UNED La 2

UNED

Viernes a las 10.00 h., Sábados y Domingos a las 07.30 h.

Los medios de RTVE transmiten los contenidos que imparte la Universidad de Educación a Distancia a través de programas semanales en Televisión Española y nuevos espacios radiofónicos diarios en Radio Nacional. Se abren además nuevas vías de cooperación a los contenidos multimedia para RTVE.es, un nuevo tipo de producción demandada por los estudiantes de la UNED.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/1.6.16/js
3580562
Para todos los públicos UNED - 22/04/16 - Ver ahora reproducir video 59.05 min
Transcripción completa

Fruto del aumento de la complejidad de las comunidades humanas,

que van repitiendo crisis, colapsos y saltos adelante,

nos aproximamos a una visión cíclica de la historia,

a una historia con forma de espiral,

una historia que vuelve una y otra vez sobre situaciones similares,

pero en contextos distintos.

Espacios y tiempos en que las condiciones ambientales,

sociales, económicas, tecnológicas y políticas han cambiado,

en muchos casos drásticamente.

Espacios y tiempos que, no obstante, han mantenido dialécticas de poder,

formas de opresión y de resistencia, reparto desigual de riquezas,

acciones y reacciones ante su abundancia o su escasez,

y un sinfín de relaciones causa-efecto

entre los diversos elementos en juego.

En este devenir de la historia,

la energía, especialmente imbricada

en las condiciones ambientales y climáticas,

ha sido un factor determinante en las posibilidades de acción

y de organización social de los seres humanos.

Momentos con poca energía disponible,

han devenido en sociedades poco complejas,

con una limitada capacidad de intervención sobre el medio.

Momentos con mucha energía disponible,

versátil, barata y fácil de extraer, ha disparado exponencialmente

las formas de intervención de los seres humanos sobre el medio,

y ha devenido en sociedades mucho más complejas.

La historia de la humanidad

ha pasado por tres grandes momentos metabólicos,

ha habido un primer momento

en el cual las sociedades obtenían su energía,

la fuente básica para su actividad,

pues de lo que era la caza y la recolección,

era un metabolismo forrajero,

de ahí saltamos a un metabolismo agrícola

en el cuál las fuentes energéticas básicas

tenían que ver con lo que cultivábamos,

con los animales domésticos que teníamos

y otra serie de aplicaciones.

El tercer gran momento de la humanidad

fue el salto hacia el metabolismo industrial

en el cual las fuentes fósiles

se convirtieron en nuestras fuentes energéticas básicas,

ya no eran otros animales, no eran los vegetales sino que eran,

esa materia orgánica condensada en forma de combustibles fósiles.

Este tercer salto metabólico

apadrina el estallido de la revolución industrial,

que con la máquina de vapor como hito tecnológico,

transforma radicalmente la sociedad.

Hacia el año 1800

el uso masivo del carbón significó un aumento espectacular

en la capacidad de producción de la industria.

La migración masiva del campo a las ciudades,

el desarrollo de las comunicaciones,

y la mejora progresiva de las condiciones de vida,

trajeron consigo una aceleración del crecimiento demográfico,

desconocida hasta entonces.

Y aunque no podemos afirmar que la era del carbón haya finalizado hoy,

en muchas partes del mundo, es a mediados del siglo XX

cuando el petróleo se convierte en el nutriente principal

del sistema económico mundial.

Cuando el petróleo empieza a tomar un auge tras la II Guerra Mundial,

aunque ya se utilizaba desde principios de siglo,

pero con mucha menor capacidad,

en realidad Churchill empieza a cambiar toda la flota de guerra,

la empieza a cambiar de carbón a petróleo

que alcanza mucha mayor movilidad

y por eso tiene un dominio en los mares enorme respecto de Alemania

que se retrasó en eso,

y tiene victorias considerables militares por esa causa,

entonces el petróleo se muestra mucho más versátil

para la navegación marítima, sea militar o civil,

también para el transporte terrestre, y todo eso empieza a tomar un auge,

y cuando el petróleo supera en consumo al carbón a nivel mundial,

esto sucede aproximadamente,

con una población de unos 3.000 millones de personas.

Estamos ahora en un momento, ya no ha habido más transiciones,

aunque ha habido un aumento del uso del gas

y un aumento del uranio para la energía nuclear

y la hidroeléctrica se ha desarrollado también,

pero con sus limitaciones,

pues ahora nos encontramos con 7.000 millones de personas,

o 7.100 millones de personas,

y eso supone unas 13 mil millones de toneladas

equivalentes de petróleo al año

y nos encontramos además,

conque ahora el petróleo empieza a descender,

la disponibilidad de petróleo a nivel mundial empieza a descender

porque hemos agotado ya una importante cantidad de yacimientos

y el resto están en declive.

Marion King Hubbert,

geofísico durante dos décadas de la Shell Oil Company,

hacía pública en la reunión del American Petroleum Institute de 1956

la teoría del pico de Hubbert.

Descrita gráficamente con una curva en forma de campana,

esta teoría predijo que la producción de petróleo

de los Estados Unidos alcanzaría su cénit a comienzos de los años 70.

Desde entonces, el concepto del pico del petróleo

se ha convertido en una especie de bandera,

de postura ideológica que confronta los intereses

de los distintos países, y ahonda la brecha categórica

entre países productores y países consumidores de petróleo.

El pico del petróleo es un concepto que se acuñó

hace ahora unos 60,70 años,

para explicar la evolución de la producción de los campos de petróleo,

incluso de regiones y del mundo en su conjunto.

Y lo que significa es que cuando uno está extrayendo petróleo

no puede extraerlo al ritmo que le dé la gana,

sino que hay una fase primera exploratoria

en la que conoces mejor los campos,

vas siendo capaz de sacar más y más petróleo cada año,

y llega siempre un momento inevitable

en el que se llega al máximo ritmo de extracción,

la cantidad de petróleo que tú puedes sacar cada año,

y llegado a este máximo de extracción,

después de unos pocos años,

la cantidad de petróleo que uno saca cada año, va disminuyendo.

De manera que, la situación que subyace al pico del petróleo

no es una carestía inminente,

sino una disminución progresiva de su disponibilidad

para los usos que le damos en la sociedad.

Una situación que, desde el punto de vista geofísico,

coincide con la mitad de las reservas de petróleo del mundo,

algo en principio, poco alarmante,

si tenemos en cuenta el volumen de actividad económica

llevado a cabo con la primera mitad ya consumida.

No obstante, la llegada del pico del petróleo,

resulta determinante por varias razones.

Lo primero es que nunca se puede extraer

el conjunto de petróleo de los campos,

hay una parte muy importante que queda ahí contenida

y no se puede extraer;

la segunda razón, mucho más importante,

es que obviamente primero hemos sacado los petróleos de mejor calidad

nos hemos dejado para el final los de peor calidad,

por ejemplo, las arenas bituminosas, los petróleos extra-pesados;

primero hemos sacado también los que eran más fáciles de extraer,

nos hemos dejado para el final los más complicados de extraer,

los que están en el Ártico, en las aguas ultra-profundas,

los de la fractura hidráulica,

en el cual tengo que invertir mucha energía en conseguirlo.

La Agencia Internacional de la Energía,

institución dependiente de la OCDE,

reconocía en 2006 que el petróleo crudo

había llegado a su punto máximo de producción.

Y aunque admite que el agotamiento de los pozos actualmente funcionales

tendrá lugar en los próximos 25 años,

prevé que la producción de los pozos actualmente en desarrollo

y de los pozos aún por descubrir, compensará este declive.

Un argumento que persiste en la negación del peak oil

desde una perspectiva geofísica

y apuesta por la revolución de los hidrocarburos no convencionales,

sin tener muy en cuenta la Tasa de Retorno Energético.

Si por ejemplo, en los petróleos convencionales,

dependiendo del campo,

uso un barril de petróleo para conseguir unos 18,

en los petróleos no convencionales,

por ejemplo, en los que tienen que ver con las arenas bituminosas,

con la fractura hidráulica,

uso un barril de petróleo

para conseguir cuatro, cinco, tres, barriles de petróleo.

No es lo mismo.

De manera que cuando hay gente que sostiene que el pico del petróleo

no lo estamos pasando y que nos queda mucho tiempo,

está haciendo un truco contable que no nos vale,

está midiendo el petróleo en volumen,

pero no está midiendo el petróleo en calidad energética.

Si medimos el petróleo en calidad energética,

claramente estamos ya en un periodo de declive.

Pero si medimos el petróleo en volumen, el petróleo convencional

fácil de extraer, el petróleo de altas prestaciones,

nos encontramos con una capacidad de extracción estabilizada.

La Agencia Internacional de la Energía,

propone a este respecto, una versión tranquilizadora;

que hemos pasado un pico en la demanda de petróleo,

y un consecuente pico en la producción,

debido a la transición voluntaria y ordenada hacia un mundo post-fósil

que los países de la OCDE ya han iniciado.

Una versión muy favorable

a los intereses de la industria y del mercado,

tanto más saludables cuanto más optimistas sean las noticias.

El economista, por definición, tiene un enfoque muy distinto al geólogo.

El geólogo lo que ve es los recursos que hay, y son finitos,

por definición son finitos, y eso es una visión muy estática.

En cambio para el economista

la viabilidad de la explotación de los recursos

depende de las condiciones del mercado.

Es decir, si los recursos se agotan,

el precio sube y se busca un sustituto,

y esa es la historia de la humanidad

de recursos que se han agotado y que se han sustituido por otros.

Resulta que hay nuevas tecnologías que surgen que te permiten aprovechar

a un precio más económico recursos a los que antes no se tenía acceso.

Entonces, como la visión económica es mucho más dinámica,

incorpora los vectores de cómo funcionan los mercados

y cómo se incorpora la tecnología,

verdaderamente al economista no le suele preocupar el peak oil.

La crisis actual ha sido motivo de debate

en cientos de foros institucionales y mediáticos.

El factor causal

de la economía productiva y de la economía financiera,

allana la comprensión de algunas coyunturas,

pero de una forma incompleta.

Mucho menos analizado

ha sido el papel de la energía en esta crisis global,

que si bien se hizo visible en las tablas del mundo financiero,

hunde sus raíces en un alza importante

de los precios del petróleo.

Un alza que puso de manifiesto cómo la explotación de los campos,

tiene mucho que ver con la capacidad económica

de las empresas energéticas

para extraer una mayor o menor cantidad.

También se ha desdeñado en buena medida, la perspectiva política,

porque las explotaciones petroleras dependen en ocasiones

de la aplicación de determinadas leyes en determinados contextos.

De manera que, las visiones fraccionadas de la realidad,

son a veces óbice a la comprensión de un fenómeno como la energía,

que exige una dialéctica multipolar.

Si hacemos un repaso de la historia de la humanidad

desde que el Estado entró en escena,

el control de las fuentes energéticas ha sido determinante

en las dialécticas de poder de unos seres humanos sobre otros.

Lo que hoy llamamos geo-estrategia,

explica las claves de configuración

de las distintas hegemonías a nivel global.

"Los gobiernos francés y británico,

encabezados por Guy Mollet y Anhony Eden respectivamente,

preparan una intervención armada,

cuentan con la ayuda de Israel y esperan apoyo norteamericano...

La hegemonía estadounidense, la hegemonía por antonomasia

que hemos visto crecer sin freno en el último siglo,

tiene mucho que ver con el aspecto económico,

como los avatares del dólar a partir de Breton Woods,

pero también con el aspecto energético,

es decir, con la capacidad de esas hegemonías

de controlar el grifo de un recurso tan vital como el petróleo,

en las cantidades que se extrae

y en los precios a los que se vende en el mercado.

La llegada del pico del petróleo impone una restricción en la entrada,

es decir, nuestro sistema económico, el capitalismo se puede decir,

que es un sistema orientado hacia la producción

porque es la manera de generar el beneficio produciendo cada vez más,

tiene que tener unas entradas

cada vez mayores de materiales y de energías.

Si de repente, en una de las fuentes de energía,

la principal, empieza a fallar, ya no puede salir la producción

porque le falta el combustible justamente con el que se alimenta.

Entonces, la llegada del pico del petróleo implica

que el sistema capitalista,

tal y como ha funcionado en los últimos 200 años,

no puede seguir funcionando,

y como cada vez irá llegando menos petróleo,

será más disfuncional, le costará más funcionar,

esto es como un coche que se está quedando sin gasolina.

Entonces no podemos pretender recorrer muchos más kilómetros

utilizando este coche, esta maquinaria.

El petróleo representa el 33% de toda la energía

que se consume actualmente en el mundo.

Es cierto que numerosas actividades económicas

no dependen del petróleo para su puesta en marcha.

Pero el petróleo alimenta en un 95%

el consumo energético del transporte mundial.

De manera que, por sus especiales características,

porque es una materia muy densa,

muy fácil de almacenar y transportar y porque es altamente versátil,

resulta arduo difícil encontrar un sustituto energético

de tan elevadas prestaciones.

En estos momentos puede haber

6.500 aviones civiles comerciales en el aire,

de 10.000, 12.000, o 15.000 mil aviones

que puede haber en total en toda la flota aérea mundial.

Ese consumo energético tan enorme

en el que se basa nuestra sociedad moderna,

hay miles de barcos mercantes enormes,

y flotas pesqueras mundiales circulando

por todos los océanos del mundo.

Hay mil millones de vehículos privados,

de ellos 200 millones de vehículos de alta capacidad,

como autobuses, camiones, furgonetas y demás,

hay maquinaria minera pesada enorme, hay maquinaria agrícola.

La agricultura mundial que está bastante mecanizada,

sobre todo en los países desarrollados,

es una agricultura totalmente basada en el petróleo.

Resulta muy difícil si tienes que transportar piezas para tu fábrica,

o transportar las cosas que tu fabricas, o dar servicios,

no consumir energía en general y petróleo en particular,

resulta muy complicado.

Con lo cual al final, a falta del petróleo en general en España

y en el resto de países del mundo,

lo que va conllevando siempre es una destrucción económica,

una incapacidad de mantener el ritmo económico actual.

Lo cual en nuestro sistema económico es auténticamente veneno,

porque nuestro sistema económico

precisa tener crecimiento para estar sano,

para que las cosas funcionen bien.

Un argumento que no encaja en nuestro sistema económico,

y que encaja mal

en la estructura de nuestro pensamiento "primermundista".

Una civilización acostumbrada a crecer económicamente,

demográficamente y energéticamente durante los dos últimos siglos,

no encuentra lugar al concepto de límites.

Pero si se cumplen las predicciones de los denominados "piquistas"

y el petróleo empieza a declinar a un ritmo de un seis o 7% anual,

la industria, los mercados, las instituciones y los estados,

tendrán que encontrar soluciones capaces

de llenar el insondable agujero que dejará el petróleo

en el sistema energético mundial.

Claro, pensar que la energía se nos está agotando,

y no es que nos vayamos a quedar sin energía,

sino que la energía barata, versátil, de altas prestaciones,

la estamos agotando, es lo mismo que decir,

que la capacidad de sostenimiento

de nuestro sistema económico pues está terminando también.

Desde esa perspectiva, cobra todo el sentido,

que haya una negación desde los máximos órganos,

tanto económicos como políticos,

de que tengamos un problema energético de primer orden,

porque es lo mismo que decir que nuestro sistema económico

tiene un problema de primer orden, que no es una crisis coyuntural,

sino una crisis terminal del capitalismo global

tal y como la estamos entendiendo.

Otros sectores sostienen

que nos hallamos ante un cambio muy determinante,

en las expectativas fundamentales del mercado.

Centros delicados de producción de petróleo, como Libia,

que habían desaparecido del mercado en los últimos años,

han vuelto con fuerza, haciendo una contribución nada desdeñable,

de 1 millón de barriles de petróleo al día,

a los 90 millones de barriles al día

en que se contabiliza la producción mundial.

También tenemos, siempre por el lado de la oferta,

que muchos de los temores que había,

sobre el impacto sobre la producción del petróleo

que iba a tener la situación tan difícil

que se está dando ahora mismo en Irak,

no se han dado, porque el grueso en la producción de Irak

se sitúa en tres supercampos, llamados elefantes en la jerga,

uno se encuentra cerca de Mosul

y está controlado por los Peshmergas Kurdos

y ahí no ha podido entrar el Isis

y los dos principales se encuentran en el Sur de Irak

y está dominado básicamente por las milicias Chiíes

y también por el ejército central de Bagdad

y a día de hoy no parece, hay un consenso en el mercado

de que no va a haber problemas con esa producción.

Ahí estamos hablando de cuatro millones de barriles

que van a seguir en el mercado.

Por otro lado, las últimas previsiones del FMI,

mantienen un estancamiento del crecimiento a nivel mundial,

y por tanto, un estancamiento de la demanda de petróleo en particular

y de todas las fuentes energéticas.

Mediante un silogismo bastante reduccionista,

que solo contempla la variable económica,

mejores expectativas de producción y peores expectativas de demanda,

conducen a una caída del precio.

Una situación que evidencia la realidad actual de los mercados,

pero que oculta la importancia de otros elementos en lidia.

Precios del petróleo caros devienen en crisis económica,

hay una relación muy clara entre

todos los últimos procesos de crisis económica en USA

que han venido precedidos de un aumento en el precio de la energía,

y más en concreto, en el precio del petróleo,

y precios del petróleo muy volátiles,

que suben y bajan también son muy negativos para la economía,

por ejemplo, cuando el precio del petróleo baja,

inversiones que se habían venido realizando,

por ejemplo en el fracking, por ejemplo en arenas bituminosas,

dejan de ser rentables,

esas inversiones se dejan de realizar,

o hay inversiones que se iban a hacer y no se llegan a hacer nunca,

con lo cual la capacidad extractiva disminuye

y hace que cada vez la capacidad de extraer petróleo de los campos

vaya disminuyendo simplemente por esa volatilidad.

La lógica operacional del sistema financiero,

hace que, en muchos casos, la rentabilidad de las empresas

no esté tan sujeta al plano de la economía productiva,

como al plano de la economía financiera,

esto es, al valor accionarial que empresas como Shell o Exxon MOBILE

alcanzan en el mercado.

Si bien es cierto que, a mayor cantidad de reservas de petróleo

de las que dispone una empresa,

mayor control de ésta sobre los precios, también lo es,

que una cantidad de reservas disminuyente,

hace del petróleo el elemento perfecto

para la especulación financiera.

Tenemos países, como Estados Unidos,

que están aumentando mucho su producción de petróleo y de gas,

tenemos países que van a seguir siendo muy excedentarios

como son los grandes productores del Golfo, o Rusia,

o nuevos productores emergentes de América Latina como Brasil,

y entonces estos países van a recibir una gran cantidad de rentas

porque exportan o dejan de importar como Estados Unidos o Brasil.

Entonces va a haber una redistribución del poder económico

entre los países que siguen teniendo energía

que pueden exportar y vender o consumir ellos sin importar

y aquellos países que son deficitarios en energía.

Si seguimos la evolución del precio del petróleo

desde la II Guerra Mundial hasta hoy,

con excepción de las crisis del 73 y el 79,

que no tuvieron causas geológicas sino políticas,

los precios han sido, en general, baratos y estables.

Pero hoy, la realidad geofísica disminuye también

la capacidad de modular la cantidad de petróleo

que se pone en el mercado, de forma que un aumento de la demanda,

no puede ser compensado automáticamente

con un aumento de la extracción.

De todo ello podemos inferir,

que sin petróleo resulta muy difícil mover este mundo

y con una cantidad de petróleo disminuyente,

muchas actividades económicas se encarecen

hasta tal punto que dejan de ser rentables.

La tendencia al Business as Usual,

a abordar el problema de una manera clásica, es decir,

sin cambiar nada y únicamente asegurando

las reservas de petróleo necesarias para mantener el sistema económico,

está en entredicho.

Si llega un momento en que hay problemas de abastecimiento,

no hay suficiente petróleo para todos,

el primer mecanismo de repartición es el precio,

pero llega un momento en que tampoco puedes permitir

que suba mucho porque un precio demasiado alto detiene a la economía,

dejamos de ser competitivos, no lo podemos pagar.

Entonces la tentación de ir a la guerra

para asegurarse el suministro de los recursos es muy elevada,

y de hecho, muchos de los conflictos que están estallando,

o que han estallado en los últimos años,

tienen mucho que ver con la falta de disponibilidad

de recursos en general y de petróleo en particular.

Teniendo en cuenta que los insumos energéticos

de que dispone cada país

son argumento crucial para el reparto de las hegemonías,

el control de esos insumos resulta determinante.

El recurso de la guerra como mediador

en la geo-estrategia mundial,

ha saltado nuevamente a la palestra con la crisis de Ucrania.

La apuesta por la diversificación energética, que pone sus miras,

tanto en las energías renovables como en la nuclear,

como en la cuestionable revolución

de los hidrocarburos no convencionales, juega también,

con muchas perspicacias, un papel decisivo.

Sin obviar que todo ello nos sitúa frente a un dilema mucho mayor:

el cambio climático, como veremos,

demasiado entreverado en las dialécticas de poder de la energía.

La Economía está hoy en boca de todos,

aunque no siempre la comprendamos.

Así que lo mejor es preguntar a quienes entienden,

los licenciados en Económicas o Empresariales.

Ellos y ellas nos contarán mejor que nadie qué son, qué hacen

y para qué sirven los economistas.

Soy José Miguel Moreno Sánchez.

Soy profesor de Economía,

actualmente en el Instituto Ramiro de Maeztu, de Madrid.

La Economía es una asignatura que se da en el Bachillerato.

Desde la reforma de la LOGSE se da en 1 y 2 de Bachillerato.

La asignatura de 1 es una asignatura de Economía General

y la de 2, una introducción a la Economía de la Empresa.

Esas son las dos asignaturas fundamentales

que da un profesor de Economía.

Enseñar Economía en Secundaria sirve...

para tener una base de conocimientos sobre cómo se organiza...

un país, una región y una empresa.

Porque la Economía de 1

sirve para tener una base de conocimiento de Economía General,

Macro y Micro, pero, fundamentalmente, Macro:

qué es el PIB, el IPC, el paro, cómo se mide,

gasto público, el déficit público...

son temas que, encima, ahora están de actualidad

y que interesan muchísimo a los chavales y viene bien.

Yo llegué a Economía y Derecho en la Carlos III,

no por vocación, ni mucho menos.

Porque yo estudié BUP y COU

y, por entonces, no se estudiaba Economía en el instituto,

ni mucho menos, Derecho,

que yo creo que es otra carencia del sistema educativo,

que no haya una asignatura de introducción al Derecho

o una asignatura básica de Medicina o de Salud.

Y si hubiera estudiado Economía,

yo creo que hubiera terminado estudiando la carrera

de forma más convencida y más vocacional.

Pero no sabía en qué consistía la Economía

y llegué por lo de siempre, por las salidas que tiene la carrera.

No, mi vocación era otra.

Mi vocación hubiera sido ir hacia lo audiovisual o el periodismo.

Economía era una buena carrera,

era mejor todavía si la estudiaba con Derecho

y era mejor todavía si la estudiaba en la Carlos III,

con el prestigio que tenía.

Entonces, fue ese el motivo de mi decisión.

Yo aprendí más Economía estudiando la oposición,

aunque fueran pocos meses, que en la carrera,

porque, en la carrera, faltaba la visión global

y la de los fundamentos de la Economía, la de irse a lo más básico.

Que ahora sí se da, ahora sí se da en el Bachillerato.

Yo me vi, estudiando la oposición,

me vi aprendiendo cosas por primera vez

que yo me planteaba, es increíble que yo esté aprendiendo esto ahora.

Que a lo mejor es que no fue un buen estudiante,

aunque mi expediente no era ni mucho menos malo,

pero quizá tenía que haber aprendido determinadas cosas.

No puede ser que lleve seis años estudiando Economía

y esté yo aprendiendo esto ahora.

Siguiendo con lo que decía antes,

creo que lo que más le falta a las carreras universitarias,

por lo menos desde mi experiencia, es la perspectiva práctica.

A veces nos perdemos, creo yo, en estudiar manuales,

toda la teoría, todos los fundamentos teóricos,

que son fundamentales, como dice la palabra,

pero el aprendizaje,

y utilizando terminología pedagógica,

es más significativo cuando se hace de manera práctica,

cuando se hace manos a la obra.

Pues eso, en una demanda, en Derecho,

tú redactas una demanda para un caso concreto

e interiorizas mejor la materia.

Y, en Economía, a mí me faltaron estudios de investigación,

haber cogido herramientas de análisis estadístico

y haber hecho un estudio de campo y yo espero que eso se esté...

Se supone que eso es lo que pretende Bolonia, ¿no?.

Que en cada asignatura,

uno le vea la aplicación práctica con horas suficientes.

Espero que se esté haciendo,

porque yo me di cuenta que eso se hacía en Inglaterra

cuando estuve de Erasmus un año.

Yo vi muchas diferencias

entre el sistema anglosajón y el nuestro en Economía.

Amigo enterrador y donostiarra...

de Gros, Amara, surfer de la casta...

compadre de Baroja y Unamuno...

le escribo desde la Sierra de Gata

Ya sabe lo de España y Vascongadas

"se llevan a matar", pero se aman...

y brindan clandestinas alianzas...

con vino catalán "Viña Esmeralda".

Me ha dicho "El Estanquero de Hortaleza",

ya sabe usted que tiene allí su casa,

que lo que está pasando le recuerda...

al "cambio de timón" de los setenta.

El "cambio de timón" de los setenta...

ni frío ni calor, trampa y tormenta.

El cambio de timón...

el cambio de timón, el cambio de timón... que se presenta.

Que la Puerta del Sol está tomada...

que ha financiado twitter la campaña...

si Azaña levantara la cabeza...

se va "de botellón" con Pasionaria.

Debates menopáusicos, ¡patrañas!

chocholerías y memeces varias...

le contaré en persona mi postura...

no tengo cinturón para censuras.

Le informo de que Elena, su letrada,

está en estado de buena esperanza.

¿Por qué no baja usted "paquí" unos días?

¡Y celebramos esta perorata!

El "cambio de timón" de los setenta...

ni frío ni calor, trampa y tormenta.

El cambio de timón...

el cambio de timón, el cambio de timón...

Bueno, estamos en el último programa,

que le vamos a llamar "Cantando, ¿hasta cuándo?",

y para mí es un honor tenerte aquí, Tontxu,

y que seas tú quién cierre esta serie de doce programas.

Y la primera pregunta que se me ocurre es clara.

¿Cantar, Tontxu, hasta cuándo?

-¿Hasta cuándo vas a seguir cantando?

Esa es una pregunta como la de...

¿hasta cuándo te vas a dedicar tú a esto de la música?,

¿por qué no elegiste otra profesión?

Yo creo que uno canta... hasta que el alma le canta.

Nace cantando y se muere cantando.

Luego, otra cosa es que el público te escuche o no.

¿Hasta cuándo escuchando?, preguntaría yo.

Yo cantando toda la vida. Escuchando ya es otra cosa.

-Tontxu, después de una larga carrera como cantautor,

después de un montón de discos,

en el año 2011 decides parar, te retiras, te vas para América,

te encierras, coges tu guitarra, y se te ocurre hace un recopilatorio,

en tres CD's, de toda tu obra, de todas tus canciones en acústico,

en un acústico puro,

y eso lo metes en una especie de cofre, maravilloso, precioso,

y a ese proyecto le llamas "Solo",

que es tú solo, con tu guitarra y con todas tus canciones.

¿Por qué esa retirada y por qué ese "Solo"?

-Yo crecí escuchando canciones de Silvio Rodríguez

y de cantautores que me influyeron muchísimo, y me siguen influyendo.

Entonces, tenía la espina de...

después de haber grabado siete discos en estudio,

con banda y con otros músicos,

me apetecía mucho enfrentarme a mi propia obra...

yo solo, mi guitarra,

defenderla como yo había escuchado a los autores.

A mí la música de autor

me gusta mucho acompañada solamente por la guitarra,

una canción si se sostiene solamente con guitarra

se puede ver mucho más claramente si es una buena canción o no.

Me enfrenté a esas canciones...

y bueno, ahí está, era un capricho que tenía y que me quité.

-Cuando haces "Solo" vuelves para España, lo presentas.

Y después de ese "discazo", de esos tres discos,

vuelves a retirarte y, en este caso, no te vas a América,

te vas para la sierra y vuelves a hacer una retirada,

esta vez de seis años,

y empiezas a elaborar un nuevo disco que le llamas "Cicatrizando",

es como si te hubieras ido a cicatrizar heridas,

a cicatrizar cosas que has vivido y que,

de alguna manera, tenías que sanear.

Compones un disco precioso,

yo creo que el mejor disco que has hecho,

y le llamas, precisamente, "Cicatrizando"

¿Qué es "Cicatrizando".

-Yo creo que me cansé un poco de mí.

Decidí parar un poco, porque... fueron casi 15 años trabajando,

dando conciertos, y creo que me harté un poco de mí.

Necesitaba preocuparme más por mi familia, por mis hijas,

traer una nueva hija, que ahora tiene ocho meses,

y yo creo que necesitaba eso.

Lo de la Sierra de Gata fue una sorpresa, porque... por circunstancias,

destinaron a trabajar allí a mi mujer y descubrí un paraíso,

del que había oído hablar en boca de mi padre,

que siempre hacía mención a Las Hurdes,

al norte de Extremadura que había conocido,

y yo desde pequeño me preguntaba ¿qué será eso de Las Hurdes?,

y como hablaba de un sitio remoto.

En la película de Buñuel de "Tierra sin pan"

dejó una herida para esa tierra,

que siempre estuvo abandonada, maltratada y olvidada por...

yo creo que, simplemente, es por su ubicación geográfica.

Y resulta que la descubrí hace tres años,

y allí ha sido donde he encontrado muchísima paz para escribir,

para recapacitar y para lo que te decía antes,

cuidar de una forma muy exquisita todo lo que haces,

porque se queda grabado para siempre

y esa es una carga que a mí me pesa cada vez más.

Entonces, el resultado ha sido...

yo creo que uno de los mejores trabajos que he hecho en mi vida,

si no el mejor, porque se nota todo eso,

y yo a la gente que ha escuchado el disco,

cuando la oigo hablar del disco, sé que lo notan,

aunque no sepas muy bien que es, pero...

sé que notan que hay mucho, mucho trabajo y mucha cautela.

No se pueden hacer discos por hacer.

Tener que hacer un disco al año o escribir un libro al año,

no creo que funcione, no creo que sea la fórmula.

Y "Cicatrizando"...

no podría... tengo una promesa hecha,

y es que nunca, nunca, no quiero explicar esa canción,

cada uno que la coja por donde quiera, pero...

hay mucho dolor, porque cuando hay pérdida,

perder a alguien es duro,

pero perder a alguien...

y que no te den una explicación de por qué... se ha ido,

para mí es lo más doloroso que he vivido hasta hoy.

Dijo no sé qué de no sé quién... se fue y no dijo nada.

Antes de marchar habló del tiempo, del espacio y las galaxias.

Dijo y lo que dijo parecía escrito por otra persona.

No era mala hierba, era otra cosa... se arrepiente cada hora.

Fue tanto el daaaaaño...

pasan los años, cura el tiempo las heridas que siguen cicatrizando.

Fue tanto el daaaaaño...

pasan los años, cura el tiempo las heridas que siguen cicatrizando.

Cicatrizaaaaando...

Cicatrizaaaaando...

Dijo cobardía, miedo, baja estima y, sin mediar palabra,

como quién se va al estanco a por tabaco, pero no fumaba.

Falso como el amor propio de los que conocen su desgracia.

Cierto como cada cuento, todas sus excusas me sonaban.

UNED - 22/04/16

22 abr 2016

Los últimos 1.752 programas de UNED

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios