2659661
Programas para todos los públicos
cerrar cerrar

Subtítulos de Verano Azul - Capítulo 9: "La burbuja"

Subtitulado por TVE. Salud y paz. Lo mismo te deseo. ¿Puedes darme unos tomates? ¿Tomates? ¿Y por qué no habría de dártelos? Si es eso cuanto deseas. Ahí los tienes. Y ve con Dios. Desde luego Chanquete eres un tipo raro. Pero no eres el único. No señor. El caso es que pero bueno, todo el mundo tiene derecho a hablar poco, si quiere. O a callar si le da la gana. Porque hay quien no habla ni con su padre. Y hay quien habla hasta solo, como yo. Risas ¡Vaya hombre! ¿Qué os trae por aquí? Te queríamos preguntar una cosa pero, Vamos a ver, granujas de secano, ¿tan graciosa es la pregunta esa? No, es que -Nos reímos de que estabas hablando a solas.¿A solas? Sí, es cierto. Estaba hablando a solas. Pero, ¿vosotros no habéis visto a ese personaje? ¿A quién? -Quiere disimular, Tito, nos está tomando el pelo. Oye, bueno, está bien, está bien. Vamos a ver, ¿qué es lo que tenías que preguntarme? Es sobre la cosa sexual. Sobre la cosa... Pero, otra vez, hombre. Pero si de ese tema ya habíamos hablado. Bueno vamos a ver, el caso es que yo pienso que de eso debíais hablar con vuestros respectivos. ¿Con quién dices? Con vuestros padres. Ellos os explicarán con gusto ese asunto. Y nadie mejor que ellos. Es que con ellos no tenemos confianza de hablar de eso, ¿verdad Pi? Sí, y además mi padre el asunto ese de la fecundación seguro que no sabe nada. Y mi madre, menos. ¿Estáis seguros? Segurísimos. Mis padres de eso, nada de nada. En cambio tú te las sabes todas. Pues sí que empieza bien el día, Chanquete. Oíd majos, ¿y por qué no os vais a bañar? Y mientras me despejo yo un poco también, ¿eh? Y luego nos vemos y hablamos con calma de eso, y de lo otro y de lo de más allá, ¿eh? Y, ¿dónde nos vemos luego, en la Dorada? En cualquier parte chiquillos, nuestro mundo es pequeño y seguro que nos tropezamos. Id con Dios ahora. Anda que como este tampoco lo sepa. Que sí hombre, que Chanquete tiene que saberlo ¿no ves que es un hombre de mar? Sirena Julia Julia Hola. Hola. ¿Y Bea, dónde la has dejado? Ha ido a acompañar a su madre que llevaban a la abuela al médico porque le han salido unos granos. Acné juvenil, seguro. Eso le he dicho yo que quería hacerle la competencia. Que azul tan bonito. ¿Qué vas a pintar aquí encima? Nada, ya está terminado. Y, ¿qué hay pintado aquí? Pues, un pedazo de verano. Solo eso. Le pondré un marco dorado, me lo llevaré a mi casa y cuando llegue el invierno lo miraré y recordaré este verano hermoso. ¿Y te acordarás de nosotros? Estáis todos ahí. Con vuestra risa y con vuestra limpia alegría. Y hasta Chanquete con su acordeón. Todos estáis ahí. ¿Quieres? No. ¿Te gusta leer poesía? Si el poeta es grande, sí. Walt Whitman. ¿Lo conoces? No. Pues lee un poco en voz alta y dime si te gusta. ¿Qué ves Walt Whitman? ¿Quiénes son aquellos a quienes saludas y que te saludan sucesivamente? Veo un gran prodigio redondo que rueda a través del espacio. Veo a mi lado la parte sombreada en que duermen los durmientes Y al otro, la parte soleada. Veo el cambio rápido, tan extraño de la luz y de la sombra. Veo países lejanos tan reales y cercanos para sus habitantes como es mi país para mí. ¿Me das una naranja? Qué hombre tan extraño, ¿verdad? Pues sí, no es muy normal, no. Mira Pi, otro dibujo. ¿Quién los hará? Ahí hay otro. Ven, mira. Hay huellas. Mira. Ese es el que hace los dibujos, ¿verdad? -Supongo que sí. ¿Y por qué los hace? Estará aburrido y así se distrae. Es como nosotros cuando hacemos castillos. ¿Pero no crees que es demasiado mayor para jugar a estas tonterías? ¡Y que lo digas! No me imagino a mi padre haciendo eso ni loco. ¿Es que tu padre no juega? A la lotería. Pero sólo por Navidad. Mi padre sí juega. ¿A qué? A muchas cosas, según. Conmigo juega a la pelota. El mío no, solo sabe afanar y dice que la vida anda muy achuchada. Se pasa todo el día en la tienda. ¿Es que vosotros tenéis una tienda? ¿De qué? -Corsetería. ¿Y eso qué es? -Bobadas de esas que se ponen las mujeres braguitas, sostenes, fajas. Mira, el tío ese se ha sentado. Es que tiene que ser muy aburrido hacer siempre el mismo dibujo. Y ya se ha cansado. ¿Por qué no vamos y le preguntamos qué significa? Ni hablar, a mí ese pájaro me escama. No me parece un tipo normal. Es mejor que nos vayamos de aquí. Pues como ese tío se quede ahí y suba la marea le va a pasar lo mismo que a Javi cuando iba a coger cangrejos. ¿Te acuerdas? -Sí. Hoy me correspondía invitar a mí. ¿Te gusta? El libro digo no el helado. Sí, dice cosas muy bonitas. Pero hay algunas que no las entiendo muy bien. ¿Puedo decirte algo muy personal? Sí. Me gustaría tener una hermana mayor. Y que esa hermana mayor fueras tú. Muchas gracias Desi, eso es que me aprecias mucho. Y es normal querer tener al lado a alguien a quien poder confiarse. Pero, tú ya tienes a tu madre. Sí, una madre es necesaria, pero no suficiente como se dice en matemáticas. Además, con mamá no puedo hablar tranquilamente de cosas que no sean importantes. Charlar sencillamente. Se preocupa demasiado, siempre está preocupada. No es capaz, por ejemplo, de tomarse un helado así porque sí. Sólo pensando en que el helado está bueno. Tiene que pensar, además, en que si el helado sentará bien o sentará mal. Es que también es lógico que las madres se preocupen por sus hijas, Desi. Sí, pero es una lata, de verdad. Lo dicho, es una lástima que no seas mi hermana mayor. Pues eso, lo dicho, que ahora me tienes a tu lado y en paz, disfruta el helado. El helado se acabará y el verano también. Y tú ya no estarás con nosotros. Desi, ¿lo ves? Tú también eres un poco madre. Te preocupas demasiado. ¿Alguna desgracia? Oiga, ¿qué ha sucedido? Métase en sus asuntos, amigo. Escucha cara de palo, amigo es palabra santa. Y si tú lo dices con desprecio la manchas. Disculpe, por favor. ¿Y esas lentillas que anuncian? Porque yo no quiero quedarme así toda la vida. Además con esta ortodoncia tan horrorosa, no te rías, por favor, que no tiene gracia. Sí Desi, sí que la tiene. Pero, qué preocupaciones. Si tienes un cuerpo precioso y una gran personalidad. ¿Tú crees? Que sí mujer, que eres una chica completamente normal. Mira, ¡es Chanquete! Aquí. Hola, Hola. Hola Narciso. Hola turistas. Precisamente venía a buscarte. Qué pasa, ¿hay que pintar alguna cosilla? No, es que tengo un problema y no sé cómo quitármelo de encima. Diantre de críos. Soy toda oídos. Pero es que no puedo hablar mientras esté aquí esta mocosa. ¿Quién es la mocosa? Tú Desi, la mocosa eres tú. Y quiero que me dejes cinco minutos hablar a solas con