www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4969340
Para todos los públicos Torres en la cocina - Pizza sobrasada miel y mero con ajo negro - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

Hola y bienvenidos a "Torres en la cocina",

hoy haremos un programa con combinaciones locas.

Muy locas. Vamos a empezar con una pizza,

una pizza fantástica de sobrasada y miel.

Ya tiene toque, que no es tan loco pero...

¿Sí o no? Ya veremos. Luego, haremos un mero

con salsa de ajo negro, que sí es una combinación más atrevida.

Dime algo que hayas probado que sea, realmente, loco.

Chocolate con guindilla. ¿Combina o no combina?

Pues sí. "Chocolate con guindilla"

Me da miedo porque viene Iker Morán y dice que nos hará probar algo...

Que no nos podemos ni imaginar, o sea...

¿Qué será, qué será? Vamos a ver.

Miedo me da porque Iker traerá sus tendencias más locas,

los productos o las combinaciones más extrañas.

Combinaciones explosivas, evidentemente.

Hay una que podría parecer muy loca, el atún con...

Con praliné, con un praliné de avellana,

pero luego al pensarlo, tiene sentido.

Combina bien. En la Marina Alta

todo el salazón se come con frutos secos.

Hicimos una prueba: hueva de atún con praliné,

con el praliné de untar, con el cacao.

Vale. Increíble, maravilloso.

Vamos ¿o qué? Venga, vamos.

Vamos a hacer la masa de pizza, una masa de pizza con toque

porque, normalmente, se usa agua y vamos a utilizar cerveza;

le da más acidez, le da más esponjosidad...

Domingo en casa, pizza, recetón fácil.

Harina. Diluye la levadura en agua.

En agua o si me das... O en cerveza. Toma.

Claro. En la cerveza la diluimos.

Levadura panadera, sabéis que es la que se usa

para fermentar en frío. Levadura fresca.

Simplemente, se diluye y ya.

Ponemos la cerveza y otro toque: pipas.

Eh, qué bueno.

Las pipas, a una masa, le dan un toque genial.

Un toque crujiente, un toque "crunchy" al comértela.

También es una combinación...

Otra combinación. Curiosa.

Es para darle un toque diferente a la masa.

Estas son pipas de girasol, pero podrían ser de calabaza

que, también, combinan muy bien. Ya, con estas dos cosas,

con la cerveza y las pipas, ya le damos un toque diferente.

Estoy pensando en cosas que hemos probado y dices:

"No va a combinar, es imposible". Y, luego, combinan, van bien.

En las islas, como aperitivo, te dan una tostada de pan

con sobrasada y miel. Al principio decía: "Huy...".

No, no, pero...

Y lo pruebas y está bueno. Algunas combinaciones parecen raras y...

Nos hemos inspirado en eso que tú dices para hacer esta pizza.

Pues sí. Porque lleva miel...

Veréis que tiene varios toques porque, además,

le vamos a poner vinagreta. Pongo sal.

A una pizza, normalmente, no se le pone vinagreta,

pero nosotros le vamos a poner.

Amasamos los ingredientes, esto no tiene ningún secreto,

ya veis que es muy fácil hacer un masa de pizza

y, encima, con toque.

Además, no hay nada como hacértela en casa;

es rápida de hacer, es divertida y, también, ayudas a limpiar nevera

porque le puedes poner lo que quieras o lo que tengas:

los restos de embutidos, las puntas del queso para rallar...

Todo lo que tienes en la nevera. Haces limpieza y va superbién.

Una vez hecha la masa es importantísimo dejarla fermentar,

la dejamos fermentar una hora, aproximadamente,

en un sitio que esté tibio, que tenga buena temperatura.

Como por ejemplo, este de aquí que tengo: el horno.

Exacto. Abajo, en la puerta de abajo.

El horno, ya lo sabéis, tiene una temperatura muy estable.

La hemos tenido una hora y fijaos qué ha pasado;

el fermento ha actuado y los gases se han hinchado,

por eso está la bolsa hinchada, ha fermentado y se puede amasar.

Ya lo veréis, es un proceso muy interesante

que solo tarda una hora, ya veis. Mirad qué bonita.

Desprende calor y todo. Sí, sí, sí.

Ponemos un poco de harina, la estiramos

y ya tenemos la masa de pizza.

Supermasa de pizza.

Fácil, ¿no? Es mezclar todo y ya está.

Últimamente, me he aficionado a hacer pizzas en casa.

Yo también.

Un día hacemos un pique de pizzas. Venga, va. Vale.

Quien hace buenas pizzas es nuestro cuñado David. ¡Hola!

No tiene nada que ver con la cocina,

tiene que ver con el mundo de la moda y la costura,

y hace una pizzas finas, finas, como el papel.

Esta es más pan, esta es pizza de pan,

esta es más... generosa. Mirad las pipas. Qué guay.

Las pipas se tuestan con la cocción y cogerán más sabor, aún.

Y si queréis ponerle hierbas aromáticas...

Nosotros pondremos orégano encima pero mezcladas con la mezcla de...

En la masa están buenísimas.

Bueno, y la vinagreta... La vinagreta es toque total.

Aquí tengo el papel, la pondremos en él.

No la pondremos en la bandeja y la meteremos al horno,

la bandeja está en el horno porque cuando pongamos la pizza

la bandeja debe estar caliente.

De esa manera se cocinará uniforme, cogerá el calor de abajo...

Y queda crujiente. Queda muy crujiente.

A veces, la masa se cocina por los lados y por el centro,

por la parte de abajo queda blanda, queda...

Este es el truco para que quede crujiente.

Mirad, os voy a explicar. Cogemos el papel para ponerla.

Con la madera y todo.

Yo estoy aquí... Italiano.

Soy un "crack" de las pizzas.

Habría que hacer un pique, habría que verlo.

Ya te digo, "cuando quieras", porque me he aficionado mucho,

hago muchas pizzas y me salen, tremendamente, bien.

Tenemos la masa estirada.

Fijaos en las pipas, tienen una pinta superbuena.

Vamos, ahora, con la salsa de tomate

y fijaos qué tres quesos vamos a poner.

Tomate frito, que ya lo teníamos...

Vamos, tomate frito.

Tomate frito casero. ¿Y qué quesos le vamos a poner?

Le vamos a poner, fijaos: queso mozzarella,

el queso rallado de toda la vida, el que lleva la pizza.

Le vamos a poner tres quesos, tenía otro en la nevera,

que es un queso de cabra fantástico, que se derretirá;

y algo que no podía faltar, Torta del Casar.

¡Toma! La Torta del Casar y la sobrasada

hacen una combinación brutal. Fijaos qué sobrasada tenemos,

artesana, ya se ve, porque tiene un pinta que no veas.

Es autóctona de Mallorca.

Fijaos en la sobrasada, ella, por sí sola, es un poema.

Cómo huele la sobrasada, amigos.

Tenemos tres quesos de tres leches diferentes:

está la mozzarella, que es de vaca.

Exactamente. El de cabra, es mucho más blanco.

Y oveja. Y oveja.

En Cáceres se hace una Torta del Casar...

Tremenda. Oh...

Es casera. Corta la sobrasada, Sergio.

Los quesos primero, ¿no? Los quesos los corto yo.

Vale, voy con la sobrasada,

que ya me mola porque mira qué pinta tiene.

Pondremos un poco de orégano, que le va muy bien.

Para la pizza es la especia por excelencia, es la mejor.

Fijaos qué sobrasada.

Es que huele... Dan ganas de no soltarla.

Ahora, vamos a ir poniendo, primero, los quesos.

Huy... Tienen que estar repartidos.

Cuatro quesos, menuda combinación...

¡Ay, perdón, tres! Son tres leches diferentes

y cada uno de ellos tiene su personalidad.

Vale, ya tengo la sobrasada que le voy a poner.

Luego, se fundirá, ¿eh? O la podéis pellizcar y romper.

Sí, sí. Es lo que voy a hacer.

El queso es al gusto, pero a mí me gusta que lleve.

Tiene que llevar, claro.

Mirad la Torta, ¿eh?

Es muy importante dejar la Torta a temperatura ambiente

para que se ponga cremosa,

para que está bien a la hora de comerla.

Gana muchísimo a temperatura ambiente.

Un saludo a Cáceres, qué bonita es.

Pues sí. ¡Viva Extremadura!

Aún, le falta temperatura. ¡Y viva Baleares!

Fijaos... Huy, cómo está.

Cogemos un poco, es muy cremosa y, luego, se va a fundir.

Y si la dejáramos más tiempo fuera se podría comer con cuchara.

Pongo el orégano que tengo por aquí detrás.

Uf... a mí esta pizza me gusta muchísimo.

Sergio, puedes poner la hierba.

Ya está, no pongo más. El orégano no puede faltar.

El orégano cuando lo hueles, te huele a pizza, ya te dice...

Vamos a ponerle verde, tenemos cebolla tierna,

la vamos a cortar bien fina para poner por encima.

La tengo aquí. Un toque vegetal. Le va a dar un toque genial.

La pelamos y, ahora...

La cortamos a gajos.

Lo bueno de la pizza es que la puedes hacer con lo que sea.

Con champiñones... Y siempre sale, siempre.

Con pimiento rojo o verde, con brócoli, con coliflor...

Eso sí, la pizza es algo para limpiar la nevera.

Combinaciones locas.

La vamos a poner al horno, 250 grados, el horno a tope,

con la bandeja bien caliente, como vais a ver.

Perfecto. Ahora, haremos la vinagreta.

La metemos al horno y vamos con la vinagreta.

Vale, está bien caliente y la placa está ahí,

ya la tiene Javier preparada y lo que hace es soltarla dentro.

Estiro el papel con cuidado de no quemarme

y así nos quedará bien crujiente por la base.

Exactamente. Ya está, ahora, vamos con la vinagreta.

Tenemos miel; vinagre, un vinagre de Jerez,

un vinagre viejo, preferentemente;

orégano, también le pondremos. Sí, pero fresco.

Sí, fresco, porque lo tenemos, claro.

Combinación perfecta, os la hemos enseñado muchas veces:

vinagre con la miel; para lacar o pintar un pollo,

para pintar un pescado antes de meterlo al horno,

porque el vinagre y la miel equilibran muy bien.

Voy a cortar orégano, que tengo aquí, fresco.

Miel, vinagre, lo diluimos.

Qué bueno.

Para hacer una vinagreta tenéis que tener en cuenta

que por tres de aceite se pone una de vinagre

o una de líquidos. Porque, perfectamente...

Para nosotros la vinagreta perfecta es:

una cucharada de salsa de soja, una cucharada de caldo de ave,

una cucharada de jugo de carne, una cucharada de zumo de limón

y una cucharada de vinagre de Jerez;

a partir de ahí, tres de aceite de oliva virgen extra.

La vinagreta.

Tengo el verde de la cebolla, le pongo un poco.

Esto le dará frescor al final.

Toma, el orégano y la cebolla.

Y, ahora, le voy a poner el aceite de oliva.

Tres por uno, ¿cómo se calcula? Yo, a ojo,

pero cogéis un cucharón pequeño o una cuchara y lo hacéis.

Ya está. Estupendo.

No montéis la vinagreta. ¿Tiene sal y pimienta?

No. Vale, pongo sal

y un toque de pimienta. Métele bien de pimienta.

Venga. Vamos ahí.

Dejamos la vinagreta, la pizza está en el horno y ya viene Iker.

Iker, qué miedo me das. ¿Qué tal?

Qué pinta tienen la pizza y la sobrasada.

He traído unos pinchitos mientras se hace la pizza;

de hecho, he oído que habláis de mezclas raras.

Sí. Yo lo llamo "guarrindongadas",

en homenaje a David de Jorge. Un abrazo, David.

A Robin Food, que creo que convirtió

estas "guarrindongadas" en alta cocina, o al menos...

Yo creo que todos tenemos un vicio secreto de...

¿A vosotros qué os gusta mezclar y no lo diríais nunca?

Chocolate y... Esto es chocolate y chorizo.

No lo he probado pero hay a quien le encanta,

que de pequeño se comía bocatas y que está estupendísimo.

Hombre... Perdona, Iker...

Yo me animo. Yo, también.

A ver a qué sabe. Es una combinación superrara.

Vamos a probar. Hay quien moja patatas en el café.

Sí. Y que está bueno.

O se hacen bocatas de plátano. Yo conozco a una persona

que desayuna café con leche con pizza

y moja la pizza, del día anterior, en el café con leche.

¿Qué quieres que te diga? Tela...

"Bueno" no es la palabra.

Chorizo con cacao. Pero malo tampoco.

Hay quien de pequeño comía chocolate con chorizo.

¿Sabes qué? Como el chocolate con la sal se realza...

¡Cuidado, eh? Las mezclas raras son muy locales.

Pensaba que estaría peor.

En Mallorca es muy típico la ensaimada con sobrasada.

Que es dulce con salado. Si tenéis ensaimadas pequeñas,

de esas que son, casi, de ración, que se quedan duras en casa,

la abrís, le ponéis sobrasada, la tostáis,

se carameliza con el azúcar y queda...

¿Esto qué es? Esto son anchoas.

Esto es muy loco y si os lo digo os quedaréis patidifusos.

Más loco que el chorizo con el chocolate...

Anchoa con leche condensada. No me lo puedo creer.

Lo he probado y está, sorprendentemente, buenísimo.

Este es muy típico en un bar de Sevilla.

La leyenda dice que un día, en vez de echar mayonesa

le echaron leche condensada, alguien lo probó y estaba bueno.

Otra leyenda dice que las anchoas estaban muy saladas y para bajar..

Esto lo sirven como un montadito planchado,

sirven miles al día, hay cola para probarlos.

La última vez que estuve fui a probarla con cara de no sé,

pero me pareció que combinaba bien.

Es una cosa supersalada, como la anchoa,

con algo superdulce.

No os veo muy convencidos.

Me mola más el de chorizo. ¿Sí?

Hum... Que no está mal, ¿eh?

Piénsalo ahora en calentito y planchado.

Planchado en un pan calentito tal y te lo comes.

Nunca me lo habría imaginado.

Y por ahí hacen mezclas muy raras.

En Bélgica, ojo con esto, es muy típico hacer

melocotones en almíbar rellenos con atún y mahonesa.

¡Guau! O sea, unos huevos rellenos,

pero en vez del huevo el melocotón.

Otra cosa también muy cerca de allí, en Holanda,

en Ámsterdam es muy típico, y esto sí lo he probado,

el bocadillo de croquetas.

¿Bocadillo de croquetas? Y está bueno.

Si una cosa está buena sola, en bocadillo está bueno.

Pero eso es pan con pan, ¿no?

Bueno, el bocata de calamares por ejemplo también.

Claro. Bueno, está rico.

Tenemos algo para ti también. Vamos a hacer...

que la verdad que no hemos ensayado ni nada.

Tenemos aquí una serie de ingredientes.

Nos vas a hacer tú tu montadito,

el más loco que se te ocurra. Vamos a hacer un pincho.

Un pintxo, venga. Un pincho loco, a ver.

Vamos a cortar un cachito de pan.

Mira, homenaje al melón con jamón.

Veo que aquí hay plátano. Voy a poner jamón.

Vamos a hacer una base de jamón para empezar con algo rico.

Vale. Sí, que no falte.

Cuidado que cuando vayas a la calle de los pinchos

te van a... Sí, sí.

En Donostia dirán... O te fichan.

Plátano. Si el melón pega bien con la piña

por qué no con el plátano.

Yo creo que al final en caliente gana todo.

Es decir, si a este plátano le metemos calor

para que se funda y demás.

Y le metemos un poquito de chocolate.

Venga. Así en plan...

en plan rallado, en plan "fisno".

Toma ya. El plátano con chocolate

queda bien. No os lo perdáis.

Tendencia para el 2019 en los bares de tapas.

¿Quién se atreve? Venga, pártelo en tres.

Bueno, tú también, ¿eh? Sí, sí, sí.

Sobre todo tú, que es tu... Yo prefiero la pizza, ¿sabes?

Hombre, esa pizza tiene una pinta...

A ver. Y ya la tenemos, ¿eh?

Está ahora parado el horno.

Y veréis que queda muy crujiente por debajo.

Al ataque. Venga, va.

Hey, te has dejado el plátano. Ah, no.

Yo he cogido el pequeño, no sé si se ha notado.

Yo es que hay un hambre ahora que me como la madera.

Bueno...

Eh...

Malo no está. No, malo no.

Pero no sé si será tendencia o no.

Los ingredientes estaban bien. Dejémoslo ahí.

Iker, no te vayas muy lejos porque ahora nos comeremos...

Sí, yo quiero un cacho de pizza y ensaimada y todo.

Sí, tenemos una fiesta aquí.

Y como siempre traes cosas superinteresantes.

Sí, aunque sean "guarrindongadas".

Y bien ricas. Exacto.

Gracias, Iker. Hasta luego.

Vamos a por la pizza. Vamos.

Venga, vamos a limpiar aquí un poco.

¿Y dónde la presentamos? En una madera, ¿no?

¡Oh, Dios mío! Traigo una madera grande.

Bueno, fijaros.

Impresionante, ¿eh? O esa que era más grande, ¿no?

¿Nos cabrá aquí? Sí. Impresionante.

Ponla con el papel y todo, Sergio.

No, con el papel la vamos a poner.

Ahora es muy fácil de sacar. Pizza crujiente.

Oh, qué "pintaka" tiene.

Por debajo, que al poner...

¿Veis? Por ahí se verá que al poner...

La bandeja caliente. Buah, está supercaliente.

Fijaros qué pinta tiene, qué olor tenemos aquí.

¿No? Huele bien.

No sé si os llega ahí todavía o no, pero...

Superqueso, supermasa y la sobrasada...

Y ahora ya vinagreta.

¿Tenéis un poco de rúcula? ¿O ensalada?

¿O algún tipo de hierba? Pues le metéis.

Pero eso refresca mucho. Sí, esto le da frescor.

Incluso os digo una cosa, si tenéis de anchoas picadas,

le metéis a la vinagreta y también.

O aceituna, claro. Luego te puedes volver loco.

Ya está, Sergio. Ya está. Venga, perfecto.

Primer "platako", que no me parece tan loco.

No.

Bueno, dan ganas ya de meterle un tajo.

Pues vamos a ir con otra mezcla también muy loca.

Vamos a hacer... Bueno, no tanto.

Pero decidiréis vosotros. Yo creo que sí. Sí lo es.

Sí lo es, y lo vais a ver.

Bueno, hay mucha gente que el ajo negro a lo mejor

no se atreve a cocinarlo porque dicen:

"Es que es muy raro. O tiene ese sabor a regaliz."

Pero luego es muy bueno. Una vez que te atreves

y rompes esa barrera la verdad es que luego repites.

Seguro que lo pruebas una vez y repites.

Y cinco veces más antioxidante que el ajo fresco.

Exactamente. Cinco veces más antioxidante.

A veces vemos el ajo en el supermercado y decimos:

"¿Y qué hago yo? ¿Qué hago con el ajo?"

Con el negro. Con el ajo negro, con este.

Y os vamos a enseñar a hacer una salsa

que aunque parezca rara

es una combinación extraordinaria.

Es muy rara. Bueno, es muy buena.

Porque vamos a poner caldo de cocido.

Y rara, y rara. Es para un pescado.

Vamos a hacer un mero.

Y os vamos a enseñar luego con el mero

jugaremos a las diferencias, ya veréis.

Del mar el mero, de la tierra...

El cordero. Muy bien, Sergio.

¿Ves como me lo sé?

Caldo de cocido. Vamos a hacer un pescado, ¿eh?

Ya es primer toque.

Primera historia.

¿Con el pescado combina bien? Sí. Sí, combina muy bien.

Crema de leche.

Mirad el color del ajo.

Este color tan negro, eso es porque se ha oxidado.

Bueno, porque ha fermentado. Vamos a poner tinta de calamar.

Ya veis, ¿eh? Caldo de cocido,

crema de leche, tinta de calamar.

Que da mucho sabor. No sólo color,

sino que da sabor. Exactamente.

No le vamos a poner sal de momento

porque la tinta da sabor.

Y es un potenciador natural la tinta.

Si tenéis que hacer alguna salsa con tinta

ya veréis que decís: "Ostras, qué bien me ha quedado."

Claro, porque le habéis puesto tinta. Es el toque.

Y veis que es un mar y montaña.

Porque lleva el caldo que es de carne.

Lleva la tinta de calamar que es pescado.

El ajo fermentado, el ajo negro.

No es una salsa ni mucho menos habitual.

Luego lo trituraremos, lo vamos a dejar aquí

que vaya hirviendo, que vaya cocinando el ajo.

Cinco minutitos mientras vamos marchando.

Bueno, tú le pones el ajo aquí dentro y ya está.

Voy a sacar el mero. Ponemos una cabeza de ajos.

Vamos a por el bicho susodicho.

Hemos comprado hoy en el mercado este mero.

Que lo voy a limpiar ahora.

Es un mero relativamente pequeño.

O sea, que no es grande.

Y lo vamos a filetear.

Y luego os voy a enseñar la diferencia entre el mero...

que muchas veces cuando vamos a comer por ahí

ha habido mucha gente que mete gato por liebre.

O sea, que mete la perca por mero.

Y luego se nota. Se nota mucho porque la perca

es un pescado de más baja calidad.

Normalmente siempre lo venden en filete y sin piel.

Exactamente. Tengo uno en la nevera.

Sácalo, Javi, que lo he comprado también.

Lo he comprado para que veamos la diferencia

y para que vosotros cuando vayáis por ahí y te dicen...

Porque claro... Esto es perca.

Bueno, la verdad es que son muy parecidos.

Pero en boca, en textura, no tiene nada que ver.

Enseñaros, ¿veis? Este es el filete.

Y aquí este es el de perca.

Bueno, vamos a ponerlo aquí encima,

uno encima del otro. Hay diferencia por el color.

Por el color, que este es más rosado.

Este viene congelado. La perca viene congelado.

Tiene ese color más blanco, es más acuoso.

Ya veis que cuando tú lo aprietas tiene agua.

Este sin embargo no.

De textura más blanda también. Exactamente.

La perca, que es pescado de África,

tiene menos resistencia que el pescado del Mediterráneo

o del Cantábrico, porque aquí las aguas son más movidas.

Y que esto no es un pescado de mar,

es un pescado de lago la perca.

Exactamente. Y esto sí que es de mar.

El mero es de mar.

Y bueno, para que lo tengáis en cuenta, nada más.

Este lo voy a guardar. Venga, perfecto.

Vamos a cortar aquí un filetorro.

Y lo vamos a marcar. Lo vamos a marcar a la plancha.

Y Javier nos va a hacer unas migas.

Pues sí, pero unas migas especiales.

También un poco locas.

También, también.

Vamos a hacer unas migas... Mira, saco la parte más noble,

la parte más bonita por decirlo de alguna manera.

De plátano macho. Ahí lo tenemos.

Plátano macho sabéis que tiene muchísimo almidón.

Es un plátano que normalmente se utiliza para cocinar.

Y lo que vamos a hacer es sustituir el pan

por plátano macho.

Y así no contiene gluten.

Y lo único que sí tenemos que hacer es pelar.

Sabéis que la piel no nos interesa.

Y entonces sacamos esta piel.

Y vamos a cortarlo bien pequeño

y saltearlo hasta que esté bien crujiente.

Yo voy marcando el pescado. Ya sabéis que nos gusta

marcar el pescado por la parte de la piel.

Hacer casi toda la cocción por la parte de la piel.

Por la piel casi toda la cocción.

Y este es un pescado que como siempre

en todos los pescados y cuando es fresco

hay que dejarlo rosado.

Pero primero lo cocinaremos bien por la piel

para que quede bien crujiente, bien uniforme la cocción.

Y luego al final darle la vuelta y ya está.

Y rosadito por dentro.

Y luego también el pescado, como si fuera una carne,

también es mimarlo, ¿eh? No es abandonarlo aquí y ya.

No, se puede ir regando para que la cocción

sea uniforme y que vaya muy bien.

Ahora veis que se empieza a doblar.

Porque además el mero es un pescado

de los que creo que más duros,

más resistentes. Sí que lo es.

Es más, nosotros en el restaurante

cuando nos traen el mero lo dejamos reposar.

Porque viene tan vivo, viene tan duro

que es demasiado duro y todo.

Entonces hay que dejarlo reposar un par de días.

Que eso en el pescado no se suele hacer.

Lo tratas como si fuera una carne.

Bueno, fijaros el plátano la textura que tiene, ¿eh?

Es verdad que parece un poco patata.

Tiene tanto almidón...

Pero que es muy bueno. Cocinado como lo vamos a hacer,

lo cortamos bien pequeñito en dados y bien salteado

hasta que quede crujiente. Y ya veréis.

Vale, tenemos sartén. Venga, yo voy marcando aquí.

La sartén no está caliente, pero casi estará.

Aceite de oliva.

Y ahora ya ir salteando el plátano.

Este plátano macho.

Hay que decir que el mero

se alimenta de crustáceos y de pulpos.

Es que el mero es uno de los grandes pescados.

Como ya digo, hay poco, pero si lo veis

y lo encontráis, hacedlo. Compradlo y probadlo,

porque es una maravilla de pescado.

Superbueno.

Y esto le voy a poner unas hierbas aromáticas

también al plátano. Hombre, claro.

Yo lo que voy a hacer es triturar la salsa.

Que, bueno, tranquilamente podríamos esperar

y hacerlo al final,

que no pasa nada porque la salsa la tenemos aquí

y va reduciendo poco a poco.

No hace falta darle mucha reducción

porque el caldo de cocido ya era bueno, ya estaba bien.

La crema de leche,

la tinta de calamar y el ajo negro.

Vamos a mezclarlo bien para probar

cómo está de sal y pimienta.

Y para emulsionar un poco.

Ya veis qué salsa, que os digo yo

que está muy buena, ¿eh?

Es una combinación un poco rara

pero luego el resultado es brillante.

Huele muy bien. Hombre, es una salsa brutal.

La crema de leche lo que hace es emulsionarnos esta salsa.

Vamos a probar a ver.

Buena pinta, ¿eh?

¿Qué? Buenísima.

Pues claro. Súper.

La voy a dejar así.

Como luego lleva el plátano y todo la vamos a dejar así.

Y aquí este plátano como es tan parecido a la patata...

un poquito de sal y un poquito de pimienta.

Y la verdad es que realza el sabor.

Ahí está.

Bien, recta final.

Supersalsa. Ahora veis que ya casi está

la cocción hecha.

Ya le doy la vuelta para ver cómo está por el otro lado.

Y ya casi podemos ir.

Buah, fijaros el color de la piel.

Fijaros.

Dorado ahí, crujiente. Caramelizado, crujiente.

Bueno, esto es ya el no va más.

Le terminamos de dar la cocción por la otra parte.

A ver la salsa.

Qué color, ¿eh? Está superbuena.

¡Hum!

Es de vicio.

A mí el ajo negro me encanta. Y encima...

probamos algo diferente.

Porque a veces cosas diferentes que digas:

"Ostras, el registro de mi memoria no lo tiene...

no lo tiene archivado."

Te descoloca un poco y es superinteresante.

Y este plato hecho con perca o con mero tampoco tiene...

Oye, si no ha mero pues perca también.

No pasa nada. Pero claro, esto es un pescado

de sabor muy bueno.

Y del Mediterráneo, de aquí.

Exactamente. ¿Tú lo tienes ya? Sí, lo tengo.

Pues vamos a ir emplatando. Mirad, el sonido...

(Burbujeo de aceite)

Ya está crujiente.

Y queda crujiente. Vamos a poner la salsa.

Porque es buena esta salsa.

Ya veis qué contraste más bonito.

Vale, saco el pescado. Ahí está, fantástico.

Eso por un lado.

Venga, pescado...

que ya lo podemos poner ahí en medio.

¡Hala! Correcto, correcto.

Festival.

Y ahora ya por último este crujiente de plátano,

estas migas tan diferentes, tan especiales.

Mirad, ¿eh? Escuchad.

(Crujidos)

Es como si fueran patatas fritas. Igual.

Y ponemos bien. Voy a poner un perifollo.

Esto nos da textura.

Y nos da otro toque diferente.

Venga, le ponemos aquí un perifollo

para darle pues ese toque.

Y una gotita de aceite de oliva encima y ya está.

Fijaros qué dos platazos, qué combinaciones

aparentemente que podrían no combinar,

pero combinan muy bien. Buah.

Como este mero con ajo negro.

Y superpizza, que la tenéis que probar a hacer en casa

porque siempre sale muy bien.

Siempre hay un buen motivo para cocinar.

Con vosotros. Hasta el próximo programa.

¡Adiós!

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Pizza sobrasada miel y mero con ajo negro

Torres en la cocina - Pizza sobrasada miel y mero con ajo negro

05 feb 2019

Hoy Javier y Sergio preparan una pizza casera con sobrasada y miel como ingredientes principales y además un mero sobre una crema de ajo negro y tinta de calamar que va a sorprender.

ver más sobre "Torres en la cocina - Pizza sobrasada miel y mero con ajo negro" ver menos sobre "Torres en la cocina - Pizza sobrasada miel y mero con ajo negro"
Programas completos (794)
Clips

Los últimos 2.574 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios