www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
1806628
No recomendado para menores de 7 años Unidad Central Operativa - La mejor edad - Capítulo 8
Transcripción completa

No me olvido, hija, no.

Oye, el arma que tengo en casa no estaba en su lugar, ¿la moviste tú?

¿Seguro?

Bueno, luego hablamos, hija, que tengas un buen día.

A 500 metros de la unidad,

para que digan que gastamos mucho en desplazamientos.

Bueno, eso descarta a toda la Guardia Civil.

-Buenos días, Sierra. Buenos días.

-Ricardo Fernández Yubero, el vehículo está a su nombre,

la documentación estaba esparcida por ahí.

No tiene antecedentes penales.

¿Familia? -Viudo, con un crío de 11 años.

¿Quién lo encontró? -Una patrulla.

Debe confirmarlo el forense, pero parece que murió

de un golpe en la cabeza, con una barra de hierro o algo así.

De momento solo hay huellas de la víctima.

Quien hizo esto...

buscaba algo que tenía el muerto, ¿sí?

-Sí.

Y si no lo encontró va a ir a la casa, tiene la dirección.

Ojo con el crío, Segura,

manda una patrulla inmediatamente.

-Ahora mismo.

11 años...

¿Tenía enemigos, debía dinero, alguna novia?

Quiero saber todo sobre Ricardo Fernández.

Marina, creo haberte dicho que te quedaras en casa.

-Prefiero estar aquí, estoy bien.

Que estoy bien, de verdad.

(RÍE) -Culo de mal asiento.

Han entrado en la casa y la han destrozado,

y el niño no está. Joder.

¿Nadie vio nada? -Un vecino oyó ruido

y salió, pero le rompió la mandíbula, está en el hospital.

-Es un bestia. -Los vecinos no saben

si el niño estaba en casa, al cole lleva dos días sin ir.

Familiares, amigos, compañeros de trabajo, hablen con todos.

¿Han revisado la casa? -Están en ello, pero al parecer

llegaron de Ávila hace poco, no conocerán a mucha gente.

-Ni familiares, su mujer murió poco antes de venirse.

Tampoco padres o hermanos.

Teléfono.

-¿Sí? ¿Trabajo?

-La empresa con la que trabajaba le despidió hace un mes.

Desde entonces no hay ninguna cotización.

-Gracias.

Tienen al niño,

una mujer lo ha llevado a la comandancia de Pelayos.

Qué bien.

(LLOROSA) -Gracias.

Íbamos a casarnos.

Ricardo quería que Aaron tuviese una madre.

¿Vivían juntos?

-No, todavía no.

Un primo mío iba a alquilarnos un piso más grande.

Ricardo quería hacer las cosas bien, por el niño.

¿Cuándo le conoció?

-Hará un año.

Yo estaba de cocinera en un bar donde él trabajaba.

Luego me despidieron.

¿Notó algo raro cuando despidieron a Ricardo?

-No, a Ricardo no, seguía trabajando.

¿En la empresa de limpieza? -Sí, en la misma.

¿Por qué Aaron estaba en su casa?

-Ricardo llevaba unas semanas muy nervioso, muy intranquilo.

No sé, por el trabajo.

Hace tres días vino a casa y me pidió que me quedara con él,

yo le dije que sí, que claro.

Concha, creemos que Ricardo tenía algo que el asesino buscaba.

¿A usted le confió alguna cosa Ricardo?

-No sé... ¿Se llevó a su casa,

no sé, cualquier tontería, lo que recuerde?

-Hace unos días trajo un ordenador,

pero no servía porque no tenía pantalla.

Él quería ahorrar para comprar una.

Pero claro, con los gastos del niño, la comida, la ropa...

(SUSPIRA)

¿Sabe de dónde lo sacó?

-Pues creo que de una tienda que los estaban cambiando.

¿Recuerda qué tipo de tienda?

-Creo que era una de ordenadores, me parece.

¿Lo tiene en su casa?

-Sí, sí, está en el sótano.

¿Podemos verlo? -Claro.

(LLORANDO) Claro que sí.

-¿Dónde está papá?

-Vengan conmigo.

-Hemos encontrado al dueño de la empresa donde trabajaba,

está viniendo. Bien hecho, Pablo, habla con él.

¿Café?

Café, venga.

-Bueno, pues esto ya está.

Un momento.

-Chef. -Gracias.

-No sé de dónde se saca esta mujer que este ordenador es viejo.

No tiene ni dos meses. -Ya te digo.

Esto parece un vídeo.

A ver con qué se entretiene nuestro hombre.

Este por ejemplo: "La mejor edad".

-Por favor.

-Este niño está sin comer.

-No tengo hambre.

-¿Te traemos algo? -No.

Sí, tienes que comer algo, si no, no podrás ayudarnos.

¿Qué quieres, un bocata, un batido?

-Quiero ayudarles.

-Ya nos ayudas siendo tan fuerte. -No, quiero ayudar de verdad.

Quiero ir con ustedes.

No, Aaron, con nosotros no puedes venir, es muy peligroso.

Pero sí hay algo que puedes hacer. -¿Qué?

Recordar. Recordar si tu papá se encontró con alguien

medio raro, o fue a algún lugar donde no solía ir...

Venga, ponte con ello.

-Tienes que comer algo, ¿vale? Hay que comer, ¿vale?

-Concha, necesito hablar con Aaron un momento.

-¿Qué pasa?

Venga conmigo, así le elegimos algo para comer al niño.

-¿Y qué va a pasar con él?

No tiene a nadie, ¿sabe?

Supongo que por el momento lo mandarán a un centro de acogida.

-Capitán... ¿Sí?

Yo podría cuidar de él.

Son muchos trámites, Concha.

Pero si los inicia cuente con toda nuestra ayuda, con toda.

Nos mantendremos en contacto.

-Gracias. -Vamos.

-Lo mismo digo una gilipollez,

pero igual Ricardo estaba abusando de él, Concha le pilló y le mató.

No, no le veo sentido a citarlo a tantos kilómetros de su casa,

en un descampado para matarlo. Además ya viste cómo habla de él.

Tenemos que hablar con el niño. -Ya lo he hecho.

Está muy triste porque se ha muerto su padre,

pero no presenta ningún síntoma de abuso.

Bueno, hay gente que se lleva eso a la tumba.

-Él niño es transparente, Sierra,

y yo puedo equivocarme, pero hago bien mi trabajo.

Claro que sí, alférez.

¿Y por qué mintió a Concha sobre el despido?

Tendría miedo que lo dejara, estaría desesperado sin un duro...

-Aquí hay algo muy raro.

El banco le estaba apretando con la hipoteca.

Y soltó una buena cantidad. -¿Cuánto?

-12 000 euros.

¿Y de dónde sacó este tío 12 000 euros?

-Lo despedí porque era un ladrón.

-¿Puede ser más preciso?

-Joder, ladrón, robaba cosas.

-Sé lo que es un ladrón.

-Usted ha dicho que sea más preciso. -Vamos a centrarnos.

¿Dónde robó? -En un plató de televisión,

se estaba llevando el dinero de la caja.

Estaba limpiando y les limpió, y bien que les limpió. (RÍE)

-¿Y cree que pudo robar en más sitios?

-No me extrañaría, era un pobre hombre.

-Bien, necesitaremos un listado

de todos los sitios donde limpió Ricardo trabajando con ustedes.

-Están en casa, llamo a mi mujer y que se los envíe.

-Perfecto. -Y si necesita algo aquí me tiene.

-Gracias.

Tenemos a un buen padre que robaba ordenadores

en los que había vídeos de pederastia.

Decidme cómo se come esto, porque yo no lo entiendo.

-Evidentemente el hombre estaba en una situación desesperada.

-Empezó robando en los sitios donde trabajaba hasta ver los vídeos.

Pero no lo denunció, mi coronel,

quiso sacar tajada.

Al asesino no le hizo gracia y se lo cargó.

Bien, estamos ante un pederasta homicida.

Hay que buscar en la calle y en la red,

por eso quiero que os coordinéis con los de Telemáticos.

Ya conocéis a Fausto, ¿verdad?

Chef, ¿y los números de serie de los ordenadores?

-Asignados a una identidad falsa. ¿Y por dónde empezamos?

-Distingamos entre los consumidores de porno infantil y los abusadores.

No buscamos a un simple degenerado que se descarga vídeos.

-No, este encima era asesino.

-Cuando al fin actúan los pederastas tienen gran habilidad para engañar.

-Perecen tímidos y retraídos, como si pidieran perdón por algo.

-Coño, como el Chef. Nacho...

-Y casi siempre suelen estar cerca de los niños,

ya sea por motivos familiares, profesionales,

o porque son habituales del barrio.

-No es normal que actúen y se vayan,

su impulsividad hace que reincidan una y otra vez.

-Distorsionan la realidad e inventan excusas para justificarse,

incluso entre ellos mismos.

-Por eso es tan difícil cogerlos, se encubren entre ellos.

Pero no esperéis encontrar una gran organización internacional,

suelen trabajar solos, viven como en una realidad paralela.

Pues podían quedarse en ella.

-En la red igual, utilizan sistemas cifrados y suelen usar cibercafés

para no ser localizados.

¿Entonces qué pista seguimos?

Por ahora tenemos los vídeos.

Hay que buscar en ellos detalles,

algún edificio que se vea por una ventana,

caras de sospechosos,

algún tatuaje, alguna revista, el sonido de un móvil,

detalles que nos permitan localizar a los chicos que sufrieron abusos.

-¿Y después? Buscar en su entorno.

-Aunque cuando se trata de videos e intercambios en internet

es probable que los familiares no estén implicados.

-Pueden autoengañarse, pero no se arriesgan a ser identificados.

-Y mientras tanto este tío sigue actuando.

-Por supuesto que sí.

-Mira que eres cabezota, Marina.

-No iba a quedarme en casa comiéndome el coco.

¿Tú cómo lo llevas?

-Bien.

-Se te ve el plumero.

¿Vas a decirle a Concha lo que hacía Ricardo?

-Pues no, demasiado está sufriendo la mujer.

-Mejor, porque es todo bastante asqueroso.

-La desesperación, ni más ni menos.

-¿Y el chaval qué tal está?

-No entiende nada, estaba muy unido a su padre.

Segura está ahora con él.

-El listado de sitios donde trabajaba Ricardo.

-¿Son muchos?

-Pues bastantes.

Un polideportivo, un geriátrico, una sala de ensayos...

Este no... Una tienda de informática, bingo.

-Bueno, cariño, ya te llamo. Venga, mi amor.

Adiós.

Nicolás...

¿cómo lo llevas? -Segura...

Ricardo limpiaba en una tienda de informática

a nombre de un tal Jacobo Cañas.

Y tiene un piso en la calle Leganitos.

-Vamos a la tienda de informática. Otro grupo al piso.

-Toma.

-¿Ya le han cogido?

Aún no, pero va a caer pronto, te lo prometo.

Ahora quiero que nos ayudes.

¿Te suena de algo esta cara?

¿Concha? -No, no.

-Sí, sí me suena, pero ya no es así.

¿Cómo? -Ahora ya no lleva esa barba

y tiene el pelo corto.

-¿Y dónde le viste, Aarón?

-Estuvo con mi padre hablando en el parque.

¿De qué hablaron, lo recuerdas? -No les oí.

¿Ha sido él?

No lo sabemos.

A ver...

¿Me ayudas a modificar esta foto?

¿Pero cómo le quitamos la barba?

-Con el ordenador.

Bien, venga, vamos.

-Sierra...

está vacío.

No hay nadie, no, en el otro piso tampoco.

Nos lo acaban de confirmar.

Ajá.

Este tío ha desaparecido.

De acuerdo.

-¿Te ha preguntado Toni por tu hijo?

-Le he dicho que está de viaje con unos amigos.

-Tu excusa no te durará mucho. -No me preocupa,

Toni sabe que mi Chema es un bala perdida.

-¿Estás segura de lo que te dijo?

-Pronto empiezas a no fiarte de mí. ¿Qué pasa, salió mal lo de Bilbao?

-No es de ti, no me fío de Toni. -No sospecha nada,

si le tengo comiendo de mi mano.

-Merche, no me jodas, ya sé que llevas muchos años con él,

¿pero no te parece raro que se haya vuelto tan poco discreto?

-Si no te fías de mí ya sabes lo que hacer,

yo no estoy para tonterías y menos de un picoleto.

Te he dicho lo que hay, si me crees bien,

y si no, os meterá dos cargamentos delante de las narices.

Y ya verás la gracia que les hace a tus jefes.

-Papá, ¿cuándo viene Gutiérrez?

¿Por qué, hija?

-Porque no había comido tan bien en mi vida.

Cuando seas grande y tengas educado el paladar

comprenderás que tu padre era un genio de la gastronomía.

Pero tarde, muy tarde.

¿Perro flauta?

-Bien...

Bien, ¿qué? ¿Ya no te gusta Dani?

-Papá, Dani aún me sigue gustando.

Aún...

-Es que... a veces me parece un poco crío, ¿sabes?

Y además me gusta otro chico.

¿Otro? -Ajá.

También le gustan las ONG, la ayuda en África...

Ah, otro alternativo, digamos. -No, no...

Este no tiene nada que ver, es maduro, es más serio,

y tiene mi edad, aunque no la aparenta.

¿Y también te gusta mucho, no?

-Me gusta bastante.

Me gustan los ojazos de José,

...pero los brazos de Pablito me acaloran.

-Papá, que dejes de croar.

Es un tango abolerado de mi época

que narra la exacta situación,

pero con los nombre cambiados para proteger a los inocentes,

como en las películas.

-Toma.

¿Tú crees que me pueden gustar dos?

¿Qué sé yo, hija?

Yo soy de otro milenio, así que... (RÍE)

-¿Y cómo elegiste entre mamá y Julia?

Venga...

prueba estos ñoquis que te harán olvidar al sargento Gutiérrez.

(RESOPLA) -Yo dejo este curro, tío, te lo juro.

¿Qué haces?

-¿Ves ese relieve en la foto?

-Parece una marca de agua.

-Es una marca de agua para identificar fotos.

-¿Qué pone?

(LOS DOS) -Rontixxx.

Teclea el ordenador.

-Hay varias referencias a foros.

-El billete de tren, ¿lo podemos ampliar?

-A ver si me aguanta...

-No veo la fecha.

Un billete, ¿algo más?

Venga, voy para allá, gracias, Segura.

Oye, vuelve o no,

pero no juegues más conmigo, que mi corazón no lo resiste.

La Caraguapa nos ha pasado otra información sobre los Tonis.

Ah, ¿y por eso has vuelto, no por mí?

Por ti de momento no.

Parece que la confidente esta está trayéndonos buenos resultados.

¿Te veo luego?

Eso me temo.

-Es el ticket que está bajo el teclado desde hace un año.

Pero no podemos ir puerta a puerta, ahí viven miles de personas.

-El niño tiene una cicatriz enorme en el pecho.

-¿De qué será? -De una operación de corazón.

Hay que encontrarlo, es la única pista que tenemos.

Chicos, hospitales. Nacho, Chef, foros.

-Caraguapa nos ayudó mucho con lo de Bilbao, Julia.

Pero eran unas mulas metiendo droga por el aeropuerto,

estaban colando un cargamento mucho mayor por Barcelona

que ya habrán repartido por toda España.

O por Europa. -Ella oyó la conversación de Toni,

él pensaba que ella dormía.

Son dos cargamentos, hoy y mañana, en Málaga.

Deberíamos darle un voto de confianza.

Además los informes de vigilancia confirman movimiento en el origen.

A mí no me cuadra. ¿El qué?

Que no hayamos detectado más movimiento en los Tonis.

Ya. ¿Tienes todo el dispositivo en marcha?

Mi equipo lo ha coordinado ya todo con la comandancia de Málaga.

Bien.

Julia, me alegro de tu vuelta. Gracias.

-Deberías irte a casa, Segura. -Cuando termine todo esto.

-¿No era hoy la función de Paula? -No, mañana.

¿Hay algo nuevo?

-Guillermo Rentería Sales, operado hace 7 meses. La dirección.

-Gracias, Pablo.

¿Habéis localizado alguno de los sospechosos?

-Negativo, todo normal.

Sigan atentos.

Nada.

¿Qué se sabe de Toni?

Ni rastro.

-Disculpen que les haya tenido tanto tiempo esperando,

es que cuesta mucho dormirle.

¿Se despierta con mucha frecuencia?

-No duerme más de 20 minutos seguidos.

¿Prefiere que esperemos a su esposa?

Se abre la puerta. -Ahí está.

-Hola. -Hola, cariño.

Estos señores son guardias civiles.

¿Ha pasado algo? -Mamá...

-Ahora bajo.

-Yo ya no puedo más, macho.

-Menudo aguante, yo ya hace un rato que no puedo más.

-Chis, ya lo tengo.

Mirad esto.

-¿Rontixxx? -Un foro.

(LEE) -"¿Alguien sabe lo que pasa con Rontixxx?".

-"Paciencia, lleva tiempo sin colgar, pero no está parado".

-Mira, estos mensajes son más recientes.

-"Estamos currando".

-Estamos... -Ajá.

-"Estamos currando y mejor,

os mando una muestra para que vayáis aflojando vuestro material".

-Esto es de hoy.

Para mí es insoportable hablar de esto...

pero tienen que saberlo ya.

Su hijo ha sido víctima de abusos sexuales por parte de un adulto.

-Eso es imposible. Lamentablemente no.

Quien lo hizo grabó un vídeo.

-A Guille no le ha podido pasar eso.

Esto es un error.

Identificamos a su hijo por la cicatriz de la operación.

Móvil. Perdón.

¿Qué ha sido de...? Sí.

(ROMPE A LLORAR)

Sierra...

Llanto de la madre.

Me acaba de llamar Nicolás, han colgado más vídeos en internet.

-Hasta ahora no teníamos noticias de Jacobo Cañas como tal,

pero alguien apodado Rontixxx nos ha traído de cabeza unos meses.

Entre esa chusma es todo un mito, es de los más activos,

pero es un avance. -Aún así seguimos sin tener nada.

Esta es una foto de él.

Lo que sabemos es que sigue actuando.

-Bueno, debemos registrar anuncios en la red.

Foros, centraos en los anuncios clasificados,

en las gacetas locales. -Nos llevará años.

-Nos llevará lo que nos tenga que llevar.

-Lo llamamos varias veces para cuidar a Guille

desde que la interna volvió a su país a arreglar papeles.

-Parecía un chico normal, un estudiante.

-¿Recuerdas una noche que se quedó con nosotros hasta muy tarde?

Pidió disculpas por estar más serio de lo normal.

Qué hijo de puta.

Decía que lo había dejado la novia y no sabía qué hacer.

-Hace tiempo que no sabemos de él.

¿Cuánto tiempo?

-¿Un mes? -Un... mes.

-¿Puedes hablar? -Contigo siempre puedo hablar.

-¿No hay nadie? -Nadie, Jesús ha salido.

¿Qué ha pasado? -Nada, por eso te llamo.

-¿Solo por eso?

-Aquí están todos preocupados; el cargamento no ha llegado.

No nos enteramos de lo de Barcelona.

Temen que nos la cuelen por otro sitio.

-No sé, se habrá retrasado.

-Ya, ni hay rastro de Toni.

-Hace dos días que no sé nada. -¿Estás segura de lo que dijo?

-Sí, hoy y mañana, Málaga.

Mira, no controlo los cargamentos ni puedo pintarlos,

así que más no puedo hacer. Ya me contarás, ¿vale?

-Segura, ¿estás bien? -¿Tú lo estás?

-Yo, estupendamente, pero a ti te veo rayado.

-Mira... deja de preocuparte por mí, ¿vale?

Lo que deberías hacer es buscar a ese hijo puta.

-Este es el teléfono.

-Gracias.

Dios...

Pero ¿qué he hecho? -¿Qué te pasa?

-Les pasé el teléfono a Javi y a Elena.

Y a Pedro.

-Son amigos de la urbanización.

-Y a Teresa. -Venga.

El número ya no pertenece a ningún abonado.

Puede haber más afectados en los alrededores.

Joder...

Telefonillo.

Buenas tardes, sargento Andrún, de la Guardia Civil.

Telefonillo.

Buenas tardes.

Capitán Sierra, de la Guardia Civil.

Disculpe la molestia. ¿Elena Irada?

-Sí, ¿ha pasado algo?

Telefonillo.

-Nos lo recomendó Elena, lo llamamos y vino.

Parecía un chico muy formal, nos dijo que era estudiante.

Convendría que a su hijo le hicieran un examen médico.

Telefonillo.

-Sí. -Vino a casa,

se quedó con el niño.

Nos fuimos y a los 20 minutos nos llamaron para cancelar la cena.

-Sí, lo estamos esperando.

¿Volvieron a casa? -Sí.

-Frank, que ya está aquí.

¿Un invitado? -Sí, un amigo de la universidad.

Vaya momento.

¿Los avisan desde control siempre que viene alguien?

-Si no lo conocen, sí.

Aquella noche cuando regresaron

¿notaron algo raro?

-No, que yo recuerde.

¿El tipo no estaba nervioso?

-Si lo estaba, no se le notaba.

Él estaba viendo la tele.

Tenía a Raúl en brazos.

Y su hijo... ¿cómo estaba?

-Estaba llorando.

Este tipo tiene un cómplice

que le garantiza todo el tiempo y toda la tranquilidad.

¿Un guardia de seguridad? Sí, no se arriesgaría...

a que lo pescaran así como así.

Imagínate a Mónica y a Manuel entrando antes de lo pensado.

Ayuda externa.

Con eso puede hacer lo que se le da la gana.

Qué asco de gente, coño.

Qué retorcidos.

-Buenas tardes. Buenas tardes.

-¿Algún problema? Eh...

No.

Antes había otra persona aquí.

-Sí, hacemos el cambio de turno a las seis.

Ya, ¿puedo hacerle unas preguntas?

-Estoy a sus órdenes. ¿Hace cuánto trabaja aquí?

-¿En la empresa o en la urbanización?

En la urbanización. -Tres semanas.

¿Y en la empresa? -Tres semanas.

¿El responsable de los turnos?

-Se llama Mario, ¿lo llamo? Por favor, sí.

Telefonillo.

Telefonillo.

-¿Sí? -Hola, soy Jesús.

¿Puedo subir? -Sí, sí, claro, sube.

Hasta ahora.

Timbre de la puerta.

-Ah. -Hola.

-Hola. -Perdona que te moleste.

-Qué vas a molestar... Anda, pasa.

-Con permiso.

Pasaba por aquí y pensé que te gustaría...

ver lo de los presupuestos.

-¿Qué presupuestos?

-Lo de África. -Ah, los de la ONG.

Sí, pasa, pasa. ¿Quieres tomar algo?

-No, no, qué va, gracias.

Me he escapado del curro y debo volver enseguida.

¿Qué pasa? ¿Te avergüenzas de tu padre?

-Anda ya, es mi padre, ¿cómo me voy a avergonzar?

-La foto estaba dada la vuelta.

-Yo qué sé, se habrá caído.

-Ah, claro.

Imagina que no existiera la Guardia Civil.

-¿Me estás vacilando? -Lo digo en serio.

¿Has pensado lo que pasaría?

-Pues no, la verdad, no.

(RÍE)

¿Todo bien? Sí... No.

Todo mal. ¿Qué ha ocurrido?

El cargamento que debía llegar hoy no ha llegado.

Creo que la Caraguapa no es de fiar.

¿Qué dice Luis? Que confiemos en ella.

Bueno.

¿Tú qué harías?

Fui yo quien insistió con la Caraguapa.

y quien fue a buscarla, ¿no te acuerdas?

Sí, sí me acuerdo, sí.

-Como le dije, en las horas y fechas que ustedes dicen

estaba trabajando Armando Reyes.

Trabajó tres meses en esa urbanización, siempre de noche.

-¿Sabe dónde está ahora? -Pidió el traslado a Guadalajara

hace cuatro semanas.

Dijo que su madre estaba enferma y se iba a cuidarla.

-Necesitamos un listado de los sitios donde ha trabajado.

-De acuerdo. -Y otra cosa.

La madre de Armando Reyes murió hace 27 años.

Deberían fijarse más en quién contratan.

-Vaya, Sierra.

Luis, mira que te pedí que me consiguieras

un psiquiatra especializado en adolescentes.

-¿Por? ¿Otra vez...? ¿Otra vez Blanca?

Ajá. -Papá, te quiero mucho.

Viva la Guardia Civil.

¿Qué pasa? Drogas.

Esto es asunto de las drogas, Luis.

Hasta ayer yo era parte de las fuerzas represivas del capitalismo

y ahora, mira. -Drogas, alcohol,

hongos alucinógenos, LSD...

Oye, ¿y si se ha liado con Garrido?

(AMBOS RÍEN) No, no.

-Que no, no puedo quedar.

Lo siento.

No, no vengas, tengo que estudiar, ya te lo he dicho.

No es que no quiera verte.

Bueno, piensa lo que quieras, ¿vale? Hasta luego.

-¿Era tu novio?

-Era Dani, pero de novio nada.

Somos amigos.

¿Y tú?

-¿Yo qué?

Que si tienes chica.

-Qué va, no.

La verdad es que no tengo tiempo.

-¿Tanto estudias?

-Bueno, me tuve que poner a trabajar y estudio por la noche.

-¿Ayudas a tus padres?

-Mi padre murió hace años.

Y mi madre...

Mi madre murió hace dos meses.

Un accidente.

-Perdona, lo siento mucho.

Déjalo reposar.

No puedo.

Vete a casa, es tarde.

Estoy sola.

No sé nada de Martín desde que se fue a Londres.

Viva la niebla.

Debería dejar definitivamente la UCO y olvidarme de todo esto.

Sí, mujer...

No se puede vivir solo para el trabajo.

Mira quién fue a hablar.

Somos iguales en eso, ¿eh?

A lo mejor era eso lo que nos unía.

A lo mejor es eso lo que nos une.

Oye.

Podríamos cenar juntos, ¿no?

No digo hoy, no, pero...

mañana o... no sé, piénsatelo, ¿sí?

Eh.

-Esta mañana detuvimos a Armando Reyes en Guadalajara

por su colaboración en varios delitos de pederastia

y posible abuso a menores. Hasta donde sabemos,

Reyes ha trabajado en varias urbanizaciones de Madrid,

Guadalajara, Valladolid y Salamanca

en los últimos cuatro años.

No he de deciros el daño que ha podido causar.

No sabemos cuándo conoció a Cañas, ni desde cuándo colabora con él.

De momento, que sepamos, solo en Madrid.

-Madre mía.

-Su forma de actuar se sale del patrón de los pederastas.

Normalmente no colaboran de forma organizada fuera de la red.

(SUSPIRA)

Estos son algunos de los modelos de anuncios

utilizados para acercarse a las familias.

-Hijo de puta.

-El registro telefónico muestra un flujo de llamadas

entre las cabinas de seguridad de las urbanizaciones

y los pisos y chalés donde Jacobo hacía de canguro.

Telemáticos ha rastreado la procedencia de los vídeos.

Siempre los cuelga desde cibercafés.

Aluche, Toledo,

Alcobendas, Pinto, Getafe.

Y ayer...

desde Guadalajara.

Por lo que intuimos que puede estar cerca de la urbanización

en la que trabaja Armando Reyes.

-Deberíamos seguir comprobando anuncios,

centrarnos en Guadalajara y cotejarlos con los teléfonos

relacionados con el móvil de Reyes. De momento ese tipo

es la única pista que tenemos.

Y la más factible. Buen trabajo, chicos.

Coronel, no creo que se pueda culpar a Luis.

Julia, ayer no hubo cargamento.

Hoy llevamos el mismo camino.

Nos dejan en ridículo y eso no lo puedo permitir.

Él es quien confía ciegamente en la Caraguapa.

Todavía no sabemos por qué.

Espero que no esté perdiendo la cabeza.

Golpes en la puerta. Adelante.

-¿Da su permiso, mi coronel? Sí, pasa, pasa.

-Julia, tienes que quitar el dispositivo.

¡Luis, no me jodas!

Estoy empezando a cabrearme. ¿Qué pasa?

-Nos han tendido una trampa, a nosotros y a ella.

Ella es la que nos ha dado esa información.

-Se la ha jugado para dárnosla.

Sabes bien qué le pasará si la descubren.

Escucha, Luis, nadie aparece por el puerto.

Deberíamos empezar a pensar en la posibilidad

de que la Caraguapa es más leal a Toni que a nosotros.

-Mi coronel.

Se cierra la puerta.

-¿Sabes qué le pasa a la gente como tú en la cárcel?

-Que yo sepa, no he hecho nada malo.

-Trabajaste en esas urbanizaciones.

-Sí.

-En el turno de noche.

-Sí.

-Y llevabas compañía.

Según este registro de llamadas, te comunicabas con frecuencia

con las casas cuando los padres no estaban.

-Solo quería comprobar que los niños estaban bien.

-¿Y se lo preguntabas directamente a ellos

o al cuidador?

-Yo no sabía lo que pasaba.

-¿No te pareció raro coincidir con el mismo canguro

en Madrid, Guadalajara, Valladolid y Salamanca?

-No caí. -Ya...

No caíste...

A pesar de llamar con frecuencia para ver cómo estaban los niños.

-Lo está pasando un poquito mal.

-Lo tiene acorralado.

-Me refiero a Nicolás.

-En cualquier caso, vamos a hacer una cosa.

Le presentaremos las pruebas al juez.

Tus llamadas y tus traslados.

Ahí decides tú si quieres seguir mintiendo o no.

-Yo no miento.

-Solo quiero saber dónde está Jacobo Cañas.

-No lo conozco.

-Personalmente me da igual lo que te pase.

Cuando entreguemos las pruebas al juez,

lo verá igual de claro que nosotros

y entonces irás a la cárcel.

Y... te puedo asegurar una cosa.

La leyenda urbana es cierta.

No son muy cariñosos con los que abusan de niños.

-Yo no sabía lo que pasaba, se lo juro.

-Tal como yo lo veo, tienes dos opciones.

Vas a la cárcel, te ponemos en un módulo especial

donde intentarás rehabilitarte.

Podrás salir en unos años, bueno, si nos dices dónde está Jacobo.

O...

sigues como hasta ahora

y te dejamos con el resto de los presos.

Que sean ellos los que decidan.

-A mí solo me pagaban por avisar a los padres.

Yo no sabía lo que pasaba en las casas.

-Y no podías imaginarlo.

No podías imaginarlo.

Qué guapa.

¿Tú crees?

Qué suerte que estés aquí entre tanta cosa horrible.

Vais por buen camino.

Ajá.

En Interpol están muy pendientes. Eso parece, sí.

He reservado mesa en el Porteño.

No sé si podré.

¿Por qué?

Porque mi madre me ha prohibido bailar tango con desconocidos.

Hazle caso, ¿eh?

Las madres saben; antes fueron hijas.

Las hijas casi nunca las escuchamos

y luego pagamos las consecuencias.

Yo no sé bailar el tango.

No, amor, no me esperes, voy a cenar fuera.

-¿Con quién?

Eh... con un superior, cuestión de trabajo.

-Bueno, pues salgo a picar algo por ahí.

¿Sola? -No, con unos amigos.

No vuelvas tarde. -No, no te preocupes.

A las once estoy en casa. Te quiero, pásalo bien.

-Menos mal que te encuentro. ¿Qué pasa?

-Estoy metido en un lío.

Dime.

-Quiero decir que todo se está complicando aún más.

¿Con la Caraguapa?

-Julia y Garrido creen que trabaja para Toni.

El contenedor no aparece. -Ni nadie de la banda de los Tonis.

Luis...

¿Y si nos la está jugando?

-Sierra, no me vengas con lo mismo. Es de fiar.

Nosotros la metimos en esto y no la dejaremos colgada.

¿Vale? Luis...

Luis.

Segura, encontramos un anuncio de un canguro

en un periódico de Guadalajara. -Coincide con un número

desde el que se ha llamado a Reyes. ¿Qué hacemos?

-Llamemos; localicemos la llamada o quedemos con él.

Mandemos gente allí para ganar tiempo.

«Okay».

-Vale, el grupo está en la zona.

-Mantente en contacto y oriéntalos hacia la llamada.

¿Con esto me escuchará solo a mí?

-Sí, con ese micro solo te oirá a ti.

-En la pantalla le saldrá un número con prefijo de Guadalajara.

Si llama, nos la desvían.

¿Vale? Intenta distraerlo.

-¿Diga? Hola, buenas tardes.

Te llamo por tu anuncio en el periódico,

necesito alguien que cuide de mi hijo hoy.

-¿Hoy? Sí, ya sé que es muy precipitado,

pero nos han avisado con muy poco tiempo

y nos ha pillado por sorpresa.

-Nada, nada, no hay problema.

Iba a dar una clase particular, pero la puedo dar mañana.

¿Das clases particulares? Está bien saberlo.

-Sí, son clases de apoyo, más que nada.

Bueno... Por cierto, me llamo Adela.

-Sí, llevamos un rato hablando

y voy a cuidar a su hijo, lo mínimo es darnos los nombres.

Yo soy Fernando.

¿Qué edad tiene el niño? Dos añitos, pero se porta muy bien,

pero mi madre se ha declarado en rebeldía y la vecina no puede.

¿Hola?

-¿A qué venía lo de las clases particulares?

¿Cómo?

-¿A qué viene lo de las clases, si su hijo tiene tres años?

Ya, bueno, es que yo no...

-Ha colgado, pero lo tenemos. -En la calle Santa Cruz.

Hay bloques, una pescadería, una farmacia y locutorio.

Que entren ya. -Entrad, tenéis la foto.

Entrad en el locutorio.

-Joder.

-Está detenido.

Tiene derecho a guardar silencio y a declarar solo ante el juez,

a un abogado, si no tiene, se le asignará uno de oficio,

tiene derecho a avisar a un familiar por el hecho de su detención,

y también tiene derecho a ser reconocido por un médico forense.

-¿Cómo va el tema? Hay droga en el contenedor.

-¿Lo veis? Os lo dije. Pero una cantidad ridícula, Luis.

-¿Y los Tonis? Por ahí no ha aparecido nadie.

Nos la han colado, pero bien colada.

Primero lo de Barcelona y ahora esto.

Luis, ¿qué hacemos con Caraguapa?

-Pero ¿no ves que están jugando con ella?

Ay que joderse con este Luis...

y su Caraguapa.

-Jacobo Cañas. -Ajá.

-Tiene una tienda de informática. -Tenía, tenía, ya no.

Tuve que cerrarla.

Ya se imaginará que con la crisis, quedan pocas alternativas.

-¿Por qué dejó su piso?

-Me amenazó una persona del barrio y sentí miedo.

-¿Por qué lo amenazó?

-No lo sé.

La tomó conmigo, supongo.

-¿Puso una denuncia? -No.

No, no quería problemas.

-Ya.

No le gustan los problemas.

-No mucho, no.

-Le gustan los niños, ¿eh?

-Me entiendo bien con ellos, sí.

Casi mejor que con los adultos.

-¿Ha trabajado de canguro?

-Alguna vez, sí.

-¿En diferentes provincias? -No.

No, solo en la zona cercana a mi universidad.

Oiga, no entiendo muy bien por qué estoy aquí.

-No sabes muy bien por qué estás aquí.

A mí me da que Segura se está cabreando.

-Tú lo conoces mejor, Molina.

-Yo es que no lo he visto nunca cabreado.

-¿Qué hacías cuando estabas con esos niños?

-Pues... lo normal.

-Lo normal...

-Lo normal, sí.

No me diga que no sabe qué es lo normal.

Lo normal es lo que haría usted. Entra ya, Pablo.

-¿Qué has dicho? -Que no se crea mejor que yo.

-Nicolás, tranquilo, tranquilo.

-¿Ha visto lo que me ha hecho? -Tú espera,

que ahora te traemos una tirita, gilipollas.

Claxon.

-Sube. -¿Por?

-Que subas. -Pero ¿qué pasa?

-Merche, sube, joder.

(LLORA)

-Segura, yo también

le habría reventado la cabeza a ese desgraciado.

-Déjalo, ¿vale?

Hay cosas que no sabes de mí...

ni de mi vida.

¿Hace falta que te diga más?

-¿Y mi abogado?

Lo están esperando.

De aquí te van a pasar a la sala de interrogatorio.

He pensado que te apetecería un café.

-Ahora va de poli bueno, ¿no?

Yo no soy poli.

Eso es inaceptable, eso que te han hecho es inaceptable.

¿Cómo pueden haber dejado entrar aquí a ese energúmeno chupacirios?

La mujer lo dejó y está en medio de una batalla legal por los hijos,

que son los que van a tener que pagar el pato en definitiva.

Tú haces lo que yo te digo.

¿Ha quedado claro?

Tú haces lo que yo te digo, no te va a pasar nada,

pero haces lo que yo te digo.

Aquí muchos pensamos

que el verdadero delito es reprimir a los niños.

¿Quién piensa en ellos?

No, deciden por ellos y ya está.

Me repugna esa manía de no permitir que los niños vivan naturalmente

lo que después van a repetir toda su vida como el culo y con culpa,

porque no les han enseñado.

¿Se machacan estudiando? Sí, claro.

Que jueguen al fútbol, que hagan todo lo que odian,

eso es lo normal.

Pero de sus sentimientos, de sus emociones,

¿quién se ocupa?

Nadie, es todo una hipocresía.

-Tú no tienes hijos, ¿verdad?

Ojalá.

Pero veo a los hijos de mi hermano, viven reprimidos.

-Es que la gente es muy hipócrita.

Lo que te dije, ¿por qué?

No piensan que los niños son personas con sus emociones,

sus sensaciones, sus...

deseos. -Eso es.

Eso es, ¿y sabes por qué?

Porque la espontaneidad de los niños los espanta.

Y por eso, esta sociedad de mierda.

Los castra desde pequeños...

y les prohíbe expresarse.

-Hay muchas cosas que harían si los dejasen.

Y tantas.

Ese es nuestro problema,

vivir ocultos en la clandestinidad,

pero todo va a cambiar con la nueva ley.

Muy pronto.

Pero mientras tanto hay gente...

que se aprovecha de eso.

¿Fumas?

Bueno, ya hablarás con él de lo que sea.

Pero únicamente con él, ¿eh?

Entre quien entre aquí,

no te fíes de nadie. No aceptes bebidas ni comidas,

que no voy a estar todo el tiempo aquí para protegerte.

Dos años sin fumar.

Pero aquí hay muchos que te protegen a ti y al negocio.

Mi jefe, el jefe de todos,

me ha mandado para decirte que no estás solo y para sacarte de aquí.

Te vas a ir a América... un tiempo, un tiempo.

Y luego vas a volver.

Tú no puedes caer, tú eres un icono para nosotros.

¿Está claro?

¿Está claro?

Te pidió pasta, seguro.

Siempre hay mierdas que se aprovecha del trabajo ajeno.

Total, como no corren ningún riesgo...

¿Se lo diste?

Mal hecho.

-Encima de que le pago, se pone chulo.

Porque has ido por libre.

¿Por qué no pediste ayuda antes de partirle la cabeza?

Había Pietro, Pluis, Zeus... ¿No pagas tu cuota?

-¿Qué cuota? La de la familia.

-¿De qué familia me hablas?

Oye, ¿eres tonto o te haces el tonto?

Es tu familia, es nuestra familia.

La que nos protege a todos, la que está pendiente de ti.

Aquí hay gente muy importante que no puede pringarse,

pero que vive por y para lo que tú haces.

¿Qué nos importa que te hayas cargado una mierda? Eso se arregla.

Lo que no se arregla es que pongas en riesgo a toda una organización.

Si vas por libre, eres un peligro.

Y aquí hay mucho en juego.

-De verdad que no sé de qué me habla.

¿«No sé de qué me habla»?

Me estás tomando el pelo.

Imbécil.

Jefe.

No sé, no lo veo claro.

Yo no me arriesgaría, no.

Benjamín, piense que es un topo de la nacional o de prevención.

No lo sé, señor, hago todo lo que puedo, no colabora.

Desconfía, no sé, tiene miedo.

A sus órdenes, mi general.

O sales de aquí limpio o en una bolsa de plástico.

Tú mismo, Rontixx.

Que te den.

-Por favor, espere.

Espere.

No sé de qué me habla, al tipo ese le paré los pies porque me amenazó.

No me quedó otra. Mal hecho, muy mal hecho.

Aquí, lo único importante es el negocio y casi la cagas.

Si entra alguien, te tragas la lengua.

Espera a tu abogado. -Espere, no se vaya, yo...

Solo quería recuperar mis vídeos, que mi trabajó me costó grabarlos,

pero me chuleó y me volví loco. ¿Y por qué no pediste ayuda?

¿Para qué crees que está la familia?

-No lo sabía. ¿No lo sabías?

Sí, te quisiste quedar nuestra parte.

-¿Qué parte? Que no lo sabía.

No sé si creerte.

No lo sé.

No. -Oiga, oiga.

¿Qué tengo que hacer?

Siéntate.

Me la voy a jugar por ti.

Si me equivoco, me cortan la cabeza, pero yo a ti te mato.

¿Está claro?

Tú eres una víctima.

Tú eres inocente de todo lo que se te acusa.

Te han pegado para que confieses algo...

que no has hecho, ¿de acuerdo?

¿Lo mataste con las manos? -Con la barra del coche.

¿Te deshiciste de él? -No.

Está con el resto del material.

El resto del material, ¿dónde está?

Esa barra no puede caer en manos de estos.

El material lo espera la familia. -Tras la casa de Armando,

hay una almacén de trasteros, es el 712.

712.

Venga, bravo.

¿Cómo? ¿América?

Que el juez autorice el registro

y que abran la diligencia

por manifestación espontánea por el crimen.

-¿Qué pasa ahora?

-Tranquilo, que va a ir todo muy bien.

Segura.

Habéis hecho un buen trabajo.

Estamos preparando más detenciones aquí, fuera.

Interpol nos ha confirmado que tenía contactos en otros países.

-Estoy a su disposición para lo que decida, mi coronel.

Y yo a la tuya.

Pero tú y yo tenemos que hablar.

-Permiso, mi coronel.

Segura, vas a llegar tarde.

Venga, te llevo y así doy un beso a Pilar a las niñas.

Gracias, Pablo.

Mi coronel.

-¿Cómo lo han encontrado? Gracias a ti.

-¿Quién era? El que tú dijiste.

Si no hubiese sido por ti, estaría fuera, haciendo daño.

-Y ahora ¿qué van a hacer con él?

Ahora...

No sé, lo decidirá el juez.

Va a ir a la cárcel seguro.

-Quiero seguir ayudándolos.

¿Y cómo vamos a hacer para pagarte? -No quiero que me paguen.

A ver...

Vamos a hacer una cosa.

Puedes venir cuantas veces quieras.

Puedes llamarme cuando quieras.

Yo te cuento cosas, a ver si me puedes ayudar.

¿Eh? -Vale.

Y dentro de unos años, cuando podamos pagarte,

vienes todos los días.

-Y mientras, ¿adónde voy a ir?

(SUSPIRA)

No podía quitarte los ojos de encima.

Sabía que estabas ahí.

Sentía tu mirada a través de la pared.

Y actuaba...

para ti.

Has estado brillante.

Gracias.

¿Gracias por qué?

Por la clase magistral.

¿Lo tenías preparado o...

lo fuiste improvisando?

¿Qué pasa?

El interrogatorio me colocó de repente en mi sitio.

¿En qué sitio? No te entiendo.

Delante de mi maestro.

Y entonces, me dije:

«Yo quiero esa cabeza, la suya, la mía no sirve.

No la quiero, quiero su cabeza encima de mis hombros».

Ya ves.

Pero ¿eso significa que nos vamos a cenar

y a pasar un buen momento juntos? ¿Y sabes lo que pensé después?

Pensé: «Todo cambia.

Todo cambia... menos Sierra.

Sierra es de una pieza.

No tiene fisuras, no tiene debilidades...

Pero ¿tendrá corazón...

o es solo un tipo raro?

¿Me va a volver a destrozar?

¿Qué quiere esta vez de mí?».

Por Dios, Julia, es...

Se trata de una porción de asado de tira, una ensalada

y un par de copas de vino, nada más.

Puede,

pero no me voy a arriesgar.

Esta noche, no.

Quizá nunca.

Lo siento.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La mejor edad - Capítulo 8

Unidad Central Operativa - La mejor edad - Capítulo 8

07 may 2013

A pocos metros del edificio de la UCO, Sierra y su equipo encuentran el cuerpo de Ricardo, un empleado de limpieza, viudo y con un hijo. Parece que la muerte se produjo tras un fuerte golpe en la cabeza, probablemente con la barra de un coche. Concha, la prometida de la víctima, relata que Ricardo estaba muy nervioso en las últimas semanas.

Histórico de emisiones:

16/07/2009

ver más sobre "Unidad Central Operativa - La mejor edad - Capítulo 8 " ver menos sobre "Unidad Central Operativa - La mejor edad - Capítulo 8 "
Clips

Los últimos 39 programas de Unidad Central Operativa

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. iem

    Capitulo 11 y .... donde esta la entregea de hoy? No nos dejas en suspension ... donde y cuando el capitulo 12???? La serie mas bien actuado, producido etc de la TV espanola!

    13 may 2013