Presentado por: Cayetana Guillén Cuervo Dirigido por: Félix Piñuela

Programa de difusión y promoción del cine español y latinoamericano. Presentado por Cayetana Guillén Cuervo, pretende ser un punto de encuentro entre los profesionales del cine nacional y su público. ''Versión española'' incluye coloquios y emite cortometrajes.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4945816
No recomendado para menores de 12 años Versión española - Neruda  - ver ahora
Transcripción completa

(Conversaciones cruzadas)

Sí, sí.

Muy buenas.

Ave, emperador Calígula. (TODOS) ¡Ave!

-Me gustaría dar la bienvenida al mayor defensor

de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.

Pero ¿quién es este señor Neruda?

Se llena la boca hablando de paz.

Y al mismo tiempo apoya a los huelguistas que nos agraden.

¿Con qué derecho reparte injurias contra nuestro presidente

a periódicos extranjeros?

Le hablo a usted, señor. -¿De qué habla, hombre?

Lo estoy escuchando. ¿Porque usted es Neruda?

Efectivamente.

No sé, como hace dos meses se llamaba Ricardo Reyes.

(Risas)

¿Por qué se cambió de nombre? ¿Acaso se robó algo?

-Oiga, por favor. -¡A ver!

-¡Silencio!

-¿Cómo se le ocurre? -Era una pregunta.

-¡Más respeto al emperador! -Silencio, chombo inconsciente.

Tiene la palabra el honorable senador Neruda.

Muchas gracias, señor presidente de este senado de mierda.

En primer lugar, quisiera agradecer al pueblo ruso

por derrotar el fascismo y conquistar la paz mundial.

(Risas)

Y también agradezco al Partido Comunista, mi partido,

que defienda los derechos de los trabajadores y del pueblo.

-Muchas gracias.

Derechos que son vulnerados en este momento, querido senador.

Se está encarcelando a dirigentes sindicales,

a miembros del Partido Comunista, y eso lo hace su presidente,

el traidor González Videla,

que se vendió al imperio del norte.

(HABLAN TODOS A LA VEZ)

Ustedes lo eligieron, ¿no? Lo elegimos, senador,

lamentablemente, todos lo elegimos.

¡Todos los idiotas aquí presentes lo elegimos!

Permiso.

Vamos, vamos.

(Música, mambo)

(NARRA) "Han pasado solo tres años desde el fin

de la Segunda Guerra Mundial

y aquí, en esta casa alegre

está a punto de empezar una persecución fabulosa".

(Música animada)

"Siempre he pensado que así le gusta celebrar a la élite

de la izquierda chilena cuando no se queja por algo".

"En el fondo son felices, están enamorados,

y les encanta empaparse del sufrimiento

y del sudor ajeno".

(Algarabía)

"En esta cueva, se reúnen los intelectuales, artistas,

los que viajaron por el mundo y volvieron felices".

"Los consejeros, los abogados...".

"Todo criminal ha de rodearse de personas que usen corbata

y hayan ido a la universidad a aprender el arte

del engaño burocrático".

"Don Pablo todavía no está listo para salir

porque prometió disfrazarse

de Lawrence de Arabia, el guerrillero del desierto".

"Y su esposa. No lo entiendo".

"Es una aristócrata argentina formada en París,

pero terminó educando a este hijo de obrero ferroviario".

¿Qué tal, cómo me veo?

Irreconocible.

(Cesa la música, vítores)

Atención, silencio, por favor.

Silencio,

gracias.

Vamos a seguir nuestro programa

con una sorpresa del dueño de la casa.

Con ustedes, el poeta Pablo Neruda.

(Aplausos)

"Todos los ojos, sobre él".

"Todos los labios".

Puedo escribir los versos más tristes esta noche...

"Muchos quieren besarlo".

Escribir, por ejemplo: "Tomarlo de la mano".

"La noche está estrellada, "Quieren dormir en su cama".

y tiritan, azules, los astros a lo lejos".

"Dicen que huele a alga marina".

El viento de la noche gira en el cielo y canta.

"La vergüenza de repetir este poema de escuela rural".

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

"Escrito hace más de 20 años".

Yo la quise y a veces ella también me quiso.

En las noches como esta, la tuve...

"Muchas mujeres deben imaginarse

que hace el amor con una rosa entre los dientes".

La besé tantas veces...

"Y que, después de besarlas,

corre a escribir nuevos poemas de amor inspirados por ellas".

"Es el rey del amor".

Yo también la quería...

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

Pensar que no la tengo...

"No saben lo que es dormir en el suelo,

pero son todos rojos".

(HOMBRE) Oír la noche inmensa.

(AMBOS) Más inmensa sin ella...

"Si tuviéramos revolución bolchevique,

estos serían los primeros en arrancar".

(TODOS) ...como al pasto el rocío.

(Aplausos y vítores)

"Dicen que Neruda es el comunista más importante del mundo".

"Debe creer firmemente en la unidad de los obreros,

de los campesinos

y en la dignidad y lucidez histórica

del Partido Bolchevique Chileno".

Nosotros vamos a tomar agua.

-Los señores están trabajando. Sí, por favor.

Eh... Se lo puede llevar.

Gracias.

Eh... Acabamos de salir de una reunión de emergencia

de la comisión política del partido.

(Ladridos)

¡Ya!

Bueno, eh... Nos pidieron que le avisáramos

de que... el Gobierno está relegando

a nuestros dirigentes sindicales.

Y nos pidieron que le informáramos que...

(Ladridos)

...que... vamos a pasar a la clandestinidad.

(Ladridos)

¿Yo también?

Sí, usted también.

No, ¿no? No. No.

No.

No.

"Tengo la certeza absoluta"

de que tarde o temprano, más bien temprano que tarde...

(Jaleo)

¡Silencio, señores senadores!

...este proceso será juzgado como se merece

y sus inspiradores y perpetradores recibirán

el nombre que les corresponde.

Muchas gracias.

-¡Fuera! -¡Silencio!

-¡Fuera, fuera! -¡Silencio en la sala, por favor!

Silencio.

En Chile no hay libertad de palabra.

No se vive libre de temor.

En este 6 de enero de 1948

soy perseguido por continuar fiel a las altas aspiraciones humanas

y he debido sentarme, por primera vez, ante un tribunal

por haber denunciado la violación indigna de esas libertades

en el último sitio del mundo

donde yo hubiese querido que eso ocurriera:

aquí, en Chile.

Muchas gracias. "¿Por qué lo hacen?".

"Bueno, los comunistas detestan trabajar".

"Prefieren quemar iglesias".

"Dicen que eso los hace sentirse más vivos".

"A la aristocracia chilena le gusta mostrar su riqueza".

"Pero el poeta no debería impresionarse,

ha estado en los salones de París

y esta imitación provinciana le da risa, pero le gusta".

"Alessandri ha sido dos veces presidente de la República".

"Ahora, presidente del Senado".

"En el cajón de su escritorio tiene una llave que dice 'Chile'".

"Todos los chilenos somos sus siervos".

Buenas tardes.

Estuve con el presidente de la República, está muy triste.

¿Sí? ¿Por qué?

Porque dice que usted lo descubrió

con cosas falses y tendenciosas.

Puede ser porque mi intención siempre ha sido

causarle el mayor daño posible al presidente.

Cuando salga de la cárcel,

debería escribir un libro llamado "Poemas carcelarios" o algo así.

Como título, es pésimo. Y no hable de lo que no sabe.

"En la política,

la insolencia es una forma de expresar admiración".

Cierre el campo de concentración y libere a mis camaradas.

¿Para qué me pide algo que no quiero hacer?

Pensaba que usted no recibía órdenes,

pero veo que es usted un lacayo del traidor González Videla.

Ay, ese lenguaje.

Eso lo tiene en este problema. No.

Lo que me tiene en este problema es ser comunista.

Sí, también eso,

pero además, por incitar a la sublevación...

sindicalista.

De eso no me arrepiento.

¿Y se arrepiente de convertirse en burgués?

De haberle hecho la campaña al traidor.

Ah, de veras, usted le escribió un poema.

(RÍE) Sí, ahora es divertido.

Pero durante la campaña...

Bueno, estos traidores tienen su encanto también.

Yo no estoy de acuerdo con eso.

Pero usted y sus camaradas comunistas tenían

tanta sed de poder

que se dejaron engañar por un populista de puerto.

¿Qué hay de malo en querer ambicionar el poder?

Nos toca a nosotros.

Tenemos todo el derecho a querer llegar a La Moneda.

¿Cómo van a gobernar?

Con una democracia de soviets, de soldados,

de obreros, de campesinos.

Uf, Dios nos libre.

Van a dejar La Moneda

llena de cáscaras de maní y botellas de vino.

Harán las leyes con faltas de ortografía.

Puede ser.

Pero el cementerio no se llenará de ejecutados políticos.

Senador, por favor.

Siempre piensan que la manera

de derrotar al comunismo es exiliarnos,

meternos en la cárcel.

Le haré una recomendación:

la solución es que nos mate a todos.

Con eso se soluciona su problema.

No lo repita porque más de alguien querría.

¿Lo hará usted?

Lo voy a pensar.

Pablo, la Corte Suprema confirmará tu desafuero.

Tienes que salir del país ahora.

A ver, por favor, escúchenme.

Si sale del país sin un poder constitucional,

su situación legal va a empeorar.

Me van a desaforar de todas maneras.

Esta es la posición del partido.

-Yo creo que debe dejarse detener.

No, en absoluto, no. Un momento.

¿Cómo soy más peligro, preso o fugitivo?

Preso. ¿Qué estás diciendo?

¡Fugitivo!

¿En serio pensás eso? Claro.

Tenemos que salir arrancando.

Además no puedes pensar en Pablo solo como un líder político,

es un escritor, su obligación es escribir.

Y preso o muerto no puede hacerlo.

Pero ¿quién me va a matar?

¿Quieres pasar a la historia?

Quiere pasar a la historia.

A ver, vamos, mirando al pajarito.

Miren. Uno, dos...

Tres.

Perfecto. -Estamos.

¿Qué dices? -Pablo, entrégate.

Si te van a agarrar igual. No, desaparece.

Puede ser, pero yo no me voy a esconder debajo de la cama.

Esto tiene que ser una cacería salvaje.

(Gritos, alboroto)

(Tecleo en máquina de escribir)

(Música de acción)

(Continúa tecleo)

"Aquí entro yo".

"Tengo que entrar".

"Vengo de la página en blanco".

"Vengo a buscar mi tinta negra".

"Aquí entra el policía, lleno de vida,

con el pecho lleno de aire".

Por acá, por favor. "Mi presidente tiene un jefe,

el presidente de los EE. UU.".

"Cuando él dice que hay que matar a nuestros comunistas criollos,

este simio de organillero tiene que obedecer".

Muy buenas tardes, señor presidente.

-Buenas tardes.

¿Este es prefecto jefe? -Sí, señor.

Mucho gusto.

El gusto es mío, señor presidente.

El señor director general, aquí presente,

se enojó conmigo porque quería hablar personalmente con usted.

No creo que se enojara. Se enojó.

¿Se enojó o no? ¿Qué cree usted? Sí.

Sí, señor, creo que... se enojó un poco.

¿Conoce usted a Neruda? Sí, señor.

¿Lee usted poesía?

Poco.

Usted sabe que este país está lleno

de comunistas inteligentes.

Hablan francés y construyen puentes.

-Hablamos de un hombre obeso

que tuvo sus primeros zapatos a los 12 años, imagínese.

-Para mi campaña, se sacaba un papelito y 10 000 proletarios

se callaban para escucharlo recitar con esa voz que tiene.

Pero el pueblo de Chile

no perdona a sus delincuentes cuando caen presos.

Sí, señor.

¿Puedo estar tranquilo?

Absolutamente, señor.

Atrápelo y humíllelo.

Después hacemos la fiesta.

"Ahora el presidente irá a bailar vals o a tocar el piano".

Permiso.

"Y llorará de rabia".

Gracias, señor presidente.

Soy un gran policía,

pero también puedo ser un gran artista.

Usted me dice.

Permiso.

(Música triste)

¿Ese soy yo?

No.

Debería ser yo.

No eres un caballo.

¿Por qué no compramos un par de caballos y nos escapamos?

Dale, ¿sabes cabalgar? Sí.

Acuérdate que soy del sur. Y yo también.

Vámonos.

¿Te atreves?

Juntos.

Claro.

Partimos juntos.

Y después vos seguís solo.

Como siempre.

Vámonos.

Vámonos.

"Se dice que Chile es una isla y la cordillera, un segundo mar,

una especie de ola gigante que nunca revienta".

"Al otro lado hay una tierra extrañamente plana

que se llama Argentina".

"Es un país verde, un país de verdad,

con agricultura y con guerra".

Buenas tardes. Buenas tardes.

Pasaportes, por favor. Sí.

Aquí tiene.

Aquí dice que su nombre es Ricardo Reyes Basoalto.

En mi pasaporte dice Pablo Neruda.

Pero aquí dice Reyes.

Porque Neruda es el nombre artístico.

Es mi nombre de guerra. (RÍE)

Si tiene dos nombres, lo siento,

pero no lo puedo dejar salir del país.

Oiga... Me esperan al otro lado.

Puedo pasar caminando.

Lo siento. Así es la ley, señor.

Dese la vuelta, buenas tardes.

"La primera casa es la primera cárcel".

"Neruda es hombre de montaña y águilas".

"No de colchón en el suelo ni de limpiar baños".

Adelante.

¡Perfecto!

Maravilloso.

Gracias por mentir.

Lo bueno es que uno debe comer acostado como Nerón.

Exacto.

Bueno, aquí ponemos el piano de cola,

debajo de esa ventana, la mesa de billar,

aquí, el salón de baile.

¿Sabes cuál es el único problema de este lugar?

¿Qué pasa?

Aquí no me van a encontrar nunca.

¿Quieres que te encuentren? No.

Pero me gustaría sentirlos más cerca.

(Sirena policial)

Nadie toca nada.

(Ladridos)

"El sagaz comisario maneja el operativo

como si fuera la conquista de Egipto".

"Esta casa está llena de objetos preciosos

y eso es lo único que Neruda realmente ama".

No hay nadie.

"Pero no hay nadie".

"Naturalmente, la orden llegó tarde".

"Supongo que el poeta ya está cortando las cebollas

para cocinar su repugnante caldillo de congrio".

(OFF) "Sube a nacer conmigo, hermano policía".

"Nada especial".

"Todo esto lo he visto antes

en los prostíbulos del puerto del Callao".

Es linda la casa.

"Es horrible".

Es linda.

"Una mujer va al zoológico y nunca regresa,

hombres de gris investigan".

"Hombres sucios como yo".

"¿Por qué las leo?".

"Estos escritores nunca han sido policías con corazón de cobre".

"No saben lo que es patear un cuerpo legalmente".

"No se imaginan lo inmensa y maravillosa que es

la imaginación criminal".

"Pero eso no importa".

"Yo estoy aquí y Neruda, allá".

"Debe estar escribiendo palabras en secuencias insólitas,

esa poesía de puerto".

"Debe de estar entre cuatro paredes y un techo,

como yo".

(Tecleo en máquina de escribir)

Pablo. Quiero tomar aire, Víctor.

No podemos estar aquí. ¡Pablo!

Ordenaron tu detención. ¿En serio?

Mejor ahora no.

Lee. No, Pablo.

¡Que lea, esta es la mejor parte! Es verdad.

(LEE) "Se busca a Neruda por todo el país".

"El ministro sumariante ordenó la detención de Pablo Neruda

y afirmó que el poeta huyó de su domicilio".

Es cierto. Es verdad.

"El prefecto de investigación dispuso de 300 policías

para atrapar al poeta,

quien se expone a, por lo menos, ¡541 días de cárcel!".

¿300 policías?

"Se están allanando los domicilios de los amigos cercanos".

"Es inminente...". 300 policías.

Es una buena cantidad, ¿sí o no?

Es mucho, Pablo.

¿Y por qué no veo ningún paco mierda persiguiéndonos?

Cálmate. No seas vulgar. No grites.

Dice que han ido a casa de los amigos y tú eres mi amigo.

¿O no? Te tomaste media botella.

Quiero saber, escúchame.

Si hubieran ido a casa de los amigos a buscarme,

entonces vendrían para acá.

Tranquilo. Eres mi amigo...

Nadie sabe que vivo aquí.

¡Ah, entonces no van a llegar!

Nadie sabe dónde vive y no van a venir por mí.

No me encuentran o tú no eres mi amigo, una de dos.

Tranquilo. Pórtate bien y no grites.

"Olivier, el fundador de la Policía,

el carcelero en jefe,

el mejor de los mejores,

mi padre".

"No quiso reconocerme,

pero yo convencí a la burocracia de que era su hijo".

"Ahora también soy Peluchonneau".

"Olivier,

Olivier Peluchonneau".

"Gracias, papá".

(Música de intriga)

(Decrescendo musical)

¿Qué pasó, no llegó la servidumbre?

El jabón para la vajilla me parte las manos.

Mira cómo las tengo. Delia.

La higiene es un valor burgués.

Si nosotros no limpiamos es por razones políticas.

Senador.

¿Esto es lo que andan pegando?

Sí, pero lo estamos sacando.

Pero no, esto hay que guardarlo.

Puede tener un valor histórico, ¿no?

Lo que usted diga.

Jara,

¿quién es usted?

"Es el nuevo protector".

Se llama Álvaro. "Álvaro Jara".

"Un niño triste, como yo".

¿Es el encargado de mi seguridad?

Sí, señor. Y representa al partido.

"Otra juventud perdida".

Le voy a hacer un encargo, Jara.

Necesito que vaya a la Biblioteca Nacional

y consiga un diccionario quechua

y una fauna de América. Por supuesto.

Es para el libro clandestino. ¿Ya tienen un manuscrito?

Un avance.

¿Querés verlo?

No es mucho, pero aquí está.

"El canto general".

30 copias de 30 poemas.

En 30 sobres. Ajá.

¿Han estado trabajando?

"No, solo escribiendo".

¡Ah, mira, gracias!

La editorial Séptimo Círculo.

A Neruda la gusta el sexo, el crimen y la violencia.

Pero las novelas policiales

me ayudan a olvidar que la Policía me persigue.

"Eso no se puede olvidar". Me voy.

Espera.

(Música intrigante)

Para Picasso.

"El pintor ciego".

Muy bien, adiós.

(Crescendo musical)

"Ahora los 30 poemas ya están volando".

"Si intercepto 1 y lo quemo,

los otros 29 llegarán a las manos de 29 rojos".

"No se puede hacer nada

contra la histórica astucia del estafador".

Buenos días. -¿En qué los puedo ayudar?

Tiene cita con el presidente.

¿Detuvieron a Neruda?

No.

¿Y qué hacen acá?

¿Y lo buscaron en su casa?

Claro.

¿Y estaba?

¡No!

¿Dónde estará?

No sabemos. -Tiene que estar en alguna parte.

Tiene razón.

Busquen a su primera esposa.

"Siempre tiene que haber un plan maravilloso".

Mire, lo... lo vamos a hacer.

Pero dígale al presidente que buscamos incansablemente...

No, no.

¿Por qué no? Porque no soy tu empleado.

Soy tu superior civil

y te exijo que encuentres a ese comunista, concha su madre.

¿Y si lo agarro?

¿Perdón? ¿Qué pasa si lo agarro?

Permiso.

"Un superior civil".

"El civil nunca es superior a mí".

¿Por qué no te vistes? ¿Con qué?

No sé, ahí hay ropa.

En la silla tienes otro vestido.

Soy una dama, Pablo.

No tengo ropa interior limpia, no me puedo levantar.

Yo tampoco tengo ropa limpia.

Bueno, sácatela.

Vení.

Haceme un hijo.

"El poeta hace un esfuerzo por decir algo romántico".

Delia, por favor. ¿Qué?

No.

¿Qué te pasa? Nada, quiero salir, tomar aire.

Estoy encerrado acá.

Bueno, salí,

pero te van a matar.

(Ladridos)

"Se muere el duque de Braganza,

que se caiga del caballo el emperador...".

(EN FRANCÉS)

¡Max Hagenaar, gracias!

¡Me están persiguiendo!

Una hija china con el pelo mojado.

No sé.

Hay un lugar donde se fuma el opio y tú te acuestas de lado.

Conchita, conchita.

Escondido, calentito, calentito aquí.

¡Me están persiguiendo!

(Pitido del tren)

"El apuesto comisario trabaja en una operación secreta".

"El presidente de la República tiene

un maravilloso plan para humillar a Neruda".

"Por eso debe recoger

a una mujer holandesa en la estación".

(HABLA EN HOLANDÉS)

¿Qué? Usted es la esposa de Neruda.

Sí.

Venga.

"Todo buen policía sabe cómo y cuándo sacrificarse".

"Además esta rubia tiene los dientes calientes".

"Yo no la habría dejado nunca".

¿Habla español? -Un poco.

-¿Y cómo la han tratado? -Más o menos.

-Nos ayudaría que diera un par de entrevistas

y contara su experiencia de abandono.

Don Pablo la abandonó junto a su pequeña hija enferma, ¿no?

Yo quiero que Pablo me "paga" un millón de pesos.

Tiene mucho dinero porque escribe poemas muy largos.

Claro, eso es lo justo.

Por eso es muy importante que, cuando hable con los periodistas,

ocupe la palabra correcta.

Bígamo.

"Bigamo".

Bígamo.

(EN HOLANDÉS)

Sí, sí, "bigamo", Pablo gusta mucho las mujeres.

"Esta mujer va a destruir a Neruda".

No me desilusione.

"A muchas mujeres les gustan los policías".

"Sueñan con limpiarles la casa

y cambiarles la venda de la herida de bala".

"El beso del lobo carroñero".

"Después de comer el león, comen los perros".

"Y no me importa si aún tiene el olor rancio del poeta".

"Estoy acostumbrado a ese sudor de calamar".

(Teléfono)

"Te quiero".

"No te imaginas cuánto te quiero".

"Incluso te tengo un camioncito

y un zoológico en medio del desierto".

"Los que escapan de allí se convierten en estatuas de sal".

"Pero nadie escapa

porque el capitán de la prisión es un zorro de ojos azules".

"Se llama Augusto Pinochet".

¿Vienes?

No.

Necesito tiempo para pensar por qué te ayudo.

Adiós.

Estamos en Radio Minería con la señora Maria Hagenaar,

esposa de Pablo Neruda, quien quiere contar su versión.

"Señora, ¿es verdad que Pablo Neruda es bígamo?".

Tenemos afiches

"donde se ve claramente la opinión del pueblo que dicen:

'Neruda traidor', 'Neruda comunista'...".

En fin...

Traidor ¿a quién?

Señora...

Eso es mentira.

(MARIA, RADIO) "Es un hombre muy grande".

"Me debe mucha plata, pero es muy lindo".

"A mí me gusta mucho"

cómo duerme Neruda.

No es traidor.

Es muy lindo Neruda. No es traidor.

Es un hombre muy gran...

"Así se cae la estrategia de los genios de la intriga".

-"Bueno, la señora Maria ha salido repentinamente corriendo".

Así es que, sin...

Hola. Hola, Chile.

"El poeta es un peligro público".

"Y un amante inolvidable".

"Cualquier información acerca de su paradero

será recompensada".

Soy Oscar Peluchonneau, de la Policía General

de Investigación de Chile.

"Vamos a una pausa musical. Radio Minería, ya volvemos".

(EN FRANCÉS)

(Música de piano)

# Niña, cuando yo muera,

# no llores sobre mi tumba.

# Cántame un lindo son.

# Cántame la sandunga.

# No me llores, no.

# No me llores, no.

# Porque si lloras, me muero. #

¿Cómo estás?

# En cambio,

# si tú me cantas... # Yo, bien.

# Yo siempre vivo

# y nunca muero.

# En cambio, si tú me cantas,

# yo siempre vivo

# y nunca muero. #

Hola.

(Risas)

(Risas)

Guárdame el sitio.

(Gritos)

(Discusión a gritos)

(MUJER) ¡Paren el hueveo! ¡Ya!

¡Elegancia!

-¡Cortad para que yo cante!

-¡Anda a cantar! -¡Estoy cantando para el senador!

-¡Sigue cantando!

-Es mi arte. -Ya pues, ¡alegría!

(Risas)

# En cambio... #

(AMBOS) # ...si tú me cantas... #

# ...yo siempre vivo... #

(AMBOS) # ...y nunca muero. #

-¡Salud por el poeta! -(VARIOS) ¡Salud!

¡Salud por don Pablo Neruda! Muchas gracias.

Disculpe todo lo que pasó. No.

Diga un poema. El lindo ese.

"Puedo decir los versos...". Dígalo, dígalo ya.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

Pensar que no la tengo.

Sentir que la he perdido.

Oír la noche inmensa, más inmensa sin ella.

Y el verso cae al alma...

¡Un aplauso!

(Aplausos)

"Me mandaste otra de tus novelas policiales, poeta".

"¿Por qué?".

(Música en interior)

¡Buenas noches! Policía.

Buenas noches.

(Silencio)

"¿Cómo sabes que este es mi patio y mi escuela?".

"Mi madre trabajó en una casa como esta por más de 30 años".

¿Dónde está ese comunista de mierda?

¿Desea tenderse?

¿Quisiera alguna de las chiquillas, don Óscar?

"Cada una de estas mujeres es mi madre".

"Soy un hijo de cortesana, un hijo de infección venérea".

(CANTANTE) ¡Y...!

(Música alegre)

(Palmas al ritmo de la música)

¡Date vuelta, vamos!

"Mi madre nunca supo el nombre de mi verdadero padre".

"Cuando estaba ebria, decía Muñoz, Martínez...,

pero también cerraba los ojos

y sospechaba del legionario Peluchonneau,

un señor silencioso, el jefe de todos los policías".

¿Y le pagó algo?

No.

Él no.

¿Sabe quién es?

No.

Es un político. Ah.

Un comunista.

No sabía que era comunista.

¿Cuánto rato más me van a tener preso acá?

Tengo cosas que hacer.

Mire, caballero, le voy a decir una pura cosa.

Uno no siempre tiene la posibilidad de que un poeta de esa categoría

venga a la casa de uno, que comparta,

para mí fue un milagro, fíjese, un milagro.

Y él estuvo ahí, conmigo.

Y yo estuve con él.

Él me dijo que éramos lo mismo, los dos.

Me hizo cantar y me preguntó qué sentía cuando yo cantaba.

Compartí cosas con él que no comparto con nadie.

Le dije que me gustaba el jazz y la música clásica

y le canté un...

un minué que me gusta mucho de Johann Sebastian Bach.

Le canté y...

y él se emocionó y me dijo que yo era un obrero del arte,

que era un artista como él.

De tú a tú.

Y de repente, él me...

me dijo una poesía tan linda,

larga...

Me puso la manita en la rodilla, estaba como calentito él.

Y me lo dijo acá.

Despacito.

De artista a artista, ¿me entiende?

De hombre a hombre.

Con respeto humano.

Pero eso vos, perro "culeao", no lo vais a entender nunca.

¿Dónde está Víctor? No lo sé.

¿Cómo que no lo sé? Don Pablo.

¿Qué?

¿Usted anoche salió a caminar?

No. ¿Salió a caminar?

No.

¿Le falta whisky?

¿Qué te has creído, huevón?

Entonces no salga, quédese acá, no salga.

Si sale, lo van a pillar y le sacarán la ropa.

Le sacarán fotos por delante y detrás,

las van a mandar a Francia y repartir en volantines

y le van a hacer mierda.

"Buenas ideas".

"Todas".

"Estos rojos conocen bien el lenguaje de la violencia".

¡A mí no me pilla nadie, aprende!

¡Todo Chile me busca y nadie me va a pillar!

¡Aprende a comportarte como hombre, niñito!

¡Vístete como hombre!

¡Déjate bigote, cómprate pistola!

¡Aprende a tenerme respeto!

¿Qué se ha creído este huevón?

Tranquilo, bebé.

Ellos aquí encontraron un pueblo que cantaba...

"Aquí encontraron...

un pueblo...".

...por deber y amor reunido,

y la delgada niña cayó con su bandera

y el joven sonriente cayó a su lado herido.

Por esos muertos, nuestros muertos,

pido castigo al final de cada frase.

"Pido castigo...".

(VARIAS VOCES) Por esos muertos, nuestros muertos...

(MUCHOS) ¡Pido castigo!

(VARIOS) Para los que de sangre salpicaron la patria...

(MUCHOS) ¡Pido castigo!

(VARIOS) Para el verdugo que mandó esta muerte, pido castigo.

(MUCHOS) ¡Pido castigo!

(VARIOS) Para el traidor que ascendió sobre el crimen,

pido castigo. (MUCHOS) ¡Pido castigo!

(VARIOS) Para el que dio la orden de agonía, pido castigo.

(MUCHOS) ¡Pido castigo!

Para los que defendieron este crimen, pido castigo.

No quiero que me den la mano salpicada de nuestra sangre.

Pido castigo.

No los quiero embajadores, tampoco en su casa tranquilos,

los quiero ver aquí, juzgados en esta plaza, en este sitio.

Quiero castigo.

Gracias, gracias.

Toma. Gracias, camarada.

No hay por qué darlas. Con permiso.

-Perdón, no le quiero molestar... Perdón.

¿Cómo se llama usted? Silvia.

Si me permite un beso...

Sí, cómo no, Silvia.

Señora.

Perdón.

No cuente a nadie que el poeta le firmó en esta fiesta.

Nosotros no estamos acá.

Yo soy una persona de confianza, ¿sí?

Soy militante desde los 14 años.

En todo caso, el senador no tiene que preocuparse tanto.

¿No? ¿Por qué?

Permiso.

Si está en esta fiesta y recita así que bla, bla, bla,

la tierra, bla, bla, el amor, bla, bla,

los castigos, bla, bla,

yo digo que eso significa

que el Gobierno no lo quiere tomar preso.

Porque si lo toma preso, se meterá en un problema internacional.

-Es suficiente -Pero porque es político.

Al Gobierno le conviene perseguirlo, pero no agarrarlo.

Nunca.

-El senador es comunista como usted, como yo.

Sí, pero él tiene protección especial.

Y yo voy a hacer un salud por eso,

porque todos necesitamos que el senador poeta

siga escribiendo acerca del sufrimiento del pueblo.

Señora, tiene protección de dirigente.

¿Saben qué quiero saber aquí?

Escúchenme. Quiero saber si, cuando llegue el comunismo,

todos van a ser iguales a él o van a ser iguales a mí.

A mí,

que le he limpiado la mierda a los burgueses

desde que tengo 11 años.

¿Eh? Van a ser todos iguales a mí.

Vamos a comer en la cama y fornicar en la cocina.

Para eso luchamos, camarada.

"En Bogotá se unieron Moriñigo, Trujillo,

González Videla, Somoza, Dutra, y aplaudieron".

Tú, joven americano, no los conoces, son...

A ver qué...

¿Qué pasa si lo lees con la otra voz?

¿Qué voz?

La de poeta, Pablo.

Tú, joven americano, no los conoces.

Son los vampiros sombríos de nuestro cielo.

Amargas las sombras de sus alas:

prisiones, martirio, muerte, odio.

(Puerta abriéndose)

¿Terminaste?

Sí, sí. Sí.

Sí, ¿no?

¿Adónde vamos? Valparaíso.

Gracias.

Lo que pasa que el senador debe abordar un marino mercante

de bandera china.

Y...

Delia, no se admiten mujeres a bordo.

Mi amor.

Tranquilo, bebé.

Permiso.

(Música suave de cuerda)

Bueno, hablamos.

Buen viaje.

Gracias, Víctor.

Amor mío...

No se llora.

Chao.

(Crescendo musical)

"Un buen policía lo perseguiría escondido

hasta que llegara a la casa del fugitivo".

"Pero yo soy un policía malo".

"Me gusta cuando los sospechosos confiesan a susurros o a gritos".

"Sube a nacer conmigo, hermano".

"Dame la mano desde la profunda zona de tu dolor diseminado".

"No volverás del fondo de las rocas".

"No volverás del tiempo subterráneo".

"No volverá tu voz enfurecida".

"No volverán tus ojos taladrados".

Aquí fui castigado.

"Porque la joya no brilló o la tierra no entregó a tiempo

la piedra o el grano".

"Yo vengo a hablar por vuestra boca muerta".

"Como un río de tigres enterrados".

"Y dejadme llorar horas,

días, años,

edades ciegas, siglos estelares".

Extrañamente...,

le creo.

Le creo.

Me alegro mucho.

Yo fui el primero en pedirle que se entregara:

"Si vas a juicio, lo ganas". Entonces busquémoslo juntos.

Sí, pero no sé dónde. A mí nadie me dice nada.

¿Por qué? No sé.

Deben desconfiar de mí porque no soy chileno.

Claro.

Sigamos en contacto, quizá averigüe algo.

Sí. Espere.

Nos acabamos de enterar que Neruda salió de Chile.

Ah, ¿sí? Sí, se fue.

Qué increíble.

¿Por qué?

Porque ustedes vigilan las fronteras.

¿Usted cree que todavía está en Chile?

No, no, creo que debe estar en el extranjero.

Ya.

Voy a Valparaíso.

No, no, no. ¿Por qué?

Para ver si alguien lo vio salir.

Yo creo que todavía debe estar en Chile.

Pero acaba de decirme que salió al extranjero.

No, no, usted dijo que salió en barco.

"Este es un buen ejemplo de una confesión a susurros".

"La lucidez del policía domina la estupidez del español".

(Campanadas y ambiente calle)

¿Qué miras tanto por la ventana, Pablo?

La gente.

Esto es seda, ¿no? Sí.

(MUJER) No. Entonces...

Un marino cambió la tela por 12 botellas de vino.

Ah.

Buen negocio.

"El poeta siempre aplaude

una transacción comercial injusta".

Entonces ¿tengo que hacer de marino?

No, de excéntrico centroamericano con plata.

Que se va en barco a Ecuador, a México...

¿Y tiene que ser chileno? ¿Con ese traje? No creo.

(MUJER) ¿Me aguanta la patita?

Suéltemela. ¿Cómo?

Suelte el aire.

No cuente mi secreto a nadie. No se preocupe.

A nadie le interesa.

"Él bailaba en Viña del Mar, rodeado de alhajas y copas".

Pero los negros ojos miran a través de la noche negra.

Pero la mano que te acaricia se detiene junto al desierto,

al borde de la costa marítima, en un mundo azotado por la muerte.

Cada pueblo con sus dolores...

Don Pablo.

Don Pablo.

(MUJER) Caballero.

Caballero.

Perdona, pero no tengo nada.

(Sirena policial)

"El experto policía sigue un olor asiático".

"Está cerca".

¿Dónde estaba?

Nos encontraron, vamos.

"Todavía no. Estamos perdidos".

"¿Dónde estamos?".

Le dije que era mala idea.

Pero fue interesante.

Para escribir bien, hay que saber borrar, señor Jara.

(Música instrumental)

"A esa persecución le falta terror".

(Crescendo musical)

(Fin de música)

"¿Por qué las leo?".

"Quiero saber...

de qué se trata tu novela".

"El poeta tiene la fiebre de los espíritus artísticos,

que a veces piensan que el mundo es algo que se imaginaron".

(Voces de protesta)

"Las moscas, nuevamente la nube de moscas".

"¿Qué es eso?".

"¿La última columna del Ejército Rojo?".

(HOMBRE) ¡Arriba, arriba, arriba!

(Bullicio, sirena policial)

¿Adónde nos llevan? ¿Adónde nos llevan?

-Comunista y la reconcha de tu madre...

-¡Ya! ¡Al camión! -Ya, ya.

-Camina, huevón. -¿Qué hace? Voy caminando.

(Gritos y bullicio)

(HOMBRE) ¡Apúrese, hombre, apúrese!

Ahí está.

Petizo ordinario.

"Casi todas las noches,

el presidente duerme como un niño. Sin embargo..."

(Claxon)

"...cada vez que come caracoles antes de acostarse,

debe soñar con Neruda".

(Claxon)

Senador, senador.

Jara, ¿por qué no das la vuelta?

(Música de intriga)

(Claxon)

¡Senador, senador! Ya, carajo.

Y aquí estamos, Gabriel González de mierda.

Pablo. Jorge, qué tal.

Hola.

Tenemos un plan para sacarte de Chile.

¿El partido lo sabe? -Claro.

El secretario general está conforme.

Me voy.

Pero ¿cómo? No, no, no, tómate algo.

No, gracias. ¿No quieres comer algo?

Nos vemos mañana.

No creo.

¿Cómo?

Pido al partido que me releve.

No seas huevón, pues, carajo. ¡Ay, por favor!

Eso de salir por el sur tiene detalles que desconoce.

Usted no es hombre de campo. El partido tomó una resolución.

Ya, pero depende de usted aceptar y rechazar.

Y yo la acepté. Pero ¿por qué no escuchás

lo que está diciendo?

Señora, yo sé lo que hacer con mi vida, ¿sí?

Están todos presos menos yo.

¿Qué creen que soy, un rey? ¿Qué esperan?

Quédese. No puedo.

No me puedo quedar, tengo que salir de aquí.

Usted quiere un escape grandioso.

¿Sí?

No le seguiré el juego a esos fascistas.

Me convertiré en su peor pesadilla.

Y para eso, tengo que ser un gigante popular.

Usted no puede hacer eso. Ya lo hice.

No, no puede hacer eso.

O la gente dirá que esta persecución es la excusa

para convertirse en un santo,

que nunca nos reprimieron tanto,

que nosotros nos hacemos las víctimas, que nos gusta sufrir.

Pero nos están matando de verdad.

Mire, solo le pido que sea un poco más humilde.

Mucha suerte en su viaje.

(Fuera, disparo)

(Disparo)

¿Qué te pasa? ¿Qué me pasa de qué?

¿Cómo que sabés lo que querés hacer con tu vida?

Ay, Delia, por favor.

La gente se dará cuenta. ¿De qué?

De que el artista soy yo. ¡No, señora, soy yo!

¡El artista aquí soy yo! Vos no sos nada, Pablo.

¿Qué es eso de ser muy grande?

Simplemente hago lo que me toca hacer.

¿Cómo no te das cuenta? Por favor, Pablo...

Si no te gusta, sal por esa puerta caminando,

porque nadie te persigue a ti.

¿Qué te pasa a ti?

Estás todo el día a mi lado,

respirándome a un centímetro, y... mira cómo estoy.

Yo antes era un príncipe, mira cómo me tienes.

Claro que me voy.

Por supuesto que me voy.

Y cuando me metan presa,

les diré que quieres ser presidente.

Entonces te vendrán a matar, ahí vas a estar contento.

Yo, después de eso, me voy a tirar al río.

Mátate. Mátate si quieres.

Así puedo escribir 20 años más sobre ti.

(SUSPIRA)

Antonio Luis Lagorreta. Ornitólogo.

Hormiga, yo pensé que iba a morir contigo.

Tú me has dado todo.

Sin ti, yo no sería yo;

ni siquiera comunista.

¿Qué?

Que si sale todo bien, si sobrevivo,

tú y yo nos vamos a empezar a separar.

No me preocupa quedarme sola,

pero pienso en vos...

Escribir te da pena.

Yo te veo que te tomas la cabeza con las dos manos, y es...

es lindo estar contigo.

Es como vivir en un barrio con árboles.

Hormiga...

(Ladrido fuera)

"La hormiguita no sabe qué hacer".

"Piensa en la fuerza de sus brazos y en la claridad de su cerebro

y se da cuenta de que vivirá por lo menos 40 años más".

"Por un minuto, solo ve caballo rojo".

Permiso.

Adelante. Gracias.

¿Paseando?

No. ¿Qué es eso?

Esto es una orden de detención oficial

de la Policía General de Investigaciones de Chile.

No, no, pero... No, no, no.

No. No.

No, yo soy de las que se mueren, pero que jamás van presas.

¿Dónde está?

Aquí no. ¿Dónde?

Usted no entiende, ¿no?

No entendés nada.

¿Qué?

En esta ficción, todos giramos alrededor del protagonista.

¿Qué? Los libros, por ejemplo.

Este,

que usted ha estado leyendo.

Tiene un perseguidor,

un fugitivo,

un principal y un secundario.

No. No, pero yo...

Yo no soy ningún personaje secundario.

¿Por qué crees que no te mató entonces?

Eh... ¿Porque no me puede matar?

Podría haberlo hecho, practica tiro todos los días.

No, no puede.

¿No?

No, claro, porque quiere que lo siga hasta el sur. ¿Vas a ir?

¿Está usted bien?

¿Le hizo algo? ¿Le pegó?

No, me pidió que te dijera este mensaje.

Si usted quiere, yo lo puedo matar.

No podrías hacerlo.

Sí puedo.

No. ¡Sí!

No. Claro.

Él tiene escrito esto desde antes.

¿Alguna vez viste un preso aburrido?

En su cabeza, él escribe una novela fascinante.

Te escribió a ti, el policía trágico,

me escribió a mí, la mujer absurda,

y se escribió a él,

el fugitivo vicioso.

Lo que usted... está diciendo

es una basura moderna.

Es un cordero dorado.

¿No te gusta cómo escribe?

Sí.

¿Vos crees que él solo piensa en tierra y amor?

No, él piensa en mujeres desnudas,

en detectives que lo persiguen...

"Él te escribió a ti... pensando en él".

"A ti en tu casa, leyendo sus poemas".

"A ti frente al espejo".

"Te escribió a ti vigilando nuestras fiestas".

"Ahogado con la música".

"Atrapado en una máquina".

"Con la mirada vacía,

un perro durante la noche".

"Un pájaro durante el día".

"Te escribió espiando, esperando".

"Te escribió atrapado",

un espía furioso.

"Escuchando cosas que nunca vas a lograr entender".

...deseo sometido, será juzgado como se merece...

"Despreciando las ideas y las palabras

a 100 metros de la vida".

"Impotente".

"Frágil".

"Te escribió como guardia de una frontera imaginaria".

"Él te piensa a ti pensando en él".

"Todos los detectives están enamorados".

"Y en todas las novelas policiales hay camas".

Bueno.

Él escribe bien.

Él me escribió a mí. Ajá.

Pero yo...

yo lo tengo abrazado.

Y abrazado lo voy a llevar a la cárcel.

Y lo voy a hacer dormir y lo voy a ver soñar.

Y voy a terminar sentado en su pecho.

Entonces perseguilo.

Perseguilo y atrapalo.

O no pasarás a la historia de los hombres.

¿Soy yo una ficción?

Sí.

¿Y usted es una ficción? No.

Yo soy real

y soy eterna.

Permiso.

"¿Personaje secundario? ¿Yo?".

"No. No, señor,

porque te voy a agarrar".

Ojalá tengas razón.

(Música de piano)

(Continúa música de piano)

(Crescendo musical)

¡Ahí viene el patrón!

Gracias, Manuel.

¿Lo conoces? Sí.

Es mi jefe.

Vamos a tener que seguir a pie. -¿Lo sabe todo?

El patrón es capaz de llamar a los milicos.

¿Cuándo empieza la parte de los caballos?

Todavía no.

Me comería un chancho.

(Motor ahogándose)

(Mugidos de lejos)

Buenas tardes, don Ricardo. Buenas tardes, señora.

Le presento a don Antonio. Cómo le va, señor.

Hola.

Buenas tardes.

(SE SALUDAN EN TEHUELCHE)

Dígame, caballero.

Quiero saber si me puede recibir en su casa.

Sin que sepa el patrón, claro. ¿Mataste a alguien?

No.

Y, bueno, escribiendo,

siempre estoy escribiendo.

"Hace muchos años, Neruda comió ese mismo pan quemado".

"Le debe de gustar esa cama".

(Truenos)

"Dormiría feliz ahí, abrazando a su hija".

"En este momento, lo único que quiero es que me abraces".

Caballero. Buenas tardes.

¿Anda perdido? No.

No, se me... se me acabó la...

¿Usted sabe dónde puedo...?

Mire.

Le vendo la moto.

Es un vehículo de última generación.

Alemania.

Llévela a la casa.

El patrón le puede vender bencina.

No, pero yo no necesito bencina.

Yo necesito un caballo. Dos caballos.

(Truenos)

(SUSURRA) Estoy persiguiendo un criminal peligrosísimo.

Si la moto se queda, yo la vendo. Claro.

Claro.

Pero si los dos vienen conmigo.

Esto puede ser muy emocionante.

"Aló. ¿Presidente?".

"Señor presidente".

"Sí, Peluchonneau, sí".

"Atrapamos al senador Neruda".

(RICARDO) Vamos, viene el patrón.

"Domínguez, un señor feudal

que inventó el capitalismo en su tierra".

"Tiene un paso secreto para cruzar contrabando desde Argentina".

Hola, caballero.

Este es el señor Monsalve, cacique mapuche.

Le tenemos miedo a esa gente nosotros.

¿Está cansado, señor ruin?

Porque yo le voy a decir señor ruin.

Yo soy Pedro Domínguez, dueño de esta mierda no más.

Y en nombre del presidente de la República,

lo tomo preso por traición a la patria.

Lo voy a custodiar.

¿Usted me va a custodiar? Sí.

Me va a llevar preso. No, lo voy a custodiar.

Lo ayudaré a cruzar la cordillera. La gente se muere allá arriba.

Lo voy a ayudar.

"No quiere pagar impuesto".

Me aburre regalarle al maricón de presidente que usted eligió.

"Cree que el estado es el enemigo de la libertad".

¿Y por eso me ayudará? ¿Solo por eso?

Sí. Es más entretenido ayudar a un "comunacho"

que llamar a los pacos.

Es más entretenido.

Sí, más entretenido.

"Sobre sus hombros y su alma

se construirá el futuro de la república".

"El millonario siempre es más inteligente

que la ley de la nación".

Patrón, anda un policía detrás del caballero, del senador.

Quiere que le muestre el paso. -¿Cómo es?

Medio bruto, medio huevón.

"La Araucanía".

"Una tierra sin templo".

"Solo árboles y frío".

"Dicen que los conquistadores lloraban

cuando se acercaba la patrulla mapuche".

"Le tenían más miedo al indio que al moro".

"Ahora es una tierra de paz".

"Una tierra de barro y trabajo".

"El poeta escribe de esto".

"El sufrimiento del pobre lo inspira".

(AÚLLA)

(AÚLLA)

(AÚLLA)

(AÚLLA)

¡Pablo!

(LEJOS) ¡Pablo!

(SUSURRA) Eh, eh, eh. Escóndanse. Escóndanse.

"Pablo,

te veo".

"Te escucho jadear".

El del medio,

el gordo.

Yo voy agazapado por el lazo izquierdo

y ustedes entrarán por el derecho.

Dispararé al animal en la cabeza para que muera de inmediato.

Y ustedes lo van a agarrar.

Esto va a ser muy impresionante.

¿Y cree que ellos no nos van a disparar?

No.

Porque los animales van a salir corriendo asustados.

Será una reacción en cadena.

Y mientras, yo dispararé hacia delante.

Es lindo ser policía, ¿no?

Listo, vamos.

Disculpe, caballero.

"La mierda del traidor González Videla soy yo

y llegué hasta aquí".

"Yo, el seco, el huesudo".

(Lejos, disparo)

(Disparo)

"Desde este lecho blanco,

levanto mi copa para celebrar estos meses".

"Tengo una sola bala, jabalí enamorado".

"Pero no te preocupes,

con el frío, no la sentirás".

¡Pablo!

(LEJOS) ¡Pablo!

¡Ah!

"¿Por qué corre hacia mí?".

"¿No tiene miedo?".

¡Pablo!

Pablo, ¿adónde vas?

"Pero es curioso".

Pablo, sigamos. -Pablo.

"Quiere verme".

Pablo.

"¿Cómo no va a ver el final de su historia?".

¡Pablo!

¿Adónde vas, hombre?

"Me abrazó".

"Me habló".

"Y bailó conmigo".

"Perseguí el águila, pero no sé volar".

"Y estoy lejos".

"Ahora solo puedo volver al fondo de la tierra".

"Viví creyendo que yo era un Peluchonneau,

un hijo del uniforme policial".

"Sin embargo, ahora...

ahora pienso que tal vez fui un Neruda".

"Un hijo del pueblo".

"Quizá mi padre vivió de rodillas con la cara sucia".

"Quizá juntó cuatro monedas en su puño

y pagó por sudar sobre la espalda de mi madre".

"Quizá soy hijo del trigo".

"Otra cabeza negra en la historia de millones de cabezas negras".

"Pero me muero blanco".

"Porque nadie más persiguió al poeta".

"Nadie más lo aterrorizó en la nieve".

"Nadie más lo hizo jadear arrepentido".

"Nadie más lo acompañó en su viaje".

"No me importa que me haya escrito,

que me haya hecho secundario".

"Yo también me escribí".

"Y lo hice pésimo".

"Me inventé sin vida,

solo, sin amor".

"En cambio, el poeta me inventó furioso, lleno de viento".

"Incluso me escribió una muerte fabulosa".

"Una muerte policial".

"Lenta, fría,

con detalles rojos,

con música,

con animales,

con árboles,

con poesía".

(Crescendo musical)

(Continúa música)

¿Lo conoces?

No.

Sí.

Sí lo conozco.

Es mi inspector.

Mi perseguidor.

Mi fantasma de uniforme.

(PABLO Y ÓSCAR) "Sueño con él y él conmigo".

"Me mira, me conoce la espalda".

"Mira lo que escribiste, policía".

"Escribiste la nieve y los caballos".

"Me escribiste a mí".

"Ya no sientes ni el frío".

Hay que llevárselo.

Que se lo lleven los arrieros.

"Siento el latido del corazón de este caballo".

"Siento mi propio latido también".

"Porque no me mataron".

"No me mataron con un golpe en la cabeza".

¿Respira? -No.

(MUJER, EN FRANCÉS)

(PICASSO, EN FRANCÉS)

(MUJER, EN FRANCÉS)

"Nadie sabrá que existí".

"Di mi nombre, dilo".

"Di mi nombre".

"Di mi nombre".

"Lo dijiste".

"Dijiste mi nombre".

"No soy personaje secundario".

"¿Por qué hizo todo esto?".

"Por su pueblo".

"El poeta les dio las palabras

para que ellos pudieran contar su vida, su vida dura".

"Y esas palabras le dieron sentido a sus sueños terribles".

"Por eso lo hizo, para que pudieran hablar".

"Ahora lo pueden citar cada vez que los pise la historia".

"No se acuerdan de los poemas de amor,

se acuerdan de los poemas de furia".

"Poemas irreconocibles, poemas de un futuro imaginario".

(HABLAN EN FRANCÉS)

"Neruda me hizo eterno".

"Su arte me dio vida".

"Yo era de papel".

"Y ahora soy de sangre".

"Puedo escribir los versos más tristes esta noche".

(Música instrumental)

(Continúa música)

(Continúa música)

(Continúa música)

(Continúa música)

(Continúa música)

(Continúa música)

Versión española - Neruda

20 ene 2019

Programas completos (75)
Clips

Los últimos 870 programas de Versión española

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios