Trabajo temporal La 1

Trabajo temporal

Fuera de emisión

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3936159
Para todos los públicos Trabajo Temporal - Adriana Abenia y Julio Iglesias Jr. - ver ahora
Transcripción completa

Bienvenidos a Trabajo Temporal. Hoy Julio José Iglesias pasará

un día rodeado de chatarra en una planta de reciclaje.

-Vale. -Aquí no vienes a bailar.

-Nunca había hecho esto yo. Vivirá la dureza de un empleo

que requiere esfuerzo y disciplina.

-Más de prisa. -Si voy a tope.

Sudará, cargando y descargando

cobre, hierro y otros metales pesados.

-Aquí mandáis todos demasiado. -No, lo que pasa es que como

dice el compañero hay que hacerlo un poquitín...

Deberá aprender rápidamente el funcionamiento

de la maquinaria de la empresa. -Oye, esto es lo que mejor

se me da. -Pero tranquilo no tengas prisas

que hay que subirlo poco a poco. -Y conocerá la increíble

y entrañable historia de Antonio, el propietario del desguace.

-¿Qué es lo más duro que has vivido desde que empezaste

este negocio? -Que tuvimos que vender

la alianza de boda.

Por su parte Adriana Abenia deberá pasar el día más duro

de su vida como campesina en una finca.

-Aquí vienes a trabajar, vamos a ir a los cerdos.

-¿Cerdos, qué cerdos? La presentadora tendrá

que cumplir con las funciones menos agradecidas de su nueva

profesión. -¡Ostras! ¿Eso no será mierda?

-Es mierda. Lejos de los platós y cámaras

Adriana será una agricultora más, obligada a realizar

las tareas más repulsiva. -¿Pero tú te has dado cuenta

lo fina que soy? Que estoy aquí recogiendo moñigas.

Deberá acostumbrarse a utilizar las herramientas de cosecha

para trabajar a la mayor velocidad posible.

-Es que soy muy torpe, ya te irás acostumbrando.

Y usará la motosierra para liberar las tensiones

y frustraciones de su día. -¡Toma, toma!

-¡Otra! -¡Quita que lo sé hacer yo!

Julio José Iglesias, cantante,

actor, modelo y presentador. Aunque ha desarrollado

gran parte de su carrera en los Estados Unidos,

siempre que visita España brilla con luz propia

gracias al talento que muestra en todas las facetas

de su profesión.

Adriana Abenia, actriz y presentadora.

Aunque comenzó su andadura profesional como

modelo en Milán, para las marcas más prestigiosas en el 2009

la televisión llamó a su puerta y desde entonces su trayectoria

ha sido meteórica.

Haciéndose muy popular gracias a su alocada personalidad,

su simpatía y su descaro ante las cámaras.

Hoy la zaragozana aterriza

en una granja de la localidad de Manacor, en Mallorca,

donde deberá demostrar sus dotes como campesina.

-Hola buenos días Julio.

Soy Antonio Pérez. -Hola Antonio cómo estás.

-Vienes a trabajar a una planta de reciclaje.

-¿De qué? -De reciclaje.

El reciclaje se trata de seleccionar la materia prima,

de lo que son metales. Y como te veo muy elegante.

Te vamos a dar un uniforme. Ya que aquí no vienes a bailar.

-Nunca había hecho esto yo. -Pues por algo se empieza.

-Entonces ¿cómo es esto? Reciclando ganamos todos.

-Ganamos todos y un poco de cada.

-¿Y yo entonces? -Al final del día veremos.

-Vale. -Si se lo ha ganado algo le

daremos. -Perfecto. Lo intentaremos.

Gracias. -Vamos para allá.

-Hasta luego gracias.

Pero si esto es una casa rural, esto va a ser relajado y limpio.

¿Hola? -Hola Adriana, que tal.

-Muy bien. Yo creo que lo he

clavado. Voy a ser recepcionista

de una casa rural. -Qué va.

-Para nada. -Aquí vienes a trabajar vamos

a ir a los cerdos, a las ovejas, las gallinas...

-¿Cerdos qué cerdos? ¿Pero aquí hay animales?

-Vamos a cambiarnos. Vamos.

-Mili, aquí tienes a Julio.

-Qué tal Mili, encantado ¿qué hay que hacer aquí?

-Ahora ya he cargado cárter, y tú llevas para allá.

Luego acero. -Mili que el primer día no afloje

-Vale. -A trabajar.

-Carter. -Mili ¿tú de dónde eres macho?

-De Mali. -Guau ¿Cuánto tiempo llevas

aquí? -Seis años.

-¿Has aprendido español aquí o lo sabías de antes?

-He aprendido aquí. -Has aprendido aquí.

Hablas bastante bien. -Date prisa.

-Si voy a tope. Entonces hay que llenar muchos

carros de esto. -Muchos carros sí.

Luego lo llevas donde se tiene que poner.

Cada uno va a su sitio. El cárter a su sitio, aluminio

a su sitio, acero a su sitio. -Luego hay que separarlo.

-No es el mismo sitio. Distinto.

-Cada uno va a su sitio ¿aquí se cobra bien?

-Aquí se cobra bien. Bueno, vale.

Muy bien. -Ahora como está lleno, coges

ese y lo cargas dónde está el acero.

-Este va donde va el acero. -Ven conmigo.

-¿Esto de donde va?

-Dentro de esa cuba. -Vale por cierto hemos llegado

a las ocho ¿a qué hora se come aquí?

-Hasta que haya trabajo suficientemente poco.

-Ya entonces. -Todavía no.

-Antes de empezar a hacer tú este trabajo ¿qué hacías?

-Hacía muchos trabajos. -¿Como qué?

-Antes trabajaba en el campo, luego trabajaba de albañil,

yo hacía de todo.

-Mili ¿ahora qué? -Tienes que limpiar ese motor.

-¿Cómo que limpiar? -Voy a enseñártelo de limpiar.

-¿Cuántos hay que hacer de estos al día?

-400 o más. -¿400 de estos?

-O más. -Te dejas las manos aquí.

A ver. ¿Cómo se hace?

-Aquí.

Tienes que cortar todos los tornillos.

Sacas cárter, acero, hierro.

-A ver Julio, déjalo porque me parece a mí

que estás bailando. -Antonio ¿cuántos hay que hacer

de estos al día? -300 o 400.

-Son muchos. Demasiados.

-Vale, de momento déjalo así, otro día harás más.

Porque a este ritmo no vas a hacer ni uno.

-¿Que hacemos ahora entonces? -Vamos a ayudar a la señora.

Vámonos.

-¿Has pensado en ponerle cuatro ruedas Miguel?

-Empuja. -Pero si hay una piedra.

-No llegamos. Para aquí.

Para. -Perdona.

¿Qué hago lo dejo aquí? Esto no debe de pesar.

¿Te acuerdas de lo de un kilo de paja y un kilo de...?

-No pesa mucho. Sí que puedes.

-Toma ya. -Menos mal.

-¿Y ahora qué? -Ahora damos de comer

a las ovejas que es muy tarde. Voy a arriesgar la vida viviendo

al límite. Ostras ¿esto no será mierda?

-Es mierda.

-No. -Todo es mierda.

-¿Lo lanzo? -No lo lanzas, tienes que pasar

por ahí.

(GRITA) ¡Está blandito! Son como arenas movedizas

Miguel. -No te preocupes, esto va muy

bien. Tú sigue.

¿Y ahora donde voy con esto? -Hay que echarlo aquí.

-¿Ahí? -Muy bien.

-Madre mía. Que están viniendo.

Que fuerte. -Mira qué hambre tenían.

-Que rico. Toma.

¿Se puede tocar o no?

-Este es el macho. Es el jefe de las ovejas.

-¿Está rico o no? -Por supuesto que está rico.

(Gritos)

-Vamos.

-Venga chicas. -Es más inteligente que vosotras,

tiene más hambre. Venga.

No me hacen caso.

-Mientras tanto vas poniendo la paja.

Vas cogiendo manojos y lo vas echando.

Más, por todos sitios.

-Pero esto así sin agua ¿se lo comen?

Se les tiene que hacer un bolo. -Mejor que les facilites

el trabajo.

Yo te hago una. ¿Ves?

Así.

Porque si está muy compactado en la comida

les cuesta. -Nunca te ha salido una rata

al coger esto ¿verdad? Así tengo yo el pelo Miguel,

que me lo he decolorado, como la paja.

Así, que rico.

Qué bueno.

(Grita)

-Que os quedáis sin nada. Me siento como Heidi Miguel.

-Buenos días.

¿Qué haces aquí, tú no eres hijo de Julio Iglesias?

-Sí, me ha tocado trabajar aquí hoy.

-¿Y eso, no será una broma? No, me está enseñando Francisco.

-Es que estoy haciendo reformas en casa y traigo cosas

para vender. -Perfecto, abra el maletero

vemos lo que trae. -Me lo descargáis vosotros.

-Sí claro. -Muchas gracias.

-Vamos a ir descargando primero con el plomo y lo vas poniendo

en la báscula aquella. Una vez

que no haya más plomo me lo dices.

Entonces yo podré pesarlo. Date un poco

de bulla que hay gente esperando.

Venga. Vamos.

-¿Tú no me ayudas? -No, yo tengo mi trabajo, yo soy

el que pesa, mira el material ¿entiendes? Vosotros estáis

para sacar el género de los vehículos.

Vamos. -¿Ahora qué?

-Ya no queda más plomo. ¿Y esto?

-¿Esto es plomo? -Claro.

Y esto también, todo esto de aquí también es plomo.

Hay que fijarse más en lo que coges.

Vamos.

Lo dejas. Vale.

Ahora peso yo. Voy a pesar.

Ya tenemos los kilos.

39 kilos. -Ponle un par de kilos más.

-No, no me quiero jugar mi puesto de trabajo.

De acuerdo. No me lo vuelvas a decir más.

39 kilos. -Por cierto ¿cómo va esto

de precio cada material tiene su propio precio?

-Sí, aunque más que nada son los de la oficina los que llevan

los precios. Yo más que nada soy

el que mira el género que traen. Lo voy pensando y separando

lo que es plomo, aluminio, lo que hemos hecho hasta ahora.

-¿El más caro cuál es? -El cobre.

Este es el material más caro que hay.

¿Esto qué? Esto déjalo aquí.

Oye ahora ¿Nos vamos a tomar algo?

-No. Ahora tenemos que llevarnos

esto a su sitio que es a la prensa. Después hay más clientes

esperando. Tendrás que esperar

un poco para poder tomar algo. -Venga.

-Pasa por aquí. -Pero Miguel esto está lleno

de pises. -No es nada, más tarde será

peor. -Estoy acordando cuando

mi madre me decía que tenía la habitación como una pocilga.

-Ven para acá, hay que darles la comida para que salgan.

-¡Venga chicos, marranos! Me estoy dando cuenta que aquí

hay como unos bichitos ¿no serán garrapatas?

-No son garrapatas. Esos salen

del mismo guisante. -Venga, a comer.

-Este se está dando los barros,

aquí tienen un "chabolo". Tienes

el sello ecológico o no. -No interesa.

Me lo creo yo mismo, no importa que me lo den.

Nosotros creamos aquí nuestro sello propio.

Adriana, ven conmigo.

-¡Casi! -Ven que ahora vamos a limpiar.

-Ha sido rollo Matrix.

-Ha molado este paseo en el buga descapotable.

-A que sí. Ahora no va a ser

tan agradable. -¿Por qué?

-Porque estos excrementos hay que ponerlos en esta pala.

Mira cómo se baja. -¿Estamos hablando

de los truños? -Aquí tienes una pala.

-Pero si es que van muy sueltos estos animales.

¿Has pensado darles manzana cocida o algo?

-Está todo reunido, pero hay mucho trabajo aquí.

-¿Pero donde lo tengo que dejar? -En la pala.

-¿Y luego donde lo echas? -Yo tengo un montón.

-Pero para qué trasladar la mierda si al final...

-Porque esto es un abono fantástico, para sembrar

verduras, hortalizas y todo lo demás.

-O sea ya tengo que empezar.

-Empieza, ya tendría que estar todo aquí dentro.

Coges poco. Vamos a estar toda

la mañana aquí. A ver.

Echa más, mucho más. Tienes que poner un pie aquí.

Fuerte. Te tendré que ayudar.

Puedes hacer fuerza con el pie. Así.

Y levantas. -Buenas cucharadas coges tú.

-Qué te parece. Ahora tú.

Tienes que coger tanto como yo. -Vaya aroma.

-No importa, tú tienes fuerza. Estás aprendiendo.

Estás aprendiendo perfectamente.

-Huele como a... -¿A qué huele?

-¿Qué a qué huele? Pues a café no.

-¿A qué huele? Vale perfecto.

Muy bien. -Pensaba que mi marido olía mal

cuando iba al baño. Pero... después de esto.

-Pero no te pares. -Pero ¿todo lo tengo

que recoger? -Todo.

Aquí no puede quedar nada.

El campo es muy bonito. Pero hay que estar cada día.

-Precioso, me está pareciendo idílico.

-Es bonito para un ver pasar por el camino.

Pero hay que ensuciarse las manos.

-¿Pero te has dado cuenta lo fina que soy? Y me tienes aquí

recogiendo moñigas. -No.

Es lo que me conviene que hagamos.

Porque esto se tiene que hacer cada día.

Los cerdos lo acumulan en un mismo sitio.

-Esto pesa. Te digo una cosa, yo no puedo

hacer ninguna flexión porque no tengo fuerzas

en los brazos. -¿No puedes hacer flexiones?

Te apuntas al gimnasio. -Si estoy apuntada pero no voy.

¿Qué te parece así? Total esto tampoco les molesta.

-Tienes que poner más.

-A tomar viento. -Sigue para adelante.

Para. Tira.

Así. Tira.

Va bien. -¿Ves?

-Perfecto.

(Gritos)

-Julio barriendo. -Sí.

-Por aquí hemos pasado todos el primer día.

Un poco fuerte. ¿Cómo lo llevas?

-Bien. -Tienes que dejar barrido

por aquí todo. Lo hemos hecho todos

el primer día. Date un poco de prisa

que viene un camión para pesarlo.

-No hay que hacer gimnasio con esto.

-Julio dale caña. Esto es lo más aburrido de todo.

-Aburrido es todo. Hay que trabajar.

Vamos para allá que ahora viene un camión para pesarlo.

¿A ahora qué hacemos con esto

Juan? -Lo pesaremos el camión

para el volquete. -¿Hay que bajarlo a mano?

-No, el camión descargará y lo seleccionamos a mano.

-A mano, una por una. -Todos hemos pasado por esto.

-Perfecto. -Lo pesamos.

Te explico. Cogemos el peso

de lleno. El camión tiene que ir

marcha atrás, y cuando se haya vaciado hay que pesarlo

de vacío. -Para saber la diferencia.

Vale, lo entiendo. -Venga.

-Vamos.

-A ver ¿ahora qué? -Saca para fuera.

Rápido. Hay que tener fuerza.

-Julio qué mal está la música que estás liado con la chatarra.

-Hoy es un día especial. Hay que hacer de todo

en esta vida. ¿Eso no va ahí?

-No, va a parte, a separarlo. Los dos motores, coge también.

Hay que tirarlo al hierro. Hay que hacer el trabajo una vez,

no dos veces. Tirarlo por aquí.

Hay que tirar todo lo que sea de metal.

Hay que sacarlo todo. El aluminio

también hay que tirarlo. Eso no vale para nada es hierro.

Hay que dar un poco más de caña.

-Sí, que nos dormimos. -Para ser tu primer día.

-Oye aquí mandáis todos un poquito...

-No no mandamos todos, lo que pasa

que entre compañeros hay que hacerlo.

Levanta el hierro a ver si ves algo por abajo.

Metales. -Que sordo no estoy,

estoy a 1 m. -Esto es aluminio, eso es hierro.

¿Dónde va? Al hierro.

-¿Qué más? -Los cuatro plásticos,

ya que estás quitándolo. -Por cierto yo pensaba

que la gente de Trabajo Temporal me iba a llevar a otro sitio.

Pero este es un trabajo... bastante duro.

Pensaba que iba a ser más fácil.

-Esto es fácil. -El problema es

que para un cantante es un poco duro.

Pero para el día a día de una persona normal,

es normal. -¿Si?

-Julio aquí te quedas un poco más, voy a pesar el camión

de vacío. -¿Aquí sólo?

-Te quedas un poco más, con los metales.

-Julio, que sea leve, eres mi ídolo,

a partir de hoy es mi ídolo.

No me lo esperaba. Hasta luego.

-Qué día llevo Dios mío.

-¿Cómo te ha ido con el tractor? -Un dominio, estoy hecha

una Fittipaldi. -Pues no es lo que

me han contado ¡para! -No creas todo lo que te dicen.

-Para qué tenemos que dar de comer a los animales.

-Pitas, pitas. -Coge el cubo, venga.

-¿Dónde lo hecho, en un montón?

-Así, caminando. Y verás cómo vendrán.

Así, muy bien. Muy bien.

Ves cómo vienen. -Pues anda que aquí no hay

gluten ni nada. Voy a intentar no respirar.

No me siguen. -Dale más.

-Pero esta gente. -Dale.

-Yo creo que deberías esto de maíz, o de arroz.

-No te vayas tan para allá que no lo van a encontrar.

Vente para acá. Vale.

Estupendo. -Et voilà.

-Te ha quedado un poco. -Sí.

Que rebañen.

-Ahora vamos a coger limones. Tienen una pinta extraordinaria

tengo que decir. -Además son naturales,

pero te vas a poner unos guantes porque te has pinchado.

-Es que soy muy torpe. Ya te irás acostumbrando.

-Ese cortaúñas.

-Se corta con esto, tienes que abrirlas.

No. Que las vas a estropear.

Mira. Aquí tiene una cosa puesta.

¿Has visto? -Como las pistolas que tienen

seguro. -Tijeras, las coges al revés.

-Fenomenal. -A cortar.

-Pero aquí tenéis mogollón de curro.

Esto, una familia sola... -Va justito.

-Te digo una cosa, dirás esta es muy de ciudad.

Pero es que huele a limón de verdad.

Pero es que coges un limón del

supermercado y no huele esto. -Son más bonitos los que tú

coges, más brillantes. -Son más fluorescentes.

Mira el que he cogido yo, más amarillo.

-Venga, vamos aprendiendo. Venga, que tenemos

que trabajar. -Me he pinchado el trasero.

-Ten cuidado. -Ya, es que hay aquí un racimo

de cuatro. -Tienes que coger alguna hojita.

Al cliente le gusta. Estoy sufriendo tanto, que tengo

un hambre. -Coge alguna hoja porque

a los clientes les gusta ver que son recién cogidos.

-Esto es marketing. Mira.

¿Me podría llevar a Madrid? -Sí, los que quieras.

-No me digas esto porque me das y yo cojo esto.

-Los que cojas. Tienes que ganar

el jornal, esto no puede ser. Coges hojas ¿O qué?

-Sí, cojo. Con estas hojas

¿se puede hacer infusión? -Sí.

Se puede hacer infusión de las hojas, de las cáscaras.

-Y hay flores. -Son limoneros que cuando

coges unos ya tienes los otros. Me voy a otro limonero a coger.

Te dejo a que termines de coger todo este cajón.

-Yo me quedo al mando, confía. Estoy hecha una agricultora.

A continuación Julio José Iglesias

tendrá que cumplir las exigencias de sus jefes en la planta

de reciclaje. -Menos mal, has pillado algo,

ya te llevas un osito. Pero si la pones ahí otra vez no.

Deberá cargar y descargar sin descanso ante la atenta

mirada de sus compañeros. Julio ¿queda mucho?

-Sí.

Y sabrá de las dificultades del jefe de la empresa para llegar

a cumplir su sueño. -Yo admiro mucho a la gente

como usted qué de la nada ha llegado a crear un imperio tan

grande como éste. Por su parte Adriana Abenia

seguirá padeciendo las duras tareas de un día trabajando

en el campo. -No lo que estáis haciendo es

leña del árbol caído porque ya no puedo más.

Y liberará tensiones cortando leña con una motosierra.

(Grito)

-¡Toma ahí! -Otra.

-Oye esto no es tan fácil. -No, necesita mucha práctica.

Es experiencia y práctica. -¿Qué hago ahora?

-Ahora empujamos esta bañera hacia aquí.

Que venga toda para acá.

Dale para adelante.

Así vamos. Para adelante.

-¿Así? -Vas bien.

Con cuidado siempre. Sin mover levanta el cazo

para arriba. Ve moviendo los pies

para adelante y atrás. Verás

el movimiento de la máquina. Y empujamos.

Ahí. Contra el cazo

más lo tengas más protegido estás tú.

-Esto es lo que mejor se le da. -Pero tranquilo, no tengas prisa

que hay que subir la cuba a poquito.

Se te da bien. Dejamos

la máquina y nos vamos a por el pulpo.

-La hora de comer. -Ese pulpo no, el otro pulpo

para mover toda la máquina. Estás perdidito.

-Estoy perdido, sí. -Mucha hambre tienes tú.

-Sí tengo hambre. -Este.

Este también es divertido.

-Julio cógeme esta bañera de aquí las tiras para acá

yaprietas un poco para dentro.

Pero primero coge la bañera.

Vale, tienes que darle al retro.

Al botón que te he enseñado antes.

-Esta es más complicada que la otra.

-Tiene un poco más de botones. -Es mucho más complicada.

-Abre el pulpo que si no lo vas a coger nada.

¿No vas a la feria o qué? -Parece la de la feria,

exactamente. -Tranquilo, empuja el brazo

hacia ti. Mueve los mandos y así sabrás

cómo funciona. Y siempre con cuidado y cariño.

Aprieta.

El mando. Al revés.

Ahí. Y dale para arriba.

A ver qué coges.

Te vas a ir sin peluche. Aprieta.

Pero aprieta el joystick para ti.

Aprieta. Menos mal, has pillado algo,

te llevas un osito.

Pero si los sueltas ahí otra vez...

-Es que es difícil. Me confundo

con los mandos. -Práctica un poco a ver

lo que coges. A este paso no te llevas

ningún peluche. Si quieres que te explique algo

dilo y lo explico. -Ahora sí.

-Abre el pulpo, hoy no comer. -Mira.

-Ahí, aprieta. Apriétale.

Venga que te llevas un osito.

-¿Y ahora? Tírala al montón de la bicicleta,

donde está la chatarra. Me tienes que llegar hoy

a la chapa blanca de aluminio.

Ahí, menos mal, vas haciendo algo.

Suéltalo. Venga.

Que te queda otro paquete aquí.

Julio. Ahí tienes otro paquete.

-Venga Adriana vamos a quitar toda esta mala hierba.

-Me muero de hambre y de sed. Igual desfallezco y me recoges

ahí como si fuera una planta de estas.

-Venga, date prisa. -¿Y la tijera?

-No. Con las manos.

-¿Pero y tú? -Yo soy payesa, no necesito

guantes. -Pero si están más verdes

que las otras. -Pero son malas hierbas y no

dejan crecer a las alcachoferas. -Pobrecitas.

-Coge, rápido. -Me da muchísima pena.

-Pena no. Me has dejado todo esto.

-Pero que también tiene derecho a la vida.

-No. Todo esto de aquí.

Vamos. Se ve que en la tele no trabajas

como aquí. Estás muy flojita.

-También es un esfuerzo aguantar a según qué

compañeros. -Sí pero este es físico.

-El otro es mental. -Exacto.

Te ayudo. -Casi quito la alcachofera.

-Si te portas bien lo recogemos, si no te mando a otro sitio.

-¿No tienes ningún animal que se coma esto?

-Sí, todos. -A los cerdos.

-A los cerdos, todos.

(Risas)

Bel estoy arriñonada de cortar las borrajas estas.

-¿Como que estás arriñonada? -Te lo digo de verdad.

-Mira si estás arriñonada, coges y te vas con mi marido a coger

boniatos con la azada. Así sabrás

lo que es trabajar. Venga vete.

-Miguel que me dice Bel que me lleves a comer un ratito.

Tienes una sobrasada rica...

vámonos. -Ven conmigo.

-De verdad os lo digo, es que no...

-Que fuerte estás Miguel.

Parece que estés cavando un hoyo

para enterrar a alguien. Ostras ¡qué pinta!

-Has visto.

Suelta esto, que te vas mejor con los micrófonos.

-Oye ¿Este me lo puedo llevar para casa?

-Apártate un poco porque te voy a dar.

Mira. ¿Te gusta este?

-Pero con qué alimentas esto. -Pues los cerdos también

lo comen. Los buenos, los que no

tienen rasguños ni nada se hierven o se asan

en el horno. Y los que tienen un rasguño

para los animales. -Que embelesada me tienes

Miguel.

-Que pasa. -Que pasa.

¿Cómo estás macho? Bien hombre.

¿Dónde vamos? A una nave de aquí detrás

a cargar, cerquita. Tampoco te puedes relajar

demasiado. Esto es una máquina.

-Pero para trabajar, no para pasear.

-Con esto te puedes cruzar España y lo que quieras.

-España y si me invitas me voy contigo a Miami.

-¿Seguro? -Seguro, seguro.

Vamos a bajar y te explico

lo que me tienes que acercar. Sueltas y yo me hago cargo.

-Mira. Todo esto lo tenemos

que cargar. Tú me lo vas acercando

aquí y yo desde aquí lo cargaré. -Perfecto yo lo aparto aquí.

-Cargamos rápido y nos vamos.

Oye. Antonio.

-Ahí, pero una cosa y una cosa nos podemos tirar aquí hasta

las siete. Trae algo más.

¿Así? -También.

-Venga va.

Antonio ¿todo esto?

-Todo es todo. Vale.

Cuidado que esto pesa mucho.

-Adriana vamos a ver si me ayudas a cortar un poco de leña.

A ver si nos cortamos la pierna. -No, ven para acá yo te diré

cómo. -Tú controlas.

-Pasa ahí. Coge. Una mano aquí.

Y otra ahí.

Dale un poco de gas. -Perdón.

Espera.

-¿Te atreves sola? El gas. -Vas a alucinar.

Que voy. -Poco a poco.

-¡Toma, toma! -Otra.

Quita, quita que lo sé hacer yo.

(Grito)

-Toma ahí. ¿Quieres el árbol?

-El árbol no. Corta.

-Estoy lanzada ya. Yo valgo para esto.

Venga va. Que te hago la leña de Navidad

echando leches. Si quieres lo corto como si fueran

rodajas de cebolla. Va.

-Otro ahí.

-Venga, dale caña.

-Muy bien. Ahora tenemos

que hacer trozos pequeños, tres o cuatro, para la estufa

que quepa en la chimenea. -Esto te cabe

hasta en una hucha de cerdo. -Que mi yerno te espera

con butifarrones y sobrasada. Venga.

-A si no me convences. Que va.

Quita que te piso.

-Más. Ahí.

-Mira Adriana vamos a coger

todos los troncos que has cortado.

Los metemos en la carretilla los llevamos a mi yerno.

-Maravilla. -Pero los tienes que cargar tú.

Yo estoy sudando. -Perdona son lágrimas

de emoción de ver lo bien que lo he hecho.

Aunque te digo la verdad. -Hay que cogerlo todo.

-Sí. Sí.

-Vamos a atar. Pon el pie aquí encima.

Cogemos la cuerda.

Vamos a meter la cuerda por aquí.

Pisa fuerte. -Vaya destreza.

¿Puedes? Esto es más difícil que anudarse

un zapato. Ahora tienes

que cargarlo. -Venga va.

Jolines. -¿Te ayudo?

-Un poco. Así.

-Nos llevamos la carretilla para allá yo cojo la motosierra.

Nos vamos.

-Venga Julio vamos a empezar

a echar este aluminio que es este cacharro, lo vas echando

y vamos haciendo un paquete. -Antonio ¿tú cómo empezaste todo

este tinglado? -Pues hijo empezamos buscando

cartones. -¿Buscando cartones?

-Buscando cartones y botellas de champán.

-¿En qué año? -Hará 45 años.

Trabaja que si te cuento mi vida es muy larga.

-Cuéntame, que me interesa. -Hace unos 45 años por Galerías

Preciados buscábamos cartones, botellas de champagne y tal.

-Y así empezaste todo esto. -Buscando cartones para al día

siguiente venderlo. 200 pesetas,

300 pesetas. -Pesetas.

-Íbamos yo, mi mujer y mi hija. -Esa época era muy dura ¿no?

-Bueno sí. Era bastante dura.

Pero estábamos yo y mi mujer recién casados, y éramos felices.

Era otra etapa. Una etapa de la vida,

bastante dura pero bueno. La hemos superado y gracias

a Dios estamos aquí. -Y lo que tienes ahora, y como

las hecho de un principio y cómo has llegado a todo esto.

-Yo en los calendarios del año pasado, pone: 38 años de buen

hacer. Es decir si las cosas

las haces con ganas y con buena fe,

que no engañas a la gente, poco a poco te superas.

Vamos a hacer este paquete.

La cosa está bastante difícil, pero no es como

en aquellos tiempos. -Antonio ¿Cuántos empleados

tienes? -Creo que ronda los 50.

-50 empleados ya. -Entre ellos está metida

toda mi familia. -¿Ah sí?

-Hemos pasado un poco el bache de la crisis estamos superando

un poquito. Dentro de lo malo no nos

podemos quejar. -¿Y ahora qué?

-Ahora ya ha salido, lo tenemos que coger.

-¿Lo puedo coger? -Sí, lo pones aquí.

En ese montón.

-Ha quedado bastante compacto. -Pesa poco.

Vamos a seguir Julio. Otro paquete más.

Ve echando al cacharro.

-¿Antonio que es lo más duro que has vivido

desde que empezaste en este negocio?

-Tuvimos que vender la alianza de bodas, el anillo de casados,

y el primer televisor que tuvimos para poder pagar el alquiler.

-Para poder pagar el alquiler. -El alquiler de la casa, 200

pesetas de cartones todas las noches no da para comer

y vivir. Además con una niña pequeña

que teníamos de un año. Sol.

La vida era muy dura. -Qué valor, increíble.

Cosas de la vida. -Cosas de la vida y ahora pues

mira, gracias a Dios estoy ahí. Trabajo menos pero estoy ahí.

-Muy bien. Yo admiro mucho

a la gente como usted qué de la nada ha llegado

a crear un imperio como éste. Una admiración.

-Tanto como imperio no, intentamos sobrevivir.

Pagar el alquiler y las nóminas.

-Valor tiene una empresa como ésta.

-Valor tiene que tú estés conmigo.

-Hoy he aprendido mucho. -Y si estás un par de días

aprenderás más.

-Por fin el almuerzo. Esto ya es otra cosa.

Si es que con el estómago lleno se ven las cosas

de manera diferente. Trae.

Que yo ya soy como de aquí. -Bien aquí no tanto.

-No mientas, que yo sé que te ha quedado esto para ficharme.

-Mejor en la tele. -Pero lo he hecho bien,

reconócemelo. -Sí, te has portado bien.

Pero se nota que era la primera vez.

Esto se tendría que haber repetido

y sería mucho mejor. -Que si vosotros queréis puedo

hacerlo más veces.

-Como os ha liberado la maña hoy de curro.

-Sí. -La verdad es que el trabajo

del campo tiene su aquel, pero este momento

que me está dando el solecito en los riñones,

estas chistorras y esta cosa no tiene precio.

-A que sí, este momento es encantador, es el mejor.

-A ver quién se coger avión de vuelta a Madrid.

-Yo no me iría. -Te encanta esto.

-Te puedes quedar. -O sea que vuestra pasión es

el campo, pero imagino que por ejemplo tú tendrás

otras aficiones además de esta ¿O no?

-De toda la vida. Lo que yo nunca

he tenido el apoyo que tienen hoy...

-Pero ¿tienes otras pasiones o no?

-Sí. La canción. -¿Sí o no?

-¿Te canto una? -Cantante algo.

#Nunca más oíste tú hablar #de mí.

#En cambio yo seguí pensando #en ti.

#De toda esta nostalgia #que quedó, cuánto tiempo

#ya pasó #y nunca te olvidé.

#Y en la distancia muero día #a día, sin saberlo yo.#

-Olé. Madre mía.

Pero si es que lo tiene todo este hombre.

Un brindis por lo majos que habéis sido y lo que mola

el campo. Muy bien.

Chin chin. -Salud, salud.

-Bueno hemos acabado.

¿Cómo lo he hecho Antonio?

-Muy bien. Orgulloso de que hayas venido

a trabajar un día con nosotros.

Bastante bien. -Bastante bien ¿me contratas

para venir más a menudo cómo es esto?

-Sí. Hacerte un contrato

de prueba de 15 días. -15 días para ver si puedo

quedarme más. -De momento lo has hecho muy

bien, seguramente te quedarías. No creo que sea este tu caso.

-Te digo una cosa me lo he pasado muy bien hoy,

he aprendido mucho. He conocido

a una gente estupenda. Mira al campeón, ahí le tienes.

La verdad es que me voy de aquí

con una gran experiencia. Muchísimas

gracias por tener aquí. La verdad

es que lo he pasado muy bien. -A ti por haber venido.

Aquí tienes una familia.

-¿Puedo comer ya? -Puedes comer, pero cobrar...

el sobre creo que no te lo han hecho.

-Bueno familia. Gracias, hasta siempre.

-A ti.

-Bueno chicos, que os ha salido una dura competencia.

Sé que me vais a echar de menos.

Pero tengo que volver a mis platós y mis cosas.

Os prometo que la próxima vez que venga

a Mallorca lo mismo en vez de irme a la playa

vengo aquí a echaros un cable. ¿Os parece?

-Encantados. -Gracias.

-Hasta luego bonita. Que no os sepa mal,

me he llevado unos limones en el bolso, pero eso no

es robar. -Te lo has merecido.

Gracias. -Hasta pronto.

-Ha sido una gran sorpresa verme

esta mañana rodeado de chatarra, hierro y cobre.

Me esperaba otra cosa. Pero después de lo vivido

me alegro de haber pasado el día con personas que me han

enseñado que seamos de dónde seamos, lo único que importa es

lo que llevamos dentro. Gracias por darme la oportunidad

de conoceros y aprender que la vida hay que reciclar,

y reciclarnos por lo que pueda pasar.

Hasta pronto.

Éstos de Trabajo Temporal la verdad que me la han liado

muy gorda, para mí ha sido durísimo

pero me parece que ha sido incluso más duros

para los pobres animales que me han tenido que soportar.

Y luego ha sido una delicia encontrarme a Miguel

y a Bel, una pareja que han dado su vida al campo y que me han

acogido como una trabajadora más.

Con mis defectos y mis locuras. Porque alguna virtud

tengo también. Ellos realmente

hacen bueno el dicho de planta y cría y tendrás alegría.

Muchas gracias, ha sido una experiencia fantástica.

Se os quiere.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Adriana Abenia y Julio Iglesias Jr.

Trabajo Temporal - Adriana Abenia y Julio Iglesias Jr.

06 mar 2017

La escritora y presentadora de televisión Adriana Abenia dejará las cámaras y los platós por la labranza y los animales para convertirse en campesina. Una pareja de payeses abrirá las puertas de su granja a Adriana Abenia, para que lleve a cabo los trabajos más duros del campo. Se enfrentará a tareas como limpiar la pocilga, dar de comer a los cerdos, las ovejas, gallinas y pavos, recoger limones y boniatos o quitar malas hierbas, cortar leña o conducir un tractor por las tierras del campo. Este trabajo tendrá su recompensa con una “musical” comida en familia.
Por su parte, el cantante y modelo Julio Iglesias Jr. vivirá un giro radical en su carrera al convertirse en chatarrero por unas horas. El hijo de Julio Iglesias e Isabel Preysler trabajará en una planta de reciclaje donde se meterá entre montones de chatarra para separar el metal del resto. Atenderá a los clientes que vienen a vender material, manejará maquinaria pesada y compactará el material sobrante.

ver más sobre "Trabajo Temporal - Adriana Abenia y Julio Iglesias Jr. " ver menos sobre "Trabajo Temporal - Adriana Abenia y Julio Iglesias Jr. "
Clips

Los últimos 56 programas de Trabajo temporal

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios