www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4236682
Para todos los públicos Torres en la cocina - Tartar de remolacha y bacalao en salsa verde - ver ahora
Transcripción completa

bienvenidos a "Torres en la cocina".

Hoy tenemos dos platazos llenos de color.

Exactamente, cocina de color. Hoy cocina increíble.

Vamos a hacer un bacalao y un tartar de remolacha.

Ya veis, dos cosas, el bacalao en salsa verde

y la remolacha con el color que tiene.

Impresionante. Menos es más.

La remolacha no es muy utilizada,

no solemos utilizarla mucho yo creo.

Y tiene un resultado. Hombre es buenísima.

Y vamos a hacer un platazo que no os lo podéis perder.

Súper plato. Y hay que decir que es de las hortalizas...

la hortaliza que más azúcares tiene.

Ya sabéis que incluso hay una que es blanca

que se le da a los animales normalmente para que consuman.

Pero es la que consumimos nosotros.

La hemos comprado fresca en el mercado.

Bueno, pues vamos a hacer un platazo.

Algo tan simple vais a ver lo que es.

Rica en ácido fólico. Exactamente.

Es súper bueno para las mujeres embarazadas.

Y aparte de que es una fuente de vitaminas absoluta.

¿Origen? Mediterráneo. Como no podía ser...

Y después es de la familia de las acelgas.

O sea, que si la hoja viene en buen estado

las podemos utilizar también, las podemos cocinar.

Exactamente. Y la penca también.

Esto también.

Cogemos las remolachas y tan fácil...

pues en agua fría.

Desde agua fría nosotros lo hacemos.

Un poco de sal. Un poquito de sal.

Y ahora hervir.

¿Hervir cuánto tiempo? La tenemos normalmente...

La remolacha tarda en cocer. Es un tubérculo duro

y dependiendo del tamaño es más o menos.

Pero sobre unos 40 minutos si son pequeñas

y cerca de una hora si son más grandes.

Igualmente, un alfiler o un palillo y pinchar.

Cuando ya no haya resistencia es cuando está cocinada.

Bueno, también los que sois de exprés pues ya sabéis

que con la olla rápida lo hacéis mucho más rápido.

Otra solución para hacerlo más rápido todavía.

Es que en el mercado; viva el mercado,

la encuentras ya cocida

y te ahorras el tener que cocinarla.

Que también es una buena opción.

Nosotros tenemos unas cocidas y frías.

Las hemos dejado reposar en la nevera.

Y el resultado es este.

Una técnica para pelarlas bien y sin mancharse

es coger papel, papel de cocina.

La ponemos aquí dentro.

Bien escurrida.

Chan, tachán. Y aquí con el papel...

La frotamos. Frotamos un poco.

Fijaros, sale la piel sola.

Y no tenemos ninguna merma. O sea, que la tenemos entera.

Y no nos manchamos. Porque sí que es verdad

que tiñe mucho la remolacha y luego sacarse

el color rojo, rojizo, pues cuesta un poco.

Mirad qué bonita.

Yo por eso voy a utilizar estos guantes

que compramos también en el supermercado,

que son unos guantes que nos sirven para...

bueno, pues para no mancharnos, para cosas que manchan.

Sí, que tiñen muchísimo, ¿eh?

Por si tenemos que hacer alcachofas,

si tenemos que hacer las remolachas,

si tenemos que hacer cosas que se oxidan o que manchan

pues preferiblemente utilizar los guantes.

Después, es un trampantojo también.

Porque puedes decir: "Tartar." Es que parece de carne luego.

Ya veréis que el color parece como carne.

Y dices: "Ostras, tartar."

Y luego que queda muy bueno, muy bueno.

La verdad es que es muy interesante.

Y lo vamos a tratar como si fuera

un tartar de carne, exactamente igual.

Bueno, voy picando.

Y ya que tenemos el agua de la cocción,

que es un agua que tiene sabor, pues vamos a hacer otro plato.

Lo que podríamos hacer un aperitivo

o un encurtido, ¿no? Aprovechando el agua.

Entonces aquí tenemos...

unos huevos que hemos puesto dentro del agua

con un poquito de vinagre, un poquito de sal y azúcar.

Sería un encurtido. Encurtir huevos.

Así recuperamos el agua, para no tirarla.

Y así... el resultado es este.

Que nos ayuda a teñir, a teñir algunos alimentos.

Si queremos teñir de una manera natural

este agua es perfecta.

Bueno, es que es increíble.

Es increíble. Es increíble, de verdad.

Fijaros el color que tiene.

¡Oooooh!

Precioso, ¿eh?

Aparte de que no sólo coge color,

sino coge sabor también.

Y ahora lo vamos a abrir.

Fijaros.

¡Ooooooh!

De verdad que es una pasada.

Hombre, queda muy bonito. Queda bien.

Y el sabor es muy bueno, es buenísimo.

Es algo curioso. Yo creo que también es para...

Bueno, a ver, ideas aquí.

¿Qué haríais con este encurtido?

Para hacer unos huevos rellenos como envase.

Precioso. Es súper estético.

Yo lo encuentro muy femenino, muy bonito.

Es súper cuqui, ¿no? Sí.

Bueno, vamos. Vamos a hacer el tartar.

Seguro que en casa están gritando, estáis gritando:

"A mí se me ocurre no sé qué." Porque es que es verdad...

Es una alternativa para recuperar...

Y si queréis en redes nos podéis mandar también.

Para recuperar el agua. Que nos gusta saber.

Venga, ya está. Es suficiente.

Ponlo aquí dentro. Lo he picado como si fuera

un tartar de carne normal, ¿eh?

Mirad, siempre decimos la textura.

Que tenga textura.

Porque fijaros que son gran... bueno, trocitos.

Que eso se nota en la boca.

Y si es demasiado picado no es tan bueno.

¿Qué le vamos a poner también? Manzana. Manzana ácida.

Manzana ácida porque sabemos que es dulce la remolacha,

que tiene mucha cantidad de azúcar.

Y entonces le vamos a dar un toque de acidez.

Nosotros en este caso, y ya siempre lo decimos,

hacemos la base de la receta

pero luego tú le das el toque tuyo.

Esta manzana ácida, que es una manzana muy buena,

pues la vamos a cortar también igual, a daditos.

Sal, pimienta.

Normal.

Hay versiones de todos los colores

y de todos los productos del tartar.

O sea, que lo podemos hacer de muchísimas cosas.

Y este de verdad que es muy original, muy bueno.

Vale, cortamos también pequeñita.

Y vamos a poner dentro...

esta manzana, que es una manzana ácida.

Y lo mismo, cortada como el tartar. Igual.

Mostaza. Nos vamos a la cuna de las mostazas,

a Dijon, que le vamos a poner la clásica,

que ya sabéis que es esta que es pues más lisa.

Y luego esta que es la antigua, que es la que tiene

los granitos de mostaza todavía.

Buenísima. Buenísima. Buenísima.

Entonces le vamos a poner dos tipos de mostaza.

¿Sabéis que la mitad de la mostaza del mundo,

del mundo, se produce en Dijon?

Sí. Es una producción increíble.

Vale, manzana.

Frescor.

La mostaza, que es lo que llevaría

un tartar de carne normal.

Le vamos a poner una yema de huevo

para darle untuosidad, darle cremosidad al tartar.

Este es de estos de menos es más.

Obvio, es mío este plato.

Eso es verdad.

No es verdad.

Lo dije yo, no pada nada.

No, no es verdad, porque lo dije yo.

Pero bueno, no pasa nada.

Vale, aquí tenemos chalota.

Chaloteros, un poco de chalota picada.

Le va. La chalota le va.

Vamos a poner aceite de oliva, aceite de oliva virgen.

Bien, generosos.

¿Quién hace normalmente los tartars, Sergio?

Este te lo dije yo.

Que a él le gusta mucho hacer el tartar de carne

y que lo hace bien...

Si el chaval lo hace bien, no hay que...

Vale, chalota cortada muy fina, ¿eh?

Muy muy fina. Es importante cortarla súper fina.

Eso sí. Zumo de lima o limón.

Eso también le ponemos normalmente a la carne

para curar un poco, para marinar.

Vamos a hacer unas rebanadas de pan.

Porque el tartar es bueno acompañarlo

con una rebanadas de pan.

Pero le vamos a dar un toque.

Un toque, que le vamos a poner

un poquito de queso rallado encima.

Y lo vamos a gratinar.

Yo no lo he dicho, he hecho un baño maría invertido.

Ya sabéis, con hielo, para refrescar.

Porque esto es un entrante,

un entrante frío y nos interesa

que esté bien fresquito, bien frío.

Agua, hielo, el bol encima y ya está.

Y si tenemos tiempo para dejarlo un rato

en la nevera y que macere bien

y que se quede un rato, todavía mejor.

¿Ponemos hierba o no ponemos hierba aquí?

Yo un poquito de... no.

Sí, sí. Sí, sí, sí.

¿Qué le pondríais? A ver. Alto, un momento.

Aquí, un momento. Tranquilos y tú también.

Déjalos tranquilos, hombre. ¿Qué le pondríais?

El tartar es mío, la receta es mía.

Y según lo que digáis lo pondremos o no.

Albahaca. Te lo compro.

No. ¿Qué le ponéis?

Te lo compro también.

A ver, un poquito de hierbabuena, muy poquito.

Pero es que le va. Y un poquito de albahaca.

Ya está, Sergio ya se ha hecho con la receta,

ya se cree que es suya y ya está.

(SILBA)

Bueno. Estamos mejorando la receta.

Es una pena, es una pena. Estamos reforzando esa receta.

Vale, tostadas. Yo a lo mío.

Un poquito de queso rallado. Tenemos aquí parmesano.

Que podría ser manchego.

Pero, bueno, el parmesano le va superbien.

Entre todos pensamos más.

Ponemos un poquito. Ahí está, qué bien huele.

Venga, perfecto.

Toque también, mío.

Mío.

Es un poquito de eneldo que le va muy bien

Pero métele queso, Javi.

¿Eh? Métele queso ahí.

No tengas miedo. Que no, es un poquito,

lo importante es el tartar.

Bueno, venga, vale. Al horno.

A gratinar, nada, solo...

30 segundos.

Tengo el grill a tope que si no también podría ser

tostar en una sartén y luego poner el queso,

Y es que, de verdad, es bueno porque tiene el aliño

de las mostazas,

de la yema de huevo, del limón.

Perfecto, nosotros hacemos en aro que si no tenéis aro,

pues lo servís en un bol normal o en un recipiente

y si no, os hacéis uno con una botella

que nosotros no sería la primera vez.

Ya sabéis que con una botella vacía calentáis un cuchillo

y cortáis una sección de la botella y ahí ya

pues tenéis un aro para... Importante que sea lisa la botella

que no tenga dibujo

porque si no, será muy difícil.

Lisa, completamente.

Vale, ya tenemos el pan. Veis, rápido, poquito queso

no mucha cantidad como dice Sergio.

Ahora caería todo y estaría, es un poquito, sutil.

Elegancia, sutileza.

Esto es un plato fresco, fresco, fresco.

Superfresco, pero con toques otoñales también ya

que nos acercamos ahí pues esto es importante

que el otoño esté presente que las temporadas sean...

¿Y no lo has chafado un poco? No, porque me parece más natural

a mí, me gusta más abrupto, salvaje.

¿Sabes?

Bueno. ¿Qué te parece?

Ya verás tú, la próxima receta es tuya, ¿no? Ya verás.

La próxima receta es de todos, Javier.

Es tuya, es mía, es de ellos aquí del público,

yo quiero que participéis conmigo.

Yo quiero, yo os quiero.

Vaya tartar, ahora vamos con el verde,

verde que te quiero verde. Haremos un bacalao

con salsa verde que no habéis visto en vuestra vida.

Venid, venid. Brutal, espectáculo.

Vamos a empezar por la guarnición.

Exactamente. Y qué vamos a hacer,

unos ñoquis, unos ñoquis

que podéis hacer en casa y que nunca fallan.

Hemos cocido, pelado y cocido patata quenebec, ¿por qué?

Porque tiene mucho almidón,

eso nos va muy bien.

Y aún está tibia, la tenemos aún caliente.

Y ahora lo que vamos a hacer es pasarlas por el pasapurés.

Las hemos cocido al vapor para que no nos coja agua.

También la podríais cocer con la piel, ya sabéis

que la piel nos protege y guarda el almidón.

Para hacer estos ñoquis necesitamos un tipo de patata

como esta que guarda muy bien

el almidón y nos sirve mucho para hacer el puré.

Vale, ahí va, yo paso la patata, Sergio.

Perfecto, yo haré un pequeño juego con nuestros invitados.

¿Qué tal, cómo estáis? Bienvenidos.

(TODOS) Gracias. Nos dicen que hay muchos cocinillas

hoy por aquí, tú también le das, ¿no?

Bueno, ya nos dijeron. Vamos a hacer un pequeño juego

con estos cuatro tipos de patata que tenemos aquí.

Tenemos la patata agria, la patata quenebec,

la patata roja y tenemos la mona lisa.

¿Cuál creéis que es para freír?

La agria. -¿La agria?

-Yo también comparto.

Venga, muy bien, habéis adivinado, muy bien.

Después, cuál usaríais

para hacer una tortilla de patatas, por ejemplo.

Esta.

No, vamos a utilizar la quenebec porque como dijimos

cuando se enfría tener tanto almidón, pues nos aguanta muy bien

la forma así la tortilla no se nos deshará.

Nos va perfecto.

Aquí la tenemos.

Bueno, además la tortilla de patata gallega

se hace con la patata típica gallega que es la quenebec.

Para la ensaladilla rusa, ¿cuál de la dos cogeríais?

-La roja. -¿Seguro?

-La roja. -No, la blanca.

Está bien, está bien, la roja, muy bien, es la roja,

que también nos aguanta muy bien porque cuando se enfría

la patata es un tipo de patata que nos aguanta muy bien

la estructura, la textura de la patata.

Y luego ya, últimamente, ya por último tenemos la mona lisa

que es ese nombre tan bonito que tiene esta patata

que nos sirve, simplemente, para hervir

que es una patata que al tener tanta cantidad de agua,

al hervirla y la piel muy fina, pues nos va muy bien

para hacer cualquier cosa

que queramos hacer con la patata hervida.

Bueno, pequeño muestrario aquí lo tenéis, sé que vosotros

lo sabíais, pero por si acaso, lo recordamos.

Perfecto, vamos a seguir.

Vale, aquí tenemos el puré.

Que, importante, para los ñoquis

lo que tenemos que hacer es enfriar la patata.

Correcto. Ahora, le pongo un poco de film

y enfriamos mientras vamos a hacer la salsa

de este superbacalao.

Exactamente, yo tengo aquí, ahora, vamos a hacer,

mientras se enfría la patata para los ñoquis,

porque es importante ahora enfriar bien esa patata en la nevera

y después terminaremos esta guarnición al final.

Ahora, es reposar la patata

que se enfríe, que se relaje, que se repose.

Y ahora lo que voy a hacer es coger un poco de puerro.

porque vamos a hacer la salsa del bacalao.

(Música)

Que para la salsa del bacalao yo hago puerro y un poco de ajo

que vamos a rehogar bien en mantequilla.

Y esto nos servirá para la salsa que Javier

nos va a ayudar ahora con el apio para ponerle a la salsa.

Vamos a hacer, sabéis que hemos hecho

salsas verdes de perejil,

bueno, de todas las hierbas, sobre todo, de perejil,

de espinacas también hicimos una que era muy buena,

pero hoy la vamos a hacer...

De apio. De apio.

El vede del apio, vais a ver que es brutal,

que es diferente, que es de aprovechamiento

porque, normalmente, esta hoja no sabemos qué hacer.

O la ponemos en el caldo o muchas veces la tiramos.

Y para hacer una salsa verde es increíble.

Entonces, lo que hacemos es coger

las hojas, únicamente.

o sea, tiene que haber bastante, bastante cantidad

El apio combina superbien, claro, es tan fresca

que combina bien hasta con las frutas.

Con la manzana combina muy bien.

Vale, voy calentando la mantequilla y lo que vamos a hacer

es para la salsa. Empezamos por el principio

que es la base, mantequilla,

que vamos a hacer un roux, pero lo vamos a aromatizar,

le vamos a dar sabor.

Y le vamos a dar con el ajo que voy a poner y el puerro

que lo vamos a rehogar, potencia.

Mantequilla.

El puerro, la cebolla y rehogar.

Y Javier lo que hará

ahora con esas hojas de apio

será escaldarlas.

Tenemos un agua hirviendo.

También tengo aquí la parte amarilla

que tengo unas hojitas, luego lo voy a poner

en agua y hielo porque esto para decorar después

está genial. Vale, Sergio, levántame la olla.

Pero luego esta crema de apio es...

Hojas ya veis qué cantidad hay, hay bastante cantidad.

Hay todo el verde de un apio.

¿Quieres que levante la olla o la tapa de la olla?

Venga.

Es muy gracioso, eh, Dice: "Levántame la olla".

Vale, entonces, ponemos las hojas. ¿Sal? Espera, ponle sal.

No le he puesto sal.

Un poco de sal al agua.

Y nada, escaldar, ya sabéis que escaldar

es sumergir, dejar unos segundos

y sacar en agua y hielo para conservar la clorofila.

Claro, cortar, cortar ahí la cocción.

Y lo que sí os tenéis que fijar también es muy importante

luego organizarse en la cocina.

La organización es la clave del éxito,

nunca mejor dicho.

Y vamos haciendo cada cosa en su momento para aprovechar

bien los tiempos, para que ni nos sobre ni nos falte.

Vale, sacamos las hojas.

Esto... esto es cosa mía.

Esto Javier si no, no...

Venga, ya lo estás enfriando, ¿no?

Me troncho contigo.

Yo también. Es que me troncho.

Me lo paso tan bien con mi hermano.

Vale. No sé si te lo pasas bien,

pero aburrirte seguro que no te aburres.

Harina, ya tenemos cocinado el puerro y el ajo

que hemos hecho con mantequilla y hacemos el roux

que ya sabéis que es mantequilla

y harina, pero le hemos puesto bueno, pues la cebolla

para darle potencia y el ajo.

Ahora, cocinamos bien la harina porque si no, sabemos que sabe

a crudo y la harina con sabor a crudo

No es buena.

Entonces, cocinamos bien y lo que tengo aquí calentando

también es un caldo de pescado, un fumet de pescado.

El fumet lo tenía en el congelador,

cuando hacemos fumet hago bastante cantidad

y vamos congelando que ya os enseñamos

algunas veces en pastillas o en cubos

y ya está, o sea, es caldo de pescado.

Fumet que lo podríais hacer con agua también,

que lo podríais hacer con caldo de ave, también.

Recomendamos que el fondo sea importante.

Venga. Ponemos todo el caldo.

Puedes llegar a trabajar y hablar, eh, a la vez.

No pasaría nada.

No te tienes por qué bloquear.

¿No?

(Risas) Vale. Y ahora, dejar...

Esto es una velouté. (HACE BURLAS)

Iba a decir una cosa, pero me callo.

Estoy es una velouté. Una velouté.

Que el roux, normalmente, si fuera bechamel, sería con leche.

Velouté es con caldo de pescado. Es el roux con caldo de pescado.

A las hojas les sacamos bien el agua. Escurrirlas muy bien.

Ya veis que se ha quedado nada luego. Había mucho, pero...

Sacar bien. Lo único que nos interesa, son las hojas.

Y aquí está todo el verde, toda la clorofila y el sabor.

Esto es una bomba. Una bomba.

Verde, que te quiero verde.

Dejamos hervir, ¿no?, mejor. ¿O lo pongo ya?

Por mí, ya. Bueno, espérate, un segundo. Ahora lo pondremos.

Cortar un poquito y así, a la hora de triturarlo,

así es más fácil. Si no, luego, cuesta un poco.

Que esto es un poco como la función que haría la espinaca.

Venga, dale. Le he puesto el apio y trituramos.

Dale.

Suficiente. Ya lo tenemos. Ahora vamos a colar.

Que es opcional. Pero a nosotros nos gusta tenerla

un poco más fina la velouté.

Bueno, este es un plus, porque es importante.

Sabéis que el apio tiene muchos hilitos.

Y, entonces, así nos queda más pulida.

Mirad qué color, qué espectáculo de salsa.

Y luego, de verdad, el sabor es... Esto ya, nada.

Bueno, verde, verde, verde vivo. Y luego, con ese toque...

Nos vamos del rojo al verde. ¡Oh!

Flipas, eh.

Verde, fresca, fresca, fresca como la mañana.

Vale. Ahora, vamos otra vez al ñoqui.

La patata, seguramente, ya está bien de temperatura.

Sí. Y saca el bacalao también. Sí. Bueno, el bacalao.

El señor bacalao. El lomaco de bacalao.

Vale. Patata. Y... ¡tachán! Mira qué bacalao.

Qué locura, eh. Es increíble. Vamos ahí. Vale.

Entonces, aquí tenemos la patata.

Que hay que dejarla enfriar un poco.

Y ahora, lo que hacemos, es poner una yema de huevo.

Importante. Y vamos a ir poniéndole harina.

Podemos hacer como una especie de volcán.

Venga, Sergio. Te vas a manchar.

Podéis hacer con una espátula, con las manos, como queráis.

Pondremos ahora también un poco de perejil picado.

¿Tienes un poco de harina para estirar,

para que no se pegue? Yo te doy.

Ahí va. Yema de huevo. Solo ponemos la yema, eh.

Importante. Nosotros ahora añadimos la harina.

La que admita, porque no todas las patatas son iguales.

Si están más... ha pasado más tiempo,

tendrán más humedad o menos.

Entonces, el ñoqui no es una ciencia cierta

que digas: Estas son las cantidades. No, no.

Hay que estar...

Ser patata y ver cuánto admite.

(Risas) Bueno, tú un poco patata eres.

Tiene razón.

Vale. Pongo un poco de harina y voy amasando.

Ahora ya sí lo voy a hacer con las manos.

Ahora veremos, igualmente, la textura.

Sí. Cuando no se pega a las manos, entonces, es que ya la tenemos.

Perejil. Seamos generosos de perejil.

¿Por qué? Porque estamos verdes.

Estamos verdes. Queremos hacerlo verde, hoy. Todo colorido.

Y, también, porque le da sabor.

Lo que vamos a hacer, es poner...

Una rejilla. Pero no la pongas todavía.

¿Por qué? Ah, bueno. ¿Vas a poner el bacalao?

No. Pero pongo la rejilla. Ah, vale.

Pero el agua está... Aromatizada.

Muy bien. Con el apio que he hecho.

Vale. Lo que voy a hacer, es cortar el bacalao.

Simplemente, cortarlo, de momento.

Oye, nosotros ponemos bacalao, pero, a lo mejor, dices:

"A mí me gusta hacerlo con merluza".

Pues con merluza y con otro tipo de pescado blanco o de roca.

Que van muy bien. Toma, Javier. Esta ya te la dejo tal cual.

No hace falta que repose más.

Ya tenemos la masa del ñoqui.

Ya habéis visto que es fácil,

que es un minuto hacerla. No tiene más historia.

Ya no hace falta que repose. Mira qué bonito. Toma.

Me lo das a mí porque no te sale bien a ti.

Si quieres, te los hago yo, eh. Ya los hago yo, Sergio.

Ah, vale. Lo hago yo, porque...

Vale. Lo que hacemos ahora, es con un cuchillo,

veréis que es superfácil. Esto va superbién.

Os vamos a enseñar para hacerlo con un tenedor,

que es lo más fácil y esto sí lo tenemos en casa.

O con esta máquina, que es una ñoquera.

Es bonito el nombre. Que es para hacer los ñoquis.

Máquina, máquina. Bueno, máquina.

Entonces, lo que hacemos, es...

La estiramos así un poco, como los hago yo.

Si tú empiezas ya a hacer el ñoqui, pongo el bacalao,

porque va a tardar lo mismo. Sí, sí.

Corto... Bueno, corto. Ya está cortado.

Un lomaco de bacalao. Está bien desalado.

Lo hemos pedido ya desalado. Sergio, ya está.

Importante ver este momento.

Ya está, Javi. Espérate un momento.

No vayas con prisas. Siempre con prisas.

Un poquito de aceite de oliva. Y tapar.

Venga. Lo que tardemos en hacer los ñoquis,

va a tardar en hacerse el bacalao.

Vale. Cortamos como si fueran la medida de los ñoquis.

Que así ya tenemos un trabajo un poco hecho.

Y ahora, lo que hacemos, es... Tú, Sergio, me puedes ayudar.

Es que voy recogiendo, porque si no, solo recojo yo.

Si queremos con tenedor,

marcamos con el tenedor.

Y luego, para hacerlo en la ñoquera,

con el dedo gordo, lo que hacemos, es bajar un poco.

Apretar, sencillamente.

Y ahora, ya hacemos así.

Y ya lo tenemos. Fijaos.

Entonces, ponemos aquí, en la ñoquera.

Fijaos que tiene ya para que caiga él solo.

Apretamos un poco. Más desde el principio.

Que quede un poco hueco por dentro.

Entonces, ya... Giramos el ñoqui.

Redondeamos.

Que por dentro, si os fijáis, queda un poco hueco.

Y por fuera, queda rallado. Y así tenemos el ñoqui.

Eso es lo que le da ligereza al ñoqui.

Bueno, venga, termina tú con los ñoquis.

Eso le da la ligereza al ñoqui.

Te voy ayudando, que así vamos más rápido.

Haz tú con el tenedor. Vale.

Esto es práctica también, pero es muy rápido de hacer.

Venga. Tenemos un agua hirviendo, un agua con sal.

Y vamos a... Sabéis que el ñoqui tiene que hervir.

Tenemos que cocinarlo, porque lleva la harina cruda

y lleva el huevo. Agua hirviendo, como si fuera

una pasta normal y corriente.

Y tenemos unos ñoquis. Fíjate si es buena esta receta,

que tenéis una crema que podría ser independiente,

unos ñoquis que podrían ser unos ñoquis para otro plato,

y un bacalao que también.

Ahí va. Perfecto. Lo tenemos. Mirad.

El bacalao. ¿Cuándo sabemos que está cocinado el bacalao?

Ya empieza a abrirse. Nosotros lo vemos como...

Se abre como un libro. O sea, empieza a abrir

las lamas del bacalao.

Veis. Ya empieza a abrir aquí.

Además, este bacalao que es de muy buena calidad.

Esto ya casi lo tenemos.

Por mí, vamos emplatando, Javi. Vale. Vamos allá.

Venga, tenemos la crema, que está espectacular.

El ñoqui veis que cuando lo hemos puesto, ha bajado.

Y cuando empieza a subir a la superficie, ya está cocinado.

Son unos dos minutos. Es muy rápido el ñoqui.

Vamos a emplatar aquí. A ver qué tal nos queda aquí.

Se podría poner el ñoqui dentro de la salsa

o ponerlo aparte, encima. O saltearlo.

El ñoqui, si lo sacas de ahí y lo salteas

y le das un poco de dorado con mantequilla o aceite,

queda crujiente, "crunchi". Queda buenísimo.

Bueno, fijaos la crema qué pinta tiene. Brutal, eh.

De verdad. Sí, pues el ñoqui, no veas.

Pues el bacalao ya... vamos. Vale, Sergio. Sin miedo.

Sin miedo. Espera, espera.

¡Sin miedo! "No fear, no fear".

Venga. Ponemos aquí. Es que estos platos...

Muy bien. Ahora ponemos los ñoquis.

Y el apio y el bacalao combinan muy bien.

Este ñoqui es una guarnición pero, vamos, de...

de llorar de alegría.

Muy completo, muy sano y muy fresco.

Porque es fresco también. Vamos a poner ahora

ya las hojas de apio en blanco, que son estas hojas

que le va a dar el frescor.

¿De qué es la crema? Pues tiene...

Tiene su protagonismo. Lo pongo de pié.

Bueno, yo creo que hoy ha sido un gran programa,

un gran día con grandes recetas.

Siempre hay un buen motivo para cocinar.

Nos vemos muy pronto. Adiós a todos.

  • Tartar de remolacha y bacalao en salsa verde

Torres en la cocina - Tartar de remolacha y bacalao en salsa verde

21 sep 2017

Los Torres cocinan hoy un original tartar de remolacha y manzana. Como segundo, prepararán un bacalao, uno de los pescados más deliciosos del mar, en salsa verde.

ver más sobre "Torres en la cocina - Tartar de remolacha y bacalao en salsa verde" ver menos sobre "Torres en la cocina - Tartar de remolacha y bacalao en salsa verde"
Programas completos (498)
Clips

Los últimos 1.661 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios