www.rtve.es /pages/rtve-player-app/1.6.18/js
1199475
Para todos los públicos Un país para comérselo - Sevilla: dos de sonrisas y una de lágrimas  - Ver ahora reproducir video 45.26 min
Transcripción completa

Soy de la calle y la puerta de atrás

donde está el ritmo caliente,

aquí todo el mundo quiere gozar,

ya sé que ésta es mi gente.

El humo de un "joy" me hace volar,

aquí no hay noches ni día,

nos reiremos en la tempestad;

no quiero vida tranquila,

sé que todo en esta vida pasará

y yo nunca cambiaré.

Y ahora que estamos...

¿Qué tendrá Sevilla que con solo acercarse el corazón se alegra?

¿Qué tendrá su catedral, su barrio de Triana,

el Guadalquivir? ¿Qué tendrán sus bares, sus tapas,

su cante? ¿Qué tendrá?

No sé si en este viaje descubriremos el secreto

de esa ciudad invicta pero poco nos importa.

Lo importante no es revelarlo sino compartir las sensaciones

y dejarse llevar. Ya hemos llegado, ya comienza

el corazón a dilatarse, esto es Sevilla.

Y el Perejil del Quitapesares, y las aceitunas de Arahal,

y la pringada, y los pestiños, y los fandangos,

y el toro de lidia pero también el envés de todaesta alegría

de los que aquí respiran: las cofradías, la imaginaría

y el sufrimiento interior.

Sevilla son dos: la risa y el llanto, o mejor dicho:

Sevilla es una y eso es lo que queremos compartir

con vosotros, estos días azules y este sol de la infancia.

Ahora que estamos tan agustito,

tan agustito, tan agustito, tú ves.

Ahora que estamos tan agustito,

tan agustito, tan agustito, tú ves.

Es el inicio del viaje, esto es Sevilla

y toca tapeo.

Tengo a mi chiquillo fregando vasos

desde que lo quité.

Desde que lo quité del colegio

pa trabajar en la taberna.

A ver. -El padre de Caracol,

el del bulto. Sí.

-Ya de gracia..

Le coge la guerra en Madrid, el bombardeo de Madrid

le cogió, empezaron aquellos tirando bomba a las siete

de la mañana y era las seis de la tarde, tirando bombas,

ese gitano en medio de tres colchones metido, cagado de miedo

y ese momento se arma de valor, abre el balcón y le dice

a los aviones: ¿No almorzáis?

(AMBOS RÍEN)

-Pararse para almorzar, cabrones.

¿Necesitamos un palillito o con la boca directamente?

Mira... -Yo los tengo ahí tan chupados,

de la segunda chupa muy buenos. Pepe, entre cabrilla y caracol,

¿tú qué prefieres? -Yo prefiero el caracol.

Y Sevilla es de caracol, de Antonio Mairena...

De Curro Romero... -Camarón de la Isla,

de Curro, sobre todo. (RÍE)

¿Qué diferencia hay con las cabrillas?

-Se hace de distinta manera: el caracoles agua nada más,

a fuego lento y cuando te das cuenta están todos muertos

con la cresta fuera. Esta presentación que vemos aquí.

Mira. Eso es, directamente.

-Nada más que tiene que echarle avios de caracoles,

yo le echo dos cabezas de ajo machacada y un poco

de guindilla para que pique, para que la gente beba,

la sal que le corresponda a la cantidad.

Y cuando termina de hacerse, que ha hervido, le echo una hojita

de hierbabuena que le da un gustito muy bueno.

La cabrilla es mayor. Mayor...

-Tiene unos refritos hechos para... Tiene pimientos molidos

para darle color, tiene aceite, vino, es distinto.

Es guiso más. -Es como un guiso.

Hemos comido caracoles y cabrilla pero no nos podemos ir sin comer

un bocadillito de pringá. Son los ingredientes de la pringá.

-Estos son los ingredientes. Viene a ser el avío del cocido.

Aquí, ¿esto se vende así?

-No, ¡cómo lo voy a vender así! Tendría que poner dos guardias

en la entrada sujetando a la gente. Esa es la cosa, Juan.

-La gente viene, más que nada, a pasarlo bien, a olvidarse

de las letras, de la crisis. Y termina comiendo y bebiendo.

-A veces se olvidan hasta de pagar. ¿Te ha pasado alguna vez? No.

-No. (RÍEN)

Soy Pepe Peregil y estoy muy contento de estar

con todos ustedes, por estar en un programa que,

fíjate tú, que es de comer.

De hartarte de comer.

Esto era Quitapesares pero entró el Perejil y ya tanto monta,

monta tanto, ya la gente habla más: "Vamos a casa del Perejil"

que al Quitapesares.

Bueno, la tapa estrella son los caracoles, cuando hay,

pero después chacinitas.

Los caracoles los hago mejor que el que inventó los caracoles.

Y tú no has visto en Sevilla una buena levantá.

Tú no sabes de Sevilla,

de la misa la mitad.

Garbanzos, lentejas, todas esas cosas,

eso me encanta: "cuchareo".

Vamos allá.

Y lo rica que está. ¡Ah!

Y que sigan estando tan ricas, desde el mil seiscientos y pico

haciendo espinacas y siguen saliendo igual de buenas.

Eso te digo, ¿qué será más difícil? Hacerlas bien tanto tiempo

o mantener el local en orden. -Hacerlas bien, las dos cosas.

¡Hum! ¿Has probado la pavía de bacalao?

¿Tú la habías probado? Sí, sí.

Yo no. Sí, sí.

Una las maneras que me gusta más el bacalao.

¿Por qué se le llamará pavía? -Viene de los soldaditos de Pavía,

de cuando la guerra con los franceses: El estado

no tenía dinero y había que alimentar a los ejércitos

y entonces... El bacalao sequito que se podía...

-No, no tenía ni bacalao. Entonces solo era lo que era

la estructura en sí. El buñuelo.

¿El buñuelo? -El buñuelo, la harina,

simplemente, en aceite. Qué bueno.

-Mi nombre es Javier de Rueda, soy copropietario del Rinconcillo

y me gusta la Sevilla eterna.

Es la más antigua de Sevilla. Nosotros sentimos esto

como nuestro, como propiedad, pero el sevillano igualmente

lo siente y, además, que no le toquemos nada, que nos dicen

que esto es tan suyo como nuestro.

Las espinacas con garbanzos es mi plato favorito.

-Me llamo Fidel Pernia Artero y soy aprendiz de panadero.

La atracción del pan me viene de pequeño, me atraía

poder elaborar masa de pan.

O masa en su conjunto. Recuerdas tú de pequeño

ese pan recién hecho de la tahona y pues... Eso se ha perdido.

A nadie le he ocultado mi fórmula, la gente piensa que tengo

una fórmula que es una piedra filosofal de que yo me haré rico.

Y no se da cuenta la gente de que el secreto lo tienen ellos.

O sea, es buscar sus registros de infancia,

de como era el pan que comían. (RÍE) A mí me gusta comer de todo.

Una de los platos que más me gustan es el cocido de calabaza,

tanto el que hace mi madre como el que hace mi mujer.

-Hay distintos tipos de sabores de especias, de especial dulces,

que están... Lo podemos comer, principalmente, con queso suave.

-Esto es una regañada. Esto es una regañada.

-Típica. Qué barbaridad.

Una regañada. -Exactamente.

(AMBOS) ¡Ah! Madre.

-Se le llama el pan de los marineros.

¿Pan de los marineros? -Pan de los marineros.

Es porque... ¿Aguantaba mucho?

-Tiene que aguantar. Qué bueno.

-Se supone que nace, este pan, la regañada y los "picos",

nace en Sevilla y a raíz de 1492, cuando los marineros tienen

que embarcarse meses y meses de travesía

para llegar a las Américas.

Que aguante, que tenga textura... -Tienes que buscar...

La esencia. -La esencia, el alma del pan.

Y fresco naranjo del patio querido, del campo risueño

y el huerto soñado.

Japón y japones, que no japoneses. Tonino está en Coria investigando

el porqué del apellido Japón.

Tsunenaga Hasekura, un samurai japonés, llegó aquí

en 1614 para entrevistarse con Felipe III.

Los paisanos lo rebautizaron como Felipe Francisco de Faxikura,

nos dejó una buena descendencia,

más de 700 corianos se apellidan Japón.

-Pues he visto las letras japonesas ahí en el cartel y me he dicho:

Pues me voy a hacer un corte japonés o...

-Un corte japonés. -Sí.

Oye, no me cortes por arriba. -Por arriba no, no te gusta,

por los laditos solo, muy bien. -Eso es.

¿Por qué tenéis los...? ¿Kanyis se llaman?

-Sí, pues primero porque yo tengo los apellidos,

tengo el apellido Japón. -¿Japón?

-Sí, Japón es mi apellido. -¿Y eso?

(RÍE)-Pues porque mi padre es Japón.

-Ah. -Bueno, por la historia que hay

de Japón con Coria, que vinieron a Coria hace ya... En 1614 o así.

-O sea, tú tienes sangre japonesa.

-Yo creo que sí, una poquita tendré.

-¿Sí? ¿Alguna cosa japonesa te encuentras por las mañanas?

¿Cuando te ves en el espejo te ves algo?

-No, cuando me río. -Cuando te ríes por los ojillos.

-Sí, por los ojillos.

-¿Vienen muchos japoneses a Coria por esto?

-Sí. La verdad es que vienen. Y a la peluquería se llegan todos.

-Entonces, ¿me puedo quedar con el libro?

-Sí, bueno, te puedes quedar. -¿Sí? Es que me gustaría verlo,

claro. -Claro.

Ha sido mencionar la palabra pestiños y Juan se ha perdido

en pos de un torno divino.

Qué bien huele.

Me está viniendo todo el aroma de la miel más cosas

que lleva esto.

-Mucho amor. Aparte del amor, ¿algún otro

ingrediente secreto? No sé, a lo mejor no me quiere decir.

Me estoy quemando una mijita, lo justito.

-Bueno. ¿Está bien?

Está muy bueno.

Realmente muy bueno. No me extraña que la gente

nada más comprarlos abra las cajas y se los coma casi en el torno.

Esto son de comprarte una caja comértelos antes de la esquina

y volver a por otra caja para llegar a casa para darlo

a los niños, y así todo el día

porque no llega la caja a casa nunca.

Me han contado la historia de un imaginero peculiar,

José Leal debe su profesión a una casualidad, su abuelo,

como médico, trató de una lesión al mejor imaginero

que había en Sevilla, Francisco Buiza,

ahí nació una larga amistad y una pasión para su nieto.

En toda representación dicen que lo previo a la representación

es el sentimiento. Que nace de un sentimiento.

-Daos cuenta que no es un obra que se deposita en un museo

sino que es una obra que se va a adorar, se va a tocar,

se va a besar.

El nacimiento de la pieza está en el barro, en la arcilla.

Podemos hacerlo o deshacerlo tantas veces como queramos,

oportunidad que no nos da la madera, la madera no da lugar

a tanta improvisación.

La representación, es decir, el color, ¿se basa en un momento

de la pintura exacto, en un siglo especial donde la imaginería

tenga influencias, tenga representación?

-Todo lo preparamos nosotros con tierras naturales,

entonces, claro, la faceta. tradicional

compite con la faceta personal que tú aportas.

Me llamo José María Leal Bernáldez y soy escultor imaginero.

La Semana Santa es un acontecimiento,

es una fiesta, evidentemente, religiosa.

Como sevillano es un acontecimiento,

para mí, muy importante; nosotros cuando nacemos,

a los dos días, nos apuntan,

como decimos en Sevilla, a la cofradía.

Es reencuentro con tu pasado, ¿no? Y es algo muy bonito.

A mí un plato de huevo frito con patas y jamón serrano

es algo que me cautiva, me encanta.

Al Sur los Remedios, al Este la Macarena, al Norte Santiponce,

al Oeste Camas y en medio el Guadalquivir,

flamenco y pueblo es Triana.

(CANTA UN FANDANGO)

Que mi cuerpo siente alivio

y aunque otra cosa no sea.

(CANTA UN FANDANGO)

A la sombra de un laurel

me pediste un día

que a la sombra de un laurel

tú te quedaste dormido...

-¿No sois ninguna de Coria?

Risas. -No.

-No. No.

-De Japón, como la de la peluquería.

(RÍE) -Japón, tiene un apellido

que es Japón.

¿No? Bueno, luego te lo explico.

A parte de tener todo el sentimiento que tiene que poner

tiene un trabajo físico, está chorreando ahora.

-Tengo 43 años y mira que hechura tengo.

Te veo bien.

-O se coge o no se coge, no es una cosa que te quedes a medias.

O te dedicas o... Es algo que te agarra.

Pun, a ver. -Marca ahí.

Pa. -Y dentro.

Pa. -Y marco ahí.

-Eso no... Pun, pam, pum.

-Eso es, mismo brazo y mismo pie.

Risas. Pum, pum, pum, pum.

-¿Pero la postura es buena? Olé.

-Ahí.

Olé. -Ta.

Uno así en su sitio y... Como...

-Como cómo. No sigas, Tonino, si es que no...

Risas. No valemos.

-Soy Ángel Atienza y soy coreógrafo.

Aquí en Andalucía hace mucha calor en el verano.

Yo soy de un pueblo que se llama Morón

y en el verano los vecinos se sientan en la puerta

al fresquito y los niños bailan sevillanas y eso.

Pues empezó un poco así. Y me gustaba la cosa y me apunté

a una academia. Y nada, ahí empezó todo.

Guitarra.

-Yo he sacado a gente a bailar que, incluso yo, pensaba

que no se podría hacer nada y salen adelante también.

Todo lo que siente uno lo expresa bailando.

Y es una sensación que no lo igualo con nada,

yo no lo puedo comparar con nada.

Pues a mí me gusta el pollo al Jerez.

La luna está vertiendo su clara luz en sueños que platea

en las ventanas.

Hoy juegas en casa. Hoy juego en casa.

Hoy vamos a encontrarnos

con alguien que, desde luego, es muy importante para mí,

a mí me enseñó la verdad del mundo de los toros,

que es una cosa que, independientemente de el estar

a favor o en contra... Es una...

La verdad del toreo y la verdad del toro

de Juan Antonio Ruiz Espartaco es la historia de una vida

que a mí me pone el pelo de punta.

-Soy Juan Antonio Ruiz Espartaco y soy torero y me siento torero.

Otra cosa que me da es el poder disfrutar

de la naturaleza y el poder ofrecerle al toro,

dentro de mis posibilidades el que viva bien y viva

como realmente lo que es el rey de la dehesa.

Yo no he notado durante toda mi vida profesional de torero

que tienes más capacidad de entendimiento cuanto más

lo cuidas, lo mimas, y cuanto más les respetas.

Todo lo que yo notaba a través del mundo del toro era sufrimiento.

Sufrimiento porque veía a mi madre llorar, porque me padre...

Yo recuerdo el color blanco, de la clínica porque siempre

me llevaban de muy niño a verlo. Y siempre lo veía herido

y siempre con las preocupaciones, las necesidades, el miedo

y esa constancia, entonces, yo no era partidario del toro.

Y empecé a respetar todo aquello que conllevaba el ser torero

y empecé a admirar a mi padre que intentó ser torero, no llegó,

no triunfó pero su pasión y su vida es el toro.

No te puedes imaginar lo que es salir del hotel, dejar tus cosas

en el cuarto de baño, llegar a tu capilla,

pedir por todos, incluso, pedir perdón...

Por lo que realmente tú piensas que vas a hacer,

que es, incluso, matar al toro.

Volver a esa habitación a las dos horas y ver todas tus cosas

colocadas tal como tú la dejaste, te das cuenta lo que amas la vida

en ese momento porque es como volver a vivir.

Los guisos de mi madre no los cambio por nada.

¿Ellos tienen algún comportamiento de manada o son individuales?

-En el campo siempre hay un lío. Hay veces que sí.

Y hay que tener mucho cuidado porque son los que realmente

a veces se pegan más. Claro.

¡Uff! Mira, mira.

Mira, qué cara tiene ese toro, por Dios.

Por favor.

Bonitos. Ya bonitos son un rato.

¿Están jugando o se dan? -Se están pegando.

Se están dando. -Se están peleando.

Mira, mira. Olé, olé.

-Hay otra cosa que no se ve aquí que es el semental con todas

sus vacas y todas sus crías. Olé.

(LAS VACAS MUGEN)

Cuando un torero se hace ganadero, ¿es un estado de madurez?

-Es un sueño y es convertir en realidad todo aquello

que el toro te ha dado, de alguna forma,

tú poderles devolver esa vida.

El cuidarlo. Cuando más disfrutamos los toreros es cuando

podemos indultar un toro o cuando podemos indultar una vaca.

-Me llamo Concha Caballero García y soy de Arahal,

que es la mejor seña de identidad mía.

Las aceitunas se cogen del olivo a mano,

se echan en esta cesta, que se llama el macaco,

se ponen dos dedos aproximadamente

y se echa sal para que el procesos

ósmosis, va perdiendo la humedad,

así, que no la cobra totalmente,

se echa otra capa

y así sucesivamente. Y ya la última capa se cubre

con sal.

Naturalmente va soltando todo lo es que el alpechín,

va perdiendo el agua, pasa el mes y medio la echamos aquí

para retirarle la sal, zarandea, y ahora se van echando al cubo

par lavarlas, porque siempre le queda algún resto de sal.

Echamos ya las aceitunas lavadas, las extendemos,

y las ponemos al sol durante un día aproximadamente.

Se consumen solo en Arahal.

Dos, tres días es lo que duran aliñadas.

Mi madre me enseñó, mi madre de su madre o de su abuela

y es una tradición antiquísima.

(RÍE) Mi plato de comida favorito, el gazpacho.

-Muy laborioso. Estamos listos para hacer

lo que tú nos mandes. -Echa las aceitunas.

Hay que echar las aceitunas. -Son aceitunas manzanilla,

están deshidratadas con sal.

Por eso se llaman prietas porque se han deshidratado...

-O por negra o por arrugada. Se han apretado.

-Apretado. Yo las aliño echando primero

lo ingredientes secos, que son el pimiento choricero

y el orégano. Y el orégano.

-A ver el arte.

Añade el ajo. Y a remover.

-Y unas gotitas de aceite de oliva. Vamos allá.

-Unas gotas, como una cucharada. Este aceite oliva virgen extra.

-De Arahal. ¿De Arahal?

Oscuro. -De aquí mismo.

Sí, sin filtrar, aceite sin filtrar.

Qué rico por Dios. Vamos allá.

Te voy echando. -De aceitunas manzanilla.

Tú me dices, Concha. -Ya vale, ya vale.

De aceitunas manzanilla. -Ya está.

¿Ya están aliñadas? -Ya está.

¿Listas para comer? -Sí, hombre, se deja...

Cuatro o cinco horas ya han tomado el aliño.

Casi todos la conocen como la sartén de Andalucía,

pero yo prefiero sumarme a las palabras del profeta Isaías:

"Civitas solis, vocabitur una". Solo una será llamada

ciudad del sol, Astigi, Écija.

Su Palacio de Benamejí atesora piezas romanas de enorme valor,

como la Amazona herida, además de varios mosaicos.

También Tonino ha pasado por Écija pero para buscar algo más moderno

y que tiene que ver con lo pequeño y lo taurino.

-Yo le prometí a Curro Romero que el día que se retirara

le haría una peña para seguir hablando de Curro Romero y de toreo

hasta que Dios quiera. -¿Él se esperaba que iba a ser

una peña así, tan pequeña?

-Bueno, tan pequeña no me la creía ni yo pero es lo que encontré

en el mejor sitio de Écija y digo, bueno, como esto va a ser

una peña para un solo socio, ¿para qué quiero más?

-Peña de un solo socio. -Pues sí.

-Y metros cuadrados de superficie. -Tiene un metro y medio en redondo,

no sé cuantos metros cuadrados serán.

(TONINO RÍE) Con uno redondo ya es bastante.

-Ya está bien.

-Y el entró aquí, se dio su paseíllo, yo le dije que era

una cosa chiquita pero él no esperaba esto tan chico.

Pero hizo así, dio media vuelta y dijo: "No he visto

más arte en tan pocos metros cuadrados".

-Aquí has aprovechado el espacio al máximo; tienes de todo.

Tienes aquí... Tienes toro propio.

-Bueno, el toro tiene que ir consonancia con la peña.

-Pequeñito es, pero bueno. Tiene plaza de toros con espadas,

banderillas, y este local tan peculiar, ¿qué fue antes?

-Ah, era una relojería, había un hombre arreglando relojes.

-¿Aquí dentro? -Un hombre que, además, tenía

un defectillo en una pierna y sacaba la pierna fuera.

Porque dentro no le podía enderezarla.

-Así se sabía cuando estaba. -Cuando sacaba el hombre la pierna

decías: "Ya ha abierto el relojero".

-Muy bien. -Cuidado con la cabeza.

(RÍE) -Sí... -Que esto es.

Aquí hay que salir un poco encogido,

luego ya aquí se estira uno un poco.

Esto tiene aroma a romero.

Yo soy Fernando Atenciano, soy aficionado al mundo del toro

y mi torero y mi pasión fue siempre Curro Romero.

No se va a volver a repetir más la historia de Curro Romero.

Un torero que esté 40 años estando en figura del toreo

jamás se ha dado ni se volverá a dar.

Y, además, toreando 40 años consecutivos

en la Real Maestranza de Caballería de Sevilla.

En el momento que hicimos esto le dije que quería inaugurarlo

con su presencia y la de su señora, Carmen Tello.

El día que inauguramos esto se puso el cartel de "no hay billetes"

porque se llenó toda esta plaza de aficionados, de amigos

y de personas que quisieron estar acompañándonos

en el acto de inauguración.

A mí el cocido me encanta, el cocido con un buen plato

deaceitunas ralladas que tenemos aquí.

Marcelo y Baldomero estás preparando un arroz

con el que quieren sorprenderme, no puedo retrasarme,

el arroz no espera.

Estás a punto de echarle al arroz. -Ya mismo.

A ver. Vamos a ver.

-Ahí. Este arroz, sí, señor.

-Ya está. A ver.

-Se acabó. ¿Vale así?

-Ese es su sitio. -Venga.

Vamos a ver.

-Es parte de presa ibérica y parte de pollo

de corral auténtico, criado en un carrerizo.

O sea, que son unos pollos que... -¡Uh!

¿Eh? -Ah.

(RÍEN) -Empezamos con pimiento verde,

cebolla y ajo y haces el sofrito, y zanahoria, y cuando está

un poquito dorado se le echa la carne.

La carne, después una poquita de pimienta y punto,

no lleva más nada.

Bueno. -Qué artista.

¿Y este caldo cómo está hecho? -Este caldo está hecho

con el caparazón del pollo, con todo lo que...

-Algo de verdura también, que lleva.

-Dos sobrecitos de azafrán. -Pues...

¿En cuánto se hará más o menos? -14 o 15 minutos.

-Le vamos a dar 14 minutos. No le toque más al arroz,

por favor. (RÍE)

-Te lo vas a cargar. -¿Me lo voy a cargar?

Voy ir cogiendo la carne.

¿El pollo lo has matado tú?

-No, el pollo lo mata el cabrero, yo no le corto la cabeza a un pollo

porque no me atrevo a eso.

Yo me llamo Baldomero Delgado estoy jubilado.

-Y yo Marcelo Monje y soy prejubilado.

-Tú no dejes de mover ahí.

Yo no soy cazador, no me gusta matar,

pero el ambiente de la cacería me encanta y yo me voy con ellos

y en todas las cacerías hacemos nuestros guisos.

Perdices, porque esta gente son aficionados al pájaro.

A colgar el pájaro. Eso es.

Marcelo se enfada por casi todo. (RÍE)

-Pero bueno, yo lo sobrellevo.

(RÍE) -Compañeros los dos del mismo trabajo.

-Con lo que llevo padeciéndolo 40 años.

(RÍE) -Si yo empezara a contar. -No cuentes más nada.

-No quiero contar cosas. -Tú sujétate a lo que yo diga.

Lo que más le gusta: mover el arroz.

-Si no me deja hablar. (AMBOS RÍEN)

-No, hombre, nos gusta echar el día, normalmente venimos

con la familia, matrimonios, y, en fin,

echamos unos días muy buenos.

-Cuando no nos riñen. -Aquí en la zona esta

que fíjate el sitio que tenemos, que esto es un paraíso.

-Un paraíso. Mi plato favorito es un arroz

con perdiz. -El mío una cola de toro.

Hombre, iba echando un olor aquí, en la dehesa, que vamos.

-Raro será que no se vengan pájaros a comer.

Risas. ¿Cómo estás, Paco?

-Buenas. Vaya dos que me has mandado

para que me hagan este pedazo de arroz.

-Mira, estás en un sitio muy encantador y el arroz

te ha salido exquisito.

Baldomero, es un gran arroz, ¡eh! A ver.

-Yo no puedo poner pegas a esto. Pues ya está, Marcelo, por favor.

-Vamos a ver. Seré yo el que le toca poner la pega.

Marcelo, te voy a decir una cosa, te ha presionado un poco,

tu compañero Baldomero, tengo que decir, para ponerte

un poco nervioso pero a mí me parece que esta arroz

lo has clavado.

-Hay que presionarlo si no...

Y vivís en la Puebla del Río. -Sí.

Rodeados de cultivo de arroz. -Nosotros, si miras a la margen,

desde que sales de Puebla del Río todo es

tierra de arroz hasta que llegas a Sanlúcar de Barrameda.

Ajá. -Toda la margen derecha

del Guadalquivir, desde Puebla, que 52 kilómetros de costa,

todo margen derecha. Damos con la marisma

en la parte baja, en la parte a Doñana, incluso el arroz se cuela

a lo que al término de Aznalcázar y lo que es la provincia de Huelva.

Aquí es donde más arroz se cultiva de toda España, digamos

en la provincia de Sevilla. -Sevilla es la que más arroz

produce a nivel nacional, después, dentro

de los pueblos el que más arroz produce es Puebla del Río.

Visitar Sevilla no solo significa quedar atrapado por la belleza

de la capital. El Parque Natural de Sierra Norte,

dentro de Sierra Morena, ofrece paisajes suaves, delicados,

llanuras florecidas que adornan las dehesas de encinas y alcornoques.

Aquí también hay cascadas, ríos, aguas limpias.

La vida hoy tiene el ritmo de los ríos,

las risas de las aguas.

Es aquí, en este parque natural, donde se encuentra Cazalla

y su destilería más importante, fundada en 1896

-Me llamo José Rogelio Navarro Suárez

y soy maestro destilador.

Llevo 21 años trabajando en anís del clavel.

La elaboración de estos productos en Cazalla fue muy importante.

Actualmente quedamos dos destilerías solo.

Mi abuelo estuvo trabajando toda la vida en la destilería,

mi madre, una hermana mía también.

Bebo pero si tuviera que beber todo el día acabaría...

De aquí de la zona, lo más típico: la seta.

Esto viene de los monjes cartujanos que fueron los que empezaron

con la tradición del tema de los anises en Cazalla.

Después, a raíz de que esta era una zona muy rica en viñedos...

Debido a una enfermedad, las filoxera, esos viñedos llegaron

prácticamente a desaparecer.

Y después, cuando se recuperaron esos viñedos,

hubo una serie de señores que decidieron comprar

alambique y empezar a destilar esos caldos, esos vinos.

Que ha llegado a ser el símbolo máximo

de un tipo de licor en España.

Que era la Cazalla, ser un cazallero es una persona

que sabe tomar buen licor.

Se puede decir. Es decir, que ha sido todo

un boom de desarrollo. -Exacto.

¿Cuál crees tú que es el secreto del producto?

-La materia prima es de muy buena calidad,

es lo fundamental. Es un producto que se relaciona

muy bien con el sol.

-También, pero lo más tradicional aquí, en Cazalla, es el anís seco,

que fue por lo que ha sido famosa Cazalla.

Es muy aromático.

49 grados del vellón bien colocados.

Olé, Cazalla. (RÍE)

Nos llegan noticias de que a Tonino,

que sigue en Écija, le han fichado para rezar en un rosario perpetuo.

-¿El rosario cuándo empieza más o menos...? La costumbre de rezar

el rosario en la vida católica, ¿cuándo empieza?

-Es Medieval, entonces los monjes rezaban

algo parecido y poco a poco se fue estructurando

hasta tomar la forma actual.

(TODOS REZAN EL PADRE NUESTRO)

(TONINO) -¿Y la costumbre que tienen aquí de hacer

el rosario perpetuo de dónde viene?

-Consiste en rezar continuamente el rosario día y noche los 30 días

del mes, o los 31.

Para eso lo que se necesita es que cada persona se haga cargo

de una hora, una hora al día durante un mes.

Virgen del Rosario,

reina de los mares.

-Tenéis rosarios de todos los tipos con todos los materiales.

-Sí, mira este concretamente es de pétalos de arroz.

-Y, además, rezáis el rosario perpetuo,

¿cómo os organizáis para rezarlo?

-Nosotros nos apuntamos en el libro de registro aquí, en Santo Domingo,

y sabemos el día que nos toca y la hora.

Y cada uno por su cuenta lo reza. Después otra cosa es rezarlo aquí,

que eso sí lo hacemos en comunidad.

El Parador de Carmona fue siempre alcázar con vocación de fortaleza.

Durante el siglo XVI quedó casi totalmente destruido

por dos terremotos y no se reconstruyó

hasta el siglo XIX.

"Como lucero luce en la aurora, así luce en Andalucía Carmona".

Este fue el lema que Fernando III el Santo le concedió a la ciudad

después de reconquistarla.

En Carmona las cofradías están preparando su Semana Santa,

de hecho, desde aquí escucho un retumbar acompasado.

Un silencio extraño. Alguna voz fuerte que dirige pasos,

unas respiraciones profundas esforzadas.

-Fuerte, ¿eh, Pablo?

Esto que vamos a hacer, ¿es el costal?

-El costal.

¿Y ahora qué hay que hacer? -Ponerse la faja.

Muy bien, pues venga.

-Un consejo: darle la vuelta al polo, porque vas a trabajar

con el cuello, si lo dejas detrás. Claro.

Tengo una fierita

gritándome desde dentro

no es mi, no es yo.

Tengo una penita

que sopla no ventila

mi remolón, mi remolón.

-Cuidado donde te pone el capataz. (RÍE) No, a ver si me pone en...

-Alejandro Navas.

Si solo son tres días, mi niñas, nos quedan dos.

-¡Todos por igual, valiente!

Pa qué, pa qué, pa qué seguir llorando pa qué.

Si solo son tres días, mi niña, y nos quedan dos.

-¡Arrastrar el vientre! Los pies en el suelo, valiente.

-Arrastramos desde la puntera el tacón, no se levanta, señores,

y la rodilla no se le da.

Y soñé que Dios me oía, después soñé que soñaba.

Veta la Palma es una finca incluida en el entorno de Doñana.

Casi todo el año ofrece un paisaje de Marismas y una riqueza

medioambiental extraordinaria.

Es un lugar idóneo para el cultivo de peces con un tratamiento natural

de cielo abierto, especialmente de lubinas y doradas

que se alimentan de los nutrientes que aporta el continuo flujo

del Guadiamar y del Guadalquivir.

Me temo que me esperan para que prepare la lubina,

será un honor.

Lo siento muchísimo pero te vamos a comer.

¡Ah, lubina!

No puede estar más fresca, no puede tener un aspecto mejor.

-Fíjate el color.

Color. Y le vamos a dar sal

por dentro

ahora frotar un poco. Te voy a contar:

hoy pasará una cosa excepcional y es que Juan se encargará

de preparar el plato directamente. ¿Qué es eso que vamos a comer?

-Vamos a comer... ¿Por qué es especial?

-Es especial porque se cría en su medio.

Es decir, nosotros tenemos un centro de acuicultura,

una instalación de acuicultura, pero estamos criando a la lubina

no en un tanque, no en una instalación convencional

sino que lo que hacemos es aprovechar el agua

del estuario del Guadalquivir, agua riquísima,

criamos un producto en su medio: por eso la extraordinaria calidad.

Estamos en la zona que llamamos el Parque Natural de Doñana,

en donde lo que hacemos tiene que ser compatible

con la conservación o ir, incluso, más allá, que es un poco

lo que pretendemos nosotros: crear algo de naturaleza.

¿Esta franja con árboles, cómo le llamáis?

-Es una veta. Son como franjas de terreno

más elevado, si te das cuenta el nivel pasa al de la marisma.

Son como islas. O sea, esto no se inunda casi nunca.

Y por eso pueden crecer árboles.

Olé.

Olé y se llama Echanove. -Qué buena pinta tiene eso.

Ahí está. -Ya me habían comentado

tu capacidad de... Mi capacidad es bastante limitada

y espero no haber hecho un estropicio...

Pero yo creo que vamos a poder disfrutarla cuanto menos.

-La lubina de aquí es muy agradecida,

se deja cocinar muy bien. ¿Queréis un pellizco?

Sí. Bueno, bueno, no se me amontonen,

hagan las cosas como yo les voy a decir:

cojan un trocito de pan cada uno.

-En el no se puede comer con pan, el campo se puede comer

con un poco de pan. (RÍE)

Qué buena. Qué buena.

-Fíjate la textura.

-Soy Victoria Alfaro Gamito y soy biznieta de la Colchona.

Los ingredientes que lleva este artículo concretamente

pues es; manteca de cerdo, harina reseca, azúcar reseca

y canela molida.

-Y ajonjolí. -Esto se va transmitiendo

sin que te lo enseñen porque lo estás viendo a diario.

Antes era distinto porque se hacía todo a mano.

La verdad es que no nos aburrimos.

A mí me gusta mucho el cocido, los guisos.

Más que la carne y el pescado bueno, el pescado me gusta.

Pues nos vamos a llevar una cajita de cada.

Claro, no fastidies. -Pongo unos poquitos en una bolsa.

La Colchona.

¿Y quién era la Colchona? -Es la señora que empieza

a hacer mantecados aquí en Estepa.

¡Ah! El mantecado tradicional,

¿es lo que llamamos tradicionalmente el polvorón?

¿O no tiene nada que ver el mantecado con el polvorón?

-El mantecado y el polvorón la base fundamental es la misma

porque es manteca de cerdo, harina, azúcar y canela,

lo único que el polvorón lleva también almendras, clavo,

matalahúva. Lleva otras cosas.

Debe ser bonito contribuir a la Navidad de tanta gente, ¿no?

-El mantecado va unido a la Navidad y la Navidad al mantecado,

nosotros lo comentamos muchas veces

el día de Nochebuena: a ver cuánta gente estará comiendo

los productos que nosotros hacemos durante toda la campaña.

La verdad es que es bonito.

Se puede decir que algo tradicional se puede hacer bien hecho

y lo hace más moderno. Digamos que la modernización

no sería quitarle ninguno de los elementos,

sino aprovechar los que sabemos.

Yo amo los mundos sutiles, ingrávidos y gentiles

como pompas de jabón.

Al rabo de toro en Sevilla se le dice cola

y eso es lo que nos preparan en la finca de los Peralta.

Rafael y Ángel nos enseñan sus caballos, hablaremos

de su historia y del rejoneo.

Andalucía, la ropa tendía, la uñas...

-Yo soy Ángel Peralta Pineda,

soy aprendiz de mucho y maestro de nada

porque en la vida nunca se acaba de aprender.

-Rafael Peralta Pineda, único por ser diferente.

-Mi vida es a caballo, yo sin caballo no me siento...

Los caballitos de la feria, cuando yo era chiquitillo

siempre estaba detrás de los caballos,

en aquella época había que empujarlos

y cuando ya iban andando se montaba uno.

Y del campo porque me he criado toda mi vida en el campo.

-El caballo llega un momento

que acciona por intuición del jinete.

Prácticamente no se perciben los movimientos

que el jinete hace para mandarlo.

-Todos son favoritos porque cada uno tiene

su especialidad, tiene predilección para ciertos trabajos

pero en cuanto a cariño idénticos porque cada caballo tiene...

Hay que aprovechar de él lo bueno que tiene como de cada persona.

Todo el mundo tiene algo bueno por mucho malo que tenga.

Pero hay que saberle buscar a cada uno lo bueno que tiene.

-Mi abuela decía... Yo le decía. "Abuela,

¿a quién quiere más a Ángel o a mí?".

Y me decía: "Hijo, ¿qué dedo me corto que no me duela?".

(RÍE) Pues exactamente igual.

-El arroz con pato, la cola de toro,

el gazpacho andaluz.

(RÍE) -La carne sancochada.

Guitarra.

Rafael, me imagino que rejoneador, jinete, todo está fundido, ¿no?

-Pues sí. Todo es lo mismo.

-El buen rejoneador debe ser buen jinete.

Y decir Peralta es decir rejoneo. -No, decir Peralta

es decir Marisma.

¿Es una tradición familiar de los Peralta de antes

o empezasteis vosotros? -Bueno, mi padre tenía caballos,

vacas mansas y ya empezó a rejonear Ángel.

Y... Porque lo vio en el cine.

Vio en un Nodo antiguo vio a Cañero rejonear: "Eso lo hago yo",

y vino rejoneando y tal. ¿Qué pasa?

Le voy a decir una cosa, don Ángel, impresiona verle a usted...

Sí. Montado a caballo delante de uno.

Se queda uno sin palabras.

Y yo...

Para mí lo difícil es ir de pie.

(TODOS RÍEN)

Compás de palmas y guitarra.

Pero Dios así lo quiso

Compás de palmas y guitarra.

Y a pesar detodo eso

(IMANOL) -Pa, pa, pa, pa, pa, pa, pa.

Ay, ay, ay...

-Olé.

(TODOS) Bien.

Quien no es de la tierra puede que no entienda

que aquí mientras se llora se puede reír por dentro,

que la tragedia de la vida y la alegría de vivir van unidas,

como dos seres hechos el uno para el otro.

Así lo hemos vivido; con Espartaco, que resucitó cada tarde de gloria,

con los imagineros que modelan el sufrimiento para alegrar el alma

de quien lo contempla, con el panadero que descubrió

la felicidad con los sabores de la infancia,

o con la Colchona, que inventó una forma de vida

para todo un pueblo, todos ellos y los que están

por venir han sido, son y serán Isbylilla, Híspalis, Sevilla.

Aquí no hay nada distante, todo se puede alcanzar con la mano;

la sonrisa de los que pasean, la calidez de la compañía,

la belleza de la tierra, la pasión por el sentimiento.

La ciudad se deja cuidar y embellecer sin ponerle

ningún pero a las manos que la engalanan.

Sevilla es consciente de su hermosura

y su gente lo proclama a voces.

"Porque amarga es mi voz, más yo la canto...

Que ni el viento la toque porque tiene pena de muerte

el viento si la toca".

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Sevilla

Un país para comérselo - Sevilla: dos de sonrisas y una de lágrimas

06 ago 2014

La pasión, la fiesta y el fervor religioso se entremezclarán en el viaje de Imanol y Juan por la provincia de Sevilla. Este episodio arrancará, cómo no, tapeando en algunas de las barras más emblemáticas de la capital.

Habrá tiempo para el arte en una escuela de flamenco y para el fervor religioso en la visita a un conocido imaginero sevillano y en los ensayos de una hermandad.

En la capital hispalense compartirán la pasión de Tonino y Juan sobre las tablas de una de las escuelas de flamenco más afamadas de Sevilla y el entusiasmo de que muestra Fidel un joven de Sevilla que está revolucionando el mundo de un producto muy asociado a esta provincia: los picos, las regañás y los molletes. 

 

Histórico de emisiones:

15/09/2011

11/04/2013

ver más sobre "Un país para comérselo - Sevilla: dos de sonrisas y una de lágrimas " ver menos sobre "Un país para comérselo - Sevilla: dos de sonrisas y una de lágrimas "

Los últimos 198 programas de Un país para comérselo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Secciones:
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. feliain

    Por favor donde y como puedo comprar todos los DVD's del programa. Me gustaria tenerlo todo completo en casa porque me gusta tanto que no paro de ver y ver capitulos y no es comodo por internet. Muchas gracias, Rafael Castello.

    12 abr 2013
  2. Angel González

    Muchas gracias por la información

    12 dic 2011
  3. Carmen

    La canción la canta el grupo "No me pises que llevo chanclas" y la canción es "Tengo una tasquita en Triana"

    18 sep 2011
  4. inma

    Me encanta este progarama, los actores y para mas... estan en mi tierra. anque esvesrdad que la musica no esta muy acertada. 1 beso.

    18 sep 2011
  5. Diana

    Que Pena que usaron canciones en ingles que no pegaban con lo bueno que estaba todo el reportaje sobre Sevilla. Si quieren usar música pop usen música pop española.

    17 sep 2011
  6. ANGEL GONZALEZ

    Hola Como se llama y quien canta la cancion del programa de Sevilla que la letra dice así. vengo a mi chiquillo fregando vasos desde que lo quite del colegio para trabajar en la taberna. Saludos.

    17 sep 2011
Recomendaciones de usuarios