Tribus viajeras La 2

Tribus viajeras

Domingos a las 20.30 horas

Espacio de viajes presentado por Francine Gálvez que muestra en primera persona lo que significa un viaje en grupo. Cada capítulo es una experiencia única en la que, además de conocer un destino, su cultura, sus paisajes y sus gentes, se descubre la historia que hay detrás de los viajeros.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4670099
Tribus viajeras - Las chicas de oro en Benidorm - ver ahora
Transcripción completa

No me extraña que lo llamen "Beni York".

Impresionante escenario, ¿eh? ¡Guau!

Tenemos límite de velocidad. Más de 120 no se puede ir.

¿Tengo que enseñarte a conducir?

(Música)

Y yo sin pareja, nada.

Qué valor. Es una experiencia única.

¡Ah!

(Sintonía "Tribus viajeras")

(LOCUTOR) "En Benidorm siempre hace buen tiempo.

Esa es una de las razones

por las que, tanto las vías urbanas como las playas

de la internacionalmente famosa ciudad levantina,

gozan de buen número de visitantes en cualquier época del año".

Sol, mar, buena temperatura, y edificios que quieren...

rozar el cielo.

Para algunos, Benidorm es un destino "kitsch",

para otros, un lugar maravilloso

donde venir a pasar unos días de vacaciones en invierno.

En los últimos años se ha convertido en todo un paraíso

para esa gente que quiere disfrutar de su segunda juventud.

Pero ¿por qué será? Eso es lo que venimos a descubrir

con un grupo fantástico que está en esas edad de oro

y que vienen dispuestos a vivir nuevas experiencias

y a pasarlo bomba.

Comienza "Tribus viajeras".

(GUÍA) Buenos días a todos.

Lo primero, darles la bienvenida en nombre de Mundo Sénior.

Mi nombre es Diana y voy a ser su guía en el hotel.

Están muy ágiles, así da gusto.

-A ver, que no estás.

-No me pongas en lo del baile, que tengo vértigos.

-¿No quiere entonces? -A ver,

por lo menos que no se sienta mucho la pista.

-Van a estar en la primera planta. Habitación 101.

-Muchas gracias. -Buena estancia.

Buenas.

-Por aquí, por aquí.

A ver...

Estoy buscando unas chicas de oro,

y vosotras tenéis pinta más de platino que de oro,

porque valéis todavía más.

Debéis de ser mis protagonistas

de "Tribus viajeras". (AMBAS) Creo que sí.

Recorreremos juntas Benidorm, ¿no? -Sí, sí.

Tú la conoces ya, ¿no? Sí.

O sea, tú eres experta. Sí, claro.

Pero llevo aquí... Llevo viniendo aquí muchas veces.

Ajá. En cambio, para ti, creo que es la primera vez, ¿no?

-La primera.

La primera incursión en Benidorm. Sí.

A ver qué tal.

Vengo con unas expectativas tremendas.

(RÍE) -Está... Está muy bien.

Entonces, bienvenidas. Un placer

pasar estos días con vosotras. Igualmente.

(Suena Los Rebeldes, "Mediterráneo")

Oh, cómo brilla esta luz.

Oh, qué bonito.

Qué gusto da llegar a Benidorm.

-¿A que sí? (RÍE)

Aunque el resto se haya quedado echando la siesta,

lo bueno que tenemos es poder aprovechar esta tarde

tan fantástica. Sí.

Y que tú nos enseñes, María,

ya que sabes un poco, adónde deberíamos ir.

Al centro, ¿no? Vamos al centro.

María, ya veo por tu acento que tú debes de ser sevillana

o cordobesa, ¿no? Tirando a Galicia.

(TODAS RÍEN)

Los hombres, ¿qué pasa?

¿No queréis venir con nosotras? -Somos tímidos, gente tímida.

Veníos para acá.

Que también os queremos. -Les damos miedo.

Prefiero las chicas de oro. Que yo soy otra chica de oro, ¿eh?

Te queda aún.

Pero también me adjunto con vosotros. (RÍE)

¡Vente para acá!

-Te queda mucho "pa"...

Tampoco tanto.

70 tengo yo, ¿eh? -Jolines.

Pues estás divina, hija.

¿No? Ya te lo dirán... tus hijos.

Imagino que tienes hijos. Tres.

Ya te lo dicen tus hijos, que estás estupenda, ¿no?

Mis hijos me dicen que disfrute todo lo que pueda.

Aquí es donde hacen la gimnasia por las mañanas.

Ah, ¿en la playa?

Y allí...

Aquello que hay allí es el mirador, que está ahí arriba.

Ah, arriba, donde están los arbolitos.

Ese es el mirador.

La playa es grandecita. Es más grande la otra.

Ah, ¿sí? ¿La De Poniente?

De aquí para allá.

-Esta es la De Poniente. -Y hay otra para allá, De Levante.

Esta es De Poniente. Ah...

-La otra es De Levante.

(Suena Jorge Sepúlveda, "Mirando al mar")

Es muy curiosa la sensación que da mirar para atrás

y ver los rascacielos.

Muy curioso.Rodeados. Sí, totalmente.

Porque en la De Levante ya no hay rascacielos.

Igual. Ah, ¿sí? ¿También?

-Por las mañanas anda mucha gente por la playa.

Yo también he andado muchas veces.

Para arriba y para abajo, claro, haciendo ejercicio.

En el agua, que es muy buena. (ASIENTE)

-Es curioso, no parece una zona de turismo.

Normalmente, en esta época del año

vas a otros sitios y están desiertos.

Y hay un montón de gente, ¿eh?

Es que lo del microclima atrae.

¡Hombre! Es lo bueno que tiene Benidorm.

También creo que estamos en buena época.

Porque esto tiene que estar en verano...

Seguro que no se puede estar.

De bote en bote.

Oye, mira,

¿qué os parece si recorremos la ciudad en Segway?

¿Qué tal?

-¡Uh! ¿Qué? ¿Quién se atreve?

¿Quién se atreve? Yo no me he subido nunca,

pero si me dicen un poco cómo es... -Es divertido y fácil de aprender.

Usted debe relajarse.

Porque la máquina mantiene el equilibrio para usted.

No pasa nada, os relajáis

El cuerpo, vertical; no hay movimiento.

Si te inclinas hacia delante, vas hacia delante.

Si te inclinas hacia atrás, frenas.

Aquí no hay gas ni frenos.

Es tu cuerpo.

Es muy fácil. El giro es con el manillar.

¿Veis? Pero siempre suave...

¡No rápido!

Bueno, haciéndolo rápido... Lo has hecho rápido y no pasa nada.

¿Quién me coge el bolso?

Hay que hacerlo sin bolso. -Yo te lo sujeto.

-Yo te lo sujeto para empezar, como es la primera vez...

Es la primera vez que me monto, ¿eh?

Y relajada, ¿vale? He visto vídeos

donde la gente se "esnafra". Sí, sí. Sí. (RÍE)

Yo, de momento, no toco nada. Usted ponga las manos aquí.

Aquí, aquí. Sí, sí.

El otro pie... El otro pie.

Relájese ahí.

Estoy superrelajada. Muy bien.

¡Uh! (RÍE) Sí, es una sensación extraña.

Pero esto va a todo meter. Para frenar, si inclino hacia atrás.

¿Lo ve?

Y el giro es así.

Pero es un giro lateral.

Venga. Cuidado con los obstáculos.

Eso es lo más importante. Es superfácil.

Ah, pues me ha gustado.

María, no es tan difícil. No, no.

-Ahí voy.

-Usted súbase con confianza. -Me subo con confianza.

-Relájese, bien. -Me relajo.

-Bien. -Hago todo lo que me dices.

-Nos inclinamos hacia delante.

-A ver. -Ahí bien.

-¡Uy! ¡Qué sensación! -Es raro

la primera vez, ¿verdad? -Ah, no..., pero bien.

-Bien. -(RÍE)

Está bien, ¿eh? Te veo con cara de preocupación.

Estás mirando a tu mujer como diciendo: "Se me esnafra".

Sí, sí, puede ser. ¿Cómo? ¿Se va a "esnafrar"?

Es un poco peligroso, no... ¿Sí?

No se controla tan bien, creo.

-Y el giro es así, mire.

Es lateral, con el manillar. -Sí, sí.

¿Tú nunca has montado en un Segway?

Pero ya lo conocías, ¿no? -Uy, qué bien se va aquí.

Pareja, no me digáis que no os animáis.

-No, nosotros no nos animamos. -No.

Pero con lo divertido que es... -Ya, pero...

Pero ¿tienes alguna lesión, te da miedo...?

Sí, tiene alguna lesión. -Lesión, tengo.

Tú tienes lesión, y tú tienes miedo a caerte.

-No, miedo no, precaución.

(RÍE)

Nosotros sí que nos animamos, ¿no? Sí.

A dar una paseíto.

Ya nos vemos mañana en la clase de baile.

Sí. Si vais a ver el baile, es muy bonito.

Este subió por el ascensor...

de fuera, pero se dio la vuelta por el miedo.

-No, porque arriba me pidieron la tarjeta.

Dije: "No tengo, yo no estoy en el hotel".

Y dice: "Son seis euros". Y dije: "Ya lo siento".

"¿Puedo bajar por este otro lado?". -(TODOS RÍEN)

Venga, vale. Hasta luego. -¡Hale!

Hasta mañana, pasadlo bien.

-Qué lindos.

-¡Uh! (RÍE)

¿Qué? ¿Qué decís?

¡Uh!

-Los ingleses llaman a Benidorm "Beni York".

Beni York... La ciudad de "rascaciones".

(Suena Extremoduro, "Estate al loro")

Oye, pues un placer, ¿eh?

Encantado.

Seguiremos dándonos un paseíto. Espero verles otra vez.

Muy bien, gracias. Hasta luego. Gracias. Hasta luego.

Sí. Bueno, y tenemos que subir...

hasta ahí arriba. ¿Tenéis vértigo?

¿No? ¿Y tú? -No, hasta ahora.

(RÍE)

Espero que hoy tampoco.

Bueno, pues vamos para allá.

A ver qué es lo que se ve.

No, pero mira,

ya, ¡ay!, tengo los oídos taponados.

-Por la altura.

Ah, es verdad... ¿No se os taponan?

¿Cómo se destaponan?

Hay que apretar... -Sí.

Un poco.

¡La que está cayendo aquí!

Mirad, mirad, mirad... el viento que hace aquí.

¡Que nos vamos a volar!

-¡Guau! Guau...

¡Qué bonito!

No me extraña que lo llamen Beni York.

No sabía yo que era una bahía tan grande.

Fíjate, tiene la Playa de Levante

y esta otra, que son muy grandes.

Hola.

Buenas tardes. Hola, te conocemos por la tele.

(RÍE) ¿Están de vacaciones también?

¿Han venido con el Imserso?

-Sí. -Ahí estamos.

Isabel, este es tu primer acercamiento a un viaje

del Imserso, ¿no? Porque tú no estás jubilada.

A ti te queda mucho por delante.

Sí. Yo no estoy jubilada, lo está mi marido.

Y en el Imserso se puede ir con acompañante.

Para mí, está siendo una experiencia increíble.

Te veo que eres una mujer de mundo. Has viajado bastante, ¿no?

Bastante, sí. He viajado bastante, me gusta viajar.

Lo que me he podido permitir.

No conocías Benidorm. Eh, bueno,

no lo conocía realmente.

Había venido un día, dando una vuelta, de paso,

pero no, no lo conocía. Me sorprende un montón.

Llevas con tu marido... toda la vida, claro.

Muchos años ya.

Y sois pareja feliz...

Muy feliz. Tengo una suerte...

¿Y cómo se consigue eso? ¿Cuál es el secreto?

No lo sé. Supongo que... una de las cosas primordiales

es estar enamorados,

evidentemente.

Cada época tiene una medida

en ese enamoramiento. Y, luego, fundamental, el respeto;

creo que es la base,

pero no solo en la pareja, sino de todas las relaciones.

¿Hacéis muchas cosas juntos?

Sí, ahora más.

Antes él tenía un trabajo en el que viajaba muchísimo,

entonces había menos tiempo.

¿Y qué tal llevas lo de su jubilación?

Ah, muy bien. ¿Sí?Sí.

Ya sabes que hay gente que se jubila y que se vuelve muy cansina,

todo el día en casa, que no se van. No...

Siempre está haciendo cosas. Y es una persona fácil

con la que convivir. Yo soy más complicada

que él.

A lo mejor esa pregunta también se la deberías hacer a él.

Un viaje a Benidorm siempre sería incompleto

si uno no acaba por la noche yendo a uno

de los múltiples espectáculos que existen en esta ciudad.

Nosotros también queremos que nuestros protagonistas

vivan esta experiencia.

Así que hemos elegido uno de los muchos que hay,

que convierten a Beni York en Las Vegas o en París.

Nos vamos de "music hall".

(ARMANDO) Me apetecía venir al Palace porque es un sitio de alto nivel.

(ISABEL) Nos han recibido a cuerpo de rey.

Yo tenía la sensación de que era una estrella.

Impresionante, el escenario. ¡Guau!

¡Qué bonito! Está muy bien.

(Música)

-"Buenas noches..."

¡Uy!

¡Qué bonito!

En lo que más me he fijado es en todo...,

en toda la técnica; sonido, iluminación...

Todo.

Qué mareo. Solo de verlo me mareo.

Cuántas horas de ensayo. -No falta de nada.

Buen vino, buen champán...

Esto está riquísimo.

Así que bailando me han alcanzado, sin lugar a dudas.

Eso, eso...

inmejorable.

María... -Dime.

Me ha dicho Armando, que es sincero,

y que reconoce que le gusta ver más a las chicas

que ver esto. ¡Hombre, claro!

¡Y a mí más estos!

(RÍE) (RÍE)

Del show, lo que más me ha gustado,...

los bailarines,

Bailaban muy bien, muy bien.

En Galicia, no había visto cosas así nunca.

La gente tiene mucha marcha en la pista, lo estoy viendo.

A ver si nos acordamos de cómo se baila.

Ah, bueno, he llegado a ganar un concurso de baile de rocanrol.

Además, ¿eh?

Que no siempre he tenido esta figura.

Bueno, y el premio fue...

(Redoble de tambor)

un cenicero.

-Hombre, en un show de estos no me atrevería a bailar,

pero me gusta bailar.

Sí, sí, te veo yo muy bien ritmo. Tiene un meneíto...

¡Viva la samba! Tú has bailado mucho por ahí.

Y no siempre "agarrao".

Tú también has bailado suelto. Sí.

Sí, qué ritmillo tienes.

(Música)

-Hombre, yo soy de los de antes, soy antiguo.

Yo bailo con mi pareja normalmente.

No suelo bailar con nadie más que con mi pareja.

María igual, se defiende bailando.

Me agrada bailar con ella, se deja llevar bien, tiene estilo...

Me gusta. Me gusta bailar con ella.

Desde que la conocí, ya no he bailado con nadie más.

(Música)

Vamos a ir pasando por aquí. Yo voy a ir colocándoos.

Vamos, para empezar ya la clase.

Hay que bailar, ¿eh?

Esto está pensado y preparado para que podamos...

-Bailar. -Divertirnos, entretenernos,

pasarlo bien y trabajar la mente.

La pierna izquierda, hacia la derecha.

Y uno... y vuelvo, chachachá.

Bueno, comenzamos el día en Benidorm y ya escucho una música de orquesta.

Algo está pasando en este salón.

Y no nos vamos a quedar sin saber qué es lo que sucede.

Pero bueno...

Tú irás con la izquierda hacia aquí.

Tú, la izquierda hacia allá.

Cada uno hacia una dirección

-Tú y yo bailamos agarrados... -¡Bueno...!

-(RÍE)

-Sí, ahora ríete, sí.

Ahora ríete.

Pero bueno, bueno...

Buenos días.

Ya estáis en plena actividad, en unas clases de baile.

Veo que es de baile, ¿no? -A nosotros no...

-Bailamos agarrados. -Agarrados, sí.

Este rollo, no. Agarrados, sí.

Ah, lo vuestro es agarrados.

Pero creo que, si escuchamos al profesor,

podemos aprender un nuevo baile.

¡Hola, buenos días! ¿Qué tal? ¿Cómo estamos?

Eres el profesor de baile, ¿verdad?

Estoy "profesorando" un poquito con esta gente tan simpática.

Pues ya veo. ¿Quieres incorporarte?

Me quiero incorporar. Pero tenemos a una pareja...

Armando y María. Sí, que están protestando

porque dicen que esto es muy suelto.

Primero, lo que vamos a hacer es enseñarles los pasos.

Después ya hacemos que se cojan. Vale. Armando...

Que ahora se empieza un poco suelto, luego ya es "agarrao".

María, no te preocupes,

que os vais a agarrar, hija. (RÍE)

¿Tienes pareja? No.

Tendremos que buscarte una.

Pues yo con ella, venga. Vale.

Nosotras nos lanzamos y que sea lo que Dios quiera.

Posición de ataque. Venga, posición de ataque.

¿Cómo es? Pierna izquierda, hacia la derecha.

Uno. Uno.

Un chachachá por el centro.

Dos. Derecha.

¡Ah, esto es un chachachá! Izquierda.

Si lo estás haciendo al revés.

El primer paso, izquierda. Izquierda hacia la derecha. ¡Bien!

Mira cómo lo ha cogido.

Chachachá... (RÍE)

Pero... ¡que nos das ni una!

(AMBAS RÍEN)

(Suena Gabinete Caligari, "La culpa fue del chachachá")

Creo que el único que lo está haciendo bien eres tú, ¿eh?

¡Bien! ¡Bravo!

¡Muy bien! ¡Choca!

A mí me gusta mucho el baile,

pero el nuestro. ¿Y cuál es el vuestro, hija?

Las cumbias, pasodoble..., todo eso.

Eso del reggaeton, ¿también le das?

No, a eso ya no.

-Vamos, un pasodoble. ¿Qué te parece?

-Bien. -¿Sí o no?

-Sí. Pasodoble sí, ¿no?

Sí.

# En toda España existen maravillas,

# pero nada comparable a Benidorm. #

¿Cómo te llamas? Laura.

Yo vivo aquí.

Ah, mira qué bien.

Soy de A Coruña, pero vivo aquí.

Buen sitio has elegido. Bien clima, ¿no?

Viví en Madrid mucho tiempo.

En el 12 de Octubre trabajaba. Ah...

Me jubilé antes de tiempo para atender a mi madre

hasta los 104 años. ¡Toma ya!

O sea, que tienes tú genes de... longevidad.

(Música)

Esta noche nos vemos. Sí.

-Este ha ido bien. -¡Este sí!

-Porque ya tienen experiencia con el pasodoble.

Muy bien. María, este te ha gustado.

-Este sí.

Pero ¿no os cansáis, hijos? Estarían todo el día.

(RÍE)

¿Eh, María? -Estamos ensayando todo el día.

Día y noche. -Todo el día.

No se cansarían nunca.

Tenemos que preparar ya el baile final

para que salga perfecto.

¿Y cuál va a ser el baile? El chachachá.

El chachachá, ¿sí?

Es el que peor ha salido. Por eso lo tenemos que hacer bien,

para que se vea la diferencia y el aprendizaje.

-Muy bien. -Vamos a ver.

Y ahora, a conocer Guadalest. Muy bien.

(GUÍA) Bien, hoy vamos a visitar

uno de los pueblos más bonitos de España.

Es conocido como el Castillo de Guadalest.

Hoy es el valle más verde de la provincia.

Es interesante, y así conocen un poco la provincia.

Habrán visto que, en general, el paisaje que tenemos aquí

es un paisaje seco y árido,

por la falta de agua.

Sin embargo, este valle es verde

y tenemos todo tipo de cultivos y tipos de clima mediterráneos.

Aquí, el buen clima de Benidorm

no llega. (RÍE) Sí, hay que taparse.

¿Tú ya lo conoces este entonces?

Sí, estuve aquí. Vosotros no, para que veas.

Vinimos haciendo una ruta.

Y vinimos aquí porque nos lo recomendaron.

Las vistas de ahí son fantásticas.

Nos hemos venido de excursión a Guadalest.

Esta es la población española con más museos per cápita.

Está situada como a unos 20 km de Benidorm,

en pleno valle de Algar,

que está considerado la Suiza alicantina.

Así que esta excursión, como digo,

hay que hacerla si te vienes a este tipo de viajes.

(ARMANDO) La excursión de Guadalest me ha encantado, me ha gustado mucho.

La verdad es que he quedado encantado,

me ha gustado el sitio.

Algo de frío por la tarde, por el viento que veía,

pero de maravilla.

(MARÍA) La excursión de esta tarde ha estado muy bonita y muy bien,

me ha gustado el sitio

y me lo he pasado muy bien.

De la excursión, me ha gustado todo.

María, cuéntame, ¿cuántos años llevas tú jubilada?

Antes de ayer, porque tú eres muy joven.

Sí, yo soy jovencita, sí.

(RÍE) Sí, sí, pues...

tuve un accidente de trabajo y me jubilaron antes.

Ah, ¿sí? ¿Y de eso hace cuánto?

Pues 12 años.

¿Fue un accidente grave?

¿O qué te pasó? No, me caí.

Estaba en una empresa de limpieza.

Me caí para atrás.

Y tengo tres discos de la columna aplastados.

Pero bien, bien. (ASIENTE)

Tú eres de Galicia, ¿no?

Y viviste en Bilbao... Toda la vida.

O sea, te casaste allí, de jovencita, ¿con qué edad?

21 años.

"Curranta" a tope, ¿no?

Desde que se me murió el marido.

Y, como quedaban los hijos pequeños, tuve que trabajar.

Ah, ¿porque Armando no es el padre de tus hijos?No.

¿Y cómo te organizabas? ¿Cómo era tu vida en esa época?

Pues trabajar, trabajar y trabajar. ¿Y con los chavales?

Tú trabajabas mucho...

y los chavales se portaban bien, ¿no?

Sí, hombre, claro, sí, sí, sí.

He tenido unos hijos... maravillosos, la verdad.

Y tú eres una bailona. ¿Cuándo te da a ti por lo del baile?

Yo empecé a salir a los dos años de tener el accidente.

Yo no salía, trabajaba sábados y domingos, así que...

No he salido nunca.

Y luego conocí a este...

A mis hijos les cayó muy bien...,

pues bueno. Desde luego,

La verdad, es un hombre encantador. Sí.

Muy educado. Sí, eso sí.

Él me trata como a una reina, la verdad.

(AMBAS RÍEN) ¿Cuánto tiempo hace que os conocéis?

Va a hacer nueve años.

Ah, bueno, entonces es "un marido", como tú dices.Sí.

Porque... ¿os habéis casado? No.

¿Armando es gallego? Sí, de Orense.

Ay, ¿y cómo os conocisteis? En Bilbao.

Ah. En un baile.

¡Ah, mira! (RÍE)

¿Y cómo empiezas a venir a Benidorm y con quién?

Empecé a venir

con un amigo.

He venido tres veces sin él.

Y luego ya fue cuando empecé con él.

Y aquí estamos.

(AMBAS RÍEN)

Disfrutando de la vida.

Sí, la verdad. Claro que sí.

Claro que sí. Sí, sí, sí.

Me siento... Siéntate.

ante una de las artistas más conocidas de España.

Tú dices: "María Jesús y su acordeón",

y no creo que haya nadie en España que no sepa quién eres.

Pues..., yo muy agradecida.

La verdad, llevo muchísimos años.

Y, bueno,

todavía con unas ganas enormes.

Cuando a mí me dicen: "¡Jo, qué suerte

tuviste con "Los pajaritos"!, digo: "Es verdad".

Es verdad, pero era una suerte... buscada.

Una suerte trabajada.

Ya llevaba desde los siete años luchando muchísimo,

pueblo por pueblo.

¿Y lo más bonito para mí sabes qué es?

¿Qué es? Que vienen los jóvenes y dicen:

"Ay, mi abuela te quiere mucho".

"Ay, es que yo tengo una foto cuando era pequeño contigo".

"Ay..." Eso te llega aquí.

Oye, ¿y Benidorm por qué? ¿Por qué esta relación con Benidorm?

Es que María Jesús y Benidorm es uña y curruña.

Gracias a una locutora de Televisión Española.

¿Tú recuerdas a Marisa Medina?

Hombre, claro. Que yo esté en Benidorm es por ella.

Nos gusta mucho descubrir las tribus

que nos traen, pues eso, a sitios como Benidorm

y nos encontramos de repente a estrellas como tú, ¿no?

Quiero presentarte a una de las parejas protagonistas

que tenemos en nuestro programa.

-Mucho gusto. -Encantada.

-¿Qué tal? ¿De dónde sois?

-Somos gallegos. -De Galicia.

-"Boas tardes e moitos graciñas". -Gracias a ti.

-Gracias. -Gracias a ti, muy amable.

-Bueno, nos vemos ahora mismo. -Sí.

-Son guapísimos ¿eh? Sí, sí, sí.

(Música)

Mientras tenga salud y el público

me siga respondiendo, mi acordeón y yo estaremos ahí,

en el escenario.

-Estas son las canciones buenas de baile.

-¡Venga, arriba!

¡Olé!

¡Gracias!

Como todo el público te quiere ver...

¡Y queremos que suba aquí arriba!

Ay, qué vergüenza. ¡Y que nos baile "Los pajaritos"!

¡Anda...!

Primero, si quieres, le dedicamos esto.

Después subimos. Vale.

En honor a los amigos que ha traído, que son de Galicia...

¡Ay, Galicia!

¡Ay, ay, ay!

¡Arriba las palmas!

# "Na beira, na beira, na beira do mar,

# hai unha lanchiña pra ir a navegar,

# pra ir a navegar, pra ir a navegar,

# na beira, na beira, na beira do mar".

# Y esta mañana temprano...

# cogí mi caballo y me fui a pasear.

# Y tuve que pasar la ría de Villagarcía

# que es puerto de mar. #

¡Todos! # Yo te daré,

# te daré, niña hermosa, te daré una cosa

# y una cosa que yo solo sé. ¡Café! #

-Venga, venga, que suba a bailar "Los pajaritos".

¡Venga, subo! ¡Por favor,

todos los brazos arriba!

¡Arriba, arriba!

-Levanta los brazos.

# Pajaritos a bailar.

# Cuando acabas de nacer, tu colita has de mover.

# Las rodillas doblarás,

# dos saltitos tú darás y volarás.

# Es día de fiesta,

# baila sin parar,

# vamos a volar tú y yo

# cruzando el cielo azul y el ancho mar. #

¡Venga, ese aplauso!

¡Bravo, bravo, ole!

¡Qué bien lo ha hecho! ¿A que lo ha hecho bien?

(RÍE) ¡Ole, ole, ole! Gracias, muchísimas gracias.

Bueno, Armando... Dime.

Queremos conocerte un poquito más.

Queremos saber un poco de tu vida,

cuéntanos tú quién eres

y cómo apareces en la vida de María...

Bueno, nos hemos conocido en Bilbao, en un baile,

hace pues seis años o siete.

Nos hemos conocido allí, en un baile. Así aparecí...

Ella en mi vida y yo en la de ella, ¿eh?

¿Y cómo puede ser que un buen mozo como tú estuviera soltero?

¿La estabas esperando?

Bueno, yo siempre he sido muy tímido.

Yo..., maldita timidez.

Y siempre tuve bares y negocios, nunca tuve mucho tiempo libre.

Me dedicaba más al trabajo.

Bueno, tú no tienes problema.

Me ha contado un pajarillo

que te vienen por aquí tirando los trastos.

No. No es tanto, no es tanto.

(RÍE) Pero, bueno, cuéntame, tú eres...

¿Tienes más hermanos...?

No, soy hijo solo.

¿Eres hijo único? Sí, hijo único.

Jolín, o sea, que de familia pequeña,

al contrario que María, que tiene una familia...

Tiene mucha familia Con muchos nietos.

Sí, tiene familia numerosa.

Pero yo no, yo tengo poca familia.

Oye, ¿qué hacías tú en Bilbao con 16 añitos?

¿A qué te dedicabas? Trabajaba en una obra, de peón.

En verano iba a casa a ayudar a mis padres, todos los veranos.

Estuve trabajando en Barcelona, estuve trabajando en Guadalajara,

en Francia... Yo he rodado mucho, ¿eh?

Oye, y una cosa,

cuéntame, ahora que estás ya jubilado,

¿cómo es tu día a día, qué haces?

Te levantas..., ¿y qué haces?

Comer, pasear y dormir.

O sea, vivir como un jeque.

No, vivo a mi aire.

(Música)

Estoy sin pareja, nada.

No hay manera.

Hala, pues que vayan ellos.

Pero, en lo suelto, a ver quién gana.

En el suelto.

Bienvenidos al espectáculo del Hotel Golden

para todos ustedes.

Señoras y señores, a continuación,

vamos a presentarles la coreografía del baile.

Así que, por favor,

un aplauso a todos los alumnos. ¡Adelante!

¡A la pista todo el mundo!

¡Hola! ¿Qué tal, cómo estamos? Bien, que yo ya he ensayado.

Por supuesto. Uno, dos, tres, uno, dos, tres.

(Música)

¡Todos a la pista! ¡A bailar conmigo, venga!

# Benidorm, la noche de discoteca,

# la fiesta será completa.

# Las noches de Benidorm. #

¡Muchas gracias! Estoy... muy cansada, muy cansada.

Y como en toda clase que se precie, los alumnos mejores

pues tienen su matrícula de honor,

su diploma especial acreditativo.

Con este diploma podrán viajar por todo el mundo.

(TODOS) ¡Ole! ¡Oh, qué bien!

Qué bien.

Con todos los gastos pagados...

por ellos mismos.

Atención, señoras y señores, ¡Armando...

y María! Son pequeñitos, pero dan guerra.

¡Antonio y Antonia!

¡Francine!

Este diploma, para ti.

Si ya lo tengo, paso del coyote.

No, lo tienes que hacer; si no, te lo quitamos.

(Suena Coyote Dax, "No rompas más")

¡Vámonos!

Un, dos, tres.

-¡Yija!

No me digáis que esta tribu no es maravillosa.

La verdad, los planes que me han propuesto

han estado muy bien.

Yo creo que nos hemos divertido.

Pero me he puesto este casco por algo,

porque llega el momento de descubrir otro Benidorm...

mucho más aventurero, con planes más juveniles,

para descubrir otro tipo de ciudad.

¿Vosotros qué creéis?

¿Serán capaces mis compañeros de seguirme el ritmo?

Vaya programón que llevamos. -Eso sí.

Por lo menos hace bueno. -Hay que irse a descansar.

Buenos días, familia. ¿Qué tal? Buenos días.

Bueno, oye, que espero que vengáis preparados,

porque tengo una propuesta

para que hagamos algo distinto aquí, en Benidorm,

si os parece, ¿vale?

Mirad, aquí hay unos "buggies".

Vamos a ir a descubrir Benidorm con ellos.

¡Qué valientes! ¡Así me gusta, equipo!

Nos va a enseñar Jesús, el monitor.

Nos pondremos el cinturón de seguridad, ¿vale?

Eso, lo primero.

Ya nos sentaremos con el casco.

Después, son automáticos, son muy fáciles de llevar.

Solo utilizamos el pie derecho,

y el pie izquierdo lo dejamos apoyadito.

Vale. ¿Adónde nos vas a llevar?

A un sitio que se llama

la Cala de Tío Ximo. Vale.

El tío Ximo tiene que ser majo. Sí.

Tiene cala y todo. Sí, le pusieron un buen nombre.

Bueno, como aquí hay mucha parejita,

voy a romper estas parejitas, ¿eh?

Yo me voy a ir con Armando, si me lo dejas.

¿Me lo prestas? ¡Sí, hombre!

Para la excursión. Para todo el día.

¿Y vosotras juntas? -Fantástico.

(RÍEN)

Me encanta.

Qué chica más guapa, ¿eh?

Qué bien te queda el casco, Armando. De aquí al cielo.

Estoy de maravilla.

(RÍE) Parezco un bombero.

(RÍE)

¿Te gusta la adrenalina?

¡Ahí, ahí, ahí! ¡Uh! Sí.

Sí, ¿no? Pues venga. Sin problema.

Esto no me ha dado nada de miedo, en absoluto.

Un poco de pánico en lo que es el avión, pero en el resto...

Esto es una gozada. Una maravilla.

Pero te estoy notando como nervioso, Armando.

Es mi forma de ser.

¿Estás pasando miedo o qué? No, no te preocupes.

A ver, soy nervioso, es mi forma de ser.

Pero estoy tranquilo. Ya, ya.

Es mi forma de ser.

Mira, tenemos límite de velocidad. A más de 120 no se puede ir.

Esto se lo recomiendo a cualquiera, es una cosa maravillosa.

Además, esto lo lleva cualquiera que tenga carné, que sepa conducir.

No tiene problema alguno.

(Música)

Cuidado, señora, vamos aquí los militares.

(RÍE) (RÍE)

Hace fresquito, ¿eh? Cuando nos ponemos a la sombra...

-El casco viene bien.

Les vamos a estropear la foto. Vamos a salir en la foto.

(RÍE)

Estaba un poco..., pensando si sería capaz,

porque es automático y nunca he conducido uno automático.

Pero nada, enseguida. Muy fácil.

Uy, ¿qué pasa?

Que no acelera. ¡Ah, claro, si no quito el freno de mano,

no sale.

¡Me encanta, qué guay!

¡Yuju!

¡Yuju!

Nada, yo quiero un quad.

No, un quad no, un buggie de estos.

Tenía que ir pendiente.

Llevaba delante a unos que se las dan...,

y conducen un poco peor.

A ver, Ramiro, que nos frenas en seco. (RÍE)

¿Tengo que enseñarte a conducir?

(Música)

Además, he llevado la mejor compañía, María.

Que es..., bueno, estoy enamoradísima de María.

¿Vas bien, María?

-Bien.

-¿Vas bien? -Sí.

-¿Te fías de la conductora? (RÍE)

Algunos baches había, pero estaba muy bien.

La carretera estaba muy bien. Con el casco, pues también muy bien.

-Un bache, María.

Aquí, los baches, María.

Ahí hay bacheado.

Hay que entrar con calma, que, si no, saltamos.

Me lo he pasado muy bien con el buggie

porque tenía una conductora estupenda.

Me lo he pasado muy bien.

-Ya sabes, María, ahora que ya sabéis dónde está esto,

de vez en cuando os venís Armando y tú y os dais una vueltita.

-Sí, sí, sí.

Las vistas son extraordinarias, yo aquí arriba nunca había subido.

Bueno, pues ya más no se puede subir.

Así que aquí vamos a parar un poquito.

¡Cómo te he llevado! ¡Cómo te he llevado!

De maravilla.

Mira la playa, mira... La De Levante.

¡Tiene forma de corazón! Sí, sí.

-Es verdad. Desde aquí al menos, sí.

¡María! ¿Te has dado cuenta de que la bahía

tiene forma de corazón? Sí, lo he visto.

Para los enamorados.

Claro.

Para vosotros, que sois jóvenes. -Ay...

¿Por qué para ellos que son jóvenes?

Nosotras también estamos enamoradas, ¿o no?

Hombre, claro.

Aunque me imagino que si te viene Brad Pitt,

igual dejas tirado a Armando, ¿no? No.

Ah, ¿no? No.

¿Ni por Brad Pitt?

¿Ni por... ninguno? Por ninguno.

Esos tendrán sus millones,

pero también tendrá sus cositas malas.

Sí.

Y nosotros, sin un duro, somos felices.

Por lo menos. -De eso se trata.

(Suena Joan Manuel Serrat, "Mediterráneo")

Bueno, familia,

después de estos momentos de adrenalina, me gustaría saber

si os gustan los animales. Sí.

¿Sí?-Mucho. -Me encantan.

Nos están esperando. Muy bien, muy bien.

-Bienvenidos a Tierra Natura. -Hola. Gracias.

Mira, veníamos a ver a unos amigos muy especiales que tengo por aquí.

Sí, vamos a hacer unas pequeñas actividades.

Veréis el trabajo del cuidador.

Así os familiarizáis con nuestro trabajo.

-De acuerdo. -¿De acuerdo? Sí.

Parece mentira este verdor tan cerquita de Benidorm...

-Desde luego. -Sí, sí, sí.

y este mundo animal tan intrigante.

Entramos en las criaturas venenosas.

-Las serpientes no puedo ni verlas. ¿Ni verlas?No.

No te preocupes, mujer, que te pones mala...

Te estoy viendo una cara... No, yo no paso.

No, no pases.

Que te veo que te estás preocupando mucho.

No pasa nada, te quedas aquí y nos esperas.

-A mí me gusta verlas.

Venga. Venga, hasta luego.

Hola, ¿qué tal? -Hola.

-Encantado. Lo mismo digo.

-Muy bien. ¿Quién no se atreve a entrar?

¿No quiere entrar? No, no, no.

Que tiene fobia ella. Tiene fobia.

Pero si no todas son venenosas.

Está claro que no lo vamos a conseguir.

Tampoco se trata de que sufra.

Vamos a acompañarles en su viaje por Benidorm

y a disfrutarlo, ¿no?

Por supuesto. Bueno, ¿pasamos?

No, no, no puedo ni verlas;

ni en papel, ni en cine, ni nada, es una fobia...

No puedo, me pongo muy nerviosa, Me llega a afectar a la respiración.

Te puedo asegurar que ahora mismo

estoy un poco nerviosa; temiendo por la broma típica,

esa de que alguien viene por detrás y te pone una serpiente.

Que sé que no va a pasar, porque lo sé.

Pero, sí, sí, me da mucho miedo.

A ver... Te cuento.

Es un camaleón de Meller.

Y es muy viejecito.

Tiene 13 años.

-"Estoy mayor, tengo la cadera hecha polvo".

-Come grillos muertos, ya no mastica bien.

Como quien no tiene dientes y toma papillas,

pues a él igual; los grillos, muertos.

La manita abierta. No te preocupes, que no hace nada.

Es una lengua suave. No tiene ni dientes,

no puede ni masticar. (CAMALEÓN) "¡Trae 'pacá'!".

("SABOREA")

-¡Ay, qué bonito! -¿Has visto?

-Es una maravilla. -Qué bonito.

Sí, sí, me ha gustado muchísimo.

Armando, ¿quieres dárselo? Que se lo dé ella.

"Que se lo dé ella", dice. Armando no quiere. (RÍE)

Ay, yo no sé si darle...

Ay, que a mí me da cosa...

Que vayan los hombres primero.

Uy, uy, uy. "¿No ves que estoy mayor?

¡Dejadme en paz!".

No quiero. "Yo me piro".

¡No, no, no! -Una vez, así.

Yo lo toco así, un poco, y ya está. Vale.

(CAMALEÓN) "¿Qué le pasa a esta loca?".

-Venga. (RÍE NERVIOSA)

Te lo tienes que poner en el hombro. Yo lo toco así, y ya está.

"Que estoy muy suave".

¡Ay, que me está mirando con su ojo retorcido!

¡Ay, que viene para acá!

"¡Cuidado!". (GRITA)

-Pero ¿tú que te crees?

¿Qué es venenoso? No...

¿Sabes que me estoy quedando con las ganas de...?

¿De tocarle?

Pero no me lo pongas muy encima, ¿vale?

Esto es único... Si no es nada.

Si le harías tú más daño a él, de verdad.

-Qué bonito -Es una preciosidad.

-Es una preciosidad

Sí...

La verdad es que sí.

-¡Ni niño! ¿Y lo bueno que es?

Bonito... Ay, qué bonito.

Es bueno.

Es que este me ha caído mejor.

Que lo has visto muy rugoso, muy viejecito.

¿Has visto? -Qué bonito.

Qué bonito. Ahora sí.

Prueba superada, ¿eh? Lo has logrado.

¡"Mamma mía"!

(PITÓN) "Venid, chicos, venid, dejaos llevar".

¿Se llama Yakarta?

Sí, como la isla.

Esta es mi niña.

-Ay, qué bonita.

-Levántala un poquito.

Ahí está.

(PITÓN) "¿Y a esta chica negrita qué le pasa?".

Hola, amiga.

(PITÓN) "Está muy tensa". Ay, voy a llorar.

¡Voy a llorar!

¡Socorro! (PITÓN) "Uy, le huele el alerón".

Es maravillosa, pero quítamela ya.

-Yo la toco, pero nada más. -¡Mira!

Armando, mira.

Mira qué miedo, mira -Ya, ya.

Me parece muy bien. Eres más valiente que yo, lo sé.

Eso no lo pongo en duda. -Mira.

Mira qué bien, se lo voy a mandar a mi hija. Ya verás.

Dile que estás hecha una dominadora de culebras.

Dile: "¡Soy lo máximo ya aquí!". Es que esto es poco a poco.

Bueno, le he cogido más cariño.

Ya te estoy viendo... La amiga de los animales.

María, la amiga de los animales. -Me encantan.

-¿Vamos a ver arañas? -Ay, eso ya no.

Las tengo mucho miedo. -Vamos a por las arañas.

-(RESOPLA) No me picará, ¿eh?

-No. Muerden.

No, bueno... (RÍE) Muerden... -No te preocupes.

(ARMANDO) Como te muerda, verás.

Tú te le tienes más miedo.

De verdad, ¡cómo es este Armando!

(ARAÑA) "¡Ay, ay, ay! ¿Dónde vamos? ¿Dónde vamos?".

No te va a hacer nada. Ay, María...

-"Abre bien esa mano".

Qué valor. -Es una experiencia única.

Qué valor tienes, María. -Qué bonita.

Qué bonita, qué bonita...

¿Qué se siente, María?

Se siente suave... (ARAÑA) "Ya sé que estoy suave".

-Qué bonita. Ole, ole y ole...

las mujeres valientes.

Esto que tú estás haciendo... Pocos lo hacen.

Muy pocos lo hacen.

-Mira qué bonita. -"Tú sí que eres bonita, María".

-No, que no te pasa nada, te lo digo yo.

No me quiere. -Se quiere venir conmigo.

No me quiere. No me quiere. No hagas movimientos bruscos.

-También eres valiente.

-Que sube, que sube,

-Te estás preparando para la vida moderna.

(ARAÑA) "Esto se me hace cuesta arriba".

-¿A que es suave? Bueno, aquí...

La verdad es que sí.

¿A que es suave? La verdad...

Es preciosa. Es que, María, hija mía,

gracias a ti lo que estoy haciendo y lo que estoy superando.

Pues muchísimas gracias, hemos aprendido un montón.

Sí, la verdad.

-No, no, me cuentes, por favor.

Hemos tocado todos las serpientes

y de todo. ¿Quieres verlo?

-¡No, no, no! ¿En la foto tampoco?No, no, no.

Nada, nada, nada. No, por favor, respetadme.

Pero ¿quién te iba a decir? Todos nos hemos puesto...

¿Te sorprende o no te sorprende? Muchísimo.

De Ramiro, muchísimo. Hasta una tarántula.

Esa no me da miedo.

¿La tarántula no te da miedo? No, ningún tipo de bicho.

Bueno, ya lo sabes. A ti no tengo que decírtelo.

Ya, pero, hija, te has quedado preocupada.

Que no queremos que te quedes preocupada.

No, no, no. ¿Sabes?No, no.

Tú tranquila. Sí, no estoy preocupada.

Después de esta experiencia,

¿qué os parece si ahora nos hacemos una de "Pretty Woman"?

¡Bien! (RÍE)

¿Qué dices, María? Bien, bien, muy bien.

¿Sí? ¿Un poquito de cambio de look?

Sí, claro. Pues venga.

Vamos a ver qué tienen preparado

y cómo hay que vestir para salir en Benidorm "la nuit".

-Eso es.

Chicas, este es nuestro momento.

Iremos a un sitio que me han dicho que está muy de moda.Bien.

Creo que nos va a ayudar aquí

la estilista, fantástica, que lleva esta tienda, Mayte.

Hola, ¿qué tal? Hola.

Buenas tardes. Hola, ¿cómo estáis?

A ver si nos puedes hacer un cambio de look chulo.

Claro que sí.

¿Tú cómo las ves a ellas? Las veo muy dispuestas,

eso es lo principal, ¿vale? Sí.

En Benidorm, por la noche tiene que irse...

Es sinónimo de brillo.

Entonces, cambiaremos estos looks, que son más "casual",

por algo más brillante

y quizá más ceñido. -Uy.

-¿Qué te parece?

-Bueno, a mí me encanta.

-Es que incluso con un pantalón negro.

Ese tiene escote, ¿no?

Es más escotadito. Es un escote que le queda bien.

Tiene un buen cuello. Eso, entonces, hay que lucirlo.

¿Te has puesto alguna chaqueta roquera?

-No, nunca. -Venga, va. Vamos a ver.

A ver esa actitud roquera.

(RÍEN)

-Ay, madre.

(RÍE) Es que no me veo.

Un pantalón color vino, con este top y la chaqueta y un zapato bien alto.

-Vale. Pero ¿muy alto?

¿Sabes qué pasa? Tiene un estampado que me da un poquito de...

Ah, claro, que justamente...

¡Parece mentira! -¿Qué?

-No, vale...

Que no, que no lo podemos poner. -¿Por qué?

Tiene un estampado que no lo quiero ni mencionar.

Que no le gusta el mundo reptil.

Vale. Bueno, pues quitamos el reptil

y pasamos a otro. Será por estampados...

(Música)

Bueno, Armando. Buenas.

Vas a ver un cambio de look en María...

Sé que María te gusta de todas las maneras,

pero espero que ahora te guste aún más.

Esperemos que así sea.

Bueno, ¿qué te parece?

Ah, superguapa. Muy bien, muy bien.

Muy bien, superguapa. -¿Has visto? ¿O no?

-¡Hombre! Mírate tú, María.

Todavía no te has visto.

¿Eh? Muy bien, muy bien.

¿Eh, chica? ¿Cómo estás? -Bien.

Le han puesto una chaqueta negra muy original.

Está hecha una chavala. ¡Jolín!

-De 20 años. -Ha quedado muy guapa.

¿Y de escote? Igual mucho, ¿no? Eso iba a decir.

El escote..., ¿te gusta menos? Lo han puesto al final...

Está bien. No, tiene bien escote.

Debe lucirlo, lo tiene guapo.

Tiene que lucirlo.

-Gracias. -A ti.

¡Ay, Dios!

(TODOS RÍEN)

Lo que yo decía... Al final, ¿ves? ¿Qué te parece?

¿Le das el visto bueno?

-Por supuesto. -Está monísima. Está monísima.

Estás divina, Isabel, ¿eh, hija? Es que con este material...

Desde luego.

-¡Guapísima! -¡Oh!

¡Bien!

Prueba superada.

Pero esto debe continuar,

todavía quizás pueda estar aún mejor.

Te vas a poner esto, verás. El tema de aquí...

es que necesitas una chaqueta negra.

¡Menudo recibimiento! Es que no os merecéis menos.

¡Guau!

Había que recibiros así,

queríamos que tuvierais una noche un poco especial.

¡Qué bonito! ¡Ay, qué bien! ¡Precioso!

¿Será aquí?

Esto está cerrado, ¿no?

Pues tiene pinta de que está cerrado.

Qué raro, ¿no?

A lo mejor nos hemos equivocado.

Qué raro, ¿no? ¡Uy!

¡Eh!

(MARÍA) ¡Ah, qué mala eres! ¡Estaba!

¡Qué mala eres! ¡Era una trampa, claro!

No sé si os habéis dado cuenta, pero es un platillo volante.Sí.

A partir de esta puerta, puede pasar cualquier cosa.

(Música)

(ARMANDO) Ha sido un placer para mí venir aquí.

He visto una gente bastante agradable.

Ha sido algo especial para mí, sin lugar a dudas.

(MARÍA) Pues me he sentido como una reina.

¡La primera vez que viene a una discoteca!

(Suena Maluma, "Felices los cuatro")

Mi experiencia en este primer viaje con el Imserso, fantástica,

hay muchísimas cosas que hacer.

No por que se sea más joven o más mayor...,

lo puede hacer cualquiera.

Hay que ver.

Estas tribus nunca dejarán de sorprenderme.

Hemos llegado al final del programa,

y debo confesaros que lo comencé con ciertos prejuicios,

por aquello de que los planes de la tercera edad en Benidorm

no valían la pena, pero ¡qué error!

¡Qué bien se lo pasan!

Y otro prejuicio más roto:

pensé que no se serían capaces de adaptarse

a los planes de los "jóvenes"...

Lo han hecho mejor que nadie,

demostrando que los prejuicios solo están para romperlos.

Os esperamos en el próximo programa con nuevas aventuras,

nuevas tribus, más diversión.

¡Adiós!

¡Una de rabas!

(RÍE)

Me has hecho ir muy lejos... (ASUSTADA) ¡Ah!

-No te preocupes. -No me pasa nada, hija.

¿Te estás riendo de mi cabezón? Esto es lo más grande que tengo.

(RÍE)

Tribus viajeras - Las chicas de oro en Benidorm

20 jul 2018

Los últimos 14 programas de Tribus viajeras

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios