www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
4050621
No recomendado para menores de 12 años Versión española - Ali (Presentación y coloquio) - ver ahora
Transcripción completa

Efectivamente, por fin se produce un incendio

y Ali parece aprender a aceptar el amor.

Con la alegría que nos deja esta fábula sobre la madurez,

volvemos a dar las buenas noches a Verónica Forqué.

Buenas noches. Buenas noches.

A tu hija en la ficción, que ya es más hija que nunca,

esto es lo que pasa con la buena ficción,

Nadia de Santiago. Buenas noches.

Y a Paco R. Baños, el autor de esta preciosa película

Buenas noches. y de todo su mundo imaginario

que ahora podemos destripar

y compartir con los espectadores de "Versión española".

Yo empezaría por preguntarte, Paco.

Porque parece que se trataba de contar también

una película de segundas, de terceras oportunidades.

¿Es así?

Sí, yo creo que también hay como muchos pequeños temas dentro.

A mí siempre me ha gustado...

Lo que me lleva a escribir o a contar historias

es el mundo de las relaciones

y lo absurdas, surrealistas e incomprensibles que son un poco.

Pero yo creo que es un poco también como encontrar las identidades.

A lo largo de la película siempre hay esa historia entre madre e hija,

que no se quieren parecer,

pero al mismo tiempo siempre están haciendo cosas

y comparándose si son iguales o no,

en qué tienen que ser diferentes o no.

Siempre hay como una identificación,

y al mismo tiempo Ali quiere continuamente

ser una persona que no es, aunque no lo niega continuamente.

Se ha creado su máscara

en la que se encuentra más segura y controlando la situación.

Y tiene que aprender a asomarse

a ese otro mundo, que es el de Alicia,

donde está sensibilidad, esa fragilidad

y esa vulnerabilidad del personaje.

Ese esconderse, que da el paso a mirar a los ojos...

...al personaje de Julio.

¿Por qué me dices esto ahora?

Me he cansado de ser Sylvester Stallone.

Nadie, tu personaje aparece prácticamente toda la película.

Es mucha responsabilidad.

¿Cómo se construye un personaje

cuando uno de los rasgos principales de su carácter es ser arisca...

...ser, a veces, antipática, cerrarse las puertas?

¿Cómo se construye esa empatía que decías que buscabas?

Primero, con mucho respeto. Para mí fue un retazo.

Imagínate, un personaje tan protagonista

que sale todo el rato, que si no sale su mano, sale su pie.

Sale todo el rato en la película.

Entonces, con mucho respeto y con ayuda de Paco.

La verdad es que todos, en realidad,

tenemos varias caretas, varias armaduras,

seas Ali con 18 o seas con 30.

Cada uno tenemos una parte muy frágil

que a veces intentamos tapar, o con humor o con una careta arisca.

Y en la adolescencia, a veces sale esta parte

para no sufrir.

Y la verdad es que...

No sé, habiendo...

En esas frases ariscas, a lo mejor, hubiera una vulnerabilidad,

una sensibilidad, y que se entendiera...

Además, el guion está muy bien

porque tiene momentos para que eso salga.

No es todo el rato una niña adolescente insoportable y su madre.

Tiene momentos en los que mira

y, en realidad, le ves todo el rato que tiene miedo.

Tiene miedo a sentir el amor.

Yo creo que también... Le preguntas:

¿Cómo haces para que personaje sea antipático o no lo sea?

Yo creo que eso es algo innato.

Hay actores, como Nadia,

que aunque hiciera de una bruja asesina, perversa,

la querrías.

Y eso es muy importante, yo creo.

Porque en las historias lo fundamental es

que el espectador quiera estar con el protagonista

y le importe mucho lo que le pasa.

Y aunque un asesino, hay una parte del espectador

que quiere que le salgan las cosas bien.

Yo creo que si el protagonista...

...te cae mal, no se puede producir esa empatía

y no funciona, ni la película o la obra de teatro.

-No sé si estáis de acuerdo. -Sí.

Es algo innato. Y ella lo tiene.

Y ya está, es así.

Ella a veces me decía: "Vero, a ver si voy a caer gorda".

-¿Verdad? -Antipática perdida.

-Es imposible.

-Sí, ese miedo existía ya en la lectura del guion.

Es imposible.

-Porque había determinados momentos...

Era como una suma demasiado continua.

Porque como siempre Ali tiene la última palabra,

siempre acaba de caer por encima...

Llega un momento en el que me acuerdo que había frases como:

"Julio, no me hagas vomitar que acabo de desayunar".

-Que eran ya... -Muy burra.

"Va a quedar muy antipático el personaje".

Pero yo creo que prácticamente se cuenta el problema de la fábula

desde el principio, no he engañado a nadie.

Es precisamente el intentar cabalgar con este personaje

pero por lo fresco, descarado, irreverente.

Por ese mundo, que hace sus trapicheos también

en la trasera del supermercado con los chavales.

O sea, tiene un mundo...

Al mismo tiempo convive con ese mundo

de esas creaciones que hace en su habitación para ella

que, de alguna manera, está mostrando

que ese personaje tiene algo más de lo que parece.

Y que, claramente desde el principio, es una máscara.

-Dile a tu amiga que deje de grabarte cosas horteras.

Tienes que cuidarte los oídos.

Verónica, Nadie y tú habíais coincidido en "Clara y Elena".

Ella era una niña, tenía 11 años, hacía de Carmen Maura de pequeña.

Nunca coincidisteis, ¿no?

Pero sí es verdad que una historia como esta

necesita de dos actrices que se entiendan

y que trabajen con un cordón umbilical emocional...

Imagínate. ...muy fuerte.

Si no, la película no funciona.

Quisiera saber cómo trabajasteis vosotras

y cómo fue vuestro encuentro, vuestras conversaciones,

y dónde coincidíais.

Bueno, pues Nadie era muy pequeñita.

Sigue siendo muy pequeñita, pero era todavía más, y...

Los actores necesitamos querernos.

Cuando vamos a trabajar juntos, los actores nos tocamos mucho

y necesitamos el apoyo el uno del otro, pienso.

Y hacemos no un esfuerzo, porque no es un esfuerzo,

pero sí tenemos la voluntad de entendernos, de querernos,

de escucharnos.

Y en ese sentido, ella que es tan pequeña, tiene eso.

Con lo cual, ella fue de una generosidad enorme,

y desde el primer día era mi niña.

Luego nos mandamos WhatsApps después de la película.

Luego ya la vida nos va separando, con los trabajos, la vida...

Y siempre me ponía: "Mamichuli esto, Mamichuli lo otro".

Porque era muy pequeña.

Y tenía su novio y sus cosas.

En maquillaje me contaba y yo le decía.

Consejos de madrina en maquillaje.

Entonces, se creó la relación que yo tendría con mi niña.

Verónica es más sensata que Alicia, bastante más,

pero bueno, es una cuestión...

Y también de qué pasa o no pasa.

La escena del hospital, ¿te acuerdas?

-Bueno, bueno. -La escena del hospital...

Yo le decía: "Tú mírame", porque yo tenía...

-¿Y te acuerdas la llorera? -Lo recordamos hace poco.

-El pobre director estaba abrumado: "Un poco menos, un poco menos".

-Es que se nos fue de las manos. -Se nos fue de las manos.

-Sí. -La emoción era tan grande.

-Llegamos, ensayamos ese momento allí en la habitación:

"Esto tiene que ir en progresión, esto es el aprendizaje final,

el reencuentro entre madre e hija, esa última enseñanza,

por qué no puede funcionar,

por qué tienen que ser iguales, pueden ser diferentes".

Y de pronto, en esa separación, damos acción a la primera toma

y, de pronto, aquello se convierte en un gran drama, las dos llorando...

-Un gran drama no, lloramos mucho. (RÍE)

Sí, de repente como que conectamos, nos miramos...

-No queríamos hace un gran drama.

Es que bueno, los actores somos así, nos suceden esas cosas.

Además, lo que se decía también, después de toda la peli...

-¿Qué? -Que esa secuencia, lo que se decía

era como: "No te lo pierdas, esto es muy bonito. Eres mi niña".

-Y era como... ¡hala! -Era muy bonita, Paco.

Entonces, hubo que cambiar un poco esa energía del momento.

-Mandar a todo el mundo 5 minutos... -Se asustó.

-Digo: "Vamos a volver a...". Pero es una escena muy bonita.

Los mariachis al final es precioso.

-Lo de los mariachis, lo hablábamos antes también,

ese tipo de cosas de por qué no pueden ocurrir.

Son un poco absurdos o de realismo mágico,

pero ese tipo de cosas que hacen que, al final,

el personaje de Antonio sea entrañable.

Y tan entrañable, es una preciosidad de personaje.

Es que me dejas muy vendida si me quitas a Antonio.

Porque yo no tengo, además, diálogo.

Ella me pregunta, yo no le contesto, y le digo: "Ven".

Yo lo que quiero es que ella venga.

-Pero esa primera parte cuando tú se lo dices,

se lo tienes que decir... -Se lo puedo decir.

Antes de soltar la relación entre madre e hija,

me gustan especialmente los temas que plantea la película.

Porque habla de la responsabilidad de la maternidad

desde un prisma muy interesante,

de cómo una madre puede transmitir a su hijo o a su hija

la felicidad y la alegría de vivir o el dolor de vivir, ¿no?

Totalmente. Importante. Y el miedo a la vida.

Entonces, realmente, es un temazo.

Desde luego, la relación madre-hija es de las relaciones más difíciles,

más complejas y más importantes en la vida de una persona.

Yo creo que es muy importante para las hijas y para las madres

llegar a aceptarse y amarse como son la una y la otra,

lo cual es bien complicado.

Y en el caso de la película, desde luego,

Ali tiene una madre que es bipolar. Nunca le pusimos un diagnóstico.

-No, inestable emocionalmente. -Inestable emocionalmente.

-No queríamos ni médicos ni cosas... -Paco no quería...

Yo le pedía un diagnóstico, pero él quería uno.

Y claro, es muy difícil para una criatura

tener una madre tan inestable.

Y por eso tiene los problemas que tiene.

-"Si la vida es esto, me cierro". -Claro.

-yo me hago mi universo, mi mundo y ya está.

-Pero luego la película crece y se va iluminando.

Pero bueno, sí.

Yo, desde luego, disfruté mucho siendo tu madre.

Y te sentía como mi niña.

Es una madre inestable a la que puedes decir lo que piensas

que no es poco. -Sí.

-No es poco, no. -Eso sí.

-Es mucho. Es mucho.

Sí, porque en realidad las dos saben lo que hay, yo creo.

En realidad, ella cuando me mira: "Se ha acabado el...".

No se verbaliza, pero sí que se da a entender.

"Se ha acabado el gel", y de repente la veo como un pollito en el sofá.

Ya sabemos lo que está pasando.

-Ella lo sabe, yo lo sé. -Es un círculo vicioso.

-"A ver cómo reconducimos esto, ahora me toca el rol de ser madre.

A ver cómo reconduzco esto".

Hasta el momento en que vuelve a aparecer

el personaje de Antonio,

y otra vez es como: "Mamá, no, que no te sienta bien".

Esa frase lo expresa muy bien.

No te sienta bien la relación como si no te sentara bien la carne

o cualquier otra cosa. -Sin embargo, es bonito

que esta madre no tire la toalla. (RÍE)

Eso me gusta mucho.

Y se presenta al concurso de baile y todo eso. Es muy bonito.

Sí, de alguna manera...

Es bonito, no la tiras y encima me lo enseñas a mí.

-¿No? -Sí, sí.

-Vuelve otra vez, sí. -Haciendo estas locuras,

pero algo bueno te he dado. -Sí, total.

-El personaje de la madre

ocupa pocas veces el rol de madre a lo largo de la película.

Me acordaba ahora de la escena

en que realmente cumplen el rol de madre e hija,

que es cuando Ali vuelve de la playa

donde tiene ese momento con Julio. -El ataque de ansiedad, sí.

Ese momento de ruptura con Julio.

Y se está peinando y está en una situación inestable,

de inestabilidad emocional,

que su madre sí que tiene que venir a peinarla

y entonces se crea ese momento madre...

Se recuperan de nuevo los roles. Sí, es verdad.

El amor está, pero es un amor a veces muy mal expresado.

Pero el amor está. Existe el amor entre las dos.

Lo que pasa es que hay amores que pueden matar.

Apegos y dependencias.

Y las dos tienen mucha dependencia la una de la otra.

-Pero bueno, todo acaba bien. -Sí.

-Pero Ali el amor por su madre sí que no lo oculta.

Me encanta tu gorro.

-Ese amor por su madre y ese mundo que ellas crean cuando están juntas,

con todo se ponen o a bailar, o van a nadar...

Se ve que hay también un mundo peculiar y particular

cuando ellas dos están sin pareja,

sin relaciones emocionales. Sin conflicto.

Cuando el conflicto desaparece,

hay una armonía entre ellas y una conexión maravillosa.

Es cuando el conflicto de cada una,

la convivencia es dolorosa para la otra.

-Exactamente. Y la película es tan bonita

porque todos nos vemos reflejados en algún lado.

Aunque las relaciones y la convivencia

no sean tan extremas, lo serán en otro punto.

Todas las convivencias son complicadas, unas más que otras.

-¿Por qué no querías estar? -¿Qué?

-Que por qué no querías estar. -¿Dónde?

¿Dónde va a ser?

Pues en casa, con papá y conmigo.

A mí lo que me gustaría es que fuésemos amigas.

-Pero es que eres mi madre, ¿sabes? -¡Chis!

-¿Quieres que te castigue? -Sí, pasa a castigarme.

-No puedes salir de noche. -Mamá, por Dios.

¿No puedo tener intimidad?

-¿Qué? ¿Ya no me dejas verte desnuda? -No, ya no.

Vaya.

(Música)

Pero ¿por qué te has depilado ahí?

-¡Mamá! -¿Mamá qué?

-No me gusta el pelo. -No te los habrá visto nadie, ¿no?

Paco...

Quizá es triste decirlo, pero es una realidad,

que realmente no es habitual que dos guionistas masculinos

se acerquen al mundo de la mujer con esta profundidad

y planteando temas tan reales,

aunque estés tratándolo desde un punto de vista de fábula

y con toques de realismo mágico

que te acercan más la historia al corazón.

¿Siempre os planteasteis que fuera una historia de madre e hija?

¿De dónde parte esta historia? -Yo siempre se lo pregunto.

Le digo: "Paco, ¿y esto?". ¿De dónde nace?

-¿Cómo se te ocurrió? -Sí, muchas veces me lo preguntan:

"¿Por qué escribes con personajes femeninos?".

De hecho, ahora tengo otra historia

que también la protagonista es una chica.

Pues no sé de dónde.

-Me imagino que también porque... -¿Porque te gustan las chicas?

No, porque creo que me da igual que sea...

Es un personaje, digámoslo de alguna manera.

Podría ser chico, chica.

En este caso, era un personaje que, de alguna manera,

venía de un guion

en el que se hablaba de tres visiones sobre el amor,

y Ali era el reflejo del miedo al amor.

Entonces, llegó un momento que estábamos atascados con ese guion

y yo le propuse a Rafa desarrollar un poquito más

ese personaje un poco...

...que siempre nos resultaba muy fresco y divertido de escribir

y que de pronto te animaba, te entusiasmabas con él,

Entonces, eso fue creciendo.

Siempre había esa relación entre madre e hija.

-Cada vez te pareces más a mí.

Verónica, a la hora de afrontar tu personaje,

¿dónde estaba la mayor dificultad?

Porque claro, estás componiendo una persona

con una inestabilidad emocional,

y esto tiene que traspasar la pantalla

y tiene que llegar al espectador, y tenemos que entenderlo.

-Sí. Mira, Cayetana...

Yo trabajo mucho desde la intuición.

Leo el guion, lo vuelvo a leer...

Tengo que saber siempre cómo va.

Cómo va vestida, cómo va peinada, si se pinta, si no,

si lleva tacones, si no.

Y eso ya me va ayudando a saber cómo es ella.

No es lo mismo una mujer que se arregla mucho

que otra que no se arregla nada. Esta se arregla mucho.

-Hay veces que se arregla mucho. -Claro.

Ella quiere disfrutar de la vida, aunque le cuesta.

Sí, es una persona muy vitalista en ese sentido,

pero siempre va con el rol

de intentar ajustar emocionalmente con una pareja o alguien

más que tener el rol de madre.

-Sí, ella quiere novios. -Sí.

Y eso es muy bonito.

Me gusta que a su edad ella siempre quiera un novio.

Pero mucho desde la intuición. No te sabría explicar...

Lo que hago que me ayuda mucho, es que pienso qué actriz

haría ese papel estupendamente. -Anda.

Sí. Qué actriz de aquí, de allí, extranjera...

¿Quién haría muy bien este papel?

Entonces, pienso en esa actriz y eso me ayuda enormemente.

Como la energía de esa actriz que sirve para ese personaje.

¿Vosotros no lo habéis hecho nunca? Es muy interesante.

¿Y en quién pensaste? ¿O no te acuerdas?

Me suelo repetir un poco. (RÍEN)

Qué rica es.

Me suelo repetir. Pienso mucho en mi Meryl.

Y hay una actriz que me gusta mucho que se llama Diane West.

Claro.

Para este personaje pensé mucho en Diane West

porque tiene esa cosa tan frágil, ¿no?

Y que puede ser muy graciosa y puede ser muy mala

de un segundo al otro.

Me encanta, qué bonito. Es muy buena idea.

Lo plagiaremos. Sí, me apunto.

A ver si os funciona. Está muy bien.

De alguna manera, sí te fijas en actrices que te gustan

pero de una forma tan concreta, quizá no.

Nadia, existen muchas películas del paso de la niñez a la madurez.

Hay muchas películas de adolescentes.

Pero no hay muchas de chicas pasando a la madurez.

Sobre todo de chicos.

Sí.

Yo me acuerdo que como referentes tuvimos...

Los referentes muy lejanos siempre y no tienen nada que ver,

pero estaba Juno...

-Sí, era un referente muy cercano.

-Por la parte, sobre todo, más fresquita.

Nada que ver la relación con la madre

pero por la parte más fresquita y más irónica,

estaba un poco Juno.

-¿Sabes qué? A lo mejor me froto los callos.

Quizá vaya a la estúpida Iglesia Unitaria de Bren,

o puede que me atropelle un camión lleno de basura caliente,

porque todo eso sería exponencialmente más guay

que ir al baile contigo.

¡No lo sé!

-Luego, estaba también "Olvídate de mí".

-Sí, hay muchos referentes... -Por la relación con Julio.

-Sí, pero hay mucho referente.

A mí me gusta mucho también "Wonderland", de Winterbottom.

Esos personajes también femeninos que tienen como mucha energía.

Es verdad que más que el paso de la adolescencia a la madurez

es como de una madurez engañosa

a una madurez, digamos, real.

Porque el hecho de que tú hayas tenido

ejercer el rol de madre,

porque en todas las acciones que se ven en la peli

se ve que es la que viene del supermercado,

se ve que es la que controla la casa.

Es ese paso a una madurez real, emocional, de alguna manera.

Por lo menos enfrentarte de alguna manera, por fin,

a decir las cosas un poco a la cara

y a no tener que esconderte bajo esa máscara.

Háblame de qué secuencia, para ti, ha sido la más compleja

dentro de tanto abanico, de matiz de interpretación,

que has podido abordar en este personaje.

Porque, realmente, es un regalo para una actriz.

Un regalo complejo, pero un regalo.

Total, vamos. Es un regalazo.

Yo quiero hacer todo el rato... Alis.

Personajes como Ali. Te lo juro, sí, de verdad.

Pues quizá había como dos.

Me acuerdo mucho del ataque de ansiedad

después de que vengo de la playa con Julio, lo hemos comentado antes.

Se me engancha el peine en el pelo y vuelvo a ser niña:

"Mamá, que esto no lo gestiono. Me acaban de llevar a la playa...

Dios mío, no sé cómo gestionarlo".

¡Mamá!

Y luego había otra...

Bueno, les tenía mucho respeto a las que son con la madre.

-A las que tenía con Alicia. -¿Qué quiere decir eso exactamente?

Pues porque de repente se veía como otra Ali mucho más adulta

a las que podía tener con mis amigas, por ejemplo.

Y luego, había otra, pero por un tema de rapidez.

La que estoy en el restaurante con Antonio,

que le empiezo como a vacilar: "Vaya, este restaurante es caro.

¿Qué nos vamos a hacer? Venga, un avioncito, una foto".

Era muy rápida.

Y bueno, esas dos, sobre todo, las tenía como: "Que viene".

¿Y tú en qué puntos crees que te puedes ver identificada

con el personaje de esta madre, Verónica?

¿O más lejanos?

¿Lo del baile? (RÍEN)

A mí me gusta mucho bailar.

¿Identificada?

Cuando hice la película...

Quizás si la hubiera hecho ahora,

entendería mejor, más cosas de esta mujer.

Porque yo nunca había tenido una depresión,

nunca había tenido un desequilibrio nervioso

cuando hicimos la película.

Y no sabía muy bien cómo hacer eso, y Paco me ayudó mucho.

Paco es muy minimalista.

Paco te pide siempre menos, menos, menos.

Y a mí eso me cuesta, porque yo tiendo a más, más, más.

Él me ayudó mucho.

Quizá eso me costó.

Cómo sin que pareciera una loca salida de un psiquiátrico,

es una mujer que tiene momentos, verdaderamente,

en los que no quiere vivir.

Eso no me había pasado nunca, eso me costó.

Y luego, la escena del baño, cuando nos enfadamos,

que te regaño mucho.

-Ahora no quiero que vuelvas a la mesa.

Es mi pareja y no tienes ningún derecho

a faltarle al respeto. Ni a él ni a mí.

-A mí no me gusta nada enfadarme.

Ni en mi vida persona ni en los personajes.

¡No me gusta enfadarme!

Cuando toca escena de enfado digo: "Dios mío, si esto no me sale".

Me cuesta mucho, o porque me paso mucho o no llego.

-Me cuesta. ¡Me cuesta! -Pero está ahí...

Pero Paco, el director, me ayudó mucho y salió.

Y luego, la escena del hospital, porque había que llorar mucho.

¿Y si no tengo emoción? Eso que nos pasa a los actores.

-Sí, total. -¿Y si no tengo ganas de llorar?

¿Y si no se me mueve?

-Pero luego sí se te mueve. -¡Y tanto!

Y nos pasamos de rosca. (RÍEN)

-Al principio sí, ya después...

Tú y yo no tenemos por qué ser iguales.

Y ese punto de realismo mágico tan bonito,

que además integras tan bien en una historia a veces es tan dura.

(OFF) -"29 de agosto de 1997.

En 48 horas, el destino de Amélie Poulain va a dar un giro".

¿Tuviste en la cabeza alguna vez a "Amélie" de Jean-Pierre Jeunet?

-Me resultaba un poquito más... no sé, es un referente.

A mí me gusta el personaje,

pero creo que va también en otra línea fabular.

Yo siempre la veía como más fresca o tosca

o un poco más relacionado con cosas

que se hacían hoy en día en el cine americano.

"Amélie" me parece que es demasiado bella,

demasiado perfecta, demasiado... no sé.

(RÍE)

Sí, tiene otros parámetros. Esta es más realista.

-Pero es una película maravillosa que he visto varias veces.

-Ahora ya sabemos cuál es la mecánica y vamos a hacerlo más rápido, ¿vale?

Porque si no, se aburre el espectador.

Pues nada, muchísimas gracias a los tres.

No sé si os quedáis con ganas de decir algo.

-Simplemente que fue un privilegio poder contar

con estas magníficas actrices. -Queremos otra. ¡Vero!

-Has dicho que estás pensando en otra.

Una chica jovencita y su tía, su abuela...

(RÍE) Su abuela no.

-Que no está loca, pero que sea especial.

(RÍEN) Vale, la tendré en cuenta.

(RÍEN)

Muchas gracias a los tres. Gracias.

Y ahora vamos con nuestro concurso de cortometrajes

"Versión española-SGAE".

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Ali (Presentación y coloquio)

Versión española - Ali (Presentación y coloquio)

04 jun 2017

Cayetana Guillén Cuervo presenta la película de Versión española. En el coloquio participarán su director y guionista, Paco R. Baños, junto a las dos actrices protagonistas, Nadia de Santiago y Verónica Forqué.

ver más sobre "Versión española - Ali (Presentación y coloquio)" ver menos sobre "Versión española - Ali (Presentación y coloquio)"
Programas completos (50)
Clips

Los últimos 729 programas de Versión española

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios