Últimas preguntas La 2

Últimas preguntas

Domingos a las 10.00 h.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5223644
Para todos los públicos Últimas preguntas - Altum Faithful Investing - ver ahora
Transcripción completa

Hola, buenos días, bienvenidos a "Últimas preguntas".

Hoy vamos a hablar de dinero, de asesoramiento financiero y fe.

¿Pueden estar unidos estos conceptos?

Creo que sí, preguntemos a nuestro invitado,

él es Borja Barragán

y puso en marcha hace un año una iniciativa

que ahora ya es una realidad consolidada

y se llama Altum, pero mejor que lo cuente él

porque yo me pierdo mucho en las finanzas

y si las unimos con la fe no sé cómo puede cuadrar.

Borja, buenos días. Buenos días.

¿Qué es Altum?

Altum Faithful Investing es una empresa

en la que nos dedicamos a asesorar patrimonio

de tal manera que se pueda invertir con integridad,

de manera coherente con la fe cristiana.

Al investigar un poco vuestra página web

me encontré con una frase de nuestro patrón,

Juan Francisco de Sales, lo tenemos en común, y dice:

"Raras veces se ofrecen grandes ocasiones para servir a Dios,

pero pequeñas, continuamente".

No sé si os enganchasteis ahí y dijisteis:

"Buscaremos pequeñas ocasiones".

No, esta frase fue casualidad.

¿Sí? Porque me lo dijo a mí un ecónomo

con quien tuve oportunidad de hablar.

Yo me planteaba una situación y cuando ingresé en la orden

quería dedicarme al cultivo de una vida espiritual.

Sin embargo, ahora me encuentro que estoy administrando

los bienes que tenemos en la congregación.

Sin embargo, me lo tomo con la misma entrega

que con la que entré cuando empecé el noviciado.

De forma que incluso administrando algo que parece tan lejano

a la espiritualidad como es el dinero,

se puede hacer de manera coherente al magisterio católico.

¿Qué es lo que hacéis en Altum?

Bajando a la tierra y en ejemplos más prácticos,

lo que hacemos es asesorar patrimonios,

de manera que cuando una entidad tenga la obligación

de invertir ese patrimonio que le ha venido dado

y por tanto debe hacer que florezca,

les proponemos alternativas de inversión

para que ningún momento no dé un testimonio cristiano

incluso a la hora de invertir. ¿De acuerdo?

Entonces hablas de entidades religiosas

o no, porque también habrá particulares y empresas

tengan unos criterios y quieran invertir

pero en base a ellos y les podéis asesorar.

Efectivamente, esa ha sido nuestra sorpresa

y muy grata sorpresa.

Nuestro planteamiento original,

y sobre todo veíamos la demanda de instituciones religiosas:

seminarios, diócesis, etc.

Pero luego ves que hay fundaciones que tienen

un profundo carácter cristiano en su ADN

y personas físicas que dicen:

"Yo que tengo sensibilidad católica

también quiero aplicarla a la hora de invertir".

Y nos encontramos con una amalgama de clientes

muy variopinta y de todas las geografías.

¿Cuáles son los criterios?

Os llega un cliente que dice:

"Tengo este dinero, tengo este patrimonio".

En muchos casos, a las entidades religiosas

les llegan donaciones por herencias...

o de muy diversas maneras.

Y pensáis que hay que hacer algo con estos dones,

porque tratáis esto como si fuese un don

que hay que sacar a la luz, explícanos esto.

Desde un punto de vista teológico todo lo recibido

conlleva una tarea.

Ante el don recibido,

que pueden ser bienes espirituales o materiales,

en este caso son bienes materiales,

la tarea consiste en administrarlos correctamente.

Acordémonos de la parábola. Claro.

Entonces, esa administración tiene que ser capaz,

la persona que lo administra,

de poder dar testimonio coherente también con su fe

al administrar algo tan material como es el dinero.

Claro, porque la parábola de los talentos,

creo que la mayoría de las veces

entendemos los talentos como algo espiritual, vocacional,

pero pueden ser talentos en forma de dinero.

Y luego esos talentos se traducen en espiritualidad,

porque están al servicio de la misión

de cada congregación.

Congregaciones o de las propias familias.

Esa inversión que ha dado fruto a lo largo del tiempo

luego se reinvierte en educación, estudios, etc.

Estamos hablando de los criterios, que me he ido con otras cosas.

Os llega un cliente del tipo que sea,

de una fundación, una entidad, un particular.

¿Con qué criterio manejáis ese patrimonio, ese dinero?

La Iglesia Católica, el Vaticano,

no tiene ningún documento publicado

que diga cómo debe invertir un católico.

Es interesante eso. Es interesante.

Y creo por ecos que oigo que eso puede cambiar pronto.

Y lo espero.

Puede ser muy iluminador.

Pero ante la falta de un documento oficial

sí que existen documentos doctrinales,

encíclicas, cartas pastorales que hablan de estos temas.

Nuestro planteamiento es que de lo que existe actualmente

sobre inversión socialmente responsable,

que se centra mucho en la empresa,

nosotros nos centramos más en la persona,

creemos en la economía al servicio de la persona.

Y entonces los criterios bajo los que aplicamos

nuestra selección de inversiones son cuatro, muy sencillos:

Promoción de la vida, de la dignidad humana, de la familia

y el cuidado y protección de la Creación.

Si te fijas son las enseñanzas de los tres últimos papas.

San Juan Pablo II con vida y familia,

Benedicto XVI con dignidad humana

el Papa Francisco con "Laudato si'" para el cuidado de la Creación.

Y en base a esos criterios vais a gestionar el patrimonio.

O vais a asesorar en la forma de invertir ese patrimonio.

Efectivamente, en base a esos criterios

confeccionamos carteras de inversión

que cumplan con estos criterios

para que el inversor pueda invertir con tranquilidad

sabiendo en qué está invirtiendo exactamente.

Entiendo que hay que conservar la privacidad

de las empresas, de las fundaciones,

de las entidades con las que trabajáis.

Pero sin dar muchos datos, ¿puedes darnos un ejemplo práctico?

Para los que, como yo, se pierden en el ámbito financiero.

Es mejor no dar ejemplos prácticos

para no ensalzar ni demonizar a nadie.

Pero sí hay ejemplos prácticos,

en el mundo farmacéutico,

que se suele creer que todas las farmacéuticas son malas,

y hay que evitar tenerlas en las carteras, pero no.

Pero no, es verdad que hay farmacéuticas

que tienen medicamentos anticonceptivos,

hay farmacéuticas que investigan con embriones humanos,

pero hay otras que serán las que probablemente en el futuro

encuentren la cura del cáncer.

¿Por qué no invertir en ese tipo de empresas?

Lo mismo nos pasa con el alcohol.

Por ejemplo, en muchos fondos de inversión

que dicen seguir la doctrina social de la Iglesia

se excluye el alcohol.

Cuando si no hubiera alcohol no tendríamos la Eucaristía.

Nosotros en lo que nos fijamos es,

y lo que es más punitivo y hay que observar es

si las empresas fomentan comportamientos adictivos.

Miráis hasta el último resquicio para que no se salga

de esa doctrina social de la Iglesia que, al final,

es lo que nos va a hacer felices a las personas.

Yo suelo resumirlo así.

Efectivamente.

Nuestro objetivo no es únicamente el beneficio,

el resultado monetario, sino cómo lo hemos conseguido.

Es lo que convierte al dinero en un bien o en un mal.

No solo cómo lo utilices, también cómo lo obtienes.

En cuanto a rentabilidad,

¿cómo los manejáis?

Porque hay una rentabilidad económica

cuando hablamos de asuntos financieros

hay una rentabilidad puramente económica, pero claro,

hay otra rentabilidad que no se puede medir.

Y quizá nunca la vamos a saber ni a conocer,

pasa con las audiencias de programas como este,

no sabemos las personas que están viendo el programa

o podemos saberlo, pero no podemos saber el efecto

puede hacer o puede llegar a tener en una única persona.

Algo así entiendo que puede pasar con la financiación.

Efectivamente, es muy complicado medir el impacto social

o la rentabilidad no económica que pueden tener estas inversiones.

Pero me atrevería a decir y lo hemos publicado recientemente

en un estudio que hemos realizado

sobre un índice bursátil, que es el más conocido, digamos,

el "Standard & Poor's 500",

que se dedica a analizar

a las 500 compañías líderes de EE. UU.

Hemos analizado este índice y vemos que aquellas compañías

que cumplen con los criterios del magisterio católico

que hemos plasmado en las guías de inversión de Altum

estas compañías no solo ofrecen

una mayor rentabilidad consistente en el tiempo,

es decir, si miras tres, cinco o diez años atrás

consistentemente desde la rentabilidad económica

no solo se han comportado mejor,

sino que ofrecen mayor diversificación de cartera

e incluso asumir menos riesgo a la hora de invertir.

Con lo que cumplen tres criterios absolutamente básicos

a la hora de confeccionar una cartera.

¿Y es rentable desde los dos puntos de vista,

como comentamos, desde el económico

y desde el social, el de los valores, el espiritual.

¿Es rentable hacer inversiones

siguiendo los criterios que propone Altum?

Sí, porque, aunque no lo parezcan, las compañías recogen información

del comportamiento de los inversores consistentemente.

Nosotros tenemos dentro de la misión de Altum Faithful Investing

el evangelizar el mundo de las finanzas

y hay dos maneras fáciles de hacerlo.

La primera, según San Juan Pablo II,

la opción de invertir en un lugar u otro es moral.

En el momento en que das un testimonio

al dejar de invertir en unas actividades concretas

y lo dices,

ahí das un testimonio concreto.

Y la segunda parte,

se llama en inglés "engagement",

que es involucrarte directamente con las compañías

porque cuando eres accionista

de una compañía, estás involucrado y a veces tienes derecho a voto.

Ahí es donde puedes ejercer una influencia positiva

ante las decisiones que tomen las compañías.

Imagino que uno de los objetivos es la transparencia.

Correcto.

Se habla de transparencia en la Iglesia.

Además, transparencia también en todos los trabajos

y los encargos que llevéis a cabo.

Lo llevamos a rajatabla.

Esta es una de esas casualidades que ocurren en la vida

porque di con una tesis doctoral de un sacerdote,

el padre Diego Zalbidea,

y el título de la tesis es:

"La rendición de cuentas

y la transparencia como acto de misericordia".

De forma resumida y no soy teólogo, perdonen si digo una barbaridad,

dice que, ante el don recibido, lo que comentábamos antes,

ante el don recibido lo primero que sale es gratitud.

Y lo segundo es la tarea de trabajar bien ese don.

Y para poder trabajar bien ese don

tienes que poder rendir cuentas a la persona

que te ha confiado algo a ti para que tú lo gestiones.

En nuestro caso, nos confían patrimonio, ¿de acuerdo?

Para nosotros es vital poder dar razón

de todas las decisiones de inversión que tomamos.

Mirando en vuestra página web,

me he encontrado con un programa, Altum 100x1.

Altum 100x1. ¿Qué es?

Mira, es una iniciativa que, desde el principio,

desde el primer momento que empezamos a diseñar Altum,

queríamos llevar a cabo, y es la siguiente:

Altum quiere ser una empresa social.

En Altum lo que hacemos es que el 100%

del beneficio distribuible de Altum, es decir,

nosotros tenemos una serie de gastos de software, de oficina, salarios...

yo tengo seis hijos y hay que alimentarlos.

Una vez que ya están cubiertos esos costes,

todo lo que se distribuiría normalmente en una empresa

como dividendos, nosotros destinamos el 100%

de ese dinero a proyectos de evangelización

que tienen que cubrir tres patas:

el fomento de la oración, la misión y la formación de vocaciones.

¿Eso cómo lo lleváis a cabo?

La verdad es que, moviéndonos en este mundo,

nos llegan multitud de proyectos. Ya...

El año pasado,

me siento muy orgulloso y lo digo porque estamos encantados

con los proyectos en los que hemos colaborado,

el año pasado colaboramos con tres concretos.

Uno de ellos es un orfanato en Dakar

de las Siervas Misioneras de María.

Otro es con Ayuda a la Iglesia Necesitada,

que tenían un proyecto concreto

que consistía en ayudar a los refugiados de Siria

que salieron de sus casas,

ayudarles a reconstruir sus propias casas

y sus propios negocios para que vuelvan

a rehacer su vida, ¿vale?

El tercer proyecto es

no sé si habéis hablado de ello o no en el programa,

es una película de Juan Manuel Cotelo.

Sí, estuvo aquí con nosotros para contarlo.

Estuvimos colaborando con ellos en "El mayor regalo",

que el un ejemplo brutal del bien que hace el perdón.

Ahora yo te tengo que hacer esta pregunta, Borja,

¿cómo llegas hasta aquí?

¿Cómo llegué hasta aquí? Lo pusiste en marcha hace un año.

Exacto, lo puse en marcha hace un año.

Llevaba tiempo pergeñándolo. Ya...

Vengo aquí por culpa de un máster en Pastoral Familiar

que empecé a hacer en el año 2015.

(ASIENTE)

Allí yo me di cuenta de dos cosas:

Una, mi verdadera vocación al matrimonio

con mi mujer, Carolina.

Otra, y esta es una casualidad o el camino que te va llevando,

como alumnos había religiosos y religiosas

que cuando sabía que trabajaba, porque yo trabajaba en un banco,

preguntan: "¿Cómo puedo invertir de esta manera?

Mira qué comisiones nos cobran", etc.

Entonces, ahí surgió porque muchos lo pedían.

Sabemos que estamos invirtiendo en compañías

que no dan testimonio de nuestra fe.

¿Cómo podríamos cambiar esto?

Y, a raíz de ahí,

es donde surge la idea de formar Altum.

(ASIENTE)

Y, en un año, esta trayectoria y todo lo que Dios quiera.

Efectivamente, en sus manos estamos.

Te agradezco muchísimo, Borja Barragán,

que hayas estamos con nosotros.

Sobre todo, esta valentía, porque tú dejaste tu trabajo,

dejaste lo que era tu vida, profesionalmente hablando,

hasta este momento.

Dijiste: "Aquí tengo que unir lo profesional con lo espiritual",

con lo que tú vivías.

Correcto, de ahí el nombre de Altum.

¿Sí? Eso no lo hemos hablado. Lucas 5,

es cuando, en la parábola,

Jesús invita a los apóstoles a remar mar adentro.

"Duc in altum", les dice.

Y cuando, remando, atreviéndose a dar ese paso,

salen de la orilla aletargados y tristes,

que estaban limpiado las redes,

y vuelven con el barco lleno de peces.

Esa es la razón de ser del nombre de Altum.

Qué bueno que hayas dado ese paso

y hayas estado aquí para contárnoslo.

Por cierto, si alguna entidad, alguna persona, alguna empresa,

quiere conocer más,

quiere, incluso, buscar, solicitar el asesoramiento de Altum

porque ve que va con sus criterios,

a través de la página web puede contactar con vosotros.

Ahí estamos y tendrá toda la información disponible.

Borja Barragán, muchas gracias. Muchas gracias a vosotros.

Nosotros nos quedamos ahora

con otras historias también interesantes

que nos va a contar Margarita García.

"Padre y maestro de la juventud,

en el corazón de San Juan Bosco latía con fuerza un deseo:

el de procurar la formación de los jóvenes de su tiempo.

Y, convencido del poder de la lectura,

promovió en medio de la ajetreada Italia

de mediados del siglo XIX

la Pastoral de los Buenos Libros,

un sueño que se traduciría en la creación

de una editorial, la SEI".

-Atender y dar a la juventud buenos libros.

Los salesianos tienen que estar ahí, deben producirlos.

Y él mismo, hasta en un momento dado,

como el gobierno que está subiendo en Italia,

están en el momento de la unificación italiana

con toda la problemática de unos y otros,

contra el papado y tal,

no le sirven papel para editar libros.

Pues él se monta, se compra, una fábrica de papel.

Está convencido de que el tema de los libros es sagrado.

-"Y de Italia a Madrid. En el número 164 de la Calle Alcalá

los salesianos fundan años más tarde, en 1944,

la Sociedad Editora Ibérica,

que trasladaba a España este modelo editorial

soñado por san Juan Bosco".

-Pensad que el nombre primero es

Sociedad Editora Ibérica,

imitando aquello de Società Editrice Italiana.

Los nombres le caen perfectos. Mira, SEI, igual que aquella.

En el año 1994 se cambia el nombre,

se registra como CCS Editorial,

CCS, que es Central Catequística Salesiana.

-"Educación, catequesis y familia salesiana,

Siguiendo estos tres pilares, CCS cumple 75 años".

-Hay que tener en cuenta que la preocupación de don Bosco

por la educación de las clases más populares

nos ha llevado también a compartir esa misión educativa

a través de la publicación de los libros

y de lo que llamaba él "la buena prensa".

Entonces, en este momento

crecemos en esas tres dimensiones

siendo realistas y viendo que el campo educativo

es un campo que, para nosotros, nos va a permitir crecer

sin abandonar nunca esas dos áreas

que son la pastoral, la catequesis y la salesianidad.

Estamos al servicio de la educación y de la fe.

Entonces, todos nuestros materiales, todos nuestros libros,

que pretenden ser eminentemente prácticos

y de carácter divulgativo,

que pretende atender a todos los niveles educativos y ámbitos,

desde la educación en el tiempo libre

y la educación escolar,

pero siempre al servicio del profesional.

En este momento, de cara al futuro,

pensamos que el área de educación

es un área que hay que potenciar

y potenciar no solamente con la publicación de obras,

sino también ofreciendo el servicio de formación a los educadores.

No en vano, desde hace un par de años

hemos empezado a organizar jornadas de formación para educadores

que están teniendo una acogida importante

y que, de alguna manera, nos están animando

a continuar en esta línea.

-"Precisamente, el pasado mes de septiembre

La revista Misión Joven llegó a su número 500.

Hablamos con el director de esta publicación

dirigida al ámbito de la pastoral juvenil."

-Desde el punto de vista de la producción,

no son solo libros.

No es solamente tampoco la revista Boletín Salesiano.

Están también la revista Misión Joven,

que empieza siendo técnica de apostolado,

que es precisamente una revista de reflexión

para la pastoral juvenil,

y la revista Catequistas.

-"Precisamente, el pasado septiembre

la revista Misión Joven llegó a su número 500.

Hablamos con el director de esta publicación

dirigida al ámbito de la pastoral juvenil.

-La revista Misión Joven

lo que pretende es dar orientaciones

sobre educación y pastoral de adolescentes y jóvenes.

Siempre ha pretendido no ceñirse al ámbito de los salesianos,

es válida para toda la Iglesia española y latinoamericana.

Empezó siendo con materiales muy prácticos,

para fotocopiar esto y hacer tal dinámica, tal clase.

Y luego, con los años, conservando eso,

tiene mucha importancia la reflexión teológica pastoral.

Reflexión teológica, siempre desde la práctica,

pero que haya reflexión, por eso hay artículos de fondo

y otra parte más práctica,

materiales prácticos, secciones en otros colorines,

que es el Cuaderno Joven, etc.

-"75 años después del nacimiento de CCS,

toca mirar al futuro con esperanza y realismo".

-El futuro... pues aquello de la canción.

El futuro es muy oscuro, pero, bueno,

vamos intentando.

Hay una apuesta de la congregación de mantenerse

en el ámbito editorial

porque forma parte de nuestro propio carisma.

Tenemos todavía otros temas de actualidad

que queremos conocer y compartir con ustedes.

Yo me he curado,

desde que vengo aquí soy otra persona.

Yo me siento que tengo el alma curada.

Tengo fe.

(Música)

-Sobre Lourdes ya existen muchos documentales y películas.

Lo que queríamos documentar en esta ocasión

es una realidad que es bastante más desconocida,

pero muy activa, que son las peregrinaciones de enfermos

y sus familias que los acompañan a Lourdes.

Lo hemos hecho desde dentro de las peregrinaciones,

con peregrinos, tanto enfermos como acompañantes o voluntarios.

Lo que hemos encontrado es que desde una realidad muy dura,

como es la de la enfermedad,

existen muchas formas de vivirlo y afrontarlo,

y una de ellas es muy tangible en Lourdes,

es la esperanza, el amor,

el compartir, el no estar solo, la compañía.

Eso es una novedad en este mundo,

que yo creo que la enfermedad, la cruz, el sufrimiento, el dolor,

se viven de una forma demasiado dramática

cuando, en realidad,

ellos nos han enseñado en Lourdes

que se puede vivir de otra manera.

Hablo tanto de los enfermos como de las familias,

la otra parte de este dolor y este sufrimiento.

Nos han dado una lección de esperanza,

de amor y de saber llevar esto de otra manera.

-El primer encuentro con Lourdes creo que es una bofetada.

En un impacto tan grande que te hace mirarte en un momento

y encontrarte muy pequeño.

-Tienes miedo, ¿cómo voy a estar con un enfermo?,

no conoces a nadie, no sabes nada.

Y es miedo, miedo, miedo, pero, una vez entras, desaparece.

-No, no somos monjas.

Somos chicas que, en Madrid, nos quitamos esto

nos ponemos el tacón, salimos, vamos a discotecas y vida normal,

como otra cualquiera.

-Es espectacular el ejercicio de humildad, entrega y amor

que hay en dejar que la gente te ayude.

Espectacular, no nos damos cuenta.

-Se te plantean muchas dudas.

Aquí hay gente que sufre mucho.

-En un "spa" vas a cuidarte tú.

Aquí vas a cuidar a los demás y acabas cuidándote mucho más.

-No está pagado, no hay dinero que pueda pagar

estos cinco días.

No podría ponerle precio.

(Música)

-¿Si recomiendo ir a Lourdes?

Sí, a todo el mundo.

-Ven, prueba y decides si te gusta o no.

Nadie te obliga a volver.

No nos da tiempo a contar más cosas.

Seguro que la semana que viene tendremos más historias

que nos encantará compartir con ustedes

en "Últimas preguntas"

Así que, hasta entonces, los emplazamos deseándoles

que tengan una semana estupenda.

Nos encontramos el domingo, si Dios quiere.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Altum Faithful Investing

Últimas preguntas - Altum Faithful Investing

19 may 2019

Hablamos con Borja Barragán, creador de Altum Faithful Investing, fundación que une las inversiones económicas con la Doctrina Social de la Iglesia.

ver más sobre "Últimas preguntas - Altum Faithful Investing" ver menos sobre "Últimas preguntas - Altum Faithful Investing"

Los últimos 551 programas de Últimas preguntas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios