es un protagonista absolutísimo,

pero es una tarea colectiva.

Si todo lo que forma parte de la película,

la dirección, la iluminación,

el tratamiento visual, digamos, de cada secuencia,

los colegas que trabajan,

estuvieran mal, por mejor que yo estuviera,

la película no hubiera llegado donde llegó.

No produciría lo que produce.

Entonces, no olvidar eso.

Que siempre es necesario trabajar con los demás

y para los demás.

-En "El ciudadano ilustre" conviven un montón de géneros.

Hasta el terror, pero también la comedia desopilante

y también la reflexión.

Si bien es una película con un guion muy trabajado,

recuerdo que el que filmamos era la versión 87

para que te des una idea.

Pero no deja de ser nuestra visión con Mariano y Andrés, el guionista,

de la realidad.

La vemos así.

-Qué orgullo para todos los argentinos, ¿no?

Diego, el papa, la reina de Holanda, Messi.

Y ahora vos, Daniel querido.

-En Argentina generó mucho revuelo

porque un pueblecillo del interior argentino,

de gente humilde y de campo y sencilla

que una película los muestre como feroces,

medio diabólicos,

bueno, para Argentina fue nuevo.

Nos comimos algunos insultos también por eso, ¿eh?

Gente que se ofendió.

Quiénes son ellos para hablar de esto,

o cómo cuentan...

Los argentinos no somos así.

Y justamente la película habla del chauvinismo,

nacionalismo barato...

-Viva la patria, Daniel.

-Para nosotros

"El ciudadano ilustre" es como una radiografía

en pequeña escala de Argentina,

pero la sorpresa fue que cuando viajamos

y la mostramos en diferentes países

podían reconocer a los personajes que aparecen en la película,

les podían poner nombre y apellidos locales

Entonces, ese fue el fenómeno no previsto

con "El ciudadano ilustre".

-El lápiz, el papel y la vanidad.

Sin eso no se puede escribir nada.

-También dio una mirada despiadada sobre el mundo europeo

porque ese personaje que es un argentino

premio nobel que vive en Barcelona en una mansión y es millonario

está completamente vacío

y, de hecho, necesita volver a ese pueblo humildísimo

y vuelve

aunque a todo el mundo le parece insólito.

¿A qué vas a volver?

Por eso te deja sin aliento la película

porque no da respiro, ¿no?

Muestra las dos caras de un modo feroz.

-Tire la gorra, por favor.

-Nosotros tenemos una manera de trabajar

que se asimila un poco más quizás al cine americano

que es trabajar las películas desde el inicio

tanto con los actores,

con los distribuidores, con los productores,

y, bueno, y debatir mucho las ideas

y gana o queda la idea que se la banca.

Sería la que resiste el análisis y el debate de todos.

Entonces, es un ejercicio por un lado de tolerancia

y, por el otro, se nota en las películas

que son películas muy debatidas, muy discutidas.

-A mi mujer no le gusta

que la gente ande mirando la ropa colgada.

Además, está mi hija que...

-Bueno, yo no soy ningún psicópata.

No me voy a poner a mirar que están haciendo en tu casa

ni ustedes se pondrán a mirar qué estoy haciendo yo.

-Hay un preconcepto que ya se está venciendo,

pero que la comedia es más barato

o de menos rigor que el drama.

Si miras en los festivales internacionales,

en las nóminas no hay comedias.

Eso demuestra ese prejuicio que hay equivocado

sobre las comedias.

-Ahí está, mirá. Y no lo colgó.

-Vamos a sacarlo ya.

-"Mi obra maestra", que se estrena estos días en España,

ya se estrenó en Argentina muy bien,

es una película muchísimo más grande que "El ciudadano ilustre"

en producción

y tiene un guion muy contundente del mismo guionista, Andrés Duprat.

-Ahí estábamos vos y yo

que somos amigos desde hace más de 40 años.

-Y con dos actores extraordinarios de Argentina,

Guillermo Francella y Luis Brandoni,

que son dos genios de la comedia

y nunca habían hecho una película juntos.

-¿Está bien, señor?

-Mejor que vos con esa camisa estoy.

-Es muy difícil para un actor cómico

actuar este tipo de comedia que hacemos nosotros

que es una comedia incómoda,

porque si bien el guion es comedia, el actor no está actuando comedia.

-¿No ves que estoy cruzando, boludo?

-Juega con el estado de ánimo del espectador todo el tiempo.

Ninguna de las películas que hicimos podrían haber sido posibles

si no hubiera existido la figura del coproductor español.

Nos sentimos también apoyados desde ahí

y, bueno, y el público,

porque desde "El hombre de al lado" venimos teniendo una secuencia,

inclusive con los documentales,

con "Todo sobre el asado" también, que estrenamos en San Sebastián.

-En Argentina no hay nada más importante

que comerse un asado.

Es un tema de Estado.

-Nos sentimos como en casa.

Quizás más queridos que en casa también.

Tenemos mejor cosecha de críticas en España que quizás en Argentina.

-Nosotros nos tenemos que ir.

Chausito, chausito.

-Chao.

-Chao, querido. -Adiós.

Si hablamos de equipo,

esta película tiene detrás a un equipo muy singular

que tiene una forma de hacer muy particular,

con un sentido del humor

y una forma de ver la vida muy brillante.

Y de eso quería que me hablaras,

porque Gastón Duprat y Mariano Cohn forman parte de ese equipo,

Andrés Duprat que escribe los guiones también

y tienen una manera de abordar la vida muy peculiar

de la que me gustaría que me hablaras.

Ellos tienen en la vida el mismo o quizás más humor cáustico

que tienen en sus películas.

Pero también es cierto

que ni ellos ni yo imaginamos

que la gente se reiría tanto con la película.

Me estoy refiriendo al gran público.

Pensábamos que era más para una élite

y que había gente que iba a poder comprenderlo

y gente que no.

Por ejemplo, yo tenía el temor

de que cuando se vieran en ciudades pequeñas

o en pueblos de provincia

la gente se sintiera afectada y se resintiera con la película

y pasó todo lo contrario.

Eso me sorprendió muchísimo.

Y también nos sorprendió, como te digo,

el hecho de que la película

sea vista en muchos casos como una comedia corrosiva,

con una comedia con mucha ironía,

pero que produjera tanta carcajada.

Hay gente que me ha dicho:

"Nunca me reí tanto o hacía mucho que no me reía tanto".

Pero sí, ellos tienen un humor muy peculiar.

Muy corrosivo.

Así me gusta denominarlo a mí.

Son cáusticos.

Algo te une especialmente como has comentado al personaje

porque además de actor y director teatral

eres autor de libros

como "Ensayo General: Apuntes sobre el trabajo de actor",

has escrito varias obras de teatro como "Ella en mi cabeza",

"Días contados", "Pura ficción"...

¿Cuál es tu inspiración?

Puedo decir, sí, que al igual que con la actuación

me seducen mucho

las historias de vínculos afectivos.

Es lo que más me motiva

para trabajar como actor y también creo yo en mis obras

y eso se ve, sí.

Los universos afectivos, los lazos.

Me gusta mucho el cine de Woody Allen.

Probablemente haya algo por ahí en lo que yo haya agregado.

Me cuesta hablar de mis propias obras

así como a Mantovani.

Pero para escribir necesito mucho tiempo,

necesito estar dedicado exclusivamente a eso.

A veces me preguntan.

Estoy rodando y dicen: "¿Estás escribiendo?".

Digo: "¿Cuándo? No puedo".

Cuando estoy escribiendo,

vivo para eso todas las horas del día

y me apasiona hacerlo.

Pero vivo muy, muy, muy enfrascado en ello.

Necesito eso

y lo disfruto enormemente

y, por supuesto, como cualquier persona que escribe

lo padezco cuando aparecen esas dificultades

y la ilusión esa de que estás trabajando en plenitud

se rompe o se fractura o se desaparece.

Es terrible la angustia y tú sabes.

En eso soy parecido a todos los que escriben historias.

Lo que más me apasiona es el mundo subjetivo

que somos cada uno de nosotros.

Eso es lo que más me apasiona y en lo que he intentado meterme.

De hecho, mi primera obra transcurre dentro de la cabeza de un personaje.

Es decir, es lo que el personaje imagina,

anhela, sufre, fantasea,

más que lo que ocurre en términos reales

en la acción de la obra.

Jung decía que la mayor parte de nuestra vida

transcurre dentro de nosotros mismos y que somos nuestras vivencias.

Nuestras vivencias no son nuestras experiencias.

Son nuestra manera de vivir esas experiencias

y yo creo que es lo más...

A mí por lo menos es lo que más me interesa

desde el punto de vista actoral y autoral también.

-Si vos decís que te llevaste el auto

anoche mientras dormíamos para dar un par de vueltas

y que manejabas en el momento del accidente,

yo te pongo al mejor abogado

para que te reduzcan la condena lo máximo posible.

-Con buena conducta

en menos de un año y medio estás afuera.

-¿Es así? -Es así.

-Bien.

Y por ese enorme favor yo te ofrezco 500 000 dólares.

-El problema es que lanzo insultos y obscenidades a la gente,

pero sin querer.

Síndrome de Tourette lo llaman los especialistas.

-¿Está de coña?

-No, no. Le juro que es la verdad.

¡Que te den!

¿Ven? Me sale solo.

-Ahora que lo dice creo que vi algo en un documental.

-Me pasa desde los 11 años

y no saben la cantidad de médicos que he visto.

¡Pelotudo!

Bueno, me están haciendo señales de que se nos acaba el tiempo

y me había olvidado de las cámaras y de que había un reloj,

pero, efectivamente, parece que sí.

No sé si quieres añadir algo más.

No, no.

Agradecerles muchísimo la generosidad y la calidez

con la que me tratan aquí.

La verdad es que me hacen sentir como en mi propia casa

y en todas partes no hago más que agradecer ese trato.

Muchísimas gracias.

El honor es mío de haber podido venir a tu programa

que sé que es el programa decano de cine

de la televisión en España.

Decirte que efectivamente se cumplió lo que me dijeron.

Que estaba en muy buenas manos, me iban a tratar muy bien

y que valía la pena que viniese.

Qué bien.

Me quedo muy contenta en nombre de mis compañeros

que ya sabes que yo doy la cara,

pero tengo un equipo estupendo detrás.

Espero que al público español le gusten mis dos películas

rodadas este año aquí.

La de Santi Amodeo, "Yo, mi mujer y mi mujer muerta",

ese es el título,

y la de María que acabamos de terminar de rodar,

la de María Ripoll, "Vivir dos veces".

Estaremos muy atentos a los pasos que das como siempre

y esperamos verte pronto por aquí.

Muchas gracias por tus palabras

y porque nos haces más felices con tu trabajo, Óscar.

Gracias. Muchas gracias.

Es lo mejor que me puedes decir.

A vosotros no os despido.

Llega la hora del cortometraje en "Versión española".

Hoy os proponemos un programa doble.

Ya estamos terminando las emisiones de los cortos a concurso

y hoy nos llegan dos trabajos

que comparten un virtud valiosísima en este formato:

la capacidad de pellizcarnos.

Empezamos con un corto muy, muy corto.

Su autor, Cristian Flores, lo define

como un documental de animación experimental

o lo que es lo mismo un corto felizmente indefinible.

Ya veréis qué poco tiempo hace falta

para divertirnos, descolocarnos y conmovernos.

Con vosotros

"Marilyn Monroe quiere hablar con Warhol".

-Me están llamando por otra línea. -Vale, vale.

-Ahora hablamos.

Oye, Marilyn, estoy ya.

No, no, tú tranquila.

Yo entiendo de dónde viene.

Entiendo por qué me dices esto,

pero nunca fue mi intención ser amarillista ni nada de esto.

Osea, yo soy artista y tu obra a mí me obsesiona.

Yo encantado. Me encantaría escucharlo.

Dale.

Tranquila, hombre. Lo escucho con el corazón abierto.

Cristian Flores creador de esta brevísima joya

consigue dejarnos mudos.

Un trabajo tan brillante como desconcertante.

Enhorabuena.

Y ahora nos vamos hasta Chile.

De allí nos llega "Vivero" dirigido por Marcela Gueny,

una aproximación muy directa, muy valiente y muy contundente

a un tema terrible

con la enorme virtud de hacernos mirar desde otro lado.

Con vosotros "Vivero".

Ay, mierda.

-¿Y Rocío?

-Está guardando sus cosas.

-¿Y usted, Rosa?

-Bueno, yo lo único que puedo decir

es que esto es una injusticia en contra de mi pareja.

No es que yo esté ciega, que no quiera reconocer las cosas,

pero ellos sí tuvieron una relación.

Ella no fue violada

porque ellos quisieron

estar mutuamente juntos.

Y ahora la están cargando con mi pareja.

Como él es mayor y, según ella, no, es una niña...

Pero no es tan niña.

Ella ya había tenido pololos antes

y mi mamá decía que la protegía siempre,

pero no era así.

La niña salía a la calle

y decía que iba donde tal amiguita,

después que iba donde otra amiguita

y, bueno, las dos se buscaban mutuamente.

De repente, mi mamá no sabía dónde estaba la niña,

de repente la niña no sabía donde estaba mi mamá.

Y que no venga a decir ella que ha cuidado siempre a mi hija

porque no fue así.

Además, las cosas no pasaron en la casa.

Pasaron en la calle.

Yo creo que ella está siendo manipulada,

manipulada por personas mayores,

porque no la quieren dejar aquí conmigo

que soy su madre,

que siempre he estado con ella lo que más pude,

que siempre he querido darle lo mejor.

Yo lo único que quiero es que ella me diga la verdad,

que me cuente cómo fueron las cosas y que ella testifique la verdad.

Que nos diga las cosas que le están metiendo en la cabeza.

Aquí la única verdad es que ellos sí tuvieron relación,

pero fue mutuamente.

-O sea, usted cree que fue consentida.

-Sí, fue consentida.

-¿Y eso usted lo encuentra normal?

-No. ¿Cómo se llama?

No es normal porque...

-¿Eso justificaría entonces lo que hizo su pareja?

-No.

¿Cómo se llama?

No, no es normal.

No justifica, pero no fue violación.

En eso va.

-O sea, usted cree que no fue delito.

-Si él la pescó a la fuerza, si la tenía amenazada,

yo creo que sí es delito.

Pero si fue de mutuo acuerdo estar juntos,

para mí no.

No es delito.

-¿Qué edad tiene usted? -40.

-¿Y su pareja?

Rosa, ¿su pareja qué edad tiene?

-32.

-¿Y su hija?

-12.

-Y usted cree que no es delito.

-Ella ya había tenido relaciones con otros hombres.

-Pero, Rosa, le digo algo.

Eso es un delito.

-¿Por qué están cargando solamente con él?

-Pero ¿usted entiende que eso es un delito?

-Ya.

Pongámosle que usted tiene razón, que es un delito.

¿Entonces?

¿Por qué el muerto lo está cargando solo uno?

Que la justicia sea pareja para todos.

Y si él es inocente, si él no es el padre de la guagua,

¿por qué tiene que estar pasando por todo esto?

Y la niña está siendo más manipulada...

Estremece este diálogo sin tapujos

que desvela hasta qué punto las ideas aprendidas,

los patrones de comportamiento,

nos pueden cegar a la evidencia.

Una maravilla también este trabajo de la chilena Marcela Gueny.

Enhorabuena a ella y a todo su equipo.

Y nada más.

Hasta aquí nuestro programa triple de hoy.

Esperamos que lo hayáis disfrutado.

Ya sabéis que nos volvemos a encontrar

la semana que viene

para seguir compartiendo el mejor cine español reciente.

Un beso muy fuerte. Chao.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • El ciudadano ilustre (coloquio)

Versión española - El ciudadano ilustre (coloquio)

10 dic 2018

En el coloquio, moderado por Cayetana Guillén Cuervo, participa el protagonista Óscar Martínez

ver más sobre "Versión española - El ciudadano ilustre (coloquio)" ver menos sobre "Versión española - El ciudadano ilustre (coloquio)"
Programas completos (85)
Clips

Los últimos 940 programas de Versión española

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios