Trabajo temporal La 1

Trabajo temporal

Lunes a las 23.40 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3913818
Para todos los públicos Trabajo temporal - Vicky Martín Berrocal y Carolina Cerezuela - ver ahora
Transcripción completa

Bienvenidos a Trabajo Temporal. Hoy Vicky Martín Berrocal

pasará un duro día como ganadera

de cerdos ibéricos. -Vamos a hacer una prueba

con los cochinos. -¿Los cochinos?

-Sí. -Deberá familiarizarse

con las costumbres de los trabajadores de la Dehesa.

(Grito)

-Ay Dios mío Antonio de mi alma.

-Tendrá que superar sus miedos y emplearse a fondo

para contentar a sus jefes.

-Se van. -Señor del Gran Poder.

-Tratará de aprender rápidamente todo lo relacionado con el mundo

porcino. -Antonio, te ayudo lo que tú

quieras, pero eso es un buey. -Conocerá las dificultades

en el proceso de elaboración de embutidos.

-Ya no va también, claro que algo tenía que fallar.

-Y se convertirá en dependienta de carnicería y charcutería

para atender a la exigente clientela.

-En filetitos. -¿No querrá usted otra cosa?

-Por su parte Carolina Cerezuela será alumna por un día

de la Escuela Nacional de policía de Ávila.

-Hola. -Vamos a integrarla

en una sección nuestra de policías alumnos.

-Tendrá que obedecer y acatar las órdenes de sus profesores.

-Ya ¿pero si el ladrón no te coloca las manos?

-Haga usted lo que le digo yo. -Vale.

-Deberá aprender el funcionamiento de las armas

de fuego. -Creo que no.

(Disparos)

-No voy ni a acercarme.

-Se pondrán a prueba sus capacidades

como conductora en situaciones de riesgo.

-Hemos derrapado un poquito.

-Un poquito. -Y vivirá en primera persona

una persecución policial que la hará vivir al límite.

-¡Alto policía deténgase!

Vicky Martín Berrocal, diseñadora,

actriz y presentadora. La sevillana demuestra día

a día su talento y energía en todas las facetas

en las que desarrolla su trabajo. Como diseñadora,

su moda flamenca es de referencia mundial,

vistiendo estrellas de la talla de Uma Thurman.

Pero hoy, muy lejos de sus quehaceres diarios,

tendrá que emplearse a fondo en una Dehesa de cerdos

ibéricos en el pueblo hispalense de Constantina.

Carolina Cerezuela, actriz

y presentadora valenciana ha trabajado

en las series televisivas de mayor éxito y como modelo

para las marcas más prestigiosas.

Actualmente compagina la interpretación con su nueva

faceta como cantante. Hoy deberá emplearse a fondo

para sacar buena nota en una de las academias

más severas y exigentes de nuestro país,

la Escuela Nacional de policía de Ávila.

-Pero vamos a ver, buenos días.

-Buenos días. Yo no te conozco a ti.

-Ni yo a usted, pero vamos a ver ¿qué hago yo aquí?

-Esto es una Dehesa. -A mí me han soltado aquí.

-Yo soy Capellán y fuimos a la oficina de empleo a buscar

una persona. -Trabajo Temporal.

¿Y me han cogido a mí? -Le vamos a hacer una prueba

con los cochinos. -¿Los cochinos?

-Sí pero con esa ropa que tienes hija mía.

-No vengo yo muy desacertada. -Vienes muy guapa.

-Yo no sabía dónde venía pero... -Para el trabajo que vamos

a hacer no. -¿Así no se puede entrar?

-Si quieres entramos pero creo que es mejor que te pongas...

esta ropita. -¿Pero yo que tengo que hacer?

Porque yo creía que venía... me he pintado hasta los labios.

-Eso no importa. -A los cochinos no le importa.

Lo mismo me ven... -A lo mejor te ven muy guapa.

-Claro. ¿Y ahora qué hago yo?

-Cámbiate y ahora te decimos lo que tienes que hacer.

-Pero así, de buena mañana. -Claro que llegamos tarde.

-A las 07:30. -Claro.

-A estas horas son horas.

-Vamos. -Ahí me voy, te puedo sorprender

Antonio. -Vamos a ver.

-Carolina, buenos días.

-Qué tal. Buenos días.

-Bienvenida a la Escuela Nacional de policía.

-Fenomenal.

-En el día de hoy vamos a integrarla en una sección

de policías alumnos para que conozca

en primera persona la formación que reciben

los policías en este país. -Bueno pues encantada.

De estar aquí con vosotros. -Encantados nosotros.

Si le parece entramos dentro, nos cambiamos de ropa

porque la primera jornada que tenemos es educación física

y el calendario luego no perdona. -Vale.

-¿Me acompaña? Vamos.

-Ea, ya estoy aquí. -Anda que te sienta malamente

la vestimenta. -Voy arregladita, pero usted

va de punta en blanco para darle de comer a los cerdos.

-Voy regular. -Pero Capellán explíqueme.

-Estos cochinos son de montarera,

ahora les hecho de comer para controlarlos.

Ahora tenemos que ver si comen o no por si hay alguno

malo, contarlos, y después vamos a cargarlos...

-¿Todo eso voy a hacer yo? -Todo eso.

-¿Dónde está el saco? -Aquí tienes el saco.

-¿Esto que se carga al hombro? -Ahí.

Y ve haciendo un cordoncito. -Le he dicho que se va

a sorprender. ¿Un cordón? Pero de allí

para acá o de aquí para allá. No, no me ayude.

-De ahí para allá, ve echando. -Yo puedo con esto.

¿Así? -Más, para adelante.

Antonio hemos echado el maíz

y ya tengo que funcionar, porque soy muy nerviosa y me entran

los nervios ¿qué hago ahora? -Tranquila, ahora vamos a llamar

a los cochinos, para que vengan a comer.

Vienen todos, los contamos. -¿Pero como los llamamos?

(Grito)

Espera, espera.

(Grito)

-¿Así?

-Ya se sienten algunos. -No me han salido muy bien.

-Saben que es de una mujer guapa.

-Lo he hecho fatal. -Hazlo otra vez.

-Usted.

(Grito)

(Grito)

-Ay Dios mío Antonio de mi alma. -No pasa nada, no te preocupes

porque viven casi todos en fila india por los alcornoques.

-Pero que vienen todos de golpe. -Que no.

(Grito)

¿Y cuando se coman todo

el maíz vendrán a por nosotros? -Cuando se comen el maíz

empiezan con nosotros. -Como huele aquí.

-A cochino. Huele muy mal pero después

están muy buenos. -Son como enormes.

¡Madre! ¡Antonio! -No pasa nada tranquila.

-Echa más maíz no vaya a ser que nos coman.

-No nos comen.

-Ahora ya se lo comen ¿qué hacemos con ellos?

-Después nos vamos montados en el camión lo que nos vamos

a llevar y otros se quedan aquí. Toca Vicky si quieres que

no pasa nada. -Déjate de rollos Antonio.

-No pasa nada, son muy buena gente.

(Grito)

-Son muy buena gente.

Vente conmigo. -Que viene uno por detrás

Antonio. -No hacen nada.

No te preocupes que éstos son nobles.

Cuando se acabe el maíz tenemos que cuidarnos

no sea que nos metan mano. -Dame otro saco.

Pero hay muchos, ¿cuántos tienes? Haber 80 más o menos.

O 100. No sé si echarles más maíz.

¿Le hecho más? -Yo tengo que ver cómo lo haces.

-Pero mira chiquillo, a mí no me ayudes.

-Esta mujer viene dispuesta a quedarse con nosotros.

-Aquí está. ¿Le doy más?

-Échales. -A trabajar.

A mí no me va a faltar. -No, creo que te quedas aquí.

-Venir para acá que no puedo hacer la lista esta.

No te digo nada, creo que huyen de mí.

Que se matan entre ellos. -No pasa nada, eso es porque

están de elecciones. Se pelean algunos.

-Buenos días chicos, se nos acaba de incorporar

una alumna nueva. -Hola.

-(TODOS) Hola. -Ha llegado un poco tarde

entonces Carolina hemos empezado la clase ya,

en esta apreciación cualitativa que también tenemos

en la valoración de la condición física ha aportado

usted una parte importante. Y es que por favor no me llegue

tarde más días. -Pues empiezo mal.

-No.

-Bien, bien.

Carolina ya llevamos algunas clases aquí trabajadas un poco,

para coger técnica de carrera. Ahí tenemos que trabajar

un poquito. La técnica de carrera ahora

tampoco es demasiado precisa. Yo creo que estamos medio

en forma para empezar ese 200 que vamos a iniciar.

¿Vale? Trotando despacito y hacemos un 200.

No quiero que lo hagan fuerte, como máximo a 80%.

Carolina quiere decirse que cada uno lo que pueda,

su 80% es particular de cada uno.

-Julio, yo estoy acostumbrada a las carreras cortas.

Corro detrás de niños de tres y dos años.

Les sigo siempre. Esto ya...

-Dentro de unos años ya no los pillas.

Punto número dos. Nosotros hoy estamos haciendo

un entrenamiento fraccionado pero distancias largas,

porque lo que pretendemos como bien sabes es una prueba

que se hace en el mes de diciembre, la prueba

de resistencia son 1500. Como somos policías vamos

a endurecer, al suelo y fondo. Apoya rodilla, que no tenga

suficiente fuerza para esto. Preparados ya.

-(TODOS) uno, dos, tres, cuatro,

cinco, seis, siete, ocho, nueve, diez.

-Vale. Estupendo.

Darte la bienvenida a este grupo. -En lugar de la bienvenida

si me das un café, me va a venir mejor.

-No, no.

-Bueno Antonio ¿ahora qué hacemos?

-Vamos a coger la manta pero no la del Rocío.

-Usted nada, la manta la cojo yo.

#Coge la manta y viene andando. #Que yo no vengo de rico,

#te presté lo que tenía.# -Vámonos niño, olé la niña.

Ahora vendrá Álvaro y Cañizares que nos van a ayudar, a coger

cochinos para cargarlos y llevarlos a otra finca.

-¿Qué tenemos que coger cochinos?

-No hombre no, deja la manta, ahora te explico yo.

-¿Con una manta los coge? -Claro, si tienen frío

los abrigamos un poco.

Que me gusta a mí este momento.

Esta manta es... -Ahora se agarran ellos al medio,

cogemos tres o cuatro cochinos, y los vamos cargando el camión.

-Yo tengo que hacer así. -Allí se pone Cañizares contigo.

Vamos. -Que sepas que esto es

un muro de hormigón. -Yo creía que la manta

era para ponerla en el suelo. -No, esta no es la del Rocío,

esa es para acostarte. -Vámonos.

-Vamos a ver, ahora qué.

-Al suelo si no ven el hueco por debajo.

-Que se van si no. Mira que se van.

-El muro de hormigón. Si no ven hueco, no se van.

-Vale, no pueden ver hueco por aquí.

Con la luz es donde se van. -Ven el agujero.

-Vale, vale. ¿Cuántos caben en el camión?

-Según, si son chicos 300. -¿Y no me puedo subir yo?

-Sí. -¿Pero con los cerdos,

con los cochinos? -Que sí.

-Cuidado que se van. -Ese es capaz de tirarse.

-¡Señor del Gran Poder!

-Háblales despacito.

-Sobre todo grave, las voces agudas les molesta mucho.

-Pues nada, vamos otra vez.

-¿Metemos más? -Claro, que vamos a hacer

Antonio. -Le has cogido gusto a esto.

(Voz grave)

-No pueden ver la luz. Antonio me está gustando esto.

-Estás disfrutando. -Por fuera o por dentro.

-Por fuera, que aquí ya hay muchos.

Hay que hablarles suave.

(Voz grave)

-¿A dónde vamos a ir con ellos? -Llevarles a la bellota,

que se harten de bellotas. -Después de comerse

todo eso vamos a la bellota, yo pensaba que yo comía.

-A ver Antonio ¿que toca ahora?

-Te vas en el camión, te voy a llevar a otra finca

para que coman bellotas sino aquí hay mucho

cochino y los jamones no saben lo bien que tienen que salir.

-Pues entonces nada, me voy. -Te montas en el camión

y te vas con él. -¿Y usted no viene?

-Yo voy en el coche detrás.

-En la primera clase decimos que no podemos llevar ningún

tipo de abalorio en clases. Ni pulseras, anillos y tal.

Por ser el primer día se perdona. -Vale.

-Si sigues aquí con nosotros que lo sepas.

Para la próxima vez. -Me está gustando.

Es duro. Yo les decía, esto está muy bien,

la preparación física es maravillosa pero en el día

a día cuando tienes que entrar en acción no te da tiempo

para calentar o ponerse en posición de defensa.

-Efectivamente. Tienes razón.

Trabajaremos con estrés lo que dices tú, arrancar de cero

a 100. Pero no podemos permitir

que nos lleguen lesionados al final del curso.

-Ya. Sobre todo que no me lesione

yo hoy. Que mañana tengo que seguir.

-Vale. Acérquense.

Caballero. Él guarda las manos.

No está fijo. Guarda las manos.

Y cuando quiera, saca y atrás. No me puedo quedar aquí.

¿De acuerdo? No me quedo aquí,

me golpearía. Despacito.

Uno, dos, tres. Y atrás.

Vamos a meternos

ya en una situación. Estamos identificando

a la señorita. No sabemos cómo se va

a dar la intervención. Le pedimos su documentación,

y puede ser que la intervención acabe bien.

En este caso hay una mala reacción por parte

de la interpelada. La reacción va a ser

que nos va a tirar. Un toque a la cabeza.

¿De acuerdo?

Muy bien. Entonces ¿qué vamos a hacer?

Vamos a neutralizar el ataque, lo más importantes

es neutralizarlo porque si no se ha acabado

la intervención para nosotros. Neutralizamos y me coloco

las manos para hacer la respuesta.

Primero no nos acercamos demasiado.

Arriba las manos. Estamos ahí.

Ella en esta posición yo estaría en alerta a una distancia.

Para trabajar entrenar vamos a suponer que no las tiene ahí.

Cuando ella crea oportuno tira un directo.

Nos parapetamos detrás de nuestros antebrazos.

Y ahora me coloco las manos, antes Carolina.

Ahí. Esta ahí y esta ahí.

Uno, dos y tres.

¿De acuerdo? Coloca las manos como antes.

Ella empieza la intervención cuando el compañero quiera.

Tira. Nos ha pillado.

Se acabó. No.

Tenemos que estar atentos. Coloque las manos, una, dos

y tres. Tirar y colocar las manos.

-¿Pero si el ladrón no te coloca las manos?

-Hace lo que le digo yo ahora. Colocar las manos ahí.

Tira y ahí. Tenemos que trabajar

con casuística, trataremos de abordar

la máxima casuística posible. Pero tenemos que ir poco a poco.

Y si...lleva un kalashnikov...

no nos acercamos. De acuerdo.

-Es un trabajo duro. Trabajar en el campo...

yo lo he vivido siempre, nada parecido, pero es duro.

¿A qué hora empezáis a las siete como hoy?

-Cuando amanece y muchos días como haya una complicación

hasta que oscurece. Porque se pone un animal malo,

se pone enfermo, porque rompen una cerca y hay que arreglarlo

para que no se pase a la del vecino.

-Después no se aprecian esas cosas.

-Claro que no. -Cuando uno se está comiendo

el jamón... no se acuerda

de todo lo que viene detrás. Vaya tela.

Y nos vamos ahora a soltarlos por ahí para que coman.

-A otra cerca. -Bellotas.

-Bellotitas.

-Me vas a dar la vara ¿no? La vara como si no me hubiera

dado la vara todo el día. -Vamos a ver si te podemos

colocar. Haz méritos.

Vamos a dejar caer unas pocas de bellotas.

Con méritos dice, ¿tú has visto? -Le tienes que dar así,

y caen las bellotas. Yo lo hacía con las aceitunas.

Chiquillo, esto te rompe la cabeza.

Échate para allá. -Estamos asegurados,

no te preocupes. Ahora vamos a bajar

los cochinos. -¿Tienen que tener mucha

bellota? ¿Lo hago bien o no?

-Estupendamente. Venga dale.

-No me caen bellotas. -Si están cayendo.

-Ven para acá. -Voy

¿Pero por fuera o me monto dentro?

-Por dentro, que es más romántico.

-¿Qué? -Por dentro es más romántico.

-¿Y cómo salen? -Tú te pones en un lado

y voy sacando yo por el otro. -A ver, venga vamos.

-Vámonos que nos van. Si te ven ahí no salen.

Te pones aquí. -¿Si me ven no salen?

Ellos tienen luz. No me dijiste que tenemos

que tapar. -Y la gente que le molesta.

-Vámonos. -Cuidado.

-Segunda planta. -Cuidado.

Vámonos chulo. Venga, no seas tonto.

Vamos hombre. Cuidado.

(Voz grave)

-Espérate que abra, y luego

le das para que salgan. Despacito.

Este ha visto la luz. -Se ha escapado.

-Ha visto la luz. -Dame una manta.

-En el campo ya no hace falta manta.

-Pero se va para allá y se nos va.

-Si es muy grande esta finca. -Me da miedo perderlo.

Ay Dios mío de mi vida. Si al final este hombre

no me contrata. -Venga otra vez.

-Madre de mi vida. -Con ese ten cuidado, además

tienen unos colmillos así.

Ten cuidadito. Fuera que este es grande.

Mira los colmillos que tiene. -O sea...yo te ayudo

todo lo que tú quieras, pero eso es un buey.

(Voz grave)

-Los colmillos que tienes.

-Colmillos no. -Vamos chulo.

-Vicky esto hemos terminado ya.

-Que vamos a terminar chiquillo. -Ahora vamos a ir a la fábrica.

-Ahora le estoy cogiendo arte a eso.

-Como estamos viendo que te vas a quedar contratada,

ahora vamos a ir al choricito, a ver cómo se da eso.

-¿Ahora? ¿Chorizo? Vamos.

¿Me tengo que cambiar o voy con el mono?

-Tú estás guapa de todas maneras, pero creo que para

ir allí te tienes que poner otra ropita.

-Pues nada, lo que tú me digas.

-¿Estamos todos? Carolina, piensa que es

la primera vez que vas a disparar con un arma.

Estás a lo mejor algo nerviosa, luego te pondrás más nerviosa

todavía. La ansiedad de los primeros

disparos. Para intentar relajarte cuando

bajes el arma abajo con el dedo fuera del disparador y procurar

nunca apuntar a los pies. Sino dejar el arma

apuntada 45, delante de la mesa.

Ahí estaría bien. Cuando bajas abajo sacas

el dedo del disparador y te relajas.

Metemos aire en la cavidad abdominal y sueltas despacio.

Las veces que haga falta para que el cuerpo vuelva estar

otra vez en condiciones óptimas para hacer un buen disparo.

La ansiedad no te la vas a quitar porque es imposible.

Los primeros disparos siempre nos ponen un poco nerviosos.

¿De acuerdo? Somos capaces de intentar al menos controlar.

Aprovecha los intervalos entre disparos para intentar devolver

el cuerpo a la normalidad. -Yo creo que no voy

ni acercarme. -Concentrarse es muy importante

porque a veces, sobre todo al principio, los tiradores noveles

miramos el blanco pero no nos damos cuenta

de la posición de la pistola. Y lo que tienes que tener

en cuenta es si el disparo quieres que vaya a un sitio

el arma tiene que estar en la línea de la vista.

Por eso te decía antes lo de trazar esa línea imaginaria

que uno el ojo, el alza, el punto de mira y al fondo

el objetivo, el blanco. ¿De acuerdo?

A la vez que presionamos el disparador no olvidar

de que el arma esté bien dirigida -Claro.

-Si nos concentramos en el disparo pero olvidamos

el arma, el disparo no va a ir bien.

¿De acuerdo? -Vale.

(Disparos)

-Carolina ya has podido

ver lo que es formar parte de la línea de tiro

de la Policía Nacional. Ahora sintiéndolo mucho no vas

a poder seguir adelante y que realices disparos

con fuego real, porque tienes que entender

que es la primera vez que tomas contacto con un arma corta.

Ellos llevan unas cuantas clases, por razones de seguridad

no creo que sea lo más conveniente.

-Pero uno, ya que estoy aquí, me dejáis en la parte más...

-Que lo comprendas, de verdad lo siento.

Tiene que ser así. -Lo entiendo, hubiera preferido

seguir un poco más adelante. -No cabe duda

de que es así pero tienes que entendernos a nosotros.

Ha sido un placer. -El placer ha sido mío.

-No obstante puedes seguir a mi lado detrás de la línea

de tiro para que veas como los compañeros

que te han acompañado durante esta sesión,

ejecutan los disparos con fuego real.

-Me quedo contigo. Vale. Hecho.

A continuación Vicky Martín Berrocal

saldrá de las dificultades en la elaboración del chorizo.

-¿Qué estás haciendo? -¿Cómo que qué estoy haciendo?

Y deberá contentar a la exigente clientela de la carnicería

de la fábrica. -A ver usted qué opina

¿está finito? -Yo lo parto más chico,

¿no ves que no tengo dientes? Por su parte Carolina Cerezuela

pondrá a prueba su capacidad como conductora en situación

de riesgo. -Imagino que alguna vez alguien

habrá tirado todos los conos ¿no?

-Y vivirá la tensión

de una persecución policial en primera persona.

-Madre mía. -Ahora vas a ir picando

esta carne ahí. A ver cómo te las apañas,

te voy a dejar medianamente sola.

-Yo tengo que tirar la carne por ahí.

-La vas echando por ahí.

-¿Por ahí, no se mete por ahí dentro?

-Por aquí. -Venga, empezamos.

-Dale ahí, a ver cómo se te da eso.

-Y esto seguramente para que es.

-Cuando se atasca la máquina. -Hago así.

Que me gusta a mí aprender. A mí no se me ha atascado nada,

pero yo he aprendido que esto es para darle a la carne.

-Rebaña un poco con los dedos.

Vale. Ya está.

Eso está acabado. Ahora coges la caja y la traes

a la máquina esta. La vuelcas en la máquina.

-¿La hecho aquí? -Sí.

-No te vayas a creer,

que nos los comemos muy fácil pero esto tiene una historia.

-Ahora le echamos su aliño.

Pimentón.

-¿Cuánto? -Échale y yo te voy diciendo.

-Media bandeja sin miedo. Échale sin miedo.

-Pimentón de la Vera, bueno. Buenísimo.

-Un poco más. Ahí está.

Ahora echamos un poco de ajo. Media bandeja.

-¿Esto es ajo? -Ajo natural picado.

Los picamos en la máquina también.

Y ajo natural. Aquí todo es natural.

-Como tiene que ser hombre. ¿Ya?

Esto está ya. -Puedes pararlo.

-Lo paro ¿y ahora qué? -Saca la masa de ahí.

Tenemos que hacer ahora los chorizos.

-Ya pero escúchame. -Ahora tienes que agacharte

un poco ahí y los sacas de la caja.

-Esto que es con guasa. -La novatada.

-Novatadilla. Esto no me pasa a mí más.

-Así es más cómodo. Bueno.

No sabes... esto huele que alimenta.

¿Me quito los guantes ya? -Quítate los guantes porque

el proceso que viene ahora es complicado con guantes.

-Voy. Fuera.

-Coge la caja que vamos al proceso de llenado.

-Hola que pasa mi alma. -María José.

-Aquí vengo María José. Ya me ha enseñado lo primero.

¿Ahora qué hago con esto? Encaja perfectamente.

Gorrito. -Gorrito.

-Te dejo con ella y sigo con lo mío.

-Pues nada hasta luego. Cuando lo tenga todo hecho

te lo enseño. -Lo primero que vamos a hacer

Vicky es llenar la máquina está. -Yo tengo que echar todo

esto aquí. Con las manos porque

me las he lavado. -Exactamente.

Echa la masa. Amasa para abajo.

-Con las manos. Limpias como...

-Para que no coja aire. -Lo tengo que...

como el blandiblub de pequeña.

Que yo recuerdo. -Ahora cerramos.

-Espera que le queda nada. Vale.

Cerramos. Se cierra.

-Se cierra. Cogemos lo que es la tripa.

Tripa natural de cerdo. ¿Ves?

-Yo no sé.

Uuhhh... -Ya no va tan bien.

Claro algo tenía que fallar. -Estaba todo en un camino

de rosas. Y el campo te ha gustado mucho.

Y ahora ¿qué tengo que hacer con eso también tengo

que cogerlo? Tienes que meter esto aquí

en el embudo.

No pasa nada.

Después cuando está curado está muy bueno.

-¿Hasta aquí? -Mucho más.

Todo lo que te de la tripa. Eso es así.

-La tripa. -Que no te haya dado

esta mañana con los cochinos. -No.

Olían un poco. ¿Cuantos metros tiene esto?.

Aquí ya no cabe. -Unos 10 m.

-Sigue esto ya no cabe más.

-Cabe bastante. -¿Crees que más?,

si ya está al tope ¿lo corto? -No, lo corta la máquina.

Coge así, y empuja estas dos palancas.

-¿Estas dos? -Ya.

Una vez que lo empujes... Para hacerlo bien sola.

-El hilo lo vas sujetando flojito. Una cosa así.

Y con las rodillas le das a esta palanca.

-¿A esta,con la rodilla? Chiquilla. Ya le he dado.

(Grito)

-¿Te ha picado?

-Claro que tiene que ir mucho menos.

(Grito)

(Risas)

-Algo me tenía que salir mal.

Las cosas cuando se hacen. -Hay que hacerlo otra vez luego,

porque como tú comprenderás... no vamos a vender esto.

-Cuando las cosas se quieren hacer muy bien, pues yo prefiero

ser así. Querer hacerlo muy bien,

equivocarme porque hay gente que ni lo hace.

-¿Ves?

Y ahora. -Deja.

Cojo cuerda, estiro aquí. -Sí.

Este dedo lo quitas, que te quede siempre un poco de relleno

para acá para que quede más prieto.

-¿Así? -Esta mano más retirada.

¿Lo ves?

-Buenos días.

Bienvenidos a la primera clase de conducción operativa policial.

Hoy, vamos a probar nuestras actitudes y aptitudes

en una herramienta fundamental, el vehículo policial.

El primer ejercicio de conducción operativa consiste en no derribar

conos. No derribar ningún obstáculo.

Y hacerlo en el menor tiempo posible.

Haciendo uso de los acústicos y luminosos.

Por lo tanto muy importantes que nuestra atención esté

siempre alerta. Siempre el vehículo

una herramienta que nos ayuda a desplazarnos y llegar al lugar

que nos condicionan, pero puede ser un arma mortal.

Es muy importante, ser conscientes de que es

como si fuera un traje que nos ponemos.

Los responsables somos nosotros.

El primer ejercicio para que lo veáis lo voy a realizar

yo el ejemplo, y Tomás les explica ahora

las penalizaciones.

Bien atentos. -Giramos a la izquierda ya.

Y nos ponemos en columna de a uno.

(Silbato)

-Como ven el ejercicio de habilidad

consiste en un eslalon de conos tenemos que colocarnos

el cinturón y llevar una buena posición de manos en el volante.

Y trabajar con seguridad el inicio y el fin.

Penalizaciones a tener en cuenta, no se permiten

derrapes. El vehículo tiene que ir

en una progresión normal sin dar tirones.

No se pueden derribar los conos. Lógicamente entendemos que cada

cono puede ser un obstáculo, un peatón, un niño, un peligro.

Luego hay que trabajar con seguridad esquivando

los conos sin derribarlos y a la vez

no se puede tocar el freno, no se puede pisar el freno,

durante el ejercicio. Tenemos que conjugar rapidez

y seguridad, no se derriban los conos, no se toca ni se pisa

el freno y tenemos que tener seguridad en el inicio

del ejercicio y en la finalización del mismo

sin derrapar.

¿Alguna duda ? Vamos a ir realizando ejercicio.

-Vamos con el tiempo muy justo.

Te montas con la primera de la línea con doña Carolina.

Cuando quiera se monta en el vehículo para qué una vez

visto el ejercicio desde fuera lo va a ver dentro cada uno

con el policía Tomás.

-Cinturón. -Imagino que alguna vez alguien

habrá tirado todos los conos ¿no? Vale.

-Ya. Cuando quiera.

(Sirenas)

¿Cuál es el final?

-Ya. He derrapado un poquito.

-Dejamos el vehículo en seguridad.

Freno.

-Muy bien.

-Cinturones. -Muy bien Carolina.

-Tengo que decir que en marcha atrás no veía por los espejos.

-Se ha regulado antes de iniciar la marcha atrás.

Bien Tomás. -Sí.

-La nota aproximada, porque tenemos que meter las tablas,

estás entre 6'5 y 7. -Bueno.

-Porque no has derribado ninguno de los elementos fijos

del día. Y puesto que tampoco

ha derrapado cuando ha llegado a la finalización del ejercicio.

Enhorabuena por el ejercicio aunque es la primera

que lo realiza. -Que bien ¿lo puedo hacer

otra vez, puedo subir nota? -Vamos a simular una detención

de un vehículo, de unos atracadores que acaban

de cometer un atraco y nosotros debemos de parar, detener

y proteger con la mayor seguridad posible,

las garantías para él y para nosotros.

Vamos a participar con estos alumnos

y que va a ser interesante. ¿Estamos preparados?

-Claro que sí. Me muero de ganas.

(Sirenas)

-Madre mía.

-Alto policía, deténgase.

(Sirenas)

(Disparos)

-Al suelo, póngase contra

el vehículo. Contra el vehículo.

(Sirenas)

-Muy bien Carolina, que tal

lo ha hecho Tomás. -Bien, bastante bien.

-Las pulsaciones tenemos que comprobarlas ahora.

Ver qué número de pulsaciones tenemos.

Cada intervención es distinta, lo único que podemos hacer

es adaptarnos a la situación y a las herramientas,

lo que nos da el Estado y que tenemos nosotros.

Te has dado cuenta que la situación es crítica.

-Adrenalina a tope. -Puede suceder cualquier cosa,

tenemos que ser conscientes de a qué nos enfrentamos

y prepararnos mentalmente, desde que empezamos

la intervención y la finalizamos en la calle.

Luego tiene su continuidad en comisaría.

Como están dando otros profesores, más materias

en cuanto a documentada, atestados.

La parte operativa bien, el arma la hemos visto bien.

El apunte bien. -Ha hablado por megafonía

y dado las instrucciones.

-Antonio este momento ya, es una cortina de jamón.

-Después de todo lo que hemos visto y hemos hecho hoy.

Este es el producto final. El producto estrella.

-El momento estrella de alegría buena.

En la mesa. ¿Y ahora qué hacemos con esto?

-Ahora lo vamos a poner guapo. -Descuelgo con la mano.

Cinta cogida. ¿Cuánto puede ser este jamón?

-Siete kilos por ahí.

-Siete kilos, pero me habían comentado que los jamones

son de 10 kilos y después se quedan en siete

cuando se secan. -Pierden el 30%.

-¿Qué hacemos una vez que descolgamos el jamón?

-Coges así. -¿Esto qué es?

-Un poco de aceite. Maquillaje.

Esto es mucho le tienes que dar por todo.

Y el jamón cuando sabemos que está listo,

porque me has dicho que hay dos años que esperar

¿por qué lo sabes? -Normalmente lo sabemos

por intuición. -Después de esto le tengo

que poner... -Espera ahora cala.

Son tres calas. Una es aquí.

Ahora huele.

-Jo como está esto. Es que...

huele muy bien. -Mejor sabrá.

-Yo no podría trabajar aquí. -Ahora haces otra cala aquí.

Entre el hueso y el jamón. Tienes que buscar el sitio.

¿Cómo está eso? -Yo no he olido un jamón

más bueno. -Ahora cálalo en el jarrete,

que es la mejor cala, debe oler mejor

que en ningún sitio. Esa zona siempre da mejor olor.

Ahora lo acabamos de poner para que salga a la venta.

-Esto se hace porque hay que hacerlo.

-Un jamón lo puedes ver muy bonito ahí, que haya tenido

un golpe o algo y se estropea. Le hacemos las tres calas,

es tranquilidad para que el cliente coma bien.

-Ahora ya le ponemos el etiquetado.

Al público para bajarlo. -Se pone con esto.

Se le hace aquí un agujero. -Vale.

-Y lo pones. -Lo meto aquí.

-Y ahora le ponemos la traba. Que tiene su arte.

No todo el mundo sabe hacerlo. -No me puedo fijar en esto.

Yo lo haría así. Y ahora aquí un nudo.

-No mira. Mucha gente hace esto con esto.

Y ahora ya no se descuelga en la vida.

-Ok. Y ahora lo cuelgo para la tienda.

O para mi casa. Porque después del trabajo

de hoy podrían darme un jamoncito...

-Pues que aproveche

compañeros. -Que aproveche.

Hay una cosa que me sorprende, además muchísimo, la cantidad

de veces que llegáis a saludarlos.

-Sí. -A lo mejor saludas una vez

y luego minuto y medio y le vuelves a saludar.

-Cuestión de educación. En un cuerpo jerarquizado

como éste es cuestión de educación y es fundamental.

Lo tenemos asimilado. -Además, si dejáis de hacerlo

os pueden llegar a quitar puntos -Primero te advierten,

si reincides en esa conducta es muy raro que pase.

Puede ocasionarse de un descuido.

Pero es muy raro que pase. Si la persona reincidiera puede

retraer puntos en su expediente. Pero es raro.

-Preguntaba antes que me resultaba muy curioso

de dónde proviene ese movimiento que hacéis,

porque además es un movimiento seco

con la mano, no es dejar la mano cae,

es algo muy metódico muy estudiado.

-Como si te quitas el sombrero delante de una persona, en lugar

de quitárselo es como una muestra de respeto.

-De ahí viene. Nos explicaron en clase

que este gesto venía de la edad media,

cuando los caballeros se alzaban la visera para saludar al rey,

para permanecer así, y eso ha evolucionado

hasta nuestra época, llevándose en los dedos

a la gorra. -¿Qué pasa cuando salís

de aquí? -Lo primero unas prácticas.

Estamos nueve meses de prácticas,

pasados esos nueve meses de prácticas.

-¿Nueve meses donde? -Donde nos manden,

donde más o menos cuadre. A lo mejor yo que

soy de Valladolid... -¿No sabéis destino?

-No se sabe. Después de eso, de las prácticas

vendrá el destino. -Imagínate ¿de dónde

eres perdona? -De Valladolid.

-Imagínate que eres de más lejos, de Sevilla, tu mujer

está en Sevilla esperando que hagas esta formación

hasta junio. Cuando tú termines en junio

ella sigue sin saber cuál va a ser tú destino final.

-Efectivamente, sí. Y nosotros tampoco lo sabemos.

Es un poco así. Con lo que jugamos.

-Entonces... -Cuando te metes en este trabajo

ya sabes a lo que te dedicas o te vas a dedicar.

Si sabes que estás aquí a lo que estás.

Sabes que al final, te debes en este caso a la sociedad,

y a nosotros nos mandan donde nos tengan que mandar.

Donde las necesidades del servicio lo requieran.

Hay muchas plantillas, mucha gente, muchos funcionarios

y al final nos tienen que distribuir donde nos necesiten.

-No estáis mal aquí y esto está muy rico.

-Parecido como en Astorga.

-María Jesús. -Venga, que te toca ahora

despachar. -Aquí me han traído.

Lo he hecho todo, el campo, el chorizo, todo.

Al cielo con ella. Todo.

-Ahora a despachar.

-Que pasa buenas tardes. Yo estoy asustada.

Que yo no lo he hecho nunca. -No te preocupes que estás

con muy buena clientela. -Esto como va con tique.

-Sin tique, la primera ella es.

-Dígame usted. -Jamón.

-¿Cuánto? -Lo que tú quieras.

-Tú corta jamón. -Perdona que yo no corto

mal el jamón. Está un poco gordo,

me coge muy nueva. Espérate.

Verdad que no lo hago muy mal.

-Aquí lo importante es darle a todas lo que quieren.

-No lo hago muy mal. -Qué va.

-Está regular. -Las clientas siempre tienen

razón. -¿Usted qué opina está bonito

o no? -Lo tienes que partir más chicos

no ves que no tengo dientes. -Ay Madre de Dios.

-Después lo cortas.. -No perdona, mira

que se transparenta el cuchillo. Vamos a ver María Jesús cuando

una corta jamón se tiene que transparentar el cuchillo.

-Te está saliendo estupendamente.

-Vamos a ver. No está nada mal.

-Que bien. -¿Cuánto ha pedido 100?

¿Más o menos cuántas láminas de esta?

-Ahí va.

-Voy a pesar ya. Estoy cumbre.

-3,58.

-Qué barato. Para dos tortillas tengo.

-Vamos a ver. 3.58. La siguiente.

-Yo quiero esa media pechuga en filetitos.

-¿No querrá usted otra cosa en vez de ponerme

a cortar filetes? -Dámela entera, no pasa nada.

-No, yo te la corto el filete pero tengo que cogerla.

-Dale esta mejor. Le quitas el ala.

Y se la das así, ella la regla. -Ya la arreglo yo.

-Ten cuidado no te vayas a cortar.

-Así. -Le quitas el ala.

Y ahora la pesas. -La peso.

-4,50.

-Así, lo tiran así. -4,50.

-¿Por qué sabes que es 4,5? -Porque es lo que vale.

-3,29.

-Muy bien. -¿Has pagado?

-No, ahora te paga. Luego me paga ella a mí.

-Tiene una cuentecita. Yo tengo una cuenta donde vivo,

voy y apunto. Y cuando puedo pago.

-Claro que sí. -Me das filetitos de lomo.

-Hija de mi vida. -Medio kilo de filete de lomo.

-Vamos a coger el lomo. -La seguridad

es la más importante en estas cosas.

No te vayas a cortar. Así es como le gustan

a su marido. Su marido los quiere finitos.

-Ahora ya segura. -Ahora ya no pasa nada.

Voy más cómoda. Estaba sufriendo por mí.

Creo que con esto mira como es la bandeja.

2,93. Pero si quieres dejar propina

también se agradece.

(Risas)

-Yo creo que ya has hecho la prueba.

-¿Ya? -Tu cometido aquí ha terminado.

-Mi cometido desde las siete de la mañana.

Una cosa, mientras que la clientela

está esperando yo te digo que tienes aquí

unas aceitunas muy buenas. Hay que poner unas aceitunas

aquí para que piquen. Y mientras comen.

Señora que hay que comer.

-Buenas tardes. -Buenas tardes.

-Aquí empezamos y aquí terminamos.

-La verdad que ha sido un día para mí inolvidable.

Me consta que además la jornada fue intensa y que ha resistido

como una campeona. Como una jabata.

-Lo he intentado. Quería daros las gracias porque

para mí ha sido una experiencia maravillosa, inolvidable,

he aprendido un montón de cosas.

Y sobre todo mi más sincera enhorabuena y mi admiración

hacia vuestro trabajo y la labor que hacéis.

Me ha encantado poder compartir con vosotros un día entero.

-Muchas gracias nos hubiera gustado que pudieras haber

estado un poco más de tiempo, y haberte podido mostrar

una gran parte de lo que es la formación de nuestros policías,

una formación integral tanto en idiomas, criminalística,

aparte de lo que has podido vivir.

Pero nos damos por satisfechos.

-Bueno, si me dejáis amenazó con volver.

Porque a mí la experiencia me ha gustado.

-Desde hoy esta es tu casa, y para qué te quede un recuerdo

queremos hacerte entrega de la gorra que has llevado

puesta durante este día, para que cuando la veas

en casa te acuerdes de todos los miembros.

-Qué bonito, gracias. Bueno como decís aquí,

a sus órdenes. -Muchas gracias.

-Ha sido un placer pero dejarme que os de un beso.

-Faltaría más. -Un placer muchísimas gracias.

-Igualmente. -A seguir, y de verdad,

enhorabuena. Que vaya bien.

Y en junio a por todas. Me la llevo de recuerdo

para siempre. -Encantados, buen viaje.

Hasta luego.

-Antonio.

-Que pasa hija. -Nada corazón que me toca ya.

Ya me quieres echar. -Ahora veremos qué hacemos

contigo. -¿Qué me toca más?

-La faena ya la hemos terminado. -¿Y qué nota me pones?

-Estoy pensando que te voy a poner un 10,

porque lo has hecho todo muy bien.

-¿Tan bien como para contratarme?

-Para contratarte. -Muchas gracias de verdad

por la experiencia, ha sido inolvidable.

No se me olvidara en la vida. Habéis sido amables.

No. Son una familia 10.

Que voy a decir.

Salgo encantada de aquí. Me tenéis que mandar un jamón

o algo. -Claro, no sería menos.

-Ese al que yo le he hecho eso. -Ya sabes dónde tienes tu casa

y estamos para lo que necesites. Hemos pasado

un rato estupendo. -Me alegro mucho me habéis

puesto muy fácil, ha sido un trabajo pero duro,

porque no ha sido fácil, con vosotros al lado.

-Algunas cosas había que hacerte para subir la nota.

-Tengo un 10. ¿Un poquito?

Yo me llevo un plato. -Todo lo que quieras.

-Me la llevo para el camino. Adiós guapa.

-Dile adiós. Os quiero.

No tengo nada que deciros. Aquí tengo mi casa.

Vosotros en la mía. -Vale.

-Y el jamón. -Hasta luego.

Adiós.

-Hoy me ha tocado ser alumna y aprender a disparar, defensa

personal, conducción evasiva, persecuciones, parecía estar

dentro de una película, pero no.

Aquí te das cuenta que la realidad supera la ficción.

Miles de jóvenes se preparan cada día en esta academia

para ser los mejores policías. Agradezco de verdad

de todo corazón la experiencia vivida

espero haber sacando buena nota en esta academia de valientes.

A vuestras órdenes compañeros.

-No hay nada mejor que meterse en la piel de un trabajador

de una dehesa para darse cuenta la dura y extraordinaria labor

que hacen a diario los criadores y ganaderos de nuestro país.

No es nada fácil. Y aunque creo que llevaré

el olor conmigo toda esta semana

ha valido la pena compartir esta jornada con Capellán,

Cañizares y todos los demás, buena gente para hacer

el mejor jamón del mundo. Porque a mí del cerdo

hasta los andares.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Vicky Martín Berrocal y Carolina Cerezuela

Trabajo temporal - Vicky Martín Berrocal y Carolina Cerezuela

13 feb 2017

De la elegancia y el glamour a un trabajo que jamás pasa de moda. La diseñadora Vicky Martín Berrocal desempeñará duros trabajos agrícolas, una labor exigente donde no se precisa ropa de marca ni complementos. ¿Será capaz de superar la prueba?
Mientras, lejos de cualquier actuación, la actriz Carolina Cerezuela necesitará de toda su energía y capacidad. Tendrá que dar lo mejor de sí misma para no desentonar ante los agentes de la Policía Nacional en su Escuela de Ávila. Todo un reto para una artista sin complejos que en este capítulo dejará los escenarios para ponerse el traje de policía.

ver más sobre "Trabajo temporal - Vicky Martín Berrocal y Carolina Cerezuela" ver menos sobre "Trabajo temporal - Vicky Martín Berrocal y Carolina Cerezuela"
Programas completos (24)
Clips

Los últimos 64 programas de Trabajo temporal

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Cristina Perez mena

    Pues ya que sólo van a trabajar un día en el caso de la diseñadora podían haberle puesto los sacos llenos. no? que son los sacos que manejamos realemente l@s que trabajamos en el medio agrario que, por cierto, incumplen la normativa de Prevención de Riesgos Laborales y QUE SIGUEN PESANDO 40 KG (la normativa indica un máximo de 25 kg y 30 para hombres entrenados), con lo cual NO VEO LA UTILIDAD PÚBLICA DE ESTE PROGRAMA QUE PAGAMOS TOD@S...

    14 feb 2017