Julia. ¿Me dejas? Bueno, pero sólo cinco minutos. Julia es mi hermana adoptiva, por lo menos hoy la quiero para mí sola. De acuerdo. ¿Quiere tomar algo? No, no, ahora no. Pero bueno, ¿de verdad que tiene un problema con los críos? Bueno mujer, tanto como problema. Es una tontería, ya lo sé, pero no sé cómo encontrarle solución. Si se tratase de Javi y el Quique, pues ya sabría cómo hablarles, pero es que son esos dos mochuelos el Tito y el Piraña los que han venido esta mañana a largarme el muerto a primera hora. Así, para empezar el día. Pero, ¿de qué se trata? La cosa sexual. Sí, sí, sí, eso es. Quieren que les explique la cosa sexual, Yo, a unos críos tan pequeños pues, no sé qué decirles. En mi época todo se volvían picardías cuando se trataba de esa cuestión. Yo no me creo capacitado para hablarles de ese asunto de una forma limpia. Vamos, que le han puesto a usted en un brete. Pues sí, esa es la verdad. Y he venido a buscar su ayuda. Se los voy a pasar a usted que les hablará mucho mejor que yo. ¡Ah! No, no, no, no. Eso sí que no. Eso sería traicionarles, despreciar su confianza. No, ellos le han buscado a usted para hablar de hombre a hombre. De hombre a hombre. Y además estoy segura de que lo hará muy bien. Y puede empezar, porque están ahí. La madre que los parió. Hola Chanquete, ¿dónde has estado? Te hemos ido buscando por todas partes. Pues, aquí estoy. Por cierto que Julia creo que quería deciros,No, no, no. Desi me espera. Este es su problema. Adiós. Adiós. Bueno, sentaros. Vamos a ver, para empezar, ¿qué es lo que queréis tomar? Narciso. Yo un cubata. ¿Tú? Yo, un Martini de esos con aceituna. Bueno, pues ya lo has oído. Una horchata para cada uno y a mí una caña. Bueno, vamos al grano. Eso, al pan, pan y al vino, vino, ¿verdad tú? -Si, el muerto al hoyo y el vivo al bollo. Bueno venga, seguimos con los refranes ¿o qué? No. Vamos a lo nuestro. La cosa sexual. -La cosa sexual. La cosa sexual. Bueno, pues hablad. Preguntad y yo responderé lo que sepa. Queremos plantear bien la cuestión. Para que no haya evasivas. -Eso. Veamos. El perro monta a la perra. -El caballo monta a la caballa. -A la yegua, ¡idiota! Eso a la yuegua. Y el toro a la vaca. Y así sucesivamente podríamos seguir con todos los cuadrúpedos mamíferos ¿Y los peces, eh? ¿Cómo los peces...? Los, ¿los peces? ¿Que cómo los peces...? Sí, que ¿cómo funcional los peces? Tú eres hombre de mar y tienes que saberlo. -Habíamos pensado que como los peces no tienen patas y además que son muy resbaladizos, pues eso, que no habrá manera. Pero, ¿se trata solo de los peces? Es lo único que no sabemos. De cómo lo hacen los mamíferos, incluido el hombre y la mujer, estamos al día. Narciso ven, ven aquí, Trae otra ronda de lo mismo para esta mesa, que ahí como los ves que parecen tan poquita cosa pues son unos tíos cachondos. ¡Javi! ¡Javi! Ya voy. Mira tío, el utilitario de Pancho. ¡Hombre! ¡Hola tío! Qué pasa. ¿Te vienes con nosotros? ¿Dónde vais? Nos vamos a pasar la tarde a Cala Chica. Con las tres Marías. Yo no puedo. Después de esto tengo que ir con mi tío a Villaplana tenemos tajo en la finca de su cuñado.Tú te lo pierdes, tío. Julia ha preparado merienda para todos. Mira, otra vez esos. ¡Jo, qué día llevan! Me he cruzado ya siete veces con ellos. Se estarán dando un garbeo. O en busca de alguien que se dé la torta buscando trabajo. Que va hombre, esos son del manicomio de Los Remedios ¿Dónde está eso? Ahí en los pinares cerca de Villaplana. ¿Vamos? Vamos. ¿Te gusta Pi? ¿A que es estupendo andar con la barca de Chanquete? -Se dice navegar. Andar es poner un pie delante del otro. -Chanquete, ¿está muy lejos el faro de Punta Negra? A dos millas escasas. -¿Y cuánto tardaremos en llegar? Yo, muy poco. Vosotros varios días. Porque no puedo llevaros allí. Os apeo en Cala Chica. ¡Jopé! ¿A cuántos kilómetros por hora andamos ahora? -¡Navegamos! La velocidad de navegación no se mide por kilómetros, se mide por nudos. -Qué mundo más difícil, ¿verdad Pi? ¡Y que lo digas! Yo no hago más que estudiar y no sé si la cuarta parte de todo lo que se puede saber. ¿Estará aún en Cala Chica el hombre de esta mañana? El que hacía dibujos en la arena. -No lo sé. Hola. Hola. Desi, ya han venido. Hola.Hola. Hola. Vamos tirad. ¿Por qué no se queda con nosotros y merienda un poquito? No, sólo me he llegado para acercar a estos. Me voy a Punta Negra. Vicente, mi amigo el torrero, tiene a la parienta con un cólico y voy a echarle una mano. Seguramente me quedaré allí toda la noche. Vale, hasta luego. Adiós Julia. Adiós enanos. Que lo paséis bien. ¡Ah! Explicadle a Julia cómo lo hacen los peces. ¿Qué es eso de los peces? Nada, experiencias sobre la fauna marina. ¡Ah! -Eso, cosas de la vida. ¿Qué tenemos para merendar? ¡Anda! No sé si ha quedado algo. ¿No nos habrás hecho esa faena, verdad?¡Ay! -Vamos a verlo, corre.¡Oye! Oye, enanos, esperad. Un momento, ¡eh! No me revolváis la cesta. ¡Quieto, quieto lobo! Que no ha cogido nadie nada ni han comido nada. ¡Ah! Eso es otra cosa. ¿No habéis visto a un hombre que hace dibujos en la arena? ¿Aquí? No. Pues esta mañana estaba. Nosotros lo hemos visto, ¿verdad Pi? -Sí. ¡Julia! Venga. Voy. Oye, no se os ocurra coger ni así, ¿eh? Nada. Tranquila Julia que somos gente disciplinada. ¡Vaya tela! Que voy hombre, que voy. Hemos dicho que no íbamos a tocar nada. Bueno. Pues anda que aquella, también hacen falta ganas. -¿Qué dices? -Aquella, tu hermana, mírala, querrá irse hasta América en el colchón. Oye, yo os dejo estoy muy cansada.Adiós. Qué paliza, tú. Espero que le sirvan de algo a mis pectorales, a ver si bajan. Que manía. Hola tíos. Hola. Estoy sudando. ¿Y Bea, dónde anda? No anda, navega, allá está. ¿Dónde? Allá, descubriendo América. ¿No la ves? Pero, ¿por qué se ha ido tan lejos? ¿Se habrá quedado dormida? ¡Beatriz! ¡Bea! (La llaman todos) ¡Bea despierta! No te lo dije, seguro que se ha quedado dormida. ¿Qué hacemos ahora? Está demasiado lejos. Y con el colchón no vuelve, seguro, lo empuja el aire. No, no, son las corrientes me lo dijo Chanquete. Pero si el mar está muy tranquilo. Ya, pero en esta zona hay corrientes muy peligrosas. Y cuando menos te lo esperas, te arrastran mar adentro. ¡Bea, Bea! ¡Bea vuelve! (Todos gritan) Bea. ¿Por qué no se tira y viene nadando? Es tonta, no quiere dejar el colchón. ¡Bea, tírate y ven nadando! Mierda. ¡Bea que te tires y que vengas nadando! ¡Date prisa! Se ha tirado. Se ha tirado y viene nadando. Así no Bea, despacio, despacio. No avanza nada, le frena la corriente Tengo que ir a por ella. ¡Tengo que ir! Está muy lejos Javi. Está cansada, no podrá llegar. Cállate Quique, por favor. Tengo que ir a por ella. ¡Quieto! ¿Quién es ese? ¿De dónde ha salido? Es el de esta mañana, ¿verdad Pi? Y nada como un fiera el tío. ¡Beatriz! ¡Bea! ¡Ya la trae, ya la trae! Sí Julia, viene con ella. ¡Bien! Pero, ¿dónde estaba el tío ese? Y eso qué importa ahora. Es caso es que estaba ahí y nos trae a Beatriz. Bea, ¿qué tal estás? ¿Se ha ahogado mi hermana? ¿Se ha ahogado mi hermana? ¿Se ha ahogado, Julia? ¿Qué le hace a Bea? Tranquilo Tito, que no le hace nada malo. Es la respiración artificial, el boca a boca. ¡Ah! Es que tu hermana ha perdido el sentimiento. (Tose) Bea. ¿Estás bien? Ni siquiera le hemos dado las gracias. Y él se marcha. Me diste tu naranja. Bueno, ¿pero eso qué es? En cambio, lo que usted hizo con esta niña Yo necesitaba esa naranja. Esa niña necesitaba mi fuerza. Cuando se tiene, se da. Cuando se necesita, se toma. Esa es la ley. ¿La ley? ¿Qué ley? ¿Dónde está escrita esa ley tan hermosa? ¿Quién es? ¿Por qué se va? ¿Qué te ha dicho? -¿Por qué no le preguntamos que si quiere merendar con nosotros? A lo mejor es un hippy. No sé nada de nada. Solo que es un ser extraño. Demasiado extraño. Y que no tenemos nada que ofrecerle. ¿Por qué dices eso? Porque si necesitase algo de nosotros nos lo habría pedido. Bueno, y nosotros, ¿por qué no merendamos ya? Pero hombre, después del susto que hemos pasado, ¿todavía tienes hambre? Yo sí. Y yo también. Lo pasado, pasado, ¿verdad Bea? Yo, si no os importa, prefiero irme a casa. No me encuentro muy bien Bueno, Desi y yo nos vamos contigo. Vosotros si queréis os quedáis aquí. Y el que tenga hambre que coja el bocadillo, ¿vale? Vale, vale. Y tú Tito, como digas algo de esto a papá o a mamá, ¡te mato! ¿Pero qué te has creído tú? ¿Me he chivado alguna vez? Alguna vez, no, todas. Fenómeno, al irse esas, nos tocan a más. Que aproveche tíos. Gracias. Hasta luego. Javi, Quique, ¿queréis? Nos los guardas para luego, ¿vamos? Sí, vamos. ¿Adónde vais? Vosotros quedaros aquí que ahora venimos. Yo voy con vosotros. Tú te quedas ahí a merendar con el Piraña. ¿Has entendido? Vale. Esto está más solo que un cementerio. Sí, lo mismo dijiste antes y luego salió el tío. Aquí no se ve a nadie. ¡Eh! ¿Hay alguien aquí? ¿Por qué me buscáis? Salvaste a nuestra amiga. A Bea. Y queríamos darte las gracias. ¿Y tú, dónde estabas? Ahí. ¿Y siempre estás solo? ¿Aquí en la cala? Estoy esperando. ¿Y qué esperas? Espero a mis compañeros. Ellos vendrán en la burbuja. Volverán a por mí. ¿Y por qué no te quedas a vivir con nosotros aquí en el pueblo? Eso. Nos gustaría que te quedases. Nuestra pandilla podía ayudarte. Podíamos darte comida. O el dinero que podamos juntar. Yo soy Quique y él es Javi. ¿Cómo te llamas tú? Mi nombre es Aom. Es el nombre del primer habitante. Te quieres quedar con nosotros. El primer habitante fue Adán. En mi mundo, el primer habitante fue Aom. Si os gusta más podéis llamarme Adán. Compruebo que significa lo mismo. Espera. ¿Tú quieres hacernos creer que tú... ¿Por qué temes hacer la pregunta? Eso es imposible. No podemos tragarnos esa bola. ¿Es que nos quieres comer el coco? Además, tú hablas nuestro idioma. Vuestro idioma es muy fácil para nosotros. En cambio vosotros no entenderíais nuestro lenguaje. ¡Venga hombre! Dinos la verdad. Puede que seas algún extranjero. ¿Cuál es tu país? Lo otro no es posible. Vosotros no sabéis lo que es posible o imposible. Y yo soy extranjero en vuestro mundo. No, no quiero que sintáis temor. Solo he respondido a vuestras preguntas. Puedo callar o decir la verdad. No puedo mentir. Mi mundo es semejante al vuestro. Solo semejante. El vuestro es más hermoso y más vivo. Vuestro mar es cálido, El mío es frío y más salobre. Vuestro mar es un hervidero de seres. No hay vida en nuestro mar. Vuestro mar es cálido Yo salí de la burbuja para bañarme en vuestro mar. Oye, ¿eso de la burbuja? ¿qué es? ¿De qué está hecho? Toda el agua de la bahía puede condensarse en una sola gota de agua. Si esa gota cae sobre la roca la roca la deja pasar como el agua deja pasar al cuchillo Ya lo tengo, ¡a por él! Vosotros no os mováis. Os habéis asustado, ¿verdad? ¿Ustedes son del sanatorio? Es un pobre loco y peligroso. Se escapó de madrugada. Pero ya nadie corre peligro. Podéis marchar cuando queráis. Adiós. Adiós.Adiós. Y todo ese rollo que nos había metido. Pues no te digo, yo ya empezaba a creérmelo.Y yo. Pero lo que a mí no me parece es que ese hombre pueda hacer daño a nadie. Jaque. ¿Qué ha sido eso? Ven Vicente. Ven, mira aquello. Pero, ¿qué demonios es eso? ¿Has visto en tu vida una cosa igual? Sí. Pero si talmente parece como como una burbuja de luz, la puñetera. Mira, ahora se ha parado. Allá, ¿lo ves? Sí. Está en Cala Chica. Como la otra vez. ¿Qué quieres decir? Oye, ¡se mueve! Ahora se mueve, ¿lo ves? Se mueve sobre el mar y se hundirá en el agua. Como la otra vez. Has dicho como la otra vez. Habla Vicente, ¿qué es eso que hemos visto? No lo sé. Hace siete días sucedió lo mismo. Estaba arriba en la linterna y lo vi, lo vi todo. ¿Y qué demonios es todo? Habla. No me gustan nada estas cosas Chanquete, ¡no me gustan! Pero, ¿qué es lo que viste? Estaba arriba en la linterna Sí bueno, al grano. Y esa bola de luz salió del mar y vino hacia el faro. ¿Y qué? Era una cosa enorme se detuvo ahí flotando como una pompa de jabón. Como una burbuja azul. Y claro, se fue siguiendo la línea de la costa llegó a la altura de Cala Chica y estuvo en la playa como unos cinco minutos. Luego hizo unos movimientos extraños subió, volvió a bajar y se sepultó en el mar. Tú me crees, ¿verdad Chanquete? ¿Me crees? Claro. Como no había de creerte. Un amigo no miente. Además, yo también tengo ojos. Pero, ¿cómo no has dicho nada antes? El jueves pasado estuvimos en Frasco y no dijiste ni palabra. Mira Chanquete, Le di muchas vueltas al asunto. Y estuve a punto de soltar la lengua Después me dije, ¿para qué? No tengo nada que ganar y sí algo que perder si contaba una cosa semejante, por eso te pido, bajo palabra, que no hables de lo que te he contado Estar a cargo de un faro es un trabajo de responsabilidad y si alguien empieza a decir que veo visiones, pues dirán que estoy enfermo y qué sé yo, perderé mi puesto, ¿comprendes? Sí, te comprendo Vicente, te comprendo. Y yo tampoco diría una palabra sobre el asunto. Que bastante fama tengo ya de vivir en un barco, que navega judías verdes y tomates. Bueno, voy a ponerme otro trago de vino. Ponme a mí otro también. Pero dime, ¿todo eso os contó él? ¿Y que su nombre era Adán? Aom, que significa lo mismo. Que sí, y alguna cosa más que no entendimos del todo. A ver, repite lo que os dijo de la burbuja. Ya te lo he dicho antes Chanquete quería dar a entender que venía de una burbuja o algo así, ¿no? Y que estaba allí esperando a que le volvieran a recoger sus amigos en la burbuja esa. Sí, que era como una gota de agua o algo así, bueno, eso no lo sé, no lo entendí bien. Sentí una sensación extraña cuando me habló. Sí, yo también. Las dos veces. Una sensación rara. La locura, a veces, es una cosa muy extraña. Os lo digo yo, chicos. ¿La locura? Chanquete, Julia. -¡Eh, chicos! ¿Qué les pasa a estas? El periódico, lee, lee esto. Ahí donde pone última hora. Última hora. Desaparición misteriosa. Un extraño individuo que hace una semana, con gran escándalo público, apareció desnudo en la playa de Cala Chica y que por orden gubernativa fue internado en el sanatorio psiquiátrico de Los Remedios, ha desaparecido misteriosamente esta madrugada. Se da la circunstancia de que hace dos días había conseguido huir también del citado centro psiquiátrico y ayer mismo había sido hallado, curiosamente, en la misma playa de Cala Chica acompañado de dos muchachos. Las autoridades del centro sanitario han cursado las pertinentes órdenes de búsqueda, dado que el extraño individuo del cual se desconoce absolutamente su identidad parece tener perturbadas sus facultades mentales y poseer una peligrosa agresividad. Yo sólo sé que a mí me salvó la vida. Y aquí venía un redondel, ¿a que sí? -Sí. ¿Tú crees que a él le gustará que hagamos su dibujo? Seguro, ¿por qué no había de gustarle? Mirad, pero si son Tito y Piraña. ¿Qué harán aquí? Me parece que han venido a lo mismo que venimos nosotros. Mira Pi. ¿Qué hacéis aquí? Hemos venido a ver al tío ese. ¿Y le habéis visto? Aún no, debe de estar bañándose. Sí, pero estará desnudo, su ropa está allí. ¿Hace mucho que habéis venido? Una media hora o así. A ver si se ha ahogado. No, no lo creo. Solo pienso que jamás volveremos a verle. Pero, ¿es un loco o qué? Se ha ido, seguro. Volvieron a buscarle. Vamos pintora, aquí ya no hacemos nada. Lo que queríamos saber ya lo sabemos. ¿Qué ves Walt Whitman? ¿Quiénes son aquellos a quienes saludas y que te saludan sucesivamente? Veo un gran prodigio redondo que rueda a través del espacio. Veo a mi lado la parte sombreada en que duermen los durmientes y al otro, la parte soleada. Veo el cambio rápido tan extraño de la luz y de la sombra. Veo países lejanos, tan reales y cercanos para sus habitantes como es mi país para mí.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 9: "La burbuja"

Verano Azul - Capítulo 9: "La burbuja"

14 jul 2014

En el pueblo donde veranea la Pandilla, un extraño personaje quien tras ayudar a Beatriz en una arriesgada situación, explica a los muchachos que es un habitante de otro mundo. Los chicos no se creen esta historia, pero la sucesión de hechos extraños siembra la incertidumbre entre ellos.

Histórico de emisiones:

06/12/1981

ver más sobre "Verano Azul - Capítulo 9: "La burbuja"" ver menos sobre "Verano Azul - Capítulo 9: "La burbuja""

Los últimos 42 programas de Verano azul

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. KATHY LA FATA

    POR FAVOR ME PUEDEN DECIR POR QUE NO PUEDO VER LOS CAPITULOS 9 Y 10 DE ESTA BONITA SERIE? HASTA AHORA HE PODIDO VISUALIZAR TODOS LOS ANTERIORES SIN PROBLEMA. NOTA: VIVO FUERA DE ESPAÑA. GRACIAS.

    pasado viernes