Últimas preguntas La 2

Últimas preguntas

Domingos a las 10.00 h.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4615199
Para todos los públicos Últimas preguntas - La hiedra y el ciprés - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Buenos días, amigos. Bienvenidos, como todas las semanas,

a "Últimas preguntas". Hoy les vamos a invitar, vamos a salir de aquí,

del plató. Porque les invitamos a hacer un recorrido

magnífico. A través de una exposición que se muestra

en el convento de los carmelitas descalzos de Toledo. Una exposición

sobre Santa Teresa de Jesús. Pero yo no les cuento nada más

porque tenemos, hemos tenido ocasión de que nos la enseñe el impulsor

de esta exposición; el creador.

Es, además, el prior del convento, el padre Ricardo Plaza.

Vámonos a Toledo.

(Música)

Vamos a hacer un recorrido en esta pequeña exposición que tenemos

en Toledo, sobre los momentos más importantes de la vida de Teresa.

Y para ello, nos van a acompañar los sentidos.

Y el primero, es, por supuesto, el de la vista.

El del color, el que nos está rodeando ahora, que es el rojo.

El color por excelencia de la encarnación de Cristo.

De la humanidad de Cristo. Algo tan importante para la vida de Teresa.

En torno a esa humanidad estuvo toda su vida.

Por eso nos recibe este color.

Y lo primero que nos recibe es la virgen María.

Cuando ella, a los 12 años, se queda huérfana de madre.

Va a María y le dice: "Desde ahora tú vas a ser mi madre".

Entonces, como de mano de esa devoción de infancia

es cómo Teresa va descubriendo el resto de esa, quizá, familia sagrada.

El gran descubrimiento de Teresa, por supuesto, es San José.

Teresa es una mujer

que pone en su sitio en la Iglesia universal

a San José.

Teresa, desde luego, que le debe mucho a San José.

Pero yo también digo que San José le debe mucho a Teresa.

Y... Y por esa encarnación que va descubriendo Teresa,

y esa humanidad, también de alguna forma se pone...

Se pone de moda

la devoción a la infancia de Jesús.

Aquí tenemos un pequeño,

una pequeña imagen, una de las reliquias de las carmelitas descalzas

quizá más tiernas, con un sentido más bonito,

más que cualquier otra reliquia.

Que es este pequeño niño Jesús.

Este pequeño niño Jesús, una vez cuando Teresa ya al final de su vida

funda Villanueva de la Jara, de las últimas fundaciones casi que funda.

Sube hacia Castilla y descansa en esta, su quinta fundación.

Su casa de descanso que tanto cariño tenía ella a esta quinta fundación.

Y cuando retoman fuerzas y vuelven al camino, la comunidad

se despide.

La comunidad se da cuenta.

Se da cuenta de lo que está pasando en ese momento.

Y la comunidad llora.

Se están despidiendo en vida.

La madre está muy mayor. La madre está muy enferma.

Pero es que al llanto de esa comunidad

se sumó el llanto de este pequeño niño Jesús.

(Música)

Ahora estamos en un sitio como...

Como de concentrarnos.

Si os dais cuenta el color ha cambiado, estamos en el gris.

Es decir, en el color donde hay ausencia de información.

Para que nadie nos moleste ni nada nos moleste.

Y nos centremos en este momento.

Un momento que fue para Teresa, yo creo, de singular importancia,

y que nosotros también invitamos al visitante a que también tenga

esa importancia. Es el momento de la conversión de Teresa.

Que aquí la gente como que se asombra mucho.

Porque la conversión de Teresa fue bien entradito en años.

Los 40, que a todos nos suena,

y que creemos que somos los inventores de todo.

Pues esa crisis de los 40 no la hemos inventado nosotros.

Si aquí ya está todo inventado.

Esa crisis es la que le lleva a preguntar a Teresa:

"¿Pero qué estoy haciendo yo en el convento?

Si mis amigas están casadas.

Tienen la vida resuelta, tienen sus hijos. Y yo ni soy esposa,

ni soy madre... Ni soy buena monja. ¿Qué estoy haciendo aquí?".

En ese momento de revolución interior, en el que algo chirría,

ella está leyendo a San Agustín.

Es muy devota de la conversión de María Magdalena.

En ese momento es cuando ella se hace esas preguntas y tiene un encuentro.

Un encuentro fantástico; otra vez.

Otra vez con la humanidad de Cristo.

Pero no esta vez con ese infante,

sino con la humanidad de Cristo sufriente.

Encuentra un pequeño Ecce Homo.

De los que ella dice "muy llagado".

Y entonces, a través de ese encuentro,

dice: "¿Pero qué estoy haciendo yo?

Todo lo que tú has hecho por mí, y yo no he hecho nada por ti".

"No me muevo de aquí

hasta que no me consigas lo que te estoy pidiendo". Es decir,

"no volver a ofenderte".

(Música)

Bien, pues ya tenemos a Teresa convertida, y es cuando comienza

a vivir esos fenómenos místicos.

Y aquí hacemos referencia al fenómeno místico por excelencia:

que es la transverberación. Yo les digo a los niños: "Vamos a ver".

Sobre todos los más así... 12 o 13 años.

"¿Es que vosotros nunca habéis pintado un corazón?".

Con una flecha traspasando ese corazón. Que diga: te amo.

"Sí, sí, sí". Digo: "Esto es".

Esto es esta mística tan elevada, la transverberación.

Teresa es un corazón traspasado por el amor de Cristo.

Teresa, cuando está viviendo eso tan fuerte, sus experiencias,

¿a quién se lo confía? A sus confesores.

Y tiene muchos y buenos.

Y además que ella elige.

Santos y sabios. Si acaso, más sabios.

Y entonces...

Hay muchos: San Pedro de Alcántara, San Juan de la Cruz;

hay muchos que la ayudan. Pero es que hay otros

que la hacen un flaco favor.

Porque claro, ella es obediente a sus confesores.

Y ella quiere ser perfecta, y quiere llegar a la perfección.

Entonces le dicen: "Muy bien, si tú quieres llegar ahí,

prescinde de todo lo sensible. Todo ese espíritu".

Y esa corriente espiritualista de entonces

la embarca en esa aventura, sin salida,

pero que ella por obediencia pues lo hace.

Nada sensible.

Y tienes que prescindir incluso de la humanidad de Cristo.

Cuando tengas una visión de esa humanidad, haz higas.

Y la pobre hace higas.

Con todo el dolor de su corazón. Con todo el dolor de su alma.

Hasta que llega un momento que dice: "Hasta aquí.

¿Pero cómo soy tan tonta de haber caído en esta trampa?".

Y fíjate, ella, que no es teóloga,

pues empieza a escribir.

Y hace una verdadera teología defendiendo,

a capa y espada, la humanidad de Cristo.

Pero si la humanidad de Cristo es quien me lo ha dado todo.

Fíjate, una mujer escribiendo,

teología pura,

pero no solo eso, sino escribiendo teología en contra

de una teología vigente y de hombres.

(Música)

Al fin hay alguien que confía en Teresa.

Teresa funda, funda eso que tú estás pensando.

Y comienza esa aventura en la que no sabe dónde se va a meter.

No sabe si va a ser capaz ella misma

de vivir lo que está proponiendo a las demás.

Pero bueno, al fin yo creo... Y aquí tenemos representados

esos elementos: tres fundamentales.

El amparo de la orden. Ella es obediente a la orden para fundar.

Y por eso todas esas fundaciones. 17. Todas con mucha dificultad.

Desde luego cómo consiguió la licencia para fundar en Toledo

es una aventura maravillosa.

Donde define la personalidad tan tremenda de Teresa.

Bien, pues aquí tenemos la licencia para fundar en Toledo.

Como digo, esa legalidad. Otra cosa muy importante era

algo que moviera a devoción a las monjas.

Está fundando conventos de contemplativas.

Y para ella eso era muy importante.

Todo el dinero, el poco dinero que tiene para fundar

se lo gasta en comprar dos cuadros.

Se va a un mercadillo de estos que todavía en Toledo

y ahí se gasta todo el dinero.

La comida, las sardinas, ya vendrán,

pero este alimento es tan importante, que no podía fallar.

Estos dos cuadros les compra Teresa,

por tanto, la legalidad y la oración

y otro elemento muy fundamental, muy importante

que yo creo que como que siempre ha quedado a la sombra,

y es este momento, la alegría.

Algo tan importante, la alegría, sí, la alegría.

Para Teresa eso es fundamental y además esa alegría tiene

su propio apellido, alegría teresiana.

Ella lucha porque esa alegría

esté casi en el texto constitucional.

Fijaos si ella le da importancia a ese momento de alegría,

de recreación de las monjas, donde las monjas cuentan, hablan,

se ríen, tocan el pandero, cantan,

ese momento de alegría de Navidad,

como es la fiesta de las fiestas.

Ella lucha porque eso aparezca en las constituciones

y fijaos, dos horas de constituciones,

dos horas de oración por constituciones.

Exactamente lo mismo.

Dos horas de recreación por constituciones, de esa alegría.

Yo creo que fue un reto para ella

y algo que no era lo normal.

Se convierte en el termómetro de la comunidad,

de la vocación primero de la monja.

"No, es que esta es muy devota y va mucho a la oración", malo.

Si no es alegre y no se mueve con las monjas

y esa alegría que hace fácil la vida,

esa vida dura, esa vida de encerramiento,

esa alegría que esponja a la persona

y que sobre todo,

hace la vida más fácil a las compañeras.

Es el termómetro de la comunidad.

Si en ese momento de recreación de la comunidad

en la comunidad hay silencios, algo pasa.

Por eso, muchas veces la gente se imagina a las monjas

siempre agachadas, siempre serias.

Todo lo contrario.

Y se descubre cuando te acercas a un convento.

Así que, esa alegría y con un apellido,

alegría teresiana.

(Música)

Bien, pues estamos también en un momento como muy especial.

Estamos justo en el medio de la exposición

en torno al cual gira toda la exposición,

porque la celda de la Carmelita,

estamos en una reproducción de la celda de Teresa,

es también el centro de su vida.

La celda es el centro de la vida de la Carmelita,

donde siempre hay un plus

de lo que puede dar la clausura.

Es decir, donde se da la estricta intimidad de la Carmelita.

Donde se da el silencio dentro del silencio

que procura la clausura.

Donde se da la soledad dentro de la soledad

que procura la clausura.

Donde Teresa pasó tanto tiempo escribiendo,

teniendo esa intimidad con Cristo.

Pero claro, Teresa no solamente tiene esa intimidad

en este centro, sino también en lo más cotidiano.

Por eso tenemos esa reproducción también del refectorio,

el comedor de las monjas, donde ella también tiene momentos especiales

y nosotros hacemos alusión a ese momento

en el que Teresa se encuentra desganada, enferma,

no tiene hambre y es el mismo Cristo el que se le aparece y dice:

"Teresa, come", y le da de comer.

"Es necesario que pases por este sufrimiento".

Fijaos qué cosa más bonita cómo Cristo no viene

a la vida de Teresa o no viene, podríamos decir,

no viene Cristo a nuestra vida a quitar nuestro sufrimiento,

a quitarnos nuestros sufrimientos,

sino a confortarnos y a darnos fuerzas

para poder con ese sufrimiento.

(Música)

Bien, pues llegamos ya al momento del magisterio de Teresa.

Igual que una vez los discípulos le dijeron:

"Señor, enséñanos a orar",

pues esta vez es las hijas de Teresa quien dice a Teresa:

"Madre, enséñanos a orar", y ella se pone a ello

y de ahí sale el primero, uno de sus primeros libros.

Sale el "Camino de perfección".

Y claro, cuando Teresa escribe el "Camino de perfección",

los conventos empiezan a crecer en número,

quieren el libro de la madre.

"Madre, el libro, mándanos el libro".

Como ahora, no tenemos fotocopiadora, hay que tirar de los copistas

y claro, los copistas pues se toman su licencia:

"Aquí se ha confundido", y corrigen a la madre.

Pero hombre, por Dios, pero claro, ella que es lista dice:

"Las copias para acá", y ella misma corrige

y autentifica las copias.

Y esta copia, la que está aquí en el convento

de las Carmelitas descalzas, copia del "Camino de perfección",

es una copia muy importante y además corregida al milímetro.

Hay correcciones pequeñísimas y nos damos cuenta

que es que se ha empleado bien en esta.

¿Y por qué? Pues porque esta copia es la que se va a utilizar

para publicar el "Camino de perfección".

O sea que una mujer escritora,

sospechosa ya de todo, que esté escribiendo de oración,

sospechosísima de todo y además que vea un libro publicado...

Por un año, por un año no lo ve.

Ella muere en el 82, 1582

y se publica "Camino de perfección",

en Portugal en el 83.

Pero es una mujer que ha preparado su publicación.

O sea, es tremendo.

Pues como Teresa tiene libros tan importantes

y tan llenos de doctrina, las cartas de Teresa,

aquí tenemos una carta

a su gran padre Jerónimo Gracián,

pues las cartas como que no le dan importancia,

porque qué me importa que el arriero vaya y que traiga no se qué,

o que su hermano traiga cocos de América,

que bueno, es un detalle muy bonito,

pero como que parece que no había doctrina.

Entonces, las cartas o bien se pierden,

o se queman, o se destruyen...

Y hay muchas cartas que lo que hacen es hacer una cantera de letras

y cortan letra por letra para con esas letras

conseguir pensamientos, conseguir firmas

y así tener más reliquias.

Y aquí tenemos una de ellas,

aquí tenemos una firma auténtica, pone en el relicario, falso.

Es letra auténtica de Teresa y tienes que estar muy hábil

para darte cuenta que verdaderamente está recortada,

porque tenían unos bisturís maravillosos,

porque casi es imposible.

Y tenemos también, el sello, cómo sellaba las cartas,

esas cartas que fueron innumerables.

Fijaos que tenemos casi 400 publicadas,

que son las que existen,

pero se ha hecho un estudio,

y se ha hecho un estudio de cuántas pudo escribir.

Nada más y nada menos que 15 000.

O sea, una barbaridad.

De hecho, Teresa es una escritora sobre todo de cartas.

De hecho, el "Camino de perfección", es una carta larga.

Pero es que a veces, en una carta se lía y parece un libro.

O sea que Teresa escribe cartas como libros y libros como cartas.

Bien, llegamos al rincón que no podía faltar,

al rincón de San Juan de la Cruz,

el gran compañero de Teresa,

quien ayuda a Teresa a reformar también

la rama masculina y también la encontramos aquí,

con esa humanidad de Cristo, que un día Cristo le dice:

"¿Qué quieres que haga por ti?",

y el pobre no se le ocurre otra cosa que decir:

"Pues mira, padecer por vos y ser despreciado,

y pasar trabajos", y vamos, y con creces.

Y precisamente donde más pasa de esos trabajos

y de esas calamidades, es en Toledo.

En Toledo estará nueve meses preso.

Claro, esa reforma que estaba haciendo Teresa

y Juan de la Cruz comienza a tomar cuerpo,

número y sobre todo, personalidad propia.

Entonces, la orden recoge velas, dice:

"No, estos nos van a dividir la orden".

Entonces, empiezan a recluir

a estos grandes personajes,

los cabecillas de esa reforma.

A Teresa la insultan, le dicen:

"Esa mujer inquieta y andariega",

que nos parece como casi ahora un piropo,

pero no lo era ni mucho menos.

"Esa mujer inquieta que se recluya y que deje de fundar,

porque esto ya ha acabado", y ella dice:

"Voy a Toledo, a modo de cárcel".

Y a San Juan de la cruz, no le dicen:

"Elige un convento", como a Teresa,

sino que a él le secuestran sus propios hermanos

y le traen a la cárcel conventual de Toledo.

Y fijaos que en los momentos

más crudos de sus vidas,

en los momentos más terribles, no solamente físicos,

sino psíquicos también,

en el que Teresa no sabe que va a ser de todo lo que ha hecho,

de sus hijas, de sus conventos,

donde Juan de la Cruz no sabe ni dónde está.

Podíamos decir que está en un zulo.

Bien, pues en esas condiciones, los dos,

en Toledo además, florecen de una forma especial.

Y Juan de la Cruz escribirá la poesía de las poesías

en lengua castellana y de la mística,

yo creo que lo más sublime.

Y Teresa, en esas condiciones también,

donde además está enferma, tiene grandes dolores de cabeza,

es capaz de escribir el libro de la narrativa

en lengua castellana, de lo mejorcito

y de la mística lo más universal, es decir, "Las moradas".

(Música)

Para concluir, llegamos al título de la exposición.

Casi como la excusa que ha hecho este desarrollo.

La exposición se titula "La hiedra y el ciprés".

¿Por qué? Pues porque tenemos aquí dos reliquias importantes.

Tenemos la hiedra, un trozo de la raíz de la hiedra

que plantó Santa Teresa en Toledo

y tenemos también un trozo del ciprés que plantó

San Juan de la Cruz en Segovia.

Yo creo que son dos elementos

que dicen mucho de la personalidad de ellos.

Teresa sería la hiedra, es decir,

la hiedra tiene unas raíces tremendas.

Está muy, muy agarrada a la tierra.

Teresa es esa mujer de tierra

y pensamos que a veces los místicos

son gente que anda por las nubes y no,

son gente muy agarrada y con los pies sobre la tierra.

Teresa sería esa mujer con las raíces,

con grandes raíces.

Raíces que remueven.

La hiedra es tremenda, levanta muros, levanta conciencias.

Teresa sería esa mujer que a pesar de las dificultades,

ella siempre sigue hacia arriba,

se extiende, se expande, se agarra a lo imposible.

Es una mujer que crece en la dificultad,

crece en los problemas, se expande a partir de eso.

Una mujer en el siglo XVI con todas las condiciones

en su contra, es esto, Teresa

y Teresa se mantiene verde,

se mantiene siempre fresca a pesar de calores,

a pesar de fríos. Esa es Teresa, la hiedra.

Y el ciprés, pues evidentemente, esa planta por excelencia,

ese árbol por excelencia en la espiritualidad,

que une lo humano y lo divino.

También con esa raíz profunda, pero a la vez siempre

dirigido hacia lo espiritual.

Las poesías de San Juan de la Cruz, es eso,

una poesía muy humana, pero siempre dirigida

hacia esa espiritualidad.

Merece la pena visitar esta exposición en Toledo,

en el convento de los Carmelitas descalzos.

Nosotros por hoy nos despedimos.

será si Dios quiere, hasta la próxima semana.

Ya saben que tenemos una cita en La 2 de Televisión Española

y también en el Canal Internacional.

Y por supuesto, a través de las redes sociales

y de la página web. En cualquier caso,

el próximo domingo, si Dios quiere y si ustedes lo desean,

aquí nos encontramos en "Últimas preguntas".

Hasta entonces.

(Música créditos)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La hiedra y el ciprés

Últimas preguntas - La hiedra y el ciprés

27 may 2018

Esta semana viajamos a Toledo. En el convento de los PP. Carmelitas se muestra la exposición sobre Santa Teresa de Jesús, "La hiedra y el ciprés", que se ha organizado con motivo del Año Jubilar Teresiano.

ver más sobre "Últimas preguntas - La hiedra y el ciprés" ver menos sobre "Últimas preguntas - La hiedra y el ciprés"
Programas completos (506)

Los últimos 506 programas de Últimas preguntas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos