Últimas preguntas La 2

Últimas preguntas

Domingos a las 10.00 h.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4459318
Para todos los públicos Últimas preguntas - Qué piensan los jóvenes de la Iglesia - ver ahora
Transcripción completa

Hola, amigos, muy buenos días. Bienvenidos una semana más

a "Últimas preguntas". Hoy hablaremos de los jóvenes.

Este año, bueno, de aquí a un año,

habrá muchos acontecimientos, siempre los hay.

Siempre hay motivos y razones para hablar de los jóvenes

y de la pastoral con los jóvenes.

Pero este año es un poco especial.

De aquí a un año, aproximadamente, se va a celebrar la JMJ

en Panamá

y en enero del próximo año 2019, pero antes, en octubre,

el papa Francisco ha convocado el Sínodo

con los jóvenes, sobre los jóvenes.

Un Sínodo centrado, especialmente, en el discernimiento vocacional.

Bueno, pues son muchas las cosas que hay que preparar, obviamente.

Para hablar de todos estos acontecimientos

y de cómo se está preparando está con nosotros Raúl Tinajero,

que es director de Pastoral Juvenil de la Conferencia Episcopal.

Raúl, buenos días. Hola, buenos días.

Muchas gracias por estar con nosotros

en este año tan intenso. Te hemos rescatado un ratito,

pero son muchas las cosas que hacer, ¿eh?

Con juventud siempre todo es intenso,

todos los años. Cuando no hay una cosa hay otra.

Pero la verdad es que este año es un momento apasionante

y un momento en el cual debemos ser conscientes

de que toda la Iglesia, el centro de sus preocupaciones

quiere que sea el tema de los jóvenes,

porque el papa así lo ha querido con el Sínodo.

Un Sínodo, yo creo que es importante matizar esto,

en el que no se va a hablar de los jóvenes,

o no solo se va a hablar de los jóvenes,

sino que los jóvenes van a tener, y están teniendo,

una presencia activa.

Se ha pedido a las conferencias episcopales

de todo el mundo, por supuesto a la española,

y hablaremos de ello, una encuesta, un tanteo, una radiografía

de los jóvenes, bueno, para manejar datos reales

cuando se reúnan los obispos.

Son cuatro pilares. Un pilar fue el que se celebró en septiembre

del pasado año, donde técnicos, gente de distintas realidades,

no solamente pastorales, sino de todas las realidades sociales

que hacen referencia a los jóvenes, se reunieron y estuvieron analizando

la realidad del joven hoy.

Un segundo pilar es esa síntesis que las conferencias episcopales

del mundo, junto con congregaciones,

han realizado a través de encuestas, preguntas a los jóvenes

y a los que trabajan con los jóvenes.

Esa síntesis ha sido enviada a Roma.

El tercer pilar es esa encuesta que ha estado abierta

a través de la página web del Vaticano

para que todo joven del mundo pudiera entrar

y mostrar sus inquietudes

y responder a las preguntas que se ofrecían.

Y el cuarto pilar se celebrará antes de Semana Santa.

Esa semana, antes del Domingo de Ramos,

cuando se celebra la Jornada Mundial de la Juventud,

será el pre-sínodo, y es donde irán jóvenes de todo el mundo,

enviados por las conferencias episcopales

y distintas realidades para que, junto con el papa,

trabajen un poco los previos

de lo que luego será el "instrumentum laboris",

que es el documento que saldrá en el mes de abril-mayo,

el documento que reflexionen los obispos,

después de todo el trabajo, para llevar adelante el Sínodo.

Es el proceso en el que estamos.

El fin de semana pasado se celebró en España

un presínodo del presínodo. Vamos a descifrar esto.

Un pre del presínodo, ¿no?

Lo que hemos intentado, desde una iniciativa de hace tiempo

de Diálogo de Pastoral Juvenil,

a través del Departamento de Juventud,

es provocar una reflexión de los propios jóvenes

sobre uno de los puntos del Sínodo, que es el discernimiento.

Y lo que hemos hecho ha sido

convocar a 40 jóvenes de toda España de distintas realidades

con un perfil muy concreto.

Jóvenes que han venido a través de las diócesis,

congregaciones y movimientos,

y trabajar con ellos un borrador de documento

sobre el discernimiento, sobre el que han aportado

sus propuestas y sus ideas.

Y ese documento saldrá luego como un documento

de propuesta, de iniciativa.

También ayudará para el Sínodo, pero será un documento de trabajo

y de propuesta para el trabajo de la Pastoral Juvenil

de España.

De esos 40 jóvenes, todavía no podemos decirlo,

pero irán dos jóvenes a ese presínodo.

De esos 40, 2 de ellos estarán con el papa

en el presínodo y llevarán esas aportaciones directamente.

Como decíamos, los jóvenes van a tener voz.

No se va a hablar de ellos, sino que ellos están hablando.

El papa en su viaje a Chile lo dijo:

"Quiero a los jóvenes y quiero que estén.

No quiero filtros, quiero sus voces directamente en el Sínodo".

Por lo que todo esto es para que llegue directamente

lo que los jóvenes piden.

¿Cuáles serían esas inquietudes que tienen los jóvenes

con la Iglesia? ¿Cómo viven los jóvenes en la Iglesia?

Lo primero que dicen los jóvenes en general,

y lo que más ha sido, como en los temas que se planteaban,

las preguntas del documento preparatorio,

en lo que más hacen hincapié los propios jóvenes

es en la necesitad de sentirse escuchados.

Es algo que no solo dicen en la Iglesia,

nos lo dicen a la sociedad en general.

Los jóvenes necesitan sus espacios donde se sientas escuchados, ¿no?

Y esto nos tiene que hacer reflexionar, ¿no?

Porque a lo mejor, desde la Iglesia y todos los ámbitos,

dejamos espacios muy concretos a los jóvenes.

Y, a veces, esos espacios son "donde no nos molesten".

Aquellos lugares donde ellos se sienten a gusto

pero que no molesten a los adultos. Y tenemos que reflexionar de esto.

Es una de las cosas en las que más han insistido:

la necesidad de sentirse escuchados.

Y que esa escucha no quede solo en "Vale, me decís las cosas

y ya está", no. Sino que les comprendamos.

Es decir, que veamos su situación, que atendamos sus inquietudes

como Iglesia

y que comprendamos lo que nos están pidiendo

en estos momentos por la situación que viven, ¿no?

"Y un paso más", nos decían ellos. Sentirse comprendidos

y también sentirse, podemos decir,

implicados, aceptados a la hora de asumir responsabilidades.

Los jóvenes, como es normal, cuando uno va madurando en su vida,

va sintiendo la necesidad de sentirse más implicado

y que los adultos les hagan sentirse cada vez más implicados, ¿no?

Y eso es lo que piden.

No piden simplemente estar ahí, vivir y formar parte del grupo,

de crecer en su fe, sino piden también

dar un paso más y sentirse corresponsables en la tarea.

Luego ellos hacen una pequeña autocrítica, ¿no?

Dicen: "A veces, los jóvenes tendemos a ir a lo fácil,

a quedarnos en lo cómodo, a olvidarnos de las responsabilidad,

a quedarnos en lo superficial y no adentrarnos.

Pero se nos tiene que ayudar para vencer esas tentaciones

y sentirnos corresponsables.

Escuchados, comprendidos, y corresponsables en las tareas".

Esa es la línea fundamental.

Luego hay más cosas que nos piden y que lo van diciendo,

pero esto es fundamental, ¿no?

¿Y es factible llevar esto a cabo, Raúl?

A través de la pastoral, a través de las parroquias...

Yo creo que sí. Es decir, la Iglesia lo ha intentado siempre.

Es verdad que, a veces,

la imagen que podemos tener u ofrecer con los jóvenes,

bueno, parece que es una Iglesia que está para poner unas normas,

unas condiciones... Y se sienten un poco rechazados

porque rechazan, en sí, todo aquellos que se les impone.

No solo a la Iglesia, sino a todas las realidades

que les imponen algo. Lo rechazan.

De lo que estamos tratando, y se está haciendo mucho trabajo,

es de dedicar muchos espacios.

Los jóvenes, en la encuesta,

reconocen y agradecen muchísimo

a las personas y a las realidades que dedican tiempo a escucharles

y a tratar de comprenderles.

Y alaban que la Iglesia se esfuerce.

A lo mejor nos falta adecuarnos a ellos con medios,

un lenguaje más claro, pero esfuerzos se hacen.

¿Es posible? Sí.

Pero tenemos que ser capaces de hacer una lectura, una revisión,

para comprenderles, para ver la situación que vivimos,

acercarnos a su lenguaje, a su manera de comunicar,

y acercarnos a ellos para mostrarles que no somos una Iglesia

que impone y demás, sino que somos una Iglesia que acoge,

que les quiere y que les quiere dar ese lugar

y ese espacio de corresponsabilidad.

Por supuesto, luego tienen que madurar

y tenemos que ir creciendo, pero queremos darles espacio.

Es más, en las parroquias, en los grupos, en las diócesis,

en las congregaciones, cada vez hay más esfuerzos

en dar esos lugares y espacios para que vayan asumiendo

tareas de responsabilidad a la hora de decidir

en cuestiones de la parroquia, congregación o movimiento.

En ese encuentro entre jóvenes e Iglesia,

quizá uno de los retos, pregunto, Raúl,

uno de los retos puede ser llegar a tantos jóvenes creyentes,

pero que, de algún modo, están más alejados de la Iglesia.

Pero tampoco son, no nos engañemos, quienes realmente participan

en las actividades específicas de jóvenes son una minoría,

aunque se llene una JMJ. Pero en el cómputo de la juventud

sigue siendo una minoría, ¿no? Aunque estemos hablando de millones.

Pero ¿cómo llegar a todos los demás jóvenes

que tienen inquietudes espirituales, que, obviamente, se plantean

cuestiones sobre la religión... ¿Cómo llegar a todos ellos?

La mejor manera es el propio testimonio.

Cuando muchas veces hablamos de cómo podemos acercarnos a ellos,

yo les digo a los propios jóvenes: "Sois vosotros". Es decir,

cuando yo he sido joven, mi tarea era acercarme a los jóvenes

y mostrar mi felicidad.

En ningún momento romper con lo que yo vivo,

sino expresar lo que yo vivo con naturalidad.

El joven de plantea por qué y me puede preguntar,

y me cuestionaba: "¿Por qué lo ves así?".

Es la mejor manera de evangelizar y de acercar el testimonio, ¿no?

Y en esa línea tenemos que trabajar.

Es verdad que la situación, como dices, es real.

Y la situación que hay es que hay muchos jóvenes

que se han alejado de la Iglesia o que ni han conocido

lo que es la Iglesia, lo que ofrece desde la fe, ¿no?

Entonces, eso nos puede hacer caer en el desánimo.

Y no, es decir, tenemos que aprender a aceptar

el momento en el que vivimos. Y nuestra tarea es motivar, alentar

y mostrar una Iglesia que les quiera acoger.

¿Cómo hacerlo? Pues hay distintas posibilidades.

Nadie tiene la solución.

No hay una manera o un método ideal que sea el mejor.

Se van intentando maneras, pero sobre todo,

está el que los propios jóvenes que quieren vivir su fe

pierdan el miedo a mostrar su alegría de cómo viven su fe,

y que la Iglesia se muestre como madre acogedora

que acoge a los que se tropiezan.

Y no pensar que cuando uno se ha caído

ya no tiene solución. No, al revés.

La Iglesia te quiere levantar, acoger y te quiere ayudar a caminar.

Y si vuelves a tropezar, te ayudará de nuevo.

Y esa es la Iglesia madre que está ahí

y que, a veces, no se palpa. Tenemos que ir por ahí.

Pero estamos en un proceso de reflexión.

Lo que hacemos es pensar, reflexionar,

ver cuál es la situación, ver cómo podemos llegar,

qué podemos aportar para los jóvenes,

pero hay que esperar también al Sínodo,

al papa que nos iluminará... Todo esto está removiendo

y es importante, claro.

Esta semana de celebrará en diócesis españolas

una iniciativa muy interesante: "Iglesia en diálogo".

Sí. Una de las propuestas que queríamos desde el departamento

y en línea con el papa

y buscando dar respuesta a esta actitud, inquietud

de escuchar a los jóvenes,

queríamos ofrecer una propuesta que fuera abierta totalmente.

Abierta a jóvenes creyentes, no creyentes, que se han apartado

y alejado de la fe... Al que quiera. Y es "Iglesia en diálogo".

Se va a celebrar en más de 50 lugares en España

en esta semana.

50 lugares donde se hablará con libertad

en debates abiertos con una metodología concreta.

Además, en lugares no eclesiales: centro culturales, ayuntamientos,

teatros... Lugares donde el joven, sea creyente o no, se acerque

y, con naturalidad, pueda debatir, habar

y mostrar sus inquietudes.

Nos veremos pronto, así que yo, encantada.

Cuando queráis, aquí estamos.

Es un año apasionante y es un año dedicado a la juventud,

que se culminará con el Sínodo y la JMJ en Panamá.

Lo seguiremos de cerca. Raúl Tinajero,

director del Departamento de Juventud de la C.E,

muchísimas gracias. A ti, Mari Ángeles.

Y seguimos con otras historias que tienen que ver, en este caso,

con los premios que la comisión de medios

de la Conferencia Episcopal concede en el ámbito de la comunicación,

de las comunicaciones.

El premio especial de este año, los premios Bravo,

ha recaído en nuestro compañero, director de "Pueblo de Dios",

Julián del Olmo. Estuvimos en la entrega

y pudimos hablar con él. Esto es lo que nos comentó.

Este premio, para mí, es muy importante.

Primero, por la época en que llega en mi vida, ¿no?

Ya con la vida cumplida.

También es importante porque viene de la Conferencia Episcopal.

Y, para mí, es una alegría que mi Iglesia

reconozca mi trabajo, a lo largo de tantos años,

en una doble dirección:

como sacerdote,

he cumplido 50 años de sacerdocio,

y también como profesional como periodista.

Periodista dedicado a la difusión de la buena noticia

del Evangelio.

"Pueblo de Dios" para mí ha sido el gran panorama de mi vida.

Me ha abierto al mundo.

Me ha abierto la realidad de la Iglesia.

Para mí ha sido espectacular, fundamental,

conocer la vivencia de la Iglesia en otros continentes, pueblos.

Unas Iglesias con dificultades pero vivas

y el descubrimiento de los misioneros.

Eso es el lujo que tiene nuestra iglesia.

Personas que han dado todo, se están jugando la vida por la fe,

por el Evangelio. Eso es espectacular.

Para mí, nunca tendré suficientes motivos de agradecimiento

por lo que me ha abierto la televisión

como persona, sacerdote y profesional del periodismo.

En este acto de los premios Bravo, estuvo el presidente de esta casa,

de RTVE, don José Antonio Sánchez. Vamos a escucharle.

Es un reconocidísimo galardón

que se otorga a quien, durante muchos años,

ha dado lo mejor de sí mismo,

por utilizar, y, además, con mucha inteligencia,

y ahí están las audiencias, un medio de comunicación de masa

tan influyente e importante, como es la televisión,

pues para hacer llegar a todo el mundo el Evangelio.

Y, sobre todo, la doctrina social de la Iglesia.

Y es un programa, "Pueblo de Dios",

que es un punto de referencia en el panorama audiovisual de aquí.

-¿Y qué importancia tiene, por lo que dice,

la presencia de estos programa, como "Pueblo de Dios" y los demás,

como servicio público, en una televisión pública?

-Bueno, es un servicio público esencial y evidente, ya lo expliqué.

Y en sede parlamentaria para que no hubiera ninguna duda.

En fin, hay personas a las que le gustaría

que esto no existiera, pero siempre son minoría

y transitan por el mundo de la ignorancia,

porque en todas las televisiones públicas de Europa

existen, con mucho más arraigo, con mucha más importancia

y con más tiempo que en RTVE, estos programas.

En nuestro vecino, Francia, estos programas son obligatorios.

Esto demuestra que es un servicio público esencial

y de primer orden.

Julián del Olmo agradeció, en nombre de los premiados,

este reconocimiento por parte de la Iglesia española.

Una Iglesia que dispone de buenos productos,

pero no siempre están a la vista.

-A mi juicio, dos productos excelentes

son los relacionados con la iglesia samaritana

y misionera,

que "Pueblo de Dios" airea la mañana de los domingos.

No basta conque el producto sea bueno.

Si queremos que resulte atractivo,

tiene que estar bien presentado.

Y el papa Francisco nos ha dado la receta.

La comunicación de la Iglesia tiene que transmitir

la alegría del Evangelio.

Algo que no siempre sucede.

Un año más, la Conferencia Episcopal reconoce que existen comunicadores

que ponen, en el centro de su trabajo, a la persona.

Así lo valoró el presidente de la comisión de medios

de la Conferencia Episcopal: Monseñor Ginés García Beltrán.

La comunicación cada día es más amplia, más compleja,

tiene más puntos de vista...

Y por eso, el otorgar los premios

se hace muy complicado.

Esto es buena señal porque hay mucha gente buena,

muchos profesionales de categoría,

que serían muy merecedores de este premio Bravo.

Por eso, también, los premios son cada vez más diversos.

Los premios de las nuevas tecnologías,

de publicidad...

Tantos premios que nos llaman la atención

porque no son premios estrictamente religiosos

o de contenido religioso,

pero sí de transmisión de valores y de contenidos muy humanos.

Completan la foto de "los Bravo 2017"

los premiados en las categorías de prensa, radio y televisión,

cine, música, publicidad, nuevas tecnologías

y trabajo diocesano de comunicación.

A todos ellos, ¡enhorabuena!

Llevo diez años cubriendo zonas de conflicto

y la verdad es que no me canso.

Cada vez tengo más claro que los periodistas

somos más imprescindibles

para transmitir al mundo lo que está ocurriendo lejos de casa.

Para los que estamos en España o en sus casas

entiendan por qué miles de personas se juegan la vida para regresar.

-"Aleteia" es un proyecto de nueva evangelización.

Esto es algo de comunidades, es algo que hacemos todos juntos,

no cada quién a su bola, ¿no?

Y el hecho de que la Conferencia Episcopal

reconozca este trabajo que laicos, profesionales,

están haciendo, para nosotros es fundamental

porque nos dan sentido, nos hace sentirnos comunidad.

Es hacer sentirnos parte de esta gran familia,

que es la familia más hermosa que hemos recibido

de la Iglesia Católica en el mundo.

-Tengo que decir que nuestros lectores son muy activos.

Sentimos que quieren participar en nuestro proyecto.

La interacción con ellos es fantástica.

Recibimos muchos mensajes de países de habla hispana.

Y para nosotros, es una gran alegría poder traer hoy esta experiencia

y esta presencia en las redes a recibir un premio como este.

Estamos muy contentos.

-La verdad es que es la comprobación

de que esa maravillosa acción que habíamos diseñado

de acercar la música a los más vulnerables de la tierra.

La "9 sinfonía de Beethoven" es un proyecto que enamora,

que transforma vidas, que transforma corazones...

Y bueno, de algún modo este premio viene a confirmarnos

en lo necesario que es trabajar en esta línea, ¿no?

De reconocer la dignidad de las personas.

-Mi hermana dice que es del Espíritu Santo,

yo digo que es la magia del arte, que no sabes por dónde va a salir.

Pero para mí eso es lo más sorprendente de todo,

que público tan dispar en cuanto a su vivencia religiosa,

y con la Iglesia ya ni te cuento, pues encuentran algo que conmueve.

Y eso es lo que me sorprende y me congratula, ¿no?

-Para nosotros ha sido un regalo

porque el año de la Vera Cruz ha sido muy intenso.

Hemos ido muchísimas veces a Caravaca.

Y sigue siendo lugar de peregrinación.

Al inicio del año Jubilar queríamos que se abrieran las puertas,

que, a nivel comunicativo, saliéramos de Murcia.

Y ha sido un regalo porque lo hemos conseguido

gracias al apoyo de los medios de comunicación,

que nos habéis abierto una ventana y hemos llegado a mucha gente.

-Es una manera de reconocer

que la reliquia más importante y más grande de la Cruz de Cristo,

que custodia el monasterio de Santo Toribio,

es apreciada y es valorada por los cristianos

espacios por el universo mundo.

-Para nosotros, como asociación, "Hirukide",

ha supuesto un gran estímulo para seguir adelante

con este tipo de vídeos. Vídeos que, para nosotros,

intentan viralizar todos los valores

que son fundamentales para la familia.

Y, para nosotros, es un gran honor haberlo recibido

desde la Conferencia Episcopal Española.

-Cuando salta alguien por los aires y no te da tiempo a preparar,

cuando hay noticias... Hoy en día, son casi todos.

Los días que hay noticias sobre la marcha

no te da tiempo a prepararlo. Es el equipo el que te sujeta,

estás en manos del equipo, ¿no?

Y más en televisión, donde, además, todo tiene que funcionar bien,

como una máquina bien engrasada, para que, al final, des la cara,

a veces para bien y a veces para mal, ¿no?

Los premios vienen muy bien para darle las gracias al equipo.

¡Gracias!

Y antes de finalizar, nos vamos al cine.

De verdad, no se pierdan esta película:

"Ganar al viento".

-Esto no es el uno. -Sí.

-Oye, Charles, seamos amigos para siempre.

-¡Imad, ven, corre! ¡Rápido, que nos ganan!

-Aquí tengo tres amigos.

A veces les digo que he estado en consultas,

en el hospital, aquí y allí...

Tengo que explicarlo siempre otra vez.

No es fácil.

-Cuando te hagamos el trasplante, ya no necesitarás la diálisis.

Eso será muy bueno.

-¿Quién empieza?

-La hipertensión arterial pulmonar

es una enfermedad que afecta a mi arteria pulmonar,

a los pulmones y al corazón.

Antes de interpretar una escena, respiro y lo hago.

Ya está.

¡Soy Mary Poppins!

-Vamos, Camille, ¡a por ellos! ¡A por ellos!

Vamos aquí al lado.

En guardia.

-Sí, señor. -Cabeza arriba.

-Estoy malito.

Mi mamá me lo explicó todo cuando era un bebé, bebé.

-La película "Ganar al viento", de Anne-Dauphine Julliand,

es un documental que tiene su origen

en la propia experiencia de la directora.

Ella tuvo una hija con una enfermedad rara grave

que, al final, la llevó a la muerte.

Pero para ella fue una experiencia tan intensa

de cómo su hija, a pesar de la enfermedad,

amaba la vida, disfrutaba de las cosas,

quería compartir los buenos momentos,

disfrutaba de todas las cosas buenas que le daba la vida.

A parte del dolor de la enfermedad.

Cuando murió la hija, quiso encontrar una forma

de transmitir a los demás esta experiencia que había vivido.

Y encontró en el cine una fórmula ideal

para contar esto.

Ella se pone en contacto con una serie de niños enfermos,

con enfermedades raras, enfermedades graves,

pero que disfrutan de la vida

sin que les quite eso el dolor del sufrimiento.

Y hace un documental con ellos, unos cinco o seis niños,

con enfermedades muy variadas.

Unos sufren más, otros menos, pero todos tiene alegría contagiosa,

una amistad, un cariño,

que demuestra el valor de la vida a pesar de la enfermedad.

No es una película explícitamente religiosa,

pero es profundamente religiosa en el sentido que reconoce

la vida como un don.

-"Hakuna matata".

¿Sabes qué significa? Que no te preocupes.

Así nos despedimos. Será, si Dios quiere,

hasta la próxima semana. Aquí tenemos la cita:

en la 2 y en el Canal Internacional de Televisión Española

en "Últimas preguntas".

Hasta entonces, que sean muy felices.

  • Qué piensan los jóvenes de la Iglesia

Últimas preguntas - Qué piensan los jóvenes de la Iglesia

04 feb 2018

Los últimos 491 programas de Últimas preguntas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios