España es sin duda un país mágico, y para demostrarlo Miguelillo se ha propuesto recorrerlo de punta a punta, a lomos de su compañera 'Travel', mostrando con detalle parajes singulares, espacios con encanto y personas muy especiales. Su misión no es otra que ir ilusionando a todo aquel con el que se encuentre, dejando una carta en cada una de las provincias visitadas hasta completar así una baraja entera, y dar por concluida su misión repartiendo 52 naipes, uno por cada una de las 52 unidades territoriales.

Si consigue cumplir esta misión, hará realidad un sueño de cuando era pequeño, y mostrará al mundo lo increíble y mágico que es este país llamado España, y lo hará compartiendo con todos los espectadores lo mejor de la música que le acompaña en cada una de las escenas.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
4257026
Para todos los públicos Un país mágico - Lugo y Ourense - ver ahora
Transcripción completa

Y ahora trae "Un país mágico"

en un viaje especial.

Su misión:

acompañarte

en esta aventura.

(Música)

Hola, soy Miguel, aunque todos me conocen como Miguelillo.

Tengo dos pasiones, viajar y hacer magia,

y en esta aventura combinaré las dos para poder cumplir

un sueño de cuando era pequeño, recorrer España en moto

de punta a punta, descubriendo parajes y personas increíbles,

dejando una carta en cada una de las provincias por las que pase

hasta completar una baraja entera,

solo así podré dar por concluida mi misión,

demostrando que un país es mágico gracias fundamentalmente

a sus gentes.

(Música)

Bueno, por fin estamos en tierra de peregrinos, en Ourense.

Estoy un poco triste porque mi compañera Travel

no me ha podido acompañar porque tengo pensado hacer

algunos trayectos del Camino de Santiago y, claro,

está muy mayor la pobre y no la voy a meter por caminos...

Pero me ha acompañado por muchos sitios,

me ha acompañado por un montón de provincias,

por un montón de ciudades y me va a acompañar

por otros muchos más sitios, pero quiero que veáis algo, fijaros.

Todas las provincias que componen este país mágico,

son, como no puede ser de otra manera,

unas provincias muy especiales, mirad, una, dos y tres.

("Oh, I love you")

La aventura de hoy nos lleva hasta Galicia.

Empezaremos repartiendo magia en la Feria del Libro de Ourense.

Después, Sergio Pazos será nuestro guía de la ciudad

y nos llevará hasta el Museo del Juguete de Allariz.

Ya en Lugo, con el señor Lombao, nos quedaremos sin aliento

y haremos una magia de lo más deportiva.

Y, oye, ya que uno ha venido hasta Galicia,

pues he decidido hacer un cachito del Camino de Santiago

en una aldea al lado de Sarria.

Por cierto, en Ourense dejamos el as de picas

y en Lugo el 5 de corazones.

("Ecos del futuro")

Comenzamos nuestro viaje de hoy en Ourense.

Es la única provincia gallega que no tiene costa,

aunque conserva la característica frondosidad

de las tierras gallegas.

(Continúa música)

Ourense es conocida por la cantidad

de castros prerromanos que se conservan,

entre los que destaca el de San Cibrao de Las.

Los romanos también dejaron su huella en este lugar,

como podemos comprobar en el yacimiento

de Aquis Querquennis.

Y es en Santa Comba de Bande donde encontramos

una iglesia prerrománica que fue el primer edificio

en ser declarado monumento nacional en 1922.

El eco de su voz...

Y la lista no para con el imponente monasterio

de San Salvador en Celanova, el castillo de Castro Caldelas,

el monasterio de Santa María en Monte de Ramo

y, por supuesto, hay que destacar los hórreos.

Desde otra dimensión...

Carl Sagan dijo una vez:

"Un libro es una prueba de que los seres humanos

son capaces de hacer magia".

Por eso no existe un lugar más apropiado en esta ciudad

que la Feria del Libro para repartir magia y palabras a todo el mundo.

("Helsinki")

(RÍE) Impresionante.

Bueno, estamos con Pilar, que es la presidenta

de los libreros de toda Galicia, ni más ni menos.

Así. A lo grande, a lo grande.

Mira, Pilar, vamos a hacer un efecto de magia

que tiene que ver con las palabras y con los libros

porque las palabras se unen, forman frases,

las frases forman historias y las historias componen libros.

Efectivamente, muy bien. Muy verdad, muy bonito además.

Mira, vamos a dar un paseo y te voy a pedir que libremente

te pares en un stand, el que tú quieras.

Esto es cierto que tú y yo no hemos hablado antes, ¿verdad?

No nos conocemos. Perfecto, ni nos conocemos.

Pues venga, te paras en el stand que tú quieras.

(Continúa música)

¿Podría meterme de librero yo un segundo?

No, pero tú no hace falta que te vayas,

que me hace ilusión. Mira, tú quédate ahí, ¿de acuerdo?

Mira, voy a dejar esta libreta por aquí y este rotulador

y quiero que libremente elijas un libro de todos los que hay,

dime, dime qué libro cojo. Pero lo pienso.

Sí, dime, dime: "Coge ese, Miguel, coge el otro".

El que tú quieras, dímelo.

"Mi mamá". ¿Este, seguro?

Fíjate que a lo mejor está aquí muy a la vista...

Si quieres, puedes coger uno que tenga más páginas,

¿o quieres este? Ese.

Este: "Mi mamá".

Fíjate que nadie, absolutamente nadie,

sabía que tú ibas a elegir este libro, ¿verdad?

Ni yo tampoco.

Pues, fíjate, vamos a hacer una cosa,

vas a abrir el libro por la página que tú quieras,

esperemos que tenga frase. Sí.

Y vas a elegir una palabra,

como es un libro infantil, por lo que veo,

pues que no sea una palabra muy larga, ¿de acuerdo?

La miras, la piensas y no se la digas a nadie.

Yo me doy la vuelta.

¿La tienes? Sí.

¿Sí? Sí.

Deja el libro donde estaba, por favor.

Y ahora escribe en esta libretita

pues la palabra que has elegido,

que es una palabra que has elegido libremente.

Es que yo creo que la tengo en la cabeza, ¿eh?

Creo que la tengo en la cabeza.

Lo que pasa que es muy difícil.

Has elegido "linda". Sí.

"Linda", una palabra muy bonita, con cinco letras,

"linda", me encanta. Arranca la hoja.

Arranca la hoja.

Fíjate, Pilar, que yo tengo algo en... la cabeza,

pero vamos a hacer una cosa.

¿Tú sabías que ibas a elegir este stand?

No.

¿Sabías que ibas a elegir este libro?

No.

¿Sabías que ibas a elegir esa palabra?

No.

Mira, Pilar, lo hago muy despacito, fijaros bien, ¿eh?

Justo aquí, mira.

Yo también tengo un papel, mira, no hay nada más en el sombrero.

Tengo un papel, ¿giramos los dos el papel a la vez a ver qué pone?

(Continúa música)

(Aplausos)

Sin palabras.

No me puedo imaginar que esto iba a ser así,

porque verdaderamente yo no sabía que iba a venir aquí,

que era el stand que no tenía gente,

y a él, por supuesto, no hablé con él antes de nada ni para nada.

Por lo tanto, es impresionante como mago

y me acaba de dejar sin palabras.

(Continúa música)

Tres cosas hay en Ourense

que no las hay en el resto de España:

el puente romano, el Santo Cristo y As Burgas,

y es que el agua que procede de As Burgas

está casi a un kilómetro de profundidad y mana a 60 °C.

Ya me diréis vosotros que con esa temperatura

no va a tener propiedades terapéuticas ni nada este agua.

La zona se divide en tres tramos,

la fuente monumental, o Burga de Abaixo, del siglo XIX.

Que está el agua que quema.

La explanada central

donde se encuentra la piscina termal.

Esto, esto es calidad de vida, de aquí no me mueven a mí,

Ourense es calidad de vida, qué gusto, por favor.

Un paseo por la zona superior permite disfrutar

de los restos arqueológicos aquí encontrados,

entre los que destacan una piscina termal del siglo I d. C.

y ya conectamos directamente con el centro arqueológico termal,

una auténtica maravilla.

La vida es bella y ya verás

como a pesar de los pesares...

En Ourense nos encontramos multitud de estatuas

de temáticas muy variopintas y llamativas.

Se encuentran repartidas por todos los puntos de la ciudad.

Un hombre solo, una mujer,

así tomados de uno en uno,

son como polvo, no son nada,

que no son nada.

La capital de la provincia, con más de 105 000 habitantes,

es el municipio más poblado del interior de Galicia

y pueden presumir hasta de tener una plaza

dedicada a su grupo de rock fetiche, Los Suaves.

Pensando en ti

como ahora pienso, ¡Julia!

Fue en el siglo I cuando los romanos construyeron este puente

sobre el río Miño que, junto al Santo Cristo y As Burgas,

son tres de las cosas que dicen que solo hay en Ourense.

Pero a lo mejor algo que no sabíais es que este puente constituía

un lugar estratégico que era defendido por legionarios

que tenían su asentamiento en lo que es la actual Plaza Mayor,

y es que fue gracias a la Legión y al puente que la población

de As Burgas comenzó a crecer rápidamente

hasta convertirse en una auténtica villa romana,

pero no fue hasta el siglo XII cuando nació el ayuntamiento,

y es aquí donde justamente he quedado con Sergio Pazos,

que ya de momento llega tarde.

Le voy a mandar un mensajito...

(Tono mensaje)

No puedo más, aquí me quedo.

Y quién mejor que el cómico Sergio Pazos

para enseñarnos la ciudad de Ourense.

Luego me lo voy a llevar a Allariz, al Museo del Juguete,

donde le devolveré a su infancia con un truco de magia

que le va a dejar con la boca abierta.

Hombre... Perdón, perdón.

Madre mía, vaya horas, tío. Lo siento, lo siento.

No te voy a preguntar lo que estabas haciendo.

No, tampoco te lo voy a decir. Ya te conozco un poco y...

Puede ser cualquier cosa.

Migueliño, "vou te chamar Migueliño".

Hombre, claro que sí. Que es muy bonito.

Muy cariñoso, muy cariñoso.

Ayuntamiento, tú sabes dónde hay que ir, ¿eh?

Donde reside el poder, como yo. Exactamente, ahí los políticos.

Pero vamos a ver más cosas.

Oye, cuéntame algo de esta Plaza Mayor,

así que no sepa la mayoría de la gente,

así demuestras que eres bueno y quedas bien con tu gente, venga.

Bueno, ahora quedo fatal

y después no me vuelven a dejar entrar en la ciudad.

Pero lo intentamos.

Arriésgate. Venga, vamos allá.

Fíjate. Bueno, cuéntame cositas, venga.

Mira, lo primero, ¿qué ves? Soportales.

Soportales, ¿por qué? Porque en Galicia llueve.

Ah, claro.

Eh, y donde se puede seguir haciendo vida.

Después, este era el centro comercial, digamos de alguna manera.

La plaza abastos está ahí, aquí detrás.

Bueno, ahí están las famosas burgas.

Y entonces aquí había comerciantes. (ASIENTE)

Y aquí encontrabas zapateros, encontrabas...

Aquí las ferias son el 7, 17, 27.

Qué curioso, ¿no?, acabado en siete.

Y cuando hay feria se viene con el ganado,

se viene con los aperos, se venden productos agrícolas

y esto, digamos, que era un poco la zona comercial.

Oye, esta bonita la plaza, ¿eh? Sí, muy bonita.

(Música)

Mira, mira qué bonitas son las plazas.

Una pasada. Pequeñitas.

Seguimos viendo soportales. Hombre, porque llueve mucho.

Aquí llueve mucho. Pero hoy no.

Hoy hemos tenido muy buen día. Está aquí el mago y no llueve.

Mira, qué edificios.

Esto creo que era una antigua pensión y ahora depende del ayuntamiento.

Muy chulo.

Aquí hay una especie de albergue o "fogar" de transeúntes

donde se puede venir a dormir gente que no tiene recursos.

Y se han ido acondicionando lo que eran casas antiguas.

Y esto es la catedral, ¿no?

Y esta es la famosa catedral que aquí tiene dos relojes.

¿Cómo dos relojes? Dos relojes, uno se ve,

y a ver si eres capaz de encontrar el otro reloj.

Pero ¿me estás vacilando o algo o no?

No, no.

Qué va, qué va, si yo soy una persona muy seria.

Ya, ya te veo. Dame una pista, tío, o algo.

No sé, ¿cómo eran antes los relojes?

De arena. ¿Y después?

De sol. Vas caliente, vas caliente.

A ver si lo encuentras.

Ah, ¡ese! (RÍE)

Ah, claro, con esa pista. Vale, vale, vale.

Ahí lo tenemos. Ah, qué bueno.

Y, mira, te voy a enseñar a San Martiño.

¿El patrón? Que es el patrón de aquí.

La catedral está dedicada a él,

pero tiene tiene una imagen muy bonita, muy tierna, ya verás.

(Música)

Bueno, por fin. Aquí, la catedral.

La entrada principal, ¿no? La entrada principal,

que antes no tenía escaleras, ¿eh? Fíjate qué curioso.

Se hicieron después.

Bueno, pues aquí, justo aquí, al entrar,

nos encontramos con el Pórtico del Paraíso.

Pórtico de la Gloria, el famoso de Santiago,

este no es menos famoso, lo que pasa es que es menos conocido.

El Pórtico de la Gloria lo hace el maestro Mateo

y este lo hacen creo que cuatro discípulos...

Más pequeñito, ¿no?

Es más cuco, pero tiene un detalle que ya no tiene

el Pórtico de la Gloria, tiene la policromía conservada.

Entonces, es una auténtica maravilla.

Son tres arcos, se van representando distintas historias,

que ahora no te voy a contar para... Lo del Santo ese cuéntamelo.

Bueno, y después ahí dentro hay otra capilla muy barroca,

preciosa, preciosa, donde está el Santo Cristo de Ourense.

El Santo Cristo de Ourense tiene la leyenda de que dicen

que por la noche le crece el pelo y las uñas.

Guau.

¿Tú querrías quedarte una noche ahí a comprobarlo?

No, prefiero que me lleves a comer algo.

(RÍE) Sinceramente.

Oye, de verdad merece la pena,

es impresionante porque el pelo le llega hasta aquí.

Gitanón, moreno, con heridas,

es una talla maravillosa, pero la verdad es que parece real,

parece real y... y lo del pelo yo no sé, no sé.

Yo dejaré que siga ahí, yo no...

Yo quiero que me lleves a comer algo.

Un "polbiño". ¿Cómo?

Un "polbiño". Un "polbo", vamos a echar un "polbo".

No, vamos a comer...

"Polbo" en gallego es pulpo. Pues sí, un pulpo, un pulpo.

Pues a eso iba yo. "Polbo" con "B" de beber, ¿no?

Claro.

(Música)

Ay, qué rico. Bueno, bueno, bueno.

Gracias, gracias. Mira, mira qué pasada.

Me querías traer aquí para esto, ¿no?

Claro, pues eso.

Mira, se come solo el palillo, ¿vale? Vale.

Y lo otro me lo como yo. Venga.

Tú vete probando esto y yo voy probando esto.

Está un poco seco esto. Ahí, no, que es al revés.

Entonces, esto... Oye, ¿y las patatas esas que ponían...?

También se pone patata. El pulpo á feira originario es así.

¿Dónde son famosas las pulpeiras? De Carballiño.

Hay un pueblecito al lado de Carballiño que se llama Arcos,

que dicen que salen todas de ahí. Tú sigue hablando, ¿eh?

Pero las pulpeiras, hay pulpeiros hombres también,

pero aquí lo típico es la pulpeira.

Entonces, ¿para ti la gastronomía en Ourense

es un aliciente más para los turistas o no?

Yo creo que sí, hombre.

Mira, "feiras", "carne o caldeiro", que es carne... con patatita,

pimentón, aceite, un pulpo à feira, la costilla.

Es decir, que ahí tenemos, esto es plato,

plato típico de Galicia.

Qué rico, ¿no? Vamos a pedir algo para beber.

Dos ribeiros, tinto.

-Por aquí, señores. Muchas gracias.

Esto es fundamental, un tinto con el pulpo.

Oye, Sergio, una cosilla, yo sé que tú eres de aquí

y que tú me llevarías a muchos sitios y me sorprenderías,

pero yo, como te he visto un tío muy juguetón,

te voy a llevar, si no te importa... ¿Juguetón?

A Allariz. Ah, ¿sí?

Al Museo del Juguete. Oye.

Vale. ¿Te vienes o qué?

Me voy. Venga, salud. Salud.

(Música)

Bueno, Sergio, por fin estamos en el museo de Allariz,

en el Museo del Juguete. Tenía muchas ganas de traerte aquí

porque yo creo que te pega mucho esto,

eres un poco niño tú. ¿Me estás llamando infantil?

Puede ser, pero de una manera más cariñosa todavía.

Vas a tener razón. Voy a tener razón.

Mira, entonces, hay una cajita ahí

con una construcción, no sé qué tal se te dan a ti.

Sácame la cajita, porfa. ¿Puedo coger esto?

Sí, coge, coge, cógelo.

Y para hacer el juego vamos a montar el cochecito.

Ay, qué bonito.

Tenemos aproximadamente 50 minutos, tranquilo.

Justo al verte llegar,

centellear, brillar hasta arder,

reverdece mi empeño...

Mira, y además he traído una baraja de cartas,

una baraja de cartas un tanto especial

porque también tiene que ver con los juguetes

porque son las barajas que utilizan los niños para aprender las letras.

Mira, en vez de tener el 8 de corazones, rombos,

pues tienen estas, entonces está muy bien

porque sirve para que los niños aprendan las letras.

¿Te ha gustado? Está bien, ¿no? Aprenden las letras los niños.

Mira, vamos a hacer una cosita, lo primero que vamos a hacer,

Sergio, con la baraja de cartas es pedirte que hagas un corte

más o menos por la mitad desde aquí hasta aquí.

Corta más o menos por la mitad, no importa que cojas muchas.

Corta, corta por la mitad. Responsabilizándome yo, de verdad...

Ahí está, perfecto, que el corte sea completamente libre.

Has cortado por donde has querido, ¿cierto?

Sí.

Ahora este paquetito también corta por aquí un poquito

y yo te ayudo con este otro, ahí está.

Hemos cortado por donde hemos querido, ¿cierto?

Sergio, quiero que toques un paquete de los cuadros,

el que tú quieras. ¿Un paquete?

Sí, toca uno. Ah, un paquete de estos.

De estos, de estos me refiero. Pues este.

¿Seguro que ese? Sí.

Pues cógelo y ponlo aquí, por favor, y que nadie,

absolutamente nadie, lo toque. Lo pongo así, ¿así?

Sí, o así mejor. O así.

Y el coche lo pones encima. El coche lo voy a poner...

Me he cargado al conductor. Para que nadie lo pueda tocar.

Y de estos tres, pues, ¿con cuál nos quedamos?

Da igual, el que tú quieras. Escojo otro, ¿no?

Rápido, rápido, venga. Venga, yo a mi izquierda.

Venga, el de la izquierda. Entonces, mira, son letras,

cógete siete letras que sean diferentes.

Siete letras diferentes. Sí, las que sean, da igual.

Una, dos, tres, cuatro, cinco, seis y siete.

Venga, ahí están siete letras, perfecto.

Me falta una... Una, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete.

¿Así por ejemplo te gusta, está bien así?

Oye, esto está muy bien para que la gente

que ve mal desde lejos porque es que las ves siempre.

Pues mira lo que vamos a hacer, vamos a ponerlo aquí

y ahora te voy a pedir que pongas el dedo sobre una de ellas,

la que tú quieras, pon el dedo sobre una de ellas.

Esta. ¿Aquí has dicho?

Sí. (RÍE) Aquí no, has dicho aquí.

Pues yo me doy la vuelta, cógela, la miras,

se la enseñas a todo el mundo.

Mírala bien, mézclala entre las demás.

Mézclala, Sergio, entre las demás, así, mézclala entre las demás.

Y las mezclo. Sí, mézclala entre las demás

y ya siempre boca abajo, ¿de acuerdo?

Ahora voy a hacer aquí... Perfecto.

Ahora te voy a fastidiar porque voy a hacer así,

esto es lo más difícil.

Venga, y haz una pequeña carretera con todas, hacia abajo, ¿eh?

Venga, hacia abajo, vale. Venga, vamos allá.

One, two, three, four... El tío sabe idiomas.

Five, six, seven. El tío sabe idiomas.

Fíjate, ese paquete no le quites la vista de ahí porque si no...

No, no.

Mira, este coche es un coche especial

que me va a ayudar a hacer una magia.

Fíjate que el coche va para atrás, va para adelante...

Yo quiero que, mira,

que lo cojas y, además, para que nadie, absolutamente nadie,

puede ver, ni él tampoco, le voy a poner esto.

Ay, el capuchoncito.

Y quiero que lo cojas por aquí y que vayas moviendo el coche

por encima de las cartas, por favor, despacito.

Despacito, igual notas algo, igual no, no pasa nada,

tú empuja, empuja, empuja... ¿Qué pasa?

Uy, ahí se ha parado. Se ha parado aquí, ¿seguro?

Se ha parado aquí con esta. Espera, no puede ser.

Sí, aquí ha pasado algo. No puede ser.

Aquí ha pasado algo. Dale otra vez.

No creo que sea posible eso. ¿Cómo se va a haber parado ahí?

Se para ahí, ¿no va más para adelante?

Aquí hay barro, aquí hay algo, el tractor no sigue.

¿Qué letra elegiste? Era la "V", ¿no?

La "V", exactamente... ¡Hala!

La "V", mola, ¿eh? Mola, mola.

(Música y aplausos)

Pero, fíjate. La "V" de victoria.

Mira, en sitios tan bonitos como este, Sergio,

suceden cosas como esta.

Una pregunta, es cierto, hemos mezclado la baraja

y has cortado por donde has querido. Sí.

¿Libremente? Sí.

Pero, sinceramente, ¿libremente elegiste este paquete?

Sí, señor. Nadie lo ha tocado.

Nadie lo ha tocado, menos yo. Fíjate, mira.

A ver. Quiero que veas esto, mira.

Si te das cuenta, cuando han salido las otras cartas

es imposible que aparecieran palabras

porque es muy difícil la combinación, pero mira.

Hala...

Fíjate que has cortado por donde has querido.

Este soy yo.

(Música)

Bestial. Ay, Migueliño, cuánto te quiero.

Bueno, Sergio, me voy a conocer Allariz.

Pues te va a gustar Allariz. ¿En serio?

Es precioso.

Y me van a contar una historia además que te vas a morir de miedo.

Aquí donde estamos ahora es el Museo del Juguete,

pero antes fue un juzgado y dentro hay una celda

que es la del hombre lobo, el Romasanta.

El Romasanta.

¿Te vienes conmigo? Me van a contar la historia

y a lo mejor encuentro un hombre lobo y todo.

Vente. Espera, Migueliño, una cosa,

a mí los hombres no me van, los hombres con pelo menos

y los hombres lobo ni te digo. ¿No te importa que yo me quede...?

Me estás diciendo que no directamente.

Me quede jugando yo, es que yo soy casi más niño que hombre lobo.

Me quedo aquí. Venga, venga.

¿Me dejas? Guay. ¡Chao!

(RÍE) Esto es otra cosa.

Chu-chu, pi-pi, cuidado, cuidado... Accidente.

Y en unos segundos vamos a conocer la localidad de Allariz,

muy cerca de Ourense.

En esta población cargada de magia en todos sus rincones

descubriremos, entre otras muchas cosas,

la historia de Romasanta, el hombre lobo,

ay, qué miedo, madre.

("Desayuno sobre la hierba")

Rodeada por el río Arnoia, esta población de cerca

de 6000 habitantes puede presumir de tener un conjunto urbano

nombrado conjunto histórico-artístico en 1971.

Para descubrir más cosas sobre esta bella localidad

he quedado con Cristina Cid, la responsable de turismo.

Cristina, muy buenas. Hola, ¿qué tal?

¿Qué tal, cómo estas? ¿Qué tal?

Oye, perdona que me haya retrasado, que estaba en el Museo del Juguete

y me lo estaba pasando como un enano allí.

No me extraña. Qué bonito es.

Un museo muy bonito, sí, habría una colección importante,

pero además de una colección importante,

el sitio es muy curioso. Ah, ¿sí? Luego me cuentas.

Porque ahora me gustaría saber, que estoy recorriendo las provincias

de Lugo y de Ourense, y aquí en Ourense no podíamos irnos

sin parar en vuestra localidad, pero quiero que me cuentes

qué es lo que más valoran los turistas de tu localidad.

Mira, uno de los espacios que más se valoran

es este espacio en el que estamos, todo el entorno del río Arnoia.

Allariz tiene una zona... ¿El río Arnoia es este entonces?

Este es el río Arnoia, Allariz está rodeado,

todo el casco histórico, por el río Arnoia

y toda la zona del río está, bueno,

como un parque etnográfico el río Arnoia,

como esta red museística, está como en fábricas de curtidos,

con molinos que están rehabilitados.

Está el Festival Internacional de jardines,

que está a nuestras espaldas,

que es el único Festival Internacional de jardines

que existe en toda España.

Existe en la península otro más, que está en Portugal,

pero en España es el único... Este es mejor, este es mejor.

Seguro. Hay que tirar para la tierra.

Aunque es un poco más joven que el de Portugal.

Yo creo que otro de los grandes atractivos de Allariz

y quizá es el elemento que más puede conocer

todo el mundo de Allariz es el casco histórico.

Allariz está declarado conjunto histórico-artístico

desde hace muchos años, desde el año 71.

(Continúa música)

Bueno, yo tengo claro que me quiero venir a Allariz

con mi familia a pasar como poco un fin de semana,

¿qué época del año me recomiendas?

Bueno, pues yo creo que primavera-verano

para tener la posibilidad de darse un baño en el río,

que no todas las personas que nos visitan

tienen la posibilidad de hacerlo en su casa,

por lo tanto es un buen momento. Claro, porque...

¿Los turistas también se atreven a meterse en el río?

No mucho, algunos sí, no muchos, pero bueno, es verdad

que aunque se bañan en la piscina, siempre recomendamos

que vigilen dónde se baña la gente de Allariz y vayan detrás.

Hay una cosa que te quiero preguntar porque ahora está muy de moda

el turismo de misterio, ¿no?

Y vinculado a esta localidad hay una historia

que quiero que me cuentes, una historia sobre un hombre lobo.

(Continúa música)

Por fin llegó el momento en el que quiero que me cuentes

qué hay de realidad y qué hay de leyenda

del hombre lobo de Allariz.

Bueno, es verdad que aquí se celebró el juicio

del famoso hombre lobo de Allariz, de Romasanta.

Se celebró la primera parte del juicio aquí,

la segunda parte se celebró en Coruña, y es verdad que, bueno,

a pesar de toda la leyenda que existe sobre el hombre lobo,

en realidad se trataba, bueno, de una persona que cometió,

efectivamente, varios asesinatos, que él mismo se confesó

esos asesinatos y que es verdad que la leyenda ahí,

al ser comerciante él,

después indicaba que ese unto que vendía,

esa grasa que vendía. era de esas víctimas

que iba haciendo a lo largo del tiempo

y a lo largo de los años.

Y es verdad que estuvo en los calabozos

del antiguo juzgado de...

Que es donde está el Museo del Juguete.

Donde está el Museo del Juguete.

Y, por lo tanto, eso incrementó la leyenda del hombre lobo.

Bueno, pues ha sido un placer.

Gracias por enseñarme tu bonita localidad, ha sido maravilloso,

así que me voy.

(Música)

Os quería contar una iniciativa muy chula,

que en el año 2010 puso en marcha el Ayuntamiento de Allariz.

Sí, es que es una locura, convierten todo este espacio,

en un lugar con 12 jardines maravillosos,

donde los paisajistas más importantes del mundo se dan cita.

Fue un festival que fue creciendo exponencialmente,

y ahora ocupa casi 38 000 m².

Es un festival que se puede disfrutar todo el año,

y es único en España, así que ya tenéis una razón más

para disfrutar de este país mágico.

Siento antes de desaparecer...

(Música animada)

Y ahora, pasearemos con romanos,

cabalgaremos en cuádrigas, y descubriremos la gran magia

de la que ostenta el título de la Muy Noble y Leal Ciudad:

Lucus Augusti.

(Música)

Y desde Ourense,

seguimos en dirección al Cantábrico, para llegar a la provincia de Lugo.

Es en su costa donde nos encontramos una de las playas

más espectaculares de la península, la de Las Catedrales, en Ribadeo,

un auténtico monumento natural para disfrutar con los cinco sentidos.

(Música)

Muy cerquita de ella tenemos la diminuta Isla Pancha,

cuyo faro lleva alumbrando desde 1857.

(Música)

La cultura castrense también estuvo por aquí hace muchos años,

como nos demuestra el enorme castro de Viladonga,

que conserva su forma a la perfección.

(Música)

Existen pequeños rincones para perderse,

como es el Paseo Dos Namorados, en Cervo.

(Música)

O las Penas de Rodas, en Outeiro de Rei,

que sorprenden por su colosal tamaño, y suaves formas.

Con tanta magia en el ambiente, ahora entiendo que las meigas

no quieran salir de aquí.

(Música)

(Música animada)

Anda que no llevas tú tiempo aquí, ni nada, ¿eh?, en Lugo.

Seguro que has visto fundar esta ciudad, año 25 antes de Cristo.

¿Te suena Paulo Fabio Máximo?

Seguro que te suena, que llevas aquí más tiempo que la sombra.

Gracias por guardarnos el 5 de corazones, una carta preciosa.

Te dejo, nos vemos pronto, que voy a conocer Lugo.

Voy a conocer Lugo, dicen que es una ciudad maravillosa.

Ahora estamos en el puente romano sobre el río Miño,

y es que Lugo, la ciudad y la provincia,

son unos parajes maravillosos,

está incluida en la Reserva de la Biosfera Tierras del Miño,

así que yo me voy a perder.

Mejor dicho, me voy a pasear un poco por Lugo.

Mira la carretera, ves los días pasar.

¿Cuándo vamos a parar?

No hay canciones en la radio que hablen de lo que soñamos,

no hay futuro, ya ha pasado, el presente no se ve.

Nunca vamos a volver.

La distancia nos acerca.

Las fiestas patronales de Lugo son en San Froilán,

a principios de octubre,

reúnen casi a un millón de personas.

Luego hay otra fiesta en junio que hace que la ciudad

se convierta en Roma por unos días: "¡Arde Lucus!".

(Música)

La magia y la poesía están muy relacionadas,

y esta ciudad ha servido de inspiración para grandes poetas,

como nos mostró en su libro el autor lucense Darío Xohán

en el libro "Poetas de Lugo".

Pero no solo eso, además este lugar ha sido la musa de otros artistas

de todo tipo, como Luis Pimentel, al que llaman el gran poeta de Lugo.

Nunca vamos a volver.

Oh, oh, oh.

Te sientes vivo.

Oh, oh, oh.

En el andén.

Oh, oh, oh.

Las cuerdas rotas.

Oh, oh, oh.

Lo saben bien.

Hay lucenses tan duros como la propia muralla de su ciudad.

Prueba de ello es el señor Lombao,

leyenda viva de nuestro deporte, con quién entrenaré,

y le haré un truco de magia que le va a dejar sin aliento.

Atleta olímpico, preparador físico de presidentes y reyes,

el señor Lombao es todo un figura,

con el que vamos a conocer la famosa muralla de Lugo.

Por fin estamos en el icono del monumento de... Lugo.

Es una maravilla, y además, yo, cuando la veo,

la identidad es que más de dos mil años.

Sin embargo, yo con otros dos amigos míos, nacieron en el 38,

que somos muy antiguos, ya estábamos poniendo piedras de estas,

por eso, en dos mil y pico años, el valor de esto, social,

no solo para los gallegos, sino para el mundo, es espectacular.

¿Qué significa para los de Lugo, para los lucenses, la muralla?

Para los habitantes de Lugo ha sido que nos ha defendido,

en la Edad Media, que era la necesidad de la defensa.

Una maravilla, claro.

Esto lo tenían ya mil y pico años antes,

esto está previsto con mucho tiempo.

Los que hicieron la muralla, su expectativa de vida no pasaba de 25,

y ahora, cualquiera llegamos a 100.

Lo único que hay que hacer, ejercicio como salud,

ejercicio, alimentación, y dormir nueve horas para llegar a los 100.

Un ejercicio, un ejercicio para mí, venga.

("Eye of the tiger")

Las tres cosas que tú le dirías, como lucense,

a alguien para que viniera a disfrutar de Lugo,

tres cosas, aparte de la muralla, ¿qué tiene que no tenga otra ciudad?

De las tres cosas que te decía para llegar a un gran nivel, a 100 años,

ejercicio, si se dan una vuelta ahí, son 3 km, un par de vueltas...

Ejercicio, alimentación, que Lugo no la tiene mala, ¿eh?

No la tiene mala, no la tiene mala.

Y dormir nueve horas, no hay ruidos,

no como en Madrid, que sube la tensión porque no hay más que coches.

Los turistas tienen que dar una vuelta a la muralla,

tendríamos el deporte... Ejercicio, alimentación,

y dormir nueve horas. Para comer, la gastronomía de Lugo.

Una pasada, todo natural, desde las berzas, macho,

de lo más natural posible.

Mira, antes he estado...

Llevo de viaje por Lugo, y creo que me he pasado un poco,

necesito hacer unos abdominales, ¿me enseñas?

Mira, eso que hemos hecho antes, es mentira, es todo magia.

Todo magia, todo magia. Contra la muralla, todo magia.

Pero hay que hacer cosas muy sencillas.

Vamos a hacer abdominales.

¿Abdominales? Vamos a la sombra.

Desde una acera o una farola, todo es posible.

Enséñeme a hacer unos buenos abdominales.

("Eye of the tiger")

Vaya suerte de día hemos tenido aquí, soleado,

en esta muralla, madre mía. Aquí hay de todo.

85 torres me contabas que tenía. Era garantía de que no se cayese.

Y además, no está por casualidad puesta aquí,

es que el pueblo, la ciudad, estaba hecha,

había que ponerla en la parte alta, donde se podía defender.

Incluso, al principio, parte de Lugo quedó fuera de la muralla,

pero luego esta ha arropado ese espíritu,

que nos ha traído hasta ahora. Hombre, claro que sí.

Lombao, fíjate, hemos quedado con un grupo de runners,

con los que vamos a hacer una magia para descubrir la relación

entre la magia, el turismo y el deporte.

Si te apetece, me acompañas. Vamos.

Aunque yo, por las escaleras, no voy,

si no te importa, voy por el ascensor, que me has dejado "matao".

(Música)

Lombao, hemos quedado con estos deportistas,

se ve que están en forma, los tíos. ¿Cómo?

Lugo para la Olimpiada 2020 de Tokio, muy bien.

Vamos a ver cómo la magia y el deporte se relacionan,

os voy a proponer una cosa.

Lombao, vas a ser el juez, y te voy a pedir una cosa,

ahí tenemos una pizarra donde tengo escrita una predicción,

y luego, cuando los chicos empiecen a correr,

te pondrás aquí, y además de dar la salida a la carrera,

tendrás que estar con un ojo encima de la pizarra,

para que nadie la pueda tocar.

Muy bien. Y vosotros iréis hasta el fondo,

y haremos una pequeña carrera. Aplicad el espíritu olímpico,

que es muy importante.

Por mucho que os compinchéis, que me digáis:

"Va a llegar Kamanel primero, Ana la segunda...",

yo ya sé quién va a llegar primero,

segundo y tercero, da igual lo que hagáis.

(RÍEN)

Así de claro lo digo. Sí, señor.

Yo me la juego. Lombao, nos la jugamos, ¿no?

Eso es que hay que ser muy figura, igual que vosotros para Tokio 2020,

él es figura para haceros perder. Claro, claro.

Que nos hunde a los dos.

Y cuando llega el nuevo día,

me juras que cambiarías, sí, pero vuelves a caer.

Te dolerá todo el cuerpo, me buscarás en el infierno,

porque soy igual que tú.

Ana, has llegado la primera, si me permites, te voy a poner aquí.

Primera. ¿Segundo quién llegó?

Kamanel, le ponemos aquí, el segundo. Y Richi, el... tercero.

Con ellos tres, como han llegado los primeros,

vamos a hacer una cosilla.

¿Has estado mirando la pizarra todo el rato?

Todo el rato.

Nadie la ha tocado, ¿verdad? Nadie.

Acercaos los seis un poquito,

acercaos un poquito, acercaos un poquito.

Ven, ven, ven. Vente, vente, vente, Lombao, ponte por aquí.

Ponte por aquí, porque fijaos, fijaos.

Ana, mira.

Vamos a ver...

Ana, y...

Richi.

Kamanel.

Como tengo letra más que de mago, de médico, pero no pasa nada.

Ahí están, ahí tenemos a los tres ganadores.

Fijaos, en esa pizarra tengo una predicción,

pero me gustaría ir un poco más lejos.

Permíteme, Ana, Richi, y Kamanel.

Mira, Ana, independientemente...

independientemente de la posición en la que hayas llegado,

da igual eso de momento.

Me gustaría preguntarte, Ana, dónde quieres aparecer de la pizarra:

si quieres aparecer aquí, aquí, o aquí.

En el medio.

En el medio, qué caprichosa, en el medio.

Los campeones son así.

Fíjate, si hubieras dicho otra, hubiera sido aquí.

Kamanel, independientemente del orden en que has llegado...

Ahí, a la derecha.

¿Aquí, seguro?

Pues lo colocamos aquí.

Ese es puesto de bronce.

Richi, no te voy a preguntar.

No te voy a preguntar, te vamos a colocar aquí.

Fijaos en una cosa, para mí es muy importante,

habéis corrido como habéis podido, porque el calor aprieta mucho.

Habéis llegado en un orden, pero no solo eso,

además del orden en que habéis llegado,

Ana, has decidido estar en el medio, libremente.

Kamanel, has decidido estar aquí, y Richi, lo que te ha tocado.

Quiero que os fijéis, hemos tenido un juez muy especial,

ha estado vigilando que nadie ha tocado esta pizarra, ¿cierto?

Exacto, exacto. Bien, quiero que veáis esto,

porque esto es algo muy mágico. Fíjate, Kamanel.

El segundo.

Ana, la primera.

Todo lo que siento por ti,

solo sabría decirlo...

La magia es espectacular, y me ha sorprendido muchísimo.

-Un truco muy bueno, porque no sabíamos cómo era,

y al final, muy bonito. -Espectacular, flipante.

Es que hay que verlo para creerlo, estar aquí.

-Sorprendente, porque no nos conocía a ninguno.

El Camino de Santiago es una tradición centenaria,

que alberga aparte de a miles de peregrinos cada año,

mucha magia y misticismo.

Hemos decidido detenernos en la casa del alquimista,

donde descubriremos lo hipnótico de la luz,

de las luciérnagas, en la noche.

Cada año, miles de peregrinos

llegados prácticamente de todo el mundo,

deciden hacer el Camino de Santiago.

Yo hoy voy a intentar hacer lo mismo, a mi manera, eso sí,

pero lo voy a intentar. He decidido comenzar

en una de las paradas del Camino francés, Sarria.

Y además, me he documentado muy bien, y tengo todas las claves

para ser uno de los mejores peregrinos.

Primero, fuera chaqueta.

Aquí tengo todo: sombrero,

fruta,

bastón, mochila,

y "pa'lante".

(Música)

Una de las claves, amigos, para hacer el Camino de Santiago,

es estar bien alimentado.

Y dentro de mil años existiera...

Otro de los elementos fundamentales en el Camino es el bastón,

sirve para muchas cosas, coger manzanas de los árboles.

Bueno, cuando las haya, porque en este, no hay.

Sirve para dejar señas a otros peregrinos,

para hacer de samuráis si te encuentras con un jabalí salvaje.

Y también lo puedes utilizar para apoyaros e ir mucho más cómodos,

porque son muchos kilómetros.

(Música)

Como es muy importante estar hidratado,

y aunque en el Camino hay algunas fuentes naturales,

es importante llevar agua de más, no os pase como a mí,

que no haya nada.

(Música)

Como no encuentre el roble del que me han hablado,

me echo aquí mismo a descansar.

El Camino de Santiago es muy bonito, pero hay que estar en forma.

He quedado con Jorge, especialista en el Camino de Santiago,

y yo ya sé que...

Míralo, míralo, aquí está, ya sabía yo...

Me echará la bronca por llegar tarde...

Buenas. Hombre, Miguelillo.

¿Qué tal, cómo estas? Ya pensé que no llegabas aquí.

Es que esto del Camino de Santiago, es muy duro, ¿eh?

Además, este trozo es bonito, seguramente te viniste parando,

porque es muy bonito. Muy bonito.

Por fin, habíamos quedado en este roble,

creo que tienes algo que contarme.

Este roble, yo qué sé cómo llamarlo,

es muy antiguo, yo no sé la cantidad de años que tiene, pero muchos.

Como ves, es un árbol que la gente llega aquí,

yo lo veo en la tele, en las redes sociales, en muchos sitios,

todo el mundo se hace aquí miles de fotos,

es muy raro el peregrino que no se hace aquí una foto.

Es, digamos, aparte de lo que es Sarria,

es un símbolo fuera de Sarria en el Camino, un símbolo grande.

Es que el Camino también tiene otras vertientes,

quizá ya no tanto de peregrino,

sino lo que yo llamo "turigrinos"

tú sabes que al Camino viene mucha gente para hacer turismo.

La verdad, no es que no sean peregrinos,

cada uno peregrina a su forma. Está claro.

Pero el peregrino que sale de Saint Jean Pied de Port,

o Roncesvalles, o desde Navarra, o por ahí,

cuando llega aquí, trae veintitantos días.

Ese peregrino trae en su mente sus cosas.

Claro. Mucha gente viene al Camino

para encontrarse consigo mismo, para desengancharse, para pensar.

Vienen al Camino para desconectar de su vida,

y pensar lo que van a hacer después. Es mejor que un psicólogo.

Claro, sí.

El Camino de Santiago está lleno de misterios, leyendas, cosas...

He escuchado una que no sé si será verdad,

y es que hay un alquimista.

Sí, pero eso ya te has pasado. ¿Dónde es?

Está al lado del Camino, no en el mismo Camino,

pero está cerquita. ¿Dónde?

Al bajar Sanxenxo, según has bajado la calzada aquella,

que casi se resbala, al cruzar la carretera, en aquella bajada lateral.

Sí, sí, sí.

Después cruzas un riachuelo como este de atrás,

tienes que volver allí. Para allá.

Para allá, para atrás, tienes que desandar.

Me voy. Vale.

Si no hay señales de mí en dos o tres días, por favor...

Si algo tienes, me llamas.

Venga, gracias, adiós. Chao, chao.

(Música)

Bueno, por fin he llegado a la casa del alquimista.

Es un lugar que no es muy conocido por los peregrinos,

pero he tenido la suerte de convocar a algunos de ellos para esta noche,

y les voy a contar algo que yo creo que no saben,

algo que tiene mucha magia. No os lo perdáis, ¿eh? Acompañadme.

(Música)

Antonio, me ha costado mucho llegar hasta tu casa,

pero por lo que he visto, merece la pena.

Te conocen como El Alquimista. Sí.

¿Existe todavía el oficio de alquimista?

Sí, claro, claro.

Hay alquimistas todavía, y los habrá en el resto.

¿Por qué es tan importante esta casa para el Camino de Santiago?

Porque vienen muchos peregrinos, muchos.

Vienen muchos peregrinos, y vienen todos interesados

en este momento que estamos viviendo, interesados por la alquimia,

por la espiritualidad, por la magia de alguna manera, porque también...

Está todo relacionado.

Saco las cartas, y acierto siempre. Ah, fíjate.

Con las cartas viene gente de Inglaterra, de Bélgica,

de todos los lugares.

A que les eche las cartas. Sí.

¡Guau, guau!

Esto que tengo aquí, y esto que tengo aquí, ¿qué significa?

Porque...

Esto, en la mitología de la alquimia,

los antiguos alquimistas tenían que hacer el Camino de Santiago

como una obligación para su conocimiento.

Y ellos usaban la concha y esto no para el agua,

para ellos beber, sino para recoger el rocío por las mañanas.

Ah, qué bueno.

Ellos en las plantas cogían las gotitas de rocío,

y lo echaban aquí, con eso hacían las pócimas para la alquimia.

Qué bueno.

El agua más pura que existe es el del rocío.

Antonio, yo hago otro tipo de magia. Ya.

Al final, es ilusionar la gente, ¿verdad?

Claro que sí, claro.

Hemos citado en tu casa, con tu permiso, a peregrinos

que nos hemos encontrado por el Camino, y les he preparado

una cosa muy especial que me gustaría compartir contigo.

Claro que sí, vamos a compartirlo. Vamos, Antonio.

(Música)

Durante todo este Camino de Santiago que he ido haciendo,

no lo he hecho entero, no os voy a engañar, he ido saltando.

Me he encontrado con un montón de peregrinos.

Y a algunos de ellos, siempre les he ido pidiendo

que escribieran una palabra que tuviera significado para ellos.

Tengo aquí algunas de ellas, y me gustaría...

Coge una cualquiera, la que quieras.

Sí, por ejemplo, tú también, si quieres,

no tiene por qué ser todo el mundo.

Perdona que te salte, coge tú otra cualquiera.

Coge tú si quieres, también.

Así, para que veáis que todas son diferentes.

Coge por aquí, si quieres.

Me gustaría que leyerais lo que pone.

¿Qué pone? Cielo.

Dóblala. Gracias, me has llamado cielo, qué bonito.

Dóblala como estaba, y ponla en su sitio, por favor.

¿Qué pone? Paz.

Bueno, muy bonito, también, ponlo por aquí, eso es.

¿Qué pone? Fe.

¿Cómo? Fe. Ah, muy bonito. ¿Qué pone?

Llegada. Llegada.

Estrellas. Estrellas, muy bonito.

¿Y por aquí, qué pone? Camino.

Camino, claro. Dóblala como estaba, por favor.

Son palabras que significan algo para los peregrinos

con los que me he ido encontrando, me gustaría hacer una cosa especial,

por ejemplo, contigo, que tengo a mi derecha.

Sin mirar quiero que metas la mano, y saca una, la que tú quieras.

No hace falta que la leas. Revuelve bien, y saca solo una.

Solo una, ¿eh?

¿Ya está? No la leas.

No, no, no. No leo, no leo. No la leas, cógela.

Cógela, y os voy a pedir algo muy importante.

Desde luego, para mí lo es.

Con esta bolsa de tela, y con ese papelito que...

¿Cómo es tu nombre? Viruka.

Que Viruka ha cogido, vamos a hacer una cosa, fijaos.

Mantenlo siempre a la vista, y estate muy cerca de mí.

Os voy a pedir que os pongáis de pie, por favor.

Viruka, ven, tú cerquita de mí.

Y ahora quiero que me sigáis, muy despacito, ¿de acuerdo?

Muy, muy despacito, porque detrás de esta casa del alquimista,

hay un bosque especial, venid.

(CHISTA)

(SUSURRA) Vamos.

Viruka, el papel siempre así, ¿de acuerdo?

(Música)

Guau.

Mirad.

¡Hala! (CHISTA)

Hala, qué bonito.

Colocaos por aquí, por favor. Qué bonito.

Colocaos por aquí, así, en un semicírculo.

Colocaos por ahí, así.

Viruka, cerca de mí, con el papel ahí en todo momento.

Ponte en el medio, Viruka,

para que te tenga controlada en todo momento,

con el papelito en alto, ¿de acuerdo? Mirad.

Si algo me ha llamado mucho la atención de este Camino de Santiago,

vayas por donde vayas, siempre hay lugares mágicos.

Las luciérnagas emiten luz para comunicarse con otras luciérnagas,

y a veces, y solo a veces, tienen mensajes muy especiales.

Quiero que veáis esto,

porque creo que es la primera vez que la vais a ver. Mirad.

Eres tú quien hace caso omiso de mis intenciones...

(SUSURRA) Dentro de la bolsa.

Con elogios para los demás.

(SUSURRA) Por aquí hay más.

Te ata y logra escaparte,

como un pez que no es cazado,

y más tarde ya me contarás.

Eres tú quien me hace ver la vida blanca y plateada...

Viruka, tienes ahí un papelito, ¿verdad?

Sí. Espérate un momentito.

Por favor, quiero que leas lo que pone en ese papelito.

¿Qué pone? Corazón.

Es bonito, ¿verdad? Precioso.

Fíjate, las luciérnagas. Una, dos, y...

Me pones contra la pared,

me pones contra la pared.

Mágico. -Sorprendente, no me lo esperaba.

(RÍE) -No tengo palabras.

-Increíble. -Impresionante.

-Mágico. -Muy especial.

(Música)

En honor al truco que hiciste tan maravilloso de magia,

te regalo el sello del alquimista.

¿Hay un sello diferente al resto?

Esto es un sello cósmico.

Muchísimas gracias por ese regalo, lo llevo con muchísimo amor,

y con muchísima alegría. Vale, gracias.

(RÍE)

... Las teorías de la humanidad.

Eres tú quien puede ver luciérnagas y mariposas,

que revolotean alrededor.

Un país mágico - Lugo y Ourense

14 oct 2017

Los últimos 35 programas de Un país mágico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios