www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4472571
No recomendado para menores de 12 años Versión española - Buscando a Eric (coloquio) - ver ahora
Transcripción completa

Al final, Eric se anima a desempolvar sus viejos zapatos

de gamuza azul y se siente renovado y con fuerzas

para recuperar todo aquello que amaba y que dejó escapar.

Un final feliz, como corresponde a una fábula

que no trata de aleccionar pero sí de regalar luz

y herramientas para el optimismo. Buenas noches de nuevo

a nuestros invitados. Roberto Santiago.

Buenas noches. Carlos Marañón.

Hola, ¿qué tal? Voy a recordar a los espectadores

qué relación tenéis con la película o por qué estáis aquí,

por si alguno se ha enganchado más tarde.

Carlos, es director de la revista Cinemanía

y contertulio habitual en el "Carrusel deportivo",

de la cadena SER. Además, sabe muy bien esa unión

de la mano entre fútbol y cine, como ha dejado bien claro

en su libro "Fútbol y cine: el balompié en la gran pantalla",

y Roberto Santiago, es escritor, es guionista, es director de cine,

es autor y responsable de un fenómeno literario

que está siendo un boom entre los niños, que es "Futbolísimos",

que bueno, si a alguna madre se le ha escapado,

que vaya corriendo, porque vamos, es la manera.

Gracias a "Futbolísimos", muchos niños que no habían

enganchado con la lectura, lo están haciendo.

¿Llevas la cuenta de en cuántos países se ha traducido tu libro?

Pues hasta ahora, se ha traducido a 10 idiomas diferentes

y espero que siga, que sigan "Los Futbolísimos",

creciendo en muchas más lenguas. Bueno, pues centrándonos

en la preciosa historia que acabamos de ver, "Buscando a Eric",

me gustaría saber cómo la habéis recibido hoy,

porque es una película de 2009, los momentos favoritos,

con qué os quedáis de este nuevo visionado...

Carlos, vamos a empezar por ti. Yo la verdad que la recordaba

más futbolera, es lo que he comentado al principio.

La recordaba más futbolera. Digamos, he incidido ahora mucho más

en las aspectos que no tienen que ver con el fútbol.

Esa trama social que decía antes Roberto y me da la sensación

de que la fuerza de la película estriba ahí.

Yo creo que es cierto que Ken Loach, el fútbol es una parte

interesantísima y muy poderosa de todas sus películas,

en todas siempre tiene algún guiño y siempre en tono positivo

y eso es algo que le diferencia de, vamos a decir, la intelectualidad,

y sobre todo él, que ya es un director muy veterano,

que no es un joven que no tenga prejuicios,

sino que ya es un tipo que viene de los años 60,

y él maneja el fútbol con una naturalidad enorme.

Lejos de toda esa matraca que existía del fútbol

como opio del pueblo. Él la maneja muy felizmente

y me doy cuenta de que el fútbol en realidad es una mera excusa

para contarnos la tragedia de un tipo que yo creo

que es poco un trasunto... ¿Os acordáis de aquella película

de "Mi nombre es Joe"? Se parece mucho y en la que el fútbol

también era la única vía de escape que tenía aquel personaje.

Aquí yo creo que él ha tenido la sabia idea de intentar

por lo menos, que todo acabe más o menos bien.

No sabemos qué va a ser de esos zapatos de gamuza azul,

pero está claro que por lo menos hay esperanza

y yo creo que es muy bonito que el cine Ken Loach,

de vez en cuando, aunque nos gusten sus dramas digamos,

potentes y con finales devastadores, de vez en cuando haya

un canto de esperanza y que esté el fútbol por medio,

más todavía. Roberto, ¿con qué te quedas?

Momento favorito, algo que te toca especialmente

el corazón de "Buscando a Eric". Bueno, muchas cosas.

La verdad que me ha encantado volver a ver "Buscando a Eric".

Me ha gustado mucho. Si me tuviera que quedar con un momento,

con una escena, hay una que a mí personalmente me fascina

y que no es futbolera, es la reunión que tienen los carteros

en casa de él y cuando los carteros tienen,

con este libro de autoayuda que lleva uno de ellos,

ponerse en los ojos de alguien que admiran

y uno elige a Sammy Davis Junior, otro a Frank Sinatra,

a Mandela, a Fidel Castro, a Gandhi y a Eric Cantona.

-Eric Cantona, el rey Eric. El mejor futbolista que ha habido.

-Bien, tío.

-Para mí es una de las mejores cosas que tiene cine de Ken Loach

y que en "Buscando a Eric", yo la vuelvo a ver

y me vuelve a sorprender y me vuelve a maravillar,

que es que parece que estás ahí con estos personajes,

que no existe la cámara, la cámara es invisible,

no tiene nunca ningún alarde esteticista, ni por asomo.

A mí eso me gusta mucho, lo respeto, me parece muy difícil de conseguir,

muy, muy difícil y me parece que sabe mirar a los personajes

a los ojos, no desde arriba, ni tampoco desde abajo.

Es para mí lo mejor del cine de Ken Loach

y lo mejor de "Buscando a Eric". -De hecho, fíjate cómo entran,

cómo entra siempre ese amigo imaginario,

ese fantasma, por decir algo, siempre entra de una forma

absolutamente natural, no hay en ningún momento,

todas las películas de las fantasmas o algo así,

siempre se busca algo para llamar la atención.

No, en absoluto, está con toda la normalidad,

gira un poco la cámara y aparece él tranquilamente, hablando.

Con una naturalidad enorme.

-¿De verdad eres tú? -Sí.

-Estaba apuntando mientras veía la película

que hay 10 escenas en las que aparece Eric Cantona.

Son 10 escenas que están repartidas a lo largo de toda la película,

como hemos visto, y que en las 10 en ningún momento

hay un efectismo de "qué sorpresa", no, es como si fuera tu vecino,

es como si fuera tu cuñado, por decirlo de alguna manera.

A mí eso me parece un prodigio por parte de Ken Loach.

La mística que rodea al personaje de Eric Cantona es brutal,

esa aureola que tiene ese futbolista.

A mí me gustaría, Carlos, que contaras realmente quién es,

cómo era y qué hay de cierto en todo lo que se cuenta de él,

con su carisma, con su carácter,

con los pollos que montaba en el campo con sus goles, míticos.

Y fíjate que la película juega obviamente a ello

porque es el personaje clave, pero juega al personaje real.

Todos espero que se hayan quedado a ver los créditos al final

cómo rescata esa secuencia en la que él cuenta

en una rueda de prensa después de haber hecho,

bueno, tuvo un mal comportamiento sobre un terreno de juego

y una gran polémica, pero él cómo resolvió eso

con una frase...

-Cuando las gaviotas... siguen al barco

es porque creen...

que se van a lanzar sardinas al mar.

Muchísimas gracias.

(Risas)

-Que luego Eric le achaca, ¿no?

Y le dice: "Todavía estoy pensando en eso de las gaviotas,

no me vengas con cosas". (RÍE)

La verdad que es una figura del fútbol

que, incluso más allá de sus logros deportivos,

porque es un futbolista que no jugó nunca un Mundial de fútbol,

es un futbolista que ganó Copas de Europa,

pero no ganó muchas, creo que solo tiene una.

Así que realmente es más su impronta personal

la que trasladada al campo le ha hecho merecedor

de pasar a la historia, ¿no?

Porque es un futbolista que siempre será recordado

y yo creo que eso está muy bien también contado.

Solo el gesto de cómo se levanta los cuellos y cómo eso se transmite

y las propias caretas que llevan todos,

la verdad que funcionan perfectamente,

años después de que se haya retirado y que no sepamos mucho de él.

Un tipo que además ha querido tener una carrera cinematográfica.

No hay que olvidar también, habría que decirlo,

que todo parte de él, ¿no?

He tenido la suerte de que Ken Loach me contó que este es un proyecto,

digamos, que surge de él, de que él quería hacer una película,

quería hacer una película con Ken Loach

y a partir de ahí la brillantez de Paul Laverty

y el propio Ken Loach, que son los que dan la vuelta a todo

para conseguir el resultado.

(HABLA EN OTRO IDIOMA)

Siempre hay más opciones de las que creemos, siempre,

más posibilidades.

¿Creéis que hoy en día hay alguien que se pueda asemejar

en carisma a Eric Cantona,

un futbolista que tenga esa relevancia, esa aureola?

Es muy difícil, ¿no?

Para mí Eric Cantona posiblemente no sea uno de los mejores futbolistas

de la historia, pero sí uno de los futbolistas

con mayor carácter, con mayor personalidad

de toda la historia del fútbol.

Y como bien decía Carlos hace un momento,

todos recordamos esa mirada suya en el campo de fútbol,

esa manera de llevar la camiseta con el cuello levantado, los goles.

Me sería muy difícil elegir un futbolista hoy

que reuniera en mi opinión...

El mejor futbolista que hay ahora mismo

en un campo de fútbol es Messi y, evidentemente,

como futbolista es infinitamente mejor que Cantona

y, sin embargo, yo creo que lo que es personalidad,

carisma, fuerza, no le llega ni a la suela de los zapatos.

Es curioso cómo Cantona consiguió, para lo bueno y para lo malo,

porque tuvo muchos episodios, fue sancionado varias veces,

especialmente en ese momento en el que le sancionaron ocho meses

sin jugar cuando estaba en la cúspide de su carrera

por agredir a un espectador,

cosa que creo que nunca había hecho nadie,

ni ningún otro futbolista.

Algo terrible, condenable, pero que al mismo tiempo,

de alguna manera, muchos nos identificábamos con él:

"No vale todo en un campo de fútbol. No vale gritar cualquier cosa.

No vale hacer un insulto racista".

Y él saltó ante eso, agredió al espectador

y eso le costó estar ocho meses en el dique seco,

por cierto, que en la película "Buscando a Eric" me encanta

la respuesta que da él cuando le pregunta Eric Bishop,

el protagonista, le pregunta: "¿Qué hiciste esos ocho meses?"

Y él dice: "Tocar la trompeta".

-Y, entonces, ¿qué hiciste para seguir adelante?

-Aprendí a tocar la trompeta. -¿La trompeta?

(RÍE) Es maravilloso. Qué momento.

-Yo me emociono.

-Y lleva ahí una trompeta. (RÍE) Claro. Y toca mal, pero toca.

Pero tiene mucha gracia, tocar la trompeta, efectivamente.

Esto desarma absolutamente al espectador, ¿eh?

(TOCA LA TROMPETA)

Cuando tienes que hablar de alguien que es un ejemplo para ti,

con alguien con quien tú quisieras intercambiar consejos vitales,

formas de vivir, conceptos para sobrevivir en la convivencia,

¿el referente es un futbolista, Carlos?

Ahí yo creo que está el toque Loach, yo creo que por ahí.

Él siempre maneja unos códigos, para entendernos, clase trabajadora,

eso que en algunos casos está desapareciendo,

pero de una clase social que sí que necesita eso,

un referente y que a lo mejor por circunstancias

no ha podido acceder a referentes que son más elevados,

más literarios, más científicos,

más los que están considerados como los padres de la sociedad,

por decir algo, ¿no?

Entonces, el fútbol ejerce como una buena influencia

y en ese sentido es lo que nos quiere contar Ken Loach.

Obviamente, hay problemas

y, obviamente, este hombre no era de una pieza,

no solo hacia cosas bien, tenía errores,

pero eso también es lo que le facilita

al Eric con problemas vincularse al Eric Cantona, famoso, estrella.

-Tienes que decir no. -¡No!

-Con dos cojones.

¡No!

-¡No! -¡No!

-¡No! -¡No!

-Cómo él se sobreponía a los problemas que tenía, ¿no?

Yo creo que por eso funciona tan bien esa dupla, ¿no?,

esa pareja sobre el terreno de juego que propone Loach.

Hoy en día, el fútbol parece invadirlo todo

y, efectivamente, como tú decías antes,

hay gente a la que le produce cierto rechazo, ¿no?,

precisamente por esa invasión.

Pero aquí Ken Loach lo que hace

es asociar el fútbol a grandes valores.

Está hablando de un trabajo en equipo,

está hablando de los amigos del barrio de siempre.

Para mí esta es la clave de toda la película, sin duda.

¿De qué habla "Buscando a Eric"? Pues del trabajo en equipo.

De cómo... el grupo te hace más fuerte.

Cuando consigues algo a nivel individual está muy bien,

pero si lo consigues en equipo, si lo consigues en grupo,

llegas mucho más lejos, eres mucho más humano.

Creo que de esto habla "Buscando a Eric"

y aprovechar el fútbol para hablar de esto me parece un gran acierto.

Y, además, aprovechar a un personaje como Cantona,

que era un personaje y es un personaje con tanto carisma

y, sin embargo, ponerle en este momento

en el que él confiesa que su mejor recuerdo,

su mejor momento en un campo de fútbol no fue un gol,

sino fue una asistencia, un pase.

-Fue un pase.

-¿Un pase? -Sí.

-Bueno, a mí me parece para quitarse el sombrero

y creo que conecta con los valores, que yo como gran futbolero que soy,

de verdad tiene el fútbol

y creo que debemos defender los que creemos en ello.

-Me llegó la bola como un fogonazo y le di con el exterior.

Sorprendí a todos.

La cogió en carrera y mi corazón se disparó.

Un regalo.

Sí, fue como una ofrenda al gran dios del fútbol.

-La película y Paul Laverty huyen totalmente de la mitomanía

y aunque, evidentemente, cuentan muchas cosas interesantes de Cantona,

al revés, lo ponen al servicio del grupo,

al servicio de la historia, y eso también por parte de Cantona

demuestra dos cosas que para mí lo hacen más grande todavía,

muchísima humildad y muchísima humanidad.

-Es curioso, a veces olvidamos que solo eres un hombre.

-Yo en lo que coincido con Ken Loach, con toda humildad,

es en que el fútbol no es el fútbol de las grandes estrellas

ni de los grandes sueldos ni de los grandes fichajes.

A mí ese fútbol, ahora te hablo como autor, no me interesa.

Me interesa precisamente el fútbol del que habla Loach en su película,

el fútbol de los aficionados,

el fútbol que permite que se reúna a la gente con sus amigos

y en torno a un partido o en torno a una televisión

o en torno a una tertulia, o en un pub,

en el caso de los ingleses, por supuesto.

Me parece que ese es el fútbol

que a mí, insisto, como autor me interesa.

Yo cuando escribo "Los Futbolísimos" que además va dirigido

a un público infantil, intento precisamente

que los valores del fútbol sean esos: el trabajo en equipo,

el ayudarse los unos a los otros, la competitividad bien entendida,

no la competitividad extrema.

Creo que todo eso tiene el fútbol

y creo que son valores que son muy, muy rescatables

y que son muy positivos y que además en la película que acabamos de ver

están muy presentes y muy bien retratados.

Fijaos en la secuencia esta en la que están viendo ese partido

en la que uno de los amigos de Bishop se marcha porque dice

que el Manchester es un equipo de ricos

y que él no se siente identificado. Bueno, pues no siempre...

-Y vuelve.

-Claro, al final vuelve, por supuesto,

porque los colores te pueden, pero creo que todo eso

está muy presente en "Buscando a Eric".

-Tú lo plasmaste muy bien en "El penalti más largo del mundo".

Hay que decirlo, todo hay que decirlo,

que esa vida, en aquel caso era la vida de barrio,

y cómo el fútbol afecta a la gente.

-Por la derecha,

pero ¿por la derecha suya o por la mía?

-Por la derecha de la portería, coño, Fernando.

-Esa derecha, o sea, por mi izquierda.

-Yo creo que el cine tiene muy complicado plasmar

lo que sucede dentro del terreno de juego.

Es verdad que cada vez hay más cámaras, mejores cámaras...

Pero es muy complicado hacer interesante eso

porque ya tenemos el fútbol en la vida real, ¿no?

Pero sí todo lo que envuelve al fútbol

es susceptible de ser contado.

¿Y pensáis que todos los valores de los que habláis están a salvo,

a pesar de toda la presión y del dinero que se mueve

y de la presión mediática sobre todo?

¿Están a salvo de todo eso? Hombre, eso es un problema.

Es un problema que no afecta solo al fútbol,

pero es verdad que el fútbol cada vez más es, exactamente,

es un reducto de... es un negocio,

y como tal hay que tener mucho cuidado.

Hay que tener mucho cuidado con cómo nos llega

y cómo lo manejamos.

En este caso Ken Loach, él personalmente además,

es directivo del equipo de Bath y a él, ya os digo,

no le interesa ni la Champions League ni el Barça, el Manchester United,

el Chelsea, no, a él le interesa cómo el fútbol crea comunidad

en su comunidad, ¿no?

Y eso él cree que todavía lo sigue haciendo,

lejos obviamente de los grandes focos,

del negocio, de los grandes fichajes, de todo eso,

que puede llegar a tener una dudosa moralidad en algunos casos

o estar lindando un poco el problema, ¿no?

Él sabe que todavía hoy, en 2018,

hay un fútbol que es ajeno a todo eso y que eso tiene valores

y que los va a seguir teniendo,

en la medida en que los que forman parte de él

sigan viéndolo con cierta salud, ¿no?

-Yo, si me permitís, la verdad que creo que tenemos una responsabilidad

los que estamos aquí, los periodistas, los actores,

los escritores, los directores de cine,

cuando nos metemos a hablar de fútbol.

Creo que tenemos una responsabilidad, yo lo siento así al menos.

Sobre todo con la gente joven, con los niños, con los adolescentes,

porque es verdad que no están a salvo esos valores,

como tú bien señalabas en la pregunta.

Al revés, están más bien en peligro, diría yo.

Inculcar a los chavales de hoy en día que el fútbol es mercado

y que la noticia de primera página es cuánto dinero ha pagado

un equipo por otro futbolista,

me parece que no lleva a nada bueno para la sociedad

ni para los jóvenes ni para nosotros mismos.

Entonces, yo creo que sí, que tenemos una responsabilidad

y yo la asumo desde mi pequeño granito de arena

e intento aportarlo y creo que por suerte hay gente

con mucho talento como Loach que también lo hace.

Hay un momento en la película que resume muy bien

el poder emocional y la capacidad de arrastrar que tiene el fútbol,

que es cuando Eric le explica a Cantona

cómo se sintió con uno de sus goles, ¿no?

Dice: "Aquel gol me dio fuerza para meses.

Te llena tanto que se te olvida toda la mierda de tu vida

durante unas horas". ¿Por qué? ¿Qué pasa?

¿Qué poder tiene el fútbol que nos hace entregarnos,

que nos hace gritar, que nos hace olvidarnos

y que hace que tu estado de ánimo cambie durante días

si tu equipo ha funcionado?

Fíjate que yo te diría que tiene un punto,

todavía queda algo del punto naif, cada vez menos,

porque muchos futbolistas no son conscientes

de todo lo que sus hechos, sus goles o sus jugadas,

pueden transmitir.

Cada vez más, obviamente,

pero todavía ellos no lo hacen para eso, ¿no?

Digamos que todavía lo hacen, obviamente es su profesión,

pero lo hacen por amor al juego,

y esa inocencia pura del juego trasladada

yo creo que está muy bien.

Y es cuando son exfutbolistas, como en este caso Cantona,

cuando yo creo que se dan cuenta de lo importante

o la importancia que han tenido en esos casos.

Pero, obviamente, y ahí incide Ken Loach,

en la vida de mucha gente

que al final no te da muchas más alegrías tu recorrido vital,

tener estos alegrones de vez en cuando ajenos,

pero que realmente te unen con tu yo interno,

con lo que has sido de pequeño, con lo que son tus amigos,

lo que es tu barrio.

La verdad que esa identificación

solo es capaz de tenerse con el fútbol, ¿no?

-Cuando era ojeador solía pasarme todo el tiempo

en campos embarrados viendo a chicos que, ilusionados,

corrían hasta reventar y de vez en cuando surgía uno

que te hacía soñar.

-Yo lo vinculo mucho con el cine, pero el cine sí que, probablemente,

a veces es una experiencia un poco más individual,

y cada vez más, en la medida que las salas cada vez están más...

Bueno, ahí es más difícil encontrar, ese es otro drama, ¿no?

Pero sí que es verdad que el fútbol te permite

que la experiencia sea colectiva y eso es una novedad

en un mundo en el que vamos todos cada vez

hacia la individualidad absoluta.

-El tipo puede cambiar de todo,

de cara, de casa, de familia, de novia,

de religión, de Dios,

pero hay una cosa que no puede cambiar, Benjamín,

no puede cambiar de pasión.

-Sí que es cierto que...

Además, es que lo comentábamos antes, ¿no?

Te une con tu yo interno, con lo que ha sido tu infancia,

con lo que ha sido, digamos, probablemente tu familia,

tus amigos, tu entorno,

y en el fondo no deja de ser algo muy real, ¿no?

Más allá del negocio que estamos diciendo,

siempre hay una apelación a algo que es íntimo

y que es difícil de cambiar.

-El fútbol es un juego de equipo.

No puede hacer cada uno lo que le dé la gana.

¿Qué te pasa a ti, compañero, con el fútbol,

que es una insistencia en todas tus disciplinas artísticas?

Vamos a investigar un poco y a recordar al espectador, ¿no?

Como portero eres un paquete.

"El penalti más largo del mundo", "El sueño de Iván",

tu faceta como novelista, el fútbol está muy presente.

¿Es una coartada para ti para hablar de otras cosas?

Bueno, sin duda, el fútbol es una coartada maravillosa,

como bien dices, para hablar de valores y de cosas

que a mí como autor me interesan muchísimo.

Es curioso, yo hago muchas veces talleres con adolescentes

sobre escritura y les pongo un ejemplo muy sencillo,

que es que el fútbol para mí tiene todo

lo que debe tener una buena historia.

Para empezar, tiene personajes muy fuertes,

que amas u odias.

¿Quién hoy en día no ama, odia, a Cristiano Ronaldo, a Messi...?

Para continuar, tiene un tiempo limitado,

que es lo que debe tener una buena historia,

una película, una novela, ¿no? Tiene un tiempo, 90 minutos,

y en ese tiempo tiene que ocurrir todo.

Para continuar, y es lo más importante,

un buen partido, igual que una buena película o una buena novela,

te crea lo más importante que hay que conseguir con el espectador

o con el lector siempre, que es conseguir que quiera saber

qué va a ocurrir a continuación.

En un buen partido de fútbol,

por supuesto, estoy hablando de un buen partido,

tú como espectador estás enganchado y quieres saber qué va a ocurrir,

quién va a meter un gol...

Y por suerte en un buen partido de fútbol hay sorpresas,

giros inesperados, como en una buena película

o en una buena novela.

Yo esto lo utilizo mucho como ejemplo para dar estos talleres.

Y, fíjate, a la pregunta de por qué el fútbol

quizá es que yo el fútbol lo tengo tan interiorizado...

Aunque también te voy a confesar,

voy a hacer una confesión ahora que no nos oye nadie.

Venga, ahora, ahora.

Que de alguna manera yo creo que volcar en películas o en novelas

esta pasión que tengo por el fútbol es una manera de curar

mi frustración de pésimo jugador de fútbol que he sido siempre.

Conseguí jugar en el equipo de mi colegio,

conseguí tener una medalla,

y aunque he ganado algunos premios con novelas, con películas,

el premio más preciado que tengo de toda mi vida

es la medalla que gané a los 13 años, que la tengo en mi despacho,

jugando con el equipo de fútbol de mi colegio, el San Agustín.

Hombre, perdona, pero es que eso es un medallón.

Es que es así, o sea...

Ya te lo digo, no hay nada que pueda ganar en mi vida

que se pueda asemejar.

En este encuentro maravilloso en el que hablamos

sobre cine y fútbol es obligado preguntaros

sobre vuestras películas favoritas sobre fútbol.

Empiezo por ti, venga, Roberto.

La mejor película de fútbol que se ha hecho en la historia

es "Evasión o victoria" de John Huston.

-Si nos vamos ahora,

perderemos algo más importante que un partido.

-No hay ni antes ni después ni ninguna otra película de fútbol

que refleje los sentimientos, la pasión por el fútbol,

como hizo Huston en aquella maravilla.

Ya que estamos en España hablando de fútbol y cine,

yo querría mencionar por lo menos dos o tres nombres

de directores que han tratado el fútbol

y en mi opinión muy bien.

Gonzalo Suárez, sin duda, que me encanta.

Me fascina "El portero".

David Serrano, buen amigo.

-Lo que tenemos que hacer es visualizar el ganar.

-Fíjate, yo hice "El penalti más largo del mundo"

un año después de que él hiciera "Días de fútbol".

Y a mí me ayudó mucho que él hiciera "Días de fútbol"

y que demostrara que el cine y el fútbol

podían interesar a los espectadores, cosa que no todo el mundo veía igual.

Y, por supuesto, al más grande, a José Luis Garci.

El primer Oscar en la historia del cine español,

"Volver a empezar".

Tiene muchas referencias futbolísticas.

Y yo para cerrar mi pequeña lista de películas de fútbol

sí que me quedo con una película inglesa,

que ya que estamos hoy con Loach, que es "The Damned United",

que es una película que me fascina de Tom Hooper,

que cuenta la historia de Brian Clough.

-Clough, sí...

-Brian Clough, este entrenador mítico de los años 70

que entrenó al Leeds United, al Derby County,

y que es una película, bueno, que lo tiene todo.

Tiene la pasión por el fútbol, pero al mismo tiempo

es una película llena de intriga, llena de humor.

Si hablábamos de Cantona como un gran personaje

lleno de carisma, Clough, sin duda, no se queda atrás.

-No diría que soy el mejor entrenador del país,

eh, pero soy el primero de la lista.

Me quedo con esta película que creo que enlaza muy bien además

con "Buscando a Eric".

-Y le digo a usted que el fútbol femenino

es el invento del siglo.

(SEDUCTORA) -Gol, gol, gol.

-Yo reivindicaría también a la mujer en el fútbol, ¿no?

Y creo que "Quiero ser como Beckham" es una película

que significó un cambio muy importante.

Quizá no nos dábamos cuenta cuando la estábamos viendo,

que ya tiene unos añitos, es de principios de siglo,

pero sí que es verdad que supuso una muestra

de que las cosas estaban cambiando.

-¿En qué equipo juegas?

(RÍE) -Sí, juega en el Sari Club de Fútbol.

-Yo juego en el Hounslow Harriers.

-Además, en Estados Unidos, digamos que el fútbol

es un deporte muy femenino,

muy asociado al desarrollo deportivo de la mujer,

cosa que en Europa es un poquito menos,

y creo que están haciendo también muchas películas, ¿no?

Pero os voy a decir dos películas

que para buscadores recalcitrantes de rarezas,

una se llama "O futebol", es un documental de Sergio Oksman.

Es un documental sobre la relación entre un padre y un hijo,

que también es uno de esos vínculos a los que el fútbol permite

muchas referencias literarias y cinéfilas

porque es muy fuerte ese vínculo cuando se da.

Y a través del fútbol muchos padres e hijos

han tenido relaciones que si no no habrían tenido, ¿no?

Entonces, esa película, "O futebol", es extraordinaria.

Y hay una película, ya una rareza absoluta,

de Porumboiu, que es un director de estos

de la nueva ola rumana del cine, que su padre era árbitro.

La película se llama "The second game", "Segundo partido",

aunque se ha traducido como "Segundo juego",

en la que está viendo el director de la película

con su padre, que era árbitro,

están viendo un partido de fútbol que su padre arbitró.

Y es un partido de la época y de la Rumanía de Ceausescu,

en donde había muchísimo ambiente político

y muchísima problemática política vinculada al fútbol,

y en este caso cómo están comentando ese partido

mientras tú la única imagen que tienes es un partido,

nevando, en blanco y negro, de los años 80,

me parecen formas de contar el fútbol, rarezas,

que a lo mejor a la gente que le interesen estos dos campos,

que no es tan común.

Porque a la gente le gusta mucho el fútbol

o le gusta mucho el cine,

pero las dos cosas juntas somos un poco raros,

a ver si estos consejos le sirven a alguien.

Pues los raros tenéis mucha razón porque son lugares comunes

en los que podemos bucear de la mano y con mucho amor,

con mucho entendimiento, así que es muy buena idea.

Se nos está terminando el tiempo, pero antes quisiera contar también

la unión de cine y fútbol,

que ya hay un primer episodio de "Los Futbolísimos"

que se ha convertido en película, ¿no?

Y quiero que cuentes qué tal, cómo has participado en ello,

si has participado, si no,

y si estás contento con la experiencia.

Pues estoy feliz con la experiencia.

"Los Futbolísimos", la primera novela de "Los Futbolísimos",

"El misterio de los árbitros dormidos"

se ha convertido ya en una película.

Una película que se estrenará este verano

después de que España gane el mundial de fútbol.

(RÍE) Y se estrenará "Los Futbolísimos".

La película la ha dirigido Miguel Ángel Lamata,

un estupendo director.

Yo he escrito el guión con Pablo Fernández

y con el propio Lamata,

y estoy feliz y expectante, las dos cosas.

¿Y cómo no te has atrevido a dirigirla tú,

o no te ha apetecido?

Bueno, yo creo que estaba bien poner un poquito de distancia

y que un gran director de comedia, como es Miguel Ángel Lamata,

cogiera las riendas de la dirección de la película

y estoy muy, pero que muy contento con el resultado

y, como te decía hace un momento, expectante de ver

cómo lo reciben los cientos de miles de niños y niñas

que leen "Los Futbolísimos".

Va a ser un bombazo la película, ya te lo digo,

es que vamos, seguro, seguro que sí.

¿Y para cuándo una nueva entrega?

Pues mira, a mí mismo me sorprende decir esto,

pero es que va a salir ya dentro de muy poquito,

para el Día del Libro, en abril, "Los Futbolísimos 13",

"Los Futbolísimos 13", que... -12 más 1.

-12 más 1. Que diría el gran Ángel Nieto.

Que se titula además, primicia, "El misterio del jugador número 13".

Y llega un nuevo jugador al equipo del colegio

y, como le tienen que hacer una ficha en el equipo,

tienen que echar a uno de Los Futbolísimos del equipo,

lo cual es un drama y una tragedia absoluta,

como os podéis imaginar.

Qué buen planteamiento, Roberto, por favor, ¿no?

Este es el "Futbolísimos 13". (RÍE) Me lo voy a leer.

Eso espero. Hombre.

Y seguimos hablando de convivencia entre cine y fútbol

y cada año hay nuevos ejemplos y me gustaría saber, Carlos,

si sigues trabajando en ello y si vas a actualizar

tu magnifico catálogo.

Es abrumadora la presencia del fútbol, como hemos comentado,

en la vida y en el cine cada vez más.

El documental está sufriendo, también lo hemos comentado,

hemos estado sufriendo un empujón en personajes futbolísticos,

en todo lo que rodea al fútbol, y la verdad es que yo,

que tengo una especie de sexto sentido friki

para recoger y percibir todo tipo de comentarios,

anécdotas y diálogos en las películas,

en todo tipo de películas, sigo ahí, sigo.

Mientras esperamos la gran película de fútbol,

porque yo creo que sí es verdad que no ha habido

una gran película total sobre el juego,

así como "Un domingo cualquiera", de Oliver Stone, plasmaba

el fútbol americano en su conjunto, probablemente falta esa película

y hace falta un director, quizá Roberto se atreva.

Un director que ame el fútbol, sobre todo,

porque para hacer una película sobre cualquier cosa

hay que haber vivido y haber mamado lo que cuentas, ¿no?

Pues... muchas gracias a los dos, de verdad,

que ha sido un placer teneros aquí.

Y, bueno, ser testigos de que la convivencia

entre cine y fútbol no solo es posible,

sino que es maravillosa y que da obras estupendas,

así que muchas gracias por vuestro tiempo.

Un placer. Gracias a los dos.

Y muchas gracias a vosotros también por estar ahí un domingo más.

Ya sabéis que la próxima semana nos volvemos a encontrar aquí

para seguir compartiendo el mejor cine español reciente.

Un beso muy fuerte. Chao.

(Música créditos)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Buscando a Eric (coloquio)

Versión española - Buscando a Eric (coloquio)

11 feb 2018

Buscando a Eric, una coproducción con España del director británico Ken Loach que abre las puertas a una conversación alrededor de dos grandes fenómenos culturales del siglo XX: el cine y el fútbol.

En el coloquio participan Carlos Marañón, director de la revista 'Cinemanía' y autor del libro 'Fútbol y cine. El balompié en la gran pantalla'; y Roberto Santiago, autor del fenómeno literario juvenil 'Los futbolísimos', y director de películas como 'El penalti más largo del mundo' o 'El sueño de Iván'.

ver más sobre "Versión española - Buscando a Eric (coloquio)" ver menos sobre "Versión española - Buscando a Eric (coloquio)"
Programas completos (65)
Clips

Los últimos 835 programas de Versión española

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. el chico del motor

    Gracias a vosotros por darme la oportunidad...

    13 feb 2018
  2. el chico del motor

    Lo intentamos de nuevo: soy cartero y estaría bien ofrecer el punto de vista de los carteros sobre Buscando a Eric, que podemos decir más cosas que críticos de cine, periodistas o deportistas; aportar fotos, etc... Eso enriquecería el debate. Visitad si queréis "motocarteros". Gracias

    13 feb 2018
  3. antonio

    Me encantó la película aunque ya la había visto, y me refuerza en lo que creo. Pero, si en vez de enfocarlo por el lado del futbol, lo hubiéseis enfocado por el lado del personaje principal, los carteros también tenemos mucho que decir, incluso más que los críticos de cine o los comentaristas deportivos... O Eric Cantona!! Visita por ejemplo Cayetana, la página de motocarteros...

    13 feb 2018