Trabajo temporal La 1

Trabajo temporal

Lunes a las 23.40 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3881158
Para todos los públicos Trabajo Temporal - David Bustamante y Manolo Sarriá - ver ahora
Transcripción completa

Bienvenidos a Trabajo Temporal. Hoy, David Bustamante,

vivirá un día como soldado de la unidad militar

de emergencias. -Que digo yo que estoy

alucinando un poco con esto porque yo no he hecho ni la mili.

-Deberá sufrir un durísimo entrenamiento físico para estar

a la altura de sus compañeros. -¿Siempre trabajáis

a esta intensidad? -Date cuenta que hay que estar

físicamente fuerte. -Tendrá que adaptarse

rápidamente a la disciplina y exigencias del cuerpo.

-Venga Bustamante vamos que siempre llegas tarde.

-A sus órdenes mi brigada, yo no tengo experiencia

de ningún tipo. -Ya lo sé.

-Conocerá los riesgos de vivir de cerca un incendio forestal.

-¿Que pasa que ya no cantamos no hay cachondeo?

-Ahora no puedo ni cantar. -Tendrá que superar sus miedos

y su vértigo, subiendo a más de 40 m de altura.

-Un segundo, que yo tengo vértigo.

Que yo tengo vértigo. -Tú no agarres de ningún sitio.

-Déjame que agarre algún sitio. -Y vivirá una tensión extrema

para el rescate de un cuerpo entre los escombros.

-Ahora baja los pies. Vale.

¿Cómo te encuentras? Por su parte Manolo Sarria,

pasará un día como jornalero de la aceituna.

-Para un saco de aceitunas de estas tengo que estar yo cinco

o seis días. -Eso es lo que hay.

-Deberá trabajar duramente si no quiere llevarse

la reprimenda de sus jefes. -¿Pero cómo le voy a echar

la bronca a esta gente? Si donde se ha derramado

ha sido en tu lado. -Pues cógelo tú, yo me voy

a tomar un cafelito. Conocerá mejor a sus compañeros

compartiendo charlas y risas. -Se me ha abierto la navaja

sola en el bolsillo y todo, que pica el chorizo.

No tendrá un respiro en la exigente labor del volcado

de verdeo.

-Pero hombre dale caña, sino aquí.

-Echa una mano tú también, que estás militar.

Que yo hice la mili hace 40 años o 50.

-Y hasta el final de su jornada

deberá dar el máximo de sus posibilidades.

-Ha sido un placer. -Qué placer ni placer, tenemos

que ponerlas en su sitio ¿qué te crees que has terminado

o qué?

Bustamante cantante y compositor. El cántabro, saltó del mundo

de la construcción al estrellato musical

gracias a Operación Triunfo. Desde entonces, no ha parado

de cosechar éxitos gracias a su voz, simpatía y naturalidad.

Pero hoy, lejos de los focos y escenarios, Bustamante llega

a la base militar de Torrejón de Ardoz

para trabajar en la UME.

Deberá tener sangre fría, valor y entrega para estar a la altura

de un trabajo que le pondrá al límite.

Manolo Sarria, humorista.

Desde que en 1987 apareció por primera vez

en el Un, Dos, Tres... este cómico malagueño

se ha convertido en una celebridad del teatro

y la televisión de nuestro país, haciendo reír a millones

de espectadores de diferentes generaciones.

Pero en el pueblo de Cabra, Córdoba, de poco le servirá

su exitosa carrera ya que deberá emplearse a fondo como recolector

de aceitunas si quiere ganarse el jornal.

-Hola que tal.

Buenos días. -¡Señor Bustamante!

-Hombre buenos días, que tal.

-Buenos días. -No, no se saluda aquí.

Sin gorra no se saluda. -Que digo yo, estoy alucinado

un poco con esto porque no he hecho ni la mili.

-Vamos a ver, aquí en el primer batallón de intervención

de la unidad militar de emergencia va a tener ocasión

hoy de disfrutar de un día intenso, en el que va a aprender

precisamente todo lo que no hizo en nueve meses

lo va a hacer hoy. -¿Pero qué intensidad,

por qué, qué necesidad? -Vamos para dentro.

-Pues nada, vamos para dentro. -Seguro que va a estar

bien con nosotros. -¿Seguro?

-¿Dónde vas? "Quillo"...

-Hola ¿usted es Manolo?

-Sí. ¿Qué hay?

-Me alegro mucho de verte. -¿Cómo se llama usted?

-Yo Félix. Mira que vengo porque me dicho

que uno que venía conmigo a las aceitunas se ha despistado.

Y me figuro que eres tú.

-No, yo soy Manolo Sarria. A mí me dijeron, un programa

de televisión... -Sí, pero el programa

de televisión consiste en coger la aceituna

y mucha. -¿Yo?

-¿Entonces quién? -Yo coger aceituna...

a mí me dejas de rollos. -Espérate.

Son 50 euros lo que te ganas. -Vareando aceitunas...

cogiendo aceitunas. Yo he visto los árboles, Félix,

pero la aceituna. Esta aceituna que es.

Le vas a tener que echar aire para engordar.

Para un saco de aceitunas de estas tengo yo que estar

aquí cinco o seis días. -Eso es lo que hay.

-Y me lo dices así. Que salgo corriendo.

Que llego a Lucena antes de... -Vas a ir conmigo para allá,

que tengo un encargado de la cuadrilla, para que te den

un mono o algo, porque vienes muy bonito para coger aceitunas.

Y tienes que ponerte de otra forma.

-Me estás hablando de todo, pero no estás hablando de lo que

me vas a endiñar. -Ya lo hemos tratado, 50 euros,

las cosas como están... -¿50 euros?

No cojo yo ni gorriones. Suelta la manteca.

Que se te ve que estás lustroso. 60 euros y cogemos los sacos

que sea. -Vamos a 55, que las cosas

se moderen. -Me has caído bien Félix.

Vámonos. Tira para allá.

Dos sacos, más no cojo...

-Venga señores, estamos llegando.

David un poco más. Que llegamos ya.

-¿Cuando dice que tengo que venir mañana?

-Nada. -Espérame vale, pero sentado.

-Muy bien.

Nos paramos. Vamos a dividir el grupo.

El grupo de cabo primera de Talavera haciendo una sesión

de crossfit, y el resto seguimos corriendo.

-Veniros mi grupo para acá. Vamos a hacer un entrenamiento

funcional, va a consistir en hacer abdominadas.

Nos emparejamos y al lío.

David empezamos aquí. Empiezas tú con las cinco.

Va. Cinco. Fuerte.

-Venga David. -Buena, va.

-Seguimos.

Apenas sin descanso. Al suelo. 30.

-Una. -Una.

-Una. -Dos.

-Una. -Tres.

-Una. -Cuatro.

-Una. -Cinco.

-Una. -Seis.

-Una. -Siete.

-Una. -Ocho.

-Una. -Nueve.

-Una. -Diez.

-Una. -Once.

-Una. -Doce.

-Una. -Trece.

-Una. -Catorce.

-Una. -Quince

-Una. -Dieciséis.

-Una. -Diecisiete.

-Una. -Dieciocho.

-Una. -Diecinueve

-Una. -Veinte.

-Una. -Veintiuna.

-Una. -Veintidós.

-Una. -Veintitrés.

-Una. -Veinticuatro.

-Una. -Veinticinco.

-Una. -Veintiséis.

-Una. -Veintisiete.

-Una. -Veintiocho.

-Una. -Veintinueve.

-Una. -Treinta.

Muy bien David va. Venga, seguimos.

-Escúchame, esto que lo hacéis ¿una vez por trimestre?

-Esto lo solemos hacer todos los días hay que estar preparado.

Cómo estás tú, fuerte. Seguimos chavales.

Con sentadillas, hacemos el bloque y descansamos

dos minutos. 50.

(Jadeos)

-¿Quieres que vaya a buscaros una cosa?

-Va. Ánimo. Seguimos.

Descanso ahora.

-Cabo primero ¿Siempre trabajáis a esta intensidad?

-Date cuenta que hay que estar físicamente fuerte, más cuando

hay mucho tipos de trabajo, vas a hacer un rescate

y con mucha intensidad de curro...

y tienes que sacarlo adelante. -Tienes que estar acostumbrado

para pensar rápido y todo eso. -El calor enfría el sueño,

el hambre el cansancio para nosotros será estimulante.

Cuando agotado el río esté para el cumplimiento de la misión

cooperaras hasta morir. Vamos por la siguiente.

Venga, va. Seguimos con otras cinco.

El bloque de 20. Última va.

Buena. -Vamos David. Venga va.

-¿Quién es Lucas? -Hola buenos días yo soy Lucas.

-Qué tal, yo he hablado con Félix he acordado un precio

para los sacos de aceitunas, a ver el lío este

que me han metido aquí.

-Pues nada estupendo. -¿Qué es lo que hay que hacer

aquí? -Poner los fardos estos

para que no caiga al suelo. Y coger la vara, liarse a palos,

y cuantas más coger mejor. -Pero a mí me dicho este hombre

que era para meter la aceituna en el saco.

No para varear ni historias. -Antes hay que sacarlas

del árbol. -Vamos al lío...

Vamos a ver cómo va esto. -Lo primero que tiene que

ser es un poco habilidosa la persona.

No puedes estar así. Tienes que ir rápidamente.

-No te enrolles mucho que yo es la primera vez que voy a coger

aceituna. Yo en mi casa tengo un olivo.

En el jardín. -Si te comprendo.

Pero tú no puedes ir donde hay un montón de personas,

todo el día así. De cachondeo.

Tienes que ser serio. -Serio es esto.

-Tienes que meter el cuello, coge el fardo, a un pico

de eso. Meterlo ahí debajo.

Ahora en el tronco. -No el troco no va aquí,

aquí mira. Que no caiga ninguna fuera.

-Fíjate tú. ¿Esto se pisa la aceituna?

-Pisar las menos posibles. Cuando hay muchas.

-Varearlas, mirando para el suelo, que caigan en el lienzo.

Pues no hay que hacer cosas aquí. Son muy chicas.

-Este año con la cosa de la sequía.

-Rellenar un saco de esto... yo he ajustado con Félix

un precio me parece a mí que voy a tener que...

-Si te lías a charlar no hacemos nada.

Una vara y a hacer algo. -Tú aprietas más que las bragas

pero de cuello vuelto. ¿Esto qué es?

-Pegarle palos. Si no sabes cómo es te enseño.

Así.

-Sigue tú. -No.

Tú también pega palos. Al olivo.

Aprieta ahí. -Pero que aprieta, Félix, Lucas,

que me tienes liado. Me tenéis liado

los dos. -Venga Manolo que voy

a dar una vuelta esta familia, cuando vuelva quiero ver eso.

-No veas el que tenga que estar aquí vareando Olivos...

-¿Qué pasa Manolo cómo va eso?

-Esto es más duro... como decía mi madre:

que la aldea del valle. -Se están subiendo las aceitunas.

-¿Qué se está subiendo? -Las aceitunas, que están arriba

en vez de abajo. -¿Cuantas horas echáis vosotros

aquí en el campo? -Siete horas.

Lo normal. -Siete horas, ya estaremos

casi para irnos. -Fíjate en la Tere que

lo está haciendo a mano. -¿Y esto que es automático?

Yo no le veo el botón aquí. Y tiro de la cuerda.

-Señor Bustamante.

-¿Cómo me dirijo, señor comandante o comandante?

-Comandante. -Vale comandante.

-Durante el día de hoy va estar usted encuadrado en una sesión

de reserva, que casualmente estaba de servicio hoy.

Pudiera ser que tengan que salir rápidamente a una emergencia.

-Si yo no tengo experiencia. -No se preocupe, le vamos

a enseñar. Le voy a explicar cuál

es el procedimiento para una intervención.

Esto, donde nos encontramos es el centro de operaciones.

Es el lugar que le va a permitir a nuestro teniente coronel

dirigir la emergencia -Esperemos que no sea

muy grave. -Todo puede pasar.

Aquí estamos permanentemente preparados

para salir una emergencia. -¿En cuánto podéis estar

en cualquier punto de España desde aquí?

-Nosotros, la UME, tiene garantizado

por la distribución geográfica que tiene el territorio nacional,

estar en un tiempo inferior a cuatro horas

en cualquier punto de España. Evidentemente si la emergencia

está cerca será minutos. -Comandante, llaman de un

incendio forestal en Priego. -¿Ahora mismo?

-Ahora. -Llama rápidamente al equipo

de reconocimiento que se presente

en el centro de operaciones. Corriendo al hangar de alerta

y presentese a su jefe de pelotón. Rápido.

Venga hombre. -Si yo no tengo ni idea.

-Venga Bustamante vamos

que siempre llegas tarde. -A sus órdenes mi brigada,

yo no tengo experiencia de ningún tipo.

-Ya lo sé, pero siempre llegas tarde, vete con el cabo primero

que él te lleva. El que diga lo crees que hacer.

No te preocupes. -Embarca aquí.

-¿Llevas todo el equipo? -Sí.

Voy acojonado ¿qué vamos a hacer?

-Un ejercicio de intervención, nos vamos a hacer prácticas

para que cuando hay ejercicios reales tener la suficiente

soltura para poder trabajar. Dos Cinco recibido.

Tenemos todo el equipo ¿lo tenemos todo Sandro?

-De los nervios el estornudo. Tengo aquí mis guantes y todo.

Vámonos. -Repita mensaje.

Vamos a hacer los ejercicios con tranquilidad y como sabemos

hacerlo. -¿Quién nos oye?

-El cabo mayor. -Este de aquí.

#Precaución amigo conductor #la senda es peligrosa.

#Y acuérdate de tus niños #que te dicen con cariño

#ve con cuidado papá.# -¡Olé ahí!

Chavales nos lo tomamos en serio, nos ponemos el equipo

de protección. -Yo estoy.

-Tú estás. La riñonera hace falta

que la bajemos Ángel. Empezamos a bajar.

Ahora sí que se han acabado las historias y a trabajar.

-Lucas ¿cómo va eso?

-Bien. Lo que no se pise. No es difícil, le das un poco

con la punta del pie. -Voy saltando por todos lados,

hay aceitunas por todos lados. -Recoger el fardo un poco.

Vamos para adelante. Para adelante.

Hasta que lleguemos aquí. -Esto pesa mucho.

-Tira Manolo. Mientras que la tiras para

que se vaya desenredando. Y sale verás cómo se derrama.

Tira para acá Manolo, que no vamos a derrama,

ya que las tenemos. Para que no se derrame así.

-Como éste luego todos los olivos.

-Todos los olivos iguales. Esto es una cadena,

de uno a otro. -¿Esto qué es?

-Quitarle lo más gordo para que la máquina no se atasque

mucho.

-Aquí hay aceitunas. -Ésas se pierden en la máquina.

Vamos a cogerlo Manolo, agarras ahí.

Del filo ese. No, esto es más serio.

No puede ser así. Las cosas son serias,

hay que estar mucho rato. La aceituna no puede tocar

la tierra porque no la quieren en la fábrica que toque tierra.

-Pues si no toca la tierra ya está. La echas para allá ya está.

-No puede ser así.

-Estoy serio Lucas, llevo toda la mañana vareando

Olivos. -Esto es así.

-Lucas que yo he metido el cuello,

pega la bronca a esta gente.

-Como le voy a echar la bronca esta gente si donde

se ha derramado ha sido en tu lado.

-Pues cógelo tú, yo me voy a tomar un cafecito.

-No te pones las cosas así Manolo.

-Si llevamos toda la mañana... Manolo aquí, Manolo aquí.

-No te tomes las cosas malamente

porque te lo explique. -Si no me lo tomo malamente

pero yo he agarrado donde me has dicho.

Se han caído tres aceitunas. Una lata de aceitunas menos.

-No te pongas así Manolo que no es para tanto.

Yo estoy aconsejando cómo se tienen que hacer

las cosas. Agarra aquí fuerte.

Una, dos, y tres. Ahí está.

Ahora. Arriba. Así Manolo.

Es un trabajo duro pero es así. Que vamos a hacer.

-Miguel, ¿ahora qué hacemos? -Las llevamos al camión grande

y luego a la cooperativa.

¿Quién las lleva? -Yo.

-Tú ahí sentado todo el día. -Me ha tocado hoy a mí.

-Déjame un ratito, vente a varear aquí.

Si te ves negro para echarla aquí como vas a llevar al tractor.

-El tractor...soy McLaren.

-Esto es lo tuyo.

-¡Dale Manolo!

-Más presión Sandro. El ejercicio consiste en coger

los dos flancos. David, el equipo de Talavera

con David ha cogido el flanco derecho

y el equipo del cabo primero García va por el izquierdo.

Como es un fuego pequeño, probablemente

ahí conseguiremos atajarlo. Hay que evitar que llegue

a la zona de árboles. Y coja copa.

Despacito. -Despacito Bustamante.

Preparados para gripar. Gripamos.

-Vale.

-¿Estamos?

-Estoy de los nervios. -Tranquilos.

-Estamos trabajando a 40 bares.

Buena, va. Baja diez bares.

Abre ahora ahí. Así nos refrescamos.

Si nos viene fuego. Puedes variarlo.

Venga que baje presión. Preparados para gripar

otra manguera. Gripamos.

Déjalo abierto David. -Está abierto.

-Va. Muy buena. -Dale, dale.

-(GRITA) Agua.

-Seguimos para allá. -Cuidado.

-Buena. Buena.

Muy buena.

-¿A qué temperatura puedes estar con esto trabajando?

-A 60 o 70. Y si te acercas más, pues

más. -Menuda sauna.

-Abajo.

Dale un poco las copas, refresca arriba.

-¿Qué pasa que ya no cantamos?

-Ahora no puedo ni cantar. -Abajo un poquito.

Refresca. Buena.

Sigue. Muy buena.

-La gente no es consciente

del esfuerzo físico, que aparte de la presión y la tensión

a la que estáis sometidos. -Aguantamos un poco, vamos

a refrescar esa zona. Estás fuerte David, sí señor.

Refresca un poco. Agachamos.

Muy buena. Hemos acabado el ejercicio.

Stop. Cortamos agua y recogemos

material. Corta agua.

Para toda la malla.

Ahora toca recoger material David.

No hemos acabado. Hay que recoger el material

aún. -Mi hombro.

Te digo una cosa, uno piensa que estar regando el fuego,

como regando el jardín la fuerza que hay que tener, si le sumas

la tensión, la responsabilidad, los nervios, esta gente

es de otra galaxia. Que siesta me voy a echar hoy.

-Vamos a comer ya.

Son siete horas las que estamos. Y hay que echar algo.

-Comes con nosotros y ya está. -Trae para acá.

-Ese no es el problema, nosotros tenemos comida que nos sobra,

hay bastante. -La profesión de humorista estáis

bien, ¿ganáis bastante? Estáis descansaditos,

no como aquí. -Nosotros no hacemos nada.

Nosotros llegamos, dos minutos en la tele, nos llevamos la guita

para la casa y eso es lo que hacemos nosotros.

Si yo te cuento a ti te mueres. Si es un programa de televisión

en directo, necesitas ensayarlo mucho para que salga

a la primera. Grabado ni te cuento.

Después viene la segunda parte, ahora terminas de trabajar aquí

y te vas a tu casa. Sea donde sea.

Con tu familia y todo. Yo me voy a una actuación

por ahí, y donde te pille es un hotel,

encerrado en cuatro paredes de un hotel.

En el mejor de los casos, se termina sobre las 10 u 11

de la noche, no cenas antes, cenas después.

Cuando terminas de actuar y empiezas a firmar autógrafos,

te dan las 12 y ya está los bares cerrados.

Como no seas hábil y antes te compres un bocata

o algo te comes en el hotel las papas fritas que hay

en el minibar. Papas fritas de minibar

me he comido yo todas las del mundo.

Tengo un cuñado mío que llegaba al tajo a trabajar, levantaba

y decía lentejas. Todos los días lentejas.

Por la mañana desayuno lentejas.

Al mediodía, lentejas, por la tarde por la merienda lentejas,

todo el día lentejas. Y el de al lado le dice: me tienes

que hacer cuando llegues a casa, pegas un puñetazo en la mesa

y verás como tu mujer ya no te hace más lentejas.

Y dice: ¿qué mujer? Si yo soy soltero y me hago

la comida por las noches...

(Risas)

Aquí un día vuestro no veas, duro.

-Durísimo. Nosotros empezamos más

o menos a las ocho de la mañana,

a cargar lo que es los fardos, echamos gasoil a los tractores.

Y luego vamos al tajo. Cuando llegas, hasta las cinco

de la tarde sin parar. Paramos una hora del mediodía,

de una a dos. Y hasta las cinco de la tarde

terminamos. Ahora tenemos que terminar

y llevarlo a la cooperativa, hasta las ocho.

-Un poco de vino. -Este viene desde aquí,

del terreno. -En invierno a última hora

tiene paso, porque hace calor y no es lo mismo.

Pero imagínate en Córdoba, en el verano.

Con 40. -Eso se lo hechas al tractor

y arranca igual. -Pues venga, vamos a comer

que se acaba el tiempo. Manolo que tenemos

que terminar el día y a la cooperativa.

-¿Para qué? -Para descargar las aceitunas.

Esto no se termina aquí. No.

La aceituna hay que llevarla a la cooperativa.

-¿Yo tengo que ir a la cooperativa?

-Claro que tienes que ir a la cooperativa

¿quién lleva la aceituna entonces?

-¿Y quién me lleva a mi? -Tú a la cooperativa andando.

-¿Andando de qué? -Andando padre.

Un pie detrás de otro.

A continuación Bustamante deberá enfrentarse a su vértigo

para subir a una torreta de 40 m -A trabajo temporal voy a venir

yo otra vez por las narices. Se subirá a un acorazado

para vivir la tensión de una conducción al límite.

-¿Soy el jefe? Por lo menos mando algo desde que he llegado.

-Y sentirá la emoción de pertenecer a la UME,

rescatando a una persona de entre

los escombros. -¿Que pasa David?

Por su parte Manolo Sarria será exigido al máximo

para conseguir el mejor aceite. -Con las dos manos y con ganas

Manolo...

-Con las dos manos. Desde que llegado esta mañana

a las seis de la mañana nada más que dando órdenes.

-Y deberá pasar por cada una de las fases del envasado

hasta llegar al punto de venta. -Espera me voy llevando un jamón

para afuera. -Qué dices, deja los jamones

ahí quietos.

-Mi brigada, el soldado Bustamante preparado

para la práctica. -¿La práctica de qué?

-Tú tranquilo. -Bienvenido.

-¿Que vamos a hacer? -Una práctica de rescate.

Que se llama contrapeso. En la torre esta de 40 m.

-Un momento, todo el mundo sabe que yo tengo vértigo.

-Pero aquí no se elige Bustamante.

-Ya. La seguridad... aquí hay una ambulancia.

-Una cosa, si has venido a la UME has venido para todo.

-Brigada, a las órdenes que usted quiera.

Yo mejor os dejo a vosotros. -No hay ningún

tipo de problemas. -No puedes irte.

Esto es súper seguro. Lleva medidas de seguridad

y no hay ningún tipo de problemas.

Si has venido vienes con todas las consecuencias.

Vamos a hacer un contrapeso, en lo alto de la torre.

Y te vamos a volver a bajar otra vez.

No va a pasar absolutamente nada.

-Es importante que me bajéis. -Casado va a hacer

de contrapesista. Fíate de él.

-Vosotros estáis acostumbrados, no tenéis vértigo, lo veis

todo bien. Os gusta.

-Te acostumbras, no pasa nada. Hazme caso.

Te colocamos un arnés que está preparado ya y el casco.

Y cuando estemos empezamos. ¿Algún problema?

-Todos. -No te preocupes,

es súper seguro. Le ponemos un arnés.

-La torre son 40 m.

-Y estos que están ahí mirándome con cara de preocupación,

de amarillo ¿quiénes son? -¿Quiénes?

-Los que me miran con cara de preocupación.

-Son los médicos, están ahí por seguridad.

No pasa nada. -Brigada, con todo mi respeto,

a sus órdenes toda la vida. -La seguridad siempre,

hay que doblar la seguridad. -¿Tienes un tranquilizante

o algo? -¿Te pones el casco?

Aquí se ríe todo Dios de mí.

-Ajusta la cabeza. Esta es tu cuerda de seguridad.

A la vez que vas subiendo Tú no agarres de ningún sitio.

-Déjame agarrar algún sitio. -Si quieres te puedes agarrar

aquí. No hace falta agarrar.

-Bajar ¿es igual de rápido que para subir?

-Lo rápido que se quiera baja y lo rápido que tú seas capaz

de aguantar. -Susto no.

Que el parque de atracciones, una suavidad, un cariño.

-¿Preparado? -No.

-Sí. Empezamos.

-La madre que me parió.

Esta visión no sé si me agrada

mucho. Estáis despedidos por meterme

en esto.

A Trabajo Temporal voy a venir yo otra vez...por las narices.

La madre que me parió. Con lo tranquilo que estaba

en casa.

Hasta aquí ¿no? Hasta aquí está bien.

Me encantaría poder disfrutar de esto.

-Tú no lo pienses.

-Casi he subido hasta arriba, ya está bien.

Abajo por favor.

-Vamos a bajar.

No te preocupes David, te bajamos nosotros.

-Que sea rápido por favor.

(Risas)

-Cuidado con la plataforma ahora.

-Ya estás abajo. -Me llamáis otro día para hacer

el programa. A ver qué os digo.

-Víctima en el suelo. -Y tanto que víctima.

-Lo que hemos explicado antes, en un caso real, imagina el fondo

en un barranco, la víctima está abajo,

le enganchamos mediante esta técnica y le subiríamos arriba.

Así lo vamos repitiendo. Es súper seguro, no tiene ningún

tipo de problemas, llevas cuerda de seguridad.

Una técnica rápida, fácil y sencilla.

Para sacar una víctima de cualquier situación.

-Mi brigada, un placer de verdad. Muchas gracias.

-Manolo, que pasa buenos días.

-Eso digo yo, que vengo corriendo desde el Olivar.

-Así es como se venía antes, es como hay que venir.

-Habrá coches o algo, me dice Lucas, que tiene guasa,

vete corriendo para allá. Digo llévame, no.

Te vas corriendo. Y vengo asfixiado.

-Los coches antes no existía nada más que para traer

la aceituna, antes venían andando

o en bicicleta, iban dos en bicicleta.

-Antes venían como tú quieras, pero resulta que yo vengo

corriendo del Olivar aquí, ocho o 10 km.

-Hay que trabajar, fíjate la gente que hay esperando.

-Arreando. ¿Qué hacemos?

-Coge esa trampilla y ábrela para acá.

-Esto es lo que se hace habitualmente.

-Y ahora vamos a aflojar la trampilla para vaciar el camión.

-Tú aquí ¿que eres? -Manuel Sánchez, el secretario

de la cooperativa. Como he sido militar

soy de los que más mandan. -Ya te veo.

-Tira para arriba. -Digo yo, se caen, se tienen

que caer. -Tiene que caer. A vaciar.

Después de todo el día trabajando ahora las dejamos

ahí. Ven para

acá. -¿Y ahora qué?

-Lo vamos a arreglar nosotros pero rápido.

Dale a la manivela. Verás que solución tiene

más buena. Pero dale caña.

Si no aquí. -Echa una mano aquí,

tanto militar. Yo hice la mili hace 40 o 50 años.

-Si cogieras los 20 ahora. -Cómo lo sabes.

¿Cuantos litros salen? -80 a 90 l salen.

-¿Nada más? -Un 20% sale.

El resto es hueso y pulpa. Ya vas mejor.

Sigue dando que va bien eso. Al final le coges el tranquillo

a esto.

-Voy a cambiar de mano. Estoy viendo que es todo

a mano, corre como antes, no hay

ni un botón. No sabes los mandos a distancia

que existen. -Los que tienen dinero le ponen

un mecanismo eléctrico. Se lo tenéis que poner, tú estás

en el taco. -Eso quisiera yo.

-Yo creo que es mejor varear que estar aquí.

-Ese es el primero que estás vaciando hoy.

-¿Qué le pasa a esto? -Tendrás que comer

un poco antes. -Está duro esto.

-Mira cómo va, ahora

cae bien eso. -Si la trampilla esta

en vez de hacerlas así por qué no la haces así...

Porque la aceituna tiene que caer e ir limpiándose, si no se

machacan unas con otras. Hay que cuidar la aceituna

Para sacar calidad. Cuidar la aceituna.

Y ahora eso se va a atrancar.

Hay que coger el palo y darle... -¿Dónde?

Para que vacíe eso. Y en un agujero que, lleva mucho

aceituna se queda atrancado. Hay que darle con la manivela

un poquito. -De verdad que esto es

a mano todo. -Manolo con el palo ese vamos

a dar caña. -¿Cualquiera de los tres?

-Cógelo por lo más gordo para abajo.

Dale la aceituna para que vaya bajando.

-Ahora sale por la "chorraera" ésa.

-Ya empieza a moverse eso. Pero dale con las dos manos

y con ganas. -Con las dos manos.

Desde esta mañana que llego a las seis de la mañana,

nada más que dando órdenes.

-David te voy a presentar el TOA, nuestro vehículo

para intervenciones de emergencia

en campañas invernales. Sus siglas corresponden

a trasporte oruga acorazado. Es como el vehículo

con el que vamos a hacer las prácticas.

-¿En qué casos lo utilizáis? -Normalmente en campañas

invernales, para acceder a zonas donde el vehículo de ruedas

no puede acceder. Como puedes ver el vehículo

está compuesto por cadenas, para campo, nieve.

-Esto tiene que ser, la suspensión como va ¿a riñón?

-Suspensión tenemos.

-¿Tienen suspensión estos vehículos?

-Efectivamente, en el primer rodillo amortiguador, y otra

en el último rodillo. El primer puesto

es el del conductor, que iría yo.

-¿Cuál es mi cargo? -En esta posición tú serías

el jefe de vehículo. -¿Yo soy el jefe? Por lo menos

mando desde que he llegado me ha mandado todo.

-Tienes que decir por dónde ir, izquierda, derecha, más rápido

despacio. Me indicas.

Desde esa posición lo ves todo. Tengo una vista limitada desde

aquí, pero me puedes indicar lo que quieras desde aquí.

-Esto vendría muy bien para los atascos.

-Para el centro de Madrid. -No veo volante ni nada,

dos palancas ¿cómo funciona? -Te explico, las palancas,

cada palanca actúa sobre una cadena.

Palanca derecha la derecha, tiramos de ella, y al tirar

bloqueamos esa cadena, vehículo se dirigirá a la derecha,

en este caso a la izquierda. -¿A qué velocidad puede

ir este vehículo? -En terreno llano, el campo,

unos 65 km hora como máximo. -Pues ya es.

¿Cuánto pesa esto? -9 t de vehículo.

-Muy ergonómico no es.

Hay que tener cuidado porque te pegas con la cabeza.

-Correcto. Nuevamente aquí se circula

con un casco porque como te puedes fijar todo

es aluminio duro, hierro. Son las punzantes.

Y es muy complicado. Ten en cuenta que este vehículo

estaba destinado para combatir. Llevaba...

-Armas. -Ametralladora...

el material, equipo, fusil. Está enfocado para el campo,

para la infantería. -Una pregunta de estas mías

raras, aquí si se estropea algo, ¿donde encuentras las piezas?

Esto tiene más años que la tarara.

-Tenemos piezas. -Está previsto, ¿se hacen

para vehículos por si acaso? -Tenemos de repuesto ya.

En los escalones que se denomina técnicamente

piezas de repuestos para cambiar, arreglar y sustituir.

-Yo tengo un coche de 32 años, del 84, y no veas

lo que me cuesta encontrar las piezas.

-Esto es más viejo.

-Boca abajo habías dicho. -Siempre, la caja viene así.

La coges así. Las dos de fuera.

Coge la máquina Manolo. Le precintas la parte de abajo.

Coge la máquina Manolo. Le precintas la parte de abajo.

Y la vuelves.

Ahí. Pégala aquí.

-La cinta es mala. -Claro, no te voy a dar la buena.

La pones boca abajo. -¿Esto así ya aguanta?

-Debe aguantar. Y coges tres botellas

y las metes. -¿De cuántos litros son?

-De 5 l. Aceite puro de virgen extra.

Oye me han dicho que has estado en el campo

contando chistes un montón. -Sí, pero aquí no veas,

con la bulla que llevamos aquí como para contar chistes.

-Por lo menos uno. -¿Tú vas a pagar algo?

¿En dinero o en aceite? -Yo en aceite.

Te llevas. Lo que pasa que ya tenemos

poco. Ahora esta va así.

Aquí de base tiene que haber 11. Por cuatro 44.

-Esta aquí. -No Manolo.

-Se va a caer el aceite. -Aceite para freír papas.

Digo que se va a caer el aceite. -No debe.

-¿A dónde lleváis ahora? -Lo llevamos al despacho

de aceite, y de todo. -¿Donde lo exportáis?

¿A España nada más? -A todo el mundo.

Este año hemos hecho bastantes operaciones a Estados Unidos,

a Italia. Pero envasado normalmente

aquí en el pueblo y pedidos que tenemos por toda España.

Nosotros normalmente vamos más rápido.

Esto es nada para nosotros. -Si Antonio no veas

la que me ha metido, las botellas que llevan tapón...

Lo otro. -Ese palet hay que hacerlo

en 20 minutos. Y cuando viene la bulla

hay que apretar. -Pues yo no se hijo.

Si se rompe esto ¿qué hago? -Desde luego eres un manitas.

-Ten en cuenta que esta no es mi profesión.

Mi profesión es, de carpintero te puedo decir lo que tú quieras.

-Ya está. Vamos a probar los aceites.

Éste aceite no lo has probado tú. Vas a probar el aceite especial,

que hemos estado envasando. Este tiene un 80%

de hace Lucena y un 20% picual. Verás el picor un poquito.

Y luego ya ese tipo de aceite es más intenso y amargo.

-Qué bueno, este pica.

-Eso es calidad. -Este lo has hecho con extracto

de avispa. Que va, con aceituna de Cabra

y la comarca de la zona. Lo mejor que hay.

-Vamos a ver Manolo, Francis que pasa aquí hoy,

¿qué estamos de cachondeo? Están esperando en la tienda

para que llevéis aceite vosotros aquí de cháchara.

-Que no hombre, que está dando de probar el aceite.

-Lo probará cuando acabe la jornada.

Vamos a seguir trabajando que hay prisa.

-Ahora la llevaremos para allá ¿qué hay que hacer?

-Coger estos litros, cargar el aceite

y llevarlo a la tienda y ponerlo en la estantería.

-Dame esto que vamos a cargar el contenedor.

Para llevarlo.

-¿Cómo se encuentra, alguna parte de su cuerpo atrapada

o herida? -No, estoy con la mente

muy débil. -Vale, ¿puede mover las manos?

-Sí, las puedo mover. ¿Puede mover los pies?

-Sí.

-Todo eso son síntomas muy buenos vamos a tardar

ahora un tiempo en sacarle de donde se encuentra.

Tiene que estar contento y mantenerse animado.

¿Sabe lo que ha pasado? -Se ha derrumbado

ya no recuerdo más. -Ha habido un terremoto.

¿Ha perdido en algún momento la conciencia?

-Creo que sí. -Intente mantenerse despierto

con nosotros. Le voy a pasar una serie

de material que le va a servir de apoyo, se va a poner

una mascarilla, se va a tapar la cara.

-¿Qué se siente cuando consigue sacar a una persona, darle

una segunda oportunidad de vivir, es algo muy grande?

-Nosotros todavía no hemos llegado a vivir eso en primera

persona. Los terremotos a los que hemos

llegado no hemos tenido esa oportunidad.

Si que hemos recuperado cadáveres.

Sin vida. En un principio es una labor

un poco triste y penosa, pero luego le sacas el lado

positivo, que es que esas familias

que están esperando al otro lado de la cinta que ponemos,

pueden volver a su casa, pueden guardar el duelo

y pueden volver a empezar. -Me quedo sin palabras.

-El trabajo va a consistir David,

con una cadena levantas la carga, que hemos engranado

previamente. Y enganchado. Y con la otra cadena la bajas.

Cuando yo te diga que levantes, esta es tu función.

Cuando te diga que lo bajes haces lo mismo pero con la otra.

-De acuerdo. Pero escucha una cosa,

yo soy de Santander, cerca de Bilbao,

pero no soy del mismo Bilbao, ¿con una cadena voy a levantar

todo esto? -Sí.

Un poco más.

Vale.

Dale Jaramillo. -Un poco más por si acaso.

-¿Ahí? -Perfecto.

-Ahora lo principal

es asegurarnos nosotros y los que estamos haciendo

es asegurar la zona donde vamos a entrar.

Estamos poniendo un apuntalamiento

para que la placa donde vamos a pasar por debajo

no sea perjudicial para nosotros. -De acuerdo.

-Buena ahí.

-Fuerza, se necesita.

¿El otro está? El casco.

-Criado, necesitamos que se de caña.

Rapidez porque llevamos mucho tiempo.

Que ya llevamos mucho tiempo.

-Empuja David.

-¿Qué pasa David? -Estoy reventado.

-¿Entra la camilla? -Sí.

-Esperamos camilla y Villagrán para dentro.

-¿Cómo vais por allí?

-Están tapando para sacarlo fuera.

-Tranquilo.

Necesito que levantéis un poco las piernas.

Parar. Ahora bajan los pies.

A ver ¿cómo te encuentras? Ya no te queda nada.

Ya pasó. Despacio.

Estoy saliendo. Me quedo con la parte de atrás.

Cuidado.

Voy. Un segundo, despacio.

-Bien. Para allí hay que salir.

-Un segundo por favor. -La cabeza para acá.

-¿Estás cómodo? -Giramos la cabeza y le sacamos.

-No tengo apoyo para un segundo paso.

Ahora ya. Arriba.

-Cuidado. Cuidado aquí que resbala.

-Tira un poco más Manolo. -Lo que tú digas Francis.

-Ahí está. Echa las palas para adelante.

Baja la primera. Ahí.

Saca la máquina. Tira la máquina para afuera.

Pon la máquina allí. Vamos a coger ahora

la traspaleta. Sácala.

Ya está, vamos a coger esta en envasado.

-¿Qué hacemos ahora? -Vamos a llevar las garrafas

dentro. -Vamos.

-¿Dónde vas? -Las garrafas, lo que has dicho.

-Cuatro en la mano. -¿Cuatro garrafas?

-En cada dedo una.

-Si llevo una que pasa que se calienta el aceite.

-Venga, que nos están esperando.

-Venga. No veas esto.

Entre moler la aceituna, venir para acá, cogerla.

-La sueltas y por otra tanda. -Me voy a llevar un jamón

para afuera. -Qué dices, deja los jamones

quietos.

-¿Y esto no podemos hacer una cadena?

-Si hubiera más gente. -Tú te pones aquí,

yo te doy el aceite, lo llevas allí, y luego vuelves.

Y te voy dando otras cuatro. -Coger otras cuatro y seguimos

la cadena. No me cojas tres...

-Francis, yo te doy las garrafas hasta aquí, las traes hasta

el mostrador. Del mostrador te vas para allá.

Otras cuatro. Una cadena.

-La cadena. -Me llevas perreao.

-Lo que hay es que meterle

más caña a esto. -La última fase del aceite

será comérselo. Vamos a llegar ahí, o no.

-Claro. A ver si va a ser todo acarrear.

-Cuando terminemos el día.

-Que llevo desde las seis de la mañana con esto,

entre vareo y lo otro. Ha sido un placer.

-Qué placer, ni que placer. Ahora tenemos que ponerlo

en su sitio. ¿Qué te crees

que has terminado? -Ahora viene la cadena,

tú las vas llevando yo te voy dando desde aquí.

-Yo me pongo allí y tú las vas alargando.

-Eso es ¿cuántas quieres? Cuatro.

Ven aquí a por ellas. -Eso es lo que yo te iba a decir.

Venga. Pero traete las cuatro.

Voy con estas dos que aprietas más que un dolor de muelas.

Esto hay que ponerles el nombre por fuera.

-Hombre, para vender.

Francis, a ver si las vas a tirar y me echan las culpas a mí.

Que no veas el que ha estado allí...

el militar, si ve que se ha caído una garrafa de estas no te sube

el sueldo en quince años. -En ese con algodón, el suelo.

-Esto tiene que estar limpio, limpio.

Porque si no va a parecer esto. -Al final lleva esas cuatro.

Te han tocado, tenía tu nombre. -El día me ha ido de lujo,

vareando allí. Me ha faltado nada más ponerle

en la punta de la vara ponerle una bombilla, de noche vareando.

Con la carretilla. En la almazara, moliendo.

-Te lo has currado. -Esto es lo que hay.

-Ya hemos terminado esto. Te has portado del 10.

Perfecto. Ahí está.

-Francis. Me alegro mucho de verte.

-Te vamos a hacer un contrato aquí.

-Yo por lo pronto me voy llevando una ya ¿no?

-Qué dices. Luego ya se hablará con el padre

de la muchacha. -Tengo aquí el sabor.

En la punta de la lengua. -Claro que sí.

Hombre, mi teniente coronel.

-Señor Bustamante. Espero que haya disfrutado

de su día integrado en la unidad militar de emergencias.

Ha tenido ocasión de ver una parte

de las capacidades que la unidad militar

de emergencia tiene a disposición de nuestros

ciudadanos. Incluso habrá aprendido

una parte de su empleo y como me han dicho los mandos

de mi batallón, que su forma de actuar

ha sido brillante. Le voy hacer entrega de la boina

de nuestro batallón, para considerarle un miembro

honorífico de nuestra unidad militar de emergencia.

-Muchas gracias, yo también quería decirle una cosa,

la guardaré con muchísimo cariño,

un honor haber compartido con verdaderos héroes,

de verdad, los que no están en cómics

y películas. Están aquí salvando vidas

y facilitando las cosas cuando la gente está en los peores

momentos. De verdad que

ha sido un día duro físicamente, pero enriquecedor, he aprendido

muchísimo, y si antes les admiraba aún más ahora.

Muchísimas gracias por la labor que hacen, y como ya más

o menos me he licenciado en vez de la mano me gustaría

darles un abrazo si me lo permite.

-Por supuesto.

-Gracias por todo. -Ha sido un placer contar

con usted como militar en el día de hoy

-Gracias de verdad. Muchas gracias.

Ahora esto va así. -Con chulería.

-No sé si me valdrá, porque soy de...

Ahí está, con el tupé vale. No te preocupes, como tengo

la cabeza vestida, ahora ya si puedo hacer esto.

Muchísimas gracias. -Gracias David.

-Con su permiso me retiro. Hasta pronto.

Señores.

Se ha acabado el día. Que tal.

Cómo ha ido todo. -Creo que bien, nosotros estamos

aquí encantados de que hayas estado en Cabra.

Además hoy has dado un día bueno,

has trabajado de verdad. Has estado en el campo.

-He estado por todos lados, acarreado, he venido corriendo,

desde las seis de la mañana vareando aquello.

Contigo, que aprietas más... -Bueno pero la verdad

que eso era para ver qué nota te dábamos,

has sacado un notable alto. Hoy te has portado.

-Pues yo también te voy a decir una cosa, el hombre de cuando

llegué aquí, que me vio que yo ajusté con él los sacos

y eso. Me dijo que iba a cobrar 55 euros.

-Pues hoy estás en práctica, eso será mañana.

-No, no. Tú le dices que 55 euros,

150 euros y no vengo. Y dos jamones de los que

yo he visto ahí. Si no, lo va tener que ordeñar

las aceitunas él. -Nosotros lo que vamos a hacer

es darte un pequeño obsequio.

Recuerdo de la cooperativa Virgen de la Sierra y aceite

de Cabra, para que puedas disfrutar del aceite que hacemos

aquí en el pueblo.

-Muchas gracias. -Espero que te acuerdes

de nosotros y que sepas que esta es tu casa,

estaremos encantados de recibirte cada vez que vengas.

-Me acordaré siempre.

Esa carrera de Fórmula Uno. -Te has portado magnífico.

-Ahí tienes tu casa. -Señores, hasta luego.

Hasta ahora. -Buen tío.

-Nunca me hubiera esperado

algo así. Antes de que amaneciera

ya estaba sudando la gota gorda. Y que vértigo subiendo

a la torreta, madre mía. Pero no me arrepiento.

Es un orgullo trabajar con estos héroes,

mujeres y hombres dispuestos a dar su vida para salvar

la nuestra. Gracias.

Desde hoy os llevaré siempre conmigo.

Porque sois la voz del valor del coraje, vuestra suerte

es la nuestra compañeros.

Te digo una cosa, esta gente de Trabajo Temporal no tienen

buenas ideas. Porque dicen vamos a recoger

aceitunas, a mí la aceituna me gusta, pero aliñadas

y con un buen vinito. Ahora, eso sí, me he llevado

una de las mejores satisfacciones que me podido llevar en mi vida.

Recoger aceitunas en el campo con una gente tan sencilla,

humilde y buena. Voy arriñonado.

La espalda la tengo que vamos el trabajo del campo debería

ser sagrado, como las fiestas.

Lo suple todo el conocer a esta gente día a día,

como hemos estado nosotros, desde las seis de la mañana

hasta la noche. La próxima vez que me llaméis

que sea un trabajo más livianito. Hasta luego compadres,

hasta la próxima.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • David Bustamante y Manolo Sarriá

Trabajo Temporal - David Bustamante y Manolo Sarriá

24 ene 2017

David Bustamante, el conocido cantante cántabro se enfundará el uniforme de la Unidad Militar de Emergencias, con sede en Torrejón de Ardoz (Madrid). El intérprete demostrará su excelente estado de forma con las duras pruebas físicas de esta unidad, como en el rescate de víctimas bajo escombros. Participará en el simulacro de un incendio forestal, probará la conducción de vehículos acorazados en terrenos abruptos y deberá vencer su temor a las alturas con un ejercicio de suspensión a 30 metros. Toda una experiencia que afrontará con energía y pasión.

El humorista Manolo Sarriá sudará como aceitunero en tierras cordobesas. Vivirá en sus carnes la dureza de una jornada como aceitunero: estirando fardos, vareando y recogiendo oliva. Durante el almuerzo, Manolo charlará con sus compañeros de faena y compartirá con ellos comida y recuerdos. Como buen deportista, se irá corriendo hasta su próximo destino, la cooperativa olivarera donde trabajará en la almazara, volcará el verdeo, embotellará aceite y lo preparará para su venta.

ver más sobre "Trabajo Temporal - David Bustamante y Manolo Sarriá" ver menos sobre "Trabajo Temporal - David Bustamante y Manolo Sarriá"
Programas completos (24)
Clips

Los últimos 64 programas de Trabajo temporal

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. anna2017

    Me desconcierta lo de trabajo temporal, no se que tiene que ver con nada laboral, lo mismo el reportaje serviría para pedir un certificado en la seguridad social o cualquier otra cosa, que raro ha quedado el asunto.

    02 ago 2018
  2. Carlos Marcos

    Y este trabajo que realizó david Bustamante se lo cotizan?? es decir, aparece en su informe de vida laboral?? Por que me extraña mucho, pero es posible que si lo hagan :) Saludos.

    03 feb 2017
  3. Juan

    Han puesto mal el enlace.

    24 ene 2017
  4. Adrian

    El vídeo no es el de David Bustamante, aparece Santiago Segura

    24 ene 2017