www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.0.0/js
2925414
Para todos los públicos Un país para comérselo - Soria - Ver ahora reproducir video 40.56 min
Transcripción completa

En el siglo XXI de nuestra era,

un programa de televisión llamado "Un país para comérselo",

había viajado por toda España.

Valencia, Sevilla, Madrid, Barcelona, Asturias... ¿toda España?

No, una pequeña provincia llamada Soria

se había quedado fuera de su recorrido hasta hoy.

¿Vamos hacerlo así, saliendo y entrando de las viñetas?

Si tú nos dejas guiarte, nosotros encantados.

Soria, imán para de poetas y dibujantes.

También espiritual, como dijo Machado,

que nos invita a ser lo que somos y nada más.

Tan espiritual, que hasta los torreznos salen del alma del cerdo.

Soria tiene un mar y un cielo de pinares donde viven duros leñadores,

sabios de la tribu que escuchan al bosque,

y patos remolones que caminan torpemente entre los árboles.

Soria se abre también al futuro con el impulso de sus bravos habitantes,

que labran un mañana mejor, porque el ayer en Soria es Numancia,

alma de libertad, cuya historia aún se sigue escribiendo

sobre el viento.

Numanguerris, dos contadores de historias.

¿Qué te parece que haya una serie de viñetas y personajes

en base a cómo se veían a los numantinos cuando eran pequeños?

-Fenomenal, pinta muy bien.

-Trabajar con Eduardo es un lujo, porque tienes una idea en la cabeza

que no sabes muy bien cómo va a quedar,

y es transmitirsela y lo plasma a la perfección.

Es la libertad que da el dibujo.

El viento reposa y el pinar se calla

cual se caya un hombre asomado a su alma.

Soria se resume perfectamente en la comarca de pinares,

un paisaje intacto, de quieto latir, en el que hombres como Abel,

un leñador de Covaleda, se adentra con cuidado y respeto.

¿Esto es así todos los días?

Todos los días así y durante muchas horas.

Yo soy leñador de profesión y esta es nuestra vida.

Todo el día en el bosque, cortando árboles, sacándolos y cuidándolos.

Eso es lo más importante.

Esto que estamos cortando aquí es madera más delgada,

se va a ir para postes, de teléfonos y de luz.

Siempre impresiona mucho cuando uno corta un árbol,

pero vosotros sois los grandes protectores.

Aquí ahora mismo, estás viendo un clareo,

cuando se corta todo a matarrasa se replanta entero.

Y a la vuelta de los 100 años,

volver a ver otros árboles como los que hemos cortado.

¿100 años?

Nosotros mismos somos nuestros guardas,

porque son montes comunales,

el beneficio que se saca de la venta de la madera

se reparte entre los vecinos,

entonces, a nosotros nos interesa que esto vaya todo bien.

Queremos dejárselo a nuestros hijos.

¿Todos tus antepasados han dedicado a esto?

Sí. ¿Qué supone para vosotros?

Directa o indirectamente,

en el que no vive de talar árboles o de extraerlos,

de lo que es el trabajo forestal, vive de hacer muebles, o de serrar,

o ahora de hacer pallets,

todo va vinculado con la madera y todos vivimos de la madera.

Mucha gente que dice, "qué pena cortar árboles".

El árbol nace, crece, se reproduce y muere, igual que las personas.

Entonces, para que el árbol tire hacia arriba,

hay que hacerle sus cuidados, clarearlos,

quitar los árboles que sobran,

esto se va haciendo durante toda una vida.

¿Cómo es la vida de un leñador como tú?

Muy dura, se trabaja mucho, mucho peligro y mucho trabajo físico.

Y hago de verdad el trabajo que me gusta, que es difícil,

porque trabajar en algo que te gusta es muy difícil.

Yo vengo a trabajar por las mañanas y no me cuesta trabajo,

no tengo ningún problema ni me da pereza,

vengo a hacer algo que me gusta de verdad.

¿Y ahora tienes una afición también o un deporte?

El trabajo forestal ha derivado en un deporte de hacha,

de motosierra y sierra.

Se juega a nivel mundial,

se tiene conocimiento de esto cuando se construyó la armada invencible,

ya había apuestas de corte de tronco con hacha.

Este otro deporte es diferente, es como si fuera un 100 m,

son deportes de velocidad.

La comarca de pinares cuenta con personas sabias

que saben escuchar a sus bosques,

y también, cómo trasladar todo su sabor a una sola receta:

Patatas con níscalos.

Ahora hay que hacer las patatas, déjalas que hiervan 20 minutos.

Las setas igual, todo va en crudo.

Me gusta cocinar pero no soy cocinero auténtico.

Es preciosa, guau.

Venga, que ya es hora, llevo toda la mañana esperándoos.

¿Qué tal? Muchas gracias. Bien.

Madre mía, cómo huele esto por Dios, con el hambre que tenemos.

Habrá que comer algo, ¿o qué, José? -Es que está hecho para comerlo.

-Tiene una pinta esto...

Patatas con níscalos, ¿este es un plato de aquí auténtico?

Sí, auténtico. ¿Se puede, no?

Con un trocito de seta, madre mía.

Pues para haber estado esperándonos, ya está bueno.

-Bravo por el cocinero.

-Oye, yo no voy a parar.

Después de trabajar con la sierra y con la madera,

que vienen estos campeones...

los sorianos son todos como muy machotes, ¿eh?

Algunos, otros no. (RIEN)

¿Estas patatas las pone usted ahí para la cuadrilla?

Si, antiguamente hacíamos esto, ya no se hace.

Una cosa tan sencilla y tan rica, ¿verdad?

Y tan de esta tierra.

¿Es lo que más le gusta de su tierra?

Conozco casi todas las setas. Pero qué sabiduría.

Todo esto es que me gusta y quiero saber.

¿Por qué los sorianos estáis tan arraigados a la tierra?

Yo por lo menos porque siento y creo que tengo todo cuando necesito aquí,

porque me gusta la naturaleza y la llevo conmigo a todos lados.

La relación de Soria con sus árboles viene de muy atrás,

antes de que los romanos llegaran para conquistar Numancia,

sus antiguos habitantes, los arévacos,

adoraban a un árbol mágico, el acebo.

El acebo es una especie protegida,

es un árbol que aquí en el acebal de Garagüeta

forma el bosque de acebos más grande y más emblemático de toda Europa.

Pueda alcanzar 11 e incluso, 16 m de altura.

Soy Cristina Martínez y soy educadora ambiental

y guía de naturaleza.

A partir de noviembre se trabaja haciendo podas,

es bueno para que se conserven y es uno de los aprovechamientos

que ha contribuido a que el acebal esté precioso.

Y así, contribuimos también a conservar el espacio natural.

Yo soy Sagrario, nacida en Torrearévalo

y en la época de Navidad,

elaboro las artesanías que vendemos del acebo.

-Los antiguos celtas que habitaban esta zona

ya utilizaban el acebo para diferentes cosas.

Pensaban que era una planta mágica que protegía el hogar.

Creían que era una planta mágica porque fructifica en invierno,

cuando el resto de especies está sin hojas, etc.

-Cortaban las hojas que no tienen pinchos

y se le daba de comer a las vacas y a las ovejas o cabras,

pero a partir de los años 50, eso quedó en desuso

y se empezó a utilizar el acebo como ramilla ornamental.

El acebo es símbolo de la Navidad, y cuando llega la Navidad,

se corta para comercializarlo y venderlo como adorno navideño.

Estamos muy orgullosos del monte de acebos de Garagüeta.

-Las migas hechas por mi madre, que están buenísimas.

-La caldereta de cordero es buenísima y los torreznillos,

sobre todo eso.

Joaquín es un emprendedor que hace tres años

se preguntó qué podía hacer él por Soria,

en su camino se encontró con Óscar García,

representante de la cocina más puntera de la provincia,

y que decidió subirse a este proyecto emprendimiento social.

Soy Oscar García, soy el propietario y cocinero

del restaurante Baluarte de Soria.

-Me llamó Joaquín Alcalde

y formo parte del consejo de administración

de la empresa Huertos de Soria S.L.

Estamos en fuente Pinilla. Sí, más o menos.

A 30 km de la capital, ¿no? Exactamente.

Y resulta, que en este sitio donde no había nada de nada,

habéis hecho huerto maravilloso.

Si, la verdad es que la iniciativa es espectacular,

no había nada y se han recuperado montón de hectáreas.

Conocí a Joaquín y me propuso tener aquí mi propio huerto,

y la verdad es que yo súper encantado.

Menuda suerte tener tu propio huerto para tu restaurante.

Exacto, para poder hacer tus experiencias,

saber de dónde vienen sus productos...

Bueno, qué maravilla.

Que el lujo venir a tu huerto y decir, "hoy voy a hacer coliflor".

El repollo... ¿qué tenéis por ahí más?

Por ahí hay apio, tenemos varias clases de repollo, tenemos acelgas.

Este es un ejemplo de tantos otros productos que hemos tenido.

Porque es más que una huerta, es un proyecto social muy importante.

Hay un proyecto social, y la verdad, es que esto tiene mucha importancia,

pero el otro es igual de importante.

Así que tú haces menús gastronómicos sociales.

Bueno, se podría llamar así.

Y el que me ha liado en todo esto es Joaquín, que está por ahí.

(GRITA) Joaquín.

¿Cómo estás? Muy bien, ¿qué tal?

Encantada. Mucho gusto.

Así que tú te encargas de los Huertos de Soria.

Si, coordino ese proyecto.

Me contaba Oscar que va más allá de un huerto,

hay una labor social que hacéis.

Sí, Huertos de Soria es una empresa social cuyo objetivo fundamental

es generar trabajo para personas en riesgo de exclusión,

en este momento, estamos trabajando con personas con enfermedad mental

a través de la fundación FADES, una fundación de Soria.

El objetivo fundamental de esta empresa es generar trabajo

para estas personas y que sea sostenible.

Lo que hacemos es cultivar productos ecológicos,

tenemos la certificación ecológica, y los vendemos en el mercado

en las mismas condiciones que cualquiera.

¿Cómo te sumas al proyecto, Óscar?

Me sumo porque un día me lo cuenta Joaquín y yo encantado de la vida,

me parece una cosa fabulosa, porque es lo que ha contado él,

es tema social y luego, tener mi propio huerto,

saber de dónde vienen las hortalizas, las verduras,

cómo han crecido, poder tenerlas el mismo día,

para mí eso es una cosa fantástica.

Tener la seguridad de que son de otra calidad.

Exacto.

-Buscamos la sostenibilidad de la empresa,

aquí no hay ningún tipo de subvención ni de ayuda;

pero además de eso, buscamos nuestro objetivo principal,

que es buscar un impacto social, es decir,

que estas personas trabajen y se encuentren mejor.

Lo que nos dicen nuestros compañeros de FADES

es que las personas con enfermedad mental, que están trabajando aquí,

mientras trabajan aquí no recaen, por ejemplo.

El trabajo físico les viene muy bien, trabajar al aire libre,

ver cómo el trabajo que ellos hacen día a día

al final tiene una recompensa.

Ellos mismos son los que salen a vender los productos al mercado.

A nivel personal, me imagino que os mucha satisfacción

el compromiso con un proyecto que va más allá de la huerta,

es un compromiso social.

A nivel personal esto nos enorgullece mucho,

y personalmente, es mi vida, yo no sabría vivir

sin un proyecto como Huertos de Soria.

Te puedo ayudar, ¿eh?

Vamos a hacer un revuelto, un huevo poché, cortar las setas,

las vamos a saltear con las verduras, las hortalizas,

y eso va a ser la base del plato.

Por otro lado, tenemos una crema de remolacha,

que sabe mucho a tierra. Nuestra cocina es toda muy lógica,

cogemos ingredientes que combinan muy bien.

Joaquín ve un futuro en el que se puedan recuperar

espacios abandonados en otras partes de España, y replicar este proyecto,

porque la mejor forma de predecir el futuro es creándolo.

Gran parte de la gastronomía de Soria gira en torno a las setas.

Juan Carlos, maestro pastelero,

ha decidido dar a las hijas del bosque

un nuevo papel dentro del mundo del dulce.

Lleva nata, setas trompetas de los muertos, azúcar y aparte,

unas hojas de gelatina.

Hay que hervir la nata con el azúcar,

seguidamente pondremos las trompetas

y al final llevará las hojas de gelatina hidratadas.

Luego, con un queso fresco haremos unas láminas para hacer la milhojas,

la rellenaremos con el cremoso de trompetas,

y luego lleva la ralladura de trufa negra de Soria.

Este postre es una milhojas de queso fresco de Ágreda

combinado con un cremoso de trompetas de los muertos

y con trufa negra de Soria.

Yo soy Juan Carlos Lavilla,

soy el pastelero de la pastelería Tres chocolates de Ágreda.

Me gusta lo que hago, mi profesión, y es espectacular trabajar

en el mundo de las setas en la pastelería,

ya que no hay mucha gente que haga postres con setas.

Mi seta preferida es el boletus,

porque admite un montón de contrastes de sabores

y se adapta muy bien a la pastelería.

Es mi manera de ser,

mi trabajo es algo donde tengo que estar innovando constantemente,

hacer cosas nuevas porque a mí la rutina de mata,

soy muy nervioso, necesito sacar cosas nuevas que no haga nadie,

porque si no, no me encuentro bien.

Si no hubiese sido repostero, seguramente habría sido forestal,

porque me gusta la naturaleza, el mundo de la micología,

me gustan todas esas cosas que te permite la montaña

y que aquí en el obrador no las puedes disfrutar.

Mi plato preferido es el cardo rojo de Ágreda

con un cremoso de turrón de jijona

y un crujiente de praliné de almendra amargona.

La tradición de la mantequilla de Soria

tiene que ver con su altitud y su clima,

que le da un sabor característico a la leche

de la que se obtiene esta mantequilla tan especial.

¿Cómo llegas a Valdeavellano de Tera?

Mi padre es de aquí y yo cambio Madrid, la gran ciudad.

Cambio de vida total. Sí.

Rehabilito la casa de mi abuela. ¿A tus raíces?

Sí, y aquí me instalo.

Hola, ¿cómo estás? Buenas tardes.

Aquí os la dejo, yo me voy a por el pan.

Vale, gracias, María. Dale un poco.

¿Yo? ¿Ya me pongo manos a la obra? Ahora mismo.

O sea, ¿ahora tengo que ir apretando?

Apretando.

¿Ya está preparado para sacar?

Sí, le hemos dado 10 o 15 minutos golpes cortos y rápidos.

¿Y este líquido que hay es lo que ha quedado?

Sí, lo que conocemos como leche desnatada es eso.

¿Y hasta el rulo hecho de mantequilla?

Sí. Pues a ver cómo lo sacamos.

Qué bueno. Se me ha quedado la mano para chuparme los dedos.

Aquí les traigo el pan.

-Para probarlo, qué bien.

Este pan ya no se ven todas partes. No se ve, claro que no.

Con este pan, la mantequilla sabe...

Lleváis tomando mantequilla...

imagino que forma parte de la historia de vuestros platos.

Es la textura, lo sabrosa que es.

Y luego, además, te deja un sabor en la boca.

Muy delicado, sí.

Estarán orgullosos de tener una alcaldesa como María.

Además, le he preguntado cómo son las mujeres aquí.

¿Cómo son, María? Son mujeres fuertes, amables.

¿Qué te han enseñado las mujeres aquí?

Me han enseñado mucho, cómo cultivar el huerto,

cómo cuidar las gallinas, cocinar... Muchas cosas.

Mi nombre es Julita Romera, soy la responsable de alpargata.com

y me dedico a pintar la vida de colores, hacer soñar a la gente

y hacerte reír desde el momento en el que te calzas mis zapatillas.

Julita es una emprendedora que decidió ponerse Soria,

no por montera, sino más bien en unas zapatillas

que sirven para pisar sobre su optimismo más contagioso.

Creo que soy una mujer un poco excéntrica,

como todos los artistas. Un poco loca,

pero yo creo que tengo buena perspectiva de la vida.

Soy optimista, me gusta el riesgo y me gusta divertirme

con lo que hago. Disfrutar mi día a día.

Hemos tintado la Laguna Negra, Valonsadero muchísimas veces,

la Iglesia de Santo Domingo, la Iglesia de San Juan de Rabanera,

románico espectacular donde los haya.

Soy privilegiada porque vivo en una ciudad maravillosa.

Una ciudad a la que llamo la Suiza española.

Tenemos 30.000 habitantes. Nos conocemos prácticamente todos

y si no fuera por los sorianos, yo no estaría aquí.

Entonces, para mí Soria significa la comodidad de llevar

a mis hijos al colegio en cinco minutos,

de ir a hacer la compra en media hora,

de irme el fin de semana a montar en bicicleta sin coger el coche

desde la puerta de mi casa.

Tenemos el caballito de Soria que lo repartimos

por toda la geografía española haciendo nombre de esta provincia

tan pequeña, tan desconocida y que tantas satisfacciones nos da.

¡Qué maravilla de sitio tenéis! Esto es un paraíso.

Pero vosotros valoráis mucho vuestra tierra.

Aquí la gente está muy arraigada.

Sí. El soriano ama mucho a su tierra.

Este sitio como es Soria, tan despoblado, tan marginal

y tan alejado, un poquito, de la mano de Dios.

Los que estamos aquí todavía le damos más valor

y la defendemos más. Tenemos una naturaleza exuberante

en Soria, es una maravilla. Tenemos sitios preciosos.

¡Y cómo entra el otoño, es una barbaridad!

Sí.

Dicho en castellano antiguo, resultaría de majadero insensato

pensar que el torrezno de Soria es echar un trozo de panceta

a la sartén. Soria ha hecho de este producto

todo un arte en el que intervienen la maestría

de sus maestros chacineros para cocinar un buen torrezno.

Hola, soy Samuel Moreno, presidente de la Asociación

de Fabricantes de Torrezno de Soria.

Nosotros empezamos en Soria en el año 1962

con fábrica de embutidos y adobados. A partir del año 82 empezamos

a fabricar más en serio el tema de la panceta adobada de Soria

para hacer los torreznos de Soria.

Desde entonces hemos ido poco a poco aumentando

y dándole categoría este producto, hasta hacerlo un producto gourmet.

Torrezno del alma ¿Y eso tan poético, de dónde viene?

Pues porque el alma o ánima del cerdo se llamaba

la parte ventral del cerdo, donde más calidad de grasa tiene.

La parte del pecho, que es esa parte que tiene vetas de grasa.

Y además es la grasa de mejor calidad.

La más sabida.

¿Cómo empezáis la elaboración para que sea el torrezno de Soria

el más rico que se puede probar?

Pues como sabes, nosotros recibimos la panceta

y después no hay más que un proceso muy simple

de una salazón, la adobamos, un poquito de pimentón para que coja

el sabor típico del adobo.

Otro de los grandes secretos del torrezno

es cómo se cocina en Soria con esa maestría que hacen

los restauradores de sacarle la corteza,

que quede crujiente y que quede sabrosa.

Como ves, parece que es grasa pero fíjate

que la panceta no.

Tiene su grasa pero no es tocino puro,

ni mucho menos. Es panceta.

Está equilibrada. Sí, totalmente. La carne y la grasa.

¿Y esto?

Lo vamos a echar a pochar. Encendemos fuego,

le ponemos aceite y lo vamos a tener una hora pochando

y deshidratando la corteza.

¿A qué temperatura, más o menos, tiene que estar el aceite?

Temperatura baja. 100° o 120°.

Muy bien Ana, mira. Ya llevamos aquí una hora pochando

el famoso torreznito y está preparado para darle

el último golpe. Hay dos procesos.

Una sartén a 100° o 120° en la que hemos estado pochando

casi una hora el torrezno, y luego tenemos aquí una con aceite

muy caliente a casi 200°... Para darles el golpe final.

Tratad de no mancharse.

Ya tiene un color...

Toda la grasa se expande. Madre mía, cómo va cambiando la corteza.

¿Te das cuenta del secreto que hay?

Y lo bonito que está quedando el torreznito.

¡Qué bien huele!

Esto es adictivo. Completamente.

Ellos suben solos. La corteza está subiendo

para quedarse crujiente, ¿ves, Ana?

Está explosionando.

Se está quedando perfectamente crujiente.

Y eso hace que el torrezno de Soria sea especial.

Ves, como decíamos antes,

ha perdido muchísima grasa la panceta.

-Perdonad, voy a ver qué tal han quedado los torreznos.

Aquí tenemos a Inma, que es la maestra

y la que nos ha dado las explicaciones de cómo hacer esto

como se tiene que hacer.

La maestra de los torreznos de Soria.

(NIÑOS) Hola.

Hola, ¿habéis olido los torreznos? (NIÑOS) Sí.

Lo que pasa es que están quemando.

¿A vosotros en casa os hacen torreznos?

A veces.

“Labriegos con talante de señores, pastores de color de los caminos”,

Machado ilustró con sus versos la icónica imagen de labrador

recostado sobre la inmensidad del campo soriano.

Su trabajo gentil, humilde y bravo se reconoce en algo

tan simple como una patata frita.

Yo soy José ángel y me dedico a la producción

de patata frita de Añavieja.

-Yo soy Víctor y me dedico a la producción

de patata frita de Añavieja ¿Quieres una patata?

-Sí.

Los sorianos somos gente de cuidado.

La patata que utilizamos nosotros

para nuestra industria, la patata del frito,

es una patata característica de frito.

Es de variedad agria, con una carne amarilla y que,

aparte de la calidad de la patata, nuestra tierra y nuestro clima

le dan una calidad extra. Una vez que recogemos la patata,

la almacenamos. Y del almacén pasan al frito.

En el frito la primera fase es el pelado.

En la peladora se hace un primer pelado

que lo que hace es por desgaste quita la piel

de la patata y de ahí vamos a la cortadora.

Es una cortadora automática que va sacando rodajas de patata.

Y de ahí, pasa al frito. Y del frito pasa por una tolva

que se sala y, tras dejarla enfriar,

pasamos al empaquetado.

Las repasamos también para que en el paquete solamente

haya patatas de calidad.

Mi plato preferido son los huevos fritos.

-Mi plato preferido es la patata frita.

El pato es un animal acuático. De ahí vienen sus andares

algo torpes y que incluso necesite la ayuda

de un pastor. En la localidad de Abejar,

este animal lleva viviendo unos 25 años entre pinares.

Yo soy Antonio Castilla y soy el director comercial

de Malvasía, la empresa de patos de Soria.

El foie es una gran parte de mi vida.

¿Y por qué es tan buena tierra Soria para criar patos?

En Soria, que nos conocen en toda España

por el frío que hace, el que no haga calor permite

que se obtenga un buen foie gras.

¿Y cómo es la vida del pato? Ahí están encantados apaciblemente.

Pues los patos, durante la mayor parte de su vida,

viven como los estamos viendo.

Son gregarios totalmente. Ellos viven juntitos todos.

Van en grupo, se mueven siempre juntos,

van a comer juntos, van a beber juntos.

Su carne, aparte del foie, ¿depende de lo que se mueven?

La calidad de la carne del pato depende también...

En gran medida de cuánto se mueven. Claro.

Los numantinos se podrían sentir orgullosos

de cómo estamos resistiendo a las adversidades

y a los ataques de los romanos del siglo XXI.

Aquí tienes de todo de la tierra y del pato.

Tenemos distintos productos del pato.

Uno principal que vamos a utilizar hoy

es el desmigado, que muchas veces es el desconocido.

Cuando hablamos del foie hablamos del hígado entero

crudo del pato.

Así es. Aquí tenemos un hígado

de una calidad extrema. Es un hígado totalmente sano.

Tenemos aquí preparada una cacerola a la que vamos a añadir

un poco de aceite de oliva.

Vamos a rehogar unos ingredientes principales.

Cuando me has dicho el desmigado de pato,

es de diferentes partes de la carne de...

Es magret, son solomillos... Son varias partes.

¿Cuáles son las partes del pato?

Las más conocidas, aparte del foie que es la parte más importante,

tenemos el magret que es la pechuga.

Luego también tenemos los confits, que son los dos muslos.

Si partimos del hígado fresco, tenemos el micuit que también

es de los más valorados porque es un hígado entero,

el cual se ha aliñado, salpimentado y se ha semicocido.

Tenemos la carne desmigada de pato, que se va dorando,

y añadimos los boletus.

Con esto, ¿qué piensas que vamos a hacer?

Yo viniendo de Valencia... Un arroz. Sí, pero...

Pero por la calidad del arroz veo que va a ser más bien un risotto.

Exacto. Vamos a hacer un risotto

aprovechando todo el sabor de la carne del pato

y la frescura del boletus.

Echamos un caldo de ave, pero no lo echamos de golpe,

sino que lo echamos en varias veces.

Damos unas vueltecitas y lo dejamos cocer.

A mí me han dicho un secreto del risotto.

Y es que hay que darle vueltas, pero no así, sino haciendo un ocho.

Y no constante, sino marearlo un poco para que

el grano vaya chocando uno con otro y vayan soltando el almidón.

Subimos un poco el fuego.

Cuando veamos que el caldo ha disminuido,

añadimos otra vez caldo. Así en dos o tres veces.

¿Y cuánto tiempo más o menos?

En unos 18 minutos lo tenemos. Tenemos que estar atentos al arroz.

¡Ana! Hombre.

Mira, le traigo a la señora Fe. ¿Cómo está?

Te traigo una joya. Yo creo que me la trae más bien él.

Ella ha vivido la empresa desde el principio.

-Desde el primer pato.

(Música)

¿Cómo es esta tierra?

Porque esta tierra huele a tierra y sabe a tierra.

Ya sabes lo que decía Machado de los sorianos,

que eran muy cerrados y muy poco dados a hablar.

¿Se sabe algún poema de Antonio Machado?

A mí me gustaría llegar a sus años así de guapa cómo está usted.

Muchas gracias.

Bueno mira, esto es una exquisitez que nos ha hecho Juan Carlos.

Te presento a Óscar. Tú eres el pastor de patos.

Exactamente.

Juan Carlos, cómo huele esto de bien.

Mejor sabrá decía mi abuela.

-Yo llevo aquí desde el año 2000. Llevo ya 14 años aquí

y aquí sigo y seguiré.

-Y también quieres luchar para que Soria deje de ser

un poco esa gran olvidada y que la gente joven nos conozca

para dar valor a nuestra tierra.

Eso es un carácter muy soriano, que sois gente que trabajáis

para la comunidad.

Muy numantino es eso,

qué habéis hecho como una fortaleza aquí que os defiende.

Exactamente, intentamos defendernos entre nosotros,

defender también nuestro medio ambiente.

Oye, vamos a brindar, pero os faltan copas.

Esto es un desastre.

Hay un defecto, que nos has puesto unas raciones muy grandes.

Ha sido él el culpable.

Por todos nosotros. Los sorianos, los valencianos...

Y los de todos los lugares y los que tenemos la suerte

de estar aquí.

Durante 2000 años mucho se ha escrito sobre lo sucedido

en Numancia.

Por eso, su historia se escribe eterna y diferente a las demás.

Este pueblo a día de hoy es conocido por la fuerte resistencia que puso

a la conquista romana. ¿Durante cuántos años?

20 años de guerra, que caló tanto

en la propia ideología del mundo romano,

que hace que Numancia, después de la propia Roma,

sea la ciudad más citada por las fuentes romanas.

Roma, para conquistar Numancia,

decide mandar al mejor militar que tenía en ese momento,

Publio Cornelio Escipión Emiliano, el cual venía ya con el sobrenombre

de el africano, por ser quien destruyó Cartago,

el otro gran enemigo de Roma.

Escipión contaba con toda la potencia de la República Romana.

Antonio, yo me puedo imaginar aquí

en todo en este espacio a 60.000 soldados romanos...

Escipión hace siete campamentos alrededor

y une esos siete campamentos con un muro de 9 km de perímetro.

Por tanto, un cerco para someter por la falta de víveres.

Finalmente, un pequeño grupo atraviesa el cerco,

pero cuando van a pedir ayuda, quien ofrece ayuda a los numantinos

es duramente represaliado por Escipión.

Los numantinos, sin ningún tipo de víveres

ni capacidad de recibir ayuda llegan a ese final mítico que hace

que esta historia acabe en epopeya.

Los numantinos deciden incendiar su propia ciudad y suicidarse.

Antes quemados por el fuego que vencidos por las armas.

Exactamente. Ahora mismo vamos a ver

una reproducción auténtica de una casa numantina.

La entrada es pequeña para que no entre el frío.

Está buenísimo.

La Caelia es un elemento que encontramos en Numancia.

Nos dice el historiador Horacio que los numantinos,

antes de la batalla, bebían un brebaje de sabor ácido

pero que daba calor y fuerza embriagadora

antes de la batalla. A día de hoy tenemos la posibilidad

de unir el pasado con el presente mediante estos artesanos,

que lo que hacen es reproducir este modelo

y comercializarlo. ¿Y antes era así la cerveza?

Antes era parecido a lo que es ahora.

Los componentes principales sí eran similares.

Vosotros sois dos cerveceros sorianos.

Hacéis diferente cerveza, pero sois amigos.

Somos competencia, entre comillas, pero nuestro amor a la cerveza

y nuestra amistad nos ha llevado a...

-Trabajar una cerveza que queremos hacer conjuntamente

y que coja bastante arraigo de Soria.

Tengo que decir que está buenísima.

Yo siempre digo que la pócima de los galos

la copiaron de los numantinos.

El color se lo transfiere el color de la malta,

incluso los olores.

Es una cerveza que huele a cacao.

Está deliciosa. Por vuestra tierra.

Que la disfrutéis.

Oye, yo tengo un hambre.

Numancia y la libertad. Nada más que la libertad.

Si hoy estamos aquí recordando a los numantinos es porque vivieron

una vida digna de ser recordada. Convencidos de su inmortalidad.

“Como vosotros, subí a Soria a soñar”,

les cantó el poeta Gerardo Diego a Bécquer y a Machado.

Es fácil imaginar en Soria, dibujarla eterna e inmortal.

Con nuevos colores. Lo que queda al final

es una tierra con alma y de alma, una Soria total,

precisa, exacta. Soria, bien te he aprendido,

no sabré cantarte, pero te llevo en mí.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Soria

Un país para comérselo - Soria

23 dic 2014

Un país para comérselo llega a Soria en un momento en el que bosque se llena de miles de colores y da uno de sus frutos más buscados y reconocidos de esta provincia: las setas. En su recorrido, Ana Duato pasará por la comarca de Pinares y localidades como Ágreda, Añavieja o las ruinas de Numancia para probar entre otros manjares, el risotto de pato con boletus, patatas con níscalos, torreznos, patatas fritas y lo mejor de la huerta. 

 

ver más sobre "Un país para comérselo - Soria" ver menos sobre "Un país para comérselo - Soria"

Los últimos 198 programas de Un país para comérselo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Secciones:
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios