Trabajo temporal La 1

Trabajo temporal

Lunes a las 23.40 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5384457
Para todos los públicos Trabajo temporal - Nerea, Agoney y Llum Barrera - ver ahora
Transcripción completa

Bienvenidos a Trabajo Temporal. Hoy Nerea y Agoney, la pareja

más querida de OT, se convertirán

en unos camareros muy especiales.

¡Qué tal! Yo soy Miguel.

Encantada. Y hoy voy a ser vuestro jefe.

Tendrán que recibir el pescado más fresco.

Mira qué bonito. Pondrán a prueba su equilibrio.

¡No, no! Actuarán delante del público

más exigente. Una ensaladita de pimientos

asados. Y harán lo que mejor saben hacer.

#Camina...#

Por su parte Llum Barrera será empleada en una empresa

de reformas. ¡Ay va!

Llum tendrá que tener mucho cuidado con las fugas de agua.

¡Corta, corta que la hemos liado!

Se convertirá en toda una yesera.

Y comprobará si es verdad que vale más maño que fuerza.

Aparta el dedo a ver si te lo voy a rebanar.

Nerea Rodríguez y Agoney Hernández,

dos de los concursantes más queridos

de la última edición de Operación Triunfo.

Su vida ha dado un cambio radical en los últimos meses.

Han pasado de soñar a que su sueño se cumpla y que

sus fans se cuenten por miles. Hoy les toca enfrentarse

a su reto más duro e inesperado, tendrán que vender raciones

de pescado cantando como si estuvieran

en un escenario. Algo que jamás hubieran

imaginado.

Llum Barrera, actriz, presentadora, humorista y sobre

todo una aventurera que dice siempre sí a los retos.

El teatro, el cine y la televisión no tiene secretos para

esta mallorquina que convierte en éxito todo lo que toca.

Hoy se enfrentará a la profesión de su padre, trabajando

en una empresa de reformas. Esperemos que el yeso,

las tuberías y los cables se le den tan bien como el público.

No lo veo yo.

No, creo que no. Hola parejita.

Buenos días. Hola qué tal.

Soy Miguel Ángel García, el encargado del restaurante

El Subastero de Málaga. Y hoy voy a ser el jefe de Agoney

y de Nerea. ¡Qué guay!

Vamos a entrar que os voy a presentar al personal.

Vale. ¡Qué guay!

¡Qué nervios! Cuando me he enterado

de que iba a ser camarera he pensado que era

una buena oportunidad porque nunca lo he hecho.

Hola. Encantada.

Agoney. Yo soy Nerea.

Me puedes llamar Ago, sí.

Yo en realidad me asusté cuando vi a Miguel Ángel

por primera vez. Dije este hombre tan serio

y tan grande, nos va a meter una machacada que flipas.

Como veis ellos están ya uniformados y ahora

os toca a ustedes. Cambiaros que vamos

a empezar ya la tarea. Vale.

Perfecto. Vamos.

Los vestuarios los tenéis bajando a la derecha.

Muchísimas gracias. Gracias, hasta ahora.

Hasta luego.

¡Ven Llum! Hola.

Soy Javier. Esto es Trabajo Temporal

y voy a ser tu jefe. Soy Javier Escribano y hoy

voy a ser jefe de Llum. ¿Y qué hacemos?

Pues tenemos que hacer reformas.

Vamos a montar unos sanitarios, unas tarimas.

¿Reformas? ¿Guarrearme y todo eso?

Sí, sí. Ahora te tienes que cambiar.

Que estuve ayer haciéndome las manos y todo.

Pues cuando me he enterado que me tocaba reforma,

lo primero que he pensado es me he venido

sin crema de manos. ¿Me ayudas a subir

esto y te cambias arriba? Así de golpe.

Sí, coge esto. A ver.

Bien. Todo es así más o menos

de este peso ¿no? Sí.

¿Quieres que lleve la tapa también? La puedo llevar.

Venga antes de cambiarte incluso súbete ya la cisterna.

Digo, no sé, un almuerzo o algo, un café.

Aquí no. Javi qué alegría, Día de reformas.

Yo que pensé, una mercería, algo más apañado.

Hola buenas. Hola buenas.

Ya estamos listos. ¿Y qué hacemos?

Pues nada hay que montar y barrer, dejarlo todo listo.

Barres tú. Yo monto mesas.

Cuando han dicho si quería Barrer o poner la mesa, lo tenía

muy claro. Porque odio barrer.

"Illo" vamos a empezar "picha". Venga va.

Barrer un poquito. ¿De cuantos días es todo esto?

De la noche nada más, había mucha gente.

Yo he decidido barrer, mentira. Nerea me obligó a barrer.

Nerea ¿desde cuándo cantas? Pues desde que

soy muy pequeña. Desde los diez creo.

Cantaba antes pero me apunté al coro de mi colegio con 10.

¿Lo he hecho bien? Sí, bien.

Tienes que dejarlo un poco más... Cerca.

Más pegadito. Pues yo creo que se me dará

bien la parte de coger comandadas

y repartir comida. Yo en principio era Trompeta

y luego me metí a cantar con 14 años.

Tú también cantas ¿no? Yo canto en la ducha

y por el agua fría. La verdad que me han parecido

muy majos todos y nos han ayudado a Agoney

y a mí. Llevó desde los

14 años trabajando. ¿En serio?

¿Cuántos años tienes? 24.

Bien. Tienes años trabajando.

Así que conmigo vas a aprender. Si no aprendes, no vales

para camarero. Creo que no.

Sino para cantar. Yo lo voy a intentar igualmente.

Pero está muy bien eso de barrer.

Se comparten cosas y conoces mejor a las otras personas.

Aquí también cantamos pero lo que son los platos.

¿Cómo? Cuando hay

un poco de lío nosotros sacamos desde la cocina los platos,

mire aquí llevo calamares... Pero no se canta, canta.

Y mira que he cantado veces pero nunca había cantado

un plato. No se canta, se canta el plato.

Para que los clientes te escuchen y se pone en la mesa.

Y siempre hay una comanda donde hay que apuntar

si es una de calamares o dos.

Y con eso se paga después en caja.

Es muy importante, siempre apuntar.

A mí siempre se me olvida. Vale, importante apuntar.

Siempre he pensado para pagarme los estudios

voy a ser camarera hasta que me salga algo

de lo mío. Y mira, hoy lo he hecho.

Pues esto todos los días, nada más que entremos

por la mañana hay que limpiar. ¡Madre mía!

Éstas cogiendo la escoba como en el videoclip de Queen.

#I want to break free.# ¡Ole!

Eso es cantar cojones. Camarero creo que es

de las profesiones más difíciles.

No tengo ni memoria, soy un patoso y soy un pringado.

Miguel Ángel ¿qué tal es como jefe?

Es duro, porque hay que ser duro,

de vez en cuando te chilla o te dice cualquier cosa pero es

en el momento del trabajo. No es mi galera de curro.

Es eso hay que ponerse de vez en cuando serio.

Es un tío... Bueno.

Pues que tengan mucho cuidadito conmigo porque

como se me levante la ceja entonces mal asunto van a tener.

-Ahora dentro de un rato llega el pescado.

Vale. ¿Sabes de pescado?

Yo soy más de carne pero mira. Puede que me apañe.

Yo también soy más de carne. Vale.

(Risas)

Qué me toca ahora, a ver.

Vamos a montar una taza. Cuando he llegado y le he dicho

que tenía que poner el wáter la he visto con cara de agobiada.

Tú dices muy alegremente lo de levantar la taza, la taza

debe pesar un rato ¿no? La taza tiene que pesar

un poquito. Yo voy a estar haciendo otras

cosas, me llamas si no puedes con ella.

Estate atento si no te llamo por teléfono.

He tenido mucha nostalgia de la fontanería que tenía

mi padre montada en casa. ¿Tú sabes que mi padre

era fontanero? ¿Sí?

Mi padre y mis dos hermanos. Sí, sí.

Entonces es fácil para ti. Me ha dicho que venía

de una familia de fontaneros pero no le veo yo mucha maña.

Es que yo estaba en la tienda, yo prefería vender latiguillos,

roscas y esas cosas, hembra, macho.

Eso es muy fácil. Sí, yo es que lo de ensuciar

lo dejé para mis hermanos. Ha tocado pocas tuberías.

Las manualidades se lo dejé a ellos.

Ya no sé si me voy a acordar. Seguro.

Padre ilumíname. Mi padre y mi tío trabajando, luego

entraron mis hermanos, y yo no le presté ninguna atención.

Ya ves tú la pasta que te ahorras si sabes arreglar una cisterna.

Entonces, lo que debería hacer primero es quitar esto

para que salga el agua que espero que no salga mucha.

Que fuerte estoy. ¡Ay va!

Pues bien.

Lo que más miedo me da es que yo no apriete bien

un grifo o lo que sea, una llave de paso y aquello

se nos inunde y mojemos el piso de abajo.

Eso es una catástrofe. Esto coloca un poco

es como el pegamento de cuando éramos pequeños.

Dale dónde has pintado, en el cuello.

Ahí no. Aquí.

Ahí. Esto se pega aquí.

Y esto la he liado ¿O qué?

¿Lo tenemos que quitar? Dale pegamento.

¡Qué tío este pegamento es bueno tío!

Tú di que no sabes quién soy, que he venido de prácticas.

Que he venido por trabajos por la comunidad, por una multa

de tráfico y no sabes quién soy.

(Risas)

Tengo un problema. ¿Qué te pasa?

Que odio el pescado, me da mucho asco.

Yo también. Pero bueno.

Hay que hacerlo. ¿Has barrido bien?

Sí, ¿tú hiciste la mesa bien? Hasta ahí llego, la verdad

que me preocupo porque lo voy a hacer muy mal.

Lo único que creo que hemos empezado un poco mal,

sólo un poco. Nos hemos dado una pausa,

un descanso para tomar un café. ¿Y lo de cantar?

Lo de cantar lo voy a llevar muy mal.

¿Ya calentaste? Me da un poco de vergüenza.

Yo no sé ni el tono que hay que hacerlo.

Esto va a ser un drama.

(Calienta la voz)

De buena mañana. ¡Calamares!

¡Calamares! Pues nada más llegar los he visto

que se han puesto a tomar café. Y yo les he tenido que llamar

la atención. Todo el mundo trabajando

y ustedes aquí tomando café. ¿Cuánto tiempo lleváis aquí

una hora nada más? Ha venido el jefe a meternos

bronca. Y era verdad, tiene razón,

pero ha sido un poco raro. A trabajar.

Perdón, perdón. Vámonos.

Javi ¿Cuánto de fuerte tiene que estar el latiguillo?

Aprieta un poco y ya está. Al final ha ocurrido lo que sabía

que iba a ocurrir. Creo que lo he puesto bien.

No se puede pasar. Vale.

Espera que es al revés. Sí, dale el agua.

Yo misma también me he confiado.

Javi da el agua ya a ver qué tal.

Si no aprieta bien latiguillo es lo que pasa.

A ver. Sabía yo que me iba a pasar.

¡Corta! Salía agua por todas partes.

¡Corta, corta que la hemos liado! La he liado.

¿Qué has hecho? Nada, que lo pongo más fuerte.

Madre mía, yo porque no se pasara.

He puesto el grifo flojo. Y aquello se ha ido a tomar

por saco. Ha llovido agua por todos lados.

Madre mía que me he dado mal.

Ya. Sécalo bien no vayamos

a mojar abajo. Sí.

Yo mientras mi padre trabajaba montando cisternas

yo me dedicaba a robar de las cadenas

para tirar de la cisterna. ¡Madre mía! Sécalo corriendo.

Me las llevaba porque luego me hacía la cantante entonces

me llevaba para todas mis amigas

y hacíamos como un concurso para ver quién se aprendía antes

la canción de Eurovisión. Yo creo que está

pero comprueba tú que no vuelva a pasar

lo mismo de antes. ¡Madre mía!

Y yo me aprendí antes que nadie la de Betty Missiego.

¿Ya se podrá usar? Sí se puede usar.

Llevo ya un montón de horas. #Paseando sola en mi ciudad,

#yo sentí que un canto #me llamaba#

Javi tiro de la cadena. Tira.

Que sea lo que Dios quiera.

(Cisterna)

He montado un wáter.

Venga ¿qué hay que hacer ahora?

-Cuidado el pescado vamos. -Aquí tenéis lo que habéis pedido

-Muchas gracias. -Dame el albarán.

Se me da fatal el pescado y me ha dado penita.

¿Lo cojo todo? -La de arriba.

-Gambas. Muy bien, vamos para dentro.

Vámonos.

Vamos tirando.

Yo no sé diferenciar entre una gamba y un boquerón.

Bueno Agoney, ahora vamos a conocer la materia prima

con la que vamos a trabajar hoy.

Y quiero que lo trastees poquito para que sepas

lo que es. No sé, todos los pescados

se parecen entre ellos. Aquí tenemos las sardinas

con las que hacemos los espetos. Vale.

Trastéalo un poquito. Tú trastea un poquito.

Unas gambas de Huelva para la plancha.

Boquerones, esto son boquerones vitorianos

que son más pequeñitos y los vamos a limpiar de cabeza

y tripas. Vale.

Y estos son boquerones para ponerlos abiertos

macerados el zumo de limón. Boquerones al limón.

Él no saber diferenciar ni un boquerón de una sardina

ni de una gamba. Entonces no sé lo que voy hacer

con ellos. Pero es que están en agua

y me da un poco de... Me matas.

Mira qué bonito. Esto podría estar en la película

de Nemo. Esas cositas tan chiquititas

en agua, que me mira con ojos de sácame de aquí.

¿Esto de donde viene? Esto viene de la parte

del sur. Nosotros queremos

que la mercancía, toda la mercancía

venga del Mediterráneo. Pues el sur se ha quedado

sin pescado. Sí.

Yo creo que cuando me den las órdenes lo voy

a hacer bien, soy un buen mandado, sumiso.

Pues vamos a ir metiendo esto en la cocina que yo me voy ahora

con Nerea a hacer unos espetitos.

Con Nerea, vale. ¿Cómo crees que lo va a hacer

Nerea? Mal.

¿Seguro? No lo sé.

Con la chiquitita que es. Pues te voy a decir una cosa

va a tener al mejor maestro. ¿Quién?

Yo. Pues mira, olé.

Bueno. Esta habitación la tenemos

muy atrasada José. Pues mira, yo quería que

lo que me tocara hacer de Trabajo Temporal

fuera pastelería, y me dijeron que no que ya estaba pillado.

¿Qué tenemos que hacer ahora? Ya estamos preparados

para darle yeso a la pared. Hay que coger una llana.

El yeso es lo que más se parece a lo que me hacía ilusión.

Aquí. Se mezcla por aquí.

Mezclamos por aquí. Aquí está más líquido.

Poco a poco se va endureciendo porque es un yeso rápido.

O sea que si no me doy brillo se me seca.

Se seca el cubo entero. ¿Y cuánto le pongo?

La he liado. Todo lo que te haga falta.

No te fíes de mí porque a mí falta me hace poca.

Yo para las proporciones sí que soy un problema porque

hago las cosas ojo. Así y para arriba.

Así vale. ¿Así?

Exactamente, vamos cogiendo más yeso y vamos tirando.

Y hay que darse prisa porque esto se nos seca.

Este es un yeso rápido que no te espera.

A mí este trabajo está estresando mucho.

No sé si va a ser para mí. Coge más yeso que esto

no te espera. Va, que se me seca el yeso.

Era como cuando mi madre hacía el bollo maimón, pues lo mismo.

Será igual digo yo. Flash y ya está, amasar y venga.

Tú sí que puedes. Con todos los ánimos.

Míralo.

No lo aliso mucho, luego ya lo alisaré.

Exactamente. Voy a intentar que la pared

me quede lisa. Con un poco de alegría.

Hoy que no se le está dando mal ¿no?

Se te está dando bien. Mira que apañado.

Es como un masaje anticelulítico, si le das,

liso no se queda. #El yeso espera

#y luego desespera# José ¿de dónde eres?

Yo soy de Bolivia. Pero llevas aquí 13 años.

No llevo 15 años. ¡15 años aquí!

En Bolivia en las obras ¿tampoco se canta,

ni se pone música ni nada? Allá se canta y se baila.

¿Por qué no me cantas algo? Estoy muy contenta de todos

mis compañeros, de verdad. Me han enseñado

muy bien han tenido mucha paciencia.

Te voy a cantar una canción. Cántame algo.

#Despacito...

Vamos al ritmo de la canción y al ritmo de yeso.

#Pasito a pasito #damos el yesito

vamos a cambiar la letra. #Mi yesito, me está quedando

#bien lisito# Yo soy la reina de inventarme

letras de canciones. Soy el terror...

#Despacito... dale con el yeso #que quede lisito#

Está claro que se le da mucho mejor cantar que hacer reformas.

-Para arriba una, dos y tres. Esto es como afeitarlo ahora.

Eso es. ¿Y este?

El sobrante aquí. Quítalo.

Vale. Yo creo que la pared está lisa,

tampoco tiene tanto bollo. Además que eso luego

con la pintura y un poco de masilla y se arregla.

Vamos a darle ahí. Ahí está.

Con esto ya nos queda lisa la pared.

Yo lo veo bien y si no, se le pone un póster y ya está.

Pero nos ha quedado niquelado. Pero bueno.

Mira. La alegría.

Cómo se siente cuando se termina un trabajo bien.

Un trabajo del que yo no tenía ni puñetera idea.

Luego se seca y ya está. Yo lo veo bien.

José ha llegado la hora de tomarnos algo

y te voy a decir una cosa, #Siento que enyeso por primera

#vez...#

Me hacía ilusión porque no tengo ni idea

de lo que son los espetos.

Pues yo te voy a explicar lo que es un espeto de sardinas

y como se hace. Lo primero es coger la cañita.

Vale esto se llama cañita. Es una caña que se llama espeto.

Esto es espeto. Vale.

Espeto ¿qué es eso? Lo que tenemos que hacer

es cogemos una sardina. La sardina siempre panza arriba.

Pobrecita. Vale.

Panza arriba. A trastear.

La cabeza mirando para acá. Y ahora pinchamos donde

está la aleta dorsal. Ahí dejando siempre la espina

por aquí. ¡Ay Dios! Cuando me han dicho

es como clavar pescados en un palo dije vale.

¿Cuánto hace que tienes este bar?

Aquí llevamos cinco años. Y antes estabas en Málaga.

Antes en Málaga. Pero luego no era un palo

era un palo muy grande. Esto lo voy a hacer fatal.

Mira, aquí. Ahí.

Ya tienes la técnica. Vale.

¡Ay Dios mío el espeto! Venga que no tenemos

todo el día guapa. Ya está.

Mira que bien. ¿Lo he hecho bien?

Lo he hecho mal. Esta no vale.

Otra. ¿Por qué lo he hecho mal?

Mira. Mírame a mí.

Aquí. Pínchala y vas doblando

hasta que se quede así. Ahora para espetera yo.

La primera cara que podemos es la cara de las espinas.

Vale. Mételo.

Ahí estamos. Muy bien.

La técnica es que cuando le vayas a dar la vuelta

para que no se rompa el pescado por la espina aguanta

y no se rompe. Ya te vas a hacer una espetera

maravillosa. Yo la verdad que hasta

hoy no tenía ni idea de lo que eran los espetos.

Aquí me quedo espetando. Espetadora oficial.

Hasta ahora. Hasta ahora.

No lo había oído nunca ni la palabra siquiera.

#Una sardina...#

¿Qué haces? Espetar ¿quieres?

Soy una espetadora muy buena. Coge una.

Cógela. Sin miedo.

Perdona que esta la he matado yo.

Una que no esté rota. Yo intenté hacer los espetos

bien. Por aquí metes el palo.

Como si la asesinaras un poco. Y ahora lo vas girando

para que queden las espinas en el otro lado.

Yo lo hice como pude. Mira, ya he hecho tres,

no, he hecho dos.

Venga Agoney. ¿Y cómo sabes que están

hechas? Porque se ponen doraditas

por un lado. Hasta nos hemos inventado

una canción con todo lo de lo malo pues ahora

con la Agoney cantamos: #Pa espetero yo

#pa espetera yo# Gíralo, que lo gires.

Está vivo. #Bajo el mar#

y ahora lo tienes que poner con el lado de la espina para allí.

Así. El lado de la espina ¿tenía

que ir para el mismo lado? La culpa la ha tenido Nerea,

que no me explicó bien que las cabezas iban

para un lado y todo eso. ¡No mal!

¿Qué hace esto mirando para el otro lado?

Se traumatiza. Creo que nos van a despedir.

Eso ya lo suponía. Y al final Nerea lo ha hecho

muy bien. Parece que lleva haciendo

espetos toda la vida.

#Bajo el mar... #están las sardinas

#aquí espetándose...#

A continuación Nerea y Agoney pondrán a prueba su equilibrio.

#Para afuera los platos, no, no #en mi vida un plato no...#

Y cantarán de una manera que jamás imaginaron.

¡Sardinas! ¡Espetos!

¡Espetitos ricos, ricos! Por otra parte Llum Barrera

se enfrentará a sus miedos. ¿Seguro que está sin luz esto?

Y tendrá que usar toda su fuerza con una tarima.

Pero mira tú tienes el brazo de leñador.

Marcos ¿no? Sí, hola qué tal.

Yo soy Llum, encantada. Me han dicho que ahora

eres mi nuevo jefe. Paso de uno a otro.

¿qué tengo que hacer? Vamos a hacer la instalación

de un punto de luz en la cocina. ¿Es muy complicado eso?

Cuando me han dicho que tenía que hacer labores

de electricista,

lo primero que he pensado es que espero que se acuerden

de quitarme la corriente. Pero a mí la electricidad

y eso, que me llamo Mari Luz, me da un poco de "yuyu".

¿Está todo cortado y todo eso? Lo tenemos todo cortado,

cortamos el circuito de alumbrado para que trabajes sin problemas.

Sin corriente que es lo principal. La seguridad.

Sobre todo. Ellos lo tienen más a mano

que yo. Lo tienen más presente.

Pero me da mucho miedo. Vamos a meter la guía

por el tubo que va hacia la caja de registros, hasta el punto

de luz. Adentro.

Y eso ya está. La guía...lo cogemos.

Tu herramienta, tu tijera de electricista.

Qué bien me viene. Tu destornillador.

Esto lo pongo aquí. Espera que esto lo haces

muy rápido. Y cinta aislante para poder

enganchar la guía. Vale esto me lo pongo así.

Me da mucho miedo, mucho respeto.

Ahí está. ¿No silbáis? De esos que llegan

a las siete de la mañana.

(Silbidos)

De vez en cuando. A los vecinos les mola.

Ha habido momento que yo entre subir a la escalera

y estar tan concentrada

en meter el cable donde tocaba me ha dado

un poco de vueltas la habitación. Me he asustado un poco.

A ver espérate. ¿Por qué cuesta más?

Porque cuando metes más guía más cuesta.

Ahora llegará al tope. ¿Pero está saliendo por algún

sitio? Está arriba del techo ya.

Cable rojo con cable verde, explosión.

Eso lo vemos en las películas. Ya lo tengo aquí.

Un poco más. Vale.

Perfecto. Para, que aquí se ha creado

una melena de cables que para qué.

Ya están aquí. ¿Y cómo te aclaras

con todo esto? ¡Madre mía de mi vida! La verdad

no sé cómo se aclaran porque yo sólo

veía cables. Ahora ya tendrías que hacer

el empalme. Que sería los negros

con los negros, los azules con los azules.

Ajá. Y el de tierra que

ya está empalmado. ¿Cómo lo hago enrosco?

Desenroscas y aprietas fuerte. Este con este.

¡Corta el cable verde! ¡No Jonathan te dije el verde!

Ya me veía yo ahí. ¿Seguro que está sin luz esto?

Sin luz. Lo sé, soy muy cagueta.

Sino ya te habría dado. Mira hice una función de teatro

que era yo como una general rusa y me tenía que subir

una escalera de éstas, enroscar una bombilla, ya ves tú

Y que diera luz. Cada vez que lo hacía subía

como temblando. Hay que respetarlo.

Es una bombilla pero es que soy muy cagueta.

El miedo es libre.

Tú lo has dicho. Me gusta esa frase.

La electricidad creo que no lo ha hecho tan bien porque tenía

miedo, miedo al electrocutarse. Uy, será posible

que se me escapa. Creo que esto estaría.

Eso ya lo tenemos hecho. -Pero vamos estaba

todo controlado. En nuestras reformas está

todo asegurado por todas partes. Ahora coloco esto aquí así.

¿Voy bien Marcos? Aprieta un poquitín.

Busca la forma gira un poquito.

Ahora. ¿Y ahora?

Media vuelta. A este lado.

Muy bien. Ahora recogemos

el transformador y lo metemos dentro.

Lo metemos aquí. Y con las grapas ponemos

el foco. Uno para un lado.

Con cuidado. Tirar más para un lado.

Empuja más para el lado izquierdo.

Me he asustado un poco, ya no por el calambre

sino porque me cayera de la escalera.

Al final bien. Muy bien.

Te puedo pedir trabajo también a ti ¿O qué?

Sí hombre.

Para ser la primera vez que lo haces no está mal.

Siempre me escaqueo, siempre digo id montando vosotros

que voy a por cerveza. Ahí está.

Niquelado. Ha quedado perfecto.

Oye, ¿cuántos años llevas tú trabajando en esto?

20 años. ¿Y al principio hiciste alguna

metedura de pata importante? Siempre se mete.

¿Te has dado calambre? Muchas veces.

Pero bueno luego al final, uno u otro, he colocado

los dos focos de la cocina. ¿Ahora qué nos queda darle

al interruptor ver si funciona? Claro, le damos al interruptor

si funciona es que has hecho el trabajo perfecto.

Espérate. Porque esto es como el alumbrado

de feria. Le hemos dado al interruptor.

Vamos a proceder al alumbrado de la cocina.

Venga va. Ahí está.

Esto es otra cosa.

Ahí está sí señora. Pero sí parece otra cosa.

Aquí se puede hacer algo.

Ahí está. Y "plataplasca" la feria

inaugurada. Ya está. ¡Luz!

Buenos chicos vamos a empezar con la colocación de los platos.

Toma. -Coges aquí uno.

Llevas cuatro. Dos y dos.

Eso para empezar. Yo sé que tengo cara

de no romper un plato pero. Ninguno va a quedar.

Este lo pones arriba. ¿Cómo?

Lo echas un poco más atrás. -Igual arriba porque si no

va a ir cayendo comida. El ensayo de los platos

ha sido un fracaso. Agoney me va ganando.

Este dedo lo tienes que poner aquí.

-Después con la comida es más fácil.

¿Cuál es tu récord? 20, 18.

En una mano. Con comida es más fácil porque

se apoya uno sobre otro. Toma ahora ahí.

Y sería así. Éste más o menos es

el que vas enseñando a la gente vas cantando y enseñando

lo que llevamos. Llevo calamares...

¿Para qué me invitan a mí a llevar tantos platos

sí saben lo patoso que soy? Entra en la cocina y sal.

Estoy muy nervioso. Entra en la cocina y sal.

Luego tienes que subir y bajar escaleras.

Verás cómo me sale. De espaldas.

Ahí. Espérate salgo.

Cuando me dijeron que tenía que llevar los platos me asusté

bastante pero confié en mí, y no tenía que haberlo hecho.

#Fuera los platos, no, no, #en mi vida un plato, no, no,

#yo no quiero más un plato, #no, no#

Estoy nervioso que flipas.

¡No, no!

Y se cayeron.

Perdón. No pasa nada.

-Y ya está, ya ha roto un plato. Vale.

-Pero sabes. Yo lo recogería pero me pillas

un poco ocupada. Recoger ¿el qué?

-Ahora lo recogemos. Vale.

Eso pasa de vez en cuando. Aquí tenemos al maestro

de los platos. Y aunque parecía que a Agoney

se le daba mejor al final he ganado yo.

Porque yo no he roto ningún plato y él sí.

Yo lo he hecho muy bien. Ahora vamos a entrar para dentro

y vamos a salir con los platos cargados de comida.

Vale. Voy a poner uno más.

Me atrevo. Vamos chicos que aguanto

la puerta. Vámonos.

Felipe. Dime.

Me ha dicho que tú eres el jefe de las tarimas.

Algo así. Yo puedo montar algo porque

esta es de las facilitas. Me admira mucho la gente

que es capaz de ponerse la tarima en su casa.

¿Y esta era fácil? Al final me tengo que tirar.

No soy capaz de empalmarla. ¿Cómo lo hago? Dice es fácil

hace clac clac, ni clac clac ni leches.

Me parece complicado. ¿A mí porque no se encaja así?

¿Qué he hecho mal? Espera que pongo otra.

Déjame que ponga otra. He de confesar que yo brico

woman no soy mucho. Esto no lleva pegamento

en ningún momento. Ahí, la dejas caer.

Ahora tenemos esto ajustado levantamos un poco para

que nos ayude. Deja que le dé yo.

¿Así? Para abajo.

A que me entarimo mi casa en un pis pas.

Está bien eso así nos dejas a todos en el paro.

A ver, venga. Pongo esta yo.

El problema es si lo levanto mucho.

Ahora ha acoplado. Vale.

Me quiero ahorrar. Levantamos un poco.

Ahí. Y ahora ahí.

Si porque parece que se ha combado.

La tarima es un puzle. Como te salga mal un trozo

ya todo el tablón a tomar por saco.

Felipe ¿este trozo que queda aquí, esta madera

como la podemos aprovechar? ¿Así no? Imagínate qué cargo

de conciencia que la gente cada vez que entre en su casa

y le diga esa alfombra pequeña ¿por qué lo tenéis?

Pues porque estuvo Llum Barrera haciendo

una reforma y la lió con un listón y fíjate

que trasquilón hizo en la tarima. No quisiera yo eso.

Entonces ¿cómo hacemos? Hay dos maneras,

o se mide o la colocamos al contrario que están las otras.

¿Al contrario, no te entiendo? La vamos a colocar

con esta parte para dentro. Sí.

Ahora lo pones para fuera. Entonces llegas, lo pegas

a la pared y ya te da la medida. Pero corta la pequeña primero.

Si no ponemos la pequeña primero no podemos poner

la segunda. ¿Cómo la pequeña?

Ésa. No te estoy entendiendo.

Este trocito. Ahí.

Esto aquí. Aquí le pongo justo aquí.

Una frente a otra. Esto es milimétrico.

Casi. Te pasas y si no queda

bien acoplado. Vaya si se nota.

Porque como no cortes al milímetro, no queda.

Aquello no encaja. Hay que cortar, lo cortas tú.

¡Qué dices! Has venido a montar tarimas.

Ya pero...yo lo voy a tener fuerza tú tienes

el brazo de leñador. Yo soy leñadorcilla.

Ya me han dicho que esta es tu aliada.

Que es la sierra. He flipado un poco y no sé

si me da más o menos miedo o respeto que la luz.

Pero aparta el dedo a ver si lo voy a rebanar.

Bajo un poquito. Ahí lo tienes.

Golpe fuerte. Espero no acabar así.

O así que sería peor. Venga y ahora la acoplo.

Entonces la parte cortada para la pared y la otra

para acá. Al contrario.

Esto para acá y esto para allá. Muy bien.

Y esto aquí. Déjame el martillo.

Venga. Vale esto ya está.

La medida aquí sí que es muy importante.

Ya sé poner tarima también. Así no tienes que llamar a nadie

a tu casa. Nada.

Pues nada ya la cambio en casa.

Y ahí del tirón. Mira.

Y mírame a mí. Ahí está.

Ten cuidado porque eso peligra. Va bien.

No sé por qué tengo dislexia en el brazo y no lo dejo recto

mientras cojo algo con la mano. Me ha costado un poco.

Vamos que están llegando reservas.

¡Ay Dios! Así os quiero ver todo el día.

¡Calamares! Mira que en la academia

nos enseñaron a hacer de todo pero nos faltaron esas clases

de cantar platos, y luego llegamos aquí

y hacemos el pena. ¡Unos pimientos, pimientos ricos!

¡Ensalada! ¡Ensaladita, sana, sanita!

-Muchas gracias cariño. ¡Me lo quitan de las manos!

#¿Quién quiere una ensalada #para comer?#

Yo creo que si hoy hubiese sido la gala en la que estamos

nominados Nerea y yo, me largo para casa así.

¡Bien! En el momento de cantar

los platos ha habido un momento en el que no me ha gustado.

Ellos se han puesto a cantar como si estuvieran en Operación

Triunfo y eso no es lo que hacemos aquí.

-¡Llevo los pimientos asados, pimientos asados!

¡Ensaladita! ¡Y pimientos asados! Y cuesta, cuesta cantar diciendo

ensalada. No es bonito, no suena bonito

cantar ensalada. Ni mejillones.

¡Mira lo que traigo, sardinas, espetos.

Espetos ricos. ¿Cuántos queremos?

He cantado canciones en el Palau Sant Jordi pero hasta

el día de hoy no había cantado los platos.

¿Estáis comiendo bien? Todo muy bueno y muy rico.

-Vosotros ¿qué hacéis por aquí? Pues mira es nuestro primer

día de trabajo aquí. Esto lo he hecho yo.

-¿Si lo has hecho tú? Uno lo he hecho yo

y otro lo ha hecho él. -Pues es muy difícil.

Si esta bueno lo hice yo. Creo que pasamos la prueba.

Salimos con los platos, se lo enseñamos a las señoras

y las señoras cogieron todos los platos.

Así que. ¡Tenemos salpicón!

¡Salpicón por aquí! ¡Pimientos asados!

¿dos verdad? Muy bien a por más.

Que aproveche. -Muchas gracias guapa.

Bueno José ¿qué hacemos por dónde empezamos?

Toca pintar los techos. Pintar sí que me parece

más relajante, es escurrir y darle.

Esto como si fuera una máscara.

Una máscara.

Voy a intentar ponérmelo viendo algo.

Creo que sí. Es que tu como llevas

el pelo cortado a cepillo no tienes tanto problema

como yo que tengo pelo por todos lados.

Vale pues me encanta haber venido aquí para ponerme

tan mona. Mira que bien.

El olor de la pintura ya te da un rollo, estás guays.

Déjame hacerlo a mí. Que me hace ilusión mezclar

la pasta. ¿Meto hasta el fondo

o voy mezclando así? Ahí nos viene bien.

Con alegría, tú sí que puedes. Espérate lo mezclo todo.

Sí. Todavía queda líquido.

Tú me dices que textura se necesita.

Ya lo tenemos. Esto ya está.

Está que pareces una profesional.

Creo que se me va a dar bien. ¿Desde dónde empiezo?

Pero me voy a manchar toda. ¿Cómo es esto?

Esto sale bien del pelo ¿no? Espero que la pintura

que han traído sea al agua porque si no,

cómo me quito yo esto. Qué responsabilidad.

Voy. Si chorrea luego se friega.

Que tú puedes. La que he liado.

He manchado la pared y todo. No pasa nada.

¿Seguro? Alguna gotita que otra

nos ha caído en el pelo. Pero eso con aguarrás sale,

pero las mechas también salen con el aguarrás.

Ese es el peligro.

Ya está José ya he llegado el final.

Ya estoy. Terminado.

Todavía nos queda la segunda mano que hay

que dar. ¿Segunda mano?

Son dos manos lo que normalmente se da

a los techos y paredes. ¡Qué dices!

Esto es muy cansado. Es la mejor excusa para la gente

vaga que no queremos hacer las cosas.

Hoy, no me ha quedado más remedio he tenido

que hacerlo y han tenido bastante paciencia

conmigo. ¿Cómo notas si hay dos manos

o tres, si está bien pintado o no?

Todavía nos pide el techo

otra mano para que quede blanco.

Yo no le oigo al techo. No me pide nada.

Esto es muy cansado. Si no es por José todavía

estamos pintando el techo.

José ¿ya está no? Ya hemos terminado.

No me digas que hay que hacer tres manos.

Por hoy hemos terminado. El techo ha quedado de película.

Te digo que esto me ha cansado mucho,

pero me ahorro el gimnasio esta semana incluso

la que viene. Pues nada ya sabía

yo que me iba a enguarrar. Me ha caído pintura por todo,

y al final menos mal que había doble de uniforme,

porque sino para que queremos más.

Yo he pensando que se me daba bien.

Qué difícil es esto. Lo que es el no dedicarte a algo.

Pues nada, ya sé pintar. Ahora para que venga

un niño y me pinte algo en la pared.

Bueno ya hemos acabado la jornada ¿qué os ha parecido?

Difícil, agotador. Ambos estamos agotados

pero ha sido muy bueno os habéis portado muy bien,

gracias. Habéis cantado muy bien.

Bueno. Cantamos mejor.

Ahora nos tenéis que cantar algo antes de iros.

Pues mira casualmente aquí hay un piano.

Por eso mismo lo digo. La verdad que cantar los platos

me ha puesto muy nerviosa porque nunca lo había hecho,

y mira que había cantado canciones pero platos no.

#Camina da un paso al frente #y respira.

#Es un regalo de la vida . #Nada nos puede frenar.

#Nada nos puede frenar. #Y siente que la música

#nunca termina. #Sigue creando melodías

#que lo bueno está por llegar. #Lo bueno está por llegar.

#Camina.#

¡Bravo! Gracias.

-Pero bueno, ahora cantando también.

Me habéis roto un plato, me habéis quemado los espetos,

Habéis cantado arriba de pena. Pero bueno estamos

muy contentos de haberos tenido aquí.

Y tenemos un regalito para daros. -Estos regalitos de parte

de todo el equipo y sobre todo de Paquito

de la Torre que es el dueño del restaurante.

Por haberlo hecho también. Muchas gracias.

Gracias. Mis compañeros muy majos

y el jefe también. El jefe muy guay.

Es un sol. Ya somos espeteros oficiales.

Es precioso. Me encanta.

Qué bonito. Para mi casa.

Ha sido muy divertido. Esperamos que os lo hayáis

pasado bien. Yo no lo olvidaré jamás.

Yo tampoco. Además es muy diferente

a nuestra rutina así que va bien. Gracias.

A vosotros.

Bueno y este pelotón de despedida qué.

Llum ha sido un honor tenerte trabajando con nosotros.

Lo mismo digo me lo he pasado muy bien.

Me voy cansada, es verdad, pero os admiro mucho.

Esto es muy cansado. Sí, tenemos un trabajo difícil.

Pero bueno lo has hecho muy bien.

¿Apruebo? Sí.

La tarima te ha costado un poco, si no es por Felipe.

La tarima es lo que más bricolaje y maña me ha parecido.

Pero aquí Felipe... Felipe es potente.

Tiene unos brazos como para... Para decirle algo.

Para partir nueces. El yeso, no es lo tuyo.

Pero es normal, es más difícil. Yo he hecho lo que he podido.

Pero has puesto tu taza.

De eso sí que estoy orgullosa como hija de fontanero

que soy estoy orgullosa de mi taza del wáter.

Bueno si va mal lo mío te llamo ¿no Javi?

Me puedes llamar cuando quieras.

Te llamo y sino para una reforma, llamo para que la hagas tú.

Para eso estamos. Tenemos un detalle para ti.

¿Me habéis hecho un regalo y todo?

Sí, cada uno de los chicos ha puesto una herramienta

para que en tu casa, cómo eres muy apañada.

Yo soy muy apañada...¡Oh! Iba a decir que os llevo

en mi corazón pero mi corazón es un peligro

así que lo pondremos aquí. Me encanta.

Voy como una currela. Pues muchísimas gracias.

Que tengáis mucha suerte. Y mucha salud para que os dure

la espalda. Hasta luego.

Nos vamos a bailar.

Agoney ¿quién nos iba a decir que después de nuestro

paso por Operación Triunfo hoy tendríamos

que hacer una actuación completamente nueva?

Cantar para vender pescado. Menuda escena es mucho

más complicado de lo que pueda parecer.

Y que bien lo hacen en el restaurante,

menudo arte tienen ahí. Cómo Chema, menudo crack,

sangre malagueña de pura cepa. O como Pablo, un maestro

de las bromas. Por no hablar de Miguel Ángel

que es un genio del espeto, y de la vida.

Yo me lo he pasado muy bien con ellos

y he aprendido lo duro que puede ser el trabajo

tras la barra. Muchas gracias a todos y si algún

día os venden unos chopitos con gracia, siempre decid

que sí.

Los enchufes, el baño, las paredes... esto ha sido

agotador, y eso que ha sido sólo un día...

Menudo mérito tienen los profesionales

y las profesionales que se dedican a las reformas.

Cuando uno piense en hacer unos arreglitos en casa nunca

cae en la cuenta de lo duro que trabaja esta gente.

Yo he intentado poner mi grano de arena.

Y algún enchufe que otro también.

Espero que el esfuerzo haya dado resultado.

A mí la experiencia me ha válido para reformarme por dentro.

Y de paso para saber arreglarme el baño ¡qué más puedo pedir!

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Nerea, Agoney y Llum Barrera

Trabajo temporal - Nerea, Agoney y Llum Barrera

10 sep 2019

Hoy Nerea y Agoney, se convertirán en unos camareros muy especiales, Por su parte LLum Barera, será empleada en una empresa de reformas.

ver más sobre "Trabajo temporal - Nerea, Agoney y Llum Barrera " ver menos sobre "Trabajo temporal - Nerea, Agoney y Llum Barrera "
Programas completos (24)
Clips

Los últimos 64 programas de Trabajo temporal

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios