Últimas preguntas La 2

Últimas preguntas

Domingos a las 10.00 h.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5282567
Para todos los públicos Últimas preguntas - Todo se olvida - ver ahora
Transcripción completa

sino también poseer la voluntad necesaria

(Música)

Érase una vez una niña que vivía

junto a un molino harinero en lo alto de un cerro.

Desde allí, sobrevolaba un paisaje, con tanto horizonte,

tanta lejanía, que invitaba a salir en busca de aventuras.

Criptana Sánchez, hija sin padre, era una alondra.

Había nacido para volar.

"Todo se olvida" este es el título de la nueva novela

que nos regala Carmen Guaita.

Muy buenos días, amigos, estamos en Campo de Criptana,

y estamos aquí porque precisamente en este lugar de La Mancha

es donde comienza esta historia,

donde comienza la vida de la protagonista,

de Criptana Sánchez o Criptana Sensi.

Carmen Guaita, buenos días.

Buenos días.

Gracias por este regalo que nos has hecho.

Gracias a ti, Mari Ángeles, como siempre, gracias y por venir.

Por venir a Campo de Criptana.

Eso no hay que agradecerlo, hay que agradecerlo al lugar,

y a la vida y a Dios.

Es un lugar mágico, es cierto. Es verdad.

Carmen, yo,

normalmente te hubiera preguntado

en ese momento, quién es Criptana Sensi.

Pero hoy no lo voy a hacer.

Hay que descubrirlo en esta historia porque es su biografía.

Muy bien, es su biografía.

Entre otras cosas.

Sí, es la vida de ella, de una mujer muy singular.

Lo que sí podemos decir,

es que Criptana quizá nació en alguna de estas casas

que tenemos aquí.

Aquí, al pie de los molinos,

al pie de los molinos que ella de niña veía girar.

Y su vida, este cerro, con tanto horizonte, que invita a volar,

es lo que hace ella, salir, salir de aquí al mundo.

Hablábamos antes, Carmen, del lugar,

de Campo de Criptana, la protagonista se llama

como la patrona, Criptana.

Qué sugerente fue el otro día en la presentación,

que hiciste aquí en el lugar de La Mancha, en Campo de Criptana,

qué sugerente fue cuando el poeta, el escritor Valentín Arteaga,

nos habló del nombre, de Criptana, del significado.

Criptana viene de cripta, y significa escondido, oculto.

Y tal vez explique, no solo el carácter de la gente

de La Mancha,

tan abierta y tan secreta, simultáneamente,

sino que explica perfectamente a la propia Criptana,

la protagonista de la novela,

que vive para los demás,

porque es artista y tiene que mostrarse abierta en canal

a su público ante los teatros,

ante ese agujero negro desconocido, donde hay gente palpitando,

que es el público,

pero a la vez tiene que conservar

su esencia de ser humano con los pies en la tierra,

su esencia de madre que tiene una hija a la que no puede cuidar.

De hija que tiene una madre a la que no ve,

de mujer que necesita una vida de dimensión humana

cuando ella lleva una vida de una dimensión casi sobrehumana.

Así que, el nombre Criptana, que es tan bonito,

a mí sinceramente me gusta y cuando yo pregunté aquí en el pueblo:

"¿La protagonista se podría llamar Criptana?".

No te imaginas la alegría que me dio

cuando me dijeron que era el nombre de la patrona, es decir,

que era un nombre, un nombre propio.

Porque me parecía muy sugerente el que una mujer llevase,

no solamente el nombre de su tierra por todo el mundo,

sino un hombre que simboliza:

"Dentro de mí hay una profunda vida interior".

(Música)

Ahora, cuando te escribo, todavía hay estrellas en el cielo,

y hace frío.

Es la madrugada del día de Reyes,

Rafaelito y Aurora seguirán dormidos, pero por poco tiempo,

porque los va a desvelar la ilusión.

A mí hoy me ha despertado ella también, la ilusión de infancia,

con un temblor que me susurra: "Todo se acerca".

Carmen, este es el infanto.

Es el infanto, es el molino del cual el Molinero cantante,

Nicanor,

estaba encargado y Nicanor es el abuelo de Criptana

y quien inocula en su nieta,

no solamente hereda la voz del abuelo tenor,

sino que inocula en ella el amor por la música.

Y es quien le regala una partitura antigua de la ópera "Otelo",

que será determinante en la vida de ella.

La música tan presente en tu vida,

e hilo conductor de la novela, ¿no?

Así es.

La música está muy presente en mi vida, es verdad.

La ópera. La ópera en concreto.

Mi padre era un gran melómano, y realmente,

me introdujo en este mundo maravilloso

que es la música con palabras.

Realmente la ópera expresa a la vez la poesía y la música,

que son las dos formas en las cuales el ser humano

puede expresar de una manera artística los sentimientos

y las emociones.

Así que, para mí era muy importante que estuviera la ópera.

Está en mi vida, tenía que estar en esta novela.

Una ópera que canta y cuenta el dolor, el amor, la esperanza,

la tragedia, la vida.

Así es, porque realmente son sentimientos cantados.

Pero son sentimientos humanos,

y yo te aseguro Mari Ángeles que hay algunos momentos

en los cuales,

si una ópera te hace llorar, te emociona,

lo que está saliendo de allí a través de la emoción de la música,

son tus propias lágrimas.

Y con las lágrimas de la protagonista lloras las tuyas.

Y esto, es un gran regalo.

Yo creo que la música, realmente todo el arte,

es el mayor regalo que los seres humanos

nos hemos hecho a nosotros mismos.

Las protagonistas,

los roles que afronta una cantante como es Criptana Sensi,

hay un momento o hay muchos momentos,

y cada vez más a lo largo...

Cuando se va desarrollando la novela,

en el que se confunden,

no sabemos dónde está la mujer Criptana Sánchez,

dónde está la diva,

Criptana Sensi y dónde están las protagonistas de los roles.

Eso es, es que ella es una niña manchega que ha nacido aquí,

al lado del molino infanto.

Pero tiene una carrera, el arte la conduce a una vida excepcional,

para que...

Tal vez ninguno sepa, ni esté preparado.

De ahí, las contradicciones de los grandes artistas que,

algunas veces son capaces de, no pueden,

no son capaces de diferenciar entre el personaje

que son la persona.

Criptana sale al escenario, recibe el amor del público,

ella se ha entregado con su arte pero luego regresa al camerino

y regresa a la soledad.

Y esta especie de claroscuro de la vida la hace sufrir.

Soy consciente de que esto le sucede a muchos artistas.

A grandes artistas que llegan muy alto,

tan alto, que llegan a una cumbre en la cual, tal vez hace frío.

Allí arriba, tan arriba.

Has elegido como género narrativo,

has elegido, el género epistolar,

pero desde el más antiguo como son las cartas,

al más inmediato como son los e-mails,

pero también el diario,

esas cartas que nos escribimos a nosotros mismos.

Sí, así es.

Es que me parece que la escritura tiene una magia especial.

Cuando nosotros escribimos, estamos contándonos algo a nosotros mismos.

No es exactamente igual que hablar y contarlo a los demás.

Me parecía también un reto personal para mí.

El poder, de alguna manera, que el lector de este libro,

que todo él son cartas, aunque es tan gordito,

que el lector fuese conociendo a los protagonistas, que son muchos,

de la manera en la que ellos cuentan,

se cuentan a sí mismos su vida.

No con un narrador externo que lo sabe todo y que va contando

lo que sucede.

Ha sido un reto, el lograr o he pretendido lograr,

espero haberlo conseguido,

que los lectores de "Todo se olvida",

vayan descubriendo a los personajes

incluso por su propio estilo de escribir.

Esta es Criptana, esta es su hermana.

Y también es cierto que quería hacer

un pequeño homenaje a grandes novelas que son epistolares.

Por ejemplo el "Werther" de Goethe.

No quiero decir que haya querido emular, ¿vale?

Solo he querido humildemente

hacer un homenaje a novelas antiguas

que estaban todas ellas hechas de cartas.

Pero claro, como tenemos un salto en el tiempo,

y se salta del pasado al presente, algunas cartas son e-mails.

Claro.

Lo que sí es cierto es que pido un esfuerzo a los lectores.

¿A ti te ha costado trabajo que fuese epistolar?

En absoluto. ¿No?

Al principio, hasta que te sitúas.

Yo creo.

Como lectora, hasta que te sitúas, "Vale, esto son cartas".

Y vamos a ir abriendo el mismo baúl

que abre el coprotagonista de la historia.

Vamos a ir abriéndolo y viendo qué nos encontramos.

Y a lo mejor hay cartas que se cortan,

a lo mejor hay e-mails que no tienen respuesta.

Pero eso es el género.

Sí, así es,

me alegro mucho que me digas que no ha costado esfuerzo.

Porque yo era consciente de que pedía un esfuerzo.

A los lectores.

(Música)

Solo te tengo a ti, Miguel,

y te necesito perdonado, así se llama el culpable,

pero está mal dicho,

perdonado es como se queda por dentro el que perdona.

El tema del perdón, esa frase que escuchábamos, se repite,

la repites en el libro como un mantra,

el tema del perdón como decíamos antes, tan presente en tus novelas.

El perdón,

hacia uno mismo, el perdón a los demás, el perdón.

Sé, es que, si nos damos cuenta,

Mari Ángeles, si pensásemos como desde fuera

nos viésemos vivir durante un día completo,

cada día tendríamos que darnos cuenta de la enorme cantidad

de veces que tenemos que perdonarnos a nosotros mismos.

Un error, una palabra mal dicha o dicha a destiempo,

que tenemos que perdonar a los demás cualquier desajuste...

Constantemente estamos perdonando,

el perdón es como un instinto de supervivencia.

Para los seres humanos.

Y Criptana, por ejemplo, la protagonista de la novela,

o toda esa cantidad de personajes que la acompañan,

se perdonan y perdonan,

exactamente igual que tenemos que hacer nosotros cada día

de la vida para afrontar nuestros errores,

nuestros fallos, las cosas a las que llegamos.

O no llegamos bien o llegamos tarde,

las cosas que nos hemos planteado, esos sueños,

esas imaginaciones que, al final,

cumplimos solo en un 30-20% y tenemos que decir:

"Bueno, mañana será mejor que hoy, te perdono,

mañana te vas a despertar y sigue adelante".

Así que, efectivamente, es una novela del perdón.

Porque debe ser así, hay que perdonar para vivir,

hay que perdonar para avanzar.

Hay que perdonar por salud mental.

Y por salud espiritual, también.

Y somos perdonados,

si fuésemos conscientes de la cantidad de veces

que las personas que nos rodean

tienen hacia nosotros una incondicionalidad.

Por ejemplo los alumnos con nosotros, los profesores,

la cantidad de cosas que nos perdonan.

El público con los artistas, como Criptana,

la cantidad de momentos en los que no estás al mismo nivel,

por ejemplo una cantante, al mismo nivel que el disco.

Pero al público no le importa, te perdona, te quiere.

Porque el amor y el perdón están unidos, y nosotros,

cada uno de nosotros,

es una persona muy querida

y muy perdonada por quienes nos rodean.

Y creo que merece la pena que nos demos cuenta.

(Música)

O cantas o vives, o eres un artista o eres cualquiera.

No podrás ser una diva y una hija, una diva y una esposa,

una diva y una madre.

(Música)

El tema de la vocación es otra de las constantes,

otro de los hilos conductores de la novela.

¿Qué es la vocación?

Es que es un gran misterio.

Es como una certeza de que has nacido para algo.

Y es evidente que cuando tienes un enorme talento artístico,

una gran facilidad para algo muy determinado,

parece como que la propia vida te lleva a cubrir la vocación.

Pero realmente, quienes no tenemos un gran talento, también,

hay veces que sentimos como que nuestro deseo

de hacer algo,

nuestro pensamiento y nuestra propia vida,

lo que nosotros hacemos y lo que nosotros queremos hacer,

es lo mismo.

En esos momentos en los que uno desempeña una tarea,

y siente que ha nacido para eso,

esos momentos producen una gran felicidad.

Y por otra parte,

también hay muchas personas

que sienten que no han podido desarrollar

aquello para lo que nacieron,

porque la vocación es un asunto complejo,

que tiene mucho de voluntad,

pero también de aptitud,

de servir para hacer aquello a lo que estás llamado.

La vocación artística, por ejemplo,

Criptana necesita un carácter especial.

No solamente poseer una gran voz,

sino también poseer la voluntad necesaria

para seguir adelante en una... Tan dura.

Y luego hay otra vocación sencilla, que todos compartimos,

que podríamos llamar la vocación de vivir,

que es la que nos hace levantarnos cada mañana

y afrontar la vida porque,

de alguna manera sientes que has nacido para vivir.

Hablabas de la felicidad, al final todos,

y por supuesto los personajes de esta historia,

van buscando esa felicidad.

¿Y qué es la felicidad también?

Dice un filósofo, algunas veces malinterpretado, que es Nietzsche,

que la felicidad consiste simplemente

en que las cosas tengan sentido.

Encontrar el sentido de la vida.

¿Para qué estamos nosotros aquí?

Hay personajes en la novela que a lo largo del camino

que recorren,

encuentran su para qué, para qué estoy aquí.

Por ejemplo Cinta, la Hermana Clarisa, que aparece en la novela,

ella,

entra en un mundo para el cual no tiene vocación

y encuentra la vocación una vez que está dentro.

Ese sentido de la vida, es productor de la felicidad,

pero también es cierto que la felicidad

está hecha de cosas muy pequeñas.

Así que, hay que tener como una especie de alerta,

antena de la felicidad para comprender

que todos los días nos suceden milagros que nos hacen felices,

pero tenemos que estar como entrenados para distinguirlos.

Para reconocerlos entre el magma de la vida,

porque son pequeños destellos, una mirada, una sonrisa,

algo que te han devuelto, algo que han hecho por ti gratis,

sin que tú lo esperaras.

Esas cosas que producen felicidad,

tenemos que desarrollar el mecanismo necesario para verlas,

creo que se siente feliz quien comprende lo que es la vida.

Que es un camino duro, arduo, bello, que merece la pena.

Claro, porque en ese camino también está la cruz,

igual hay que hacer el camino con la cruz a cuestas.

Es que, la cruz es el camino también,

es la mochila que tienes que llevar.

Tienes que llevar la mochila a la espalda,

eso significa aceptar el dolor, perdonar,

porque quienes llevamos la mochila en el pecho,

quienes decidan llevar aquí la mochila del dolor,

y estar constantemente viéndolo, incluso cuando el dolor ya pasó,

y transformarlo en rencor o en deudas,

viven de una manera distinta a quienes son capaces de,

la mochila del dolor, abrazarla,

perdonarla y colocarla detrás para seguir viendo el horizonte

y que la mochila te empuje a seguir viviendo, caminando.

Sé que esto es más difícil hacerlo que decirlo,

pero también sé

que es imprescindible hacerlo para poder vivir.

Comenzábamos este recorrido en los molinos, en la sierra,

veíamos todo ese inicio de la vida de Criptana,

pero su vida termina en una residencia de ancianos.

Y buena parte de su vida, la vive con una enfermedad,

dicen algunos,

la enfermedad de esta época.

De nuestra época, el Alzheimer, además, en el caso de Criptana,

y tú has querido que fuera de ese modo, un Alzheimer,

una forma de la enfermedad muy precoz, muy precoz.

Carmen, ¿qué es el Alzheimer, la mente?

¿Qué es el Alzheimer?

No sé si es buen momento para decir, pero tengo que decir,

el Alzheimer está muy cerca de mí.

Que acompaña mi vida a través de mi madre.

El Alzheimer es una enfermedad que obliga a hacer un viaje,

la persona que lo padece es como si, de alguna manera,

quisiera seguir viviendo, pero en el olvido.

Olvidar, ¿qué significa?

Cuando pierdes el control sobre el olvido,

porque necesitamos olvidar para perdonar y para caminar,

olvidar los malos ratos, olvidar los problemas,

y hay tantas cosas que olvidamos.

Pero cuando una persona pierde el control sobre el olvido

y lo olvida todo, incluso, quién es,

podemos pensar que se ha despersonalizado.

Porque podríamos pensar que nosotros somos nuestra memoria,

pero somos mucho más que la memoria.

Nosotros somos el alma,

y un enfermo de Alzheimer percibe el cariño,

el tacto, el amor.

Percibe la familiaridad, los cuidados.

Un enfermo de Alzheimer es una persona

que tiene todavía despiertos muchísimas facultades.

Aunque no pueda recordar quién eres

y aunque sea difícil para un hijo el asimilar

que tu padre o tu madre no te reconocen ya,

porque si no te reconocen en tus circunstancias,

y esto es un viaje que hay que hacer,

sí reconocen el cariño que te tienen.

Y este viaje que los familiares de enfermos de Alzheimer,

tenemos que hacer junto a ellos, es un viaje muy enriquecedor,

porque de repente comprendes

que esa persona desvalida sigue siendo tu madre.

Como le ocurre a Pedro Bennasar,

el periodista encargado de escribir la biografía de una gran cantante

que ahora mismo es únicamente una enferma de Alzheimer.

Y sin embargo sigue siendo ella, sigue teniendo la magia.

Mi madre sigue teniendo su magia, sigue conservando su magia.

Pero esto es un viaje, un viaje que hay que hacer al lado de ellos,

porque lo primero que te golpea es la enorme dureza,

la enorme injusticia de una enfermedad

que separa a una persona de sus propios recuerdos.

Y claro, en los recuerdos de una madre están sus hijos,

en los recuerdos tuyos y míos está una vida entera.

Así que,

es una enfermedad misteriosa de la que se habla mucho,

pero de la que se sabe muy poco.

Por cierto, tenemos que decirlo, no puedo evitarlo,

la portada de este libro, es un cuadro pintado por tu madre.

Pero ahora me voy a emocionar aquí ante la cámara y no debería.

Sí, es un cuadro pintado por mi madre.

La novela,

Mari Ángeles me ha permitido recordar

cómo era mi madre antes de la enfermedad.

Porque claro,

el Alzheimer te absorbe y solamente puedes llegar a sentir

compasión por la persona enferma.

Y no tienes que sentir compasión, solo tienes que acompañar.

Pero claro,

me he permitido recordar que mi madre

era una pintora maravillosa como se ve en esta portada.

Y agradezco mucho a la editorial CAB de Edelvives,

este regalo tan biográfico, para mis hermanos y para mí,

de tener este cuadro, está en mi casa.

De tener un reflejo de mi madre tal como es.

Como es.

Carmen, ¿todo se olvida?

No, Mari Ángeles, nada se olvida.

Todo nos hace y es el camino de la vida.

Pues con este camino nos quedamos,

Carmen, muchas gracias,

un camino que cada uno tendrá que recorrer obviamente.

Te agradezco mucho este tiempo que nos has dedicado,

esta mañana estupenda que estamos pasando en Campo de Criptana.

Agradecemos, además,

a tantas personas que nos han acompañado

también en este camino.

Pero sobre todo te agradezco

que hayas dejado buena parte de tu vida en este libro,

"Todo se olvida".

Gracias. Gracias a ti.

Y de todos ustedes, amigos, también nos despedimos.

Solamente hasta la semana que viene, eso sí,

les invitamos por supuesto a que lean este libro,

"Todo se olvida", y a que vengan a Campo de Criptana.

Merece la pena.

Gracias por el tiempo que nos han dedicado y lo dicho,

hasta el próximo domingo si Dios quiere.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Todo se olvida

Últimas preguntas - Todo se olvida

16 jun 2019

Este domingo nos trasladamos a Campo de Criptana, el lugar donde se inicia la nueva novela de Carmen Guaita, "Todo se olvida". Un relato epistolar sobre el perdón.

ver más sobre "Últimas preguntas - Todo se olvida " ver menos sobre "Últimas preguntas - Todo se olvida "

Los últimos 539 programas de Últimas preguntas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios