España es sin duda un país mágico, y para demostrarlo Miguelillo se ha propuesto recorrerlo de punta a punta, a lomos de su compañera 'Travel', mostrando con detalle parajes singulares, espacios con encanto y personas muy especiales. Su misión no es otra que ir ilusionando a todo aquel con el que se encuentre, dejando una carta en cada una de las provincias visitadas hasta completar así una baraja entera, y dar por concluida su misión repartiendo 52 naipes, uno por cada una de las 52 unidades territoriales.

Si consigue cumplir esta misión, hará realidad un sueño de cuando era pequeño, y mostrará al mundo lo increíble y mágico que es este país llamado España, y lo hará compartiendo con todos los espectadores lo mejor de la música que le acompaña en cada una de las escenas.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5143082
Para todos los públicos Un país mágico - Zaragoza - ver ahora
Transcripción completa

Este es Miguel de Lucas, el mago más curioso,

que viaja por España contando las tradiciones,

la cultura, las gentes, el arte

y la historia escondida en nuestros pueblos y ciudades.

Zaragoza es hoy nuestra ciudad mágica.

Descubrimos la impresionante Basílica del Pilar

y cómo se ha convertido en el corazón de la ciudad.

Los maños que tú dices, decimos:

"A la Virgen del Pilar no se le toca".

También sabremos por qué el palacio árabe más al norte del mundo

está en Zaragoza.

Porque tiene una cosita muy especial que te quiero enseñar.

¿Cuáles que son los dulces más típicos entre los maños y las mañas?

¿O qué huellas dejó la Exposición Universal de 2008 en la ciudad?

Todas las infraestructuras

que piensas que pueden desarrollarse en 20 años,

se construyen en dos años.

Bienvenidos a "Un país mágico".

(Música)

(Música)

Zaragoza, César Augusta para los romanos,

en honor al emperador César Augusto,

también llamada la Blanca

por los árabes que poblaron sus territorios después.

El origen de la ciudad tenemos que buscarlo hace más de 2300 años.

Fue conquistada por suevos y visigodos,

y siempre amenazada por conquistadores

por su situación estratégica,

a 300 km de Madrid, Bilbao, Barcelona,

Valencia y Toulouse.

En la Edad Media, se convirtió en una ciudad musulmana

del Califato Omeya de Damasco,

tan importante que el mismísimo Carlomagno

intentó conquistarla sin éxito en el año 788.

Su esplendor musulmán

terminó con la conquista de Alfonso I el Batallador en 1118.

Íberos, romanos, musulmanes, judíos y cristianos

han dejado un legado histórico y cultural inmenso en Zaragoza,

que ha hecho que sea popularmente conocida

por la Ciudad de las Cuatro Culturas.

(Música)

Y aquí está ya Miguel

para mostrarnos las maravillas de esta ciudad con tanta cultura

y tantas historias que contar.

Este puente es el más antiguo de Zaragoza.

Tiene más de 600 años

y cuenta la historia que antes hubo otro puente de la época romana.

A través de sus ojos, pasa el río Ebro,

este río tan importante

para la historia y la vida de los zaragozanos.

Hoy vamos a compartir un paseo muy especial con Javier Jiménez.

(Música)

¡Javier! ¿Qué tal? ¿Cómo estás? Muy bien.

Estamos justo en lo que siempre se ha considerado

como la entrada a la ciudad. Sí, es el puente más antiguo,

es el Puente de Piedra,

y es el que siempre dio acceso desde la zona norte,

desde el Pirineo a Zaragoza. Había que salvar el Ebro

y el único puente que existía era este,

porque el de Santiago, el de Hierro, son del siglo XX.

Vemos aquí en lo alto dos leones. ¿Qué significado tienen?

Los castellanos entraron en la ciudad y la llegaron a tomar,

y el león que está en el escudo de Castilla

pasó a incorporarse al escudo de la ciudad,

y ya se ha quedado para siempre.

Y dejando a un lado temas históricos,

hablando de simbolismo, de emociones y de corazón,

¿qué significa este puente para los zaragozanos?

Para nosotros es el puente por excelencia,

por bonito, porque es una joya monumental,

y, sobre todo, porque siempre lo hemos relacionado con la ciudad.

Fíjate, los de Huesca nos llaman "chepudos"

cuando nos ven cruzar este puente

encogidos en los días de cierzo. Tiene que ver con...

Sí, sí. Como hoy, ¿verdad?

Un poco sí.

Una de las cosas más importantes de la ciudad

como eje neurálgico es el río Ebro. Sí.

Vamos a verlo y hablamos de él. ¿Te parece?

Muy bien, perfecto.

(Música)

Además de historias y leyendas,

el Ebro tiene la vida propia de un río.

Sí, y su fauna, y sus colores, que cambia mucho según las avenidas.

Puede ser marrón, puede ser verde,

pero sobre todo tiene un visitante que llegó hace unos años,

que es el siluro.

Es una especie del este de Europa, un pez enorme,

una especie muy invasora,

y llega a tener unos tamaños de metro y medio o 2 m, y 90-100 kilos.

Qué miedo. De hecho, hace poco,

aquí no, aguas más abajo, en Mequinenza,

unos austriacos sacaron uno de 110 kilos, 3,9 m,

y además, albino. O sea, es una especie que muta.

Lo que está claro que los 930 km de longitud del Ebro,

desde Cantabria hasta Amposta, son pura magia.

Dan para mucho, sí.

¿Sabes que hacer este programa con gente como tú

para mí es como si me hubiese tocado la lotería? Te lo digo en serio.

Disfruto un ratito, paso un rato muy agradable,

conozco historias, leyendas,

y en agradecimiento quería hacer algo contigo

relacionado con la lotería. ¿Ah, sí?

(RÍE) A ver si me toca. Venga, vamos.

(Música)

Veo que ya han preparado aquí todo.

¿Qué han preparado? Entre goyescas anda el juego.

Mira, tengo una cajita que tiene una sorpresa dentro,

que no la vamos a enseñar porque se desvelaría todo.

Como te he dicho antes, pasar este ratito contigo

es como si me hubiera tocado la lotería.

Así que mira, voy a intentar hacer,

de una manera humilde porque no soy buen dibujante...

Así, un pequeño billete de lotería. Lo voy a firmar.

Y tú lo vas a firmar.

¿En cualquier lado? Sí, donde quieras.

Ahí está, perfecto, que se vea bien.

Firmado por aquí y por allá. Te voy a pedir cinco números

que pueden ir desde el 1 hasta el 49.

Los que tú quieras, dime. El 1...

El 1.

El 7. El 7...

El 49. El 49...

El 22. El 22...

Y el 38. Y el 38.

Así, que se vean bien.

1, 7, 22,

38 y 49.

¿Son tus números? Sí.

Perfecto. Y dos números que se consideran números estrella,

que lo vamos a poner dentro del círculo.

Los números que tú quieras del 1 al 9 son...

El 2. El 2...

Y el 5. Y el 5.

Vamos a repetirlo bien, que lo puedan seguir en casa.

(DICE LOS NÚMEROS)

¿Son tus números? Sí.

¿Es tu hoja? Sí. Está firmada.

¿Te hemos dicho que dijeras estos números de alguna manera?

No. Me los acabo de inventar.

¿Seguro? Seguro.

Pues espero que te guste la sorpresa que tenemos.

Mira. Sujétame esto, por favor.

Lo voy a abrir muy despacito,

pero quiero que veas que mis manos no tienen nada.

Muy bien.

Es una cajita... Estamos en una placita cerca del Puente de Piedra

y creo que la magia del Ebro ha tenido que llegar hasta aquí.

Porque si no, mira...

Mira. Aquí dentro tengo un billete de lotería.

Quiero que veas exactamente los números que pone.

El 1, el 7, el 22,

el 38, el 49,

el 2 y el 5. Tío, ¿cómo lo has hecho?

Quiero que se vea bien. (RÍE) Pero...

Javier, ¿sabes lo más importante para mí?

Es que, realmente, sepas que no estamos compinchados,

que yo no te he dicho que digas estos números.

No, de verdad que no. Zaragoza es una ciudad mágica.

Mira, que se vea bien. Increíble.

Dale la vuelta al cuaderno para que se vea la comparativa.

Y es exactamente el 1, el 7, el 22, el 38, el 49

de infinitas posibilidades. El 2 y el 5.

¿Cómo lo has hecho? Con cuidado de que no me pillen.

¿Lo puedo apostar?

Puedes ver que no hay nada en la caja.

Nada.

Solo un simple billete de lotería. Qué guay, qué bueno.

Muchas gracias. Gracias a ti.

Adiós, gracias. Hasta luego.

No sé cómo ha hecho esto

porque yo me he inventado los números ahí mismo.

No hay trampa ni cartón.

Se los he dicho según me han venido y me han brotado.

Y de repente, saca en el Euromillones,

en este euroboleto o lo que sea, salen esos números.

¿Cómo lo ha hecho?

(Música)

Paseando por la ciudad del Ebro,

nos encontramos joyas como estas ruinas.

Es el teatro romano de Zaragoza,

una de las construcciones más impresionantes,

no solo de la península ibérica,

sino también de todo el Imperio romano.

(Música)

Edificado entre los mandatos de Tiberio y de Claudio,

esto es unos 50 años antes de nuestra era.

(Música)

El teatro de César Augusta era un espectáculo en sí mismo.

Se calcula que podría tener una capacidad de 6000 espectadores

en una ciudad de 18 000 habitantes.

Esto es como si en la actual Zaragoza

se construyera un teatro

con capacidad para más de 160 000 personas.

(Música)

A orillas del río Ebro, encontramos esta joya del barroco

y esta joya de la ciudad.

Es la Basílica de Nuestra Señora del Pilar, el corazón de Zaragoza,

y también un motor turístico

que atrae cada año millones de visitantes.

Según cuenta la tradición, aquí hubo una capilla primitiva

de la que sustituyó un templo románico después de la reconquista.

(Música)

Ya en el siglo XVII,

se planteó una ampliación de gran envergadura

que emulara las líneas de la Basílica de San Pedro en Roma,

una obra grandiosa que no terminó hasta más de 200 años después,

cuando en 1872 se consagró el templo.

Miguel ya ha cruzado las puertas de la basílica

donde le espera la historiadora Carmen Morte.

(Música)

Por fin llego a la Basílica del Pilar.

Y yo estoy encantada de que vengas a un lugar tan singular y excepcional,

por la devoción y por lo artístico y monumental.

Muchas gracias por recibirme.

Tengo que hacerte un montón de preguntas.

Las que quieras y, si sé, las contestaré.

Es la primera vez que entro en esta basílica

y tenía muchas ganas.

Y nada más entrar, ya sé por qué es importante para los maños.

Me gustaría que me dijeras tú alguna razón, algún motivo.

Yo creo que es importante, primero,

por la gran devoción que tiene siempre la Virgen del Pilar,

y que es todo un referente la basílica del Pilar

porque es la basílica del barroco más grande mariana

dedicada a la Virgen.

Y es excepcional, en primer lugar,

porque arranca de una tradición muy antigua histórica

y siempre es todo un referente. A la Virgen del Pilar, muchas veces,

los maños decimos: "A la Virgen del Pilar no se le toca".

Y, luego, lo excepcional del patrimonio que tiene.

Te puedo decir que siempre hay personas aquí.

Sorprende, ya digo, las dimensiones que tiene,

las capillas, la propia Santa Capilla...

Porque aquí trabajaron los mejores artistas.

Y además, eso se pudo llevar a cabo con el esfuerzo de todos.

El esfuerzo de todos, digo,

a la cabeza estaban los arzobispos, el cabildo,

los reyes sucesivos,

que también ayudaban a sufragar estas grandes obras.

Por supuesto, también la nobleza, está el conde de Peralada,

que hizo tanto por la construcción del templo barroco,

y por supuesto también todas las limosnas de los fieles.

¿Vamos a pasear por esta basílica? Perfecto.

Te puedo enseñar lo que quieras. Claro que sí.

(Música religiosa)

La Basílica del Pilar es el lugar más visitado de Zaragoza.

Y se encuentra también entre los más visitados de España.

Según datos del Cabildo Metropolitano,

más de 4 millones de personas pasaron el año pasado por el Pilar

para hacer turismo o para profesar su fe a la Virgen.

El templo, que es una obra de arte en sí mismo,

cuenta en su interior con innumerables piezas únicas

relacionadas con la historia, con el arte y con la religión.

Además, el Pilar de Zaragoza es, según la tradición,

el primer santuario mariano del mundo

y también el más visitado,

recibiendo cada año visitas de todas las nacionalidades.

(Música religiosa)

Me llama la atención estas banderas de países de Hispanoamérica.

No hay que olvidar que la Virgen es patrona de la hispanidad

y por eso la fiesta grande del 12 de octubre

no es solamente la fiesta por Zaragoza o por Aragón,

de España, sino porque es la fiesta de la hispanidad

y, de hecho, en Hispanoamérica tienen una gran devoción a la Virgen.

Portugal, Brasil, Chile, Colombia, Argentina...

Lo que me gusta menos son estas bombas de aquí.

Claro, eso forma parte también de la historia.

Un día trágico de agosto, cayeron dos bombas en 1936,

y, aparte que no explotaron,

aunque están los agujeros en las bóvedas, en dos de ellas...

Ahí vemos un agujero y ahí el otro.

Es curioso, porque tengo entendido que ese día se bombardeó

toda la plaza del Pilar, que eran casas, y explotaron todas,

pero las que cayeron aquí no explotaron.

El que tiene fe y cree,

piensa que es debido a la Virgen del Pilar.

Aquí se respira un ambiente... No sé, como especial.

Y creo que los artistas que han aportado su granito de arena

tienen mucho que ver. Por ejemplo, Goya.

Lógicamente, porque trabajaron los mejores artistas.

Y Goya, como aragonés, no podía faltar,

estar aquí pintando en su tierra natal.

Además, hizo la bóveda de la Adoración del nombre de Dios,

que fue recién pintada, además, al fresco,

recién venido de Italia, era un joven.

Aparte de la bóveda, tenemos una cúpula que quiero que me lleves.

¿Puede ser? Preciosa. Sí, te llevo.

(Música)

Ya estamos llegando. Desde aquí se ve Regina Martyrum.

Efectivamente, una de las joyas de Francisco de Goya y Lucientes.

Esta obra tuvo cierta polémica.

Tuvo bastante polémica porque, de hecho,

incluso llegó un momento

que abandona la propia cúpula, la pintura,

se va a Madrid y luego tiene que volver.

¿Por qué? ¿Qué pasó?

Porque los genios son muy innovadores.

Al plantear una pintura tan suelta...

Más innovadora, quizás. Más innovadora,

con una pincelada muy expresionista, no tan perfilada como aparecía

o como gustaba en ese momento al cabildo, pues tuvo su polémica,

y tuvo que intervenir el prior de Aula Dei para poner paz.

¿Hasta ese punto llegó? Hasta ese punto.

Al final volvió otra vez solamente para pintar en las pechinas,

los triángulos que hay, las Virtudes.

Por lo menos, ya queda para la historia.

Efectivamente, porque es una obra excepcional.

Cuando lo restauraron, subirse al andamio fue todo un lujo

porque veías ese Goya auténtico

y, sobre todo, ese genio, a veces bronco, que tiene en sus obras.

Ahora que hablas de obras,

no me puedo ir sin visitar al retablo mayor,

que es una maravilla. Una maravilla.

Vamos a verlo. Es lo que a mí más me gusta.

(Música)

Carmen, este retablo, si no me equivoco,

es de principios de siglo XVI, anterior al actual edificio barroco.

Muy bien, veo que estás bastante bien informado.

De lo poco que se salvó del templo anterior,

que lo quiso el cabildo, fue el retablo mayor de Forment

y la sillería de coro, de mediados del siglo XVI.

Y lo salvaron porque, en realidad,

esta es una de las obras cumbre también del renacimiento europeo,

porque un retablo de estas dimensiones

solamente te lo encuentras en La Seo, la otra catedral de Zaragoza,

en la catedral de Huesca y aquí, en el Pilar.

Qué curioso. Y hecho en alabastro,

que es un material muy propio,

que se extrae de las canteras de aquí del Valle del Ebro.

Cada pasito que damos en este templo es una maravilla.

Una maravilla. Vamos a seguir.

¿Te parece? Muy bien.

Venga. De acuerdo.

(Música)

Por fin hemos llegado.

Carmen, tenía muchas ganas de estar delante de la Virgen del Pilar

y me alegro de que haya sido contigo.

Pues muchas gracias.

¿Por qué es tan especial para vosotros esta virgen?

Es la imagen que, en realidad,

representa mejor a la ciudad de Zaragoza.

La tradición muy antigua dice que en el año 40

la Virgen se apareció a Santiago y a los primeros convertidos,

aquí a las orillas del Ebro,

y fue cuando le dijo que tenía que edificar una capilla.

Y luego ya se hizo una iglesia románica,

luego una iglesia gótica, y luego una iglesia barroca

transformada con un sentido más clasicista

y a finales del siglo XVIII.

Y esta es una joya, la Santa Capilla. Y por supuesto la imagen.

La imagen pequeñita, gótica, de mediados del siglo XV.

Me llama mucho la atención eso, que sea una imagen tan potente

y que tenga tanto significado y sea tan pequeñita.

Es pequeña porque, normalmente,

las vírgenes medievales no solían ser muy grandes.

Teniendo en cuenta que esta, además, estaba encima de la columna.

Por lo tanto, ya tenía esa presencia tan excepcional

que Ventura Rodríguez,

que fue el arquitecto de la corona de Fernando VI en Madrid,

cuando diseña esta joya de la Santa Capilla,

la Virgen el manto lo llevaba muy arriba,

casi no se veía con el niño.

Y él lo que le hace es que le baja el manto para que se vea la imagen.

Y la cantidad de turistas que vienen a la basílica,

como los mantos no se pueden llevar,

pero aquí tenemos unas cintas que también son muy importantes,

que son muy curiosas,

porque tienen la misma medida de la Virgen del Pilar.

Exactamente.

Y tienen el mismo color que tienen los mantos de la Virgen.

Y cada persona se lleva como un recuerdo, que es la cinta.

Representa muy bien lo que es la propia devoción

o la gran devoción que se tiene a la Virgen.

Quiero decir que eso también forma parte

de esa historia, de esa devoción o tradición,

lo que queramos llamar. Carmen, lo que sabes.

Lo que sabes, y otra cosa te digo, lo bien que lo cuentas.

Ha sido un placer enorme conocer este monumento de tu mano.

Muchísimas gracias. Gracias a vosotros.

Muchas gracias, Carmen. Gracias.

(Música religiosa)

A poco más de 100 km de la capital de Aragón,

encontramos este paisaje sin par

con dos elementos como protagonistas:

el arquitectónico y el natural.

Es el Monasterio de Piedra y tiene más de 800 años de historia.

En él podemos admirar

los principales elementos de la arquitectura cisterciense.

(Música)

El monasterio tiene una iglesia central

y un claustro en torno al cual encontramos la sala capitular,

la cocina, el almacén y el refectorio y calefactorio.

En su origen fue una fortaleza de defensa musulmana,

hasta que el rey Alfonso II de Aragón, tras la reconquista,

que se lo entregase a la orden del Císter

con el fin de hacer crecer la fe cristiana en la zona.

Una de las anécdotas más curiosas del monasterio

es que, en sus cocinas, en el año 1534,

se cocinó por primera vez en Europa el chocolate,

gracias a una receta traída del lejano México.

La riqueza natural del monasterio se debe, por otro lado,

a su privilegiada situación, pero también a un nombre propio.

Tras la desamortización de Mendizábal en 1840,

la familia Montadas compra el Monasterio

y empieza a dar al parque la forma que hoy tiene.

20 años después, por fin se abrió al público.

(Música)

Desde entonces, este espectáculo de la naturaleza

enamora a los visitantes en cada sendero,

en cada cascada, en cada arroyo y en cada lago.

(Música)

Recuerdo con mucho cariño cuando era pequeño

que mis padres, cuando pasaban por Zaragoza,

siempre me regalaban dulces,

entre los cuales, adoquines y frutas de Aragón.

Para mí va a ser un momento muy especial revivir aquellos tiempos

y, además, hacerlo con una familia.

Concretamente, con la tercera generación de esta familia

dedicada al dulce tradicional.

Son los hermanos Roc y creo que ya me están esperando.

(Música)

Miguel. Hola.

¿Cómo estás? ¿Cómo estás?

Pues muy bien, encantado de conocer esta tradición tan dulce

porque me trae muchos recuerdos de cuando era pequeño.

Veo que has preparado un pequeño set. Piedras, adoquines...

Cuéntame un poquito.

Es un poco para decirte lo que es el caramelo típico de Aragón.

Tienes los adoquines y las piedras del Ebro.

Hay más cosas, pero esto, en principio...

Las piedras, como verás,

son piedras, tal cual. Parecen piedras.

Dan el pego. Se cogen en la orilla derecha del Ebro,

al amanecer, con la rosada, para que sean buenas.

Es un secreto que pasa de padres a hijos,

o sea, que no es que vayas a encontrar unas piedras

que sean dulces como estas.

En vuestro caso, sois tres generaciones.

De generación a generación.

Voy a confesar una cosa, espero que no salga de aquí.

Nunca fui capaz de acabarme un caramelo de estos.

Pero me gustaba abrirlos porque había jotas

y esa tradición se sigue manteniendo.

Es lo más bonito que tiene el adoquín.

Tengo muchas ganas de conocer a tu hermano Pablo

y que nos hable de las frutas de Aragón.

¿Vamos? De acuerdo.

(Música)

Te voy a presentar a mi hermano Pablo,

que es el que sabe de frutas. El experto en frutas de Aragón.

Y el encargado de la fábrica.

A día de hoy, fabricáis todo esto no en tienda, ¿verdad?

Sí, lo seguimos haciendo en una fábrica para productos de estos

porque lo vendemos en toda España. Cuéntame un poquito.

Esto es calabaza, esto son cerezas, la naranja, la pera,

el melocotón y la manzana.

Esto es lo mismo, pero bañado.

Y esto es el chocolate, que hemos traído una tableta pequeña...

¿Hacéis chocolate también? Claro, para bañarlo.

Esto me encanta. Con este chocolate se baña.

Correcto, es chocolate negro del 62% de cacao.

Como no quiero soltar esto la mano, os voy a proponer una cosa.

Me dejáis, con vuestro permiso, que prepare una cosita ahí.

Os voy a llamar y nos vamos a jugar esta tableta de chocolate.

Vale.

¿Os parece? Muy bien.

Dadme un segundito que ahora mismo llamo.

De acuerdo. Venga, hasta ahora.

(Música)

Chicos, ya está todo listo.

Antes me habéis preparado dos sets y yo os he preparado uno.

Uno muy importante. Esto es lo que nos vamos a jugar.

Lo voy a guardar en bolsitas para guardar dulces

y lo dejamos por aquí.

Y estas bolsitas contienen algo que no sabéis lo que es.

Los magos y los artesanos del dulce tenemos cosas en común,

aunque parece que no puede ser, pero lo es,

y es que hacemos felices a los demás.

Cuando tienes la suerte de meterte un bombón en la boca,

tienes sensaciones increíbles. Cuando la gente ve magia, lo mismo.

Tengo cuatro bolsas, las vamos a numerar así:

una, dos, tres y cuatro.

Dentro de una de ellas...

Yo solo sé dónde está el peligro, vosotros no lo sabéis, ¿verdad?,

porque no hemos hablado con vosotros.

Quiero que me digas. Uno, dos, tres o cuatro.

Cuatro.

¿Seguro? Seguro.

(RÍE)

¿No quieres cambiar? No.

Vale.

¡Buah! Qué susto me has dado. (RÍE)

-Yo me quedo con el tres. Luego veréis porqué.

¿El tres? Sí.

¿Quieres que haga así? No sé, si va a explotar...

Sí, dale, hombre. ¿Hago así en el tres?

No sé qué hay. No sabes lo que hay.

Sorpréndeme. El tres...

Nos quedan dos.

Es muy importante en ese punto que os deis cuenta

que, aunque no sepáis lo que hay ni dónde está, yo sí.

Pero las decisiones son vuestros. ¿Se puede tocar?

No, no podéis tocar. No se puede hacer nada.

De momento.

Me queda por aplastar una.

¿Será esta o será esta? ¿Cuál queremos aplastar ahora?

-La uno.

-Aplasta la uno y nos quedamos con la dos.

¿Os quedáis con la dos? Sí, seguro.

No queréis que haga así. No, no, no hagas eso en esta.

¿Seguro? Sí.

Podéis cambiar.

Vamos a cambiar. ¡Eh! No, pero que podéis.

Sí, vamos a cambiar. -Yo no lo cambiaría.

¿Cambiáis?

Nos quedamos con la uno y aplasta la dos.

¿Aplasto la dos? Sí.

Mirad, permitidme un segundito.

Es que no os lo vais a creer. Quiero que veáis exactamente...

Bueno, pues nada... Ese no lo aplastes.

-Vaya, vaya. -No lo aplastes.

¿Os ha sorprendido? A mí sí.

Pues entonces...

Esto es chocolate...

Me lo llevo. Ya vamos bien, ya.

(RÍE) -Yo no lo haría.

Me parece alucinante.

-No lo sé, pero no me habría sentado encima tampoco. Es que esto es...

Esto es un peligro. -Yo me he quedado impresionado.

El clavo este da miedo. -Yo me he quedado muerto.

(Música)

(Música)

Zaragoza es una ciudad de récord, no solo por su historia,

también tiene otra cosa única en el mundo.

Se trata del reloj solar más grande que se haya construido.

Su construcción en 2013

dejó en un segundo plano al Disney's Giant Sundial,

ubicado en Florida,

y al reloj solar de Jaipur, en India,

que, hasta la fecha, habían sido los de mayores dimensiones.

El reloj solar de Zaragoza

está en el barrio zaragozano de Vadorrey.

Su mástil pesa 50 t y mide 46 m,

que es, aproximadamente, la altura de un edificio de 15 plantas.

Además de su descomunal tamaño, el reloj tiene la particularidad

de que es también el más preciso.

Únicamente tiene un margen de 15 segundos.

¿Y cómo podemos leer la hora en él?

La construcción tiene 3000 marcas en el suelo.

Las más grandes corresponden con intervalos de un minuto,

mientras las pequeñas, por su parte, lo son de 15 segundos.

Este reloj y la increíble precisión que tiene

son fruto de meses de estudios astronómicos

que determinaron por fin su tamaño, ubicación y orientación.

(Música)

(Música)

Ahora os voy a enseñar un lugar milenario.

Cuando se construyó, se le llamó el Palacio de la Alegría,

pero hoy en día todo el mundo lo conoce

como el Palacio de la Aljafería.

Además, os voy a contar algo curioso.

Es el palacio árabe situado más al norte de todo el mundo.

No me digáis que no os han entrado ganas de conocerlo un poquito más.

(Música)

Hola, Juncal. Hola, ¿qué tal?

Qué ganas tenía de conocerte. Igualmente.

Me han hablado muy bien de ti. Qué te habrán dicho.

Me han dicho que sabes mucho de este palacio.

Bueno, algo sé.

Cuéntame por qué es tan importante para Zaragoza este palacio.

Pues es muy importante porque, en el año 2001,

la Unesco declaró Patrimonio de la Humanidad el arte mudéjar,

y uno de los monumentos que están incluidos en ese listado

es el Palacio de la Aljafería.

Qué bueno. ¿Y qué lo hace diferente a otros palacios árabes?

Entre otras cosas, que está muy al norte de España,

cosa que es bastante difícil de ver.

De hecho, es el que está más al norte.

Eso es. Y porque tiene una cosita muy especial que te quiero enseñar.

¿Ah, sí? Sí.

¿No tendrá que ver con algún pequeño animal?

Con un pequeñito animal, sí.

¿Vamos a verlo? Vamos a ver el paraíso.

Venga, perfecto.

(Música)

Tengo muchas ganas de ver ese pequeño pájaro

porque no es habitual que en el arte musulmán

haya representaciones ni de animales ni de personas.

No lo es porque se supone que el Corán lo prohíbe.

No se puede representar aquello que puede emular a Dios, a Alá.

Pero aquí encontramos ese trocito del paraíso que te he dicho antes.

Ya lo vi. Así, con la colita. Parece un faisán.

Sí, es un faisán, un ave del paraíso.

Sí, es un ave que está representando el paraíso en la Tierra.

Claro, porque ahí tenemos un jardín precioso lleno de naranjos,

el ruidito del agua... Parece que estamos en el paraíso.

Exactamente. Porque Abú Ya'far,

que fue el rey que construyó esta parte del palacio,

lo que quería era representar el paraíso en la Tierra.

Era para él muy importante recrear ese espacio con los animales,

como este pajarito que te acabo de enseñar,

este trocito de paraíso con el agua, con los jardines...

Lo consiguió. Lo consiguió. Es precioso.

Una pregunta. Las ocho torres que tenemos en este palacio,

hay una que es la más antigua, que tiene cimientos del siglo IX.

Exactamente.

¿Vamos a verla? Vamos a verla.

(Música)

¿Sabes dónde estamos? En la torre más antigua.

Eso es. ¿Pero sabes que tiene un nombre un poquito especial?

¿Cómo se llama? La Torre del Trovador.

Me encanta. ¿Por qué se llama así? Tiene relación con la música clásica.

Claro.

Realmente, tiene relación con Giuseppe Verdi.

No sé si te suena la ópera de "Il trovatore".

Claro. Pues la ópera de "Il trovatore",

lo que es la escena principal de la ópera

está inspirada en la Torre del Trovador.

A su vez, está inspirado en una historia de la literatura romántica

del siglo XIX que escribió un escritor español,

Antonio García Gutiérrez. Qué bueno.

Sí, sí. Entonces, tiene que ver con dos personajes,

un caballero que estuvo cautivo aquí,

y que tuvo unos amores un poco tenebrosos

con una dama que vivía Zaragoza.

Cuando dices cautivo,

entiendo que aquí tuvo la función como de cárcel, ¿puede ser?

Así es.

Hay que decir que aquí estuvo el tribunal de la Santa Inquisición.

Entonces, durante muchísimos siglos, esto fue cárcel para muchísima gente.

¿De qué año hablamos? ¿A partir de 1400?

Sí, más o menos, 1486 es cuando se instauró aquí el tribunal

y estuvieron gente presa, prácticamente, hasta el siglo XIX.

Por ejemplo, en esa pared, unos grandes grafitis

que dejaron algunos de los presos que estuvieron aquí.

¿Sabes que soy un apasionado del mundo de las leyendas?

¿Ah, sí? Y he oído que aquí hubo un judío

que se hizo pasar por mago. Sí, sí, te lo voy a contar.

¿Pero es verdad? Sí... Bueno, es una leyenda.

Nos lo podemos creer o no.

Voy a considerar que es verdad porque me encanta la leyenda.

Pues venga, vamos fuera y te lo cuento.

(Música)

Estamos en los exteriores del palacio.

Así es. ¿Y por qué estamos aquí?

¿Te acuerdas que hemos estado en la Torre del Trovador?

Sí, claro. ¿Y que te iba a contar una leyenda?

El judío que se hizo pasar por mago. Me encanta.

Eso es. Bueno, pues Joseph estuvo cautivo en la Torre del Trovador.

¿Y cómo consiguió salir?

Pues contando una historia relacionada con los olivos.

¿Cómo era aquella historia?

Pues esa historia era que él encontró un hueso de oliva en la cárcel.

Entonces, hizo creer a todo el mundo que ese hueso era mágico,

que, cuando se plantaba en la tierra, el olivo crecía en un día

y los frutos aparecían en una semana.

La historia era que la mano que tenía que plantar ese hueso

tenía que estar libre de robo.

Y el olivo crecería muy rápido...

La historia era que el olivo crecía en un día

y daba frutos en una semana. ¿A quién se la puso en la mano?

Empezó con el rey,

el rey, como no estaba libre de mentiras, lo pasó al consejero real.

¿No me digas que empezó a pasar de uno a otro,

y todos habían robado? Todos habían robado.

Con lo cual, ¿qué hicieron? Liberar a Joseph.

Así consiguió salir de la cárcel. Y los olivos representan...

Que no tienes que juzgar a las personas sin antes conocerlas.

Gente como tú que cuenta la historia con tanta pasión,

hace que este programa se llame "Un país mágico".

Muchas gracias. A ti.

(Música)

Cuentan los zaragozanos

que uno no puede decir que ha estado en la ciudad

si no ha pasado por la Basílica del Pilar y por esta joya de templo,

es La Seo o catedral de San Salvador,

la primera catedral cristiana de Zaragoza.

El lugar donde se ubica

es el mismo que ocupó en su día la iglesia visigoda

y la mezquita mayor musulmana.

Esta última, según dicen,

pudo ser la más antigua de al-Ándalus.

Su construcción como catedral

comienza sobre la mezquita en el siglo XII,

siguiendo el estilo románico tardío.

La catedral de San Salvador fue lugar de coronación

de los reyes de Aragón a través de los siglos.

Era, sin duda, el lugar más importante de la ciudad

en el medievo.

(Música)

Tras unas obras de ampliación en el siglo XIV,

ya con estilo gótico, la catedral fue creciendo,

en parte, gracias a mecenazgos como el del famosísimo Papa Luna,

de origen aragonés,

que colaboró para elevar la parte superior del ábside central,

entre otras obras.

El cimborrio de La Seo es otra obra maestra.

Reconstruido en el siglo XVI,

es símbolo de las raíces mudéjares de Zaragoza

y del gótico imperante en la época.

Es impresionante el sistema de arcos entrecruzados en bóveda estrellada.

Capítulo aparte merece el altar mayor.

Para muchos, la mayor joya que alberga esta catedral.

Tiene unas dimensiones de 16 m de alto por 10 de ancho.

Está tallado en alabastro y policromado,

y, según los expertos,

se podría considerar una de las obras cumbre

de la escultura gótica de toda Europa.

Como curiosidad, cabe destacar que Zaragoza es la única ciudad española

que tiene dos catedrales con el mismo rango y categoría.

Fue el papa Clemente X, en el siglo XVII,

el que decidió fundir ambos cabildos

para evitar disputas entre el Pilar y La Seo.

(Música)

¡Hola! ¡Hola!

Begoña y Juanjo. Juanjo, muy bien.

¿Cómo estáis? Muy bien, ¿y tú?

Yo estoy muy ilusionado porque nunca había quedado

con dos auténticos baturros, y además, en un sitio tan bonito.

Hay un motivo, ¿verdad? Por eso hemos quedado aquí.

Sí, es el sitio más representativo de Aragón y de Zaragoza,

concretamente, es la Basílica del Pilar, el Ebro,

y luego nuestra Virgen del Pilar que está dentro de la basílica.

Muchas de las letras que componen estas jotas cantadas,

tienen que ver con el Ebro, con la Virgen... ¿verdad?

Muchísimas, muchísimas.

Bueno, contadme un poquito lo que significa la jota

para los aragoneses.

La jota es una parte del folclore aragonés,

lo que pasa que tenemos muchos cantos.

Aragón es muy rico en folclore. Y en muchas más cosas.

Exactamente. Pero la jota es la reina de todas,

bien porque son cantos cortitos y son más fáciles de aprender,

o porque las voces se lucen mucho más.

La jota es la reina de todo el folclore.

¿Y sabemos cuándo fue la primera jota?

¿Cuándo se sabe que comenzó? Pues, aproximadamente,

hay grabaciones de discos de piedra de finales del siglo XIX

y principios del XX, aproximadamente. Madre mía, es una tradición

que está completamente arraigada en la sociedad,

¿y los pequeñines también están relacionados con la jota?

Sí, de hecho, los dos somos profesores

de la escuela municipal de música y danza.

Qué bueno. Él de guitarra...

Qué maravilla. Y yo profesora de canto.

¿Sabéis que me puse muy contento cuando me dijeron

que venía a Zaragoza y que iba a conocer a dos baturros,

y vamos a hablar de las jotas, porque las jotas para los magos

también son muy importantes porque hay cuatro J

en la baraja de cartas. Entonces, me gustaría,

si no os importa, hacer una pequeña experiencia.

Vale, de acuerdo.

Nunca imaginé poder hacer magia a dos baturros, y además,

contextualizados aquí, en este sitio tan bonito,

porque es la típica postal donde los grupos folclóricos se retratan.

Efectivamente. Qué maravilla.

Pues mira, voy a usar una baraja de cartas,

que tiene 52 cartas, ¿de acuerdo? Juanjo, te voy a entregar

un rotulador para dártelas allí en la mano, y simplemente, mira.

Voy a mezclar bien la baraja, así, que se mezclen bien.

Hace un poquito de aire y va a ser difícil hoy.

El cierzo de Zaragoza... Es típico también.

Junto con el Ebro y la Virgen del Pilar.

Vamos a mezclar así un poquito, y mira lo que voy a hacer.

Fijaos bien en mis manos, eh.

Esto hace aire y es muy complicado, pero mira.

Una baraja mezclada, una, dos y tres.

Mira, aquí aparecen dos cartas que salen del medio,

y son exactamente dos J, como vosotros.

Te entrego una J para ti. Gracias.

Y otra para ti. Te preguntarás por qué a la dama

no le he entregado ninguna J. Porque tú vas a elegir una carta,

la que tú quieras. Libremente, coges una.

¿La cojo o simplemente la miro? Cógela, cógela.

La coges... Eh...

Quiero que le pongas tu firma, por aquí, a la carta.

Tu firma, se la pones, y se la muestras bien a la cámara.

Venga, yo no voy a mirar. Me voy a poner así...

Eso es, luego me das el rotulador.

Enseñásela. ¿Está bien?

Dame el rotulador, venga. ¿Enseño la carta?

Sí, muéstrale la...

¿Está?

Perfecto. Pues mira, déjala por aquí.

Así, en el medio. ¿Has firmado bien la carta?

Fíjate que yo no la he visto, no sé cuál es. Permíteme una J.

Mira, vamos a dejar las J en el centro de la baraja.

Colocamos una aquí,

y la otra aquí, ¿de acuerdo?

Y mira...

Van al centro de la baraja.

Las J son mágicas, de hecho, lo voy a comprobar

dentro de un poquito, que estoy ansioso de escuchar

la guitarra y tu voz. Pero mirad, mirad qué curioso.

Las J se han ido al centro, pero no al centro, exactamente.

Creo que han ido un poquito más abajo,

o quizá, un poquito más arriba.

Lo que ocurre es que quiero que os fijéis bien,

porque mira, mira, mira...

Entre las dos J hay una carta, y solo una carta.

Quiero que la cojas, quiero que veas que es...

exactamente tu carta. Quiero que se la muestres bien

a la cámara. Esto es magia clara.

Es el as de picas. No sé cómo lo haces.

¿Está bonito, verdad? Muy bonito.

Esta carta os la quedáis de recuerdo para vosotros.

Y ahora, me gustaría, si es posible, dos cosas.

La primera, ¿me podría poner el cachirulo?

Por supuesto. Me encantaría.

Para sentirme un poco más baturro. Más aragonés.

Venga, vamos allá.

Oye, vaya orgullo esto. Me encanta.

Además, es el pañuelo con el que me casé.

¿En serio? Me casé de baturro, sí.

¡Ostras! Pues muchas gracias por dejármelo un ratito.

Eso como anécdota. Claro que sí.

O sea que tú lo llevas muy en el corazón.

Totalmente. Qué bueno.

Por eso me he puesto este traje hoy. Qué bueno. ¿Te casaste así también?

Así, clavao. Como vengo hoy. ¿Tal y como estás, te casaste?

Eso es. Qué bueno.

Bueno entonces, ¿qué vamos a escuchar?

Pues mira, os vamos a regalar una jota

que es típica y clásica de siempre y es una de mis favoritas.

¿Cómo se titula? "Madre, qué tiene la jota".

"Madre, qué tiene la jota". ¿Qué tendrá? No lo sabemos.

Pues muchísimas gracias, estoy deseando escuchar.

(Guitarra)

Ay madre, qué tiene la jota.

Madre, no sé lo que tiene.

Ay madre, qué tiene la jota.

Que hace llorar a los viejos,

y alegra a la gente moza.

Y alegra a la gente moza.

¡Ay, madre!

No sé lo que tiene...

(Música)

La Exposición Universal de Zaragoza es el acontecimiento reciente

que más ha cambiado la vida de la ciudad y su paisaje urbano.

Era el año 2008,

y los zaragozanos y zaragozanas esperaban con impaciencia

los casi 6 millones de visitantes que iban a recibir.

Que es, para que nos hagamos una idea,

la población total de un país como Dinamarca.

El agua y el desarrollo sostenible fue su temática.

Y el entorno del Ebro fue, como no podía ser de otra manera,

el escenario.

Durante 93 días, Zaragoza estuvo en el centro del mundo.

8500 trabajadores, 106 países, y más de 200 ONGs,

volcados en dejar un recuerdo inolvidable

a los 60 000 visitantes, que cada día, acudían a la Expo.

(Continúa la música)

Nadie duda de que la exposición celebrada en Zaragoza,

hace ya algún tiempo, cambió la vida de la ciudad para siempre.

Fue una exposición muy interesante, una exposición universal

que tuvo una temática fundamental,

el agua.

De esta exposición se conservan recuerdos imborrables,

y otro tipo de recuerdos más tangibles,

como este palacio de congresos donde me encuentro.

Me gustaría adentrarme un poquito más en esta historia,

y para ello, he quedado con una persona

que tuvo mucho que ver en su construcción.

El arquitecto Fernando López Barrena.

¡Fernando! ¿Qué tal, Miguel?, ¿cómo estás?

¿Qué tal? Muy bien, bienvenido.

Encantado de saludarte. ¿Dónde estamos en este momento?

Estamos delante del Palacio de Congresos de la Expo,

que es uno de los edificios más emblemáticos, más representativos

de toda la construcción del recinto de la Expo.

Esto se empezó a construir en el 2006, y acabamos en el 2008,

justo para la inauguración en junio del 2008.

¿Muy rápido, no? En dos años, sí.

Corrimos mucho. Hubo mucha gente empleada aquí.

1000 personas en algunos momentos, y la verdad, es que fueron

unos momentos muy interesantes para la ciudad.

¿Y qué supuso para la ciudad esta exposición?

Mira, esto fue un avance notable porque todas las infraestructuras

que piensas que pueden desarrollarse en 20 años,

se construyeron en dos años. No solamente en el recinto Expo,

y la recuperación de las riberas del río,

la construcción de nuevos edificios, y en otras infraestructuras

como también las rondas, las comunicaciones...

Esto fue el foco y fue creciendo.

Efectivamente, esto fue el catalizador

para el desarrollo de todas esas construcciones,

que han sido tan interesantes y tan útiles para toda la ciudad.

Entonces, si en el 2008 no se hubiera dado esta exposición,

quizá ahora, esta plaza, por ejemplo, no estaría aquí.

No existiría nada. Todo esto que tenemos alrededor, no existiría nada.

Así hemos recuperado, sobre todo, las riberas del río,

que era uno de los temas que teníamos siempre en Zaragoza, con el río Ebro,

que era muy interesante y ahora se puede recorrer perfectamente

con ese valor que tiene el agua, el Ebro, la naturaleza,

todo esto que es tan interesante para la ciudad.

Pues vamos a conocer el palacio. Perfecto, cuando quieras.

(Música)

Bueno, ya estamos en el interior de este espectacular

palacio de congresos.

Que tiene muchas cosas de especial porque ya se sienten,

Pero quiero que me las cuentes un poquito.

Voy a seguir. Fíjate, para nosotros, nos encantó la idea del proyecto

esta configuración que tiene con estos planos inclinados,

que permite la entrada de la luz natural, con lo cual,

unos espacios tan amplios, que puedas tener luz natural de continuo,

da este espacio fantástico.

A nivel de innovación, ¿qué destacarías de ese edificio?

Mira, el sistema constructivo que se empleó para poder llegar

en plazo, además, al tiempo de la inauguración de la Expo,

y la celebración, fue un estructura metálica,

con lo cual, eso permite avanzar con mucha rapidez en la construcción,

y únicamente, este núcleo central correspondiente al auditorio

que es el del hormigón, ¿no? Y luego el cierre este que hablamos

siempre de los vidrios en los laterales

con esta rejilla, este tamiz, esta celosía

que tamiza la luz y permite siempre esta riqueza.

Increíble. Es como los magos.

Primero una cosa es el plano de las ideas

y otra cosa es el plano de la realidad.

Parece que algo imposible lo habéis hecho posible.

Es maravilloso. Así es.

¿Qué más podemos ver? Te voy a enseñar una sala

que te va a gustar mucho.

Te voy a llevar a la sala si te parece.

Venga, claro que sí. Vamos para allá.

(Música tranquila)

Esto, que ahora está vacío porque estamos nosotros dando

un paseo, tiene mucha actividad.

De hecho, los Premios Forqué ahora se hacen aquí.

Efectivamente. Desde que acabó la Expo,

cada año, se celebran unos 100 acontecimientos.

Cada tres días prácticamente. Prácticamente, entre congresos,

actividades... Conciertos, actuaciones, de todo.

Con las actuaciones, con los musicales, ópera, ballet...

La verdad es que es un uso extraordinario para la ciudad.

Qué bueno. Pues nada, ha sido un placer

dar este paseo por la arquitectura,

y sobre todo, saber que un montón de años después,

quedan recuerdos tan bonitos e impresionantes

como este, que es la Expo.

Muy bien. Encantado. Un abrazo, gracias.

(Continúa la música)

(Música épica)

El Ebro es el río más caudaloso de España.

Sus 930 km lo convierten, también, en el más largo del país.

Además, de entre todos los que desembocan en el Mediterráneo,

tan solo el Nilo, es más largo.

El nivel de sus aguas y su caudal es bastante irregular.

Su mayor riada registrada fue en 1961,

cuando el nivel subió 6,3 m sobre su altura habitual,

llegando a los 4130 m³ por segundo, o lo que es lo mismo,

4 130 000 l cada segundo.

En la otra cara de la moneda, está la mayor sequía

registrada en su historia. Fue en el verano del 2017,

fecha en que el Ebro convertido en un pequeño río,

pasaba por Zaragoza.

La relación del Ebro y Zaragoza, es una relación de compañeros

que han vivido juntos durante toda su historia.

La ciudad ha adaptado su vida al río, a lo largo de los siglos,

y en torno a él, se han instalado las distintas culturas

que han poblado la ciudad.

De alguna manera, lo han usado como herramienta

para subsistir y desarrollarse.

El Ebro ha servido también de barrera natural

frente a los invasores, y eso, lo ha convertido

en el símbolo de Zaragoza junto al Pilar,

siendo ambos, las estampas más reconocidas de la ciudad.

(Música)

He querido venir hasta la plaza del Pilar

porque es el centro de Zaragoza.

Es la segunda plaza peatonal más grande de toda Europa.

Solo superada por la Plaza Roja de Moscú.

Y desde aquí, quiero recordar a las personas que he conocido,

las experiencias que he vivido, los lugares que he visitado.

De Zaragoza, me llevo todo eso.

Aún no me he ido de esta tierra y ya quiero volver.

Gracias por todo, Zaragoza.

(Música)

Miguel dice adiós a Zaragoza, al Ebro, a los baturros

que le han cantado una jota desde el corazón que ama su tierra.

Para los romanos fue Caesar Augusta,

una gran metrópoli.

Para los musulmanes Saraqusta, la blanca.

Una capital con la mezquita más bella.

Para los cristianos un centro de peregrinación mundial,

y para todos, muchos siglos después,

una ciudad única donde poder mirar atrás

y ver las huellas que el tiempo y la gente

han dejado para siempre.

(Música)

(Continúa la música)

Un país mágico - Zaragoza

14 abr 2019

Programas completos (33)
Clips

Los últimos 178 programas de Un país mágico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios