www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4559172
Para todos los públicos Torres en la cocina - Tabulé de romanesco y pato con cítricos - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

(Aplausos)

Hola a todos, bienvenidos a "Torres en la cocina".

Hoy estamos pletóricos porque haremos un programa

a la vitamina C.

Exactamente, programa con muchas vitaminas, empezamos

con un tabulé de romanesco que sabéis que es un producto

que es de los que más vitamina C tiene.

Y después, un pato a la naranja

porque necesitamos vitamina C para todo.

Bueno, qué tenemos aquí, tenemos diferentes verduras,

mirad qué bodegón más bonito.

Y el romanesco que tenemos aquí uno precioso, viva el mercado.

Exactamente, fuimos esta mañana.

El romanesco, dentro de las coles, coliflores, el romanesco

es quien tiene más vitamina C y, luego, tiene un sabor más suave.

O sea, nos vendrá muy bien para esta receta.

Hablaremos de muchos productos que tienen vitamina C

que son de fácil absorción y que se tienen que consumir,

diariamente, si se puede porque va bien para todo,

para los huesos, para asimilar el hierro,

va bien para la piel, para todo, o sea, vitamina C a tope.

Mirad, lo que hacemos es, como siempre, hacemos arbolitos,

arbolitos naturales que son preciosos, además,

el romanesco tiene esta forma

que es única, preciosa, a mí me parece algo increíble

de la naturaleza, muy bonito.

Entonces, lo que haremos, Sergio. Recuerda un poco a un mineral,

es como algo fascinante, o sea, parece, es muy bonito.

Toma, vamos haciendo arbolitos. Vamos haciendo arbolitos

y lo vamos a cocinar muy poco

porque la vitamina C sabéis, bueno, en caliente

se evapora, se elimina y lo que hay que hacer es

cocinarla muy poco para conservar toda la vitamina C,

incluso, si es en crudo, todavía mejor.

Casi todos los productos que sabéis que tienen vitamina C

hay que consumirlos crudos.

Haremos como un falso cuscús con este romanesco.

Que podéis hacerlo con brócoli también, brócoli va muy bien.

Mirad, lo que vamos a hacer es explicaros ahora el caldo

porque hicimos un caldo muy interesante.

Mirad qué tenemos aquí, a partir de un caldo de verduras,

el fondo es la base y la base es el fondo,

siempre tenemos en la nevera caldo de verdura.

Hemos puesto un poco de caldo de verdura,

mirad lo que tenemos aquí y os sonará y diréis:

"Ostras, ya estamos con los productos...".

No, son productos que encontramos en el mercado

y que vienen de la cocina medieval,

o sea, la cocina medieval en España ya teníamos

estos ingredientes, pero están hoy en día

un poco en desuso, pero están bien

y os daré alternativas. Primero, galanga,

fijaos qué producto.

Es parecido al jengibre, ¿conocéis la galanga?

No. ¿Nadie?

¿Ninguno? No.

Vale, luego, lo probáis, es un poco raro.

¿Que no tenemos? Jengibre iría perfecto.

Exactamente. ¿Que no? Pues no pasaría nada,

se puede poner, incluso, un poco de piel de limón.

Esto en la Europa medieval se usaba...

muchísimo, tiene un aroma...

Ay, increíble, cítrico.

Oh, maravilloso, es un poco más picante que el jengibre.

Después tenemos citronel, que nosotros compramos

en el mercado, tenemos una parada donde lo tienen fresco

y otros congelados. Se cultiva, también, en España

y, también, se usa mucho en la cocina asiática,

pero le da un toque cítrico, recuerda mucho a la María Luisa.

A la hierba Luisa que es ese toque cítrico tan bueno.

Y, luego, tenemos lima kaffir.

Lima kaffir es una hoja de lima, de un tipo de lima

que se usa mucho en la cocina tailandesa, también,

y le da un toque fresquísimo.

Dices: "Oye, no tengo todo esto", pues cogemos agua, ponemos,

bueno, agua o caldo de verdura

que es lo que pusimos nosotros, un caldo de verdura,

ponemos jengibre, piel de limón y lo tenemos aquí

y hacemos una infusión cítrica,

pero sin que llegue a hervir,

veis que el agua está haciendo una infusión.

Ahora aquí lo hemos calentado y ya lo tuvimos durante 10 minutos

haciendo una infusión muy ligera sin que legue a hervir.

Ahí está.

Vamos a cocinar el romanesco, veis que ya lo tenemos cortado

que son ramilletes pequeñitos

porque así la cocción es más rápida.

Pero lo vamos a cocinar muy poco, como a nosotros

nos gusta cocinar la verdura que es al dente vegetal.

Ahí está.

Dente vegetal. Correcto.

Vale, ponemos ahí.

Fijaos que está la sartén

bien caliente es como una especie de cuscús,

es, simplemente, darle, nada, un salteado ligero,

ponemos un poquito de sal y pimienta

y, luego, ya fijaos lo que hago es que, incluso, con una cuchara,

luego, este caldo lo guardaremos para otras

elaboraciones, pero es, simplemente, cocerlo muy poco.

Ponle más, Sergio. Tranquilo, tranquilo, ya verás,

déjame que soy el experto de verduras.

Cuidado, que es mi plato.

Porque con esto y el agua que soltará

el romanesco, suficiente para hacerlo al vapor

que quede al dente y tiene esa consistencia

y, sobre todo, toda la vitamina C

que no la perdemos, ya había puesto.

¿Sí? Bueno, esto tiene tres minutos de cocción, no más.

Yo con tres minutos.

¿Tres minutos? Esto ya está, Javier.

No, hombre, crudo tampoco, Sergio.

Crudo no, pero que esto se hace enseguida.

Es muy fácil, es muy poquito.

Vale, mientras se cocina, qué más tenemos.

Tenemos pimiento rojo

y pimiento amarillo.

Fijaos. ¿Cuánto tiempo ha estado?

Un minuto. -Dos minutos.

¿Tres minutos? 30 segundos, Sergio,

lleva 30 segundos. Pruébalo, Javier, pruébalo.

Me fio. Pruébalo.

Entonces, dentro de los pimientos está el pimiento rojo

que tiene mucha vitamina C, pero el amarillo todavía tiene más,

o sea, que es gran concentración de vitamina C los pimientos.

Ponemos un poco de rojo y un poco de amarillo.

Lo pelamos, ¿no? Lo pelamos. Exactamente.

Voy a coger.

Pelo un poquito de amarillo y lo ponemos, esto será

para aliñar luego este cuscús

tan fantástico. Hombre, original es

y, luego, tiene un toque interesante.

Luego, os enseñaré, también, porque pondremos un poco de pepino

que refresca mucho ahora ya que empieza,

bueno, pues el tiempo de estas ensaladas fresquitas.

Esto se hace con un poco de tiempo y se sirve a temperatura ambiente

o bien frío, bien fresquito y es una ensalada que triunfas

porque cuando la pruebas dices: "Qué bueno está, esto qué tiene".

Pues el toque le damos,

el toque Torres. Ahí está.

Venga, cortamos bien pequeñito.

En daditos bien pequeñitos.

Lo pondremos dentro. ¿Esto qué nos da?

Frescor y, sobre todo, lo que decimos, vitaminas.

No lo vamos a cocinar. El pimiento crudo, también,

es uno de los que más vitaminas, como Javier decía, tiene.

Un montón. Sí.

Y es que estamos rodeados de vitaminas, simplemente,

hay que aprovecharlas por eso hay que comer cosas frescas.

Hay gente que, incluso,

se hace zumos de pimiento crudo.

O sea, licuado y ya está.

Mira, voy a hacer el pepino, pero, primero, os enseñaré un truco

que, bueno, que no me lo inventé yo, que lo hacéis mucho en casa

o que yo he visto a mi abuela y alguna gente hacerlo

que es el tema del pepino. Vamos a hacer un experimento.

Qué tal, qué público, qué cantidad de gente, Dios mío,

qué bien, qué alegría. Bueno, dicen que el pepino

muchas veces amarga y por eso mucha gente,

pues como no tiene tanto amor al pepino, entonces, vamos a hacer

un experimento, vosotros sabéis que yo he visto muchas pruebas

para quitarle el amargor, quitando la pepita es una,

frotando el pepino como vamos a hacer,

pero cortaremos un pepino que yo tengo este aquí,

lo vamos a cortar,

lo voy a pelar primero, vamos a pelarlo.

Y, luego, os enseñaré otros trucos para quitar

el amargor del pepino.

Primero, pelarlo bien y quitarle toda la parte verde

que la verde ya sabéis

que amarga más, luego, cortamos el pepino.

¿Quién lo va a probar? Yo mismo.

¿Tú? Venga, fantástico, vamos a vendarte los ojos

para que se vea que no hay ni trampa ni cartón

y ver cuál amarga más. Dice que frotando,

yo frotaré uno de los dos con la punta

Hay que frotarlo muy bien, hay que frotarlo hasta que salga

una especie de espumilla, que veremos que va saliendo,

es el amargor. Vale, frotamos.

Ahora, lo lavo para que no tenga. Vale.

Y, luego, tenemos este y tenemos este.

Yo te voy a dar dos y tú los vas a probar.

Toma, te lo doy en la mano, aquí está.

Tú me dirás cuál te amarga más de los dos.

Aquí tienes. ¿Te gusta el pepino? Sí.

El primero. El primer te amarga más.

Bueno, pues muy bien, muy bien.

Ha salido, ha tenido éxito el experimento

porque el que habíamos frotado era este,

le hemos quitado, lo hemos lavado un poco,

se lo hemos dado y... Espera, te quito la venda.

Te había dejado aquí abandonado.

Gracias, ¿eh? Gracias por colaborar.

Luego, dicen que hay otro que es...

Por donde tiene el tallo el pepino, esta parte de aquí,

donde tiene el tallo, donde se une a la planta.

Hay que pelarlo por la parte donde tiene la flor,

pero no hasta arriba, sino casi hasta arriba,

así, como si fuera un plátano,

e ir limpiando el pelador

con agua, ya veis.

Entonces, lo vas pelando así

y cuando llegas a pelarlo del todo, lo cortas.

Igual, es un poco más arriba, y esto es lo que aprovechas.

Dicen que no amarga nada porque se concentra aquí debajo.

Para mí, mi teoría es que si el pepino está verde, amarga,

eso es seguro; y si está maduro, no.

Nada más, es lo que creo. Bueno, ahí lo dejo.

Venga, vamos a seguir. Vale.

Me llevo pepino, que no hemos puesto pepino.

Ahora, continuamos:

aquí tenemos cebolla roja, que es una cebolla muy buena,

muy suave, y lo que hacemos es poner cebolla y tomate.

Lo hemos escaldado, ya lo hemos hecho varias veces:

agua hirviendo, hielo y pelar.

Cogeremos lo que es la carne de la cebolla,

ay, del tomate, y la cebolla picada bien pequeña.

Interesante hacer ensaladas con la verdura cruda

o como hemos hecho el romanescu, que lo hemos pasado muy poquito,

entonces, eso es fundamental.

Hay a gente que no le gusta la pepita del pepino;

pues a mí sí me gusta. Claro que sí, es buena.

Yo, vamos... Y si no, se quita.

Y si no, el que no quiera, que la quite.

Vamos a ponerle pepino porque esto nos recuerda al buen tiempo

y, sobre todo, nos aporta frescor.

Después, el tomate, el componente de color

se llama licopeno, por eso ese rojo tan bonito que tiene,

y es un buen antioxidante, un gran antioxidante por eso,

y vitamina C, también, por eso es muy importante.

Fijaos que es un platazo supersano lleno de vitamina C

y de energía. De "vitimini, de vitimini C".

El pepino, también es muy bueno, es muy digestivo, tiene mucha agua.

Vale, Sergio, saca la aceituna. Venga.

Le vamos a poner aceituna. Sí.

Le vamos a poner un poco de uva, que le va muy bien, también.

Vaya platazo lleno de energía.

Mirad: uva, aceituna, que le van. Y de salud.

Una aceituna de Kalamata, son estas aceitunas griegas;

esta, además, está puesta con pimentón y todo.

Está... tiene una pinta... Son muy carnosas estas aceitunas.

También, una aceituna muerta, aceituna de Aragón.

La verdad es que no tenemos que ir a ningún lado para buscarlas.

Para nada, para nada. Le hemos dado un toque interesante

a ese caldo de verduras con la galanga.

Pero bueno... Ese es el toque.

Podría ser un caldo de verdura con piel de limón, hay alternativa.

El tomate... Incluso, si lo hacéis al vapor,

también, con una vaporera.

En el fondo ponéis todos los cítricos

y encima ponéis el romanescu, y lo cocéis al vapor.

Hay diferentes formas de cocerlo o de cocinarlo,

pero eso sí, cocinarlo poco, si no... perdemos propiedades.

Vale, uva; vamos a poner esta uva.

Se podría pelar o no, yo no la pelo,

simplemente, eso sí, le quito las pepitas.

¿Por qué? Para un plato así, molestan.

Y esto es fácil, cortamos por la mitad

y, ahora las quitaré.

No cuesta nada y, luego, es un toque muy diferente.

Las voy a cortar en cuartos.

Venga, yo tengo aquí unos pistachos que le voy a poner.

Vale, ya voy sazonando aquí: un poco de vinagre de...

No, el vinagre lo tengo aquí, vinagre blanco;

y, luego, le vamos a poner un aceite que hemos hecho;

este aceite lo hemos hecho, que es un aceite de jengibre.

Voy a ponerle. Vamos a ponerle un poco de menta.

Hierbabuena, que la tienes ahí.

Esto le va a ir superbién, también; frescor absoluto.

Esto para cualquier ensalada va superbién.

Hombre, la verdad es que es muy fácil esta ensalada;

son estos platos que os gustan.

Sé que, luego, triunfan porque nos decís: "Oye...".

Supersanas. "Haced cosas fáciles", pues bueno.

Ponemos sal y pimienta. Esto es fácil.

Ahí va. Fijaos qué divertido, qué buena.

Venga, ya está. Sal, pimienta.

Si queréis un poco de lima, ralladura... lo que queráis.

Aunque creo que está bien. Lleva mucho cítrico ya.

Fijaos qué plato más bonito.

De esto te comes un platazo y, aparte de ser muy bueno...

Es sabroso, de verdad. Mete cantidad, ¿eh?

No falta nada aquí, o sea es... sabroso.

Lo hemos desperdigado como una cosa más...

Más artística, ¿sabes?

Ya tienes aquí un platazo de la leche.

Perfecto, vamos con el segundo plato, que vamos a hacer un pato.

Rima y todo. Toma ya.

Vamos a hacer un pedazo de pato brutal, ya veréis. Aquí lo tengo.

Bueno, hemos ido al mercado y hemos comprado un pato,

que es el mulard, el pato más común que hay.

Le hemos dicho: "Límpiamelo, tal cual",

porque lo vamos a hacer con clementina, jengibre: vitamina C.

Haremos un pato espectacular.

Lo primero que haremos es bridarlo de una manera simple;

no vamos ni a bridar, solo atar.

Claro. Nos lo han dejado así para poder rellenar.

Fijaos qué bonito, ¿eh?

Tiene grasa, está lleno de carne, le protege la grasa.

Lo haremos de una manera sorprendente;

le vamos a dar mucho toque. Sí.

¿Sabéis que el pato es muy magro?

El único sitio donde tiene piel, ay, grasa, es en la piel,

pero se la vamos a eliminar, le daremos una cocción potente,

ya veréis, y le elimina toda la grasa.

Pon aquí. Una clementina.

Clementina. Cortada por la mitad.

La clementina no tiene pepitas, es fácil de pelar

y es un poco más dulce que la mandarina.

Exactamente. Un poco de laurel. Es de temporada.

Vamos a ponerle tomillo. Tomillo.

¿Vale? Exactamente.

Perfecto. Ya lo tengo.

Simplemente, hemos comprado el pato, esta receta es muy fácil.

Nosotros lo hacemos entero porque conserva todos los jugos.

Ahí. Y limpiarlo no es difícil;

hemos enseñado, alguna vez, en el programa a limpiar las aves.

O sea, no es complicado.

Aguántame ahí. Ahí está.

Solo atamos las patas. Le hacemos aquí un nudo.

Lo que le van a aportar las hierbas y el cítrico dentro,

le va a dar mucho sabor. Sí esto es buenísimo.

Fijaos lo que hemos hecho porque es el toque Torres

del mundo mundial.

Me atrevería a decir de las galaxias siderales,

pero no me voy a pasar.

Esto es jengibre rallado; lo cogemos y lo rallamos bien,

lo ponemos en aceite de semillas, un aceite de girasol

que no sea potente. Exacto.

Y lo confitamos. Aquí lo veis, está perfecto,

ya lo tenemos reposado, que lo hemos hecho antes.

Y te queda un aceite... Esto lo colamos

y tienes un aceite de jengibre para lo que quieras; alucinas,

para carne y para pescado, va bien con todo.

Con confitarlo muy lentamente quince minutos y retirar,

dejar enfriar, ya es suficiente.

Fijaos, cuelo un poco aquí, bueno, no hace falta colar

porque la superficie no tiene nada.

Bien. Y huele...

Ponemos aceite de jengibre. Canela.

Canela, sí, señor. Canela en polvo.

Es un toque diferente, también. Canela en polvo...

No abusamos pero sí que lleve.

¿Sabes que es buenísima? Un poco más.

La canela es muy buena, incluso, dicen que es supersana.

Estudios recientes dicen que es buena para todo.

Vamos a poner un poco de sal y pimienta.

Espera, primero pintamos, para que no se nos vaya.

Ahora, tengo aquí el pato. Que, luego, dices...

Nosotros lo hacemos con pato... Píntale sin miedo.

Porque el pato y la naranja;

lo primero que nos viene cuando decimos pato es naranja.

Pera, naranja. La pera, también, combina bien.

Sí, pero más los cítricos. El cítrico refresca mucho.

Entonces, también podría hacer con pollo,

se podría hacer con un ave de caza.

Pero, en este caso... Lo digo porque al que le guste

la receta y dice: "A mí con otra ave",

pues hacerlo con otro ave, que también se puede.

Ponemos sal y un poco de pimienta.

Pimienta. Ya veis. Fácil.

Y luego, tenemos el horno precalentado a 220 grados.

Y lo vamos a tener... Fuerte.

Exactamente. 20 minutos.

Le vamos a dar dos cocciones.

Una muy potente y es la manera de que quede crujiente

y de quitarle la grasa de la piel.

Una que le vamos a dar a 220 grados durante 20 minutos.

Después, bajaremos a 180 el horno y lo tendremos 45 minutos.

Pero en la segunda cocción,

le pondremos unas rodajas de mandarina debajo.

Es opcional, pero es bueno porque...

No toca la grasa. Va soltando la grasa.

Le da sabor. Y le da sabor a la piel también.

Vale. Al horno. Exacto. Muy bien.

Y ahora vamos a ir con la salsa.

Vamos a hacer una salsa muy buena.

Ya veréis.

Salsa que también le va bien al pato.

Pero... Vale. Yo tengo aquí caldo de ave.

Bueno, antes de la salsa, Sergio, me voy al público.

¿Vas a hacer un truco? Sí. Vamos a hacer una cosa,

que os vamos a poner a prueba.

¡Huy, huy, huy! Aquí y aquí.

Muy bien. Aquí veis que tenemos frutas y verduras.

Todas tienen vitamina C.

Pero hay una aquí

que no la hemos podido conseguir fresca,

una de ellas, que es camu camu.

Bueno, que es una fruta también.

Veis que hay frutas y verduras.

Nos tenéis que decir las tres que más vitamina C tienen.

Aquí hay un podio,

que es número uno, número dos, número tres.

El que tiene más vitamina c, lo tenéis que poner en el uno,

luego, el dos y el tres.

Vale. Exactamente. Ahí a vuestro aire.

Ahí en casa también. No es fácil.

Vale.

Vale. Vamos a hacer... La salsa.

La salsa, que es cebolla. Cebolla que vamos a cortar.

La cebolla que nos había sobrado también del cuscús.

Exactamente. Aprovechamiento.

Un poco de aceite. Vamos a rehogarla.

Vamos a hacer una salsa muy fácil, pero tiene mucho rollo.

Ya veréis. Está muy bien.

Están debatiendo. En casa, ahí también espero,

porque es interesante, muy interesante.

¿Cuáles tienen más vitamina C?

¿Qué nos aporta más vitamina C?

Nos vamos a sorprender, seguro. Vale.

Perfecto. Yo tengo aquí caldo de ave, zumo de naranja.

O zumo de mandarina, lo que prefiráis.

Qué cebolla más fuerte. Salsa de soja y miel.

Esto ya nos vamos a un toque exótico, pero sin irnos muy lejos,

porque soja ya tenemos todos en casa de siempre.

O de hace poco, pero, bueno, que tenemos.

La miel. Caldo de cocido, que el fondo es la base,

la base es el fondo. Y zumo de naranja o de mandarina.

Y ya lo tenemos. La salsa de soja, el origen es China.

No es Japón. Aunque mucha gente se cree que es Japón.

Los japoneses la han cogido como muy suya.

Es nada, rehogar un poco en blanco la cebolla,

porque como la vamos a hervir, a cocer...

Es fortísima esta cebolla. Mira cómo estoy.

Yo no he llorado, Javier. A mí no me ha ido.

Pues es fortísima. Va bien porque te limpia los ojos.

(Risas) No sé si es la cebolla o es de ti.

Cada vez que me ve, llora de alegría.

Vale. Ya está rehogada la cebolla. Tampoco hace falta...

Ponemos un poco de caldo de ave.

Cubrimos. Fijaos esta salsa porque tiene mucho rollo.

Esto es toque maestro ya. Salsa de soja.

Bueno, pato. Le vamos a dar un toquecito.

Zumo de naranja o de mandarina, hemos dicho.

Cítrico. Ponemos tres partes de caldo

por una de soja,

una de zumo de naranja y un poquito de miel.

Yo pondría más caldo. Ahora le ponemos.

Y la miel, que le da también un toque muy bueno,

que combina muy bien con el cítrico.

Ponemos más caldo porque va a reducir esta salsa.

Ahí está. Venga.

Y lo que voy a hacer con esta mandarina

que me ha sobrado aquí, la voy a cortar,

porque cuando bajemos el horno...

Recordad que hemos dicho que estamos haciendo

una cocción ahora del pato a 220 grados durante 20 minutos.

Lo bajaremos a 180 y lo dejaremos 45 minutos.

Pues cuando yo haga este proceso

de dejarlo los 45 minutos a 180,

le voy a poner unas rodajas de mandarina debajo.

Exactamente. Para que aguante el pato

y toda la grasa. Y aparte, esto le da un aroma increíble.

Le da un aroma fantástico. Vamos a ver cómo van.

Me dicen que la clementina no tiene pepita,

pero a mí me ha salido una con pepita.

Bueno, hombre... Qué suerte tengo.

Venga. Vamos con las verduras.

No quiere decir que no tenga ninguna pepita.

Bueno, vamos a ver qué ha pasado ahí y aquí.

Yo creo que está bastante...

Algunas cosas están bastante bien. Hay que pulir.

Espera, espera. Empieza del tres al uno, Javier.

Vamos a empezar por el de abajo.

Diríamos que está la naranja y el pimiento.

Hay uno que es correcto y el otro no. ¿Cuál sería?

Igual, el pimiento. Muy bien.

El pimiento tiene más vitamina C que la naranja.

El pimiento rojo y el pimiento verde, evidentemente,

tienen más vitamina C. Tiene tres veces más vitamina C

que la naranja, en igual cantidad. La quito.

Después nos vamos al segundo producto.

Tenemos la guayaba y tenemos la lima.

Hay uno que está bien y el otro no.

La guayaba. -La lima.

Bueno, yo la guayaba no la he comido.

Guayaba. Cuatro veces más vitamina C

que la naranja. Cuatro veces más.

Con un cuarto de guayaba,

tenemos la vitamina C suficiente para un día.

Imaginaos. Con un cuarto de guayaba.

Tiene mucha vitamina C.

Y después, la que más tiene...

Hay dos ingredientes y uno no es correcto.

Pues yo diría que el kiwi no es correcto.

El kiwi no es correcto. Exactamente.

El kiwi tiene dos veces más vitamina C que la naranja. Dos.

Y el camu camu tiene 40 veces más que la naranja.

Es lo que más vitamina C tiene.

El que más tiene de todos es el camu camu,

que tiene una cantidad de vitaminas impresionante.

Campeón del mundo mundial. Y luego, recordad...

Un aplauso aquí. Lo habéis hecho muy bien.

(Aplausos) Lo podéis encontrar...

Lo podéis encontrar en polvo el camu camu

porque fresco es complicado.

Que lo han acertado. O sea, quitando...

Muy bien. Estaba muy bien. Felicidades.

Bueno, aquí tenemos la salsa reduciendo.

El pato en el horno, que ahora, cuando bajemos el horno,

le ponemos la mandarina debajo, terminamos que se cocine.

40 minutos. Y ya veréis qué pedazo de pato

que vamos a hacer. De plato. Pato, plato.

(Suena la alarma)

Qué espectáculo. Cómo huele. Qué maravilla.

Qué buen rollo tiene. Fijaos.

Ya le hemos puesto antes la mandarina, que está aquí,

que nos ha servido para elevar un poco el pato.

Y aromatizar. Toda la grasa es la grasa

de la piel que ha soltado el pato. No le hemos hecho nada.

Le quito la cuerda. Otro día, lo que haremos,

será cómo filetear el pato,

que es muy fácil también y no hace falta ni fuerza.

Es muy fácil. Aquí tenemos, por otro lado, la salsa.

Fijaos cómo ha quedado.

Lo único que hemos hecho, ha sido reducirla.

Y nos queda con la cebolla,

la miel, el cítrico, el caldo de ave,

pues nos queda superligado, muy meloso y muy bueno.

Vaya pinta tiene. Nos ayudará...

De verdad, estos platos son de bandera.

Esto ha reducido... Bueno, ya lo veréis.

Hasta que quede bien ligado. Son 15 minutos.

Esto, nada, porque es la grasa

que soltó el pato. No nos interesa.

Vale. Ahora ponemos lo que es la salsa por encima,

que lo va a hidratar y le va a dar ese toque tan bueno.

Le vamos a poner un poco de piel de lima,

que también le va.

Es un pato que... O de naranja le voy a poner.

Pedirlo al mercado y punto.

Y luego, el hacerlo es muy fácil.

Es fácil. Y esto es receta de fiesta para todos los días.

Ahí está. Te haces un pato ahí

para compartir a tope. Vitamina C.

Un poquito de ralladura de naranja,

que esto le va perfecto. El aroma.

Y ya está. Y luego ya, esto es directamente consumir.

Bueno, aquí recordamos. Tenemos el cuscús

de este romanesco tan bueno y tan fresco.

Es un platazo que tiene mucha vitamina C todo el conjunto.

Y un pato con cítricos y con jengibre

y con mucho amor que le hemos puesto,

como siempre hacemos en los programas.

Siempre hay un buen motivo para cocinar.

Probad hacerlo que sale muy bien. Gracias por estar ahí.

Nos vemos en el próximo programa. ¡Un beso!

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Tabulé de romanesco y pato con cítricos

Torres en la cocina - Tabulé de romanesco y pato con cítricos

10 abr 2018

Hoy un tabulé de romanesco, con mucha vitamina C y un pato con cítricos. Nuestro público clasificará las frutas según su vitamina C. Además truco Torres para quitar el amargor del pepino.

ver más sobre "Torres en la cocina - Tabulé de romanesco y pato con cítricos" ver menos sobre "Torres en la cocina - Tabulé de romanesco y pato con cítricos"
Programas completos (686)

Los últimos 2.247 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios