Presentado por: Cayetana Guillén Cuervo Dirigido por: Félix Piñuela

Programa de difusión y promoción del cine español y latinoamericano. Presentado por Cayetana Guillén Cuervo, pretende ser un punto de encuentro entre los profesionales del cine nacional y su público. ''Versión española'' incluye coloquios y emite cortometrajes.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
4118200
No recomendado para menores de 12 años Versión española - El baile de la victoria - ver ahora
Transcripción completa

"Hoy se hace efectiva la amnistía promulgada por el Gobierno

que afecta a reclusos que no tengan delitos de sangre

y hayan cumplido dos tercios de su condena".

-"Entre ellos, se encuentra una leyenda del mundo del hampa

que fue un verdadero dolor de cabeza para la Policía

porque no había caja fuerte que se le resistiera".

"Se trata de Nicolás Vergara Grey".

¡Eh, querubín!

El alcaide quiere verte.

Vamos, apúrate.

Así que te vas.

Eso parece.

Te tragaste dos años dentro.

Supongo que no habrán pasado volando.

¿Para qué me mandó llamar? Tú sabes.

Yo no sé.

He oído que tienes proyectos.

Mi único proyecto es salir de aquí.

Quiero que sepas que lo de aquella noche

fue un acto de amor.

¿Ya puedo irme?

Hace frío ahí afuera, muchacho.

Es vieja, pero abriga.

Alpaca peruana.

Se la devolveré,

señor.

¿Se siente bien?

Sí, sí.

Compadre, es un gran honor montar en mi carro al gran Vergara Grey.

Disculpe la confianza. Si está preparando algo,

cuente conmigo.

Busca en otro lado, yo estoy retirado.

Mire.

Tome mi tarjeta por si acaso.

Cuando sea y a la hora que quiera.

Buenos días. Buenos días.

¿Se encuentra la señora Teresa, Teresa Capriatti?

No. Ellos se fueron de aquí.

¿Se fueron? ¿Cómo que se fueron?

¿Cuándo?

Yo llevo aquí como dos años.

¿Tiene idea de dónde se mudaron?

No.

Pero si la encuentra... Espere un momento.

Dele estas cartas, no sé qué hacer con ellas.

Sí.

Hasta luego. Gracias.

¿Lo llevo a alguna otra parte?

¿Cómo fue? No sé decirte

cómo fue.

No sé explicarme qué pasó.

Taxista silba

Frenazo

¡Pinche tu madre, huevón!

"Kumi Taguchi,

Mitsuyasi Mainu, Katsunori Hiro".

¿La vais a ver?

Esta película tiene que estar bien buena.

Porque una película con Kumi Taguchi,

Mitsuyasi Mainu y Katsunori Hiro no puede ser mala.

¡Huy! Pero... falta una hora para que abran.

¿Te gusta?

¿Cuánto me darían por él?

¿Tanto? No, eso es mucho.

Ojalá me dieran tanto.

Ven.

Aquí no compramos

artículos robados. No es robado.

Me lo regaló mi padre.

Y tiene un gran valor sentimental y te cuesta deshacerte de él.

¿Cómo sabía que diría eso?

30 000 pesos.

No. Este es un reloj poético.

Y las estrellas brillan en la oscuridad.

Y tiritan azules los astros

a lo lejos.

Gracias.

Eh.

Mira.

¿Tenés frío?

Lo mejor para el frío es llenar el estómago.

¿Comiste? ¿No?

Yo conozco un lugar donde preparan unos completos

así de grandes.

Le ponen salsa americana,

chucrut, picadillo de tomate,

dos terracitas de palta

y mayonesa. Es riquísimo.

Violines

Llevaba años soñando con uno.

¡Al fin!

¿Está rico el tuyo?

Se para la música

Violines

Aparte de ver películas japonesas, ¿qué otra cosa haces?

Música hip hop

Violines

Qué bonito.

Esto es lo que soy.

Soy este momento.

No tengo casa ni amigos

ni dinero ni nada.

En el estómago, solo tengo el completo.

Lluvia

Qué alegría.

Qué ganas tengo de saber tu nombre.

No me digáis nada, yo lo adivino.

Te llamas

Ana.

No. Ana no. Ya voy.

Te llamas

Elena.

Ay, tampoco.

Con esta me la juego.

Te llamas

Eva.

¿Sí, Eva?

¿Victoria?

Te llamas Victoria. Qué bonito.

Qué lindo.

¿Y esto?

¿Qué te pasó?

¡Victoria!

¡Victoria!

Cuatro de la mañana, dos tipos se sientan en el carro

y uno me pone la pistola aquí.

Digo: "¿Qué hay que hacer?". Y dice: "Llévame adonde yo quiero".

Y yo lo llevé.

Aquí hay un "driver" rápido

y seguro.

¿Y ofreces tus servicios a todos los delincuentes?

Usted no es un delincuente. Un abrazo a su amigo cubano.

Estoy feliz

de verlo libre. No todos se pondrán tan alegres.

Disculpame un momento.

Eh. -Hola.

-¿Y tú cómo te llamas?

-Sandra. ¿Y tú? -Wilson.

Puerta

¡Pasa!

Hola, Mono.

Nico.

Pero tan elegante

como siempre. Estoy un poco pasado de moda.

Son 5 años.

¿Cuándo saliste?

Hace 2 horas.

Veo que conservas la vieja Bash.

Sí, sí.

Está un poco vieja, pero le tengo cariño.

¿La debería de cambiar?

Depende de lo que guardes.

Tengo que pedirte perdón. ¿Por qué?

Nunca te fui a ver.

Debí hacerlo, pero no quería dar pistas

a la Policía.

Gracias por tu silencio.

Ese silencio es mi capital ahora.

Mi 50%, ¿no?

Ya vamos a hablar de eso.

Nos vamos a tomar un trago para celebrar que volviste.

¿Y dónde te estás quedando? Todavía no lo sé.

Enfrente tengo un hotelito, puedes quedarte allí cuanto quieras.

Eres mi invitado. Dos días nada más.

Quiero intentar volver con Teresa. Qué bien. ¿Y qué es de ella?

Pensaba preguntártelo. No sé nada.

Pasé por la casa y me dijeron que se fueron hace 2 años.

Nosotros cumplimos con nuestra parte del trato.

Le depositamos cada mes hasta...

Lili, champán, por favor. ¿Hasta qué?

Hasta que dijo que no quería la plata.

No te va a gustar lo que vas a oír.

A ver. -Permiso.

Wilson Fernández.

Soy el chofer del señor Vergara.

Tengo que resolver un asunto.

Si me necesita, me llama. Para lo que sea.

Gracias por todo.

Hasta luego. -Hasta luego.

Esto es tener clase. Saliendo de la cárcel con chofer.

No te hagas el boludo. ¿Qué dijo Teresa?

No quería recibir más la plata de un ladrón.

Esto fue hace un año. Nunca más la vi.

¿Un hotel parejero? Es lo que hay. Estarás en la suite.

"Plié".

Baja.

Baja.

Sube. Con eso adentro, vamos.

Ahora, "epaule devant". Abajo, abajo.

Más, más.

Segunda posición. "Plié, plié".

Más "epaule devant". Levanta la cabecita.

Esto es. Ahí.

¿Te gusta la danza?

Sí, me gusta mucho la danza.

Eh... ¿De dónde conoces a Victoria?

Eh... Soy su primo.

Bueno, primo en segundo grado.

De Talca.

Muy bien, primo en segundo grado.

Quédate, mira y no toques.

No se preocupe, señora.

Gracias.

"Plié". Y abre.

Y...

Ahora, baja. "Demi-plié"

con "epaule devant".

Abre.

"Demi-plié".

Abre. "Grand-plié".

Bajo, bajo. Más bajo.

Ahora, sube despacito.

Y abre los brazos.

Otra vez.

"Epaule devant".

Cabeza a la rodilla.

Eso.

(LEE) "Del nicho helado en que los hombres te pusieron

te bajaré a la Tierra humilde y soleada".

Más bajo, más bajo.

"Plié". Otra vez.

"Plié".

Ahora, "grand-plié".

"Valparaíso, 80".

Bien. Entro en las piernas.

Más, más, más aún.

Y ahora, bien atrás.

Y no se olviden de respirar.

"'Las novicias del amor'".

"'Las novicias del amor'".

"'Las novicias del amor'".

Puerta

Pase.

Monasterio dice que se le quedó esto.

No hacía falta que se molestara.

Dice que sería una pena que se perdiera, porque es francés.

Bueno, póngamelo sobre la mesa, por favor.

¿Por qué Monasterio lo mima tanto? Soy un viejo amigo.

Viejos amigos tiene muchos.

Pero solo a usted le manda doble regalo.

La champaña y yo.

Ya que estamos en la misma cama... ¿Me podés decir tu nombre?

Lili. Mira, Lili,

decile a Monasterio que agradezco la atención, pero no acepto regalos.

Solo espero a que me traiga lo que me corresponde.

Soy una profesional, no se arrepentirá.

Mira, Lili, no es nada personal.

Sos una chica muy atractiva, pero soy hombre de una sola mujer.

¿Cómo se llama la afortunada?

Teresa.

Se porta bien contigo la maestra, ¿no?

Dejándote vivir aquí.

Yo tengo que buscarme un lugar.

¿Cómo me queda?

Ángel silba

Gracias.

¿Y tus padres?

¿Dónde están?

¿No tenés?

Si todo el mundo tiene padres.

Oye.

Perdona.

Si no quieres que hablemos de ti,

hablemos de mí.

¡Fu! Gran tema el mío. Espero no aburrirte.

Mi nombre es Ángel.

Ángel Santiago.

¿Qué puedo decirte de mí?

Mira. Sé pelar una naranja de un envión

sin que se raje ni un pedacito.

Eh...

Los dos últimos años he estado

he estado estudiando

en un internado.

Es un poco duro, pero se aprenden hartas cosas.

Podría decirse que, si no has pasado por allí,

nunca podrás entender la naturaleza humana.

Te da mucha cultura. Aprendes un poco de todo.

Por ejemplo,

¿dónde crees que más duele un cuchillazo?

¡Uuuh! Bueno. Esas son palabras mayores.

Un cuchillazo en el corazón te puede costar la perpetua.

Te dije que sé un poco de todo:

anatomía, Código Penal,...

La conversación no es tu fuerte.

Disculpa por...

Es la falta de entrenamiento. Es que hace mucho que...

Recuerda que somos primos.

Bueno, primos en segundo grado. Tampoco es tanto, ¿no?

Fue una lástima que no te soltaran con la amnistía.

Dejaron a más de 200 libres en todo el país.

Es que esos son puros giles.

Yo no soy un simple robagallinas.

Bien dicho, Marín.

Bien dicho.

Te voy a dejar salir a la calle.

Nadie se va a enterar.

Pensarán que sigues en la celda de castigo, no sospecharán.

Una semana de vacaciones.

¿De quién se trata?

Ángel Santiago.

¿El querubín?

Pero si es una mosquita muerta.

No le ha hecho daño a nadie.

Aún no.

Pero va a hacerlo.

Lo vi en sus ojos.

Tengo miedo de morir, Marín.

Comprendo.

Pero es que ese cabro chico

a mí no me ha hecho nada.

Cuando maté a alguien, siempre fue porque tenía una razón.

Piénsalo bien.

Una semana tirando como loco.

Hay muchas mujeres que te recuerdan afuera.

Así que estamos leyendo las cartas de los reclusos.

Solo las de amor.

-Ríe

Puerta

Más te vale que esta vez traigas mi plata.

Don Nicolás Vergara Grey.

¿Puedo pasar? Preferiría que no.

No lo puedo creer.

El mismísimo Nicolás Vergara Grey en persona.

Menos teatro. ¿Qué querés?

A mí también me soltaron ayer. El destino nos junta.

Traigo una carta de recomendación. ¿Del alcaide?

¿Por quién me toma? No es del alcaide, es de un preso.

El Enano Lira se llama.

Una carta de recomendación de un ladrón.

No pidas trabajo en un banco. Al menos, léala.

¿Eh?

(LEE) "Te presento a Ángel Santiago".

"Firmado: El Enano Lira".

¿Esto es todo? No puede ser. Una obra maestra.

Es enano hasta cuando escribe. Es arriesgado decir algo más.

El resto se lo cuento yo. No sé si quiero escuchar más.

¡Maestro! ¡Espere, por favor!

Es un gran golpe diseñado por el Enano paso por paso.

Iba a ser su jubilación, pero cayó preso.

Y como hubo disparos y eso, le dieron la perpetua.

Por eso pensó en usted y en mí. Déjeme ayudarlo.

El Enano espera una comisión. Una comisión enana, supongo.

En eso, vamos a tres partes. Usted, el Enano y yo.

Escuchame, mirá.

Dejalo ya.

No me interesa.

Hablamos de 1200 millones de pesos.

Maestro, la gente lo reconoce por la calle.

Es un honor caminar a su lado.

¿Cómo se le ocurrió al Enano que vos y yo

podíamos trabajar juntos? El Enano dijo:

"La experiencia de Vergara y la energía de Ángel Santiago".

De Ángel Santiago.

Un elogio muy melancólico. El Enano tiene razón.

Usted y yo nos llevamos bien. Como culo y calzón.

En primer lugar, dejá de llamarme maestro.

Acabo de salir en libertad.

No quiero oír hablar de cárcel ni del Enano ni de delitos.

El destino no me juntó con vos, me juntará de nuevo con mi mujer

y con mi hijo. En 5 años, solo los vi a través de un vidrio.

Iré a buscarlos, los abrazaré fuerte y nos los dejaré nunca más.

¿De acuerdo? De acuerdo, maestro.

Muy bien. Y sacate ese sombrero ridículo.

Si querés jugar al gánster, disimulalo.

Pablito.

Pablito.

Pablito. Hijo.

Suéltelo. ¿Quién es usted?

¿Quién es usted? Soy el padre.

¿De quién es este coche?

Del tío Sergio. ¿Del tío Sergio?

Móvil

Hola, mamá. ¿Es tu mamá?

Sí, estoy yendo para allá. Voy con papá.

Sí.

No, no lo sé. Fue a buscarme al colegio.

No, mamá. No sé. Me fue a buscar y punto.

Bueno, ya.

¿Qué te dijo? Me retó.

¿Y quién es el tío Sergio?

Su novio.

Ah.

Abre la puerta del coche

Susurran

¿Cuándo te soltaron?

Ayer.

Me tocó la amnistía.

Te lo conté en mis cartas, pero no te llegaron.

¿Cómo se te ocurre ir al colegio sin avisar?

No sabía dónde localizarte.

Encontré la dirección en un sobre y...

Don Nicolás Vergara Grey.

Nicolás, Sergio Mendoza.

Encantado. Es un gusto conocerlo.

Disculpe que haya venido de improviso,

pero no tenía ningún teléfono donde avisar.

(TV) "Viene sonriente el general Pinochet".

-Ese viejo... es espectacular.

¿Vio eso? En Londres, se hizo el paralítico

y el enfermo terminal.

Y lo trajeron de nuevo a Chile.

Y ahí está, caminando como un atleta.

Eso es reciclarse.

Yo también me he reciclado.

La cosa aquí está bastante difícil.

En la cárcel, tenía cama

y alimentación.

(PIENSA) "Hija de puta".

"Estás más guapa que nunca".

Los ladrones actúan desde la distancia de poder.

(PIENSA) "¿Por qué has tenido que venir?".

"Sabías con lo que te ibas a encontrar".

Ahora, se roba legalmente,

democráticamente.

Y las cajas fuertes...

"Qué imbécil fui".

Ahora, el dinero es virtual.

"Pensé que podía tener una última oportunidad".

No confían en los bancos.

Meterse con ellos es peligroso.

"He soñado tanto con este momento, con volver a verte".

¿Cuánto estuvo allí?

Cinco años.

Una eternidad.

Tiempo es.

"¿Y qué esperabas?".

"Nunca creciste y nunca crecerás".

"Nunca dejaste de jugar a policías y a ladrones".

"¿Y vos

qué buscabas?".

"¿Rehacer tu vida?".

"¿Borrarme de ella?".

"¿O solo querías proteger al cachorro?".

Maestro, lo estaba esperando.

Quería pedirle disculpas, sé que no le causé buena impresión.

Me emocioné tanto cuando lo vi. Usted es un mito.

El Enano se guardó este golpe como un tesoro.

El hecho de que no se lo lleve a la tumba y se lo dé a usted,

es un gesto de admiración al gran Vergara Grey.

De lo único que se hablaba era de usted.

Permiso.

Imagínese un ascensor.

Nos metemos

y lo paramos un piso antes del 22.

Abrimos el techo con una navaja,

salimos

y vamos a ver un muro falso, es bien delgadito.

El Enano ya lo dejó todo preparado.

Le damos dos golpes y se cae.

Después, usted se mete al despacho de Cantero

y hace lo que mejor sabe hacer:

abrir la caja fuerte.

Y listo, llenamos el ascensor de dólares.

Cerrá la puerta al salir.

Sí, maestro.

Como usted diga.

Permiso.

Señora, ¿esta máquina es de billetes pequeños?

Milton.

Silba

Hola, campeón.

¿Cómo está, Milton?

Eh.

Eh.

Campeón.

Apenas gana una carrera hace dos años.

Lo quieren echar del hipódromo.

Por malo.

Parece que lo conocieras.

Nunca ha regaloneado con nadie.

Debe ser que se acuerda de mí. Yo lo crié de potrillo.

Ah, ¿sí? Antes de que lo vendiera.

Oiga, ¿usted no me lo prestaría unos días?

Por mí se lo regalaba, pero es

de don Charly.

Bueno, se lo arriendo entonces.

Ponte con 200 lucas, el caballo se barranca

y yo me hago el huevón. No.

100 000 y listo. Además, usted se lo roba a Charly.

Saliste vivo, cabrón.

Ya pasa para acá las 100 lucas.

Piano

Victoria no tiene familia.

¿Quién es usted realmente, joven?

Bueno, yo... ¿Qué sabe usted de ella?

¿Sabe que sus padres murieron?

¿Que secuestraron a su padre y a su madre

y los asesinaron? ¿Sabía eso?

Ese baile que ella ensaya es un homenaje a sus padres,

está inspirado en los "Sonetos de la muerte" de Gabriela Mistral.

"Del nicho helado donde los hombres te pusieron

te bajaré a la Tierra humilde y soleada".

Así que también le gusta la poesía.

Sí, mucho. Sobre todo, los poetas japoneses,

como Kumi Taguchi, Mitsuyasi Mainu, Katsunori Hiro.

He leído harto de ellos.

Oiga, ¿y cómo llegó aquí la Victoria entonces?

Como usted lo hizo hace un momento, a través de esa ventana.

"Yo veía todos los días a una niña

encaramada al árbol siguiendo las clases desde ahí".

"Así durante semanas".

"Hasta que, un día, la hice pasar".

"Se había escapado del orfanato

y dormía en la escalera del metro".

Si hubiera justicia en el mundo,

estaría bailando en el Teatro Municipal,

pero eso nunca sucederá.

¿Por qué?

Porque ahí solo bailan los cisnes, no las ratas.

No diga eso de ella.

Todas mis niñas son del arroyo.

Las enseño lo único que sé.

Así, por lo menos, no están en la calle.

¿La amas?

¿Cómo?

Como se ama en las películas.

No, si yo no tengo dinero para eso. Ojalá pudiera.

Victoria es una chica frágil.

Cualquier cosa puede quebrarla.

Si no la puedes proteger, lo mejor será que te apartes de ella

y la dejes tranquila.

Silbidos

Llevo tiempo

esperándote.

Ven. No hay tiempo que perder.

Tenemos muchas cosas que hacer.

¡Señorita! ¡Señorita!

¿Es aquí donde bailan los cisnes?

Disculpe. La vi salir del teatro y pensé que podía ayudarnos.

¿Es usted bailarina? Sí.

Como tú, Victoria. ¿Qué hay que hacer para entrar aquí?

¿Cuáles son los requisitos?

¿Requisitos? Sí.

Supongo que saber bailar.

Por supuesto, pero aquí no baila cualquiera.

¿Cómo hizo para entrar? Entré a la escuela del Municipal.

Luego, tuve suerte, me admitieron en el ballet de Santiago.

Suerte, no. Usted se lo merecía.

Gracias. De nada. ¡Oiga! ¡Oiga!

¿Y dónde queda la escuela esa?

Ahí.

¿Ahí?

Gracias.

Qué bueno, está cerquita.

Mira, Escuela Ballet Teatro Municipal.

Baja.

¿Me sostiene un momento?

Gracias. Ven.

Ángel carraspea

Buenas tardes, señorita.

Soy Ángel Santiago, representante artístico

de la joven bailarina Victoria Ponce.

Me gustaría saber, humildemente,

cómo hay que hacer para formar parte

de esta institución consagrada a la danza.

¿Quiere hacer una prueba de admisión? Exactamente.

Hay que anotarse en la lista.

¿Cuándo es la prueba? Ya le avisarán.

Tome.

Complete esta solicitud.

¿No le han dicho nunca que tiene unos ojos preciosos?

Sí que me lo han dicho, pero la última vez fue

en el año 1972.

Ambos ríen

¿Cómo dijo que se llamaba su novia? Mi prima.

Ah, su prima.

Victoria Ponce. Victoria

Ponce.

¡Bien!

Ya hemos pasado la peor, la parte burocrática y eso.

Papeleo que a nadie le importa. Me tienes que prometer una cosa.

Cuando bailes en el Municipal, avísame para mandarte unas rosas.

¿Qué? ¿Qué pasa?

¿No te gustan las rosas?

Sonreíste.

Sonreíste, Victoria Ponce.

Qué bueno. No te había visto sonreír nunca.

Estáis superbonita así.

Escucha, pero estáis pálida.

Te voy a llevar a un lugar donde hay aire puro.

Gracias, maestro. Muy amable.

Agárrate fuerte.

Ya. Vamos.

¿Habéis visto el mar alguna vez?

Huele.

¡Mami!

Hijito lindo, ¿qué estás haciendo aquí?

Cómo la extrañaba, madre.

¿Por qué te demoraste tanto tiempo en venir?

Después le cuento. Le quiero presentar a una amiga.

Victoria es bailarina.

Primera bailarina.

La más joven primera bailarina que ha tenido el ballet de Santiago.

¿Cierto?

¿Y tú, hijo?

Tanto tiempo que no nos venís a ver. Van a hacer 2 años ya.

Sí, mami, lo sé.

Mucho trabajo en la ciudad.

Me hubiera gustado venir a visitarlos,

pero estaba esperando tener una buena noticia que darles.

La Victoria y yo nos vamos a casar.

¿Qué pasó? ¿No le gustó la sopa?

Sí le gusta. Lo que pasa es que es tímida.

No, no puede ser.

Desapareces tanto tiempo y ahora quieres quedarte aquí con ella.

Hay que tenerle un respeto a tu padre, a él no le gusta.

¿Por qué no podemos dormir juntos? Estamos a punto de casarnos.

Pero aún no están casados, esa es la diferencia.

No lo digo por mí.

Ya, mamá, pero...

Victoria.

Si mi madre nos descubre, nos mata.

Hace dos días, no existías en mi vida.

Siempre estaré agradecido a Kumi Taguchi,

a Mitsuyasi Mainu y a Katsunori Hiro por haberte conocido.

Si alguien se atreve a meterse con ellos, alguno de los críticos,

se las va a ver conmigo.

Ah.

Espero que no te hayas asustado por lo que dije.

Lo dije para impresionarlos, para que nos dejaran dormir juntos.

Yo sé que apenas nos conocemos.

Hay tantas cosas que me gustaría saber de ti.

Claro que tú tampoco sabes mucho de mí.

Si te contara que he estado en la cárcel

y que planeo dar un golpe,

un gran golpe que nos hará muy ricos,

¿te enojarías conmigo?

Luego, tú y yo

huiríamos por la cordillera.

¿Te daría miedo eso?

Nos haríamos superricos.

Yo te he visto bailar, Victoria.

Y sé que cuando bailas eres tú.

Nadie puede saber quién es la Victoria si no la ha visto bailar.

Nadie.

Lo que quiero decir es

que yo sí creo que eres un cisne.

Un cisne que hundió su cuello en el agua

y que ahora no sabe cómo sacarlo.

¿Quién es?

-Viuda.

Soy yo.

Ábreme.

-¡Rigo!

¿Te fugaste? -No.

Pero necesito

que me dejes esconderme un tiempo acá.

-Sí, pasa.

¿Alguien te vio entrar?

-No.

No. Me vine por la sombrita.

-No quiero que nadie ande hociconeando

que tengo escondido al asesino de mi marido.

-Me sacaron de la cárcel

para matar a un hombre.

Así que nadie en el mundo puede saber que estoy escondido acá.

-¿Y por qué aceptaste hacer eso?

-Porque

porque nadie

nadie lo aprieta

tan rico como tú cuando lo tengo adentro.

Ruido

¿Quién anda ahí?

(BORRACHO) Soy yo, Nico.

Puta madre, Mono.

Me asustaste.

¿Por qué no llamas?

Nuestro sueño se hizo humo.

Decime qué me viniste a decir.

Estaba postergando el momento desde que llegaste.

No podía engañarte.

Eres mi amigo, ¿no?

Y tuviste que chupar para decirme lo que vas a decir.

Bueno, hubo que hacer algunas inversiones:

el boliche de enfrente, el hotel,

sobornar a algunas personas,...

Había que mover la plata.

Tú estabas a la sombra.

Y a todo el mundo le dio

por ponerse con pubs, pubs. ¿Qué mierda habrá inventado eso?

Daban más que una casa de putas.

¿De qué mierda me estás hablando?

Tu plata y mi plata se hizo humo.

Vine como amigo, como en los viejos tiempos.

¿Cómo en los viejos tiempos? ¿Y esto qué es?

Pensabas usarla si era necesario.

No pudiste sacarla porque estás borracho y pensás que soy un huevón.

¿Pensaste que me quedaría en la cama

escuchando cómo desapareció mi plata porque sos un hijo de puta?

Nico, Nico,...

A ver.

Vamos por partes.

Si el bar y este hotel

se compraron con mi dinero,

quiere decir que todo esto es mío. ¿Sí?

Teóricamente, sí.

¿Cómo teóricamente?

Teóricamente,

porque lo que ves y lo que no ves

está hipotecado.

El banco nos tiene de las bolas.

A 100 metros comienza la huella que siguen los contrabandistas.

¿Y de ahí en adelante? 50% de que crucen con vida.

50% de que te maten.

Pero si yo te guío hasta la Argentina,

tus chances aumentan al 100%.

¿Y cuento con usted?

Yo le pagaría algo.

¿La calladita y quién más? Vergara Grey.

¿No será otra de tus historias?

No, es en serio, don Tito. Vergara Grey es mi socio.

Buenas tardes. Buenas tardes.

Soy el padre de Pablito. Pase, por favor.

La señora está con los invitados.

¿Me espera un segundito? Sí, sí.

-¡Nicolás! Qué bueno que vino.

¿Cómo está? ¿Bien?

Perro, perro, perro callejero.

Perdón. No sabía que estabas festejando.

¿Qué haces aquí?

Es el cumpleaños de mi hijo.

¿Por qué haces esto?

¿Qué te pasa?

¿Sentís vergüenza de mí?

Sí, ya veo que sí.

Nada.

Vine a traerle un regalo a Pablito y me voy.

Ay, pero...

-¡Uh!

¿Molesto?

Gracias. -Hola.

-¡Vamos, vamos!

¿Que juegan, marcianitos?

-Fútbol. Ah.

¿Y quién juega?

Chile contra Argentina.

Eso me parte el corazón en dos.

Me olvidaba. Te traje un regalo.

Gracias.

Pero abrilo, miralo.

¿Qué te parece?

Está bien.

Está demasiado grande.

Ya no sé ni cómo hablarle.

Él tampoco sabe cómo hablarte a ti.

Hay algo que te quiere pedir y no sabe cómo.

Es algo muy importante para él.

Ha estado hablando conmigo

y me ha dicho que se quiere cambiar de apellido.

No entiendo. Sí.

Quiere cambiar tu apellido por el mío.

Es algo legal, lo hace mucha gente.

Es mi hijo. ¿Por qué habría de cambiarse el apellido?

Cuando le preguntan cómo se llama y dice "Vergara Grey",

todo el mundo dice: "¿Como el...?".

Hay miles de Vergara y nadie piensa en cambiarse el nombre.

Solo hay un Vergara Grey.

¡Pablito! ¡Hijo!

Ten cuidado. Ya ha sufrido bastante.

Si es lo que más quiero.

¿Le dijiste a mami lo que te regalé? Un maletín.

Le regalé un maletín.

Tenés que acordarte,

el número de la clave es la fecha de tu cumpleaños.

Y no se lo digas a nadie.

Solo podrás abrirlo vos y tu cómplice, tu viejo.

¿De acuerdo? Okey.

Solo a ti se te puede ocurrir regalarle un maletín con código.

Canta "My way", de Frank Sinatra

(BORRACHO) Una de Gardel, por favor. No, no.

No sé cantar. Usted sabe.

Acaricia mi ensueño,

el suave murmullo

de tu suspirar.

Cómo ríe la vida

si tus ojos negros

me quieren mirar.

Y si es mío el amparo

de tu risa leve,

que es como un cantar,

ella aquieta

mi herida.

Todo, todo

se olvi...

...da.

El día que me quieras...

"El día que me quieras" en solo de trompeta

Maestro.

No tiene buena cara.

Invítame a un café a cuenta de esos 1200 millones.

No se me deprima. Ahora, usted no está solo.

¡Disculpe!

¿Diga? ¿Me presta?

Ya. Gracias.

El ingenio del Enano es inversamente proporcional a su tamaño.

Mire.

Al principio, no quería dibujar nada por miedo a que se lo robaran.

Nos sentábamos en el patio de tierra

"y me explicaba el plano una y otra vez dibujándolo con un palito".

"Cuando se acercaba un guardia, lo borrábamos

y le decíamos que jugábamos al Gato".

Jugábamos al Gato.

Para que no se dieran cuenta.

Es esto.

¿Qué le parece?

La caja es del exjefe del servicio secreto de Pinochet, Cantero.

"Todo lo acumuló con los servicios de seguridad".

"Ahí tiene a los que trabajaban con él".

Mirá.

Si te llega a salir bien,

me dará mucho placer leerlo en la prensa.

No, maestro. Sin usted, no hay golpe.

Muchos dependen de que se decida. ¿Muchos? ¿Quiénes?

Bueno, usted, yo,

el Enano, su esposa y su hijo,...

Ellos no necesitan dinero, nadan en él.

Entonces, usted, yo,

el Enano

y la Victoria.

¿Quién es esa?

Es una chica que conocí.

Hablame un poquito de ella.

Uf.

Nada de lo que le pueda decir se aproxima a lo que ella es

cuando baila.

Es la mejor bailarina que ha dado Chile.

Falta que el país y el mundo lo sepan.

Suena prometedor eso.

¡Uf!

Pero eso no es todo.

De hecho, eso no es nada.

Tiene unos ojos

preciosos, grandes,

con unas pestañas superbonitas.

Y unos labios

bien rojos,

grandotes, superricos.

Con unos dientes que, cuando sonríe,...

Bueno, aunque mucho no sonríe, pero...

Maestro.

Permiso.

Discúlpeme, maestro.

¿De qué hablábamos?

De la Victoria.

Pero ¿cómo supo que era ella?

Lo intuí. ¿Por qué no me la presentaste?

Lo que pasa es que es un poco tímida.

Además, iba para la escuela.

Está preparando el examen para entrar en el Municipal.

Y como no tenía plata, me la vino a pedir.

Andamos un poco justo, pero... todo se arreglará.

Cuando demos el golpe.

Mirá.

No cometas el error de perder a la mujer que amás

por un estúpido robo.

¡Maestro, se le olvida el dibujo!

Yo se lo llevo.

Disculpe, maestro, pero me gustaría saber qué le pareció el plan.

Genial. Me pareció genial.

¿De cuánta plata hablamos? 1200 millones, maestro.

Si tenemos en cuenta que el informal está a 7,45 el comprador,

eso vendría dando exactamente

1 610 382 dólares.

Bueno.

Escucha el cálculo que te voy a hacer.

Por cada 100 000 dólares que robás, te dan 1 año de prisión.

En este caso, serían 16 años.

Una fortuna de esa magnitud

tiene que estar custodiada por hombres armados.

Supongamos que solo matas a uno,... ¿Mataste a alguien alguna vez?

Todavía no. El asesinato primerizo son 10 años.

Más los 16 que llevamos, serían 26.

¿Cuántos años tenés? 20.

20.

20 más

26.

Saldrías a los 46, menos de los que tengo yo ahora.

No está tan mal.

¿De qué me habla?

A usted nunca lo sorprendieron con el cuerpo del delito.

Le dieron 10 años por no hablar. Ya viste de qué sirvió.

Dijo que el plan era genial.

Genial en el contexto chileno.

Y en Chile estamos.

Buen día, maestro.

Mira, pibe, lo que te conviene es conseguirte un trabajo

para ayudar a tu bailarina

y para alimentar ese espíritu empresarial que tenés

y que tanto celebra Chile. No trabajaré barriendo hojas

por 500 pesos diarios. ¿Por qué? ¿Qué tiene de malo?

No sería un mal principio para un expresidiario.

¿No le parece una pérdida de tiempo?

Sos un perfecto egoísta que solo piensa en sí mismo.

Después, podés desaparecer, disolverte en la nada, en la mierda.

Pero toda la Policía estará detrás de mí.

Le dije que la Policía no va a intervenir.

Ese dinero no pasa por ninguna fiscalización.

Es dinero negro de Cantero y su gente, de Pinochet.

La Policía tal vez no, pero Cantero y sus pistoleros sí.

¿En quién pensarán cuando vean la caja vacía? ¿En vos, huevón?

Puerta

Buen día, maestro. Le traigo el desayuno.

¿Se puede saber qué estamos celebrando?

La puesta en marcha del plan.

Ayer estuve con los que reparan los ascensores.

"Algunos dejan la credencial en el uniforme".

¡Tachán!

Mire.

¿De dónde sacaste esa foto mía?

La bajé de Internet. Ahí está puesta su trayectoria.

La mía la tomé en el Pasaje Matte. Y ahora, el detalle genial.

Cuando el Enano trabajaba allí,

hizo copias de las llaves de los ascensores.

Con esta lo abrimos.

Y con esta lo desactivamos.

Pero, maestro, ¿cree que alguien le contrataría como cerrajero?

Piano

La felicito, señorita Ponce.

-¿Dónde estudió usted? En la academia Paraíso.

Una academia chiquitita que dirige la profesora Haydée.

-¿Quién es usted?

Soy familiar de la señorita Ponce.

No, no. No se admiten acompañantes en la prueba.

Bueno, disculpe entonces. Lo que pasa es

que mi prima me pidió que viniera. Es un poco tímida.

-Señorita Ponce, díganos qué acaba de bailar.

Es un baile inspirado en los "Sonetos de la muerte".

Sería bueno que hablase ella.

No puede, es muda.

-¿Perdón?

No es que sea muda, sino que perdió el habla nada más.

-¿Cómo se va a permitir algo así? No hay antecedentes.

¿Por qué? ¿Pasa algo? No tiene derecho a estar aquí.

No entiendo cómo logró entrar.

Nos anotamos en la lista. Baila estupendo, y le aplaudieron.

-Perdóneme, pero esto cambia las cosas.

¿Por qué? Es la única manera que tiene de expresarse.

No puede hablar. El baile es lo suyo.

-No es solamente la danza.

Es su todo integral. Es su facha, su postura, su...

No sé. Su presentación. Esas medias todas rotas...

Fue una ordinariez. No puede ser.

Aquí vienen jóvenes de las mejores academias.

Como directora, no puedo permitir que venga cualquiera

a hacerse la bailarina.

No diga eso. No sea mala.

Es una estupenda bailarina. ¿Sabe por qué se quedó muda?

Puerta

No, y no me interesa.

Llévala al baño.

Retírense. ¿Quién es la próxima?

Mire, cuando era ella chica,

le asesinaron a los padres.

Quédate aquí.

Le secuestraron y le asesinaron a los padres.

No te muevas.

¿Por qué? No sé. Ni ella misma sabe por qué.

Pero es cierto, es así.

¡Mamá!

Los mataron sin razón.

Por eso ella quedó muda.

Tienen la oportunidad

de dejarla bailar. No les cuesta nada.

Yo sé que ustedes no son los responsables,

pero ¿por qué no? Si es una gran bailarina.

Disparos

-No estamos aquí para arreglar el país.

-Les damos la oportunidad de bailar.

-Tampoco podemos saber

si lo que cuenta es verdad. -¿Tiene estabilidad emocional?

¿Puede sostenerla económicamente? -¿Ha recibido educación?

-Educación ninguna. Es cuestión de mirarla.

Hablan los cuatro a la vez

Gritan

¡Victoria!

¡Suélteme, señora!

Yo tengo la culpa. No tenés la culpa de nada.

La culpa es de esos estúpidos del jurado.

Quizá le creé demasiada ilusión. Es tu forma de ser.

Yo no tengo nada para ofrecerle.

Si usted aceptase el golpe, podría comprarle un teatro para ella sola.

¿Dónde está la chiquita ahora?

¡Quién sabe! Por ahí andará.

¿Cómo que por ahí?

Cuando salí de la cárcel,

solo pensaba en encontrarlo a usted,

dar el golpe, comprar mi campo,

criar mis caballos,...

Ahora me doy cuenta de que eso no vale nada si no tengo a la Victoria.

Dejá de lloriquear.

Vamos a buscarla.

Va siendo hora de que me la presentes.

"¿Lo mataste?". Prepara algo con Vergara Grey.

Están juntos.

Y si está preparando algo con Vergara Grey,

tiene que ser una cagada bacana

de la concha de su madre monumental.

Tu tiempo se agota.

Me pide que mate a la gallina de los huevos de oro.

Lo único que me interesa es salvar mi vida.

El dinero me importa un carajo.

Y deberías pensar igual. Jamás podrás usarlo.

Liquídame al muñequito y después hablamos.

Al muñeco lo he tenido varias veces a tiro de cañón.

En cualquier momento, lo despacho.

Pero primero tenemos que arreglar las condiciones. ¿Está claro?

"¡Marín!".

"¡Marín! ¡Marín!".

"¡Marín!".

Comunica

Te dije: "Si no puedes protegerla, aléjate de ella".

Lo sé. Solo quería darle alas para volar.

Alas para volar y estrellarse en caída libre.

¿Tiene idea de dónde pudo haber ido?

Después de lo que me han contado, a un lugar donde pueda suicidarse.

¿Cómo?

Al edificio de la Telefónica,

a los puentes del río,...

¡Para! ¡Ahí está!

Espéranos acá. No se preocupe. Yo, aquí 100%.

Maestro, espéreme aquí.

Espéreme.

"Tambores"

¿Querés un chiclecito?

No, gracias.

Te dejo que magrees las tetas y me metas el dedo por 3 lucas.

No, mi amor. Estoy buscando a alguien.

¿A quién?

A mi hermana.

Aquí vienen las puras putitas. Tenés que buscarla en la parroquia.

Puta que sois lindo, huevón.

Te dejo que me las chupes por 2 lucas.

No tengo plata. ¡Ay!

El cine de los maricones está en el Pasaje Catedral.

¡No! ¡No!

¡No!

¡No!

No.

¡No! ¡No!

Ángel grita

¿Quería conocer a la Victoria? ¡Aquí la tiene!

Victoria llora

Nena, ¿qué pasó?

¿Qué pasó?

Vení, vení, vení.

Levántate, levántate. Venga, tranquila.

Tranquila.

Respira, respira.

Vamos.

¡No!

¡No! ¡No!

Tranquila. Vamos, ven.

Llora

Ángel.

Claxon

Claxon

Claxon

¡Victoria!

¡Victoria!

Victoria llora

Victoria, Victoria.

(LLORANDO) Perdóname, Victoria.

No.

Victoria.

Claxon

¡Familiares de Victoria Ponce! Sí.

Soy su tío.

La ninfa de la fuente tiene una fiebre que se pela.

Le hemos inyectado millones de unidades de penicilina,

altas dosis de paracetamol

y compresas frías para bajarle la temperatura.

Pero no reacciona.

¿Me puede decir qué le pasa a esta niña?

No lo sé.

Esperaba que me lo dijera usted.

¿Está muy mal? Difícil decirlo en este momento.

Tiene sobre 40 de fiebre.

En el delirio, llama a su papá y a su mamá.

Eso no puede ser. Ella no puede hablar, es muda.

Hablaba en voz alta.

Lo dijo clarito:

"¡Mamá! ¡Papá!".

¿Dónde están ellos?

Desaparecidos.

Hay que encontrarlos.

Detenidos desparecidos.

Eso explica muchas cosas.

No quiere vivir.

Desea reunirse con ellos.

Si la Victoria muere,...

Ni lo digas. Sacátelo de la cabeza.

Tú no te vais a morir.

¿Oíste?

¿Qué vas a hacer?

Necesito que se quede con ella.

Tengo que hacer algo. Escuchame.

Nadie tiene la culpa de la muerte de nadie.

Eso es el destino.

Nadie lo puede cambiar.

Relincho

¡Aaah!

¡So!

Nunca debimos hacerte eso.

Esa noche fue rara.

Nos volvimos locos.

¡Yo también me volví loco! Es la vida, esta vida de mierda.

Por favor, tengo familia.

Me necesitan.

Eso no es problema mío, viejo.

Tuvieron que llevarme al hospital.

Yo iba contigo en la ambulancia.

¿Te acuerdas?

¡Hijo de puta!

Por favor. Escúchame, Ángel.

Ahorita

tienes una vida por delante.

Escúchame. ¡Cállese!

Escucha, escucha.

Chist.

No he venido a matarlo.

No te creo. No te creo. No te creo.

He cambiado de planes. Y usted desaparecerá de mi vida.

¿Cómo puedo creerte? ¿No querrá que firme un papel?

Esta se la pido prestada.

¿A qué has venido?

Esto...

A devolverle la bufanda.

Mira cómo traes ese caballo. ¿Quieres que reviente en sangre?

¿Don Charly?

Me dijeron que este caballo es suyo.

Pareces un fantasma de lo que eras.

Lo encontré en la barranca.

Ah, ¿sí?

Elegiste un día hermoso para volver.

Nadie puede morir en un día como este.

Claro.

¿Qué hora es?

Cinco para las ocho.

¿Me presta su teléfono?

Sí, claro.

Toma.

Gracias.

Permiso. Sí.

¿Dónde estuviste?

"Hospital". Hola.

Con la habitación 412, por favor.

"Le paso". Gracias.

"¿Sí?". Don Nico.

"Soy yo". ¿Y la Victoria?

¿Vive?

"Victoria intenta hablar"

(LLORANDO) ¿Victoria? ¿Victoria?

¿Victoria? ¿Eres tú?

"¿Victoria?".

Intenta hablar

¿Cómo estás?

Ríe

"¿Cómo estás, Victoria? ¿Cómo estás?".

Está muy bien. "¿Bien?".

Muy bien. Está tomando un desayuno.

¿El desayuno?

¿Y qué está tomando de desayuno? "¿Cómo?".

¿Que qué está tomando de desayuno?

¿Qué te pasa? ¿Te volviste loco? Un desayuno.

Un té con tostadas, mermelada, yogur, jugo,...

Hasta huevos en la copa.

Ríe

¿Huevitos en la copa?

Maestro.

¡Victoria!

Mañana le daremos el alta.

Eso no significa que esté bien de aquí

y de aquí.

Esa parte la tienen que hacer ustedes.

Nosotros ya hicimos la nuestra.

A esta niña hay que levantarle el ánimo,

devolverle las ganas de vivir.

Quiero hablar con Marín.

Aquí no hay ningún Marín.

¡No puede entrar así! ¡Le dije que no hay nadie!

Lo estás esperando.

Con él nunca se sabe.

Soy Santoro, el alcaide.

Dile que hay contraorden.

El trabajo se suspendió.

Que vuelva inmediatamente.

Ya entendí.

Violín

Buenas noches. Buenas noches.

¿Podría hablar con algún responsable?

¿A quién anuncio?

Nicolás Vergara Grey.

Enseguida. Gracias.

-Señor Vergara Grey.

Mucho gusto. Soy el redactor jefe. Encantado.

Quería hacerle una propuesta. Nos gustaría publicar

sus memorias como una serial.

En capítulos. Por supuesto. Cuente con eso.

Delo por hecho. Le voy a pedir un favor a cambio.

¿Hay a alguien que escriba de ballet?

Tenemos al mejor crítico de ballet de Chile.

Esteban Coppeta.

Sabe tanto de ballet como usted de cajas fuertes.

Afinan instrumentos

Tome asiento.

¿Qué? ¿Qué...? Siéntese.

Por favor. Pero ¿qué es esto?

¿Dónde coño se apaga esto, chico?

Maestros, listo.

Orquesta

"Hace apenas una hora, este humilde cronista fue testigo

de la fusión más perfecta de poesía y danza que jamás vieron sus ojos".

"Victoria Ponce".

"Retengan el nombre de esta joven artista que, hasta ahora,

nadie había visto y que, acaso, nadie verá jamás".

"Pues, tal vez, ahora mismo esté ya vagando en la cárcel

por la osadía de haber entrado clandestinamente y con violencia

al escenario del Teatro Municipal".

Música lenta

¿Hace cuánto que no estás con una mujer?

Voy, maestro.

Hola. Esto es de usted, maestro.

Chao. Que le vaya bien.

(TV) "Un extraño incidente. Los sucesos se están investigando

por si se tratara de un acto terrorista".

"Una banda asaltó el Teatro Municipal tomando como rehenes

a los trabajadores".

-Una cerveza.

-Un café.

Lito.

Lito.

Dos cafés.

¿Tiene fuego? -No.

-Préstame fuego.

Jefe.

Buenos días. Buenos días.

Mantenimiento de ascensores.

¿La escalera para qué es? Esta escalera...

La correa de la polea está alta, se pasó de rosca.

Es una escalera telescópica.

Hay algo de lo que no hablamos.

Si escuchás disparos o cualquier ruido, ni se te ocurra subir.

¿Se olvida de que estoy armado? Sacátelo de la cabeza.

No quiero que Victoria pase de la gloria a la viudez.

No pienso dejarlo solo. Si pasa algo, subo a ayudarlo.

Voy a tratar de satisfacer tu curiosidad

de antemano.

Si lográs entrar en la cámara donde está la caja fuerte,

te vas a encontrar conmigo tirado en el piso escupiendo sangre.

Cuando estés paralizado por el espectáculo,

van a aparecer los amigos de Cantero

y te van a llenar de plomo.

Con mucha suerte, lograrás arrastrarte hasta mí.

Te apretaré la mano fraternalmente, pero no esperes que diga:

"Adiós, compañero" o algo por el estilo.

Ya me habrán cortado la lengua. Es lo que hacen.

No me asuste, maestro.

Es muy bueno contando cuentos.

Demasiada literatura policial de joven.

En la cárcel me cambié para los clásicos.

¿Y no escribió sus memorias?

No.

Solo puedo contar cosas tristes.

Cuando seamos ricos, tendrá tiempo para escribirlas.

Y yo le prepararé un pisco sour para que se relaje y escriba inspirado.

¿Y vos

de qué te vas a ocupar?

¿Yo?

De la Victoria.

Y de llevar mi campo.

Y, por supuesto,

voy a cuidar a mi hijo.

Eso está muy bien.

¿Y usted qué hará con la plata?

Todavía no lo pensé.

Pero ya le abrí una cuenta en un banco a mi hijo.

Si dijo que no la necesitaba.

Y no la necesita. Yo necesito que le llegue.

Los hijos pueden renunciar a sus padres,

pero no los padres a sus hijos.

Lo entenderás algún día. Echame una mano con esto.

Sí.

Suelte, maestro.

Ahí.

Guau.

El muro del Enano Lira.

Chist, chist.

Qué Enano hijo de puta.

Trae, maestro.

Bueno.

Destornillador eléctrico

¿Es un doble muro?

No, un mueble.

Hasta acá llegamos juntos.

Espérame acá. Dame la otra bolsa.

Suerte, maestro.

Qué maravilla.

Cuando ya no quede nadie, vas a seguir ahí.

Del nicho helado donde los hombres te pusieron

te bajaré a la Tierra humilde y soleada.

Kumi Taguchi, Mitsuyasi Mainu, Katsunori Hiro, protéjannos

a mí, al maestro y a la Victoria para que salga bien.

Les prometo que les daré un porcentaje. Gracias.

¿Qué está pasando?

Golpes

Tose

¡Eh! ¿Y la escalera? Quedó incorporada al sistema.

¡Arranca!

¡Arranca!

Maestro. Tranquilo.

Creerá que somos maricones.

¿Cómo fue? ¿Que cómo fue?

¿Cómo fue?

No sé decirte cómo fue.

No sé explicarme qué pasó.

Pero de ti me enamoré.

-Usted es un monstruo, maestro.

Vamos, apúrense.

Oime. Cuidado con lo que hacés.

No se preocupe. Cuídeme a la Victoria.

Después lo alcanzo. Don Tito ya sabe.

Gracias. Seguimos.

Chao, maestro.

Buenas.

Buen día. ¿En cuánto está Milton?

¿Qué número tiene? El cuatro.

90 a 1. Es un golpe.

Oh. Me encantan los golpes.

300 000 pesos al 4.

Ajá.

Llama a la puerta

¿Es la señora de Lira?

-Sí, señor.

-De parte de su esposo.

-¿Hay que firmar algún recibo?

-No, no, no. Hasta luego.

(MEGAFONÍA) "Se van acercando a la línea Wyoming, Amiguete, Cara-cartón,

Milton, Narigón, Pepino, Chaperón, Bigpoker y Un día de campo".

"Comienzan a prepararse".

"En primer lugar, Pepino, seguido de Chaperón".

Multitud aclama

-"Están entrando a tierra".

"Bigpoker aumentando su ventaja. Segundo, Pepino; tercero, Narigón".

¡Vamos, Milton!

Bueno, ¿y entonces? ¿Me lo vende?

Yo le doy un millón.

Déjalo.

Ya no vale eso, hijo.

Sí. Para mí sí lo vale.

Esto es para usted. No puedo aceptarlo.

Es de parte de Ángel.

Él quiere que siga con la escuela. ¿Estás lista?

Venga, hija.

Corre y no mires atrás.

Toma, la dirección del amigo que puede ayudarte en Argentina.

¡Negro!

¡Oye, Negro!

¿Cómo estáis, huevón?

¿Qué haces acá?

¡Aaah!

Buena suerte.

¡So!

Lo peor ya quedó atrás.

Es mejor que esperemos a Ángel antes de cruzar la frontera.

Aquí cerca hay una cueva.

Ahí podemos descansar.

¿Ángel sabrá llegar hasta acá?

No creo que lo haya olvidado.

Aquí cerquita lo tomaron preso.

Qué curioso.

Nunca me contó por qué fue.

Fue una chiquillada. Tenía apenas 17 años.

Lo agarraron con el caballo

de un ricachón. Estaba jugando.

Si ese caballito y él se habían criado juntos.

Fue una noche de verano.

Lo pillaron junto al río

"comiéndose una sandía a la luz de la luna".

Tenemos que irnos antes de que se haga más tarde.

Esperemos un poco. No tardará mucho más.

Es muy riesgoso. Ángel nos alcanzará.

Un cóndor macho.

Caballo

Ángel.

Ángel.

Versión española - El baile de la victoria

16 jul 2017

Los últimos 726 programas de Versión española

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Estamos en Facebook ...
Recomendaciones de usuarios