Últimas preguntas La 2

Últimas preguntas

Domingos a las 10.00 h.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4503386
Para todos los públicos Últimas preguntas - Relaciones con corazón - ver ahora
Transcripción completa

porque el ser humano es maravilloso,

(Música cabecera)

Hola, amigos. ¿Qué tal? Muy buenos días.

Bienvenidos a "Últimas preguntas".

Hoy vamos a hablar de negocios, de relaciones.

Y dirán ustedes: "¿Esto qué tiene que ver?".

Pues sí porque puede haber, de hecho debe haber

o deberían ser así al menos,

las relaciones con corazón, podemos llamar.

Pero lo explica mucho mejor que nosotros

quien ha escrito este libro porque lo vive,

no porque él tenga una teoría

y haya querido plasmarla en un libro,

sino porque es su práctica del día día.

Está con nosotros Cipri Quintas. Buenos días.

¿Quinta o Quintas? Quintas.

Muy buenos días. Encantada de que estés con nosotros

para hablar de muchas cosas.

Sabemos por donde vamos a empezar, pero no sabemos cómo vamos a acabar.

Eso es lo maravilloso. ¿Verdad?

No tenemos guión, vamos a disfrutar.

No hay guión. A ver si podemos sumar.

Tienes una legión de seguidores y es normal que lo tengas.

No sé si está bien decirlo,

pero entre los que me consta que estás.

¿Sabes por qué tienes una legión de seguidores?

¿Por qué? Porque tienes algo muy importante.

Eres buena persona. Eso, al final, se transmite.

Tienes luz en la mirada. Eres buena persona.

Yo que te conozco de antes y se cual es tu trayectoria,

sé cosas que haces maravillosas.

Dos grandes cosas maravillosas que has hecho.

Y que has hecho la más importante

que es dar luz a dos maravillosas niñas.

Muchos de tus televidentes no lo saben,

pero eres luz, eres buena.

Tienes mucho que contar. Me gustaría entrevistarte yo a ti.

Vamos a hablar de ti. Ya está. De ti y de tu libro.

"El libro del networking".

Te agradezco, por supuesto, esas palabras, Cipri.

Pero vamos a hablar de este...

Basadas en hechos reales mis palabras.

¿Por qué? Porque estoy hablando de ti,

que es algo cierto. Yo no te estoy adulando,

estoy contando cómo eres.

Es la diferencia, absolutamente, diferencia.

Ahí se queda ya. Gracias.

Hablamos de "El libro del networking".

Las 15 claves, van a ver ustedes,

para relacionarte socialmente con éxito.

Pero es que hay una clave. Hay 15 claves, pero hay una

que es esencial y es, yo diría, el amor.

No sé si tú lo llamas otra manera. Es fundamental.

Mira, cuando Planeta me propuso este libro

el primer sorprendido fui yo porque yo me dedico a los negocios.

Tengo varios negocios. Me dedico a las personas.

A los 18 años monté mi primera empresa,

a los 21 monté una macrodiscoteca.

Luego he montado hostelería, he montado hasta 34 locales.

Tengo empresas de internet, tengo varias cosas.

Pero cuando me lo planteó digo:

"Pero cómo me vas a llamar a mí para un libro".

Me dijeron: "Sí, un libro de 'networking'".

Digo: "Vamos a ver qué es esto de 'networking'".

Tiré de Google. "Networking" es cómo relacionarse,

cómo relacionarse con éxito y cómo utilizar las relaciones,

cómo utilizar eso que tenemos todos. Todos tenemos la posibilidad

de crecer en cualquier campo utilizando nuestras herramientas,

que es relacionarnos mejor.

Pues cuando me lo plantearon dije: "Madre mía. Networking,

le han puesto un palabra muy americana,

no lo va a entender todo el mundo".

Yo todo el tiempo he puesto "networking" con corazón.

No me dejaron ponerlo en la portada porque dijeron que muchos hombres

no lo iban a comprar, y puede ser. Pero al final lo cuelo

porque es cierto lo que acabas de decir. Has resumido el libro.

Lo más importante es relacionarse con el corazón.

Si eso lo utilizas, si utilizas todas esas herramientas

para los negocios o para tu vida personal,

que yo no lo diferencio porque creo que no puedes partir.

Con este me relaciono para negocios,

con este me relaciono para vida personal.

Y me relaciono de distinta manera dependiendo de.

Tienes que ser tú en todo momento. Si te relacionas con algo,

que sea el amor, algo tan maravilloso como es el amor.

Una herramienta que tenemos todos y que todos podemos dar.

Nos va a hacer crecer en todos los campos y la vida te va a ir bien.

¿Eso es posible cuando se está tramitando una operación

de miles de millones de euros? ¿Puede haber amor ahí?

Esas operaciones no las he hecho. Yo hago operaciones

muchísimo más pequeñas, pero sí que tengo amigos

que sí las hacen y yo a todos se lo digo.

Si tú coges el currículum de los grandes triunfadores,

mira Amancio Ortega, está devolviendo a la sociedad amor

repartiendo máquinas para detectar el cáncer con amor.

Muchas de las grandes fortunas mundiales, sobre todo americanas,

están donando gran parte de su dinero porque se han dado cuenta

que la felicidad está en dar.

La felicidad está en dar, por lo tanto, el amor.

La principal clave, la más importante,

la número uno de la clave del libro es: dar sin esperar,

recibir y recordar.

Mi amigo José Mota, que también es prologuista,

como alguno de los que has puesto,

dice que la mejor inversión, las mejores inversiones,

las grandes inversiones, las que dan más rentabilidad,

no cotizan en bolsa,

porque es en el corazón de las personas;

pero eso es la mayor rentabilidad,

y eso desde aquí lo quiero trasladar, que me pones este gran foco,

que es la televisión, que llegas a muchos sitios,

incluso fuera de España.

(ASIENTE)

Por favor, seguid invirtiendo en dar.

Cuando veáis a alguien, buscad a quién le tenéis que presentar,

cómo le podéis posicionar, yo me llamo posicionador de personas.

(ASIENTE) ¿Cómo podéis ayudarle?

Porque en esa gente estás dejando una gran inversión,

estás invirtiendo en él,

cuando aparezca tu nombre, te va a recordar con una sonrisa,

se va a acordar de ti, para hacer un negocio, para montar una empresa,

para contratarte si te quedas en paro.

Y ahí no te llevas, materialmente hablando...

¡Nunca, nada! Absolutamente nada.

Me paso la vida presentando a personas,

no me llevo nada, pero me llevo todo,

porque tengo una red de contactos... Claro.

Por contactó la editorial conmigo, muy grande,

y las personas hablan bien de mí, dicen: "¿Cómo lo haces?".

Igual que lo puedes hacer tú, invierte en las personas:

¿te puede devolver un Ferrari un abrazo?

¿Te puede devolver un reloj un abrazo? No.

Los abrazos solo te los devuelven las personas, ese es mi discurso.

Yo me estoy sorprendiendo a mí mismo,

porque yo no me esperaba el éxito,

vamos por la quinta edición... Está siendo tremendo, ¿eh, Cipri?

Está a punto de salir la sexta, en dos meses.

Y hay muchas personas por ahí que están cogiendo este discurso,

y dándose cuenta, no copiando,

porque yo me he copiado también de algo que es de todos,

del amor, de dar, y lo están cogiendo.

Me llaman en muchas universidades,

universidades de negocios, para hablar de esto,

de que la mejor inversión es invertir en las personas, María Ángeles,

en las personas, y que eso puede ser un gran negocio,

el mayor negocio, el mejor negocio.

Sin embargo, Cipri,

da la sensación de que tenemos mucho reparo,

tú lo apuntabas al comienzo, y me gustaría retomarlo,

tenemos reparo en...

decir que somos buenos, que en este negocio que vamos a emprender,

del tipo que sea, sea un negocio económico,

sea un negocio personal, vamos a utilizar ese término,

cierto reparo en decir: "Oye, quiero que aquí haya corazón, que...".

Parece que lo separamos:

"Que no me noten, me pongo la corbata...".

Lo dices mucho en el libro: "Me pongo la corbata",

metafórica incluso, y marcando distancias".

"Cuidado, que soy muy importante". "Que soy muy importante".

"Cuidado, soy peligroso, no me vayas a hacer daño".

Eso es un error absoluto.

En el libro no solo cuento mi experiencia,

yo estoy constantemente con hombres de negocios.

Desde los 18 años tengo negocios, he abierto muchísimos negocios.

Tengo...

He tenido negocios de todo tipo, y sigo montando negocios,

¿por qué viene la gente a mí?

Viene la gente a montar negocios conmigo

porque transmito que soy una persona de palabra,

lo intento, "cuando soy", es mi camino, es lo que pretendo.

Intento ser buena persona,

las personas quieren hacer negocios con buenas personas,

quieren hacer negocios con buenas personas,

y ese es mi titular: "Quieren hacer negocios con buenas personas".

Todo aquel que tiene...

Yo diría, decir reparo, no.

Tenemos miedo. Miedo.

Miedo, el miedo es el gran enemigo del amor.

(ASIENTE)

El miedo mata el amor, pero el amor siempre vence, siempre.

El miedo es un ser que está metido en una caverna,

y te llama: "Ven, ven, ven, ven",

y tú te metes ahí...

Te enfrentas a él, te metes en la caverna,

pero si estás en la caverna, en esa hura,

el miedo ve por la noche, y tú no ves, te coge y te muerde.

¿Cómo matas al miedo?

¿Cómo matas a esos miedos que tenemos,

o ese miedo que también desprende el ego, la prepotencia,

la avaricia, todo eso, ¿cómo lo matas?

Lo matas de la siguiente manera. Dices: "Sal". "No".

"Sí, pero sal, yo me enfrento a ti". Lo llevo a un cuento.

"Sal, sal, que yo me enfrento a ti, sal, sal", y le sacas.

En el momento que sacas tus miedos a la luz,

y te enfrentas a ellos, y no tienes miedo a amar,

no tienes miedo a decir "gracias",

no tienes miedo a decir "lo siento",

no tienes miedo a dar la razón,

no tienes miedo a dar un abrazo...

En el momento que te quitas eso,

en el momento que te quitas eso, al miedo lo matas,

con lo cual, todo lo que cuelga del miedo,

el mal que cuelga del miedo.

Claro que hay personas malas, muchísimas personas malas,

pero mucho menos,

muchísimo, muchísimo, muchísimo menos

de la buena gente que hay en el mundo.

El mundo está solo compuesto por muy buena gente,

y un poquito, un poquito, que están constantemente saliendo en la tele,

menos aquí, que sacas muy buena gente...

Lo intentamos. (RÍE)

Constantemente son la noticia, la noticia,

y claro, los demás nos asustamos:

"Cuidado, están ahí, los malos están arriba".

No, los buenos son los que hacen historia,

los buenos son los que cambian el mundo.

Mira, Jesucristo cambió el mundo, cambió el mundo.

Te iba a preguntar, tú que tienes tantas relaciones,

¿tienes relación con Dios? Permíteme la pregunta.

Claro que tengo relación con Dios.

Claro que tengo relación con Dios, le gracias a Dios

por todo lo que tengo, constantemente.

Y hay que acordarse de Dios no solo, no solo...

Independientemente de la religión, independientemente de la religión,

no nos olvidemos, todos, todos...

Le podemos cambiar de nombre, pero solo de nombre, es decir, todos...

necesitamos un dios,

tenemos que querer a un dios, porque nos infunde valores,

nos infunde principios, nos recuerda lo que somos,

y claro que creo en Dios y me acuerdo de Dios, pero, ojo,

no solo me acuerdo de Dios cuando estoy así, en horizontal,

también me acuerdo de Dios cuando estoy en vertical.

En horizontal no es solo en una camilla,

y me están llevando unos señores de blanco,

ahí sí que tengo un problema,

sino cuando estoy andando por la calle,

cuando voy en vertical.

Claro que me acuerdo de Dios, para darle las gracias,

no solo cuando estás mal,

para intentar dejar legado, para intentar aportar,

para intentar que este mundo sea mejor,

pero no solo de palabra, con hechos, hay que hacerlo.

Porque hablar del bien está muy bien, pero no vale para nada.

Te pierdes si solo te dedicas a hablar del bien,

y si no actúas, si no eres un guerrero del bien,

un guerrero del bien, se puede ser guerrero por el bien,

se debe de ser guerrero con el bien.

En este mundo, eres parte del problema, o parte de la solución.

Esa es la clave, ¿no?

Pero formar parte del paisaje es pasar desapercibido.

Claro.

Hay que salir a la calle y gritar: "Intento ser bueno, y creo en Dios".

Creo en Dios, no pasa absolutamente nada,

no pasa absolutamente nada. Fuera miedos otra vez, ¿no?

¡Fuera miedos! Es maravilloso. Es verdad.

Y yo, desde aquí, invito, gracias por darme foco,

gracias por darme la oportunidad,

porque muchas personas que hablan, está muy bien,

pero... Y hablan de esto, y está muy bien.

Y lo respeto, pero yo no solo hablo,

sino que toda mi vida lo he practicado,

lo practico diariamente, y tengo esto que se llama...

Me pueden decir: "Es que es un hombre de éxito". No, no, no.

Creo que soy un hombre de éxito no por el éxito que tú crees,

por el éxito empresarial... No, no, soy un hombre de éxito

porque me dicen muchas veces "te quiero",

porque me miran a los ojos y me dicen muchas veces "gracias".

Porque formo parte de la solución,

porque me acuesto todos los días con...

con el dolor de decir: "Podía haber hecho algo más,

podía haber hecho algo más", porque intento dejar legado,

porque trabajo...

Siempre me dicen: "No digas esto", pero lo digo.

Porque mi trabajo constante es para...

Estoy trabajando para crear un gran entierro,

quiero un entierro inmenso,

donde la gente llore recordando una historia bonita,

por un legado que les he dejado.

Todos tenemos que trabajar para un gran entierro,

para un gran entierro, para un entierro donde...

Vayas al cielo, vayas donde quieras,

pero ya estás en el cielo, ya has triunfado,

si hay un montón de personas llorando con amor,

no porque pierden a un hombre que les daba dinero, ni a un hombre... no.

Sino porque pierden a una persona que amaba sin miedo,

y que les ayudó, y les sumó.

Eso es triunfar, eso para mí es triunfar.

Eso debe ser triunfar para todo el mundo,

y no te lo dice todo el mundo, por miedo.

Cipri, ¿ayudar es divertido?

(RÍE) Ayudar es maravilloso.

Yo tengo una...

Uno de mis locales, que se llama Silk and Soya,

uno de mis locales, muy grande,

organizamos un evento solidario, y mira,

esto me pasa constantemente:

me encuentro a personas

que me dicen: "Qué bonita energía hay aquí,

qué buena energía hay en este sitio". Se nota, se está bien.

Digo: "Claro que hay buena energía". ¿Por qué la hay?

Si cierras los ojos, notas que hay buen rollo. ¿Por qué?

Porque el local siempre ha hecho eventos solidarios,

desde que se abrió, toda mi vida he hecho eventos solidarios,

donde el 100 % de toda la entrada se lo damos a una fundación,

y vamos repartiendo, hacemos uno al mes.

Al año, ese negocio, que pasó por momentos muy difíciles,

siempre dona...

Siempre dona, siempre suma en un montón de dinero.

Y cuando dices: "Son fiestas benéficas".

No, no, yo no creo en la beneficencia,

creo en invertir en ti. Es otro concepto.

En invertir en ti,

invertir en ti es invertir en los demás.

Claro, yo lo llamo "Ayudar y divertir",

porque viene un monologuista, donde nos hace reír,

donde recordamos con una sonrisa dónde va tu dinero, y donde

no doy las gracias a dónde viene,

sino los que vienen tienen que dar las gracias

por poder aportar, por poder sumar,

porque hay unas personas, o una asociación, o una fundación,

que te hacen el regalo a ti

de poder coger lo que tú le aportas para hacer este mundo mejor,

porque ese problema, que parece que es de ellos,

también es un problema tuyo.

Es un problema tuyo, y tú formas parte de ese problema

si no te conviertes en parte de la solución,

si no te pones a trabajar para el cáncer,

la gente que lo está pasando mal,

la cantidad de refugiados que hay...

Nosotros le damos mucho.

De todo, el mundo te da la posibilidad constante

de poder sumar y poder ayudar, cógela, es un regalo.

Claro.

Perdona, que me enrollo mucho. No, hablas mucho,

haces mucho, pero escuchas mucho,

aunque tú a Cipri le cuentas, le dices... Él lo archiva, ¿eh?

Claro. Vamos que si lo archiva.

Claro.

Porque tengo dos orejas, entonces, si tengo dos orejas,

Dios me está diciendo: "Oye, te he dado dos orejas...".

Utilízalas.

(RÍE) Ahora me toca hablar.

¿Has visto?, quería hablar más de ti. Escucha mucho.

Claro, escuchar. Sí.

La escucha activa es importante.

Si me permites... Te permito todo.

Eres un hombre muy interesante.

Pero, si me permites, muy interesado,

permíteme el juego de palabras, porque te interesa el ser humano.

Claro, pero es que no hay otro interés.

¿Qué vamos a invertir?

Nos estamos volviendo locos, me interesa el ser humano

porque el ser humano es maravilloso,

y todo lo que sea fomentar eso,

y no perdernos, no perdernos...

Yo creo en el mensaje de Jesucristo, claro.

¿Cómo transformó Jesucristo el mundo?

Con amor. Con amor, nada más.

Nada más que hablaba de amor. (ASIENTE)

En un momento... Históricamente puedes creer que es Dios o no,

yo sí lo creo, pero puedes creer que es, sí o no.

¿Qué herramienta utilizó?

¿Qué herramienta? El amor.

El amor.

Y somos, gran parte de nuestra cultura occidental,

somos lo que somos gracias al amor, él nos lo trasladó.

Y lo malo que podamos tener en la cultura occidental,

es por los miedos del hombre,

por el manejo del hombre.

Pero el mensaje al final es el amor, el amor lo es todo, y el amor...

Y recordemos,

yo soy un hombre de negocios,

no ves a muchos hombres de negocios hablando como yo, tienen miedo.

¡Uy! Te diría que casi ninguno. ¡Claro!

Por poner el casi. "No me asustes...".

No.

Y ahora, con estelibro, esta gran oportunidad,

que es una trampa, el libro es una trampa para hablar de otro discurso.

Yo casi caigo en esa trampa. ¿Sí?

Casi caigo, porque... Muchísima gente.

Porque conocía el libro, pero dije: "Cipri, de verdad...".

Personalmente nos hemos visto,

hoy es la segunda vez en nuestra vida que nos vemos.

Pero sí que estabas en mi vida, a partir de ese momento,

pero dije: "Este libro, en el programa igual no encaja".

Hasta que nuestro amigo Miguel Ángel Tobías dijo:

"¿Qué haces?". Un libro fantástico.

"¿Qué haces, que no ha ido Cipri todavía

a 'Últimas preguntas'?". Claro, claro.

Él me abrió los ojos.

Porque muchas personas identifican el "networking" como solo eso,

es una palabra americana, ellos todo lo empaquetan,

le ponen un nombre, son muy listos, y lo venden enseguida.

y lo venden enseguida. Pero el "networking" es relacionarnos.

(ASIENTE) ¿Cómo nos relacionamos?

Yo comparto con todo el mundo, me he sacado todo.

¿Cómo lo he hecho yo? Me tiré dos años y medio para hacerlo.

¿Ah, sí?

Porque dicen: "¿Cómo lo haces?".

Digo: "Yo qué sé".

(RÍEN) Sale.

Y nos pusimos, y me di cuenta de muchas cosas, me di cuenta...

"Es que tienes un don". "Que no tengo un don".

"Es que tú tienes empatía". "Que no, que lo tienes tú también".

"Es que yo soy muy tímido".

"No, no, no, tú no eres tímido, eres un vago, un vago".

"Es que a ti te gusta comer. ¿Por qué comes? Porque lo entrenas, ¿no?

A ti te gusta nadar. ¿Por qué nadas?

Porque te tiraron al agua...

No, te pusiste a nadar, aprendiste a nadar".

Aprende a relacionarte, porque la vida te va a ir mejor

si sabes relacionarte con éxito, no por tu coeficiente intelectual,

no con tu capacidad craneana, no, no.

La vida te va a ir mejor si no te pierdes a las personas,

si sabes cómo llegar a ellos.

Y el riesgo,

por el riesgo, porque a veces dices: "Bueno, es que a veces

relacionarse es un deporte de riesgo". Digo: "No,

no relacionarse es un deporte de riesgo,

porque el riesgo está en no relacionarte,

porque te pierdes todo.

Te pierdes a las personas, no a la gente,

la gente es algo así, muy político".

Las personas, dejemos a la gente a un lado, volvamos a las personas.

Las personas son las que forman el mundo,

las que hacen este mundo mejor,

este mundo maravilloso que tenemos, maravilloso, y lo digo bien alto.

Y no lo digo porque a mí me vaya bien,

sino que el mundo es maravilloso en sí,

y en nuestras posibilidades tenemos que intentar que sea mejor.

Pero tenemos que mirarlo en positivo,

no podemos mirar que el mundo es un desastre,

que el mundo, constantemente, todo está en peligro,

todo está en peligro, constantemente, constantemente, constantemente.

No está todo tanto en peligro,

lo que puede estar en peligro eres tú si te pierdes la capacidad de amar,

la capacidad de decir "lo siento", la capacidad de decir "gracias",

te pierdes un abrazo, te pierdes una mirada,

te pierdes una persona, porque además tú te crees superior.

Vas andando, y ves a este que está tumbado en la acera,

que está pidiendo, te pierdes a esa persona,

que te puede enseñar lo que es dormir en la acera,

lo que es pasar frío, lo que es haberlo tenido y haberlo perdido,

las personas que te pierdes en tu día a día,

te lo puede recordar, es un gran regalo que te hace

esa persona, que vale mucho más que el dinero,

y que tus zapatos de piel.

Es decir: "No, no".

Perdona que hable con tanta pasión, ¿no?, pero es que es así.

Eres un apasionado.

Nos perdemos las personas, todo el mundo tiene algo que aportar.

Todo el mundo, las personas no son más por su dinero

ni por su poder, las personas son,

deberíamos de medirlas por su capacidad de amar,

de dejar legado, de ayudar a los demás.

Esa es la medida, si no: ¿quién pasa a la historia?,

¿a quién recordamos?

Los americanos nunca terminan una película si no gana el bueno.

¿Son tontos? No.

Quieren que vuelvas al cine,

y tú vuelves al cine si el final es feliz

y ganan los buenos, los superhéroes.

Los superhéroes son gente como el padre Ángel,

al que adoro, y con el que colaboro, o a las personas que va destinado

el 100 % de todo lo que saco del libro,

al padre Ángel, a Irene Villa,

a Sandra Ibarra, el cáncer, la exclusión...

Los discapacitados y la exclusión social.

Porque son mis problemas también,

han dado un paso al frente, se han puesto a resolverlos,

¿cómo no les voy a ayudar?

¿Cómo no les voy a ayudar?, para ayudarme a mí.

Y eso es lo que digo a todo el mundo, desde aquí lo digo a todo el mundo,

invertid en bien.

Invertid en el bien, porque la vida os va a ir mejor

si invertís en el bien, es la mejor inversión del mundo.

Ojo, y soy empresario.

Ese matiz es importante.

No podemos darnos un abrazo porque mis compañeros me matan,

volveríamos locos a las cámaras y demás.

Luego te lo doy. Luego, sí.

Vamos a darnos un apretón de manos grande.

Gracias por poner foco en mí, muchísimas gracias,

eres un regalo, y aunque nos hayamos visto una sola vez,

desde el primer día me cautivaste.

Me cautivó tu historia, y me cautivó tu generosidad.

¿Sabes por qué estás aquí?

Porque eres buena gente,

y los que no están aquí, no ven cómo se te iluminan los ojos.

Gracias, porque tú contribuyes a formar parte de la solución.

Gracias. Gracias a ti, Cipri.

Gracias. Gracias a ti.

Amigos, vamos a seguir con otras historias

que tienen mucho que ver con esto que ha dicho Cipri,

vamos a conocerlas.

(Música)

La parroquia de San Ramón Nonato, en Madrid,

ha puesto en marcha un grupo de catequesis

para niños con discapacidad.

Elizabeth, una feligresa preocupada por la fe de su hijo con autismo,

es la madre de Proyecto Naím.

Yo veía que tenía problemas para entrar a la iglesia con mi hijo,

porque mi niño se tiraba al suelo, gritaba, hacía bulla,

y la gente se molestaba.

Me preocupaba mucho más, porque no sabía cómo se le iban

a impartir los sacramentos a medida que iba creciendo.

También vi que otros padres del colegio tenían la misma dificultad,

personas igual que tenemos la fe católica,

que queremos que nuestros niños también puedan participar

y acceder a todos los sacramentos,

como cualquier persona que tiene fe en Dios.

Se me ocurrió la idea de proponer al párroco de la parroquia San Ramón,

el padre José Manuel Horcajo,

la idea de crear un catecismo especial

para niños con necesidades especiales.

Nueve niños con diferentes discapacidades

y seis catequistas que ofrecen una formación personalizada.

La catequesis que nosotros damos es específica para cada niño,

porque es la única forma, no estamos esperando que los niños

se adapten a la catequesis que normalmente se da,

sino que nosotros nos adaptamos a los niños, y eso es lo fundamental,

y la catequesis individualizada, de acuerdo a la discapacidad.

Los mecanismos de trabajo son los pictogramas,

es realmente lo que se enseña en los colegios,

nosotros no estamos reinventando nada,

es simplemente utilizar los mecanismos pedagógicos

para niños con discapacidad en la catequesis.

Utilizamos por ejemplo los pictogramas de ARASAAC

para explicar a un niño cómo se desarrolla la Santa Misa.

Hemos visto, por ejemplo, que si un niño en la misa

tiene como una guía de lo que va a pasar,

y se recuerda de lo que se le ha dicho en la catequesis,

el niño va a estar más tranquilo, y va a entender,

no al 100 %, quizás ni un 50 %,

pero lo fundamental sí lo va a entender.

Así lo comprueba Karla, la madre de Valeska, con síndrome de Down,

que también recibe catequesis con las demás madres del Proyecto Naím.

Veo que ha avanzado mucho en el acercamiento a Dios,

porque siempre la veo que le gustan los cantos, la participación...

Los domingos a misa siempre la traigo,

y como que la veo más interesada en lo que hacemos,

porque ella, venir conmigo, ella siempre...

A pesar que no tiene de repente el lenguaje tan adecuado,

pero siempre está con sus rezos y sus cosas.

Entonces, como que veo...

Y a mí también me ha ayudado particularmente mucho,

por las catequistas, que están siempre con nosotros,

y espiritualmente me sirve mucho a mí.

-La catequesis realmente tiene que ser un momento alegre,

un momento de encuentro con nuestros niños,

y poder aprender, y entender de acuerdo a su capacidad

lo que es Dios para cada uno.

(CANTAN) "Grande es el amor de Dios".

-Muy bien.

Así nos despedimos nosotros, será si Dios quiere

hasta la próxima semana, cuando nos encantará

que ustedes estén ahí, al otro lado,

y que nos volvamos a encontrar aquí, en "Últimas preguntas".

Un gusto, como siempre, hasta entonces.

(Música créditos)

  • Relaciones con corazón

Últimas preguntas - Relaciones con corazón

04 mar 2018

Las 15 claves para relacionarse socialmente con éxito". Además, te presentamos una iniciativa para la catequesis de niños con discapacidad que ha puesto en marcha la parroquia de San Ramón Nonato en Madrid.

ver más sobre "Últimas preguntas - Relaciones con corazón" ver menos sobre "Últimas preguntas - Relaciones con corazón"

Los últimos 488 programas de Últimas preguntas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Arantxa

    Cuánto me ha ayudado este vídeo! La catequesis de S. Ramón Nonato y el Proyecto Naím. Todos deberíamos aprender y vivirlo así! Gracias catequistas y mamás!

    05 mar 2018
  2. Rosa Martín Fernández

    Muy lindo hoy. GRACIAS

    04 mar 2018