www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4643382
Para todos los públicos Un país mágico - Cantabria - ver ahora
Transcripción completa

(Guitarra rock)

Hola, soy Miguel, aunque todos me conocen como Miguelillo,

aventurero, intrépido y siempre con unas en la manga: mi magia.

Me pongo en marcha para mostraros las 52 provincias de España.

Y, además, hacerlo de una manera completamente nueva.

Hoy, turno para Cantabria.

Visitaremos el palacio preferido del rey Alfonso XIII.

Te voy a llevar a uno de los sitios más bonitos y mágicos.

Nos daremos un rulo por Santander.

Un niño de cuatro años, que se ponga una canción mía

y suba al escenario, a mí me parece mágico.

Descubriremos los secretos

de uno de los grandes taquillazos de nuestro cine.

¿Aquí fue el baile de los Backstreet Boys?

Sí, toda esta zona. -¡Arriba Comillas!

Y muchas, muchas cosas más.

Ah, por cierto, en cada destino

dejaré siempre una carta de mi baraja

hasta completarla entera.

Aquí comienza una nueva aventura de "Un país mágico".

Todo empieza aquí.

-Al salir del trabajo no pensaba llamar.

Comenzamos nuestro viaje en uno de los edificios

más emblemáticos de Santander, y con unas vistas de ensueño.

Y me consume también.

Venía yo pensando

que qué oportunidad más bonita voy a tener en tan solo unos instantes.

Voy a sentarme dentro del Palacio de La Magdalena,

donde ya lo han hecho reyes, personalidades, Premios Nobel,

¿pero alguna vez lo habrá hecho algún mago?

Pues hoy ha llegado el momento de comprobarlo.

(Música rock)

(Música)

Perdona. ¿Puedo ayudarte? Sí. Mira...

No sé si el piano se podía tocar o no.

No se puede, pero no pasa nada.

Ha sido muy poquito, ha sido muy poquito.

Estoy dando una vuelta por Santander y me han dicho

que este palacio es tan bonito

que no me podía ir de la ciudad sin visitarlo.

Pues yo te lo enseño, estaré encantada.

¿Y tú quién eres?

Mira, soy Lola Sainz, soy la directora del palacio,

y si me acompañas, te puedo enseñar lo que necesita saber.

Yo quiero ver todo. ¿Tiene algún nombre esta sala?

El Salón de Familia. El Salón de Familia.

Lo primero que me ha llamado la atención ha sido...

Eso que vemos allí. El cuadro de la reina.

La reina Victoria Eugenia que veraneaba en La Magdalena

junto a su familia.

En realidad, este palacio se construye

para que sirva de palacio de veraneo.

Durante 18 años consecutivos cada verano se trasladaban a Santander

toda la corte, los reyes, y la aristocracia.

Unas vacaciones de las de antes, de dos meses, dos meses y medio.

¿Qué insinúas? ¿Que las de ahora ya no duran tanto?

Las de ahora solo duran una semana o 10 días.

Es superbonito, porque, por ejemplo,

esta vitrina que está aquí... Qué curiosa.

Es bastante singular, porque no es un mueble típico de España.

Es de origen británico y lo más curioso

es el tipo de madera con la que está realizado,

que se llama sicomoro. Es una madera de origen egipcio.

Se utilizaba mucho para hacer los sarcófagos de los faraones.

¿Qué más sitios me podrías enseñar de este palacio?

Te voy a llevar a uno de los sitios más bonitos y más mágicos

que tenemos en La Magdalena. ¿Cuál es? Dímelo.

El comedor de Gala. Me encanta, vamos.

(Música)

Mira, esta es la sala que te decía. Vaya mesa, ¿eh?

11 metros de mesa. 11 metros de mesa. Anda que...

Madre mía.

El Palacio de La Magdalena

en la actualidad es un palacio de congresos.

Pertenece al ayuntamiento de Santander

y esta sala es de las más utilizadas.

Te voy a enseñar cuál es el sitio principal.

¿Este? Este.

Justo en el centro.

¿Quién ha sido el último monarca que se ha sentado aquí?

El rey don Felipe con la reina doña Letizia.

¿Podemos hacer nosotros de reyes? Venga.

Adelante, doña Lola. (RÍE)

Pues yo me sentaría aquí y tú, aquí. Nos sentamos.

El rey Miguel y la reina Lola.

¿Y aquí de qué se habla?

Esta sala la utilizamos como sala de reuniones.

Las reuniones más importantes que han tenido lugar en Cantabria

se han celebrado en este salón.

Cuando vienen estos ministros de fuera y tal,

se irán alucinados de nuestro país, ¿no?

Con estas vistas. Con estas vistas nadie.

Tenemos las mejores vistas del mundo.

Lo mejor de La Magdalena es el lugar donde está construido.

Tenemos un parque magnífico que, además, está abierto al público,

y por el que pasan más de 1 millón de personas

a lo largo del año.

Te pido que me cuentes algo que la gente no sepa de este palacio,

algo que no se cuente. O que se cuente poco.

O que se cuente poco, venga, que no esté en el guion oficial

de las visitas que hacéis.

Bueno, no hay un palacio que se precie que no tenga un fantasma.

Uy, por favor, me encanta este tema.

Cuenta la leyenda que a primeros de siglo,

cuando los reyes iban a venir aquí a pasar sus primeros veranos,

en la casa de los guardeses

aparece asesinada la mujer del jardinero.

Ay, madre.

Parecía que era muy accidental, pero resulta que al final

echan la culpa al marido, al jardinero, como siempre.

Le meten en la cárcel y decían que se paseaba una figura femenina

por los jardines del palacio quejándose y lamentándose.

Esto deja de suceder en el momento en que se descubre

la identidad del verdadero asesino, que no era su marido,

y que luego sale de la cárcel.

Luego, tenemos un retrato por ahí

que también hay unas sombras un poco raras

que le llaman "El retrato de los fantasmas".

Oye, Lola, sabes que me siento muy a gusto siendo rey

por un momento. ¿Sí?

Sí. Es que estas ideas son muy cómodas.

La verdad es que sí. Por eso lo utilizamos tanto.

Antes de irme, Lola, me gustaría hacer contigo

una pequeña experiencia.

Sabes que voy a empezar a visitar Santander.

He decidido empezar aquí, en este Palacio de La Magdalena,

y luego voy a hacer un juego de magia por las calles

y me gustaría probarlo contigo.

¿Te importa si llamo a mis compañeras?

¿De aquí? ¿Del palacio? No, encantado, todo lo contrario.

Fantástico. Vamos. Por ahí, ¿no?

Sí, hasta el fondo vamos a ir.

Voy a dejar colocada la silla del rey,

no vaya a ser que venga y se enfade. Y yo la de la reina.

Imagínate que viene, se enfada, está la silla descolocada

y tenemos un problema.

(Música)

Chicas, os voy a presentar a Miguel. Hola, ¿qué tal? ¿Cómo estáis?

Ella es Vivian, Marta y Mercedes.

¿Me puedo sentar? Sí.

¿Son compañeras tuyas de trabajo? Sí, son mis compañeras.

Le venía diciendo a Lola que he decidido

empezar en el Palacio de La Magdalena esta aventura en Santander

y voy a hacer un juego de magia a la gente de Santander.

Quería saber si os gustaba o no.

Entonces, os lo hago a vosotras, si os gusta, lo hago,

que no gusta, oye, prefiero no quedar mal con la gente,

porque si no vaya desastre.

Vamos utilizar una baraja de cartas

que siempre viaja conmigo.

Son 52 cartas y me gustaría que Lola

tocaras una carta libremente, a que tú quisieras.

Esta. Cógela.

¿La cojo? Sí, cógela sin miedo.

Se la muestras a ellas.

Ahí está, perfecto.

Quiero que la pongas por aquí, muy bien.

Cuando una persona toca una carta sin saber por qué

le transmite una emoción y la carta se pone roja.

(RÍE)

Sí.

(Música)

Anda.

¿Cuál es tu carta? El 4 de diamantes.

Muy bien. Hala, qué fuerte.

Mola, ¿no? Mola mucho.

Puede haber sido casualidad, voy a intentar repetirlo.

Vamos a dejar el 4 de diamantes aquí,

que ya no participa, ya no juega,

y voy a intentar hacer algo diferente.

A ver si soy capaz de hacer que vuelva a suceder.

Va a ser otra carta. Todas las cartas son diferentes.

No guarda ningún orden.

tú dime cuando "alto" tú quieras. Dime "alto".

"Alto". Mira la carta bien.

Que la vean en casa.

Olvidados ya del 4, centrarse en esta.

(Música)

Ya está.

Parece que no. Ah, claro, esta carta no la ha tocado nadie, ¿no?

¿Qué carta era? El 10 de corazones.

Ah, el 10 de corazones.

Es la única carta de toda la baraja que se pone roja

aunque nadie lo toque.

(Música)

No puede ser.

(Aplausos)

¿Os ha gustado? Sí.

Pues me voy mucho más seguro a hacer magia a la gente de Santander,

pero antes, antes, hoy voy a conocer Santoña,

que me han dicho que es un sitio espectacular.

¿Es verdad? Ideal.

Disfrútalo mucho, muchas gracias.

(Música)

Estamos sobrevolando Santoña, un verdadero paraíso,

sobre todo, en días de sol.

El pueblo está rodeado de marismas y playas imponentes,

que lo han convertido en un punto turístico de primera división.

A la hora de comer, pues oye, no hay ninguna duda,

las famosas anchoas.

(Música)

Y he llegado al puerto pesquero de San Vicente de la Barquera.

Por aquí pasan a diario toneladas y toneladas de diferente pescado

procedentes del Mar Cantábrico.

Me quiero adentrar un poquito en esta cultura pesquera

y he quedado con Emilio, presidente de la cofradía de pescadores

que, además, he quedado en su barco, Nuestra Señora de Lindes.

Lindes es la patrona de Suances, no la de esta localidad,

lo que pasa es que este barco perteneció antes a Suances.

Emilio. Hola, Miguel.

¿Qué pasa? ¿Cómo me subo? Hay que arrimar el barco.

¿Cómo? Por arte de magia, hago así y viene el barco.

O volando.

Habrá que tirar de la cuerda esa, ¿no?

Cuerda no, chicote. Eso, de chicote.

Me lo sabía. Bueno, voy a tirar el chicote un poco.

(Música)

Ahora como se abra esto la liamos.

Emilio, ¿qué tal? Hola, Miguel.

Muchas gracias por recibirme aquí, en tu barco.

Vamos a ver, que nunca he estado en un barco. Enséñame cosas.

Por ejemplo, los carretes estos. Los carretes.

Esto se usa para la pesca del verdel. Del verdel,

que es muy típico de aquí, ¿verdad? O caballa.

Caballa, claro, me encanta a mí la caballa.

Esto es el aparejo. Ostras.

Los anzuelos que llaman.

Sí, es que son peces que comen sin carnada,

come sin nada, como está. No fastidies.

Echáis eso y pican aquí. Sí, sí.

Porque les llama la atención el color o algo.

El brillo, el brillo. El brillo del metal.

¿Y esto se tira y se recoge de aquí luego?

Esto pasa por un retorno que hay allí,

da la vuelta para acá, y aquí hay una tolva,

que son esas que están ahí.

Y donde tiene las anillas esas, las arquetas,

ahí van pescando los peces y se van despescando.

Qué bueno, qué bueno.

Y cuando vais a pescar otros peces, como por ejemplo, el bonito,

os vais muchos días fuera, ¿no? Incluso a muchas millas de tierra.

Sí, suele estar a 100 millas, ciento y pico,

depende de dónde esté el pescado.

Cada milla es casi 2 km aproximadamente, 1,8.

1,8, sí.

¿Y os vais un montón de días fuera de casa?

Sí, 8-10.

¿Cuánto tiempo llevas dedicado a la pesca?

44 años ya. Bueno.

Lo que pasa es que estoy jubilado, llevo un año.

¿Quién ha cogido el relevo? El relevo lo ha cogido mi hijo.

Es el patrón del barco, entonces. Sí.

Yo estoy de patrón mayor, pero bueno.

Oye, te preguntaba por cuando os vais tantos días fuera,

dormís en el barco, evidentemente.

Sí, en los ranchos que se llaman. Quiero verlo, ¿me lo enseñas?

Sí. Venga, vamos.

Me he metido en algo estrecho

que a través solo logra pasar.

Mira, ahí abajo están los catres. Baja y lo ves.

A ver, ¿cómo?

La escalera, pero de espaldas siempre.

Voy a bajar mejor así, porque ya estoy colocado

y por no darme la vuelta. A ver.

Madre mía.

Esto es muy pequeñito para dormir.

Vaya habitación, ¿eh? Igual que la del Ritz.

Igual, pero es muy pequeñito para dormir.

Sí. Muy cómodo no es, ¿eh?

No, cómodo nada.

¿Puedo ver de dónde se pilota? El puente de mando, ¿verdad?

Sí. Venga, vamos.

(Música)

¿Podemos arrancarlo? Sí.

Quita la llave. La llave.

Y ahora giras, otro giro parecido.

Suelto. Y sueltas.

Ahí está. Ahí está, arrancado, arrancado.

¿Cómo suena? ¿Cómo suena? Vamos allá.

(RADIO) "Atención, por favor, Mar Cantábrico.

El buque de Un país mágico sale a navegar".

Venga, ¿a babor o a estribor? Elige.

Babor, izquierda; estribor, derecha.

Cómo controlo. Vámonos a dar un paseíto.

Pues adelante.

(Música)

Se apaga el carrusel después de otro carnaval.

Los conos de papel ensucian el piso.

Se apaga el carrusel, me marcha de la ciudad.

Y qué viene después, no sé a dónde regresar.

La aurora me dejó a los pies de mi mismo.

Sin cima que ascender, se notan las páginas.

Continuamos nuestra ruta y llegamos a Villapresente.

Aquí se encuentra el laberinto natural más grande de toda España.

Su creador ha plantado más de 4000 pinos,

que ocupan una superficie de 5000 metros cuadrados.

Por muy inteligente que sea uno, es casi imposible encontrar la salida

en menos de una hora. ¿Qué? ¿Os atrevéis?

(Música)

Ha sido mágico.

Venir a Santander y no visitar la catedral

es un auténtico pecado.

Fijaos bien. Esta construcción que tengo a mis espaldas

data del siglo XIII

y es uno de los monumentos más visitados de la ciudad.

Cosas curiosas, por ejemplo, que en 1941

hubo un incendio en la ciudad de Santander

y esta catedral perdió parte de sus tesoros,

pero si queréis más información, os invito a que visitéis

la web de rtve.es.

(Música)

Laredo es una preciosidad.

El pueblo se encuentra en un lugar sumamente privilegiado,

rodeado de montes

y bañado por una de las bahías más espectaculares

de todo el Cantábrico.

Estando donde está, normal que sus arenales

sean de gran belleza, incluso en su casco urbano

hay una playa de nada más y nada menos que 4 km de extensión.

(Música)

Todos necesitamos alguien que nos cubra.

Creo que los jardines de Pereda son el sitio ideal

para comenzar a hacer un poquito de magia.

(Música)

Hola chicas, ¿qué tal? Buenas.

Mirad, vamos a hacer una magia con 52 cartas,

pero mejor que 52, con una, la que tú quieras.

Tocas una y si no te gusta, la cambias.

¿Te gusta la carta? Sí.

¿En serio os gusta? Sí.

Muestra a la cámara, porfa, que yo me doy la vuelta.

Ponla por aquí, por favor.

¿Tú no te das cuenta, Sabrina, que cuando una persona como tú

toca una carta, la carta se pone roja, le da vergüenza.

Hay una carta y solo una carta que se vuelve roja.

Voy pasando, voy pasando, voy pasando, voy pasando

y mira, ahí aparece una carta que se pone roja.

¿Me podéis decir cuál es vuestra carta?

El joker. ¿El joker?

Sí. Exactamente, el joker.

Pon así la mano, porque lo voy a repetir,

por si ha sido casualidad.

Dejamos aquí el rey de diamantes, ¿vale?

Tápalo con la otra mano y ya no lo abras más.

Dime "alto" cuando tú quieras. "Alto".

Mira la carta bien. Mira, mira, mira.

Uy, uy, uy.

Un momento, un momento. Yo no os he engañado.

Ni ha salido mal ni mucho menos.

He dicho que la dama de corazones siempre se pone roja.

A ver, un momentito, esta es roja, ¿no? A ver.

(RÍEN)

Quiero que veáis como es... ¿Perdona?

Dale la vuelta. ¡Buah! Estoy flipando.

-Qué fuerte. -¿Cómo lo ha hecho?

-Fenomenal. -Fantástico. Me he quedado...

-Ha estado muy impresionante, porque la carta

no se movía en mis manos y aún así cambió.

-Es increíble. No se cómo... -Parece mentira.

-No sé si estaba trucada o qué. Alucinante.

-Ha sido muy espectacular, no sé.

La tenía así en las manos y me la ha cambiado.

No me he enterado. -Una experiencia muy bonita.

Todo empieza aquí.

(Música)

Estamos viendo desde el cielo

el Parque de la Naturaleza de Cabárceno.

Famoso porque muchos de los animales que viven aquí

lo hacen en régimen de semilibertad.

Aquí te puedes encontrar con un hipopótamo,

un elefante o hasta un oso pardo.

Mientes como lo hacen los amantes.

En la bahía de Santander. Qué cosa más bonita, ¿verdad?

Además, tenemos un día precioso.

He quedado con un amigo para hablar de amistad,

de Cantabria y rock&roll. Como no, también de magia.

He quedado con El Rulo.

Muy buenas. ¿Qué tal, Miguel?

¿Qué tal? ¿Cómo estamos?

Gracias por recibirme aquí, en tu tierra.

A vosotros por venir.

Eres un cantabrón de pura cepa, me han dcho.

Bueno, hacemos mucha patria en el buen sentido de la palabra.

Pero sí, estamos siempre con la palabra Cantabria en la boca,

somos un poco pesados e insistentes.

Te han nombrado hasta embajador hace años ya, ¿no?

Sí, sí, mucha presión ahí, pero mucho cariño también.

La verdad es que me hizo ilusión.

Un reconocimiento para mí es un cariño popular.

Ese año me porté muy bien.

Vamos a sentarnos y seguimos aquí la charla.

Vaya día bueno hemos tenido. Sí.

Aquí puede pasar de todo. Además, en primavera,

que te puede hacer una mañana lluviosa de cabaña

y a las cuatro de la tarde... ¿Lluviosa de cabaña?

Sí, sí. ¿Qué es eso?

Nada, de cogerte una buena película o tu guitarra preferida

y sentarte toda la tarde en el sofá.

¿Tú qué destacarías de tu tierra, Cantabria?

Bueno, de Cantabria destacaría lo que estáis viendo aquí.

Hay, ves las montañas nevadas,

ves una de las bahías más bonitas del mundo,

que está en el club de las bahías más bonitas del mundo, de hecho,

está la bahía de Santander.

Puedo esquiar por la mañana y puedo surfear por la tarde

a 40 minutos de coche, ¿no?

Oye, ¿y esta gira de "Ojitos perdidos" qué te estás encontrando?

¿Qué está aportando la Contrabanda a esta gira?

Bueno, estamos con nuestra cara B,

que es la parte intimista de los teatros, ¿no?

Nos encerramos y hacemos...

Me atrevo a llamarlo humildemente espectáculo, ¿no?

Porque hay actores que también actúan durante el show,

una escenografía que tardan nuestros técnicos 2 horas y media en montar.

No somos una banda rock que llega a un teatro

y se ponen a tocar lo mismo que cuando no es un teatro, ¿no?

¿Cómo te explicas la conexión

que tiene el rock que tú haces con niños pequeños?

Porque es que yo sé que pasa, que hay niños muy pequeños...

De hecho, estuvisteis en Salamanca hace poco

y te pasó una cosa muy curiosa, ¿cómo fue?

Que sacaste a un niño o así ¿no?

Salamanca, subía un niño muy pequeño,

que estaba en las primeras filas cantando.

No lo hago... Lo he hecho alguna vez, porque es un riesgo, ¿no?

Alguna vez me he subido con algún niño a cantar

y ha cantado todo el concierto,

pero cuando llega, le subes, se queda en blanco...

Se cortan.

Yo lo paso fatal, porque pobre niño.

No sabes qué hacer. Pero ese niño cantó, ¿no?

Cantó toda la canción.

Se pusieron 1500 personas del teatro en pie y fue un momentazo.

¿Y no estaba su padre allí? No subió el padre.

¿Sabes por qué no subió el padre? Porque era yo.

¿En serio? En serio, tío.

Estabas en Salamanca.

Yo no estaba, estaba grabando el programa,

pero sacaste a mi hijo. Estaba la mamá.

Estaba mi mujer.

Fue alucinante, porque cantó, no se bloqueó para nada.

Estaba temblando, porque me acuerdo que estaba temblando,

pero cantó toda la canción y se dio la magia.

En este tipo de lugares, de teatros, se da mucho la magia.

Vienen muchos niños y especialmente a los teatros.

Está genial, él no entiende las letras,

pero la música le llega y es mucho más que letra.

A mí como compositor me parece alucinante.

Se sabe todas.

Que venga un niño de 4 años y sepa una canción mía

y suba al escenario a cantar, a mí me parece magia.

Hace poco me dijo, el verano pasado, un promotor:

"¿Por qué metes a tantos niños a camerino

y te sacas fotos con ellos y les tratas tan bien?".

Digo... Futuro, tío.

Digo: "Yo fui con 10 años a ver un concierto de rock

y me marcó y aspiro un poco a"...

A que alguien me diga lo que yo le dije:

"Yo monté una banda por ti".

Imagínate que viene tu hijo dentro de...

Cuando yo esté liquidado artísticamente

y esté tocando en garitos como...

Y que venga tu hijo y me diga, tenga un grupo guay, y diga:

"Empecé y me sacaste a cantar en Salamanca".

Ese día me vais a armar emocionalmente, ¿no?

Y llegará alguno y me lo dirá. Y yo que soy su padre te mataré.

Y diré: "Por tu culpa, por tu culpa".

¿Qué te parece di acabamos esta charla ahí, en el palacio?

Que es un sitio muy especial para ti, ¿no?

La verdad es que...

Con La Fuga he tocado. ¿Vamos?

Sí, vamos para allá.

Me gusta cuando callas, es cuando dices más,

me gusta el doble de tu mitad.

Resulta inevitable, me gustas más que a los demás.

(Música)

Me gustas cuando duermes, también tu despertar,

me gusta tu impuntualidad.

Yo estoy viendo esto e impresiona, tío.

¿Cuánta gente cabe aquí? Impresiona hasta vacío.

Aquí entran 1500 personas. Imagínate lleno.

Es un lugar especial para mí este lugar.

¿Qué tiene de mito y qué tiene verdad

eso de que cuando estás tocando para tanta gente no ves a nadie?

¿Tú realmente ves? Sí, en los teatros sí.

De hecho, buscamos hacer giras en teatros precisamente por eso.

¿Buscáis esa cercanía?

Ver si la gente se emociona o no, ver si se divierte.

En los grandes recintos no se ve.

A mí me gusta también mucho estar cerca de las personas

para hacer esa magia que realmente se puede sentir y tocar

y creo que el equipo ha preparado ya el set, así que...

Vamos al lío.

En Navidad dirás que me quieres,

en marzo te da por mí.

Mira, me gustaría hablar contigo de la sintonía

que los músicos establecéis en los conciertos.

A veces cuando vas a un concierto parece que tienes la sensación

que el compositor ha escrito esa canción solo para ti,

cuando en realidad el que está al lado

está pensando y sintiendo lo mismo. Es algo muy curioso.

Entonces, voy a intentar entrar en sintonía contigo.

Yo no uso la guitarra,

pero uso otra herramienta que es la baraja de cartas.

Entonces, quiero que...

Toma uno de los dos paquetes, el que tú quieras.

Perfecto, quiero que me lo des.

Lo abrimos y delante de ti lo voy a mezclar así un poquito.

Lo voy a mezclar bien, lo voy a mezclar bien,

y tú quiero que hagas lo mismo.

Lo mezclas bien, bien, bien y te voy a pedir una cosa.

Mézclalo bien y puedes ver que todas las cartas son diferentes,

que no guardan ningún orden.

Para entrar en sintonía, ¿qué vamos a hacer?

Tú supongo que... Vosotros elegís vuestro repertorio.

Cada una de estas 52 cartas para mí es una canción de mi repertorio.

Yo te voy a pedir que pongas aquí...

Te lo explico primero y luego lo haces.

Pongas aquí tres cartas, ¿de acuerdo?

Las dos primeras las vas a poder elegir,

las vas a poder disfrutar. Esta me gusta, esta no me gusta,

y la vas a poner aquí y aquí, pero la tercera la vas a poner

y ni tú mismo vas a ver qué carta has puesto. ¿Te parece?

Vamos. Venga.

Las dos primeras las eliges y la tercera, esta, la has visto,

esta la has visto, la tercera sin verla.

La que tú quieras, sin verla.

De tal manera que quedan...

Conoces estas dos cartas, pero esta no la conoces.

Deja por allí.

Voy a entrar en sintonía contigo.

Inventas tu mejor coartada para maquillar tu falta de interés.

Tú dices que no sientes nada.

Esta otra carta también la conocías. Sí.

¿La has elegido por algo especial? No, por su estética.

Por su estética, me da una pista, tío.

Creo que es esta. Pero esta tercera no sabes cuál es.

Sabemos cuál es, sabemos cuál es y no sabes cuál es.

¿Será bonita o no será bonita?

(Música)

Rulo, tú y yo no hemos hablado antes, ¿no?

Yo no te he dicho que tú elijas dos cartas,

ha sido totalmente libre. Totalmente libre.

Mira, esa es mi elección y ahí se queda.

Tienes ahí una libreta.

Quiero que escribas en esa libreta, por favor,

en mayúsculas, una palabra que, por supuesto, yo no voy a conocer

que defina un poco tu música o tu carrera.

En mayúsculas, que se entienda bien, que luego se lo vamos a enseñar

a la cámara, ¿de acuerdo? De acuerdo.

Yo me voy a poner así para no ver, ¿eh?

Perfecto, arranca el papel, dóblalo y ponlo aquí, a continuación,

en tu lado.

Dóblalo bien y comprueba que no se ve a través.

No se ve, ¿verdad? No se ve.

Yo digo que por qué no ayer.

Inventas tu mejor coartada

para maquillar tu falta de interés.

Listo.

(Música)

Bueno, empezamos.

Tú la has visto, ¿verdad? Sí.

Es... El rey de rombos.

Mira, yo aquí he puesto una carta que es el rey de rombos.

La segunda que tú has elegido, comentabas que por la estética.

Es el as de rombos. Eso es.

Pero la tercera tú no sabías cuál has elegido

y he sido yo quien ha entrado en sintonía contigo

y he puesto esto. Quiero que le des la vuelta, por favor.

Y tu corazón difícil...

La gente va a pensar que lo hemos preparado.

Lo más increíble sería que esto coincidiera.

Mira, de la emoción se me ha partido el papelito,

pero se puede ver.

He aprendido de memoria tus treinta y dos escaleras.

En realidad pone "rock&roll para siempre".

Da la vuelta al tuyo, por favor.

Y le enseñes a todo el mundo.

Solo disfruto cuanto más.

"Thank you very much".

Mola, tío, el rock, la magia y la amistad.

Y la pasión. La pasión, claro que sí.

Sin pasión sería imposible.

Alucinante, me ha desarmado, porque...

No sé cómo se puede conseguir esta magia, es increíble.

Como las mareas.

Oye, pero qué bonito se ve desde el aire

el Parque Natural Collados del Asón.

Se trata de un área de Cantabria muy singular y diferente,

caracterizada por afloramientos calizos,

bosques de hayas y encinares.

Una cita obligatoria para los amantes de la naturaleza.

(Canción en inglés)

Si hay una ciudad donde el misterio y el mar

se dan la mano es Santander.

A mis espaldas, tengo un monumento,

pero no es un monumento normal.

Esconde una historia, sucedió en el siglo XIX,

prácticamente a finales.

Y para contar y conocer todos los detalles,

tengo hoy aquí a Juan Gómez esperándome.

¿Qué tal? Muy buenas. Un placer.

Oye, venía yo fijándome en este monumento.

Tiene una historia un poco truculenta, ¿verdad?

Sí, la verdad es que la historia de este monumento

es realmente terrible, es una historia

donde el drama y la tragedia se unen

y de estas casualidades que uno no sabe muy bien

por qué suceden, pero el caso es que suceden.

Año 1893 hay un barco, un barco de vapor llamado Cabo Machichaco

que recala precisamente en este mismo lugar.

Un barco que tiene una carga, vamos a decir, que es secreta,

porque nadie sabía que en realidad sus bodegas contenían

51 toneladas de dinamita.

Y, casualmente, se incendia. Claro.

Un incendio de esas características en un barco y en un muelle

llaman poderosamente la atención.

Ya no solo a las autoridades portuarias,

sino a gran cantidad de gente

que se reunió aquí para ver el espectáculo de fuego

que era ver un barco ardiendo.

Cuando les comentan a las autoridades portuarias

que hay 51 toneladas de dinamita, ya es demasiado tarde.

Intentan hundir el barco, pero no les da tiempo

y el fuego alcanza la bodega haciendo estallar de una manera terrible

una tragedia absoluta.

Imagínate, solo la explosión produjo una onda expansiva

que arrastró a cantidad de personas al mar.

Un tsunami, ¿no? Un pequeño tsunami.

Hubo gente que desapareció y no se volvió a saber nunca más.

Entonces, esa flecha que está ahí, hace referencia a esa explosión.

Justamente a la fecha del momento de la explosión.

Venía paseando y he visto que en el otro lado hay otra flecha.

Hay otra flecha porque parece que hay algo maldito en todo esto.

No estalla toda la dinamita que había

y lo que hacen es intentar rescatarlo meses más tarde.

En concreto, el 21 de marzo del año 1894.

Esa misma dinamita estalla acabando con la vida de 15 personas.

En la actualidad se dice,

forma parte del misterio que tú conoces,

pero tiene que ver con apariciones, con luces...

Cuéntame. Ahí está.

Cualquier tragedia, sobre todo de estas características,

hablamos de que sesgó la vida de casi 600 personas y más de 2000 heridos.

Madre mía.

Hay muchísima gente que tiene la percepción de ver luces extrañas,

luminarias, luces populares que seguramente están anclados

en cierta mitología, pero que aquí la gente asocia

a esa terrible tragedia.

Hay más, hay testimonios de personas que aseguran haber visto

lo que serían personajes vestidos de otra época.

La época del siglo XIX. Efectivamente.

O como si todavía estuvieran ahí esperando a regresar,

quién sabe, si de la muerte.

Me has dejado con todo el miedo en el cuerpo.

No, espero que no.

De verdad. En estas cosas... España es un lugar supermágico,

supermisterioso, y Santander no iba a ser una excepción.

Por supuesto. Y más al lado del mar.

Juan, muchas gracias por tu testimonio.

Venga, cuando quieras. Me voy un poco así...

(Música)

Ahora volamos sobre Torrelavega.

La segunda localidad más poblada de Cantabria, después de Santander.

Aquí se mezclan las construcciones modernas con los edificios

tradicionales, dándole un aspecto muy interesante.

Como curiosidad, os contaré que la luz eléctrica llegó en 1895,

mucho antes que en el resto de España.

(Continúa la música)

El Centro Botín es uno de los emblemas culturales

de la ciudad de Santander,

que además tiene una forma un tanto especial.

Fijaos bien. ¿No os recuerda a la forma de un anfibio?

Pues es que, hasta cierto punto es lógico,

porque es un edificio que se encuentra entre el mar y la tierra.

He quedado con Fátima, su directora,

porque voy a conocer un poquito más por dentro

este edificio tan especial. Venga.

Hola, Fátima. ¿Qué tal?

Hola, ¿qué tal?

Muchas gracias por recibirnos en este fascinante centro.

Cada rinconcito está lleno de obras, ¿verdad?

Sí, es un centro de arte que quiere aportar una nueva visión,

una visión propia y diferente al mundo del arte.

Por lo tanto, hay exposiciones, actividades culturales, etc.

¿Para Santander qué significa tener un centro como este?

Significa continuar una labor que la Fundación Botín

lleva haciendo en el ámbito del arte durante los últimos 50 años.

50 años.

Significa dinamizar la cultura y el tejido social y cultural de la ciudad

y significa también querer ser una referencia internacional en Santander

para el mundo del arte.

¿Y lo sois? Es lo que hay que construir.

Estos son carreras a largo plazo.

En este centro se da algo que es muy curioso y positivo.

Se apoya tanto a los jóvenes talentos como figura más consagrada.

Efectivamente. En esta primera planta, por ejemplo,

tenemos una exposición que es "Itinerarios".

Son las becas de artes plásticas que otorga la Fundación Botín

a jóvenes artistas, para que desarrollen un proyecto

o para que reciban una formación en cualquier lugar del mundo.

Arriba, por ejemplo, en la segunda planta

tenemos una exposición única de la faceta escultórica de Joan Miró.

(Música)

Fátima, ¿esto es la colección propia que tenéis en la Fundación Botín?

Sí.

El centro Botín nos ha permitido es mostrar de forma permanente

parte de la colección de la Fundación Botín.

La colección de arte que se ha construido

a lo largo de los últimos años con artistas que han venido

a hacer talleres de formación con jóvenes artistas de Santander

Y con los jóvenes artistas que reciben becas de la Fundación.

Este es un artístico cántabro, es Juan Uslé.

Tenemos varias obras de él.

Fátima, me voy encantado de esta visita a centro Botín.

Me voy a visitar a un amigo que creo que conocéis bien.

¿Si te digo primer ilustración? José Ramón Sánchez en Santander.

Efectivamente. Fenomenal.

Me voy a verlo y a conocer su obra, que también es una pasada.

Muy bien. Una pasada, sí.

(Música)

El atardecer desde la zona del palacio de la Magdalena

no puede ser más bonito.

Por algo será que ha conquistado al gran Félix Rodríguez de la Fuente.

Como él, la belleza de este paisaje es eterna.

Ahora he quedado con uno de los ilustradores y dibujantes

más importantes de nuestro país.

Menuda responsabilidad.

Es un verdadero maestro.

Hola, José Ramón.

¿Qué tal? ¿Qué tal? ¿Cómo estás?

Muy bien.

Qué ganas tenía de conocerte, de verdad.

Tomando el sol. Ya te veo.

Me voy a sentar contigo también. Venga, estupendo.

Te veo muy a gusto en tu ciudad.

Un tío que viaja tanto por todo el mundo.

Aquí llueve mucho y está el cielo muy encapuchado.

Cuando hace sol, esta es una calle de ricos,

donde vivimos los ricos de Santander. Vengo aquí a tomar el sol.

¿Qué es para ti Santander? Una persona con tanto mundo...

Santander es mi cuna.

Y mi vuelta.

Me fui de Santander porque era un niño asmático

y me ahogaba con la mar, con la humedad.

Me fui a los 11 años.

No he vuelto hasta el año 96, cuando cumplí 60 años dije:

"Me vuelvo a mis raíces". Acababa de divorciarme y dije:

"Voy a cambiar de aires, voy a reinventarme".

Vida nueva. Vida nueva.

Me viene y dije: "Además, voy a hacer todas las cosas

que yo tenía aparcadas desde la adolescencia".

¿Cuáles son? Cuéntame alguna.

Muchas, muchas. Cuéntame alguna.

Hacer una Biblia, hacer Moby Dick, ilustrar un Beato de Liébana,

una divina comedia, escribir, leer mucho.

Esas eran mis... Lo que no podía hacer en Madrid.

Fue como volver a la infancia. Qué bonito.

Al terreno de la creatividad.

Fue una decisión luminosa.

Eso de la creatividad ha sido muy importante en toda tu vida, ¿verdad?

Me quitas la creatividad y las películas

y me derrumbo...

Como una tienda de campaña, sin...

¿Tan importante ha sido para ti la creatividad?

Importantísimo.

Pero ¿hablas de tu vida profesional o también está tu vida personal?

Mi madre, que esos datos siempre los tienen las madres...

Mi madre dice que a los tres años empecé a dibujar.

Me daban papel y un lápiz y era un niño ensimismado.

En el dibujo, en lo que fuera.

Fue una vocación clarísima.

A los siete u ocho años sabía que iba a acabar dibujando

y ganándome la vida con el dibujo.

Qué bueno. Me gustaría, si te parece,

recordar esa vinculación tuya tan especial a TVE,

en la que enseñaste a generaciones y generaciones a dibujar.

Pero ahora yo, por ejemplo, recuperar la audiencia...

Sí. Los 2 millones de niños que tenía.

Era una pasada.

Están entre los 40 y los 50 años. Es la edad que tienen mis hijos.

Claro.

El mayor tiene 48. Daniel tiene 47 y mi hija 46.

Están ahí, en esa franja de tiempo.

¿Podemos seguir hablando en tu taller,

que tengo muchas ganas de conocerlo?

A ver de dónde nace esa creatividad y esa magia.

¿Cómo te voy a prohibir yo subir a mi casa?

Venga, vamos a verlo. Venga.

José Ramón, diez años de "Sabadabadá", "Dabadabadá",

"El kiosco". ¿Qué recuerdas de aquella época tan maravillosa?

Pues todo y nada. ¿Ah, sí?

Fue una época muy buena. Fue una época...

Este es el rincón donde pinto.

¿Me puedo acercar un poquito más para curiosear un poco las cosas?

Sí, estás en tu casa. Cuéntame eso.

¿Qué recuerdas de aquellos...?

Lo que recuerdo es que era...

Estaba deseando acabar la graduación para irme a mi estudio a pintar.

¿Eres el responsable, aunque no quieras,

de que haya muchos niños que se han dedicado a pintar y dibujar.

No lo sé, no sé cuántos.

Pero sé que en aquella generación

he conocido por lo menos a 40 o 50 personas que hacen cine,

que hacen teatro, que son arquitectos,

que han estudiado bellas artes, que hacen cómics.

Mucha gente.

Cuando hay un chaval que vio, que me tuvo como un pequeño icono...

Sí, claro. Así fue.

Les encanta decirme que lo que yo les dije,

de lo que yo les hablé, les ha servido

para dedicarse a dibujar, a pintar.

No dejé de ser una especie de maestrillo

que habló de cualquier disciplina artística.

Y creo que lo importante que yo hice en aquella etapa

no fue dibujar, sino transmitir el entusiasmo por el arte.

La ilusión por el concepto artístico en general.

Claro, claro.

Porque eso... ¿A la larga qué?

Además, te ha tocado ser padre.

Recuerdo contigo un momento muy especial.

Cuando tu hijo, el director de cine, te dedicó ese Goya.

¿Cómo recuerdas ese momento?

Eso lo recuerdo como una noche emocionante.

Es una de las noches más emocionantes de mi vida.

La noche de los Goya.

Dije: "Ya tiene sentido".

Era el primer cineasta que había llegado a los Goya

y le habían dado tres joya.

A Quim Gutiérrez le dieron un Goya.

Otro a Antonio de la Torre. Otro a él por ser la mejor dirección.

Sabes de lo que estamos hablando, ¿verdad?

Claro.

Yo esa noche dije: "Lo que he hecho ha tenido sentido.

Era el primer cineasta que recibía un premio".

Yo no me quería ir del taller sin hacer dos cosas.

La primera, coger el Goya, que está por ahí.

Luego lo voy a coger para tenerlo en mis manos.

Será la única vez en mi vida que lo coja.

Otra, sabes que en este programa viajamos descubriendo

y dando a conocer a gente muy especial, como es tu caso,

lugares tan bonitos como es Santander.

Voy a hacerte magia basada en el cine y en tu profesión.

¿Te apetece? Hombre, cómo no me va a apetecer.

Venga, vamos. A mí la magia siempre me apetece.

Vale, perfecto.

Ya tenemos aquí al cabezón.

Llega el momento de hacer magia en un lugar tan especial como este,

donde hay mucha magia. Mucha magia.

Mucha, mucha magia.

A mí también me gusta mucho el dibujo, pero no...

A mí también me gusta mucho la magia, y no...

No he subido a un escenario a hacer magia.

Cada uno a lo suyo.

Yo he querido pintar en una baraja de cartas,

he pintado todas y cada una de las cartas

haciendo un pequeño homenaje a los dibujantes,

a la gente que creáis vida a través...

A la gente que hacemos magia

con una varita mágica, que es un lápiz.

Es un lápiz, efectivamente.

Aquí es un rotulador...

Cada una de las cartas está dibujada.

Quiero que me nombres una carta, la que tú quieras.

Sí. Dime.

El cinco de corazones.

Vamos a buscar el cinco de corazones.

He tenido cinco grandes amores en mi vida.

¿Ah, sí? El cinco de corazones.

Vamos a hacer una magia con este cinco de corazones.

Muy bien.

Vamos a dejarlo aquí así.

Has dicho cinco de corazones porque tú has querido.

Porque tengo cinco amores en mi vida. Yo no lo podía saber, ¿verdad?

Claro.

Mira, quiero que te fijes en esto. Mira.

¿Estás listo? Sí.

Una animación. Una animación, claro.

Al final saca el cinco de corazones. Jo.

Ya me contarás algún día cómo.

¿Qué te parece? Un truco fantástico.

Mola, mola.

Iba a seguir dibujando,

lo que pasa es que no me ha quedado demasiado bien el dibujo.

No importa. La magia es magia y el dibujo es el dibujo.

Entonces, como despedida, como tengo un niño de cuatro años,

me gustaría saber si me puedes dar una clase pequeñita

de cómo hacer algún dibujo de los sencillitos.

Muy bien.

Te voy a intentar dibujar a un niño de cuatro años.

¿Ah, sí? Qué bueno.

Esto no estaba preparado, ni mucho menos.

El pelito.

Un ojo, otro ojo... Las cejas.

La naricilla...

Una sonrisa, que no puede faltar en la vida.

Unas pecas.

Fíjate cómo ha tomado vida esto.

Hace nada era un folio en blanco sin vida.

Ahora ya es un dibujo al que hay que completar la cara.

Es un chaval con un polo deportivo.

Unas melenas. ¿Ves?

Qué bueno. En un momento.

Esto es lo que hacía yo en televisión.

Tiene magia.

Tiene magia, porque es pasar de un folio en blanco a algo con vida.

El dibujo es magia. Qué bueno.

Porque no hay otra expresión.

Un músico no te puede hacer unas notas,

una sonata o un compás de buenas a primeras.

Tiene que procesarlo.

Sin embargo, un dibujo es una acción directa.

Es magia en directo. Magia inmediata.

Me ha encantado. José Ramón, ¿sabes una cosa?

Tú sí que eres mágico.

Yo creo que sí. Que hago magia cuando dibujo.

Ya no solo por eso. Cuando hablas.

¿Cuándo hablo soy mágico? Sí.

Cuando hablas eres mágico con las palabras.

Te lo agradezco. Escúchame.

Y con las miradas y con todo, de verdad.

¿Sí? Sí.

Soy muy expresivo. Muy expresivo.

Me voy encantado. Muchas gracias. Ha sido un placer.

Charlar contigo... Me gustaría llevarme...

¿Me lo firmas y me lo llevo? ¿Cómo se llama el chaval?

Lucas. Para Lucas.

Para Lucas con cariño. Qué bonito, por favor.

Siempre haciéndome dibujar, siempre. La eterna manía de la tele.

No me han grabado un programa nunca donde no me hagan dibujar.

Pero bueno, como yo sé que es magia, pues por qué no un truquito.

Qué bonito. Gracias, José Ramón.

(Música)

Acabo de llegar a una de las localidades cántabras

que tienen costa, más bonitas y especiales.

Aún no os quiero decir dónde estoy. Mejor que os lo cuenten ellos.

Comillas en directo,

presentando el rodaje de la película "Primos".

Es una peli que transcurre en otoño, intuimos, por el clima.

Está lloviendo mucho.

-Bueno, en realidad es en julio. -Pero el clima...

-¿Es en julio? -Sí.

-Qué película... En julio con tanta lluvia.

-Sí, sí. Pero ahí está. Comedia, comedia.

-Es una comedia.

Son Quim Gutiérrez y Daniel Sánchez Arévalo.

El actor y director de esta película que se rodó íntegramente

en la localidad donde me encuentro, Comillas. "Primos".

Estas imágenes que habéis visto son exclusivas.

Nadie las ha visto porque nos las ha cedido su productora.

Esta película, según nuestro director,

es una de las mejores comedias contemporáneas

que se han hecho nunca.

Además pasa algo muy curioso,

y es que cuando se rodó la película,

toda la localidad se convirtieron en extras.

(Música)

Por esta misma cuesta bajaban todos los días los actores.

Además, en esta misma plaza,

se rodaron muchas secuencias de esta película.

Creo que es un momento ideal para conocer a dos de esas personas

que formaron parte del equipo de extras

durante el rodaje de "Primos".

Hola. Hola.

¿Qué tal? ¿Cómo estamos? Bien.

Muchas gracias por recibirme. Encantadas.

Tengo la suerte de estar con dos personas que formaron parte

del equipo de extras de la película de "Primos", ¿verdad?

Sí. Colaboramos con ellos.

¿Qué recordáis de aquellos días?

Era gente maravillosa, fantástica. Hay que decir la verdad, ¿eh?

Sí, sí.

-En esta plaza, lo primero que se recreó, la fiesta del pueblo.

¿Ah, sí?

Aquí se puso la orquesta, el escenario

y todos los extras bailando y saltando toda la noche.

-Sí, todos, todos. -Toda una noche entera.

¿Aquí fue el baile de los Backstreet Boys?

Sí. En esta zona. -En esta misma plaza.

A partir de ese momento, ¿cambió mucho Comillas?

¿Vino más gente a visitarlo? Sí.

Tuvo repercusión esta película.

Comillas sí que es verdad que es un plató cinematográfico.

Se han rodado muchísimas películas.

Pero esta es verdad que tuvo mucha repercusión.

Salía casi el pueblo entero en la película.

No es muy habitual que en una película participe todo el mundo.

Todo el pueblo. Todo el pueblo.

Nosotras, indirectamente, participamos.

Trabajamos en el hotel donde se hospedaron los actores.

Lo sabía yo, lo sabía yo. Entonces ahí...

Ahora que no nos oye nadie.

Quiero que me contéis algún cotilleo.

Te vamos a decir que era gente maravillosa.

¿Hablas de los actores? De los actores.

De Adrián, Raúl, Clara, el director, Daniel, todos...

Antonio de la Torre.

No nos queremos olvidar. -Todos eran maravillosos.

Con el que más... Quizá con Antonio.

He oído hablar que ese hotel tenía una puerta trasera

donde pasaban cosas. Sí.

Una portilla donde venían chicas y chicos

que sabían que estaban los actores allí hospedados.

Y ellos, sobre todo, muchas veces yo veía a Clara Lago

dando autógrafos a todos los niños.

Eso era fantástico.

Claro, que los actores además... Aparte de niños, también gente mayor.

Vecinos del pueblo, en general.

Vecinos a pedir autógrafos. Todos muy amables.

¿Quién era el que más obcecado por la ropa, por ejemplo?

Todos. Ellos tenían un servicio de lavandería en el hotel.

Como cualquiera que nos lo pide.

Cada vez que pasaban, decían: "¿Ha llegado nuestra ropa?".

Cosas así.

Fue una gente cordial, simpática, amable.

-Trabajamos mucho. -Mucho, mucho, trabajamos mucho.

-El hotel se adaptó a los horarios de rodaje.

Si ellos rodaban por la noche, dormían por la mañana.

Entonces el trabajo se tenía que realizar por la tarde.

Tenemos un servicio muy personalizado para ellos.

Un placer conocer esta historia de vuestra mano.

En la misma plaza donde todo el equipo,

incluidas vosotras y todo el pueblo bailaban esa canción que dice:

(CANTA) "Desde que me dejaste".

La ventanita del amor se me cerró.

-Desde que me dejaste, no hago más nada que extrañarte, corazón.

-Tengo el alma en pedazos. Ya no aguanto esta pena.

Tanto tiempo sin verte es como una condena.

(Música)

Hoy era un día muy especial para mí porque tengo la oportunidad

de hacer una reivindicación que siempre viaja conmigo.

Esto tiene que ver con el medio rural, con los pueblos.

¿Qué haríamos en España sin los pueblos?

No se entendería la historia.

Espero que este humilde, pero bonito juego de magia que hemos preparado

os guste con esto damos por concluido nuestro espacio dedicado

a esta película que marcó una historia en nuestro país. "Primos".

Un juego basado en la película de "Primos".

Con los tres personajes y también con la casa que está justo aquí.

Adrián, Quim, Raúl, y como os digo, la casa.

Todo comienza aquí.

La puerta de la casa se gira y...

(Música)

Punto y final. Adiós, Cantabria.

Una comunidad preciosa y muy especial.

Dueña de paisajes espectaculares y únicos,

donde tradición y modernidad van siempre de la mano.

En mi memoria siempre quedarán sus palacios, museos y edificios.

Su tradición marinera y las aventuras de mis nuevos primos.

Cantabria, nos vemos muy pronto.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Cantabria

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Un país mágico - Cantabria

23 jun 2018

Hoy turno para Cantabria, visitaremos el palacio preferido del rey Alfonso XIII. Descubriremos los secretos de uno de los taquillazos de nuestro cine y nos daremos una vuelta por Santander.

ver más sobre "Un país mágico - Cantabria" ver menos sobre "Un país mágico - Cantabria"
Programas completos (39)
Clips

Los últimos 184 programas de Un país mágico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios