www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5126467
Para todos los públicos Un país mágico - Sevilla - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Este es Miguel de Lucas,

el mago más curioso,

que viaja por España contando las tradiciones,

la cultura, las gentes, el arte y la historia escondida

en nuestros pueblos y ciudades.

Sevilla es hoy nuestra ciudad mágica.

Descubrimos qué cosas esconde el Palacio de las Dueñas.

Porque en ese maravilloso balcón que hay ahí en medio,

ahí se alojó Doña Eugenia de Montijo, la emperatriz,

dos meses antes de morir.

O por qué la Virgen de la Macarena se ha convertido

en todo un símbolo de la ciudad.

Era la gente... Era el apelativo popular.

¿Qué esperanza? La de la Macarena.

Claro. El barrio de la Macarena.

¿Por qué hay una plaza dedicada a Hércules?

¿O cómo el barrio de Triana se ha convertido

en el más popular de la ciudad?

El río es la frontera que delimita este barrio,

lo que ha hecho que este barrio de Triana sea autosuficiente

desde la época, prácticamente, de su fundación.

Bienvenidos a "Un país mágico".

(Música)

(Música)

Híspalis para los romanos,

Isbiliya para los musulmanes.

Probablemente, su origen se remonte al pueblo tartessos,

800 años antes de nuestra era.

Se dice que el mismísimo rey Salomón,

mandó sus barcos en busca de oro a esta tierra.

Pasó el tiempo y el pueblo tartesso desapareció sin dejar rastro.

Quedando el origen de Sevilla entre la historia y la leyenda.

Por su situación, y por encontrarse en la confluencia de importantes

vías terrestres y marítimas, tiene una grandísima historia

plagada de testimonios, que hoy en día,

podemos admirar, y para eso está aquí Miguel,

preparado para mostrarnos esta ciudad que, probablemente,

sea una de las más antiguas de occidente.

(Música)

Estoy en el Alcázar de Sevilla.

Es el palacio en activo más antiguo de toda Europa.

Es una mezcla de cultura cristiana y musulmana.

Al año recibe, nada más y nada menos, que 1 millón de visitantes.

Hoy tengo la oportunidad de descubrir algunas

de las curiosidades más insólitas con Adrián,

un historiador que ya me está esperando.

(Música)

El Real Alcázar de Sevilla, es el palacio real, en uso,

más antiguo de Europa.

Es un palacio fortificado que tiene elementos medievales,

islámicos, mudéjares y góticos.

Además, sigue siendo, hoy en día, la residencia oficial

de la Casa Real cuando visita la ciudad.

Hola, Adrián. Hola, Miguel.

¿Qué tal? ¿Cómo estás? Muy bien todo.

Venía paseando por aquí, y me he dado cuenta,

que nada más entrar, esto... Respiro un ambiente muy especial.

Es especial. Estamos en uno de los monumentos

más importantes para la historia de Sevilla.

Sin duda, este espacio en el que nos encontramos,

que te parece que es todo de la misma época, pero en realidad no.

Hay varias épocas aquí mezcladas. Hay varias épocas y varias culturas.

Desde hace unos 1000 años, más o menos, cada rey,

ha construido un palacio diferente al de su antecesor.

Y por eso nos encontramos, por ejemplo,

con un palacio gótico, un palacio mudéjar

y un palacio construido por los Reyes Católicos.

Diferentes espacios que, todavía hoy, son la residencia

del rey de España en la ciudad de Sevilla.

Por eso es el palacio real más antiguo de Europa.

Eso se puede ver desde fuera, pero si nos adentramos...

En el interior vamos a descubrir cosas fascinantes.

He oído hablar que aquí hay un cuadro,

que es tan, tan, tan, tan especial, que nos une con el Nuevo Mundo.

¿Es cierto? Exacto.

¿Vamos a conocerlo? Muy bien.

Venga, vamos. Venga.

(Música)

Aquí está el famoso cuadro. Impresionante.

Dentro del Cuarto del Almirante. El cuarto del almirante, sí.

Se llama así por todos estos escudos que ves aquí, que representan

las diferentes familias, las diferentes personas

que fueron almirantes de Castilla, el primero, Cristóbal Colón.

Y a Cristóbal Colón, lo tenemos precisamente aquí,

no sé si sabes quién podría ser de ellos.

Vamos a ver. Es difícil.

Es difícil porque...

Bueno, entiendo que de encontrarlo, encontraría el retrato

más antiguo de Cristóbal Colón. Este es el retrato de Cristóbal Colón

más antiguo en todo el mundo. De la primera mitad del siglo XVI.

Dame una pista. Está vestido de dorado.

Lo encuentras a la izquierda. Ah, aquí a la izquierda.

De rodillas, a los pies de la Virgen de los Navegantes.

Todos los que te encuentras debajo son navegantes.

Personajes importantes para la historia

que vincula América y España. O sea que tiene que estar

Hernán Cortés, también, por ahí. Hernán Cortés, a la derecha

lo tienes, vestido de rojo. Ah, de rojo...

Virgen del Buen Aire, porque la energía que utilizaban

para llegar a América todos estos barcos,

era, evidentemente, el viento. Si no había viento, ninguno llegaba.

¿Quién es el autor de este cuadro? Se llama Alejo Fernández,

es un pintor de la primera mitad del siglo XVI.

El vivía aquí, en Sevilla, pero su origen era alemán, precisamente.

¿Y qué más curiosidades me puedes contar de este cuadro?

Si hay algo que no se vea a primera vista,

y que solo un historiador, como tú, conozca.

Bueno, los barcos que ves justo debajo de la virgen,

nos dan muchísima información de cómo eran, en ese momento,

los medios de transporte que llevaban a todas estas personas a América.

En esos barcos se transportaba el oro que venía, precisamente, de América.

De hecho, por ejemplo, el techo de esta sala, de esta habitación,

de este Cuarto del Almirante, está recubierto de una fina capa de oro.

Y esta caja fuerte que tenéis aquí, por ejemplo,

es donde se transportaba ese oro, desde el Nuevo Mundo hasta Sevilla,

que en ese momento, era como la Nueva York del siglo XVI,

la ciudad más cosmopolita del mundo

y con más habitantes en todo el mundo.

Qué bueno. Oye, si te parece dejamos esta...

Esta fase de la historia y vamos a una fase un poquito posterior,

que tiene que ver con los Reyes Católicos

y con el nacimiento de su hijo. Exactamente.

¿Sí? Vamos.

(Música árabe)

Aquí nació el hijo de los Reyes Católicos.

En esta habitación, exactamente, el Cuarto del Príncipe.

El príncipe Juan, el único hijo varón de Isabel y de Fernando.

Un rey sevillano, que no llegó a ser rey nunca,

porque murió con 19 años en Salamanca.

Pero si hubiera llegado a ser rey habría nacido aquí.

Podía ser un rey sevillano, ¿no? Cómo cambia la historia, ¿verdad?

De todas maneras, vaya sitio para nacer.

Qué decoración más austera, ¿no?

¿Por qué no había muebles? La cama no la tenemos ahora,

en este momento. Los reyes...

Como saben, los Reyes Católicos viajaban de ciudad en ciudad,

y cuando se trasladaban de una ciudad a otra

viajaban con todo, con su cama, con su mesa, sus tapices.

No se quedaban en un sitio fijo sino que viajaban con todo.

Estas estancias se utilizaban solo en verano,

porque es la planta baja.

Durante el invierno estaban en la planta alta,

porque les daba directamente el sol

y era más caliente que esta zona, que es más fresquita.

(Música árabe)

Aquí, Carlos XV e Isabel de Portugal se dieron el "sí, quiero".

Aquí, bueno, muy cerquita de aquí, en todas estas salas,

la sala de fiestas y en todo este palacio.

Debió de ser una historia de amor de verdad,

porque años después, la emperatriz muere,

y el emperador no pudo soportar su muerte.

No se volvió a casar nunca, se le conocen muy pocas relaciones,

aparte de la emperatriz Isabel, y realmente, estuvo muy triste

por la muerte de su esposa. Estaban muy enamorados.

Era un amor de verdad. Sí, pensamos que sí.

Muchísimas gracias. Muchísimas gracias a vosotros.

Es un placer conocer historia tan bonita, de tu mano.

De verdad, muchísimas gracias. Muchas gracias a ti.

Venga, Adrián, gracias. Chao.

(Música)

La historia de la Catedral de Sevilla empieza en el año 1248,

fecha de la reconquista de la ciudad,

y momento en el que la mezquita pasó a ser

la Catedral de la Archidiócesis de Sevilla.

El lugar que ocupaba el mihrab pasó a ocuparlo la Capilla de la Virgen,

y las columnas de la gran sala de oración

se tabicaron para crear capillas.

Con el paso del tiempo, en el siglo XIV,

el mal estado del templo, dio paso a la construcción

de un nuevo edificio, que pretendía tener las mayores dimensiones

de una catedral en la cristiandad, y así fue, porque este templo es,

a día de hoy, la catedral gótica con mayor superficie del mundo.

Y la tercera más grande, tras San Pedro en Roma

y San Pablo en Londres.

Tiene 23.500 m² de superficie total.

Lo mismo, aproximadamente, que 90 canchas de tenis.

La torre campanario de la catedral, es la famosísima Giralda de Sevilla,

un icono de la ciudad que fue, además, durante siglos,

la torre más alta de España con 104 m.

Todo un reto para la arquitectura de la época.

Los orígenes de la Giralda, los tenemos que buscar

en el alminar de la antigua mezquita mayor,

construido basándose en el alminar

de la mezquita Kutubía de Marrakech.

La torre actual se corona con cuatro cuerpos decrecientes

que terminan con una figura de bronce llamado Giraldillo,

que simboliza el triunfo de la fe.

(Música)

Vamos ahora con el río que quiso ser mar,

como dice la canción.

El Guadalquivir es una de las señas de identidad de la ciudad.

Además, convirtió a Sevilla, en su día, en un importante puerto

por el que pasaban las principales rutas marítimas.

Sevilla era el puerto principal, como la que había con las Indias,

¿y cuál era el motivo?

Pues sencillamente, que al ser un puerto de interior,

se evitaban las acciones de los piratas.

El Guadalquivir también ha sufrido con la expansión

y remodelación de la ciudad,

desvíos y la creación de nuevos canales,

para evitar las inundaciones, que tan frecuentes eran,

hasta hace poco más de 200 años.

(Música)

Caminando por la calle Trajano, te encuentras con lugares

tan mágicos como el parque de La Alameda.

Fue construido en el año 1574, y han nacido personajes tan ilustres

como Gustavo Adolfo Bécquer.

Cuatro años después, en el año 1578, fue coronado por dos estatuas.

Una de Julio César y otra de Hércules,

que por cierto, fueron encontradas en unas excavaciones

en la calle Mármoles.

Es un lugar que los sevillanos eligen para pasar sus tardes

de ocio y de relax.

(Música)

Os he querido traer justo hasta aquí,

porque como os he dicho antes, tenemos a Julio César y a Hércules.

Y es que la época de Roma es una época que me apasiona.

En el circo romano se producían eventos de todo tipo.

Uno de los que más me llama la atención

es cuando los gladiadores luchaban.

Utilizaban cadenas muy parecidas a estas.

Lo que ellos no hacían, es lo que hoy, aquí,

vamos a intentar hacer, que es una magia con esta cadena.

Fijaos bien.

(Tintineo de cadena)

Mirad, lo primero que hay que hacer es colocar

la cadena justo en mi cadera.

Y cuando cuente tres, fijaos bien.

Una, dos y...

(CON ESFUERZO)

(Música)

La plaza de España es una de las imágenes sevillanas

que más veces ha dado la vuelta al mundo

por las múltiples ocasiones en la que ha sido escenario de cine.

¿Y cuál es el porqué de esta plaza sevillana?

Corría el año 1929, y la ciudad se preparaba

para uno de los acontecimientos más importantes de la época,

la Exposición Iberoamericana.

Visitantes de todo el mundo iban a ver esta construcción,

y por eso, se decidió que la plaza debía concentrar, de alguna manera,

toda la historia de España y de su gente.

Empecemos por su forma semielíptica, que según dicen, simboliza

el abrazo entre la antigua metrópoli y las colonias hermanas

que tenía repartidas por todo el mundo.

Además, su orientación mirando al gran Guadalquivir,

evoca que este era el único camino para llegar hasta ellas.

Adornando las salas del edificio principal,

encontramos como símbolo de la diversidad de España,

48 bancos adornados con cerámicas que representan

las provincias repartidas en cuatro tramos.

Además, el canal que cruza la plaza está atravesado por cuatro puentes

que representan la unión de los reinos

de Castilla, León, Aragón y Navarra.

También vemos entre sus arcos, bustos de algunos de nuestros

personajes históricos más destacados.

Quevedo, Magallanes y Velázquez, entre otros,

presentados al mundo entero como personajes ilustres de su país.

(Música)

Posiblemente, me encuentre en el palacio más popular

de toda la ciudad de Sevilla.

Lo vamos a recorrer,

lo vamos a conocer de la mano de Mercedes,

pero además, lo vamos a hacer de una forma diferente,

a través de algunos de los personajes históricos

más importantes.

El nombre del palacio

se debe al monasterio de Santa María de las Dueñas,

una institución que daba servicio a los reyes de Castilla,

San Fernando y Alfonso X el Sabio.

Y aunque fue fundado a finales del siglo XV,

la propiedad no pasó a manos de la Casa de Alba

hasta casi 200 años después.

A lo largo de su historia,

este típico palacio sevillano ha tenido varias reformas.

La última en el siglo XIX, respetando siempre

su estilo arquitectónico, gótico, mudéjar y renacentista.

(Música)

Hola. Hola.

¿Qué tal? ¿Cómo estás? Muy bien, encantada.

Muchas gracias por recibirme en este palacio tan bonito.

Gracias a vosotros. Te quería preguntar,

de todos los lugares del palacio, ¿por qué hemos decidido quedar aquí?

Pues porque, primero, ves esta magnífica fachada de buganvillas,

que la buganvilla es una planta

que se da muy bien en la parte mediterránea,

y, sin embargo, aquí perdura durante todo el año que es una maravilla.

Y porque en ese maravilloso balcón que hay en medio

ahí se alojó doña Eugenia de Montijo, la emperatriz.

Ahí estuvo alojada, durmiendo, dos meses antes de morir.

Una señora con una personalidad fantástica,

muy adelantada a su época

y que creó una moda en el vestir espectacular

y fue muy adelantada. Y estuvo aquí.

Estuvo aquí viviendo.

Entonces, claro, este palacio significa mucho para los sevillanos,

para todo el país, pero para los sevillanos aún más.

Muchísimo. Este palacio data de finales del siglo XV,

primeros del XVI,

Y debe su nombre al antiguo convento de Santa María de las Dueñas,

que estaba en la acera de enfrente,

cuyas monjas daban servicio a las esposas de los reyes

y a las reinas de San Fernando y Alfonso X el Sabio.

Entonces, el palacio pertenecía a la familia Rivera,

pero resulta que a don Juan de Rivera lo apresan los moros

en la guerra de Granada y la familia, para pagar el rescate,

tiene que venderlo. Anda...

Entonces, Catalina de Rivera lo compra

y su nieta se casa con Fernando Álvarez de Toledo,

que fue el sexto duque de Alba. De ahí pasa a la Casa de Alba.

Qué de historia. Sí, sí.

Qué cosa más bonita. Muy bonita.

¿Entramos dentro? ¿Te parece? Venga, vamos para dentro. Genial.

(Música)

¿Sabes que me hacía mucha ilusión conocer este palacio

y más hacerlo de la mano de una persona como tú,

que ha vivido que tantas cosas? Pues sí.

Parte de mi adolescencia la pasaba aquí,

maravillosa porque es una etapa muy bonita,

que se disfruta muchísimo, y más en este entorno espectacular.

Yo lo he pasado aquí muy bien y he disfrutado mucho.

Y he querido mucho a esta casa y a toda la familia.

Qué bueno. ¿Qué tiene que ver este patio principal donde estamos

con una de las voces mundiales?

Cuando estuvo Montserrat Caballé aquí almorzando, ella ya salía y...

Cuando ya salía, que se iba

para coger la dirección de la puerta principal,

se dio la vuelta, se paró y miró aquí

y le transmitió tanto este jardín y este patio tan bonito,

con tanta luz y con unas flores tan impresionantes,

que empezó a cantar. ¡Anda!

Empezó a cantar de tal manera

y con tanta fuerza con esa voz espectacular que tenía,

que dicen que hasta los cristales empezaron a retumbar.

Qué bueno. Le inspiró tanto para...

Le llegó la inspiración. Totalmente.

Qué curioso que tantos personajes históricos

tengan que ver con este palacio.

Pero si caminamos por aquí, hay más sorpresas.

Hay más sorpresas. ¿Sí? Vamos a verlo.

(Música)

Qué bueno tener una capilla en tu propia casa.

Exacto.

Porque no podemos olvidarnos que estamos en la casa de...

La que fue la casa de la sevillana más internacional.

Totalmente. Aquí se casó ella, una de sus bodas fue aquí.

Y uno de sus hijos también.

Pero también aquí ha habido otras bodas.

Sí. Muy históricas. Muy importantes.

Sí, sí, y muy curiosas. Cuéntame.

Aquí se casó Américo Vespucio. Américo Vespucio...

Se casó con una sevillana que se llamaba María Cerezo.

Por eso fue su boda en esta capilla. Qué curioso.

Estaba viendo muchas cosas que me llaman la atención,

¿pero eso es un solideo original? Sí, original,

del papa Benedicto XVI, que lo regaló a la Casa de Alba,

y está aquí como recuerdo suyo en la capilla del palacio.

Qué bonito. Se respira historia. Haces así...

(INHALA) Y se respira historia. Totalmente.

Y un poquito después de toda esta época,

si seguimos paseando por aquí, vamos a descubrir

otra cosa muy interesante. Otra cosa muy interesante.

Venga. Vamos.

(Música)

Tengo la sensación de haber caminado

por diferentes palacios, pero estamos en el mismo.

Son diferentes estancias,

cada una con un ambiente diferente, un estilo, y es verdad...

Totalmente. Qué acogedor esto y qué diferente de dónde venimos,

de la capilla, del patio principal y de la fachada de las buganvillas.

¿Dónde está el cuadro de Dalí?

Bueno, pues el cuadro de Dalí lo tenemos ahí.

Es una pintura que Dalí, que estuvo una vez aquí almorzando,

firmó en el libro de visitas y, antes de irse,

le dejó hecho ese dibujo del Quijote tan espectacular.

Fíjate qué recuerdo tan bonito que hay aquí.

Vino a almorzar y dijo: "Voy a hacer un dibujito".

Y le hizo al Quijote, nada más y nada menos.

Podía haber hecho cualquier otra cosa, pero un Quijote.

Un Quijote. Nada más y nada menos.

Sí, sí. Un Quijote, que se ve perfectamente que es un Quijote.

Y es Dalí.

Y esto es la biblioteca.

Hay un rinconcito muy acogedor, como decíamos,

que madre mía qué de historias.

Qué de historias guardarán esos libros

porque qué libros más antiguos

y qué historia tiene que tener en cada uno de ellos.

Ha sido apasionante esta visita. Muchísimas gracias.

Nada, gracias a vosotros. Yo encantada.

Voy a seguir haciendo mi propia historia de Sevilla,

que, de momento, me está encantando. Es pura magia Sevilla.

Me alegro muchísimo.

Y gente como tú hace que Sevilla tenga aún más magia.

Muchísimas gracias. Muy amable.

Gracias. Muchas gracias. Cuando queráis, adiós, gracias.

(Música)

En la zona del Bajo Guadalquivir

nos encontramos con esta joya sin igual,

es la ciudad romana de Itálica,

situada en la localidad de Santiponce,

a escasos 12 km de Sevilla.

El origen de esta ciudad

debemos buscarlo 200 años antes de nuestra era.

En plenas guerras púnicas,

Publio Cornelio Escipión vencía a los cartagineses

y se establecía en este lugar.

Itálica fue la primera ciudad romana fundada en Hispania

y también fuera de territorio italiano.

Su máximo esplendor se alcanzó en el alto Imperio romano,

cuando la ciudad llegó a ocupar 52 000 m².

Además, en Itálica nacieron los emperadores Adriano y Trajano,

así como un gran número de senadores romanos de la época.

Actualmente, esta villa romana conserva en muy buenas condiciones

el anfiteatro,

que llegó a ser uno de los más grandes e impresionantes

del Imperio romano,

con una capacidad que podría acercarse a los 25 000 espectadores,

el teatro, que es la obra más antigua conservada en la villa,

las termas, cuya estructura casi puede contemplarse en su totalidad,

los acueductos y las casas de la gente adinerada de la época,

en las que podemos contemplar importantes estructuras monumentales

y obras de arte que han llegado en muy buenas condiciones

hasta nuestros días.

(Música)

Caminando por Sevilla, te encuentras maravillas como esta.

Se trata de una muralla militar que protegía toda la ciudad.

Fue mandada construir por Julio César en el año 65 a. C.,

cuando él era magistrado del imperio de Roma en esta ciudad.

Y es que al histórico Julio César y al mítico Hércules

se les achaca la fundación de esta ciudad.

(Música)

Con el paso del tiempo, se fue remodelando,

hasta que en el año 1868,

con la revolución que finalmente destronó y exilió a Isabel II,

se abolieron por completo.

Afortunadamente, aún nos quedan partes como esta

que se conservan en un buen estado y nos permiten conocer su historia.

Además, paseando por aquí, esta muralla nos lleva

hasta la puerta y la Basílica de la Macarena.

(Música)

Si hay algo capaz de igualar

al patrimonio histórico y cultural de Sevilla,

es la devoción y la fe, sobre todo, a la famosísima

Virgen Santa María de la Esperanza Macarena.

La valiosísima talla se encuentra en la Basílica de la Macarena,

en el número 1 de la calle Bécquer, en el barrio de San Gil.

El edificio, uno de los más visitados de Sevilla,

es la sede de la Hermandad de la Esperanza Macarena,

y Miguel ya ha cruzado sus puertas

para vivir en primera persona lo que allí se siente.

(Música de coro)

Hola, Andrés, muy buenas. Hola, Miguel.

¿Cómo estás? Bienvenido.

Muchísimas gracias por recibirme en un sitio tan bonito

y tan especial como este porque estamos en la Basílica

de Santa María de la Esperanza Macarena.

Así es.

Porque hay más Esperanzas en Sevilla, ¿verdad?

Sí, hay varias.

Las hay de gloria y las hay de penitencia.

Dentro de las de penitencia,

tenemos la Esperanza de Triana,

tenemos la Virgen de la Expectación, la O,

la Esperanza de la Trinidad, Gracia y Esperanza...

Es decir, tenemos...

Y para diferenciarlas un poquito se le puso lo de Macarena

porque pertenece al barrio de Macarena.

Bueno, era la gente, era el apelativo popular.

"¿Qué Esperanza?" "La de la Macarena.

La del barrio de la Macarena".

Vamos a conocerla, si te parece. Ahora mismo.

Venga.

(Música)

O sea, que nos encontramos ante la imagen más antigua

de todas las Esperanzas de Sevilla.

Sí. ¿Del siglo XVII es?

Es del siglo XVII, de la segunda mitad del mismo.

Y, probablemente, está realizada a partir de un modelo de Pedro Roldán.

Lo que no se sabe es exactamente qué escultor lo talla.

Por eso la tenemos como imagen anónima

de la segunda mitad del siglo XVII.

Hay que decir que esta imagen es, probablemente,

una de las tallas de mayor nivel artístico

que hay en la ciudad de Sevilla. Y destaca, ¿por qué?

El escultor que la talla se va a tomar una serie de libertades,

moviendo los ejes verticales y horizontales de la anatomía

para generar un efecto expresivo más fuerte, con mayor impacto.

Eso va a hacer que la imagen,

aparte de la belleza natural que tiene, parece que está viva.

Si miramos fijamente al rostro,

parece que está riendo y llorando a la vez.

Efectivamente.

Es debido al desplazamiento de los ejes que hemos comentado.

Al girar levemente la nariz y la boca en sentido contrario,

hace que la comisura de los labios

en un lado está hacia arriba y en el otro hacia abajo.

Entonces, si la contemplamos por el perfil que está hacia arriba,

nos da la sensación de que nos está sonriendo.

Si lo hacemos por el contrario, que está llorando.

Qué bueno. Impresiona ver la imagen aquí,

pero también impresiona verla la madrugada del Viernes Santo

cuando procesiona por las calles, que, además, no lo hace sola,

lo hace acompañado, precedido, mejor dicho,

por un Cristo que tenemos ahí, el de la Sentencia, ¿verdad?

Sí, el Misterio de la Sentencia de Cristo.

¿Vamos a verlo? Vamos a verlo.

(Música de coro)

O sea, que este Cristo va en la procesión del Viernes Santo,

delante de la Virgen, ¿verdad? Claro.

En Sevilla siempre van los pasos de Cristo por delante

y los pasos de Virgen bajo palio por detrás.

La basílica de la Macarena

se construye a partir de 1941.

Por lo tanto, todos los retablos son posteriores.

Las obras finalizan en torno al 49

y ese año se empieza el retablo mayor.

Este se talla y se instala entre 1950 o 51

con diseño de Juan Pérez Calvo y esculturas de Luis Ortega.

También es el responsable de esto que estamos viendo aquí, ¿verdad?

Lo que estamos viendo allí es la baranda del coro de la basílica.

Es el antiguo paso de Cristo.

Un paso construido, tallado a mitad del siglo XIX

por un tallista llamado José Hernández.

Y este señor insertó cuatro relieves de Cristóbal Pérez.

Es decir, cuatro relieves que corresponden al contrato original

del Misterio de la Sentencia, de 1681.

Bueno, son obras muy valiosas, son obras barrocas

con un gran valor plástico.

La verdad que es una maravilla, te quedas...

No sabe uno dónde mirar cuando entra aquí. Hay tanto por ver...

Un placer. Muchísimas gracias. Igualmente.

Me gustaría ser alumno tuyo en la facultad porque explicas fenomenal.

Yo encantado.

Muchísimas gracias. Gracias. Encantado de recibirte.

(Música de coro)

Situada en el margen izquierdo del Guadalquivir,

junto a la plaza de toros de la Maestranza,

es una torre albarrana. ¿Y qué significa esto?

Pues que era una torre adelantada a las murallas

y que estaba conectada a las mismas por pasos fácilmente destruibles

para, en caso necesario y frente al enemigo,

dejarla aislada y poderla usar como baluarte defensivo.

La Torre del Oro está formada por tres cuerpos.

El primero dodecagonal,

construido entre 1220 y 1221.

El segundo también dodecagonal,

construido por Pedro I el Cruel en el siglo XIV.

Y el tercero, cilíndrico y rematado,

con una cúpula ya del siglo XVII.

La Torre del Oro, que fue declarada Monumento Histórico Artístico,

es, hoy en día, uno de los lugares más visitados de Sevilla.

(Música)

A solo 5 km de Sevilla, se encuentra Castilleja,

Castilleja de la Cuesta, que es el lugar que he elegido

para aprender a hacer los famosos pestiños,

una receta de origen árabe. Pero es que, además,

no sé si me interesa más aprender a hacer los pestiños

o conocer la historia personal que hay detrás de estos pestiños.

(Música)

Luisa, ¿qué tal? ¿Cómo estás? Hola, bien.

Muchas gracias por recibirnos. Claro que sí.

Tenía muchísimas ganas de conocerte

y de conocer esa bonita que me han contado

y quiero comprobar si es verdad. Claro que sí que es verdad.

¿Cómo empieza una mujer como...? ¿Te puedo tutear?

Sí, claro.

¿Cómo empieza una mujer como tú a hacer estos pestiños?

Pues me enseñó mi suegra.

La receta era de tu suegra. Era de mi suegra.

Upita de los Reyes.

Entonces, una vez que me casé, empezó a enseñarme, a enseñarme,

yo como que lo tenía un poco aparcado, pero lo hacía

porque tuve muchas niñas, una detrás de otra.

¿Cuántas hijas? Cinco.

¿Cinco hijas? Cinco hijas.

Todas mujeres. Cinco hijas. Una detrás de otra.

¿Es verdad que tu suegro era el primo de Rita Hepburn?

Sí, sí, claro que es verdad. Era De los Reyes Cansino.

Era Cansino. Rita Hepburn era Cansino.

Qué bueno. De Castilleja, vamos.

De esa zona de donde vivía.

Ha vivido toda la vida de Dios allí por la parte de detrás de Castilleja.

¿Cómo se vendían esos primeros pestiños?

¿Venía la gente o ibas tú? Sí, por el pueblo también.

Por las tiendas.

Ibas tocando a las casas ofreciendo los pestiños.

¿Cómo fueron aquellos primeros años?

Se trabajaba por la mañana y se vendía por la tarde.

¿Se hacían por la mañana...?

Por la tarde salíamos a vender mi marido y yo.

¿Cómo fue el negocio las primeras veces?

Pues fíjate.

Con mucho trabajo, pero bueno, como es lo que había...

¿Y se vendía poquito más bien? Sí, se vendía poquito.

Pero como es lo que había y no había más remedio que hacerlo,

pues se hacía.

Y ya empecé para arriba.

Mis hijas se pusieron más mayorcitas y empezaron a ayudarme.

¿Cómo se llega de empezar a vender puerta por puerta

a tener una fábrica como esta? Con mucho trabajo. Mucho trabajo.

¿Te puedo pedir un favorcillo? ¿Me enseñarías...?

Quiero que me presentes a tus hijas

porque me han dicho que son un encanto y quiero conocerlas.

Soy un poco cocinillas y me gustaría aprender... ¿Sí?

Claro que sí. ¿Vamos?

Vente para acá. Venga, vamos.

(Música)

Hola, chicas. ¿Qué tal? (TODAS) Hola, ¿qué tal?

Os veo muy atareadas. Sí, sí.

Me ha dicho vuestra madre que sois las personas ideales

para enseñarme a hacer pestiños. Pues sí.

¿Sí? Veo que estáis con el último paso casi, ¿no?

Que es el freír. Ya freírlo.

Todo tiene un inicio. Sí, sí.

¿Vamos a verlo? Lo vemos, claro.

Pues vamos a verlo. Luisa, me voy con tus hijas.

Freírlo. ¿Vale? Venga.

¿Por dónde vamos? ¿Por ahí? Por aquí.

Pues venga.

(Música)

Pues ya estamos aquí.

Lo que pasa que me veo un poco desentonado.

¡Ah! Qué bueno.

Lo teníais todo preparado. Claro.

Upita de los Reyes. Venga, átame, porfi.

Las manos he de decir que me las he limpiado antes

porque quiero meter aquí bien la mano.

Claro.

Ahí está, perfecto.

O sea, vamos a hacer pestiños, pero de una manera concreta,

que es la manera tradicional. Sí, sí.

La gente que lo está viendo también lo puede hacer.

Claro.

Primero, ingredientes que tenemos por aquí. Contadme.

Pues, mira, ingrediente, el aceite de oliva, el vino...

Tenemos las especias aromáticas,

que es el sésamo, el anís y la canela, y la harina.

Con esto ya se puede hacer esta masa de pestiños.

Y esta masa se hace uniendo todo esto.

Todos estos ingredientes, las cantidades.

Perfecto. Y esto lo tenemos aquí y ya hay que meter la mano.

Aquí hay que meter la mano. Primero vosotras y luego yo.

¿Cuánto tiempo se tarda en hacer esta masa?

Pues más o menos puede estar en torno a unos 15 minutos

dándole puño con puño. 15 minutos.

Hasta que coja este aspecto.

Y luego tiene que reposar como una hora antes de comenzar.

¿Una hora? Una hora.

Tiene que tener reposo. Esta masa es mágica, mirad.

¿Veis que hay dos? Una se pone en esta mano, y otra se pone aquí,

y al hacer así, mira. Vaya por Dios.

¿A que mola? Mola, pero seguimos. Perdona, pero seguimos, seguimos.

Seguimos, venga, seguimos. Seguimos, ¿no?

Pues nada, ahora cogemos... A partir de las porciones

lo tienes que poner un poco así... O sea, que no me ha quedado

muy bien, me estás diciendo. Sí, te ha quedado bien,

pero la tienes que aplastar un poquito previamente, así.

Y ahora ya le damos para abajo.

Y enrollamos un poquito y subimos.

¿Ahí? Sí, más o menos.

Se me ha quedado aquí pegado.

Sí, bueno, pero...

Eso es práctica, un poquito de práctica.

Si me saldría bien a la primera, pues no sería...

Le damos para abajo, un poquito para arriba,

y están listos ya. Ahora que Luisa no está,

que es vuestra mamá, que fue la que inició todo esto,

vaya madre más valiente tenéis, ¿no? Bueno, hombre.

-Es una campeona. Es increíble,

hoy día, que los padres jóvenes nos quejamos...

Del trabajo, de los niños... De tener un niño o dos,

y sacar un negocio adelante y con cinco niños.

Y con cinco hijas. Alguno de vosotras

tenéis cara de bastantes pilla, no voy a decir quién de las 5,

pero yo veo que tenéis cara de pilla, y digo que madre mía.

Vaya mujer más valiente, ¿verdad? La verdad que sí.

Es todo un ejemplo. Por eso decía yo al principio

que tenía el mismo interés en aprender a hacer los pestiños

como en conocer la historia de vuestra madre,

y las dos cosas me han parecido geniales.

Así que nada... ¿Qué os parece si hacemos

un brindis de pestiños? Venga, claro.

Y con esto, despedimos.

Así, así. ¡Madre mía!

Por vosotras, por Luisa, por los pestiños,

y por Sevilla, que es una tierra fantástica.

Gracias. -Gracias.

(Música)

Volamos hasta las marismas del Guadalquivir para descubrir

una actividad que, siendo mayoritaria en la zona,

es la gran desconocida de Sevilla,

son los arrozales que rodean la localidad de Isla Mayor,

miles de hectáreas de cultivo dedicadas a este cereal

se pierden en el horizonte.

En total, más de 35 000, que aportan aproximadamente

la mitad de la producción nacional y el 12 % de la europea.

Es un auténtico espectáculo poder disfrutar de la recolección,

y de cómo las aves que pueblan estos territorios

persiguen a las segadoras en busca de comida fácil

que llevarse al pico.

Junto a los terrenos de los arrozales podemos ver

una especie de pozos inundados llamados lucios,

en los que, por su alta salinidad, no puede cultivarse el arroz

y sin embargo, brotan especies autóctonas,

como el candilejo y la castañuela entre otras..

¿Y a qué se debe el cultivo de arroz en esta zona?

El cultivo del arroz fue introducido en el siglo pasado

en una época de escasez, en la que era imposible

que llegase el cereal desde la zona de Valencia.

Esta circunstancia agudizó el ingenio

para aprovechar la riqueza de estos terrenos,

y producirlo aquí.

La cercanía de estos cultivos al Parque Natural de Doñana

ha provocado que hoy en día cumplan con los más altos estándares

en cuanto a sostenibilidad. Además, se ha convertido

en la principal fuente de riqueza de la zona,

junto con la industria cangrejera.

(Música)

(Música)

Este es el puente de hierro más antiguo de España,

es el de Isabel II, pero pocos saben que se llama así,

porque para el mundo entero es el puente de Triana,

que sobre el Guadalquivir une el centro de Sevilla con Triana.

Aquí ha quedado Miguel con la periodista Marina Bernal.

(Continúa la música)

Hola, ¿cómo estás? Hola, Miguel.

Muy bien, ¿y tú? Te veo aquí con el río,

así, como absorta... Disfrutando de las vistas,

es una de las vistas más bonitas de Sevilla.

¿Estamos en Triana o todavía...? Todavía no, estamos en la frontera

con Triana. ¿Dónde empieza Triana?

Triana empieza aquí, donde está la capilla del Carmen,

pero antes de que pasemos a Triana, he venido a recibirte

y quiero que te fijes en esa estatua que está al otro lado del río.

En Sevilla, vienes de Sevilla, en esa,

es el monumento a la tolerancia,

es obra del escultor Eduardo Chillida,

que decidió en el año 92, que se inaugura la Expo de Sevilla,

que había que hacer también un monumento a la tolerancia

sobre todo, aludiendo a la convivencia de las culturas.

O sea, que tiene mucho significado, ¿verdad?

La cultura cristiana, la cultura judía y la musulmana.

Porque han convivido siempre en Sevilla,

y fíjate, las cosas de la historia, ese monumento a la tolerancia

que está casi enfrente del castillo de San Jorge,

donde actualmente se asienta el mercado de Triana,

y que se convirtió en tribunal de la inquisición en el siglo XV.

Todo parece que está relacionado, vaya, vaya.

Hay magia, ¿no? Oye, hablando de magia,

este río es mágico porque suceden un montón de cosas, ¿verdad?

Es un río que tiene muchas vertientes,

no solo es el único río navegable de España, sino que de aquí

salió Magallanes en 1519 para dar la primera vuelta al mundo,

desde aquí hasta Sanlúcar, y allí comienza la primera vuelta al mundo.

Es un río que tiene mucha importancia en el terreno económico

y empresarial de la ciudad, y es un río que además es

una pista de entrenamiento deportivo, como puedes ver.

Se ve, se ve. En Sevilla tenemos

un Centro de Alto Rendimiento para piragüismo y remo, y además,

se han disputado campeonatos internacionales,

y es un sitio muy importante donde se concentran

equipos de todo el mundo. Oye, ¿qué te parece

si nos adentramos en el barrio? ¿Vamos a la calle Betis?

Venga.

(Música)

¿Y esto que está aquí es la capillita del Carmen?

La capillita del Carmen, que fue obra del arquitecto Aníbal González,

el mismo que hizo la plaza de España en Sevilla.

Conserva dentro un cuadro del siglo XVIII

de la Virgen del Carmen con el niño, que es, como ya sabes,

la patrona de los marineros, porque Triana es un barrio marinero.

Y alfarero. Marinero, alfarero,

tiene una calle que se llama alfarería,

porque aquí en Triana se encontraban todas las fábricas de alfarería

porque, precisamente, el río suministraba las dos materias primas

fundamentales, el agua y el barro. Vamos a dar un paseíto por Triana.

Esta es la calle Betis. La calle Betis.

(Música)

Guadalquivir fue el nombre que le pusieron

a este maravilloso río, además, fíjate, lleno de deportistas, ¿eh?

Sí, Guadalquivir significa "Río Grande" en árabe,

y después, los romanos, o sea, antes, los romanos,

lo habían llamado Betis, por eso es el nombre de la calle

donde nos encontramos paralela al río, la calle Betis.

El río es una frontera que delimita este barrio,

lo que ha hecho que este barrio de Triana sea autosuficiente,

desde la época prácticamente de su fundación,

uno de los barrios más antiguos de España,

se habla de que fue un asentamiento tartésico,

entonces, ¿qué ocurre? Que al principio, el puente que había

era de barcas encadenadas entre sí, era un puente

para la necesidad del momento. El puente estable

tal como lo conocemos, que es el de Isabel II,

el puente de Triana, se crea en el siglo XIX.

Qué bueno. Tengo que pedirte un pequeño favor,

quiero que me lleves al mercado de Triana,

a conocer el teatro más pequeño del mundo.

¿Estás preparado? Venga, vamos.

(Música)

Aquí, porque no estamos por la mañana, si no,

estaría lleno de gente comprando y vendiendo,

es un mercado completamente normal. Auténtico, auténtico,

donde se vienen a comprar todos los productos para el consumo diario.

Mira, pescadería, un puesto de freíduría,

tenemos lechazos, hay de todo. Y carnicería, porque el teatro

a donde nos dirigimos, el más pequeño del mundo,

está ubicado donde antiguamente había dos puestos de carnicería.

Tú dirás cómo van a abrir un teatro...

¿A quién se le ocurre esta idea? Pues a una pareja de trianeros,

él se llama Fernando Montalvo y ella se llama Sara,

que son dos personas muy relacionadas con el mundo artístico.

Él es escultor, ella es maquiladora, y tienen una filosofía personal

muy interesante, que es la de acercar la cultura al día a día,

y qué mejor manera de hacerlo que traerla donde vienes a consumir

los productos de consumo diario. Pues venga.

Vamos a ver, que a lo mejor, te sorprendo ahí.

¿Ah, sí? Sí, sí, puede ser.

(Música)

Oye, pues sí que es pequeño, ¿eh? 28 butacas, además,

las butacas que ves aquí proceden del teatro Bretón de Logroño.

Son auténticas butacas del teatro, es un miniteatro,

es el teatro más pequeño del mundo

y el único que está en un mercado. Teatro estable, porque, claro,

hay otros espacios de microteatro donde se hacen obras

de una hora o el repertorio entero...

Claro, y hay una programación cultural que es bastante interesante,

de flamenco, monólogos, cabaret, de todo.

Qué bueno. A mí me recuerda mucho a aquellos teatros del siglo XIX,

por las butacas así, de este color rojo...

Las cortinas de terciopelo... La luz...

Mi equipo ha preparado aquí una cosita para sorprenderte.

Me está dando miedo. Sube, por favor.

¿Pero me vas a sorprender para bien o para mal?

No, hombre, yo espero que para bien, con esa intención lo vamos a hacer.

Me está dando un poco de miedo. Qué va, qué va.

Me has enseñado Sevilla, este cachito de Triana tan bien

que te voy a agradecer ese paseo que te has dado conmigo

de la mejor forma que sé, que es haciendo un pequeño juego de magia.

Decía que esto me recordaba a las casas de los espíritus

por lo que tú apuntabas, de las cortinas de terciopelo rojo,

las butacas... Mira, en todos los teatros hay un espíritu.

Mira, me está entrando miedo. No, no, no es mi intención.

En todos los teatros hay un espíritu siempre que ayuda,

que de alguna manera se confabula con el mago para poder sorprender

al espectador, que en este caso, eres tú. Mira.

Quiero que cojas la campana y veas que funciona correctamente,

que la dejes quieta un momento, y que pienses, sujétala así,

que pienses en algo bonito. ¿Lo tienes?

(RÍE)

¿Lo has movido tú? No.

¿En serio? Vuelve a pensar en algo bonito.

Perfecto, todo va bien. Eres la persona ideal.

No voy a desaparecer, ¿verdad? No, no, no, no,

voy a mezclar un poco esta baraja de cartas, que tiene 52 cartas,

son picas, corazones, rombos y tréboles,

y me gustaría que... Toca una, la que tú quieras.

¿Pero la cojo? Tócala, tócala libremente.

¿Ésta? ¿Seguro? Cógela, cógela. Fíjate que si hubiera sido esta,

hubiera sido otra u otra, u otra, diferente, ¿verdad?

Pero ha sido esa, muy bien. Muéstrasela a la cámara,

yo no quiero verla.

Eso es, déjala por aquí.

Déjala por aquí.

Vamos a añadir unas cuantas más,

mira, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9 y 10.

10 cartas más la tuya, que es una carta única en el mundo,

porque tú la has elegido. Quiero que esta carta

la mezcles por aquí un poquito, pero sin levantar las cartas,

hagas así un poquito, las envuelvas un poquito,

todo sobre la mesa, ahí esta.

Perfecto, y vamos a colocarlas de una manera especial.

Colocamos por aquí, por aquí, por aquí, por aquí, por aquí,

por aquí, por aquí, por aquí, por aquí y por aquí.

Así, todas bien colocaditas, por aquí, así, de tal manera,

así, las dejamos por aquí así, y ahora, coge la campana, por favor.

Porque en este momento tú no tienes ni idea de dónde está tu carta.

Pues no, la verdad es que no. Ni nadie, porque las podemos

envolver así, y nadie sabe dónde está tu carta,

pero mira lo que vamos a hacer.

Quiero que empieces a pasar tranquilamente

la campana por las cartas.

Muy despacio, puede hacer lo que quieras,

un poquito más rápido si quieres.

(Campana)

(RÍE) Sigue, sigue,

porque a lo mejor, no sé por qué ha sonado por ahí.

Vale, por aquí no suena. Pasa por aquí también.

Por aquí no ha sonado nada de nada, ¿verdad?

Sigue por ahí, sigue por ahí.

(Campana)

Siempre suena aquí, ¿eh?

Por aquí parece que tampoco ha sonado, pero...

Se ha parado. Aquí también parece que ha sonado.

Quiero que la dejes aquí un poquito, suéltala,

y parece que no suena la campana.

Quiero que la pongas aquí.

(Campana)

Ahí sí, perfecto, no hay ninguna duda,

la campana ha decidido que de todas las cartas que estaban aquí,

esta es la tuya. Vamos a ver si es verdad.

Ozú...

Me estás dando miedo. Un momento, un momento.

Fíjate que aquí no ha sonado. ¿Sabes por qué?

Porque esta carta, mira, está en blanco,

y lo que es más increíble es que todas, absolutamente todas

son blancas excepto una,

que tú, libremente, has elegido.

No sé si voy a poder superar este momento.

La magia del teatro y la magia de una periodista como tú,

que nos ha enseñado tan bien Triana. Gracias.

Así que choca.

He pasado miedo de verdad, ¿eh?

Porque en esta atmósfera, con esta luz,

Miguel mirándome a los ojos de esa manera,

cómo me ha contado la historia, y después resulta

que la campana sonaba cuando menos lo esperaba,

yo he pasado miedo.

Carmona, a menos de 30 km de Sevilla,

es una ciudad de gran importancia desde hace más de 5000 años.

Según los restos encontrados, es más que probable

que aquí se encontrase una de las ciudades amuralladas

del reino de Tartesos.

Después llegaron hasta aquí los fenicios, y más tarde,

los cartagineses.

Las huellas de estos últimos pueden verse

en las partes más primitivas de la puerta de Sevilla,

que es hoy en día, uno de los mejores ejemplos

de puerta romana de España.

Durante el imperio romano, Carmona se situó en plena Vía Augusta.

Este fue uno de los periodos más prósperos de la ciudad,

del que nos han quedado elementos únicos como la necrópolis.

El mismo Julio César dijo de Carmona que era, con mucho,

la ciudad más fuerte de toda la provincia bética.

Hasta su reconquista en 1245 por San Fernando,

Carmona estuvo en manos árabes,

y llegó a ser la capital de uno de los reinos de taifas.

En este periodo, los palacios y las mezquitas

con la mejor ornamentación poblaron la ciudad,

transformándose algunas después en iglesias,

como la de Santa María.

Andar por las calles de Carmona es sentir la historia a cada paso,

es vivir las vidas tan distintas que ha tenido esta ciudad,

que ha sido siempre protagonista de su tiempo.

(Música)

(Música)

En Sevilla no solo existe la historia,

sino también, vanguardia. Fijaos bien,

esta estructura que está sobre mi cabeza

lleva aquí desde el año 2011 y ha convertido este lugar

en uno de los sitios más visitados.

Es la estructura de madera más grande de todo el mundo,

se llama Metropol Parasol, aunque todos los sevillanos

lo conocen como las setas de Sevilla.

¿Qué, os apetece conocerla? Pues venga, vamos.

La Plaza de la Encarnación de Sevilla se encuentra situada

en pleno corazón de su centro histórico y comercial.

Con un perímetro aproximado de 560 m,

ocupa una superficie de unas 1,5 ha.

En el centro de la plaza estuvo situada una antigua puerta

de la desaparecida muralla abadí, de Isbiliya,

puerta norte de la ciudad romana.

La muralla discurría desde Imagen a Laraña,

y la que fue su ubicación delimita idealmente los barrios

de la Encarnación Regina y De la alfalfa.

(Música)

En el año 2004 se llevó a cabo un concurso internacional de ideas

para la rehabilitación de la plaza,

que fue ganado por el arquitecto alemán Jürgen Mayer

con el proyecto Metropol Parasol, consistente en una estructura

con forma de seis grandes setas.

(Continúa la música)

Miguel dice adiós a Sevilla, a su olor a azahar,

al agua tranquila del Guadalquivir, a su gente maravillosa,

pero una parte de su corazón, como les ocurre siempre a sus visitantes,

se queda aquí, para seguir descubriendo su historia,

para continuar saboreando sus tradiciones,

y para escuchar siempre su sonido y su arte.

Sevilla, nos has hecho sentir el sur,

nos has hecho soñar con las personas que te hicieron grande,

y sobre todo, has hecho que ya solamente pensemos

en volverte a ver.

(Continúa la música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Sevilla

Un país mágico - Sevilla

07 abr 2019

Este es Miguel de Lucas, el mago más curioso que viaja por España contando las tradiciones, la cultura, las gentes, el arte y la historia escondida en nuestros pueblos y ciudades. Sevilla es hoy nuestra ciudad mágica. Descubrimos que cosas esconde el Palacio de las Dueñas.

ver más sobre "Un país mágico - Sevilla" ver menos sobre "Un país mágico - Sevilla"
Programas completos (33)
Clips

Los últimos 178 programas de Un país mágico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios