www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5131760
Para todos los públicos Un país para escucharlo - Programa 10: Zaragoza - ver ahora
Transcripción completa

-Es verdad, ibas con el pelo muy rapado.

(Música)

"Belchite debió de ser un pueblo precioso.

De su antiguo esplendor apenas quedan rastros.

Escenario de una de las más cruentas batallas

de la guerra civil,

en sus calles repican campanas que ya no existen.

Sus piedras mutiladas

son un desolador recuerdo de un combate feroz,

donde no hay vencedores ni vencidos.

Donde todos pierden."

# He aguantado # en la línea de salida,

# hasta oír ese disparo # que marcara la señal. #

"Me voy a encontrar con Amaral,

un dúo que tiene por bandera la música

y que saben que hay muchas victorias

peores que la derrota.

¿Habrá un día en que todos, al levantar la vista,

veamos una tierra que ponga 'libertad'?"

# He mirado en el fondo de tus ojos,

# de pupilas dilatadas # como un túnel sin salida.

# Los recuerdos # han quedado tan borrosos,

# como el barro de los charcos # después de la tempestad.

# Son las brasas # de una llama extinguida,

# dónde se me fue la vida # intentándola avivar.

# Apostando # a una causa que se muere.

# Unas veces se gana

# y otras se pierde.

# Y otras se pierde.

# Uhh-uh-Uuh

# Uhhh-Uuhh-Uh

# Las mujeres y los niños # van primero,

# se ha iniciado el salvamento.

# Capitanes que se hunden # con su nave.

# ¿Qué fue de ellos?, nadie sabe.

# He aprendido # a lamerme las heridas,

# renacer de mis cenizas # y volver a comenzar.

# ¿Para qué gastar el tiempo # en convencerte?

# Unas veces se gana

# y otras se pierde.

# Y otras se pierde.

# Uhh-uh-Uuh

# Uhhh-Uuhh-Uh #

Estamos en un sitio tremendamente especial

y, aparte, lo habéis elegido vosotros,

que vengamos aquí a charlar y a tocar.

Hemos elegido la ciudad antigua, la ciudad vieja de Belchite,

que fue bombardeada durante la guerra civil,

porque es un lugar que,

aparte de que ahora lo vemos en este entorno apocalíptico

y tiene una estética realmente increíble,

también cuenta cosas de nuestra historia,

de la historia de Aragón y de la historia de nuestro país.

El alcalde, al término de la guerra civil,

el alcalde que aquí gobernaba,

decidió, en lugar de reconstruir el pueblo en sí mismo,

construyó uno nuevo al lado.

Y fue construido, además,

por los presos que hicieron durante las batallas,

tanto esta batalla como las de ciudades colindantes.

La hemos elegido, también, para tocar esta canción,

"Unas veces se gana y otras se pierde",

porque hay una parte que habla del resurgir de las cenizas,

de volver a empezar,

de estar totalmente destruido y volver a construirse.

Cuando os conocisteis,

Eva, tocabas la batería en un grupo punk.

Tú estabas disfrutando de cierta notoriedad local

con Días de Vino y Rosas.

Tocaba la batería en un grupo, pero tenía otro en el que cantaba,

y el guitarrista de ese grupo conocía a Juan,

y me dijo que iba a venir

el guitarrista de Días de Vino y Rosas

y yo tenía muchos prejuicios, la verdad,

porque eran como los modernos de Zaragoza.

Como muy subiditos y tal, y cuando llegó Juan,

me pareció un tío tan majo

y nos entendimos tan bien desde el primer momento...

-Fue una cosa que surgió sin planificar,

y sin ningún plan.

Si lo hubiésemos diseñado con una estrategia o con un plan,

no hubiese salido.

Fue fruto de bastante casualidad y de que lo pasábamos bien tocando.

Y el hecho del nombre.

A ver, Eva Amaral, Amaral es tu apellido.

Amaral es mi apellido. ¿Qué tipo de consecuencias trajo?

En todos los niveles, en tu familia...

¿Cómo te sientes tú?

Primero, quiero decir que jamás fue mi idea

que Amaral fuera el nombre de la banda.

Fue la idea de Juan,

y yo estaba un poco en contra, la verdad,

porque para mí que me dijeran "Amaral",

y ver carteles con "Amaral"

era como si te subieran a la pizarra del colegio

a tener que hacer el problema de matemáticas, a resolverlo.

"¡Amaral, sube a la pizarra!".

Pero luego, la verdad es que fue maravilloso,

porque mi padre, que había tenido dos hijas,

y que en aquel momento no te podías cambiar el apellido,

el segundo por el primero, de repente,

pensó que su apellido iba a trascender

a pesar de que habíamos sido dos niñas, ¿no?

Sus hijas.

A mí me parecía de lo más vulgar el apellido, pero Juan le traía...

-No es vulgar. Eso quiero preguntar.

Un apellido vulgar es Los Rodríguez.

(RÍEN)

No voy a hacer más chistes.

Nos criticaron mucho.

(EVA) Aguirre, Aguirre.

(JUAN) O The Smiths, ¿no?

Eso quería saber. ¿Hay muchos Amarales?

¿Te encuentras con gente que dice: "yo también soy Amaral"?

Ahora hay más.

En aquella época, en Zaragoza, por ejemplo,

éramos los únicos del listín telefónico que se llamaban Amaral.

Ahora, cada vez más.

Es un apellido portugués,

porque mi abuelo por parte de padre era portugués.

De un pueblecito de la Frontera.

De repente, pasa lo que no estaba en el guion,

que todo estalla de una manera descomunal.

¿Cómo encajáis ese golpe de suerte...?

O no sé, o a lo mejor os intimidó.

De suerte.

Al principio, hacíamos conciertos en Madrid a los que no venía nadie.

Literalmente.

Dos amigos en una mesa y el camarero.

Pero creo que el punto de inflexión fue un concierto en Santander,

si no me equivoco, en la Campana de la Magdalena.

Era un sitio gigantesco y yo estaba muy angustiada

porque pensaba que no iba a haber nadie.

¿Qué hacíamos tocando en un sitio tan grande?

Y fue justo la semana de la explosión de todo,

que esa sí que fue un golpe, porque no lo esperábamos.

La semana. Es que fue una semana, te lo juro.

Fue muy loco.

Pasar de 0 a 100 en ese momento fue muy loco.

Recuerdo abrir el telón porque pregunté

"¿pero ha venido alguien?" justo antes de salir.

Y me dijeron: "asómate".

Y estaba lleno, no cabía más gente.

Y para mí, eso fue el momento de:

"Buah, al final ha pasado lo que siempre habíamos soñado".

Qué miedo. Que parecía lejano.

(Música)

"Aragón es una tierra dura,

en la que florecen pueblos fuertes y recios, como Mozota,

una plaza con 60 vecinos y una banda de rock.

Aquí León Benavente parece una familia más,

pero cuidado, son fieras en su refugio,

esperando contar tres para volver al escenario."

(Música)

# Va siendo hora # de que nos digamos las cosas,

# De no confundir los gusanos # con las mariposas.

# Era mucho más feliz # antes de conocerte.

# Sé que te gusta, # sé que esto a ti te divierte,

# Pero a mí me está matando,

# me estoy cansando.

# Pienso mucho, hablo poco.

# Me he enganchado a un serial.

# Y cuando duermo además de solo, # lo hago mal.

# Y si estalla alguna guerra, # iré yo de corresponsal.

# No es eterno, # es un estado provisional.

# Ahora sólo pienso en irme # de vacaciones,

# En ir olvidándote # en diferentes sesiones.

# Voy a subirme # a todos los puestos de la feria,

# A preguntarme # por qué esto ya no es lo que era.

# Algunas cosas dan tanta pena...

# Bebo mucho, como poco.

# Leo a veces la postal

# que enviaste # hace unos años de Portugal.

# Y resisto,

# como resisten # en el Barrio del Cabañal.

# No es eterno, # es un estado provisional.

# Lo que antes me hacía reír,

# ahora me pone triste.

# Lo que antes me hacía feliz

# ya no existe.

# Ya no existe.

# Ya no existe.

# Ya no existe. #

Chicos, ¿dónde estamos y por qué?

Estamos en Zaragoza,

en un pequeño pueblo que se llama Mozota.

Estamos aquí porque habéis venido a vernos.

(RÍEN)

Encantados de venir a veros. Gracias.

Pero da la sensación

de que tenéis aquí cierta actividad grupal.

¿Qué se está tramando aquí dentro?

Aquí lo que estamos haciendo

es terminando de hacer las canciones para, en nada,

empezar a grabar el disco nuevo de León Benavente.

Y aquí es donde hacemos vida los leones,

y donde compartimos piso,

como a los 20.

Esta es tu casa. Esta es mi casa, sí.

Soy de aquí,

más de la mitad de mi vida he vivido en pueblos.

Y quería seguir haciéndola.

(EVA) ¿De dónde habéis salido?

¿Qué os lleva a...?

-Hace más de una década, 10 u 11 años,

nos conocimos porque todos formamos parte del grupo de Nacho Vegas.

Y seguimos estando con él, de hecho.

Yo recuerdo venir a esta casa

con una demo de cuatro o cinco canciones,

para ponérselas a Edu y a César...

-A ver si picábamos.

-A ver si les convencíamos para que se uniesen al grupo.

-Yo me acuerdo que os vi en el Sonorama por primera vez,

creo que era la primera vez que tocabais en el Sonorama

como León Benavente. -De día.

-De día, efectivamente.

Y me impresionó muchísimo.

Dije: "este es el grupo favorito del momento, mi grupo favorito".

Se lo conté a Juan: "he visto un grupo que te va a gustar".

(JUAN) -Es verdad.

Recuerdo que Eva me dijo:

"tienes que escuchar a León Benavente".

A mí el nombre me resultaba curioso, porque el nombre es curioso.

Y recuerdo un día que me fui en Madrid, entre semana,

me fui a correr con música, y los escuché por primera vez,

y me volaron la cabeza.

-En ese primer disco, sí que se nota una urgencia de algo,

de cuatro personas que han llegado a ese punto,

que han coincidido en momentos de sus vidas

que es bastante similar,

que también es difícil a medida que van pasando los años.

Cuando entras en un sitio y empiezas a tocar con alguien,

y dices: "hostia, esto, aquí pasa algo".

Y eso lo notamos desde el primer ensayo.

-Eso es lo bonito, lo que se nota en el directo de ellos precisamente,

sois musicazos, ya tenéis vuestro bagaje.

-Bueno, eso no se nota.

(RÍEN)

-Te lo digo yo.

Pero, precisamente ese hecho de ser musicazos,

os permite poder desmelenaros todo lo que queráis,

e incluso terminar violentamente, rompiendo todos los instrumentos.

-Después de nuestros conciertos ha pasado de todo.

Desmayos, vómitos, llorar, todo.

-Es una catarsis.

Tiene algo de trance vuestra música,

y me imagino que eso también

se tiene que ver arriba en el escenario.

Sí, tiene algo desde luego, como salvaje, incontrolable.

Además, lo difícil es que...

Yo que sé, la última gira hicimos 150 conciertos.

Es difícil que se mantenga siempre eso.

Disteis como un paso al costado en los últimos tiempos,

me da la sensación. Seguimos todavía.

Os apartasteis deliberadamente.

Llevábamos desde que salió el primer disco

enganchando una gira con otra.

Fueron muchos conciertos, y también por descanso del público,

para que descanse la gente,

y porque nos hemos metido totalmente en la composición,

en la grabación del disco.

Íbamos a estar un año sin tocar, y a lo largo de este año...

Mucha gente esperando ese nuevo disco.

Nosotros también.

¿Cuándo, más o menos, pensáis que volvéis a la carretera?

En septiembre empezaremos.

Pues nada, que lo disfrutéis mucho.

Gracias. -Muchas gracias.

"Zaragoza es la ciudad

que se metió un país entero en la mochila,

porque el recuerdo de Labordeta es un eco que no cesa."

# Para Aragón en España. #

"Fue el abuelo que enseñó a todo aquel que quiso aprender a volar.

Entre jotas, poesías, teclas blancas y negras,

aprendió bien la lección Carmen París,

volando con la técnica y sabiduría."

(Música)

# Dicen que han dicho que dicen,

# dicen que han ido diciendo,

# y entre dimes y diretes,

# llevas la petaca llena.

# Que si oye, que si mira,

# que si fíjate qué cosa.

# Y con esta tontería

# ya he terminado una estrofa.

# Que dizan mientras no hazan,

# me enseñaba a mí mi abuelo,

# que si en eso te entretienes,

# no aprenderás a volar.

# Jotera lo serás tú.

# Jotera lo serás tú.

# Anda y díselo a tu madre,

# que a mí no me duelen prendas,

# de cantarte por rancheras,

# o por chotis o en zulú.

# Si no hay sensibilidad

# para captar # el sustrato del mensaje musical,

# pues dedícate a escuchar

# lo que siempre te ha gustado

# para que no sufras más. #

Carmen, me interesa saber cómo fue tu camino para llegar a la jota.

¿Fue un camino recto, serpenteante, de ida y vuelta...?

Era una niña prodigio, empecé a hablar y a cantar a la vez,

como un añito y pico así.

Y mi padre era un enamorado de las jotas, y entonces,

mi padre me enseñaba las jotas que se sabía,

y en todas las fiestas familiares

me ponían: "venga, que cante la chica".

A los 11 años,

que ya había empezado a estudiar música,

me oyó una profesora de canto lírico,

doña Pilarina Andrés,

que ha sido una figura aquí del bel canto.

Me dijo: "hija mía, con lo bien que cantas,

no cantes jotas que te estropearás la voz".

-Sabes, Carmen, que yo también fui a clases con Pilarina Andrés.

-¿Tú también fuiste? ¿La llegaste a conocer, a Pilarina?

-Yo, efectivamente, le ocultaba lo que hacía.

Al principio, no le dije mi nombre completo.

Efectivamente, si vas a cantar eso,

se supone que no podías cantar ninguna otra cosa

que no fuera lírico.

Cuando la gente de tu generación escuchaba,

no sé, The Police, los Beatles o lo que sea...

Yo estaba en eso también. Tú también.

En lo que no estaba era cuando iba al cole,

y todas mis compañeras llevaban en las carpetas a los Pecos,

a toda esa onda que se llevaba. A mí.

(RÍE) A ti.

Es verdad, tío. Es verdad.

Yo estuve en alguna carpeta.

Vosotros me gustabais,

pero a mí la onda melódica no me gustaba nada.

-Lo que haces tú, Carmen,

es efectivamente una fusión sin complejos.

Bebes de mil fuentes.

-Por eso digo "Jotera lo serás tú", pero hay más ingredientes.

Vas haciendo patria. Voy haciendo patria.

Te voy a decir una cosa curiosa.

Cuando voy por los países, es la cuestión,

todo el mundo se piensa que es flamenco.

-Claro.

-Entonces, la jota, tal... Flamenco.

De hecho, os digo,

la película de Carlos Saura que ha hecho de la jota,

¿sabéis cómo la han titulado en inglés para vender?

"Beyond flamenco".

"Más allá del flamenco".

Sin embargo,

la jota está en la base de muchas músicas en Hispanoamérica,

desde México hasta Tierra de Fuego hay jotas todavía.

Todos los que iban para allá cantaban jotas.

Y eso está en el folklore.

No solo quedan canciones que se llaman jotas.

En tu país está la jota cordobesa.

En Chile también hay jotas,

en Venezuela, en Colombia, en México...

Impresionante.

(Música)

# Al aire van los recuerdos

# y a los ríos las nostalgias.

# A los barrancos hirientes

# van las piedras de tus casas.

# ¿Quién te cerrará los ojos,

# tierra, cuando estés callada?

# ¿Quién te cerrará los ojos,

# tierra, cuando estés callada?

# En los muros crece yedra

# y en las plazas no hay solana,

# contra la lluvia y el viento

# se golpean las ventanas.

# ¿Quién te cerrará los ojos,

# tierra, cuando estés callada?

# ¿Quién te cerrará los ojos,

# tierra, cuando estés callada?

# Sólo quedan cementerios

# con las tumbas amorradas,

# a una Tierra que los muertos

# siguen teniendo por suya.

# ¿Quién te cerrará los ojos,

# tierra, cuando estés callada?

# ¿Quién te cerrará los ojos,

# tierra, cuando estés callada?

# ¿Quién te cerrará los ojos,

# tierra, cuando estés callada?

# ¿Quién te cerrará los ojos,

# tierra, cuando estés callada? #

Esta canción que hemos hecho, esta versión de Labordeta,

es una jota de Jaca, es una Albada de Jaca.

-Es música popular, de Jaca, que Labordeta le puso la letra.

-¿Cómo fue tu relación con Labordeta?

¿Qué recuerdos tienes?

-Fue maravilloso, porque me decía:

"es que tú has hecho lo que todos queríamos hacer y no nos salía".

(RÍEN)

Qué bueno.

-Pues anda que no hizo cosas él. -Imagínate.

Me quería mucho,

nos veíamos casi más en Madrid que aquí.

La última vez que lo vi fue cuando vino a la SGAE

a darle una medalla que era unos meses antes...

Además, se murió en la víspera de mi cumpleaños.

Lo conté el otro día, porque no lo había contado,

pero me han llamado para escribir un texto

sobre el aniversario de la Aljafería.

Sabéis que allí fue la capilla ardiente,

y con su representante

le pusimos la bandera republicana en el féretro.

Mano a mano, porque no se podía.

No se podía hacer, no es del protocolo.

Pero como era su voluntad.

"El grupo legendario Mas Birras,

una referencia fundamental en la escena de Zaragoza,

tiene una conexión sincera con Héroes del Silencio.

Ambos apostaron por el rock'n'roll.

Hoy me voy a encontrar con Joaquín Cardiel,

bajista de los Héroes,

la banda que llevó el rock español a todos los rincones del planeta."

(Música)

Joaquín, los héroes fuisteis y sois muy grandes.

Hubo un punto final,

no fue una cosa que se fue como diluyendo lentamente,

sino que fue "este es nuestro último concierto".

Sí, fue en Los Ángeles, en el 96.

Hubo un último concierto.

Y tendríamos que haber sabido parar a tiempo,

parar un par de años antes, descansar.

Pero ya sabéis que esto es como un gran trasatlántico

que no puede parar.

-Recuerdo encontrarme con Joaquín y un día me dijo:

"me encanta que os esté yendo bien,

y cuando vosotros sintáis que tenéis que parar, parad,

porque nadie más que vosotros lo va a saber".

Me encanta...

-Es uno de los mejores consejos

que te pueden dar en este mundo de la música.

Me imagino que fueron épocas de vivir muy intensamente.

¿Cómo fue después?

¿Cómo fue volver a la normalidad?

Lo recuerdo como un vacío.

Fueron años muy intensos, sin parar apenas.

Es gira, parón para componer,

grabación, promoción,

gira y así sucesivamente.

Y recuerdo que fue como una especie de vacío imponente,

que me llenó de arriba a abajo.

Y lo suplí con un proyecto de construir una casa en el campo,

y entretenerme haciendo tareas múltiples,

pero sí que fue terrible.

Fue como un pequeño síndrome de abstinencia.

Muy gordo, muy gordo.

Se resarció en 2007, con la gira que hicimos.

Aunque solo fueran 10 conciertos.

-¿Cómo era el proceso de componer en el local y tal?

-Era arduo.

Era mucho trabajo, partíamos de una idea,

principalmente de guitarra,

casi todas venían de Juan y alguna mía.

Y se iban construyendo sobre la marcha,

una especie de democracia tiránica,

en la cual si a alguien no le gustaba algo, se dejaba.

Y si nos iba gustando a todos... (EVA) -Me suena.

(RÍEN)

(JUAN) -Democracia tiránica.

Es cierto que era un grupo en el que,

a pesar de tener un cantante tremendamente carismático,

dabais una sensación de ser un grupo

en el que cada uno tenía su lugar, y opinabais todos.

Sí, era una democracia tiránica, lo que pasa que, claro,

los medios de comunicación, la compañía,

siempre tiraban un poco de Enrique para liderar el proyecto.

Es algo que teníamos que asumir así.

Todos los votos valían igual. Eso es.

-Todo el mundo habla de las palizas

que os pegabais a ensayar, de los viajes a Europa.

-La compañía fueron los primeros sorprendidos cuando dijimos:

"Queremos ir a Europa, a Suiza, Bélgica, Alemania".

-Trabajasteis muchísimo.

-¿No sería mejor primero ir a México?

"No, primero a Europa,

que vamos en furgoneta y está al lado".

¿Cuál fue el legado?

Hay bandas que sientes que se han sentido inspiradas,

identificadas con vosotros en Zaragoza.

Supongo que sí,

supongo que el hecho de tener éxito a nivel nacional

e internacional hizo que los chavales jóvenes

que quisieran hacer un grupo de rock se fijaran en nosotros un poco,

en la filosofía de trabajo porque si Héroes llegó donde llegó,

es porque trabajábamos mucho.

¿Subes al escenario igualmente, tienes tus proyectos?

Tengo un proyecto, estoy haciendo canciones,

lo que pasa que es un proceso muy artesanal en casa,

con mi ordenador, ahora estoy con las voces.

Cuando tienes tiempo y no hay prisa por sacarlo,

igual le das muchas vueltas a las canciones y no cuajan.

¿Terminasteis bien?

Bueno, el roce hace el cariño, demasiado roce a veces,

el cariño lo estropea.

Pero, bueno, seguimos siendo amigos.

-¿Estáis planteando en algún momento

volver a hacer como en 2007 una reunión y volver a resarciros?

-Eso espero, hemos hablado y lo tenemos en mente,

lo que pasa que es difícil coordinar los calendarios,

profesiones y familias.

Pero, bueno,

creo que podría llegar a salir una segunda gira reunificación,

espero, yo tengo mono de escenario.

-Claro, y todo el mundo. Qué bueno.

(Música)

# No puedo darte el corazón.

# Iré donde quieran mis botas.

# Y si quieres que te diga # qué hay que hacer,

# Te diré que apuestes # por mi derrota.

# Quítate la ropa, eso está bien.

# No dejes nada por hacer.

# Si has venido a comprarme, # lárgate.

# Si vas a venir conmigo, agárrate.

# Larguémonos, chica, hacia el mar.

# No hay amanecer en esta ciudad.

# No sé si nací para correr.

# Pero quizás que nací para apostar.

# Sé que ya nada va a ocurrir.

# Pero ahora estoy # contra las cuerdas.

# Y no encuentro # ni una forma de salir.

# Pero voy a apostar fuerte # mientras pueda.

# Larguémonos, chica, hacia el mar.

# No hay amanecer en esta ciudad.

# No sé si nací para correr.

# Pero quizás que nací para apostar.

# Ya no puedo darte el corazón.

# Perdí mi apuesta # por el rock'n'roll.

# Perdí mi apuesta, # es el precio que tengo que pagar.

# Ya no tiene sentido abandonar.

# Ya no tiene sentido abandonar.

# No, late el corazón. #

(Música)

A mi esta me gustó.

¿Te gustó? -Esta es la buena.

(Música)

# Me han dicho que has vuelto, # por fin a tu casa.

# Que has visto en tu viaje # por tierras lejanas. #

Fue la Expo, ¿no?

Sí, todos estos son los pabellones de la Expo,

era una exposición que ese año era dedicada al tema del agua.

Adaptasteis un tema. Adaptamos un tema.

Especialmente para la Expo, ¿no?

Sí, porque en realidad,

el verdadero protagonista fue Bob Dylan,

que es el que cedió su canción para la Expo ese año,

entonces,

buscaron a alguien que hiciera una adaptación al castellano

y procurábamos, sobre todo, respetar también el tipo de rimas,

la terminación de las palabras para que sonara lo más natural posible.

Fonéticamente cercano.

Y él, digamos que supervisó...

Sí, hubo que enviar para que diera su aprobación, claro,

quedaron contentos, y para nosotros como fans,

vamos, ya me puedo morir.

Sí, sí.

"Violadores del Verso son rimas y leyendas de Zaragoza,

de una época en la que el Ebro se desbordó de talento

y de samples,

de poetas modernos como Sho-Hai

que aprendieron escribir en la escuela de la calle.

# Si quiero su calor y no lo tengo,

# me abrazo fuerte a un radiador # y así me templo.

# Para que alguien me hable # me pongo la radio,

# "La rosa de los vientos", # misterio, mis cascos.

# Tele apagada para imaginar # mi película,

# soy un actor que ni gesticula.

# Steven Spielberg del rap, # soy un Goonie que nunca muere,

# el eterno adolescente de 13.

# La dejadez de un soltero # con los tuppers de su madre,

# la pila del fregadero llena # de platos intocables,

# mesa repleta de cerveza irlandesa,

# hace una hora de más # de diferencia con Belfast.

# Acuéstome con turbulencias # en el ático,

# dijéronme que roncaba # con ritmo asmático.

# Lengua de lija del 4, # despierto con sed,

# me di con la esquina # de la mesilla de noche en la sien.

# En la cocina bebiendo agua # de madrugada,

# quédome en el suelo jugando # con esa cucaracha.

# Fabrico lágrimas para esos clínex,

# a falta de mascota le arrasco # la tripa a esos cojines.

# La bici estática # hace sus labores de percha.

# Polvo y calcetines # por las lámparas que cuelgan.

# Si estoy llorando no me preguntes # porqué, porque no lo sé.

# La luz apagada y con velas olor # a canela.

# El salón parece un velatorio # y Tomita sonando en la cadena.

# En la vida bailo menos # que esa columna.

# Soy la alegría # de la muerta en su tumba.

# Lo que hagas, es lo que te llevas.

# Lo que hagas, # somos el tiempo que nos queda,

# es lo que te llevas.

# Lo que hagas, es lo que te llevas.

# Lo que hagas, # somos el tiempo que nos queda,

# es lo que te llevas.

# Soy un gran odiador del mundo, # pero te quiero.

# Soy un puto loco iracundo, # de tranquileo.

# Soy de hielo, pero te fundo, # a bajo cero.

# Tú eres normal, no me interesas, # sólo eres lo que veo.

# La gente normal me da miedo, # son fríos.

# Me fio más de un perro # que de esos cuerdos.

# No puedo convivir conmigo mismo # y otra no me queda.

# Haré malabares # con las horas venideras.

# "Sos incorregible" me dijo # un camarero argentino,

# y eso que sólo me conoció # de dos noches y pico.

# Me bautizó como El Rey del Mojito,

# mientras El Rey de la Caipiroska # me llamaban en otro garito.

# Tantas coronas, # y todas de espinas.

# Yo veo oro donde otros # no ven nada, todo inspira.

# Si duermo mal, # torpeza durante todo el día.

# Salgo a la calle y tropiezo # hasta con colillas.

# Y a pesar de este aspecto # de Neanderthal,

# Soy de cristal, # a veces me rompo solo de mirar.

# Pero hoy me levanté de lujo # y con solemnes ganas,

# y acostarme otra vez, venga, # hasta mañana.

# Intento no hacer caso, # a mi ocaso ni a mi fracaso.

# Siempre necesitado de abrazos.

# La conclusión de todo # es lo que hace años oí,

# que sólo no puedes # y con amigos sí.

# Aunque al fan le guste # verme hundido en mi mar,

# y la verdad es que me queda # tan bien estar así de mal,

# ya dije;

# mis mejores musas en peores ratos,

# y hoy por desgracia # estaba inspirado.

# Mierda. #

¿Qué significó para la escena del hip hop española

los Violadores del Verso? ¿Cómo empezasteis?

¿Cómo era del hip hop en ese momento?

Pues al principio era un poco difícil

porque tampoco tenías medios, supongo que como todos los grupos,

ahora es muy fácil hacer un disco de rap en cualquier home studio

con un ordenador puedes grabar cualquier cosa.

En la época de las maquetas que eran los 94-95, más o menos,

con ordenadores PCs 486 y demás, que menos memoria que un pez, vaya.

Hacíamos lo que podíamos.

Era estrujarte mucho la pasa y muy artesano todo,

hacer las maquetas con multipistas de cassette de 8 pistas,

volver a grabar con el dedo hasta aquí,

tienes que tomar la respiración, era muy artesanal pero muy bonito.

-Sobre todo, no sabríais cómo aprender a hacer todas esas cosas,

no hacer scratch o hacer bases o, ahora hay tutoriales en YouTube,

pero antes, ¿de dónde sacabais la información?

-Antes no había absolutamente nada,

era un poco copiarte de los americanos,

las míticas cadenas de MTV que echaban programas de rap y tal,

y decir: "Hostia, ¿esto cómo se hace?".

Había muy poca información y pocos medios para hacer la movida,

pero bueno, ahí estaba cada uno con su cabeza y aquí estamos.

-¿Para ti qué significa el barrio?

Bueno, nuestro barrio, Las Delicias.

-Estoy muy feliz en mi barrio, macho,

me gusta la vorágine de gente de las abuelas con el carro

y la borraja saliendo así, tal, eso me encanta, macho,

el ambiente de barrio y humanidad,

mucha gente de fuera y le da mucho color a la historia.

Y todo inspira,

obviamente estás en el barrio que vives todos los días,

todo inspira para escribir, está guay, macho,

ya te digo que estoy viviendo y ahí me moriré, supongo.

Es tu barrio de toda la vida, es un barrio familiar.

-Exactamente, mi madre vive ahí,

es muy importante para mí tenerla a 20 minutos, no por tuppers,

ni nada, sino por verla a la mujer y demás.

La verdad que es un bonito barrio para vivir.

-Una vez os vimos tocar en Interpeñas con los S.A.,

te han interesado siempre las mezclas

con guitarras potentes de bases de hip hop, ¿no?

-Sí,

siempre me gustado mucho la mezcla guitarrera cañera

con el rap, siempre me ha gustado bastante,

desde la época de Beastie Boys,

o ya cuando salió Rage Against the Machine y sus primeros discos

siempre me ha gustado mucho esa mezcla.

De hecho,

siempre he querido tener una banda así cañera

y echar unos raps y demás,

la verdad que fue el primer concierto

que hicimos con Sociedad Alcohólica, tocaban ellos,

luego nosotros y luego hicimos

varias canciones juntos una media hora y quedó muy guapo, muy cañero.

Y, hostias, te pones ahí, te hierve la sangre, macho,

ahí arriba con tanta brea, es un placer, macho.

(Música)

# Siéntelo papá,

# siéntelo mamá.

# Esta es mi confesión # y mi alegato, corazón.

# Estoy a una canción # de perder el anonimato.

# Pero antes del contrato, # del millón y la mansión,

# acabo esta canción # y voy a fregar los platos.

# Si alguna vez saqué a bailar # a la locura

# es porque a mí me gusta # nadar donde cubre.

# ¿Qué puedo hacer?

# Si el tiempo que todo lo cura

# ya descubrí que es el mismo # que todo lo pudre.

# Y, aun así, orgulloso # pero agradecido

# por lo aprendido, # por todo lo vivido,

# bendigo al amigo # que en su abrazo me dio abrigo.

# Y a las noches que lloré # sólo conmigo también las bendigo.

# Vivo entre el amor y sus excesos

# con un corazón desgastado # por los besos.

# A veces millonario,

# otras en los huesos,

# pues eso, roto pero ileso;

# regreso como un brujo a decirle # sin tapujos al papel

# que este mundo es un burdel,

# más tu piel # es un hotel de lujo.

# Quiero dormir # en ese hotel de lujo.

# De cena, quiero la miel # de su colmena

# y yo sólo soy un trapecista,

# un titiritero más bandolero # que artista.

# Si te soy sincero, # recorro mi sendero,

# un callejero con dinero # o sin dinero.

# La misma sonrisa triste.

# ¿Viste como yo siempre # tengo el corazón tan lleno?

# Sigo en pie, # malgastando siempre mi fortuna.

# Si alguna vez busqué # en lo malo algo bueno,

# es porque sé que en el veneno # habita la vacuna.

# Habita la vacuna.

Díselo.

# Habita la vacuna.

# Habita la vacuna.

# Zaragoza y Cuba. #

Sharif, ¿de dónde viene tu nombre?

Pues mi nombre es sirio, viene de mi padre, es sirio,

mi madre es catalana.

Yo no tengo ningún tipo de relación con la rama paterna,

más allá de lo exótico de mi nombre, quizás.

Y, pues desde entonces, desde que nací,

Mohamed Sharif, es un poco más barroco el nombre.

-¿Y de dónde bebes? ¿De dónde captas?

-Yo la primera vez...

Yo fui muy nazi, muy talibán,

cuando digo "nazi" me refiero a que era muy cerrado

en el rollo de escuchar, que no se me malinterprete,

muy nazi en el sentido de que solo escuchaba rap,

recuerdo que con 18 años empecé en la universidad

y un compañero me dejó el "19 días y 500 noches" de Sabina.

"Blow my mind".

Es como que me folló la mente.

Y de repente,

reestructuró mucho mi manera que tenía de entender la música,

antes el rap lo era todo,

y me atrevería a decir que desde ese disco

pasó a ser una gota en un océano,

si hacemos analogía de que la música es un océano,

el rap es un bello mar, una bella cala,

pero dentro de un océano infinito y enorme.

Una pregunta, sois de este tema de batallas de gallos, improvisar.

Yo no, yo nada.

Tú escribes en casa más reposadamente, ¿no?

Yo escribo tachando,

la gente me dice que escribo bien y es porque tacho mucho.

Eres meticuloso. Mucho.

Soy capaz de...

Un poco enfermo.

-Todos tenemos ahí ese nivel, hasta que no esté del todo...

-Y yo no sé de ti,

pero nunca nos hemos visto en los parques improvisando,

igual en el rollo alguna vez.

-A lo mejor hace muchos años. -En El Delicio.

-Cuando empezabais, más o menos, ¿no?

-Juntarte en el parque,

pero más que improvisar era mostrar las letras que habías hecho.

-Eso es.

-Para mostrarla el fin de semana y demás,

alguna vez sí que entre colegas y tal,

pero lo de las batallas de gallos y tal, yo tampoco he sido...

-O estás muy en forma, o es ir al paredón.

¿Qué pasa con el público?

También ha habido un cambio, ¿tú lo notas en tus conciertos?

Cuando nosotros empezamos en el rap,

Sergio creo que le ocurriría lo mismo,

yo iba a clase con mis pintas de rapero, con mis cascos,

y yo era el bicho raro.

El chaval que escuchaba rap en el instituto,

o en el colegio era el bicho raro,

el marginal al que señalaban con el dedo.

-Mal visto, vaya.

-Y a día de hoy, yo tengo sobrinos, nietos ya,

que tienen 13 o 14 años,

van al instituto y la principal diferencia que noto,

es que ahora el que no escucha rap es el bicho raro.

El rap ha pasado a ser la música

que consume la juventud en su inmensa mayoría.

¿Cómo vais a los conciertos? ¿Qué montáis?

Hasta ahora hemos funcionado

con el formato básico del rap que es un DJ,

un compañero al lado, un corista

o unas dobles voces o como lo quieras llamar,

y el rapero al micro y así es como lo hemos trabajado,

amasando como artesanos en su forma mínima.

Al ganar más dinero y al mover más público,

puedes invertir y eso se traduce en que si tienes curiosidad,

a lo mejor ya no quieres solo llevarte a tu DJ y al corista,

te quieres llevar una guitarra.

Te quieres llevar una guitarra y una batería.

-Tocar con banda está guay.

-La energía que tiene una banda en directo...

Juan, tenemos asegurado nuestro trabajo mucho tiempo, me parece.

Las guitarras siguen molando.

(Música)

# Vuelven los títulos,

# vuelven las siglas.

# Nuevos capítulos de una versión, # de tu versión.

"Un grupo de altura que hace jugadas imposibles,

con ustedes Tachenko."

Aquí en Zaragoza,

los bares han sido una especie

de ecosistema en el que los grupos han florecido

y en el que ha sido punto de encuentro de músicos

y de gente que amaba la música,

y creo que el principio de vuestra historia

tiene un poco que ver con esto.

-Yo trabajaba en "El fantasma de los ojos azules",

un bar bastante mítico en la escena que vosotros también conocéis.

Sebas hizo sus primeros pinitos en los bares,

era bastante más joven, bueno, lo sigue siendo.

-Dentro y fuera de la barra.

Alguna copa os puse, creo recordar.

-Aquella eclosión del indie zaragozano, en los 90,

¿qué recuerdos tenéis y también si echáis de menos esa época?

O si estáis viviendo ahora en el presente,

¿qué echáis de menos de aquella época ahora mismo?

-Aquella época era muy diferente,

la gente que nos relacionábamos en el bar,

creo que había gente que venía, era un bar bastante ecléctico,

venía gente de otros muchos sectores,

cada bar era referente de una movida,

estaba la gente que venía de la estación,

que era de un rollo más oscuro,

la gente que venía del "Kezka" que era todo más rockabilly,

era como que cada cosa tenía su...

Y era un poco mezcla de todo, yo recuerdo sobre todo, eso,

el ver cómo la gente además de pertenecer a alguna tribu

o como lo quieras llamar,

la curiosidad que había por conocer otras cosas, y al final,

de la época del fantasma era un bar muy variado de estilos musicales

y mucha gente de muy diverso tipo se encontraba muy a gusto allí,

por eso.

-Sonaban grupos gigantes y música de los 60.

-Mucho.

-No había un orden lógico para que sonase una canción.

-Lógico no era nada.

Igual sonaba Renato Carosone que Pavement.

-Pero sonaba música divertida, también era uno de los parámetros.

Disfrutar con la música.

¿Qué parte de El Niño Gusano hay en vosotros?

-Gran parte.

Sebas era bastante admirador, le gustaba mucho lo que hacía.

-Era mi época de aprendizaje, con la universidad,

para mí era El Niño Gusano, yo estaba en el colegio todavía.

Iba a Marianistas, estaba en tercero de BUP,

y le fui a comprar el segundo disco a Sergio

y me cayó fatal porque iba a que me lo firmase.

-Porque era como el de alta fidelidad.

-Lo vendían en "El fantasma", entonces...

-Tú fuiste a comprarlo a "El fantasma".

-Claro, a comprárselo a él, cuando iba rapado.

-Es verdad, ibas con el pelo muy rapado.

-Me parecía como muy seco, me cayó mal.

-A la gente de fuera que no han vivido

esto que hablamos de Zaragoza,

les resulta chocante que haya un parque público

que lleve el nombre de Sergio, del cantante de El Niño Gusano.

No puedo hablar de esto sin que me impresione.

-Es que es emocionante,

sobre todo, hay que dejar claro

que viene de una iniciativa que no es municipal,

sino que fue un colectivo zaragozano

que se llamaba "Zaragoza feliz, feliz",

también por una canción de El Niño Gusano, que, bueno,

en honor a la figura de Sergio,

propuso a Cultura del ayuntamiento que le dieran un espacio.

Justo estaban con ese espacio nuevo que es la Plaza de la Harinera.

Más allá de lo que hicimos en esos años

o lo que Sergio hizo en su obra literaria,

también además de musical,

creo que ha marcado a muchas generaciones

y eso es importante que se valore,

y que los nombres que están en las calles signifiquen algo,

y sean de alguien:

"Este señor, Sergio Algora, ¿quién fue?".

Que investigue alguien,

que lea sus libros o que escuche su música,

creo que es importante.

(Música)

# Yo nunca más veré # ese sucio azul del cielo,

# y un subnormal # va a perder todo su pelo.

# Voy a cambiar, # se hará pastel todo mi cuerpo,

# y una sirena va a dar a luz # todos sus besos.

# Me queda un minuto

# para ser solo labios ya.

# Me queda un minuto

# para ser solo labios ya.

# Ya no hay nadie # en mi cabeza rascacielos,

# y por mi nombre # ningún hombre ya responde.

# Todos mis sueños # son hermosas pesadillas,

# y en el planeta # ni siquiera se oyen voces.

# Y afeitan mis fotografías

# señoritas recortables,

# y afiladores de cuchillas

# preparan ya mi despedida, ¡vamos!

# Me queda un minuto

# para ser solo labios ya.

# Para ser solo labios ya.

# Para ser sólo labios ya.

# Para ser sólo labios ya.

# Para ser sólo labios ya.

# Me queda un minuto

# para ser solo labios ya.

# Me queda un minuto

# para ser solo labios ya. #

(Música)

"Dos tigres en la selva de Aragón,

dos instrumentos con un crujido magnético,

una banda salvaje, Los Bengala."

(Música)

# Ataco, ataco, ataco al frente

# con ferocidad,

# con garras y dientes, # mala leche y sin piedad.

# No tengo nunca suficiente,

# soy un animal.

# Soy un puto fiera, # soy un tigre de Bengal.

# Atención, ya no hay elección.

# No vas a escapar, # hoy soy yo el cazador.

# Y correr, correr, correr, # es tu única opción.

# Puedo oler tu miedo # y no tienes salvación.

# No tengo rival.

# No tengo rival.

# No tengo rival.

# No tengo rival.

# Sabes que no voy a parar. # No tengo rival.

# Sabes que no voy a parar. # No tengo rival.

# Sabes que no voy a parar. # No tengo rival.

# Sabes que no voy a parar. # No tengo rival. #

(Música)

# Si pudiera congelar el tiempo.

# Y volverme cenizas.

# Y deshacerme # cuando sople el viento,

# que nadie sabe dónde habita.

# Y si pudiéramos hacer... #

"En Zaragoza he escuchado los sonidos del silencio,

he sentido los aullidos y poemas de Juan y Eva Amaral,

una pareja musical que comparten amor

por el riesgo y el compromiso."

# Si no fueran nuestros sueños, # pesadillas. #

"En estos pueblos donde se prohibía la blasfemia,

resonan voces de juglares del siglo XXI,

que nos recuerdan hoy, con sus cantos libres,

que gritar es digno

y que la magia de la música disuelve barreras y prejuicios.

Y ustedes,

sabedores de que el destino baraja las cartas

pero que nosotros las jugamos,

no dejen de disfrutar

de la oportunidad de viajar por este país y sus sonidos.

Vivirán emociones puras y verdaderas.

Esto no es un adiós, es un hasta luego.

Nos vemos en la próxima estación."

(Música)

# Que volvemos al comienzo. #

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 10: Zaragoza

Un país para escucharlo - Programa 10: Zaragoza

09 abr 2019

Un País Para Escucharlo cierra temporada viajando en su décima entrega a Zaragoza, donde le esperan dos cicerones ilustres: Amaral. Eva y Juan recibirán a Ariel Rot para mostrarle cómo suena una comarca rica en talento e historia, en la que podremos comprobar el funcionamiento de una banda que bate todos los récords: León Benavente. Las hazañas de otro conjunto inolvidable, Héroes del Silencio, resonarán en el Palacio de Aljafería gracias a Joaquín Cardiel, bajista de la formación.

Sobre las tablas del majestuoso Teatro Principal brillará a Carmen Paris, heredera y renovadora de la tradición jotera, mientras que en la Lata de Bombillas oiremos el rugido de dos tigres nada tristes: Los Bengala. Acerca del reinado del rap en la tierra del cierzo hablarán las rimas de Sho-Hai, ex Violadores del Verso, y la voz de Sharif el Increíble. Unos Tachenko de altura pondrán, en el Museo Pablo Gargallo, el el broche final a un país que no solo es para escucharlo, sino también para verlo, sentirlo y disfrutarlo.

ver más sobre "Un país para escucharlo - Programa 10: Zaragoza" ver menos sobre "Un país para escucharlo - Programa 10: Zaragoza"

Los últimos 15 programas de Un país para escucharlo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Julia

    ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ Hagan muchos más por favor!!!!!!!

    28 abr 2019
  2. francis

    Muchas gracias por estos 10 programas maravillosos

    25 abr 2019
  3. Gonzalo

    Muy buen trabajo el realizado en estos diez programas. Esperemos que continúe próximamente, hay mucho que enseñarnos todavia.

    14 abr 2019
  4. Eva

    Y Huesca y Teruel ke????????

    14 abr 2019
  5. Eva

    Y Huesca y Teruel ande están!!!!!!!!!!!!!

    14 abr 2019
  6. Sebastián @chanoft

    Estupendo programa, maravillosos Amaral como Arribes en su tierra que siga por mucho tiempo "Un país para escucharlo", pues cuando se recorra entero se podrá volver a empezar con otra pasada para que aparezcan los que en la primera no han estado y así muchas más. Viva la música y fantástico Ariel Rot como presentador.

    12 abr 2019
  7. Luis

    Se agradece que vuelvan programas de música a la 2. ¡Muy buen programa!! En cuanto al programa dedicado a Zaragoza me gustó, aunque cómo takero que soy he echado de menos alguna mención a TAKO, siendo una de las bandas en activo (con más de 30 años y 18 discos) más veteranas de España y la que más de Aragón!!!

    12 abr 2019
  8. Antonio

    ooooooooo

    11 abr 2019
  9. Antonio

    Yo soy de Valencia y el único programa que no me ha gustado de la serie, es el de mi ciudad, pero hay que verlo desde una perspectiva global y la serie es buenísima. vivan las bandas de este país sea cual sea su estilo.

    11 abr 2019
  10. Antonio

    ou yea! que buen programa impresionante, ahora hay que hacer otro programa musical que esto no pare. Música siempre

    11 abr 2019