www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4285733
Para todos los públicos Torres en la cocina - Risotto de escarolas y solomillo de cerdo - ver ahora
Transcripción completa

Bienvenidos a todos a "Torres en la cocina".

Fijaros qué estrella tenemos hoy en nuestro programa,

a Gemma Mengual, que ha venido a aportarnos una chispa

de salud, de deporte.

Porque vamos a hacer platos muy energéticos.

Bueno, para todo el mundo, pero realmente son platos

muy energéticos y sanos para que te den, eso, energía.

Gemma, ¿qué tal se te da la cocina?

Ah... regular.

Me gusta, ¿eh? Pero tampoco tengo mucho tiempo

de cocinar y hago cosas sencillas en casa.

Tú más entreno, ¿no? Sí, yo sí.

He estado demasiado en el agua.

Pero los arroces sí que te gustan.

Sí, me gusta mucho el arroz. Pues vamos a hacer un risotto

totalmente diferente, que lo vamos a hacer

con lechuga además, con escarola,

con un toque de vermut. ¡Guau!

Nada que ver con lo que has visto nunca. Ya veréis.

Pero con mucho toque, porque tiene varios toques.

Y además súper fácil de hacer.

Lo primero que vamos a hacer es ir pelando ajo.

Tomad, yo os doy aquí unos dientes de ajo.

Y perejil.

Porque vamos a deshojar perejil. Ajo y perejil.

Vamos a hacer... Esta va a ser una de las bases.

Que yo no sabía que tú tienes restaurante también.

Sí, tengo un restaurante de sushi.

Y digo: "Guau." Sushi un poco así original,

con un poco de fusión.

Bueno, pero más sano también, ¿no?

Sí, sí. Además, a mí el sushi me encanta.

¿Es tu comida preferida seguramente la japonesa?

Pero bueno, me gustan muchas otras cosas.

Por ejemplo, el jamón ibérico me encanta.

Bueno, el sushi lleva arroz. Bueno, es verdad.

Arroz, pasta, ¿no? Todo.

No, arroz en casa comemos bastante.

Os habéis animado. Sí, sí.

Hombre, que lleve ajo. No pasa nada.

Luego como lo vamos a cocinar. Dos dientes de ajo.

Que no pondría más. Dos buenos dientes de ajo.

Y ahora ponemos... El aceite. ¿O no?

No, vamos a poner un poquito de caldo.

Ah. Porque con el caldo...

Y ahora lo vas a triturar.

Vamos a hacer una base, un caldo.

Un caldo diferente.

Pero ese caldo de ahí lo que hemos hecho, Gemma,

es un caldo de verduras, una nage de verdura

que decimos nosotros. Vale.

Verduras a tope: calabacín, cebolla, zanahoria,

apio, calabaza, de todo lo que encontramos.

Cubrimos justo a ras y dejamos 25 o 30 minutos.

Y luego ya hacemos una infusión,

lo dejamos un rato más.

Colamos y este es el resultado. Caray.

A triturar. Va a ser la base del arroz.

Ya veréis que es un risotto diferente,

pero de verdad que tiene mucha energía, es muy bueno.

Suficiente. Perfecto, fantástico.

Mira, que te quito aquí el... Sí, el chisme.

Ahí está, fantástico.

Base: ajo, perejil y caldo de verduras.

La nage que ya decimos. La nage.

Ahora vamos a marcar el arroz

y luego vamos con las alcachofas.

Veréis, aceite de oliva. Porque antes decíamos...

Bueno, ya sabes tú que el arroz

pues una nuez de mantequilla le va, pero hemos dicho:

"Hombre, viene Gemma." No, yo mantequilla no.

¿Ves? Lo sabía. Fijaros cómo empezamos

a marchar el risotto, que esto es toque Torres

y es muy diferente. Esto me interesa.

Normalmente ponemos cebolla, ponemos ajo, ponemos no sé qué.

Pues nada, ponemos aceite de oliva y ponemos el arroz.

Vamos a sellar el grano.

Sellarlo, por eso es un arroz que es muy fácil de hacer.

Súper fácil y diferente. Ponemos el arroz...

Ay, el aceite de oliva. Rehogar un poco el arroz.

Que, vamos, rehogamos con... Dar un par de vueltas.

Porque el grano sí que es verdad que es poroso.

Sí. Lo sellamos un poco

y hacemos sufrir un poco el arroz luego con el caldo.

Un poco de sal.

Porque si no ya no lo coge. ¿Para que quede más al dente?

¿Para que quede más cerradito? Exactamente, queda mejor.

¿Tú qué tipo de alimentación llevas cuando entrenas?

Supongo que es bastante duro. Cuando entrenaba,

porque ahora ya hago de entrenadora.

O qué recomiendas. Más o menos me alimento

No, comíamos bastante de todo. O sea, bastante completo.

A nivel proteína de todo tipo.

Y carbohidratos evidentemente, sobre todo antes de competir.

Y carbohidratos de absorción lenta sobre todo,

nada de bollerías industriales, ni dulces, ni refinados.

Carne, pescado, pasta, arroz.

Incluso proteína vegetal a veces.

Como a mí depende de en qué momentos igual no me sentaba

bien según qué tipo de proteínas

pues prefería la proteína vegetal,

más legumbres o cosas así.

Legumbre, legumbre. Sí.

Y nada, pero de todo. Sí.

Es que hay que comer de todo.

Sí, de todos los colores. Variado y es lo mejor.

Fijaros lo que hago con el ajo y perejil.

Esta va a ser la primera vez que le voy a poner al caldo,

con lo que lo voy a mojar va a ser con esto. ¿Por qué?

Porque necesitamos cocinar el ajo y el perejil.

Entonces ya tenemos el arroz.

Perfecto.

Y ahora lo que vamos a hacer...

Ya veis que coge un color verde intenso.

Y luego queda buenísimo porque el ajo

no tiene la potencia... ¿Te gusta el ajo?

Sí, me gusta. Sí, sí. A mí también.

Yo voy ir haciendo la alcachofa. ¿Eh, Sergio?

Venga, perfecto. Yo te dejo a ti con el...

Gemma, ¿qué prefieres,

vigilar el arroz o hacer la escarola?

Eh... ostras, no sé. Si quieres voy moviendo esto.

Venga, pues esto es tuyo.

Cuando se seque y pida socorro, que ya lo verás,

pues ya le pondremos más caldo.

Alcachofa. Sabéis que el arroz y la alcachofa van de la mano,

que son buenísimas.

Y ahora evidentemente es plena temporada de la alcachofa.

O sea, que vamos a pelar el corazón

de las dos alcachofas.

Y lo pondremos también en el arroz,

que le va a dar un toque muy bueno.

¿En familia le das también a la cocina o no?

Sí, sobre todo las cenas que es cuando ya estoy en casa.

Y... lo que pasa es que aún como mis niños son pequeños

cenan ellos antes y luego ceno yo con Enrique.

Claro. Llegamos tarde.

Porque además yo creo que la cena

es la comida que hacemos Enrique y yo juntos.

Claro. Y para mí es importante

que nos guste a los dos, ¿no? Sí, sí. No, claro.

Y pienso el menú y...

Veis que el perejil es súper antioxidante, ¿no?

Lo está absorbiendo todo. Exactamente.

Tenemos la alcachofa. Ponemos perejil en el agua.

Y ya se nos oxidará la alcachofa.

O sea, imaginaros el poder

que tiene tan potente el perejil.

Mira, ahora que te ha absorbido todo ya, Gemma.

¡Uh! Sí, está potente, ¿eh?

Sí. Está bien.

Que le hemos puesto ajo. Bastante.

Por eso yo he dicho uno y medio.

Que lleve, que lleve ajo.

Y si los dejo ponen la cabeza.

Fijaros qué toque vamos a dar ahora.

Primero hemos puesto la especie de majado que hemos hecho

con el caldo de verdura, el ajo y el perejil.

Y ahora ha evaporado todo el caldo

y le pongo un chorro de vermut, vermut blanco.

Vermut seco, pero blanco.

Toque Torres. Va a evaporar, o sea que...

¿Y por qué no vino por ejemplo?

Podría ser vino también, ¿eh? Pero como vamos a poner

después radicchio, le vamos a poner escarola...

Amarga, amarga. Que son lechugas amargas

con esto lo que vamos a contrarrestar el...

le vamos a dar un toque de... no de dulzor, porque al final

se equilibra y tú no notas que hay vermut aquí dentro

pero dices: "Ostras, hay algo

que me recuerda tanto a no sé qué..."

Luego no lo notas pero queda diferente.

Un toque. Toque Torres.

Toque Torres.

Vale, le voy a poner ahora ya el caldo.

Ahora ya un poco de caldo y dejamos reducir otra vez.

Evaporar.

Y yo lo que voy a hacer con esta escarola,

que fijaros qué escarola más hermosa tenemos aquí,

es ponerla. Bueno, pues lavarla un poco.

Porque luego la vamos a utilizar para poner

algo que no hemos hecho nunca. Escarola se supone que es

para comer en crudo, en ensalada.

Pues la vamos a poner aquí dentro al final.

Y también le vamos a poner radicchio.

Y pilla un rollo... O sea, fascinante.

O sea, coge un rollo tremendo.

Le vamos a poner la alcachofa, que la voy a cortar...

así en trocitos.

Y la alcachofa le da el toque dulce un poco,

porque es como más dulce para mí.

Bueno, dulce... Sí, sí.

No es tan amarga. No, le aporta mucho sabor.

Pero lo bueno ahora es que estamos en temporada.

Es riquísima, súper buena. Me encantan.

Y luego se encuentra en todos los mercados,

Lo cortamos así grande

para que nos aguante bien la cocción.

Imagino que de verdura te gusta todo, ¿no?

Sí, casi todo. Sí, sí.

Soy más de verduras que de frutas.

Ponemos la alcachofa. Nosotros seguramente también.

Que la alcachofa es un toque, que es lo que decimos,

muy bueno para el arroz.

Pues se nota que tú ya has hecho algún arroz que otro.

Sí, alguno. Va, no seas pelota, Sergio.

Es que mi hermano es muy pelota, ¿eh?

Es que le veo mover el arroz y digo: "Qué bien lo hace."

Pero muy pelota. Además aquí entre el público

tenemos gente deportista también, ¿no?

La verdad es que sí, hacemos bastantes carreras

mi hermano y yo, y maratones.

¿Qué coméis? Pues de todo un poco.

De todo, ¿no? Es que de todo.

El potaje de la madre, las verduras de...

Es que de todo. Pasta. Si yo creo que eso es lo mejor.

O sea, con equilibrio comer de todo es genial.

Es lo bueno. Es genial.

Muy bien. Vamos a esperar a que termine

de cocinar el arroz, porque le falta un poquito.

Y a medida que se va secando y va sufriendo

le vamos poniendo un poquito de caldo.

Y más sal, Javier, que le hará falta.

Espérate, que lo voy a probar. Va a quedar muy bueno.

Espérate, que lo probamos. Le pongo un poquito.

Es sal de la gorda esta, ¿no? Sí.

¡Hum!

(Timbre)

Bueno, ya casi tenemos este súper risotto,

que ya veis que tiene... menos es más.

Y ahora vamos a hacer una teja de parmesano.

Con caldo de verdura, brutal.

Toma, pruébalo, a ver qué te parece.

Aún falta, pero para que veas que pinta maneras.

Ahí está, cuidado que quema. Sí, sí.

¿Cómo está el punto del arroz? Está durito, pero, buenísimo.

¿Está bueno, eh? Y cuando veíamos tu currículo

y te hemos seguido, de verdad, superfans,

no te queda nada por ganar, creo que lo ganaste todo.

No, siempre te queda algo. Pues no sé qué

porque, la verdad, es que...

La medalla de oro olímpica

no la tengo, por ejemplo, tengo la de plata, dos.

No está mal, no está nada mal. La de oro no pudo ser.

¿Cómo te metes en algo tan...? La natación sincronizada

porque una cosa es que nades otra es que... una cosa.

Sí, es extraño, porque la sincro cuando empecé era muy minoritario,

mucho más, muchísimo más que ahora,

pero, de casualidad, mi prima se topó con este deporte

y yo la fui a ver un día a una competición,

tendría ocho años y mi prima era algo mayor

y fue por casualidad, es que este deporte

si te topabas con él, era casualidad.

Y empecé por ella. Hemos rallado parmesano,

una sartén caliente y nada más.

Ni aceite ni nada. Nada.

Tengo que decirte una cosa. Vas espolvoreando

hasta hacer una...

A ver. Una tela, no tiene secreto.

Qué rico el parmesano. Si quieres hacerla una entera,

yo haría una grande. Vale.

Sí, tú vas poniendo y ya se irá ligando, enganchando.

No se me ocurriría hacer algo, me daría miedo a que se quedara...

Pues ya verás. Queda muy bien, luego queda.

Te tengo que confesar una cosa, nado mejor que mi hermano.

Puede ser, puede ser, no digo que no.

Bueno, ¿veis que coge este color un poco doradito?

Sí. Y luego lo que hay que hacer

es retirarlo, dejarlo enfriar un poco y se queda dura.

Una teja de parmesano que luego para acompañar

o lo que sea... ¿no me picaste un poco por aquí?

No. Vale, pues la pondremos encima.

Bueno, veis aquí está, ya esta teja la dejamos aquí

y ahora cuando se vaya enfriando, con una espátula vamos sacándola

y veréis. Una lengua.

Sí, una lengua. Mejor una espátula,

pero Javi, a veces, no encuentra nada y hace eso.

Está muy chula.

Vamos sacando.

Si vemos que se rompe, le damos un poquito más de calor.

Está caliente

Vale, déjala ahí encima.

Bien plano. Perfecto.

Vale, ahora, el arroz lo que haremos será ponerle,

¿de sal estaba bien tú que lo probaste?

Sí. Yo también, está bien de sal.

Pues ya está, vamos a poner, ahora ya es el toque,

el toque de magia porque le vamos a poner,

fijaos, al final, la escarola.

Toque total. Toque total.

Le vamos a poner el radicchio

que también este tipo de lechuga

sabéis, radicchio, yo creo, vamos, superitaliano.

Yo lo conozco esto de toda la vida

y, bueno, ahora veréis, hacemos un poco de juliana

y le ponemos también.

Es un risotto, totalmente, diferente.

Además, el radicchio es muy rico, superrico en fósforo y calcio.

Y calcio, o sea, que aporta muchísima energía.

Y esto es de las familias de las achicorias

que es de la misma familia que la escarola.

Fijaos qué bonito y qué bueno, he echado un buen chorro

de aceite de oliva también

y con el hambre que tenemos estamos aquí ya

con las uñas aquí.

Con las manos.

Espera, voy a poner aquí.

Ponemos aquí y ya toma, Javier, emplata tú.

Emplatamos.

Ya es darle. Es un arroz, ya decimos,

energético total y aparte es diferente eso sí.

Un arroz bastante vegetal. Vamos a bautizarlo.

Sí. Arroz yema.

El caldo es vegetariano. Todo es vegetal.

Todo muy natural, pero aporta, creo, la suficiente energía

como para irnos nadando por ahí.

Ay, cachis.

Se me ha ensuciado aquí, vale.

Limpiamos un poco y ahora la teja,

¿dónde la ponemos, la partimos un poco y la ponemos o qué?

Un ladito, ¿no? Sí, porque si la ponemos

en el centro, pues la vamos a tapar.

Venga, perfecto, toma ya,

ese toque aquí le has dado, eso está bien.

Este está bien.

Ahora vamos con el siguiente plato,

vamos a hacer un solomillo de cerdo.

Uh, qué bueno. Relleno.

Qué bueno. Qué bien.

¿De qué?

¿Sorpresa? Sorpresa.

Mar y montaña.

Mira, me vas a ayudar, ven, Gemma.

Porque aquí tenemos

esto va a ser para el relleno.

Trachán.

Ya puedes coger.

Y después, champiñón.

Champiñón, ¿te ayudo?

Y el solomillo.

Y yo voy a coger puerro y zanahoria que tengo por aquí.

¿Te gusta el solomillo de cerdo, Gemma?

Sí, no soy muy de carne he de decirlo, pero a mis hijos

le chifla, sí, les encanta.

¿Y cómo se lo haces? Pues una plancha, sí,

y queda tan blandito, les encanta.

La verdad, está muy bien. Algún día rebozadito, pero pocos.

Aquí lo haremos, totalmente,

diferente ya verás que es otra dimensión.

Está muy bien de precio y además

que para lo que vamos a hacer nos viene superbien.

Aquí tiene una pequeña telilla que intento siempre sacársela

porque tiene un poquito de resistencia.

Y para cortar luego. Exactamente y luego se contrae

un poco y así nos quedará mejor.

Yo voy haciendo puerro y zanahoria en juliana.

Se lo he visto a mi madre y lo hago también.

Es una tela un poquito más dura.

Tiene un poquito, pero, bueno,

no hace falta sacarlo mucho, mínimamente.

lo que hacemos es ir abriéndolo como si fuera...

Un bocata. Sí, un bocata, libro, un bocata,

pero lo vamos abriendo más.

¿Ves? Lo vamos estirando de alguna manera.

Ahora ya. Me daría miedo que se abriera

de la mitad. Lo dices en la carnicería

que lo quieres abierto que es una escalopa.

Esto lo hace Gemma, pero vamos. Ya, pero yo, a veces, lo pido.

Dámelo como si fuera una escalopa, me lo abres como un libro

y luego ya pues.

Y así, y ahora, esto va muy bien cuando no puedes hacer deporte,

estás algo estresado y tal. Me lo imagino.

Entonces, lo ponemos en un papel

o encima de la tabla podría ser también.

Y le vamos a... golpear.

Podría ser, si no tenemos este artilugio, podría ser con el fondo

de una sartén bien limpia.

La cuestión es machacarlo porque, bueno, aplastarlo

porque queda muchísimo más tierno, rompe las fibras

y después se contrae menos a la hora de cocinarlo.

Tú misma. Nosotros le llamamos,

le llamamos espalmar. A saco, a saco.

Yo lo haría con el plano, eso sí.

Ahí está. A ver si lo voy a dejar ahí...

Ya... Me estoy pasando, ¿no?

No, es dándole y estirando. Que no se rompa, eso sí.

Es que veo que aquí me pasé un poco.

No, dale sin miedo. No pasa nada.

A veces no me controlo.

(RÍEN)

Estás fuerte, de los brazos

tienes que estar ahí... Cuidadín, cuidadín.

Vale.

Vale, yo hago puerro en juliana, zanahoria en juliana.

Fantástico, ¿ves cómo se abre? ¿Más o qué?

Sí, sí. Yo le doy.

Sí, sí. Huy, huy.

Y lo vamos abriendo y luego nos quedará, aparte de que es

una carne muy tierna, más tierna todavía

y nos quedará la forma que le demos.

Vale, creo que ahora ya está. La forma de escalopa.

Sal y pimienta, un poquito de sal y pimienta.

Muy bien.

Bueno, te doy las gambas y las vas cortando en trocitos.

Así. Espera, te doy este y cortas

en daditos, cuidado de no cortarte.

Uf, calla, calla.

Así. Me corté una vez,

me rebané medio dedo una vez cortando pan.

(RÍEN)

Me tuvo que salvar mi hijo.

Vale, yo corto champiñón.

Oye, Gemma, has ganado 45 medallas tenía entendido yo,

¿puede ser o no? Puede ser.

¿Y cuál es la que recuerdas tú que digas: "Oye, esta, joder"?

Pues recuerdo siempre las primeras de algo.

Sueñas con llegar al podio y claro, la primera vez que subes

a un podio europeo, esa competición la recuerdas mucho.

Imagínate, claro... O un podio de un mundial.

La primera vez que logras eso,

pues ese momento es único.

Subidón. Vale, ponemos el puerro

y la zanahoria y vamos rehogando.

Ese gadget que lo quería enseñar, va muy bien para el champiñón.

Lo pones aquí y se te pica, pongo un poco para que veas

que, a veces, lo tenemos aquí, bueno, verás es muy fácil.

Pones aquí dentro el champiñón

cortado como a cuartos o como quieras.

Haces uno, dos, tres,

pero pica muy bien. Sirve para otras cosas.

Sí, cebolla, lo que quieras, lo que pongas.

Qué guay. Sí, es del que mejor

nos ha funcionado de los que hemos usado

en el programa. Muy guay.

Rehogamos aquí un poquito.

Después, ya tenemos el champiñón que ya lo podemos poner, eh.

Sí, ¿todo? Sí.

Y un poco de harina le tendrás que poner.

Por ejemplo, la natación sincronizada masculina

yo no he oído nunca. Ahora sí que hay,

es más, desde hace dos años

que, bueno, yo de hecho he competido con un chico

en el Campeonato del Mundo de Kazán en el 2015

que fue cuando volví otra vez a competir,

Y los dúos mixtos se puede competir en campeonatos del mundo.

Qué bien. Sí, sí.

Pongo las gambas.

Le voy a dar un pelín más. Ha salido por ahí.

Lo has hecho muy bien. Eso mi hermano, porque...

Le doy un pelín, porque... Le apetece.

Porque me quiero desahogar. Claro.

Vale, tenemos las gambas, las verduras, ahora ponemos...

Un poquito de harina que la vamos a rehogar.

Esto nos va a ayudar a...

Que compacte un poco más el conjunto.

Eso no se me hubiera ocurrido.

Lo de la harina... Sí, así luego...

Queda como más... Más, más...

Más ligado, de alguna manera.

Cocinamos la harina para que no sepa a crudo.

Y ahora le vamos a poner un poco de caldo

para que espese. Y aquí como tengo un poquito...

De caldo de ave, que siempre tenemos.

Es nuestro líquido de oro. (RÍE)

Ponemos, nada, un poquito solo.

Aquí lo que hacemos es... Ponemos bastante caldo,

un caldo de ave, pero un buen caldo,

y luego lo vamos congelando y vamos sacando.

Siempre tenemos. Muy bien.

Ahora lo que hacemos, ya tenemos... Un poco de sal y pimienta.

Y ya sí que vamos a rellenar el solomillo.

Venga, vamos allá.

Bien reducido, es importante para que esté ligado

para que no nos quede agua.

Que no nos suelte líquido. Claro.

Y yo... lo vamos a poner aquí.

Bien estirado.

Ya le da un relleno diferente, también.

Es otra forma de comerlo.

Y es sano.

Gemma, aparte del...

Aparte del deporte que haces, de la natación,

¿te has enganchado con otro?

Bueno, ahora he empezado a jugar un poco, un poco a pádel.

Ah. Está muy de moda.

Sí, bueno, tengo muchas amigas que juegan y me ha ido animando.

¿A la bici le das? La bici la cojo bastante.

Bici mola, bici le damos nosotros.

Porque me gusta coger la bici y me voy a comprar.

Tengo mi cesto. Me encanta.

Sí, sí. Pero no para machacarse.

No, compro lo justo, cosas que me hagan falta.

La excusa para coger la bici, me voy voy a comprar lo típico,

que te das cuenta de que te falta algo.

Yo qué sé. Y me gusta.

Fijaos lo que hago, es para enrollarlo.

Lo voy enrollando. Tú lo vas a atar.

Vale, lo más difícil. Se enrolla solo.

Y ya está, ya lo tendríamos, es muy fácil.

Te voy a enseñar una manera, de verdad que es muy fácil.

Vale. Está chupado.

Vale, perfecto.

El truco Torres total, para bridar,

para atar de una manera muy fácil.

Atamos un extremo, solo te voy a enseñar el principio.

Y... hacemos un nudito.

No mucho, no apretamos mucho.

Como ya tenemos la carne bastante...

Ahora, sacamos un poco de cuerda y cortamos.

Y ahora...

Lo que tenemos que ir haciendo es...

Así, así. Por este...

Nos vamos al otro lado. Fíjate. Vale.

Y, entonces, ya es cogerlo por abajo...

E ir... ir atándolo así.

Bueno, dándole forma, no es ni atar, es...

Ir siguiéndolo, pero sin... Y ya está.

Hasta que lleguemos allí y lo atamos.

¿Qué pasa? Luego cortamos aquí...

Y sale toda la cuerda. Y es muy fácil después.

Es superfácil de sacarla. Me he liado, creo.

No te preocupes, es... Bueno, genial.

Perfecto. No hace falta apretar

ni hacer una marca que quede fuerte.

Simplemente es para que no se abra.

Liarlo un poco y ya está.

Exactamente, profesional total. Sí...

Vamos, te vamos a fichar.

Igual es más fácil por aquí ya.

Es que... La cosa se complica.

No hay que tener miedo en hacer carnes rellenas, se puede hacer

y es fácil y luego... Es muy sorprendente al corte,

es muy bueno, muy sabroso.

¿Lo tienes? Sí.

Uy, que se nos abre por ahí.

Bueno, ahora atamos aquí muy fácil, ¿eh?

Hacemos un nudo y ya está, ya lo tenemos.

Un poco de sal y pimienta ahora.

Pintaza. Tú misma.

Sal y pimienta y a la sartén bien caliente.

Vamos a dorar un poco.

Es importante que coja color. Aceite.

Le daré la vuelta. Como el relleno está sabroso.

¿Solo por arriba? Le damos la vuelta, ¿no?

Ya verás que queda... Queda fantástico.

Está blandísimo. Y es fácil de hacer.

Así queda más tierno que hecho normal,

porque le hemos dado unos cuantos golpes.

O sea, que ya está... Ahora lo cogemos

y ponemos aquí en la sartén.

De por sí es tierna, pero va a quedar más tierna aún.

Vale.

Bueno, vamos dorando la carne. Lo voy a ir dorando por aquí.

Y ahora vamos a por una salsa,

que, también es muy rápida de hacer y muy fácil.

Y no falla.

Entonces... necesitamos chalotas.

Son muy buenas, eh.

Están muy bien.

Para la salsa nos va a quedar muy especial.

¿Eres de salsas...?

No mucho. De acompañar...

Más bien, producto, ¿no? Sí.

Vamos a ponerles dos... Dos ingredientes.

Dos ingredientes que creo que le van a aportar...

Bastante sabor.

Crema de leche y mantequilla.

Oh, oh. ¿Qué pasa?

Mantequilla no. No, no.

Es broma, no. No, no.

Vamos a hacerlo muy natural, realmente muy natural.

La vamos a hacer con la chalota rehogada en un poco de aceite.

Para que veamos que...

A veces es bueno y...

Le íbamos a poner mantequilla, Javier le iba a poner mantequilla,

y le he dicho: "no", que no le va a gustar.

Ni la mantequilla ni la nata. Ni la mantequilla ni la nata.

Y no me equivocaba.

Es que la huelo y...

No puedo.

Voy para el horno, lo voy a terminar en el horno

y en el tiempo que hagáis la salsa casi lo tengo.

Lo voy a poner 180 grados, ¿cuánto tiempo lo pongo?

¿180 grados, cuánto tiempo? ¿Doce minutos?

Doce minutos, muy bien. (RÍE)

Muy bien, ¿eh? ¿Ves?

Vale, vamos rehogando, voy a limpiar, que Sergio...

¿Sabes qué pasa? Tengo que ir detrás de él.

Ay...

No te lo creas, solo limpio yo.

Todo el día detrás de mi hermano con la bayeta.

Tenemos un poquito, también, para la salsa de vino rancio.

Vino rancio, es un toque ahí... ¿Lo conoces?

Sí. Sí, ¿no?

Evaporamos el alcohol. Qué bien huele.

Me encanta ese olor. Me encanta.

¿Lo sueles usar? No, no mucho.

Para cocinar no.

Para beber. (TODOS RÍEN)

Es broma. Entonces, aquí ya...

Un poquito de vino rancio.

Podría ser otro licor, ¿eh?

Podría ser moscatel. Por ejemplo.

Exactamente. Perfectamente.

Y ahora ponemos caldo de pollo.

Caldo de ave.

Y dejamos reducir.

¿Qué pasa? Como nosotros hacemos los caldos...

Con bastante carne, verduras...

Es bastante sustancioso.

Cuando lo reducimos, nos deja el colágeno

y, entonces, nos queda como una salsa.

Evitamos utilizar mantequilla o cremas de leche.

Bueno, ahora dejamos reducir, si os parece...

Dejamos reducir la salsa,

que cocine la carne...

Y al tajo. Al tajo.

Mira qué buena pinta, Gemma, ya lo hemos tenido...

Ahí en el horno, 180 grados.

Ha estado, ¿cuánto? ¿Diez, once minutos?

Unos diez minutos. No más.

Quitamos aquí, cortamos aquí y ya...

Ya solito... Se le va quitando la cuerda.

Bueno, se saca la cuerda, de esta manera no cuesta nada.

Y, luego aquí, ya veis que la salsa ha reducido,

porque tiene bastante colágeno.

Si no, un poquito de mantequilla y no pasa nada...

Y le dais su toque.

El toquecito.

Un consejo para gente que empieza el deporte ahora,

así gente joven que dice "quiero ser como Gemma Mengual".

¿Qué le dices? Uf.

Lo básico es que...

Te lo tienes que pasar bien, luego, lo demás,

si tiene que venir, viene, ¿no? O sea...

Pasarlo bien, que te guste... Hacerlo con...

Yo le he puesto pasión desde que empecé, pero...

Pero era porque me gustaba y me lo pasaba bien

y, luego lo demás ha ido viniendo.

Si tú te lo pasas bien, los demás también.

Vamos ahí, Sergio. Voy a cortar por aquí.

Perfecta la cocción. Sí, sí.

Espectacular. Este no lo pongo, pero estos sí los voy a poner.

Y ya es cuestión de ir cortando. Quedan bien rosados, perfectos.

Sí. La cocción y es diferente.

Lleva un poco más de trabajo que hacerlo a la plancha, pero...

Sí. ¿Lo harás en casa, de verdad?

Sí, lo voy a hacer, incluso...

Mi madre y yo siempre hacemos el menú de Nochebuena juntas

y este año ya estábamos pensando qué hacer.

Yo creo que le voy a proponer...

Lo vamos a hacer. Sí.

Tienes que decir: "lo vamos a hacer y a mejorar".

El año pasado hicimos pescado, este año toca cambiar.

Lo bonito es que se vea. Claro, el color.

Es que Sergio... Mi hermano, de verdad.

Hay que ir detrás todo el día. Estoy aquí...

Yo... Tiene una pinta.

No, no, superpinta.

La salsa la pongo al lado, ¿no?

¿Al lado o...? Aquí.

Claro, donde... La salsa.

Esta salsa, fácil y muy buena.

La ponemos aquí al ladito. Oh.

Y vamos a poner un poco de aceite de oliva encima,

le va a dar...

O un poco de caldo.

Sí, sí. Le voy a poner un poquito.

¿Ves? Esto le va a dar más jugosidad.

Dos platos realmente fáciles de hacer,

sanos, energéticos y es un placer cocinar contigo.

Y con vosotros. Exactamente.

Siempre hay un buen motivo para cocinar. Dilo tú.

¿Lo digo? Sí, tú misma.

Siempre hay un buen motivo para cocinar.

Fantástico, hasta el próximo. Que vaya bien.

Nos vemos. Os queremos.

Venga, vamos a probar. Ahora ya sí.

  • Risotto de escarolas y solomillo de cerdo

Torres en la cocina - Risotto de escarolas y solomillo de cerdo

03 nov 2017

Con la campeona mundial de natación sincronizada Gemma Mengual los hermanos Torres van a preparar un risotto de escarolas, y también un solomillo de cerdo relleno con una salsa muy especial con base de zanahorias.

ver más sobre "Torres en la cocina - Risotto de escarolas y solomillo de cerdo" ver menos sobre "Torres en la cocina - Risotto de escarolas y solomillo de cerdo"
Programas completos (515)
Clips

Los últimos 1.721 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios