www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4288399
Para todos los públicos Un país mágico - Asturias - ver ahora
Transcripción completa

Y ahora trae "Un país mágico"

Y ahora trae "Un país mágico"

en un viaje especial.

Su misión: acompañarte

en esta aventura.

Hola, soy Miguel,

aunque todos me conocen como Miguelillo.

Tengo dos pasiones: viajar y hacer magia;

y en esta aventura combinaré las dos para poder cumplir

un sueño de cuando era pequeño,

recorrer España en moto de punta a punta,

descubriendo parajes y personas increíbles,

dejando una carta en cada una de las provincias por las que pase

hasta completar una baraja entera.

Solo así podré dar por concluida mi misión,

demostrando que un país es mágico

gracias fundamentalmente a sus gentes.

(Música)

Nuestra aventura de hoy discurre por Asturias.

Sobrevolaré sus verdes campos para llegar a Gijón,

donde conoceremos un poco más esta ciudad tan teatrera.

Luego haremos un poco de deporte

y ascenderemos al santuario de Covadonga.

Ya en Oviedo, echaremos un culín de sidra

para encaminarnos con alegría a Luarca.

Y, para terminar esta aventura, tengo que regresar a Gijón,

porque unas chicas llamadas Pauline en la Playa nos esperan.

Por cierto, aquí, en Asturias, se queda el 3 de diamantes.

Sin palabras, sin palabras nos ha dejado.

Es la primera vez que veo un truco así, la verdad.

-Espectacular. -Estamos perplejas.

-Perplejas. -Esto es increíble.

En esta aventura.

Todo puede cambiar.

(Música)

Me moría de ganas por venir a Asturias.

Aquí, el verde llega hasta donde alcanza la vista,

y eso es toda una gozada para los sentidos.

También podemos encontrar la que es considerada

como la playa más pequeña del mundo: Gulpiyuri.

Y en su interior hay joyas como el municipio de Cangas de Onís,

entre muchos otros.

Volveré a por ti

antes que me eches de menos.

(Música)

Un ejército de "cachopers" se acerca a mí.

¿Qué tal?

No esperaba vuestra visita hasta mañana.

Hola, Miguelillo. Venía a veros. ¿Qué tal?

Buscándote por toda Asturias.

Que sabemos que vienes en moto. Claro que sí.

Poneos por aquí.

Aunque la visita estaba pensada para mañana,

vamos a hacer una cosa un poco peligrosa.

Para mí, no para vosotros.

Veo que venís con los cascos.

Veo que hay diferentes tipos de moda,

por lo que veo.

Entonces, voy a hacer una cosa con un par de cuerdas que tengo.

No os preocupéis, porque esto no es peligroso.

No es peligroso para vosotros, sino para mí.

Veo que tienes una chaquetilla, ¿verdad?

Quiero que me la dejes, por favor.

¿Cuál es tu nombre? Hugo.

Hugo. Me parece un nombre bien. Está bien, Hugo.

Vamos a coger la cuerda

y la voy a pasar alrededor de vuestra chaqueta.

Por el interior de la manga. Cógela por aquí.

Tira despacito, despacito. De las dos cuerdas.

Despacito. Vete, vete.

Suficiente, suficiente.

Y la otra me la voy a pasar por aquí.

Cómodo, ¿verdad? Sí.

Ven para acá, porfa. Vente para acá.

Tira por aquí un poquito.

Despacito, despacito. Poneos un poquito para adelante, así.

Ahí está, tirad un poquito, un poquito... Ahí está.

¿Cuántas posibilidades hay de que la cuerda atraviese la chaqueta?

Tenía que atravesar el cuello, el cuerpo y la chaqueta.

Fijaos. Suelta una cuerda, Hugo, la que tú quieras.

Te lo has pensado, ¿eh?

(RÍE)

Cova, suelta una cuerda, la que quieras.

Con la cuerda que os ha quedado en la mano, haced un nudito.

Pasa una por debajo de la otra, cógela por aquí, cógela.

Y coged la otra cuerda también.

¿Esta también? Sí. Los cascos al suelo, chicos.

Vamos allá, cuando cuente tres,

tenéis que tirar muy fuerte, hacia allá y hacia allá, ¿de acuerdo?

Vale. Y si lo que veis os gusta, aplaudís.

Aquí hay dos opciones: que esto salga bien...

Si sale mal, por favor, Hugo, la cabeza se me cae,

me la pones otra vez.

Ayer se me cayó y estuve tres días en el hospital.

Vamos allá, ¿eh? Una.

Tirad fuerte. Fuerte, fuerte, fuerte a la vez.

Una, dos y tres. Fuerte, fuerte.

(Música)

(Aplausos)

Espectacular.

-Miguelín, no doy crédito, tío. -Impresionante.

-Sin palabras, sin palabras nos ha dejado.

(Música)

Hay muchas maneras de descubrir la capital de la Costa Verde:

por mar, por tierra, y yo lo voy a hacer por aire, así que vámonos.

(Música)

(Música)

Y para empezar nuestro viaje por la ciudad de Gijón,

lo hacemos justo aquí, en las famosas Letronas.

Detrás tenemos el puerto marítimo, y os voy a contar algo

para empezar este maravilloso viaje:

Gijón es una ciudad donde podéis encontrar

todo lo que os podáis imaginar, pero el nombre de la ciudad

aún no se tiene muy claro de dónde proviene.

(Música)

No te he visto ayer,

y aquí huele a incienso.

Y es que Gijón tiene verde, mucho verde,

y esculturas grandes, enormes.

Ah, y cultura, también tiene mucha cultura,

aunque no solo está encerrada en esta fascinante Universidad.

Os invito a a que descubráis su historia en la web de RTVE.

Zarpé hacia rutas salvajes...

Esta ciudad también tiene mucha afición por el deporte.

Ahí está El Molinón, de los estadios de fútbol más antiguos de España,

así que "Puxa Sporting".

Me comí a Bukowski...

No sé si os lo había dicho, pero Gijón es una ciudad verde,

muy, muy verde, y el parque Isabel la Católica es su principal pulmón.

Me excedí en la dosis,

tuve un problema médico.

Sé muy bien lo que hice ayer, sé muy bien lo que...

No lo dudéis ni un segundo más, en muy pocas ciudades

vais a poder combinar arte tan espectacular como este,

y playas tan increíbles como la de San Lorenzo,

donde para el final tengo preparada una sorpresa

que mezcla magia y música.

Fuimos a San Isidro...

-Trapecista de escalera, subes al tercero A.

Hola, Marián. Hola, Miguel.

Muchas gracias por recibirme... Bienvenido.

En esta maravillosa sede del festival que diriges, FETEN.

Estamos en el patio del Centro de Cultura Antiguo Instituto,

que es la sede de FETEN. En este edificio

dotamos seis espacios escénicos diferentes para acoger a la Feria,

aparte de otros espacios de la ciudad.

Yo, cuando sabía que veníamos con el programa a Gijón,

qué bueno sería quedar con la directora de FETEN

para conocer Gijón a través de los espacios escénicos

que utilizáis para el Festival.

Sí. Esta es la sede,

tenemos también el Teatro Jovellanos,

toda la red de centros municipales, la red de museos,

¿y cómo no?, la calle, elemento muy importante para FETEN.

Vamos a empezar con el Museo Piñole, ¿te parece?

Vamos en Travel, mi moto.

Vamos. Venga.

Problemática,

analgésica obsesión.

Otro de los espacios de FETEN, ¿verdad? Además, muy peculiar.

Sí. Estamos en el Museo Nicanor Piñole,

es un museo de la Red de Museos Municipales de Gijón.

En este espacio tratamos de hacer las actividades de FETEN

que no tienen necesidad de un espacio escénico al uso:

instalaciones, pequeñas actuaciones

que necesiten que el espectador esté muy cercano.

Este es uno de los espacios que usamos, no solo en FETEN,

también en Danza Gijón, en Música Antigua...

En ese sentido, todos los recursos municipales

nos coordinamos para utilizarlos en distintos eventos de la ciudad.

Otro espacio que vamos a visitar es el Teatro Jovellanos.

Sí, una de las sedes más importantes de FETEN.

¿Vamos? Para allá vamos.

Has sido una conductora genial, ¿eh?

No sabía yo esta faceta tuya. Hemos llegado.

Hemos llegado al Teatro Jovellanos, otra sede, ¿verdad?

Sí, otra de las sedes de FETEN.

Primero aquí, también es una sede FETEN,

FETEN hace mucho en la calle. En la calle, la calle.

Estamos en un mosaico que se llama Talía, como la musa del teatro.

A veces no miramos lo que pisamos. Es cierto.

En este caso, esto es una obra de Mabel Álvarez y Ricardo Rodríguez,

y referencia las costumbres de Gijón y las artes escénicas.

Tenemos las máscaras del teatro, la música, el mimo...

La magia, la magia. La magia.

El conejo y la chistera. Ahí tenemos la magia.

Y este es uno de los múltiples espacios de FETEN Calle,

delante del Teatro Jovellanos. Maravilloso.

Creo que tenemos una razón más para venir a descubrir

un país mágico en Gijón.

Me voy a un sitio muy guay, la Senda del Oso,

voy a hacer unos cuantos kilómetros por allí.

Adelante. Muchas gracias por todo.

(Música)

A continuación nos vamos a la Senda del Oso,

más de 30 km de bici de montaña,

donde conoceré como final a dos amiguitos muy curiosos.

(RÍE)

(Música)

Relatos de viajero, líneas blancas, fondo negro.

Nos encontramos en Entrago, estoy a punto de comenzar los 30 km

de la denominada Senda del Oso.

Es una senda que discurre un poquito en bajada,

por eso la voy a hacer, porque tampoco estoy muy en forma.

Se puede hacer en familia, en bici de montaña, paseando...

Y sobre todo, se puede hacer con mucho cuidado

porque os podéis encontrar con alguno de los 50 osos

que aún viven en libertad.

Donde estoy ahora mismo era un antiguo ferrocarril minero,

y hay una historia muy curiosa, que dice que los guardafrenistas

iban saltando de vagón en vagón para obedecer las órdenes

del silbato del maquinista, e ir frenando o acelerando el tren.

Tengo muchas ganas de disfrutar de la naturaleza en Asturias,

así que, ¿me acompañáis?

De un viejo cantar,

un atisbo de añoranza,

para otra historia que contar si nos volvemos a encontrar.

Estoy pasando ahora mismo sobre el puente del embalse de Valdemurio.

Hay un área recreativa que la gente utiliza para hacer un descansillo,

es la mitad del camino, puedes tomar un helado, un refresco, bañar...

Te puedes dar un paseo en canoa, hay un montón de posibilidades.

Yo sigo, que aún me quedan otros 15.

Relatos de viajero, sol de oriente, rumbo nuevo.

La música a otra parte, yo seré...

Y por fin llegamos al desfiladero de Peñas Juntas,

como dijo la madre de Isabel II: "Este sitio es horriblemente bello".

Y además de ser horriblemente bello, el desfiladero de Peñas Juntas

nos dice que quedan 9 kilómetros para el final

de esta maravillosa Senda del Oso,

donde me voy a encontrar con tres ositas: Paca, Molinera y Tola.

Estoy deseando verlas.

Fue un sueño de un crío mayor.

La soledad que encierra el cliché del rock and roll,

refugios de aplauso y calor.

El kilómetro 30 de esta Senda del Oso.

Una maravilla, he disfrutado muchísimo,

sobre todo sabiendo que ahí me espera...

Fijaos, mira, se ha levantado.

No sé si es Paca o Tola, porque son muy parecidas,

viven aquí en cautividad, y tienen nada más y nada menos que 28 años.

Fijaos si en Asturias se vive bien, que los osos suelen vivir 20 años.

Tienen una compañera que se llama Molinera, que vive por ahí arriba.

Tiene aproximadamente unos 50 000 m² el recinto donde vive,

y tiene una historia muy curiosa.

Cuando era chiquitina cayó por un terraplén y se despeñó,

su mamá le dio por muerta,

y en un centro de recuperación en Oviedo en dos meses

volvió a estar guapa, sana y fuerte, y ahora está por aquí.

Pero hay que ir con mucho cuidado para verla.

A Paca y a Tola las podéis ver casi siempre,

pero con Molinera hay que tener más cuidado.

Me voy encantado de esta Senda del Oso,

y he decidido que la siguiente aventura será en horizontal,

va a ser en vertical. Me voy hasta Cabrales,

allí me espera el guía del paraíso.

Yo que vosotros no me lo perdería, porque yo no he escalado nunca.

Continuando con nuestra aventura y haciéndome un poco el valiente,

nos vamos a acercar hasta Cabrales, donde contaremos con Joaquín,

el guía del paraíso, con el que comprobaremos

que cualquiera puede escalar si se lo propone.

(RÍE)

(Música)

Te veo absorto mirando los Picos de Europa.

¿Qué tal? Muy bien, ¿y tú?

Aquí estoy. Miras el Naranjo, ¿no?

Viendo el Naranjo, jolín, una montaña que te deja...

¿Cómo te diría yo? Extasiado, ¿no? Sí.

También se ve el pico Albo, una maravilla,

esa gran palada de rocas calizas. ¿Cuál es el pico Albo?

El del medio, el gigante,

y divide el Naranjo de Bulnes, Picu Urriellu, del Torrecerredo.

Son casi 3000 metros, ¿no? Casi 3000 metros.

Pero pertenece a León como a Asturias.

Es la divisoria entre León y Asturias, está repartida.

La montaña más alta de los Picos de Europa y cordillera cantábrica,

y casi de todo el norte de España.

Te he esperado aquí, te he citado aquí

porque este paraje es incomparable.

En Arenas de Cabrales no hay un sitio tan bonito como este.

Estamos en el "conceyu", ¿verdad?

En el "conceyu" de Cabrales. Donde el famoso queso.

Famoso queso de Cabrales, encima nos acompaña el Naranjo de Bulnes.

Claro que sí. Te citado aquí por esto,

porque yo creo que es el sitio más representativo de todo este área.

Bien por la vía tradicional que vemos aquí, de prados, muros, cabañas...

¿Vienen muchos turistas aquí? Vienen muchos turistas,

es una ruta que se viene a caminar bastante.

Un poco más allá hay un área de servicio,

que se puede estar un ratito, y sobre todo, por las vistas.

Las vistas son maravillosas. Es una pasada.

Venía de hacer la ruta del oso, me he pegado una paliza con la bici.

Sí. Y me gustaría

que me invitaras a... Yo sé que tú eres un experto en escalada.

Sí. Que me invitaras a escalar,

porque me gustaría, junto a ti, desmitificar eso

de que la escalada es peligrosa, y que vengan familias a escalar.

Estás en buenas manos, y me parece muy bien lo que dices,

porque está muy mitificado, parece que la escalada solo es riesgo,

solo es accidentes... No, para nada.

La escalada si se hace bien,

con los protocolos correctos, es muy divertida.

Aquí, en Arenas de Cabrales, tenemos una escuelita preciosa.

Lo vamos a ver, porque además, yo no he escalado nunca,

tienes un alumno difícil. Te apetece, ¿no?

Muchísimo. Te invito, vamos a escalar.

(Música)

Asturias es tierra de leyendas.

Nos espera el santuario de Covadonga,

donde el escritor David Madrazo nos desvelará

algunos de los misterios del lugar,

y yo le haré una magia con el mago más misterioso: Houdini.

En el año 722 se vivió en estas tierras una batalla

que significaría un antes y un después en la historia

del que hoy es nuestro país.

Covadonga es un lugar santo, sagrado, un rincón espiritual

al que acuden miles de turistas por diferentes motivos,

y donde he quedado con el escritor y amigo David Madrazo

para que nos desvele algunas de las historias más curiosas.

Himnos de domingo, huérfanos de rebelión,

héroes de cualquier generación.

¿Estará aún la playa...

bajo el adoquín?

Ven a revivir la realidad.

Venía leyendo unas líneas de este libro de David Madrazo:

"50 lugares mágicos de Asturias",

y en una página algo me ha llamado la atención,

algo que habla sobre Covadonga. Y es que estoy en Covadonga,

uno de los lugares más mágicos y misteriosos de toda España.

Además, es un lugar que es visitado por miles de turistas cada año.

He quedado con David Madrazo porque él sabe cosas muy diferentes,

cosas misteriosas, cosas de leyendas, datos que nadie conoce.

Me voy a dar un paseo con él y a aprender un montón.

David, muy buenas. Hombre, Miguel.

Te veo absorto viendo al rey Pelayo, ¿verdad?

Es muy emocionante para todos los asturianos y españoles

contemplar al hombre que en el año 722, en ese monte, ahí arriba,

con 300 hombres venció a 178 000 invasores árabes,

y aquí nació la cuna de la monarquía, de nuestro país.

Aparte, entre bastantes sucesos milagrosos, luego os contaré.

Vamos hablar de sucesos milagrosos, porque Covadonga es conocida

por un montón de monumentos que tiene...

Sí. Juan Pablo II, el papa, estuvo aquí en el 89...

Se quedó maravillado, ¿verdad?

Fascinado, entre Santiago, la peregrinación que hay aquí a diario.

Date cuenta que es un enclave mariano, sagrado,

mucha gente viene a pedir milagros, y se cumplen.

Para los asturianos, ¿qué significa dar un paseo por Covadonga?

Es venir a la cuna sagrada de Asturias, es venir a conocer

al gran ancestro, la gran cuna de la civilización.

Es la primera cristianización que vemos de un lugar celta,

porque Pelayo, muchos años antes de la batalla de la reconquista,

cuentan que en esta cueva, que ahora está cristianizada...

Allí se encontró con un ermitaño, un antiguo druida celta.

Había una pequeña imagen de una virgen,

y este hombre le vaticinó, le leyó el futuro,

le lanzó una profecía a Pelayo.

La relató la caída del Imperio visigodo,

le relató que en el futuro sería un rey,

que en estas tierras tan inhóspitas, en las que estaba perdido,

encontraría la victoria de pocos hombres

para frenar una invasión que ya estaba prácticamente en toda España.

Este hombre, al desvelarle todo eso, cuenta la leyenda

que Pelayo miró a la Virgen, y la Virgen le sonrió.

O sea, otro hecho milagroso más.

No me cuentes más. Es que hay mucho, claro.

Vamos hacia la cueva. Vale, bien.

Es uno de los lugares más emblemáticos.

Por supuesto. Venga, vamos para allá.

Ven a revivir la realidad,

mientras se te escapa el sueño.

Parece que empieza a llover en Asturias, David, ¿eh?

Muy típico, ¿no? Esto no es nada para nosotros,

esto es orbayu, lo que llamamos orbayu,

agua de bobos que moja a todos.

Estamos llegando a la Santa Cueva, el lugar más especial, digamos, ¿no?

El más sagrado. Al entrar en la cueva, tenemos que guardar silencio

porque es el lugar milagroso. (ASIENTE)

Es donde Pelayo se encontró con el ermitaño

que le dio la vara de roble, el que le vaticinó su futura victoria.

Es donde la gente viene por centenares a ofrecer

a nuestra Virgen, a la Santina, las promesas, ¿no?

Sus exvotos también, y donde se oficializan las misas más sagradas.

David, vamos a ir a la Fuente de los Siete Caños,

yo quiero verla antes de irme, ¿te parece?

Mientras se te escapa el sueño.

"No te rindas nunca", me dejaste en un papel.

Pero el cinismo inunda los consejos.

Estamos en un lugar muy misterioso, lleno de leyendas.

¿Sabes quién es el mago más misterioso y lleno de leyendas?

Hombre, Houdini. Houdini, sin lugar a dudas.

Mi equipo ha preparado aquí un retrato de Houdini.

Ven, mira.

Sujétame el libro. Ponte por aquí.

Houdini, como bien sabes, era conocido porque era capaz

de hacer los escapes más increíbles del mundo.

Uno de los escapes más conocidos fue el de la urna.

En homenaje a mis compañeros de profesión, a los que tanto admiro,

y en homenaje a Houdini he traído esta pequeña urna.

Me gustaría que dejaras tus libros por ahí.

Sí.

Mira. La urna, además,

que se metía con agua y todo, encadenado, ¿no?

Efectivamente.

Mira, vamos a dejar...

Vamos a dejar esto por aquí, así.

Por favor, coge la foto de Houdini.

Ya sabes que Houdini siempre intentaba escapar de los sitios,

y a veces se fracturaba alguna parte de su cuerpo.

Yo te voy a pedir que lo dobles a la mitad, eso es.

Sí.

Y que intentes partir la foto a la mitad,

mientras tanto yo coloco esto por aquí.

¿Está bien? ¿Ya?

Rómpelo del todo. Otra vez, a la mitad.

Ya está, suficiente. Mira.

Lo voy a dejar en la urna. Fíjate, David,

que aquí no hay ningún truco de cámara, no hay nada,

está ahí, ¿verdad? Mira.

Lo que la gente no sabe es que Houdini siempre tenía un lado

predominante sobre el otro, era el lado izquierdo,

él siempre usaba el ojo izquierdo y su parte izquierda del cerebro

para conectar con los espíritus, y eran, decía la leyenda,

los espíritus quienes le ayudaban a escapar.

Yo quiero que veas esto. Sí.

Mira.

Una, dos, tres.

Mira.

Houdini siempre, siempre escapaba.

Menos...

el ojo izquierdo.

¡Bravo!

Vamos a correr por el esqueleto.

Una pasada, fascinante.

La verdad que no me explico cómo apareció dentro,

de esa manera ordenado, atravesando el cristal, el marco.

Fascinante, es la primera vez que veo un truco así, la verdad.

La ciudad de Oviedo nos espera.

Sorprenderemos a sus gentes por las calles,

conoceremos un montón de monumentos, daremos una vueltita,

y haré algo como pegarme un parlado con el gran Woody Allen,

y aprenderé a echar un culín de sidra.

San Miguel de Lillo y Santa María del Naranco

son dos joyas del prerrománico asturiano,

representan el emblema de Oviedo, están a las afueras de la ciudad.

"Quiero un amor como el de esa película",

lo repetiste: "Yo quiero un amor así".

Como he quedado con mi amigo César y quiero estar a la altura,

voy a ponerme al día con la historia de Oviedo,

para lo cual he quedado con Alfonso II el Casto,

que fue el primer peregrino en hacer el Camino primitivo de Santiago,

y fue el fundador de esta ciudad. Pero como se ha quedado de piedra,

me tocará hacerlo aparecer.

Fijaos bien, ¿eh? Una, dos y tres. Alfonso, aparece.

(RÍE)

Bienvenidos a Peregrinando Oviedo y a esta mi ciudad, Oviedo,

capital del antiguo Reino de España, y noble ciudad.

Mas mi nombre no sé si preguntaros,

¿sabréis decirme, pues, ante quién os hayáis?

Dudar os veo.

¿Pelayo?

¿Fruela?

¿Ramiro?

No es de extrañar vuestra confusión,

pues la historia más fama dio a quien la reconquista de España comenzó,

y a quien elevó esta ciudad como capital del reino.

Yo soy Alfonso II, uno de los 12 reyes que gobernarán el reino astur.

Si queréis conocer mi historia y la de mi linaje, acompañadme,

y os relataré las grandes hazañas de aquellos que fueron reyes,

pero también guerreros.

Seguidme, y adentraros conmigo al suelo santo,

donde os presentaré a mis antepasados, los reyes de Asturias.

Hallábanse los visigodos en el territorio peninsular,

cuando comienza la invasión musulmana en el 711,

con la batalla de Guadalete.

En tan solo seis años esta marea de la media luna

había cubierto el territorio peninsular.

Hombres de costumbres muy diferentes a las del norte,

no solo por sus lenguas, ritos o monedas,

diferentes en su religión.

Seis años tardaron en su rápida invasión.

Rápida, sí, pues estas tierras no volverán a nuestras manos cristianas

hasta pasados 800 años, ocho siglos que dan nombre a la Reconquista.

Hispania para los cristianos, la cruz contra la media luna.

Fue en Covadonga, allí, en las tierras más al este de mi reino,

en Cangas de Onís, al abrigo del monte Auseva,

donde tuvo lugar el 28 de mayo de 722 la batalla de Covadonga,

en la que un pequeño grupo de unos 300 guerreros astures,

vascos y gallegos, liderados por don Pelayo,

hicieron frente a una horda de sarracenos,

que encabezados por Al Qama pretendían aplastar tal revuelta.

Si queréis seguir conociendo mi historia y la de mi linaje,

acompañadme, os espero en la ciudad de Oviedo.

Me aleja de ti como una ola,

como una ola.

Tú y yo, tú y yo en la calle.

Tú y yo, en la calle.

¿Qué tal, cómo estamos? Miguelillo, ¿cómo estás?

Qué bueno verte aquí en Asturias.

que nos veamos en Oviedo, sí, señor, un zamorano.

En Oviedo, ¿dónde vamos a vernos mejor que en Oviedo?

Y al lado de la catedral. Claro que sí.

Este es uno de los sitios más visitados por los turistas

que vienen a Asturias, Oviedo, sí, al Principado de Asturias.

Vamos. Vamos a conocerla un poco.

Bueno, la catedral empezó a construirse en el siglo XIII,

se acabó en el XVI, es de estilo gótico,

como vamos a ver, aunque luego tiene estructuras

de distintos estilos, prerrománico, románico, renacentista, barroco.

Muy completa, aquí como puedes ver.

Perdí la fama en un cabaret.

Se han olvidado a qué huele la Luna

y en las cantinas cómo bailan, cómo cantan,

se han olvidado a qué huele la Luna.

El día es claro, ha salido solo,

te han entrado ganas...

Aquí está, ¿qué te parece? El señor Woody Allen.

Pues un paisano, como dirían aquí. Claro que sí.

Desde que le dieron el premio Príncipe de Asturias a las Artes...

De las Artes, en 2002. En 2002,

y a partir de ese momento su vida cambió, la de Oviedo también.

Sí, Oviedo ya estaba en el mundo por los premios Príncipe de Asturias,

ahora se llaman Princesa, pero a él con ese premio

llegó a Oviedo a recogerlo y, entonces, dijo de la ciudad

unos piropos, que era una ciudad supertransitable, agradable,

deliciosa, exótica, peatonalizada.

Dijo que era una ciudad de un cuento de hadas,

como si no fuera una ciudad de este mundo.

Los ovetenses, en agradecimiento a ese piropo que hizo universal

a Oviedo y que se difundió en todo el mundo,

pues le hicieron esta estatua de bronce en esta calle céntrica

y todos los días puedes pasear y saludar a Woody Allen.

Eso no pasa en cualquier ciudad del mundo.

Woody Allen se va a quedar aquí que tú y yo nos vamos

a tomar una sidra porque los turistas

lo que hacen en Oviedo, aparte de ver monumentos...

Es la hora de echar el culín. Pues venga, vamos a echar el culín.

El día es raro, ni te echo de menos,

podría tocarle a cualquiera 10 boleros.

Todo se acaba, dijiste mirando,

no pasa nada, nos vamos de aquí.

César, que yo de Oviedo no me voy sin echar un culín de sidra.

No te puedes ir de aquí sin probar la sidra.

Esta es la calle de la sidra, el boulevard de la sidra, ¿no?

Calle Gascona, el boulevard de la sidra.

Aquí hay más sidrerías que gente. Y ya hay gente, ¿eh?

Los turistas, una buena fabada se comen siempre,

la gastronomía asturiana es digna de mención.

La comida es la fabada y la bebida es la sidra.

-No querrás irte de Oviedo sin echar un culín.

No, a eso hemos venido.

Déjame esto a mí, yo te voy a decir cómo es la jugada

y tú, luego vas tú. Bueno, vamos a verlo, vamos a verlo.

Pues mira, es muy fácil. Esto se llama escanciar la sidra.

Esto se llama echar un culín que se llama escanciando la sidra.

Escanciando sidra, venga. Con un maestro.

Vamos a ver, mira, pues te estiras bien.

Bueno, esto lo hago yo... Alucinan, ¿eh?

Alucina, ¿eh? Ya está, suficiente.

¿Se lo damos a tu compañero? Sí, por favor.

No, hombre, tú... No, no.

Él se va a beber el de él. Vamos a intentarlo.

Repíteme, repíteme. Repito.

Repíteme, repíteme. (RÍE)

Repíteme porque esto, ojo, ¿eh? Venga, vamos a ver.

En realidad tú no tiras nada, cae todo dentro del vaso.

Eso es de lo que se trata. Ya está, venga.

A ver. Salud.

-Oye, de un trago, ¿eh? ¿De un trago?

Eso no se reposa. Qué bueno.

La cantidad que yo te pongo, yo te lo sirvo así para que oxigene,

si no te la bebes, se vuelve a oxidar otra vez.

Déjame este vaso que lo voy a probar yo ahora.

Vamos a ver, vamos a ver.

Tranquilo, ¿eh? Que el secreto está en hacerlo muy suave.

Tú no quieras acabar rápido.

Venga, ahora, suave, venga. Mira al vaso.

Casi, casi. Te estoy poniendo la mano, perdona.

(RÍE) No pasa nada.

Se me está ocurriendo una cosa con esta botella.

¿Como qué?

Esta botella me la voy a llevar a Gijón porque he quedado

con unas chicas allí, con Pauline en la Playa,

y además he quedado con ellas en la playa,

y yo creo que vamos a hacer una cosa, una cosa especial.

Buena idea. César, por Asturias,

por la gente maja como vosotros, de verdad.

Sabino, un placer, gracias. Nada, un placer.

Nos vamos a casa, a casa...

Vamos a acercarnos hasta Luarca, un pueblo de la costa asturiana

considerado como uno de los más bonitos de España,

donde nos espera su famosa banda de gaiteros,

a los que les vamos a dar la nota de verdad

con una magia que... que va a romper.

(Música)

Capital del municipio de Valdés, Luarca es un pueblo muy especial.

Entre otros detalles, es una localidad por la que discurre

el Camino de Santiago.

Y también tiene una leyenda preciosa de un pirata

que os voy a contar.

He decidido venirme hasta Luarca porque este puente

que estoy pisando, el puente del beso,

tiene una historia, una leyenda, que me gustaría compartir

Resulta que hace mucho, pero que mucho tiempo,

estas aguas eran surcadas por el pirata Cambaral,

uno de los piratas más terroríficos de todas las épocas.

Evidentemente, como era un pirata, se dedicaba a asediar

a todos y cada uno de los barcos que tenían a bien pasar por aquí.

Hasta que un joven llamado Hidalgo consiguió darle caza

Tuvo la idea de llevarlo hasta su casa

para curarle estas heridas, y lo que él no sabía

bajo ningún concepto, era que este pirata

se iba a enamorar de su hija,

pero enamorarse de una manera perdida,

locamente enamorada, así que decidieron fugarse

y llegaron justo hasta este puente.

Y en el momento en el que se iban a dar un beso llegó su padre

y con una espada les cortó la cabeza.

Cuenta la leyenda que en las noches de luna llena

se oyen palabras de amor que llegan desde el fondo del mar,

y como es un lugar tan especial, la carta que corresponde

a este programa de Asturias la vamos a dejar aquí,

que no es otra que el 3 de diamantes.

No tiene solución.

No es peor ni mejor, es normal...

En Luarca no solo hay leyendas como la que acabo

de compartir con todos vosotros, sino que también hay música,

música tradicional, por eso he quedado con los chicos

del Faro de Luarca, son un grupo de gaiteros

con los que vamos a ver la relación que existe

entre la magia y la música.

Mirad, mirad.

(Música tradicional)

¡Olé, bravo!

Qué maravilla, muchas gracias por esta canción.

¿Qué tal? ¿Cómo estáis? Bien, muy bien. Aquí nos veis.

Belén, ¿cómo estás, bien? Bien, bien, gracias.

Muchísimas gracias por recibirnos.

Sabéis que este programa, "Un país mágico",

va buscando la magia de los lugares,

y nosotros pensamos que en Luarca estabais vosotros

que aportáis mucha magia, y por eso he querido hacer una cosa

relacionada con la magia y con la música.

Mira, acompañadme para acá, veniros, veniros para acá.

Quitaros los instrumentos si queréis para estar más cómodos,

menos tú, que quiero que vengas con la gaita, por favor.

Sí, sí. Veniros por aquí.

Os podéis poner por aquí de pie si queréis también para verlo.

Acercaos un poquito por aquí también si queréis.

No es tan tarde...

Ahí está. ¿Qué tal, cómo estas? ¿Cómo es tu nombre?

Marta. Ponte por aquí, ponte por aquí.

Marta, ¿qué dirías que tengo aquí?

Cerradme un poquito el círculo así, para que no se vaya la energía.

Venid, venid por aquí, acercaros un poquito más si queréis.

Ahí está. Marta, ¿qué dirías que tengo aquí?

Mira, cuenta la física que cuando la materia

recibe vibraciones procedentes de un tipo de sonido

es capaz de mover la materia que la forma,

pero todavía no se ha demostrado que gracias a las vibraciones

esa materia se consiga romper.

A veces la magia está contrapuesta a la ciencia

y a veces la magia va de la mano de la ciencia.

Quiero que veáis esto.

No es peor ni mejor...

Coloco esta copa aquí.

Me gustaría pedirte que hicieras un sonido agudo con la gaita,

que durará aproximadamente unos cuatro o cinco segundos.

¿Podrías? Venga, aléjate un poco, está un poco incrédula.

No es tan tarde.

A veces creo en el amor...

¿Estás?

(TOCA LA GAITA)

A ver, dale.

(TOCA LA GAITA)

Perfecto, mira.

Vamos allá, vente para acá.

Ahora quiero que hagas ese sonido agudo,

pero creyéndotelo de verdad.

Quiero que veáis lo que va a suceder,

porque esto creo que no lo habéis visto nunca.

Por primera vez se van a juntar en Luarca la magia de la música

y la magia de la magia

y vamos a superar los límites de la ciencia.

¿Estás lista? Sí.

Concéntrate en la copa, ¿de acuerdo?

Ese sonido un poquito más agudo.

Dale.

(TOCA LA GAITA)

A veces creo en el amor,

me enorgullece.

¿Qué puedes hacer tú?

Espectacular. -Sorprendente.

-Increíble. -Musicalmente mágico.

La verdad que despedirme de Luarca con una banda sonora como esta,

la verdad que es una auténtica maravilla.

En este programa viajo por muchas ciudades,

por muchas localidades, conozco mucha gente,

pero Asturias me la llevo en el corazón.

(Gaitas)

Y para terminar vuelvo a Gijón,

con las Pauline en la Playa, en la playa de San Lorenzo,

y vengo con la botella de sidra que cogí en Oviedo,

y gracias a eso nos van a cantar una canción como despedida,

o al menos eso espero.

Hola. Hola, ¿qué tal?

-Muy buenas.

Vaya sitio más bonito para quedar.

Hombre, no está nada mal.

Una de las tres playas que tiene Gijón.

Una de las tres playas y la más grande, San Lorenzo.

Vamos a caminar y me vais contando cositas de esta playa San Lorenzo

que tanto visitan los turistas. Hombre, los turistas

Como aquí escasea el sol, pues nosotros en verano decimos:

"A ver si abre". Y entonces enseguida estamos preparados

con las chanclas, la esterilla y todo, pero sí es verdad,

incluso los días así nublados en la playa hay gente

porque tenemos que aprovechar. Es un día muy típico de Gijón.

Hoy es un día de Gijón, o sea... -De libro.

-Perfecto, de libro, de libro, está medio nublado,

no termina de llover porque lluvia hay,

pero tampoco está lloviendo todo el día.

Pero bueno, está cubierto y un poco...

Cada gijonés va normalmente a una escalera.

-A su escalera. -Es su escalera,

a la que ha ido de pequeño y a la que sigues yendo.

Nosotras somos de la zona de la arena mojada que decimos.

¿La escalera central se llama...? La escalerona.

Aquí todo a lo grande. Todo a lo grande.

El molino no, el Molinón. Aquí es sin términos medios,

o sea, o el rinconín, que es la otra parte de la playa...

-O el Molinón.

Además, en ese rinconín hay algo muy interesante, ¿no?

En el rinconín sí porque en el rinconín ahora,

desde hace poco, por ejemplo pueden ir los perrinos, los perros,

durante todo el año. Es como su espacio, ¿no?

Y lo comparten con las personas. Sí, efectivamente.

Eso hará que vengan muchos turistas que tengan que viajar con los perros

Algo que peleó mucho la gente que tiene perrinos,

que tiene mascotas, y lo consiguieron,

y está muy bien porque los perros, por ejemplo durante el invierno,

sí pueden venir a San Lorenzo y, de hecho,

es una imagen así como muy típica también de la playa

durante la época del invierno. -Bueno, cuando baja la marea,

porque aquí cuando sube la marea, nos quedamos sin playa.

Ponemos todos la toalla ahí...

Si tuvierais que destacar tres cositas de vuestra ciudad,

de Gijón, para invitar a los turistas

que nos están viendo a conocerla, ¿qué tres cosas destacarías?

Pues Cimadevilla lo primero,

que es lo que dejamos ahora al fondo, que es el barrio alto,

el barrio de los pescadores.

Ahora es un referente cultural de la ciudad, ¿verdad?

Bueno, ahora y desde hace muchísimos años,

porque sí es verdad que ahí los bares

y un poco la gente de la cultura es un poco por donde para.

En la cuestión de la noche y la tarde noche.

-Escuchas buena música por ahí.

O sea, Cimadevilla la primera cosa que destacáis.

Sí, porque es precioso, porque tiene unas calles fantásticas,

porque tiene unas casas pequeñas, antiguas, muy bonitas,

y porque tiene mucho encanto.

-El clima suave, por ejemplo, todo el año.

¿Clima suave lo destacáis? Hombre, eso está muy bien.

Ni mucho frío ni mucho calor.

La chaquetina a última hora en verano,

que eso está muy bien.

Porque vas en tirante por el día, pero luego la chaquetina,

que también está fantástica.

¿Y la tercera y última cosa? Hombre, pues yo creo que el mar, ¿no?

-El mar por todos los lados,

tenemos playa por aquí, playa por allí...

Mirad, hablando de mar, yo os voy a proponer una cosa si os parece.

Os voy a intentar sorprender con algo.

Vale. De magia, muy cerquita de la orilla.

Si lo consigo, vosotras me regaláis una canción, y la que yo quiera.

Pues venga, vamos.

(Música)

Así o asá...

Bueno, Alicia y Mar, tenemos una botella,

y es que a veces los mares traen mensajes.

Y como dice aquella canción,

lo traen dentro de una botella, ¿verdad?

Mira, te quiero entregar esta concha y esta concha para ti

y os voy a pedir una cosa, primero tú, Alicia.

Os voy a pedir que lances la concha así,

más o menos tú la lanzarás por aquí y tú la lanzarás por allá.

Primero vamos contigo, lánzala todo lo lejos que quieras.

¿Todo lo lejos que quiera?

Tampoco demasiado lejos... Tampoco tengo una fuerza...

Lánzala. Sí, voy.

Ahí está, perfecto. Ahí está, perfecto.

Y lánzala también.

Voy por aquí. Venga.

Vale, una queda más lejos y otra más cerca, pues perfecto.

Vete hasta tu concha, por favor, muy despacito,

y tú hacia tu concha muy despacito.

Eso es, que no se pierda la botella de vista en ningún momento.

Allá voy.

Sí, cogedla, por favor.

Ahí está. Mar, primero contigo.

Quiero que vengas hasta mí y cuentes los pasos que hay,

pero ojo, puedes hacer un paso muy grande

o un paso pequeñito.

Yo ahí no me voy a meter, ¿de acuerdo?

Pero hasta donde yo estoy, que es justo donde hemos lanzado.

Vente para acá, pero no lo digas todavía,

los cuentas mentalmente, venga.

Al fondo el mar...

Mi sien en tu hombro mojado.

¿Había alguna posibilidad de que yo supiera

que tú ibas a dar nueve pasos? No.

No, porque has lanzado la concha donde has querido, ¿verdad?

Sí, sí. Alicia, ¿estás preparada?

Vienes despacito y vas contando los pasos

y aquí los compartes con nosotros. Venga, vente para acá.

Voy.

Aunque todo este amor me habla como una flor...

Y este último... ¿Cuántos?

15. 15 y 9.

Perfecto, dejadme las conchas.

Oye, chicas, una cosa, no estamos compinchados.

No, no lo estamos. En absoluto.

O sea, yo no he podido ejercer ningún tipo de influencia

en la fuerza que tú has hecho para lanzar la concha y tú igual,

y los pasos además los habéis dado, una más cortita, que me he fijado,

y una un poquito más grandes. Pues sí.

Son 15 y 9 pasos, ¿verdad?

Bueno, pues fijaros, antes os he dicho

que esta botella tenía un mensaje, ¿verdad?

Vamos... No me lo puedo creer.

No, no, pero ¿no te puedes creer qué?

Yo tampoco sé nada, es una botella que está aquí.

Es una botella, una botella. Poneros por ahí, por favor.

Poneros por aquí, fijaros. ¿Por aquí? ¿Paso, sí? A ver.

(RÍEN)

No me lo puedo creer. -Qué bueno.

-Muy bien. -Increíble.

¿Os he sorprendido? Sí, mucho.

Entonces... Hay que tocar.

Os va a tocar tocarme una canción. Sí, ¿cuál quieres?

Perfecto. No sé, no sé qué canción puede ser.

Una para que se acabe el mundo.

Es un título un poco triste, pero es una canción preciosa.

¿Sí? ¿Quieres esa? Me encanta, así que vamos.

Vamos a una zona muy especial de Gijón.

A la escalerona. A la escalerona.

Venga, pues dejamos aquí la botella y nos vamos para allá, vamos.

-Estamos perplejas. -Perplejas.

-Esto es increíble, no, pero... -No, de verdad,

no estábamos compinchadas para nada, no teníamos ni idea y es verdad,

cada una la mandó donde quiso.

Y no hemos visto que él haya hecho nada raro,

quiero decir, tenía la botella ahí abajo.

-Increíble. -No sé.

No nos lo va a contar.

Queremos saberlo. -Que nos lo cuente.

-Que nos cuente cómo lo hizo.

Justo a la mitad.

Un, dos, tres...

Así o asá,

hoy voy a ponerme guapa.

Al fondo el mar, sonrían, digan "patata"

que el mundo se va a acabar...

Hoy no, pero acabará...

Aunque todo este amor me abra como una flor,

me abra hasta el corazón y lo haga de par en par.

Y entre todo el calor,

igual que va entrando el sol en el salón,

y abra mi corazón

justo a la mitad.

Guau, muchas gracias.

Qué maravilla, ha merecido la pena hacer la magia.

Ha sido más mágico. Muchas gracias.

Muy amables, muchas gracias. Muchas gracias.

Bueno, lo tenemos, vaya pasada, Pauline en la Playa.

Cómo no, en la playa de San Lorenzo.

Un país mágico - Asturias

04 nov 2017

En la aventura de esta semana nos vamos a Asturias. Tierra verde, llena de naturaleza y magia. En este capítulo recorreremos las ciudades de Gijón y Oviedo. Descubrirá la magia de la música tradicional asturiana y también la música actual que se toca en estas maravillosas tierras. Montará en bici por la Senda del Oso y hará escalada en Cabrales. Todo esto sin olvidarnos de la magia, que de la mano de Miguelillo, nos acompañará por todo el principado.

Contenido disponible hasta el 31 de marzo de 2067.

ver más sobre "Un país mágico - Asturias " ver menos sobre "Un país mágico - Asturias "
Programas completos (20)
Clips

Los últimos 158 programas de Un país mágico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios