www.rtve.es /pages/rtve-player-app/1.6.18/js
2910376
Para todos los públicos Un país para comérselo - La Palma - ver ahora reproducir video 52.20 min
Transcripción completa

(Música)

A 10.000 metros de altura, la naturaleza resulta

un arte desconocido para el hombre.

Desde aquí arriba, en medio del mar

y aferrada para siempre a las nubes, basta una sola mirada para ver

la belleza de La Palma, una isla codiciada

y desconocida.

(Música cubana)

La Palma deslumbra y seduce con sus paisajes mágicos.

Porque su naturaleza aún nos habla en un idioma muy antiguo.

(Música cubana)

Aunque fue isla de emigrantes, las tradiciones se aferran

a la tierra y echan raíces

que son imposibles de arrancar.

(Música cubana)

En La Palma es fácil que el viajero complazca

su curiosidad porque sus habitantes le abrirán

las puertas como solo ellos han aprendido

a hacer durante muchos siglos, cálidamente.

(Música cubana)

En esta isla bonita se entenderá que si hay algo por lo que merece

la pena vivir, es por contemplar tanta belleza.

Antes de acabar tocando el cielo de La Palma,

mi viaje empieza a ras de suelo, donde la hierba no deja ver nada.

Sí, hierba. Una hierba muy grande

que da un fruto delicioso, el del plátano de Canarias.

Carlos, eres un platanero auténtico, ¿no?

Sí, sí.

Estoy en una súper plantación de plátanos,

¿cómo lo llamáis? Esto es una platanera.

Está lleno de árboles, no te encontraba por ningún sitio.

Esto no son árboles, son hierbas gigantes.

Es una planta que se reproduce, da una piña, se vuelve a cortar,

se va al suelo, se hace materia orgánica,

se vuelve a dejar un hijo y el año siguiente otra piña,

y esto es así... No es un árbol que hay

que estar siempre pendiente de él.

Se pierde y vuelve a nacer una nueva.

¿Cómo llega el plátano a la isla?

El plátano llega aquí a primeros de siglo.

Los ingleses lo introducen aquí yo creo que por la calidad

de las aguas, por el clima, buena tierra, buenas aguas...

Pero con el paso de los años, nuestros abuelos

y antepasados se han hecho con el cultivo nuestro,

el plátano de Canarias.

El cultivo del plátano dura, más o menos, 1 año.

Sí. Date cuenta que esto es un hijo

que dará su fruto el año que viene

y cuando dé el fruto tendrá otro hijo de ese tamaño.

Pero ya la madre o la abuela habrán desaparecido.

A la abuela cuando se le quite el racimo,

se muere.

Si quieres nos vamos a la otra parte de la finca y...

Me enseñas cómo se cultiva...

Cómo se desflora y se cultiva el plátano en realidad.

(Música folclórica canaria)

¿Cómo estamos? Encantada. Esos son hijos que no quieres

porque le quitan la fuerza...

Le quitan la fuerza al otro, lo dejan chico

y no sirve.

¿Este de aquí qué es?

Esto es un estacón que se usa cuando la piña

se desflora, se ponen dos para que cuando venga

viento no se caiga.

Uno no se puede imaginar cuando está la mesa que por ejemplo,

José está uno a uno desflorando.

Esto es uno de los trabajos más costosos del plátano.

Imagínate la cantidad de matas

que hemos visto y las manos que tiene cada piña,

los dedos que tiene cada mano

y se quitan uno a uno.

(Música folclórica canaria)

Por ejemplo este racimo le llamáis una piña.

Una piña porque consta de muchas manos,

y a su vez de dedos. Si te fijas en las manos nuestras,

son iguales.

Es todo similitudes con la familia, el ser humano...

Sí, la abuela, la madre...

¿Ahora está en un buen momento?

Esto está en un momento de corte. Vamos a cortarla para mandarla

a la empaquetadora y ya se preparará para mandarla

a la casa de los consumidores.

Madre mía.

Esto puede pesar aproximadamente 50 kilos.

¿De verdad? A ver, déjamelo un poco.

El trabajo del platanero es duro.

Muy duro. Y todavía el corte de las piñas no.

Trabajo duro era cómo se regaba antiguamente,

que tenemos a dos amigos que nos lo van a explicar.

¿Lo hacían a mano?

A calabazos. ¿A calabazos?

(Música de percusión)

La Palma es una isla de contrastes debido,

entre otras razones, a sus desniveles.

Cómo salvar sus pendientes para regar

las sedientas plataneras es una pregunta a la que

los palmeros, con mucho ingenio,

encontraron respuesta hace ya cientos de años.

Ustedes son calabaceros. No cultivadores, eso es otra cosa.

Los calabaceros son los que regamos.

¿Y cómo es la técnica?

La técnica es a base de maña. Había que llevar el agua del canal

a casi 2 metros de altura. Por eso se llama calabacero,

porque antiguamente se utilizaban calabazas.

¿Cuántos calabaceros se necesitaban para regar

una plantación de este tamaño? Seis personas más o menos.

¿Hasta cuándo se ha regado con calabazas?

Hasta el año 89/90.

Hasta hace muy poquito. Hace muy poquito.

Ustedes se dedican a mantener esa tradición.

Sí, ya solamente en plan de exhibición

y deporte.

-Hemos conseguido, después de mucho sacrificio,

porque no queremos que se pierda la tradición,

tenerlo como deporte autóctono

del gobierno canario.

(Música)

El palo en el muslo, llega, llenas, le das la vuelta

y hacia arriba. En una hora lo haremos 1000 veces

o 1200 veces.

Es decir, que apoyas en la pierna...

Haces palanca, con el muslo impulsas hacia arriba

y subes la palanca.

Yo no voy a tener mucho jeito, porque claro...

Cuando subes al principio te da miedo de caer,

pero no te caes.

Apoyo, levanto...

Ahí es cuando tienes que sentar.

Vale, ahí me tengo que sentar. Es como una coreografía.

(Risas)

(Música)

Me va a venir muy bien un plátano. El plátano da mucha energía, ¿no?

Vosotros por la mañana llegáis aquí a la mata

y os cogéis un platanito.

Sí, para coger fuerzas.

¿Qué características tiene el plátano,

porque siempre esas manchitas negras...?

Esas son las manchitas características

como plátano de Canarias. Las auténticas.

A ver, este plátano me va a saber ya de una manera diferente, claro.

¿Quieres un poco de aguardiente para compensar con el plátano?

Hombre, claro que quiero probarlo.

(Música)

Esto como decías tú, te anima los huesos.

Se ponen fuertes los muslos. -Y eso rejuvenece.

Me lo termino yo, eh. Pues claro.

Esta buenísimo.

#Canto a mi querida Palma, a la isla verde y bonita.

#que todo el que la visita, quiere llevarla en el alma.#

Tazacorte se define como villa y puerto.

Sus casas señoriales describen una localidad

que prosperó gracias al comercio del azúcar con los Países Bajos.

A finales del siglo XIX, el plátano sustituyó al azúcar

en importancia económica, convirtiéndose en un ingrediente

muy destacado de la gastronomía palmera.

(Música folclórica)

Oiga, ¿a qué hora llega el vuelo

de Buenos Aires? Viene demorado.

Bonito color, pero a qué hora llega.

Me llamo David y mi oficio es ser cocinero.

Me gusta mucho servir a la gente. Soy tranquilo.

Aquí en La Palma se vive muy bien. Es un sitio como yo, muy tranquilo.

Paso todos los días de camino al hotel

y una señora viejita, que hay en la puerta de su casa,

me saluda con una gran sonrisa. No me conoce de nada, pero bueno,

así son la gente de aquí.

La gente de aquí es muy especial.

Te acogen.

Mi plato preferido es el pescado.

Yo soy un gato gigante, me como todo lo que sale del mar.

(Música folclórica)

Aquí el plátano es la gran estrella.

Ha sido el motor económico de la isla.

Y la fuente de riqueza.

Exactamente. El platito lleva como base principal

el polín, así se llama al plátano verde.

Lo coges de la mata cuando está verde.

Esto tiene una cultura muy arraigada de aquí

porque en esta zona de la isla no se cultivaban patatas.

Entonces el paisano de aquí cogía el plátano muy verde,

que está muy duro, lo guisan con agua

y manteca de cerdo y después se hace un encebolladito,

que es lo que vamos a preparar.

Venga, manos a la obra.

Vamos a poner primero un poquito de aceite

y vamos a marcar el bonito. Marcarlo para sellarlo.

(Música cubana)

Ahora le vamos a poner un poquito de la grasa del cerdo

y vamos a empezar a hacer el encebollado.

Ahí llevas ajo...

Llevamos ajo, almendras y pasas.

Hemos puesto la cebolla, pimiento rojo

y pimiento verde. Ahora vamos a poner

un poquito de pimentón.

Un mojo rojo, el mojo palmero.

Yo hice un curso de cocina regional canaria

y el profesor nos dio más de 30 recetas de mojo.

Le hemos puesto una gotita de vino.

Esto que tenemos aquí es el polín. Le hemos cortado la punta,

le hemos hecho una hendidura y lo cocinamos como te comenté

antes, en agua con grasa de cerdo.

Se hace esta hendidura para que quede bien tierno por dentro.

Ahora lo vamos a pelar.

(Música cubana)

Vamos a dejar que absorba un poquito los sabores

de todos los ingredientes el plátano.

Ahora ponemos el bonito.

Madre mía, esto tiene una pinta buenísima.

Ahora con esto que está aquí, que parece tan simple y tan rústico,

vamos a montar algo simpático. Usando la hoja de una platanera,

que no se come, vamos a hacer un sobreplato.

Lo que estoy haciendo se llama curar la hoja de plátano.

Primero, los polines con el encebollado

sobre la hojita de la platanera.

Ahora, vamos a poner unos dados de bonito.

Un poquito de mojo.

Un poquito de mojo. Mojo palmero. Vamos a poner un poquito de escacho,

que es esto que está aquí. Tiene gofio, tiene cebolla,

tiene pimienta verde, todo mezcladito.

Plátano, plátano y más plátano.

Esto es un mojo de plátano.

Le vamos a poner al plato una sonrisa.

Una rodajita de plátano verde frito y aquí tenemos la sonrisita,

que es lo que le faltaba al plato.

Como la sonrisa del canario, que siempre la tiene en la boca.

Pues ya está. Prueba un poquito de todo.

¿Nos podemos quedar en Canarias un poquito más

o nos van a echar?

Está delicioso.

No te puedes ir. No me puedo ir, ¿no?

Por lo menos de La Palma no te puedes ir.

Madre mía qué bueno.

La cabra palmera es de los pocos habitantes

que no tiene miedo a las alturas. Gracias a este bravo animal,

la isla bonita disfruta de una joya en su gastronomía,

el queso palmero.

Soy Dionisio Lorenzo Sánchez, soy cabrero.

Mi vida laboral la voy a terminar aquí

con mis cabras y mis animalitos,

que es lo que me gusta.

Los palmeros no somos mala gente,

somos gente abierta, recibimos bien a nuestros visitantes

y disfrutamos con ayudarles, hablar con ellos...

(Música)

Antes de ser cabrero hay que tener cabras palmeras

que den leche, se ordeñan, lo normal.

Tenemos el cuajo. Cuando es leche de cabrito

se deja como 45 minutos, se mueve,

se le da temperatura aproximadamente de 32° a 34° para que desuere bien,

se le pone sal y humo, con el que se ahúma.

A mí el queso de La Palma me sabe a gloria.

Hay que darle cariño al queso cuando lo vas haciendo

porque si no le das cariño, tampoco sale bueno.

Soy José Dalvis Rodríguez Rodríguez y me dedico a la cocina.

Llevo 21 años trabajando en la cocina.

Si no hubiera sido cocinero, sería agricultor seguramente.

La Palma era el lugar de tránsito o permanencia de productos

que venían de otras partes del mundo como África, Europa y Latinoamérica.

El mojo canario es una salsa que reúne los sabores

de estos lugares y que combina, perfectamente,

con el queso palmero.

(Música)

Una receta tan simple como marcar el queso por ambos lados

a fuego fuerte y regarlo con este mojo.

Está bonito. A ver si está igual de bonito

que de bueno. Vamos a probarlo.

(Música)

Está riquísimo.

La Palma fue una isla de emigrantes, muchos hombres se fueron

y dejaron a sus mujeres esperando un regreso que nunca se produjo.

Eufrosina heredó ese carácter de la mujer palmera.

Es una trabajadora silenciosa,

fuerte y su energía contagia el vino

que elabora.

Soy Eufrosina Pérez Rodríguez y me dedico a la viticultura

y la vinicultura. Hace unos 20 años

que estoy metida en ello.

(Música)

Aquí estoy a 1200 metros de altitud. Para mí, impresionante.

Te vas al sur, es un clima. Te vas al norte, es otro clima.

Tiene paisajes para hacer caminatas.

Es estupenda.

(Música)

Los palmeros tenemos fama de ser muy acogedores.

Me gustaría ser un ejemplo para otras mujeres que no se corten,

porque al empezar es muy duro. Pero nunca podemos tirar la toalla,

siempre tenemos que estar insistiendo.

Tienen que luchar y luchar

y luchar, hasta llegar.

Es muy difícil, pero tienen que llegar.

Tú eres la primera bodeguera mujer

de esta isla. Pues sí.

¿Cómo ha sido moverse una mujer en un mundo de hombres?

Porque hasta ahora los bodegueros aquí en la Palma eran hombres.

Y en todos sitios.

En todos sitios, un mundo de hombres.

Pues, cuando empecé la verdad

es que me costó un montón.

Qué hace una mujer metida en nuestro sector.

Pero bueno, a partir de ahí pues la gente

lo ha ido asimilando. Mujer guerrera,

vente aquí con nosotros. Ya soy como uno más del grupo.

(Música)

Hoy, te voy a hacer un potaje de trigo

con una verdura fresca. ¿Con gofio?

Con gofio, un tocinito y una costillita salada que...

Lo vas a hacer tú.

Primero, ponemos lo que es la costilla

y el tocino.

Así partidito, muy bien. Esto es el trigo.

Este es el trigo. Que has puesto a remojo.

Anoche, mira Ana cómo está. Está todo estalladito,

parece un arroz.

Media cebolla partidita.

Metes la col.

Ahora metemos el maíz crudo que tanto te encanta a ti.

Tenemos habichuelas y calabacín porque lo vamos a hacer

con la verdura fresca de la temporada.

Le puedes poner muchas más cosas, pero hoy lo vamos a hacer

con la verdura fresca de la temporada.

Es decir, admite cualquier verdura.

Admite cualquier verdura de la temporada.

Hacemos un machacadito. Mira, Ana.

Tenemos tres dientes de ajos y un poco de comino.

Estos eran los potajes que se hacían

para comer por las noches. Ahora los utilizamos mayormente

para los almuerzos.

El comino y el ajito.

Ahora tapamos. Y dejamos ahí.

Dejamos ahí 20 minutitos.

¿Este es tu vino? Este es mi vino.

(Música)

Qué rico. Por ti, que eres una luchadora.

Y por ti, Ana.

El palmero es muy acogedor, muy abierto.

Es verdad que lo sois, y muy orgullosos de lo que tenéis.

No diría orgullosos, diría conformistas.

¿Tú crees?

Creo que sí, que somos muy conformistas

porque hay un dicho que no es más rico el que tiene,

nada más que el que se conforma con lo que tiene.

Somos humildes.

¿Hay mucha conexión entre el palmero y las estrellas? Porque están ahí.

Sí. Tú tienes muchas noches que... Yo en el patio de mi casa,

me tumbo hacia atrás, te pones a mirarlas

y parece que las tocas con las manos.

(Música)

Entonces el gofio muchas veces no se tiene que escaldar ni nada,

se echa directamente.

La gente a veces lo escalda, y a veces se lo come directamente.

Prueba Ana.

Pero en ese caso, tú lo pones en el último momento.

Sí, lo ponemos junto con el potaje. Para que tú veas lo rico que es.

Desde luego, huele que alimenta.

No te quemes.

Esta buenísimo. ¿Quedó buenísimo?

(Música cubana)

Un cachito de tocino, que es lo que antiguamente

se utilizaba para comer el gofio.

Ahora, vamos a poner en esta esquina

el gofio. Una y dos. Una cucharadita y removemos.

(Música cubana)

Está riquísimo. Qué sabio

esto de la alimentación del campo. Equilibrada para darte energías.

Gofio es una palabra que llegó al mismo tiempo

que los primeros aborígenes de esta isla,

venidos desde el norte de África: los venaoritas.

A día de hoy, aún se obtiene

tan preciado ingrediente en los molinos que se construyeron

en las laderas de la isla.

El gofio básicamente se compone de cereales:

trigo, millo, cebada, habas, centeno, garbanzo, altramuz

y algún cereal más como lentejas.

Aquí la gente mayor sobre todo, el gofio lo repite hasta tres veces

en las comidas. Entonces,

el gofio siempre ha estado muy vinculado a esto.

Con la carne de cochino, el tocino, el potaje de trigo,

y todas esas cosas que son autóctonas aquí.

Este molino fue instalado aquí en 1916.

Entonces viene de mi bisabuelo, mi abuelo, mi padre

y ahora, de mis hermanos, yo he sido el que un poco

ha seguido la tradición. Pues cuando abro la puerta

me imagino aquí a mi abuelo, sobre todo, metiendo sacos ahí

dentro del cubo, vaciándolo, mirándolo, echando freno aquí

al molino porque había mucho viento,

girándolo... Son tantas las anécdotas

que dice uno, qué rabia no haberlo hecho yo.

Porque por desgracia no tuve la suerte de moler

en un molino de viento.

Mi desayuno hoy ha sido leche

y gofio, y con él voy a trabajar yo

mis ocho horitas y paso el día perfectamente.

Dame una copa de malvasía para enrojecerme los ojos,

a fin de que pueda creerse que he llorado porque es menester

que hable con compasión y voy a hacerlo al estilo del rey.

Shakespeare fue solo uno de los grandes escritores

que alabaron el mismo vino malvasía que hoy en día se sigue elaborando

en La Palma.

La malvasía hace un viaje alucinante.

Desde Grecia, por todo el Mediterráneo,

siempre al borde del mar. Siempre.

En el siglo XV la traen los portugueses.

Sí, los conquistadores la traen

y se planta. Y creo que ha encontrado

su sitio preferido.

Por el clima fundamentalmente.

Por el clima, el suelo, la tierra y después, una importante anotación

es que, Canarias no tiene filoxera,

una plaga que arrasó a toda Europa.

Absolutamente.

Entonces aquí tenemos las plantas que entraron en el siglo XV.

Estas plantas tienen ya por lo menos...

Estas plantas pueden tener hasta 300 vendimias.

¿Influye en la calidad del vino?

Mucho. Es una categoría añadida

al producto. Aquí las garantías principales son

vientos nulos, altas horas de insolación

y un terreno volcánico que cubre una tierra fértil

con muchos nutrientes.

Este es el picón, que es el gran valor

que tiene vuestra tierra.

Correcto. Era la ceniza volcánica.

El picón si te das cuenta es esponjoso

y lo que hace es absorber la humedad y aparte de eso, cuando llueve,

nos mantiene la humedad debajo.

Imagínate este lugar sin la cepa. Pues aquí no habría ni plantas,

ni pinos, no habría nada.

El gran secreto de la malvasía aromática

es que es una vendimia tardía,

hace que tenga un sabor muy especial.

Sí.

Es muy concentrado.

Exactamente, concentramos todo, la acidez, los azúcares, los aromas.

Se va concentrando en una variedad

que es fundamental para hacer vinos dulces

porque mantiene la acidez alta, y eso es muy importante.

Me gustaría saber cómo se recoge.

Cuanto más se seca menos pesada uva.

Exactamente.

A ellos hay que exigirles que tengan una calidad, no puede ser otra.

Gracias a la espera depende la calidad del vino.

Sí.

Hola, ¿qué tal? Te presento a Mercedes.

Hola. Mercedes o Ana, como quiera.

Me llamo Arnulio Torres Hernández y me dedico a la agricultura.

-Soy Carlos Lozano Pérez y me dedico a la enología.

Me estaba contando Carlos

la dificultad que tiene a la hora de plantar.

Sí, aquí para plantar dos o tres parras

un hombre necesita mediodía de trabajo.

Hay que hacer unos hoyos de 1 ó 2 m,

hay sitios que tienen más profundidad que otros.

¿Cuántos años lleva trabajando usted?

Desde que tenía 10 años,

mi padre era agricultor y hemos estado trabajando siempre.

Yo estoy deseando probar.

¿No sueles tener?

¿Se ha traído una botella para que pruebe este vino maravilloso?

Ahí está la botella.

-Yo sabía que él no fallaba.

Madre mía, qué bueno.

Usted es un viticultor sabio, ya lo tiene embotellado y todo.

La vida del viticultor, aquí, trabajando en la tierra no es fácil.

Hay que venir con lluvia, con viento, con frío.

Exactamente. Yo he estado siempre trabajando aquí y me gusta.

¿Viene por la mañana temprano?

Por la mañana temprano y estoy hasta las 13:00.

-Ana, este que te vamos...

Alegría, alegría.

Este es un malvasía dulce.

Cuando joven no tiene demasiados aromas pero cuando va madurando

los aromas sí van saliendo.

Tiene aromas de cítricos, recuerdan a la mandarina,

mucha gente dice que recuerda al licor de naranja.

En la boca lo fundamental que tiene es la buena acidez.

Es dulce, es ácido, es salado y es amargo.

-Es uno de los vinos más exquisitos que hay.

Usted me estaba contando que venía con su padre

y ahora ha traído a su hijo desde que es pequeño.

Toma, para que pruebes tu vino. Él es propietario también.

Aquí trabajáis en cooperativa.

Sí, son 280 viticultores y es a nivel de toda la isla.

Los mayores viticultores están aquí.

¿Toda la uva para la cooperativa? Sí.

Bueno, pues por muchas cosechas buenas.

(BRINDAN)

Tal y como decía Shakespeare:

Es un vino maravillosamente penetrante y que perfuma la sangre

antes de que se pueda decir "qué es esto".

Un paisaje de viñedos anclado en el tiempo

y donde la belleza es alegría para siempre.

Un son cubano que trae la brisa del océano

y la niebla que se cae desde las colinas,

es la mezcla perfecta para que la isla de la Palma

siga oliendo a un buen puro artesanal.

Soy José Julio Cabrera Rodríguez y junto con mi hermano

hemos creado una empresa de elaboración de puros

de manera totalmente artesana y ubicada en el mejor pueblo

que se puede ubicar una empresa de puros, Breña Alta.

Es una gran persona, muy dispuesta a escuchar.

-Julio es un poco cabezón.

-El cultivo sobre todo viene por los emigrantes que retornaban

de Cuba en el siglo XIX y se traían la semilla.

Se dieron cuenta que Breña Alta era un sitio ideal para el cultivo

porque la planta crecía con mucho vigor.

Por la panza de burro, que le llamamos aquí vulgarmente.

Los alisios hacen que se formen en las cumbres

nubes que hacen que el clima tenga una templanza,

sea suave y sea ideal para el cultivo

y también para la elaboración de puros de manera artesanal.

-Cultivamos el tabaco, los sacamos en el mismo terreno

y cuando la hoja está seca lo bajamos para la casa de tabaco.

Allí la dejamos un mes que se seque bien la hoja,

engavillamos la hoja y la pasamos al pilón.

El pilón consiste en ir colocando el tabaco por camadas.

La siguiente fase es mojar el tabaco,

lo dejamos reposar de un día para otro para poderlo despalar.

Empezamos a despalar y seguidamente empezamos

a hacer lo que es el bonche, la parte interior del puro.

Cuando está hecho lo ponemos en los moldes y le damos prensa.

Lo dejamos prensar unas seis horas.

Damos media vuelta a los bonches y volvemos a pensar

otras cuatro o cinco horas.

Ya estaría el bonche listo para ser enrollado,

que es la terminación final.

-Es conveniente que el tabaco esté madurando como mínimo

tres o cuatro años para conseguir que la hoja esté

en su momento y que aporte aroma.

Es ideal que sea en cavas de cedro porque tiene la capacidad

de liberar y absorber humedad.

Para el añejamiento es el sitio idóneo.

-Lo más importante es eso,

levantarse y estar contento con lo que estás realizando.

(Música)

El mar es un antiguo lenguaje

que las personas no alcanzamos a descifrar,

aunque a veces los humanos intentemos

desde la orilla comunicarnos con él.

(Canta)

Otras veces nos deja pistas en formas de paisajes salinos

para poder entenderlo.

Al fin y al cabo la sal tiene algo sagrado,

está en nuestras lágrimas y en el mar.

Vaya paraíso, a esto lo llamáis el jardín de sal.

Sí, estamos en la zona de cristalización o salina,

es donde recogemos la sal.

¿Y por qué este lugar, Fernando?

Por los antiguos de las islas sabemos que son los más soleados.

¿Y el viento?

El viento también es un factor importante en la salina

pues nos sirve para secar.

Los vientos del mar que más nos afectan

son los vientos del Noroeste, los alisios.

¿Cómo llega hasta aquí?

Hemos hecho un pozo de captación donde elevamos el agua

hasta el último cocedero que es el más alto de todos

al que llamamos carcamadre o cocedero madre.

El agua va bajando, la sal va adquiriendo mayor densidad.

La sal no es solo cloruro sódico, tiene otros minerales

como el magnesio o el potasio donde nuestra riqueza

es muy superior a cualquier otra sal de otro lugar.

¿Cómo es la vida en una salina?

Es una vida muy dura.

Su elaboración es totalmente manual, a base de bíceps, como siempre digo.

Cuando he aparcado el coche he oído cantar a un pescador, ¿Puede ser?

Sí, a la pesca de la morena se le hace un canto,

un llamado para cogerla.

Como todo el mundo, la tierra sostiene los pies de Andrés

pero es el mar quién aguanta su mirada cuando se adentra

poco a poco recitando cánticos para pescar la codiciada

y peligrosa morena.

Me llamo Andrés,

lo que más me ha gustado desde pequeño en la vida

ha sido esto que estamos viendo, la mar.

La mar, el mar o como queramos llamarlo.

Muero por ella, a veces digo, "Yo mismo me voy a archivar ahí".

A veces me he visto un poco apurado, más que un poco.

Pero más enganche sigue cogiendo, la mar es una droga,

pero una droga muy buena.

Te mantiene en forma, te relaja, te da vida, no tengo palabras.

Yo, dos horas que venga, aunque no coja nada, para mí es tranquilidad.

Lo que tenemos aquí todavía no lo sabemos apreciar.

La llaman la isla bonita.

Yo no la llamo bonita, yo la llamo Terceta,

la isla que enclava a todos.

#Oh, morenita. Morenita.

#que venga la grande #y la chica no#.

Pero bueno.

¿Dónde vas, Ana?

Eso digo yo. Esto está peligroso.

Viene una rubia.

Cuidado, mi niña.

Pero si te he oído cantar desde allí.

Es la manera de llamar a la morena. ¿Es así?

#Oh, morenita. Morenita#

¿Y desde cuándo le cantas a las morena?

Desde que era pequeño y aprendí con mi padre.

Cuidado, niña, cuidado.

¿Qué carnaza utilizas?

Pota y pulpo.

¿Y cómo sabes cuando viene la morena?

Si hay un poco de calma se ve alguna.

La morena es un pescado que se esconde mucho entre las rocas.

Sí, sí.

Y cuenta la habilidad del pescador que tiene que estar ahí...

También, también.

Y saber en el sitio que hay que... ¿Y sabes cuándo?

¿La tienes? ¿Ahí la tienes?

A ver si come. Está comiendo, está comiendo, mírala.

¡Ay, ay, ay!

Pero bueno...

Juan Carlos es una joven promesa de la cocina palmera

que no renuncia a la tradición para preparar de una manera

más actual la morena que hemos pescado.

Bueno, menuda morena que hemos pescado.

Por lo menos, pesaba... ¿Cuánto?

Unos cinco kilos.

¿Y qué vas a hacer?

Pues vamos a hacer una morena asada, es el plato tradicional

de la zona Puntagorda y Tijarafe.

Tú has recogido esa tradición y le has dado un poco la vuelta.

Sí, sí. Este es un plato que elaboraba mi abuelo.

Antiguamente, uno de los métodos de conservación era la salación.

Claro. Además estamos en el sitio perfecto.

Por eso.

O sea, que primero vas a deshidratar, a salarla.

Esta, como ves, es hermosa.

Hermosa.

Vamos a quitar, como bien ves, entre la carne y la piel,

hay bastante grasa.

Todo eso que está pegado a la piel es grasa.

Para hacerla a salazón, lo que hacemos es separar bien

de la espina central y así podemos introducir sal

y ya la podemos dejar.

De 24 a 48 horas.

Sí, todo depende un poco del punto de sal que nos guste.

Que no nos quede nada en contacto con el aire.

Este es el resultado 48 horas más tarde.

Sí.

Se ha producido una deshidratación por la sal.

Si tocas esta carne y tocas esta, notarás que está más dura.

Mucho más dura.

La hemos lavado bien debajo de agua limpia.

¿Y ahora? A la brasa.

¡Cómo huele! Nos queda un paso.

Ahora la vielves a hidratar. Sí.

Esto habría que dejarlo aquí unos 20 minutos para aquí trate.

Pues la dejamos 20 minutos ahí.

Encima de una teja. Sí.

Unos boniatos. Y que no falte el mojo.

El mojo verde.

¿Con qué lo haces, con cilantro?

Con cilantro y pimienta verde.

Buenas.

Habéis venido al olor de la morena. Claro.

Salud. Por esta tierra. Por esta tierra.

Yo lo he visto pescar.

Estaba intentando pescar una morena pero ha pescado una rubia.

La Palma conserva imágenes congeladas en el tiempo,

un tiempo que transcurre apacible entre partidas de cartas

y animadas conversaciones.

Pero el tiempo también se ha detenido en el taller de Solbeida,

que elabora seda de la misma forma que se hacía desde el siglo XVI.

Mi nombre es María Solbeida Marante, soy sacadora de seda, tejedora,

preparadora de sedas y del telar.

-Yo, Antonio Manuel Bermúdez, estoy prejubilado.

Llevamos 35 años de casados.

Los huevos los pone una mariposa, luego, a los 30 días

el gusano hace el capullo,

los capullos hay que ahogarlos antes de que salga la mariposa,

directamente de la rama al caldero y a hacer el hilo.

Ahora, a tejer la pieza y de las piezas salen pañuelos, bufandas,

chales, corbatas...

Todo lo que se puede hacer con seda se hace.

La caña de azúcar ha visto mucho mundo.

Nació en el sureste asiático llegó a España con los árabes,

viajó en carabelas al nuevo mundo

hasta que piratas y Caribe se asociaron

con el jugo destilado de la caña de azúcar, el ron.

Como si esta planta hubiera hecho escala permanente en La Palma,

la familia Quevedo sigue elaborando esta bebida

cuya historia está ligada desde hace generaciones

a la viajera caña de azúcar.

En la familia Quevedo, su hijo es la cuarta generación.

Sí.

Sí, que se dedica a esto. ¡Cuatro generaciones!

¿Mantiene la forma artesanal de elaborar el ron?

Es la misma, si no se mantiene, no valdría.

¿Qué diferencia hay entre el blanco y el negro?

El ron siempre es blanco, transparente.

Lo que pasa es que luego, cuando ya se quita de los tanques

y se ponen barricas va cogiendo color.

El color de un ron determina un poco la edad y la calidad del mismo.

Exactamente.

Ustedes tendrán ron de hace muchos años.

De hace 20 o 25 años. Y eso es una delicia.

Hombre, se bebe solo.

¿Y el ron con qué casa muy bien? Con un tabaquito.

¿Cuántos grados tiene esto?

60° más o menos.

Ni más ni menos.

¿Me va a enseñar a beber ron?

¿Cómo se aprecia un buen ron?

Se le da vueltas, se huele,

después se echa un poquito a la boca.

Está bueno.

Está bueno.

Está fuerte.

¡Qué maravilla!

La unión entre el ron y el puro tienen una música muy concreta.

Notas pausadas, el cha, cha chá, soles y mambos que evocan Caribe

y salitre del océano.

¿Cómo estáis?

Con un roncito, además...

Ya me ha dicho don José que lo que mejor casa

con un roncito es un purito.

Agarro bien el puro.

Tienes que hacerle un huequito por detrás.

¿Con los dientes? Sí, sí.

Va.

Ahora tienes que ponerlo en la boca y tienes que ir dándole vueltas

para que encienda todo parejo.

El ron, como se debe de tomar es frío pero sin hielo.

O sea, poner la botella en la nevera.

Eso es muy importante.

Tú te das un trayecto de ron y un purito y buen tabaco,

y esto me huele, me sabe a Cuba.

¡Qué bueno está todo lo de esta tierra!

El queso, las papas arrugadas, todo lo que tenéis.

Por La Palma, los palmeros y las palmeras.

Dicen que si vas muy rápido en la Palma,

te sales de la isla y te perderás muchas cosas.

Por eso, los palmeros saben disfrutar de sus costumbres

con un pulso vital tranquilo, de ver la vida pasar.

Da igual de qué lado se ascienda al observatorio

del Roque de los muchachos.

Lo que vamos a encontrar son curvas y más curvas,

600 o 900 según el lado por el que se suba.

Una vez arriba, la curiosidad del hombre

se inclina ante lo único que se alcanza a ver desde aquí, el cielo.

Habéis acabado en el mejor sitio, madre mía,

aquí tenéis la joya del observatorio.

Sí, sí.

La verdad es que es el gran telescopio de Canarias.

Es el telescopio óptico infrarrojo más grande del mundo.

¿Del mundo? Del mundo.

-Tenemos uno de los cielos más bonitos y mejores del mundo

para estudiar las estrellas. Desde luego.

Y eso porque está despejado casi todo el año.

Hay un fenómeno atmosférico que se llama capa de inversión

que empuja a las nubes hacia abajo y aquí arriba,

aunque abajo pueda llover aquí arriba casi siempre está despejado.

¿Está protegido este cielo? ¿Es patrimonio de la Unesco?

Es algo fundamental.

Se hizo aquí por primera vez una ley de protección del cielo

que ahora están copiando en todo el mundo.

Porque desde este telescopio, qué se puede llegar a ver.

Una de ventajas que uno tiene observando

con el telescopio tan grande es que puede ver atrás en el tiempo.

Al final estamos viendo un poco la historia del universo

con el telescopio.

Aunque vemos cómo eran las estrellas en el pasado,

las estrellas tienen vidas muy largas,

tienen vidas de miles de millones de años.

Una de las claves de la astrofísica, una de las claves del estudio

del cielo es el ver a nuestro pasado para intentar averiguar

cómo va a ser nuestro futuro.

El sol ha estado como está ahora durante 5000 millones de años

y va a seguir otros 5000 millones de años igual.

Aunque los humanos nos podamos dedicar a otra cosa.

Esto te permite, por ejemplo desarrollarse como civilización.

¿Cómo es la vida de un astrónomo?

Se entra el telescopio, se abre la cúpula

y empezamos a observar las estrellas, la galaxia.

¿Vivís de noche? Sí, de noche,

cuando se levanta el sol.

-La luz del sol que nos está iluminando ahora

tarda ocho minutos en llegar, o sea que el sol está súper lejos

y es la estrella más cercana del universo.

El sol, ahora mismo es como era hace ocho minutos

la única manera que tenemos de analizar lo que ocurre en el sol,

en las galaxias, en las estrellas, es viendo su luz.

Yo os quiero conectar un poquito o traer un poquito de esta tierra

un vino de estrellas. Buenísimo.

De la uva malvasía, que aquí, en La Palma, es lo mejor.

Este es el momento adecuado para brindar porque hablando

de cosas tan importantes, uno se siente pequeño.

Pero con un vino como este...

Yo, que voy a dormir aquí esta noche,

me voy a sentir muy acompañada por todas las estrellas.

Pero, ¿qué es lo que no me puedo perder?

Tendrás la Vía Láctea por encima de tu cabeza, planetas,

veráss Marte esta noche y estrellas fugaces.

-Vas a ver unas cuantas estrellas fugaces, con lo cual,

tendrás oportunidad de pedir un montón de deseos.

Hay muchos deseos que pedir.

Decía Carl Sagan que somos polvo de estrellas

que pensamos sobre las estrellas.

Después de pasar la noche bajo el cielo de la Palma,

esa frase cobra mayor dimensión

así que hay que volver la vista a la Tierra,

a los paisajes exuberantes de la isla bonita

donde el misterio de la vida también puede ser encontrado.

La grandeza y la dimensión de esta isla,

donde el cielo y el suelo se tocan al mismo tiempo tienen otra medida,

no son metros ni años luz, es algo tan simple como la humildad

de los palmeros, una humildad repleta de verdad

y de belleza que explota en sus prados de nubes.

Estar cerca de lo más grande es comprender la sencillez de la vida.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La Palma

Un país para comérselo - La Palma

15 dic 2014

El viaje de Ana Duato por la isla de La Palma terminará muy alto, tocando las estrellas en el Roque de los Muchachos y adentrándose en los misterios del universo.. La actriz recorrerá los paisajes de la isla y se asomará a los viñedos de malvasía, la famosa uva que plantaron los españoles cuando llegaron a la isla y que da uno de los vinos más famosos del mundo: la malvasía dulce. Conocerá también la elaboración de la seda o el gofio, artesanías que los palmeros han mantenido tal y como se hacían en sus orígenes. El queso palmero servirá también para aprender a hacer un auténtico mojo palmero.

 

ver más sobre "Un país para comérselo - La Palma" ver menos sobre "Un país para comérselo - La Palma"

Los últimos 198 programas de Un país para comérselo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Secciones:
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Edwin

    Maravilloso... siempre ha de haber crítica y no es malo, pero es difícil enseñar tanto en tan poco tiempo. Claro que faltaron cosas estoy de acuerdo, pero el reportaje esta hecho con un sensibilidad extraordinario y un montaje exquisito. La música super acertada. Bosque de los tilos con la Laurisilva, la cueva bonita, el interior de la caldera, el Teneguia, etc hay que dejar algo para que los que vengan las descubran. Pienso que la isla ha quedado muy bien promocionada. Yo me he sentido identificado en ese reportaje. Ha quedado claro que somos acogedores, que es nuestra principal característica como pueblo. Y que decir de ese hombre que tras tomar el ron arruga la trompa ja ja ja que bueno. Al primer comentarista, le invito a que vaya a la Parrilla el pino en Puntagorda , allí puede comerse un buen potaje de trigo con tocino y gofio!!!! En fin felicidades.

    11 feb 2015
  2. Esteban

    Es bueno o muy bueno para la isla Llamada Isla Bonita de La Palma, que fuera tercer puerto del Imperio Español, junto con Amberes y Sevilla, salir en programa reportaje en la mejor televisión que tenemos, TVE., pero igualmente a los que sentimos muy mucho el aprovechamiento de los momentos y del tiempo, y del tiempo costoso como puede ser desplazar a la isla a todo un equipo, que al menos hubieran estudiado un guion adecuado al lugar. Isla Bonita de La Palma: observatorios astrofisicos mas importantes del mundo. El mejor cielo para la observación del espacio, El telescopio Gran Tecan el mas grande del mundo. La isla mas alta del mundo de acuerdo a su pequeña superficie. La isla mas verde y mas boscosa de Europa. La caldera de Taburiente con el cráter mayor del mundo. ETC No seguimos destacando porque no hace falta mas. Pero si el turismos es un punto tan importante para nuestro país, también debería serlo para la isla de la Palma, así pensando en aprovechar el tiempo y el dinero a gastar, debió hacerse otra cosa. Téngase en cuenta que esos platos que han elaborado en unas mesas al intemperie, platanos guisados con no se sabe que cosas, potaje de trigo, gofio, etc. es algo que en la isla es historia. Como es posible que no se viera los paisajes de pinares, cascadas de agua, el agua riachuelo de la caldera, alguna toma de la caldera, arboles autotonos unicos en el archipielago. Tenemos la impresion que no interesa nada promocionar la ISLA BONITA DE SAN MIGUEL DE LA PALMA

    18 dic 2014
  3. Lgomez@sanagustin.es

    Hola¡lo primero felicitar por el maravilloso reportaje de la isla bonita. LA PALMA. En tan poco tiempo resumir y mostrar el carácter de un palmero junto con los magníficos paisajes ..muestra que también existen más islas......he visto varios reportajes ....pero en este personalmente he visto que has disfrutado más de lo normal (y no solo con el vino) , la isla tiene una magia que en tan solo 4/5dias te reeplantes, y porque no vivir aquí....???? En resumen...muchas gracias por mostrar al resto de la península que EXISTE OTRA ISLA QUE SE LLAMA LA PALMA...y que esta a 2h 15m de Madrid en avión...Canarias son 7islas mas su micro archipiélago...y LA ISLA DE LA PALMA ESTA EN EL. .....muchas gracias hasta pronto.

    17 dic 2014