Trabajo temporal La 1

Trabajo temporal

Fuera de emisión

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3920642
Para todos los públicos Trabajo temporal - Manu Tenorio y Azúcar Moreno - ver ahora
Transcripción completa

Bienvenidos a Trabajo Temporal. Hoy las Azúcar Moreno vivirán

su día más duro en una reserva natural de fauna silvestre.

-¿Vamos así vestidas? -¿Pero cómo vais a ir así?

Por Dios. Deberán enfrentarse

sin rechistar

a las tareas menos agradecidas. -Vamos más rápido que ahora

hay que recoger las cagadas. La ansiedad y la tensión

crecerán por momentos ante las labores más repulsivas.

-Como huele. -Pero te acostumbras.

-¿Cómo te vas a acostumbrar a esto?

Antonia y Encarna no tendrán un descanso y deberán acatar

las exigentes órdenes de sus compañeros.

¿Qué pasa que tus trabajadores no comen o qué?

Por su parte Manu Tenorio pasará una madrugada dedicado

a la selección, carga y venta de pescado fresco.

-Buenos días Manu. -Dirás buenas noches, porque

el sol todavía no se ha puesto. Sabrá de primera mano

cuáles son los problemas de los trabajadores de la lonja.

-...Con el frío que hace aquí tengo las manos

heladas. Deberá estar muy atento

si quiere llevarse el mejor pescado de la subasta.

-Señora no se lleve todo el pescado déjenos un poco

que le veo muy entusiasmada con el cacharrito.

El cantante tendrá que aprender el oficio de pescadero

en un mercado municipal. -Eso no está bien colocado.

-"Miarma" que quieres, si yo esto nunca lo he hecho.

Y deberá familiarizarse con el género si no quiere

que su jornada laboral se le vaya de las manos.

-¡Coño!

Antonia y Encarna Salazar llevan

más de 30 años subiéndose a los escenarios y haciéndonos

disfrutar con sus acciones y simpatía.

Las Azúcar Moreno son un referente de la música

española en todo el mundo, vendiendo millones de discos

gracias a éxitos como "Bandido" con el que representaron

a España en Eurovisión, o "Sólo se vive una vez".

Hoy deberán dejar de lado las canciones

y los ritmos bailables para dedicarse a cuidar burros,

patos o lobos en una reserva natural de la Cañada Real.

Desde que Manu Tenorio se proclamara finalista

de la primera edición de Operación Triunfo

el sevillano ha logrado labrarse

una carrera musical gracias a su voz

y composiciones románticas. Con siete discos en el mercado

el cantante se ha consolidado con el apoyo de sus miles

de fans por toda la geografía española.

Hoy aterriza en Palma de Mallorca

para pasar una madrugada diferente en una lonja entre

pescadores, pescaderas y clientes que esperan que esté

como pez en el agua.

-Yo no entiendo nada.

No entiendo nada de donde estamos.

No tengo ni idea. Esto me huele raro.

-Yo no sé dónde nos han traído, te lo digo de verdad.

Éstos de trabajo temporal no sé dónde nos han traído.

-Vete tú a saber.

Da igual. Lo que tenga que pasar

que pase. -Además estoy congelada.

-Que tal. -Buenos días.

-Como estas. -Yo magníficamente.

-Pues nosotras muertas de frío. Y queremos saber dónde

nos han traído. -En la Sierra.

-Pero donde estamos yo quiero saber dónde estoy.

-Al lado del monasterio, pero eso es lo de menos.

Estamos en un centro de la naturaleza recuperando

nuestra fauna ibérica. -Qué bonito.

-Y vais a tener que hacer trabajos única y exclusivamente

para recuperar estos animales. La labor no va a ser fácil.

Pero espero que vuestro comportamiento...

-¿Pero qué tipo de animales? -Va a ser una sorpresa.

¿Estamos de acuerdo? -Pero ¿vamos así vestidas?

-¡Cómo vais a ir así vestidas! Por Dios.

-¿Y qué pasa? -Que no.

Os tenéis que poner botas. Yo que sé.

Venga, vámonos. -Vamos, a ver qué pasa.

-Buenos días Manu.

-Bueno buenos días, dirás buenas noches porque

el sol todavía no se ha puesto. -¿Te gusta el pescado?

-Me gusta sobre todo en el plato. Lo prefiero en el plato.

-Hoy no, hoy a trabajar, toda la flota de Mallorca

concentra el pescado aquí. Tendrás que trabajar aquí.

-O sea que de cantar un poquito. -Hoy nada.

En todo caso cantarás ay, ay, ay... nada más.

-Vale. -Supongo que se va a fatigar

Vienen un camión detrás de otro. -Fantástico.

-Creo que tiene que cambiarse porque vienes muy guapo.

-No vengo para la ocasión ¿no? -Ya le vestiremos,

no se preocupe. Como un operario más.

-Pues tú me dices. -Muy bien, vamos para adelante.

-Buenos días Encarna y Antonia.

-Buenas ¿qué es lo que tenemos que hacer?

Porque nos han puesto aquí con esta pinta.

-Es tarde y éstos están sin comer.

-Lo hemos escuchado. -Ahora cogemos

un cubo de estos cada una. -No se volverán locos

ni nada de eso. -¿No atacan los burros?

-No, no. -A ver si se van a poner burros.

-Un cubo cada una. -Sí que pesa el cubo.

-Hoy en mi vida he dado de comer a un burro.

Bueno, he dado de comer a muchos burros.

-Ahora se acercarán a vosotros. -¿No se volverán locos?

-Por aquí. -Este se me viene detrás.

-No te pongas nerviosa que es peor.

-Espera que se viene detrás. -Darle de comer, pobre.

-¿Cómo se lo doy? -Ahora se lo echamos.

-Mira este. Espera, no seas egoísta.

-Se me vienen todos. -No pasa nada.

-Que no pasa nada. -Venid por aquí.

-¿Por dónde? -No nos conocen.

Yo creo que están diciendo estas dos quiénes son.

-¿Por aquí? -Ya le podéis ir echando

como una... con el cubo.

Así no, así es para las gallinas. Un chorro.

-Hijo de mi vida. -Me da mal rollo esto.

-¿Así? -Así.

Más rápido que ahora hay que recoger todas

las cagadas. -¿Qué dices Pedro?

-Esto se hace todos los días. -Pero ¿cómo se hace eso?

¿Hay que recoger las cacas de los burros?

-Con un rastrillo y una pala. Es lo que hacemos

todos los días. -Pues te digo una cosa

me parece muy bonito este trabajo.

-Y mira que sano estoy, llevo haciéndolo aquí 20 años.

-Claro que sí, porque aquí la naturaleza es la naturaleza.

-Mucha naturaleza pero yo, donde esté el escenario

que se quiten los burros. Me encantan los animales,

porque soy una defensora de los animales, pero la verdad

este trabajo. Llegas a casa con una peste.

Te ve el marido o el novio y te dice ¿A qué hueles?

Pues muy mal. -A burro.

-Yo como vivo solo. -Hijo vete para allá.

Yo le voy a dar al bicho ese raro.

-La alpaca. ¿Cómo se llama?

-Cholo. -Cholo ven aquí.

Cholo Simeone... pero qué pelo más seco tiene.

-Hay que hidratarla un poco a esa.

-Te voy a dejar con Antonio el encargado.

-Encantado.

-Empezáis con el hielo. -¿Dónde está la barra del bar?

Esto es para los cubatas ¿no? -No.

Vamos a aplicar hielo, hay que cortar los sacos

para no tener ninguna pérdida en el saco.

Vamos a faenar. -Rápido.

-Coge un saco y le das un poco para picar.

No aprietes muy fuerte. -Vale.

Que frío está esto colega. -Y lo echamos.

-Vale.

Y ahora otra. -¿Cuánto duermes al día

con esto y a estas horas? -Cuatro horas, me acuesto

a las 11 de la noche me levanto las 3:30 de la mañana.

-Y eso sin anestesia ni nada. Directamente.

Antiguamente sin el hielo

esto era impensable. -Sí.

Antes lo hacían con una máquina que eran unas barras

congeladas, se metía y se picaba.

En sacos. Ya lo traen picado.

-A lo tonto a lo tonto se suda un poco aquí también.

-Llevas cinco minutos empezado. Ahora empezaremos

un poco con lo fuerte. -Joder macho.

-Vaya pinta que tiene esto.

-Manu la caja que tiene rayas. -La raya siempre hacia aquí.

-Importante que no caiga. Todo esto pincha.

-Éstas que pone roto Antonio le ponemos parafina.

-Cuidado con estos pescados que pinchan.

Ahora nos están esperando los clientes para empezar

la subasta. Empezamos a las 4:30.

-4:30 de la mañana. -Cuanto antes terminemos mejor

porque tienen que irse al mercado a vender.

-No te digo nada cuando vienes de resaca.

¿Cuántos años llevas haciendo esto?

-14 años aquí. Yo vengo de la mar.

Y me pasé a la lonja. Ya que es tu primer día y estamos

en el trabajo puedes soltar una letra pequeña.

-Me cago en Dios con el frío que hace aquí.

Que tengo las manos heladas, estoy aquí para tocar

la guitarra.

#Que mi barquita ya no rema #y hasta tu orilla la ola

#me arrastra y a la deriva#

Olé ya, ¡que me lo quitan de las manos!

-Ese Manu. -¡Que me lo quitan de las manos!

Pero vamos que podían habernos puestos en otro sitio.

-El rastrillo una. A mí se me da mejor el rastrillo

-Y otra la pala. -No Antonia.

-En mi vida he cogido yo un rastrillo.

-Se coge así. Se tiene que recoger así.

-Yo lo iba a ser al revés, como una escoba.

-Se llama escoba. -Yo no he cogido en mi vida

un rastrillo. -¿Pero todo lo que hay aquí?

-Primero vamos a coger esto. -¿Donde lo echamos?

-A la carretilla ya me lo llevaré yo.

-La naturaleza es muy bonito

pero no veas como huele. -Si esto no puede, está

al aire libre. Esto habría que rebozarlo.

-Espérate que voy a hacer un ensayo.

Así por ejemplo. -Así.

-Cuando barro en mi casa. -Pero las cajoneras,

que en mi pueblo se llaman cajoneras.

-Yo las peino y ella las recoge. -Así es.

-Has cogido lo más fácil Antonia, mira ella que lista.

Escúchame. Por aquí, que hay más.

Y yo las tengo que recoger Pedro.

-Voy haciendo un montoncito. Por favor me da asco.

-Claro, sino yo no puedo meter la pala.

-Pero ya lo puedes meter hija. -Para allá.

-Mete la pala que puedes. -Espera que te ayudo.

-Ayudándole. -Nos hemos refinado

pero nosotras somos de campo. Nos hemos hecho más finas.

Pero nunca hemos recogido caca.

-Si estuvierais una semana aquí os hacíais profesionales.

Es una profesión dura pero por eso tengo yo la salud

que tengo por estar aquí a natural.

-Eso sí, te digo una cosa, todo es tan fino y que tal,

que al final nos morimos antes. -Pero esto es muy duro.

-Os dejo que tengo que hacer otras cosas cuando acabéis vendré

por aquí a ver qué tal. Hasta luego

Adiós. Dale Antonia, más fuerte.

-Te digo una cosa, yo prefiero ser artista.

Te digo una cosa es un trabajo muy honroso.

-Coges mucho. Así.

Ten cuidado no me salte la caca en la cara.

Que te veo venir. Dale.

Como huele esto por Dios, y lo que pesa esto.

Que cagan los burros, por Dios.

-Manu vamos. Vamos que tenemos que darnos

prisa. Coge uno.

La plata va en aquella esquina. Si nos damos prisa terminaremos

pronto. No, en esta esquina.

Aquí.

Soller. -¿Soller donde es?

-Ven conmigo. Toma.

Aquí. Toma.

Vamos Manu coge otro.

Nos tenemos que dar un poco de prisa.

-Mira mi compañera de la academia.

-Rápido, si ponemos algo donde no tocan ya estamos fritos.

La liamos por todo. Tendríamos que buscar.

-Soler era por aquí. -Soller.

Aquí. Es muy importante poner siempre

en su sitio, porque si la liamos.

-Si nos equivocamos.

-Se pierde tiempo y muchas cosas.

-Señora no se lleve todo el pescado déjenos un poquito

que la veo muy entusiasmada con el cacharrito.

-¿Quieres probar tú? -Venga.

Y a primera vista ves si te gusta o no y aprietas.

-Sí, ya lo conoces de toda la vida.

-Si lo ves más grande o más pequeño, según el precio.

¿El precio del género quien lo establece?

-La máquina, de la última caja que ha salido tiene

la memoria y sale más o menos.

-Cada tipo de pescado tiene un precio.

-Claro, de salida. Va por el tamaño, va por el peso

-Por el tipo de pescado. Ahora viene un pescado guapo.

Ese me lo tienes que comprar. -¿Sí o qué? Le doy a este mismo.

-Espérate, dale. Dale.

Te lo han quitado. -¿Quién me lo ha quitado?

-El mando va bien. -Hay que cambiarle la pila.

-Venga que esto no es lo tuyo, vámonos a cargar.

-Rosa cuéntame ahora

que tenemos que hacer. -Tenemos que ir rápido

al mercado, montar hielo, descargar

y atender a los clientes. Estoy alucinando con la cantidad

de cosas que tiene esto. Espérate a ver si no me llevo

la caja de alguien que nos riñen mañana

-Venga Manu vamos a sacar las cajas.

-Esta mujer me tiene castigado, desde que he llegado.

Y señores, que todavía ni siquiera ha amanecido.

-¿Habéis oído lo del bebedero

de patos? -Yo no lo he visto nunca.

-Fijaros, esto lo limpiamos normalmente con una bomba,

se ha estropeado y hay que hacerlo a mano.

-¿Qué dices? -¿Y cómo lo hacemos a mano?

-Limpiando. Con la mano.

Yo voy a traer una escoba, una pala y vais sacando

todo el lodo. -¿Estás de broma, en serio?

-¿Quien lo hace? Los patos no lo pueden hacer.

-Con la mano es imposible.

-Con la mano, con una pala. Otra cosa os tengo que decir

habéis estado con animales de granja, estos qué vais

a ver aquí son animales salvajes, aspavientos y gritos no.

Hay que respetarles. De manera que voy ahora mismo

a traer la escoba, la pala y todo eso día ya lo vais echando

hacia afuera. -Para allá.

-Cuando terminéis aquí, que aquí hay labor, no os durmáis,

con un cepillo todos los bordes, el verdín que tienen limpiarlo.

-¿El qué? -Los bordes de la pared limpiarlo

Son algas que se van pegando, el verdín.

Y hay que dejarlo limpio. Voy a por la pala.

-A ver si yo no entiendo nada, hay que quitar todo eso.

-Yo te digo una cosa Antonia, te digo la verdad me voy.

-No mujer como te vas a ir. -¿Cómo vamos a limpiar

con las manos? -Con las manos no,

con un cepillo. -Venga que esto hay que hacerlo,

cuanto antes terminéis mejor. -Trae para acá.

¿Así? -No, un poco de aire,

el agua que se vaya para allá. Pisar que hay que pisar.

Todo este lodo. -No, esto es muy fuerte.

Que no. Pero como vamos a...

-Para allá. Y con la pala.

-Lo que tengo que quitar es esto para que el agua corra.

-Tú verás. -Espera a ver.

Esto está atascado, necesitan como tú dices eso.

-Una limpieza. Y ahora con la pala lo echáis

para afuera, y cuando se quede fuera hay que recogerlo.

Huele. -Tranquila, aguanta el olor,

que te acostumbras. -¡Cómo te vas a acostumbrar

a esto por favor! -Es muy bonito ver a los patos.

-Si es precioso los patos, es muy bonito todo, maravilloso.

-Esto es lo que hay que hacer. -Dios mío de mi vida,

no, esto es un horror. -En lo que estáis protestando

lo hacéis en un plis plas. Y a otra cosa.

-Te digo una cosa Paco esta te la guardo.

Esto es brutal. -Luego echamos cuentas.

Que delicadas me estáis saliendo.

-¡Que delicadas ni qué leches! -Es que en televisión entre

maquillaje y tal... aquí hay que dar el callo.

-Entre los burros, las cabras, las moñigas que hemos recogido.

-No os queda nada todavía. No habéis hecho nada

más que empezar. Lleváis un rato nada más.

-Qué mal huele por favor. -No hacéis más que quejaros.

-Esto ya está, está perfecto. Para aquí.

-Ya va quedando menos. Un poco de sangre.

-Aquí no te queda ni sangre. -Muy bien, ya vas cogiendo.

Mira Encarna como ha cogido el tranquillo.

En cinco minutos está hecho. Venga.

Escuchadme yo tengo que hacer cosas ahora, me tengo que ir.

Esto lo dejáis bien. Limpito.

Hasta que esto no esté limpio no podemos pasar a lo siguiente.

-Pero esto nos va a llevar un rato.

-Tenéis el cepillo cuando termine

de sacar todo esto, en 10 minutos tiene que estar.

-¡Si claro 10 minutos! -Ni que fuera tan fácil.

-15 minutos, termináis esto, cepillo y las paredes que quede

limpio. -¿Donde está el cepillo?

-En la puerta. -Tú ve sacando cosas.

-No, voy a hacer mis cosas que estoy con vosotras

y hago vuestra labor y no hacemos nada.

Por favor. -De verdad

que esto es muy fuerte, yo no me esperaba

esto así, te lo digo sinceramente Antonia.

Esto está marcando mi vida. Te lo digo sinceramente.

Que sí Antonia, me está marcando.

-Tú no te acuerdas en casa, en Badajoz, no en Vallecas.

Que había esto. Cómo han pasado tantos

años ya no me acuerdo. -Hija ya no me acuerdo

que quieres que te diga, era otra manera.

De alguna manera nosotras. -Encarna, te digo una cosa,

los artistas nos quejamos. Que vida más dura.

Esto sí que es duro. Por eso yo a los trabajadores

les admiro. Nosotras a fin y al cabo

¿qué hacemos? Nos maquillamos.

-Pero eso qué tendrá que ver. -Esto es un trabajo duro.

-Todo es duro la vida. -Es más duro que lo nuestro.

-No, todos los trabajos tienen su parte dura.

Eso es así. Que sí.

Yo prefiero mi curro, maquillarme ponerme un vestido divino,

yo lo prefiero. -Nos ha jorobado.

-Porque esto es más duro que lo mío.

-Antonia yo te digo una cosa. -Encarna no te relajes.

-Déjame que descanse. -Cambia un poquito.

Me cago en la leche.

-¿Y ahora que nos tocará hacer? -Creo que plantar flores,

pero por lo que estoy viendo de flores nada.

-Más plantas. ¿Aquello que es?

-Como no sabemos lo que vamos a hacer, vámonos.

-¿Por qué? -Paso de hacer eso,

otra vez meterme dentro. -Tira, tira.

A continuación Manu Tenorio

deberá exponerse a los gajes del oficio de trabajar

en una pescadería.

(Grito)

-Me has salpicado medio kilo de escamas.

Y tendrá que convertirse en un buen pescadero si quiere

ganarse la confianza de su clientela.

-Tenemos chipirones, acedías...

Por su parte, las Azúcar Moreno seguirán padeciendo las duras

exigencias de su trabajo. -Encarna.

-¿Qué? -Tienes un morro que te lo pisas.

Necesito ayuda. Mira yo.

-Si tienes aquí al dueño. Y tendrán que enfrentarse

a sus miedos acercándose a unos lobos hambrientos

que esperan su ración diaria. -Elia mira, Encarna.

(Grito)

-Vamos Manu vamos a empezar

a colocar el hielo. Ahora nos tira paladas de hielo.

-Me estoy aprendiendo de memoria todos los pasos.

Desde el primero hasta el último -Estupendo y pondremos

las hojas y tal. Nos dirá si lo quiere de uno,

o un poco más ancho. Uno en medio, una cosa así.

-¿Esto dura todo el día? -Sí.

Abajo hay bastante hielo puesto ya.

Y aguanta bastante bien. Ahora ella nos hará las marcas.

Lo que tenemos que hacer es la pared para que haya

esta separación. -¿Cómo calculas el espacio entre

una barrera y otra? -A ojo.

-A ojo de buen cubero. Y dependiendo de para cada

tipo de pescado es uno más grande o más pequeño.

-Dependiendo de cuánta gamba tengas que poner, si es cigala

es más estrecho. -Ahora un poco más de rapidez

que estáis hablando. Y luego viene la gente.

-Empezó la conversación la muchacha y...

-Esto ahora vienen los clientes. -Y lo tendremos montado.

-Venga Isabel que nos están metiendo presión.

-Ponemos la etiqueta.

Después lo ponemos en algún lado para poderlo colocar.

-Creo que tú no te das. Bueno un poquito.

-Soy bajita, eso es lo bueno. Y se va poniendo así.

Y vas poniendo las más bonitas delante.

Que quede montado rápido y bonito.

-Venga, ponte tú delante. Ponte ahí.

-Las vas poniendo así, bien colocadas.

Pues nada, vamos a poner la cigala grande.

Hemos puesto la gamba, y quitamos el hielo.

Para mantener el pescado lo mejor posible.

Nos lo ponemos en un punto de apoyo y lo colocamos igual

que la gamba. -No se tira.

-No. Esto es verdad que hay menos,

tienes la posibilidad de colocarlo con más facilidad.

Todo tuyo.

Súbete si quieres. Perfecto.

Y luego la etiqueta arriba que se vea.

-Vaya labia que tienes tú Isabel. Los tienes tú que volver locos

a la gente. -Manu esto no está

bien colocado. -"Miarma" que quieres, si

yo esto nunca lo he hecho. -Yo no te he enseñado así.

-Dime tú cómo lo hago. -Espérate.

Las amontónanos un poco más, las más grandes que veas,

por encima. -Para que llame la atención

y entren por los ojos. -Que la gente diga la quiero

comprar al precio que vaya. -Toma.

Anda que no. -Y listo.

-A ver Marian, no me digas

que tenemos que volver a limpiar, porque estamos de limpiar

hasta aquí. -Ahora no es de limpiar, ahora

vamos a plantar. Es un endrino.

-¿Y que es un endrino? -Pues con lo que

se hace el pacharán. -Pues mira nos podrías dar

un pacharán ahora mismo, que nos vendría muy bien.

-Pero antes de tomar el pacharán hay que plantar.

-Sí, una copita. -Da igual, nosotras vamos

con las palas para sacar el pacharán.

-Hay que hacer un agujero y plantar estos dos plantones.

-¿Y el agujero como tiene que ser de grande?

-Pues que tenga un poco de profundidad,

más o menos a esta altura. Empiezas con la pala

y se echa para allá. -¿Por qué no lo haces

tú que lo haces muy bien? -Porque para eso has venido

aquí. -Una cada una.

-Ha cogido el que está hecho, mira que lista es ella.

-Una tiene muchos años y sabe. -¿En qué lugar?

-Al lado para que sea más fácil. -Aquí.

-Sí. Hay que apretar bien.

-Coño como pesa esto. -Además de animales también

tenéis plantas. -Claro, esto también

le está dando un juego al parque, y también

para los animales que están viviendo dentro, que son salvajes

y les da sitio para esconderse, comida.

-Para los pajaritos también si plantas esto.

-El fruto del endrino también lo comen los pájaros.

-¿Y no se colocan los pájaros con el pacharán?

-No. -Hombre, si plantas el pacharán.

Cogen un pedo los pájaros que flipan.

-No porque el pacharán que tomamos nosotros después

de comer... -Si es la planta del pacharán.

-No le hagas caso que ella no entiende

de estas cosas. -Es el fruto.

-Digo lo mismo se colocan los pájaros.

-No se va a colocar. -¿Este agujero ya vale?

-Comentamos lo que queráis pero hay que seguir trabajando.

-Qué sorpresa,

buenos días de nuevo. -Buenos días para ti.

-Será posible. -Mira qué agujero más bonito

me ha quedado. El tuyo está mejor, la verdad

que sí. Eso lo arreglo yo ahora mismo.

-¿Pero estáis cansadas? No os veo muy...

-¿Qué pasa que tus trabajadores no comen o qué?

-Vamos, los tienes aquí al lado. -Nos han dado

una caña tremenda. -El trabajo del campo es duro,

no es una cosa de decir vengo, no, es duro y complicado.

Pero lo estáis haciendo magníficamente bien.

-¿Sí? -Sí, yo el año que viene seguro

que tomo pacharán, os avisaré. -Hombre, después

de todo lo que hemos hecho si no nos avisas

para tomar el pacharán es que... -Buen trabajo.

-Encarna. -¿Qué?

-Tú tienes un morro que te lo pisas.

Necesito ayuda, mira yo con dos. -Si tienes aquí al dueño.

Mira ella como se queja la tía.

-Sí, pero tiene más años que él. -Perdóname.

-Lo está haciendo muy bien. -Con esa pala la tierra

que hemos sacado la ponemos encima.

-Pero yo creo que con esta tierra ya va.

Ahora vamos a colocarlas a sí. -Muy bien, sí señora.

-Está un poco torcido lo voy a poner derecho.

-Es el pacharán. A ver si me lo voy a cargar ahora,

con lo que me ha costado. La vida me ha costado.

-Se va cubriendo de tierra, de esta marrón.

-Esto se puede hacer con el pie. En vez de con la mano.

Mejor, menos trabajo, más fácil. Antonia, nosotras hemos tenido

un hijo ¿no? Acabamos de plantar un árbol.

Sólo nos queda escribir un libro y ya tenemos las tres cosas

según dicen que hay que hacer en la vida.

-También subir en globo. -¿Que globo?

-Tenemos que escribir un libro y subir en globo.

-Las tres cosas que hay es tener un hijo, plantar un árbol

y escribir un libro. Pues ya está nos queda el libro

nada más. Ya está, yo creo que con esto

y un globo.

(Risas)

-Vamos a coger el salmón de la agalla y lo vamos a llevar

ahí. A ver esa fuerza ahí.

-Esto me ha costado trabajo.

Esto me ha costado trabajo. -No es lo mismo

que unas gambitas.

-Menos mal que te miro a la cara y me distraigo.

-Qué malo eres. Ahora te voy a pedir

que le pongas entusiasmo y fuerza,

que pienses en alguien que te la rabia o algo así.

Empezamos por la cola hasta la cabeza.

Y con fuerza y decisión. Dale ahí.

Dale.

-Mira, reconozco que... No puedo con el tacto de esto.

-Y cuidado que no se pongan de lentillas las escamas.

-Ya está esto. -No ves tú la diferencia

aquí de escama y otro no. Una brilla y otro no.

-No puedo con el tacto. -Que no es para tanto.

-Dios mío. -Ahora le vamos a dar agua

y limpiar bien, que no tenga escamas.

Le giramos la cabeza.

(Grita)

-Me ha saltado medio kilo de escamas.

-No pasa nada después una buena ducha y ropa

a la lavadora. Mano derecha grifo y la izquierda

le quitas las escamas. Vámonos.

Le das la vuelta y más. Muy bien.

En la barriga, dale un poco. Muy bien.

-La verdad es que no es por nada pero se me da mejor la guitarra.

-Mira, yo quiero aprender guitarra.

-¿Esto qué es? -Son anguilas.

Anguilas vivas rabiosas

que ahora pesaremos. ¿Te ves capaz?

-Yo aquí ni veo, ni siento, ni padezco.

-Te ha dado un poco de asco

el salmón no quiero saber yo esto.

-Menos mal que te he mirado y ya me he distraído.

-Vale. Pues vamos allá.

Ponemos la báscula a cero. Vamos a coger.

Lo intentamos.

-¿En serio me estás diciendo?, no me lo puedo creer.

-Una y dos.

Dos por un lado. Bolsa de asa, abrimos.

Ábreme la bolsa. Cierra.

Vale. Ahora tú te pones igual, y tú tres.

Te pongo el plato aquí. Te subes ahí.

-Estoy flipando ya. ¿De verdad me lo estás

diciendo? -De verdad de la buena.

Vámonos.

-Coño.

Imposible. -Ya voy yo.

Se nos ha colado por el agujero. -Va para allá.

-Yo las 40 aquí las canto muy bien. Ahí

Vamos. Una más.

-No, eran dos. -Una más, tú tres.

Hombre.

Muy buena, quita las manos. Vamos a seguir

con unos boquerones. -Sí pero por favor que no estén

vivos. -Esto ya sube

del mar. Vamos a probar.

Izquierda boquerón. Cabeza derecha, tripa.

-Esto "Miarma" si hay que estar así todo el día arreglando

el cacharro este será muy aburrido ¿no?

Me han dicho por ahí que tú cantas y haces

unas cositas por ahí de arte. -Yo es que cuando arreglo

el pescado me pongo con la música

y me pongo a cantar. -¿Sí?

-A mí me gusta mucho cantar. -También das el cante.

-Sí. Canto un poquito.

-Déjate caer. -¿Qué quieres que te cante?

-Cántate algo. Una estrofa de algo.

Mira que ya me has puesto nervioso y todo.

-Una estrofa así. #Quiéreme cómo se quiere

#por primera vez, quiéreme, #quiéreme, para los restos

#de los días. #Quiéreme de noche,

#quiéreme de día# Olé un aplauso, qué maravilla.

Te daría un beso si no fuera porque...

-Quita, quita. Ya luego.

-Hombre Paco.

¿Que nos vas a preparar de comer? ¿Que comemos hoy?

-Ahora vamos a dar de comer a los animales.

Os tengo que explicar una cosa, primero vamos a preparar

un poco el pollo. Son carcasas de pollo.

No todos los animales comen lo mismo.

Les damos pollo que les viene muy bien.

Tiene poca grasa y que es un alimento que les viene bien.

Pero tenemos que quitar algunas partes.

-En mi vida he cocinado, yo no he cocinado nunca.

-Pues aquí vas a aprender a hacer de todo.

Seguridad. Cuidado con los cortes.

Cortamos un poco por aquí. Siempre la mano por detrás

del cuchillo. Sacamos la horquilla que

es esta parte de aquí. Y el caparazón al otro cubo.

Sobre todo mucho cuidado con no cortarse.

-¿Con qué cuchillo este? -El que prefieras.

El que mejor te vaya. Creo que este corta mejor.

Incluso si quieres puedes usar la luna esta.

A ver qué tal vais. Estoy mirando para

que no tengáis ningún percance. -¿Las dos?

-Empieza tu primero. -Quítale la cosa esta.

-Las manos siempre detrás del filo.

Muy bien, estupendo. Parece que no has hecho

otra cosa en tu vida. -Es que yo cocino y muy bien.

Bueno muy bien... de andar por casa pero cocino.

-Fenómeno. -Ya tengo otra profesión.

-Esto por aquí y esto por allí. -Antonia te toca.

-Esto parece un vaso. -Venga que están esperando

los lobos para comer. -Es que yo soy muy mala

para la cocina. -Ojo y centrada.

Que no se te escurra. Mete el dedo.

Despacito. Se va a llevar un dedo ya verás.

-No. -Al final todo se aprende chicas.

Tiene su intríngulis. -Antonia no va a poder

una carcasa contigo. -Eso es, fenómeno.

Lo habéis dejado perfecto. Fenómeno.

Hemos terminado de momento con los caparazones.

-Hola Anaïs.

-Hola Anaïs, que tal.

-Hola chicas. -A ver hija yo no sé

cómo hacemos con esta gente. -Atención.

Estamos ante los lobos ibéricos. Es una manada compuesta

por cinco ejemplares. Y la manera que tenemos

aquí en el centro de darles de comer es repartir una ración

diaria de comida entre ellos. Ahora a la hora de darles

de comer tenéis que repartir y cada uno va a coger su trozo

de comida. Lo tenéis que hacer

un poco rápido porque ellos comen muy deprisa

y si no se quedan sin comer. -¿Lo tiramos en la misma

dirección? -No, lo vais a tener que lanzar

una para un lado y otro para otro. Ellos lo cogen.

Pues venga. Empezar.

-Madre mía que buitres son.

Toma hija. -Corre, que si no se queda

sin comer. Se queda sin comer.

-Aquí pone no acercarse, animal muy peligroso.

-Pero eso es más que nada por precaución.

Son animales muy nobles y a las personas nunca les hacen

nada. ¿Tenéis miedo a los lobos?

-Pues sí. -No te vamos a mentir sí.

-¿Mucho? -Sí.

-¿De cero a 10 cuánto? -12. 25.

-90. -Venir conmigo que tengo

una sorpresa para nosotras. -¿Otra sorpresa?

Ay dios. Anaïs yo ya estoy asustada.

-Dime.

-Manu ahora queda una de las cosas más importantes

que es la venta. Se trata de vender hasta el hielo.

Vender con simpatía. -Desparpajo.

-Exactamente. -Como tú, con esa rapidez.

-Con alegría. -Dos cortes de rape.

De esta anchura. -De un dedo.

-¿Es para plancha verdad? -Sí.

-Cogemos el bicharraco este. -Lo cogemos, lo ponemos

en la piedra. Perfecto.

Muy bien. Fenomenal.

-¿Ok? -Dejamos el cuchillo y cogemos

una bandeja. Ponemos las dos rodajas.

-¿Desea usted algo más? -Nada más.

Una bolsa por favor. -Claro que sí, faltaría más.

-De estas. -Es verdad que son

más pequeñas. -Esto es para que se lo lleve.

-Le estoy cogiendo el gusto y todo.

-Muy bien di que sí. Perfecto se lo damos.

-Tome usted señor. Y el siguiente

¿quién es? -Yo.

Dígame en qué puedo ayudarle. Tenemos chipirones, acedías...

-Calamares. -Claro, vamos para allá.

-¿Qué haces por aquí trabajando?

-Pues nada, que estaba aburrido en mi casa, y dije mira,

para dormir el tiempo, me voy a levantar a las dos de la mañana

y voy a ver cómo va esto. -Muy bien.

Pues unos calamares quería. -¿Qué tamaño ponemos?

-Medianos. -Medianitos.

-¿Qué cantidad? Preguntamos la cantidad.

-¿Qué cantidad más o menos? -Como un cuarto.

-Pues con una caja de estas. Tres medianos.

Muy bien. No te preocupes ahora

lo cerramos. -¿400 g le va bien? Pregúntalo.

-¿400 g más o menos? -Perfecto.

Pues nada genial. Miramos el precio y marcamos,

sino no cobramos.

-Vamos chicas. -Yo no puedo de verdad

me pongo nerviosa. Yo no entro ahí, me pongo

nerviosa, te lo prometo por Dios Si se pone nerviosa porque

ve gente que no conoce... Solo tenéis que entrar y tratarla

como si fuera un perro. Suavemente, la puedes tocar

y disfrutar de ello. -Pero si huele y no conoce.

-No pasa nada porque a mí sí que me conoce

y estoy yo con ella. Vamos.

Luego me decís si cuando salgáis tenéis el mismo miedo

que antes de entrar. -Yo creo que más.

-De verdad podemos entrar tranquilas.

Entra tu primero. -Yo primero.

-Tenemos que hacer como que no nos importa.

-Os tenéis que comportar natural. Los lobos os he dicho

que no son tan malos como se dice.

-Sin miedo. -Elia.

Qué tal estás bebé.

-Qué bonito. -Saluda.

-Ay. -Pasa y cierra la puerta.

-Que no note que tienes miedo.

Qué bonita es. No Encarna.

Verdad es peor. -Ella conoce a las personas,

a las estatuas no. -Natural.

-Encarna no hagas eso que es peor.

Vuélvete que das la espalda y es peor.

-Agáchate. -Agacharme no que es peor

¿y si me muerde? No te va a morder no te va

a hacer nada.

Elia ven aquí bebé. -Agárrala por favor.

-Pero que cuando se acerque a saludar.

Encarna. Tranquila que no pasa nada.

-Me estoy poniendo muy nerviosa.

¿Podemos salir ya? -Pues no.

Si no has disfrutado todavía de estar con lobos,

no hay que tenerles miedo nunca, respeto y sobre todo

lo que os decía que es una pieza clave

en la naturaleza. -La verdad que después

de todo esto yo me olvido. A mí la impresión que me

da es muy buena, al principio tienes un poco de miedo.

Pero la verdad es que lo volvería a repetir.

-Elia ven. A ver si la tocáis un poco.

-No déjalo, si es muy mona,

a nosotras nos encanta. Hola guapa.

-¿Veis el pelo cómo es? Es suave pero duro.

Que pasa bonita, mi niña. -Y que mona es ella por Dios.

-Mira que ojos tiene. -¿El tono de voz importa?

-Pues sí, sí le hablas amable ella lo sabe.

Que pasa. -¿Cómo se llama?

-Elia. -Qué bonita eres Elia.

Y tienes un pelo muy suave, necesitas un poco de mascarilla.

-No hace nada, muy tranquila,

la verdad es que sí.

Al principio te da un poco... porque no conoces, es lógico.

Pero bueno. -¿Nos vamos ya a tomar

un cafecito si eso? -Bueno familia

aquí me tenéis de calle, sólo os quiero decir

que me lo he pasado muy bien.

He pasado muchísimo sueño realmente porque es la primera

vez que creo que me levanto a las dos de la mañana para salir

a trabajar. Realmente sois un equipo

humano formidable y fabuloso. Me lo habéis hecho muy sencillo,

habéis tenido mucha paciencia conmigo, y sobre todo me quedo

con el recuerdo que me habéis tratado

con muchísimo cariño y es lo que me llevo.

Así que sólo espero que me valoréis medio qué.

-Aquí la jefa. -Tienes un 11 sobre 10,

te lo has ganado. -Y que los agradecidos somos

nosotros porque cuando nos enteramos que venía

Manu Tenorio... ya que no pudimos ir a Barcelona

a verte. Pues al menos has venido tú.

-Guapa. Muchas gracias.

Me lo he pasado muy bien, sobre todo y lo importante

es que vemos muchas veces el pescado

en el plato cuando nos sentamos en la mesa

pero no nos figuramos la cantidad de trabajo, esfuerzo

y dedicación y horas que lleva detrás.

Lo he aprendido me parece una experiencia formidable.

-Nos alegramos. -Las anguilas.

Chicas Dios os bendiga a todas y a todos.

Gracias, hasta siempre.

-Hola. -Hola que tal.

-¿Sobrevivís? -Aquí estamos,

vivitas y coleando. -Que bien, después del día

que habéis hecho, no teníais ni idea de lo que iba a ocurrir.

-Nada, vinimos con los ojos cerrados.

Pero digo una cosa lo hemos pasado genial, hemos pasado

miedo, asco, pero la experiencia es positiva.

Te lo digo de corazón. Me voy feliz.

-De verdad. Y sobre todo el haber perdido

el miedo a tocar un lobo, una loba.

Eso para mí y ella lo sabe, que hemos estado

muy nerviosas. Pero sinceramente al final

he podido acariciarla. Así que estupendo.

-Buen trabajo, de verdad. No era fácil, ha sido muy difícil

y lo habéis hecho de 10. -Aquí estamos

para lo que queráis. -Cuando nos quedemos

sin trabajo os vamos a llamar, ojalá no nos quedemos nunca

sin trabajo. -Qué sepáis que estamos

en esta reserva. -Muchas gracias.

-Chao, hasta luego.

Las 9:30 de la mañana y ya no puedo más.

Qué mérito más grande tiene esta gente aplaudiría si no fuera

porque tengo las manos heladas y un sueño que me caigo de pie.

A las dos de la mañana mientras la mayoría de nosotros dormimos

a pierna suelta en las camas ellos se ponen a faenar

para llevar al mercado el pescado y el género más fresco.

Por eso a partir de ahora cuando pongan boquerones o un salmón

en el plato sonreiré recordando todas esas maravillosas personas

que he conocido, currantes incansables que me han hecho

la mar de feliz.

-¿Quién nos lo iba a decir Antonia? Esto ha sido muy duro.

-Pues sí pero la próxima vez a Trabajo Temporal te vas a venir

tú solita. -Pero hemos aprendido

mucho hija. -Y la buena gente que hemos

estado que son muy grandes. -La verdad tiene mucho mérito

lo que hacen cada día para mantener este parque

y en las mejores condiciones. -Sí, encima todo

como los chorros del oro. Olé por ellos.

Olé y Olé. Gracias compañeros.

-Hasta siempre.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Manu Tenorio y Azúcar Moreno

Trabajo temporal - Manu Tenorio y Azúcar Moreno

20 feb 2017

En una nueva entrega de 'Trabajo temporal' se verá la destreza de los famosos en otras profesiones que nada tienen que ver con las suyas. El cantante Manu Tenorio descubrirá el mundo de la pescadería trabajando en una lonja donde limpiará y venderá el pescado. El dúo Azúcar Moreno se adentrará en el Centro de Naturaleza Cañada Real de El Escorial para cuidar y limpiar los animales e instalaciones.

ver más sobre "Trabajo temporal - Manu Tenorio y Azúcar Moreno" ver menos sobre "Trabajo temporal - Manu Tenorio y Azúcar Moreno"
Clips

Los últimos 56 programas de Trabajo temporal

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios