www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4656834
Para todos los públicos Un país mágico - León - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Hola, soy Miguel, aunque todos me conocen como Miguelillo.

Aventurero, intrépido y siempre con un as en la manga, mi magia.

Me pongo en marcha para mostraros las 52 provincias de España

de una manera completamente nueva.

Hoy turno para León.

Disfrutaremos de una mágica catedral.

Alguna leyenda dice que hay un topo gigante.

Me convertiré en un auténtico templario.

Conoceremos a los hombres más fuertes del mundo.

¿De verdad que no te has hecho daño? Para nada.

Y como siempre, muchas cosas más.

Por cierto, en cada destino dejaré siempre una carta de mi baraja

hasta completarla entera.

Aquí comienza una nueva aventura de "Un país mágico".

(Música)

Sobrevolamos Las Médulas,

uno de los rincones naturales más impresionantes de toda España.

En su día, fue la mayor mina de oro a cielo abierto del imperio romano.

Su explotación dio como resultado este paisaje tan especial

de rojizas arenas.

Porque no estoy solo.

No quiero parar, nadie puede parar.

Hoy veo que todo vuelve a empezar.

Sé que todo vuelve a empezar.

Veo que todo vuelve a empezar.

Sé que todo vuelve a empezar.

La catedral de León, ahí está.

Es uno de los sitios indispensables cuando se visite esta ciudad.

Se empezó a construir en el siglo XIII y se acabó en el siglo XV.

Para conocerla un poquito más por dentro

he quedado con una persona un tanto especial.

Les va a llamar mucho la atención porque tiene una manera

muy particular de explicar las cosas.

Ahora veréis.

Hola. ¿Cómo estás? ¿Qué tal?

Muchas gracias por ser mi guía tan especial en este viaje a León.

Me alegro. ¿León es ya tu ciudad?

Sí. Ya llevo muchos años. 13.

13 años.

Para mí es muy importante que una maga internacional como tú,

con tantos premios a nivel nacional e internacional...

No te pongas vergonzosa porque es verdad.

Soy un buen admirador de la magia que haces.

Yo a ti también.

Vamos a hablar de otro arte que no es el nuestro.

Que también es mágico. Sí, sí.

El arte gótico.

¿Pasamos para la catedral? Vale, vamos.

Vamos para allá.

Podría pasarme la vida lamiéndome las heridas

y aún no cicatrizaría.

Lo que más me llama la atención son esas vidrieras.

Qué bonitas son.

Aquí tenemos la vitrina más espectacular, más colorido.

Tiene cuatro niveles. Abajo es la tierra.

El segundo, el pico, es la vegetación de León.

La típica de León. Tiene las hojas, robles, la vid.

Y esa flor significa hombre. Más arriba es Dios.

Esta catedral también tiene una leyenda muy bonita, ¿verdad?

Sí, sí. Si no me equivoco, está por ahí.

Sí, mira.

Esa catedral se construye, es un proceso muy complicado.

Durante unos 300 años de construcción.

De hecho, hay una leyenda, hay un topo gigante.

Que todos los días sale de la tierra...

Va haciendo así... Sí, sale de noche.

Mordiendo, mordiendo... Y todo lo que han construido, luego...

Sí, sí. Al día siguiente tienen que volver a empezar.

Y se puede ver ahí. Se puede ver ahí.

Dicen que una cazadora de topo lo cazó.

Quita su piel y coloca su piel allí.

Y a partir de ese momento la construcción fue mucho mejor.

No había ningún topo malvado que por la noche...

Sí, sí.

¿Dónde podemos ir a dar un paseo?

Luego te llevo a una zona más tradicional, típico de León.

Se llama Barrio Húmedo. Barrio Húmedo.

Y vamos a tomar algo. ¿Ah, sí?

Genial, vamos.

Puedo volver, puedo callar,

puedo forzar la realidad.

Puedo doler, puedo arrasar,

puedo sentir que no doy más.

¿Podemos decir que ya estamos en el Barrio Húmedo?

Sí, sí. Aquí empezamos.

El Barrio Húmedo es muy popular para la gente que viene a tapear,

a tomar algo.

Aquí en León es la única ciudad en la que puedes disfrutar

de tapas gratis con la consumición de bebida.

Te vamos a nombrar embajadora de León.

Puedo romper, puedo olvidar,

puede comerme la ansiedad.

Ahora que te tengo tan cerquita, te voy a pedir un favor.

Me encantaría que me dedicaras un pequeño juego de magia,

y además así cerquita.

Porque la gente está habituada a verte en escena,

pero tan cerquita... Venga, sí.

Puede vencer, puedo palmar,

puedo saber que sin vosotros...

Estoy expectante. ¿Qué vamos a hacer?

Mira.

Aquí tenemos dos vasos.

Y una bolsa de papel.

Puedes mirar. Está vacío.

Vacío. Enséñasela a la cámara, que la vean bien.

Mira. Metemos un vaso dentro.

Ahora...

Fijaos.

Ahora no me digas que... Cómo mola.

Mola. Qué guay. Me ha encantado.

Genial.

Un brindis por la magia.

Siempre te veo tan de lejos y verte tan cerca, cómo mola.

Además, mira.

Vamos a hacer una cosa.

Te voy a intentar sorprender a ti con un pequeño efecto de magia

en este mismo lugar, tal y como estamos.

Pero si la gente lo quiere ver,

van a tener que entrar en la web de RTVE.es.

¿Te apetece? Sí, sí.

(Música)

Nuestra siguiente etapa es Hoces de Vegacervera.

Espacio natural protegido.

Un paisaje de singular belleza,

originado por la lenta disolución de las rocas calizas

por efecto del agua.

Algunas paredes llegan a tener hasta 100 m de altura.

Mucho más fácil de andar,

pero no llega donde quiero llegar.

Sé que el mundo es así.

Pero también sé que no es para mí.

Así que ya no queda nada que decir.

Nada me retiene en este lugar, mis ojos miran a otra dirección.

León es una ciudad donde se pueden visitar infinidad de monumentos.

Quiero llamar vuestra atención sobre este templo del siglo IX.

Se trata de la basílica de San Isidoro.

Entre sus muros, se esconde un secreto.

Un secreto no exento de cierta polémica.

He quedado con Raquel, a ver si entre los dos

podemos conocer un poquito más a fondo

esta trepidante historia.

(Música)

Raquel. Hola, Miguel.

¿Cómo estás? Bienvenido.

¿Dónde estamos? ¿Por qué es tan especial este lugar?

Estamos en el panteón real.

El panteón real está abocado a San Isidoro.

Es una cosa muy curiosa, porque estamos en León.

San Isidoro es un personaje de Sevilla.

Hay una leyenda medieval que nos cuenta cómo San Isidoro

no quería estar en terreno musulmán.

Él tocó tres golpes en el suelo para decir que quería venir

al Reino de León. A los terrenos cristianos.

Entonces, el obispo de León fue a buscarlo y lo trajo aquí.

El obispo de León murió en el camino.

Gracias a eso, tenemos los restos de San Isidoro de Sevilla.

Pero ¿entonces es leyenda o tiene algo de...?

Bueno, es una crónica que mezcla la leyenda con la verdad.

Ya te he dicho que es un misterio. Claro.

¿Quién está enterrado aquí?

Aquí están enterrados 33 reyes y reinas del Reino de León.

Fue un importante Reino en la cristiandad

desde el año 910 hasta el 1230, e incluso hasta nuestros días.

Este lugar es muy querido por todos los leoneses.

Sobre todo, si miramos hacia arriba, vemos las maravillosas pinturas.

Este lugar es definido como la Capilla Sixtina del arte románico.

Llama la atención nada más entrar,

en cuanto levantas un poquito la mirada, te atrapa.

Sí, este es uno de los lugares más impresionantes.

¿Qué hay representado, porque veo muchísimas cosas?

Ahí te voy a dejar para que lo averigües tú mismo.

Pero quiero que te fijes en este personaje.

Un personaje en el que pone Marcialis Pincerna,

Marcial el Copero.

Es un personaje que, según los evangelios apócrifos,

sirvió el vino en La Última Cena.

Quiero que te dejes en ese cuenco que tiene entre las manos.

Ese cuenco guarda el mayor misterio de este lugar.

¿Qué? No puede ser.

Creo que estás hablando de...

Te tengo que dejar con la intriga sí, sí.

Estamos hablando de la pieza más buscada dentro del mundo medieval.

Quizá de la pieza más buscada dentro de la cristiandad.

Pero ahí te tengo que dejar. ¿No podemos ir a verlo ya?

No.

Te voy a llevar a una biblioteca maravillosa

donde te voy a contar otro secreto.

¿Pero luego me llevas a ver...? Bueno, depende. Ya veremos.

Sígueme.

(Música)

Esto que aquí son cantorales edición bolsillo, por lo que veo.

Sí, cada vez que viene uno de los investigadores a consultarlo,

casi tenemos que pedir ayuda para sacarlo.

Casi un grúa.

¿Y de qué año son?

Son códices desde el siglo XI, más o menos, hasta el siglo XVI.

Hay una pieza muy especial en esta biblioteca, que es la Biblia.

Sí, efectivamente. Aquí la Biblia.

Es la Biblia del siglo X, Miguel. Vas a tener el privilegio de ojearla.

Hay que ponerse unos guantes porque esto es muy delicado.

Efectivamente.

Solo hay cinco biblias en el mundo

que se conserven íntegras del siglo X.

Vas a tener la oportunidad de ver una de ellas.

Qué bueno.

¿Por qué está aquí?

Está aquí porque fue realizada en un convento en Burgos,

y cuando el convento fue atacado,

lo que hicieron los monjes es traerlo aquí rápidamente.

Para que los monjes de aquí pudieran conservarlo.

¿Puedo? Sí, sí. Por supuesto.

Qué cosa, ¿no? Claro. Por supuesto.

Voy a tocar parte de la historia. Efectivamente.

Entender no entiendo mucho. Pero bueno.

Es latín. Igual con un poco de esfuerzo...

Sí, de mis tiempos de instituto. Madre mía.

¿Por qué es tan especial esta Biblia?

Es muy especial porque fue realizada por monjes que venían de Al-Ándalus,

con lo cual, aunque los textos están en latín

y los monjes eran cristianos, se dejaban notas escritas en árabe.

Además, contienen muchas miniaturas.

Hay un documento donde podemos ver el primer selfi de la historia.

Efectivamente. Lo tenemos aquí, Miguel.

Lo habías preparado aquí ya. Qué bien.

¿Dónde está? Está aquí.

Es uno de los monjes del "scriptorium" del siglo XII.

Se dibujó a sí mismo dentro del propio códice.

Anda.

Esto es muy bonito.

Gracias por darme una oportunidad de tocar parte de la historia,

pero es que quiero ver ya el... Santo Grial.

Efectivamente, Miguel.

Vamos a ir para allá porque nos está esperando una persona muy especial

que va a ser la mejor que te lo puede explicar.

Así que, sígueme. ¿Me acompañas?

Venga.

Miguel, ella es Margarita Torres. Un momento, por favor.

No me lo puedo creer.

Margarita. Hola.

¿Qué tal?

Estoy alucinando de estar a unos centímetros del Santo Grial.

El Santo Grial.

Aquí pone el cáliz de doña Urraca, y además, yo que soy de Zamora,

lo de Urraca, es la señora de Zamora.

Hombre, entonces estás en casa. Claro que sí.

¿Cuál era la relación entre el cáliz de doña Urraca

y el Santo Grial? ¿Es lo mismo?

Mira, es exactamente lo mismo.

Lo que pasa es que el cáliz de La Última Cena

sería solamente esa copa que ves que es de piedra debajo del oro.

Entonces tu Urraca...

Vengo de investigar. Amigo, entonces bien.

Tú Urraca la zamorana que fue reina de Zamora

es la mujer que donó sus joyas personales

para engrandecer y enriquecer una copa romana rota del siglo I

que llegó fruto de la casualidad, que ya sabes que no existe,

acabó llegando a León.

Y fue la custodia primera, como hoy en día son las damas de San Isidoro,

la custodia primera del Santo Grial o del cáliz de La Última Cena.

Estamos hablando de una copa

que fue el objeto más buscado de la cristiandad.

Hasta Hitler la buscó, por favor.

¿Mis ojos están contemplando la pieza auténtica, la verdadera?

A ver, a ver, a ver. Y no quiero malmeter.

Pero lo tengo que decir. Está bien que lo digas.

Por una parte tenemos el mito literario, ¿de acuerdo?

Que es lo que llamamos Santo Grial.

Por otra parte, hay un objeto que utilizó Jesucristo

en La Última Cena con sus discípulos.

Es lo que llamamos la copa de La Última Cena.

Esa copa llevaba siglos venerada en Jerusalén,

en la iglesia del Santo Sepulcro, e incluso tenía una capilla propia.

Los cristianos la veneran, peregrinan para verla.

En el siglo XI pasa algo que cambia la historia por completo.

En el siglo XI hubo una gran hambruna en Egipto,

y fruto de esa hambruna, el califa de Egipto pidió ayuda a todo el mundo.

Respondió un rey, un taifa español, un rey musulmán español,

que era el de Denia.

Envió barcos, acabó el hambre y el rey de Egipto le dijo:

"Pídeme lo que quieras".

Este le dijo: "Quiero la copa que utilizó el mesías en La Última Cena

que está en Jerusalén. Mándamela, por favor,

porque quiero entregársela a Fernando el Magno, rey de León".

Los cristianos... se asustaron.

"¿Cómo va a salir el cáliz de Cristo? No puede ser".

Pidieron que fuera un cristiano de los muchos que peregrinaban

el que físicamente llevara el cáliz, la copa, en su mano.

La copa que llegó hasta España es una copa que llegó rota.

¿Por qué?

Durante el camino, el jefe de la expedición

rompió un cachito para llevarse un recuerdo.

Si te fijas, hay una carita.

Entre la carita y el oro tenemos un pequeño vacío. Muy chiquitín.

Es verdad, es verdad.

Aladino tenía una hija enferma.

Solicitó el descendiente del hombre que vino físicamente en la expedición

que le entregara la esquirla por el poder salvífico que tiene.

A ver si podía hacer un milagro o algo, ¿no?

Eso es. Pero ¿sabes lo mejor, Miguel?

Que hizo un milagro. ¿Ah, sí?

La hija de Saladino se curó. Qué bueno.

¿Entonces por qué otra gente dice que está en otras ciudades?

Lo que es el cáliz, como cáliz, sabemos que el de Jerusalén,

que es el venerado, es este.

Estaba pensando que, en un lugar tan mágico como este,

me gustaría cerrar la visita.

Esa pieza esconde mucha magia en su interior.

Los magos tenemos también piezas que esconden magia en su interior.

Me gustaría hacer una pequeña cosa con vosotras, ¿os apetece?

Sí, claro. Vamos allí.

Bueno, aquí tengo... Dejamos por aquí tu libro,

"Los reyes del Grial".

Aquí tengo un pequeño cofre misterioso.

No tanto como el Santo Grial, pero casi.

En un principio parece que no contiene nada,

pero solo parece.

Mirad, vamos a hacer un pequeño efecto de magia

con una baraja de cartas que tiene 52 tesoros.

Cada uno es un tesoro de los magos.

Y más en una ciudad tan mágica como León,

no solo por esto que hemos visto, sino por el festival de magia,

el "León vive la magia".

Un festival tan importante a nivel mundial y no me equivoco.

También es un reclamo turístico muy importante el festival de magia.

Vamos a mezclar un poquito.

Quiero que veáis que es una baraja que está mezclada

y todas las cartas son diferentes.

Lo que vamos a hacer es que Margarita, si no te importa,

quiero que me digas alto cuando tú quieras.

Alto. Mira.

Esta carta no, que la ha visto todo el mundo.

Quiero que cojas la siguiente y que la dejes encima de la mesa.

No quiero que nadie la vea.

Solo cuando yo me dé la vuelta se la mostrarás a la cámara, ¿de acuerdo?

Pero solo cuando me dé la vuelta,

para que no pueda verla de ninguna manera.

¿Te parece? Me parece.

Venga, vamos allá.

Venga.

Quiero que la pongas por aquí. Déjala por aquí.

Fíjate lo que voy a hacer.

Pongo las demás cartas encima y no hago absolutamente nada.

Te entrego la baraja de cartas.

Quiero que de una en una, vayas poniendo cartas dentro de la caja.

El misterio de la caja se va a arreglar de alguna manera.

Es muy importante que no toques...

Cambia de manos, para estar más cómoda.

Es importante que no toques las cadenas

para que la caja no se cierre.

Si hay algún misterio se tiene que revelar.

Una baraja bien mezclada.

Una carta elegida completamente al azar.

Despacito, despacito.

Una carta elegida completamente al azar.

Cuidado.

Vete poniendo, vete poniendo. Mira.

Quiero que le des la vuelta a esta carta.

¿Te la enseño o no te la enseño? Sí, sí.

¿Es exactamente esa carta, ¿no?

Mola, pero además...

La caja se ha manifestado arreglando el misterio

y se ha cerrado para mostrar que el protagonista de la historia

es el rey de corazones, pero no es un rey normal.

Como te digo, es el rey de corazones que se caracterizaba siempre

porque de sus aventuras, traer un pequeño regalo a su dama.

No podía ser otra que... Mirad.

Qué bueno.

Que la dama de corazones. Qué bonito.

Insisto, además, que todas las cartas son diferentes

y una baraja bien mezclada. Qué bueno.

¿Te podemos aplaudir?

(Música)

El palacio del conde Luna.

Aquí fue asesinado el obispo de Vergara.

Y a partir de ese momento, pues oye, qué os voy a contar.

Que pasan cosas muy extrañas.

Se oyen voces, hay presencias.

Yo no os quiero contar nada más porque me da un poco de miedo.

Pero si queréis conocer esta historia a fondo,

entrad en la web de RTVE.es... si os atrevéis.

(Música)

Llegamos a Ponferrada, capital de la comarca del Bierzo.

Una de las etapas principales del camino de Santiago

a su paso por León.

El casco histórico de esta localidad se extiende a los pies

de un imponente castillo.

Os preguntaréis qué hago de esta guisa.

Ni yo mismo lo sé.

Lo único que sé es que en este momento me encuentro en Ponferrada,

muy cerquita de su famoso castillo.

Una de las fortalezas del Medievo más importantes.

En el año 1226 sus dueños, los templarios,

levantaron estas murallas para proteger a los peregrinos,

y yo hoy me voy a convertir en templario por un día.

(Tambores)

Entonces puedo decir que, además de estar en el castillo de Ponferrada,

me encuentro entre el gran maestre y el prior.

Sí, eso es cierto, Miguel.

Nosotros estamos aquí,

tenemos una fiesta templaria que dura cinco días.

La hicimos allá por el año 2000.

Tres locos que de aquella nos juntamos, y dijimos:

"¿Cómo podemos favorecer y hacer una oferta turística en Ponferrada?".

Ya que tenemos el hábitat oportuno para hacer algo,

vamos a inventar algo. Y nos inventamos la noche templaria.

Siempre se hace coincidiendo con la primera luna llena de verano.

Me siento muy abrumado y afortunado por estar con vosotros y vosotras,

me gusta mucho que haya mujeres y niños.

Me parece una maravilla.

Con el permiso del hermano prior,

pasemos dentro, que voy a envestirte con la capa.

Aviso que estoy un poco nervioso. Pero ¿por qué?

Te has visto rodeado de tantas templarias y templarios.

Bueno, venga. Es un acto entrañable.

¿Sí? Venga, vamos.

(Música heroica)

(HABLA EN LATÍN)

Enhorabuena, ahí tienes este diploma.

Muchas gracias. La verdad que no sé muy bien qué hacer ahora.

Te lo quedas.

Ahora que soy templario...

Solo me queda dar las gracias a los amigos de la noche templaria

de Ponferrada.

Yo sé que estos tres, cuatro, cinco, seis,

siete, ocho, nueve, diez son la guardia militar.

¿Se dice así? La guardia de honor.

La guardia de honor, y están muy serios.

Pero el programa de "Un país mágico",

es un programa divertido.

Da bastante miedo veros así. No sonríen ni a tiros, ¿eh?

Yo voy a hacer que un guardia, porque le voy a dar un abrazo.

Gracias por haber venido a compartir este día con nosotros.

Menos mal que se ha reído, te has reído.

Bueno, amigos, muchísimas gracias a todos.

Ha sido un placer enorme.

Nos llevamos a Ponferrada en el corazón.

(Música)

Montes de Valdueza es un precioso pueblo situado en el Valle del Oza.

Se encuentra a más de 1000 m de altitud

y sus calles de tierra recuerdan tiempos pasados ya perdidos.

Cada vez son más los que vienen a conocer la zona,

y es que su gran belleza natural nunca decepciona.

(Continúa la música)

Esta torre es la torre del reloj.

Era una de las antiguas entradas a la fortaleza.

Es del año 1567 y antiguamente tenía tres cuerpos.

Ahora solo le quedan dos.

En la primera parte está el escudo de Felipe II,

un poquito más arriba el reloj que da nombre a la torre

y aún más arriba la campana, que era una campana un tanto especial,

porque servía para avisar de cuando había algún incendio

y algo más curioso, servía para avisar

cuando algún preso se escapaba de la cárcel.

Así lo cogían.

Prometo no mandar más cartas sin pasar por aquí.

Prometo no llamarte más, si no inventar ni mentir.

Prometo no seguir viviendo así, prometo no pensar en ti.

Continuamos nuestro viaje y llegamos a Peñalba de Santiago.

Un pequeño y precioso pueblo en la comarca del Bierzo.

Irresistible pasear por sus calles empedradas

y sus casitas con tejado de pizarra.

Y como veis, todo, además, rodeado de estupendas montañas.

Sabes que lo digo de verdad,

no voy a fallarte en nada.

Tengo mucha fuerza de voluntad y no fallaré en nada.

Prometo no seguir así,

prometo que no voy a pensar en ti.

Prometo dedicarme solamente a mí.

En esta zona de Ponferrada todo se llama de la Encina,

detrás la Basílica de la Encina.

Esto es la Plaza de la Encina.

Y esta escultura que tengo aquí, de Venancio Blanco,

tiene que ver mucho con la encina. Os lo cuento.

Es una historia o una leyenda. Yo lo dejo a vuestro criterio.

Cuenta la leyenda o la historia que este templario hace mucho tiempo,

bajo un hueco de esta encina, encontró una imagen de la virgen.

En honor a ese momento tan especial,

se erigió esta escultura con la patrona de Ponferrada,

la Virgen de la Encina.

No me digáis que no es una historia bonita.

(Música)

Volamos sobre Astorga, la capital de la comarca de la Maragatería.

Esta localidad se ofrece un rico legado medieval.

Fruto de su ubicación en un cruce de caminos.

La ruta de la vía de la plata y el Camino de Santiago.

Su recinto amurallado

conserva iglesias y conventos que quitan el hipo.

¿Sabéis?

Creo que ahora me apetece hacer un poquito de magia por estas calles.

Tengo una baraja de cartas que tiene 52 cartas.

Os voy a contar que los magos,

para nosotros las cartas son como pequeños tesoros

que guardamos en cajas fuertes.

Quiero que elijas una carta. Lo que tú quieras.

Enséñala bien a cámara.

He dicho que las barajas son como cajas fuertes

y aquí creo que tengo una ruleta para convertir esta baraja

en una caja fuerte.

Como te digo, las barajas son como pequeñas cajas fuertes.

Quiero que me digas dos números para intentar abrir

con esta con combinación mágica.

Tres. El tres...

¿Y tú? El siete.

El siete. El tres y el siete.

Dos números para abrir la caja fuerte.

El cuatro y el cinco.

Vamos a intentar abrir esta caja fuerte. Mira.

Por favor, ¿podéis nombrar vuestra carta?

Cinco, nueve y uno.

Se abre por un lado, justo.

Haces así.

Oh, salió.

Antes de empezar, en la baraja he dejado tres cartas.

No os lo vais a creer.

Lo más fuerte es esto, mira.

¿Tres y siete, no?

Quiero que veáis que solo tengo dos cartas en el bolso nada más.

El cuatro.

Una magia muy buena en Astorga. -Sí.

Qué bueno. Mola, ¿no?

Muy bien, muy bien.

Cuando las ha sacado del bolsillo, nos hemos quedado...

¿El seis y el siete? ¿De dónde? ¿Por qué?

Muy bien, muy bien.

Nos ha parecido... -Sorprendente.

La verdad, divertido.

-No sé, no sé por dónde ha podido aparecer

el tres y el siete, de verdad.

-Alucinante. -Me he quedado flipada.

-La magia nunca se sabe cómo se hace.

Todo empieza aquí.

Voy a aterrizar,

lo haré sobre el mar.

Tú no olvidarás

si algo sale mal.

Cuando uno divisa Castrillo de los Polvazares

se le abre automáticamente el apetito.

El pueblo es conocido por su famoso cocido maragato.

Ese que se sirve al revés.

Primero la carne, luego la verdura y, para acabar, la sopa.

Varios restaurantes son casas maragatas

rehabilitadas para disfrutar todavía más de esta experiencia.

Ya estamos en Astorga, tierra de hojaldres y mantecadas.

A mis espaldas la iglesia de San Bartolomé.

Muy cerquita, en esa dirección, la plaza mayor.

Donde me voy a encontrar con una de las familias más forzosas del mundo.

Son los Jiménez.

¿Qué pasará? ¿Qué misterios habrá?

Hoy puede ser un gran día.

Qué pasará, qué misterios habrá, puede ser mi gran noche.

Bueno, que ven mis ojos. La familia Jiménez aquí.

Buenas tardes, ¿qué tal? Billy, ¿verdad?

Sí, ¿cómo lo sabes? ¿Qué tal? ¿Cómo estáis?

Un beso, un beso. Soy muy cariñoso, ¿qué tal?

Muy bien. A ti la mano, a ti la mano.

Dos besos.

¿Qué tal estamos? Bien, bien.

Cuando sabía que iba a venir a Astorga

me habían dicho que os tenía que conocer a vosotros,

pero explicadme por qué vais vestidos tan diferente a los demás.

En este caso, él es el maestro Luis Jiménez.

Yo soy su hijo Emilio Jiménez, Billy.

Vamos vestidos con la ropa de trabajo,

uniforme de kung-fu, porque somos maestros de kung-fu.

A vosotros os tenía más ubicados en el mundo de la fuerza.

¿Ese paso del kung-fu a la fuerza cómo es?

Viene todo compaginado.

El kung-fu, las artes marciales y la fuerza.

¿Cómo os dio por empezar a hacer esto de la fuerza.

A mí me dio porque me gusta hacer deporte

para encontrarme bien y conocerme más mi cuerpo.

Para conocerme yo mismo más.

Actualmente, campeón del mundo de tu peso y de tu edad.

De la edad, de 65 años. Estás como un chaval, macho.

Habría que verlo entrenar. Es alucinante.

¿Quién es tu mujer? Mi mujer es ella, Encarna.

Encarna.

¿Qué opina usted de que su marido se dedique a hacer estas cosas?

Yo lo conocí así. ¿Lo conociste haciendo el forzudo?

Sí, sí.

Estoy ante una familia de forzudos.

Una familia de records. ¿Cuántos records tenéis?

La familia Jiménez de Astorga tiene cinco récords mundiales.

Uno de ellos lo ostentan mi hermana Sandra. Sandra Jiménez.

Mueve 12 000 kilos con el cuello.

Mi padre tiene los cuatro restantes.

10 t con los dientes,

3500 kilos con la perilla,

un 80 autobús con 81 personas en esta plaza de Astorga como récord mundial

y 1500 kilos con el pene.

Yo soporto piedras de más de 240 kilos en la caja torácica.

Ahora yo, para sorprenderte aquí un poco,

sé que tú has venido en un coche muy especial, que es un Seat 600.

Sí, blanco.

Yo tengo una joya, la joya de nuestra corona de la familia Jiménez

que es un coche muy parecido al tuyo, pero de color rojo.

¿Un 600 rojo? Sí. Te lo dejo probar.

Ah, qué bien. ¿Lo puedo arrancar y todo?

Sí, date una vuelta con él.

Este es el juguete que tiene la familia Jiménez.

¿Esto arranca? Porque el mío es un fórmula uno.

Es blanco, pero es fórmula uno. Este alcanza los 120 por hora.

Venga, vamos allá.

Esto no arranca. Vaya tongo.

Es que el de la familia Jiménez realmente no necesita motor.

Nosotros lo movemos de otra manera.

En este caso, Luis te va a llevar con el pelo de la cabeza

por la plaza mayor de Astorga.

-Sí, te voy a llevar.

Te voy a hacer un viaje hasta Ponferrada a comer un botillo.

-Vamos hasta Ponferrada.

Pero no te hagas daño.

Me montó aquí. Monta, monta.

Súbete ahí. Ay, madre.

Despacio, espera que me ponga el cinturón.

Despacito. Que no resbale el suelo.

(Claxon)

Vamos.

Ay, ay. Luis, no te hagas daño.

Venga, que nos vamos hasta Ponferrada.

(Música)

Madre mía. Dame un abrazo, Luis.

Lo has hecho genial.

¿De verdad que no te has hecho daño? Para nada.

Si me das un minuto, voy a por una cuerda e intento hacer una cosa.

¿Os parece? Bien, sí. Nos gustaría.

Esperadme aquí. Aquí te esperamos.

¿Qué tal, chicos? ¿Cómo estamos? Hombre, Miguel.

He ido a por una cuerda.

Vosotros habréis hecho cosas con cuerda.

Ponla por ahí. Aléjate un poquito.

Luis, coge por ahí.

Necesito que busquéis el punto medio de la cuerda, ¿vale?

El punto medio de la cuerda es muy importante.

Déjame ese extremo, porfa.

Une ese extremo con este. Eso es.

Tira un poco para allá para buscar el punto medio.

Tira un poco más. Junta los extremos.

Ese es el punto medio, ¿verdad?

Mirad lo que voy a hacer.

Voy a intentar hacer algo especial. Acércate.

Voy a poner esto por aquí.

Suelta la cuerda, por favor. Suelta.

Mira. Espera un momentito.

Si eres tan amable, Encarna. Muy amable.

Voy a coger.

Pasa la cuerda por aquí, por favor. Pasa, pasa.

Pasa la cuerda, pasa la cuerda,

pasa la cuerda, pasa la cuerda.

Llévame el nudo al cuello. Despacito.

Luis, escúchame.

Aplicando el -1 % de la fuerza que crees que tienes.

Despacito.

Quieto, no, que me rompes el cuello. Solo un poquito. Que toque la piel.

Perfecto. Que se vea bien que tengo hecho un nudo.

Aquí no hay trampa, ¿no? Está hecho el mundo.

Repetimos la operación. Coge por ahí.

Eso es. Suelta la cuerda. Otra vez, por favor.

Encarna, tiene usted una cuerda, ¿verdad?

Sí, sí.

Déjesela a Luis para que se vea que es una cuerda

que no tiene absolutamente nada extraño.

Tú si haces así lo podrías romper, pero una persona normal no.

Venga, perfecto.

Te voy a pedir que me ates las manos atrás.

Átame las muñecas. Coge las puntas y átame abajo las muñecas. Ahí.

Así. Agárrame la muñeca. Así.

Átame las muñecas.

Que corra un poco la sangre, Luis.

Me estás apretando fuerte.

Coge esto, Billy. Eso es.

Luis, coge esto.

Quiero que me escuchéis con atención, ¿de acuerdo?

Sí.

Billy, coged la cuerda cerca de mi cuello.

¿Aquí? Perfecto. Ahí estás perfecto.

Luis igual. Es un trabajo en equipo.

Un poquito más abajo la mano. Vale.

Ahora quiero... Escúchame, Billy.

Quiero que pases la cuerda desde atrás hacia adelante

por el interior de este brazo.

Al revés. El atrás hacia adelante.

Eso es. Pásala por ahí. Tú igual.

Pásala por ahí, sin miedo. Tira fuerte.

Tensa un poquito.

Súbela como tu padre. Por el brazo. Ténsala un poquito, por favor.

Tensa un poquito. Un poquito más como un poquito más.

Ahora, sin soltar la tensión, repetid la operación.

Otra vez. Y otra vez.

Atadme bien.

Ahí está, bien atado.

Ahí está. Perfecto. Escuchadme ahora.

A la altura del tercer botón, más o menos, del abrigo,

quiero que me hagáis un primer nudo.

Por ahí, un poquito más abajo.

Pasáis una cuerda por debajo de la otra.

Pásala por debajo. Despacio. Sin miedo. Despacio.

Saca la cuerda. Aprieta fuerte. Un poquito fuerte.

Ostras. Quieto, quieto. Menos fuerte, Billy.

Ahora me hacéis otro nudo por encima.

Dos nudos. Por el dedo ahí para que no se vaya la tensión.

Eso es. Fuerte. Atadme bien ahí.

Suficiente.

Ahora quiero que os cambies las cuerdas por detrás de mi cuerpo.

Tú se la das a él, él te la da a ti.

Vais bajando unos centímetros y os las cambiáis por delante.

Otra vez por detrás.

Escuchadme, tenéis que hacer dos nudos a la altura de la zona divina.

Mucho cuidado. Venga. Ahí está.

Billy, ¿cuántos nudos tengo?

Arriba eran dos, y dos abajo, cuatro.

Y los del pecho seis. Y las manos.

También tienen otros dos.

Perfecto. Me voy a dar la vuelta

para que se vea bien que estoy completamente atado.

Quiero que cojas esa tela que hay ahí.

Quiero que la desenvuelvas bien, porque es una especie de telón.

Una funda para que yo me pueda esconder.

Tiene unos trocitos de tela naranja. Es para coger por ahí, ¿de acuerdo?

Para arriba. Venga, va. Eso, para arriba.

Luis, coge con las dos manos bien abiertas.

¿Quieres que te cubramos? Eso es. No, bajadlo al suelo.

Yo me voy a introducir dentro. Eso es.

Billy, no estábamos compinchados, ¿verdad?

No, para nada.

Billy, una cosa más.

He visto que tienes una chaqueta roja dentro de tu coche.

Mi cazadora roja.

¿No te importa dejármela un momento, por favor?

Para nada. Te la dejo. Venga.

Eso es. ¿Qué quieres que haga con ella?

Quiero que me la pongas como si fuera...

Por la capucha, nada más.

Ten cuidado, dentro hay dinero. No te preocupes. Ahí está. Perfecto.

Eso es. Ahí está.

Quiero que cuando cuente tres, subáis bien arriba y tenséis.

Vale, vale. Coged por la tela naranja.

Cuando cuente tres subís, ¿de acuerdo?

Una, dos y tres, arriba.

Por favor, esperad un momento. Tranquilo, tranquilo.

Vamos allá. Tensad bien, por favor.

Tensad bien.

Cuando cuente tres, quiero que bajéis de golpe.

Una, dos... espera un momento.

Ay, Dios mío.

Una, dos y tres, abajo. Madre mía.

-Eres un verdadero fenómeno. Eres un maestro.

(Aplausos)

Es un fenómeno. Vamos, hombre.

Aplaudid, que es un fenómeno.

(Música)

Este palacio de Gaudí

es uno de los pocos que el arquitecto hizo fuera de Cataluña.

Pertenece al estilo neogótico y además, desde el año 1962,

alberga un museo muy especial. El Museo de los Caminos.

Y es que Astorga es el centro neurálgico

de este Camino de Santiago.

Miles y miles de peregrinos pasan por aquí todos los años

en busca de su ansiada compostelana.

Y al lado del palacio de Gaudí

tenemos una de las fachadas de la catedral.

Si os fijáis con atención, porque está un poquito lejos,

podréis ver una veleta que está en todo lo alto.

Es el famoso Pedro Arriero el Maragato.

Tiene una historia muy especial, además de ser un emblema en Astorga.

En la Guerra de la Independencia,

cuando los franceses querían conquistar la ciudad de Astorga,

también querían conquistar la catedral.

Empezaron a disparar contra esta estatua.

Como no la consiguieron derribar,

la confundieron con un fantasma o algo parecido.

Salieron huyendo.

A partir de ese momento,

se ha convertido en el emblema de la ciudad de Astorga.

Pero, ya que está la catedral aquí,

os quería invitar a que vengáis conmigo dentro,

porque me apasiona el retablo mayor de este edificio.

Es una auténtica maravilla. Venid.

(Música)

Vidas que dejé cruzadas vienen encendiéndose.

Vidas que dejé cruzadas vienen persiguiéndome.

¿Veis? ¿A que tenía razón?

Este retablo mayor es una auténtica maravilla.

Es del siglo XVI y es una obra de Gaspar Becerra,

y es uno de los máximos exponentes del renacimiento español.

Si observáis con detalle,

podréis ver claras influencias de Miguel Ángel.

Yo, si me permitís, me voy a quedar disfrutando un poquito más

de esta experiencia, porque, por mucho que mires,

nunca eres capaz de absorber toda su belleza.

(Música suave)

(Música)

Y nos dirigimos a Fabero.

Donde vamos a aprender los entresijos

de una de las profesiones más duras del mundo,

pero desde la óptica del humor.

(Continúa la música)

Pues ya he llegado a Fabero.

Cuenca minera por excelencia.

Vamos a conocer esta bella localidad de la mano de un tipo

un tanto especial. Fijaos bien.

Antes era minero. En los años 50.

Ahora es cómico.

¿Os habéis imaginado alguna vez conocer una mina por dentro,

y encima de la mano de un monologuista?

Pues ha llegado el momento.

Ramón. Miguelillo, tío.

¿Qué pasa, hombre? Cuánto tiempo sin verte.

Aquí, en tu tierra. Fabero.

¿Qué hace un tío de secano por aquí?

A conocer la historia que yo ya sé,

pero que quiero que la gente la conozca.

Porque tú aquí, tan modernito... ¿A que estoy guapo?

¿Cuánto tiempo has trabajo en la mina, Ramón?

17 años solo. ¡17 años!

¿Cómo llega un minero a ser uno de los cómicos

con más prestigio en este país?

Lo dejé e hice otras cosas entre medias.

Entre otras cosas, viajar también.

Y nada, me puse a hacer monólogos. No sabía que se llamaban monólogos.

Simplemente me puse a escribir, nada más.

Mis amigos me dijeron que era todo muy divertido.

Que era graciosísimo todo lo que escribía.

Yo no era consciente de ello.

Me presenté un día un concurso, lo ganó.

Lo gano, que me tuvieron que llevar el premio a casa,

porque me fui asustado del local.

Me tuvieron que llevar el premio a casa.

¿Qué importancia tiene la mina para esta zona de España?

La tenía absolutamente toda.

¿Cuánta gente llegó a trabajar aquí Javier?

Cuando yo estaba trabajando éramos mil. Mil personas.

Poco a poco, 500, 300 y... Cierre total.

¿Podemos conocer un poquito la mina por dentro?

Sí, claro. Vámonos.

Quieto. ¿Qué pasó?

Antes de entrar en la mina hay que ponerse casco.

¿Ah, sí?

(Música)

Ostras. Esto ya es mina.

Aquí hay que encender la luz.

¿Se ha encendido? Las cortas, como el coche.

Pasa, que te dejo. No, me da miedo. Pasa tú.

Tú tienes más experiencia que yo en la mina.

Ostras.

Ven aquí, te voy a enseñar lo que era una mina.

¿Ves lo que está haciendo este señor con la barrena?

Es un cepillo de barrenar.

Lo que hace es agujeros en el frente de arranque.

Después mete la barrena hasta el final.

Luego se meten cartuchos de dinamita, se atacan con un palo,

se juntan cables por aquí...

Son estos cables que vemos por aquí. Exactamente.

¿Se puede tocar esto? Sí, no hay ningún problema.

Y al fondo estaría el cartucho de dinamita.

Muy al fondo.

Por la barrena. Exactamente.

Cachos de dinamita. Se hace así.

¿Tiene alguna función específica el minero que se encarga de volar?

Artillero.

Todo esto estallaba. Se venía abajo.

Con esta pala, venían escombraban. Todo esto se llamaba escombrar.

Se sacaba con vagones.

Venía otro señor, otro trabajador,

que era el que aseguraba todo el techo.

Colocaba estas estructuras de hierro.

En este empresa eran estructuras de hierro,

en otros sitios eran simplemente de madera.

Estas cosas que se ven en las películas del oeste.

También así.

¿El día a día de un minero cómo era? Imagínate, Miguelillo.

Te levantabas, venías para acá a trabajar.

Entrabas en las duchas y dejabas la ropa elegante que llevo puesta.

La dejabas en unas perchas,

bajabas otra y te colocamos tus ropas de trabajo.

El mono. El mono.

Ibas a la lampistería, y recogías una lámpara como esta y a trabajar.

(Sirena)

Es una sirena, ¿no? Sí, es una sirena.

La sirena de salida. Tocaba para salir y para entrar.

Esta decía que se acababa el turno. Se acabó el turno, sí.

A comer el bocadillo. ¿Qué has traído?

Chorizo zamorano. Bueno, genial.

(Música suspense)

(Música)

Seguimos nuestra ruta mágica en Balboa.

Podemos disfrutar de la palloza, la construcción tradicional del Bierzo.

Como curiosidad, os contaré que en este municipio leonés

muchos hablan el gallego, pero de pulpo nada.

Aquí son más de botillo.

(Continúa la música)

Dice que los lugares se hacen mágicos no solo por los paisajes,

sino por las gentes.

En Fabero se cumple esa máxima.

Vamos a conocer a un tipo muy especial.

Fabrica sus propios instrumentos.

Hasta aquí todo puede parecer normal.

Pero ¿qué os parece si os digo que esos instrumentos

están fabricados con elementos naturales?

Sí, tipo de aquí, como la encina, el castaño,

la calabaza...

¿Qué? ¿A que eso no es tan normal?

Tiene que ser esta casa, seguro.

No hay timbre...

Hombre. Miguel.

Sí. ¿Qué tal?

Oye, te ha crecido el pelo desde la última vez que te vi.

La verdad que sí. Llevamos tanto tiempo sin cortarlo...

¿Cómo estás? Bien.

¿Puedo pasar? Hombre, por supuesto.

Venga, vamos.

La música empieza aquí.

Sí, en esta casa casi todo suena.

Te voy a llevar a una habitación... ¿Puedo pasar?

Sí, sí. Por supuesto. Qué guay.

Esta es una habitación

donde tengo varios de los instrumentos que fabrico.

¿Puedo tocar? Por supuesto, claro que sí.

Esto es una calabaza, ¿verdad? Sí.

La calabaza es casi lo principal con lo que trabajo.

Qué bueno. Es un cordófono de dos cuerdas.

Sí. A ver cómo suena esto.

Dale caña, maestro.

Este instrumento lleva piel de cordero,

también los animales tienen que ser de aquí.

Esto, por ejemplo, es una madreña. No sé si la conoces.

Es un calzado de pueblo también. Y la calabaza...

Son los zuecos... Efectivamente.

Te voy a tocar un poco.

Este instrumento es como un péndulo.

Antiguamente, en algunas regiones también,

hay instrumentos de pastoreo.

Mi aportación ha sido la madreña y el sistema.

Por ejemplo, los antiguos solamente tenían la cuerda.

Como ves, la cuerda es metálica.

Aquí hacemos un guiño diferente.

Los sonidos nos pueden recordar un poco a Oriente.

Como ves, lo grave suena, si te fijas,

cuando le doy hacia adelante suena en agudo

y cuando le doy hacia atrás, por el peso, suena más grave.

Que le lleva a un tipo como tú, primero, llegar hasta Fabero,

y después, ponerse a construir instrumentos.

Desde pequeño siempre me gustó la música.

Luego, empezar a investigar.

¿Y este que es un poquito más grande qué es?

Este es un instrumento que conlleva muchas partes.

Tenemos elementos de reciclaje.

Lleva cuerda, percusión y tiene unos elementos adheridos.

A rueca este...

Al verlo nos puede recordar como una rueca.

Este instrumento tiene que ver mucho con la magia. Contigo.

Este instrumento es el monstruo instrumento abracadabrante.

Es una fusión de sonidos.

Quiero que veas también esta fusión. Voy a ver y escuchar.

Qué bueno.

(Música)

Hasta la vista, León.

Llega el momento de abandonarte, o mejor dicho,

de decirte hasta pronto.

Siempre, siempre me llevaré en el recuerdo

tus deslumbrantes monumentos, tus milenarias tradiciones

y la sonrisa de viejos y nuevos amigos.

A cambio, ya sabes.

Te dejo una carta de mi baraja.

Quizá esto no sea muy importante para ti,

pero para mí sí lo es.

León, aún no me he ido y ya estoy deseando volver.

(Música créditos)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • León

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Un país mágico - León

07 jul 2018

Hoy turno para León. Disfrutaremos de una mágica catedral. Me convertiré en un auténtico templario. Conoceremos a los hombres más fuertes del mundo y como siempre, muchas, muchas cosas más. En cada destino, dejaré una carta de mi baraja hasta completarla entera.

ver más sobre "Un país mágico - León " ver menos sobre "Un país mágico - León "
Programas completos (39)
Clips

Los últimos 184 programas de Un país mágico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios