www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4677385
Para todos los públicos Un país mágico - Avila - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Hola, soy Miguel, aunque todos me conocen como Miguelillo.

Aventurero intrépido y siempre con un as en la manga: mi magia.

Qué fuerte.

Me pongo en marcha para mostraros las 52 provincias de España

de una manera completamente nueva.

(GRITA)

Hoy, turno para Ávila.

Pasaremos por las murallas más famosas de España.

Visitaremos un museo de lo más sorprendente.

Ese es el trigo que sembraban antiguamente en toda esta zona.

Haremos magia al cuadrado.

¿Ves esa con forma de calavera? Ah, sí, es más rara.

Y como siempre, muchas muchas cosas más.

Ah, por cierto, en cada destino dejaré siempre

una carta de mi baraja hasta completarla entera.

Aquí comienza una nueva aventura de "Un país mágico".

Todo empieza aquí.

(Música)

No hay palabras para definir la belleza de las murallas

medievales de Ávila desde el aire.

Prácticamente, están intactas.

Tienen más de 80 torres semicirculares almenadas

y nueve puertas.

Son y serán siempre el símbolo de esta maravillosa ciudad.

(Música)

Ya estamos en Ávila. El sol nos acompaña.

Hace un día precioso.

Y he decidido comenzar esta aventura por donde debe ser.

Voy a conocer a fondo la historia de una mujer universal,

una mujer que, desde Ávila, ha hecho historia.

Seguro que ya sabéis que estoy hablando, cómo no,

de Santa Teresa de Jesús.

No entiendo qué pasó

entre te escribo y acá estamos.

Tres años no es un trago

y te veo acá sentado.

¿Por qué no?

Padre.

Muy buenas. Buenos días.

Oye, cuando me dijeron que quedaba con un padre,

me imaginaba otra cosa. Qué jovencillo eres.

Bueno. ¿Cómo estás? ¿Bien?

Bien, muy bien. Me han dicho que eres especialista

en Santa Teresa de Jesús, pero no solo el personaje,

sino también la persona. Esperemos que sí.

¿Qué me puedes contar interesante sobre esta figura?

Es muy interesante la figura de Teresa en Ávila.

Sabes que la familia de Santa Teresa viene de Toledo.

El abuelo de la santa...

...era un famoso comerciante en Toledo, bastante acaudalado,

de origen judío.

Y él, cuando sale aquella norma de los Reyes Católicos,

abandona el judaísmo, se convierte al catolicismo.

Pero un día es denunciado porque ha practicado, dicen,

las prácticas judías de nuevo.

Entonces, debe llevar el sambenito, aquello que te ponían encima.

Tienes que pasear por la ciudad.

De ahí viene la expresión "llevar el sambenito".

Era eso, sí. Era una tela que se colocaban y un capirucho.

Y unos viernes al año tenían que salir con eso por la ciudad.

Lo peor era que eso era la ruina. Claro.

Se ve que alguien le debió denunciar, quizá por enemistades.

Envidias, cosas así. Claro, claro.

Y deciden huir de Toledo y vienen para Ávila.

Entonces, se instalan aquí, justo donde está la iglesia.

Quieren olvidar su pasado judío. Claro.

Y hacer una nueva historia. Sí, sí.

Compra la casa don Alonso, una casa en ruinas que había.

La arregla. Y aquí iba a casarse con una señora principal de Ávila.

Y en este sitio donde ahora se levanta la iglesia,

nace Santa Teresa.

Aquí la tenemos, ¿verdad? Aquí está con nosotros.

La figura de Santa Teresa tiene muchos atrayentes.

Primero, el atrayente religioso, que es espectacular.

Fue una mujer desbordante.

Pero también como escritora, como propia mujer.

Como una figura verdaderamente internacional,

incluso fuera de la religión católica.

¿Entonces ahora podremos ver el lugar donde nace exactamente?

Sí. ¿Sí?

Vamos a ver la habitación. Me encantaría. ¿Es por ahí?

Por allí.

(Música suave)

"La puerta para entrar en este castillo es la oración".

Es una frase, si no me equivoco, extraída de "Las moradas"

de Santa Teresa, donde dice... Eso es.

...que el alma es como un castillo. Sí.

Es como si fuera una especie de libro de aventuras.

Dice Santa Teresa que en el centro del hombre,

de su vida, de su interior, vive Dios,

y todo el ser humano por dentro es como un castillo

en el que hay siete moradas, siete habitaciones,

y hay que procurar ir entrando a través de esas habitaciones,

de esas moradas, para encontrarnos con lo más hermoso,

que es Dios dentro de nosotros. ¿Cómo podemos entrar en las moradas?

Pues la puerta es la oración. La oración.

Y vamos a pasar la puerta santa... Pues venga.

...que tenemos aquí, en la casa. Yo no pisaré esta frase,

que es muy importante.

(Campanadas)

(Música suave)

David, entonces, ¿aquí podemos decir que nació Santa Teresa de Jesús?

Efectivamente, este mismo lugar es el sitio donde ella nació.

A mí me gusta decir que es como el corazón de Ávila.

Porque de aquí brota lo que será el Ávila de Santa Teresa.

Aquí nace ella y da una nueva pintura a toda la ciudad.

Pero incluso a lo que es físicamente la iglesia.

Antiguamente, todas las iglesias, el altar mayor estaba mirando

a Jerusalén, donde nace Jesús, donde nace la nueva Jerusalén.

Sí. Menos esta.

Qué curioso.

Esta, está orientado el altar mayor al norte.

Porque cuando lo edifican, quieren conservar este lugar

tan importante, que es donde ha nacido ella,

pegado al altar mayor.

Entonces es como si tuvieran que dar la vuelta a toda la iglesia

para poder conservar este lugar aquí. Qué bueno.

Como mujer que fue, también fue niña.

¿A qué jugaría? Aquí dormiría, aquí comería.

Claro, esta era la habitación de los padres, y este era el lugar.

Todo lo que es ahora la iglesia era la casa.

Aquí son los primeros años de la que después

será Santa Teresa de Jesús. Qué bueno.

Y en esa puerta que veo desde aquí, ¿qué es lo que hay?

Hemos hecho una réplica de lo que sería la habitación.

¿Quieres verla? ¿De Santa Teresa de Jesús?

Claro.

Guau.

Da un poco de impresión entrar aquí.

Sí. Sí. No sé, es como...

Es una reproducción.

Es una reproducción de lo que podía ser la habitación de los padres.

El padre de Teresa tenía una especie de diario

donde escribía cuándo habían nacido sus hijos,

y ese es el texto donde relata el nacimiento de Santa Teresa.

Si quieres ver algo más de la casa, te puedo enseñar.

¿Hay más todavía? Sí, sí.

Vaya aventura. Un rinconcito bueno.

Vaya aventura. Venga, vamos.

(Música suave)

Vaya casa más bonita tenía, con su huerta y todo.

Con su huertecilla. Dice ella que la tenían en casa

y aquí jugaba con su hermano Rodrigo.

Teresa jugaba a cosas un poco especiales

para una niña tan pequeña: leer vidas de santos.

Estamos en el siglo XVI.

Entonces era una cosa normal el Flos sanctorum.

Eran historias de... Ah, cuentos, digamos.

Sí, historias de los santos. Historias de los santos.

Pero su hermano jugaba a otras cosas.

Como construir ermitas, que, por lo que veo...

Esto fue tras un fracaso.

Porque se intentan escapar de casa. ¿Ah, sí?

Dice Santa Teresa que en los libros de santos

había visto que los mártires iban muy fácil al cielo.

Entonces, coge a su hermano Rodrigo, se escapan de casa

para que sean decapitados e ir pronto al cielo.

Pero su tío les encuentra, les trae a casa...

Afortunadamente. Y como aquello no sale,

dice: "En el huerto de casa jugábamos a ser ermitaños

haciendo ermititas con piedrecitas". Qué bueno.

Qué importancia tiene...

el legado que dejó escrito Santa Teresa de Jesús.

Es enorme. Enorme.

Fíjate que una niña del siglo XVI que sepa leer y escribir

no es nada normal.

Los libros que después escribe Santa Teresa, libros espirituales,

es la mayor reliquia que nos quedó, porque es su verdadero espíritu.

Y para acabar este magnífico paseo, ¿cómo definirías

la figura eclesiástica de Santa Teresa de Jesús?

Ella te posee de una manera, te seduce el corazón de una forma

que te atrae. Es como si hiciera magia.

Más o menos. Porque te atrapa.

He oído que ella jugaba al ajedrez. Sí, le gustaba mucho

y se le daba bien. Antes de irme,

me gustaría proponerte algo relacionado con la magia,

pero, de momento, secreto. ¿Me acompañas?

Vale, muy bien. Pasa, David.

Aquí ha preparado mi equipo una sorpresa para ti.

Muy bien. Te voy a pedir que tomes asiento.

David, aquí tenemos algunas palabras que hemos ido sacando

de algunos de los libros de Santa Teresa.

"Camino a la perfección", el libro de "Las moradas",

el "Libro de la vida"...

Son todas diferentes y hacen referencia a lo que escribe.

Te voy a pedir que me ayudes a doblarlos,

que aproveches para ver que todos son diferentes.

Y los vamos colocando aquí. Muy bien.

Porque espero que te guste lo que haremos a continuación.

Todo viendo dobladito, así.

Que se vea.

Esto son auténticas joyas,

porque cada una de las palabras que ella escribía

lo hacía con una intención. Sí.

Además, es parte de la historia ya.

El juego también tiene que ver un poco con la historia.

Vamos a doblarlas todas. Y ahora, mira.

Como para mí estas palabras son joyas,

has visto que todas son diferentes, iba a traer un joyero,

pero como es demasiado grande, lo guardaremos en esta cartera,

que se ve que está vacía. Quiero que cojas una palabra.

Ni tan siquiera tú quiero que la veas. La coges.

Que no se vea.

Fíjate, la guardamos aquí, David.

Y la dejamos ahí.

Si hubieras cogido esta, por ejemplo, hubiera sido "dulce".

Si hubieras tomado esta, hubiera sido "Ávila".

Todas, todas, todas son diferentes.

"Teresa".

Mira.

Quiero que veas esto.

Dicen que el fuego siempre tiene algo de magia.

De hecho, cuando nos quedamos mirando la llama,

nos quedamos como extasiados.

Pasa un poco como con la obra de Santa Teresa,

cuando la lees y te metes dentro, te quedas extasiado.

Mira, quiero que veas esto.

(Música suspense)

Parece que... Ya se va leyendo.

Hay una palabra escrita, ¿verdad?

"Santa". "Santa".

Es una palabra que tiene que ver, evidentemente.

Tú no sabes qué palabra hay escrita, ¿verdad?

Pues no.

Quiero que abras el monedero, por favor.

(Música suspense)

"Santa".

Madre mía.

Coincide, ¿verdad? Coincide.

Es que no podía ser...

de otra manera.

Fantástico. La magia de Santa Teresa.

David, muchas gracias. Ahora continúo mi camino por Ávila,

pero ha sido un placer enorme. Perfecto.

No sé cómo lo has hecho, de verdad.

No sé cómo ha podido salir la misma palabra.

Si la he elegido yo.

(Música animada)

La calzada romana del puerto del Pico

es espectacular desde el aire.

Fue construida dos siglos antes de Cristo

para, principalmente, mejorar las comunicaciones

entre Mérida y Ávila.

La carretera une los macizos central y oriental de la sierra de Gredos.

Y a pesar del tiempo, ha llegado a la actualidad

a este magnífico estado de conservación.

Sin tener que aparentar, que ceñirse a un guion,

que disimular.

Que no recuerdas tu papel, y el apuntador cobra más cada vez.

Me hallo respirando aire puro de esta maravillosa zona.

Me citaron aquí para cumplir una ilusión que tengo

desde hace mucho tiempo, pero o me equivoqué de sitio

o, no sé, se equivocaron ellos, porque no veo a nadie.

Voy a investigar un ratillo.

Cuando se rompa el velo que nos tapó la luz.

Cuando descubras que eres uno más entre la multitud.

Cuando se rompa el velo que nos tapó la luz.

Cuando descubra más personas donde solo estabas tú.

Cuando se rompa el velo que nos tapó la luz.

Cuando descubras que eres uno más entre la multitud.

Hola, buenas tardes. Hola, ¿qué tal?

Muy bien. Yo soy Miguel.

Yo soy Bárbara. Encantada. Encantado.

Me habían dicho que si venía aquí podía cumplir mi sueño

de ser cowboy.

Muy bien, has venido a cumplir tu sueño,

yo vine a cumplir el mío, y haré el tuyo posible.

¿Tú me vas a ayudar a ser un cowboy?

Así es. No te imaginaba así,

pero estoy encantado. Qué bien.

¿Qué es lo primero que hay que hacer?

Ponerse el sombrero. Venga.

Un sombrero de cowboy auténtico. Yo me cambio el delantal

por el sombrero también. ¿Te lo pones también?

Claro. Sombrero, guantes, y al lío.

Ha llegado el momento de ser cowboys.

Llegó tu día. Vamos allá. Venga.

(Música country)

Aquí están los caballos. Aquí los tienes.

Quiero ir más tranquilito, porque tuve una experiencia

en Huelva, en El Rocío, con los yegüeros

que no te puedes ni imaginar. Me entró un miedo terrible.

¿Cuál es más tranquilo? El más tranquilo... México.

Hola, México. Hola.

México.

Bárbara, que no se nos olvide el objetivo fundamental:

ser un cowboy no solo que se monta a caballo,

sino que controla el ganado. Este caballo es perfecto.

Vale.

Pie izquierdo aquí. Pie izquierdo aquí.

Manos ahí. ¿Las dos manos?

Una ahí, y la otra atrás. Y arriba.

Vamos.

(SILBA)

Vamos, México. Buen chico.

Ay, madre.

Ay, que se mueve. (RÍE)

Bueno, me voy encontrando cada vez mejor, también te lo digo.

Bien, eso es importante.

Yo me voy a por Tadeo, el mío. Vale.

Date una vuelta hacia el galope para que vayas cogiendo confianza.

Obstáculos para saltar no veo. Ahora vamos con las vacas.

No te preocupes, ve tranquila. Hasta ahora.

México, venga.

México, vamos, a galope.

No me dejes mal.

A ver, México, tío, que yo vine para ser un cowboy.

Si no me ayudas, no podré ser un cowboy.

Si lo haces, te haré un puré de zanahoria que te encantará.

Venga, México. Vamos, al galope.

Ay, madre, que va.

Bárbara, lo que te has perdido.

Galope p'arriba, galope p'abajo,

paso español, al trote... De todo, ¿no?

Increíble. Lo que te has perdido. Muy bien, muy bien.

Pues nada, ahora un poco contigo también.

Ahora que ves que tengo un control absoluto de México,

podemos ir a las vacas. Eso es.

La idea es controlar un rebaño de vacas.

Eso es. Vamos a moverlas de un lado a otro.

Venga, por ahí, ¿no? Vamos adelante.

Déjame primero. Vamos, México.

Venga, México. Venga, México.

¿Has visto cómo lo controlo? Venga, México. Despacito.

Ahí está México, ahí está México.

(Música country)

Bárbara, ¿cómo te surge esta afición por los ranchos?

Es algo que había querido hacer desde pequeña.

Cuéntame lo que vamos a hacer. Vamos a mover unas vacas,

que es para lo que tenemos a los caballos.

Hay que llevarlas de unos prados a otros para que coman.

Para que coman. O para juntarlas por grupos.

¿Y a cuántas moveremos? Ahora, unas 40.

Unas 40 vacas. Oye, te digo una cosa.

Sé sincera, ¿me ves preparado para mover vacas o no?

Pues mira, lo llevo pensando todo el día

y me estás dando un poco de miedo. Ya sé lo que dirás.

¿Puedo ir de alguna otra manera, por no quedarme atrás,

que me apetece mucho? ¿Qué te parece si te damos un quad?

Igual mejor. Igual vas más cómodo.

Más cómodo, sí. Venga, México.

Vamos, México.

(Música country)

Ahí tienes tu nuevo medio de transporte.

Bueno, México, que te dejo. Ha sido un placer conocerte,

pero me voy en el quad. No te pongas celoso.

Ahora viene un compañero vuestro a montarse.

Florín, el encargado de las vacas. Florín, cuando quieras.

Oye, Florín, cuídamelo, ¿eh?

(Sintonía "Bonanza")

¡Miguel, sigue la vaca!

(GRITA)

(Música animada)

Continuamos viajando sobre los pastos de Ávila.

Aquí es frecuente encontrarse con la ternera avileña.

De este animal se obtienen los famosos chuletones de Ávila,

uno de los grandes tesoros gastronómicos de esta tierra.

Y ojo, que lo digo por experiencia propia.

(Música)

El destino nos ha traído hasta Arévalo,

en la comarca de la Moraña.

Posiblemente este paisaje os suene de la serie "Isabel" de TVE,

pero lo que os quiero contar es totalmente diferente.

A mi espalda veis un estupendo castillo.

Es del siglo XV y de estilo mudéjar.

Y en su interior guarda un secreto que muy pocos castillos tienen.

Así que vamos a conocerlo.

(Música)

Hola. Hola, ¿qué tal?

¿Cómo estás? Muy bien.

Vengo pensando qué hace un museo de cereales dentro de un castillo.

Vamos a ver, tiene la explicación porque este castillo

la última función que tuvo fue silo.

Ah, vale.

Estuvo funcionando desde el año 50

hasta el año 77,

y una vez que dejó de funcionar como silo, crearon este museo.

Metieron todas las variedades de trigo.

Este es un museo a nivel europeo.

521 variedades. ¿Por qué es el más importante?

¿Por la cantidad, por la variedad? ¿Por qué?

Es el más importante porque aquí hay muchas semillas

que son muy antiguas.

Tengo entendido que hay dos tipos de trigo:

uno duro y uno blando. Efectivamente.

¿Vamos a verlo? Vamos a verlo.

(Música suave)

Qué de cosas. Muchas cosas, ¿verdad?

Ah, mira. 521 variedades de trigo

que te he dicho antes. Aquí está el trigo duro

y el trigo blando. Efectivamente.

Productos que se obtienen del trigo blando:

la harina, lógicamente,

pero para hacer el pan, los bizcochos,

las galletas que tenemos ahí, las tartas.

Y lo que son los productos del trigo duro...

La pasta. La pasta.

Fideos, los espaguetis... Para el couscous también.

Aquí, cuando vienen los niños... Alucinan.

"¡Los espaguetis! ¡Macarrones!". Claro.

La verdad que sí. ¿Qué esconde este cajón?

¿Se puede meter la mano ahí? Sí.

Voy a ver. Venga, prueba.

Con tu permiso. Le voy a meter mano al cajón.

Prueba. Vamos allá.

A ver qué estás tocando.

No soy muy listo, pero un cereal tiene que ser.

Efectivamente.

Porque hay seis tipos de cereales aquí, en el castillo.

Cebada no es. El centeno.

Centeno tampoco. El arroz.

Arroz tampoco. Maíz.

La cebada y el trigo.

Es maíz, es maíz. Ah, es maíz.

Es maíz. Es maíz.

Lo has adivinado.

"No soy un ave, pero de mis semillitas

para los niños buenos se hacen palomitas".

Efectivamente. Qué bueno.

Oye, hay 521 variedades. De trigo.

¿Cuál es la semilla más antigua que tenéis?

A ver, la semilla más antigua, por ejemplo, en esta zona,

lo que se sembraba era candeal. El candeal de Arévalo.

Ese es el trigo que sembraban antiguamente en toda esta zona.

Yo voy a seguir conociendo Ávila. Perfecto.

¿Conoces la catedral? Es una maravilla, ¿verdad?

Preciosa. Además, tengo ganas de conocerla,

pero de una manera especial, porque siempre las catedrales

parece que todo el mundo habla de lo mismo.

Yo la voy a conocer a través de las curiosidades.

Cosas extrañas, raras. Pues nada.

Muchas gracias.

(Silbido)

(Música animada)

Sobrevolamos la Sierra de Gredos,

una espectacular creación natural

de lagunas, gargantas y circos.

Un paraíso para montañeros, senderistas y, cómo no,

para la cabra hispánica, que ocupa este territorio.

Vamos, es una auténtica maravilla.

(Música animada)

¿Qué os parecería conocer la catedral de Ávila?

Es un plan que mola, pero si os digo que la vamos a conocer

a través de todas sus curiosidades, es un plan que mola mucho más.

Lucía es la persona que lo sabe todo, todo, todo

sobre esta catedral. Ya me está esperando.

Lucía, ¿qué tal? Hola, ¿qué tal?

Hola, Miguel.

Venía diciendo que vamos a conocer la catedral

de una manera muy especial, a través de sus curiosidades.

Y tenemos que empezar por una muy fuerte.

Ahora mismo te enseño la mejor. ¿Cuál?

Un portero automático. ¿Un portero automático del siglo XV?

Increíble, vamos a verlo. Venga, vamos.

O sea que por aquí hay un portero automático.

Aquí lo hay.

A ver si lo descubres. ¿Está muy arriba o muy abajo?

Está más bien abajo.

Bueno, aquí veo dos huecos que me llaman la atención,

pero no sé... Efectivamente.

Botones no hay. Efectivamente.

Tenemos dos huecos. Sí.

Con una piedra, al cabo del tiempo, de tanto dar y dar...

Aquí se daba si se venía a caballo, queda más alta.

Y si se venía caminando, tenía ese hueco.

O sea que en el siglo XV. Siglo XV.

Venían los paisanos. Como no tengo caballo, voy andando.

Vengo por aquí, quería entrar, y llamaría a esta.

¿Así se hacía? Sí, sí. Se daba.

Porque la torre es hueca, y entonces, arriba,

directamente es la cocina, la cocina de la casa.

Y escuchaban en la cocina y bajaban. Efectivamente.

Para que bajara la polea. Qué bueno.

Sí, sí. Este portero no se estropea.

En mi casa está todo el día estropeado.

Este es eterno, el granito. Gasta menos, todo ventajas.

Lo propondré en la comunidad de vecinos en la próxima reunión.

Es muy útil. ¿Entramos ya dentro?

Perfecto. Se me cae ahora el botón.

Ahí lo dejo. Vale. Vamos dentro.

(Música suave)

Lucía, corrígeme si me equivoco.

Estamos en uno de los cinco absidiolos que tiene la catedral.

Cada uno de ellos...

Es la parte más antigua de la catedral, ¿no?

Exactamente. Cada uno tiene una capilla.

Esta es la de San Nicolás. Sí.

Y es la más... La más llamativa por la inscripción.

La más curiosa por esta inscripción que podemos ver aquí.

Dice: "Limosna para casar doncellas huérfanas".

¿Dar limosna con este fin? Efectivamente.

Qué bueno. Aquellas jóvenes

doncellas de Ávila que eran huérfanas,

pues el pueblo de Ávila, los fieles,

a través de esta urna que hay detrás de la reja

se depositaba durante todo el año dinero,

porque el día de San Nicolás es el 6 de diciembre.

Entonces, al santo se le atribuye el milagro de convertir piedras

en monedas de oro y entregárselas a un padre

con tres hijas en edad casadera.

¿La gente echaba piedras o monedas? Monedas, monedas.

Y la recaudación, después de la misa, que la hacía el administrador,

públicamente se repartían tanto las solicitudes de las jóvenes

como la recaudación.

Y hay una leyenda que dice que les daban un plazo.

En un año tenían que estar casadas. Y si no, debían devolver el dinero.

Buscando novio como locas. Lo tenían que tener ya.

Voy a echar una moneda por si queda alguna abulense huérfana

y doncella que no esté casada. ¿Tienes una moneda?

No, no tengo nada. Bueno, no te preocupes.

No tengo nada en las manos, ¿no? No.

¿Seguro? No tienes nada.

Tú tienes aquí una moneda. Solo hay que hacer así.

Mira, ¿ves? Aquí aparece una moneda,

y la voy a echar dedicada a una abulense doncella huérfana.

Está la rendija por aquí, ¿no? Sí, sí. Al fondo.

Es verdad. Oye, la echo, ¿eh?

(Moneda)

Ahí está.

De aquí a un año, se debe casar. Efectivamente.

A ver si me entero de quién es. Eso es.

Oye, estoy alucinando con tu paseo. Es una catedral maravillosa.

¿Qué más cosas hay por ahí? Pues hay una cosa superespectacular.

¿Más que esto aún? Sí, sí, sí.

Vamos a subir a la casa del campanero.

Subir. Subir, sí, sí.

¿Cuántas escaleras son? 113 peldaños.

Nada, se hace muy corto porque las vistas son impresionantes.

¿Merece la pena? Sí, por supuesto.

Venga, 113 escalones. Ay, Lucía, como no merezca la pena.

Sí, sí.

(Música suave)

Lucía, para, para, que llevas un ritmo...

(RÍE) Cómo valoro el trabajo de Burton

y Homer, los inventores del ascensor.

Lo podían haber inventado un poco antes.

Desde luego. Espero que merezca la pena.

Merece la pena pero muchísimo. Estar en la casa de un campanero...

Hay pocas catedrales que tengan... Muy pocas.

A través de estas ventanas, fíjate qué panorámica,

se tenía todos los campanarios de la ciudad.

¿Esto qué es? Aquí tenemos la polea.

Lo que me contabas, ¿no? Cuando llamaba el de abajo.

Efectivamente. Aquí tenemos la polea.

Cuando llamabas a través de ese portero,

la persona de la familia que estaba aquí

bajaba con esta polea el cubo, el cesto,

y abajo se cargaba y se subía para no tener que subir los 113...

Muy buen invento. Desde luego.

Desde aquí vemos el suelo de la catedral.

Estoy superagradecido. Muy bien.

Me voy encantado de la catedral. Me alegro.

Antes de irme, sabes que en este programa,

"Un país mágico", siempre hacemos un poco de magia.

Sí, sí. Me gustaría,

ya que estamos en una casa, yo la magia la hago en el salón,

¿hay un saloncito aquí? Por supuesto.

Aquí está el salón y las alcobas. ¿Te gusta la magia?

Me encanta. Pues vamos al saloncito,

ya verás qué guay. Vale.

Vamos a dar la luz, ¿no? Sí, sí.

Qué chulo. ¿Has visto?

Estamos en el saloncito.

Sí, es un pequeño salón.

Y luego aquí, al fondo, las habitaciones.

Los dormitorios.

Fíjate qué curioso. Los originales debajo.

Los originales, sí, sí. Qué tiempos aquellos, ¿eh?

De agua va.

Es una casa bonita, la verdad.

Sí, la verdad es que es un ático bien chulo.

Solo por las vistas. Sí, sí. Desde luego.

Como tenemos aquí esta mesita,

¿qué te parece si nos sentamos y hacemos una pequeña ilusión?

Vale. ¿Te apetece?

Vale. Siéntate por ahí, por favor.

Vale, muy bien.

Esta mesita me recuerda mucho a cuando era pequeñito,

en casa de mi abuela Agustina y de mi abuela Tina,

que nos ponían el brasecito y estábamos así.

Ponte un poquito más cerca de mí.

Así estamos más juntos.

He querido traer este candado

porque estamos en un lugar misterioso.

Un lugar que encierra muchos misterios.

El candado representa un poco el hermetismo de esta leyenda.

Tengo, además, un montón de llaves.

Te voy a pedir que compruebes si esas llaves abren, por favor.

¿Todas? Sí, sí.

Vamos a ir poco a poco. Pero con ritmo, ¿no?

Las ponemos aquí. Vete poniéndolas.

Es muy importante comprobar que creo que ninguna de las llaves...

Que ninguna abre. Creo que ninguna abre.

Venga.

Va a ser que no.

Hay tantas llaves como escaleras para subir a la torre.

Efectivamente.

Digo: "Ya que me ha hecho subir escaleras,

voy a traer yo 113 llaves". Pero no, no.

No son tantas.

Entran perfectamente. Entran genial, pero ninguna.

Esta ni entra.

Las llaves de todo tipo... Sí, sí.

Es muy importante que compruebes.

Es cierto que tú y yo no hemos hablado antes.

Te voy a hacer esto, quiero que digas no sé qué, ¿verdad?

No, no. No estamos compinchados.

Nada, nada.

Con la magia en televisión siempre hay que aclarar las cosas.

Nada, nada.

Todo el tiempo ha sido de la historia de la catedral de Ávila.

Nada.

Esto que voy a hacer no es magia, es paciencia.

En esta mano tengo una llave.

Yo la he retirado antes porque lo que tú has hecho,

lo he hecho yo hace un ratito.

Esta llave, como comprenderás, es la única llave que abre.

Ajá.

Ahora mismo sabemos que esta llave es la que abre, ¿verdad?

Mira lo que voy a hacer.

La llave que abre. Quiero que pongas todas dentro.

Todas.

Y además, como yo he puesto la mía la primera y está en el fondo,

quiero que muevas bien.

Todo lo que tú quieras.

¿Así? Perfecto.

Ahora mismo nadie sabe cuál es la llave que abre.

Ya no. Ya no.

Voy a intentar hacer una cosa.

Ocurre desde hace un tiempo en este programa,

cuando estoy en sitios tan especiales como estos,

siento cosas especiales.

Esto no tiene nada que ver con el espiritismo ni con cosas raras.

Sino con sensaciones.

Siento cosas agradables.

Cuando siento cosas agradables, me dan ganas de hacer cosas

y de intentar retos. Mira.

Quiero que tú hagas parte de esta magia.

Parte, nada más.

Selecciona seis llaves y quiero que me las coloques aquí.

Seis. ¿En la misma posición?

Me da igual, como tú quieras.

Separaditas por el brazo también.

Tres,

cuatro,

cinco

y seis.

Antes de continuar, Lucía.

¿Quieres cambiar alguna llave por otra?

No. Puedes.

No, no. ¿Seguro?

Sí.

¿Por qué has cogido estas seis? ¿No lo sabes, verdad?

No. Vale. Mira.

Vete pasándome la primera llave a la mano.

¿Así? Un momentito...

Fuera. Ponme la segunda.

Ponme la siguiente.

La siguiente.

La siguiente.

La siguiente.

Pon tu mano encima de una llave, la que tú quieras.

Esa llave, ¿quieres que la quitemos

o que intentemos abrir el candado con ese llave?

Que la quitemos. Quítala.

De las dos, pon la mano encima de otra llave.

¿La quitamos o la utilizamos? La utilizamos.

¿Esta no la quieres? No.

¿Crees que en este proceso yo te he podido engañar

para que realmente...? Seguramente.

Podemos utilizar la que tú quieres. ¿Esa quieres que utilicemos?

Esta, sí. Perfecto.

Quiero que cojas el candado con dos deditos.

Quiero que introduzcas la llave, pero no la gires.

De momento entra, ¿verdad? Mira, un montón de llaves.

Quiero coger la llave con dos dedos.

Y cuando cuente tres, gires. Una, dos y tres.

Anda. Increíble.

¿Qué te parece? Muchas gracias.

¿Te ha gustado? Increíble.

Quédate reflexionando un poco. Yo te regalo las llaves.

Voy a seguir esta aventura por la catedral.

Vale, muchas gracias, Miguel.

(Música)

Cuentan que aquí, tras esta puerta que en un principio

parece que no es gran cosa,

hay un pasadizo que servía de escape.

Conectaba justo este punto con la zona de fuera de las murallas.

Yo lo voy a investigar solo por vosotros.

Soy un tío intrépido y aventurero a la par.

Vamos allá.

(Continúa la música)

Mejor hacemos una cosa.

Yo solo aquí me da un poco de...

No es que no quiera, pero es que si se apaga la luz,

si queréis tener más información sobre esta aventura,

entrad en la web de RTVE.es.

(Música)

Nos relajamos en el embalse de El Burguillo.

Esta presea recoge las aguas del río Alberche en su camino hacia el Tajo.

Se construyó en el año 1913,

siendo uno de los más antiguos en toda España.

Inundó el pueblo que se hallaba en el fondo del valle.

Cuando baja mucho el nivel del agua se pueden ver hasta sus restos.

Vaya catedral chula tienen en Ávila. Vengo alucinado.

Muy cerquita de ella he quedado con un amigo que me va a contar

secretos, porque es de aquí.

Secretos no sé, porque es mago.

Lo voy a intentar, he quedado con More.

More, ¿qué tal?

Pero bueno, qué alegría. Dame un abrazo, hombre.

Por mi tierra.

Qué bien que te hayas prestado a enseñarme

esta ciudad tan maravillosa.

Encantado de que vengas a contar esta ciudad.

Es una ciudad donde el tamaño es importante.

Es muy importante.

Estamos ahora mismo en la Plaza de Santa Teresa, que es esta,

y otra que se llama la Plaza de la Victoria.

Es más pequeña.

Entonces, esta que es más grande, le llamamos el grande.

La otra, que es más chica, le llamamos el chico.

Tampoco la cabeza os la habéis comido mucho.

No, no.

Nadie dice Plaza Santa Teresa ni Plaza de la Victoria.

Todo el mundo dice grande y chico. Estamos en la grande.

Mediano no hay entonces. No, no hay mediana.

¿Y qué es lo más...? Ahí tenemos la iglesia de San Pedro.

Es una iglesia muy chula.

Aquí tenemos una de las puertas de la muralla.

La muralla tiene nueve puertas. Nueve puertas tiene.

Tiene 2500 m y 2500 almenas.

Y la pregunta es, ¿sabes lo que es una almena?

¿Tiene 2500 almenas? No, responde a la pregunta.

No te hagas el loco. ¿Sabes lo que es un almena?

No.

Todo el mundo piensa que las almenas son

los picos que salen de la muralla. Pues no, se llaman merlones.

Y la almena es el hueco que hay entre merlón y merlón.

La almena es por donde el tío se asoma.

El merlón es la puntita. ¿A que has flipado?

Tú eres un tío muy preparado. Lo que es saber de merlones.

Vamos a ver los merlones y las almenas.

(Música)

Aquí hay una cosa muy chula.

Si te das cuenta, ese arco tan grande forma parte de la muralla.

Es la parte de atrás de la catedral.

Se llama el cimorro. El cimorro.

Sí. ¿Qué nombre, no?

Es muy curioso porque es una catedral defensiva.

La parte de atrás de la catedral forma parte de la muralla.

Estás viendo muralla y catedral dos en uno. ¿Qué te parece?

La catedral es una de las pocas defensivas que hay.

Sí, una catedral defensiva.

Supongo que las habrá ofensivas, medio centro, en fin.

Pero esta es una catedral defensiva.

Qué bueno, qué bueno.

¿Seguimos el paseo o qué?

Vas a flipar, te voy a enseñar una cosa curiosa, curiosa.

(Música)

La muralla es muy curiosa.

Cada piedra de la muralla habla.

Anda.

Por ejemplo, ¿ves esta piedra de aquí?

Sí.

Si te das cuenta, es una lápida y además, está dada la vuelta.

¿Ves las inscripciones romanas? Sí, sí.

Aquí, cuando hicieron la muralla, tiraron de todo tipo de piedras.

De cantera, pero sobre todo, había necrópolis romanas,

cementerios, y cogían la piedra directamente y la ponían aquí.

Tío, tú sabes mucho de esto, ¿eh? Me he informado, ¿eh?

Que tío preparado, ¿no?

Pero con esto vas a flipar. ¿Ah, sí?

Sí.

Con este agujero te referías que iba a flipar?

Sí. Mira, por ejemplo, este agujero en realidad

es una parte de una tumba romana.

Lo que hacían es que esta piedra estaba colocada horizontalmente,

en el agujero se ponían las cenizas y esto se llama cista.

Verás que hay varias. De diferentes formas, además.

Esta, por ejemplo, que ves que es redondita...

Más forma de lápida, ¿no? Se llama cupae.

Cupae es como la copa. Se pone encima de la cista para taparlo.

Con esto la gente, tío... Van a flipar con Ávila.

Ya verás. Mira, aquí hay otra muy chula también.

La riqueza que tiene la muralla

es que cada piedra te cuenta una historia.

¿Ves esa piedra que sale? Sí.

La de abajo es vertical. Sí, sí.

Cuenta: uno, dos, tres, cuatro, ¿y ves esa redondita?

Es una calavera, sí, sí. Eso es otra lápida.

En este trozo hemos visto tres tipos de...

¿Y cómo ponen una lápida en todo el medio?

Aprovechaban todo lo que pillaban.

En vez de ir a la cantera a picar piedra,

decían: "Ya la tenemos, la sacamos de aquí y la ponemos".

Te voy a llamar el mago historiador, tío.

Me gusta, me gusta. Te gusta la historia.

A mí me gusta la magia, me gusta la historia

y quiero conocerte un poco más a ti y que la gente te conozca.

Te preguntaremos algunas cosillas de tu vida.

Estoy dispuesto. Te lo cuento todo.

¿Qué te parece este decorado que hemos montado?

Está muy bien montado, ¿eh?

De hecho, parece un foco, pero en realidad es un asiento.

Son asientos que hemos puesto para poder conocerte un poco.

Ávila, además, es la primera vez que voy a hacer una entrevista

en la ciudad amurallada mejor conservada de toda Europa.

Con este fondo maravilloso.

Para que me cuentes cómo fueron tus inicios en el mundo de la magia.

Está muy vinculado a la provincia de Ávila.

Empecé actuando en los pueblos de la diputación de Ávila.

Iba pueblo por pueblo.

En el primero me hice 50 pueblos.

Llegaba el de la orquesta y decía: "Y ahora os dejo con el mago".

Llegaba y decía: "No os vayáis a cenar, que vais a ver una actuación".

Empecé allí actuando.

¿Te has llegado a subir un tractor para actuar?

Mira, en el fresno, con una chica que se llama Glenda Gaby,

me acuerdo que estábamos un día.

Según actuábamos digo: "El suelo está caliente".

Acababan de vaciar un tractor de estiércol y actuamos justo encima.

Imagínate.

Y esta venía de cantar en el festival de la OTI.

Cosas de estas...

Por eso, cuando me dicen en un camerino a ver:

"¿No te importa cambiarte ahí?".

Vamos, si está cerrado y tiene cuatro paredes... Perfecto.

Eres pionero en esa mezcla de la magia y el humor.

¿Cómo surgió esa idea?

Empecé con el mundo de la magia y luego vi "El club de la comedia".

Me lié a hacer monólogos.

Lo que más abajo ahora son conferencias.

Siempre creo que el humor es un vehículo básico.

Luego tienes el superpoder de hacer magia.

Con lo cual, le sorprende mucho a la gente.

Pero si lo mezclas con contenido, la combinación es brutal.

¿Qué superpoder tienes dentro para poder llevar 15 ediciones,

si no me equivoco, de tu libro?

Creo que el único secreto es currártelo durante mucho tiempo,

macerarlo, y que el libro vaya cogiendo forma.

Y luego contarlo desde el corazón. Creo que esa es la clave.

El libro es benéfico, con lo cual estoy encantado.

Se han hecho 15 ediciones,

imagínate la pasta que se ha recaudado para la parálisis cerebral.

Voy a hacer ahora magia por Ávila.

Tengo pensado llevar una baraja de cartas.

¿La gente qué es más, de picas,

de corazones, de rombos, de tréboles?

Aquí somos más de oros, copas, espadas y bastos.

Como vayas con la baraja francesa vas mal.

Seguro. ¿Mal?

Piensa en oros, copas, espadas y bastos.

Es un consejo, ¿eh? Gracias, tío.

Ha sido un placer conocer Ávila contigo.

Lo mismo digo. Cuando queráis, estáis invitados.

Esto es una frase... Que no, que no.

Tú lo dices, pero...

Pero oros, copas, espadas y bastos. Hazme caso.

Oros, copas, bastos y espadas.

(Música)

¿Qué tal, cómo estás? Hola, bien.

-Muy buenas. ¿Cómo estás?

Bien.

¿Qué tal estás?

¿Qué tal estás?

Soy Miguel. Encantado, mucho gusto. Benjamín.

No sé si te imaginabas que paseando te ibas a encontrar

con alguien que te iba a hacer un juego de magia.

¿Conoces la baraja francesa que tiene picas, corazones,

rombos y tréboles? Sí.

Nosotros no nos conocemos de nada, ¿verdad?

Eso es.

Quiero que me digas un número, el que tú quieras.

¿Qué número puede ser?

Quiero que pienses una carta.

¿La tienes en tu mente?

¿Qué carta has pensado?

El tres.

¿De qué palo te gustaría que fuera? De copas.

El cuatro. ¿De qué palo quieres que sea?

Oros. El siete de corazones.

El cuatro de tréboles. El cuatro de tréboles.

El as de trébol. Ay, madre.

Creo que no te has dado cuenta de que la baraja que he traído...

Ah, vale. No, da igual.

¿El siete de...? Corazones.

El siete de corazones. Mira, mira.

Quiero que veas esto.

Perfecto, vamos allá.

Vais a alucinar.

Espérate, porque me he traído la de...

La española.

Espera, no cortéis.

El cuatro de tréboles has dicho. Sí.

-El as de copas.

-El as de bastos.

Hay una carta dada la vuelta con respecto a las demás.

Quiero que flipes, porque mira.

Es exactamente el cuatro de tréboles.

¿Qué te parece?

El cuatro de oros es la primera carta que tengo preparada para ti.

Qué fuerte.

Fíjate que hay 52 posibilidades.

Hay una carta que está dada la vuelta.

Yo te la dejo hacia abajo. No quiero que la mires, ¿vale?

Esta carta es exactamente...

Muy fuerte esto.

-Me he quedado flipada.

-Esto, no lo sé.

No tengo ni idea.

-El juego que me ha hecho ha sido impresionante.

-No me iba a imaginar que lo sacara.

-El juego me ha parecido espectacular.

-Voy a echar a la primitiva, porque...

Eran todas francesas, y la única que estaba dada la vuelta

era la que yo había pensado.

-La ha sacado de una baraja española. No sé.

No sé cómo lo ha hecho.

-Supongo que es magia. Es magia. No tengo ni idea.

(Música)

Nos detenemos en los famosos toros de Guisando.

Se cree que son de la edad de hierro y son considerados

una de las mejores manifestaciones artísticas

de la España prerromana.

Hablamos de cuatro esculturas realizadas en granito,

de nada más y nada menos de 2 m y medio de longitud

y de origen un tanto incierto.

Tal es y será su fama, que aparecen en varias grandes obras literarias,

como, por ejemplo, "Don Quijote de La Mancha".

Ávila es una ciudad especial por muchísimos motivos.

Arte, cultura, gastronomía.

Pero hay algo que me llama la atención por encima de todo.

Son las historias y las leyendas.

Tengo la fortuna de haber quedado con Álvaro Mateos.

Es una de las personas que más sabe y lo voy a exprimir a tope.

Álvaro, ¿qué tal? ¿Qué tal, Miguel?

¿Cómo estás? Encantado de verte aquí.

Te aviso, está el listón muy alto de misterios y leyendas.

Llevo viajando muchos meses y he visto cosas fascinantes.

Aquí vas a descubrir una que te va a encantar.

Vamos a ver el pórtico de la gloria.

En Ávila es uno de los elementos en común que tenemos con Santiago.

Las dos ciudades patrimonio, pero tenemos al maestro Mateo que nos une.

Vamos por allí. Venga, vamos.

Qué chulada.

¿Has visto qué preciosidad?

Además, con el foco natural del caer de la tarde,

estamos delante de un pórtico de la gloria.

Estamos hablando de una iglesia que es la segunda

más grande en dimensiones de la ciudad de Ávila,

después de la catedral.

Hablamos de románica y un poquito de gótico.

Sí, sí. Ya apunta.

Además de este pórtico, tenemos otra entrada a la basílica, ¿verdad?

Sí.

Vamos para allá y te cuento muchas más leyendas

de la basílica de San Vicente.

Qué chulo.

Álvaro, ¿cómo surge esta basílica que nos encontramos?

La historia arranca con tres niños, tres santos.

Vicente, Sabina y Cristina. ¿Esto es leyenda o es historia?

Es una tradición. Puede tener su parte histórica.

Vale, vale. Vamos a decir que sí.

Estos tres niños profesaban el cristianismo.

Una época de paganismo.

Y la primera persecución ordenada por Diocleciano.

El precepto se llamaba Daciano.

Los niños huyen de Talavera, la zona de Talavera de la Reina,

por la sierra de San Vicente hasta aquí, Ávila.

Aquí son apresados y martirizados.

Sus cuerpos los dejan a la intemperie.

Se los encuentra un judío.

Movido por la curiosidad, por el morbo,

de repente se aparece una serpiente que se le enrosca en el cuello.

Esto es más leyenda, yo creo.

El judío en ese momento promete encomendarse a Dios

y construir un templo para albergar los restos de estos tres niños,

y en ese momento surgen los primeros cimientos

de lo que sería esta basílica.

Qué bueno.

(Música)

Este es el otro pórtico del que hablábamos.

Sí. Este está mejor conservado.

Es románico.

Los capiteles se ven perfectamente. Es una anunciación.

¿Siglo XI o XII? Más o menos.

El arranque de la basílica.

Se ve que es románico románico. Sí. Esto sí.

Qué mágico es todo esto. Tiene muchísimas leyendas.

La verdad es que, incluso aquí fuera, por el pórtico,

podríamos hablar de otra que, en un momento determinado,

había dos caballeros que estaban planificando,

uno de ellos no tenía intenciones muy buenas con una dama.

Empiezan a hablar y se empiezan a mover en ese momento

unas tumbas, unas lápidas que había por ahí.

Casualmente, dicen que era el abuelo de la dama

que quería deshonrar al señor, que empezó a moverse

y los dos huyeron. Qué bueno.

Y todo esto viene en este libro, ¿verdad?

Aquí lo cuento. "Enigmas y misterios de Ávila".

Si te parece, vamos a hacer una cosa.

Va a ser tan especial, que la gente que lo quiera ver

va a tener que entrar en la web de RTVE.es. ¿Te apetece?

Venga, vamos. Venga, vamos por aquí.

(Música)

Piedrahíta es una preciosa localidad serrana

situada en el valle del Cornejo.

Se estructura en torno a su espectacular plaza mayor

y podemos encontrarnos con palacios,

casonas y edificios de arquitectura popular muy interesantes.

Por algo sería que los duques de Alba

construyeron aquí su residencia veraniega en el siglo XVIII.

(Música)

Ya decía yo que paseando por Ávila, cómo no me voy a encontrar contigo.

¿Qué tal? ¿Qué tal, señor?

Muy bien, muy bien.

He dicho: "Me tengo que encontrar con él,

pero voy a hacer que sea casual".

Voy a pasar por Ávila. En tu tierra, ¿no?

Así ha sido. Claro.

Tenía muchas ganas que estuvieras en "Un país mágico"

porque tú haces que Ávila sea un poco más mágica.

Quería preguntarte por esos Premios La Alcazaba.

¿Cómo surgió la idea y cuántas ediciones lleváis?

Llevamos 14 ediciones.

Nacen con la idea de potenciar la imagen en el exterior.

Poco a poco. Va creciendo, va creciendo.

Se va invitando personalidades nacionales.

Ahí seguimos. Sumando ediciones.

Muy feliz.

Es una manera que tiene la provincia de Ávila

de tener un foco social. Mediático. Qué bueno, qué bueno.

Gracias a gente como tú, Ávila es un poquito más conocida.

Para la gente que ve este programa

y sepa qué son los Premios La Alcazaba,

vamos a dejar con una entrega de ellos.

Muy bien, fenomenal.

(Música)

Dedicárselo a mis hijos pequeños y a mis padres que me acompañan.

Gracias.

(Aplausos)

(Música)

Continuamos nuestro mágico viaje y llegamos a Barco de Ávila.

Un pueblo donde los visitantes podrán gozar

de la naturaleza al máximo.

El imponente castillo domina el río desde el punto más alto del valle.

Un cotilleo para terminar.

Os contaré que la fortaleza pertenece en la actualidad

a la Casa de Alba.

(Música)

Los Cuatro Postes. Realmente es el humilladero de los Cuatro Postes.

Es un monumento religioso que está compuesto

por cuatro columnas de origen dórico de 5 m de altura.

Pero una de las cosas más importantes

es que todo el mundo viene aquí a hacerse la típica foto,

porque desde aquí se tienen unas vistas geniales

de casi toda la muralla de Ávila.

Vamos a verlo desde un poquito más cerca.

Venga, hombre, no me lo puedo creer. ¿Qué hacéis aquí?

Javi Baquero y Sergio Rojas. Esto ha sido cosa de mi equipo.

¿Qué tal? ¿Cómo estás?

Petándolo con "La llamada".

Sergio Rojas. ¿Cómo va ese segundo disco?

A punto de salir. En el horno está.

¿Esto ha sido idea de mi equipo, no?

Del equipo que tienes, que son la hostia.

Veo aquí el micro. A hacer el ridículo yo, ¿no?

Tú verás lo que quieres hacer. He hecho de todo en este programa.

Venga, vamos a cantar. Necesitamos a alguien más.

Falta un instrumento aquí. ¿Qué os hace falta?

Me han dicho que tienes un cámara que era mejor guitarrista que cámara.

Javi.

Es buen cámara, pero mejor guitarrista.

Para dentro, Javi. Vente, vente.

Coge la cámara.

-Javi, encantado. Todo tuyo.

Dale, Sergio. Vamos.

(Música)

Nos queda mucho

por descubrir.

Todo lo que alguna vez soñé,

lo tengo fuera y es para mí.

No tengas miedo,

hay que vivir.

Solo tengo que arrancar y decidir a qué lugar queremos ir.

Es un país mágico.

Y es para ti.

Un país mágico.

Todo empieza aquí.

Llegó el momento de despedirse de ti, Ávila.

Despedirse también de tus murallas, leyendas,

de tus vecinos santos e ilustres tus castillos,

templos de leyenda y, como no, de tus imposibles paisajes.

A cambio te he dejado una carta de mi baraja.

Quizá no sea gran cosa, pero para mí es muy importante, Ávila.

Espero encontrarte de nuevo muy pronto en mi camino.

No estoy muerto aún.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Avila

Un país mágico - Avila

28 jul 2018

Hoy turno para Avila visitaremos las murallas más famosas de España y un museo de lo más sorprendente, haremos magia y en cada destino dejaré una carta de mi baraja , hasta completarla entera.

ver más sobre "Un país mágico - Avila " ver menos sobre "Un país mágico - Avila "
Programas completos (26)
Clips

Los últimos 170 programas de Un país mágico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios