2648500
Programas para todos los públicos
cerrar cerrar

Subtítulos de Verano Azul - Capítulo 5: "A lo mejor"

(Música de cabecera) (Música apacible de guitarra) (Voz lejana) (TARAREA) (TARAREAN) (IMITA DISPAROS) (IMITA UN COCHE DERRAPANDO) (IMITA DISPAROS) (SILBA) (IMITA DISPAROS) (Pájaros) Nada, que dice su padre que no sale, que está castigado. ¿Otra vez? ¿Por qué le han castigado? Porque ha contestado a su madre o ha insultado a su hermana. Un rollo. ¿Solo por insultar a su hermana le ha castigado? Yo insulto a esta cuanto quiero. -Tú te callas. Y no insultas nada. -Pero ese no es motivo. Claro que no lo es. Les pillaría cabreados y ya está. Como siempre, lo pagamos nosotros. Es una frustración. -Pancho, ayúdame. Bueno, abajo. (Timbres de máquina) Tú lo de pescar, bien, pero lo que es esto... Venga, Pancho, no te desanimes. Venga, dale a la bola. Solo tienes que hacer 1.200.000 y es tuya la partida. Javi, ¿a que tú te la hacías con una bola? Yo todo me lo hago con dos bolas. (RÍE) ¿No lo habéis entendido? Yo sí, pero no tiene gracia, que lo sepas. ¡Aaah, macho, yo también! (RÍE) Sois más tontos, desde luego... -Y sois unos machistas y unos reprimidos. -Bea, ¿yo también soy eso que ha dicho Desita? Acaba la partida y ve preparando un duro. Pancho, tu tía. -Pancho, hijo, que tu tío te está buscando para que lleves unas cosas con la bicicleta. Estoy aquí, tía. Anda, hijo... Que corre mucha prisa. Aún me queda una bola y una partida. Vamos, hijo. No hagas bobadas para que te vean estos. Si no quieres venir se lo digo a tu tío, así que tú verás. Y ya sabes que con él no valen bobadas. ¿Vienes o no? No, no voy. Bien. Él vendrá a por ti. Pues sí que la llevamos buena. Desde luego, esto es una tiranía. -¿Qué hacemos ahora? Y yo qué sé. Hacen lo que quieren. Anda, mamá, no seas así. Déjame, por favor. -No. No me gusta que vayas a dormir en casa de nadie. -Beatriz es mi amiga. -Ya estáis todo el día juntas. -Anda, mamá, por favor. Solo esta noche. No seas así. -¿Es que hablo en chino? Te he dicho que no. -¿Y por qué no? -Porque no quiero y se acabó. -Desde luego, tengo unas ganas de ser mayor... -Cuando lo seas, haces lo que te dé la gana. Mientras haces lo que te mando, ¿entendido? -Sí, claro. Siempre lo que tú quieres. -¡Madrugadores, que siempre llegáis los primeros por la cola! (TODOS RÍEN) -¡Buenos días! -A ti te quisiera yo ver con este y los niños. -Sí, tú disimula, anda. Que las farras os las dais por las noches, pendones. -¿Dónde están esos? -Por ahí andan todos juntos. Míralos. No sé qué estarán tramando. -Estarán hablando de la excursión. ¿No te lo ha dicho el tuyo? -Calla, están locos. Fíjate si les vamos a dejar que se vayan a 20 km de aquí o más ellos solos con las bicicletas con el tráfico que hay. Dicen que van a ver unas cuevas o no sé qué. Ya le ha dicho mi marido que ni hablar. Que si tanto interés tienen por ir les llevamos nosotros con el coche. -Nosotros tampoco, eh. Y no creo que Enrique deje al suyo. -Sí, hombre, menudo es ese. Así de recto le tiene. Y a Desita me extraña que la deje su madre. -Claro, esa como vive sin padre... -Mujer, no tiene que ver. Me extraña que su madre y su tía la dejen. -Sí, hija, pero... Pancho está de acuerdo en que hagamos algo. Es que se creen que solo es mandar y obedecer. Si les llevas la contraria te la arman. Yo pienso que tampoco es eso. Que nosotros también tenemos nuestros derechos. Se creen que somos de su propiedad privada. -Como si fuéramos niños de teta. Tenemos que hacer que entiendan que así no nos va la marcha. Es que ellos viven en otro tiempo. Como estuvieron tan reprimidos... -"Jo", tan reprimidos... Mi padre las ha debido armar buenas. -Y el mío, siempre dice que ha sido cocinero antes que fraile. -No, pero estaban muy reprimidos del sexo, la política y así. Pero no lo vamos a pagar nosotros. Además, eran otros tiempos. Pero de mentalidad siguen igual. -Nosotros podíamos hacer una huelga. -Para que sea una huelga legal tenemos que pedir permiso. ¡Hala, macho, te has pasado! Esto es entre nosotros. (CON SORNA) )Si quieres lo escribimos en los periódicos. Podríamos hacer huelga de celo. Vale. Sí, pero eso es para los aviones. Y para todo, ¿verdad, Desita? Me parece que sí. Si no, una huelga de hambre. -¡Sí, hombre, ni hablar! Conmigo no contéis, macho. (TODOS RÍEN) Podríamos hacer una huelga de brazos caídos. Si estamos con los brazos caídos no se enteran. Yo siempre estoy así. -Desita, di tú algo. -¡Eso! ¿El qué? Pues eso, que podríamos quedarnos en silencio sin decir nada. ¿Sin decir nada? ¿Y si nos preguntan? Obedecemos a lo que nos mandan pero no hablamos. -Huelga de lengua caída. -Pues como obedezcamos sin protestar ya verás... Vale, ha sido una buena idea. Me mola "cantidubi". Venga, ¿cuándo empezamos? -Primero tendrá que votar la asamblea, ¿no, Javi? Vale, quien esté en contra de la huelga que levante la mano. Quien esté a favor que levante la mano. Tú no, canijo, que eres un chivato. ¡Mentira! Y como no me dejéis hacer la huelga se lo digo todo a ellos. -Y dice que no es chivato, fíjate. (TODOS SE HACEN BURLA) -Cinco. (DUDA) -Siete. (DUDA) -Once. -Anda ya. -¿Dónde está la niña? -No lo sé. Pregúntaselo a Quique. (DUDA) -Doce. -¡Trece! -¡Quique! ¡Quique! ¡Ven aquí un momento! -¿Qué hago ahora? Vete sin hablar. ¿Y si me preguntan? Haz lo que te manden pero no hables. "Jo", ya verás la que se lía. -¿Qué demonios estáis haciendo? ¿Por qué no te bañas? ¿Qué pasa? ¿Pasa algo? ¿Eh? ¿Dónde está tu hermana, la has visto? ¿Has visto a tu hermana? ¡Contesta! -¿Qué pasa? -Este, que hablo y se hace el sordo. Le pregunto dónde está su hermana y como si no. ¡Mírale! -Es que no oyes tú. Que si has visto a tu hermana te pregunta tu madre ¿No oyes? -¿Vale por señas? No. Pues me la voy a ganar, macho. -¿Tú estás tonto o qué? Lo único que queremos saber es si has visto a Angelines. A tu hermana. ¡Responde! -"Jo", la primera en la frente. -Hijo, ¿estás echado? Javi, ¿te pasa alguna cosa? No creas que no me he dado cuenta. Has estado toda la comida sin decir una palabra. Te encuentras mal, ¿hijo? ¿Te ha enfadado algo que te ha hecho papá? ¿Has reñido con tus amigos? No será que te gusta alguna chica, ¿eh? A mamá se lo puedes decir. Yo te guardo el secreto. Hijo, no tiene por qué darte vergüenza. Yo también alguna vez a tu edad... En fin, es una cosa natural. No creas que los padres de ahora somos como los de antes. Hijo, si no es cosa de chicas es que estás empachado. A ver, mírame. ¡Mírame! Saca la lengua. ¡Saca la lengua! Lo que me figuraba, está blanca. Eso te lo curo yo enseguida. -Hay melón y helado. (SE RELAME) -¡Qué rico! Jolines, se me ha "escapao". -¿Tú qué vas a tomar? -Dame una raja de melón. -¿Qué vas a tomar de postre, melón o helado? Bueno... Ya estamos como antes. Si no dices lo que quieres te quedas sin postre. (EMITE SONIDOS GUTURALES) (EMITE SONIDOS GUTURALES) -¿Helado? (TITO ASIENTE) -¡Ay! -Que no vale por señas, imbécil. (EMITE UN SONIDO GUTURAL) -¿Sí o no? (SOLLOZA) -Desita. Dile a tu tía si se cree que ella es señorita y yo criada. Que me eche una mano. -¿Te pasa algo? Que si te pasa algo. -¿Se lo has dicho? -¿Qué me tienes que decir? -¡Que si se lo has dicho! -Vamos, suelta lo que tengas que decir. Nada, tu hija como Belinda. -¿No se lo quieres decir? ¿Te da vergüenza o es que te has puesto de su parte? No contestas, ¿verdad? Pues se me ocurre una cosa. Han dejado castigado a Quique. Ayer por contestar a su madre y hoy porque no ha contestado. Nos estamos luciendo con la huelga. Sí, dímelo a mí, con eso de la obediencia pasiva me he quedado sin la propina. -Pues mira que yo, me ha tocado fregar todos los cacharros. Me he tenido que morder la lengua y callarme. Qué cara tiene mi madre. Encima se aprovecha. Tú te has mordido la lengua y yo la he tenido que enseñar. ¿Para hacer burla? Se creía que lo que me pasaba era que tenía un empacho. Quieto. Y me ha hecho tragar una cucharada de aceite de ricino. Qué asco. -Pues yo peor. Me he quedado sin helado. -Mira, Piraña. -"Jo", viene de triste... -Una catástrofe. ¡Una catástrofe! Lo peor que me podía ocurrir. Y todo por la huelga. -¿Qué te han hecho? -Me querían llevar al médico y todo porque yo hablaba así: (EMITE SONIDOS GUTURALES) Y mi padre decía que era ronquera y mi madre que era de las cuerdas vocales. Y yo, cuando les he dicho la verdad, me han castigado toda la semana sin tomar el bocadillo de la tarde. Una catástrofe, Piraña, pero no tenías que haber hablado. Sí, ¿y si no se lo digo y me llevan al médico y me operan de la garganta qué? -¡Mirad, es Pancho! A ver qué tal le ha ido a este. ¿Qué tal la huelga? Un descalabro. Entonces como a todos. A mí me han descalabrado de verdad. A ver. Mira. Bah, ahí no tienes nada. Me salió sangre y todo. Sí, aquí se ve un poco rojo. -Eso no es nada. Claro, como a ti no te ha "dao". ¿Y quién ha sido? Mi tío con el cazo de la leche. Me quedé mirando, no le contesté y me dijo: "¿Estás 'alelao'?" Y "puf", el cacillo. ¿Cuando te había descalabrado qué dijo? Nada. "Hala, para que alistes". Qué bruto. Sí. Yo no sigo con la huelga. Ahora no puedes. La decisión la tomamos entre todos. Sí, hombre... No vamos a romper la huelga por tu culpa. Si no rompo la huelga me rompen a mí la cabeza. Le dices a tu tío que si te pega le puedes denunciar por malos tratos. Y me mata. Y vas y le denuncias otra vez. (CANTA) -"Ya no puede porque está muerto". -¡Bien, Tito, así se habla! Callaros de una vez, enanos. Podíamos hacer una huelga de otra cosa. La de hambre se lleva mucho. -Encima... Hemos empezado con esto y tenemos que acabar con esto. No vamos a estar cada día con una huelga distinta. Pues si yo no hablo a mi tío... Podríamos decir solo una palabra cuando nos pregunten algo. ¿Una palabra? ¿Qué palabra? Una. -Sí, podemos contestar siempre "sí". Sí, y me dice mi tío: "Pancho, ¿quieres que te atice un bofetón?" Le digo que sí y me lo atiza. (RÍEN) Podemos contestar solo con la palabra "no". Y me dice: "Pancho, ¿llevas esto a tal sitio?" Digo que no y me vuelve a atizar. (RÍEN) Ya lo tengo, podríamos decir siempre "a lo mejor" y así no nos pueden hacer nada. ¿Es una buena idea? Sí. A lo mejor. (TODOS RÍEN) -Hijo, ¿no te importa hacerme un recado? Trae un poco de vino para papá para la cena, que se ha acabado. -A lo mejor. -¿Cómo dices, hijo? -A lo mejor. -No, es que no me has entendido. -Yo quiero que bajes al supermercado y traigas una botella de vino para papá. ¿Comprendes? -A lo mejor. -Ni a lo mejor ni a lo peor. Dejas ahora mismo la partida y bajas al súper, vamos. -A lo mejor. -Pero ¿qué dice este chico? ¿Tú entiendes lo que dice? -A lo mejor. -Bueno, pues explícamelo. -A lo mejor. -Pero a lo mejor ¿qué? ¿O es que queréis tomarme el pelo? -A lo mejor. (RÍE) -Pues ahora vas a ver. ¡Cosme! Por favor, ven a ver qué hacen estos chicos porque no los entiendo. -La vamos a armar, macho. Tu padre se va a cabrear y cuando se cabrea... -Sí, pero tenemos que hacerlo. Lo hemos prometido. -Vamos a ver qué les pasa a estos mocitos. ¿Tienes algún problema, Manolo? -A lo mejor. -Pero si es que... -Chist, tú déjame a mí. ¿Qué problema, hijo? Dímelo. ¿Tú lo conoces, Tito? -A lo mejor. -Bueno, pues contádmelo. -Pero... -NO os quedéis callados. -Déjate de problemas, Cosme. Quiero que tu hijo me traiga el vino de la tienda y nada más. -Ah, es eso. Y están con el ajedrez, claro. Bien, bien... ¿Vas a traer el vino, Manolito? -A lo mejor. -No. A lo menor no. Lo vas a traer. Y tú le vas a acompañar, ¿verdad, Tito? -A lo mejor. -¿Estáis de cachondeo o qué? -Se pasan todo el día contestando "a lo mejor" a todo. ¿Te das cuenta? Es una broma pesada. -¡Aaah, ya entiendo! Muy divertido. Vamos a ver si es verdad. Manolito, hijo, ¿quieres que te pegue una patada en el culo? Vamos, hijo, contesta. ¿Te apetece una buena patada en el trasero? Contesta, hombre. Contestadme, chicos. Contestadme. ¿Queréis una buena patada en el trasero? -A lo mejor. -A lo mejor. (Portazo) -Estos quieren hacernos la guerra, ¿no crees? -A lo mejor. -¿Podíais tener un poco de más cuidado? ¿Por qué no vais a otro lado a dar el coñazo? La pelota. ¿Eh? Que cojas le pelota. Pero ¿es que vosotros no sabéis no molestar a la gente? ¿No has visto el pelotazo que le has dado al señor? Coge esa pelota y márchate de aquí a donde no te vea yo, ¿me oyes? Que si me estás oyendo. Contesta de una vez. -A lo mejor. -Pero ¿cómo que a lo mejor? ¿Le has dado o no con la pelota a este señor? -A lo mejor. -Si por poco me señalas. -Bueno, ¿qué es lo que pretendes? ¿Quieres dejarme en evidencia delante de todos? -A lo mejor. -Tranquilízate, Enrique. -No tiene importancia. -¿Cómo que no tiene importancia? -¡Si es que encima estos mocosos se guasean de uno! -¿Qué pasa? -Están un poco raros estos chavales. -Sí, es verdad. El nuestro también. -Sí, pero el que subió con el vino fui yo. -¿Y qué? -Que la patada en el culo fue para mí y no para Tito. (TITO RÍE A CARCAJADAS) ¿Qué te ha pasado? ¿Por qué cojeas? Nada, que me preguntó mi tío: "Oye, Pancho, ¿has hecho ya ese encargo?" Y yo le dije: "A lo mejor". Y él dijo: "¿Por un casual quieres tomar el pelo a tu tío?" Y yo le dije... (TODOS) A lo mejor. (TODOS RÍEN) Bueno, pues eso. Se acabó, yo no hago más huelga. Es que está la cosa muy fea. Pues a aguantarse. Podríamos hablar pero al revés. ¿Qué dices tú? Mi hermana y yo sabemos, ¿verdad, Bea? -Sí. -Pero ¿cómo es eso? Hablar al revés, ya ves tú qué bobada. Por ejemplo, en vez de decir "Pancho", pues "chopan", y así. Por sílabas y al revés. -Eso tiene que ser muy difícil. -¿A que no, Bea? ¡Ya verás! (HABLA AL REVÉS) -¿Qué dices, hijo? (HABLA AL REVÉS) -Despacio. Habla más despacio. (HABLA AL REVÉS) -Francés no es. E inglés tampoco. ¿Alemán? (HABLA AL REVÉS) -Debe ser nórdico o algo así. -¿Tan bajito? -Mujer, se le ve pequeño. (DESPACIO) No entenderte a ti. Siento. "Bye-bye". -¿Lo veis? ¿Qué les has dicho? Que qué hora era. ¿Y él qué ha dicho? Que si era alemán. Le he dicho que no, que era de Madrid. (TODOS RÍEN) Por lo menos divertido es, ¿no? A ver, déjame probar. (HABLA AL REVÉS) (HABLA AL REVÉS) ¿Qué ha dicho? -Que eres un cretino. (LE HACER BURLA) Qué gracioso. (RÍE) (HABLA AL REVÉS) ¿Qué ha dicho? Que eres un atontado. (TODOS RÍEN) (HABLA AL REVÉS) ¿Qué? (HABLA AL REVÉS) Parece un gallo. (TODOS RÍEN) -Dice que no quiere ir al reparto. Fenómeno, así mi tío no se entera de lo que digo. (RÍEN) -¡Mirad! A esos les voy a decir: "Hola, me llamo Desita. ¿Y vosotros?" Veréis. (HABLA AL REVÉS) -¿Qué? (HABLA AL REVÉS) -No sé qué dice de "sobo". A lo mejor te quiere ligar, tío. -A mí me parece un poco retrasadilla. (TODOS RÍEN) -¡Qué corte! -Mirad ese guardia. Voy por él. (HABLA AL REVÉS) -Buenos días, señor guardia. Está usted muy gordo. -Lo siento, "madeimoselle". "My no parlar english". "Sorry". (HABLA AL REVÉS) -Anda, coño. Bueno, ha dicho: "Está usted como un tonel". (TODOS RÍEN) Y no se entera. (TODOS RÍEN) -¡Ahora yo! ¿Qué "la" digo? Es lo mismo, no te va a entender. (RÍEN) (HABLA AL REVÉS) -¿Eh? -"Jo"; le ha dicho: "Señora, parece usted un payaso". (RÍEN) (HABLA AL REVÉS) -¿Qué estás diciendo, descarado? Vergüenza debería darte, ¡gamberro! ¿Seguro que solo le ha dicho eso? Sí. -A ver si lo ha entendido. -¡Gamberro, más que gamberro! -Señora, ¿le pasa alguna cosa? -Buenos días, señor guardia. Este chico me ha dicho una salvajada. Es increíble. Ya ni en la playa puede estar una segura. -Vamos a ver, ¿qué le has dicho a la señora? (HABLA AL REVÉS) -¿Cómo? -¡Pero le oye usted! (DUDA) -Oírle sí, señora. Pero ¿qué es lo que dice? -No querrá usted que yo se lo repita, ¿verdad? -Vamos a ver... Uno tiene que saber hasta idiomas para cuatro perras que le dan. (DESPACIO? ¿"Tú parlar english"? (HABLA AL REVÉS) -No he hecho nada malo. -"Française". -Sí. -¿Tú hablas "française"? -¡On! (MUJER SONRÍE) -La madre que te parió. ¿"Parli italiane"? (MUJER HABLA ALEMÁN) (PIRAÑA HABLA AL REVÉS) -No, yo hablo al revés. Oh, la que se va a armar. A ver si habla árabe. -Narices habla. ¿Qué pasa aquí? -Un momento, tenga la bondad de retirarse y no estorbar a la autoridad. ¿Qué ha pasado? ¿Qué has hecho? (HABLA AL REVÉS) -¿Pero qué dices? ¿Ya empezamos? -Un momento. ¿Conoce usted al chico? -¿Que si lo conozco? Es mi hijo. -¡Ah, bueno! Entonces haga el favor de decirnos qué idioma habla y qué es lo que dice el chico. -Y yo qué sé. (DUDA) -¿Usted no entiende lo que dice el chico? ¿Y dice que es su hijo? -Sí, señor. Es mi hijo y no entiendo ni una palabra de lo que dice. -Por favor, perdonadme. ¿Te pasa algo, Cosme? -¿Qué me va a pasar? Este, que ya la está liando con sus tonterías. -Javi, ¿qué es lo que habéis hecho? "Dana". ¿Cómo? (HABLA AL REVÉS) (RESOPLA) Otro árabe... -Aquí no hay más que gamberros. -Beatriz, ¿quieres explicarnos qué lío es este? (HABLA AL REVÉS) ¿Qué ha dicho? Lío ninguno, hablamos otro idioma. (HABLA AL REVÉS) (ENTRE DIENTES) -A veces los mayores no nos entienden. -Esto es una invasión. -¡Nos están tomando el pelo! ¿O es que no os dais cuenta? Quique, ¿quieres decirme de una vez y en cristiano qué pasa aquí? ¡O te parto la cara! (HABLA AL REVÉS) -Que estamos en huelga. -¡Quieto! A callar. Tú a callar. Tú a callar. Tú a callar. Tú a callar. ¡Y todos a callar! ¡Esto parece la torre de Babel! Caballero, suelte al niño. -Con todos los respetos del mundo, a mi hijo le agarro y le atizo... -¿Su hijo es? -Sí, señor. (RÍE) -Eso tendrá que demostrarlo. Todo el mundo al cuerpo de guardia. Andando todos, los padres y los hijos. ¡Todos, los árabes y los cristianos al cuarto de guardia! Venga todo el mundo. Todos fuera de aquí. Andando. (HABLAN TODOS A LA VEZ) -¡La primera! ¿Seguro que sabe manejar este chisme? (RÍE) Que sí, hombre, que sí. Pero estoy un poco desentrenada. Yo creo que los chicos irían más seguros en las bicis. Bueno, quizá, pero ya sabe que sus padres no les dejan. Y desde que les habló de esas cuevas solo piensan en la excursión. El otro día me hablaron de hacer una protesta. ¿Cree que ahora les van a dejar ir? Sí. Si les acompañamos usted y yo y con el coche... Qué sé yo... Esta gente de la capital. (RÍE) Perdone que le diga, pero... Que sí, hombre. Ya verá qué alegría les damos a los chicos. Julia, mire. Mire usted a cubierta. ¡Eh, ahí viene! ¡Eh, Julia! -¡Chanquete! Venga, vamos. ¿Qué habrá pasado? No sé. ¡Están presos! ¿Quiénes están presos? Javi, su padre, Quique y el suyo. Y el Piraña y el suyo. Y el mío y Bea. El Piraña le dijo a una señora que parecía un payaso. Pero al revés. -Y se armó la de Dios. ¿Le habló boca abajo? ¡No, al revés! En vez de "payaso", "soyapa". Y así todo. Un momento, despacito y uno por uno. A ver si nos enteramos. Desi, cuéntanoslo todo pero desde el principio. No se puede pasar. (Tumulto) ¡Señores! ¡Señores! ¡Señores! Señores, por favor. Señora, un poco de tranquilidad, por favor. Floro, aquí no ha pasado nada. Solo ha sido una confusión. Nada más que una confusión. No vengas a liarlo más, Chanquete. Menuda confusión. Los padres no se entienden con sus hijos. Los hijos no entienden a los padres. Y yo no entiendo ni a los padres ni a los hijos ni a esta señora y mucho menos a Barrilete. No ha pasado nada. Es sencillamente... Será mejor que te lo explique la señorita, que tiene más labia. Julia, explíqueselo, que lo hará mejor. ¿Me permite? (RESOPLA) Es muy sencillo, jefe. Chicos, ¿os importaría salir? Venga, chavales. -Tú ni una palabra. Bueno, usted sabe que los padres y los hijos, aun queriéndose mucho como se quieren ellos, pues en fin, hay momentos, hay cosas en las que no se entienden. Y lo que es peor, se creen incapaces de llegarse a entender. Eso nos ha pasado a todos, ¿no? Floro, ¿tú entendías a tu padre todo lo que te pedía y exigía? No, ¿verdad? Pero tú te callabas y obedecías. Pero es que los chicos de ahora no son así. Piden razones. Exigen el porqué de las cosas, de los mandatos. (RÍE) Ahora no es como antes. No creas. ¿Verdad, Julia? No. Yo creo que ustedes tienen su prisma particular. Y no quieren entender ni... Perdónenme. Ni tratan de entender todo aquello que no se ajusta a ese prisma. A ese prisma con el que miden todo. Esto está bien, esto está mal. Esto no es así, esto es así... Naturalmente, ¿y si no fuera así a dónde iríamos a parar? Se lo voy a decir yo: a la anarquía. -Usted cállese ahora. Deje que hable la señorita. ¿A la anarquía dice usted? No, quizá todo lo contrario. Iríamos a parar a la comprensión, a la comunicación. Basta de florituras, Julia. Floro, lo único que queríamos era explicarte lo de los chicos. Este barullo que, sin proponérselo, han armado. Pues bien, hazlo de una vez, Chanquete. ¿Por qué hablan así estos chicos? ¿Por qué no les entienden ni sus padres? Probablemente por ellos tampoco entienden a sus padres. No entienden por qué se les castiga en vez de hacerles comprender en un diálogo abierto qué es lo que han hecho mal. No entienden las negativas cerradas. Les fastidia oír eso de: "No porque lo digo yo y basta". Sin darles ninguna explicación. Porque hay que razonar de persona a persona. No de superior a inferior. Oiga, Chanquete, primero, se está metiendo donde no le llaman. Segundo, está usted hablando sin conocimiento de causa. Yo procuro razonar con mi hijo. ¿Siempre? Bueno, digamos que casi siempre. Y cuando no, ¿qué le dice? Quizá "tú te callas". Bueno, es que si algunas veces no se hiciera así... ¿Qué pasaría? ¿Qué pasaría? No lo sabe. Y a lo mejor no quiere ni saberlo. ¿Sabe por qué? Porque si se razonara, alguna vez tendría que darle la razón. Claro, eso le haría perder autoridad. Se lo digo yo: es más cómodo a veces el "tú te callas". Y eso es lo que hicieron los chicos. Callarse. Silencio. No hablar absolutamente nada. O contestar siempre con el mismo latiguillo. Justo como a ellos les hacen a veces. O hablar al revés como ahora. De manera que... -Así que... -Con que era eso. Sí, eso era. Posiblemente no ha estado bien. Seguro que no ha estado bien. Pero en cualquier caso, lo único que pretendían era llamar la atención de sus padres sobre esa falta de diálogo. Créanme, señores, solo eso. Créeme, Floro, solo eso. Créeme, Barrilete, solo eso. -Créame, señora, solo eso. -Gamberros, ¡son unos gamberros! (Teléfono) -¿Diga? ¿Eh? ¡No! He dicho que no y mil veces no. Y cuando yo digo no es que no. Sí, hijita, sí. Sí, lo que tú quieras, hijita, sí. Sí. Bueno, ahora estoy muy ocupado. (SONRÍE) Luego hablaremos. ¿Te parece bien? Sí. Hasta luego, mi vida. (RÍE) Yo quiero decir en nombre de todos mis compañeros que lo que dicen Chanquete y Julia es verdad. La verdad, toda la verdad y nada más que la verdad. Se oía todo. -Y yo, en nombre de todos mis compañeros, quiero decir lo siguiente: (HABLA AL REVÉS) ¿Qué ha dicho? Bienvenidos a casa, hijos. (Música emotiva) -Muy bien, estupendo. (RÍE) Qué bien. Oye, chica, ¿cómo se dice Barrilete al revés? -Telerriba. -Telerriba. Telerriba. (RÍE A CARCAJADAS) (RÍE) Hay que aprender idiomas, Telerriba. (TODOS RÍEN) (Golpe) -Vaya, hombre, cómo no... Mujer tenías que ser. ¿Qué dice? ¿Se atreve a meterse con una mujer? Va a saber lo que vale un peine. Quieto, Chanquete. Hablando se entiende la gente. Es gente que no es gente. No sé si me explico. Bueno. Rica, baja de una vez. Qué a gusto estaríamos si os quedaseis quietas en la cocina. Pues sí. Me parece que no nos vamos a entender. ¿Es que no ves, rica? Sí. (HABLA AL REVÉS) ¿Qué? ¿Tú de qué autonomía eres? ¿No hablas castellano? (HABLA AL REVÉS) Oiga, ¿usted es de aquí? (HABLA AL REVÉS) (RÍE) Pues pensé que así, por la pinta... (HABLA AL REVÉS) ¿Tú tampoco hablas en cristiano? "Is". (HABLA AL REVÉS) Ya. Agente, a ver si entiende usted a estos marcianos, porque yo... -Vamos a ver, ¿qué pasa? (HABLA AL REVÉS) Ah, no. ¡No, no, más no! ¡No, otra vez no! ¡Más no! ¡Más no, ni hablar! (Risas) (AMBOS RÍEN) (TODOS RÍEN) ¿Cree que Barrilete se atreverá algún día a dirigirnos la palabra? ¡A lo mejor! (RÍEN)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 5: "A lo mejor"

Verano Azul - Capítulo 5: "A lo mejor"

07 jul 2014

Útimamente, los chicos de la pandilla están todo el día castigados. Por eso se han puesto de acuerdo para hacer una huelga de silencio. A los pocos días deciden cambiar de estrategia y comienzan a decir solo "a lo mejor". Solo Julia y Chanquete podrán hacer cambiar de opinión a los chicos. 

Histórico de emisiones:

08/11/1981

 

ver más sobre "Verano Azul - Capítulo 5: "A lo mejor"" ver menos sobre "Verano Azul - Capítulo 5: "A lo mejor""

Los últimos 42 programas de Verano azul

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios