UNED La 2

UNED

Viernes a las 10.00 h., Sábados y Domingos a las 07.30 h.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
3998366
Para todos los públicos UNED - 28/04/17 - ver ahora
Transcripción completa

Vamos a dedicar el programa de hoy

a hablar de un novelista muy importante

dentro de la trayectoria de la novela en España

en la segunda mitad del siglo XX, fundamentalmente,

y de una de sus obras más significativas "La Colmena",

que ha sido editada recientemente por Alfaguara,

dentro de la colección que...

patrocinada por la Real Academia Española

y por la Asociación de Academias de la Lengua Española,

se acaba de publicar.

Y para ello tenemos a un personaje

que yo me atrevería a calificarlo "tríadico",

si es que existe esa palabra, porque... tiene tantas funciones,

y es la figura de Juan Cruz

como escritor, como periodista y, también, como editor.

-Bienvenido, Juan, a este programa... -Gracias, José.

- ...y, no vamos a tratar de tu trayectoria,

que bien merecería hacerlo,

sino en esas tres facetas que yo hablaba anteriormente,

vamos a empezar por la que yo creo que más te gusta a ti, supongo,

que será la de escritor.

Escritor, que empezaste con el terreno poético

y que luego ya te ha reconducido,

fundamentalmente, al terreno novelístico.

Y, dentro del terreno novelístico,

a mí hay una cosa que me interesa muchísimo, que son...

todos esos relatos memorialísticos, podríamos llamarlos.

Entonces, la primera pregunta que yo quisiera hacerte es como escritor,

¿cómo ves el papel de la literatura en la sociedad actual?

-Disminuyendo.

Yo creo que tenemos una enorme crisis de lenguaje.

Creyendo que hablamos de todo, hemos empezado a decir poco de todo,

y eso que tiene su símbolo en los 140 caracteres de Twitter,

ocurre en la sociedad periodística.

Los textos son... en España, sobre todo,

cada vez más breves, cada vez más banales,

cada vez... lo que no es importante se desecha

porque le puede aburrir a la sociedad lectora.

De modo que se ha producido un acoso desde Internet

y, sobre todo, desde las webs en las que se alojan las redes sociales,

desembocando en una falta de interés

creado por la banalidad de la lectura.

Nosotros, ahora empezamos a leer algo y ya nos cansa...

-Es un recurso de lo que se ha llamado la posmodernidad,

que es un concepto muy genérico que, realmente,

cuando uno empieza a escavar en él,

uno de los aspectos es la fragmentariedad,

y, claro, estamos en el terreno... en narrativa, en el micro-relato,

en el teatro, el micro-teatro... en el Twitter, ¿no?

Vamos la sociedad a eso, a que ese discurso amplio,

bien hecho, bien confeccionado,

de apertura de miras, que debe ser la literatura,

tenga cada vez menos importancia,

o hay que cambiar el modo de hacer literatura.

-Yo creo que la literatura será lo que siempre fue la literatura.

Hay una literatura que aspira a ser distinta... y no es literatura.

Esa literatura apresurada,

como para cumplir el encargo de una editorial

o para estar en los escaparates en el momento culminante del año,

en la primavera o antes de diciembre,

los libros que se publican porque hay un contrato,

la falta de lectores en las editoriales,

la falta de rigor...

en la ejecución de lo que es un mandato del editor,

también, como decía Gastón Gallimard, decir no.

Entonces, yo creo que sí,

que estamos viviendo una crisis de lectores,

porque estamos viviendo una crisis de escritores.

-Y, la segunda faceta a la que me refería,

dentro de tu labor tan rica y tan variada, como periodista,

el papel... no vamos a hablar del periodismo en general,

sino la relación entre la literatura y el periodismo,

¿cómo lo ves?

-Yo pienso que en España hemos tenido durante mucho tiempo...

y seguimos teniendo,

una enorme presencia de escritores en los medios.

En El País, por decir donde yo trabajo desde hace mucho tiempo,

tenemos un día, por ejemplo, a Fernando Savater,

otro día tenemos a Leila Guerriero, otro día tenemos a Julio Llamazares,

otro día a David Trueba, tenemos a Mario Vargas Llosa,

tenemos a Almudena Grandes, tenemos a muchísimos escritores...

"Babelia", que ahora cumple, por cierto, 25 años,

tenemos a Antonio Muñoz Molina, tenemos a Elvira Lindo,

en fin, tenemos tanta gente escribiendo...

y escribiendo literatura en los medios.

En El Mundo está, por ejemplo, Antonio Lucas,

está Jorge Bustos, está Fernando Sánchez Dragó...

-Sí, que en todos los medios hay...

-En todos los medios, en el ABC está Juan Manuel de Prada,

está Alfonso Armada y muchísima gente.

En La Vanguardia hay escritores formidables.

Es decir, la prensa está llena de escritores,

¿cómo aprovechamos a los escritores en la prensa?

-Exactamente. ¿Y qué labor tiene la prensa,

vamos a fijarnos en los suplementos culturales,

a la hora de la difusión de la literatura?

Eso queda reducido para una inmensa minoría,

como decía Juan Ramón,

o tiene algún calado a la hora de la venta

y de la difusión de la obra literaria, ¿qué te parece?

-Yo creo que la gente sigue mucho

los suplementos culturales y literarios.

Yo creo que nosotros, en los periódicos,

no valoramos en su justa medida

esa influencia que podríamos tener en la lectura.

Nosotros debemos escribir en los periódicos

a favor de la lectura, no en contra de la lectura.

Veo una propensión dañina,

tanto en las redes sociales como en los periódicos,

a primar aquello que sea áspero y ríspido.

Considero que los periodistas debemos valorar lo interesante,

lo interesante o lo bueno... -Lo bueno.

-Porque hay poco espacio, hay muchos libros,

y no es imprescindible decirle a la gente lo que no tiene que leer,

es mejor decirle lo que tiene que leer.

Pero los periodistas somos muy engreídos... y los críticos, también.

Y los suplementos literarios, a veces,

echan a la gente de las librerías,

y hay que llevarlos a las librerías... y a las bibliotecas,

ahora que estamos aquí en una gran biblioteca,

reivindico las bibliotecas.

Es curioso, el otro día me llevaron...

a la Biblioteca Pública de Pinto, cerca de Madrid,

para hablar de libros, terminamos hablando de política...

y yo creo que este es otro problema,

que la situación de España y quizá la situación del mundo

nos ha convocado a este dilema, ¿por qué no hablamos de literatura?,

¿por qué la literatura ha terminado siendo un elemento

que ya no tiene el prestigio social

que tuvo cuando tú y yo éramos más jóvenes?

Cuando llevabas un libro de Sartre y... era importante,

o de Albert Camus, o de Vasco Pratolini,

o de Miguel Ángel Asturias... ahora llevas una Tablet.

Tú mismo llevas una Tablet. -Por ejemplo, aquí está.

-Bueno, tienes un libro en las manos, eso me alegra mucho.

-Y de eso es de lo que vamos a hablar ahora, si te parece,

en esa tercera faceta de editor.

"La Colmena" de Camilo José Cela, decía que se había publicado

conmemorando el primer centenario del nacimiento de su autor,

Camilo José Cela.

Por otra parte, también, fundador de la editorial Alfaguara.

-En 1964.

-Vamos a hablar un poco, primero de qué papel

y qué significación tiene la figura de Camilo José Cela

dentro de la producción literaria española de estos últimos años.

-Yo creo que Camilo José Cela es...

junto con Delibes y Torrente Ballester,

y puede haber otros, y Ferlosio, por ejemplo,

uno de los grandes escritores de la lengua española...

-Y Juan Benet. -Y Juan Benet, sin duda ninguna.

Digo en el ámbito de la narrativa.

Juan Benet era un gran novelista,

de una prosa extraordinaria, que parecía hecha con un cartabón.

Y era, además, luego, en sus artículos de prensa,

un hombre de una ironía extraordinaria y finísima...

-Y volviendo a Cela.

-Para mí, Cela es el constructor, después de Baroja, de caracteres...

más importante de la literatura española.

-De Baroja es muy buen seguidor,

dentro de, claro, el seguidor que después renueva...

pero toda esa multiplicidad de personajes

que hay en toda la novelística de Cela,

sobre todo ese análisis, que sin ser tan profundo como el de Unamuno,

pero, sin embargo, sí que te va dando una visión muy panorámica

de una serie de clases sociales o de situaciones

como vamos a ver en "La Colmena".

-Es un gran observador...

y es un hombre que hizo de la escritura... una obsesión.

La escritura no es sólo lo que estás escribiendo,

sino lo que haces antes de escribir:

la pluma, el cuaderno, el dedo, la mancha de la tinta...

Yo vi escribir a Cela.

Cuando yo era muy jovencito fue a Tenerife

y yo quedé encargado, por amigos suyos,

de que lo cuidara hasta que se durmiera,

y entonces estaba escribiendo "Fisio y Tinieblas V".

En la Biblioteca Nacional, donde está la exposición,

está ese cuaderno, en el que él escribía...

-Además, guardaba todos, ¿no? -Lo guardaba todo.

Guardaba hasta los tiques del metro, si alguna vez los usó.

Bueno, pero su escritura

era como la celebración de la escritura como hecho físico,

y yo creo que eso está también en el gusto que se ve en su prosa.

Él lee... oyendo, y escribe... oyendo.

-Una de las cosas que a Cela se le ha...

por un sector de la izquierda,

que, yo supongo, que a medida que se va madurando,

cada vez uno se va alejando más de esa situación,

es su colaboración con el franquismo.

Su situación también, como sabemos, de... fue censor,

¿cómo puede armonizarse esta situación

con su valoración literaria?

Es decir que...

solamente por la ideología se puede valorar a un escritor

o es el escritor otra cosa que, aunque tenga una ideología,

lo que realmente importa es su construcción literaria.

-Yo creo que tiene grandes libros,

extraordinarios libros como "La Colmena"...

-De la que hablaremos un poquito después.

-"Pascual Duarte"...

-"Pascual Duarte fue un bombazo en esa época.

-Fue también el producto de su capacidad para oír.

"El viaje a la Alcarria". Es decir, Cela es un gran escritor.

Lo que pasa es que yo creo que, en un momento de su vida,

primó en él cierto relativismo moral

que le llevó a aceptar encargos como "La Catira",

a buscar en la sociedad el aplauso fácil a lo mal dicho,

como elemento constitutivo de su manera de ser.

Y creo que por ahí fue derivando hacia un desprestigio

político, social y moral que, por fortuna, ahora, en el centenario,

su hijo ha contribuido a allanar.

Y yo creo que ahora se habla del Cela gran escritor.

Por ejemplo, esto que decías tú de la censura...

y de esa carta que él escribió ofreciéndose...

-Lo de la carta es tremendo...

-Bueno, pues la Academia Sueca

hizo una investigación por si las denuncias contra Cela

eran fundamentadas y seguían teniendo repercusión en España,

y... a mí me mandó el director de El País

a testificar a la embajada sueca.

Yo dije que ya de eso no se hablaba en España,

y se acabó... no por mi intervención, seguramente,

se acabó esa investigación

y no hubo ninguna "penalización" a Camilo José Cela.

-Pero si es que luego resulta que tuvo problemas con la censura...

-Con la propia censura.

-Primero con la "Familia" y luego, después, con "La Colmena",

que se tuvo que ir a Argentina, a Buenos Aires a publicarla, ¿no?

-Exactamente, y él sufrió bastante por eso.

Y luego él tuvo una relación muy fructífera,

para ellos también, con exiliados españoles.

-Y con la revista "Papeles de Son Armadans"

donde Caballero Bonald tuvo también una labor estupendísima.

Y allí intervinieron, en esa revista,

que era un faro cultural y literario importantísimo,

gentes que no eran adictos al régimen franquista, por ejemplo.

-Exactamente. No, yo creo que él tuvo...

es muy poliédrico Cela,

tú decías que yo era "tríadico" o algo así,

pues Cela era... "politríadico", tenía de todo.

Lo que pasa que yo creo que en un momento de su vida

él se convirtió en una persona... no simpática,

y tuvo una relación con los jóvenes

muy perjudicial para su imagen como escritor.

Yo creo que un escritor que es importante,

tiene que ser también generoso.

Y eso lo fue... gente como Rafael Azcona,

como el propio Benet, lo es Marsé.

Pero Cela, por algo atávico,

algo de su naturaleza o de sus sentimientos,

se convirtió en un enemigo de los escritores.

Él llegó a pedirme a mí, porque Julio Llamazares...

había reaccionado ante sus invectivas contra los jóvenes,

acuérdate de aquello de los 150 novelistas de La Moncloa,

se metía con Villena, con Llamazares, con todos...

me llegó a pedir el cadáver de Julio Llamazares...

que escribía en El País.

Entonces, supongo que sería metafórico,

yo no se lo hubiera dado ni metafórico.

-Y, claro, yo creo que "La Colmena" es una de las obras...

a mí, particularmente,

si tuviera que decir, desde el punto de vista de lector,

prefiero "La Colmena" que "La familia de Pascual Duarte",

aunque sean dos...

"La Colmena" fue un modo de ver la realidad española a su manera,

de esa manera... como se hizo con Berlín o se hizo con Nueva York,

o se hizo con diversas ciudades de...

John Dos Passos está por ahí, ¿verdad?, "Manhattan Transfer"...

¿Qué te parece "La Colmena"?

-Yo creo que, en efecto, era un examen de España, era un cuadro,

era como si Antonio López se hubiera sentado delante de un café

y hubiera estado retratando todos los modos, todas las conversaciones...

es una gran película...

y, después, de hecho, fue una gran película de Mario Camus.

-¡Lo tengo!

R, I, P, el excelentísimo señor don Ramiro López Puentes,

subsecretario de Fomento.

Estamos tomando café sobre el recordatorio sagrado

de un subsecretario de Fomento.

¡Veámoslo!

Lo descubrí. ¡Lo descubrí!

¡Señores, estamos sentados en un cementerio!

¡Tomamos el café sobre mármoles sacramentados!

¡Vuelvan del revés sus veladores! ¡Compruébenlo!

-Yo creo que Cela... era, en ese sentido,

igual que en "El viaje a la Alcarria" y en otros libros, era...

un narrador como un periodista.

Y "La Colmena" es...

un señor se sienta en un café y toma nota de lo que oye.

-Ese estilo fragmentario, que se va dando, ¿verdad?

parece que no hay unidad, que no hay...

pero sí que la hay, puesto que realmente es...

una cosmovisión dentro de una visión fantástica

de lo que está sucediendo...

-Tú que eres un profesor, un académico...

no estaría mal que un día alguien, como tú,

hiciera un relato de todas esas obras de arte españolas

que trataron de retratar a España en un momento especial.

Por ejemplo, "Historia de una escalera"...

-Sí, claro. -"La Colmena",

"Nada" de Carmen Laforet,

el libro de Juan Marsé "Últimas tardes con Teresa"

es un fresco, también, de un momento de la sociedad española

que está dejando la miseria

y abrazando, por así decirlo, "la modernidad".

En "La Colmena"

es como una foto fija de un momento de España...

-Pero, fíjate, la experiencia que tenemos...

al menos, la experiencia que yo tengo con mis alumnos,

no les atrae ya este tipo de visión,

digo "claro, estamos viviendo una realidad pasada, histórica,

que es preciso conocer", y no solamente por la historia, sino...

pero, realmente, a la juventud de hoy,

este tipo de literatura, a veces, no les gusta.

-Yo creo que porque hemos educado a los jóvenes lectores

en la equivalencia entre las series de televisión y la literatura.

Fue muy peligroso, y ha tenido muchas consecuencias,

lanzar la idea de que la literatura era, ahora,

o las películas eran, ahora, las series de televisión.

Se han roto los géneros.

Creíamos que eso era el gran hallazgo de nuestro tiempo.

Pues la ruptura de los géneros

ha desprendido a la gente del género mayor que es la ficción literaria.

-Y, luego, darle... el Premio Nobel.

Que es muy curioso, que han sido...

los dos primeros fueron de teatro, Echegaray y Benavente,

los dos segundos de poesía,

Juan Ramón... excelente, excelso, y Alexandre,

y el primer novelista, digo... de español,

porque tenemos también a Miguel Ángel Asturias,

Gabriel García Márquez o... ahora, Octavio Paz.

Es decir que también es un reconocimiento,

aunque el valor de los premios, de eso podríamos hablar, ¿verdad?

-Yo creo que los premios, a veces, son castigos.

-Yo creo que estamos ante una figura muy importante

dentro de la trayectoria literaria española,

que realmente esta edición es muy buena,

puesto que recoge todos los pasajes que fueron censurados por la censura...

y que, realmente, debido a esta nueva edición,

porque lleva ya muchísimas que ha hecho Alfaguara

a través de la Asociación de Academias de la Lengua Española,

invito a nuestros espectadores a leer o releer.

Muchas gracias, Juan. -Gracias a ti.

-Permítame que le presente a Matías Martí, inventor de palabras.

Don Ibrahim de Ostolaza y Bofarull, ilustre jurista.

-Encantado de conocer a otro poeta. -¿Poeta yo? no, no...

Yo jamás he sido capaz de unir más allá de tres o cuatro palabras.

Yo soy un inventor de palabras, un creador del lenguaje,

con lo cual contribuyo a enriquecer el léxico patrio.

-Matías es un suministrador de materia prima del lenguaje.

Lo que Isaac Peral hizo con el submarino,

Matías Martí lo hace con las palabras.

-Lleva inventadas más de mil.

-Por favor, Matías, déle usted la última a don Ibrahim.

-"¡Bizcotur!" -¿Cómo dice?

-Bizcotur.

Dícese del que sobre ser bisojo y malencarado

mira con aviesa intención.

Puede también usarse como sustantivo.

Se la regalo.

-No sé qué decirle. Muchas gracias.

"Tengo unas ganas locas de romper...

...de romper con cariño tu falda y me siente bien..."

Hoy celebramos la IX Jornada de Igualdad de la UNED

mediante distintas manifestaciones artísticas

que ponen de relieve la necesidad

de potenciar cada vez más los principios de igualdad

de trato entre hombres y mujeres.

Hoy, precisamente, tenemos...

una monologuista, tenemos... un cantautor,

una cantautora y una compañía de teatro

para ilustrar estos aspectos que la UNED quiere poner de manifiesto.

"Me conformo con la risa... que despiertas cuando pasas

y me arrastra con los ojos como amantes en la cama... llévame"

¿Tú qué buscas aquí?,

un presentador que haga esto, esto y esto, que tenga esta energía...

¿quién la tiene, una chica o un chico? Da igual.

Pero a día de hoy siguen buscando, para un montón de formatos,

que haya un señor, un presentador, y luego... colaboradorcitas...

yo siempre me lo imagino... parecemos gallinas...(APLAUSOS)

El compromiso con la igualdad de la universidad

se concreta mediante las distintas acciones que,

tanto la Oficina de Igualdad, con carácter particular,

como en general todos los órganos de gobierno de la universidad

mantienen desde que en 2010 se crea

la Oficina de Igualdad y la Comisión de Igualdad.

A partir de entonces,

hay una trayectoria en las que las acciones de formación,

divulgación y sensibilización

han tenido un carácter preponderante

en el acontecer diario de esta universidad.

Hoy se entrega, además,

la II edición del Premio a la Igualdad en la UNED,

concretamente a una profesora de la Facultad de Filología,

la profesora Nuria Polo Cano,

precisamente porque incide en uno de los aspectos

en los que la UNED está haciendo hincapié,

en la necesidad de que en el sistema educativo

se incluyan los principios de igualdad para intentar educar,

no ya cuando la gente llega a la universidad,

sino desde el momento en que los chavales y chavalas

empiezan en el colegio y tienen que aprender a convivir

precisamente bajo ese criterio de la igualdad de género.

"Si ahora sangro es que solo me sale tinta...

...si ahora muerdo se me pasará el dolor...

...si me quitarán la ropa sería semitrasparente...

...no me sueltes de la mano, corazón...

...no me sueltes... de la mano..."

Muchas gracias.

Se consiguió con ratones, con ratas,

y ahora le ha tocado el turno a unos primates,

a unos parientes nuestros cercanos.

Según publicó Nature, un equipo multinacional de neurocientíficos

de la Escuela Politécnica Federal de Lausana, Suiza,

ha logrado reconectar, a través de conexiones cerebrales,

la transmisión nerviosa de unos macacos con la médula dañada.

Tras una semana de tratamiento, los primates ya estaban andando.

Mediante un sistema a caballo entre la medicina y la informática,

se ha logrado lo que se denomina una interfaz cerebro-máquina

capaz de devolverles el movimiento a los monos Rhesus,

tal y como previamente se había logrado en ratas,

aunque en la presente ocasión,

el movimiento lo controla el propio animal;

el sistema es más autónomo.

Para conseguir la proeza, a los monos se les implantó

unos sensores en la corteza cerebral motora

que podían interpretar la simple intención del animal por mover,

por ejemplo, la pata.

Estamos ante una gran noticia real.

Habrá que esperar su posible salto a nuestra especie.

Un estudio llevado a cabo por investigadores españoles

y publicado en Nature Neuroscience,

muestra cómo el cerebro de las mujeres gestantes

cambia durante el embarazo.

Al parecer, dicho cambio facilitaría determinadas funciones,

como interpretar los estados mentales del hijo

o anticipar posibles amenazas del entorno.

Estos cambios neuronales no se observan en los padres.

En el estudio, 25 mujeres fueron sometidas

a resonancia magnética del cerebro

antes de quedarse embarazadas y tras dar a luz.

De todos los cambios observados, quizás el más destacable

sea una marcada disminución de la sustancia gris

de ciertas partes cerebrales,

es decir, una disminución de determinadas conexiones neuronales

en zonas del cerebro relacionadas con la cognición social;

con la empatía ―habilidad humana de ponerse en el lugar de los demás

y/o anticiparse a sus intenciones-.

Eso sí, la disminución neuronal observada,

según dicen los autores, no significa pérdida de función,

sino reestructuración, algo que han denominado “poda adaptativa”

constatándose que a mayor eficacia cognitiva, menos sustancia gris.

Aproximadamente un tercio de la población con más de 65 años

está afectada de presbiacusia,

pérdida auditiva asociada al envejecimiento.

La presbiacusia está causada por la muerte de células

muy especializadas de la cóclea, una parte del oído interno.

En su conjunto, esta situación ha llevado a la OMS

a clasificar la pérdida auditiva como necesidad médica no resuelta.

En este contexto, TARGEAR es un proyecto europeo

que quiere contribuir al objetivo general

de vivir más años y vivirlos mejor.

TARGEAR es una acción Marie Curie,

coordinado por la investigadora Isabel Varela

del Instituto de Investigaciones Biomédicas “Alberto Sols”,

que favorece el intercambio entre empresas

y centros de investigación.

Los objetivos de TARGEAR son:

comprender los genes y los mecanismos fisiopatológicos de los procesos

de daño y reparación implicados en la presbiacusia,

desarrollar modelos experimentales

animales y celulares de dicha patología,

comprobar su utilidad clínica,

formar jóvenes investigadores,

colaborar con asociaciones de pacientes e informar a la sociedad.

Más información la podrá encontrar en la www.targear.eu

Para Madri+d y UNED Televisión, José Antonio López Guerrero.

En 2007 el Museo del Prado ampliaba su espacio expositivo

con una reforma sin precedentes en su casi bicentenaria historia.

Para la ocasión se organizaba una muestra de pintura del s. XIX,

gran parte de la cual había permanecido dispersa

en otros salones

cuando no almacenada durante años en los fondos del museo.

Se le hacía justicia de esta manera a una colección

que no siempre había tenido la visibilidad que merecía.

Este inmerecido déficit de consideración es extensible a,

prácticamente, toda la pintura del s. XIX,

históricamente considerada como demasiado pretenciosa,

excesivamente academicista y frecuentemente encorsetada,

cuando no rancia.

Con la intención de: “suscitar una nueva percepción

de la obra pictórica llevada a cabo en el mundo occidental

a lo largo del siglo XIX”,

Julio Martínez Calzón acaba de presentar:

“La pintura del siglo XIX. Una visión estético-conceptual”,

un trabajo concebido con la aspiración de convertirse

en un tratado extenso sobre la pintura decimonónica.

La intención es ofrecer una perspectiva integral

del ámbito pictórico de dicho siglo,

tratando a su vez de enlazar con el contexto filosófico,

artístico y social de la época.

La realidad de la pintura del s. XIX no se conoce profundamente

porque debido a las técnicas de la imagen más o menos a mitad de siglo,

y luego un poco ya a finales de siglo con bastante importancia,

y la aparición, a la vez, de las vanguardias,

determinó un cambio total de los procesos de entendimiento

de lo que era la pintura y de la aproximación

de la gente hacia ese tipo de arte.

El lector o lectora que tiene entre las manos estos dos volúmenes,

tiene entre las manos un tesoro.

Un tesoro de belleza y de bondad.

Como decían los medievales,

los trascendentales del ser son la belleza,

la bondad y la verdad porque el bien es difusivo.

Esta obra monumental en la que Julio Martínez Calzón se ha molestado,

ha dedicado su valiosísimo tiempo a la visualización cuidadosa,

amorosa, a la selección, clasificación de acuerdo con estilos

y países de esta ingente obra, esto se hace gratis et amore,

por la difusión del bien, porque el bien es participativo,

es comunicativo, quiere compartir.

Durante el periodo que va desde la aparición de la fotografía

hasta el estallido de la primera guerra mundial,

la pintura pierde el marco interpretativo dominante

durante el siglo XIX,

un escenario en el que la expresividad pictórica

equivaldría a una suerte de periodismo de la época.

La pintura decimonónica era la encargada de comunicar y difundir

a los espectadores los patrones culturales y sociales de la época,

cuando no directamente los acontecimientos contemporáneos

así como las representaciones del pasado.

Este marco quedará obsoleto con la irrupción de las vanguardias.

Fue perdiendo la importancia social

y activa que tenía durante el siglo en sí.

Pasó a ser así como un poco una pieza anticuada

en que las referencias históricas,

los sistemas de pensamiento sensibleros,

el costumbrismo, los mecanismos negativos del último romanticismo

se fueron perdiendo y se olvidaron los grandísimos valores

que esa misma pintura había incorporado a la sociedad a partir,

más o menos, del final del s. XVIII.

Hay que tener en cuenta, para entender el desarrollo

y la evolución de la pintura decimonónica,

que la pintura, sobre todo durante la primera mitad del siglo XIX,

no es todavía una actividad autónoma

que nace de la voluntad creativa de los artistas,

sino que la producción pictórica es todavía en gran medida

fruto de los encargos de las fuerzas económicas

y sociales dominantes de la época.

Todos los grandes estamentos de la sociedad

eran los que impulsaban la pintura,

incluso las academias con sus premios obligaban a los artistas

a seguir unas ciertas indicaciones para poderlos ganar.

Por lo tanto, el corsé del pintor era muy alto,

aunque a su vez el pintor interactuaba con la sociedad

a través de los mecanismos culturales que esta misma iba también generando

y las propias academias y exposiciones internacionales

que se hacían, los pintores iban poco a poco cambiando esa sociedad,

o sea, había una dialéctica, pero no tan fuerte como

para qué el pintor tuviera autonomía de decir lo que quisiera,

sino que dentro de unos márgenes él podía actuar.

Hay, además, algo particularmente bondadoso en estos textos,

ya lo comentaba Hans-Georg Gadamer

cuando situaba la ontología del ser de la belleza

en la ontología estética en el centro de su obra principal,

en “Verdad y método”,

en la que se refería a los monumenta,

y esta es una obra monumental, sin duda, y además in crescendo,

que irá creciendo en la pinacoteca virtual.

Ya comentaba Gadamer, la bondad de la belleza tiene que ver con la pietas,

es decir, con la mirada y la escucha atenta de la piedad

que restituye el derecho y la capacidad de heredar

los pasados posibles, no clausurados,

no vencidos, pero sí a menudo olvidados.

Esto acomete también esta obra monumental,

hacerse cargo de pintores no solamente reputados,

que ya eran conocidos por todos,

sino de grandes y pequeñas obras que estaban en el s.XIX,

en los lugares que hemos referido y que no habían sido,

a menudo había pasado por ellas el tiempo sin que se rescatara

la eternidad inmanente de su legado y de su obra.

A partir de la segunda mitad del s.XIX

la sociedad comienza a sufrir cambios irreversibles.

Irrumpen con fuerza los grandes movimientos sociales.

La revolución industrial sacude los cimientos

de unas estructuras políticas anquilosadas durante mucho tiempo,

y tanto la burguesía como el proletariado reclaman su papel

como protagonistas de su propia contemporaneidad.

La pintura se impregnará de todo este ambiente

y los artistas no perderán la oportunidad de convertirse,

ya no solo en protagonistas, sino en cronistas de su tiempo.

La pintura se hace menos artificiosa,

se desvincula del control directo de las academias

y las grandes escuelas

enlazadas a corrientes tan influyentes como el neoclasicismo,

el romanticismo o el academicismo.

En esa segunda mitad el realismo, y posteriormente el simbolismo,

el postimpresionismo y el propio modernismo,

permitirían al artista ser mucho más él y, además,

hacer lo que al él le venía en gana.

Provocando, por ejemplo, la denuncia social

o haciendo una investigación sobre la naturaleza y la forma

en que nos puede afectar poética, líricamente o dramáticamente,

es decir, una serie de actitudes

que el pintor ya podía expresar con plena libertad.

Para la filosofía es muy interesante hacerse cargo

de lo que está siendo el tiempo de Hegel, de Nietzsche,

de Fichte, el gran romanticismo alemán,

de Helderling,

después del gran surgimiento de la filosofía en Grecia,

el otro gran renacimiento, no se da en Italia,

el de la filosofía se da en Alemania con el neoclasicismo,

o sea, cuando Occidente se vuelve a hacer griego;

todo el mundo el mundo dirá que lo digo pro domo mea, pero no,

es en realidad con la discusión de Nietzsche,

al mismo tiempo ya los postkantianos, Jacobi, Mendelssohn, es decir,

todo el elemento que cierra la aufklärung,

la gran ilustración kantiana

y se extiende hasta Gadamer ininterrumpidamente.

Ese es un movimiento que si nos detenemos sólo en el XIX,

necesita las imágenes de lo que están haciendo

estos poetas de la imagen visual que son los pintores.

La burguesía empezaba a tener una participación importante

y también influyó en la demanda de la obra de arte,

ya no desde la perspectiva monumentalista

o claramente exaltadora de los procesos sociales

que los autócratas y los poderes dominantes

habían tenido hasta entonces.

La burguesía, por una parte, demandó una pintura de costumbres,

una pintura social, tranquila, decorativa en cierta manera y,

por otro lado, en cambio, fue aceptando cada vez más

el carácter artístico que esos artistas iban introduciendo

en la pintura ya con su verdadera manera de expresar.

La elaboración de una obra como ésta se parece, pues,

a un viaje a través del cual el propio autor

termina por enfrentarse a descubrimientos inesperados,

ampliando con cada uno de ellos la perspectiva

y el entendimiento de un paisaje secular

que termina por hacerse infinito.

Al intentar buscar todo ese mundo occidental incompleto,

descubro impresionantes novedades.

El descubrimiento de la pintura rusa,

o el de la pintura nórdica, incluso gran parte de la americana,

ha sido mayúsculo;

me he encontrado emocionado ante los campos que me abrí a mí mismo

y supongo que hay muchas personas a las que le sucederá lo mismo,

porque el conocimiento de la pintura rusa en nuestros países,

en Occidente, es bajísimo,

y hay autores de una sensibilidad y de una manera de percibir la vida

que no tiene nada que ver con nosotros,

pero que nos ofrecen otra perspectiva profundísima.

Recientemente presentada en el Museo Thyssen,

la argumentación de esta obra, en palabras del propio autor,

“se ciñe esencialmente a los ámbitos culturales y estéticos”.

Según el propio Julio Martínez Calzón

el análisis se supedita en lo estrictamente necesario

“a los aspectos técnicos o especializados

de la materia tratada”.

El autor, ingeniero de caminos de profesión,

tiende de esta manera,

al más puro estilo de los hombres del renacimiento,

puentes entre disciplinas, ofreciéndonos la oportunidad

de poder entender de una manera integral

el complejo espíritu del XIX.

¿Qué me lleva a este libro en particular?

Me lleva una serie de circunstancias

que son las que todos en la vida tenemos de casualidades.

Yo me caso con una persona, cuyo padre,

tiene una colección de pintura del XIX

española, paisajística, preciosa.

Esta persona me la enseña,

yo venía cargado con todo el proceso del estudio de la pintura del s.XX

-estoy hablando del año 64-65- expresionistas americanos,

todo el proceso de la pintura del s.XX en marcha en ese momento

con todas las fuerzas de los alemanes, y de los franceses...

Y de pronto veo equella pintura y me siento afectado,

muy gratamente sorprendido por la belleza y por la potencia

de la imaginación de aquellas personas.

Poco a poco voy desarrollando unos apuntes para mí,

para entender el s.XIX y veo que está fatalmente desarrollado

por los técnicos y por los teóricos de este arte;

que hay un pandemónium y una situación complejísima

que no está bien planteada.

Entonces, quizá por la mente técnica,

decido introducir una metodología muy ajustada,

marcando muy bien los estilos, marcando muy bien los periodos,

y empiezo a estudiar el desarrollo global

de toda la pintura occidental según mis propias ideas.

Yo, el libro lo planteo como un hilo conductor que llamo:

“El espíritu del siglo XIX”.

Para mí eso fue la clave de bóveda de toda la explicación de la obra,

porque entendí que la pintura del XIX respondía,

no a una técnica o a un estado exclusivamente artístico,

sino que dependía de muchos factores

que estaban incorporándose a la pintura de una manera notable.

Cabe preguntarse ahora, recién inaugurado el XXI,

qué conservamos de aquel espíritu decimonónico

que aparentemente quedó barrido por el trauma de la gran guerra,

y la irrupción explosiva de unas vanguardias históricas

en cuyo programa se especificaba explícitamente

la abolición del arte del pasado.

El cambio tan trascendente de la aparición de las tecnologías,

sobre todo en la imagen,

ha hecho que la manera de percibir el mundo

sea completamente tecnológica, o sea, nuestra mirada ya no es la inicial.

Una de las cosas que digo en el libro es que la pintura del s. XIX

es la última mirada del ser humano desde la perspectiva de un hombre

que no está todavía influido por la técnica, es decir,

la persona humana ante la naturaleza y su trazo histórico;

tiene una mirada que es tremendamente penetrante,

no tiene todavía ninguno de los grandes aparatos, bueno,

había microscopios y telescopios, pero de un valor pequeño.

La idea de la mirada del hombre en ese momento

es sus ojos, sus ojos y su mente.

Y esa mirada sobre la sociedad y sobre la naturaleza

y sobre las cuestiones históricas de las sociedades humanas,

es la que determina profundamente el espíritu del s. XIX.

Si avances técnicos como la aparición de la fotografía

y el cine constituyeron una de las principales causas

del declive de la pintura tal y como era concebida en el Siglo XIX,

otro desarrollo tecnológico, como internet,

ha sido el gran catalizador de la obra de Julio Martínez Calzón.

El ambicioso proyecto de esta obra ha estado siempre apoyado

en la construcción paralela de una página web

a través de la que se amplía el archivo de autores estudiados

en el limitado espacio físico del libro impreso.

Nosotros estamos acostumbrados a ver libros, a ver imágenes,

en cierto modo hemos aprendido mediante diapositivas

en las escuelas y en las universidades,

y vemos la pintura siempre con luz reflejada,

pero en cambio la pantalla es una luz interior,

que viene directamente atravesando el plano de la pintura

que viene directamente hacia nosotros

y lo hace con una nitidez y una coloración muy particular,

de hecho, además, nuestra vida está decidida por las pantallas,

ya no sabemos ver otras cosas que no sean pantallas de televisión

o de lo que sea, porque está todo ahí,

todo lo demás o es realidad o es pantalla.

Esa manera de ver las obras en la pantalla

es algo diferente a verlas en los libros,

porque en los libros es otra captación del ojo,

entonces el ver la obra en pantalla

nos permite tener una penetración mayor en la obra;

y además, el hecho de poder hacer zoom y poder ver los detalles,

poder entrar y salir, poder comparar imágenes a gran velocidad,

poder pasar las imágenes rápidamente,

no tener que estar viendo hojas diferentes;

además la relación de la pantalla es mucho más potente

con los artistas a los que no podemos ir a visitar.

Verdad, bondad, belleza, están enlazados por el ser del logos,

en este caso de la inteligencia; y esta inteligencia

conecta los pasados posibles y abiertos con el futuro.

Por eso hace un juego muy inteligente que es el de:

estas obras no podrían ser vistas ni siquiera por los que las hicieron,

de la misma manera que podemos nosotros verlas en el s. XXI,

debido a que sobre todo, en la pinacoteca virtual,

entendemos que las pinturas en pantalla,

una vez que se desprenden de la superficie de inscripción,

un poco pesada, el papel, el lienzo,

al fin y al cabo son madera, pertenecen a la tierra,

y se ponen en la pantalla ingrávida de la inteligencia

y flotan en el aire con la tersura ingrávida de la ligereza del ser.

Y esto lo consigue la referencia al pasado

que se conecta a través del logos, de la inteligencia y el amor,

con el futuro, con un futuro que, probablemente,

se convierta también en ejemplar.

Se puede por tanto decir que “La pintura del Siglo XIX”

es una obra ecléctica y caleidoscópica,

una creación de inspiración enciclopedista

que nos permite perdernos mientras paseamos por entre sus páginas

con el espíritu de aquellos flaneurs

que exploraban sin rumbo fijo la ciudad,

fascinándose con cada nuevo hallazgo,

dejándose llevar por un ímpetu detectivesco gratuito,

por el puro placer del encuentro fortuito.

Me gustaría, y yo lo he conseguido, que otras personas lo pudieran hacer,

ser capaz de mirar el mundo con esa neomirada que la técnica,

la forma del XIX nos da.

De hecho, puedo decir con toda seguridad,

que si uno está dos horas viendo las imágenes en la pantalla

de un artista del XIX que le guste, y mirándola, y comparándola

y viendo cómo va evolucionando a lo largo del tiempo,

cuando sale a la calle ve el mundo con la mirada desde ese punto.

Siempre me acuerdo de cómo Platón hablaba de Heráclito diciendo

que era el que buceaba más profundo aún que los buceadores de Helios.

Esto hace este libro, rescatar los tesoros del pasado

para catapultarlos al futuro y para dárnoslos a nosotros,

a vosotros y vosotras, a los lectores.

  • UNED - 28/04/17

UNED - 28/04/17

28 abr 2017

Cela y la Colmena. IX Jornada de Igualdad de la UNED. Unas y otras crean. Terapia efectiva en monos parapléjicos. El embarazo cambia el cerebro de la madre. Estudio sobre la sordera en la tercera edad. La pintura del s.XIX. Una visión estético - conceptual.

ver más sobre "UNED - 28/04/17 " ver menos sobre "UNED - 28/04/17 "
Programas completos (603)
Clips

Los últimos 2.046 programas de UNED

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo UNED - 20/10/17 Completo 56:54 8% pasado viernes
    UNED - 20/10/17 pasado viernes Nobel en femenino. Inauguración de curso académico 2017/18. El milano de GREFA. Europa contra la trata.
  • UNED - 13/10/17 Completo 53:44 8% 13 oct 2017
    UNED - 13/10/17 13 oct 2017 Puentes del río Guadarrama, la ciencia que construye Madrid. Celia Amorós, Maestra del Pensamiento.
  • UNED - 06/10/17 Completo 54:49 8% 06 oct 2017
    UNED - 06/10/17 06 oct 2017 Lola Blasco, Premio Nacional de Literatura 2016. Encuentro sobre mujeres Nobel. Parménides de Elea.
  • UNED - 29/09/17 Completo 53:47 8% 29 sep 2017
    UNED - 29/09/17 29 sep 2017 Centro de Astrobiología. Torrejón de Ardoz-Real observatorio de Madrid. Parque del Retiro. Uned. Mujeres por África. Test Psicológicos en España 1920-1970.
  • UNED - 22/09/17 Completo 55:47 8% 22 sep 2017
    UNED - 22/09/17 22 sep 2017 Las huellas de Oximinco. Estudiando las mutaciones que nos parten el corazón. Exocometas que nos hablan del pasado del Universo. Los grupos antivacunas resucitan el Sarampión en Occidente. La Red Gl...
  • UNED - 15/09/17 Completo 52:54 8% 15 sep 2017
    UNED - 15/09/17 15 sep 2017 - 3D-Imprimir el mundo. - Intervención psicoeducativa con robots humanoides. - Trans, diversidad de identidades y roles de género.
  • UNED - 28/07/17 Completo 56:52 8% 28 jul 2017
    UNED - 28/07/17 28 jul 2017 Erradicar la trata, una responsabilidad de todos. - Madrid acoge la conferencia anual de EUSEA. - Poca cultura científica pero aumentamos en interés. - Tan precoz como detectar el Alzheimer antes de...
  • UNED - 21/07/17 Completo 53:50 8% 21 jul 2017
    UNED - 21/07/17 21 jul 2017 La Medea de Madeleine Milhaud. Nuevo grado en Criminología. Erradicar la trata, responsabilidad de todos. George Orwell, vigilando al gran hermano. Curso de verano hombres y mujeres por la igualdad.
  • UNED - 14/07/17 Completo 55:13 8% 14 jul 2017
    UNED - 14/07/17 14 jul 2017 Murillo. Mi+d Ondas electromagnéticas. El origen de las encefalopatías. Teatro y Marginalismos en los inicios del S.XXI. María Shelley, imaginando monstruos. Aprender Jugando.
  • UNED - 07/07/17 Completo 55:54 8% 07 jul 2017
    UNED - 07/07/17 07 jul 2017 Tras los pasos de Alan Lomax (lagartera). Congreso Internacional "Derecho, Salud y Dependencia, Perspectiva de futuro". Buero Vallejo a examen.
  • UNED - 30/06/17 Completo 54:23 8% 30 jun 2017
    UNED - 30/06/17 30 jun 2017 Lola Blasco, Premio Nacional de literatura dramática 2016, dialoga con José Romera. -Teoría y Realidad Constitucional. -El tribunal de Justicia de la Unión Europea. - Convocatoria de l...
  • UNED - 23/06/17 Completo 54:27 8% 23 jun 2017
    UNED - 23/06/17 23 jun 2017 Anaxágoras de Clazómenas. -Homenaje a Luis Manuel Díaz Virrumbrales. - Fallo de XXVIII. - Premio de narración Breve UNED. -Luchando contra el bulling.
  • UNED - 16/06/17 Completo 56:07 8% 16 jun 2017
    UNED - 16/06/17 16 jun 2017 Las huellas de Oxirrinco. - Estudiando las mutaciones que nos parten el corazón. - Exocometas que nos hablan del pasado del universo. - Los grupos antivacunas resucitan en Occidente el sarampión. - ...
  • UNED - 09/06/17 Completo 59:37 8% 09 jun 2017
    UNED - 09/06/17 09 jun 2017 Plantas silvestres comestibles II. Issac Asimov viviendo con robots. Pueblos indígenas de Colombia.
  • UNED - 02/06/17 Completo 55:27 8% 02 jun 2017
    UNED - 02/06/17 02 jun 2017 Programa Avansecal. Si te gusta escribir y te gusta la ciencia, participa. Día mundial sin tabaco 31 de mayo. Con Paul Ricoeur. Espacios de interpelación, tiempo, dolor, justicia y relatos. Murillo ...