www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
4088581
Para todos los públicos Torres en la cocina - Recetas con moluscos - ver ahora
Transcripción completa

Bienvenidos a "Torres en la cocina".

¿Cómo estáis? Un día más le hemos dicho

al pescadero ilustrado que nos traiga marisco.

Marisco económico para poder... Y aquí está.

Fantástico, vamos allá. Recién salido del mar, como veréis.

¿Cómo va el temporal? ¿Hay algo? Ahora está en calma.

Está en calma, perfecto. Te has portado muy bien, ¿eh?

¿Qué nos traes? Me habéis dicho:

"Tráenos lo mejor de la lonja, tú decides".

Os he traído moluscos bivalvos, de dos conchas, ¿vale?

He traído almejas y mejillones. Vale, perfecto.

Estos son del delta. De roca. Y estos son de batea.

Gallegos. De Galicia. Se ve más grande.

Y estos... ¿carril? Almejas de carril.

De lo mejorcito que había en la lonja, calidad-precio,

lo mejor. ¿Y esto? ¿Cococha de merluza?

Cococha. Un extra, para que cocinéis lo que queráis.

Pues vamos a hacer tres recetas con esto.

Sí, lo vamos a hacer. (AMBOS) Gracias.

Que vaya bien en la mar. El mejor. Siempre fiel.

Venga, vamos allá. Vamos a hacer una receta muy buena.

Vamos a hacer unos raviolis de mejillones,

pero con todo el sabor,

todo el aroma... Ya veréis.

¿Qué quieres, mejillón grande o pequeño?

Fácil, sabrosa... Pequeño.

De roca. Prefiero el pequeño. El de roca.

Los dos son buenos. Ya veis el tamaño...

Pues yo cogería el grande que se abre antes...

No, no. Quiero pequeño.

Mirad, nada que ver. Este es de roca,

del delta del Ebro. Este, de Galicia,

que hemos estado un día en las bateas con un frío...

Me acordaré toda mi vida. Vamos allá.

Vamos a ponerle un poco de zumo de naranja

y de limón. Los vamos a abrir

de diferente manera, los vamos a hacer diferentes.

Le voy a poner un poco de cebolla.

Cebolla tierna que tengo aquí. Ya veréis, vamos a hacerlo

con toque Torres, porque luego, ese jugo, ese agua de mar

que recuperemos, nos va a servir.

¿Para qué? Ya lo veréis.

Bueno, yo recupero siempre un poco de piel de naranja y limón.

Porque eso nos va a dar un toque. Aparte del zumo, ¿eh?

Intentad que no salga la parte blanca, porque amarga.

Lo pongo aquí ya. Toma.

Perfecto. Ya tenemos cebolla tierna,...

ralladura de naranja, de limón...

Le vamos a poner laurel, que tenemos aquí una hoja.

Le vamos a poner unas bolas de pimienta negra,

que le va muy bien.

Aceite de oliva...

Y yo voy a hacer el zumo de media naranja y medio limón.

Vale, me espero que lo tengas. No, no. Puedes ir.

Vale, vale. Y poner el mejillón y todo.

Bueno, voy a hacer la naranja entera,

que la naranja y el mejillón combinan superbién.

Ahora subimos el fuego a tope. Vamos a poner los mejillones.

Ya sabéis que el mejillón es abrir.

Importante: que el mejillón esté bien cerrado.

Eso sí. Y bien lavado. Que pese, tiene que tener agua.

Que no tenga golpes y, sobre todo, que no esté un poco abierto.

Tiene que estar bien cerrado como este.

Vale, ponemos aquí.

El mejillón, vino blanco... Nada, un poquito.

Ahí está. Los cítricos.

Oh, buenísimo. Venga, ahora tapamos

Y dejamos abrir... Ya veréis que esto se abre.

Ahora fuego vivo, y luego retirar, si no, se secan.

Ahora aquí dentro nos va a soltar todo el agua de mar del mejillón.

Imaginaos con el zumo de naranja, el zumo de limón, el vino blanco...

Vale. Vamos a hacer lo que sería el relleno.

Exactamente. Las verduras.

Aquí tenemos un poco de pimiento verde, rojo,

cebolla tierna y calabacín. Es lo que teníamos, de verdad.

Si hay otra cosa... Podría ser solo con cebolla.

Las verduras que nosotros queramos.

Como ves, Sergio, soy mucho más rápido que tú.

Sí, pero vamos a ver cuál queda mejor.

Pues el mío. No es correr más

y hacerlo más rápido. Es hacerlo bien.

No como tú.

Ya lo tengo.

Mira, perfecto.

Bueno, el mío está mejor, ¿eh?

Es más cuadrado, más perfecto.

Cebolla tierna, que la vamos a cortar en aros,

así nos va a conservar la forma.

Y voy a guardar siempre el verde para dar frescor al final.

Eso sabéis que nos gusta mucho.

Estas cebollas tiernas, que las hemos comprado

en el mercado, son fantásticas. Justo se han abierto ahora.

Le he dado caña y fijaos cómo está. Ya lo paro, ¿eh?

Fijaos, está justo que se acaba de abrir.

¿Qué pasa? Que el mejillón queda totalmente hidratado,

totalmente jugoso.

Ahora está... Es un ravioli de mar. Con permiso, ¿eh?

Hum...

Vale, vas a ponerlo aquí. Buenísimo.

Vamos a hacer una cosa...

Tenemos aquí... Sabéis qué es una estameña.

Esto es una tela de trapo... De papel.

Pero filtra muy bien y no dejan que pasen trocitos.

Es especial para esto. Recuperamos todo este jugo,

y lo pasamos por la estameña. O el que quiera, por un colador.

Imaginaos el agua que ha soltado el mejillón

con el vino blanco, la naranja y el limón.

Queda muy bueno.

Y esto ahora lo limpiaremos. Ahí tenemos los mejillones.

¿Veis? Aquí lo que pasa es que filtra.

Si el trapo es muy fino, filtra. Y queda muy bonito.

Y ya el olor es buenísimo.

Y ahora vamos sacando aquí la carne.

Venga, tú ve sacando la carne del mejillón

y yo voy aquí con la verdura. Pico el calabacín...

Ya veis.

Os veo muy parados ahí. ¿Algún voluntario?

¿Quién se anima? Yo.

Vale. Muy bien, ¿cómo te llamas? Sergio.

Bueno, como yo. Bienvenido. Adelante.

Te voy a dar un trapo aquí.

¿Y tú qué tal la cocina? ¿Se te da bien?

Sí, soy cocinero. Ah, bueno, hombre. Es cocinero.

¿Eres cocinero? Sí.

Esto va pasando. Vamos a limpiar el mejillón.

Bueno, tú me ayudas. Vamos los dos, a cuatro manos.

Ponemos la carne aquí y la cáscara ahí.

Y así... Ahí está. Más rápido así. Perfecto.

Bueno, yo voy salteando toda la verdura, ¿eh?

Ya veis aquí, tengo toda la verdura junta.

Vamos a dar un salteado que quede un poco al dente.

Porque como luego vamos a hacer unos raviolis, ya veréis,

le vamos a dar un salteado... exprés.

Importante que si el mejillón hay alguno que no se ha abierto,

descartarlo, no pasa nada. Si no se ha abierto, no lo cogemos.

Bueno, ya estoy salteando las verduras. Lo hago todo junto.

Bueno, gracias, Sergio. Un aplauso aquí a Sergio.

Vale, ve picando el mejillón, Javier. Igual todo no, ¿eh?

Un poco. ¿O todo?

Es que necesitamos para la siguiente receta.

Voy a hacer un poquito. Venga, pues un poco.

Vale, yo aquí le voy a poner un poco de ralladura de naranja

y ralladura de limón, que nos va muy bien.

Ahí va.

Y de limón que nos haya sobrado también ponemos un poco, que le va.

Sal y pimienta...

Lo tengo.

Hoy la pasta la hemos hecho... Ya veréis. La hemos comprado.

Iba a decir que le hemos hecho rápido, pero vamos...

Porque es una pasta que ya conocéis todos.

Mirad qué colorida, qué bonita.

Qué bien. Esta es la pasta que conocemos,

la pasta de empanadilla. Que va muy bien,

porque se puede hervir y queda fantástica.

Y es un toque diferente. Normalmente se utiliza para freír,

pero hervida queda muy buena. La vamos a hacer diferente.

Tienes un poco de agua ahí, ¿eh?

Vale, dame por aquí. Venga. Esto es cocina de recuerdos.

Cocina de la abuela. Fácil. exactamente.

La abuela hacía las empanadillas... Yo me acuerdo que estábamos

en la cocina. ¿Qué hacemos, tres?

Impar, ¿no? Sí, tres.

Fijaos, rellenamos bien, en el centro. Luego...

Con un poco de agua... Uy, que no se ve.

Mojamos alrededor para que se pegue bien.

Podríamos hacerlo con corta pastas,

que seguro que muchos tenéis, o directamente lo hacemos

con tenedor para que veáis que es posible.

Primero lo cierro bien. Hay que tener cuidado

para que la pasta no se agujeree. Yo lo cojo y le quito el aire.

Vale, una vez quitado el aire,

lo que hago es, con el tenedor, como si fuera la empanadilla.

Lo mojo un pelín... Fijaos que esta pasta

está superbién y fácil.

Más fácil, imposible.

Hacemos un superravioli.

¿Tú has hecho empanadilla? ¡Ah! Yo, recuerdos de la abuela.

Vale, pues yo hago ravioli.

Vale, aquí tenemos el caldo. Siempre hay que probarlo.

Probar, probar, probar y probar.

Hum... Puro mar.

Y, de verdad, la naranja y el limón

le dan un frescor tremendo. Ahora vamos a darle

un toque de color. Poquito azafrán, por favor, Javier.

Es que, si no, es muy potente, tío, se lo come.

Está bien, pero un poco. Vale, azafrán.

¿Dónde está? ¿Me lo has escondido? Aquí.

ponemos una hebra de azafrán.

No pongas mucho. No por poner más es mejor.

A mí el azafrán me gusta.

Y le damos el protagonismo que merece.

Pero aquí el protagonista es el mejillón.

El protagonista soy yo.

Hay que creérselo, ¿no? Sí, claro.

Vale. Agua. Vamos a darle caña para que hierva.

Qué receta más fácil y más buena. Si la pasta la tenemos hecha,

el mejillón es abrirlo, recuperamos el jugo,

un poco de azafrán y platazo.

Mira, lo vamos a poner aquí, que queda muy bonito.

Venga, ya lo tengo. Hala, Sergio, qué grande.

Te he dicho que hago raviolis, tío.

Yo hago raviolis.

Vale, hierve el agua.

Y ya ponemos... Un plato grande, bonito.

Una... Dos...

Tres... Ponemos todo, por si se rompe alguna,

que a veces se puede romper, y así aseguramos.

Vale, orden. Orden en la sala.

Y ya tenemos aquí el jugo que va calentando poco a poco.

Ya veis que va cogiendo el sabor y el color del azafrán.

Nos va a quedar mucho más bonito.

Precioso el toque amarillo, que os digo que es delicioso.

Voy a dar a probar a ver.

El caldo es increíblemente bueno.

A ver, tenemos una mujer aquí que tiene cara

de muy buena cocinera, ¿no?

Cuidado que quema, ¿eh?

Muy bueno. ¿Está bueno?

Muy bueno. Aprobado, ¿no?

Sí, con un sobresaliente. ¿No?

Sobresaliente. ¡Ah! Sobresaliente. Jolín.

Sobresaliente.

Bien, ya lo tenemos. Hemos dicho un hervor.

Ahora al plato.

Con cuidado... escurrimos bien. Fijaos qué cosa más bonita.

Precioso, ¿eh? Queda increíble.

Y podría ser frío, aunque en este caso es caliente,

que es muy bueno. Con un poco de vinagreta,

así más de verano... También podría ser.

Aquí tenemos la empanadilla.

Le damos la vuelta, que es más bonito así.

Queda casero, queda bonito, queda... natural.

Y ahora, el próximo plato con el mejillón que nos sobró,

haremos una ensalada de verano espectacular.

Y muy, muy, fácil.

Muy fácil.

Vale, superraviolis. Nos sobraron, pues los utilizamos.

El jugo. Venga.

Voy a poner alguna hierba.

Ahora, este caldo, que es la esencia

absoluta del mar, superbueno.

Esto le va, perfectamente.

De verdad que vale la pena hacerla.

La vais a disfrutar muchísimo. Platazo, ¿eh?

Unas hierbas

que he mezclado hierbas diferentes.

Hey...

Fácil y bueno. Buenísimo.

Bueno, aquí tenemos los raviolis. Vamos con la segunda receta,

con los mejillones que nos sobraron

vamos a hacer una ensalada tipo escabeche.

Bueno, es un escabeche, vamos a escabechar los mejillones.

Exactamente, mirad, aceite de oliva, es fácil esta.

Muy fácil, aceite de oliva, que ponemos para un escabeche,

pero tampoco demasiado, vamos a hacer un escabeche ligero.

Ponemos un poco más, va.

Ahí está, vamos a poner una guindilla.

Os gusta la guindilla, ¿no? Sí.

Venga, pues le ponemos. Al escabeche le va muy bien.

Le va bien, es verdad que le va de lujo.

Es bueno ponerle.

Bueno, vino de Jerez y vinagre de Jerez.

Y algo de hierbas le pondremos. Le pondremos, también.

Va, voy a buscar tomillo.

Tomillo y orégano.

El tomillo y el orégano nos va a ir muy bien aquí.

Mira, no tenía previsto, pero un poco de ajo va bien aquí,

tengo aquí, le pondré un diente de ajo, ¿eh?

Es que le va, aquí en camisa,

mira, hacemos así, lo chafamos un poco.

Vale, hierbas. Toma, dale tú la...

Y después tenemos medio limón

que le podríamos poner el zumo del medio limón.

Para aromatizar. Sí.

Pero, después, y ralladura de limón al final

que refresca mucho.

Bueno, tenemos ahora la guindilla, el ajo,

ya veréis, un escabeche fácil.

Ponemos el pimentón,

sobre todo, para que no se nos queme el pimentón

es sofreírlo muy rápido.

Ya está. Retiramos del fuego,

ponemos el vino de Jerez.

Ponemos el vinagre de Jerez.

Fuera del fuego.

Fuera porque ya sabéis que le da el aroma, perfecto.

Zumo de limón, poquito, ya que tenemos este medio.

Vale, suficiente, ya está.

Guardamos para la piel. Ponemos los mejillones.

Pícale un poco, si quieres. ¿Entero, no?

Le pondría alguna ramilla, también.

Vale, ponemos los mejillones y un poco de agua del mejillón.

Esto nos va a ligar, nos va a dar sabor.

Venga, pues pícalos. Superrápido, es una receta

de estas exprés. Ahora, Javier, vamos a dejar...

Ya veis, es un escabeche, fijaos,

qué maravilla, queda precioso.

Vale, esto ya lo teníamos aquí, escabecha al minuto.

Esto en un bote hermético,

nos aguanta varios días en la nevera.

El tomate. Vale.

Aquí tenemos unos tomates,

bueno, el tomate de colgar que ya veis que es este tomate

de colgar pequeñito, que podría ser tan bueno

y este tomate que fijaos qué tomate más chulo hemos encontrado.

Este es un tomate rosa de Barbastro.

Sabéis que ahora es la época álgida del tomate

que está espectacular, buenísimo,

y tenemos muchas variedades.

Pues hemos encontrado esta como podría ser otra

y lo vamos a cortar bien fino.

Este es muy bueno para ensalada. Yo tengo aquí aceituna muerta.

Vaya color, ¿no?

Vaya tomate. Parece carne.

Increíble, precioso este tomate.

Y lo cortamos fino.

Mirad, es todo carne, es increíble.

Casi, prácticamente, no tiene pepitas,

el color que tiene es increíble y ahora este tomate está de locura.

Absolutamente.

Bien finito, es como si fuera un gazpacho,

pero bueno, como lo cortamos a cuchillo,

nos queda algo más gordo que no pasa nada.

Eso sí, con un cuchillo que corte.

Perfecto, pues luego le pondremos un poco de cebolla tierna

que tengo aquí, aceituna muerta que la vamos a picar pequeñita

y luego, alcaparra, alcaparra sabéis que es

el punto de acidez de este encurtido que tanto nos gusta

y que le va muy bien. La vamos a cortar a aros,

en aros porque de esta manera nos quedará más bonita.

Vamos a buscar la parte estética, también.

Vamos a poner aquí

que se vea bien.

Ya habéis visto con el mejillón en un momento la que armamos aquí.

La aceituna muerta, que podría ser aceituna verde o la que tengáis.

Yo, en este caso, sabéis que...

Bueno, ya veis el color,

este color del tomate delata que es una locura de tomate.

Equilibrio de sabores,

aceituna, mejillón, escabeche, cebolla.

Mira, y un poco de verde

que tenía aquí de la receta anterior y también le pondremos.

De momento... El verde de la cebolla.

Venga, pon los mejillones.

Yo tengo aquí todo preparado a tope.

Receta fácil, sencilla.

Un poquito de sal y pimienta.

Escabeche que ya decimos,

si se deja en la nevera un tiempo, mejor, gana más

Y... bueno, queda mucho más bueno.

Cogemos mejillones. Estamos empalmando las recetas.

A tope. Vamos poniéndolos,

fijaos, además, qué color más bonito.

Combinación de colores, a nosotros nos gusta

que no sea simétrico, queda más bonito.

Pues yo lo aros de cebolla,

cebolla tierna que ahora está dulce, está muy bien.

Qué le vamos a poner. Mirad qué plato más simple

y esto sí que menos es más, esto es delicioso.

Y bien barato.

El tomate tiene que ser un buen tomate, eso sí.

Vale la pena gastar un poquito más.

Bueno, pero el tomate y el mejillón todo

lo que estamos usando son productos,

bueno, pues que nosotros les llamamos productos nobles.

y de temporada que son productos económicos

y están al alcance de todos.

Un poquito de... esta vinagreta, bueno, este escabeche

diríamos, que mirad qué color tiene más bonito.

Oh, oh.

Y el olor que tiene, Dios mío, qué hambre.

Aceituna, que le ponemos aceituna que le va muy bien.

Además, con el mejillón combina a la perfección,

las alcaparras y la cebolla tierna.

Platazo. Y unas pipas de calabaza, ¿no?

Venga, le ponemos.

¿Tienes? Tengo yo aquí. Sí que hay.

Vale, el toque de aprovechamiento porque ya que tenemos la piel,

pues le da un toque de frescor.

Y esto, de verdad, que realza el plato.

Bueno, y algún fruto seco que en este caso

las pipas verdes de calabaza que también le va muy bien

porque refresca mucho y es muy de ahora de temporada.

Aquí tenemos.

Bueno, vamos ahora sí con las almejas y cocochas.

Bueno, vaya menú, vaya pedazo de menú que tenemos hoy.

Porque aquí tenemos las almejas que es almeja de carril tan buena.

Que fijaos qué almeja más bonita.

Y vamos a hacer un plato muy simple.

Es muy simple, ya veréis. Sí, pero muy bueno.

Se trata del producto, aquí.

Ya visteis que nuestro pescadero nos trajo productazo

y lo vamos a respetar muchísimo.

Almeja fina, almeja de carril, bueno, de Galicia.

Vaya almeja. Luego ya haremos...

Increíble. Vale.

Aquí, qué tenemos, otro productazo, tenemos, es la época,

es la temporada, el mercado, viva el mercado.

Exactamente, piparra, piparra fresca, verde,

que esto es fritito la que, normalmente, coméis en vinagre,

pues esta frita como si fuera

un pimiento del piquillo es alucinante.

Se conoce como guindilla de Ibarra.

Exactamente, se cultivan en Ibarra.

Y fresca tanto salteada como aperitivo, nada,

con un poco de sal como el pimiento del Padrón,

buenísima, pero ahora la usaremos en el plato.

Porque vamos a hacer almejas y cocochas.

Platazo. Ya veis.

Como colofón es la leche, corto la piparra.

La piparra se consume entera, pero en este caso la cortaré.

Ya entenderéis por qué. El ajo, ajo laminado.

Te comes un plato de estos... Una hojita de laurel.

Fijaos, y su alguna pica, ojalá, porque mejor todavía.

Y ahora ya a calentar aquí.

Ponemos un poco de aceite de oliva.

Ahí va.

Y ya ponemos el ajo y la hoja de laurel.

A dorar. Guindilla la vamos a poner así

porque luego entenderéis porque luego coges la almeja

y con la concha de la almeja me gusta mucho coger la salsa

y entonces puedes coger los trozos

para facilitar después.

Se pueden poner como queráis.

Vamos dorando, le vamos a poner también un poco de vino blanco.

Es una cosa tan sutil, tan delicada que una puntita

de vino blanco, le va superbien a este plato.

Lo ayuda. Vale, Sergio, dame el pimiento.

Bueno, es de la familia del pimiento.

Sí, es un pimiento.

Lo hemos cortado diferente. Ahí va.

Lo rehogamos, ligeramente, con el ajo.

Sabéis que el ajo es bueno que dore un poquito

para que saque todo el sabor.

No vamos a poner ni más hierbas, lo dejaremos muy natural

porque aquí queremos el protagonismo de la almeja

y de la cococha.

Ahora, un poquitín de vino blanco.

Fíjate, se ven los platos cunando ya, simplemente,

con eso ya está bien, vale, vale.

¿Qué? Es mi plato, chaval.

Es como lo hiciera yo.

Vale, ahora la almeja y tan fácil como tapar

y dejar que se vaya abriendo, Sergio, la cococha, vamos allá.

Aquí tenemos la cococha que nos ha traído,

porque yo lo vi antes, nos ha traído limpias

y también sin limpiar.

Bueno, esta se ve que no está limpia.

Primero, cococha, la parte esta de aquí,

es la parte de la papada, decimos.

Este arco que tenemos aquí debajo.

Entonces, esta está sin limpiar, pero da igual, es un producto

tan delicado que da igual que esté limpio o no.

Luego, nos trajo estas que el pescatero,

pues nos las pulió un pelín, pues bienvenido sea.

Ya veis qué cosa más superdelicada, buenísimas, muy apreciada,

esto, antiguamente, no valía nada y hoy en día la cococha

creo que es la parte más cara del pescado.

Antes se vendía como despojos, imaginaos.

Y lo importante es que como es tan delicada,

primero vamos a abrir las almejas y una vez casi abiertas

ponemos la cococha y retiramos del fuego porque suelta la gelatina

y el exceso de cocción

no le va bien a la cococha, la reseca.

Es muy delicada por eso decimos que tiene que ser muy rápido.

De hecho, toda la gelatina la suelta con temperaturas suaves

por eso al hacer un bacalao, por ejemplo, lo hacemos

muy tranquilo que no supere mucho la temperatura

porque el colágeno, la gelatina sale a baja temperatura.

Entonces es mejor hacerlo, son platos que necesitan

mimo y cariño, todos en general, pero este todavía más.

Ya veis que ahora se va abriendo la almeja,

suelta toda su agua, espectacular.

Ponemos ahí y mirad, oh, oh.

Vaya almeja.

Vale, yo lo paro esto ya. Venga.

Venga, trac, trac, ponemos, ahora sí las cocochas.

Paro el fuego, paramos el fuego.

Vaya pedazo de plato.

Y se van a cocinar con este calor, las almejas están abiertas.

Fijaos qué almeja, es increíble. No, no, almeja de carril.

Platazo. Se podría poner otro tipo

de almeja, la que encontremos bien de precio en el mercado,

que tenemos un montón.

Aquí, creo, bueno, aquí las protagonistas son las dos.

Aquí, la mayor parte de colágeno está en la piel,

o sea, importante, también, si la podemos poner hacia abajo

porque es donde más nos va a sacar la gelatina.

Sergio, vamos a ligar ya porque ya digo

que con el calor que tiene ponemos así...

Esto es muy sencillo este plato, lo voy a poner aquí para mover.

Voy a hacer un poco de perejil y yo...

¿Qué?

Cinco minutos tardamos,

poco más, es rápido. Es producto.

A ver, voy a hacer un poco de perejil que sí que le va bien.

Al producto poco hay que hacerle.

Vamos a poner perejil rizado

o perejil normal, ¿eh? El que queráis.

Vale.

¿Cómo lo llevas? Ya está.

Vale, ahora, ¿veis que ha ligado?

Ahora, un poco de aceite de oliva encima.

Perejil y el toque maestro.

Le vamos a poner un poco de Espelette.

Como no podía ser de otra manera cocochas, pues Espelette

que es este pimiento de la zona vasco francesa

que es, ligeramente, picante, pero solo, ligeramente,

y la verdad es que es, toma, Espelette.

Vale, importante ahí la almeja que se vea un poquito.

Un poco de perejil, platazo, ¿eh?

Cómo nos vamos a poner.

Siempre hay un buen motivo

para cocinar productos del pescatero ilustrado.

Y que lo disfrutéis muchísimo. Hasta el próximo programa, amigos.

Adiós. Nos vemos, vaya menú hemos hecho.

No se dice pescatero. Es pescadero.

Exactamente.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Recetas con moluscos

Torres en la cocina - Recetas con moluscos

29 jun 2017

Los Torres elaboran tres recetas con ingredientes de concha. El primero unos raviolis de mejillones con azafrán. El segundo una sencilla pero divertida ensalada de tomate y mejillones y para finalizar unas fenomenales almejas cocinadas con unas cocochas de merluza.

ver más sobre "Torres en la cocina - Recetas con moluscos" ver menos sobre "Torres en la cocina - Recetas con moluscos"