UNED La 2

UNED

Viernes a las 10.00 h., Sábados y Domingos a las 07.30 h.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4669547
Para todos los públicos UNED - 20/07/18 - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad-TVE.

(Música cabecera)

(Música)

El trasvase ideológico más importante

que se detecta en el franquismo tardío

se produce, sobre todo, desde los grupos cristianos de base

a una izquierda todavía en la clandestinidad,

pero cada vez mejor organizada.

Una de las plataformas más activas de la época

fue el conocido como Movimiento Democrático de Mujeres,

considerado como la primera organización política de mujeres

del periodo de la dictadura.

El Movimiento Democrático de Mujeres nació en 1965

y fue una apuesta del Partido Comunista.

El Partido Comunista desde la "Huelgona" de 1962,

la huelga de Asturias,

quería poner en marcha una asociación de mujeres,

clandestina, dentro del país,

de la misma manera que la tenía ya organizada en el exilio.

No fue una tarea fácil,

porque había que movilizar a las mujeres en un contexto muy complejo,

que era el de la dictadura,

y para ello fue necesaria la iniciativa de dos mujeres,

es decir, si bien es cierto que el Movimiento Democrático de Mujeres

es una iniciativa del Partido, éste hubiera sido imposible sin...

el impulso, el trabajo y la dedicación de dos mujeres

muy importantes en la historia del movimiento

y en la historia del antifranquismo español,

que fueron Dulcinea Bellido y Carmen Rodríguez,

que fueron las que se pusieron manos a la obra

para intentar conectar a los grupos de mujeres de presos,

que venían durante años trabajando en tareas de solidaridad,

con otras mujeres militantes del Partido

y con otras mujeres de los círculos católicos,

e intentar llevar a cabo esta iniciativa y crear el MDM.

La Guerra Civil y, sobre todo, el franquismo,

suponen una ruptura enorme con la tradición feminista

que había nacido, que había emergido en la Segunda República,

hay un corte brutal.

De tal manera, que el MDM tiene que empezar prácticamente de cero.

La memoria del feminismo republicano prácticamente se había perdido,

el franquismo se había dedicado a tratar de borrar esa memoria,

como había hecho con la memoria, en conjunto, de la izquierda.

Por tanto, es verdad que el Movimiento Democrático de Mujeres

nace en esa órbita del marxismo,

y es a partir de la relectura de los clásicos del marxismo

y del malestar que sintieron, estas mujeres, en la sociedad,

en sus familias y en el propio Partido,

cuando va a surgir esta necesidad de poner...

las reivindicaciones de las mujeres sobre la mesa.

La organización, en Madrid,

de la manifestación de apoyo a los mineros,

servirá de catalizador para la creación y consolidación del MDM.

En el ámbito de las luchas obreras,

las mujeres participan de la actividad

que se centraliza alrededor del Partido Comunista.

Aunque su papel es determinante

en el éxito de las acciones del Partido,

se abre en esta época el debate sobre la especificidad

de la lucha feminista dentro del movimiento obrero.

La mayoría de ellas estaban organizadas, por lo que yo conozco,

en lo que se refiere al Partido Comunista de España,

que era el único partido que estaba verdaderamente

organizado en esa época, por lo que yo conozco,

la mayoría de ellas formaban parte de la lucha clandestina,

y no es que se las utilizara,

es que formaban parte, igual que formaban parte los hombres,

y ellas, eso sí, dentro del Partido, igual que en la sociedad,

mantenían una lucha y una pelea continua por ocupar su espacio,

quiero decir, por tener un espacio propio.

De hecho, esa es la razón

por la que nace el Movimiento Democrático de Mujeres,

porque nace, digamos, amparado por el Partido Comunista,

pero toma entidad propia,

y es un poco ahí... en la lucha un poco clandestina,

queriendo organizar a las mujeres,

como se empieza a caminar hacia un feminismo muy incipiente.

Por aquel entonces, los objetivos operativos más urgentes del MDM,

pasaban por el apoyo a los presos, la lucha por la amnistía

y la extensión de su ideario a los barrios,

a través de las amas de casa y de sus asociaciones,

nacidas a partir de 1967, al amparo del Movimiento Nacional.

El movimiento era más de casa de entonces, que era...

si quieres, al principio, tenía un matiz conservador,

pero estas amas de casa se empezaron a dar cuenta

de la situación que había, también, con las mujeres,

con respecto a sus compañeros, a los hombres,

que no podían tener los mismos derechos.

Yo puedo contar una anécdota, que yo era abogada

y fui a un juicio, aquí, en el juzgado de Vallecas,

con toda una calle,

porque reivindicábamos a un propietario que era de ese suelo,

y fui con toda la calle, y cuando llegué al juicio el juez me dijo

"pero, usted no es hombre bueno",

porque la Ley de Enjuiciamiento de entonces hablaba de "hombre bueno",

y, claro, efectivamente, yo era una mujer

y con muchas risitas me dijo

"usted puede estar buena, pero no es un hombre bueno",

y tuvieron que suspender el juicio hasta que no llegó el procurador.

Bueno, pues todo ese tipo de pequeños detalles,

las mujeres también se daban cuenta.

Entonces, al mismo tiempo...

que reivindicábamos necesidades del barrio,

reivindicábamos también los derechos de la mujer.

Al mismo tiempo, yo creo que la Asociación te permitía

crear grupos de trabajo,

grupos de trabajo para el barrio y grupos de trabajo de formación,

dedicados fundamentalmente a las mujeres.

A partir del año 72, las asociaciones de amas de casa,

con la cobertura del Movimiento Democrático de Mujeres,

van a organizar boicots de compra, huelgas de compra,

que van a ser muy importantes, sobre todo, en Madrid.

La más importante se va a dar en el año 75,

unos meses antes de la muerte del dictador,

y va a llevar a la suspensión, durante tres meses,

de estas asociaciones y, de alguna manera, el control estricto,

por parte de los servicios de información,

de las principales dirigentes de estas asociaciones.

Ahí, el Movimiento Democrático de Mujeres

y las asociaciones de amas de casa,

van a lograr una visibilidad muy importante,

que les va a hacer salir en la prensa del momento,

recuerdo, ahora mismo, que fueron portada en Diario 16,

si no recuerdo mal, en el año 73.

Contextualizar lo que pasó en los años 60 y 70, en Madrid,

es un tema complejo,

que sigue requiriendo de investigaciones más profundas.

Mujeres, asociadas o no,

profesionales y obreras, migrantes o naturales de la villa,

se unen en estas décadas alrededor de un deseo común,

el cambio de un sistema patriarcal

a un sistema democrático y en igualdad.

La acertada combinación...

de la iniciativa privada con la protección oficial,

permite mantener el ritmo de estas construcciones

que, como demuestra el grafico, van brotando en todos los lugares

donde el terreno fue debidamente dispuesto.

De esta forma, se completan las consignas de Franco

para la creación de un gran Madrid.

Hay que contextualizar que a partir del año 56...

a Madrid, igual que a Bilbao, igual que a Barcelona,

empezó a llegar mucha gente emigrante

que venían de Andalucía y de Castilla-La Mancha, fundamentalmente,

huyendo del hambre que había en ese momento en España

y huyendo también de lo que significaba la dictadura,

hay que pensar que la represión mayor que hubo en España fue...

en la década de los 40, prácticamente hasta el año 46

mucha gente fue asesinada por que habían estado con la República,

que habían estado en contra de la dictadura,

y venía mucha gente huyendo... del hambre, como he dicho,

pero huyendo también de lo que significaba...

la falta de libertades en sus pueblos.

Por eso, muchas calles de estas de Vallecas,

de Palomeras y del Pozo del Tío Raimundo,

hay nombres enteros de pueblos de Andalucía,

la calle Martos, pues es el pueblo Martos,

que prácticamente vinieron... era la voz que se llamaban

"oye, que he llegado a Madrid, que puedo encontrar trabajo"...

de asistenta, fundamentalmente,

también empezaban a trabajar en la construcción,

entonces, hay muchas calles...

que son de pueblos enteros de Andalucía, fundamentalmente,

pero también de Castilla-La Mancha.

Yo empecé a venir a la periferia de Madrid,

a Palomeras Bajas, Palomeras Altas,

aquí, al Pozo del Tío Raimundo,

donde está ahora la organización Movimiento por la Paz, MPDL,

a Moratalaz, a Orcasitas...

claro, en aquel momento el único sitio donde te podías reunir

era en las iglesias y, por lo tanto,

había lo que se llamaban "sacerdotes obreros"...

bueno, pues empecé a hablar con ellos, ya cuando acabé la carrera,

y empecé a darme cuenta que era importante

que hiciéramos también un movimiento asociativo

de las necesidades que había en los barrios.

Por supuesto, la necesidad principal era... la vivienda.

En ese momento, también, hay que reconocer que en el año 64,

quiso el gobierno hacer una especie de apertura,

y sacaron la Ley de Prensa, Fraga Iribarne,

y sacaron una ley que también permitía asociarse,

desde luego no la pensaron para montar asociaciones de vecinos,

pero he aquí que, tanto el sacerdote de Palomeras Bajas, Gabriel Rosón,

como otras dos personas que había, que eran miembros de la OAC,

de un Movimiento Católico,

pensamos que nos podíamos acoger a esa ley,

para montar una asociación que fuese un poco el amparo legal

para que pudiéramos empezar a reunir a los vecinos.

Está claro que en los barrios,

en aquel momento, las mujeres no teníamos derechos

y, por lo tanto, las mujeres estaban sometidas a los maridos,

si bien es verdad que en todo el extrarradio de Madrid

las mujeres trabajaban de asistentas en las casas del centro de Madrid,

pero no tenían ningún tipo de derechos

porque la ley no te lo permitía, no éramos iguales, ni mucho menos,

sino que, al contrario.

Por supuesto, no había ley de divorcio,

no había ningún tipo de reivindicaciones,

el adulterio estaba condenado más en las mujeres que en los hombres,

y era mayor participación, porque las que vivían en el barrio,

aunque salieran a trabajar de asistentas,

pero las que tenían que trabajar en su casa,

atender a los niños... pues eran las mujeres,

y las que más sentían que no hubiera guarderías,

las que más sentían que tenían que ir al centro a comprar,

porque aquí no había ningún tipo de tiendas... eran las mujeres.

Por lo tanto, en la asociación de vecinos,

había una gran participación de mujeres.

Y, luego, a nivel de gente que dirigiera,

también había mujeres, porque yo recuerdo, en Alcalá de Henares,

que fue una de las asociaciones de vecinos que montamos,

la que lo llevó fue una mujer, Pilar Lledó,

que luego fue delegada de gobierno,

aquí, en Palomeras Altas, había otra dirigente que era una maestra,

o sea que, no solamente a nivel de participación en la asociación,

sino como dirigentes de esas asociaciones,

había mayor número de mujeres que de hombres.

En la década de los 70, destaca el salto cualitativo que da el MDM

en cuanto al enfoque de sus acciones,

un enfoque que ya contempla las aportaciones específicas

de la lucha feminista.

En el caso específico de la Amnistía,

las feministas reclamaban que ésta se extendiera al aborto,

la prostitución o el adulterio, considerados como delictivos

por una legislación que claramente discriminaba a la mujer.

Ellas, intentan... que el mayor número de mujeres

les acompañen en este aprendizaje, en esta aventura feminista,

que era una ruptura con la tradición del Partido Comunista,

pero era también una ruptura...

con la propia cultura política de estas mujeres,

porque la aventura feminista del MDM

supone impugnar algunos de los "mantras", digo yo,

de esta cultura política comunista.

Supone, de alguna manera,

poner encima de la mesa las reivindicaciones femeninas,

sin renunciar a la lucha socio-política

y sin renunciar al enfrentamiento con la dictadura,

pero supone, de una vez por todas,

señalar y romper con una idea muy arraigada en la izquierda,

que era que primero se hace la revolución

y, después, se lucha por los derechos de las mujeres.

Ellas van a intentar hacer compatible las dos cosas,

hacer la revolución, luchar contra la dictadura

y poner sobre la mesa las reivindicaciones femeninas.

"Amnistía para la mujer"

"Amnistía para la mujer"

Muchas de estas militantes también participan activamente

en las "Asambleas de Mujeres"

que proliferan en todo el Estado con una clara vocación feminista.

La "doble militancia"

a la que se enfrentan muchas veces estas mujeres

termina en la ruptura con la disciplina del Partido

y su participación activa

en la consolidación del movimiento feminista.

Durante los días 6, 7 y 8 de diciembre de 1975,

se celebraron en Madrid

las I Jornadas por la Liberación de la Mujer,

a las que asistieron unas 500 mujeres

de distintos lugares del Estado Español.

Estas Jornadas,

en cuya organización participa activamente el MDM,

son consideradas como fundacionales

en el desarrollo del movimiento feminista estatal.

Con la llegada de la democracia,

muchas de las reivindicaciones de estos grupos

son asumidas por el nuevo orden constitucional.

Los importantes avances en materia de derechos y libertades,

conducen a la disolución o, en su caso, al replanteamiento

de estas organizaciones.

Ese fue el caso de muchas asociaciones de vecinos,

de la Asociación de Amas de Casa o del propio MDM.

Evidentemente, el MDM nunca fue... a partir de 1975,

la vanguardia del movimiento feminista a nivel teórico,

pero lo que sí puso el MDM en la Transición fue...

a miles de mujeres dispuestas a movilizarse,

a miles de mujeres dispuestas a salir a la calle para reivindicar

las grandes campañas del movimiento feminista de esos años.

¿Y qué le debe o qué aporta el feminismo al MDM?

Pues, el feminismo de segunda ola,

hace que las militantes del MDM tengan, de alguna manera,

que reformular muchas cosas.

Para el MDM, o para muchas militantes comunistas,

o que venían de la órbita del mundo católico,

no fue fácil interiorizar algunas de las ideas del feminismo radical.

Pero lo que este feminismo radical

sí supuso para muchas mujeres del MDM,

fue un verdadero descubrimiento.

Yo intento explicar en mi libro cómo...

el feminismo fue para estas mujeres,

que venían de una cultura política patriarcal como era la comunista,

fue un verdadero viaje, fue un verdadero descubrimiento,

que cambió sus vidas.

Nunca más sus vidas fueron iguales después de entrar en contacto

con estas ideas feministas, por tanto, el feminismo,

el feminismo europeo, el feminismo americano,

aportó un ingrediente muy importante,

no sólo al activismo de estas mujeres,

sino también a la propia vida de estas mujeres.

Hola, estaba presenciando la caída de un símbolo.

Bueno, o por lo menos otro intento más por derribarlo.

Me refiero al simbolismo que se le ha dado siempre a la mujer

en la esfera antropológica.

No preguntemos quién le ha dado ese simbolismo,

recordemos, simplemente, que desde siempre... y sabe Dios hasta cuando,

en lenguaje simbólico "mujer" ha significado

"principio pasivo de la naturaleza",

aunque, viendo esto, nadie lo diría.

Tal y como se pone de manifiesto

desde el Instituto de la Mujer, creado en 1983,

la restauración de la democracia

y la proclamación de la igualdad jurídica entre hombre y mujer,

tristemente no implica una igualdad real,

por lo que se hace imprescindible seguir trabajando

por alcanzar nuevas cotas en materia de derechos.

En el espacio público

se está produciendo una construcción de la historia

a través de ciertos elementos, como siempre,

los monumentos o placas conmemorativas,

que en definitiva son como elementos que trasmiten

unas historias basadas en la construcción que dirige el poder,

y, bueno, pues históricamente, también,

se están ensalzando toda una serie de valores

que están vinculados con entornos como la monarquía,

el clero, el ejército...

ya de por sí son áreas en las que la mujer no ha tenido acceso...

y, bueno, dentro de esta construcción de la historia,

donde claramente siempre hay figuras dominantes,

que tiene ese poder de emitir el discurso,

la mujer, históricamente, no ha sido un colectivo, una comunidad,

que tenga esa presencia fuerte y esa capacidad para poder enunciarse,

para poder tener presencia

y esa capacidad de también tener una intervención en este discurso.

Tan solo en el epígrafe de "Mujer"

del censo de Asociaciones de la Comunidad de Madrid,

hay registradas más de 500 organizaciones.

Asociaciones de feministas,

de mujeres migrantes, de mujeres empresarias,

asociaciones de trabajadoras sexuales,

de mujeres separadas y divorciadas,

de mujeres gitanas, de mujeres maltratadas,

asociaciones de mujeres deportistas, cristianas, artistas...

Asociaciones a las que habría que sumar...

ONGs, colectivos, agrupaciones y partidos...

La explosión de estos movimientos

no son sino el síntoma de la vitalidad de una ciudad,

en la que las mujeres siguen tejiendo redes

en unas calles en las que todavía queda mucho por hacer.

Soy psicóloga forense...

de los Juzgados de Vigilancia Penitenciaria de Madrid.

Mi trabajo consiste en asesorar a los jueces de vigilancia

para que tomen decisiones sobre las salidas de permiso ordinario,

de progresión de grado de libertad condicional,

de personas que han cometido delitos graves contra otras personas.

Fundamentalmente, yo realizo informes periciales

para asesinos, homicidas, agresores sexuales y de género.

Un día de trabajo habitual,

normalmente arranca con estudio de expediente.

No veo diariamente a internos,

sino que los veo cada dos o tres días,

de manera que puede arrancar con el estudio del expediente o... repaso,

con bajar a los calabozos,

realizar la entrevista, la aplicación de pruebas.

Una vez que realizo la entrevista y la aplicación de pruebas,

dedico un tiempo en el despacho para comprobar todos los datos

y retomar cosas que no he podido anotar

para no poner nervioso a la persona que estaba entrevistando

y, luego, intento empezar a meter datos en el informe.

El día que no veo a los presos, me dedico a evaluar y, entonces,

eso consiste en que todas las pruebas que he aplicado,

las evaluó y las interpreto y, luego, lo que hago es...

recopilarlas todas para llevar a la interpretación en el informe.

Llego a la Psicología de rebote... casi.

Llego a la Psicología gracias a una monja

y gracias a mi profesor de Psicología de COU.

Yo quería ser médica, quería ser cirujana,

lo que más me gustaba era la cardiología.

Era una alumna que tenía posibilidad de acceder a Medicina

y ellos me insistían mucho

"no, es una pena, te estas equivocando,

puedes ser una buena médica, pero vas a ser una excepcional psicóloga".

Cuando termine la carrera...

pues me iba dirigida fundamentalmente al campo clínico.

Empecé a trabajar en el Clínico, en Psiquiatría Infantil,

haciendo algunas sustituciones de psicólogos,

pero entonces me enteré que había una cosa

que era la Psicología Forense, en Alemania,

y era que los psicólogos asesoraban a los jueces.

Esto era 1985 y, entonces, pensé

"que interesante, y esto lo habrá en España".

Me enteré que había una serie de plazas piloto, en España,

pero que se iban a convocar unas oposiciones,

me puse a estudiar las oposiciones y... las aprobé.

Lo que más le diferencia del resto de ámbitos de la Psicología,

es que nuestro trabajo es cuestionado de forma constante.

Nuestros informes, como son lógicamente elementos de prueba,

tienen que ser... vapuleados, de alguna manera,

por la parte que no le favorece

y, evidentemente, eso hace que tengas que hacer un informe

como si se estuvieran "mofando de él o ironizándolo",

para creerte que todo lo que pones, tiene que ser muy serio.

En otros informes psicológicos esto no ocurre,

tú haces una evaluación mucho más abierta, permites el cambio

y, sobre todo, cuentas con el apoyo

de la gente que trabaja contigo, aquí no.

El juez te pide el apoyo, pero es un elemento técnico,

y a las personas a las que ves...

se ven obligadas a que les veas, no lo hacen voluntariamente.

Además, tampoco tenemos confidencialidad de ningún tipo.

Aparte de la rigurosidad técnica y metodológica,

tiene que tener una serie de valores... que sepa mantener,

sin que le determinen en el trabajo.

Todos somos seres humanos y todos tenemos principios que nos conforman,

no podemos eliminarnos porque dejaríamos de ser eso, seres humanos,

pero el psicólogo forense lo que tiene que tener es la capacidad de...

dejarlo al lado y de, sin eliminarlo, que no le sesgue en su trabajo.

Todo hace que nuestros valores, en un momento determinado,

nos determinen hacia una postura u otra,

y un psicólogo forense no se lo puede permitir,

tiene que tener un grado de objetividad elevado.

Lo que se debería es, una vez finalizado el grado, en este momento,

debería haber una especialización en Psicología Forense,

que se podría realizar de dos maneras.

Una podría ser a través de la especialización clínica,

en el que de la propia rama, como ocurre con los médicos,

saliera la Psicología Forense,

estaría la Psicología Clínica y estaría la Psicología Forense.

Y otra posibilidad sería hacerlo a través de los másteres oficiales.

Lo que más me gusta de mi trabajo es lo que aprendo

y, además, en esta jurisdicción más.

Me refiero...

cuando trabajas con personas que han cometido delitos muy graves,

estás hablando de la situación más baja de un ser humano.

Es decir, ya he cometido lo más grave,

una muerte, una agresión sexual...

y ya parece que soy lo último de la sociedad.

Y a mí, me resulta reconfortante ver...

cómo las personas se rehabilitan y se reinsertan.

Las Facultades de Psicología y Educación de la UNED

fueron los escenarios donde se desarrolló

el Primer Congreso Conjunto

de la SEPEX, SEPNECA y la IAP experimental, del 3 al 6 de julio.

El acto de inauguración,

tuvo lugar en el salón de actos de la Facultad de Educación.

Fue presidido por el rector de la UNED, Ricardo Mairal;

la decana de la Facultad de Psicología de la UNED,

Ana María Pérez García;

la presidenta de la SEPEX

y catedrática emérita de Psicología Básica de la UNED,

Soledad Ballesteros Jiménez;

el director del departamento de Psicología

de la Università degli Studi "G. d'Annunzio", Luca Tommasi;

y el vocal de la SEPNECA, José Antonio Hinojosa Poveda.

Una de las prioridades de nuestra institución

es promover la investigación

mediante la organización de seminarios y de congresos

como el que nos reúne.

Evidentemente, estos congresos sirven de debate y de foro

en el que los investigadores pueden intercambiar opiniones,

contrastar tesis y paradigmas,

y, en definitiva, permitir que a través del conocimiento

podamos avanzar en el debate científico.

Este es un congreso internacional

porque es, en realidad, el primer congreso que celebran, conjuntamente,

la SEPEX, que es la Sociedad Española de Psicología Experimental,

la SEPNECA, y la Asociación de Psicología Experimental Italiana.

Yo resaltaría que es el primer congreso, conjunto,

entre estas tres sociedades.

Anteriormente, las tres sociedades han realizado diferentes congresos,

pero de manera independiente,

y esta vez se han reunido las tres para celebrar este congreso,

que ha sido un congreso muy multitudinario,

no esperábamos tantas personas asistentes al congreso

y, de momento, hay más de 400 que se han inscrito.

Las temáticas que hemos tratado en este congreso

han sido muy amplias y variadas.

Hemos tratado los diversos aspectos de la ciencia cognitiva

y la psicología experimental cognitiva,

además de sus fundamentos neurofisiológicos

y las acciones que se producen en el cerebro,

mientras los sujetos procesan la información del medio,

ha sido un congreso con una temática muy variada.

La diversidad de los participantes

permitió discusiones científicas muy interesantes

entre investigadores de diferentes áreas,

incluidas la Psicología Experimental,

la Psicofisiología

y la Neurociencia Cognitiva y Afectiva.

Es la primera obra de ciencia ficción como tal.

Esto ha sido debatido por los críticos.

Por supuesto, que hay obras precursoras,

donde aparecen elementos, luego vinculados,

a lo que sería la ciencia ficción moderna,

pero como han dicho los críticos más avezados como Brian Aldiss,

esta obra, realmente, y yo lo creo así también,

es la primera gran obra de ciencia ficción como tal.

La que aúna, por una parte, todo ese entramado gótico

y, al mismo tiempo, esa crítica terrible,

esa crítica brutal contra la ciencia.

Como buen escritor y, de terror,

me fascinan como surgen las historias, de dónde vienen,

y para conocer el nacimiento de la historia de Frankenstein,

supongo que hay que remontarse muchísimos años atrás,

desde la infancia de Mary Shelley, que marcó su personalidad, porque...

su madre murió a los diez días de nacer ella,

debido a unas fiebres, y eso la marcó ya de por vida,

de hecho, ella iba junto con su padre al cementerio,

a la tumba de su madre, a leer durante aquella época,

le marcó muchísimo su carácter, heredó mucho de su madre,

porque su madre era una feminista muy reconocida,

y yo creo que ya viene de ahí,

y, luego, más yéndonos hacia el momento en el que escribió la novela,

ella se enamoró de un hombre casado, de Percy Shelley,

y huyeron, porque el padre de Mary Shelley no aceptaba a Percy,

pese a que era amigo de él,

pero no aceptaba la relación que ellos tenían,

entonces, huyeron, la mujer de Percy les siguió durante un tiempo,

y acabaron en una villa con Lord Byron, que era amigo de Percy.

Entonces, ese año, además, le llamaron "el año sin verano",

porque hubo una erupción volcánica, que provocó que las temperaturas

descendieran muchísimo en todo el mundo,

que hubiera en Suiza, donde ellos estaban,

hubo muchísimas lluvias ese verano, no podían salir,

y como buenos románticos que eran, además,

no podían salir a la naturaleza, entonces...

se tiraban veladas y veladas hablando de poesía,

hablando de ciencia, leían muchísimo...

de hecho, todo esto del reto que se propusieron,

nació porque llevaban varias jornadas leyendo

historias de fantasmas,

el último libro que leyeron era una antología alemana de fantasmas

y, entonces, Lord Byron les propuso el reto de que...

cada uno de los que estaban allí, escribieran una historia de terror,

lo más terrorífico que ellos pudieran imaginar, para ver si era...

comparable con el terror de vivir una vida más cotidiana.

Entonces, de ahí surgieron dos grandes mitos de la cultura pop,

o sea, no sólo nació Frankenstein,

que es increíble lo que ha aportado a la literatura,

al cine, al teatro, a todo... sino que también nació el vampiro,

con Polidori, que también estaba presente allí,

o sea, fue impresionante, yo me imagino esa noche como algo mágico,

donde se reunieron un montón de escritores románticos

y donde nacieron dos grandes mitos de la cultura pop.

El monstruo, Shelley dice que tiene que ser monstruoso,

porque así tienen que ser las consecuencias del hombre

cuando juega a ser Dios.

Y el cuerpo de la criatura no está dentro de los cánones

de la corporalidad establecida, con lo cual el resto de personas,

la sociedad, que es el que le da la carta de identidad, lo rechaza.

A partir de ese momento,

él, la criatura, que era consciente de sí mismo, y esto es importante,

y se consideraba una persona buena,

en el momento en el que la sociedad le rechaza,

acepta el papel que le ha dado la sociedad, de monstruo.

Eso es importante, porque...

ahí es cuando Frankenstein admite que su identidad es cuerpo

y, a la vez, mente, y están tan vinculados la mente con el cuerpo,

como el cuerpo con la mente, no te puedes separar.

El cuerpo es tu carta de presentación

y, a la vez, es tu cárcel.

Y si quieres ser libre, tiene que ser en la más estricta soledad.

Si te quieres manifestar tal y como piensas que eres,

tiene que ser en la soledad, porque...

para tener una identidad que te acepte la sociedad,

tienes que estar dentro de los cánones que te va...

a dictar la propia sociedad.

Hay que tener en cuenta que es el único mito, en este sentido,

en comparación con los mitos clásicos,

donde aparece una creación... humana,

en la que no hay ni intervención femenina

ni tampoco... digamos, que proviene de unos ritos comunales del folklore.

Por ejemplo, tenemos el mito del vampiro,

importantísimo también, muy relacionado con Frankenstein,

o mitos como Batman, como Tarzán, que pertenecen, de alguna manera,

a un ámbito comunal y con unas raíces en el folklore.

Sin embargo, el mito de este hombre artificial,

que al mismo tiempo es un ser humano,

tal y como aparece representado en la novela inmortal de Mary Shelley,

diferente de otras muchas versiones... y superior, desde mi punto de vista,

a otras versiones que ha habido después,

cinematográficas, televisivas, en novela gráfica...

Entonces, en este sentido, podemos decir que Frankenstein

contiene esa impronta de originalidad absoluta,

es increíble como una chica de 18 años,

ella misma lo dice en el prólogo, en el prefacio de la edición de 1831,

ella misma se asombra y dice:

"como yo, una chica joven en aquel momento,

pude idear, pude inventar toda esta historia".

Frankenstein es una obra única, también,

en lo que respecta a su configuración literaria, de género...

Es una obra que contiene

una gran cantidad de referencias de intertextualidad,

podría decirse, aunque hay alguna obra posterior,

como "Melmoth el errabundo" de Maturin,

pero podría decirse que es la última gran obra

de la secuencia de la novela gótica, "clásica" como a mí me gusta decir,

porque en 1764 se escribe la primera novela gótica en Inglaterra,

"El Castillo de Otranto" de Horace Walpole,

vendrían otras grandes obras como "El monje" de Matthew Lewis,

las novelas de Ann Radcliffe... es increíble que... en esta época,

principalmente las lectoras son eso, son mujeres, son lectoras,

apenas hay... los lectores masculinos prefieren la poesía,

prefieren la filosofía, el ensayo,

eso de las novelas lo veían como una cosa...

menor, desde el punto de vista literario.

De hecho, se critican muchísimo todas estas novelas,

pero hay muchas mujeres que escriben novelas góticas,

que escriben novelas relacionadas con lo sobrenatural, con el terror...

Sophia Lee, como he dicho, Ann Radcliffe, magnificas escritoras.

Mary Shelley recoge toda esa tradición y... en Frankenstein en 1818,

podríamos decir que se alcanza esa culminación

de lo que es la novela gótica clásica.

Posteriormente vendría la novela gótica victoriana,

que está muy relacionada con la lectura que la mayoría de autores

hicieron a partir de la edición de 1831 de Frankenstein.

Hay que tener en cuenta que Mary Shelley, además,

inauguró lo que es el género de la ciencia ficción,

o sea, una mujer fue pionera en la literatura de ciencia ficción.

Y, luego, además, más adelante, también me fascina como escritora,

y yo como escritor de novelas post-apocalípticas que soy,

ella llegó a escribir una novela post-apocalíptica,

en la que la humanidad llegaba a su fin debido a una plaga.

Entonces, aparte de eso, como te digo,

ella fue pionera en el campo de la ciencia ficción,

supo crear personajes sólidos.

A mí lo que me gusta de los personajes que ella creo fue...

que para dar realidad,

para crear un personaje que de verdad la gente se lo crea pues...

ese personaje tiene que tener unas motivaciones reales,

tiene que tener unos dramas éticos, tiene que haber un conflicto,

y ella, eso, lo supo generar de maravilla.

Hay muchos conflictos éticos y morales dentro de la novela

y los personajes los tienen,

entonces, eso les convierte en humanos,

que es lo que hecho mucho en falta, hoy en día,

que los personajes carecen de motivaciones

para hacer lo que hacen a lo largo de las novelas

y, sin embargo, todos los personajes de Frankenstein,

desde el doctor Frankenstein hasta la criatura,

todos tiene sus motivaciones para hacer lo que hacen.

Pese a que se había creado un entorno

donde la cultura era muy predominante, ella no escribía.

Entonces, fue su primera novela y a nivel narrativo y estructural,

se nota que era su primera novela,

de hecho, se llegaron a escribir tres versiones de la novela.

La primera la escribió ella, que era poco más que un relato,

que escribió allí mismo, en Suiza,

y, luego, cuando volvió a Londres,

ella, junto con su marido, Percy le dio muchos consejos,

le ayudó a organizarlo más a modo de novela,

y fue una edición posterior que hubo,

además ella era muy jovencita, que sorprende que siendo tan joven

tuviera la madurez para escribir una novela de estas características,

y, luego, la edición posterior, que ella hizo una tercera edición,

recuperando un poco su primera edición,

con una novela más dura, más cruel y mucho más sólida,

que es la que ha llegado hasta nuestros días,

es la que conocemos todos, la que hemos leído.

Y sí que, como comentaba, ella recupera cosas de su primera versión,

sin la influencia de su marido.

La criatura de Frankenstein, al no ser admitida por la sociedad,

se dedica a comportarse como la sociedad quiere que se comporte,

como un monstruo,

y se dedica a matar a los seres queridos del doctor Frankenstein.

Esto se puede hilar con la importancia del cuerpo

y cómo aliena la sociedad.

La figura del vampiro, por ejemplo, podría ser...

la distinción entre un yo que es sólo cuerpo,

se deja llevar sólo por las pasiones,

el vampiro sería todo lo que el yo de la modernidad rechaza...

pasiones, naturaleza, todo lo que es corporabilidad,

y la figura de Frankenstein, en cambio, es...

mente ligada con el cuerpo.

Pero el problema es que los vampiros son seres perfectos por fuera,

pero vacíos por dentro,

mientras que Frankenstein, la criatura, es un ser...

horrible por fuera, pero por dentro tiene alma.

No podemos obviar que la novela se titula

"Frankenstein o el moderno Prometeo"

es decir, el mito de Prometeo está ahí presente ya desde el título,

nunca aparece ese título completo

en la mayoría de ediciones que se han hecho tanto en inglés,

como en español, como en tantísimas lenguas,

y sólo aparece "Frankenstein", pero...

no podemos olvidar ese "moderno Prometeo" que es el titán,

que hay dos versiones del mito.

Una de ellas es la de, en griego, "Prometheus purphoros",

Prometeo el portador del fuego, el que lleva el fuego,

y es el primer filántropo de la historia mitológica,

por así decirlo, si se puede expresar de esa manera,

puesto que le roba un rayo de fuego a Zeus

para dárselo a los seres humanos

que estaban en una condición absolutamente postrada y degenerada.

Ese sería una vertiente que aparece en Hesíodo, en la Teogonía,

del poeta Hesíodo, contemporáneo de Homero,

y que, luego, también se vierte en la visión...

desde el punto de vista revolucionario, matizándolo,

que es el Prometeo de Esquilo, Prometeo encadenado.

No olvidemos que luego, Shelley,

el que sería esposo de Mary Shelley posteriormente,

escribiría una obra titulada "Prometeo desencadenado",

donde aparece ese titán como alguien que se opone completamente

al poder establecido y a la tiranía.

En este sentido, muy en consonancia con...

los valores y los ideales de la Revolución Francesa.

Y, por otra parte, otra vertiente del mito de Prometeo

sería la de "Prometheus plasticator", en latín,

eso ya aparece en el poeta latino Ovidio,

donde Prometeo se convierte, de alguna manera, en creador,

"plasticator" significa el que moldea, el que insufla vida.

Y, posteriormente, ya en el siglo II o III,

esas dos vertientes se unirían,

y esas dos vertientes están claramente representadas

en la obra de Mary Shelley.

Hoy en día, se ha perdido mucho...

todo ese tema de las tertulias literarias y demás,

pero me lo imagino como algo muy mágico,

donde esa noche entorno, a lo mejor, incluso a una hoguera,

ellos decidieron, cada uno escribir una historia, Mary Shelley...

estaba también muy influenciada porque tenía insomnio,

se tomaba láudano para dormir, y tenía muchas pesadillas,

una de sus pesadillas le influyó bastante a la hora de...

de hecho, ella soñó, prácticamente, con el argumento de Frankenstein,

de revivir a un ser muerto.

Entonces, de ahí nació todo lo que es Frankenstein.

La proyección metafórica, la proyección simbólica

del monstruo de Frankenstein y de Frankenstein como novela...

es enorme, es inmensa.

Digamos que no hay ninguna reflexión

ni ninguna obra sobre la monstruosidad

que no tenga en cuenta a Frankenstein,

esto lo vemos ya, inmediatamente después,

y muy relacionado con el motivo del doble, el mito de Narciso,

que justo después de Frankenstein

no hay prácticamente ninguna obra relacionada

con lo sobrenatural, con la monstruosidad,

donde no aparezcan huellas, en la mayoría de casos motivadas,

es decir, explicitas, de Frankenstein.

Esto sucede ya en las hermanas Brontë, por ejemplo, en...

"Jane Eyre", "Cumbres borrascosas",

de Charlotte y Emily Brontë.

Sucede en Dickens, por ejemplo, en "Grandes esperanzas",

se debía traducir "Grandes expectativas",

pero "Grandes esperanzas".

Incluso en ese otro mundo paralelo, al otro lado del espejo,

que encontramos en los libros de Alice,

de "Alicia en el país de las maravillas",

"Alicia a través del espejo".

Aparecen en esos seres monstruosos, en "Jekyll y Hyde",

en "La isla del doctor Moreau" de Wells,

en los relatos de Kipling.

Es decir, la proyección es enorme,

desde el punto de vista, incluso ideológico.

Es decir ya, por ejemplo, en la época de la Revolución Francesa,

claro, en la que, evidentemente, se basa mucho Mary Shelley,

porque su propio padre fue...

un filósofo jacobino importantísimo en Inglaterra,

William Godwin, autor de "Justicia política"

y autor también de una novela gótica titulada

"Caleb Williams" del año 1797,

que en muchos casos también imita su hija.

Ya digo que en la propia Revolución Francesa,

los aristócratas veían al pueblo como monstruo,

una representación monstruosa,

y, por otra parte, el pueblo llano veía a los aristócratas

como vampiros, como monstruos, como seres que se cebaban en ellos

y que les chupaban la sangre,

y, eso, pues evidentemente es...

por desgracia, más que moderno y contemporáneo.

Y lo mismo sucede en otros contextos, es decir...

desde el punto de vista del colonialismo,

no hay que olvidarse que en esta época es cuando Gran Bretaña

está cristalizando su gran imperio,

su imperio de ultramar, en el que no se pondrá el sol,

la reina Victoria como emperatriz de la India...

digamos que para, cada parte implicada,

contemplaba al otro como un ser monstruoso,

como algo monstruoso, como una entidad monstruosa.

Esto es una cuestión absolutamente fundamental

y está representado hasta llegar a nuestros días,

cómo se contempla al otro, al diferente...

cómo un ser que no es exactamente como nosotros,

que tiene unas características monstruosas

desde el punto de vista racial, étnico...

y lo mismo sucede con otras muchas proyecciones

y visiones de la realidad.

En este sentido, pues eso, que se ha hablado hace poco

de "gobierno Frankenstein",

siempre que hay algo que, de alguna manera,

relacionado con la creación del monstruo,

esa unión de elementos heterogéneos,

que en última instancia no producen un todo armónico,

esto perfectamente lo sabía Mary Shelley y lo había leído en,

por ejemplo, "El arte poética" de Horacio, donde hablaba de eso,

de cómo el seleccionar ese monstruo,

estaba hecho de distintas partes de cadáveres y dice:

"había seleccionado todas esas partes como bellas, como hermosas,

pero el resultado, al ponerlas todas juntas,

resultaba algo completamente monstruoso".

Subtitulado por Accesibilidad-TVE.

UNED - 20/07/18

20 jul 2018

Movimientos Sociales y Mujeres en Madrid. Una aproximación histórica. Parte III.
Psicología en 1ª persona.
Frankestein. Un monstruo de 200 años.

ver más sobre "UNED - 20/07/18 " ver menos sobre "UNED - 20/07/18 "
Programas completos (653)
Clips

Los últimos 2.244 programas de UNED

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos