www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4607067
Para todos los públicos Un país mágico - 19/05/18 - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

"Hola, soy Miguel, aunque todos me conocen como Miguelillo.

Aventurero, intrépido y siempre con un as en la manga,

mi magia".

(Aplausos)

"Me pongo en marcha para mostraros las 52 provincias de España

de una manera completamente nueva.

Hoy turno para Badajoz.

Descubriremos sus rincones, leyendas y milagros más extraordinarios

de la mejor manera posible".

En el fondo empezaba a brotar y los veías tú.

"Visitaremos la obra de toda una vida del Gaudí extremeño.

Exploraremos la belleza del gran teatro de Mérida".

Es el teatro romano mejor conservado de la península ibérica.

"Nos pondremos las botas con los ibéricos de Extremadura".

Te hago la competencia aquí con esto.

"En cada destino dejaré siempre una carta de mi baraja

hasta completarla.

Aquí comienza una nueva aventura de 'Un país mágico'".

(Música)

"Comenzamos nuestro viaje por la provincia de Badajoz

en el castillo de Alburquerque.

Una joya de la arquitectura medieval.

Y no podría estar en mejor lugar que en lo alto de un bonito cerro

en la sierra de San Pedro.

Fijaos en el magnífico estado en el que se encuentra.

Una auténtica pasada".

(Música)

Desde hace 18 años se celebra en las inmediaciones

de la Alcazaba de Badajoz un certamen de pintura al aire libre.

hoy tengo la oportunidad de quedar con uno de sus participantes,

Luciano Cordero, con el que voy a conocer este monumento tan especial.

(Música)

Luciano. Hola, ¿qué tal?

¿Cómo estamos, Miguel?

Un gerente de universidad pintando.

Sí, tenemos estas aficiones. Siempre hay que relajarse.

Además, es el sitio ideal para ello. Es uno de los mejores sitios.

Tiene una panorámica muy bonita.

Sí. Todo lo que es la Alcazaba en sí mismo

es un lujo poder dedicarle tiempo.

Aquí anualmente se celebraban certámenes de pintura al aire libre.

Con lo cual, vienen profesionales, personas amateur a pintar.

A mí me encanta. El cuadro queda muy bonito,

pero ya que tenemos la Alcazaba, habrá que visitarla.

¿Quieres? ¿Recogemos y vamos?

Recogemos y vamos. Te ayudo, venga.

Estupendo.

(Música)

¿Estas escaleras llevan a la Torre del Ahorcado?

Vamos a subir y llegamos a la Torre del Ahorcado.

Vaya vistas. Sí, Miguel.

Antes de llegar a la Torre del Ahorcado

esta es una vista excelente de Badajoz.

Se ven los cuatro puentes que tiene Badajoz.

Ahí está la famosa torre. La famosa torre del ahorcado.

Significa, lógicamente, que aquí los presos se traían,

ingresaban en esta torre, luego se les ahorcaba.

Les ajusticiaban.

Fue el primer uso que tuvo esta torre.

Luego ya, en tiempos de la Guerra de la Independencia,

cuando las baterías y los cañones se pusieron,

servía de polvorín, guardianes...

El último uso que tuvo fue de vivienda.

Y el último uso ya fue vivienda.

Nos hacemos este paseo por aquí que está muy chulo y vamos a ver.

Perfecto. La Torre de las Siete Ventanas.

Si te parece, vamos para allá.

(Música)

¿No te habrás equivocado? No, no me he equivocado.

La Torre de las Siete Ventanas. En absoluto.

¿Dónde están las 7 ventanas?

Es que no veo ni una. No hay ninguna ventana, ¿verdad?

Todo tiene su explicación.

Te voy a decir una cosita, ¿ves el hierro que hay colgado?

Sí, sí.

Esta torre también sirvió para ahorcar. De ajusticiamiento.

Vaya recorrido llevamos. Vaya recorrido llevamos

Ahora vamos a irnos a otra leyenda más bonita.

Mejor, mejor.

No tiene ventanas, ninguna,

porque se dice que una princesa, Zoraida,

se enamoró de un cristiano.

Y su padre no consentía esa relación. Lo típico, lo típico.

Entonces Zoraida se venía a esta torre porque tenía siete ventanas

y miraba a su amor.

El padre, molesto con esta relación, cogió y tapió todas las ventanas.

La dejó encerrada.

Ahí falleció Zoraida.

Se dice que las noches de tiniebla y de lluvias

aparece el espíritu de Zoraida por aquí.

Entonces las leyendas tiene que ver mucho con la magia también, ¿verdad?

Un sitio mágico.

No hay un lugar mejor para hacer un juego de magia.

Quiero que tengas estas cuatro monedas en tu mano.

Quiero que veas que son cuatro monedas reales, ¿verdad?

Muy bonitas además.

Mira lo que vamos a hacer.

¿Te han hecho alguna vez un juego de magia así tan de cerca?

No. Mira, mira.

Las cuatro monedas, ¿de acuerdo?

Vamos a ponerlas en esta mano, que se vean bien.

Una, dos, tres y cuatro monedas. Cuatro.

Extiende tu mano, por favor. Mira. Una, dos, tres y cuatro.

Voy a cerrar la mano, no voy a hacer más.

Mira. Cierro la mano, hago así. Mira.

Pasan de mano a mano. Pero bueno.

Lo voy a repetir. Esto ya es más complicado.

Pero bueno. Esto es mucho más complicado.

Una, dos y tres.

(RÍE) ¡Qué bárbaro! ¡Qué bárbaro!

Voy a repetirlo. Mira.

Dos monedas. Dos monedas, ¿verdad?

Sí. Mira. Una, dos, una, dos.

Fíjate. Es un golpe rápido. Mira.

Tres y una.

La última es más especial todavía. Es como la leyenda de la princesa.

Tres monedas, si te pongo una y cierras,

¿cuántas tienes? Cuatro.

Abre un momentito la mano. Vamos a hacerlo así.

Cierra bien la mano. Dale la vuelta.

Mira.

Esto era un castigo, una fortaleza, ¿verdad?

Sí. Vamos a intentar que...

que entre aquí. Espera un momentito.

No abras la mano, ¿eh? Tienes tres, ¿verdad?

Una, dos y...

Tres.

Da la vuelta, por favor. ¡Cuatro!

Qué bárbaro. Magia.

Tú haces magia contándome historias y yo también.

Mira que te he mirado y no he visto nada, ¿eh?

¿Continuamos entonces? Vámonos.

Qué bueno.

Ahora vamos a ver toda la parte más antigua de la Alcazaba.

Los orígenes de la ciudad de Badajoz.

Donde Marwan, ese rebelde musulmán inició la ciudad.

Ahora vamos a ver una cosa que te va a gustar mucho.

¿Ah, sí? ¿Por qué?

Es la parte de acceso a toda la zona antigua de lo que era la Alcazaba.

Me hablas de la Puerta de Capitel. Efectivamente.

Vamos a verlo.

Ahí tenemos la Puerta de Capitel, ¿verdad?

Eso es.

Pero antes, este recodo que hacían los almohades.

¿Qué función tenía?

Esto ya fue una de las armas defensivas

que tenían los almohades en el siglo XII.

Hicieron las puertas con recodo.

Si invadían la Alcazaba por la puerta principal,

inmediatamente tenían aquí el ataque. Menuda ratonera, ¿no?

Antes de entrar en una segunda puerta.

Tenían que superar dos puertas. Efectivamente.

Ellos pensaban que solo había una y cuando llegaban allí,

desde arriba, tacatacatá.

Desde arriba, pues venga.

¿Esta puerta del capitel qué tiene de especial?

Tiene de especial que está en la principal

de acceso a la zona inicial.

Y la salida al mercado donde los musulmanes tenían

su actividad inicial.

Luego realmente esta es la parte oeste,

que era la más débil de toda la Alcazaba.

Por allí, por el otro lado, está al río que lo protege.

Y por aquí dificultaba mucho la defensa y facilitaba el ataque,

por eso hay tantas torres

a lo largo de toda esta parte.

¿Por qué se llama Puerta del Capitel?

Vamos a verlo. Venga, venga.

La denominación de Puerta de Capitel es, precisamente,

porque, si observamos ahí arriba, hay un capitel romano

que los musulmanes lo pusieron en su momento.

Precisamente, fue el que le dio el nombre a lo que es esta puerta.

¿Y de qué está hecha esta columna?

Esto, al igual que lo que es la pieza del capitel, el mármol.

Lo que pasa es que ese es romano, y este tiene otro origen.

Son piezas aprovechadas de los visigodos.

Como he leído mucho antes de venir, que me he documentado,

sé que aquí los enemigos y no enemigos afilaban sus armas.

¿Es cierto? Efectivamente.

Esa es la explicación que tienen todas estas hendiduras.

O sea que son reales. Son reales, claro.

Vaya barbaridad. Qué bonito.

Aprovechaban para afilar sus armas. Bueno, Luciano, pues nada.

Luciano, gerente de la universidad de Extremadura,

pero sobre todo artista.

Ha sido un placer conocerte. Muchas gracias.

Aprovechando este solete tan rico que hace,

porque no veas la que nos cayó ayer. Efectivamente.

Voy a seguir conociendo la provincia.

Aprovechad y que vaya todo bien. Gracias, Luciano.

Que disfrutéis. Gracias, hasta luego.

Hasta luego.

Siempre te encuentro aquí.

Esta es la plaza alta de Badajoz.

La plaza por la que pasan los más de 150 000 habitantes

que tiene la ciudad.

Es una plaza preciosa. Destaca su pintoresca fachada,

y lo que es aún más importante, la actividad comercial que,

desde la más remota antigüedad se desarrollaba.

Primero siendo foco en luego zona comercial como si fuera un mercado.

De hecho, es muy curioso,

porque los mercaderes se dividían por zonas,

dependiendo del producto que vendían.

Ahí vemos un claro ejemplo. Era la zona de la panadería.

Si os fijáis un poquito más allá, en la zona más vinculada a la carne.

La carne de puerco, tal y como pone en esa placa.

Nunca te acostarás sin saber una cosa más.

(Música)

De camino a la feria del embutido Llerena,

y ya que pasábamos por Zafra,

he decidido mostraros algo que os va a encantar.

Está aquí a mis espaldas.

Y no, no es un castillo bélico, ni ofensivo, ni nada de eso.

Es un palacio, nada más y nada menos que del siglo XV.

Aunque dos siglos después, en el siglo XVII,

hubo una pequeña remodelación y en su interior

todavía se conservan las dependencias originales.

¿Me acompañáis a verlo?

(Música)

Tal y como os he dicho, estas dependencias son del siglo XV.

Fueron mandadas construir por la condesa de Osorio.

Quiero que os fijéis en la parte superior,

porque es una auténtica maravilla.

Está decorada con casetones y también podemos ver

algunos de los escudos pertenecientes

a la dinastía de la familia Feria.

Pero lo que os voy a contar ahora es muy especial.

Mirad, acompañadme.

Aquí, en esta misma mesa y en estas mismas sillas

cuenta la historia, que no la leyenda,

que el mismísimo Hernán Cortés tuvo una reunión con el Duque de Feria

justo antes de partir a descubrir Nuevo México.

Pero todavía hay más.

Acompañadme.

(Música)

Para despedirme de Zafra os cuento dos últimas cosas.

Mirad, eso que está allí al fondo es la iglesia de la Candelaria

del siglo XVI, y si agudizáis un poquito más la vista,

podéis ver algo que personalmente admiro,

que son las cigüeñas.

Son características no solo de Zafra,

sino de toda la provincia de Badajoz.

"Ahora nos vamos con hombres y mujeres que también hacen magia.

Dan de comer a miles de personas con un apetito voraz

y, ya puestos, les echaremos una mano

para que nadie se quede con hambre en esta gran fiesta del embutido".

Qué ambiente.

Y es que cada año se celebra la matanza en Llerena

y he venido a conocer esta maravillosa tradición

y a comer bien, que ya toca.

Me voy a poner morado. Me han dicho que se come fenomenal aquí.

Perdona, ¿me puedes decir dónde vas con este plato?

A comer bien en Llerena.

Como todo el mundo está haciendo, ¿no lo ves?

Me parece que con ese no vas comer nada.

¿Por qué? Ven, que te acompaño.

Escucha, ¿por qué?

Porque que hay un plato típico, que es el que hay que comprar

para que te sirvan en todas las instalaciones.

¿Este que veo, es marrón? Exactamente.

Si quieres te acompaño. ¿Dónde es?

Buenas. Buenas.

Un platito marrón quiero, que si no no me dan de comer.

¿Así, no? Con ese que te den, ahora sí.

Así, con este platito me pongo a la cola y al lío.

Oye, ¿cómo te llamas? Manuel.

Manuel, antes de que me vaya a hacer la cola.

Mezcla esta baraja, por favor.

Sácala del estuche y mézclala bien, venga.

Podéis ver si queréis. Mira, mira.

Dame la mitad de ella.

Mezcla esto, por favor.

Que esté bien mezclado todo. ¿Qué tal, caballero?

Estupendo. Mezclad bien.

Una mano inocente. Ponla por aquí.

Eso es. Y ponla por aquí.

Manuel, que todas las cartas estén bien mezcladas, ¿de acuerdo?

Vas a tener que elegir una, la que tú quieras.

Voy a ir pasando y tocas una, la que tú quieras.

Cógela, cógela.

Dime si hay alguna opción de que yo sepa qué carta es.

No. ¿Puedo saberla?

No. ¿De verdad me lo dices?

Mira, déjala debajo del plato. Apóyala.

Tapamos. Ahí está. Vas a alucinar, tío.

Me puedes decir verdad o mentira, lo que tú quieres.

Yo voy a saber por los ojos si me estás engañando,

por lo tanto, voy a saber qué carta es.

Quiero que veáis que todas son diferentes.

Has elegido la que has querido.

¿Es una carta roja? ¿Te puedo decir lo que quiera, no?

Lo que quieras. De verdad.

Has mirado para abajo, luego has recuperado la mirada,

por lo tanto, sí es una carta roja.

Vamos a ver, ¿es una carta par?

No. No ha retirado la mirada.

Me está engañando. Está diciendo: "A este tío lo voy a desafiar yo".

Perfecto. Por lo tanto, ya lo tengo claro.

Espérate. ¿Es de corazones? Sí.

Has hecho así con el cuello...

Es el nueve de rombos, ¿verdad? Mola.

Pero además mira. ¿Puedes firmar la carta?

Fírmala.

¿Cómo es tu nombre? Puri.

Puri, déjame. El nueve de rombos...

Ahí está. Firmado por Puri, el nueve de rombos.

Lo dejamos en el centro de la baraja.

Así, mira. Lo dejamos por aquí, por aquí y por aquí.

¿Cómo te llamas? Sergio.

¿Cómo? Sergio.

¿Sabes que estamos en una feria gastronómica?

Donde se come, ¿no?

Los magos también comemos carne. Mira, mira.

Puri, flipa.

Una carta cualquiera.

Vais a flipar, de 52.

La abro despacio y es, exactamente, la carta de Puri.

Un aplauso fuerte.

(Música)

¿Son ustedes de aquí, de Llerena?

¿Vienen todos los años a la feria? Todos los años.

¿En serio? ¿Por qué le gusta venir aquí?

Porque se aburría. -Porque no fregamos.

Ah, mira qué bien.

Voy a ver si me dan de probar.

¿Puedo probar o qué? Claro que sí.

A ver, déjame. ¿Qué es?

A ver.

Toma un trocito de pan. Está rico, ¿eh?

Qué bueno.

Está exquisita.

¿Son de aquí ustedes? No, somos de Mairena del Alcor.

Aquí, por lo que veo, viene gente de muchos sitios.

Provincia de Sevilla.

¿Es muy importante esta feria o qué? Nos gusta, nos gusta.

Buen ambiente. Muchas gracias.

¿Está comiendo con las manos por lo que veo, no?

Como se come la carne, di que sí.

Como se come en Andalucía.

La única persona que he visto que come con la mano.

Los demás no saben. Comen con los cubiertos. No me gusta.

Hay que comer con las manos. Que disfruten, muchas gracias.

¿Aquí qué hay? Garbanzos.

¿Garbanzos? Esto es cocido.

¿Pero están hechos ya los garbanzos o no?

Sí, están hechos ya.

¿Cómo puedo yo probarlos? Un garbancito, una cucharita.

Tú eres un profesional, venga.

Sácame, que voy a probar. No, no.

Cojo yo.

Va por ustedes.

Qué bueno.

Me podría poner ese gorro un momento para probar?

¿Quieres esto? Trae un momento.

Átame, átame. Ahora sí.

¿Qué te parece? Te hago la competencia con esto.

Esto es muy difícil. ¿Tiro para abajo?

¡Venga, hombre!

(Música)

"Volamos sobre el curioso puente de El Marco.

Separa España con Portugal.

Es el puente internacional más pequeño del mundo.

Solo mide 3,2 m de largo y 1,45 m de ancho.

Y eso que fue ampliado hace tan solo unos años.

Madre mía, no quiero ni pensar cómo sería antes".

(Música)

Cerca de aquí hay una fiesta y no los conoces.

Ojalá vuelvas a encontrarme otra vez.

Continuamos nuestro viaje por esta bella provincia.

(Música)

"Antes hacemos una parada en un lugar muy especial".

(Continúa la música)

Dentro de las rutas misteriosas que estoy haciendo por toda España,

hoy os voy a presentar una historia extremadamente terrorífica.

Una historia que comienza aquí, en Olivenza.

En el convento de San Juan de Dios,

concretamente en ese pozo que ahora veréis.

He quedado con mi amigo Gonzalo, investigador del misterio,

que nos va a contar detalles muy sorprendentes.

Gonzalo. Hola, Miguel.

¿Qué tal? ¿Cómo estás? Muchísimas gracias por recibirme.

Tenía muchas ganas de verte y preguntarte por qué me has citado

justo en este pozo.

Este pozo, precisamente, es parte importante

dentro de los misterios que han ocurrido.

¿Qué han ocurrido o siguen ocurriendo?

Empezaron a ocurrir quizás en la actualidad

porque se hicieron obras.

Esta instalación fue ocupada como cuartel de la Guardia Civil.

Fue utilizada para arrojar los cuerpos de los fusilados

durante la guerra en este mismo patio.

Entonces, durante esas obras, se hallaron numerosos huesos,

restos de los que indicamos aquí, asesinados, ¿no?

Pero el edificio en sí, este conjunto, tiene más historia.

En sus comienzos fue convento de clarisas durante una breve etapa.

Después fue un hospital militar

durante la guerra entre Portugal y España.

Aquí venían los heridos de esos enfrentamientos.

Todos españoles.

De hecho, se sabe que, además del pozo,

en otros distintos lugares, se hallaron restos de los que morían.

Hay muchas salas más.

Partes del edificio donde han ocurrido en la actualidad

fenómenos extraños, como es la capilla, por ejemplo.

¿Ah, sí? Sí.

¿Podríamos visitarla? Yo creo que sí. Podemos ir allí.

Pues venga.

Esta es la capilla. Uno de los centros de misterio de este lugar.

Gonzalo, antes de dar un paso más. Dime, ¿aquí han ocurrido cosas?

Muchas. Sobre todo a nivel acústico.

Aquí, el piano, el órgano que tenían aquí, en estas instalaciones,

comenzaba a sonar sin que nadie estuviera en esta sala.

También en las oficinas, en las aulas,

las trabajadoras tuvieron que venir en muchas ocasiones

porque oían la voz de una soprano cantar.

Entonces yo te cojo del brazo, si no te importa.

Es sobre todo fenómenos acústicos los que se han registrado.

No estamos hablando de un solo testigo. Aquí se hacían ensayos.

Tanto la profesora como los distintos alumnos,

en algunos momentos escuchaban, porque además hacían ensayos

de madrugada, cuando el edificio estaba completamente vacío.

Es más, te puedo decir que una de las profesoras

llegó a experimentar un cambio en su salud.

Comenzó a notarse débil en el mes que estuvo impartiendo clases aquí.

Esta sala fue uno de los lugares en los que, durante las noches,

en las que ensayaban y estaban solas los alumnos y la profesora,

oyeron sonidos que venían de la parte de arriba.

¿Vamos a verlo? Vale. De acuerdo.

¿Qué me puedes contar del baño y del pasillo?

El baño es uno de los lugares más inquietantes.

Es el punto donde se localizaban quejidos, lloros, voces de niños.

Después, las profesoras y alumnos que venían,

llegaron a tener terror a este lugar, precisamente.

Esta estancia es el fondo de un gran pasillo

en el que solo mirarlo da cierta inquietud,

es el lugar donde más presencias se han visto.

¿Ah, sí?

Fueron aulas y con puertas abiertas,

las profesoras decían ver sombras que cruzaban el pasillo,

asomarse y no ver nadie.

El conjunto de este edificio cumple dos máximas

en los fenómenos extraños, de "poltergeist" o lugares encantados,

Y es el de un pasado con dolor, un pasado triste, con sufrimiento.

Si encima añadimos las obras, parece que es como si removiéramos algo

que estaba tranquilo.

Es una máxima dentro del misterio.

Me voy encantado con el convento. Ha sido una maravilla estar contigo.

Se ha hecho de noche y me voy un poco de aquella manera.

Acompáñame casi mejor... Venga, vamos.

(Música)

Una luz se enciende en el umbral

de tu ciudad.

"En la finca municipal de Morolla podemos ver la belleza

y la variedad de la naturaleza extremeña".

Con solo darse una vuelta por aquí, uno puede ver gran parte

de las especies autóctonas, como por ejemplo las encinas,

los alcornoques o la jara.

Anda que no sería esto un buen sitio para echarse una siesta".

Se desliza por la pista que hay del pecho a tu barriga.

Se despista y gira el rumbo.

Se perdió la levedad de nuestro mundo.

Si hablamos de un país mágico, teníamos que venir a Mérida.

Mérida es toda magia.

Más aún este teatro donde me encuentro.

Vais a alucinar con las historias que va a contar Rocío,

arqueóloga del Consorcio de la Ciudad de Mérida,

que por cierto, ya me está esperando.

Hola, Rocío. Hola, Miguel.

¿Qué tal? ¿Cómo estás? Muy bien.

Oye, ¿dónde estamos?

Estamos en el teatro de la antigua colonia de Augusta en Mérida.

Es el teatro romano mejor conservado de la península ibérica

y uno de los mejores teatros romanos del mundo.

De los mejor conservados.

¿Por está tan bien conservado?

En el siglo quinto, cuando se desmorona un poco el imperio romano,

esto se fue tapando y se fue cubriendo.

Se convirtió en una especie de zona de vertedero.

Llegó hasta la altura de esos bloques de hormigón.

La parte alta.

Solamente se veían esos siete bloques de hormigón.

En épocas modernas, se llamaba a esto las siete sillas.

Contaba la leyenda que siete reyes moros

se habían sentado en esas sillas de hormigón

para dilucidar el futuro de la ciudad.

¿Nos acercamos un poquito al escenario?

Perfecto. Como soy un poco artista, me gusta.

Venga, vamos.

Me llama también mucho la atención que es un teatro

donde se viene a disfrutar, a ver otra realidad,

y a jugar, ¿no? Sí.

Está muy relacionado con el juego, ¿verdad?

Sí, sí.

Para los romanos el juego formaba parte de su ADN.

Los ludi teatrales duraban todo el día,

desde por la mañana, desde primera hora

hasta que anochecía.

Se dedicaban a jugar entre obra y obra.

Te quiero preguntar una cosa sobre aquella inscripción.

Gracias a esta inscripción,

y otra que es exactamente gemela, que está en el otro.

Sí, se ve desde aquí.

Sabemos que el teatro Romano de Mérida se inauguró el 16-15 a. C.

El patrono del teatro fue Marco Agripa,

el que había combatido en todo el norte de Europa

y había conquistado gran parte de Europa.

¿Sabes una cosa?

Tanto hablar de teatro me han entrado unas ganas terribles

de interpretar un personaje de aquella época.

¿Sí? ¿Cuál?

No sé. Podría ser un emperador.

Me llamaría...

Bueno, el nombre ya lo decidiremos otro día.

Pero sería un gran emperador.

(Música)

¡Ya llegan, ya llegan! -¡Abran paso al gobernador!

¡Abran paso al gobernador!

¡Abran paso al gobernador!

Nuestro gobernador, Miguelillus.

-Como cada año, nos hemos reunido aquí

para elegir a la flamínica

que habrá de encargarse del culto de nuestra tipo Augusta

en la Lusitania entera.

Su nombre... Servilia.

No existirá para mí mayor honor que dedicar todo mi esfuerzo

a honrar la figura,

diga Augusta a quien nuestro emperador trajo en su sabiduría

colocó en lugar destacado entre los dioses.

Procederemos pues a su elección. Servilia, Servilia.

Pues yo, Miguelillus de Lusitania

declaro a Servilia como persona que ha de encargarse

del culto a nuestra diva Augusta en la Lusitania entera.

¡Invalido este nombramiento! ¿Cómo?

Pero ¿quién os ha dado permiso para entrar en este templo sagrado?

Pero ¿usted quién es?

¿Cómo que quién soy? Edipo.

¿Edipo? El rey Edipo.

Bueno, también... Áyax...

Espera, también soy Comodo... No, no, no, espera.

Orestes, un esclavo, lo que tú quieras.

Explícame. ¿Cada vez eres una persona o qué?

Claro.

Yo soy un personaje diferente cada vez que actúo aquí.

Tú eres un actor. Claro.

Y tú eres un presentador. Señor Moirón.

Señor Miguelillo. Un placer.

Igualmente. Un placer, aquí en su casa.

En el templo del teatro. ¿Puede ser?

Eso de su casa me ha encantado.

El templo del teatro, desde luego. No tiene ninguna duda.

Este es para mí el gran mausoleo del teatro.

¿Qué sientes cuando estás aquí? A mí me pone las pilas.

Estamos haciendo esta entrevista y me transporta a otro sitio,

a otro lugar.

Y digo siempre que esto sería lo más parecido a levitar,

si supiéramos lo que es levitar. Como hacen los magos, igual.

Igual. Exactamente.

Una persona con tanta experiencia como tú, que ha hecho televisión,

cine, teatro, publicidad, ¿se queda con esto?

Hombre... ¿Sí?

Sí, por supuesto.

A mí el cine me encanta, la televisión.

El teatro en sala me encanta, el teatro contemporáneo...

pero actuar aquí es un privilegio.

Tener la fortuna de poder hacer un personaje griego,

romano, en este entorno, con este frente inigualable,

con este entorno, este público...

eso lo deberíamos probar todos los actores, debería ser obligado.

¿Y el festival internacional de teatro de Mérida

qué supone para ti, para la sociedad de Extremadura

y para el resto de España?

Bueno, para mí es un escaparate inigualable.

He trabajado aquí en 10 u 11 ocasiones.

Pero siempre que pisas aquí es una liturgia.

Esto no lo pisa cualquiera, ¿eh? No, no.

Por eso digo... Es una pasada.

Es una pasada. 11 veces, madre mía.

Claro. He tenido muchísima suerte, ¿no?

Entonces, ¿es algún efecto especial? Sí.

No veo una bala, no veo nada. Vámonos.

Estos son los dioses. Vámonos.

Madre mía, cómo llueve. Qué pena.

Que pase esto en Mérida...

Todo lo contrario, pasa siempre todo lo contrario.

Déjame un abrigo.

Vamos a entretenernos un ratito, porque sino...

Ya que habéis tenido el gusto de estar con nosotros...

Teníamos pensado hacer un juego de magia superchulo

en el teatro, pero lo haremos aquí.

Señora, ¿qué lleva usted ahí?

Es la ofrenda del vino. Compañero.

Hombre, claro. Por el dios Baco, ahí está.

Me voy a poner esto también. Ahí está.

Muchas gracias, ¿eh?

Ahora vamos a hacer una cosa con cartas así rapidita. Ahí está.

Señor Moirón, por favor,

mezcle usted esta baraja de cartas pero bien.

Para que sea imposible que yo tenga ningún control sobre ninguna carta.

Bueno, eso de que no tengas control...

Sin verlas...

Venga, a diferencia de lo que hacen otros magos,

yo te voy a decir que elijas una carta.

Que te quedes con ella, directamente.

¿Me la quedo yo? Sí, sí.

Pero para compartir con los demás, ¿eh?

Vale.

¿Hay alguna posibilidad de que yo sepa qué carta es?

No. Perfecto.

Toma el rotulador y pon tu nombre a la carta.

Es un autógrafo y esto ya vale dinero.

La carta adquiere un valor muy grande.

Eso es una pasada.

¿Está bien firmada? Ya está.

Devuélveme el rotulador, por favor.

Mira. Esta va al bolso. ¿La han visto tus compañeros ya?

No, no. ¿Se la enseño?

Sí, por favor.

Ha dejado de llover, qué maravilla. ¿Está?

Algo muy rápido. No pasa nada, porque está firmada.

Ponla por aquí, por favor. Mira lo que vamos a hacer.

Vais a flipar.

Corto, corto, corto. Mezclo, mezclo, mezclo.

¿Quieres que la carta esté arriba o abajo?

Arriba. Arriba.

Vamos a mezclar un poquito más.

A ver si soy capaz de poner la carta arriba.

Todos la vais a reconocer porque la carta está firmada.

Al contar hasta tres la carta sube. Mira.

Uno, dos, tres.

He dicho una, dos y tres y es un tres.

(RÍEN)

Eso sí.

Vamos a hacer algo más especial. Ven aquí, porfa.

¿Cómo te llamas? Yo Jaime.

Jaime, ponte por aquí a mi lado.

¿Tú has visto cómo ha firmado la carta?

Sí.

Sabes qué carta tiene su firma. Pon así la mano.

Mira lo que vamos a hacer. Vas a flipar.

Dejamos aquí el tres de rombos así. No hagas nada. Déjalo ahí.

Caballero, su espada.

Tranquilo, despacio. (RÍEN)

Yo, Miguelillus de Lusitania.

¿Te da miedo? ¿Está tu madre o tu padre por aquí?

El de la espada. (RÍEN)

Voy a cambiar el repertorio. Voy a hacer algo más light.

Solo hay que dar con la espada así. Mira.

Pinto la firma.

Y la carta.

Ahora solo tienes que dar la vuelta a la carta.

Guau.

¡Bravo!

Mola.

(Música)

"Y continuamos nuestra marcha por la dehesa pacense.

El gran icono del paisaje de Badajoz.

Aquí reina un animal, el cerdo ibérico de bellota de raza pura

nos brinda el mejor jamón, el mejor lomo, el mejor chorizo,

y cómo no, el mejor salchichón".

Que tienen miedo de no ser capaces de controlar

tus instintos salvajes...

Hola, ¿qué tal? ¿Cómo estáis?

(TODOS) Buenas.

Poneos un poquito por aquí. ¿Qué tal?

Hola. ¿Te puede interrumpir un segundo?

Os voy a hacer un juego con tres monedas, ¿vale?

Con tres monedas y una que tiene Jimena en el pelo. En la orejilla.

Con cuatro monedas.

Como esta niña tiene aquí una, lo hacemos con cuatro monedas.

Así.

Coge las monedas en tu mano.

Quiero que veas que son monedas normales.

No tienen nada extraño.

Quiero que estéis muy atentos,

porque en este programa hacemos magia de verdad.

No hay compinches, no tenemos trucos de cámara ni nada por el estilo.

Se cogen las cuatro monedas. Una, dos, tres y cuatro.

No hago trampas, mira. Fíjate en la manga.

Cierro la mano y al cerrar la mano mira.

Una moneda pasa y nos quedan tres.

Voy a cerrar la mano muy lentamente. Mira.

Voy a cerrar la mano.

Mira, aquí hay tres. Una moneda pasa de mano.

Y la moneda mira. Mira, mira.

Mola, ¿eh?

Una, dos y tres...

Y al cerrar la mano...

Dos y dos, ¿eh?

Una.

Cierro la mano, haces así...

Pasan de mano a mano. Mola, ¿no?

Tres monedas. Una, dos, cierro y al hacer así...

Dos monedas.

¿Mola o no mola? Mucho.

Una, dos y tres. Van pasando de mano en mano.

Colocamos una moneda, otra moneda y otra moneda.

Te voy a poner un pequeño ejercicio de matemáticas.

¿Qué tal se te dan? Bueno...

Si te pongo aquí la cuarta tendrías cuatro monedas.

Sí.

Tienes tres monedas. Si te pongo otra y cierras...

Cuatro.

Si pongo esta moneda y cierras, ¿cuántas te quedan?

Se quedaría en cuatro.

Pues mira, para que sea imposible que esto salga

y me lo pongas difícil,

me gustaría que te quedaras con las tres monedas.

Tres monedas y una que tiene que entrar.

Quiero que soples aquí. Sopla. Bien fuerte.

Cuando cuente tres notarás algo. No te muevas.

No abras la mano. No, no.

Dos...

y tres.

Ahora, abre la mano, por favor. ¿Cuántas tienes?

¡Hala!

-¡Hala!

Mola, ¿no? Mucho.

-Bien, muy bien.

-Me ha parecido espectacular. Muy interesante.

-Increíble. Tenía tres y...

-Alucinante.

Nos ha gustado, desde luego. Sí.

-Espectacular.

Sabes esos días, cuando todo es tan oscuro...

Llegamos a uno de mis lugares preferidos de todo Badajoz,

la fortaleza templaria de Jerez de los Caballeros.

Os voy a contar que fue construida sobre los restos

de la antigua alcazaba árabe en el siglo XIII.

Hablamos de un lugar con mucha, mucha historia.

Cuenta la leyenda que aquí fueron decapitados

los últimos caballeros templarios.

(Música)

El 23 de enero de 1949, justo en el lugar donde me encuentro

tuvo lugar lo que se conoce como el milagro...

de la multiplicación del arroz. Sí...

Un milagro reconocido de manera oficial por el Vaticano.

Y tengo la suerte de poder entrevistarme con dos

de los testigos que lo vivieron de primera mano.

Hola. Hola, buenas.

Paco y Fernanda, ¿verdad? Paco, ¿qué tal?

Encantado. Fernanda...

Encantada. Muchísimas gracias por recibirme

en un sitio... tan especial como este, ¿verdad?

Vamos a empezar por el principio, habrá mucha gente que nos esté

viendo y que diga: "Esto no puede ser".

En aquella época de la posguerra, había mucha hambre.

Y hubo un momento en el que de tan solo dos cacitos de arroz,

consiguió comer mucha gente. ¿Cómo es posible esto?

Era la época de la posguerra. Sí...

Había un hambre tremenda. Ajá.

Entonces, esta era la casa donde vivía el párroco.

Tenía un comedor para niños y para niñas.

Y ese día, pues se olvidaron y no mandaron nada.

Al verse en aquel agobio, de ver que no tenía nada,

que era imposible... Sí...

Nada más que tenía ese poquito de arroz y se le ocurrió,

bueno, para que coma quien sea. Que llegara hasta donde llegara.

En eso, puso aquel poco de arroz. Cuando pasó un rato de la cocción

de ese arroz, vino a ver y se encuentra con que estaba

mucho más alto de lo que ella... Paco, acércate con nosotros,

por favor. Que era una persona acostumbrada

a guisar, pues más alto de lo que tenía que estar.

Llamó a la madre del párroco y a Paco,

que en aquel momento tenía 18 años... Si no me equivoco,

llegó el tercero, ¿no? ¿Cómo estaba el arroz

cuando usted llegó siendo el tercero?

¿Ya había empezado a multiplicarse? Claro...

Estaba a punto de rebosar. Un momentito, Paco,

qué le podemos decir a la gente que nos esté viendo y que diga...

Esto tiene que ser..., un truco de magia no,

pero puede ser que hubiera más arroz o no sé...

O que fuera una sugestión, que la gente...

¿Qué les podemos decir... para que nos crean?

El sacerdote llegó a aquí a la una. Y de una olla pequeña,

se llenaban ollas de 15 y 20 l. Impresionante.

¿Cómo era posible? Además, es que lo veías.

Otro agravante...

Que fue un triple milagro.

El arroz...

salía de la olla pequeña, sin más agua,

guisado, condimentado... Sin echarle nada más.

Bueno... Para llenar ollas de 12-15 l.

¿Qué es lo primero que usted ve cuando entra por esa puerta?

El párroco dijo: "Venga, traed una fuente y un cazo o un cucharón

para servir a los niños". Entonces, de la olla pequeña primera...

¡Pum, pum, pum! Y quedó vacía. Estábamos mirando

y, del fondo, empezaba a brotar y lo veías tú.

Se iba llenando la olla de arroz. Pero, pero...

¿De dónde salía el arroz? Es que es increíble, ¿eh?

Es una cosa increíble. El sacerdote, cuando llegó aquí,

con el cazo, se le veía una cara así, extraña, especial...

de ver la manifestación... -De asombro.

Claro, un milagro aquí, en sus ojos. De ver brotar el arroz

desde el fondo de la olla. Y coger y llenar las otras.

Y no paraba y no paraba... Echaba y no paraba.

Se estuvo hasta las cinco de la tarde llenando ollas y saliendo a repartir.

Cuando ya vinieron diciendo que no había dónde llevar comida,

el párroco dijo: "Bueno, ya está, retirad la olla".

Se retiró la olla... ¿Cuántas veces se llenó la olla?

Se llenó un montón de veces. O sea,

que aparte de los panes y los peces, tenemos el arroz de Olivenza.

Y el testimonio que me habéis dado hoy, de verdad,

me lo llevo en el corazón. Muchas gracias.

Bueno, que te ayude en el corazón y lo pienses.

(BESA) Muchas gracias.

Que pienses algunas veces que Dios...

Está más cerca de lo que pensamos, ¿verdad?

Lo tenemos cerca. Paco, gracias.

Sí.

(Música)

Estamos viendo el puente de Ajuda o, mejor dicho,

y lo que queda de él, ya que este puente,

situado sobre el famoso río Guadiana,

fue parcialmente derribado durante la guerra de sucesión española.

Tras varios intentos, hace 15 años, se pudo restaurar,

aunque solo en parte. Cualquiera se atreve a cruzarlo.

No sé qué esperabas de mí.

Soy fuego en tus manos.

Y estoy tiritando.

En Los Santos de Maimona, en el corazón de Extremadura,

se encuentra esta casa de auténtico cuento,

un lugar mágico que podía ser obra del mismísimo Antonio Gaudí;

pero que, en realidad, es mucho más. Es un viejo sueño hecho realidad.

(Continúa la música)

Roberto... Muy buenas.

¿Qué tal? ¿Cómo estás? Muy bien.

Te veo aquí poniendo azulejo tras azulejo.

Sí, hombre. Estoy aquí siguiendo la obra

de mi padre. ¿Cuántos azulejos habéis empleado?

Esto es incalculable. O sea,

que todo esto comenzó porque tu hermana quería un castillo

de princesas, digamos, una casa especial.

Una casa de cuento. Y tu padre, 30 años para cumplir

el sueño de una hija. Qué cosa más bonita, por favor...

Vaya pedazo de padre, ¿no? 30 años...

Lo que pasa es que él no pudo cumplir el sueño.

Falleció, ¿verdad? Sí, sí. Intentaré cumplírselo yo.

Esto que está aquí parece como si fuera...

Un gusano. Un gusano.

Es un gusano por fuera y por dentro.

Por dentro. ¿Tu hermana también está dentro?

Sí, vamos a entrar. Pues tenemos dos razones suficientes

para entrar, conocer el gusano y a tu hermana.

Venga, vamos, claro que sí.

¿Cuánto pesa esta puerta? 400 kilos.

400 kilos... ¿Me lo dices en serio?

Hay que comer bien, ¿eh?

Ay, ay...

(RÍE)

Parece una puerta mágica, qué bueno.

Mira...

Guau.

Pasa delante. Guau...

Qué cosa más bonita. Tu padre, antes de construir

este castillo de princesas para tu hermana,

¿había hecho algo parecido? Él siempre ha tenido

muy buena mano en todo. ¿Y tú qué tal las tienes?

Hombre... ¿Vas siguiendo su legado?

Siempre, sí, sí. ¿Y lo del gusano fue cosa tuya

o cosa suya? El gusano lo diseñó él.

Ah, ¿sí? Lo que pasa es que yo he hecho

cosas en el gusano. Venga, vamos a verlo.

Este es el famoso gusano, ¿verdad? Este es.

¿Y cómo se le ocurrió a tu padre hacer un gusano aquí?

Pues nada, una noche, se puso a dibujar en mi casa,

dibujó un gusano... Y él me pregunto:

"El gusano come flores, ¿no? Pues hay que dibujarle flores".

Ah, qué bueno. Esto es como su comida, digamos.

Efectivamente. Como si estuviéramos dentro...

del estómago ahora mismo. Qué bueno.

Luego, tu hermana, que está ahí, al fondo,

nos puede contar algo más. Ahora te la presento.

Genial... Pues venga, vamos. Ahí está Pilar por lo que veo.

Ahí está. Hola, Pilar, ¿qué tal?

Soy Miguel. ¿Cómo estás? Bien.

Estás ahí, con los... bocetos originales de tu papá.

Los originales los pintó en el 88 y empezó con la casa en el 90.

Eso lo tenía tu padre en la cabeza y empezó a dibujar...

Exactamente, una de mis hermanas, que eran pequeñitas,

le dijo que quería una casa de campo y mi padre le dijo

que le iba a hacer una casa que no tuviese nadie.

Y es lo que estáis viendo aquí. Bueno, ¿qué más podemos ver?

La parte de arriba de la casa, la parte alta, la terraza,

que también hay cosas que están muy bien que hizo mi padre.

¿Podríamos decir que es el Gaudí extremeño?

Uh... Sí. Venga, vamos arriba.

Además, se me está ocurriendo una cosa que siempre hacemos

en todas las provincias y creo que tengo el lugar perfecto

para hacerlo. Ahora os lo cuento, ¿vale?

(AMBOS) Vale.

Venga.

(Música)

(Pasos)

¿Qué me puedes contar de esta torre? Mira,

mi padre decía que era su oficina. Y el enfoscado de las paredes,

lo que estás viendo, eso no lo hay

en ningún libro de arquitectura. Esto lo hizo mi padre

con una cafetera de calentar leche. ¿En serio?

La llenó de cemento... Qué bueno...

Empezó gota a gota y le salió esto. Creo que es el lugar idóneo...

para hacer algo que siempre hago en todos los capítulos.

¿Me dais un momentito? Sí.

Mirad, como España tiene 52 provincias,

en cada una de las provincias dejamos una carta.

En esta ocasión, en Badajoz, le corresponde el 8 de picas

y creo que este es el mejor sitio donde se puede quedar.

Qué bonito... Espero que os haya gustado

nuestra visita y que venga mucha gente a ver esta obra maestra

de vuestro papá. Muchísimas gracias.

Eso esperamos. Muchísimas gracias. -Esperemos que lo visite mucha gente.

Seguro que sí.

(Música)

Hasta pronto, Badajoz.

Me marcho ya de la provincia más grande de España,

pero me llevo en mi chistera muchas cosas.

Tu alcazaba, la magia que desprende el teatro de Mérida,

la eterna sonrisa de tus gentes y, cómo no,

el mejor sabor de los ibéricos. A cambio,

te dejo algo muy importante para mí, te dejo esta carta,

el 8 de picas, en forma de baldosa. Badajoz,

tierra de milagros y sueños. El mío,

pronto volver a verte.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Un país mágico - 19/05/18

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Un país mágico - 19/05/18

19 may 2018

Hoy turno para Badajoz, descubriremos sus rincones. Visitaremos toda una vida del Gaudí Extremeño, exploraremos la belleza del gran Teatro de Mérida. Nos pondremos las botas con los ibéricos de Extremadura y en cada lugar seguiré dejando una carta de mi baraja hasta completarla.

ver más sobre "Un país mágico - 19/05/18 " ver menos sobre "Un país mágico - 19/05/18 "
Programas completos (39)
Clips

Los últimos 184 programas de Un país mágico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos