Últimas preguntas La 2

Últimas preguntas

Domingos a las 10.00 h.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4039022
Para todos los públicos Últimas preguntas - Por tantos (Estudio 25.5) - ver ahora
Transcripción completa

de su entorno y que mira la realidad. Pero la Iglesia...,

(Música cabecera)

El próximo 30 de junio termina la campaña

de la declaración de la renta 2017.

Un año más, la Iglesia ha lanzado su programa "Por tantos",

con el objetivo de concienciar a los contribuyentes

sobre la importancia de marcar las dos X

en la declaración de la renta, para colaborar de esta manera

con el sostenimiento económico de la Iglesia católica.

Un pequeño gesto que en nuestra sociedad

marca una gran diferencia, la de poder seguir dando cobertura

a más de 2 800 000 personas en los centros

para mitigar la pobreza que Cáritas pone al servicio de la ciudadanía,

para poder seguir dando asistencia a más de 160 000 inmigrantes

en una situación complicada, la de restaurar

el importante patrimonio cultural de nuestras iglesias y parroquias,

y sobre todo, el poner los medios disponibles

al servicio del Evangelio.

Una labor social y espiritual que permite que la Iglesia

funcione con independencia en su peregrinar por la tierra.

Pues sí, amigos, bienvenidos,

muchas gracias por estar con nosotros.

Como hemos visto en este vídeo, detrás de cada X hay una historia.

Porque detrás de cada céntimo, podemos decir que donemos

a nuestra Iglesia, con ese céntimo se hace algo por alguna persona,

le sirve a alguna persona, pero mucho mejor que nos lo explique

quien hoy está con nosotros, él es don Miguel Ángel Jiménez Salinas,

que es director del secretariado del sostenimiento de la Iglesia,

buenos días, Miguel Ángel. Buenos días, M Ángeles.

Encantada de que esté con nosotros para hablar de un tema

que dicen que no es muy elegante, hablar de dinero,

pero yo creo que es necesario, además, se está haciendo

en la conferencia episcopal una gran apuesta

por la transparencia, por contar, como decíamos, a dónde va

el último céntimo que donemos a nuestra Iglesia, ¿no?

Exactamente, es una gran apuesta que no es de ahora.

Es verdad que ahora la transparencia está muy de moda,

hace unas semanas presentábamos el portal de transparencia,

el año pasado se hacía el portal de donativos,

pero desde hace 20 años se viene editando en cada diócesis

una pequeña revista, una pequeña publicación

donde, en cada diócesis, se dan a conocer las cuentas de la diócesis,

entonces, ¿por qué? Porque estamos convencidos que hay que explicarle

a las personas de Iglesia y a las que valoran la labor de la Iglesia

y que colaboran, pues qué se hace con el dinero,

qué labores se desarrollan, a qué se dedica,

cómo se distribuye... Entonces, está de moda,

y seguimos apostando por la transparencia

y seguiremos apostando por ella.

Tanto es así que el próximo día 1 de junio,

apenas dentro de unos días, se va a presentar,

también se lleva haciendo unos cuantos años así,

se va a presentar públicamente la memoria de la Iglesia.

¿Qué se ha hecho durante este último año, no?

La memoria de actividades, y además, auditada,

eso es muy interesante, porque cuando se habla de la Iglesia

y se dice que la Iglesia es, de la Iglesia deja de ser,

o la Iglesia hace, pues llevamos muchos años

con un gran esfuerzo por explicar qué se hace,

a qué se dedica el dinero y cuál es la labor que se desarrolla.

Todo está recogido en esa memoria de actividades que, efectivamente,

se presentará el próximo jueves, el día 1 de junio,

con el reparto del dinero de la casilla de la Iglesia,

y el impacto económico de las catedrales,

de las fiestas religiosas, es decir, muchísima información,

precisamente, porque consideramos que la sociedad española,

que la Iglesia española, tienen el derecho de conocer

toda esa información para actuar con toda libertad.

¿Cómo han sido estos 10 años en los que, insistimos,

la Iglesia no recibe aportación como tal del Estado,

sino la que nosotros, los propios contribuyentes queremos

cuando marcamos la X en la casilla de la Iglesia católica

o de otros fines, o las dos, que también se puede?

Exactamente. Pues son 10 años de "Por tantos", efectivamente,

10 años explicando, porque para nosotros es fundamental

explicar qué hace la Iglesia, y empezó siendo fundamental

que en diciembre de 2006 se firmó la modificación

del sistema de asignación tributaria, ¿y qué suponía ese sistema?

Que si antes, hasta 2006, la Iglesia tenía asignación del Estado,

recibía una cantidad, desde ese año,

recibe lo que los contribuyentes deciden.

La Iglesia recibe el 0,7 % de los impuestos de las personas

que marcan la casilla y, efectivamente,

se puede marcar la casilla de la Iglesia,

se puede marcar la casilla de la Iglesia y de fines sociales,

se puede marcar solo la de fines sociales,

no se puede marcar ninguna, que el otro día nos preguntaban:

"¿Y por qué decís que no se puede marcar ninguna?",

y respondimos: "Pues porque nos parece muy interesante

que nosotros expliquemos y que las personas decidan en libertad

lo que les parece conveniente. Si tenemos que estar otros 10 años

explicándole el "Por tantos", seguiremos explicando

sin descanso, por ejemplo, el tema de los privilegios,

el tema, muy importante, que nosotros procuramos

no solo pedir dinero, sino que nuestra forma de ver la realidad

es decirle a los que somos creyentes:

"Tienes que participar en la Iglesia,

tienes que sentirte parte de la Iglesia".

Ese mensaje que lanzamos en torno a la Iglesia diocesana

y que este último año lo hemos lanzado

con mucha más insistencia, "Somos una gran familia contigo".

Ese sentido de pertenencia, el sentido de implicación

de los creyentes en su parroquia, en su comunidad cristiana.

De ahí nace una forma natural de colaboración,

porque nadie se desentiende de su familia. Entonces, por eso,

nos esforzamos en explicar la labor de la Iglesia,

en explicar el sistema de asignación tributaria,

el explicar si la Iglesia tiene privilegios o no tiene privilegios,

si recibe 11 000 millones o no recibe 11 000 millones

del Estado, es decir, lo que la gente se pregunta en la calle,

si la Iglesia solo da el 2% para Cáritas,

ese tipo de cosas, nos esforzamos en explicarlas mucho, ¿para qué?

Para que la gente pueda decidir con libertad,

si marca la casilla de la Iglesia o no la marca,

si colabora con su parroquia, si no colabora,

si ayuda a los demás a través de la Iglesia

o a través de otros cauces, es decir, nuestra labor es informar,

es sensibilizar para que la gente pueda decidir con libertad.

Puede que haya personas que se estén preguntando:

"Bueno, ¿y todo esto dónde lo cuentan?". Pues por ejemplo,

en la página web portantos, es un portal donde hay preguntas,

hay mitos que no son reales y que se encargan de explicar,

se cuentan todas las actividades que se hacen, se cuenta

dónde se dedica cada dinero, bueno, en el portal portantos,

en internet, por ejemplo, ahí se puede encontrar

toda esta información. Estamos en redes sociales,

tenemos página de Facebook, cuenta en Twitter, el Instagram,

es decir, estamos utilizando todo lo que podemos

para explicar todo lo que hay que explicar, que es mucho,

porque hay bastante desinformación sobre todos estos temas.

Por ejemplo, el tema de los privilegios es una constante.

Es cíclico, ¿verdad? Es que la Iglesia tiene privilegios,

es que la Iglesia no paga el IBI, es que el Estado está,

por ejemplo, con el tema de los conciertos,

es que no tenemos por qué pagar la educación a los niños,

los conciertos escolares me refiero, no tenemos por qué pagar

la educación, ese tipo de educación a otros niños,

esto hay que explicarlo, claro. Hay que explicarlo, es decir,

¿la Iglesia tiene privilegios? Es que es muy claro,

es verdad que la perspectiva que a lo mejor a veces tomamos

no es la adecuada,

pero yo soy muy rápido, ¿no? Y con un ejemplo que creo yo

que se entiende muy bien. La presencia de la Iglesia católica

en los hospitales, en las cárceles, por ejemplo,

cualquiera puede decir: "Claro, hay allí una posición privilegiada

de la Iglesia".

No, es decir, no existe esa posición privilegiada.

Se trata más bien de un derecho del enfermo,

de un derecho del privado de libertad, ¿y cuál es su derecho?

A ser atendido religiosamente, a ser atendido en su religiosidad,

en su fe, en sus creencias. Y en ese derecho, da igual que sea

un derecho de la Iglesia católica, o sea, de la persona que es católica,

o un derecho de una persona que es judía,

o un derecho de una persona que es musulmana, es verdad

que según el CIS el 72 % de la población se declara católica,

y evidentemente, el número de capellanes católicos es mayor

y puede dar la impresión que es una posición privilegiada,

pero cuando uno lo piensa con algo de detenimiento, no es verdad,

porque es el derecho de la persona a ser atendida

y el Estado tiene derecho a atender, a cubrir ese derecho.

La Educación, los padres tienen derecho a elegir

la educación de sus hijos, y entonces,

el planteamiento es distinto. No es que el Estado

tenga que cubrir todo, no, es la sociedad la que tiene

que cubrir con su iniciativa todo, y el Estado tiene que llegar

a donde no llega esa iniciativa privada.

Entonces, pues en ese marco de libertades, de democracia,

de respeto y de derechos, es donde hay que situar todo.

Y con el dinero, por ejemplo, si ahora marcamos la X

en la declaración de la renta, la X para la Iglesia católica,

¿qué se hace con ese dinero, cómo se reparte ese dinero,

dónde va ese dinero? Porque otro de los...

Yo creo que de desinformación, no por falta de información

por parte de la conferencia, sino que a veces,

no llegamos a conocerla o estamos un poco absorbidos

por los prejuicios o los mitos. "Dar muy poco dinero a Cáritas",

bueno, ¿qué se hace con todo ese dinero?

Bueno, pues en estos últimos años, más o menos,

la Iglesia ha recibido 250 millones de euros

de la voluntad libre de los que marcan la X.

¿Y nada más? Quiero decir si no hay otra...

No hay otro tipo de asignación, ¿vale? Ahora explicamos

un poquito eso. Ese dinero lo recoge la conferencia episcopal

y lo distribuye, lo reparte equitativamente

en base a ciertos criterios para apoyar las diócesis

que menos posibilidades tienen, entre todas las diócesis españolas,

y luego, las diócesis, con ese dinero que se recibe de la X,

pues atiende las necesidades que tiene. Así de sencillo.

Y entonces, ¿se da un dinero a Cáritas?

Si de ese dinero de la declaración de la renta,

que eso es a lo que a veces se refieren,

se da, en los últimos años, seis millones de euros,

y entonces, es ahí de donde nace ese 2 %.

¿Es el único dinero que la Iglesia da a Cáritas?

No, ni mucho menos, porque Cáritas y la Iglesia son lo mismo.

Llega en torno, hemos calculado, al 65 % del dinero de Cáritas

procede de la Iglesia, a través de las colectas

que se hacen en las parroquias, de las personas que quieren

dar un donativo a su Cáritas parroquial,

a su Cáritas diocesana, porque en cada diócesis

hay una Cáritas, ¿no?

Y luego, en los locales de las parroquias

es donde Cáritas desarrolla su labor porque Cáritas y la Iglesia

es lo mismo, es decir, gran parte del dinero de Cáritas

procede de los bolsillos de los católicos,

procede de la Iglesia.

Y que se invierte, o que se beneficia, digámoslo así,

personas que puede que no sean católicos. Eso también

yo creo, a través de Cáritas, sin ninguna duda,

porque en Cáritas no se pregunta qué religión tienes

cuando alguien se acerca a una Cáritas parroquial, diocesana,

lo que sea, pero niños que pueden ir a un colegio concertado,

pero sus padres, a lo mejor, han elegido ese colegio

por otras razones, pero no porque ellos sean católicos.

Y muchísimos más ejemplos. En un hospital, de pronto,

el sacerdote a lo mejor simplemente va a hablar un rato

con una persona que está en una habitación

y no profesa la religión católica. Exactamente.

Y nuestro estilo, nuestra forma, es que no le preguntamos

o no se atiende a nadie, o no se deja de atender

por religión, por sexo, es decir,

la atención no es, en ningún caso, nunca discriminatoria, no.

¿Qué vemos? Pues desde el Evangelio vemos el rostro de Cristo

en cualquier persona, y ese es nuestro punto de vista

de la atención. El acompañamiento a una persona

desde un punto de vista humano, que pueda ser un capellán

con una persona de otra religión, es un acompañamiento

pues humano, desde ese punto de vista.

Que desde la fe nosotros vemos, efectivamente ahí,

el rostro de Cristo y procuramos transmitir el amor de Dios,

por supuesto. Pero, por eso, la atención, en ese sentido,

no discrimina, sino que ayuda allí donde hay necesidad.

Y eso es lo que se ve. Del mismo modo, por cierto,

que hay muchas personas que se declaran no católicas,

pero que marcan la X para la Iglesia católica

porque consideran que su labor es buena.

Efectivamente. Eso no lo tenemos calculado,

pero debe haber un número considerable de gente que dice

que no cree en Dios, por supuesto, como no creo, no practico...

Sin embargo, valoro la labor que hace la Iglesia en tantos ámbitos,

en el sanitario, en la cogida a los inmigrantes,

en la trata, por ejemplo, que es un tema muy doloroso,

una herida en el corazón de la humanidad...

Y valora esa labor. Entonces, colabora marcando la X

o colabora dando su donativo porque sabe que ese dinero va a ser

muy bien invertido.

De algún modo lo comentaba antes, cuando hacía referencia

al día de la Iglesia Diocesana...

Lo digo por ir un poco más allá, nos hemos quedado

en la declaración de la renta, ahora veremos de qué otras maneras

podemos contribuir con nuestra Iglesia,

pero si vamos a la esencia, a la raíz,

de lo que significa dar mucho o poco,

cada uno en la medida de sus posibilidades,

a la Iglesia católica, tiene que ver con la propia esencia

de ser cristiano, con la propia responsabilidad...

como miembros de una familia. ¿Quién no ayuda a su hermano?

¿Quién no pone en la cajita, en la hucha familiar?

Exactamente, esa es nuestra idea. Llevamos años queriendo transmitir

esa idea. Los bautizados somos la familia de los hijos de Dios.

Podemos tener dos lazos de unión, la fe, pero también la creación,

es decir, todos somos criaturas de Dios.

Yo veo a una persona de otra religión y también lo considero mi hermano.

A uno que no cree, también lo considero mi hermano

porque también Dios ha creado a esa persona.

Entonces, eso une a la humanidad en lazos invisibles

y eso es lo que nos nace del corazón como creyentes y como personas.

Ayudar a quien tenemos enfrente, ayudar al necesitado,

ayudar a aquel que pasa por nuestro lado

con el que coincidimos en nuestra vida

y que con una simple mirada nos está reclamando ayuda

o nos expresa que necesita algo. Ahí es donde está el fundamento

de decir... Es domingo hoy. San Mateo, 25.

"Cada vez que lo hicisteis con uno de estos, mis hermanos,

conmigo lo hicisteis". Eso late en el corazón de la Iglesia

y late en el corazón de cualquier persona creyente

de su entorno y que mira la realidad. Pero la Iglesia...,

aun siendo una cantidad, desde luego, considerable

la que se recauda, la que llega por la declaración de la renta,

no es el único modo de financiación o de sostenimiento

de la Iglesia católica, ¿no? Claro. No...

Los cálculos... Es diferente en cada diócesis.

Pero el cálculo general, de media, es que en torno a un 23-25 %

supone la casilla de la declaración de la renta

y el otro 75 % procede de colectas, donativos,

suscripciones, herencias... Es decir, pues es que luego

ese muy cotidiano. En una parroquia, pues hay una persona mayor

que se acerca y que dice que lleva viviendo su fe toda la vida

en esta parroquia, a lo mejor, es soltero o soltera,

no ha tenido hijos, pues le parece perfecto

dejarle lo que tiene a su parroquia, sea mucho o poco.

O en el cestillo que se pasa todos los domingos en misa

o que una persona dice que va a hacer una suscripción de 20 E, de 50,

de 100..., lo que sea, a mi parroquia, a mi diócesis.

Y eso viene muy bien porque, así, la parroquia

puede contar con esa cantidad de dinero para afrontar proyectos.

Puede prever, no estar a ver este domingo cuánto cae.

Claro, exactamente. Hay diversos modos de colaborar

y que son todos perfectamente compatibles.

Por cierto, ahora que menciona lo del cestillo del domingo,

siempre recuerdo a unas amigas mexicanas,

que pasaron un tiempo en España, y me decían:

"Nos hemos quedado asombradas de lo poco que se echa

en el cestillo los domingos en España".

En México, eso es impensable. De verdad, a mí,

eso me hizo reflexionar. Al final, echamos

lo que tenemos suelto en el monedero en ese momento.

Ellas se quedaban alucinadas. Cómo es posible que se colabore

tan poco con la Iglesia. Claro. Estamos acostumbrados

a que echamos en el cestillo 20-40 E y ya está.

Luego, pues esa es nuestra cultura que tenemos que modificar

desde el sentido de familia. Yo tengo que implicarme más

en el sostenimiento de mi parroquia, interesarme en cómo funcionan

las cosas, en sus cuentas, en cómo van los niños de catequesis,

cuántos grupos de jóvenes hay, cuántos grupos de catequesis

de adultos y colaborar en el sostenimiento del tejado

de mi parroquia, de la calefacción de mi parroquia,

de las salas donde se desarrolla la catequesis

y del material que es necesario para el campamento de los chicos

en verano. Claro.

Y ese es un cambio cultural que, justamente, en esa dirección

es en la que "Por tantos" intenta trabajar.

Pues hablando de distintas maneras de donar a nuestra Iglesia,

por cierto, desde hace unos meses, la Conferencia Episcopal

ha puesto en marcha una manera muy sencilla de donar

a nuestra Iglesia, pues tanto en el ámbito parroquial,

diocesano, de la propia Conferencia Episcopal,

a través de Internet. Hay un tutorial

que me gustaría compartir con ustedes que se llama así,

"Yo dono a mi Iglesia". Vamos a ver

de qué manera tan sencilla podemos hacerlo.

Vamos a verlo.

Bienvenidos a donoamiiglesia.es,

el sitio en Internet de la Iglesia católica en España

donde, de forma muy sencilla, segura y solvente,

puedes ayudar a tu parroquia, a tu diócesis

o a la Conferencia Episcopal a seguir adelante

con su importante labor en la sociedad.

Lo primero que tenemos que hacer es entrar a www.donoamiiglesia.es,

aquí descubriremos distintos modos de colaborar.

Si lo que queremos es dar un donativo a nuestra parroquia

o a cualquiera de entre las 23 000 que hay en España,

tendremos que "clicar" en Donar a mi parroquia.

Primero, nos pedirán el código postal

o la población de la parroquia que queremos ayudar.

Después, la cantidad que deseamos aportar

y si queremos que sea de forma mensual o una donación puntual.

(Música)

Ya solo nos queda rellenar nuestros datos personales

y definir la forma de pago.

Si lo prefieres, tienes un teléfono de atención al usuario

de 9 de la mañana a 9 de la noche, de lunes a domingo.

Y recuerda, tendrás un 75 % de desgravación fiscal

en los primeros 150 E.

Este portal web es 100 % seguro por lo que tus datos personales

y el dinero que dones estarán a salvo.

Donoamiiglesia.es nace como una nueva vía

para que feligreses y creyentes en la labor que desempeña la Iglesia

puedan aportar sus contribuciones. Los donativos con los que sustentan

las parroquias y las diócesis dependía de las aportaciones

de los fieles y de aquellos que marcan la X

en la recaudación de la renta. Esta nueva web permite poner

a las nuevas tecnologías al servicio del Evangelio.

En la página, disponible en seis idiomas distintos,

podrás conocer los testimonios de los beneficiarios de tu donativo,

además de descubrir otras formas de colaborar con el proyecto.

Que bien puede ser difundiendo la iniciativa en redes sociales

o dejando tu legado para que muchas familias

recuperen la ilusión. Y esto es donoamiiglesia.es,

el portal donde, de una forma tan sencilla,

puedes ayudar a que miles de historias más

sigan siendo posibles gracias a tu generosidad.

(Música)

Así de sencillo, Miguel Ángel, es colaborar,

donar a nuestra Iglesia. Así de sencillo, donoamiiglesia.es.

Y se puede hacer un donativo a cualquier parroquia de España,

a cualquier diócesis de España o, incluso,

a la Conferencia Episcopal. Entonces, es un ejercicio

de libertad, tener una oportunidad, donoamiiglesia.es,

y a la 1:00 de la mañana, antes de irme a dormir,

hago un donativo a la parroquia pequeñita

en la que se me bautizó, a esa parroquia.

Así de sencillo. Luego, con el dinero que llega

a las parroquias, a las diócesis... se pueden hacer tantas cosas,

hay tanta creatividad... Además, siempre atentos

a los nuevos tiempos. Hace unos días, además,

coincidiendo con la fiesta de Madrid, de san Isidro,

se presentó un nuevo servicio que ofrece, en este caso,

la diócesis y que tiene que ver con la asistencia espiritual

por la noche, una asistencia de urgencia.

Es un servicio que se llama SARCU y que vamos a conocer un poco más.

El SARCU es el Servicio de Atención Religiosa Católica Urgente

que ha puesto en funcionamiento la diócesis de Madrid

y que entrará en funcionamiento desde las 22 horas

hasta las 7 de la mañana, todos los días del año.

Es un servicio espiritual, un servicio ministerial

y un servicio sacramental fuera de las horas de la parroquia.

El génesis está en Argentina, en la diócesis de Argentina.

Ya en la diócesis de Buenos Aires, incluido el papa Francisco,

nos recordaba que él también participó como voluntario

en el servicio urgente, aunque allí tiene otro nombre.

Surge allí, a raíz de una necesidad que se presenta a un abogado

porque su padre está bastante enfermo y pretende buscar a un sacerdote

a una hora bastante intempestiva de la noche.

No logra encontrarlo. A partir de esos momentos,

él empieza a generar esa necesidad y a vivir esa cruzada

hasta que logró que el servicio se pusiese

en la diócesis de Argentina. Cuando el papa se lo dice

al cardenal Osoro, el cardenal Osoro, recién tomada la posesión aquí,

en la diócesis de Madrid, se pone en contacto

con su vicario de Acción Social porque le gusta el servicio.

A partir de ahí, surge el SARCU. En ocasiones, es muy difícil

encontrar a un sacerdote a partir de determinadas horas

debido a que hay muchos horarios y es difícil encontrarle disponible.

Con un número de referencia, un número de teléfono,

todos los católicos, es un servicio público

al que tendrán acceso y, simplemente con llamar,

nos pondremos en comunicación y en contacto con la persona

que nos ha demandado el servicio. El SARCU funciona desde las 22 horas

hasta las 7 de la mañana, diariamente,

los 365 días del año, incluidos los meses de verano.

No va a tener interrupción. Una persona que llame al SARCU,

en el momento de recibir la llamada, el sacerdote comprobará

la veracidad de la llamada, devolviéndole la misma

y ya dándole los datos exactos de lo que precisa.

A partir de esos momentos, dependerá de dónde sea la llamada,

pues el sacerdote se acercará a prestar el servicio demandado.

Como vemos, pues mucha creatividad que hay en la parroquia más pequeña,

en la Conferencia Episcopal, como hemos visto,

atentos también a las nuevas tecnologías.

Por cierto, algo importante, estábamos hablando de donativos

y del dinero que damos a nuestra Iglesia católica.

Por supuesto, todo se declara, todo se le grava

lo que se tiene que gravar, eso está clarísimo, ¿no?

Por supuesto, a través del portal de donativos,

eso ya se queda registrada y, entonces, cada parroquia recibe,

a través de las diócesis, la notificación

y el sacerdote hace la declaración del modelo 182 de Hacienda

para que esté todo, justamente, lo que decíamos,

desde la transparencia, es decir, todo se declara.

Además, hay una gran oportunidad de la desgravación

de los donativos que uno hace para que todo quede bien reflejado

y con toda claridad. Pues Miguel Ángel Jiménez Salinas,

yo le agradezco también la claridad con la que nos cuenta

en el programa todas estas cosas y que cuentan a través

de los portales y de la página web de la Conferencia Episcopal.

Don Miguel Ángel,

director del Secretariado para el Sostenimiento de la Iglesia,

gracias, de verdad, por habernos acercado estos temas,

que a veces son un poco complicados, un poco farragosos,

pero nos ha dado mucho gusto poderlo compartir de este modo

con usted. Muchas gracias. Gracias a vosotros.

Y a todos ustedes, amigos, gracias también

por habernos dedicado su tiempo. Si lo desean, la próxima semana

tenemos, de nuevo, la cita aquí, en "Últimas preguntas".

Hasta entonces.

(Música)

  • Por tantos (Estudio 25.5)

Últimas preguntas - Por tantos (Estudio 25.5)

28 may 2017

¿De qué manera se financia la Iglesia católica?¿En qué se emplea ese dinero? Hoy hablamos del sostenimiento económico de la Iglesia.

ver más sobre "Últimas preguntas - Por tantos (Estudio 25.5) " ver menos sobre "Últimas preguntas - Por tantos (Estudio 25.5) "

Los últimos 459 programas de Últimas preguntas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios