www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
1811487
No recomendado para menores de 7 años Unidad Central Operativa - Errare Humanum Est - Capítulo 10 - ver ahora
Transcripción completa

No me lo puedo creer.

No me lo creo de ti, que a estas altura me hagas esto.

¿Entiendes? Es que Paco no me fastidies.

Vamos a ver, Pepa, los dos sabemos perfectamente,

que a tu local viene lo peor de cada casa.

No sé si me entiendes, lo único que te pido

es que si detectas alguna conducta o conversación sospechosa,

me lo comuniques a mí de forma confidencial.

Y yo a cambio haré la vista gorda en tus cosas que no son pocas.

Esto se llama colaborar con las fuerzas del orden.

A eso se llama ser una chivata.

Guti, una confidente de mierda.

Grito ¿Qué pasa?

Gritos

Fernando Santos, el portero del local.

¿Crimen organizado?

Está sin confirmar, Julia ha mandado un grupo.

Arma blanca, ¿no? Eso parece.

¿Testigos?

Las chicas, pero no creo que nos ayuden mucho.

Es Viagra, mi Capitán.

Quédese con unas cuentas que ya miro yo para otro lado.

¡Buenos días!

TodosBuenos días, Gutiérrez.

¿Qué hace usted aquí?

Pues aquí, como podríamos haber estado en otro lado.

¿Anduvo fumando?

No, no, no.

No es crimen organizado, mi capitán.

Fíese, que ya sabe que a mí esta nunca me falla.

¿Qué descubrió el cadáver?

Una de las chicas. -Y un servidor.

¿Estaba aquí cuando lo encontraron? Sí, mi capitán.

En misión de servicio. ¿En misión de qué vicio?

No sea así, mi capitán.

Ya sabe que desde la última vez que nos vimos ando abstenido.

¿Abstenido? -Sin tiritirí, cabo.

Eres muy joven para entender lo que le pasa al hombre a cierta edad.

Venga, anda, vamos con la tarta, venga.

Sierra, una de las chicas se ha ido.

Olga, la rusa. Encuéntrala, Nicolás.

Marina, rastrea las llamadas del último mes del portero.

Muy bien.

¿El arma? Ni rastro.

El entorno del portero.

Según las chicas vivía con su padre.

Tráemelo a la UCO. Pepa, chitón.

Vamos a ver, Capitán.

Olga, la rusa, y el susodicho Santos como el caviar y el vodka.

Tal para cual, vamos que si en las calles de este pueblo,

alguien pasea como una rusa del tipo de la Olga...

No sé si me explico, no pasa desapercibido.

Entiendo. Bueno.

Y en otro orden de cosas, ¿eh?

¿Cómo va la operación comandante Julia?

¿Progresa adecuadamente?

¿Necesita ayuda logística?

Antes le he visto con la pastillita de viagra, que la cojo que no.

Y pensaba yo que algo... Gutiérrez, cállese.

A sus órdenes.

Arranca un coche

Vamos, por favor.

Sáquenme de aquí los coche para que salga el capitán.

¡Y a ver si nos llevamos el occiso, que con este calor se descompone!

¿Cómo era su hijo?

Es injusto.

Deberían enterrarnos ellos y no al revés.

Usted...

¿tiene hijos?

¿O está hablando por hablar?

No, tengo, tengo dos hijas.

Ah.

Pues cuídelas bien.

Por cierto,

¿y la enfermera

que me dijeron

que me iban a traer?

¿Qué enfermera?

Mi hijo

me dijo

que me pondría una enfermera,

mientras él trabajaba.

Pero una enfermera es muy cara. ¿Le dijo cómo pensaba pagarla?

Supongo que con su sueldo.

El sueldo de un portero de local nocturno no da para mucho.

¿Sabe si tenía otros ingresos?

No.

Creo que no.

Amigo...

Para lo que sea.

A cualquier hora.

Muchas gracias.

¿Reconoce esto?

Estaba en la chaqueta de su hijo.

Pues sí.

Son las pastillas

para mi tensión.

Se me habían acabado.

Si es que...

Siempre estaba pendiente de mí.

¿Quiere que llame a un médico? No.

No, muchas gracias.

Quiero irme a casa.

Molina.

A ver que le ayude a levantarse.

Deme las pastillas, las dejamos aquí.

Arriba.

¿Conocías a Fernando Santos?

Sí.

¿Tenía enemigos?

No lo sé.

¿Alguna vez te acostase con él?

No.

¿Y tú?

No, nunca.

¿Tenía alguna relación especial con alguna de las chicas?

No, que yo sepa no.

¿No le gustaban las mujeres? -Las mujeres le encantaban.

A lo mejor nosotras no éramos su tipo.

¿Se peleó con alguien, con algún cliente?

No...

No.

¿Estás segura?

Contesta, por favor.

Mira, chico, no tengo papeles.

Ya sabes, no quiero líos, no sé nada.

Bueno ¿qué? ¿Algo más?

Teléfono

¡Eh, Luis!

¿Cómo estás?

Bien, supongo que bien.

¿Qué pasa, no te contesta? ¡Eh!

Estás muerto con ella.

¿Qué? Te has enamorado.

Sí, creo que sí.

¿Qué te dice tu olfato?

Mi olfato no sirve en cuestiones del corazón.

Pero cuenta conmigo para lo que sea.

No tienes la culpa de nada,

pero no te olvides quién eres.

No te olvides quién eres tú ni quién es Caraguapa.

No lo haré.

¿Amigo? Siempre.

Oye, estuve pensando...

Piensa muy bien qué vas a decir,

porque suele ser muy torpe y capaz de arruinarlo todo.

Sigues siendo Sierra, pero yo ya no soy la Flaca.

Tómate tu tiempo.

Te veo muy guapo.

Bonita camisa.

Muy...

rayada.

Adiós, jefa.

Capitán.

¿Se encuentra bien? ¿Eh?

Que si se encuentra bien.

Sí, sí, ¿por qué?

No sé porque está...

distinto, raro.

¿Raro, cómo?

Como...

despierto.

Despierto.

Despierto. Muy buena.

Despierto.

Qué bueno.

¿Qué se sabe de Laura?

Tengo una vista, no volveré hasta después de comer.

Entendido, que vaya bien. Gracias.

Móvil

¿Sí?

Sigue sonando

¿Sí? Sí, un momentito, aquí llega.

Perdón, es que estaba sonando y he pensado que...

que... se le había olvidado y...

Precisamente venía a por él.

Perdona, he salido del despacho y me he dejado el teléfono.

Mi secretaria.

Cuéntame.

Sí, por supuesto que lo encontraré.

Montejos es un detective estupendo.

El mejor para encontrar esta clase de chusma.

¡Sierra! Espera un momento.

Si es por el papeleo, lo estoy poniendo al día.

Tu papeleo es una batalla perdida, me interesa tu vida social.

Sí, con la edad nos volvemos cotillas.

A mí también me pasa.

Qué gracioso.

Me refiero a Luis y a Julia.

No... Luis está bien. Escucha, Sierra.

Todos los agentes de la UCO estáis aquí,

porque yo quiero que estéis.

Os conozco un poquito

y Luis no está bien.

Tú lo sabes, él lo sabe y yo lo sé.

Oye, ¿eso no es de una canción?

Sí, una canción del trío no me toques...

Estate pendiente de él, no le pierdas de vista.

No te preocupes.

Me alegro mucho que lo de Julia y tú se haya aclarado del todo.

La unidad lo nota. Sí, bueno.

Las circunstancias, un momento de tensión, nada más.

Trabajamos muy bien juntos, lo sabes.

Ya. Y lo que está bien es mejor no tocarlo, ¿verdad?

En el móvil de Santos hay tres números que se repiten.

El de su padre, el de Olga, la rusa desaparecida

y el de un tal Carlos Cruz. -Le estoy localizando.

El equipo de Julia, ¿qué tiene de Santos?

Su nombre no aparece en ninguna investigación de crimen organizado.

Ya lo decía yo.

Vamos quiere decir que...

Yo ya le había informado de que no se trataba de crimen organizado.

Y no me hizo ni puñetero caso, con todo el respeto.

Vamos a ver, capitán.

Pepa, jamás dejaría que los mafiosos camparan a sus anchas en su local.

Lo han intentado y le han ofrecido buenos dineros,

pero ella nada nunca, que si quieres arroz.

Venga, Paco.

Parece que sabe más de lo que dice y que le oculta información

a sus compañeros de la Guardia Civil.

Formo parte de la España profunda.

engo mi propio método de actuación, lo reconozco.

Pero en mi territorio, reconozcan, que se da un crimen cada 6.000 años.

Pues en este mes y medio llevamos dos.

No habrá habido ninguno en los 12.000 anteriores.

Lo que se viene a llamar una ley de compensación, ¿me explico?

Vuelva a su banca, pico de oro.

A su órdenes.

¿Qué es eso, Pablo?

Los sitios donde operan la mafia rusa y rumana,

las que controlan la seguridad en los locales.

El Paraíso no está entre ellos. -Ya van dos.

¿La sangre? La están analizando.

Hemos localizado a Olga la rusa.

En el aeropuerto a punto de marcharse a su país.

Marina, ha llamada una de las interrogadas.

¿Qué quería? -Pues cambiar su declaración.

La rusa y la víctima tuvieron una bronca la semana pasada.

¿Qué tipo de bronca? De las chungas.

A ver, tú y tú.

Venís conmigo a interrogar a las chicas.

Si no dispone de otra cosa, capitán.

Vamos, venga. -Vámonos, loquera.

Vamos, vamos.

Perdón, pensé que no había nadie. -Entre.

La mujer que se hospeda aquí, ¿sabe si se ha marchado ya?

Es importante. -Hace días que no la vemos aquí.

Ya.

¿No ha dejado ninguna nota, ningún mensaje?

-No, señor, no.

Gracias. -De nada.

Que mal lo paso con las pistolitas de los maderos.

¿Qué está pasando?

Un miembro del clan de los Tonis ha llamado a Reixach.

El bufete dónde tenemos a Laura. Sé dónde está Laura.

Teléfono

¿Qué quieres que te diga? Si quieres hacemos otra movida,

pero es tu problema.

Yo no pongo la cara por nadie y menos por él.

Toni se acostaba con una puta confidente,

no sabemos lo que le largaría.

¿Confiarías en él?

Ya no se puede confiar en él.

¿Y qué hacemos con la confidente? -¿Tú qué crees?

Vale, hablaré con Montejos. -Date prisa, habla ya, coño.

¿Ves? Toni ha caído en desgracia.

¿Está vigilado?

Está desaparecido, olió el peligro, como nosotros.

Quizá es un buen momento para cogerle.

No tengo lo que quisiera contra él,

pero o le cogemos ya, o morirá antes.

Laura puede averiguar dónde está.

¿Y Caraguapa? Sin rastro.

No permitiré que asesinar a nuestros confidentes sea costumbre.

De ninguna manera.

Imagínate que se diga que están identificando a mis clientes.

Vamos a ver, yo lo veo de dos maneras. Una:

tú me cuentas todo lo que sabes,

y nos vamos y aquí no ha pasado nada. Y otra, te niegas a hacerlo.

Yo te recomiendo que cambies preservativos por menús del día.

¿Me explico?

La pelea entre Santos y Olga nos ayudará mucho.

Gracias por tu colaboración.

Olga no sabrá que fui yo, ¿no?

No, claro que no.

¿Por qué? ¿Le tienes miedo?

Es que ella... Ella no es igual a nosotras.

Pepa es la que está en la barra todo el día, es la que ve...

quién entra, quién sale y quién se queda en la puerta con Santos.

Nosotras estamos de arriba para abajo,

de las habitaciones a la sala.

¿Entonces?

Ya te he dicho que yo no sé nada. "Menús del día"...

Muy bien, pues nada, a tomar por culo la bicicleta.

Este local está clausurado oficialmente hasta nueva orden.

¿Qué dices, Guti? -Lo que oyes, Pepa.

¿Qué está haciendo? -Presionar.

Tácticamente se llama presionar.

¡A ver!

Todas las mujeres con sus pertenencias recogidas

y en fila de a uno en la barra, en cinco minutos.

¡Con la documentación en la boca! ¡Vamos!

Soy todo oídos, Pepa.

Hace dos o tres semanas un cliente, un chaval joven,

no dejaba de hablar con Santos.

Un día me pidió salir antes, le dije que no e insistió que era urgente,

debía hablar con un cliente. -¿De qué?

Un negocio y que si no iba, perdería mucho dinero.

¿Qué clase de negocio?

No lo sé, me dijo de broma que...

el tipo se creía Clint Eastwood.

Nombre y dirección.

¿De Clint Eastwood? -No, del otro.

¿Qué te crees que es esto? ¿Eh? ¿Una delegación de Hacienda?

¿Que mis clientes dan sus datos cuando vienen? No me jodas, Paco.

No me jodas.

Venga, hombre, Pepa, por Dios, no te lo tomes así.

Que te pones muy fea.

Esto no ha sido más que un... -Un ensayo.

Eso, un ensayo. -Nosotros no trabajamos así.

Trabajar así nunca. -Ya.

Tanta modernización, tanta modernización,

¿de qué nos sirve con guardias civiles como usted?

Hay que ver.

Le ha salido la guardia civil que lleva dentro.

Qué carácter. -Y tanto.

Y lo guapa que es. -También.

Estáis saliendo, ¿no?

A mí no me engañes, ¿eh? Tengo ojos en la cara y he visto...

-Todavía no.

Acabarás saliendo con ella, te lo digo.

Qué ojo tienes, Guti, qué ojo.

Qué juventud esta.

Ay...

¿Carlos Cruz? -Sí.

¿Conoces a Fernando Santos? -¿Quién eres?

Un amigo de la familia que quiere saber por qué está muerto.

¿Cómo que ha muerto?

Erais amigos, ¿verdad?

No. A veces me lo encontraba por el pueblo,

comprábamos en el mismo súper, tomamos alguna caña, pero amigos...

¿Sabes si tenía algún negocio entre manos o iba a recibir pasta?

No.

¿No le viste nervioso, raro, con miedo?

Normal, como siempre.

No tengo nada que ver con su muerte, te lo juro.

¿Quién ha dicho que tengas algo que ver con su muerte?

¿Podrías demostrarlo?

¿Por qué me preguntas esto?

Estate localizable.

¿Cuál era tu relación con Fernando Santos?

Compañeros de trabajo.

Demasiadas llamadas para ser solo compañeros.

Hablamos de trabajo.

¿Por qué huías?

No huía.

Soy libre de irme donde y cuando quiera.

¿O no? Sí.

Siempre que no tengas nada que ocultar.

No pierda el tiempo conmigo.

No tengo nada que ver con su muerte.

Y usted lo sabe.

¿Cómo va?

Pues aquí con la rusa esta. Una tipa dura.

Fíjate qué mirada.

Típica historia de bonitas promesas de futuro

para acabar en un puticlub.

Una víctima.

Sí, pero... -Pero ¿qué?

A veces es difícil distinguir entre víctima y verdugo.

¿A qué te refieres?

Que el exceso de sufrimiento puede convertir

al agredido en agresor.

Es algo así como... -Deshumanizarse.

Exacto.

Qué envidia, lo hablas mejor que yo.

Hay testigos...

que te vieron discutir con Santos y te oyeron decirle:

"Si no me devuelves el dinero te rajo, cabrón".

¿Era tu chulo?

Ya me explotaban en mi tierra para que aquí me chupe la sangre otro.

¿Te debía dinero?

¿Cuánto?

Más de 6.000 euros.

¿Te los devolvió? No.

¿Te prometió devolvértelos? Sí.

¿Qué hacía, traficaba con drogas dentro del local?

Eso jamás lo aceptaría la Pepa.

Lo hubiera echado a la calle enseguida.

¿Y cómo iba a juntar ese dinero para devolvértelo si no?

Olga...

Ayúdame porque ahora mismo puedo acusarte del asesinato de Santos.

Pero si ya han decidido que soy la culpable.

¿Qué más da?

En mi país no se toman tantas molestias, capitán.

Aquí sí.

Un cliente del club...

le había propuesto algo.

Algo gordo.

Iban a verse la noche en que le mataron.

Prevén una operación mucho mayor de las que Toni acostumbra.

Socios más grandes, drogas nuevas y cantidades mucho mayores.

Y todo esto con Toni desaparecido.

Están trabajando mucho a sus espaldas.

¿Qué sabéis de Montejos?

Que era detective y, ahora, es un matón en busca y captura

y persiguiendo a Toni, parece.

A ver quién le encuentra primero.

Has empezado muy bien la misión, ¿lo sabes?

Gracias.

¿Qué? ¿Doy el pego como secretaria facilona?

Ya te digo.

Nos tienes a todos en vilo.

Tranquilo, mi mayor peligro es memorizar cómo quieren los cafés.

¿Te vienes a tomar algo? ¿Tú y yo?

No, con los demás, iba a llamarles y...

¿En serio pensabas que era los dos solos?

¿Qué tendría de malo? Es decir...

Así nos podríamos conocer, que ya es hora.

Hoy no, que entre el wonderbra y los tacones me muero.

Ya imagino. Descansa.

Abren la puerta

¿A qué juegas? ¿Me lo dices?

¿Qué coño estás haciendo?

Llevas días sin aparecer, sin dar señales.

¿Quieres que te maten?

Me has vuelto loco.

No contestabas al móvil.

Creía que te había pasado algo.

Yo sí que estoy a punto de volverme loca.

No entiendo nada, Luis.

Y tengo que entender. -Lo sé, lo sé.

Pero escucha, en un lugar seguro, por favor.

Esto no me había pasado nunca.

Estoy muerta de miedo... y no solo por mí.

Jesús es el único que sabe dónde está mi hijo.

He estado a punto de llamarlo. -¿A quién?

A Chema.

-Es peligroso, no lo vuelvas a hacer.

Quería contarle este horror, pero...

No me siento con fuerzas. -Chis.

No puedo más. -Lo sé.

Tranquila.

¿Por qué no me lo has dicho?

-Lo siento, lo siento.

Merche, siento haberte ocultado lo de tu sobrino, lo siento.

Escucha, escúchame.

Cuando...

tu sobrino se fue a vivir contigo ya eras nuestra confidente.

De saberlo te habrías desesperado.

Y sacarte de allí habría sido muy sospechoso, ¿lo entiendes?

Al final has tenido que hacerlo.

¿La UCO sabe dónde estoy?

No.

¿Y ahora qué?

Toni está desaparecido, pero le vamos a pillar.

Y detrás de él caerán todos. Y tú estarás a salvo.

Antes muerto que dejarse cazar.

Tú confía en mí.

Conseguiste que se acuerde de ti.

De eso se trataba, ¿no?

Mientras no te pase lo mismo.

Yo no confundo las cosas.

¿Qué hacemos con Caraguapa?

¿Qué pasa con Montejos?

Está en ello.

Yo no soy como Toni, ¿queda claro?

Caraguapa ya no es mi familia.

No sé cómo puedes soportar eso. ¿El qué?

Vivir pendiente de un mensaje.

Porque estoy enamorada.

¿Y esa camisa nueva?

Sí, es nueva.

Uy, pues últimamente te pones la crema esa antiedad,

con colágeno, enriquecida, efecto total 7 días, capitán.

¿Qué tiene de malo?

Te la regalé hace un año.

Ya, por eso antes no tenía sentido, ahora soy una año más viejo.

Te pasa algo...

Te pasa algo.

Sí.

Algo te pasa.

Julia.

Se enfría, come.

Julia...

Julia. Julia...

Me encanta ese nombre.

Me encanta el nombre Julia.

Fernando Santos en sus cuentas corrientes solo ingresaba su sueldo.

¿El ADN?

Encontramos un segundo tipo de sangre en la ropa de Santos

y es de Olga, la rusa.

¿El arma utilizada?

Para el forense un cuchillo de cocina.

Las mafias de locales nocturnos no actúan así,

matan con armas de fuego.

¿Descartamos crimen organizado?

Bueno... de momento...

¿Habéis visto a Sierra?

No. -No.

¿Quién es?

¿Ella? Ajá.

La principal sospechosa.

Adiós. Adiós.

Gutiérrez tenía razón, descartamos crimen organizado.

Está claro que ella tiene motivos y tenemos su ADN y...

No creo que necesitemos muchas pruebas más.

¿O sí? -No, no, por mí.

¿Tan importante es mi colaboración en el caso?

-¿Cómo no, Pepa? Si te he traído al mismo corazón neurálgico

de la Guardia Civil. -Como siempre estás de broma.

-Eso en la calle, no cuando trabajo.

Vamos a ver, concéntrate bien. El de la foto ¿es cliente tuyo?

¿O no es cliente tuyo?

Sí.

¿Lo ves? Y sin amenazas que son malas, tanto para ti como para mí.

Y ahora que ya estás oficialmente en esta investigación,

¿no me dices quién era ese que hacía negocios con Santos?

¿Estás de cachondeo?

Yo no, ¿por qué?

Porque es ese.

¿Este? -Sí.

¿Estás segura? -Pues claro.

Joder.

Pepa...

Que acabamos de resolver el caso.

Espera un momento.

¿Capitán Sierra?

Aquí Gutiérrez.

Tengo una noticia bomba sobre este caso.

Ahora mismo le llamo, sí, gracias.

Bueno... Pepa...

Muchas gracias.

No te como a besos porque aquí todo son cámaras y queda grabado.

Que Dios te lo pague con un buen novio.

O con un contrato fijo en Carrefour, no sé qué te sale mejor.

Sentamos a alguien ahí porque creemos que tiene información útil,

que puede ayudarnos a resolver el caso, o bien...

porque oculta información

que puede incriminarle.

¿Usted en qué equipo juega?

En ninguno, la verdad. No sé de qué me está hablando.

Se lo pregunto porque como Santos está muerto.

¿Qué haces? -Ponerle un mensajito a Laura.

A ver que todo vaya bien.

Le agradecería... -Al final os lleváis bien, ¿no?

(Nos encontramos algunas veces) -Sí, eso parece.

(A veces, tomábamos algo, charlábamos)

No sé de dónde ha sacado esa información.

¿De qué conocía al muerto?

Íbamos a montar un negocio juntos, un bar.

Sólo es eso. Ya.

A ver si nos aclaramos, primero lo conocías solo de vista,

luego eran amigos de cañas,

ahora casi socios.

¿Y si prueba a contarme la verdad?

Lo siento.

¿Quién le ha contado eso de mí?

¿Desde cuándo conocía a la víctima?

Hace unos tres meses o así.

¿Cómo pensaba Santos pagar su parte del negocio?

No lo sé.

Me dijo que pondría el dinero y yo le creí.

Me encantaría encontrar un socio como usted, tan confiado.

¿Qué me oculta? Nada.

Me asusté con lo del crimen, no estoy acostumbrado a eso.

Nos mintió la primera vez, ¿por qué?

-Por la parienta.

Tengo una novia desde hace muchos años y...

si ella se entera que iba al puti... al club,...

me deja, seguro.

Cómo son las mujeres.

¿Debo fiarme?

Yo no he matado a nadie.

No soy ningún criminal.

No he matado a nadie.

¿Por qué no contestas a mis mensajes?

Prefiero decir las cosas a la cara.

¿Eso es que piensas en mí?

Claro.

Con eso me conformo.

Venga, vamos.

Bueno...

Ya te llamo yo.

Claxon

¿Qué haces? -Una foto.

Quiero fardar de novio y enseñarle a mi padre tu cara de bueno.

Carlos Cruz está cobrando el paro desde hace nueve meses.

Además ha ido a todos los bancos del pueblo

a pedir un crédito inmobiliario. -Se lo negaron en todos.

-Ese no tenía ni un duro para un negocio.

Y Santos le dijo a Olga que pronto saldaría su deuda.

-A ver qué negocio da dinero tan rápido.

Y lo de la enfermera de su padre, eso se paga en efectivo.

A ver de dónde sacó el dinero. -Carlos Cruz no tiene coartada.

Tampoco tenemos pruebas para incriminarlo. ¿Y a Olga?

A Olga sí, han identificado su ADN.

-Y la vieron pelearse con la víctima.

Y quiso escapar del país.

¿Apareció el cuchillo?

No.

Paco, baje la mano, no estamos en la escuela. Diga por esa boca.

Pues verá usted, mi capitán.

Después de patearme todos los pueblos de la comarca,

sin comer, sin beber y sin fumar, que le manda narices...

Abrevie, Paco.

Pues resulta que el tal Carlos tiene novia

y que la susodicha novia se llama Yolanda,

y que esta tal Yolanda trabaja a media jornada en un hospital...

Tráela, Segura, a ver si nos aclara algo.

No hace falta.

Ya he procedido yo con los primeros trámites del traslado.

Vamos, que la he llamado.

¿Qué está haciendo ahí usted?

Estadísticas.

Móvil

¿Laura? Sí...

Venga, ve para casa.

¿Todo bien con Laura?

Eso espero.

¿Sí?

Jesús, ¿qué haces?

Si...

Sí, claro, estoy sola, sube.

¿Qué pasa?

Bueno, era para decirte que antes he estado un poco frío,

pero que yo siento lo mismo.

¿Sólo has venido a eso?

Bueno, para demostrarte que yo también puedo ser impulsivo.

¿Tienes el teléfono por ahí? -Sí.

Me he quedado sin batería y he de llamar a mi tío.

Gracias.

Por cierto, ¿me das un vaso de agua, que estoy seco?

Vale.

Ay, bendita comunidad.

Nunca es tarde para ponerse en forma, capi.

No, si yo lo hago todos los días, es por tu falda de tubo, tacones...

Los tacones son un invento del demonio.

Ya...

No te quedan nada mal, ¿eh?

No, no me responde... Gracias.

Bueno, me tengo que ir, que se me ha hecho tarde.

Venga, luego hablamos. -Adiós.

Luego te llamo, guapa.

Venga, capi, ya casi estamos.

Estoy bien.

Estoy bien.

Sí, a diario...

Mi madre...

Mi hija. Papá.

Hola, Laura. Hola.

Qué rabia, acaba de irse Jesús, casi os cruzáis.

No lo conoceré nunca.

De eso nada, tengo una foto que ya verás.

Mira, ven.

No veo nada. Eh...

La habré borrado sin querer, jolín.

¿Has comprado pan? No.

Ve corriendo antes que cierren.

Laura, por cierto, estás monísima. ¿Sí? Tú también, guapa.

Quiere cambiar el color de las paredes, lo muebles,

dice que es una casa de viejos.

Un tipo ha ido a ver a Reixach.

Le ha dicho que Montejos lo ha encontrado.

¿A quién, a Toni?

Sólo le he visto escribir algo en la agenda electrónica.

¿Qué hago? Lo que sea debe ser ya,

el abogado le ha dicho a Montejos que esperara instrucciones.

Debes apoderarte de esa agenda cueste lo que cueste.

Bueno, el tipo quiere acostarse conmigo...

¿Te refieres a eso con "cueste lo que cueste"?

No.

Sierra, he de volver ya, ¿eh?

Que la vida de las secretarias ejecutivas es muy esclava.

Puede que te sea útil.

Ocho milímetros, diez disparos, es una joya.

Muchas gracias.

No está declarada.

Si tienes que utilizarla hazlo, y luego hazla desaparecer.

Muy bien.

¿Qué te dijo exactamente?

El objetivo está localizado, o algo así.

Bueno...

Oye...

Tú vales más que cien operaciones.

Ten cuidado, por favor.

Sí, mi capi.

Me he quedado dormida... -Como un tronco.

¿Y has estado todo el rato ahí?

Sí.

¿Hasta cuándo seguirás cuidándome?

Hasta que sea necesario.

Llaman a la puerta

Servicio de habitaciones.

¿Y eso?

¿No tienes sed?

Adelante.

¿Han pedido una botella de vino? -Sí, déjela ahí.

Tenga. -Gracias, señor.

Si necesitan algo, a su servicio. -Bien.

Santos no podía pagarle, discutieron,

ella sacó un cuchillo de cocina para asustarle,

y sin saberse cómo, se lo clavó, pero ella también debió herirse

porque el segundo tipo de sangre es suya.

No lo sé... ¿El qué?

No me la imagino clavándole un cuchillo.

Pero todas las pruebas dicen que fue ella.

Estuvo en la escena del crimen, pero no lo mató.

Sierra, cuidado con el olfato, que a veces nos resfriamos.

Te hemos pedido venir para contestar unas preguntas,

pero tranquila porque no hay cargos contra ti.

Muy bien, ¿en qué puedo ayudarles?

¿De qué conocías a Santos?

Pues... De nada, no sé quién es.

No sé quién es, no sé quién es...

Yo te voy a decir quién es.

Santos es el que pretendía montar un negocio con tu novio, con Carlos.

¿Cómo?

Pues es la primera noticia que tengo.

¿Conoces un club que se llama El Paraíso?

Sí, en el pueblo todos lo conocen.

¿Has estado alguna vez allí?

Sí. En el hospital donde trabajo hace campaña para prevenir el SIDA,

de vez en cuando hacemos controles

y análisis de sangre a personas de riesgo.

La dueña del Paraíso es muy maja y no nos pone pegas si vamos,

siempre que no sea a la hora de los clientes.

Pero esto lo puede confirmar el sargento Gutiérrez,

es quien les manda hacerse controles periódicos,

ellas le quieren como a un padre, o eso dicen, vaya.

¿Es eso verdad?

Hombre, alférez, tanto como un padre...

¿Sabías que tu novio frecuentaba el novio?

¿Que mi novio frecuentaba el club?

No.

No, no puede ser, Carlos...

¿Seguro que hablamos del mismo Carlos?

Mi novio es Carlos Cruz.

Esteban...

¿Estás muy liado? Como siempre.

Necesito un favor. Claro que sí.

Olga Sharova.

¿No te suena?

Nuestros amigos los rusos. ¿Me lo miras?

Gracias.

Yo vivo con mi abuela.

Queremos comprarnos un piso desde hace tiempo, pero...

con Carlos en paro, yo a media jornada y...

y encima la maldita crisis, pues...

Ningún banco nos quiere conceder un crédito.

¿Y por qué no os vais a vivir con tu abuela?

Huy, usted no conoce a mi abuela.

Es muy agradable, pero más agarrada...

Además, un poquito insoportable para quien no la conoce.

Y mi novio no le hace ninguna gracia.

¿Le parece poco para ti?

A ver si me aclaro un poco, Yolanda,

resulta que Santos no tenía ni un duro, ni tu novio tampoco,

y sin embargo querían montar un negocio juntos,

explícamelo porque algo se me escapa y no lo logro comprender.

Es que no sé nada de nada, de verdad.

Conozco a Carlos y sé que es incapaz de hacer daño a nadie.

Sí, claro, le conoces perfectamente,

lo suficiente como para saber que es cliente habitual del Paraíso.

Con todo el respeto, vamos.

Que perdón...

Voy a pedir que traigan a Carlos.

Bien hecho.

A ver, Yolanda, ¿necesitas cualquier cosa?

¿Un poco de agua o...?

¿O algo de merendar...?

¿Ponemos la tele mientras esperamos?

Olga, no tienes escapatoria.

¿Por qué había sangre tuya en el cuerpo de Santos?

No lo sé, ni idea.

Esto no tiene sentido.

No necesitamos tu confesión para acusarte de la muerte de Santos,

nos sobran pruebas para encerrarte. -¿Y entonces por qué me la pedís?

Llévensela.

Muy bien, guapa, tú lo has querido, levanta, dame el brazo.

No, esperad...

Un día Santos me dijo que me iba a llevar de viaje

para devolverme el favor de haberle prestado el dinero.

¿Y?

Le dije que dónde sacaría el dinero si no tenía dónde caerse muerto.

Él respondió que iba a dedicarse a...

Exterminar cucarachas.

Que era un negocio muy rentable.

¿Nos estás tomando el pelo? Déjala terminar, Pablo.

Yo también lo tomé a broma, pero..

parecía que él hablaba muy en serio.

Podría ser algo.

¿Pero qué me estás contando? Cucarachas.

¿Cómo ha ido con Yolanda? Piensa que su novio es inocente.

Mi capitán... ¿Sí?

-¿Sabe cómo llaman a la abuela de Yolanda en el pueblo?

Silba "la cucaracha"

Mucha tecnologías y pantallas de plasma,

pero el aire acondicionado, lo que se dice el aire,

se habrá traspapelado. Virgen del Yugo, qué calor.

Así que la Cucaracha.

¿Por qué la llaman así?

Por su carácter y porque siempre va de negro.

¿Pero eso qué tiene que ver con...?

Porque su novio le pagó a alguien para que exterminara cucarachas.

Bueno...

Carlos siempre dice en broma que un día matará a mi abuela

para que heredemos la casa de una vez, pero...

Pero bueno, lo dice en broma.

¿Y si no fuera broma?

No, eso es una locura.

Yolanda...

¿Quién llevó las muestras de las chicas del club al hospital?

Yo.

¿Sola o le acompañó alguien?

Bueno, no...

Con Carlos.

¿En algún momento dejó solo a Carlos con las muestras?

Camino del hospital...

Creo que paramos en una gasolinera porque yo necesitaba ir al baño.

Pero...

No entiendo...

¿Qué sabemos de la Caraguapa?

Laura está en ello.

Ya. ¿Y de Toni?

Cuando sepamos algo serás el primero...

Julia.

Lo que me pediste. Te debo una.

¿Quiénes son?

Olga Sharova y Vladis Yetsin.

Yetsin, el jefe ruso mafioso.

A ver, Pepa, solo quiero saber si te acuerdas

de la discusión que tuvieron Olga y Santos.

Claro, pierdo muchos clientes con esas broncas.

Ya sé que la armaron gorda y que no son maneras portarse ahí...

¿Qué te crees que es esto? -Pepa...

Su novia trabaja a media jornada,

estaba embarazada.

Usted en el paro, pidieron créditos y se los negaron...

Mientras tanto, la abuela de su novia...

vive en un caserón que no quiere compartir con usted

y que heredaría Yolanda, su única nieta,

en caso de fallecer esta.

¿Y qué? Es que... no sé, no sé de qué me está hablando.

Pepa, a lo concreto, vamos a ver,

¿recuerdas si Carlos Cruz estaba en el club cuando la discusión?

¿Seguro?

¿Pero ves como cuando quieres puedes?

Hombre... ¡Guapa! No te digo más cosas porque ahora no...

Venga, adiós.

Bueno, voy a ver si hablo con Sierra...

Disculpen.

Gracias, Paco.

En fin, que su abuelita putativa era una verdadera molestia, ¿no?

Una cucaracha a la que usted quería aplastar sin remordimientos.

Jamás se me ocurriría hacerle nada la abuela de Yolanda.

Vamos, ni a ella ni a nadie, no siga por ahí porque se está equivocando.

Cuando Yolanda hizo los análisis del club usted le acompañó.

¿Y?

Pararon en un gasolinera, ella tenía que ir al baño, ¿recuerda?

¿Y qué?

Que pudo haber tomado la muestra de Olga para después incriminarla.

Y también pude mata a Kennedy, pero no lo hice.

Eso ya lo resolvimos, después le cuento.

Y también fue testigo de la discusión

que tuvo Olga con el portero.

No significa nada.

¿Por qué iba a querer yo matarle? Dígamelo, ¿por qué?

Porque Santos estaba tan desesperado por el dinero

como usted y porque usted se lo sirvió en bandeja.

Y porque quizás Santos luego quiso chantajear.

Amenazándole con contar a Yolanda que le pagó para matar a su abuela.

Porque ese fue el negocio que usted le propuso, ¿no es así?

Ese, no un bar.

¿No es cierto?

Venga, Carlos, hable.

Sabemos todo, no hay escapatoria.

Pensé que jamás saldría de esto.

Me estaba metiendo en un pozo sin fondo y nadie me ayudaba.

Los bancos no me daban crédito, no encontraba trabajo,

Yolanda embarazada...

Estaba desesperado.

Yo no me atrevía a hacerlo y no...

Pensé... ¿Matar a la vieja?

Sí...

Pensé que Santos podría.

Le conté el plan, que pareciera un robo...

Y así yo podía tener un hogar para mi familia, ¿entiende?

¿Y qué falló?

Yo.

¿Usted?

Cuando se lo propuse, Santos me pidió dinero a cambio.

Luego cuando quedó en hacerlo me pidió más, y más...

Y me di cuenta de que nunca iba a hacerlo,

que se estaba aprovechando de mí.

¿Qué fue lo que pasó, discutieron?

¿Cómo lo mató? No, que yo no lo maté.

Que no lo maté, de verdad. Que el día que Santos murió

me desperté tarde porque no pude dormir en toda la noche

porque estaba muy arrepentido de lo que había hecho,

quería ir a decirle que se olvidara de todo, que me había vuelto loco,

que estaba desesperado y que no sabía lo que hacía.

Me asusté, me asusté de haber llegado tan lejos.

Después me enteré de que había muerto, pero yo no lo maté,

le juro que yo no lo maté.

Se lo juro.

¿Quién se lo traga?

Tráeme a Yolanda.

¿Carlos es verdad lo que dicen?

No he hecho nada.

Yoli...

Amor, te lo juro.

Yoli, te lo juro.

No lo hizo, yo sé que él no lo hizo.

¿Qué?

Pues que mucho ir de chulo y luego bien que cuidas de las chicas.

Hombre, Marina, estas mujeres tienen una vida muy complicada

y alguien tiene que ocuparse de ellas, digo yo.

Lo sé. -Sí, lo sabes.

Pero no lo vives, día y noche, tienes esa suerte.

Sí, pero pienso mucho en ellas

y tiene que haber alguna manera para que lo dejen.

Marina, no es tan fácil, esa vida a veces es peor fuera que dentro.

Y dejarlo se puede decir, pero...

Gutiérrez, loquera...

Anda, mi madre...

Alférez, menos pensar en las mujeres que una tiene alrededor

y más centrarse en otra cosa, a ver si se nos va a escapar.

¿Quién? -¿Quién va a ser?

El galancito, Molina.

¿Eh? Vamos a ver, Alférez, que yo puedo ser muy bruto, vale,

pero tengo ojos en la cara y no se me escapa una.

Venga, vamos a por ello.

Venga, vamos ahí, olé...

Oiga...

¿En el tiempo libre trabaja de Cupido usted?

¿Qué pretende, doble pensión, de arriba y abajo cuando se retire?

Que me gusta que los que se quieran aprovechen y se quieran.

Y además, que no es delito.

¿Qué hace usted por el Paraíso? Cuénteme.

No le cuestiono,

me parece fantástico que las chicas tengan algo de protección.

Es curiosidad simple, de amigo.

Mari Nieves Peña Pimentel.

Mi madre.

Era una de ellas.

Verá usted, mi capitán,...

mi madre trabajaba en lo que antes se llamaba barra americana,

no sé si me explico.

Mi padre la conoció allí,

se enamoró de ella y la retiró.

Al cabo del tiempo nací yo.

Y mi madre se fue de casa.

Me abandonó y no he vuelto a saber de ella desde entonces.

¿Las razones para hacerlo?

Vaya usted a saber, igual no aguantaba la vida

en una casa-cuartel de la Guardia Civil de un pueblo

o que la cabra tira al monte, yo qué sé.

El caso, capitán, es que cuando me llaman hijo de eso,

no me están insultando,

me están identificando mi procedencia.

Esto no se le cuenta a cualquiera.

A cualquiera no, al capitán Sierra, sí.

Está haciendo calor, ¿no?

Madrid...

Mi capitán...

En esta unidad todo el mundo, lo que se dice todo el mundo,

menos usted.

¿Menos yo qué?

Tiritiri.

Ay...

Bueno, miente a su novia y a nosotros.

Desde el principio. -Yo no lo tengo tan claro.

Marina tiene una teoría sobre Olga,

que ha sufrido tanto como víctima que ahora es verdugo.

Pues nada, tenemos las mismas pruebas para Olga que para Carlos,

podríamos echarlo a cara o cruz.

Que es broma.

-Lo que está claro es que hay que soltar a uno de los dos,

¿a quién soltamos?

Suelta a la rusa.

No le veo muy convencido, mi capitán.

¿Y qué pasa con la rusa y Yetsin? ¿No había nada por ahí?

¿Qué Yetsin?

No te has leído el informe.

No, leer no, lo tenía para, pero...

Vladis Yetsin, uno de los que controlan a los grupos

que manejan los clubs nocturnos. ¿Qué tiene que ver con Olga?

Decídmelo vosotros.

¿Y dónde lo encontramos a este?

Suspéndelo, Nicolás.

¿Y ahora qué pasa?

¿Qué relación tenías con Vladis Yetsin?

Con Yetsin solo se puede tener un tipo de relación.

¿Cuándo lo viste por última vez?

Hace dos días. Háblame de él.

¿Qué quieres saber? Todo.

Usted me quiere ver muerta.

¿Por qué, quién querría matarte?

Yetsin.

Olga...

Todas las pruebas te acusan, soy el único que puede ayudarte,

pero no me hagas perder la paciencia.

Habla.

Yo me enrollé con Santos.

Y una de las chicas del club se fue de la lengua.

Vino Yetsin a aclarar el asunto y...

se pusieron a pelear.

Vladis sacó el cuchillo y...

yo me puse en el medio y solo me llevé una herida en el estómago.

A Santos ni le dio tiempo para reaccionar.

Vladis le... clavó el cuchillo.

Magnífico guión de televisión.

Ahora si me cuentas la verdad...

Siempre te han pisado, ¿no?

Siempre...

Toda la vida.

Por nacer niña, por pobre,

por no callarme...

Cuántas veces he intentado escaparme,

pero no me han dejado.

Sí...

Los maté a los dos.

¿Pero cree que me quedaba otra alternativa?

Siempre la hay, Olga.

Yo no soy una asesina.

Hay dos cuerpos que dicen lo contrario.

Santos me hizo creer en su amor...

Pero duró muy poco.

Y vuelta a empezar, las patadas, los puñetazos,

¡Dame el dinero, dame el dinero!

Otra vez la misma historia.

Pero con otra cara.

No todos los que matan son asesinos, ustedes deberían saberlo.

Y deberían entender por qué lo hice.

Se enamoró, eso es lo que pasó.

Se ilusionó, volvió a soñar...

Mató a uno, pero...

Se encontró con más de lo mismo.

Y se cansó.

Porque las mujeres a veces nos cansamos, Sierra.

Mi capitán, esta vez reconozco que me ha fallado media nariz,

lo cual en mí no es normal,

se lo atribuyo al síndrome de abstinencia,

que me tiene las hormonas locas.

A mí me falló la otra mitad, Gutiérrez, han sido tablas.

El amor mata. Bueno...

¿Quién fue el poeta ese que dijo...

"Cuando se precisa de verdad a un hombre

hay que llamar a una mujer"?

No lo sé, pero deberíamos comprar sus obras y repartirlas por aquí.

Mi capitán, le están lanzando un ataque directo en toda regla,

ataque a esa presa, que se le escapará viva, por Dios.

Dios da pan al que no tiene dientes. Cálmese, Gutiérrez,

le falta aún un mes para que el jilguero cante,

tiritiri. No me lo miente, capitán.

Bueno, hasta pronto, Sierra.

Despídame de su hija, dicho sea con todo el respeto.

De su parte, nos vemos.

Adiós, guapa. -Adiós.

No te librarás de mí tan fácilmente, hale...

Hasta luego.

Gutiérrez, a más verse.

Eh, que no se te escape. -¿Quién?

-La loquera. -Guti, te has ganado una copa.

-¿Sí? Vamos a tomarla y vamos a buscar a esas chicas,

no deben ir solas por la noche.

Que sí, que yo también te quiero.

Familia...

No te canses nunca.

Gracias.

¿Y ya?

Es que estoy un poco tonto.

Garrido dice que solo podemos funcionar como pareja profesional.

¿Tú qué crees?

Garrido se casó cuatro veces.

Sin duda. Hay que acabar con eso esta noche.

Sí, y meterles el miedo en el cuerpo.

Venga pues ya hablamos, hasta luego.

Adelante.

Perdone la molestias, señor Reixach. ¿Sí?

Es que hoy es mi cumpleaños...

Ah, felicidades.

Gracias.

He invitado a una copa de cava a los compañeros

y he pensado que...

Muchas gracias, Eva, pero no bebo mientras trabajo.

Qué pena.

Pero bueno, creo que por hoy...

Ya hemos acabado.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Errare Humanum Est - Capítulo 10

Unidad Central Operativa - Errare Humanum Est - Capítulo 10

09 may 2013

En el almacén de un prostíbulo yace asesinado el portero del local. Los departamentos de Crimen organizado y Delito Contra las Personas investigan la posibilidad de que la causa del delito sea una implicación de mafias, un ajuste de cuentas o la culpabilidad de una persona más cercana a la víctima. Hasta el momento, la sospechosa principal es una de las chicas del prostíbulo que no se encuentra en el club y que tenía una relación bastante estrecha con la víctima.

Histórico de emisiones:

31/07/2009

ver más sobre "Unidad Central Operativa - Errare Humanum Est - Capítulo 10" ver menos sobre "Unidad Central Operativa - Errare Humanum Est - Capítulo 10"

Los últimos 39 programas de Unidad Central Operativa

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Carmen Atochero

    Ya ví la serie Desaparecida al completo y me gustó tanto que me animé a ver UCO, que me gusta más aún. Quisiera verla completa pero solo llegan hasta el capitulo 11, ¿Cómo se pueden ver todos los que faltan?

    18 abr 2016
  2. jesus gomez lopez

    QUIERO VER LOS CAPITULOS QUE FALTAN DEL 12 AL 33 COMO SE HACE ????????????????

    06 nov 2013