www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4439402
Para todos los públicos Torres en la cocina - Pizza de paella y tocinillo de cielo - ver ahora
Transcripción completa

Bienvenidos a "Torres en la cocina",

traemos dos recetones y un poco de provocación

hoy también porque haremos la primera receta del día,

va a ser una pizza de paella.

Yo le he dicho que no, le dije que no la hiciera,

pero no me hizo ni caso y la quiere hacer, bueno, allá él.

Vosotros juzgaréis. Os voy a explicar el por qué,

primero de esta receta, esta receta es tal cual os la explico.

Un día en casa con los ingredientes que tenía

hago una pizza, pues abres la nevera,

haces limpieza de nevera con todo lo que tienes

y el resultado que me dio fue, dije: "Ostras, pero esto es..."

Voy a buscar harina, no tengo, pero tengo harina de arroz

que venid, ya veréis, vamos a empezar para que veáis.

Tú no tienes de nada, dices que tienes de todo en casa

y no tienes de nada. Tengo de todo, pero...

Vas a incendiar las redes y te digo que esto traerá cola.

Esto es cocina para valientes,

mi hermano en esta receta ya es como que se viene

un poco más, se hace pequeñito.

Pero ya veréis que luego tiene mucho sentido

lo que voy a hacer y es una buena receta

es buena porque es buena porque lo bueno es bueno.

Yo no digo que no, pero que le digas pizza paella,

pizza de paella. Es que tiene todos los ingredientes

que tendría una paella, todos los ingredientes.

Tú quieres provocar, intentas provocar.

Que no quiero provocar esto es así, Javier.

No es provocar. Bueno, cuéntanos, va.

Empezamos por la masa, haremos una masa casera,

apta para celíacos porque ese día no tenía harina normal,

pero tenía harina de arroz

y dije: "Pues vamos a intentar a ver qué pasa con esta harina".

Le puse harina de arroz,

pusimos un huevo o ponemos un huevo.

Entero, aceite de oliva.

Como una cucharada, más o menos, tomillo seco.

Apuntad ingredientes. Tomillo seco.

Que tomillo ya es, bueno, como vosotros queráis.

Agua.

Ahí, ya veréis, es una masa. El huevo lo que nos hará,

ya sabéis que la harina de arroz pues no tiene ese gluten,

entonces el huevo es lo que nos hará de unión.

Exactamente. Y luego le pondremos también

una, dos y tres...

(AMBOS) ¡Impulsor!

Vale. No estamos locos, eh, no.

Vale, es la hora.

Es así el equipo como que se viene arriba.

Vale, vamos allá. Así el impulsor no tiene gluten,

así sería una pizza, bueno,

apta para cualquier celíaco

y luego, aparte, así queda muy buena.

Fijaos cómo queda la masa.

La masa, como se engancha un poquito,

es bueno estirarla encima del papel.

Correcto, queda quebrada, queda como una masa quebrada

que ahora vamos a estirar.

Pero luego cocinada no, cocinada queda fantástica...

Correcto. Ahí está.

Venga, perfecto. Ahora, un poco de harina

que tengo ahí harina de arroz también.

Y vamos a estirarla. Os puede parecer que está blanda,

pero no pasa nada. Se estira bien.

Se puede hasta con la mano. Sí, mira.

Con la mano mejor. Sí.

Venga, tú que tienes las manos ya.

Y venga, ya está. Para que veáis que podéis hacer

una pizza de lo que os dé la gana,

de lo que queráis. Ahora, de paella, Sergio.

Javier, hay que atreverse, hay que ser atrevido,

no pasa nada. Ya está.

No pasa nada, hay que ser valientes, Javier.

Yo no la haría más grande. Sí, pero yo sí más fina.

Sí, sí, más fina.

Claro, si digo más gorda, sería más fina,

si digo más fina, sería más gorda.

Javi, es mi... tú no la has hecho, no sabes cómo va.

Yo no tengo nada que ver con esta receta, os lo prometo,

soy Javier, Javier, yo no tengo nada que ver.

Nadie dirá nada porque os gustará, es más,

si alguno critica... Valencia, no tengo nada que ver.

Si alguno critica, seguro que luego la hace

y dice: "Voy a probar". Bueno, venga, al lío.

El "timing", tenía un "timing" por ahí.

Ahora lo buscamos.

Aquí, nuestro querido público, ocho minutos, calculad así.

Un poco menos. Más o menos, más o menos.

Ocho minutos.

Más o menos.

Vamos ahora con los superingredientes

de este... de esta pizza paella.

Paella pizza.

Vale, Javier, que los tenemos aquí.

Yo, ya digo, me desvinculo, completamente.

Amigos y amigas, la cocina es atrevimiento, la cocina

es valentía, la cocina es diversión también.

Y aquí lo que vamos a hacer es divertirnos.

Vale. Vale, espérate.

Lo primero. Ponte aquí.

Las alcachofas. ¿Yo hago las alcachofas?

Tú harás lo que yo te diga, las alcachofas y las judías

Mira, agua y limón. Y pica algo de chalota.

Ya sabéis que a nosotros nos gusta en el arroz,

fijaos qué locura, el arroz lo metimos en la masa

que ya lo tenemos dentro de la masa.

Vamos a hacer ahora el sofrito, la marca de esta...

Vale, tú, dime, yo voy a hacer las alcachofas, sabéis

que para que no se oxiden, antioxidante, el limón.

Claro, natural, Y si no, perejil,

le ponéis perejil y tampoco se oxidan.

Y ahora lo que hacemos es sacar las hojas de fuera

e ir a buscar el corazón.

Contramuslo de pollo.

El contramuslo que podría ser pechuga

u otra parte del pollo, pero, bueno, ya sabéis

que el pollo, además, barato, bueno.

Receta completa es. Hombre, supercompleta

y luego queda muy bien. Seguro que hasta mi padre,

que lo estará mirando, estará escandalizado.

Papá, no es macarrónico, lo que hacemos,

es una cosa, de verdad... Que haces.

Que está muy bien. ¿Cómo lo veis aquí

nuestros queridos amigos? (TODOS) Muy bien, bien.

¿Sí? Claro, ¿ves cómo lo ven bien?

Bueno. No hay ningún valenciano aquí, ¿no?

Bueno, mi madre si eso cuenta. Hombre, claro que cuenta.

Sí, sí. Contramuslo, ¿por qué? Porque es más jugoso.

Primero, lo vamos a marcar y lo vamos a marcar

ya con la alcachofa, como si fuera una marca normal

con la alcachofa y con la judía verde.

No la cortes grande. No, Sergio, no la corto grande.

Córtala pequeña y dame la alcachofa.

¿Así, no? Así.

Vale, y la hacemos en daditos.

Bueno es como si fuera una marca de paella, la verdad.

Buenísima. Al ataque.

Vale, vamos a hacer aquí ya veis, como es fino

el pollo porque lo cortamos pequeño

porque esto es una cocción corta, pongo ya la alcachofa

y ponemos las judías.

Ahí está.

Bien, ahora tú picas la chalota, sal, pimienta.

¿Pero tú cómo vas a hacer? A ver, esta marca dónde la vas a poner.

Encima. Encima de la base del arroz.

¿Y el tomate? Haces el tomate aparte.

Ahora salteo esto, lo retiro y ponemos el tomate aquí

con un poco de chalota y ajo que picarás.

Huy, huy. Tira, tira, tú, tira.

Cobarde, que eres un cobarde.

Tendrías que estar aquí apoyando a tu hermano.

Yo como no lo veo... Aunque salga mal.

Vale, chalota o cebolla tierna. Yo tengo chalota, pues chalota.

Sale bien, seguro porque ya se ve,

o sea, con estos ingredientes

da igual que los pongas

de una manera o de otra, da igual, va a salir bien.

Alcachofa, producto de temporada,

eso es magnífico, producto brutal.

Sano, siempre que podemos poner verdura, ponemos verdura

en los platos porque hay que comer verduras siempre, a saco.

Bueno, pues esto es una pizza supersana y buena.

Eso sí, tanto la judía como la alcachofa,

bueno, la alcachofa si está algo al dente

no pasa nada, pero la judía cruda no tiene buen sabor,

tiene que estar bien cocinada.

¿Qué te parece? Bueno, que tiene...

Bueno, luego se cocinará un poco más en el horno,

o sea, que yo lo quitaría ya. Sí, lo voy a quitar ya.

Venga. Ya está.

Aquí tenemos la primera parte, ahora, chalota, ajo.

¿Ajo también? Sí, claro, ajo sí

porque me gusta el ajo.

Ah, vale. Entonces, ponemos ajo.

Corre, que se quema la chalota, corre, corre.

Vas a pillar.

Espérate, espérate. No pasa nada, pica el ajo,

pero pondremos luego por encima. No, no.

Yo lo hago así, Javi, pongo encima el ajo.

Y crudo así que queda bueno, no te preocupes.

Pues lo pico y lo ponemos. Pícalo bien fino, tomate.

Tomate rallado que lo hemos rallado nosotros,

tomate natural aunque si no, en casa también

yo ese día no lo hice con tomate natural

porque tenía tomate de bote y cogí el tomate... tomate frito.

Bueno, para una pizza va bien.

Vale, ahí bien fino.

Vale, mientras se reduce, Javier, yo voy reduciendo,

vamos a explicar cuáles son los ingredientes

de la paella, del arroz. Vale.

(AMBOS) Vamos allá.

Bueno, vamos a hacer un juego,

es un juego, a ver con nuestro público.

Bueno, bienvenidos ante todos. ¿Cómo estáis? Bienvenidos.

Igualmente. Bueno, a ver, tenemos aquí

diferentes productos

y me tenéis que decir vosotros y vosotros, evidentemente,

cuáles son los productos que están en la auténtica paella.

Claro, la paella tiene

unos productos que son inamovibles y están aquí.

Cebolla. Cebolla, no.

-Yo digo que sí. ¿Que sí?

Creo que sí, ¿no? Huy, huy...

La paella no, no.

La paella no lleva cebolla.

Luego diremos cuáles sí y cuáles no.

Vale, mejillón. Sí, sí.

-Sí. Huy, huy, huy.

Alcachofa. Sí.

-También.

Caracoles. No.

-No.

Ajo Sí.

-Sí.

Gamba. Sí.

Tú le metes de todo, le mete de todo.

Pimiento rojo. También.

-También.

Guisante. Sí.

-Sí. Joder.

(RÍEN)

Tomate. También.

Judía verde. También.

Madre mía, vaya paella hacéis.

Garrafón. Eso sí.

Pollo. Sí.

-Pollo, sí. Y aza...

¿Pollo, cómo? Sí.

Vale, pollo y azafrán. También.

Bueno, la auténtica paella la que está escrita,

como auténtica paella,

evidentemente, no lleva todos los productos.

Lleva cinco productos, de esta cantidad,

lleva cinco productos, ¿cuáles serían?

Garrafón.

Vale, id poniendo en medio, va. uno cada uno decís.

Bueno, ya no vamos bien con la alcachofa.

Vale, esa sí.

Garrafón. Alcachofa, no.

¿Qué más?

Garrafón. -¿Mejillones?

No. El azafrán.

El azafrán. El pimiento.

No. ¿Pimiento no?

No. El guisante.

-El tomate. El tomate sí.

Los guisantes, no. -Tomate, sí.

Y os queda uno. ¿Uno?

-El ajo. No.

-Ajo, no.

Pues la cebolla, claro. La judía.

¿La judía? Son estos cinco.

Bueno, y aceite de oliva, sal, evidentemente.

Son estos cinco: el azafrán, la judía,

la tabella, que no puede faltar. El garrafón.

El garrafón, el tomata y el pollo y conejo.

Pollo y conejo. Pollo y conejo, bueno.

Bueno, perfecto, pasaron ocho minutos ya, ¿no¿

Sí, sí. Y ya tenemos

el tomate reducido también.

Vale, dale caña al tomate y evapora ahí a tope.

Sí, ya está.

Vale, por uno, esto ya lo tenemos, hemos tenido ocho minutos

la pizza que ya lo veis, ahora subo el horno

porque la hemos tenido a 180 grados,

ahora, luego le daré un golpe más.

La pongo a 210.

Y fijaos cómo queda, mirad qué buen rollo.

Se puede hacer luego más fina, se puede hacer más gorda,

pero aquí ya tenemos una pizza con una precocción fantástica,

maravillosa, maravillosa.

Y ahora vamos a montarla.

Venga, el tomate ya está. Toma, es que verás qué buena.

Y queda buenísima, buenísima, diferente.

Tenemos el tomate. Venga, que lo voy a poner

ya en la base y ahora montamos

como si fuera una pizza normal y corriente.

Pero con toque Sergio.

También tenemos eso, el garrafón,

tenemos mozzarella también porque la he visto en la nevera.

Sí, sí, vale, ponemos el tomate.

Y había orégano también, ¿no?

Sí, orégano seco, fresco, que tenemos de los dos.

Voy a poner seco. A mí la pizza, por ejemplo,

como luego la hornearemos un momento más al horno,

ahora, por ejemplo,

lo que hago, fijaos cómo absorbe el tomate.

Venga. Es ponerle...

No, primero la... Ponerle la judía

y la judía, la alcachofa, el pollo.

Huy, huy. huy.

¿Tiene buena pinta o no? (TODOS) Sí, sí.

Claro. Sí, muy buena pinta.

Vale, el garrafón, que no puede faltar nunca

el garrafón en una paella.

Sabéis que lo podemos coger hay fresco, en bote hay muy bueno,

congelado también y hervido.

Es un tipo de alubia que le va muy bien al arroz

y es muy mantecosa.

Y ahí le vamos a poner este garrafón fantástico.

Vale, ahora le ponemos mozzarella. Espera, un poco de ajo,

el ajo crudo así, pero crudo,

yo es como me gusta.

Ahí está, fantástico.

Le echamos la mozzarella.

También es al gusto,

pero que lleve mozzarella es buenísimo.

Orégano. Está aquí.

¿Lo tienes tú? Sí.

Vale.

Dame, no, esto es lo único que la paella, evidentemente,

que aquí no me voy a meter. Huy, huy, huy.

Que no pasa nada. Venga.

Venga, orégano.

Vamos a poner bien de orégano porque le va de maravilla

y ahora le damos un golpe, como está todo cocinado ya

es, simplemente, 210 grados.

A tope, el horno a tope.

Que se derrita el queso... y pim, pam.

Pero horno... Es un momento.

Horno muy fuerte para que dore la masa.

Eso es importante. Fantástico.

Ya la tenemos, lo hemos tenido ocho o nueve minutos más,

que no hace falta más. Ya está.

Y, venga, abrimos. Oh, vaya pintaza tiene, Dios mío.

Toma ya, toma, tomate.

Ahí está. No, toma pizza.

Toma pizza.

Toma ya, toma, toma.

A ver quién me dice a mí que esto... Es un espectáculo.

La ponemos con el papel y todo. Con papel y todo.

Que así queda más rústica. Cuidado, a ver si no se rompe.

No. Ahí está.

Ahí está, perfecto, fijaos, hey, vamos a ponerle,

ya que tenemos brotes. Sí, de orégano

y demás, eh. Sí.

Que es fresco. La voy a bautizar, va.

¿Cómo le vas a llamar? Paella-pizza.

Paella-pizza. Sí.

Te van a meter. Que me metan, me da igual.

El que me meta, el que me diga algo

es porque no la ha probado.

Porque está brutal, está espectacular.

La base es de arroz, es harina de arroz.

Luego tiene todos los ingredientes.

Azafrán podíamos... espérate.

Sergio, no te líes. Ahora que está caliente.

Está caliente. Le voy a poner tres hebras de azafrán.

No como tú que le pones un montón.

Ahora que está caliente y tengo el azafrán muy seco.

Ya está. Ya, está. Venga, nada más.

Ya está. Ahora sí. Bueno, para que no me digan:

"Es que no llevaba azafrán."

Vamos con los tocinillos de cielo, Javier.

Vamos a hacer dos tocinillos de cielo.

Yo también ahora voy a arriesgar ahí a tope.

No. Sí, sí, sí.

No. Pero si tú eres un conservador ahí.

Tú no te arriesgas ni... vamos.

Vamos a hacer dos tocinillos de cielo.

¿Alguna vez habéis visto tocinillos de cielo de cacao?

No. Nunca.

Pues lo voy a hacer. Buf.

Y tú vas a hacer los normales. Uh, uh.

Venga, yo hago los normales.

Vale, lo veo. Estás temblando, ¿eh?

Uh, uh. Fijaros, la base es...

para el mío, voy aponer azúcar moreno.

Vale, ya me has robado la olla.

Agua.

¿Qué? No, nada, nada.

Sabéis, las cantidades en la Web, ¿eh?

Y lo voy a aromatizar con anís estrellado.

Huy, huy, huy, huy.

Ahora lo tenemos que dejar cocinar

hasta que haga una hebra fina. Ahora lo veremos,

porque el termómetro es fantástico para esto,

porque nunca fallaréis.

Bueno, es fundamental en esta receta.

Lo subiríamos a 105 grados. Pero ahora lo veremos.

Pues yo voy a hacer los tocinillos de cielo

de toda la vida. Ya me he relajado,

ya con pizza me he sacado todo lo que tenía dentro.

Ahora voy a hacer azúcar,

agua.

Que voy a hacer un almíbar. Y le voy a poner vainilla.

Vaina de vainilla, que ya sabéis que lo que ponemos

es lo que hay dentro,

que son los millones de semillas que tiene dentro.

Eso es un toque ya, ¿eh?

Esto es un toque, Javi, esto es lo más.

Hoy lo gano yo todo, porque con la pizza y esto.

¿Qué te crees que es un concurso o qué?

Pues claro. ¿No era? No, estamos cocinando normal.

Igualmente si quieres hacemos una apuesta.

Venga, vale. ¿Quieres? ¿Te apetece?

Sí. A ver cuál os gusta más.

O el de chocolate, que es diferente, rompedor.

Vainilla natural, vainilla de Bourbon.

Buena, sabe rica a esa...

Bon... brutal. (SE MOFA)

No me sale, no me sale.

Y os voy a explicar una historia que además

tiene mucho rollo.

Sabéis por qué... Los tocinillos de cielo

se hacen porque antiguamente en la zona de Jerez,

que eso lo hemos utilizado en cocina también,

se utilizaban mucho las claras para clarificar en la cocina.

Y luego también para hacer los vinos Jerez

se clarificaban con la clara de huevo.

Entonces la yemas se las daban a las monjas.

Y las monjas hicieron los tocinillos de cielo.

Claro, como tenían tanta yema

se les ocurrió este delicioso postre cañero.

O sea, que está muy bien. Sí, sí, sí.

Bueno, veis que ya son diferentes de color.

Porque uno tiene azúcar moreno,

el otro no, especias diferentes.

El mío tiene vainilla. Personalidades diferentes.

Vale, ahora importante, ¿cómo sabemos el punto?

105 grados que sería con un... Con el termómetro.

Con un termómetro.

Pero si no os vamos a enseñar también con los dedos.

Que esto se encuentra, es súper económico.

Y de verdad, para las aves

que tenemos en el horno, para las carnes,

saber la cocción perfecta va súper bien.

Está fantástico.

Veis que va subiendo.

Cuando esté a 105 aproximadamente lo retiramos.

Mira, está subiendo a toda leche, ¿eh?

Porque lo tienes ahí. Hay que subirlo un poquito

para que no toque el fondo, Javi.

Porque en el fondo siempre el hierro coge más temperatura.

Ya está llegando.

104...

¡105!

Yo ya lo tengo. Más rápido que tú.

Tranquilo, si esto no es una cuestión de correr.

Sí, es una competición, es de ganar.

Hay que ganar.

105.

Vale. Vale. Y luego, a ver,

¿cómo hacemos lo del dedo? Fijaros, con la yema del dedo

nos mojamos un poquito. Quema, ¿eh?

Y cuando vemos que empieza un pequeño hilo.

Pues haría falta un poco más.

A ver el mío. No, no, no. Mira cómo lo hace.

Fijaros que se rompe.

Bueno, se ha de ir enfriando, evidentemente.

Pero a medida que se va enfriando va saliendo más.

Ya lo tendríamos.

Vamos a hacer una salsa cada uno.

Exacto. Yo voy a hacer una salsa

para acompañar de cacao, de chocolate en este caso.

Y fijaros qué salsa, porque os puede servir

para cualquier tipo de postre y mola mucho esta salsa.

¿Hacemos la salsa ahora por qué?

Porque nos interesa que cuando pongamos la yema,

que aquí vamos a poner la yema, nos baje de temperatura.

Porque si ponemos muy caliente este caramelo,

este almíbar con las yemas se cuajarían.

Y no nos interesa. Dejamos que baje la temperatura.

Agua.

Ponemos agua.

Pongo mantequilla.

Incluso un poco si queréis aquí un licor de naranja

o alguna cosa también no le iría nada mal.

Pero yo no le voy a poner. Lo voy a hacer más natural.

Le voy a poner un poco de crema de leche.

Menos es más. ¿Eh, Sergio?

No, no, si no se trata de más o de menos.

Se trata del tocinillo.

El tocinillo es el tocinillo. Sí, claro.

Y el mío es "the best", es el ganador.

Y a ver que te quede bien, porque es muy difícil

hacer un tocinillo de cielo con algo más.

Porque normalmente como que se corta.

Va a quedar perfecto, ya lo veréis.

Vale, y ahora yo pongo el chocolate.

Derretir y retirar.

Nada más. Ya está.

Una salsa de chocolate. Pero cuidado, no es una salsa

de chocolate así cualquiera.

La mía es más fácil. Por eso digo que menos es más.

Tenemos aquí estas fantásticas frambuesas,

que son muy sanas además.

Las ponemos en un vaso.

También si tenéis otro fruto rojo también, o fre...

Bueno, fruta de temporada, ¿eh?

Ponemos un poquito de miel.

Y ya tengo aquí crema de leche le voy a poner un poquito.

Pero se puede poner o no.

Fijaros qué brillo coge la salsa.

Perdona, Javi, tengo que...

¿Y la crema de leche? Eso no le ibas a poner.

Me lo has robado. Fijaros qué brillo tiene.

Es una salsa fácil. Imaginaros esto que queréis

hacer una tarta y queréis napar esa tarta, ese bizcocho,

para que os digan: "Oh, cómo brilla."

Es que te puedes ver aquí, te puedes reflejar.

¿Vale?

Lo veis, ¿no?

(Risas) Ahora, triturar.

Yo lo único que voy a hacer es triturar estos frutos rojos.

Y ya está.

Ya tenemos un coulis,

una salsa muy fácil y muy buena.

Sí. Rosa, ¿eh? Ha salido rosa rosa.

Ah, es que yo quería buscar este color.

Sí, sí, ya.

Ya veréis, va a quedar muy bonito con el chocolate.

No sé, parece como que se haya cortado o algo, ¿no?

No, no se ha cortado, Sergio. No te líes.

(Risas) Vale, perfecto.

Ya tenemos las salsas. Ahora, los almíbares

ya están más templados. Toma.

Y yo lo que voy a hacer es poner el cacao.

Y lo mezclo.

Y esto es lo que nos va a dar ese toque... de chocolate.

Y ahora lo vamos a poner en las yemas.

Exactamente, ahora no hay que ponerlo muy caliente.

Ahora ya está atemperado.

Entonces ahora con cuidado y mezclarlo con una cuchara.

Porque lo que no queremos es que salga burbuja.

Lo bueno del tocinillo es cuando no tiene burbuja.

Exacto. Cuando no tiene...

Entonces ahora que está atemperado ya

ponemos el almíbar, que yo no lo voy a colar

porque tiene toda la vainilla.

Y lo voy a mover.

Lo voy a mezclar. Mezclar pero sin batir.

Porque no me interesa que tenga...

Importante, yemas.

En grandes superficies se puede encontrar la yema sola.

Correcto.

O si no nosotros coger y separar la clara de la yema.

Son bastantes yemas.

Cantidades como siempre en la Web.

Y aquí yo lo voy a colar por si me queda algún grano

de chocolate, algún trozo de chocolate.

Y si no con las claras siempre se pueden hacer

cosas que hemos hecho aquí: islas flotantes...

Entráis en la Web y ponéis:

"¿Qué se puede hacer con clara de huevo?"

Pues bizcochos, brazo de gitano...

el tema de, bueno, merengues italianos.

Vale, ahora con lo que me ha quedado a mí en la olla.

Fijaros, yo tengo un poco de almíbar aquí todavía.

¿Veis que me queda ese poquito de almíbar?

Pues con esto para que no se nos pegue,

este punto es importante, pintamos.

el molde, la flanera, para que no se nos pegue.

Mirad, dos colores, ¿eh?

Diferentes.

y el de chocolate os digo que queda...

Bueno, los dos son muy buenos, pero el de chocolate es mágico.

Qué buenos los tocinillos, qué vicio...

Yo empiezo y no puedo parar.

Es algo... Y ahora yo lo que hago

es bien mezclado pero sin burbuja,

intentando que no tenga burbuja.

Estupendo. Vale, y ya ponemos aquí.

Y llenamos.

Uno.

Estupendo.

Dos. Estos serían los que más nos gustan a todos,

los de toda la vida.

Los míos los mejores, vaya.

Ahí está, fantástico.

Llenamos también.

Lo puedes llenar un poco más. No.

Pero... No.

Lo digo para que salgan iguales.

Perfecto. Vale, ahora le vamos a poner...

Papel de aluminio y agua del grifo.

Agua del grifo. Baño maría. Importante ponerle el agua

de temperatura ambiente, la que salga del grifo,

ni fría ni caliente.

Dale al agua aquí, Sergio. Venga.

Y papel de aluminio y tapamos.

Tapamos y vamos a dejar al horno...

Suficiente. Vale.

Al horno a 180 grados durante 50 minutos.

Es muy importante el tiempo. Lo vamos a tapar individuales.

Si seguís estos pasos, éxito seguro.

O sea, no falla nunca.

No, individual. Individual, sí.

180”, 50 minutos.

Ya están fríos. Los hemos dejado en la nevera.

Hemos sacado el agua, dejar en la nevera

y que se enfríen bien. Y ahora, Sergio.

Pues fijaros. Creo que el tuyo es el otro.

Ah, no. Ay, ay.

Mira, y ya están...

Si se untan bien como hemos hecho antes con el jarabe

salen perfectamente. Sí, tienen que salir.

Los tuyos, y aquí fijaros. ¡Oooh! Los míos.

Hombre, no está de más también pasarles una puntilla

o con un poco de agua caliente.

Si tenéis agua caliente sumergir un momento y sacar.

Yo creo que sale si haces así. Ahora no.

¿No? Hay que separarlo un pelín.

Mira, vamos a probar a ver.

Pon la salsa primero. Espera.

Vale, sí que sale.

¿Ves? ¿Lo ves, Sergio? Yo lo noto ahí. Lo noto.

Vale, la salsa de chocolate que hemos hecho antes,

que está pues esa salsa que es para napar,

que es lisa, que es preciosa, brillante.

Que esto sirve para muchas cosas.

Fijaros qué brillo tiene.

Es que de verdad que es magnífica esta salsa.

Y además tiene la consistencia suficiente para napar.

Hala, no te pases. Sí, hombre, sí. Que lleve.

Y ahora ya lo que hacemos es...

poner. Fijaros... ¡Tachán!

Fijaros cómo queda. Sale súper bien, ¿eh?

Y además aguanta bien, porque la cocción es buena.

Ahí estaría. Yo la salsa de frambuesas.

Que sabéis que los frutos rojos

y el chocolate combinan súper bien.

Y este tocinillo, primicia mundial,

mundial, de chocolate.

No, mundial ha sido la pizza. Mi pizza-paella.

Bueno, ahí yo no ni entro, vamos.

¿Sigues sin... sigues renegando?

Sí.

No me lo puedo creer.

¡Tachán! Hala, tío.

¿Qué pasa?

¿Qué pasa? ¿Qué te pasa?

Ponemos en el centro.

Y ahora... Nada que ver.

Nada que ver.

Porque es más arriesgado el mío.

Nada que ver.

Nada que ver.

Es mucho más arriesgado que el suyo.

Pero bueno, aún así está fantástico.

Yo incluso fijaros lo que voy a hacer.

Ahora sí me voy a atrever aquí a hacer.

Porque como lleva el chocolate y le va muy bien

le voy a poner un gotita de flor de sal.

Una gota, ¿eh? Hala, hala.

Le va perfecto para contrarrestar el dulce,

le va muy bien la flor de sal. Vale.

Y una gota de aceite de oliva.

Vale, muy bien. Ya está, perfecto.

¿Cómo le bautizas?

Pizza-paella para que nadie se mosquee.

Después tocinillo de chocolate con frutos rojos.

Y el tocinillo de cielo con salsa de chocolate.

O sea, está perfecto.

Siempre hay un buen motivo para cocinar.

Gracias por estar ahí. Nos vemos muy pronto.

¡Hasta luego! ¡Adiós!

¡Uh, uh, uh!

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Pizza de paella y tocinillo de cielo

Torres en la cocina - Pizza de paella y tocinillo de cielo

26 ene 2018

Javier y Sergio hacen un repaso a la preparación de una paella valenciana pero nos sorprenden con una pizza de paella que rompe todos los esquemas y de postre un tocinillo de cielo con mucho toque Torres.

ver más sobre "Torres en la cocina - Pizza de paella y tocinillo de cielo" ver menos sobre "Torres en la cocina - Pizza de paella y tocinillo de cielo"
Programas completos (794)
Clips

Los últimos 2.574 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios