Últimas preguntas La 2

Últimas preguntas

Domingos a las 10.00 h.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4211418
Para todos los públicos Últimas preguntas - Los tambores hablan - ver ahora
Transcripción completa

A ti, África te habla.

Hablan sus tambores cuando resuenan por los caminos de tierra roja

y cuentan cuentos mientras se acercan a la escuela de latón.

Los tambores hablan para inventar un mundo mágico

al otro lado del imperio dominante,

donde los de siempre roban los sueños del que es diferente.

Esta vez no,

esta vez África tienen la palabra.

Los tambores hablan y cantan los proverbios de una África sabia,

trayendo de nuevo a la vida las historias de la araña Anansi

y de los animales, legítimos señores de la selva.

Resuenan los tambores.

Te dicen: "Somos los dueños del tiempo.

Nuestro tiempo es el tiempo disecado que se estira y se encoge,

que te hechiza y te lleva y te trae al mercado.

Te regala amaneceres y otras muchas cosas que no se compran".

Los tambores hablan de una vida distinta, más honda.

Hablan de hermanos de sangre unidos de por vida

bajo el calor de la misma madre.

Hablan de Mandela y de su corazón invicto,

dueño de su propio destino.

Los tambores también gritan y lloran

ante los cortejos interminables de tumbas en el mar de la vergüenza.

Pero siguen resonando,

no se resignan a enterrar los sueños.

Hablan de leyendas, mitos, historias sagradas,

pero en el fondo solo creen en el Dios que viene del sur

con sandalias y sombrero de mendigo.

El lugar donde los tambores hablan tiene algo que decirte.

No importa tu credo ni es tu signo político.

No importa el color de tu piel ni tu nacionalidad

ni tu orientación sexual.

Hombre o mujer, joven o viejo, rico o pobre,

los tambores hablan para ti,

porque tienen sed de nuevos senderos,

miradas distintas, de besos sinceros.

Porque tienen sed de tierra sin dueño,

sed de otras orillas, sed de un mundo nuevo.

Los tambores hablan. Muy buenos días.

Gracias por estar con nosotros una semana más,

aquí, en "Últimas preguntas".

Vaya que sí hablan los tambores, vaya que sí dicen cosas

que, desde luego, llegan al corazón.

Algunas de ellas están recogidas en este libro disco,

"Los tambores hablan", editado por la ONG SED,

que además está de celebración, 25 años de esta ONG.

Un disco en el que han participado

grandes, grandes, grandísimos artistas

como Víctor Manuel, Rozalén, Antonio Carmona, Ana Belén,

Miguel Ríos, Andrés Suárez, Adrián Martín Vega,

Inma Serrano, Javier Vargas, Pasión Vega,

David San José, Tontxu, José Sacristán, La Shica,

Juan Valderrama, Javier Álvarez, Ondina, Pedro Guerra,

Edgar Oceransky, Julián Maeso y Fran Fernández, que está con nosotros.

Buenos días, Fran. Muy buenas.

Qué gusto, gracias por estar también en el programa.

Acompañado, en este caso, pues yo creo,

que... por una de las almas de este proyecto,

por no decir el alma del proyecto, que es el director de la ONG SED.

Es el hermano Javier Salazar, bienvenido.

Buenos días, buenos días.

Qué gusto, gracias por estar con nosotros,

y por compartir tantas cosas buenas y, además, con música en directo,

Los tambores hablan, ¿y qué dicen los tambores, Javier?

Pues dicen un mensaje muy claro, dar la palabra a África.

Tenemos un poco el vicio de contemplar África

desde la respectiva del hambre, de la guerra, del sufrimiento,

y se ahoga su mensaje con las lágrimas de ese pueblo.

Sin embargo, África tiene mucho que decir,

porque tiene una cultura, una tradición, unos valores

que hay que redimir y hay que darles cancha

para que el pueblo africano se levante un poco

y también para que nos llegue al pueblo occidental,

porque también a nosotros nos haría un beneficio extraordinario

compartir la fraternidad, la hospitalidad, no sé,

el amor por la naturaleza. África tiene la palabra.

Os habéis valido también, habéis hecho valer

la palabra a través de la música de grandes artistas.

¿Esto cómo se hace? ¿A quién se lo ocurre y de qué manera?

Dice: "Ahora los voy a llamar y los voy a juntar".

¿Cómo ha sido esto, Javier? Ha sido por la experiencia, ¿no?

Que varios de ellos, Víctor Manuel, Inma Serrano,

estuvieron en África hace ocho años.

Hace ocho años pudieron contemplar

proyectos que la ONG SED hace en África

y quedaron prendados de la sonrisa de los niños,

de la sinceridad de la gente, de la profundidad de los mensajes.

Llegó el momento de los 25 años de SED

e hicimos la propuesta.

Nos animamos con nuevo disco y todo han sido facilidades.

Inma Serrano y Víctor Manuel han extendido un poco

el mensaje de solidaridad entre este grupo de artistas

y hay que decirlo, que han participado

con una generosidad y una alegría extraordinaria.

Porque han participado, pero sobre todo, Fran,

yo creo que os habéis implicado,

que nadie piense que esta participación es:

"Bueno, yo afirmo aquí una canción, la canto,

se queda en el disco y se acabó". Ni muchísimo menos.

Eso es, quizás, lo que, a lo mejor, se va a ver y va a perdurar

un poquito más en el público, digamos,

pero para vosotros la vivencia ha sido muchísimo más amplia.

Sí, lo que podemos hacer con las canciones es echar un cable.

Ya aprendimos que cuando ayudas a alguien

también te está ayudando a ti mismo.

Hemos estado allí, la ONG SED nos ha llevado a África,

a Pasión Vega, a Rozalén, a Tontxu, a Julián Maeso y a mí

y ha sido muy bonito también poder ver realizados los proyectos.

Hemos visto un colegio que hace cuatro años no existía

y que se ha hecho también con el disco anterior,

también se está recaudando mucho dinero para ayudar allí

y es muy bonito saber que tus canciones y tu música,

que al fin y al cabo es nuestra vida, está ayudando a la gente

y también, por supuesto, a nosotros mismos,

porque queremos todos un mundo mejor.

¿Tú qué idea tenías?

No sé si conocías África, si habías estado en África anteriormente.

¿Sí habías estado? No, no había estado.

No había estado nunca y, fíjate, es una de las cosas

que agradezco a la música, poder dedicarme a la música

y poder conocer todo lo que pasa en el mundo.

Precisamente es algo a lo que no puede ser ajeno

y también sabemos que los problemas, que pasa en otros países,

también pertenecen a este mundo y nos tocan.

Es algo que también lo que aprendemos hace mucho tiempo.

Yo no había estado en África y ha sido muy bonito, sobre todo,

ver el trabajo realizado y ver que el trabajo de la ONG SED

realmente es útil, sirve y crea ayuda y felicidad en la gente.

¿Qué te has traído de África, Fran?

Qué idea llevabas, quizá, y cuando has estado allí

que te has traído. Es algo...

Cuando hemos vuelto, todos lo hemos comentado entre nosotros,

con Rozalén, con Julián, con Tontxu, que hay que poner en su sitio,

como tiene que poder en su sitio, en su corazón y en su cabeza.

Nos hemos traído, sobre todo, una sensación de amor muy grande.

Lejos queda la imagen de que África es un niño pasando hambre con moscas.

Es una de las cosas que también queremos que se sepa que no es así,

que en África hay mucha belleza y hay mucho amor.

Nos llevamos la amabilidad de la gente,

nos llevamos muchas experiencias muy bonitas

viendo cómo sea ayuda a la persona.

Estuvimos en un orfanato lleno de niños muy pequeños,

pero también atendidos por gente.

Es decir, se puede ayudar a la gente y se está haciendo.

¿Nos cantas alguna canción? La que está en el disco, por ejemplo.

Mira, el disco, las letras son de Aureliano García,

este es un misionero marista.

Es verdad, no lo hemos dicho todavía, es verdad.

Y le hemos puesto música algunos.

Esta es la canción que abre el disco que yo comparto con José Sacristán.

(Música)

Oh, oh.

Oh, oh.

Érase una vez un jefe de poblado

poderoso y rico con vacas y tierras.

Collares de oro, mandón y mal hablado

y una mañanita de malas maneras

hizo que viniera su mejor criado.

En el camino de tierra roja, en el camino,

se pintan letras y corazones que cuentan cuentos.

Hilera de niños, danza y canción,

es el camino hacia la escuela de latón.

Oh.

Oh.

Mercado del pueblo,

maníes y ahumados.

En el camino de tierra roja, en el camino,

se pintan letras y corazones que cuentan cuentos.

Hilera de niños, danza y canción,

es el camino hacia la escuela de latón.

En el camino de tierra roja, en el camino,

se pintan letras y corazones que cuentan cuentos.

Hilera de niños, danza y canción,

es el camino hacia la escuela de latón.

Es el camino hacia la escuela de latón.

Oh.

Y en el árbol del consejo

endulzar la palabra,

endulzar la palabra.

¿Tú has estado en la escuela de latón,

pudiste estar en una de esas escuelas?

He estado allí y, además, esta canción tiene un mensaje

que la palabra es muy importante utilizarla bien,

y con la palabra se puede llegar a todos lados

sin necesidad de violencia

y solo tratando de utilizarla positivamente, con amabilidad.

Javier, 25 años de la organización SED,

de la ONG de los hermanos maristas.

Por cierto, que a su vez se celebra el 200 aniversario,

el segundo centenario de la fundación de la orden marista.

Este año todo fiesta, ¿eh? Todo.

Todo fiesta y todo compromiso, va unido,

porque hablábamos de la escuela de latón,

los maristas, sobre todo, están dedicados a la educación,

pero la educación aquí, en colegios, en distintos lugares,

en España, en tantos otros países, pero también esas escuelas de latón.

Así es, así es.

Consideramos que la educación es la herramienta adecuada

para transformar la sociedad.

Entonces, sí, nuestra apuesta institucional es la educación,

tanto los maristas como institución como la ONG SED

invertimos esfuerzo, sembramos vida para que la escuela sea

eso, algo que transforme la sociedad.

Pues vamos a conocer alguna experiencia más

de algunos compañeros, cantantes, cantautores,

que han estado en África, de profesores,

porque ha habido profesores también de aquí, de España,

que han ido, que van y que seguirán yendo a África,

porque es buena esa conexión.

Cada año 120 voluntarios. 120 cada año.

Sí, 120 voluntarios de colegios, profesores, antiguos alumnos,

familias, padres, que hacen un voluntariado con nosotros

en África y en América.

Pues vamos a conocer alguna de estas experiencias.

El voluntariado es una forma de ver la vida,

de compartir la vida con los demás, compartir lo que tienes,

compartir no solo el dinero, porque a veces es lo menos importante.

Sobre todo, el trabajo que nosotros hacemos

o que como voluntario yo voy a hacer en Guatemala

es estar, estar con una gente que necesita que la escuchen,

necesita que la ayudan, necesita que la apoyen,

y, sobre todo, de aprender muchas cosas,

porque es mucho más lo que aquella gente nos enseña.

Yo creo que tiene una humanidad, tiene una capacidad de sufrimiento,

de ser felices con muy pocas cosas,

pero ser mucho más felices quizás que nosotros aquí,

que lo tenemos casi todo.

-Hemos estado en Kumasi, en una ciudad en el centro de Ghana,

en dos colegios diferentes, en dos colegios maristas.

Lo que hacíamos, íbamos 10 voluntarios

y estábamos cada día en una etapa,

desde Infantil hasta Secundaria y Bachillerato,

trabajando con los niños, trabajando diferentes temas

como higiene, como violencia de género,

intentando hacer actividades y técnicas que estamos trabajando aquí,

en el colegio, cooperativas, y aplicarlas en África.

Otro de los proyectos que a mí me marcó más

fue el proyecto de las niñas de la calle.

En esta ciudad, hay un mercado enorme

y estas niñas trabajan porteando las cosas en el mercado.

Pero entran en una dinámica muy problemática,

ya que la vida en el mercado es muy dura.

Tienen que pagar un x dinero al día por trabajar en el mercado,

sufren violaciones, tienen que dormir en la calle.

Este proyecto hace que mediante trabajadores sociales

salimos a la calle para intentar explicarle

los derechos que ellas tienen,

intentar ofrecerles una formación,

intentar conseguir que aprendan algún tipo de oficio

para que puedan salir del mercado y salir de la calle.

Yo de África o de Ghana en concreto

me quedo con la alegría, positividad.

A pesar de que estás viendo momentos muy duros,

que ves situaciones dramáticas, las ganas de vivir,

yo siempre que me he ido, a pesar de mi situación personal,

más complicada, menos complicada,

siempre he venido con las pilas cargadas al 100 %.

Javier, ¿cómo han sido estos 25 años?

Pues han sido emocionantes, ¿no?

Yo tengo la suerte de haber participado desde el principio,

desde el 92 hasta el día de hoy con grupos de voluntarios

trabajando en África.

He visto desde la base, desde el trabajo solidario,

cómo ha ido afianzándose y fundamentándose

la presencia de SED y de los maristas en muchos países de África y América.

Para nosotros, los 25 años es un monumento

a la generosidad de gente de aquí, a la solidaridad de gente de aquí,

pero también es un monumento a la hospitalidad, al compromiso

de gente de todos los continentes.

Fran, cuando a ti te llega esta invitación

para participar en este disco, ¿cómo lo ves?

Los maristas, que me llaman, para que participe en esto.

Me llega un email y me cuenta

que hay un disco que se va a hacer sobre África,

pero no me imaginaba que fuera de tal magnitud.

Supongo que Aureliano, que es el que me escribió,

tampoco sabía que iba a pasar exactamente en ese momento,

porque hablamos de un trabajo de dos años,

que ahora ha salido, pero hay mucho trabajo detrás.

Imagínate, Aureliano, la paciencia y todo para contratar

Algunos decían que sí, otros, bueno, que no podían,

y, claro, yo no me imaginaba que fuera así,

por que hay una producción original, hecha por David San José,

el hijo de Víctor Manuel. Todas son canciones originales.

Es decir, no me hubiera imaginado que era tan potente

y que la cosa estaba tan bien hecha y con tanto buen hacer y cariño,

porque hay mucho amor en esto.

Sin amor, no se podría haber hecho.

Sin embargo, toda la gente que está en el disco,

toda la gente como el que lo ha diseñado, el que lo ha dibujado,

el que ha hecho la mezclas, todo, todo, y de la gente de África,

que también ha inspirado todas estas canciones.

A mí lo que me sugieren las canciones

y cómo ha nacido y cómo ha crecido este de proyecto

y cómo tiene que seguir creciendo,

porque vosotros habéis cumplido, digamos, una parte,

pero ahora está en los que lo escuchamos,

en los que lo disfrutamos, que sigamos ahí.

La parte de encuentro y tu decías una palabra,

estamos hablando hoy mucho de las palabras,

Me imagino que entre todos los que habéis participado,

unos conoceríais a los maristas y otros no,

unos tendréis, seréis creyentes y otros no,

unos tendréis unas ideas, otros tendréis otras,

pero el amor os ha unido, no sé, es la sensación que a mí me da.

No sé si estoy muy equivocada.

Sí, sí, el amor simplifica las cosas.

Simplifica porque vas al fundamento.

Cuando montas actividades desde otras perspectivas

todo se complica, todo se complica,

porque muchas veces no hay miradas sinceras, hay intereses,

pero cuando es desde el amor, la cosa es sencilla.

El problema es que haya un núcleo, efectivamente,

con una fortaleza de amor, de cariño,

que sepa trasladar a todo el resto y contagiar,

ese es el problema, y se ha logrado.

Ahí los músicos tenéis un, yo creo, Fran,

una responsabilidad tremenda,

porque tenéis que traducir eso que conocéis, eso que os interesa,

más que os interesa, eso que os llega al corazón,

traducirlo en palabras y en traducirlo en música.

Tú estás muy comprometido con este disco,

pero con la realidad humana en definitiva.

Creo que no he dicho nunca que no a una propuesta de una ONG,

porque las ONG suelen tener, hacer un trabajo muy bonito

y hecho con mucho amor al arte.

Digamos, con el hecho de ayudar, eso ya es una compensación

y, de alguna forma, siempre ayudas a alguien.

El amor a la música no deja de ser un amor parecido

como el que tiene Javier a lo suyo.

Unidos todos esos amores es cuando todo funciona.

Yo cuento cuando presentamos este disco por ahí,

en muchos colegios maristas, hemos hecho una gira muy larga,

y es atemporal, es algo que siempre podemos seguir haciendo.

Íbamos en la furgoneta con Javier y Javier dijo:

"Nosotros queremos cambiar el mundo".

Yo me quedé con esa frase

y pensé en lo difícil que sería cambiar el mundo,

pero le di una vuelta sobre que todos somos pequeños mundos.

Somos micromundos que estamos conectados con otros.

De esa forma, si todos cambiamos nuestros pequeños mundos,

estamos cambiando todo el mundo y, al fin y al cabo,

el que cambia el mundo en su familia, en su cercanía con la gente,

ya está ayudando mucho y ya está haciendo

que todos esos pequeños mundos cambien.

¿Cómo es tu música? Háblanos un poquito de ti como autor.

Yo llevo 18 años con la guitarra dando vueltas,

llevo 22 haciendo canciones. Casi tanto como SED.

Soy de Granada, pero vivo en Madrid hace años.

Ahora saca Sony con M2 mi disco libro que habla de mis canciones, de cosas;

"Lo que llevamos dentro" se llama,

con algunas colaboraciones como Carlos Goñi de Revolver,

Funambulistas, algunos amigos también.

Estoy muy contento también,

porque además puedo compaginar las dos cosas.

Yo tengo mis conciertos viernes y sábado

que injusto voy con ellos de lunes a jueves son los conciertos.

Es algo que a mí me importa mucho, estar activo y hacer lo que hago,

y hacerlo donde sea y ayudar donde haga falta,

porque, al fin y al cabo, yo estoy plenamente en la música.

Toda mi energía está centrada en la música.

Doy muchos conciertos yo solo con la guitarra,

a veces con la banda cuando puede ser,

Tengo una gira en México para noviembre que pinta superbién.

Allí gusta mucho lo que yo hago y, bueno, digamos,

que también aprendimos que el amor en la música y en todo,

el hecho de ejercer lo que te gusta, eso también es lo que te hace feliz.

Tienes una canción, a lo mejor te estoy cogiendo a tradición,

porque no la tenías preparada,

luego terminaremos el programa con otra de tus canciones,

pero te lo comentaba antes de empezar,

la de la belleza a mí me encanta.

Fíjate, es una canción que también habla de amor, de belleza,

que todos somos creadores de alguna forma

y todos podemos crear nuestro propio mundo buscando la belleza.

Belleza estética y belleza, por supuesto,

en todos los aspectos que nos rodean, en las pequeñas cosas sobre todo.

¿Harías un poquito? Claro, como si fuera mía.

(Música)

El amor es un reloj y tienes que llenarlo de tiempo.

Yo busqué la belleza cuando no tuve nada,

y mientras la encontraba te vi dentro de ella.

Inevitablemente has entrado en mi cabeza,

y así he visto que eres la canción perfecta.

Qué belleza.

Es un lujo contar con gente así tan maja, tan comprometida, es un lujo.

Primeros 25 años de SED, pero muchos más si Dios quiere.

Ojalá no fueran necesarios, también te lo digo, Javier,

Yo creo que siempre será necesario que haya gente, no que sea mejor,

pero que vaya por delante abriendo algún ideal

en este campo de la solidaridad, de compartir.

Yo creo que es siempre alguien tiene que ir por delante.

La gira, por decirlo de alguna manera, de los colegios

La gira de Fran también en España, en América,

en México como nos decías,

y nos vamos a despedir, porque como siempre el tiempo pasa volando,

yo os agradezco muchísimos que hayáis estado con nosotros,

pero, sobre todo, agradezco este trabajo que, por cierto,

las personas que lo deseen ¿cómo pueden adquirirlos?

Está en los comercios, en la red normal de comercios está,

en El Corte Inglés, en otros comercios, ¿no?

También se puede descargar de plataformas online.

Incluso entrando en la página web nuestra

también allí pueden hacer el pedido. Así de sencillo.

Javier Salazar, director de la ONG SED,

gracias de verdad por este ratito, pero sobre todo por ese trabajo.

Fran, gracias también por todo, por habernos regalado tu música

y ser esa música comprometida.

Vamos a despedirnos con un tema que también tiene que ver

con ese amor al ser humano.

Sí, tiene que ver con los refugiados.

Hay algo para mí muy importante.

Todos los que hacemos canciones,

el que pinta cuadros, el que escribe poemas,

tiene también que ser reflejo del tiempo en el que vive.

Estamos, de alguna forma, obligados no solo a hablar de nosotros mismos,

sino de lo que pasa a nuestro alrededor.

Yo hace tiempo que vengo buscando ese lenguaje y voy encontrándolo,

porque hablar de estas cosas tampoco es fácil.

Nos vamos a quedar con la música de Fran.

Nos despedimos nosotros hasta la próxima semana.

Muchas gracias por haber estado aquí, en "Últimas preguntas".

(Música)

Yo también tengo arañas en el cuerpo,

son enemigos que van tejiendo

toda una red de oscuridad.

Y nadie los puede parar.

Nos han robado los sueños, también la libertad.

Nos han mirado con desprecio, nos han lanzado al mar.

Nos han visto refugiarnos.

Y nadie nos dio la mano.

Hubiera dicho tantas cosas

cuando tuve oportunidad.

En esta casa no quedan brasas

para una hoguera más.

No me digas que es colateral.

Está en juego toda humanidad.

  • Los tambores hablan

Últimas preguntas - Los tambores hablan

10 sep 2017

Esta semana nos acompaña el hermano Javier Salazar y el cantautor Fran Fernández para hablarnos del proyecto "Los tambores hablan" impulsado por la ONG SED en su 25 aniversario.

ver más sobre "Últimas preguntas - Los tambores hablan" ver menos sobre "Últimas preguntas - Los tambores hablan"

Los últimos 459 programas de Últimas preguntas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios