Últimas preguntas La 2

Últimas preguntas

Domingos a las 10.00 h.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4780048
Para todos los públicos Últimas preguntas - Domund: cambia el mundo - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Muy buenos días y bienvenidos, como todas las semanas,

a "Últimas preguntas".

En este mes de octubre,

mes misionero con esa perspectiva

de la Jornada Mundial de las Misiones, el día del Domund,

y que en esta ocasión se va a celebrar con el lema

"Domund: cambia el mundo".

Este va a ser el tema central de nuestro programa,

queremos conocer,

ya saben que es uno de nuestros temas prioritarios,

conocer la labor que la Iglesia realiza

en tantos lugares del mundo.

Para ello, está con nosotros José María Calderón,

que es subdirector de Obras Misionales Pontificias en España.

Buenos días, José María.

Buenos días, María Ángeles.

Gracias por estar aquí.

Estoy encantado de estar aquí.

No es la primera vez.

No, viene una vez anteriormente.

Pues, desde luego, no va a ser la última si Dios quiere.

Y aquí será siempre bienvenido.

Acompañado en esta ocasión por una misionera, Cecilia Rey,

aquí habitualmente yo diría

"perteneciente a la orden o a la congregación".

Pero no, Cecilia Rey está casada,

es misionera seglar y es una perspectiva de la misión

que quizás se conoce menos

y por eso también queríamos contar con su testimonio, con su opinión.

Cecilia, buenos días. Buenos días.

Gracias por estar con nosotros.

Vamos a hablar de los misioneros, de esta forma de cambiar el mundo.

A mí me gustaría comenzar el programa,

y de verdad que lo hago con muchísimo cariño,

porque Anastasio Gil,

que falleció el pasado mes de septiembre,

pues era para mí una persona muy querida

que ha venido muchas veces al programa,

director de obras misionales pontificias.

Y a mí, José María, me gustaría...

Habéis trabajado tan de cerca durante tanto tiempo,

me gustaría comenzar con él, aquí presente.

Pues justamente hoy, hace un mes que falleció.

El 7 de septiembre a las nueve de la mañana fallecía.

Después de una penosa enfermedad de cáncer, luchador,

intrépido hasta la muerte.

Cuando iba a visitarle al hospital, ya estaba muy mal.

Me preguntaba por las misiones, "¿qué has hecho hoy? ¿Cómo va esto?

¿Has hablado con tal misionero?".

Seguía con tal entusiasmo la misión que se te llenaba el corazón.

Vivía todo con pasión y estando malo, no dejó de hacerlo.

Hay que decir que lo que las Obras Misionales

Pontificias de España son hoy,

lo son gracias a él, a su figura, a su trabajo, a su esfuerzo.

No solo a nivel de España, sino incluso a nivel internacional.

El prestigio que España

tiene en obras misionales pontificias,

lo ha dado él por su categoría humana, su categoría pastoral,

por su honradez y su fidelidad a la Iglesia.

Y seguiría hablando de lo que tú quieras.

Puedes hacer un programa entero conmigo.

Sin ninguna duda, como tantos habíamos hecho con él.

Era capaz, y lo hizo, además muy bien,

de transmitir ese espíritu misionero

a través de la televisión, a través de la radio,

a través de cualquier medio de comunicación porque vivía.

No hubiera sido posible si él no lo hubiera vivido

y vivía ese espíritu misionero.

Hoy queríamos comenzar con su recuerdo

y con su presencia que yo creo

que siempre que hablemos de misiones,

Anastasio va a estar aquí presente,

al menos en el programa y en tantos otros lugares.

Pues vamos a centrarnos ya, como decíamos,

en el lema de este año: "Domund, cambia el mundo".

Pero antes me gustaría,

antes de pasar a contar estas historias,

vamos a conocer una historia en particular.

La historia de Patricio.

La historia de Patricio que da lugar a otras historias.

José María, Cecilia, se me ocurre la imagen del dominó,

que mueves una pieza y se van moviendo una y otra,

de ahí pueden salir otros caminitos.

Eso pasa con los misioneros, me atrevo a decir, con todos.

Moviendo nuestra vida, podemos mover otras.

Quizás por ahí va el lema este año.

Pues yo llevo desde el año 2007 dedicado a las misiones

por una cosa o por otra.

En la diócesis de Madrid y ahora a nivel nacional,

y yo siempre digo que tengo mucha suerte,

porque desde el 2007

lo que hago es recibir al testimonio de misioneros.

Cada misionero que viene a visitarme,

que está uno en Kazajistán, el otro está en Uganda,

el otro está en la selva peruana, el otro viene de Madagascar...

Cada uno tiene una historia,

cada uno es una historia preciosa escrita por Dios y él.

Una historia maravillosa de entrega, de generosidad,

que va tocando el corazón de otras personas

con las que ellos se relacionan

y que les va cambiando la vida porque...

Mira, si te puedo contar una anécdota preciosa...

Un niño le dice a un misionero javeriano en Sierra Leona, le dice

"¿Tú has sido católico toda la vida? -Sí.

¿Tus padres eran de toda la vida? -Sí.

¿Y tus abuelos eran católicos de toda la vida?

Sí. -Tú no nos entiendes",

le dice el chaval. Y le dice "¿por qué?.

-Tú no podrás nunca entender lo que ha significado para mí

que tú me hables de que Dios es mi padre y me quiere

porque yo vivía sin un padre y sin nadie que me quisiera,

y tú me has enseñado que mi padre me perdona".

Pues esto es así,

la vida de un sacerdote, de una misionera,

de un laico que está allí, está llevando a Cristo,

y cambia el corazón de las personas.

¿Y cuántas veces...?

Digo ahora por ampliar la reflexión que estamos haciendo.

Al misionero que sale fuera desde luego,

pero también a todos en nuestra misión a la que estamos llamados,

que es una manera maravillosa de ser misioneros,

muchas veces sin darnos cuenta.

Si realmente fuésemos conscientes o nos parásemos a pensarlo,

creo que lo haríamos mejor.

Bueno, muchas veces,

no es muy común confesarse de pecados de omisión,

pero muchas veces ahí está un pecado, es decir,

nos acostumbramos a vivir la vida con normalidad

y despreciamos ocasiones que Dios

nos está poniendo de poder hablar de Dios,

de poderle dar paz al corazón de una persona,

de escuchar con atención a alguien que necesita ser oída.

Y es verdad que Dios toca el corazón de esas personas,

de forma que uno nunca se imagina.

Y es muy bonito ver cómo en ocasiones uno dice

pues me ha venido a ver una señora que yo no recordaba en absoluto

y dice que gracias, "hace un año usted me dijo esto",

o "tú me dijiste eso y me di cuenta de lo que Dios me quiere".

Señora, no me acuerdo ni lo que le dije.

Es que es así, Dios hace las cosas muy bien,

de forma muy sencilla.

Eso es lo que están haciendo,

o es lo que está haciendo a través de muchos misioneros,

muchos de ellos españoles,

tenemos que decir que España sigue siendo

un país de grandes misioneros por todo el mundo.

El patrono, San Francisco Javier.

Es que tenemos esa... Un navarro.

Y España tiene 12.000 misioneros actualmente.

¡12.000!

Algo más de 12.000 misioneros.

Es el país con más misioneros del mundo.

Es el país que sigue enviando más misioneros del mundo.

Es verdad que la proporción cada vez es menor,

la población envejece

y luego la inquietud misionera se va fomentando menos.

Pero bueno, todavía aún así estamos ahí, trabajando.

De esos 12.000 misioneros,

muchos sacerdotes, religiosos, religiosas,

pero es que también hay laicos, Cecilia.

¿Cómo una familia o un matrimonio como tú y tu marido, un día...?

Bueno, yo supongo que esto

no se decide de la noche a la mañana.

Pero un día cogéis el avión y os vais a Perú.

Como misioneros.

Pues sí.

Después de haber tenido experiencias de corta duración en verano,

yo desde el primer año hace 10 años

que fuimos a Etiopía le dije a mi esposo:

"¿y por qué no la vocación misionera dentro de la matrimonial?".

Y bueno, salió Perú.

Siempre habíamos ido a África,

venimos de Cuba en el año 2015 y dijimos "pues venga".

Nos ofrecimos al obispo de nuestra diócesis

por medio del delegado de misiones y, bueno,

pues nos dijeron que nos iban a enviar

a un país donde hiciera falta un matrimonio

y nos tocó la selva central de Perú.

Y la verdad es que han sido dos años impresionantes, sobre todo,

aprendiendo y contemplando a los misioneros

que allí sí que eran religiosos y religiosas.

Y bueno, pues también nos ayuda un montón,

como matrimonio a ir creciendo en el amor conyugal.

Y viendo realmente, como dice el lema de este año,

cómo los misioneros cambian el mundo.

Cómo en todas las personas con las que hemos podido compartir,

nuestros hermanos peruanos,

cómo te cuentan historias de este padrecito,

porque "le conozco de hace 40 años".

A mí lo que más me impresiona

es cómo les ven como criaturas de Dios

y cómo esas personas se sienten tratados con el amor

que Dios tiene a cada uno de nosotros.

Refleja en el amor de Dios hacia las personas

que les han sido encomendadas en ese territorio.

Nos decías, Cecilia, en este caso la Delegación

de Misiones de Madrid vio una necesidad,

en un lugar concreto, la necesidad de que fuese un matrimonio.

Muchas veces cuando hablamos de las congregaciones,

hablamos de los carismas.

¿El carisma, la vocación matrimonial

como misioneros aporta algo diferente y necesario

cómo no, en una misión?

Te dejo, Cecilia.

-Pues, yo creo que sí, está la vocación sacerdotal,

las vocaciones religiosas masculinas y femeninas

y la vocación matrimonial es muy importante.

Si no hay una familia, de ahí no salen nuevas vocaciones.

Yo creo que sí, es muy importante porque además, ahora mismo,

la familia está, pues, pasando por momentos bastante duros.

Está siendo muy atacada y es una de las cosas

que nos pedía el obispo de allí,

Monseñor Gerardo, que quería que viéramos testimonios,

que compartiéramos nuestra fe,

que diéramos testimonio de familia cristiana y de matrimonio

que habiéndonos encontrado con Cristo,

hemos querido ir a otros países y dedicarnos a la misión

porque a nosotros es algo que nos da la vida, nuestra fe en Jesús.

Pues queremos, y de hecho,

con nuestra fe en Jesús

nuestro matrimonio va saliendo adelante.

Entonces, pues sí, yo creo que hay mucho trabajo por hacer.

Allí en misión lo vimos.

Nos encomendaron formar parejas guía que iban a formar, a su vez,

a otras parejas que pedían el sacramento

y también es muy bonito ver

en diferentes culturas cómo viven la familia,

cómo viven la vocación matrimonial.

Y es muy necesario, faltan todavía muchos obreros

para que vayan a trabajar a tierras de misión.

Vuestra labor allí fue alguna parroquia, me imagino.

Sí, estábamos en el Vicariato Apostólico de San Ramón

y estábamos en la sede del Vicariato y era una vida muy sencilla.

Como vida de parroquia,

lo que nos encomendara el obispo

y el sacerdote que era un sacerdote diocesano, misionero allí,

que nos encomendaran si teníamos que dar charlas a jóvenes

o con los niños.

Nos encomendó lo de los matrimonios,

íbamos a las escuelas rurales a dar catequesis,

les llevábamos la comunión a los enfermos y ancianos.

Un poco ponerte a disposición de las necesidades

que hayan porque allí no se llega.

Es un territorio que es diez veces Madrid, 80.000 km cuadrados,

con poquitos sacerdotes, poquitas religiosas y el obispo

hace mucho por la promoción de la vocación laical.

Animando a animadores cristianos de comunidades líderes,

y sobre todo allí, como es territorio de selva,

hay muchos indígenas

y hay mucha población nativa de pueblos originarios

y él quiere y fomenta que haya muchas vocaciones laicales,

seglares, donde no llega el sacerdote

a celebrar la eucaristía en un año,

que estén los seglares animando a la comunidad,

formando y haciendo que ellos mismos prosperen

y sean protagonistas de su desarrollo.

¿Hay muchas vocaciones, José María, laicales para la misión?

Yo entiendo que es complicado en el sentido

de que hay que dejar el trabajo durante un tiempo,

si tienes hijos pues es complicado

organizar una familia en ese sentido.

Pero, ¿hay vocaciones?

Hay vocaciones.

Hay muchas vocaciones, de hecho,

la institución que más misioneros tiene de España

se llama "Camino Neocatecumenal" y es de laicos.

O sea, son laicos que están en la misión, todos ellos.

Es la institución, como grupo, que más misioneros tiene.

Sí las hay.

Pero sí es verdad que las dificultades que tienen,

las complicaciones que eso conlleva, no son fáciles de ayudarles.

Porque, al fin y al cabo,

cualquier orden religiosa o sacerdote

siempre se siente respaldado por tu congregación

o por la diócesis que si te encuentras mal,

si tienes que volver,

siempre te recoge y te vuelve otra vez

a la vida que llevabas antes.

Pero un seglar tiene que hacer un acto de generosidad muy grande.

Porque Cecilia y Manuel dejaron su trabajo,

dejaron la seguridad propia que tenían en Madrid.

Ellos no tienen hijos,

otros tienen hijos pero tienen que verlo.

Luego está el tema de que tienes una hipoteca de una casa...

Quiero decir, las complicaciones se pueden dar.

Por eso la misión es vocación, no es simplemente un capricho.

No es simplemente una corazonada, es que quiero ir.

De hecho, han venido a mí a verme gente

y les dices "¿en qué trabajas? -No, estoy en el paro".

Le digo "lo siento, no puedes ir".

Si estás en el paro no puedes, ¿por qué?

Tienes que buscar trabajo,

y cuando quieras renunciar a tu trabajo, te mando.

¿Por qué?

Porque no puede ser la salida

a una situación que a ti te crea dificultades

o que te hace sentir inútil.

Ser misionero es una vocación, como es la mía,

la sacerdotal o como es la matrimonial.

Es una vocación, por lo tanto,

tiene uno que verlo delante de Dios

y descubrir que el señor le está llamando, no a hacer cosas buenas,

que eso lo tenemos que hacer todos, sino a salir de tu tierra,

abandonar todo lo que tienes

y dedicarte a llevar la palabra de Dios.

Eso exige un proceso.

Por eso hay que verlo bien.

Porque si no, se queda un misionero frágil que en cuanto llega allí,

más que ayudar, crea problemas, porque va con sus criterios,

va con su planteamiento de vida.

Entonces es difícil, pero sigue habiendo, gracias a Dios,

y cada vez los habrá más.

Pero que quede bien claro,

Cecilia y Manuel o cualquier seglar

no va a suplir la ausencia de curas y monjes.

Qué importante es eso.

Cecilia y Manuel van por derecho propio como misioneros.

Es decir, no son de una

"ya que no hay curas, pues podéis ir vosotros".

No.

Aunque hubiera muchos curas en una zona,

harían falta laicos misioneros que muestren con su vida

que el matrimonio, su sacramento,

que el matrimonio es algo digno de ser vivido con intensidad.

Que muestren a los jóvenes

donde están que ellos tienen algo que vivir de cara a Dios.

Y que la fe no es algo reservado a quienes

se han consagrado a Cristo de un modo particular.

Para mí, eso es muy importante.

Porque no pueden ser misioneros de segunda categoría.

Se ponen al servicio del obispo y del párroco

como nos ponemos todos los misioneros.

Nos ponemos al servicio de la Iglesia,

pero allí tienen su puesto.

No lo ha contado Cecilia,

ellos tenían un programa de radio sobre el matrimonio.

Es verdad, hacíais medios de comunicación.

Tenían ellos un programa de radio sobre el matrimonio.

Quiero decir, hay cosas que el sacerdote no va a hacer nunca

porque no es su función, que la monja no debe hacer.

Y, sobre todo, hay un testimonio

que ellos pueden dar y que yo no voy a dar,

que es el testimonio del amor matrimonial,

del amor conyugal, del amor sacramental.

¿Cómo cambia...?

Porque estamos hablando al hilo del lema de este año,

"Domund, cambia el mundo".

Pero, ¿la misión cambia también al misionero en este caso?

Sí, mucho.

Primero, cuando sales de tierra y vas a otro país y es otra cultura,

pues es precioso.

Poder contemplar y no juzgar,

y poderte empapar de cómo viven ellos su fe.

Por ejemplo,

los valores que tienen de la familia,

los valores que tienen de la familia,

el valor de la comunidad de compartir, todo lo que comen.

Comen de la tierra.

Esos valores sí que cambian un montón al misionero.

Te cambia el no llevar tu mentalidad occidental.

Y sí, muchísimo, te sirve sobre todo en valores para aprender.

La primera vez, es el olvido de sí mismos

que tienen los misioneros,

que se olvidan y solo piensan en las ovejas

que Dios les ha encomendado, en muchísimas cosas.

En los talentos que Dios nos ha dado a cada uno de nosotros,

a mí me impresiona porque los misioneros

como que los sacan a la luz y lo hacen de una manera preciosa,

sin imponer,

pero mediante la educación y mediante también la escucha.

Son gente también muy unida a Dios.

Así se aprende un montón contemplándolos.

-De hecho, ella no lo dice porque le da...

Es un shock volver otra vez a tu sitio.

Exige una readaptación porque vienes con unos criterios

y con unas formas que ves tanta superficialidad

y ves tanta pobreza de corazón

en el ambiente en el que tú has vivido siempre

que cuesta mucho rehacerse.

Hay procesos de adaptación grandes porque en el fondo,

tú estás viendo una experiencia de amor y de entrega

que te cambia el corazón.

Claro que cambia,

y luego hay que cambiar la mentalidad

de que el misionero va a dar.

El misionero va a estar.

Y cuando uno está, da mucho, pero también recibe mucho.

Y aprende, Cecilia, Manuel, y Antonio, y Luis.

Aprenden de aquel indígena que le va a pedir algo...

Se aprenden muchas cosas.

Y eso es un libro del que tú te estás empapando

y cuando vienes aquí, lo ves.

Yo creo que eso es muy importante,

saber que damos mucho porque recibimos también mucho.

Cuando vienen los misioneros,

vienen con unas lecciones que no hemos tenido los demás.

Y si además venís y lo compartís

aunque sea un ratito con nosotros aquí en la televisión,

pues nos encanta.

Siempre seréis bienvenidos aquí a "Últimas preguntas".

Nos ha encantado conocer vuestra historia.

Hemos comenzado con la historia de Patricio,

hemos seguido con la de Manuel y Cecilia,

y cuántas historias de misioneros

que vamos a tener oportunidad este mes.

Porque una cosa que se hace

y con muchísima intensidad durante el año,

pero especialmente en octubre,

es el contacto con los más jóvenes en los colegios,

el material de divulgación

que se hace con el motivo de las misiones,

el día del Domund, los encuentros en distintas diócesis...

En fin, tenemos un mes muy interesante por delante.

Y aquí estamos para contarlo.

José María Calderón,

encantada de que hayas vuelto a estar con nosotros.

Te esperamos muy prontito. Cecilia, lo mismo, gracias.

Gracias a vosotros.

-No, gracias a ti por darnos la oportunidad de hablar

lo que llevamos en el corazón.

Y eso es lo que a nosotros nos gusta, gracias.

Y gracias también a todos ustedes

porque si no, todo esto no sería posible.

Gracias por estar al otro lado

y nos encontramos la próxima semana no,

porque se va a retransmitir en directo

la misa de las canonizaciones desde el Vaticano.

En dos semanas, la cita es aquí, en "Últimas preguntas".

Hasta entonces.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Domund: cambia el mundo

Últimas preguntas - Domund: cambia el mundo

07 oct 2018

Comenzamos el mes de octubre, mes misionero y recibimos en nuestro programa a José María Calderón Subdirector de Obras Misionales Pontificias y a Clara Rey, misionera seglar.

ver más sobre "Últimas preguntas - Domund: cambia el mundo" ver menos sobre "Últimas preguntas - Domund: cambia el mundo"

Los últimos 510 programas de Últimas preguntas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios