Últimas preguntas La 2

Últimas preguntas

Domingos a las 10.00 h.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5086580
Para todos los públicos Últimas preguntas - Cuidados paliativos y eutanasia - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Hola, amigos, ¿qué tal? Muy buenos días, bienvenidos

una semana más a "Ultimas preguntas".

Hoy les invitamos a participar

en un encuentro en un tema

que nos va a invitar, desde luego, a la reflexión

porque es un tema

que, de vez en cuando, sale en el debate social

y yo creo que es importante

y es uno de los propósitos de este programa

dar también argumentos

para, precisamente, lo que decía hace unos instantes,

para la reflexión, para el pensamiento.

Por eso hemos invitado

a dos personas que tienen mucho que aportar.

Vamos a hablar... Les cuento antes,

Vamos a hablar de los cuidados paliativos,

de la eutanasia, del ensañamiento terapéutico,

en fin, conceptos que a veces se mezclan,

a veces se confunden,

pero son realidades bien diferentes

desde muchos puntos de vista.

Hoy las queremos, como digo, abordar desde alguno de ellos.

Por eso hemos invitado, y para mí es un enorme placer

y le agradezco muchísimo que esté una vez en el programa,

a don Alfonso López Quintás, que es catedrático emérito de Filosofía

y miembro de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas.

Buenos días. Buenos días.

Le agradezco, de verdad, muchísimo

que esté en el programa una vez más.

Ha estado en otras ocasiones

y siempre es un gusto, ya lo sabe, recibirle.

Gracias. Igualmente.

Y, en esta ocasión, acompañado de don Daniel Arasa,

que es director de la asociación CinemaNet,

que también ha estado en el programa

y que nos encanta que venga.

Bienvenido. Me alegro muchísimo.

Hace siete u ocho años.

¿Tanto tiempo? El tiempo pasa muy rápido.

Eso es culpa mía. Eso tiene que cambiar.

Muchísimas gracias. Gracias por venir al programa.

Y el motivo de que estén aquí los dos

es porque, aparte de que nos apetecía reflexionar

sobre un montón de temas y uno de ellos es este,

recientemente, tanto en Madrid como en Barcelona,

CinemaNet, junto con otras fundaciones

y asociaciones, ha organizado, precisamente, unos encuentros,

en alguno de ellos con el cine también de fondo, cómo no,

relacionados con estas cuestiones.

Como digo, en Madrid y en Barcelona.

¿Por qué se han organizado estos encuentros, Daniel?

La asociación CinemaNet

tiene por objetivo los valores humanos, familiares,

educativos, sociales, cívicos

y relacionados con el cine

o aprovechando el cine para tratarlos.

Entonces un tema como este,

con curas paliativas, eutanasia, finando la vida,

forman parte de la vida y, por tanto, de los valores humanos

y del sentido de la vida. Y, por tanto, tratar esto

también es un campo en el cual se puede entrar.

Además, el cine permite muchísimo tratar

muchos temas, pero también este,

porque en el cine hay muchas películas

que, quizás no tan directamente eutanasia o cuidados paliativos,

pero sí época final de la vida.

Claro. Que, además, forma parte de la vida

y es sustancial y es un momento, digamos, muy épico,

si se quiere llamar así,

de la persona, fundamental de la persona.

Y está en el cine.

Y, por tanto, ante una situación en que estamos,

en que se han presentado diversas proposiciones de ley

de cara a legalizar la eutanasia

o, en todo caso, ir cambiando

lo que se llama la Ley de Autonomía del Paciente.

Y, por tanto, es un tema

que se ha planteado incluso a nivel público,

no tanto, yo creo, como se pretende

en algunas ocasiones, pero, en todo caso, está ahí

y que valía la pena tratarlo,

sobre todo, que la gente sepa,

aparte, de la eutanasia, quizá lo sabe más fácilmente,

digamos, es más simple en cuanto a conocimiento,

pero cuidados paliativos

mucha gente ni siquiera sabe lo que son.

Vale la pena saberlo, como lo que decía antes,

este ensañamiento terapéutico, qué es eso y por qué no debe ser.

Esto es interesante que expertos hablen de estos temas

y el cine era un canal

para llevarlos ahí.

Pues vamos nosotros también a participar

de ese canal, de ese encuentro,

y vamos a hablar de esto, como digo.

Por una parte, yo creo que es fundamental,

porque una de las palabras,

uno de los conceptos

que más se utiliza cuando se habla de estos temas

es el de la vida digna y el de la muerte digna,

es decir, al fin y al cabo, la dignidad.

¿Hay una línea que separa la vida digna, la muerte digna?

¿Se puede interpretar la dignidad

de maneras tan diferentes

como dejar que la vida acabe de un modo natural

o provocar el final de la vida?

¿Es igual de digno?

Son muchas preguntas, ya lo sé, don Alfonso,

pues le dejo a usted que sea

quien nos vaya aportando un poquito de luz.

La dignidad, hablando ya ahora

de la dignidad de la vida, de la dignidad de la muerte,

depende mucho de la concepción que uno tenga de la vida.

Un cristiano sabe

lo más importante que se puede saber en este mundo,

que hemos sido creados por Dios, por un creador,

una inteligencia infinita, que decía Einstein,

y entonces que hemos sido creados

como personas, seres encuentros, seres abiertos.

Realmente, si pensamos que en todo el universo,

seres abiertos, por ejemplo,

a la comunicación, al amor, es decir,

no hay más que el hombre,

es un privilegio fantástico.

Bien, si esto es así,

entonces apliquémoslo ahora a la muerte, diríamos:

"¿Cuándo una muerte es digna?".

Yo diría, que también estoy,

naturalmente, en esta tradición cristiana,

diría: "Una muerte es digna cuando nos prepara

para llevar a plenitud lo que somos,

aquello que estamos llamados a ser".

Si yo estoy llamado al encuentro

y el encuentro es tanto más importante

cuanto más valioso

es la persona con la que me encuentro,

indudablemente.

Entonces, si nosotros creemos

que estamos llamados para una vida eterna

con ese creador, esa inteligencia infinita,

que se define también como "amor",

si estamos llamados a ese encuentro,

para nosotros, lo más importante de la vida

es prepararnos para ese encuentro,

el encuentro definitivo.

Entonces, si esto es así,

lo que quiere todo cristiano,

que somos mayoría en Europa y en España,

lo que queremos es que se nos dé un tiempito

para prepararnos para eso.

Si nos preparamos para todo,

para una oposición, para un concierto...

Qué menos que para un trance tan importante.

Para un trance, porque es de una gran solemnidad,

es decir, la muerte a veces pensamos que es lo tétrico,

sí, ciertamente..., como decía...,

y eso no se puede aminorar.

Ahora bien, el dolor,

la humillación de, por ejemplo, encontrarse,

diríamos, con un rostro demudado,

transfigurado, todo eso hoy,

con los cuidados paliativos,

se puede realizar.

-¿Me permite un pequeño apunte

en este sentido? Digamos, creo que vale la pena decir,

que, cuando dicen que la eutanasia es la muerte digna,

es una terminología tramposa.

-Claro. -¿Por qué?

Porque, como decía muy bien ahora don Alfonso,

la dignidad está en la persona,

no en cómo muere

y decir que es muerte digna significa

que las otras no son muertes dignas,

cómo han muerto nuestros padres,

nuestros abuelos, nuestros tíos, nuestros amigos,

no son dignas. Me parece que es casi ofensivo.

Por tanto, como mínimo,

se puede llegar o se puede poner en cuestión

esta terminología que utilizan.

Y sin el planteamiento

o sin la perspectiva

de ese encuentro con Dios,

¿cómo se puede plantear?

Porque igual hay personas

que ahora están viendo este programa y dicen:

"Sí, pero es que yo no tengo fe,

no creo que me vaya a encontrar,

con lo cual, ¿a qué me agarro para...?

¿Hay unos argumentos,

podíamos decir, no sé si estoy utilizando

la palabra correcta, humanos,

puramente humanos?

Sin duda, es decir, la dignidad de una persona

no está en que sea

un niño que está creciendo y que corre

ni una chica muy guapa

ni un señor que tiene grandes éxitos profesionales,

la dignidad está en sí mismo de la persona siempre

y, aunque sea mayor y que babee

y que no tenga...,

sigue siendo persona porque ahí está el centro.

Por tanto, como es persona y su dignidad está en esto,

sea creyente o no,

seguramente le ayudará más al creyente,

pero, en cualquier caso, también al otro, pensar,

por ejemplo, que su familia está con él.

Está comprobado,

en los cuidados paliativos y en demás, que aquellas personas

que sus familiares, sus amigos, están con ellos, los acompañan,

rarísimamente piden eutanasia.

Aquí podríamos hablar, por tanto,

del valor que tiene el respeto incondicional a la vida,

¿no? Sí.

Más allá de cualquier otro planteamiento,

a la vida. Exactamente, mira,

durante siglos se estuvo procurando evitar

todo aquello que significara disponer

de la vida de los demás.

Se llegó, por ejemplo, a conseguir, que es magnífico,

abolir la pena de muerte en muchos lugares.

Yo, de pequeño, tuve una experiencia terrible,

que me enteré, cuando era pequeño,

de que habían condenado a muerte a una persona

que luego resultó, al cabo de unos meses,

que se vio que era inocente.

Aquello me dejó muy impresionado.

Por eso, siempre he dicho: "La vida respetadla".

Y era maravilloso el ver cómo la humanidad iba cobrando

un respeto mayor a la vida.

Pero resulta que en los últimos años

se está volviendo a la idea de disponer de todo,

disponer de la propia vida, de la vida de los demás,

la vida naciente, la vida declinante,

disponer de la propia sexualidad

para cambiarse, es decir, el disponer.

Y, mira, hoy no hace falta ser creyente incluso para decir

esto que voy a decir,

hoy una buena antropología te dice

que el disponer pertenece al nivel más bajo

de los cuatro que tenemos en la vida humana,

es decir, si yo quiero dominar, dominar, me quedo muy bajo,

porque luego viene el nivel dos, que es el de la vida humana,

que ahí no se debe disponer.

Yo estoy completamente convencido

de que si una persona se casa con la idea de disponer del otro,

dominarle, mal comienzo es ese.

Entonces hay una incoherencia tremenda hoy

porque, por una parte, decimos:

"Nada de pena de muerte",

lo cual, a mi manera, está muy bien;

en cambio, por otra parte, se quiere disponer de todo

y disponer, realmente, es algo enormemente peligroso.

Mira, yo te podía contar que he estado varios años estudiando

en el centro de Europa

y yo veía a ancianos

de cierto país en que había eutanasia

y que se marchaban y venían a donde yo solía estar,

allí, casi en la frontera

de otro país en que no había eutanasia

y decían: "Nos refugiamos aquí porque nuestra vida es angustiosa".

Claro, si a un anciano que ya tiene,

en fin, ese dolor de ver que se disminuyen sus capacidades,

le dice el mismo Gobierno de la nación:

"Cuando os veáis poco útiles,

os veáis no rentables, pedid vosotros la eutanasia",

no se dan cuenta de que la rentabilidad

solo se puede aplicar a la cuestión económica,

pero no se puede aplicar a la vida humana.

Habla para ello,

efectivamente, hay situaciones personales muy duras,

muy en el límite, podíamos decir,

y ustedes apuntaban que están los cuidados paliativos.

Vamos a conocer un poquito más,

si les parece, de cuidados paliativos

y luego vamos a hablar con una persona médica,

que se dedica, que está día a día,

precisamente, ofreciendo, proporcionando

esos cuidados paliativos.

Los cuidados paliativos consisten en dar una atención integral

al paciente con enfermedad avanzada

y también a su familia,

es una de las cosas que nos caracteriza.

Cuando hablo de atención integral,

me refiero a que no damos solo atención

a la parte física de la persona,

sino también a todos aquellos aspectos espirituales,

sociales, psicológicos, emocionales, que pueden generar,

de alguna forma, sufrimiento a la persona.

Y la otra cosa

que nos caracteriza, como te decía,

era que no solo nos encargamos

del paciente, como hacen la mayor parte

de las especialidades médicas, sino que, en nuestro caso, es

tan importante o la unidad a tratar sería

el paciente y la familia que le acompaña,

que también está envuelto en esa situación de fin de vida.

Lo que nos caracteriza es ser un equipo interdisciplinar,

están conformados por médicos,

enfermeras, psicólogos, trabajadores sociales

y, en muchos casos,

como es el nuestro aquí, en Toledo,

incluso tenemos un capellán de apoyo,

de forma que podamos abarcar

todas esas causas que pueden estar generando

sufrimiento al paciente y a la familia.

En la práctica creo que lo más importante

es poder ayudar a la persona

en el medio en el que esté,

tanto si está en su casa, porque podemos ir a las casas

de los pacientes, hacemos atención domiciliaria,

de hecho, esto es uno de los objetivos,

que el paciente no tenga que moverse de su casa,

que esté en contacto con sus cosas, con su cama,

con sus mascotas,

con sus hijos pequeños.

Sí, por la causa que sea,

el paciente no puede estar en el domicilio,

hacemos atención hospitalaria,

por supuesto, también

y, si el paciente vive en una residencia,

acudimos también a la residencia.

O sea, nuestro objetivo es atender al paciente esté donde esté,

rodeado de las personas que esté

y en la situación que esté hasta el final de sus vidas,

de forma que nuestro objetivo fundamental

sea dar calidad de vida.

No entramos ni en acortar ni en alargar

el periodo de vida que tenemos por delante,

ese no es nuestro objetivo,

nuestro objetivo real es dar vida a la vida que nos queda por delante.

Cuando empieza a existir la medicina paliativa,

a final de los años 98, 99,

en España, porque en otros países europeos

ya existía mucho antes,

los cuidados paliativos entran solo en la etapa final, final

de la enfermedad

y cuando digo "final", digo "días",

de forma que, claro, ese concepto

quedó, de alguna forma, impregnado en la gente

y se creen que cuando los derivan

a las Unidades de Cuidados Paliativos

es que están al final, final de sus vidas.

Este hecho ya no es así,

creo que es muy importante que la gente lo conozca,

porque la sociedad debe conocer

que cuando entra un equipo de cuidados paliativos

no es, no debe ser, por definición, ya al final,

sino mucho antes, como tú decías,

cuando el paciente llega a una enfermedad

que sí que está en progresión,

que ya es incurable porque sabemos

que los medios que tenemos a nuestro alcance

no la van a poder curar,

pero que nos queda un recorrido por delante,

de forma que podamos tratar muchísimo antes el dolor,

tratar la fatiga, si existe,

ayudar a adaptarse al paciente y a su familia

emocionalmente a esa situación que se viene.

Cuanto antes empecemos a hacer todas esas cosas

o incluso a dar los recursos sociales,

que existen recursos sociales

que podemos incorporar en esa situación,

cuanto antes empezamos a poder dar esas cosas,

mucho mejor va a ser la adaptación

a ese periodo de fin de vida

y mejor van a poder ir sucediendo las fases que tienen que suceder.

"Mientras hay vida, debe haber calidad de vida sin sufrimiento",

ese es nuestro lema.

De hecho, si conocéis

a la que fue la creadora de los cuidados paliativos,

Cecily Saunders, su lema era

"Tú nos importas por ser tú

y nos importas hasta el último momento

de vida que tengas".

Entonces eso yo creo que nos define muy bien.

La realidad nos dice a todos lo paliativistas

que, cuando se hace una correcta atención paliativa,

las peticiones de eutanasia disminuyen drásticamente.

Cuando un enfermo entra en Unidad de Cuidados Paliativos,

la mayor parte de las veces deja de solicitar eutanasia.

Como casos más significativos, yo, en 16 años de experiencia,

que he atendido a miles de pacientes ya,

solo he tenido dos peticiones de eutanasia,

o sea, que tampoco es una petición que realmente sea tan frecuente.

Lo que sí que quieren los pacientes es no sufrir.

Realmente, debajo de la petición de eutanasia,

su petición implícita es "no me dejes sufrir".

La mayor parte de la gente quiere morir,

pero porque está sufriendo.

Entonces creo que hay que transmitir

que, cuando dejan de sufrir, esa petición ya no existe.

Recuerdo, hace muchísimos años ya, una señora que nos llegó a nosotros

teniendo mucho dolor, mucho dolor,

tenía unas úlceras tumorales tremendamente dolorosas

y que picaban una barbaridad,

que cuando entré...,

en aquel momento yo trabajaba en domicilio,

porque ahora hago atención hospitalaria,

pero en aquel momento trabajaba en domicilio,

cuando entré a verla, lo primero que me dijo es:

"Yo no quiero vivir, así que ponme lo que sea

porque quiero terminar ya".

Y solo le pedí 48 horas

para que me dejara demostrarle que podía vivir de otra forma.

A las 48 horas y con solo una dosis tremendamente bajita

de morfina, para que la gente tampoco tenga miedo a esto,

con una dosis tremendamente bajita,

el dolor estaba absolutamente controlado

y la expresión de su cara

cuando volvió a abrirme la puerta fue:

"¿Y por qué nadie me ha dicho que yo podía volver a vivir así?".

Entonces creo que eso es lo que debemos trasmitir.

Tenemos muchísimos medios a nuestro alcance

para poder evitar el sufrimiento.

Llegado el caso, si el sufrimiento emocional

fuera tan grande que la persona

incluso manifestara que no podría vivir así

y se encontrara en situación de últimos días,

tenemos recursos terapéuticos propios aceptados,

como es la sedación, si el paciente así lo pide.

Entonces tenemos muchísimos muchísimos recursos terapéuticos

para poder utilizar y que no exista el sufrimiento.

El reparto de recursos, desgraciadamente,

no es para nada igualitario

en todas las comunidades autónomas

de la geografía española.

Hay comunidades que están tremendamente desarrolladas

y que tienen el número de recursos que se necesita,

insisto, tanto a nivel domiciliario,

que esto es muy importante,

porque, si les damos la oportunidad a los pacientes,

ellos prefieren continuar en su casa hasta el final.

Es muy importante tener

un número adecuado de recursos hospitalarios,

pero también es muy importante tener

un número de recursos hospitalarios

que nos permitan que los pacientes que no pueden estar en sus casas,

por la causa que sea,

hay síntomas que no se pueden controlar en casa

y tienen que estar en el hospital.

Necesitamos unidades hospitalarias,

igual que ahora mismo, y creo que es muy importante,

necesitamos recursos específicos

para niños, para pediátricos,

que es otro recurso que nos hace muchísima falta

y que tampoco tenemos los suficientes.

Entonces yo creo que más que luchar

por que hubiera una capacidad de decisión libre

con respecto a la eutanasia,

antes de ofrecer eutanasia,

lo que deberíamos ofrecer es número suficiente de recursos

para que los paliativos de verdad

puedan llegar a todo el mundo que lo necesite.

Nos decía al comienzo de la conversación Daniel

que el cine se ha ocupado de estos temas, ¿no?

Sí, sí. Bien de forma específica,

bien de forma tangencial,

pero el tema de la vida y de la muerte

está presente.

Hay películas muy específicas,

también es verdad, ¿eh?

Sí, sí, de hecho, hay muchísimas

o, bueno, hay unas cuantas,

pero creo que vale la pena,

no sé, saber, por ejemplo,

el "Vivir para siempre" de Gustavo Ron,

que es de unos niños con cáncer,

y se ve claramente el no ensañamiento terapéutico,

es decir, se ve que no está en el final,

pero no vamos a prolongarlo indefinidamente.

O la "Maktub" de Paco Arango.

Recientemente, una película francesa

que vale la pena,

creo que no la pueden ver, al menos, en DVD,

"Ganar al viento".

Estuvimos hablando de esa película

aquí, en el programa, sí.

Cinco niños que tienen enfermedades raras.

Y muy interesante en este sentido.

Aquí, en la Comunidad de Madrid,

hay una película, que es "Los demás días",

que vale la pena verla

porque es un reportaje sobre los cuidados paliativos,

precisamente, en la Comunidad de Madrid.

Creo que vale la pena que la gente la pueda ver.

Se va tratando.

Hasta, bueno...

Hay películas que, sin ser directamente del tema,

casi te sitúa.

Por ejemplo, una que seguro que han visto

todos nuestros televidentes

en este momento, que es "Las uvas de la ira".

Claro. Una película ya de 70, 80 años,

año 1940,

que una familia que emigra

desde Oklahoma que va hacia California,

emigración de aquel momento, en la época de la crisis económica

de los años 30, y que se llevan a los abuelos,

dos abuelos que, diríamos, dan la lata,

que el abuelo, sobre todo, está un poco pirado, digamos.

Sin embargo, cómo aquella familia se los lleva,

porque es capaz de decir: "Oiga, nosotros no dejamos aquí"

y después se les muere por el camino.

Pero a mí...

Con ellos. Con ellos.

Me llamó la atención, es decir: "No, señor, no abandonamos

este cariño, digamos". No es directamente sobre el tema,

es sobre la inmigración,

sobre la lucha, sobre las dificultades,

pero este sentido humano que hay detrás.

Otra película que pienso que vale la pena verse

es el reportaje sobre Elisabeth Kübler-Ross.

Esta señora es la que desarrolló los cuidados paliativos,

un poco la creadora.

Es suiza que marchó a Estados Unidos.

Y que hay una película sobre su vida

relacionada con esto precisamente.

Es que hay...

A películas o a reportajes

que nos llevan a esto yo creo que en el buen sentido.

Personalmente, sé que hay

también películas sobre la eutanasia.

La más conocida, ya sabemos, "Mar adentro";

al menos, la más conocida aquí.

Nunca juzgamos la conciencia de nadie

ni la situación de nadie,

pero diríamos, al menos, como pensamos nosotros,

no es lo mejor.

Pues yo les agradezco,

de verdad, que hayan estado hoy con nosotros.

Don Alfonso López Quintás,

como siempre, un placer

y esa luz que nos apunta y nos aporta

y que nos viene bien para ahora,

eso también me gusta siempre decirlo,

el programa no acaba aquí, ahora hay que seguir dándole vueltas

a los temas y creo que han salido aportaciones muy muy interesantes

y muy válidas.

Don Alfonso, muchísimas gracias.

De nada. Encantado.

Le esperamos por aquí, ya sabe, su casa.

Cuando quieras. (RÍE) Gracias.

Daniel Arasa, gracias, de verdad,

y gracias por esa labor magnífica

que está haciendo la asociación CinemaNet

por la familia, por la vida,

específicamente, a través del cine.

Gracias. Muchísimas gracias.

Y nos vamos a despedir, pero lo vamos a hacer hoy

con música, la que nos trae Migueli.

Nosotros nos emplazamos hasta la próxima semana,

si ustedes lo desean,

y nos quedamos, como digo, con la buena música.

Adelante, Migueli.

Muchas gracias, cariño.

Nada, un beso grande a todos.

Os traigo un musicazo que se llama José Ibáñez,

un chaval de Jaén.

Allí, en su Jaén, se metió en el coro, de niño, de la parroquia

y ahí empezó a sentir mucho la música.

Después estudió mucho.

Es un gran violinista

y un gran pianista.

Y eso fue derivando,

que muy joven grabó un discazo

con una gran producción, hizo una gira muy grande

con artistas de máximo nivel,

vivió el mundo de la música

y, mira por dónde,

le empezó a llamar sus orígenes, su coro,

y se volvió a meter en la parroquia.

De vivir por ahí todo, digamos, "esparriado",

que dicen en mi pueblo,

se metió en la parroquia, en el grupo Escuch-Arte,

donde siguió formándose y se centró en música litúrgica.

Pasa el tiempo y, claro, ahora esa mezcla brutal

entre un hombre con toda la visión musical,

con toda la gira, con toda la producción

y con toda su fe ahí bien expresada,

muy concreta,

saca un disco nuevo y nos regala maravillas,

como con la que te dejo,

el tema "Habitaré". Te dejo en directo

para que veas lo que es José defendiéndose

con unos musicazos y con el público

y para, por si te interesa, que lo llames.

Ojalá salga mucha más gente

de esta que condensa todo y que hace estas mezclas tan bonitas

para expresar su fe y su vivencia.

José Ibáñez, de Jaén. Un beso grande. "Bye".

# En verdes praderas

# Tú me haces descansar,

# me conducirás hasta salvarme.

# Oh, mi Señor,

# no sé qué hacer,

# ¿cuándo veré

# el camino?

# Y hoy

# siento que nada me falta.

# Y habitaré

# en Tu casa por la eternidad,

# yo te amaré solo a Ti.

# Aunque camine

# por senderos oscuros,

# yo te veré junto a mí.

# Señor, hoy soy

# más que ayer

# por Ti.

# Habitaré,

# habitaré

# siempre aquí

# estaré. #

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Cuidados paliativos y eutanasia

Últimas preguntas - Cuidados paliativos y eutanasia

24 mar 2019

Con el catedrático de filosofía Alfonso López Quintás, y del DIrector de CINEMANET, Daniel Arasa, hablamos de eutanasia y la alternativa tan poco conocida como son los cuidados paliativos. Una realidad de la que nos llega información a través del cine.

ver más sobre "Últimas preguntas - Cuidados paliativos y eutanasia" ver menos sobre "Últimas preguntas - Cuidados paliativos y eutanasia"

Los últimos 543 programas de Últimas preguntas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios