www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3563660
Para todos los públicos Torres en la cocina - Tiempo de fresas - Ver ahora
Transcripción completa

(NARRADOR) Hoy os demostraremos que las fresas o fresones

pueden darnos mucho juego en la cocina y,

¿por qué no? También en el huerto.

Los combinamos con pescado para haceros

un plato lleno de colores: Tartar de atún rojo

con fresas y remolacha que se come con los ojos.

O con carne, en un confit de pato con fresas repleto de trucos

y toques muy, muy Torres.

Bienvenidos a "Torres en la cocina",

a vuestra casa un día más.

Hoy un producto muy especial y de temporada.

Bueno, vamos con los fresones, es primavera.

Vamos a hacer dos platos con fresones maravillosos.

Y remolacha. Y con remolacha también,

que combina muy bien. Vamos allá con el primero.

Bueno, tenemos primero... Vamos a hacer un tartar de atún

con remolacha y fresones, o con fresones y remolacha.

Pero, ya veréis, combina muy bien porque es toque tierra,

toque tierra brutal, los fresones,

que es un toque más ácido y más fresco

y, luego, el atún, que le va a dar el toque, eh...

Pues de primavera ya. Combinación que parece arriesgada,

pero es muy, muy equilibrada. Y es muy fresca de comer.

Pero un extra, que hemos dicho que haríamos un extra.

Ahí está. Venga, perfecto.

Venga, empieza tú con la remolacha, vamos a ponerla a cocer,

que es lo primero. La remolacha tarda un poco,

tiene una cocción un poco larga. La podéis encontrar en...

Ya cocida, al vacío, en el mercado,

pero a nosotros nos gusta fresca y cocerla en casa.

Y la recomendamos fresca.

Es tan fácil como cortar las hojas,

dejando el tallo, un trozo de tallo.

Aquí tiene la parte de abajo, la raíz.

Y la vamos a cocinar entera, con la piel.

¿Por qué? Porque la piel nos va a proteger

y va a conservar mucho mejor las vitaminas y...

Bueno, es mucho más sabrosa, mucho más jugosa.

¿Por qué dejamos el tallo? Para que no pierda color.

Es importante que no nos pierda color

y, para ello, dejamos este trozo de tallo.

No es para nada más, es para que no pierda

todo el color que tiene, los antioxidantes que tiene,

que es muy potente, muy sana. Toda la fruta y verdura

que tenga color, es la que hay que consumir.

Cuanto más color tenga, más sana será.

Agua, agua hirviendo con sal.

Tenemos que recordar que la remolacha

tiene una concentración de azúcar importante,

o sea, que tenga un punto de sal el agua.

Y ya está, la ponemos a cocer.

Los romanos ya la consumían, consumían más las hojas y el tallo

y, después, ya se consumió pues, bueno, donde está la raíz,

que tiene muchísimo sabor. Sergio, ataca tú.

Mirad qué lomo de atún más maravilloso.

Normalmente para hacer un tartar pues se coge la parte noble

que sería la del lomo, sería esta. Como veis, ya está impecable.

Y lo que vamos a hacer es... Si queréis otra parte del atún,

se puede coger otra parte del atún, eh.

En este caso, nosotros utilizamos esta.

Y vamos a hacer, pues para un tartar.

Como si de una carne se tratara, imaginaos que esto es pues...

El lomo pero del entrecot o del solomillo.

Pues, bueno, lo vamos a cortar igual, de la misma manera,

lo único que va a ser mucho más fácil.

Mira, cogemos aquí. Qué bonito está.

Está perfecto. Le voy a quitar un poco

esto que tiene aquí.

Lo más oscuro. Sí, lo más oscuro,

que es la parte de la sangre que a veces suele amargar

un pelín pero, bueno, muy poco.

Y aquí cortamos en tiras.

Y estas tiras las cortamos en cuadrados.

Ya... Bueno, además, sabéis que el atún

tiene un montón de proteínas y de alta calidad.

O sea, es un pescado superbueno.

Le vamos a poner un poco de cebollino, muy poco,

para que combine bien con la fresa.

Yo voy cortando. Lo vamos a poner aquí el atún,

que ya lo veis, cortado a dados.

Importante, cortarlo con el cuchillo,

que no cuesta nada,

y tiene otra textura y tiene otro...

A veces el tartar a nosotros, el de carne también,

nos gusta más cortado a cuchillo que con la máquina.

¿O no, Javi? Siempre, siempre.

Siempre es mucho mejor.

Voy a guardar esto en la nevera que luego lo vamos a...

A esto le llaman entrecot del mar y no me extraña,

porque fijaos qué color, qué pinta tiene.

¿Veis? Aquí cebollino, que refresca muchísimo además.

Y que os aconsejamos, ahora que hay buen tiempo,

que empieza ya el sol,

casi, casi la playa, todavía no, pero casi.

Plantar hierbas aromáticas, plantar cebollino,

eh, perejil, todo este tipo... Salvia...

Todo este tipo de hierbas tenerlas a mano es buenísimo.

Aquí tenemos también albahaca. Sí, aunque sea en el balcón.

Y todo esto... Orégano tenemos por aquí también.

¿Veis? Y vamos haciéndolo en macetas,

lo tenemos ahí en casa. Y la verdad es que nos va muy bien.

Y nada, ahí podemos ir tirando... Y todo eso aporta muchísimo sabor

a las ensaladas y a los platos que hagamos.

Vale, vamos allá, tenemos aquí el atún,

el cebollino que ha puesto Javier, poquito.

Vamos a hacer como un tartar normal.

Un poquito de mostaza, una cucharadita de mostaza,

esto ya es al gusto, ¿eh? Yema de huevo.

Yo tengo aquí yema de huevo que está pasteurizada

para no poder huevo fresco que, bueno, pues...

Unas gotas de limón.

Menos peligro de intoxicaciones y demás.

Vale. Empezamos a mover.

Sal, pimienta, pimienta de molino,

ya sabéis que nos encanta. Un poco de sal.

Y luego le voy a poner un toque pequeñito

de esta raíz que tenemos aquí que es opcional.

La podéis encontrar en pasta o fresca,

que es más difícil de encontrar.

Si la enseñamos es solo por curiosidad.

Es curiosidad. Para que, bueno,

para que la conozcamos es interesante.

Esto es wasabi. Es wasabi que, además,

viene de Japón y, bueno,

pues una raíz muy utilizada en Japón y...

Picante pero muy fresca, eh. Pero, bueno, como una curiosidad,

ya decimos que la lima... Vamos a poner muy poco,

esto es un rallador de piel de tiburón.

La lima, la mostaza, todo eso ya... La mostaza tiene un toque picante,

todo esto ya nos lo aportaría.

Vale. Oye, por cierto, yo estoy mirando aquí

y nos hemos dejado las fresas arriba, ¿no?

Ahora con la remolacha... ¿Dónde están las fresas?

Arriba. ¿Dónde? ¿En el huerto?

Sí. Ah, bueno, eh...

Eh, vuelva, pajarillo. Voy a buscar las fresas,

ahora vengo. Vale, Javier.

Es que tenemos un lujo ahí de huerto, últimamente,

con productos de temporada, que está a tope.

Vale, muy bien, entonces, mientras Javier se va al huerto

a por los fresones,

nosotros ya tenemos aquí, ya he puesto el wasabi,

Javier ha puesto zumo de limón también.

Un tartar, ¿qué os voy a contar?

Ahora le vamos a poner también un poco de aceite de oliva

que le va muy bien. ¡Qué bien huelen!

Ya las tengo. Vámonos. Y ahora ya lo dejamos en

lo que nosotros llamamos un baño María invertido.

¿Qué quiere decir un baño María invertido?

Pues todo lo contrario que... Lo que tenemos es,

en vez de ponerle calor, lo que tenemos es frío.

Agua con hielo, ponemos encima el tartar

y ya está.

Bueno, ya veis, lo mezclamos bien.

Bien mezclado.

¿Qué? ¿Ya está, Javi?

Sí, ya lo tengo. Venga, muy bien.

Qué rápido has sido, chaval. ¿Has volado?

Hombre, Sergio, yo soy rápido. Tenemos el huerto aquí al lado.

Hay unas escaleras, eh. Eh... Grandes.

Vale, Javier, próximo paso.

Las fresas. Mira cómo huele.

Es que te abre el... (AMBOS) ¡Ah!

Fijaos las fresas. Bueno, fresas, fresones,

porque son preciosos, ahora es temporada también.

Fijaos en la fresa, ¿veis estos puntitos pequeños?

Todos estos puntitos que explotan en la boca,

son las semillas.

Y tiene alrededor de 200 semillas cada fresa.

Y decir otra cosa, la fresa es la que primero madura en primavera,

es la primera fruta. La primera fruta que madura

y, luego, es la única que tiene las semillas fuera,

como dice Javier. Y todo estamos esperándola

porque ahora tiene un aroma impresionante,

es cuando realmente la fresa está en su esplendor

y está buenísima. Muy buena.

En ensalada, de postre, con una carne,

como veremos también, que lo vamos a hacer con carne.

Vale, Sergio, ¿qué más? ¿Y cuál es el mayor productor?

Eh, en este caso es Huelva, ¿no? Y nuestro huerto,

y nuestro huerto también. Claro, también.

Pequeña producción.

Me voy a poner, para pelar, para limpiar...

Normalmente yo lo hago porque, como tiñen mucho,

pues lo que hago es ponerme los guantes

y así no cuesta nada, estos los compro yo en la farmacia,

me compro yo ahí un paquete de guantes y,

cuando tengo que hacer algo, alguna cosa pues que me deja olor

o color o... o que no es tan limpio para las manos,

pues con los guantes. Bueno, tú vas a cortar en dados.

Exactamente. Bueno, yo para pelarla

es que no tiene secreto, ahora ya es quitarle el tallo

que nos conserva todo el color,

por eso le hemos dejado el tallo.

Quitamos esta parte de aquí y es que, la verdad,

es que, si la hemos cocido bien, mirad cómo se pela.

Se pela sola.

O sea, no tiene...

Con la mano le vamos quitando la piel.

¡Qué color, eh! Y mira qué color tiene,

está brutal. Y, además, tiene un montón de propiedades

como hemos dicho antes. Yo la corto a cuadraditos,

a ver cómo la cortas tú para cortarla yo.

Igual, yo la voy a cortar a cuadraditos.

La ponemos aquí en otro bol.

Y, ahora, aliñamos con un poquito de aceite de oliva,

sal y pimienta.

Que la pimienta es un buen aliado de la fresa,

la fresa y la pimienta, como veremos más adelante,

combinan superbién. Sí, luego hay otra receta...

Un toque de pimienta. Que va muy bien.

Voy a poner una gotitas de lima también, que va a refrescar.

Vale, perfecto.

Y, antes de seguir, Javier, porque ya lo tendríamos,

ya tendríamos las dos elaboraciones.

¿Pongo una hierba o qué? Ah...

Uf... Pues yo no le... Yo no le daría mucha cosa, eh.

¡Qué juego más bonito entre la fresa y la remolacha!

Ya tenemos la base preparada. ¿qué sería la base?

Para el tartar sería el atún que ya está...

Ese tartar de atún que hemos sazonado muy bien,

tenemos también el tartar también que hemos hecho

de remolacha y fresones y, ahora, antes de seguir, Javier,

vamos a hacer esto, toma. Pela una naranja y un limón así...

Y yo pelo la remolacha. Esta es cruda, eh.

Para que veáis, que está muy de moda, además,

esto que voy a hacer, ahora entenderéis el porqué.

Bueno, pelamos la naranja. Súper de moda.

Y muy sano.

Bueno, pelamos aquí la remolacha también.

Ya lo veis, que no tiene...

Y el limón.

Y el limón también. Lo que voy a hacer es un...

Es un jugo. Nosotros a veces decimos

un coulis o... Pero, bueno, e un jugo,

es un jugo de remolacha pero cruda.

Con naranja, con limón, con jengibre.

O podría ser un falso vino tinto. Bueno, por ahí voy, por ahí voy

porque lo tengo para poner en un... en una copa.

Lo tengo exactamente para poner en una copa.

Mira, vamos a poner aquí. Vale, toma. Lo pongo ahí.

Aquí está.

Vale, remolacha cruda.

(AMBOS) Naranja.

Ya veis qué buena pinta. Limón.

Naranja más, ¿no? Naranja toda.

Sí, sí, ponlo todo, sí, sí.

Vale. Y el limón, toma, todo.

Y todo, todo. Venga.

Muy bien.

Vale, toma, un poco de jengibre también.

Perfecto, vamos a poner... Espera, pon un colador.

No mucho, ponemos dos trozos. El jengibre le va bien.

Pues venga, todo. El jengibre le va.

Venga, vamos a poner aquí. Venga, yo voy poniendo.

Venga, vale.

¿Vale? Venga.

Qué color, ¿eh? Uf, maravilloso.

Y, aparte, el olor es supercítrico.

Dame un bol pequeñito para poner aquí debajo, que no...

Ahí va. Vamos allá.

Venga. Vale.

Escurrimos bien. Yo voy a ir montando.

Adelante, Javier. Yo voy a hacer una cosa primero,

que vamos a hacer un coulis. Mirad.

Yo hago un coulis, ¿qué es un coulis?

Es esto que tenemos aquí. Es un zumo de... de remolacha,

de cebollino, de lo que queramos. Voy a poner un poco aquí

para luego decorar. El plato.

Con un poco de aceite de oliva.

Y el resto lo vamos a poner aquí para tomárnoslo

y para brindar con vosotros como si fuera un vino tinto.

Bueno, yo voy a montar. ¿Qué podemos poner primero?

Eh, la remolacha y la fresa y después el atún,

o primero el atún y la remolacha y la fresa.

Yo podría el atún primero. Yo también.

Que va a ser más bonito. Vamos a poner...

Mira, casi voy a poner este aro, no.

Vale, ya me quito los guantes, ya estoy.

Quitamos esto de aquí.

¿Veis? El atún es la base, bien plano.

El atún es muy bueno para la gente que hace deporte,

para los niños... Para mí, para ti.

Para todos. Dame una cuchara más.

Mira, ponle que se... Yo quería poner un poco de...

De lima rallada aquí. Venga, pon. Ponlo encima.

O encima, vale. Ponemos encima.

Vale y ahora ponemos la remolacha...

El aceite de oliva aquí, un pelín.

Y la fresa, que lo voy a poner todo.

Y ahora bien plano. ¡Buah, qué bonito!

Vale, yo tengo aquí...

Saco el aro. Tengo unos germinados

que conseguimos de remolacha, pero es opcional, ¿eh?

No es necesario. Quedaos más con el concepto y con la idea.

¡Perfecto! Bueno, aquí tengo el coulis.

Y vosotros mismos es bueno que hagáis vuestra propia cocina.

Saquéis la idea, el concepto. Y que, luego, lo hagáis vuestro.

Saquéis ese creativo que tenéis dentro.

Eso, eso. Es verdad. Todos lo tenemos.

Venga. Y aquí, ¡zas! Y toma ya.

Esto también opcional. Ahí. Arte puro.

Tenemos unos brotes de remolacha.

Bueno, y con esto, ya brindamos

y nos depuramos a la vez.

Ya está. No le pongas más. Uno que nace aquí.

No le pongas más. Perfecto. Salud, Javier.

Salud a todos. Os queremos. Va por vosotros.

Siguiente plato. Vamos a ir con un confit de pato.

Con fresones.

Ahí está. Que va muy bien, además.

Combina muy bien. Es verdad que el confit

se ha olvidado un poco y hace tiempo que no se utiliza.

Hubo una moda, la moda del confit.

Pero a nosotros es un plato que nos gusta.

Confit de pato. Si está bien confitado,

que os vamos a enseñar a hacerlo bien,

con fresones va espectacular.

Superbueno. Y, además, es un plato fácil de hacer.

Es muy bueno, porque luego queda crujiente, buenísimo.

Vamos a por el marinado.

Aquí tenemos sal.

Yo voy picando hierbas. Azúcar.

Ahí está. Tomillo y romero,

que Sergio va a cortar superpequeño.

Mezclamos bien.

Ponemos una cama.

Sabéis que esto nos gusta hacerlo,

porque luego coge el punto de sal perfecto.

Cubrimos bien. Vamos.

Todo.

Y ahora, lo dejamos, ¿durante cuánto tiempo, Sergio?

Bueno, lo dejamos una hora,

aproximadamente, una hora marinando.

Y ya veréis cómo suelta el agua,

suelta, lo que normalmente decimos, impurezas.

Y se marina. Luego, hay que lavarla muy bien.

Nosotros ya tenemos una.

Tú tienes una, ¿no? Sí.

Fijaos. Esto es pasado una hora.

Exactamente. Si tocas la sal, Si tocas la sal, está húmeda.

Aquí está seca. Y aquí ya está húmeda.

¿Por qué? Porque ha soltado... Mirad cómo está.

Aquí se ve perfectamente.

Cómo suda un poco. Exactamente.

Ha soltado el agua. Esta la guardo en la nevera.

Y ha curado un poco la carne.

Lo que voy a hacer ahora, sin miedo,

es lavarla debajo del grifo para que quede bien limpia.

Traigo un plato aquí.

Bueno, eso es una forma de curar.

Es cómo se curan los jamones

y cómo se cura la mayoría de las cosas

que luego se ponen al aire en un lugar seco y fresco.

Entonces, ya se quedaría un jamón, una pata de jamón.

Se haría un jamón.

Y luego, ya os digo. El marinado, pues cada uno como lo quiera.

Nosotros, en este caso,

tomillo y romero. Aquí lo tenemos.

Ahora, lo que hacemos es para darle estéticamente una forma más bonita.

Sacamos lo que es el exceso de grasa.

Que te lo va a soltar ahí. Sí, pero un poquito, sí.

Para darle la forma. Y eso lo pondremos en la olla.

Porque todo eso es grasa de pato.

Donde se confita, donde se tiene que confitar el muslo,

es en la propia grasa.

Mirad. En este caso, esta la hemos comprado así.

Suele venir así o en bote. O si tienes muchas patas,

las pones directamente en un poco de aceite de oliva.

Y luego, ya sueltan su grasa.

Veis que le he dado una forma un poco estética.

Ahora, marco por aquí con un cuchillo.

Ya digo. Esto es para que quede más bonita.

Y luego, con unas tijeras o con un hacha,

cortamos por aquí arriba.

Y ahora, limpiamos.

¿Vale?

Fijaos qué bonita queda.

Bueno, luego se va a contraer la carne. Pero mirad.

Quedará el muslito bien bonito.

Coge un poco de papel. La vamos a secar un poco.

Y yo, mientras, termino esta.

Eso. Pulir ligeramente la grasa.

Darle una estética, una forma bonita.

Y el muslo.

Ya decimos. Está lo que sería el hueso.

Mira qué bonito.

Sacamos. Ahí está.

Una y dos.

Bien limpio.

Vale. Ahí tienes. Ahora, Sergio, la grasa.

Ahora el tema de la grasa.

Mirad. La grasa, como decíamos antes, es grasa de pato.

Normalmente, se compra así ya o en bote.

Y es grasa de pato. Grasa de pato...

Eh... Grasa de pato.

No tiene nada. Entonces, lo que hacemos es ponerla.

Nosotros la hemos sacado de la bolsa

y la hemos puesto en una olla.

Aquí, simplemente, hay grasa de pato.

¿Cómo hacemos, si no tenemos grasa de pato?

Dices: "Oye, yo no tengo la grasa de pato".

Se podría hacer en aceite. Se podría hacer en grasa de cerdo.

Pero lo mejor es la propia grasa del pato.

Que se puede encontrar también en botes.

Que lo venden. Ya decimos. Está muy bien de precio también.

Y hacerse el confit uno mismo, de verdad, que gana mucho más.

Y que no es difícil. Y podemos hacer cantidad.

Porque, luego, si tienes el confit hecho,

que ya lo explicaremos más tarde,

y lo coges con la propia grasa y lo pones en un plástico,

o en un tupper, en la nevera,

la grasa aísla y te aguanta un montón de tiempo.

O sea, te aguanta muchísimo.

Porque la grasa conserva. Es como los choricillos en aceite,

estos de los pueblos que se dejan un montón de tiempo.

Qué bueno. Vamos a marinar, de momento, las fresas.

Se dejan marinando, mientras el confit se hace.

Primero, ponlo a cocer.

Yo haría las fresas en un momento.

Venga, va. Pero eso va a tardar.

Venga, vale. Vamos allá.

Ponemos las fresas. Y mientras, voy haciendo...

Toma. Vamos a darle un lavado rápido.

Un puñado de fresas, 25 calorías.

O sea, no tiene nada. Son supersanas.

Ya está, ¿no?

Pon alguna más, ¿no? Ahora las lavamos bien.

Hemos dicho antes. El mayor productor de fresas, en Huelva.

Ahora os voy a decir algo que os va a chocar, incluso a él.

¿Sabéis que la fresa es de la familia de las rosas?

¿Lo sabías? No, pero me lo imaginaba.

Ah, sí, sí. Es que combina muy bien.

Ah, sí, sí. Combina muy bien.

¿Pero familia lejana o qué?

Bueno, es familia.

Vale. Vamos a lavar un poco. No sé ya...

Perfecto.

Vamos a cortarlas.

Aquí mismo, las vamos a cortar a cuartos.

Y las vas a poner...

Ayúdame. Fijaos qué fresones.

Que esto es un espectáculo. Increíbles.

Y no es que hayamos escogido los fresones.

Que la caja ha venido. Bueno, los he escogido un poco.

Pero la caja ya es bonita.

Estos no son del huerto, eh.

Estas sí que nos han venido de Huelva.

Un saludo a Huelva. Vamos a poner a marinar un poco

con azúcar moreno. ¿Tenemos el azúcar moreno por aquí?

Eh... No. Voy a buscarlo. Ahora Requena nos lo trae.

Vale. Vamos a poner a marinar. Esto es vinagre.

Podría ser vinagre normal.

Pero esto es un vinagre de frambuesa.

Incluso os voy a decir una cosa

que antes me decía uno de los chicos de producción.

Me decía: "Oye. ¿Y yo cómo hago un vinagre de fresa?"

Pues perfecto. Las fresas que se te ponen,

que tienes en la nevera, que se están poniendo malas,

las coges con vinagre blanco y las dejas.

Las pones en el vinagre y las dejas macerar.

Y tienes un vinagre de fresa maravilloso.

Superbueno y fácil. Venga, vamos a poner.

Luego se evaporará todo el vinagre, eh.

Vamos a poner el vinagre.

Ahora, pondremos el azúcar moreno.

No abusemos. Un poquito. No. Un poco.

Lo bueno es que tenga acidez. Le pondría ya las pimientas.

Que vaya macerando ahí, cogiendo.

Venga. Pimienta negra, que tienes tú ahí.

Y yo voy a poner pimienta rosa.

Esto es toque Torres también.

Le pongo pimienta rosa, va muy bien para postres.

Es una pimienta que ya sabéis,

que, además, tiene estos toques a fresa. ¿Por qué no?

A frutos rojos un poco. Y mirad. Combina superbién.

Yo lo pondría así entero, eh. Unos granos.

O rallada, picada. No, picada no. Molida mejor.

Toque de pimienta rosa.

Que ya huele. Sí. Es verdad.

Qué bien huele. Me encanta. Huele a dulce.

Huele a fruto rojo un poco.

Maceramos. Ahora, vamos a confitar los muslos.

Fijaos. Aquí tenemos un poco de piel de naranja.

Un poco de piel de limón.

Y un poco de romero.

Y esto es ya, más bien, un toque Torres,

pero que le da muy buen toque.

Aquí tenemos la grasa fundida.

Entonces, ya ponemos los muslos dentro.

Evidentemente, como habéis visto, están marinados.

O sea, que ya tienen el punto adecuado de sal,

de pimienta. Los ponemos dentro de la grasa de pato.

Ponemos las pieles.

La ramita de romero. Y ahora, lo que es muy importante,

es que confit, confitar, quiere decir lentamente.

No puede hervir. Tiene que estar entre 60 y 80 grados.

Hervir, sí. Que son las puntitas esas. Hace "glu, glu",

pero no freír. Exactamente.

Confitar, no freír.

Tiene que ir muy lento, para que nos quede

un sabor meloso, sabroso. Al mínimo.

Poner el fuego al mínimo y que vaya, primero, a calentar.

Una vez que esté caliente, bajamos al mínimo y dejamos ahí.

¿Cuánto tiempo? Dos horas y media,

tres horas, por lo menos, nos va a tardar.

Recordamos. Han pasado tres horas. Y fijaos.

Qué bonita.

Ahora está bien confitada.

Ahora le vamos a dar un golpe de horno.

¿Veis?

Está preciosa. La ponemos en una bandeja para hornear.

Toma. Para las patas.

Protegemos el hueso.

Como dice Sergio, para que no se queme.

Un poquito de papel de plata.

Nos va a quedar mucho más estético, más bonito.

Vale.

Y lo vamos a poner al horno. ¿Qué temperatura le has puesto?

Pues a 200. Para darle una buena castaña.

Que quede bien crujiente la piel.

Y que no se seque por dentro la carne.

Entonces, bien fuerte. Crujiente y sacar.

Durante, aproximadamente, depende del horno,

pero durante unos 25 minutos.

Que veamos que queda muy crujiente. Me voy al horno.

Venga, vale. Hecho.

¿Qué nos quedaría ya? Ahora, cuando Javier ponga en el horno...

¿Tú marchas la fresa o no? Venga. Pues yo la hago ya.

Bueno, la fresa no nos va a llevar mucho tiempo.

Pero mientras se va haciendo en el horno,

yo lo que voy a hacer, que no nos cuesta nada,

es coger las fresas y saltearlas.

Hacer estas fresas que hemos hecho con vinagre,

con las pimientas, con el azúcar moreno.

Lo que voy a hacer, es ponerlas aquí.

Y cocinar.

Dejar que evapore todo el vinagre. Que se cuezan las fresas.

¿Cuánto tiempo nos va a tardar?

Os lo digo cuando lo haya hecho, porque dependiendo de la fresa.

Pero, bueno, esto tarda poco.

En diez minutos. Como mucho, ocho o diez minutos, lo tenemos.

Mientras tanto, aprovecho.

Cocina de aprovechamiento. Eso es muy importante.

Esta grasa, la grasa del pato,

que ha confitado el muslo de pato, es buenísimo.

Con esto, podemos hacer un guiso.

Podemos volver a confitar. Podemos utilizar para un arroz.

Para hacer una paella. Como grasa.

En vez de poner aceite de oliva,

se puede poner parte de esta grasa.

Y os digo que, como no hemos pasado de 100 grados,

conserva todas las propiedades,

no se ha quemado, porque ha confitado.

Y es reutilizable al 100%.

Exactamente. Y buenísimo.

Porque, además, tiene la naranja, el limón, la piel, el tomillo.

Ay, el romero. Y, sobre todo,

que ha confitado los muslos de este fantástico pato.

Que os digo que ya el olor es... Sí, pero huele aquí también.

Buenísimo. Buenísimo.

¿Qué?

Buenísimo también. El vinagre se tiene que evaporar.

Bueno. Queda poco ya.

Fijaos qué maravilla.

Aquí...

Han pasado 25 minutos.

Precioso. Brutal.

Superconfit.

Nosotros las hemos tenido, al final, menos tiempo

del que yo tenía previsto. Las hemos tenido cinco minutos.

Cinco minutos. Se ha evaporado el vinagre.

Y ha quedado brutal. La fresa ya está impecable.

Vaya pinta tiene. Bueno, tú sabes que,

por ejemplo, hay una receta que a nosotros nos gusta mucho,

por cierto, está en el libro, que es pato con peras.

Buenísima. Superbuena.

Es una de las grandes recetas que hay de pato.

Aquí le sacamos un poco la grasa.

Pero fijaos qué bonita está, qué crujiente.

Quítale aquí el papel. Perfecto.

Ahí está. Perfecto. Superestética. Bonita.

Le sacamos bien la grasa. Lo que haya podido quedar.

Porque la ha perdido mucho. Con papel, apretamos bien.

Sin miedo.

Vas a poner una, ¿no? Sí, sí.

Voy a poner una y la voy a poner aquí.

Perfecta. Y yo voy a poner aquí.

Esta la voy a dejar para ahora. La fresa.

Que tiene un sabor. Y, además, el toque de pimienta,

que le ha dado un toque buenísimo.

Fijaos.

Qué bonito queda. Y qué juego da la fresa.

Exactamente. Que no sólo para el postre.

Ahí. Pon bien de salsa. Que la salsa es buena.

Bueno, salsa. Es el propio jugo de la fresa, eh.

Venga, perfecto. Ya sabéis.

Siempre hay un buen motivo para cocinar con fresas.

Y... Hasta el próximo programa. Gracias.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Torres en la cocina - Tiempo de fresas

Torres en la cocina - Tiempo de fresas

11 abr 2016

Hoy Sergio y Javier presentan dos sorprendentes recetas con fresas y fresones: tartar de atún rojo con fresas y remolacha y confit de pato con fresones

ver más sobre "Torres en la cocina - Tiempo de fresas" ver menos sobre "Torres en la cocina - Tiempo de fresas"
Programas completos (794)
Clips

Los últimos 2.574 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. unatalgabi

    Hice el tartar de atún y me encantó pq aunque llegue tarde de trabajar, la receta es fácil de preparar y es muy ameno el programa. Siempre lo veo mientras cómo, los días q trabajo de tarde. Además es una suerte q ahora lo pongan en este horario aunque en el otro, lo veía el finde por la mañana cuando lo repetían. Es muy buena la relación entre ellos, crean muy buen ambiente. Gracias pq aun estoy enseñando la foto de mi tartar.

    13 abr 2016