www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4630381
No recomendado para menores de 12 años Versión española - Castillos de cartón  - ver ahora
Transcripción completa

Gracias.

-¿Una Virgen de Rafael?

-Uf, tío, parece un arlequín de Picasso.

-No, sólo dibujo tías.

A mí lo de los ositos me parece que es una cagada.

Estás viendo ahí una película de aventuras y tal

y de repente resulta que aquello es "Barrio Sésamo".

Coño, que se ponen a cantar ahí en plan...

(TARAREA)

Es horrible, hombre.

-Ese tío es un genio, tío.

-Pues a mí me ha encantado.

Cuando le quitan el casco al malo

tiene la cabeza como un huevo duro y se pone como a llorar.

-Hala, cuéntamela otra vez.

Es como "Barrio Sésamo", pero...

-Que hable, es genial.

Han cerrado la trilogía con un enigma,

con una llave para la continuación.

¿Que van a seguir?

No me jodas.

Traqueteo de sierra.

Hola.

Hola.

Hola.

Esta es la habitación de Miki, nuestro camello particular.

Que nunca está.

Pero ya verás qué costo.

Allí al fondo está la cocina.

Y este es el salón.

Bienvenida.

Con el que no puedo es con Angulo y sus putos desnudos.

Todo ese rollo que mete de captar el gesto.

Y luego el tío dibuja esas pancetas.

Es que son pancetas colgantes, no me jodas, tío.

No te enrolles tanto y dibuja mejor.

¿O no?

"Groenlandia" de Los Zombies. Es que dibuja muy mal.

Por eso se enrolla tanto.

A ti te tiene envidia.

Pero yo creo que no dibuja tan mal.

Lo que pasa es que tú dibujas muy bien y se da cuenta.

Zapatitos tampoco le soporta.

Me contó que el otro día salieron unos cuantos a tomar unas copas

y el tío con la tercera se puso a parir.

Insoportable.

Está bueno el hachís, ¿no?

Sí.

Te va a entrar hambre.

Me parece a mí que tú eres una viciosa, Josita.

No te metas con ella.

No se está metiendo conmigo.

Claro que no.

Si la estoy piropeando.

Pero no me llames Josita.

¿No te gusta?

No.

Zapatitos está como una cabra.

Pero es bueno.

A mí me gusta lo que hace.

El otro día...

pegó un cráneo de ardilla

en el cuadro ese que no acaba nunca.

¿Y de dónde saca esas cosas?

Pues no lo sé.

Del campo supongo.

Los fines de semana sale

y se viene cargado de piedras y de cosas.

Es muy gracioso.

Bueno...

yo voy a salir un momento

que tengo un par de historias que hacer.

Déjalo, Jose.

Siempre me pasa lo mismo.

No sé por qué, pero no puedo.

Lo siento.

¿Qué?

¿Qué tal?

Fatal, ¿no?

Me lo imaginaba.

No os preocupéis,

que esto lo arreglo yo en un periquete.

¿Lo teníais planeado?

Sí. No.

¿Tú lo tenías planeado, hijoputa?

Bueno, suponía que podía llegar a pasar.

Qué pasa, tampoco es tan grave, ¿no?

Joder, Marcos, tú me lo habías dicho, yo lo sabía.

Pero lo que tú me habías dicho

es que me convenía probar con tías distintas.

A ver, ¿y qué es lo que hemos hecho?

Pues eso.

Y que, Marcos, te he hecho un favor, reconócelo.

Vale, me he hecho un favor a mí, pero también a ti de paso.

¿O es que no estamos bien ahora los tres?

Estamos de puta madre, ¿o no?

Piensa un poco, tío, a lo mejor esta es la solución.

Yo asumo la responsabilidad y tú te relajas.

Y si dejas de tener miedo de fracasar,

que ya puedes dejar de tenerlo,

porque yo modestamente no fracaso nunca.

Entonces a lo mejor un día se te pone la polla tiesa.

¿No? Supongo.

¿Y yo qué pinto en todo esto?

Tú eres lo mejor de todo.

Porque me gustas mucho.

Más que este.

Pero sin él de por medio nunca te habrías acostado conmigo.

Tú eso no lo sabes.

Sí, sí que lo sé.

Hace muchos años que lo sé.

A mí las tías no se me tiran encima como a este.

Por eso necesito amigos así de guapos,

para aprovechar sus sobras.

Sí, soy un buitre, ¿y qué?

Joder, no es culpa mía,

a mí me gustaría medir 1,90 y parecer un efebo de Praxíteles.

Pero no he tenido tanta suerte.

Eso sí, a cambio en el reparto

me ha tocado un cacharro acojonante.

¿O no?

Eres un gilipollas, Jaime.

A mí también me gustas mucho, José.

Tanto como para haberme atrevido a intentarlo contigo.

Cuando veo que besas a esta me pongo como una moto.

Batir de huevos.

-¿Qué tal, hija?

Hola. -¿Todo bien?

(TV) Señores, atención a esta lista de premios.

Mejor película en el festival...

(MADRE) María José, a cenar.

No. ¿Por qué?

Porque no. ¿Y por qué no?

Pues porque no, Jaime.

Porque no.

Porque me parece una burrada.

Es que no me parece normal.

Bueno, eso ya lo sé, José.

Pero es que nosotros no somos normales.

Somos artistas.

Vete a la mierda.

Os quiero preguntar una cosa.

Pero quiero que me digáis la verdad,

porque si me metéis una bola os mando a tomar por culo

y a la mierda con todo esto.

Hostia, qué miedo.

Estoy hablando en serio, Jaime.

¿Habéis hecho esto con otras tías que yo conozca?

No.

Decidme la verdad.

¿Pero con quién íbamos a hacerlo, a ver?

Si son todas unas petardas.

¿Por quién nos tomas?

José, tú eres la única que está a nuestra altura.

La única.

Vamos a comer, yo invito.

Es que tienes un novio rico y otro pobre.

Música punk española.

Música punk española.

(RÍE)

Fue una noche de agosto y no me acuerdo muy bien por qué

pero andaba enfadado con mis amigos y me fui sólo por la playa.

Entonces se me acercó un tío...

un tío así normal.

Yo qué sé, tenía buena pinta.

Unos 30-35 años.

Aunque a mí entonces me pareció un señor mayor.

"¿Vas solo?"

"Sí."

"¿Vienes conmigo?"

Se sentó y empezamos a hablar.

Que cómo te llamas,

que qué haces solo tan tarde por la playa, que dónde vives.

Me contó que le encantaba bañarse desnudo,

pero que ahí no se podía.

Me preguntó si había estado alguna vez desnudo sobre la arena,

lo cojonuda que era la sensación.

Me preguntó si me apetecía probar.

Entonces nos fuimos detrás de unas rocas.

Nos desnudamos.

Y al cabo de un rato se acercó...

y empezó a chupármela.

Hasta que me corrí.

Nunca me lo habían hecho, y me gustó.

Me gustó mucho, la verdad, mucho.

Pero aprendí una cosa,

que no me gustan los tíos.

Porque no pensé en él ni volví a desear otro como él.

No me había pasado nada por dentro.

Yo no soy homosexual, Jaime.

Yo no he dicho que lo seas.

Sí, sí que lo dices.

Siempre estás con lo mismo,

contando historias, haciendo chistes,

hablando de tu hermana.

Coño, porque es verdad.

Yo tengo una hermana que es bollera.

Y es feliz.

Antes no lo era, pero se lanzó.

Y es mi hermana favorita.

Ya, pero yo no soy homosexual.

A lo mejor sí que lo eres.

Jaime. Y lo que te pasa...

Jaime. Vale.

Vale.

Vale, lo siento.

No pasa nada.

Yo también os quiero decir una cosa.

¿Qué?

Que yo no me corro.

¿Cómo que no te corres?

Pues que no me corro.

Que no me puedo correr.

A mí me gusta follar.

Y me excito.

Pero luego cuando llega el momento no puedo.

Es que no puedo.

Pero...

tú haces ruiditos.

Chillas y todo.

Sí, pero porque lo he visto en las películas.

¿Es que no te corres conmigo?

Pero...

pero no lo entiendo.

¿Y entonces por qué chillas?

Pues para que estéis contentos conmigo.

Para que parezca que todo ha salido bien.

Es que siempre lo hago.

No sé...

sería muy raro que me quedara callada.

Joder.

Pues sí que estamos bien.

Sí que he tenido suerte con vosotros dos, la hostia,

ni que os hubiera escogido aposta, vamos.

Por una vez que me consigo montar algo tan cojonudo,

toma, un impotente y una frígida.

De puta madre, vamos.

Bueno, no pasa nada.

Eh, que no pasa nada, de verdad.

Que yo me invento algo, que algo se me va a ocurrir,

que a mí esto me importa, desde luego.

De momento vamos a hacer dos cosas.

Mira, yo creo que necesitamos una cama grande, ¿no?

Necesitamos una cama grande más que el comer.

Yo no tengo un puto duro.

Pero tú, Marquitos, podrías enrollarte.

Y lo segundo...

lo segundo que vamos a hacer es echar un polvo.

Ahora follamos, echamos el polvo, follamos como Dios manda.

Y tú al final gritas o no, lo que más te apetezca.

Pero ahora follamos, ¿vale?

Ya luego hablamos.

Se pinta lo que se ve.

Y dale...

Lo importante es cómo lo ves.

O no.

A lo mejor se trata de pintar lo que no se ve,

de un estado de ánimo.

No sé, aunque no te des cuenta al final todo son autorretratos.

Vale, tío, sí.

Pero se pinta lo que se ve.

Sin técnica no vas a ninguna parte.

Mucha historia, pero sin técnica ni sensación ni leches.

Tú decías que se pinta lo que se ve.

¿Y con esto qué hacemos?

Pues no sé tú, Marquitos, pero a no sé que lo quieras copiar.

Yo ahora mismo echaría un polvo, tú pones la mirada y yo la polla.

Qué pesado estás.

Joder, Josita. ¿Qué?

Oye, Josita, no te enfades.

Si yo no me enfado.

Noticias en la televisión.

-¿Te gusta?

-A mí me gusta más el azul.

-Pero el azul parece de supermercado.

Para la peluquería está mejor el rosa, ¿no?

-¿Te gusta?

-A mí sí. -Pues ya está.

(TV) Un individuo joven vestido con pantalón vaquero

y jersey gris se acercó al brigada por la espalda

y le efectuó a bocajarro un disparo en la cabeza.

-Madre mía, no van a parar nunca.

Hasta luego.

Creo que ves la realidad desde el dibujo

y no desde la pintura.

¿Por qué no intentas trabajar la estructura con manchas?

¡Ya!

¡Sí, sí, sí!

Tú tranquila.

Sobre todo no te pongas nerviosa.

Tenemos todo el tiempo del mundo.

Tendrás tú todo el tiempo del mundo, no te jode.

¿Te has corrido?

Pero ha estado muy bien.

Es muy bueno, Marcos.

Es muy bueno.

Bah, es un poco Hopper.

Está muy visto, no vale nada.

Pues a mí no me lo ha parecido cuando lo he visto.

Bueno, a ver...

puede que sí te fijas te pueda recordar un poco.

Pero me parece buenísimo.

No lo creo. Sí.

No.

Marcos.

Mira, es que yo veo muchas cosas

que están aquí porque tú las has pintado.

La luz,

que es casi tenebrosa.

El cielo gris.

Y la tristeza.

Es que eso es, es la tristeza, porque está en todas partes.

No tendría que ser así.

Y está ahí porque tú lo ves así.

Y lo sabes.

Por eso me parece que es lo mejor que he visto en clase.

No digas tonterías.

Oye, José.

Si quieres te lo regalo.

En cuanto lo entregue te lo llevas.

Gracias.

(TV) Y mientras todo esto sucedía la Bruja Avería

ya ha decidido recurrir a la astucia

para apropiarse de la lámpara mágica.

Hola.

He ido a la pescadería.

De puta madre.

Qué bien huele. Hola.

¿Te he dicho ya que a Jaime no le gusta la sepia?

A mí me ha dicho que sí le gusta. Ya.

(TV) ¡Viva el mal, viva el capital!

Le he cogido las historias a mi madre.

-Él me había escrito en aquellos días

primeros de noviazgo un poema.

Nadie había escrito sobre mí.

En este momento de la ruptura,

en este momento difícil, me lo mandó a casa.

Recuerdo la lectura de aquellos primeros versos.

(RECITA) "Es verdad, qué hermosura, es verdad.

Cómo entra la luz al corazón,

cómo aspira tu aroma de tierra en primavera

el alma que encuentra."

Poco tiempo después nos casábamos.

Pruebas musicales. -Sí, sí, probando.

Sí, sí, probando.

Hola.

Pruebas musicales.

Uno, dos, tres, sí, probando.

Sí, hola.

¡Eh! -¡Eh!

-Buenas. ¿Qué tal?

-Aquí estamos. -Hola, cómo estás.

Pruebas musicales.

Música.

-Sin farsa dame tu amor,

hazlo en frío por favor.

Sin farsa dame tu amor,

hazlo en frío por favor.

Si celos me vas a dar

en frío te he de pagar,

en frío te he de pagar, en frío.

En frío las palabras valen más,

en frío no se pierde el control.

Mira cómo brilla la Estrella Polar, en frío.

Amor en frío.

Amor en frío.

Ven, corazón mío,

de Madrid al frío.

Ven, corazón mío,

de Madrid al frío.

Si vas a darme tu amor

hazlo en frío por favor.

Si vas a darme tu amor...

Música.

-Todas las secuencias

han llegado a su conclusión,

el tiempo no puede esperar, ar.

Atravesaré el mundo

y volando llegaré

hasta el espacio exterior, or.

Y yo te buscaré en Groenlandia.

en Perú, en el Tíbet,

en Japón, en la Isl...

¿Por qué has hecho eso?

Porque sí.

Porque sois mis novios.

Estáis enamorados de mí

y yo estoy enamorada de vosotros.

Y no me apetece que la gente piense que estáis liados

y que yo soy la tonta que os trae y os lleva.

Prefiero que sepan la verdad,

que somos novios los tres,

que nos acostamos los tres juntos

y que nos queremos los tres.

Y que os quiero mucho.

Nunca os o he dicho, pero os quiero mucho.

A los dos.

Mucho.

Tócame.

Vamos, córrete.

Córrete para nosotros.

¡Ah, ah!

¿Está rico?

Buenos días. -Buenos días.

¿Queda café? -Creo que sí.

-¿Qué planes tienes?

Pues no sé,

quedar con Jaime y con estos para dar una vuelta.

-¿Estás ya? -Id bajando con eso.

Papá, ¿te llevas ese cuadro?

Es que está fatal. -A tus tíos les encanta, Jose.

Además, no haberlo pintado.

Venga, pórtate bien.

-Bueno, hala.

Ya tengo ganas de conocer a ese Jaime tuyo.

Tanto he oído hablar de él...

Hasta el miércoles.

Se cierra la puerta. (SUSPIRA)

En casa quieren conocer a mi novio.

Uno de los dos me tiene que acompañar el sábado a cenar.

Es el cumpleaños de mi madre y hace una cena todos los años.

En plan informal.

Me han dicho que lleve a mi novio.

Tuve que decir que tenía novio porque no me veían por casa.

Me entendéis, ¿no?

Además, es muy sencillo.

Uno de los dos viene, cena y ya está.

Lo podéis echar a los chinos. No, no.

Iré yo.

Vale.

Les he dicho que se llamaba Jaime.

Marcos...

Un novio no puede tener dos nombres.

Ya, pero es el suyo.

Porque tú eres más tímido.

Pensaba que no te iba a apetecer,

que te parecería un embolado.

Pero me da igual, ven tú. Que no, que voy yo.

Me llevo lápices y les hago dibujos a tus padres

para que estén contentos conmigo y ya está.

(SUSPIRA)

Hola, pasad.

-Hola.

Mi pareja.

Jaime y Marcos.

-Soy Mayte, la madre de María José.

Hola.

Felicidades. -Gracias, encantada.

Ya tenía ganas de conocerte.

Hola, ¿qué tal? -Hola.

Felicidades. -Muchas gracias.

¿Para mí? Sí.

-Son preciosas.

María José, ponlas en agua.

Pasad al salón.

Ha llegado Jaime y su amigo, mira.

¿Qué tal la facultad? Muy bien.

-Dice María José que tenéis muchas asignaturas...

Escultura, Color, un poco de todo, ¿no?

Grabado, Pintura.

Teoría también, Historia. -Muy bien, muy bien.

Tenéis que aprender de todo, ¿eh?

Tengo que ir al baño, ¿me acompañas?

Estás empalmado.

Ya ves, qué punto.

Vamos a hacerlo.

¿Y Jaime?

A Jaime que le den.

Hoy puedo hacerlo, Jose.

Sí que voy a poder.

No te pongas nervioso.

¿Lo sientes?

Sí.

Benja, concentrado, ¿eh?

Venga, que no nos queda nada.

Hola, Maribel. -Hola, cariño.

¿Qué pasa, Benjamín? Anda que no estás contento

con la prima guapa, ¿eh? -Sí.

-Toma, amor, una postal para ti. Gracias.

-Dale un beso de mi parte a tu madre.

¿A que sí? De parte de la cartera.

Ay... Hasta luego. Hasta luego.

-Maribel me trata como si fuera tonto.

Suele pasar.

Mi hermana se ha ido a Praga con su novia y me deja el apartamento.

Sí, Marcos lleva aquí dos días,

que se ha peleado con su madre o no sé qué.

Total, coge un coche y vente.

No sé si le gustará a mi madre.

Pásamela. Espera.

¡Mamá!

Arranca el motor.

Arranca el coche y se aleja.

(RÍE)

(TIENE UN ORGASMO)

(JADEA EXTASIADA)

(SUSPIRA)

A él le quieres más.

No.

¿Qué quieres más?

No.

¿Me pasas el aceite?

Toma.

Bueno, Marcos.

Creo que deberíamos contarle a Jose lo de la suiza, ¿no?

Se lo debemos.

¿Qué suiza?

A mí no me metas, tío, tú lo montaste todo.

El día que hablamos por teléfono nos enrollamos con una suiza.

Los dos a la vez.

De precalentamiento, ¿no?

Este estaba inseguro con lo de su polla y eso

y quería probar.

Lo hizo todo él solito, ¿eh?

A mí la tía no me gustaba.

Era muy alta, tenía unas piernas larguísimas.

En serio, no me gustaba.

Y este, como sabe alemán, le empezó a decir cositas

y la enrollaba y eso.

Total, yo apenas la toqué,

pero no veas el tigre de Bellas Artes. (RÍE)

Y la tía, no te creas, era...

Era activa, ¿no, Marquitos?

Tú sabrás.

Follaste lo mismo que yo.

A mí tampoco me gustaba mucho.

De verdad.

Os voy a perdonar.

Pero me jode, porque yo he sido una santa.

Voy a por el periódico, ¿queréis algo?

Sube tabaco.

Lo de anoche no se lo vamos a contar.

Nunca.

Te quiero.

Y yo te quiero a ti.

(RÍE) ¡Ay!

(RÍE)

(RÍE)

(AMBOS RÍEN)

Ay... (RÍE)

(AMBOS RÍEN)

Hola. Hola.

¿Ahora te pones a pintar tebeos?

Superbasura, ¿te gusta?

Ven a buscarme al salir de clase, a ver si te da un poco el aire.

Y este es «El perro semihundido».

Seguramente, una de las más enigmáticas pinturas negras.

En este momento de su vida

Goya ha visto de cerca el infierno.

Es posible que por eso este cuadro nos provoque tanta ternura.

Es la obra de un hombre asustado.

Fue una de las pinturas que más sufrió

al separarla del muro en el que originalmente se pintó.

Durante un tiempo incluso se llegó a pensar

que la obra estaba inacabada.

Si os fijáis bien, el perro tiene la vista levantada

hacia la esquina superior derecha,

un espacio vacío.

¿Qué está mirando el perro enterrado en la arena?

¿Está viendo algo en concreto?

¿O solo el vacío?

¿Por qué nos identificamos con él?

Para salsas, la cebolla roja va mejor que la blanca.

Es más carnosa.

Más alegre.

Pica un poco.

Mi abuela la comía cruda,

a cachos, como si fuera pan.

Era andaluza, de Jaén.

¿Está bien así o más fina?

Está muy bien así.

¿Sabes que la cebolla es mágica?

Si la cocinas bien,

desaparece.

Como los cuadros de Jaime.

Marcos, no seas malo.

Debería dibujar.

Dibuja muy bien.

Y creo que él lo sabe.

¿Cómo es eso de aceptar las limitaciones?

Hacemos lo que podemos.

No sé.

Todo el mundo hace lo que puede.

Yo ya no tengo ninguna fe.

Pinto para no pensar,

para seguir pintando.

¿Y tú?

No has hecho nada desde que volvimos.

No tengo ganas.

No se me ocurre nada.

Me encanta que sea negra esta comida.

Ahora hay que echar la sepia.

Se me pasará.

Me ha ocurrido otras veces.

Muchas.

Está cojonudo.

Pero a ver si aprendemos a hacer otra cosita.

¿No?

¿No te gusta la sepia? Me vuelve loco.

Joder, me voy a currar.

Hasta luego.

¿Nos vamos a la cama?

Será vestidos. ¿Por qué?

Lo has hecho sin mí muchas veces. Pero tú estabas.

Pero era como si no estuviera. Pero estabas.

Yo no estaba en el cuarto de baño de la casa de Jose.

Y ya lo habías intentado alguna vez.

No vuelvas a intentarlo.

Se abre y se cierra la puerta.

Creo que tiene razón.

Me parece que voy a poner una academia.

Se cura frigidez, impotencia

y depresiones artísticas.

Murmullos.

Qué hijoputa.

(MUJER HABLA EN INGLÉS)

«It's incredible. I love it.

«This painting is the most exciting thing I've seen for years».

«Really incredible».

«Congratulations».

«Thank you».

El vino es peleón.

Jaime, hay más cuadros.

¿Ah, sí?

Hola.

Papá.

Venid, os quiero presentar a alguien.

Mamá, papá, estos son mis mejores amigos.

Jose y Jaime. -Encantada.

Hola.

Hola. -Encantada.

Tú te llamas... ¿José?

Es Jose, sin el acento. -Ah.

Todo el mundo me llama así.

Se hace raro al principio, ¿no? -Un poquito.

¿Queréis ver los cuadros? -Claro, hijo.

Vaya, vaya...

-Pero aquí hay muchos más cuadros.

Sí, papá, es una exposición colectiva.

-¿Tú también pintas, Jose?

Sí.

Marcos y yo somos compañeros de clase.

-Otra.

Jose, ven, te quiero presentar.

Ella es Jose, Julián. Hola.

Carmen. Hola.

Es una compañera de promoción.

También tiene mucho talento.

-Tengo muchísima confianza en Marcos.

Es la primera vez que se muestran sus obras,

pero tenemos un interés increíble.

Estoy muy emocionada.

¡Jaime!

¿Adónde vas?

Hola.

Tenemos que hablar.

Esto se acaba.

Los tres lo sabemos, ¿no?

Hemos terminado la carrera.

Ya no hay excusas.

No hay clases.

No hay exámenes.

No podemos seguir viviendo como antes.

Se acabaron las transferencias del viejo, ¿no?

Tendrás que volver a casa.

Eso será lo que tus padres esperarán que hagas.

Por eso quiero haceros una oferta.

No hace falta que me contestéis ahora.

Podéis pensároslo.

Es mejor que os lo penséis antes de decirme nada.

He pensado...

que podríamos vivir juntos.

Estoy hablando en serio.

Muy en serio.

Yo ahora tengo dinero y voy a tener más.

Anoche se me acercaron varios galeristas.

Me hicieron ofertas.

Puedo venderme al que más pague.

Podemos alquilar un estudio

o una casa grande, donde podamos vivir y trabajar los tres.

Yo pago la casa y vosotros...

los gastos o lo que podáis.

Os necesito.

Esa es la verdad.

Puede que sea un poco egoísta, pero...

con vosotros no me cuesta trabajo hacer las cosas.

Nunca os lo he contado,

pero me cuesta mucho trabajo vivir.

Estoy cansado antes de hacer nada.

Debo obligarme a hacer cosas que la gente hace sin darse cuenta.

Y con lo único con lo que no me pasa eso

es con la pintura.

Yo no tenía ganas de nada.

He vivido en un túnel hasta que os conocí.

Y me enamoré de vosotros.

Yo te quiero, Jaime.

Tú estás enamorado de Jose, lo sé,

pero a pesar de todo sigo estando enamorado de nosotros.

De vosotros conmigo.

De mí con los dos.

De los tres juntos.

No sé si me entendéis.

Yo sí que te entiendo.

Te entiendo muy bien.

Porque a mí me pasa lo mismo que a ti.

Por eso he pensado que podemos intentar vivir juntos.

Os pido que probemos solo eso.

Puede que esté diciendo cosas de las que luego me arrepienta.

Pero igual os doy la única posibilidad

que tendréis de seguir estando juntos.

A lo mejor no lográis estar justos y bien sin mí.

¿No vas a contestarme? Te estoy contestando.

Se cierra la puerta.

A veces pienso que puedo llegar a ser un pintor importante.

Seguro que me vendré abajo.

Pero si sigo...

Si sigo pintando,

puedo llegar a ser un pintor importante.

Tú tienes talento,

pero no tienes ambición.

Ibas muy bien, pero te paraste.

Puedes encontrar otro camino.

Pero no sé si quieres.

Jaime en cambio tiene ambición.

Mucha.

Pero nunca ha sabido ver más allá de sus lápices.

Copia bailarinas de puta madre,

pero nada más.

No va a llegar a ninguna parte.

Él lo sabe.

Me voy.

¿Lo vas a esperar?

No me dejéis solo, Jose.

No me dejéis solo.

Versión española - Castillos de cartón

10 jun 2018

María José estudia pintura en la facultad de Bellas Artes de una gran ciudad. Pronto entabla amistad con Marcos, el alumno de más talento de su promoción, y con el gran amigo de éste, Jaime, un gran dibujante. Una intensa historia de amor y sexo.

Contenido disponible hasta el 25 de junio de 2018.

ver más sobre "Versión española - Castillos de cartón " ver menos sobre "Versión española - Castillos de cartón "
Programas completos (64)
Clips

Los últimos 820 programas de Versión española

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios