www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4343898
No recomendado para menores de 12 años Versión española - Arrugas (Coloquio) - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Conmovedora aproximación a la vida en una residencia de ancianos.

Una historia que a todos nos toca de una manera muy íntima.

Una película que nos invita a conversar y a reflexionar

sobre un montón de temas

y, para ello, contamos con la mejor compañía posible.

Teresa Martínez. Teresa, buenas noches de nuevo.

Psicóloga especializada en gerontología.

Y Cristina Maragall.

Buenas noches de nuevo. Buenas noches.

Portavoz de la Fundación Pasqual Maragall

para la Investigación sobre el Alzheimer.

Y, por si alguien se ha enganchado más tarde al programa,

recuerdo que Cristina es hija de Pasqual Maragall,

exalcalde de Barcelona, expresident de la Generalitat,

al cual le diagnosticaban hace 10 años

la enfermedad de Alzheimer...

y tuvo el valor y la generosidad de hacer pública la enfermedad

y de hacer pública también una intención

y un compromiso de luchar contra ella,

y de ahí nacía, precisamente, la Fundación Pasqual Maragall.

(HABLA EN CATALÁN)

Me gustaría empezar la conversación comentando

dos ideas muy hermosas que transmite el final de "Arrugas".

Teresa, vamos a empezar.

La dedicatoria habla de los mayores de hoy

y de los mayores del mañana, y nos recuerda que la vejez

es un compromiso de todos.

Más que nada porque todos caminamos hacia ahí

y parece que a veces se nos olvida, ¿no?

Parece que... que no tiene que ver con nosotros, ¿no?,

que es un problema de otros.

¿Cómo calificarías la mirada, la atención y los recursos

que nuestra sociedad dedica la tercera edad?

Yo creo que ahora estamos en un momento importante,

y "Arrugas" llegó al sector sociosanitario

en un momento clave.

Hemos mejorado muchísimo en España, cómo no,

en la atención a personas mayores, en los servicios, en las residencias,

pero la pregunta clave es esta: ¿cómo miramos a las personas mayores?

Sobre todo a las personas mayores cuando necesitan ser cuidadas,

cuando empiezan con procesos de deterioro

como pueda ser el alzhéimer u otros procesos.

Y aquí yo creo que tenemos grandes retos, ¿eh?

¿Vemos personas antes que enfermos?

La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad,

pero la persona sigue siendo persona

y además de enfermedad tiene un montón de cosas más,

circunstancias... y tiene capacidades

y tiene historia de vida, tiene una mochila.

Si algo nos hace singulares cuando somos mayores

es el montón de años que llevamos encima

y nuestra trayectoria. Cada persona somos única,

y cuantos más años cumplimos, más singulares somos.

Yo creo que aquí hay grandes retos,

en los servicios que proporcionan cuidados,

que es reconocer a la persona, seguir viendo a personas individuales

y ofrecer atenciones personalizadas.

Y yo creo que esto "Arrugas" lo refleja muy bien,

en el ambiente institucional

que todavía hay en muchas residencias españolas.

Cristina, me gustaría comentar contigo

la secuencia en la que Antonia se introduce

en el vagón del Orient Express,

como metáfora de lo que significa

que los familiares, que los demás, que el entorno, que nosotros,

cojan de la mano a la persona mayor

y que participe activamente en el viaje,

sobre todo, de las personas que sufren un deterioro cognitivo.

¿Cómo se viaja, en concreto,

en el vagón de una persona que tiene alzhéimer?

Claro, a mí no me gusta viajar sola.

(Silbato tren)

Bonita la pregunta, me encanta.

A ver, déjame decirte

que he vivido la película de una forma muy distinta

viéndola ahora, después de 10 años de tratar con un enfermo,

que viéndola hace seis años, cuando se estrenó.

¿Por qué? Porque yo también he aprendido a viajar

con la enfermedad.

Me parece muy importante lo que ha dicho Teresa

respecto a la mirada, ¿no?

La mirada es, creo, fundamental para poder acompañar al enfermo.

Se trata de mirar, de saber ver, escuchar

y no de esperar lo que...

lo que ya conocíamos de esa persona.

Tendemos a pensar que la pérdida de memoria

significa una pérdida de personalidad,

de identidad de esta persona,

y yo, con el tiempo, he llegado a la conclusión

que somos nosotros los que dejamos de ver a la persona.

Tenemos que saber seguir escuchando, porque las emociones están ahí,

la sensibilidad está ahí, por lo tanto,

si sabemos llegar a escuchar, a ver esa persona,

como seguíamos haciéndolo,

la relación sigue existiendo, con lo cual,

podemos acompañar mejor a esta persona

y podemos, incluso, disfrutar de esta persona durante más tiempo.

La mirada es muy importante.

Creo que cuando tu padre fue diagnosticado,

la doctora que lo atendía os dio tres magníficos consejos.

Cierto. ¿Nos los puedes recordar?

Sí. Sí, sí, porque no lo he olvidado nunca, desde luego.

Ella nos aconsejó, me aconsejó personalmente:

"No te vas a enfadar nunca más con tu padre, se ha acabado".

En segundo lugar, paciencia,

y es una paciencia que mi madre

denomina como una paciencia activa,

porque se trata de estar a su lado y, además, irse adaptando,

como hemos hablado antes con Teresa,

a lo que va sucediendo a lo largo de la enfermedad.

Y, en tercer lugar, disfrutar de los buenos momentos,

porque, en el caso de mi padre, afortunadamente,

llevamos 10 años con él y hemos pasado muy buenos ratos.

Entonces, si alguien, lógicamente, entra en pánico

al inicio de la enfermedad, cosa que suele suceder,

puede perderse muchos buenos momentos.

Es mejor saber que la enfermedad da para mucho

y que parte de ello tiene que ver con nuestra actitud.

Entonces, es bueno disfrutarlo.

-A mí hay un momento, una parte de "Arrugas",

que me gusta especialmente, que es el giro que hace Miguel.

Es de los que al principio dicen: "No se enteran, ¿no?

Ya no se enteran de nada". -"No se enteran de nada".

-Y cómo a través del afecto y de la amistad, vira.

Hay algo que me parece espectacular en la película,

que es la mirada que Miguel pone

hacia a la capacidad en Emilio, el enfermo de alzhéimer.

Es más, Emilio es capaz

de proporcionar sentido a la vida a Miguel.

Cuando en esta escena que tira las pastillas

y ya va a acabar con todo y entonces ve lo que hay escondido,

se enternece

y cambia este personaje de doble moral, que hace trampas,

y se vuelve un cuidador excelente. -Se vuelve un cuidador excelente.

-Esto es importante, porque yo creo que el gran reto que tenemos

con las personas mayores que están en situación de dependencia,

porque "Arrugas" es una película, no es una película de la vejez,

es una película de la vejez cuando se precisan cuidados,

el tema de la mirada a lo que una persona con deterioro

nos puede aportar. (ASIENTE)

-El concepto de generatividad en la vejez.

Y Emilio, precisamente,

proporciona a Miguel sentido a su vida.

Eso es importantísimo.

Y ese es uno de los grandes retos que recoge espléndidamente "Arrugas"

en relación a la vida residencial.

-A mí me parece maravilloso... -Y que sean servicios

donde las personas no solo sobrevivan

y reciban cuidados asistenciales, sino que se reconozca

y se apoyen vidas significativas. Ahí tenemos un gran reto, ¿eh?

A pesar de todo lo que hemos avanzado en España,

tenemos grandes retos.

Ibas a decir algo, Cristina. Bueno, me parece maravilloso

el momento en que se tiran juntos la piscina.

-Sí. -Es como ese momento de juego,

de compartir, de decir: "Estamos haciendo lo que nos da la gana

porque podemos, ¿no?". Por fin.

Por fin. Y es maravilloso ese momento.

Yo creo que ahí, seguramente, es donde empieza el giro.

-Ahí empieza el giro. Además, es un momento de rebeldía.

-Sí, totalmente. -Dice Emilio:

"Yo no estoy muerto, estoy vivo y estoy nadando porque quiero".

-Y además se lo dice, ¿no? -Sí.

-Hay dos caminos: o resignarse... -Claro.

-O seguir vivo. -Además, luego, Miguel le ayuda.

Y pasa a ser un aliado del buen cuidado

y eso es una clave importantísima

en el ámbito profesional y en el ámbito familiar.

Y cuando a eso se llega... Pero, claro, para llegar a eso,

hace falta la visión y apoyos, porque...

-Sí, es verdad. -Si no, es difícil.

Tú eres una gran defensora de la atención

centrada en la persona frente, precisamente,

al modelo residencial institucional,

que está más enfocado a la enfermedad y a los servicios,

y que es el que, precisamente, critica "Arrugas",

que es de lo que hablamos, y es el mayoritario en nuestro país.

Cuéntanos en qué consiste el modelo de atención centrada en la persona

y qué beneficios obtenemos con él.

Bueno, yo creo que habría que empezar haciendo justicia

y diciendo que las residencias y los cuidados residenciales

son muy diversos y se ha avanzado en muchas cuestiones,

en profesionalización, en instalaciones...

Pero habíamos perdido un poquito de vista,

centrándonos mucho en el modelo médico tradicional,

en el modelo hotelero,

esto, que las personas siguen teniendo una vida potente.

Y la atención centrada en la persona, como bien dice su nombre,

lo que reconoce es personas singulares,

dueñas de su vida y con derecho a seguir teniendo control

sobre su día a día y sobre sus cuidados,

incluso cuando tienen una demencia.

Cuando vemos el inicio de la película,

que llega Emilio con sus hijos, los interlocutores son los hijos.

Lo dice Miguel: "La piscina está para la administración que paga

y para los hijos".

Sin embargo, Emilio, en esta fase primera de la enfermedad,

podía haber decidido muchas cosas, podía haber participado.

Esto, a veces, no se hace por mala intención de los hijos

o de los profesionales, yo creo que se hace porque caemos

pues eso, en un modelo que está un poquito trasnochado

y en la falta de reflexión.

Por eso, cómo nos ayuda esta película a reflexionar.

Ha tenido muchísimo impacto esta película

en el sector gerontológico. Sí, ¿verdad?

Nos ha ayudado a recolocar, y sigue ayudando a recolocar cosas

y a darle la vuelta.

-Que el abuelo no está bien, compréndelo.

Le falla la cabeza y las piernas.

Y, bueno, no es este el mejor momento para llevarle de veraneo.

-¿Y le habéis preguntado a él qué le gustaría hacer?

Y volviendo al tema del alzhéimer, me gustaría saber

cuáles son las esperanzas para un futuro próximo

o, si queremos hacer una pregunta más rotunda,

¿en qué momento estamos, Cristina?

Estamos en un momento esperanzador porque, como comentaba antes,

ya no solo en la Fundación Pasqual Maragall,

a nivel global se está estudiando

esta fase preclínica de la enfermedad,

que antes era desconocida.

Ahora ya sabemos que la enfermedad de Alzheimer

empieza a gestarse, realmente, 15-20 años antes

de que manifieste sus síntomas clínicos.

Entonces, esto es un reto, pero también es una oportunidad

para la investigación y, en este sentido,

estamos muy esperanzados.

Me gustaría que te detuvieras un poco en algo

que has nombrado en la presentación, que es el Estudio Alfa,

que estáis desarrollando en la Fundación

y que nos contaras sus líneas fundamentales.

-Sí, el Estudio Alfa es un estudio longitudinal

en el que participan 2800 personas,

de las que obtenemos multitud de datos,

desde pruebas cognitivas, constantes vitales,

resonancias magnéticas...

Y toda esta suma de datos a lo largo de la vida de estas personas

se convierte en un banco de datos importantísimo

para ir desarrollando distintas líneas de investigación.

Está posicionado el Estudio Alfa de la Fundación a nivel europeo

de forma muy importante,

somos colíderes del proyecto EPAD,

que está trabajando en la misma línea a nivel europeo,

y como comentábamos, el objetivo es ese,

poder explicar y conocer mejor la enfermedad

y llegar antes a poner remedio

e, incluso, a prevenir,

a saber cómo actuar para que no se desarrolle.

Cuando el alzhéimer avanza, Teresa, ¿dónde queda la persona?

¿Tendemos a establecer una excesiva identificación

entre persona y cerebro?

Sí.

A mí me gusta muchísimo lo que dice

un referente de la psicología española,

que es Ramón Vallés.

Ramón Vallés habla de que la persona es el viaje.

Él dice, utilizando la metáfora del viaje y del coche,

que el cerebro es el coche,

pero que cuando el coche se estropea,

la persona continúa, porque el viaje está ahí,

todo lo que se ha viajado y todo lo que queda pendiente.

A mí me parece, lo comentabas antes, Cristina,

la persona está en la mirada del otro.

No deja de ser una construcción social.

Y "Arrugas" lo refleja muy bien.

Al final, cuando Miguel le dice a esta joven

que está atendida la residencia: "Flaca".

"Flaca, que sí se entera, que sí se entera".

Hombre. "Se entera de lo importante".

Y Emilio sonríe. Este guiño, ¿no?

La mirada está.

Hay estudios realizados en otros países

en entornos residenciales, cuando se forma a los profesionales

en la consideración de la persona y se ofrecen entornos positivos,

incluso se llegan a experimentar momentos de lucidez

en personas con una demencia muy avanzada.

Esto nos ofrece un espacio de reflexión potentísimo

para poder desarrollar entornos de cuidado en casa

y también en las residencias que puedan permitir...

Porque lo importante de la atención centrada en la persona

es que en no solo es bueno para las personas

con deterioro cognitivo, que, además, los resultados

se han centrado en la investigación allí,

mejora la calidad de vida de las personas,

se reduce la ansiedad, la agitación,

pero es que, además, esta forma de atender

es buena para los profesionales y para las familias.

Se reduce el estrés laboral,

se consiguen mejores resultados incluso en la gestión de los centros,

con lo cual, yo creo que tenemos una propuesta

de cuidar de otra forma,

reconociendo lo que hemos venido haciendo bien hasta ahora

y yo creo que dando un giro a la mirada y a la forma de atender

a las personas. -Sí, el valor de la amistad

que se genera entre ellos en la residencia es importantísimo,

que, en este caso, está supliendo a la familia.

En muchos casos... Por hacer una crítica a la película,

lo comentábamos también en algún momento con Teresa,

diría que es injusta con las familias la película,

porque, realmente, parece que las familias

ahí no pintan nada, ni se ocupan ni les preocupa la familia,

excepto el día de Navidad.

Y la realidad española es otra.

El 80 % de las familias cuidan de los enfermos con demencia.

-Sobre todo de las mujeres de las familias.

Es verdad. Sobre todo, de las mujeres.

Yo estoy de acuerdo con Cristina.

Yo el único pero que le pondría a "Arrugas",

que, además, cada vez que la veo, me gusta más y le saco un detalle,

es que profundiza un poquito, ahonda un poco,

en el tema del tópico del abandono familiar.

Es verdad que esta percepción la tienen muchas personas mayores,

por el tema de la obligación moral de que me cuide quien me cuidó,

pero esto es un tema generacional.

Pero sí que es verdad que hay que hacer justicia,

que la mayor parte de las familias son las que están cuidando

y, en muchas ocasiones, cuando se llega a una residencia,

porque las residencias hacen falta, pero tienen que ser de otra manera,

las familias han pasado ya

por muchos años largos de cuidado y de esfuerzo.

Y cuando el centro acoge y tiene un sistema organizativo

centrado en las personas,

las familias pasan a ser aliados en el cuidado.

Tienen su espacio y siguen cuidando,

no dejan de cuidar, cuidan de otra manera,

con la compañía y el equipo de los profesionales.

Yo creo que es otro de los grandes retos.

-Bueno, es que la atención centrada en la persona,

como tú bien dices, se da también en casa.

Realmente, el aprender a cuidar, el saber cuidar bien

tiene que ver con entender esta mirada distinta.

Y eso es un viaje que empieza en la familia

y puede terminar en residencia o no. -Claro.

-Depende del caso.

(Música)

¿Cómo debe aplicarse la atención centrada en la persona

específicamente en las personas con deterioros cognitivos

o alzhéimer, Teresa?

Pues, para empezar, insistiendo en la idea,

en seguir viendo personas y no enfermos,

y, sobre todo, acercándose de una forma cuidadosa

pero cercana a lo que ha sido su historia de vida.

Las personas, yo decía,

venimos con una mochila que vamos llenando,

y por tener un alzhéimer o tener un deterioro cognitivo

no quedamos vacíos.

Por eso es importante el conocer sus gustos,

el conocer todo lo que ha sido su modo de vida,

respetar sus valores.

En la atención centrada en la persona se habla

que cuando la persona ya no tiene capacidad

para tomar las decisiones más simples,

porque en la fase final de la enfermedad esto pasa,

la autonomía, la autodeterminación, se ejerce a través de los otros,

que, normalmente, suelen ser los familiares,

pero siempre fijándose en dos cosas:

en los valores y el modo de vida previo,

y luego también observando las emociones.

La persona no solo es cerebro, es emoción y expresa,

y una persona con demencia.

Ahí vamos a tener claves muy importantes para el buen cuidado.

A mí me gusta mucho en la película el matrimonio, Dolores y Modesto,

que ella, de una forma natural, sabe.

A mí me encanta cuando dice:

"Estamos Modesto y yo pensando a ver si vamos a hacer el viaje".

(RÍEN) Pero fíjate qué clave,

es que le está dando protagonismo, le está dando voz y presencia.

Y, bueno, la escena cuando...

cuando recuerda la palabra mágica de "tramposo" le hace sonreír.

Eso son las claves del buen cuidado.

-Pues es una tontería, le llamo tramposo.

-¡Tramposo! ¿Por qué le llamas eso?

-Por una historia de cuando éramos niños

y vivíamos en el pueblo.

Hay un concepto clave, que es el de autonomía.

Yo creo que es clave en esa relación entre cuidador y enfermo, ¿no?

Las personas mayores y las personas con deterioros cognitivos

ven sesgado con frecuencia su derecho a la autonomía

y la toma de decisiones y a su propia intimidad, ¿no es así?

Sí, desde luego.

Y además es de una forma que no es lineal,

con lo cual, es complicado a veces.

La escena del coche. Esta voluntad de coger el coche,

de irse a cualquier parte, este deseo de libertad, de autonomía

está explicado en esta escena y es bastante común

en los enfermos de alzhéimer.

Es difícil tomar decisiones en ese sentido muchas veces.

Desde luego, hay que pensar siempre en que hay que procurar

que la persona afectada no pueda dañarse a sí misma,

Y no puede dañar a otras personas, hay unos límites que están claros.

Pero, hay otras decisiones más íntimas, personales,

que son difíciles de tomar, dan miedo.

Y sobre todo, por el riesgo. Claro.

Cómo medir el riesgo. Y también lo contrario.

Claro, también se puede censurar mucha posibilidad de vida,

mucho margen de maniobra en el cerebro de estas personas,

en los sentimientos de estas personas

si se censura todo por un miedo al riesgo.

-La vida en sí conlleva riesgos. -Claro.

-Y esto, cuando apuestas por modelos de cuidados autonomistas,

claro, hay que conciliar,

porque las familias y los centros, los servicios,

desde luego, tienen que ser entornos que protejan a las personas.

A mí "Arrugas" me gusta también porque da soluciones, da claves.

Yo, por lo menos, las he querido leer.

El epílogo de la película es un poco el símbolo, ¿no?

De la correa extensible, que protege, pero permite libertad.

Yo creo que es una clave potentísima.

Porque a veces, a las personas mayores en general,

no solo a las personas con demencia,

y cuando entra el diagnóstico del alzhéimer,

que a veces cae como una losa pesadísima,

automáticamente, se restringen muchísimas cuestiones

de aspectos de la vida en que las personas pueden seguir

tomando decisiones.

(Música)

Cristina, ¿qué ha sido lo más complejo en estos años

para vosotros?

Bueno, irse adaptando, a los cambios de la enfermedad seguramente.

Yo creo que lo que fue más difícil para nosotros fue el inicio.

Fue, bueno, eso, la primera aceptación,

hacerse a la idea de lo que estaba ocurriendo

y también, lidiar con las primeras etapas de la enfermedad,

en que había una rebeldía, realmente, por parte de mi padre

absolutamente lícita y además, típica de la enfermedad.

Fue difícil,

pero luego, nos hemos...

...de alguna forma, acostumbrado, equilibrado, él también...

...está en una fase mucho más tranquila de la enfermedad,

desde luego, y lo vamos lidiando como podemos.

Teresa, para lograr la atención centrada en la persona,

es necesario replantear los espacios físicos de esa atención.

Bueno, esto en otros países de fuera de España,

ya lo han pensado hace años.

Y el referente de calidad no está tanto

en el modelo hospitalario o el hotelero,

sino que el referente es la casa, como entorno que permite tener

bienestar y tener control a las personas sobre lo cotidiano.

Entonces, claro que tienen que ser los recursos sostenibles,

pero la solución yo creo que ya está un poquito pensada,

y es reconvertir estos espacios institucionales,

donde el diseño físico es muy importante, no es lo único,

sobre todo el aspecto relacional es clave,

pero el diseño físico es importante, pero estas residencias grandes,

la verdad es que "Arrugas" lo recoge estupendamente.

Cómo se nota que tanto el guionista, Paco Roca, como el director,

se empaparon de lo que es el ambiente residencial,

esos pasillos largos, esas salas grandes

donde están todos en fila, esas actividades,

a veces, tan carentes de sentido. No todas las residencias son así,

evidentemente, no vamos a generalizar,

pero el diseño espacial es importante.

Y lo que es muy importante, esto Cristina lo sabrá mejor que yo,

es que hay mucha evidencia que ahora, en las modificaciones ambientales,

el concepto de espacios amigables para las personas con demencia,

que si viene ya trabajando en otros países,

mejora el bienestar de las personas

y reduce las alteraciones de conducta.

Lo que es bueno, no solo para la persona mayor

con deterioro cognitivo, sino para quien le cuida.

Y hay muchísima evidencia.

A mí, una de las cuestiones que me da mucha pena en España,

es ver que a pesar de la evidencia, aún se siguen construyendo

los mismos modelos residenciales institucionales

de residencias grandes, con plantas hospitalarias,

controles sanitarios, puertas y pasillos interminables,

luces de neón...

Ahora, lo que se busca son eso, entornos caseros,

donde las personas se sientan bien, como en casa.

Con atención profesional, por supuesto.

¿Cuál es tu opinión, Cristina?

-No, no, hay que insistir en esos modelos, desde luego.

Hay otros modelos también posibles a mitad de camino,

como el "cohousing", que son muy interesantes

para este tipo de convivencia en la tercera edad.

Yo creo que es importante el espacio incluso en casa,

también hay que adaptar la casa, hay que facilitar las rutinas

de la persona que está viviendo allí, porque desde luego,

el espacio conocido es el mejor para él,

pero también hay que irlo adaptando.

-Hoy le toca duchar, pues a duchar.

Venga.

Bueno, ¿qué vamos a hacer?

Estoy haciendo mi obligación, nada más, María.

Bueno, es lo que hay.

Venga, vamos. -¡No!

-Quiera o no, vamos a duchar y se acabó.

-Un espacio que ahora se cuida muchísimo,

en "Arrugas" no sale, son los baños.

En España hemos invertido muchísimo dinero

en hacer baños ergonómicos, con suelos...

Pues se ha visto que cuando los baños son acogedores,

coquetos, como en casa, eso, junto con lo que se llama

las técnicas de comunicación de baños sin batalla,

que es personalizar el baño, y no obligar a la persona

en ciertos momentos a lo que no quiere hacer,

esa combinación, de diseño ambiental, de baños acogedores,

con una luz determinada, con plantas, con música agradable,

junto con las técnicas de baños sin batalla,

reduce las alteraciones de conducta.

Insisto, hay mucha evidencia y a veces,

la práctica y las inversiones, están un poquito...

-El tema del ruido, que tú has apuntado,

el tema de la música, el tema de la luz

y de los espacios exteriores, yo creo que es fundamental

para mejorar estas rutinas y este bienestar del enfermo.

-¿Qué buscas?

-La chica esa que me habéis puesto, que me esconde las cosas.

Yo sé que vosotros, desde la fundación,

tenéis un foco especial de atención también a los cuidadores.

Sí, tenemos un grupo de atención a cuidadores,

que creemos que es muy importante, porque es la mejor forma

en la que podemos ayudar a las familias,

y también a los enfermos, porque al final,

si los cuidadores están con una buena salud anímica

y bien informados, es como mejor van a cuidar.

Es importantísimo que las familias estén psicológicamente bien,

que estén informadas, siempre en la medida de lo posible,

es muy importante.

-Vas a tener que cuidarle mucho, Ana.

Tratarle con mucho cariño, como lo haces ahora.

Y si lo lleváis a casa, contratar un buen cuidador.

La figura del cuidador o auxiliar es muy importante.

No nos vamos a marchar

sin hablar de la preciosísima iniciativa,

que tiene tanto que ver con el cine, que me gustaría que contaras,

Cristina, que es el Brain Film Festival.

Sí, el Brain Film Festival surge

como una consecuencia lógica y natural del Premi Solé Tura,

que venimos apoyando desde hace siete años,

junto con Minimalfilms, y la Fundación Uszheimer,

que empezó con la voluntad de motivar a los jóvenes,

a profesionales audiovisuales y divulgar, dar a conocer,

las consecuencias económico-sociales de estas enfermedades

que tiene que ver con el cerebro.

Lo que ha ocurrido es que cada vez nos ha llegado

más material, material muy bueno, de todo el mundo,

que creemos que vale la pena que se vea

y hemos querido ampliar este premio a un festival de unos tres días,

y ampliar también la temática,

en torno a todas las condiciones del cerebro,

porque a veces es difícil limitar

lo que es una patología de lo que no lo es.

Todo lo que ocurre alrededor del cerebro

y de la percepción que tenemos del cerebro

es muy interesante en este momento.

Así que nos hemos animado a tirar adelante esta iniciativa

en el marco del Brain Awareness Week, que es en marzo,

y comenzaremos este 2018 con mucha ilusión con este proyecto.

Pues estaremos muy atentos desde aquí,

porque nos parece una iniciativa maravillosa.

Pues me queda daros las gracias, de verdad, a las dos,

por haber compartido este tiempo, esta noche de domingo

con los espectadores de "Versión española",

por haber revistado de nuevo "Arrugas"

con vuestro punto de vista y por haber avanzado un poquito más,

sobre todo en la mirada, que es tan importante,

de nuestra convivencia con los demás.

Muchas gracias por ayudarnos a divulgar esto. Gracias.

Muchísimas gracias a los dos.

Un gusto vuestra sensibilidad hacia estos temas,

porque además, el espacio del cine y el debate a través del cine

es un espacio magnífico. Es muy valioso, ¿a que sí?

Muchísimo. Y además, nos encanta

que profesionales como tú lo ponga en valor

porque recuerda la importancia de las...

De las diversas manifestaciones culturales

a la hora de afrontar un tema. Sí, sí. Es una vía espléndida.

Sí, sí lo es. Así que muchas gracias.

A vosotros. Gracias por venir.

Gracias, Cristina, y un beso muy grande,

muy amoroso para tus padres. De tu parte.

De parte de todo el equipo. Gracias.

Este ha sido nuestro especialísimo programa de hoy.

Ya sabéis que la próxima semana compartiremos

más cine español reciente aquí, en "Versión española".

Feliz semana.

(Música créditos)

  • Arrugas (Coloquio)

Versión española - Arrugas (Coloquio)

03 dic 2017

En el coloquio, moderado por Cayetana Guillén Cuervo, participarán Teresa Martínez (psicóloga experta en gerontología social, en el modelo de atención centrado en la persona y autora de numerosos libros sobre esta materia) y Cristina Maragall (portavoz de la Fundación Maragall de investigación sobre el Alzheimer e hija de Pasquall Maragall, expresident de la Generalitat y víctima de esta enfermedad).

ver más sobre "Versión española - Arrugas (Coloquio)" ver menos sobre "Versión española - Arrugas (Coloquio)"
Programas completos (55)
Clips

Los últimos 761 programas de Versión española

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios