www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4598776
Para todos los públicos Torres en la cocina - Solomillo ibérico y pasteles de Belem - ver ahora
Transcripción completa

¡Bienvenidos a "Torres en la cocina"!

En homenaje a Eurovisión, a Alfred y Amaia,

vamos a hacer dos platos la verdad es que muy ibéricos.

Vamos a empezar por un solomillo a la sal.

Y después vamos a hacer unos pasteles de Belém,

que son de aquí al lado de Portugal

Y que es un recetón. La verdad, dos recetones.

De Lisboa, es un pastel maravilloso.

Vamos a empezar con un solomillo ibérico

que vais a ver que no tiene desperdicio.

Lo vamos a hacer a la sal.

Ahí está. Aquí tenemos el solomillo.

Es un solomillo ibérico,

que la verdad es que como

el solomillo ibérico pocos hay.

Exactamente. Y lo que tiene es que

si os fijáis tiene una infiltración,

un poquito más de grasa

que el solomillo de cerdo normal.

Y tiene mucho más sabor, es mucho más bueno.

Entonces lo que vamos a hacer es mecharlo.

Con esta grasa tan buena, que es también de cerdo.

Y es la panceta, que el mismo nombre dice

que es de la panza del cerdo.

De la panza. La panceta, exactamente.

Eso se ahúma, se deja secar normalmente.

Y tiene un olor... Y lo que vamos a hacer

es hidratar todavía más la carne y darle más sabor.

Yo creo que si algo tenemos en nuestro país

como embajadores del mundo mundial

es el cerdo ibérico porque sólo se da en España y en Portugal.

Por eso ese homenaje. Le estamos haciendo estas dos

recetas también un poco de "rasqui" a Portugal

para hacerles un poco la pelota para ver si nos dan

los 12 puntos y ganamos Eurovisión, ¿no?

Que hace muchos años ya que no ganamos.

Puede ser, puede ser. Claro que puede ser, Javier.

"Y nos falamos portugués."

¿Tú falas portugués o no? Un poquito.

Un poquito no es portugués.

Bueno, vamos a mechar.

Lo que hacemos, ponemos la grasa en el mechador.

Podría ser también haciéndole...

con un cuchillo pequeño haciendo...

Una incisión y con el dedo ponerlo también.

Hacemos así.

Y lo que hacemos luego...

Sí, porque a veces no se tiene mechador.

Es poner la grasa

dentro.

Y la función es exactamente la misma.

Pero con el mechador

lo que hacemos es mucho más fácil.

Exactamente. ¿Qué vamos a conseguir con esta grasa?

Hidratar por dentro.

De por sí ya es jugoso el solomillo,

porque este es muy bueno.

Pero aún así le vamos a dar un toque de grasa buena.

Voy a ir haciendo...

una pólvora de especias.

Porque vamos a hacerlo a la sal.

Pero lo vamos a hacer con coriandro.

Ya sabéis, la semilla del cilantro.

Que a mí encanta curiosamente

y el cilantro no.

Luego, enebro. Con lo bueno que es, ¿eh?

Está buenísimo.

Enebro, que yo no sé

si se utiliza mucho en la cocina o no.

Se utiliza sobre todo para la caza.

Y luego para macerar algunos licores.

Pero es un tipo de baya que es muy aromática,

es muy buena.

El enebro.

Vamos a ponerle.

Mecharlo...

con trufa, cuando es temporada de trufa.

Claro, sí.

Con frutas secas, como puede ser el orejón,

como puede ser el higo seco.

O sea, que luego se puede mechar de un montón de cosas

y darle nuestro toque personal.

Yo tengo aquí las hierbas aromáticas,

que cojo un poco de romero y tomillo.

Es que tengo tomillo...

normal y tomillo limón.

Hacemos un pequeño bouquet.

Y si no tenemos frescas las cogemos seca también, ¿eh?

Voy a picar un pelín con el cuchillo primero.

Ahí. Y vamos a hacer una sal muy especial, muy aromática.

Ya veréis.

Además, tener en casa una planta de romero.

Y de tomillo.

Sí, no cuesta nada en el jardín. Siempre tenemos.

Veis, como es bolitas y se escapa mucho...

Importante también si a veces se os escapa

y empieza todo a volar, un poquito de sal.

Ahí. Y esto nos ayuda

a que no resbale tanto.

Truco Torres.

Trucu trucu. Trucu trucu.

Vale, machacamos bien. Esto ya huele bien.

Esto ya de por sí ya es una mezcla fantástica.

Pon la sal en un bol, Javi. Vamos.

Tenemos sal gorda. Porque la sal gorda

para hacer pescados cubiertos, carnes cubiertas a la sal

es mejor sal gorda, porque es más granulada

y no se engancha tanto.

O sea, que si tenemos sal gorda muchísimo mejor, ¿eh?

Ponemos bien de sal.

Vale, muy bien. Perfecto.

Tenemos la sal, tenemos las especias,

que son el enebro que hemos puesto.

Hemos puesto coriandro,

que es la semilla del cilantro, tomillo, romero,

un poco de perejil. Exactamente, perejil.

Y le vamos a dar un toque maestro.

Dos toques maestros.

Ya veréis, probad esta receta porque podría servir también

para un pescado, para un picantón,

para otro tipo de carne.

Ya lo luego lo podéis utilizar para lo que queráis.

Primer toque.

Vamos a ponerle mostaza.

Yo tengo esta mostaza de hierbas.

Que podría ser una mostaza a la antigua,

un mostaza de Dijon.

Le vamos a poner una cucharada a la sal.

Perejil. Hombre, esto es de "oh", ¿eh?

¡Oooh! ¡Oooh!

Luego tengo aquí... Tengo clara de huevo.

Sí, es que ya la tenía sacada porque tenía unas claras.

Que yo cuando vamos haciendo con yemas

siempre guardamos la clara.

Y vamos a ponerle la clara a la sal.

¿Qué va a hacer? La clara nos va a ayudar

primero a compactar.

Y luego cuando lo pongamos encima del solomillo

lo que va a hacer es evitar que los aromas se evaporen.

También nos ayuda, como está más compacta,

cuando termine la cocción

lo podremos sacar de una sola vez.

Recordaros, que yo creo que tú no lo sabes,

que Eurovisión

es desde 1956.

O sea, hace mogollón de años. Sí, yo lo sé.

Yo creo que es el programa más antiguo de la tele.

Es el programa más antiguo en emisión.

Nosotros llevamos casi 3 años.

Ya ves, a nosotros nos quedan unos cuantos años.

Nos queda un rato.

Para hacerle la competencia a Eurovisión.

Pero bueno, vamos bien.

Vamos bien porque tres años de tele... cuidado, ¿eh?

Que son muchos. Capa de sal.

Venga. Una capa de sal.

Bueno, debajo es la cama.

Fijaros qué buen rollo ya pilla la sal, ¿eh?

Y luego la mostaza evidentemente se va a notar.

No vamos a poner sal al solomillo, naturalmente.

Venga, Sergio, dale ahí. Ponemos el solomillo encima.

Queda al punto de sal. Queda perfecto.

Pimienta no le hemos puesto. Pimienta sí le voy a poner.

Vale. Sabéis que tenemos un vicio

por la pimienta desmesurado.

Veréis la cocción, el sabor cómo queda

y el corte que queda precioso por la...

por esta panceta que le hemos puesto tan buena.

Ahora cubrimos con la sal.

Bueno, Eurovisión nace para...

Es un experimento tecnológico que nace para unir

en Europa las televisiones,

para emitir en toda Europa una emisión.

Y a partir de ahí, de esa prueba,

se hace el programa más antiguo que hay.

Vale, cubrimos bien con la sal.

Bien bien cubierto.

Fijaros qué maravilla. Vamos a meterlo al horno.

200 grados durante 13 minutos.

Yo tengo un termómetro, porque lo iremos controlando

también con termómetro. Raúl, vamos al horno,

que tengo otra cosa aquí dentro.

Raúl es el que está detrás, es el de la cámara.

Bueno, aquí tenemos chirivía,

que ahora os explicaré el porqué.

Hemos aprovechado todo el calor del horno.

La chirivía es un producto maravilloso que nos encanta.

Hay que decir que antiguamente se consumía mucho

y con la llegada de la patata

pues se volvió comida para animales.

Pero a nosotros nos encanta.

Oh, cómo quema.

Vamos a dejar que se vaya enfriando la chirivía.

La hemos cocido al horno a 180” durante 45 minutos.

Exactamente. Está que trina esto.

Yo lo abriría un poco para que fuera enfriando.

Mira, déjalo aquí. Y nos vamos a ir de momento

mientras se enfría, vamos a ir con las últimas

colmenillas de la temporada.

Pues sí. Que las hemos encontrado

en el mercado y hemos dicho: "Vamos a aprovechar."

Y vamos a daros un truco para conservarlas.

Y ahora vamos con la colmenilla.

Súper seta de temporada.

Bueno, aunque ya lo que decimos, ya se va.

Ya se nos va.

Pero os vamos a enseñar una manera de no perderla

durante todo el año.

Importantísimo sobre todo lavarla muy bien.

Varias aguas, porque dentro se queda la tierra

y es bastante complicado a veces de sacarla.

¿Cómo dentro? Dentro de los alveolos.

Bueno... dentro de la seta también se puede decir.

Es que es como una colmenilla.

Claro, se llama colmenilla porque tiene forma de colmena.

Es donde se ponen dentro. Es súper bonita, ¿eh?

Y nace sobre todo en bosques que se han quemado,

y luego que son un poco arenosos también.

¿Pero cómo se lava la seta? En agua abundante.

Y cambiando tres o cuatro veces el agua

hasta que tú ya ves que en el fondo del bol

o del recipiente ya no queda nada de arena.

Se encuentra desde marzo a mayo más o menos.

O sea, que ya son las últimas prácticamente.

Poner la colmenilla, porque es importante cocinarla.

¿Por qué? Porque la colmenilla cruda

puede ser un pelín tóxica.

Que si no tenéis colmenilla

utilicemos la que esté de temporada.

Porque como cada temporada tiene sus setas diferentes

pues elegís, el mercado manda y la naturaleza también.

Y vosotros, claro. Evidentemente.

Un poco de caldo de cocido. Caldo de cocido.

Ponemos ahí.

Y dejamos cocinar. Exactamente.

Un poquito, ¿eh? Simplemente para que se cocine.

Ahora, vamos al truco. Al trucutrucu.

Es un truco, la verdad, muy fácil.

Hola, ¿qué tal? (ALGUNOS) Hola.

Bienvenidos, bienvenidas. (TODOS) Gracias.

¿Conocíais la colmenilla? No.

-Estamos en ello. ¿Ahí en casa? Seguro que muchos sí.

Es una seta que ya se nos va y, por eso, os vamos a enseñar

para conservarla todo el año.

Porque dices: "Ostras, he encontrado colmenilla

en el mercado, voy a comprar gran cantidad".

¿Qué hago? Entonces, cogemos esta fantástica colmenilla

y la vamos a secar. ¿Cómo? Cogemos una aguja y un hilo,

lo que hacemos es clavamos

y pasamos por el pie. ¿Qué conseguimos? Esto.

Fantástico, ¿eh? Sí.

Entonces, por ejemplo, hacemos tres, ¿no?

En casa, yo qué sé, las que tengáis.

¿Mantiene el mismo sabor? Lo mantiene, se potencia el sabor.

Hacemos un nudo y podríamos hacer un collar fantástico.

Moderno. -La última moda.

¿Es la moda, eh? Para primavera, perfecto.

Te vas a la disco y triunfas. "Triunfas".

Tienes un collar maravilloso, fantástico;

así se airean, pasa el aire.

Se tienen que poner en un sitio seco donde corra aire

y se seca. También, si no tenéis un sitio seco

ponéis un ventilador o con el secador,

podría ser, también, pero bueno... Se deja dos o tres días

y si tenemos un colador,

un sitio donde lo podamos colgar así.

Lo vamos a dejar y en unos días está seco, fantástico.

Luego, un bote bien hermético, lo cierras

y se conserva durante todo el año.

Luego, las hidratamos, cuando las queramos usar,

y ese agua se utiliza; tiene un sabor alucinante.

Qué rico. Muy bien, vamos ahí.

Sergio. Perfecto, perfecto.

Lo del secador sería un Brico Torres, ¿eh?

Ey, pero es buena idea. Es buena idea, se puede.

He pelado las chirivías, que aún están calientes,

y vamos a hacer una crema fantástica, maravillosa,

imaginaos con el solomillo, la mostaza, las hierbas,

las especias que hemos puesto, las colmenillas, combinan...

Platazo. Y le vamos a dar un supertoque.

Ojo, atentos, porque le vamos a dar un toque de vainilla;

la vainilla con la chirivía o con la patata va bien,

la vainilla se puede usar muy bien en cocina.

¿Sabéis qué haces? Le realza y suaviza el sabor.

Exactamente. La vainilla no la notas,

notas algo que dices: "Qué bueno, qué diferente".

Es la vainilla. Probadlo.

En un puré de patata o de raíces, probad a meterle vainilla.

¿Veis los millones de semillas que salen?

Hay que utilizar la vainilla en la cocina, va superbién.

Entonces, ponemos dentro.

Vamos a poner una nuez de mantequilla, aquí le va, ¿eh?

O podría ser... Va, mitad y mitad: mantequilla y aceite de oliva.

Perfecto. Crema de leche.

O caldo de cocido, que le vamos a poner, también.

Sería como un puré de patata cremoso, pero con chirivía.

Sal y pimienta, no le hemos puesto. Hombre, Sergio. Hombre, ¿qué pasa?

En algunos sitios a la chirivía le llaman pastinaca.

¿Pastinaca? Sí, sí, sí.

Como zanahoria, vendría de...

Pastinaca... bueno...

Vale, tengo caldo de cocido, le ponemos un pelín.

Si vemos que queda muy espeso. Pero no te creas, ¿eh?

Un poquito de caldo, Sergio.

Venga. Echa un poco más.

Dale, dale. Ya está.

No tengas miedo. Tápalo.

Vale. El espesor, el que vosotros queráis.

Dependiendo de cómo lo veáis, poner un poco más de caldo,

un poco más de crema de leche

y le dais el punto de espesor que más os guste.

Fijaos cómo queda, una crema... Qué bonita.

Un puré, una crema. Lo tengo que probar.

Espectacular. Es brutal.

Veamos cómo está el solomillo.

Tengo un termómetro, os hemos enseñado varias veces

algunas técnicas para saber bien cuál es el punto de la carne

y, en este caso, lo voy a hacer con un termómetro

porque hemos dicho unos 13 minutos,

aproximadamente, al horno a 200 grados.

Como veis, ahora la sal

ya se ha quedado dura. Quito esto para que se vea.

Ahí está. La sal, fijaos.

(SUENA DURO) Esto está como una piedra.

Entonces, ahora lo que hacemos es introducir

mirando buscar el centro, el centro del solomillo.

Para que estuviera bien, para nosotros la cocción perfecta

es entre 55 y 60 grados.

Tienes ese margen, el solomillo queda rosado por dentro

y, más o menos, esa es la temperatura,

hay que ir a buscar la punta más gorda, por aquí arriba.

Toda esta zona de aquí.

Si lo pinchos aquí llega antes el calor.

¿A cuánto esta? Que lo veis desde ahí.

Le falta un pelín, pero bueno, va subiendo porque este termómetro

es de aquellos... lentos.

Y tarda un poco.

Pero bueno, si no, está el truco de la puntilla,

que es pinchar un poco con la puntilla,

ponérsela en el labio y... Dame una puntilla, lo hago.

Y así veis las dos. Esta sería la del termómetro

y, luego, otra sería, introducir aquí

en el centro.

Claro, es muy sensible, es la parte más sensible.

Y aquí... Pues ya está, está caliente.

Venga, va. Está caliente, ya lo tenemos.

Vamos ahí.

Vale, sigue subiendo el termómetro, o sea que...

Si lo hacéis con termómetro: 55 grados;

si no, el truco de la puntilla y si no, sabéis que son...

13-14 minutos a 200 grados, como es pequeño, no tiene...

No tiene esa cocción larga.

Ahora veréis cómo ha quedado. Espera, espera.

Aquí marcamos con el cuchillo para romper la sal.

Dale alrededor, también.

No, ya sale. Fijaos. Espera, espera.

¿Qué pasa? Vale, ya puedes.

Abrimos. Con cuidado que está caliente.

¡Oh! Fijaos. Ya está.

Oh... Cómo huele la mostaza.

Es increíble.

El punto de sal que pilla es increíble,

porque ya está, no hace falta más: lleva mostaza, hierbas... todo.

Es que es la sal que necesita ni más ni menos.

Ahora, lo sacamos de la sal y... Vaya pinta tiene.

Tiene dos partes: la más gruesa y la parte más fina.

Al que le guste más hecho, la parte fina;

al que le guste más rosada, la parte gruesa.

Mucha gente dirá: "El cerdo crudo no se puede comer",

el cerdo ibérico si está poco hecho no pasa absolutamente, nada.

Vale, lo vamos a cortar. Dale, dale.

A ver la cocción, a ver.

¡Trachán! Perfecta. Impecable.

Por aquí estará más rosada. Fijaos en esta panceta,

te la encuentras, hidrata la carne, le da sabor

y queda muy buena, la verdad, muy buena.

Sergio, pon el puré.

Venga. Mirad la cocción, es alucinante.

Tú vas a poner así y haré unas "quenelles".

La colmenilla la pondremos encima y alrededor,

para darle protagonismo.

Vamos a hacer así, que a mí así me gusta.

Cocción impecable, ya lo digo.

Está perfecta. Ahí lo tenemos.

Y no olvidemos que tenemos las colmenillas, ¿eh?

Venga, una más. Es que este puré está supergoloso.

Qué bueno, ¿eh? Un día de estos os daremos una guía

para las diferentes cocciones de la carne,

que es muy interesante. Sí, sí.

Lo ponemos para que quede bien bonito,

con este color tan maravilloso, fantástico.

Luego, escurridle un poco. Si lo podéis dejar reposar, mejor,

aquí siempre vamos con prisas pero si lo podéis dejar reposar,

después de sacarlo de la sal, dejarlo un poco

en un papel absorbente, lo dejáis 4 minutos y lo cortáis.

Es perfecto. Esto para mí. Ja, ja.

(Risas) Venga, como colofón.

Que vaya colofón, le ponemos las colmenillas,

que se nos acaban, Dios mío...

Bueno, pero ya tenemos colgadas.

Eso sí. Tenemos para todo el año.

Bueno, fijaos qué plato más sencillo.

Un poquito de aceite, que no falte.

Las pongo todas. Aceite de oliva.

Una hierba encima y ya.

Voy a poner un poco de tomillo-limón,

que esto va a dar frescor total.

Ahora nos vamos con los pastelitos, los pasteles de Belem,

que son típicos de Portugal.

Vamos a "fazer" unos pasteles

de Belem típicos de Lisboa, del barrio de Belem.

¿Hablas portugués? No tienes ni idea.

Perdón, perdón. Vamos ahí.

Primero, vamos a hacer una leche infusada, ¿con qué?

Tenemos aquí un queso, un queso de cabra...

Mantecado, mantecado. Fantástico.

Realmente, es un queso portugués, es un queso mantecado. Fijaos.

Mantecado no es porque lleve manteca, es una especie de torta,

que dentro queda cremoso. Ahora lo veréis.

Se le llama mantecado porque es, vamos, es...

como la manteca deshecha. Es un queso de oveja,

¿que no encontráis este queso en concreto, de Portugal?

Pues un queso de oveja cremoso que tengamos aquí que hay muchos,

mirad, quitamos la parte de arriba.

Y mirad, huy, huy.

Madre mía, es que este queso así y un trocito de pan soy feliz.

Bueno, fijaos la textura que tiene que esto si lo ponéis un poco...

Madre mía. Al microondas o al horno

o encima del horno, aquí fuera a temperatura ambiente

es bruta, un queso buenísimo. Vale, a ver, Sergio,

para de comértelo,

haremos primero esta infusión de leche.

Venga. Que cogemos leche.

Un clavo de olor, qué bueno es el clavo,

no nos pasamos porque sabéis que es muy potente

y este pequeño clavo de olor que huele profundamente.

Con un clavo es suficiente porque sabemos que es muy potente.

Es tan potente que espanta a las moscas, sabéis que en verano

se suele poner pinchado en un limón, se ve en los bares,

en tiendas y por ahí aún se ven las mitades de limón

con los clavos clavados. Piel de naranja.

Un poquito de piel de naranja que le da ese toque tan bueno

y luego, cogeré un poquito del zumo de la naranja.

Esto, después.

Y ahí ahora. ¿Me has dejado la mitad?

Vamos a ponerle el queso.

Cogemos

dos buenas cucharadas, fijaos cómo está, es increíble,

está tremendo esto. Sí, sí.

Guárdame la piel, guárdamela.

(Risas) No, no,

evidentemente, lo vamos a guardar porque esto...

Yo la piel luego me la como tal cual,

o sea, luego la piel es buenísima.

Se le pone un poco de hierbas,

ya hicimos una vez metiéndola un poco en el horno

con el horno apagado la pones un poco que se derrite

y luego, con pan ya te la comes y si le pones un chorreoncito

de Jerez encima ya te pones a llorar.

Bueno, es un queso potente, o sea, que ponemos cantidad,

pero tampoco hay que pasarse, también es al gusto.

Pero que lleve y ahora, a cocinar a tope.

Bueno, a calentar, recordad que las claras

en la primera receta usamos claras para el solomillo

pues las yemas están aquí que las usaremos

para esta receta porque haremos

una crema pastelera, yo tengo aquí las yemas

y azúcar, Javier, no me ensucies la cocina.

No, no, es que tengo demasiada energía.

Venga.

Este queso le da un rollo,

bueno, a la leche, a esa crema, increíble.

Y ya decimos aquí hay

muy buenos quesos también, queso de oveja...

Cremoso. O la torta del Casar

o la torta de la Serena, todas esas tortas de Extremadura,

de la zona de Extremadura colindante con Portugal

porque están al lado, están supercerca.

Vale, azúcar, las yemas,

pues ponemos la maicena,

harina refinada de maíz.

Ahí está, y esto es lo que nos va a hacer que espese.

Y, además, como es harina refinada de maíz, no tiene gluten

y sirve para todos los públicos.

Dame.

El clavo lo quito, la naranja se puede dejar,

pero el clavo lo quito porque el clavo sabéis

que si se deja mucho tiempo, va cogiendo mucha fuerza

y lo que queremos es aromatizar un poquito nada más.

No puede dominar el sabor del queso ni del conjunto

ni la naranja tampoco, tiene que llevar un toque,

pero ligero, todo ligero.

Venga, una lengua y ponemos aquí dentro, mezclamos

y ahora ya... A hervir.

A hervir y hacemos la crema pastelera.

Exactamente, como si fuera una crema pastelera.

Bueno, como si fuera, no.

Vamos, es la base.

Y ahora, dejar espesar bien,

cocinar, un hervor y retirar, ya estaría.

Venga, tengo aquí hojaldre, vamos a poner membrillo también,

vamos a darle un toque dulce como dulce es la canción.

Eso es un toque nuestro. Vamos a endulzar.

Eso es un toque nuestro, evidentemente.

Venga, aquí tengo unos frutos rojos para decorar que frutos rojos

sabéis que aportan un montón de salud.

Sabéis que tenemos estos hojaldres que vienen ya estirados,

los compramos en paquetes.

Este lo he hecho yo, lo he hecho yo.

Y no lo quites de aquí porque lo cortaremos,

ya está estirado entonces es muy fácil y práctico.

Os vamos a enseñar un truquillo.

Un truquillo para, Sergio,

pon aceite en los moldes, un poquito de aceite.

Cortamos. Bueno, son antiadherentes,

pero, bueno, siempre un pelín.

Para que nos quede bien redondo con un cortapastas.

Horno que lo tenemos ahí. Vamos a hacer tres.

Vamos a hacer tres, eh.

Y entonces ahora lo que hacemos

es con una puntilla,

¿sabéis qué pasa? Que si lo metemos dentro,

hay exceso de masa.

Si hay mucha masa, tampoco es bueno.

Entonces, lo que hacemos es

hacer un triángulo.

Así.

Ahora lo tenemos así

y lo que hacemos es juntar.

Y ahora, lo ponemos dentro

y no nos queda tanta cantidad de masa,

es un truco que está muy bien porque si no, nos queda

mucha cantidad de dobleces y de masa.

Y luego, hay que equilibrar la crema que tenemos

con el hojaldre que el hojaldre ya lo hacían los romanos,

pero con aceite de oliva, una especie de hojaldre parecido,

o sea, es muy antiguo ya.

Y luego, los pasteles de Belén... Dame que voy poniendo.

Tienen mucho secreto porque dicen que la receta es secreta.

Y yo creo que son todos iguales. Y la esconden. No, no, de verdad,

dicen que hay una receta secreta

que nadie la sabe. Pues esta sí que...

bueno, aquí porque lo damos todo, ya sabéis, pero esta es la buena.

Esta es la leche porque el pastel de Belén

ni lleva queso, que es toque Torres,

ni tampoco lleva membrillo, que también es toque Torres.

O sea, que cuidadín.

Venga, oye, tengo una jarra ahí, Sergio.

¿Dónde? Aquí. Sí.

Que nos va a ir mejor para echarlo.

Fijaos qué crema más bonita. Uno más y ya está.

Luego ya recuperaremos aunque sea metiendo la lengua.

Ponemos un poquito y, luego, eso, una bolita,

un trocito de membrillo que eso a la hora de comerlo

será muy interesante. Esto es un pastel muy delicado,

de mucho sabor. Pones un poco, pongo el membrillo

y luego, un poquito más. Vale, no pongas más

que no me llega la masa. Vale.

Bueno, es muy romántico este pastel,

bueno, pues ya veis como la canción.

Un dadito de membrillo.

¿Veis? Este membrillo está tan bueno, ponemos dentro.

Lo metemos dentro así.

Sabéis que, ganamos, bueno, quedamos...

primeros en Eurovisión dos años seguidos,

uno fue con el "La, la, la", os acordáis de la canción, ¿no?

Gente muy joven aquí, yo sí que me acuerdo.

Y el otro con el "Vivo cantando", me acuerdo de las dos de memoria.

Vale, y lo ponemos al horno

a 250 grados, 10 minutos, aproximadamente.

Aproximadamente, ya veréis

vaya pastel de Belén que hemos hecho aquí.

(CANTAN) La, la, la, la...

(Canción "La, la, la")

¿Veis? Están recién salidos. Vaya pintaca que tienen.

Es bueno dejarlos reposar un poco que cojan ahí.

Bueno, tibio o frío se puede comer, a mí tibio no me importa comerlo.

Está supercrujiente el hojaldre y esto es una delicia.

Esto es increíble. Ya veis que es muy fácil de hacer.

Ahí está, Sergio, un poco de azúcar glas.

Sí, y algún fruto rojo le pondremos.

Fruto rojo que tenemos moras, frambuesas,...

Este es nuestro pastel de Belén Torres

que, luego, sabéis que aquí siempre le damos nuestro toque

que es como tiene que ser, ahí está.

Ponemos los frutos rojos.

Y este gran homenaje.

Bueno, para que ganen nuestros chicos en Eurovisión

(Canción "Tu canción") con "Tu canción"

que así se llama la canción

que la escuchamos de fondo y que creo que la va a petar.

¿Hacemos una porra o qué? Venga, va.

¿Cuánto? Yo digo que quedamos...

Primeros.

Joder, me lo has quitado, pues yo segundos, va.

Mucha suerte y como siempre decimos

siempre hay un bueno motivo para cocinar.

Nos vemos en el próximo programa con más recetas y mucha ilusión.

Adiós a todos. Hasta el próximo programa, adiós.

  • Solomillo ibérico y pasteles de Belem

Torres en la cocina - Solomillo ibérico y pasteles de Belem

11 may 2018

Hoy un plato muy ibérico, para animar en Eurovisión, un solomillo hecho a la sal con toques muy particulares de los gemelos y cocinado con una de las setas más fascinante de esta época, la colmenilla. El segundo plato es un postre muy típico del país vecino, unos pasteles de Belem, muy habituales de este barrio de Lisboa

ver más sobre "Torres en la cocina - Solomillo ibérico y pasteles de Belem" ver menos sobre "Torres en la cocina - Solomillo ibérico y pasteles de Belem"
Programas completos (670)

Los últimos 2.199 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos