Últimas preguntas La 2

Últimas preguntas

Domingos a las 10.00 h.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5466314
Para todos los públicos Últimas preguntas - Violencias silenciadas - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Hola amigos, qué tal, muy buenos días,

bienvenidos una semana más a "Últimas preguntas".

Hoy les invitamos a que hagamos juntos un recorrido.

Nos vamos a ir hasta el espacio O lumen en el centro de Madrid.

Un espacio de los religiosos dominicos

en la que ya hemos estado en otras ocasiones

y al que vamos a volver para vivir,

yo creo que es mejor que utilicemos este verbo,

vivir juntos una exposición,

una muestra que se llama "Violencias Silenciadas".

Nos lo cuenta el comisario,

Xabier Gómez, y uno de los artistas, Siro López.

"Violencias Silenciadas" es una exposición

de arte contemporáneo

que pretende mostrar

a través de distintos lenguajes artísticos,

como dice "Laudato si", el Papa Francisco,

que todo está conectado.

Por tanto, es una exposición centrada en derechos humanos

con distintos temas para escuchar las propuestas de los artistas

y además, vincularla al mundo educativo,

porque buscamos que en este espacio la gente pueda pensar

y empatizar con las historias reales que aquí se están contando.

Relacionadas con derechos humanos.

Estamos ante la parte de la exposición

de fotografía

en la que María Sierra Carretero,

la autora de esta serie de fotografías,

cocreada con la Red Interlavapies,

nos están contando la historia de nuestros vecinos y vecinas

de este barrio de Lavapiés,

que representan a cualquier barrio de la ciudad de Madrid

y cualquier barrio de cualquier ciudad en Europa.

Donde los encontramos una realidad multicultural,

una realidad de personas, de vecinos, organizados,

defendiendo los derechos de los más vulnerables,

el derecho a la sanidad universal, a la vivienda...

Algunas de estas fotografías nos recuerdan

que ser migrante no es un estado de vida,

es un momento en la vida,

porque la migración es una transición,

sale de un lugar y llega a otro sitio.

Muchas veces nosotros catalogamos para siempre una persona

que ha migrado y nos olvidamos

de que realmente estas personas son, sobre todo,

Ciudadanos, conciudadanos, vecinos,

y en el caso de personas creyentes, son hermanos y hermanas,

que tienen los mismos derechos y responsabilidades que nosotros.

Algunas de estas fotografías recogen celebraciones de la vida,

de la solidaridad,

al mismo tiempo que el grito y la lucha para denunciar leyes

o situaciones injustas como la ley de extranjería,

como la propuesta de cierre de los centros

de internamiento para emigrantes, los CÍES,

pero recogemos a los protagonistas de esta historia,

que son personas que se están mezclando,

que están haciendo realidad, están enriqueciendo

nuestras ciudades.

Demostrando que ningún ser humano es ilegal.

Eso te iba a comentar,

son violencias silenciadas pero que las tenemos como vecinos.

Sus hijos van a los mismos colegios que los nuestros,

vamos a comprar a los mismos sitios,

paseamos por las mismas calles.

Sí, es una violencia que a veces esta invisibilizada.

Existe, es real, pero cerramos los ojos

ante esta realidad,

preferimos pasar delante de ellas con los ojos cerrados.

Por eso esta serie de fotografías buscan traer aquí,

hacer memoria y dejarnos mirar e interpelar

y hacer un juego de miradas y de escucha con las historias

que aquí se están contando.

Esta fotografía de Carre tiene como protagonista

a un compañero o a un vecino del sindicato mantero,

en la que está reclamando su derecho a sobrevivir

y denunciando los impedimentos que tienen para poder sobrevivir.

Sobrevivir no es delito, sin embargo,

otra pieza de una artista llamada Sofía de Juan

nos está hablando de la ambigüedad

y la dificultad y el azar al llegar a Europa,

cómo sobrevivir en Europa.

En esta máquina tragaperras intervenida

la artista ha planteado las posibilidades de azar

y de las dificultades que uno encuentra al llegar a Europa.

Una persona que llega a Europa,

aunque tiene con la mejor de las ilusiones se puede encontrar el ser

señalada por su raza diferente,

por su condición distinta por ser pobre simplemente,

puede ser deportada a África en este caso

o puede sufrir el cansancio durante el tiempo

de su llegada a Europa.

También puede encontrarse durmiendo a la intemperie,

ser víctima de la mafia o ser empujada

a la prostitución para sobrevivir.

Muchas de las personas que hemos visto

que han llegado Lavapiés

o a cualquier otro barrio de cualquier otra ciudad de España,

de Europa, lo han hecho cruzando fronteras.

Fronteras algunas de ellas atravesando el mar.

Sí, de este viaje y de estos viajes

nos habla esta parte de la exposición,

que está situada en el presbiterio de la iglesia.

Fernando Bravo, un artista catalán,

ha traído aquí cinco instalaciones llamadas "Naufragios".

A los pies de este crucificado que preside este espacio,

que es una iglesia, hemos querido colocar este tríptico,

de Fernando bravo titulado también "Naufragios",

que es el resultado de una performance

en la que el artista

ha recogido los restos de un naufragio.

Que nos habla también de lo que queda de nosotros

cuando nuestro proyecto vital fracasa

o cuando nuestro proyecto vital ha encontrado alguna dificultad.

Contemplando este tríptico es fácil acordarnos de quienes han perdido

su vida intentando cruzar las fronteras

de Europa en busca de un futuro mejor.

Por eso elevamos siempre la mirada

hacia aquel que da sentido a nuestra historia

y que nos recuerda que al final

de todo hay una belleza que salva el mundo

y todas las historias de superación.

"Naufragios" es también un homenaje a todos los que luchan,

se empeñan en sobrevivir y a quienes

hemos de escuchar en sus demandas de justicia,

de dignidad,

para recordar al resto de la sociedad

que sobrevivir no es delito, que ningún ser humano es ilegal.

Otro de los elementos-metáforas que ha utilizado Fernando Bravo

para hablarnos de naufragios

y ponernos delante de nosotros, como si se tratara de un espejo,

un símbolo potente es el de las maletas.

Nos recuerdan el equipaje de nuestros viajes,

nuestros proyectos vitales,

nos hace preguntarnos qué es lo que me veríamos en una maleta

si tuviéramos que salir corriendo de nuestra casa.

¿Qué objetos llevaríamos con nosotros

para hacer un viaje largo.

Estas maletas vacías que nos recuerdan también

aquellas realidades que nos llevamos siempre

con nosotros

y que no son solamente materiales, forman parte de nuestra identidad.

Al final de esta serie titulada "Naufragios" el artista ha querido

dejar aquí una maleta para dejar una puerta abierta

a la esperanza.

La maleta que todo viajero, todo migrante,

toda persona deja cuando ha llegado a su destino

y comienza una nueva vida, una nueva esperanza.

Mira, este es uno de los cuadros que más tiempo me ha llevado,

pero es verdad que cuando pinto,

siempre intento pintar aquello que me quita el sueño

o que me enamora, todo el tema de malos tratos,

vejaciones, tortura, asesinatos, es una de las cosas

que siempre me digo,

que el verdadero escándalo está en la violencia real

del día al día

y que parece mentira que nos estemos acostumbrando

a que esto suceda.

Está hecho con circuitos o sobre circuitos de ordenador

y máquinas tragaperras.

Estuve recopilando,

siempre pinto en material de desecho

y en este caso,

máquinas tragaperras y circuitos de ordenador.

Lo cual, siempre me digo:

"Qué triste que un cuadro que pinté hace ya muchísimos años,

cada vez, lamentablemente, sea más actual".

Tuve que pintar en una habitación muy pequeñita,

lo tuve que trocear y a la hora de pintarlo,

lo tuve que ir girando,

porque los circuitos, la verdad es que...

Con un pincel pequeñito.

Como un puzle luego.

Sí, tal cual.

Entonces, también un cuerpo fragmentado.

En pleno siglo XXI estamos asistiendo

cada semana a verdaderos asesinatos...

Llega un momento en el que te das cuenta

que algo falla.

Porque a la hora de expresar en este caso,

de hacer una expresión

de la denuncia sobre todo a través de tu arte,

todo tiene un por qué.

Por ejemplo, una caja,

una de tantas que nos llegan cada día a nuestros domicilios.

Esta obra, la verdad es que le tengo mucho cariño

por el proceso.

Siempre digo que los cuadros me sanan, el tiempo,

la delicadeza y la fragilidad.

Aquí quería pintar en un soporte de muchísima fragilidad,

porque como humanos, como hombres y mujeres,

creo que somos cada vez más sensibles y más frágiles,

el título es "Ama sin ser amada".

Está pintado en el fondo de la caja,

siempre tuve muchas dudas,

pero tenía muchísimo interés de que la pieza estuviera

en una situación de oscuridad,

sombrío, donde nos cuesta ver esa realidad,

la trata de mujeres,

me plantea muchísimas preguntas.

Creo que es un debate que debiéramos poner sobre la mesa.

Hasta las sombras son arte, expresión.

Denuncia.

Hubo épocas en la historia del arte

donde la oscuridad era parte de la luz.

Y hay cuadros en Vermeer donde las ventanas,

te das cuenta de que la fuerza estética

está en los puntos de oscuridad.

También te fijas en la infancia, ¿cómo no?

Es para mí, una de mis grandes pasiones

y, bueno, en este caso es una tela que me traje de Perú.

Me costó también muchísimo, porque desteñía,

me alteraba los colores que iba pintando,

técnicamente fue muy complejo, pero bueno, es especie protegida.

Al final son los más débiles, al igual que la naturaleza,

quienes siempre pagan el precio.

Pero bueno, la infancia,

yo creo que tenemos tanto que aprender de los bebés

y niños y niñas...

Me gusta porque estamos hablando de violencia silenciada.

La violencia contra los más pequeños,

pero siempre o casi siempre los pintas con color.

En esta obra has querido que tuviera mucho color.

Con color y con mirada.

Porque en mis cuadros siempre busco que la mirada te acompañe,

te pongas a la izquierda o a la derecha, si te mueves,

el cuadro siempre te está mirando, los protagonistas,

porque son niños que he ido conociendo, personas reales.

Son reales.

Y del color de esta infancia a la oscuridad, el dolor,

esas pinceladas donde, efectivamente, también hay color,

pero nada que ver.

Sí, porque yo creo que lamentablemente,

los conflictos bélicos, las guerras,

que solo se televisan dos o tres, pero al final,

podemos estar hablando

de 40 o 50 conflictos bélicos en todo el planeta.

Y el gran negocio de las armas,

te das cuenta de cómo la infancia nos señala,

nos grita de forma silenciosa, pero esas lágrimas son...

Es algo que me quita el sueño. Me golpea.

Quise poner el marco con madera quemada de una casa

que había sido incendiada.

Te das cuenta que incluso en situaciones de degradación,

los niños siguen jugando.

Y de la infancia de los niños, a la edad adulta,

los ancianos.

El final de la vida, pero con esa intensidad,

con la que se vive y cómo esa mujer

que has reflejado en esta obra,

Siro, nos mira con determinación.

A mí, al menos, me transmite eso.

Le tengo muchísimo cariño,

lo mismo, porque son escrituras de propiedades del siglo XIX,

de la ciudad de Camas, al lado de Sevilla, a partir de ahí,

me surgió toda la inspiración del cuadro,

el objeto de las escrituras, que logré...

Bueno, pues una madera que parece un féretro con las rosas secas

y llaves de desahucios reales.

Un arquitecto fue después de cada desahucio

de un banco,

él las iba guardando, y yo las he oxidado,

pero la verdad es que me parece muy triste y doloroso,

por eso el cuadro se titula "Sin techo", ahí el pájaro,

el petirrojo, que es capaz de generar esa sensibilidad,

ese alma, porque qué triste,

llegar al final de la vida y que estés sin el nido,

sin tu propia casa.

Yo creo que si nos preguntásemos cómo tratamos a nuestra infancia

y cómo tratamos a nuestros ancianos,

ese es nuestro termómetro de humanidad y de espiritualidad.

Algo falla.

¿Qué esperas, Siro,

como artista que participa

en esta exposición que estamos visitando,

qué esperas transmitir al público,

a las personas que pasen por este espacio O lumen,

qué esperas que se lleven, que nos llevemos?

Creo que no basta solo el conocimiento,

necesitamos sensibilidad.

Para cambiar nuestro modo de vivir y de empatía hacia los otros,

hacia los más vulnerables,

tenemos tanto que aprender de África,

de América Latina, de Asia.

Y tanto por compartir, por lo tanto,

este es un espacio de palabra, de silencios y sobre todo,

de belleza, de tal forma que se despierte

diálogo de sensibilidad.

Estamos ante la obra de videoarte de Sofía de Juan.

Junto con el colectivo de Malala y "El despertar",

que son las cocreadoras de este videoarte,

nos están haciendo una reflexión, nos cuentan,

nos narran historias reales de 15 mujeres

supervivientes de la violencia de género.

Es una pieza que necesita ser contemplada, escuchada,

que contribuye a generar empatía respecto a esta lacra

que vivimos en la sociedad

y que entre todos debemos de superar y de combatir,

sobre todo buscando cómo apoyar a estas mujeres

y a cualquier otra persona que sufra

la violencia en el seno de su casa.

Xabi, estamos aquí, entre etiquetas textiles.

Sí.

La etiqueta es el elemento principal de estas tres piezas

de la artista Elena Urucatu,

que ha hecho un trabajo de investigación

para encontrar la relación entre la contaminación del planeta,

la contaminación de las aguas, de las tierras,

y la industria textil, la industria de la moda,

que es una de las más contaminantes

en este momento.

Esta pieza es también un homenaje a personas víctimas,

que fueron víctimas en un taller en Bangladesh.

Sí,

Elena Urucatu ha encontrado

y está queriéndonos decir con las etiquetas

que las etiquetas juegan a la ambigüedad,

lejos de informar de la realidad y de la verdad,

y la verdad es un concepto muy importante

para nosotros en el espacio O lumen,

porque pensamos que el arte contemporáneo

debería estar también relacionado con la verdad.

Y en esta pieza hay mucha verdad, porque ella,

al trabajar con las etiquetas,

nos está diciendo que lejos de informar,

las etiquetas nos despistan y nos desinforman.

Aquí hay una información real que nosotros queremos traer,

que es la historia de 1127 personas

que murieron en un incendio en un taller textil trabajando

en condiciones deplorables,

muchas de ellas eran mujeres,

tenían a sus hijos al cuidado en pequeñas guarderías

que habían instalado en la fábrica textil.

Por eso es una obra que está en construcción.

Actualmente hay 300 o 500...

De 300 a 500 etiquetas,

pero necesitamos ir completando hasta 1127,

porque cada una de ellas tiene detrás el nombre,

la historia y el homenaje a una de estas mujeres,

una de estas personas que trabajaron en condiciones

prácticamente de esclavitud

y que tienen que ver y están en relación con la ropa

y con nuestros hábitos de consumo.

Por tanto, al mismo tiempo que contemplamos la pieza,

nosotros queremos reclamar el derecho de estas personas

que trabajan en condiciones laborales deplorables,

al mismo tiempo queremos denunciar

la contaminación de la industria de la moda

y recordar nuestra responsabilidad en nuestros hábitos de consumo,

porque es la ropa que después nosotros

nos vamos a poner y comprar.

Yo también quiero aportar una etiqueta

como homenaje a estas personas.

Me parece estupendo, vamos.

(Música)

Xabi, despedimos este recorrido aquí, en esta jaima.

Una jaima real, una jama que ha sido...

Fíjate, lo voy a decir así, el hogar de una familia.

Es que no es una jaima auténtica, es una tienda de refugiados,

es una tienda para desplazados,

una tienda real de una familia que habitó esta tienda en un campo

de refugiados en Jordania,

una familia siria en la cual, 11 miembros de la familia,

cinco de ellos niños, perdieron la vida,

hemos de tomar conciencia

y pensar que una tienda de este tipo,

conviven dos o tres generaciones durante un tiempo indefinido,

indeterminado, impredecible.

Calculan las Naciones Unidas

que en algunos lugares ha podido llegar a ser

hasta 17 años.

Es casi toda una vida para una persona pequeña

que ha podido crecer en un campo de refugiados.

Es un lugar que nos recuerda el sinsentido de la guerra

y la violencia que sufren las familias desplazadas

por los conflictos bélicos.

Un lugar al que hay que entrar con respeto

y del que hay que respirar

lo que aquí respiraba esta familia, como tantas otras,

miles y miles de familias desplazadas

que todavía existen en tantos lugares en nuestra tierra,

en nuestro planeta.

Invitamos a todas las personas a que vean esta exposición,

que vivan, corrijo el verbo, a que vivan esta exposición,

"Violencias Silenciadas", en este espacio,

O lumen, y que vivan, siquiera unos minutos, aquí,

en el interior de esta tienda.

Una tienda de refugiados que se puede llegar a convertir

también en una tienda del encuentro para la gente

que viene a ver la exposición.

Encuentro con todas las historias

que aquí nos han contado los artistas,

encuentro con uno mismo y con el sufrimiento del mundo

como desafío para que al salir de la exposición

nos comprometamos a construir

entre todas y todos un mundo mejor.

Aún tenemos otras historias que compartir.

Historias que nos van a ayudar a vivir un poco mejor el adviento,

especialmente los más pequeños de la casa, pero a toda la familia,

y que nos las presentan estos magníficos materiales

en forma de libros.

Buenos días, María Ángeles,

y los espectadores de "Últimas Preguntas"

Es un placer recibiros en San Pablo para contaros todas las novedades

que tenemos este año de cara al adviento.

Vamos a empezar por contaros que tenemos

un originalísimo calendario de adviento

para vivir el adviento en familia.

Podemos poner todas las bolas de una vez, y leer cada día una,

o podemos ir poniendo una a una cada día del adviento.

Los mensajes son muy sencillos y muy fáciles de seguir,

pero pueden servirnos para mejorar un poco nuestras vidas,

para dar un poco de calor a este tiempo,

y hacer un hueco en nuestros hogares

y familias para la venida del dios del amor.

Por ejemplo, desea a todos una buena y plena vida.

Como veis, son mensajes muy sencillitos,

que podemos aplicar en casa.

Y el sistema es muy fácil.

Tenemos este pequeño libro troquelado de cartón

donde les contamos esa historia maravillosa

de Belén, de María,

de José y de cómo Jesús viene al mundo.

Tenemos por ejemplo mi primer libro de adviento

para los más pequeños de la casa,

para que cada día puedan leer un poquito con sus papás

y puedan ver bonitas ilustraciones

y disfrutar de este tiempo

que tiene que ser un regalo para los niños

y para sus padres y para toda la familia.

En Navidad nos gusta decorar la casa.

No solo con el Belén, que puede fabricarse,

se puede construir con este libro de piezas de puzzle

que permite que los niños tengan

en su habitación su propio Belén hecho por ellos,

sino también con un árbol de Navidad, por ejemplo,

que es un precioso libro

que puedes leer y convertir en tu particular árbol de Navidad

para decorar tu habitación.

Si quieres saber más de la Navidad,

eres un poco más mayor y te apetece pasar

ese tiempo de vacaciones haciendo actividades,

cocinando con papá y con mamá,

con dulces típicos de Navidad o te haces preguntas

sobre algunas de las cosas que pasan en Navidad

o las costumbres y las tradiciones que tenemos,

lo que te interesa es este libro,

"Mi libro de Navidad; historias, manualidades y recuerdos".

No solo está bellísimamente ilustrado por Tamara Durán,

sino que su autor, Álvaro Santos,

ha cuidado muchísimo toda la información

que aparece en él

y nos permite saber de dónde viene la historia de los Reyes Magos

o por qué en unos países se comen unos dulces

y en otros otros oqué hacemos cada día del adviento.

Pero, no quiero hablar muy alto, porque está con nosotros Estela.

Estela es la estrella mágica que guía a los Reyes Magos

hasta la casa de todos los niños.

Resulta que Estela es una estrella mágica,

pero su magia necesita un poco de la colaboración de los niños,

que deben activar la magia de Estela

leyendo este libro que cuenta su historia.

La verdad es que pensamos en San Pablo que a veces olvidamos

toda la magia que envuelve a la Navidad

y cómo nuestros niños están necesitados

de que esa magia no se pierda,

que la fantasía siga abriéndonos la mente

y descubriéndonos cosas,

y el momento de Navidad,

de la llegada de los Reyes es especialmente ideal para esto,

y este libro,

"Estela, la estrella mágica que guía a los Reyes Magos"

es nuestra humilde aportación desde la editorial San Pablo.

Nuestro recorrido finaliza aquí pero solamente por hoy,

porque si Dios quiere y ustedes lo desean,

la próxima semana nos encontramos de nuevo aquí,

en "Últimas preguntas" como siempre,

será un gusto pasar juntos el inicio de la mañana del domingo

y en cualquier otro momento a lo largo de la semana

a través de Internet y de las redes sociales.

Que tengan una semana estupenda y hasta el próximo domingo.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Violencias silenciadas

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Últimas preguntas - Violencias silenciadas

15 dic 2019

El pasado mes de octubre la sala de los Dominicos, O_Lumen inauguró una exposición que no deja a nadie indiferente: "Violencias silenciadas". Hacemos un recorrido por este conjunto de instalaciones, escultura, pintura, videoarte y fotografía que dan visibilidad a situaciones de sufrimiento...

ver más sobre "Últimas preguntas - Violencias silenciadas" ver menos sobre "Últimas preguntas - Violencias silenciadas"
Programas completos (565)

Los últimos 565 programas de Últimas preguntas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios