UNED La 2

UNED

Viernes a las 10.00 h., Sábados y Domingos a las 07.30 h.

Los medios de RTVE transmiten los contenidos que imparte la Universidad de Educación a Distancia a través de programas semanales en Televisión Española y nuevos espacios radiofónicos diarios en Radio Nacional. Se abren además nuevas vías de cooperación a los contenidos multimedia para RTVE.es, un nuevo tipo de producción demandada por los estudiantes de la UNED.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/1.6.12/js
3474184
Para todos los públicos UNED - 05/02/16 - ver ahora 56.01 min
Transcripción completa

El 15 de abril de 1874 se inauguraba en París una exposición

cuyo objetivo era agrupar a todos aquellos artistas rechazados

por el conocido como Salón de la Academia de Bellas Artes Francesa.

Aunque entre los pintores reunidos figuraban nombres

que más tarde pasarían a formar parte

de la Historia indiscutible de la pintura,

como Renoir, Pissarro o Monet,

en aquel momento la exposición resultó un escándalo,

e incluso, algunos de los críticos más importantes de la época,

no dudaron en posicionarse aseverando

que los cuadros que colgaban de aquellas paredes

distaban mucho de poder ser considerados como arte.

En la actualidad, el tan denostado acontecimiento,

es considerado, ni más ni menos,

como el nacimiento del movimiento impresionista.

La discusión en torno a la conceptualización

de lo que consideramos o no arte, no es por tanto nueva,

ni lo era entonces en el siglo XIX.

Y si en nuestro propio contexto cultural resulta complicado,

cuando no imposible, ponernos de acuerdo al respecto,

al desplazarnos en el espacio hacia otras matrices socioculturales,

o en el tiempo hacia otros momentos históricos,

la cuestión se retuerce hasta el punto de hacerse irresoluble.

Cuando, como es el caso de la prehistoria,

lo que se estudia son los mismísimos orígenes del hombre,

el análisis de las manifestaciones artísticas de nuestros antepasados,

se convierte en un recurso esencial en la búsqueda de respuestas.

Preguntarnos por la génesis de la humanidad

significa preguntarnos por la génesis del arte;

no en vano, la artística, ha sido considerada

como una de las expresiones inequívocas de la condición humana.

Al preguntarnos entonces si las creaciones de nuestros antepasados,

concretamente las del periodo paleolítico,

pueden ser consideradas como arte,

inevitablemente debemos preguntarnos primero

a qué nos referimos cuando hablamos de arte.

En mi opinión, el arte es una noción bastante subjetiva

e incluso cambiante a lo largo de la historia.

Esto hace que no todo el mundo tenga

la misma concepción de este concepto.

El concepto de lo que es arte,

todavía sigue en entredicho en el mundo actual,

es una cosa inventada en la época moderna, es decir,

lo que yo pienso es que,

dentro de nuestros conceptos de lo que es el arte,

el arte paleolítico es arte de todas todas,

ahora, que los que lo hicieron se consideraran artistas ellos mismos

como hoy los artistas se consideran artistas, posiblemente no.

Pero ¿cómo definimos el arte?

Pues hay tantas opiniones como habitantes en el planeta,

pero en principio hay una serie de cosas más o menos aceptadas.

El arte tiene que ser algo que, de entrada,nos produzca algo de emoción

o una reacción que no pase por nosotros como sin pena ni gloria

y en ese sentido el arte paleolítico emociona como cualquier otro.

El conocido como arte paleolítico

nace en un periodo en el que los seres humanos modernos

parecen haberse extendido por la totalidad del planeta.

Sin embargo, llama la atención de los prehistoriadores

que la práctica totalidad de las manifestaciones

que pueden ser consideradas como artísticas

se circunscriben al ámbito europeo.

Por aquel entonces nuestros antepasados se organizaban

en torno a grupos tribales y vivían de la caza y de la recolección.

En estas actividades parecen inspirarse

las primeras creaciones plásticas que han llegado hasta nuestros días.

Las paredes de las cavernas

se convirtieron en uno de los principales soportes

utilizados por estos hombres y mujeres,

dando lugar al conocido como arte parietal.

El conocido como arte mobiliar, o mueble,

sería el realizado en piezas de hueso, piedra, madera, conchas

y otros materiales susceptibles de ser transportados por estos pueblos.

El sentido y el significado de estas manifestaciones plásticas,

no obstante, continúan siendo un misterio para aquellos que,

desde nuestro limitado prisma interpretativo contemporáneo,

las contemplamos con una mezcla de fascinación y desconcierto.

Si miramos a los modelos antropológicos,

claramente podríamos poner en duda la concepción,

la caracterización de arte para el fenómeno gráfico en el paleolítico.

Estos pueblos cazadores recolectores de la actualidad, o de hace un siglo,

es decir, de los que tenemos conocimiento o documentación,

nos habla de que el arte no está separado

de otras actividades cotidianas.

La esfera de la persona que realiza estas representaciones

no es definida en el grupo como si fuera un artista

como entendemos hoy en día.

De hecho, el acto en sí de representación,

ejecución de todas estas manifestaciones,

muchas veces no se separa tan claramente

como lo hacemos hoy en día,

está ligado dentro de un mundo, de su sistema,

y no podemos diferenciarlo tan claramente.

Aquel arte sí que podía ser incluso algo más profundo

de lo que pueda ser el arte contemporáneo porque,

aparte de tener una estética que es indudable,

la estética del arte paleolítico está ahí y es indiscutible,

pero se supone, y los estudios nos llevan a ello,

que el arte paleolítico, independientemente de su estética,

y su expresividad y plástica, posiblemente fuera un lenguaje

que llegaba a la gente de la época, a la tribu, al grupo humano.

Aparte de todas las connotaciones plásticas y estéticas,

está claro que tenía una connotación, no sé, sagrada digamos,

con todos los condicionantes que ello pueda suponer,

pero yo creo que sí tenía un significado para ellos importante.

De hecho siempre he pensado,

y eso es un pensamiento que he compartido siempre con Matilde,

con mi mujer, que los que pintaron en las cuevas, sabiéndolo ellos o no,

sí que eran personajes relevantes en el grupo,

no sé si considerados artistas o chamanes o qué,

pero en las cuevas sólo pintaban los pintores.

Yo creo que los artistas siempre han sido un grupo especial en ese sentido

porque a mí mismo, a mi nivel,

cuando me he puesto a dibujar delante de gente que no era de mi gremio,

les parece magia, a mis propios hermanos.

Cuando me pongo a dibujar y hago un dibujo

y de repente se identifica lo que estoy dibujando,

a ellos les parece una cosa imposible.

El artista sí tiene un poco de chamán

porque hay otras materias que se pueden estudiar y llegar a aprender,

pero el arte no es una cosa,

y esto que estoy diciendo me va a costar un disgusto,

porque claro, soy profesor en la facultad de Bellas Artes,

pero no se puede aprender a ser artista.

Se puede uno ir formando y aprendiendo el oficio,

las técnicas, pero cuando se llega a ser artista

es otra dimensión y siempre nos ha parecido mágico.

Hoy vemos a un pintor hacer una obra importante y nos parece magia.

Yo creo que en aquella época mucho más.

Las teorías que los prehistoriadores

han ido elaborando para entender este tipo de manifestaciones,

han evolucionado a lo largo del tiempo,

poniendo el foco en diferentes aspectos

de un fenómeno esquivo y enigmático

que parece resistirse en mantenerse inexplicado.

En el siglo XIX era muy difícil aceptar que poblaciones primitivas

podían llegar a tener estas capacidades, estas destrezas.

Necesitaban un marco para comprender, para entender.

Este marco se lo proporcionó las ideas del buen salvaje de Rousseau.

Miraron a la ilustración y, digamos,

el primer marco teórico giraba en torno a que

estas personas primitivas, estos grupos,

disfrutaban de mucho tiempo libre

y el hombre tiene una tendencia natural a crear obras bellas

y daría lugar a estas primeras obras artísticas, a este primer arte.

Entendido como artesanía, no tanto como un arte mayor.

El descubrimiento de Altamira en 1879

supuso una revolución en la comunidad científica de la época

hasta el punto de que se llegó a considerar

al conjunto rupestre como un fraude,

convencidos como estaban los investigadores decimonónicos

de que el arte era una manifestación propia

de lo que ellos consideraban sociedades civilizadas,

y en ningún caso de los pueblos salvajes de la prehistoria.

La conocida como teoría de la fecundidad

y de la magia propiciatoria,

defendida por investigadores como Salomon Reinach y Henri Breuil,

fue a mediados del siglo XX refutada

por las tesis estructuralistas de André Leroi-Gourhan.

La muerte de Leroi-Gourhan, las dataciones radiocarbónicas

y los descubrimientos de las décadas de los 80 y los 90,

hacen que el paradigma estructuralista entre en crisis

produciéndose con la llegada del nuevo milenio

un resurgimiento de las teorías

basadas en los estudios antropológicos.

En la actualidad atravesamos un momento de carácter más ecléctico

y menos dogmático en el que los estudiosos prefieren centrarse

en las particularidades de cada cueva

en lugar de establecer grandes modelos interpretativos,

sembrados de más excepciones que generalidades.

Es un callejón casi sin salida.

Si unos defienden una cosa con argumentos,

otros defienden otra con argumentos también válidos.

Yo creo que, a pesar del tiempo que ha transcurrido,

son muy válidas las palabras que pronunció una vez Salomón Reinas,

historiador de religiones y gran antropólogo

en las que manifestaba que difícilmente existiría una sola causa

para explicar el arte paleolítico.

Y si existiera una causa principal,

no podríamos eliminar otras causas secundarias,

probablemente concurrentes,

sin las cuales no se podría explicar este fenómeno.

Se ha hablado mucho de la cueva de Altamira refiriéndose a ella

como la Capilla Sixtina del paleolítico.

Algunos han ido más lejos, invirtiendo los términos,

afirmando que la Capilla Sixtina

es la cueva de Altamira del renacimiento.

La comparación, en todo caso, resulta inevitable,

como inevitable resulta aceptar

que los frescos que decoran las bóvedas vaticanas

resultarían tan incomprensibles

para los hombres y mujeres de las cavernas

como las escenas rupestres de Altamira

para las gentes del Cinquecento.

Sin embargo, parece que el mismo rapto creativo,

la misma voluntad expresiva, subyace en ambas manifestaciones.

En mis relaciones con el mundo de lo antiguo y de la prehistoria

hay una cosa que puede considerarse un poco del mundo primitivo

que es mi relación con los pueblos de Papúa Nueva Guinea

que tan bien he conocido a fondo.

Yo siempre he pensado cosas,

como traerme un papúa de aquellas tribus de las tierras altas

que se contactaron en 1930,

que están en un mundo absolutamente aislado de occidente y,

para empezar, meterlo en una cueva,

en Altamira, para que me diga qué ve allí.

Pero otra de las cosas, sería llevarlo a la Capilla Sixtina

y entonces, ¿qué opinaría alguien de una cultura tan lejana a la nuestra

como gente de aquel lugar si lo metiéramos en la Capilla Sixtina?

Pues vería cuerpos desnudos, no sé,

mientras que nosotros, que pertenecemos a esa cultura,

identificamos el juicio final, tal,

pues lo mismo debía ser la pintura rupestre

para los grupos humanos de la época en que se pintaron.

La sorpresa que yo me llevé

cuando empecé a conocer a fondo el arte paleolítico

y empecé a estudiarlo con una perspectiva

del análisis del cómo lo habían hecho,

me di cuenta de que habían resulto

todo a lo que nosotros podemos enfrentarnos, es decir,

si hoy un artista muy bueno tuviera que enfrentarse a dibujar

sobre una pared de roca una figura con carbones,

minerales de óxido de hierro y buriles para grabar,

no lo podría hacer mejor.

Lo podría hacer, como máximo, igual.

O sea, llegaron a la cima del arte.

El grabado lo dominaron, tanto en arte parietal,

en paredes, en cuevas, como en arte mueble, en hueso, en asta de reno,

y hay muestras de ellos increíbles.

El dibujo a línea, trazos de carbón o con núcleos de óxido de hierro rojo

para hacerlo como si fueran lápices, también.

Y luego la mancha y la sombra, también.

O sea que, todo lo que es grabado, dibujo y pintura lo resolvieron y,

además, encima, tenían una visión,

ya que usaban como soporte la piedra de las paredes de las cuevas,

tenían una visión escultórica

y es notorio que aprovechaban volúmenes y grietas

de la propia piedra sobre la que iban a pintar

para que ellas mismas describieran parte de las figuras.

Hay figuras en que de hecho hay algunos trazos obviados

y que están marcados por alguna grieta o por el volumen de la roca.

Hay figuras del arte paleolítico

que tienen las cuatro grandes artes plásticas:

escultura, dibujo, grabado y pintura en una misma figura,

o sea, que las técnicas eran todas.

Pero la cuestión de si estas expresiones plásticas

pueden ser consideradas como arte o no,

se hace todavía más controvertida

cuando saltamos la barrera de nuestra especie

y nos hacemos la misma pregunta pensando en los neandertales,

una especie extinta que, como es sabido,

compartió hábitat durante un extenso periodo de tiempo

con el homo sapiens.

A mediados de 2014, los medios se hacían eco de unos trazos grabados

hace casi 40.000 años en una cueva de Gibraltar.

Esta podría ser la prueba de la capacidad neandertal

de desarrollar un pensamiento simbólico o de carácter complejo.

El problema del simbolismo neandertal para mí,

creo que lo he dicho en algún momento es, en primer lugar,

que el simbolismo de los neandertales

podemos tenerlo delante de las narices y no verlo.

Me explico.

Entendemos el simbolismo de los humanos modernos

porque lo entendemos, porque somos humanos modernos.

Podemos no entender el simbolismo de los neandertales

porque no somos neandertales.

Si nos sueltan en medio de la amazonía,

probablemente hay una serie de lugares que tienen una implicación

para los grupos humanos que viven allí que nosotros desconocemos.

En la Cueva del Castillo,

una de las más importantes del área franco-española,

se han encontrado vestigios,

como por ejemplo un canto repiqueteado,

al que los especialistas le suponen un simbolismo de origen neandertal.

El símbolo, por semiótica clásica,

es algo que el receptor comprende del emisor,

con lo cual, el problema básico está ahí.

¿Los neandertales hacen cosas

que nosotros podemos interpretar como simbólicas? Sí.

Es interesante que ese simbolismo aparece en otras cosas,

está la famosa cara de la Roche-Cotard,

está una serie de puntos y líneas

que aparecen dispersos en algunos yacimientos,

tenemos la cúpula del enterramiento de la Ferrassie,

es decir, tenemos suficientes cosas que nos relacionan nuestro simbolismo

con cosas pertenecientes a su simbolismo;

y hago mucho hincapié porque el problema es que su simbolismo

no puede ser semejante al nuestro.

La cronología del arte paleolítico

se ha encontrado siempre con el escollo de la datación.

Los avances tecnológicos, especialmente el radiocarbono,

unidos a la acumulación de estudios

basados en la extrapolación de datos extraídos de las excavaciones,

permiten elaborar diferentes cronologías.

De manera general se acepta que, partiendo del paleolítico inferior,

se puede apreciar una evolución desde las formas más elementales,

de carácter prefigurativo, hacia estadios más complejos.

Prueba de estas primeras manifestaciones

sería la concha encontrada en Trinil, Isla de Java,

asociada al homo erectus,

a la que se le atribuyen medio millón de años de antigüedad.

Conforme avancemos hacia el paleolítico superior,

apreciaremos como progresivamente

los estilos se hacen más realistas a nivel estético,

así como más sofisticados a nivel técnico.

Hasta no hace mucho, quizás 15 o 20 años,

se tenía la idea de que el primer arte,

sobre todo en el soporte rupestre, era no figurativo,

es decir, se limitaba a grabados profundos o a cúpulas,

esferas horadadas en los soportes, en las rocas, en las paredes, es decir,

un mundo no figurativo o con figuraciones muy deformadas,

animales y muy escasas y muy poco naturalistas, con pocos detalles.

En general, en torno a los 400 yacimientos

de arte paleolítico parietal que hay en Europa occidental,

casi todo lo que hay son mamíferos, animales, digamos amables,

o sea, bisontes, renos, caballos, ciervos...

Hay muy pocas fieras en la representación

del arte parietal del paleolítico.

La teoría es que pintaban lo que comían, luego resulta que no,

que en Altamira hay pocos huesos de bisonte

y lo que más hay son bisontes, etc., etc.

¿Por qué pintaban esos animales?

Está clarísimo que cada vez se refuerza la teoría

de que los animales describían algún tipo de idea;

no pintaban lo que comían.

Esto era un poco lo que se tenía,

pero descubrimientos muy importantes como el de la cueva Chauvet,

que es obligado mencionar, han cambiado un poco este panorama.

¿Qué encontramos en la cueva Chauvet?

Encontramos un elenco de animales de carácter,

podríamos definir como peligroso.

Encontramos leones, rinocerontes lanudos, osos, mamuts,

encontramos una serie de animales

que posteriormente no son muy frecuentes en el arte paleolítico.

150 leones en una sola cueva... en fin...

Es probable que otro tipo de manifestaciones

se produjeran durante este periodo.

Sin embargo, parece un hecho aceptado

que solo nos ha llegado una mínima parte hasta nuestros días,

principalmente aquellas obras conservadas

gracias a las condiciones de las cuevas en las que fueron realizadas,

o gracias a la resistencia de los materiales

sobre las que fueron producidas.

Tradicionalmente se ha considerado el arte rupestre

como una cosa del paleolítico superior en el oeste de Europa,

y considerábamos que el resto de arte rupestre era mucho más reciente,

no tanto como este que tenemos aquí a la vuelta,

si no en torno al final del pleistoceno o, sobre todo,

a partir del holoceno,

sería un arte más ligado con los grupos mesolíticos.

Sin embargo, estudios recientes de dataciones absolutas

en yacimientos de la isla de Sulawesi en Indonesia,

han dado dataciones muy similares, un milenio más recientes, pero vamos,

prácticamente iguales a las que hemos encontrado aquí,

en occidente de Europa, por tanto,

esta idea de que los primeros humanos modernos que entran en Europa

y hacen arte rupestre solo en el occidente europeo

por cuestiones simbólicas, o tradicionales o lo que fuese,

tenemos que empezar a valorarlo para el resto del mundo,

quizá en la expansión de los humanos modernos

hubo más lugares con arte rupestre, pero por las razones taxonómicas,

que se hallen al aire libre etc., no se han conservado, o bien,

que este arte que considerábamos que era del final del pleistoceno,

inicios del holoceno, quizá sea más antiguo.

Ahora que empezaremos a datar las cuevas

y los abrigos con arte rupestre quizá nos llevemos alguna sorpresa.

Probablemente el germen de los artes posteriores

se encuentra en el arte paleolítico.

Si vamos remontándonos hacia atrás en el tiempo

y lo vemos desde un concepto o desde una visión evolutiva,

muy probablemente sí podríamos decir

que el origen se encuentra en el arte paleolítico.

Claro es que nosotros,

y cuando digo nosotros me refiero al equipo que éramos mi mujer y yo,

siempre que entramos en una cueva,

independientemente de que nos emociona entrar en un sitio

que era el estudio del pintor,

porque es como ver la Ronda de noche en el estudio de Rembrandt

o las Meninas en el estudio de Velázquez,

donde lo pintó, allí, pues estás en donde estuvo aquel hombre pintando,

sus manos pasan por allí todavía.

Eso emociona siempre,

la temperatura de la cueva se debe de parecer mucho,

todo eso emociona.

Además, nosotros nos emocionamos fácilmente.

Pero es que independientemente de que haga

15 o 20.000 años que se pintó,

nosotros lo vemos como un colega de hace 20.000 años,

pero empezamos a verlo, desde nuestro punto de vista

de cómo haríamos nosotros eso, cómo lo resolveríamos y,

a fin de cuentas, para nosotros es un artista, un colega.

El pasado 21 de enero y durante los actos de celebración

de la festividad de Santo Tomás de Aquino,

fue investido Doctor Honoris Causa por la UNED,

el sociólogo, Salvador Giner de San Julián.

El rector de la UNED, Alejandro Tiana,

presidió este solemne acto acompañado

por el Secretario General de Universidades,

Jorge Sainz González, y por otras autoridades académicas.

Un elogioso discurso sobre la figura del eminente sociólogo

y Catedrático de Sociología de la Universidad de Barcelona,

dio inicio a una jornada festiva que culminaría, como cada año,

con la investidura de 50 nuevos doctores.

Aprovechamos esta ocasión, las universidades y la UNED,

para reconocer y celebrar los valores universitarios,

la búsqueda del saber y el conocimiento,

el rigor en el trabajo investigador y docente, el sentido crítico,

la ejemplaridad, el compromiso con quienes desean aprender.

En primer lugar, investimos doctores honoris causa a colegas reconocidos

que han destacado por su magisterio docente e investigador,

que consideramos verdaderos ejemplos de conducta académica

y que han conseguido el reconocimiento de sus méritos

por parte de sus pares.

La labor académica e investigadora de Salvador Giner,

tan prolífica como ejemplar,

ha estado jalonada de las vicisitudes de las épocas

y lugares en las que le tocó vivir.

Como hombre avanzado a su tiempo, supo identificar y explicar

los resortes que conducen a la transformación de las sociedades

en sus devenires particulares,

dejando un poso de lucidez en la disciplina sociológica

difícil de eludir.

La vida de Salvador Giner

está ligada a la historia de la sociología española,

a su surgimiento y su consolidación posterior,

en unas circunstancias,

tanto políticas generales como académicas,

extraordinariamente difíciles;

se trata de la época de la dictadura

que es cuando se desarrolla la formación de Salvador y, también,

de la institucionalización de la sociología que era

una disciplina sospechosa y, además,

estaba totalmente monopolizada, en sus primeros momentos,

por el pensamiento nacional católico propio de la época,

de forma que Salvador tuvo que realizar su formación académica

más consistente en los Estados Unidos.

Licenciado y doctorado en Sociología

por la Universidad de Chicago,

Salvador Giner ejerció la docencia y la investigación durante décadas

en las universidades inglesas

de Cambridge, Reading, Lancaster y Londres.

Durante esas décadas, en las que ciencias sociales seguían buscando

un lugar en el olimpo académico español,

ejerció una especie de magisterio a distancia

sobre las más jóvenes generaciones de sociólogos y politólogos,

aproximando ese bagaje de conocimiento cosmopolita,

tan provechoso por su coherencia teórica

como por su audacia investigadora.

El estudio de la ciencia social me ha hecho ver que, hace muchísimo tiempo,

hacia fines del siglo XVIII hasta hoy, han pasado casi doscientos años,

nos hemos ido percatando de cómo es el mundo social.

La sociología es una conciencia del hombre,

de sí mismo y del mundo en el que vive, cosa que antes no ocurría.

En épocas anteriores había un evangelio,

o un mensaje profético o una iglesia que te decía cómo era todo.

Fe, por ejemplo, mientras las ciencias sociales,

sin ser incompatibles, han ido descubriendo objetivamente,

poco a poco, la economía, la sociología, la antropología,

y la psicología...

han ido descubriendo poco a poco cómo es el mundo en realidad

y eso es lo que yo he llamado el progreso de conciencia sociológica.

Su particular contribución a la teoría sociológica,

a través de conceptos y enfoques de enorme viabilidad analítica,

y su pertinaz estudio

sobre la evolución histórica de las ideas sociales,

marcan las dos líneas maestras de su vertiente académica.

El profesor Giner acumula un buen número de méritos

que le han hecho acreedor a ese reconocimiento que hoy recibe.

Como pionero en España en el campo de la sociología,

nos ha aportado algunos de los estudios más tempranos

de los que hemos gozado en este ámbito científico.

Su historia del pensamiento social de 1967, o su sociología de 1969,

se cuentan entre las obras constitutivas

de la moderna sociología española y aún hoy son referencias ineludibles,

tras haber experimentado algunas revisiones enriquecedoras.

Hay que señalar que se trata de verdaderas obras de juventud,

pero que han llegado a adquirir la condición de clásicas.

Varias de sus doctrinas son, digamos, puntos de referencia

del desarrollo de la teoría sociológica contemporánea.

La lógica situacional,

la investigación sobre el renacimiento del corporativismo

en el capitalismo tardío en la sociedad que él llama postburguesa,

la perspectiva conflictual

dentro del desarrollo de la teoría del conflicto

ha hecho aportaciones muy considerables,

y ha tenido siempre una visión muy filosófico-ética de la disciplina,

sin olvidar, porque es un hombre ambicioso intelectualmente,

no quiere perder de vista nada,

y ha estado siempre intentando integrarlo todo.

Sin olvidar su faceta investigadora

vertida en brillantes estudios sobre cuestiones agrarias,

de campesinado y de desarrollo urbano,

lo que le convierte, a juzgar por su padrino Ramón Cotarelo,

en una figura esencial para la sociología,

es esa perspectiva humanista que enlaza el saber sociológico

con lo que él llama: “religión cívica”

En su discurso de agradecimiento y aceptación titulado:

“La sociología del mal”,

Salvador Giner de San Julián se refirió a la Sociología,

como la explicación de “la estructura y de los avatares

de las sociedades humanas, en base a una doble tensión,

la posibilidad de integración o de conflicto, que se produce,

casi de forma arquetípica,

en el histórico encuentro entre los seres humanos".

Tal vez el hombre sea incapaz de concebir su cosmos

en términos de absoluta intrascendencia.

Intrascendente significa también, carente de toda importancia,

menos que trivial.

Tal vez sea por ello, por lo que muchos

de quienes abiertamente no creen en la trascendencia,

abracen sin embargo, un humanismo secular

alejado de cualquier expresión de materialismo vulgar.

Ese nuevo humanismo permitiría muchos modos inéditos

de expresar el agnosticismo más acordes con el estado actual

de nuestros conocimientos científicos

y con el naturalismo y la racionalidad.

Magnífico señor rector, señor padrino, señoras y señores,

muchas gracias por haberme escuchado.

Teniendo en Salvador Giner,

un espléndido ejemplo a seguir en su carrera académica,

50 nuevos doctores prometieron “actuar con el máximo esfuerzo,

fe y honestidad en beneficio de la comunidad universitaria,

en particular, y de la sociedad en general”.

Una ceremonia con ineludible proyección en el futuro académico

de los doctores investidos, y en la que la “Sociodicea”

de Salvador Giner quedó en el ambiente,

como una llamada de atención para nuevos generadores de conocimiento.

La Asamblea General de las Naciones Unidas

proclamó el año 2015 como Año Internacional de la Luz

y de las Tecnologías basadas en la Luz.

Y desde enero, cuando se inauguraron en París

las celebraciones internacionales enmarcadas en este contexto,

se han realizado actividades en 35 países,

todas ellas encaminadas a la divulgación científica

y a concienciar sobre la importancia que tiene la luz

y su manejo en la vida de los ciudadanos.

Una vez concluido 2015, es hora de hacer balance

y valorar los objetivos cumplidos de un año que,

en España, comenzaba en Barcelona,

donde se realizó el acto nacional de apertura

de este Año Internacional de la Luz.

De Barcelona a principios de año,

saltamos a Madrid a finales del mismo.

Allí se celebró la ceremonia de clausura oficial en España

y allí también fue donde los expertos,

nacionales e internacionales, nos han contado sus experiencias

en esta iniciativa compuesta de ciencia,

naturaleza, cultura y educación.

La cultura científica también es importante,

porque cuando entendemos cultura,

quizás nos referimos más a humanidades,

a cosas menos relacionadas con la ciencia,

pero el saber algo más de la ciencia y de la tecnología,

también es interesante como cultura.

Podemos decir que habremos llegado,

con el mensaje del Año Internacional de la Luz,

aproximadamente, a un millón de personas.

El que se dedique un año,

precisamente, a la importancia que tiene la luz,

creo que es fundamental, y pone de relieve lo que para nosotros,

los investigadores en general y los del consejo en particular,

significa este fenómeno físico que, finalmente, es la reacción luminosa.

Este año, en el Año Internacional de la Luz,

se puede enfocar esta conmemoración desde muy distintos aspectos.

Desde la astronomía, desde la física, desde la química, desde la biología...

y entonces, en ese sentido, el Año Internacional de la Luz,

es rico, porque tiene aportaciones de todas estas otras disciplinas.

Si hay algo en que expertos y profanos están de acuerdo

es en la esencialidad de la luz.

Con ella nos despertamos y damos los buenos días,

leemos, cocinamos, nos comunicamos y entretenemos,

y para ello, los expertos investigan cómo hacerlo.

Y no sólo desde la perspectiva más cotidiana.

La luz y las tecnologías basadas en la luz

han acompañado y guiado a la sociedad

hasta el punto en el que estamos,

porque gracias al conocimiento profundo de la naturaleza de la luz,

se ha podido saber cómo están hechos los átomos y las moléculas

y cómo son las estrellas y las galaxias,

se ha revolucionado la medicina, la manera de fabricar productos

y se ha posibilitado el desarrollo de Internet,

por citar algunos ejemplos de una larga lista.

El efecto fotoeléctrico es algo que, para muchas personas,

puede sonar como algo misterioso o arcano,

y, sin embargo, absolutamente...

casi todo lo que está relacionado con la electrónica hoy,

tiene que ver con el efecto fotoeléctrico,

desde las células fotoeléctricas

hasta, por ejemplo, estoy seguro,

que parte del aparataje que llevan ustedes ahí.

Aunque a Einstein, normalmente, se le considera

como el prototipo del científico puro,

los descubrimientos de Einstein

han tenido aplicaciones extraordinarias,

por ejemplo, el efecto fotoeléctrico, como he dicho.

Si todos los aparatos que hacen uso del efecto fotoeléctrico

llevaran el nombre de Einstein,

todos en casa tendriamos aparatos donde el nombre de Einstein aparece.

En España, es el Instituto de Óptica

del Consejo Superior de Investigaciones Científicas

el que ha contribuido de forma significativa

a crear un impacto visible en la ciencia y la sociedad.

La investigación desarrollada en el instituto abarca múltiples áreas,

entre las que se incluyen, según relatan ellos mismos,

la óptica visual, la biofotónica,

las ciencias de la imagen, la metrología óptica,

la dinámica no lineal de sistemas ópticos,

los sistemas fotónicos de fibra óptica,

la nanofotónica,

la fotónica con iones de altas energías,

la fotónica de nanoestructuras y la ciencia ultrarrápida,

y todo ellos con un denominador común, la luz.

Luego, también, hemos desarrollado

nuestro propio programa de actividades que, fundamentalmente,

se ha centrado en una acción dirigida a los centros de enseñanza,

enseñanza obligatoria,

fundamentalmente, secundaria y, también, el centro de bachillerato,

con el objetivo de promover

la vocación científica de los estudiantes,

puesto que la investigación científica

es fundamental para nuestra sociedad en el futuro.

Y luego, por otra parte, también,

en divulgar cómo impacta la óptica y la fotónica en la vida cotidiana.

Yo creo que ha sido un año estupendo,

en el que muchísimos agentes alrededor de la investigación,

del mundo académico y de las empresas,

se han volcado para hacer partícipes a toda la población

de qué es la luz y, realmente, qué podemos hacer con ella.

Ha sido una colaboración fantástica,

por ejemplo, a nivel de nuestro instituto,

entre la gente más joven, los becarios de investigación,

la dirección del instituto,

con distintas sociedades, nacionales e internacionales,

para transmitir al mundo y a la gente que, realmente,

es un ámbito de investigación, no sólo fascinante y muy curioso,

sino, también, que nos ayuda todos los días.

Nosotros, desde luego, en el Instituto de Óptica,

hemos hecho muchísimas actividades,

hemos intentado acercar la óptica y las tecnologías asociadas a la luz,

a todo tipo de público muy diverso,

desde colegios, con niños de todas las edades,

infantil, primaria y, también, secundaria,

hasta el público en general.

Y yo creo que el público en general

también se ha beneficiado de toda esta avalancha de actividades,

en las que hemos intentado dar a conocer

todas las aplicaciones que tiene la fotónica

y cómo la mayoría de tecnologías que utilizamos en el día a día,

tienen un gran componente de este tipo de tecnologías,

de la luz y de las tecnologías fotónicas.

Es momento de echar la vista atrás

y escuchar a quienes más se han implicado

en el desarrollo del Año Internacional de la Luz,

en especial a las actividades celebradas en España

desde la inauguración en Barcelona.

Prácticamente toda la geografía española se ha visto involucrada,

de una manera u otra, en los actos conmemorativos,

desde charlas y conferencias para más o menos expertos,

hasta increíbles representaciones

con dos protagonistas por encima de todo lo demás,

luz y sociedad.

El Año Internacional de la Luz lo que pretende es que la sociedad

sea más consciente de que muchas de las tecnologías basadas en la luz

las estamos usando habitualmente.

Por ejemplo, en comunicaciones,

todas las comunicaciones con fibras ópticas,

la utilización del móvil, que lleva mucha tecnología óptica.

Tenemos, también, elementos como las placas fotovoltaicas

para producción de electricidad,

tenemos avances importantes de instrumentación óptica en medicina.

Entonces, los estamos utilizando habitualmente,

sin darnos cuenta que estas son tecnologías basadas en la luz.

Yo creo que, bueno, hay varias cosas.

En primer lugar, despertar vocaciones para la ciencia,

creo que es algo que se necesita.

La ciencia, a lo mejor, no es muy conocida

y el hecho de llevar un tema de investigación,

además, tan bonito y que entra tanto por los ojos como es la óptica,

puede dar resultados a largo plazo,

de que haya más personas dedicándose a hacer investigación en España.

Yo creo que la sociedad lo que...

lo que le permite este tipo de celebraciones es, precisamente,

llegar a conocer hasta qué punto es importante, es transcendente,

un fenómeno físico tan natural

como que viene de los primeros tiempos.

La luz es algo que ya conocían los padres de nuestros padres,

los neolíticos, los prehistóricos...

Y de ella se han beneficiado.

La vida está ligada a la luz.

Incluso, algunos incipientes esfuerzos de la tecnología

también se basan en la luz.

Baste recordar los espejos de Arquímedes

o baste recordar las señales luminosas

que utilizaban en los siglos XVI y XVII,

pero no es sino hasta este siglo pasado, el XX,

donde realmente explotan todas las aplicaciones tecnológicas de la luz.

Y años como este, celebraciones como esta,

lo que sirven es para que la sociedad tome consciencia

de hasta qué punto la luz es importante,

no sólo para la vida real, cosa que conoce bien,

sino para el avance del conocimiento y para su aplicación.

Habría muchas cosas que tenemos hoy en día

que no se podrían utilizar si no hubiesen estas tecnologías,

no solamente las del Instituto de Óptica,

sino las de otros centros de investigación.

Por ejemplo, hay quien dice,

entre ellos el presidente del Comité Internacional de Iluminación,

que el teléfono móvil del que disfrutamos,

realmente está basado en más de 25 tecnologías ópticas diferentes,

con lo cual, si esas tecnologías no existieran...

por ejemplo, el teléfono móvil,

sin el cual parece que hoy en día no podríamos vivir, no lo tendríamos.

Pero, incluso, la relatividad general del año 15,

cuyo centenario celebramos ahora, como he dicho,

tiene aplicaciones que nadie imaginaría.

Los GPS, que utilizamos para saber dónde estamos,

y que nos guíen por carreteras o por las ciudades,

se basan en la relatividad general,

o utilizan, para la precisión que tienen, la relatividad general.

Sin hacer correcciones de relatividad general,

los GPS se equivovarían muchísimo,

pero se equivocarían distancias de centenares de metros o kilómetros,

con lo cual sería imposible encontrar una calle utilizando un GPS.

Divulgación del trabajo científico,

sea cual sea su temática, es fundamental,

porque es, finalmente, la sociedad por la que trabajamos

y la sociedad para la que trabajamos.

Las aplicaciones del conocimiento

tienen que ir dirigidas hacia el bienestar social.

En la medida en que la sociedad lo conoce es más fácil que lo apoye,

y la sociedad no lo conoce un día por inspiración divina,

lo conoce porque desde pequeños, desde la más tierna infancia,

están acostumbrados a ver desarrollos tecnológicos

en el campo de la investigación

y, en particular, en este caso, en el campo de la luz.

Por lo tanto, el tener iniciativas

que, realmente, divulguen los temas científicos en general,

el de la luz y su tecnología en particular, es fundamental

para que la sociedad acepte de buen grado todo lo que rodea,

en este caso, la investigación y el campo de la luz.

Ha habido también el poder llegar a museos,

por ejemplo, ahora, en este momento,

está una exposición de "Sorolla y la Luz"

en el Museo Sorolla de Madrid.

Se ha llegado a museos de la ciencia,

se ha llegado también, incluso, a actividades en campamentos juveniles,

en donde los estudiantes han hecho actividades, por ellos mismos,

relacionadas con la luz.

Sin luz no hay nada, por lo que con luz, hay todo,

y ahí aparece el arte.

Entre numerosas actividades, destacan algunas

como esta exposición del llamado pintor de la luz, Joaquín Sorolla.

Un vistazo a sus obras nos permite saber por qué.

Esta exposición "Sorolla. El Arte de la Luz"

tiene por objeto estudiar las formas en que Sorolla utiliza la luz,

preferentemente, la luz natural.

De Sorolla se ha dicho siempre que es el pintor de la luz,

sin embargo, en su época, todos los pintores se centraban,

principalmente, en el protagonismo de la luz.

Entre los objetivos del Año Internacional de la Luz

está el solidario,

porque en todos los lugares del planeta no se disfruta por igual

de los incalculables beneficios que proporciona la luz,

y en otros, en cambio,

el impacto sobrepasa los límites de la contaminación lumínica,

privándonos de espectaculares vistas.

Por lo menos, en nuestros mensajes, hemos hecho llegar a la sociedad,

la sensibilidad de que tener acceso a la luz artificial

y a la información a través de Internet,

es algo que diferencia claramente

países desarrollados de países no desarrollados.

Por lo tanto, el llevar la luz artificial

a más de mil millones de personas que no les llega la red eléctrica.

Entonces, hay esfuerzos de algunas empresas en intentar esto

en zonas de la humanidad donde no llega la red eléctrica.

Pero eso, quizás, nosotros nos hemos quedado

en hacer a la sociedad consciente de estas diferencias,

de aprovechar lo que tenemos,

que, por otro lado, también, el exceso de iluminación

puede ir mal para la contaminación lumínica

para proyectos de astronomía.

Es bastante complejo,

y que la sociedad tiene que ser consciente que en esto,

es importante que lo sepan.

Yo creo que si uno mira alrededor

es casi imposible encontrar algo en que la luz no esté presente.

La luz es la fuente de la vida.

Si no hubiese luz solar, no existiría la vida

tal y como la conocemos hoy en el planeta Tierra.

Pero también hay que pensar que la mayor parte de la información,

hay quien dice que más del 90%,

que recibimos, transmitimos y manejamos,

nos llega por los ojos, por la luz.

Sin la luz estaríamos perdidos, porque el mundo sería algo oscuro.

De modo que, es difícil imaginar

cualquier evolución cósmica desde el Big Bang

que incorpora inmediatamente los efectos de la luz.

El mundo no sería como lo conocemos ahora sin las tecnologías fotónicas.

La luz para el ser humano es lo positivo.

Es lo que sucede a la oscuridad.

El día viene detrás de la noche,

y la noche no deja de ser un receptáculo

de muchos malos presagios, y eso nos pasa hoy en día también,

cuando vemos amanecer y vemos que brilla la luz, que brilla el sol,

sino se nos borran,

sí que vemos las cosas con una distinta apariencia.

Más del 80% de la información que recibimos es a través de la visión.

Entonces, el saber cómo funciona este órgano de la visión

y el saber cómo nos llega esa información,

ha sido una cosa preocupante para, digamos ya, los filósofos griegos

han estado estudiando modelos interpretando la luz.

Y así se despide un año dedicado en exclusiva a explicar

de dónde viene y a dónde va, ese agente físico que es la luz.

UNED - 05/02/16

05 feb 2016

Los últimos 1.703 programas de UNED

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo UNED - 05/02/16 Completo 56:01 8% pasado viernes
    UNED - 05/02/16 pasado viernes Prehistoria, tras las huellas de los primeros artistas. - Salvador Giner. Dtor. Honoris causa por la Uned 2016. - Año Internacional de la luz. Clausura.
  • UNED - 29/01/16 Completo 53:52 17% 29 ene 2016
    UNED - 29/01/16 29 ene 2016 Prehistoria, tras las huellas del Neanderthal.-Cross del rector 2016.- Y la palabra se hizo Música.Protesta o insumisión.
  • UNED - 22/01/16 Completo 54:43 13% 22 ene 2016
    UNED - 22/01/16 22 ene 2016 Tras las huellas del primer ser humano. Premios Consejo Social de la UNED 2015. Groenlandia, un proyecto en manos de la Educación.
  • UNED - 18/12/15 Completo 53:17 8% 18 dic 2015
    UNED - 18/12/15 18 dic 2015 Agua y sostenibilidad.- Lactancia infinita.- Y la palabra se hizo música. Cantautores.
  • UNED - 04/12/15 Completo 55:05 8% 04 dic 2015
    UNED - 04/12/15 04 dic 2015 El hombre que confundió la naturaleza con el paisaje. Convenio UNED-Microsoft. Proyecto ECO. Cátedra Cloud Computing y Big Data UNED Huawei. Y la palabra se hizo Música. Canción y Cens...
  • UNED - 27/11/15 Completo 56:52 8% 27 nov 2015
    UNED - 27/11/15 27 nov 2015 Templo de Debod, joya de Egipto en Madrid.- De musas, aeroplanos y trincheras. Poesía española contemporánea.- Festividad de San Alberto Magno. Real Academía Española.- Entrevis...
  • UNED - 20/11/15 Completo 1:01:33 8% 20 nov 2015
    UNED - 20/11/15 20 nov 2015 Educomunicación: Retos y desafíos. - El tren en España, una vía a la modernidad. - Grupo de estudios medievales y renacentistas. - Y la palabra se hizo música: Arte y canci&oacu...
  • UNED - 13/11/15 Completo 56:19 8% 13 nov 2015
    UNED - 13/11/15 13 nov 2015 La revista El Jueves. Desacoplados. Investigadores del centro de investigación Manes. Recuperación de la memoria oscura durante el franquismo. Lactancia materna, mucho más que leche.
  • UNED - 06/11/15 Completo 50:37 9% 06 nov 2015
    UNED - 06/11/15 06 nov 2015 Red eMadrid.- Proyecto Taloe. Y la palabra se hizo Música. El canto emigrado de América Latina.
  • UNED - 30/10/15 Completo 52:12 8% 30 oct 2015
    UNED - 30/10/15 30 oct 2015 Entre lobos anda el juego. - Más Ciencia que Ficción.Ciberpunk. - La formación para el empleo en el tercer sector. - De la mente de Einstein-Borhn a la realidad virtual.
  • UNED - 23/10/15 Completo 52:14 8% 23 oct 2015
    UNED - 23/10/15 23 oct 2015 Aún No, Sobre la reinvención del documental y la crítica de la modernidad. Apertura del curso 2015-16 de la UNED. El canto del exilio.
  • UNED - 16/10/15 Completo 54:57 8% 16 oct 2015
    UNED - 16/10/15 16 oct 2015 Antón Gracía Abril. La poliomielitis a nuestras puertas. Cuestión de caca. Forum Europeo de administradores de la comunicación. Meditación Vipassana.
  • UNED - 09/10/15 Completo 54:45 8% 09 oct 2015
    UNED - 09/10/15 09 oct 2015 Prácticas profesionales virtuales para estudiantes con discapacidad. - Antivirales contra la esclerósis múltiple. - Política y Edición Universitaria. - Entender hasta a los perr...
  • UNED - 02/10/15 Completo 51:19 8% 02 oct 2015
    UNED - 02/10/15 02 oct 2015 -El tren popular de la cultura, parte III.-Economistas en primera persona.-Prácticas profesionales para artistas con discapacidad.-Tutores de prácticas de Fundación Universia. 
  • UNED - 25/09/15 Completo 54:04 8% 25 sep 2015
    UNED - 25/09/15 25 sep 2015 El tren de la cultura II.George Orwell, vigilando al Gran Hermano.Cursos SMOOC paso a paso.Madri+d- El Magl de la esclerosis múltiple. La chispa de la vida. Del linfocito tumoral a fagocito inocente.Y La pal...