www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4562919
Para todos los públicos Torres en la cocina - Pizza estilo Chicago y Tarta Sacher - ver ahora
Transcripción completa

Bienvenidos, hoy tenemos un programón

en "Torres en la cocina", haremos una pizza que nunca habéis visto

y, también, vamos a hacer... Un tarta, una tarta de chocolate;

una Sacher, que es la tarta más conocida de todo el mundo.

Con toque Torres. Exacto.

Bueno. Le daremos un toque.

Es el menú perfecto, a todo ser humano le gusta una pizza,

como la que vamos a hacer, porque es de aquellas...

Importantes. Buenas.

Y, luego, una tarde chocolate. No falla.

Creo que... me huele a mí a fin de semana,

pero podría ser cualquier otro día.

Lo primero es la masa. La mantequilla.

La masa de la pizza, vamos a derretir...

Sabéis que, a veces, la ponemos pomada,

en este tipo de masa que haremos, la ponemos derretida.

¿Qué tenemos? Harina de trigo,

lo primero que ponemos para hacer la masa;

veréis que es una masa que tiene toques.

Cantidades en la web. Exactamente.

En la web tenéis la biblia Torres, que hay un montón de... recetas;

tenéis un montón de recetas, trucos, toques...

Primer toque: la harina y polenta.

Le vamos a dar un toque de polenta, que le va muy bien a esta masa;

le da ese granulado, ese toque Torres tan bueno.

Un poquito de sal a la masa,

que siempre tiene que llevar un poco de sal; aceite de oliva;

la mantequilla que tiene Javier. Todo junto, ¿eh?

Exactamente, primero hay que derretirla.

Nosotros la ponemos en la máquina porque hay que amasar bien.

A mano se puede hacer pero lleva mucho tiempo

y como tiempo es lo que no tenemos, muchas veces, lo hacemos a máquina.

Agua, agua del tiempo, agua normal.

Ahí está. Son los ingredientes, la verdad, no tiene ningún secreto.

Y amasar, o sea... Más fácil, imposible.

Lo último será la mantequilla, mientras se va deshaciendo,

hace días que no poníamos este gran ingrediente

y vamos a hacer; una, dos y tres:

(TODOS GRITAN) ¡Impulsor!

Estáis, estáis. Bueno, bueno...

Lo vamos a dar como válido. Venga.

Ponemos el impulsor. Ponemos la mantequilla.

Y, ahora, vamos a amasar.

Ahí está. Vale, bajamos aquí y a amasar.

Bueno, ya la tendríamos. Exacto.

Fijaos, ¿por qué es una masa diferente?

Porque lleva la polenta, que le da ese toque crujiente;

y, después, lleva el aceite de oliva,

que el aceite de oliva le da un toque muy bueno, también.

Y la mantequilla, Javi. Y la mantequilla.

Vale, lo ponemos aquí, lo taparíamos

y lo dejaríamos reposar en la nevera durante una hora;

en la nevera o fuera, como queráis.

Hay que decir que...

Tengo aquí esta, que está reposada,

que la hemos tenido... una hora.

La hemos hecho hace un ratito, pero es la misma masa,

es lo mismo, exactamente, igual.

Fijaos, esa ha reposado y se puede trabajar mucho mejor,

porque está más relajada. Exacto.

Vamos allá, quitamos la máquina porque la vamos a estirar.

Hay que decir, una cosa curiosa:

cuando los egipcios descubrieron la levadura,

empezaron a hacer unas tortas de...

De pan, que para ellos reflejaba el sol.

De ahí sale el origen de la pizza, fijaos si es antigua.

Pero esta no lleva levadura, lleva impulsor.

Pero... No tiene nada que ver.

Pero sí, porque es un tipo de...

No es levadura, pero bueno, era una historia que quería contar.

Ah, vale. ¿A que no lo sabíais?

Y mola saber, ¿no? Está bien.

Vale, ponemos harina para estirar y es una masa muy amable.

Ya veis. Fijaos qué bonita.

Me encantaría hacer lo que hacen los pizzeros en el aire.

Se podría hacer, esta es la masa que hacen.

Para hacerla volar, el "pizzaiolo" este.

Tiene una textura como granulada y eso es gracias a...

A la sémola. A la sémola.

Qué buen rollo tiene la masa.

Se estira muy bien. Aquí tengo un molde antiadherente,

que si no tenéis, muchas veces no tienes en casa;

os voy a enseñar un truco

que se me ha ocurrido ahora.

Muchas veces, en casa no tenemos este tipo de molde, antiadherente,

entonces, lo que hacemos es poner el papel pero como es muy...

duro este tipo de papel, entonces, lo que hacemos

es, para que se adhiera bien,

recortamos el tamaño que queremos poner,

que sería el tamaño de la base, más o menos,

y ¿ves?, así es difícil, ¿no? ¿Qué hay que hacer? Mojarlo.

Cogemos y lo mojamos sin miedo,

lo mojamos como si fuera un trapo.

Escurrimos, yo, incluso, lo arrugo y todo para que se empape bien;

lo secamos, como si fuera un pañuelo y, ahora ya, fijaos:

lo puedes moldear bastante mejor y meter en el molde

y hacer, bueno, que se acople mejor al molde.

Está bien, está bien.

Truco Torres. Venga, el molde.

No hace falta poner nada a este molde

porque la masa al llevar aceite de oliva,

es muy difícil de que se pegue, al contrario.

Lo que sí necesitamos es que desborde,

o sea, que desborde quiere decir...

Esta es una masa que, luego, nos va a encoger

y veis que le damos un grosor bueno, ¿eh?

Venga, así. Si cogéis un trozo de masa, para no romperla,

y vais acompañando así. Exacto.

Está muy bien porque no la rompemos.

Es un tipo de pizza que se hace en Chicago y...

Diréis: "ostras, eso no es una pizza".

Pues sí; americana.

O sea, es un tipo de pizza diferente.

Entonces, ahora le damos, no sé, le vamos a dar un dedo y medio.

La verdad es que la inventaron los italianos

que fueron a Estados Unidos y allí nació esa pizza; esta pizza.

Esta es más consistente, es para el partido de fútbol largo.

Perfecto. Sería como un pastel de pizza.

Correcto. Para que nos entendamos.

Fijaos qué bien y qué bonito, ya tiene un rollo tremendo.

Aquí tenemos los garbanzos de jugar a los chinos,

te voy a echar una rápida.

Toma, a una. Chaval, lo tienes claro.

A uno. Javier y yo jugamos mucho. A uno.

Venga, tira. Sales tú.

Una... ¿Salgo yo? Sí.

Blanca. Hostia, me ha pillado.

Venga, he ganado. Vale, ponemos los garbanzos.

Uah...

Ponemos los garbanzos y, ahora, lo vamos a poner al horno

y lo vamos a tener a 200 grados, diez minutos;

es hacer una precocción mientras hacemos el relleno.

Cómo me gusta ganar.

Venga, lo metemos aquí que está precalentado.

Javier, vamos con la cebolla, el ajo...

Vale, voy. La salchicha.

Vale, ahí está. Guardamos la masa, porque esta masa

sirve para muchas otras cosas, entonces, la podemos reutilizar

para otros platos.

Incluso... Se pueden hacer tortitas.

Se podría congelar, ¿eh? Se podría congelar.

Venga, vamos allá. Tengo aquí la cebolla y el ajo.

Tú con el ajo y yo con la cebolla.

Toma.

Vale. Esto lo guardamos ya.

Y vamos a hacer un relleno...

Bueno, vamos a hacer una boloñesa. Acorde.

Pero una boloñesa con toque Torres.

Sí, con salchicha criolla. Ahí está.

Bueno, para darle ese toque...

Sabéis que la salchicha criolla es una salchicha muy buena.

Esta salchicha es especiada, es diferente; tiene otro toque,

y eso es lo que nos va a dar el toque a la pizza.

Vamos a cortar la cebolla y la vamos a pochar ahí;

vamos a hacer una boloñesa pero de esas bien secas, ¿eh?

Porque para terminar de montar la tarta, que tiene mucho rollo,

necesitamos hacer un sofrito de estos buenos.

Un "sofritaquen", ¿no? Un "sofritaquen", sí, señor.

Vamos allá. Métele ahí y voy con la cebolla.

Lo vamos a pochar todo bien.

Tenemos ahí las salchichas criollas,

que lo que hemos hecho ha sido quitarles la piel.

Para no tener aquí la resistencia de la piel

lo que hacemos es pelarlas y quitarles la piel.

Vale.

Ponemos todo junto, como vamos a rehogar bien...

Dale caña al fuego, dale caña.

Perfecto.

Esto es un proceso que lleva un poco más de tiempo,

porque sí que hay que dejar muy seca esta boloñesa,

porque al llevar la masa no nos interesa que tenga líquido;

sino que esté bien seca para después montarla,

porque es un espectáculo.

Alguna ramita, ¿no? Vamos a poner un poco de orégano fresco

y si no, sería seco, tampoco pasaría nada,

pero como tenemos este orégano tan maravilloso.

Cambia muchísimo el aroma de fresco a...

Seco. Cambia.

Vale. Rehogando, ahora vamos a rehogarlo junto con la carne.

Exacto. Para que vaya...

Cojo el tomate. Que dore junto.

Entonces, ponemos, como dice Sergio, sacamos la piel.

Y, ahora, ir rompiendo, como si fuera una boloñesa,

ir rompiendo la carne, ir rompiendo, ir rompiendo.

Que quede bien suelta.

Vosotros, que se os ve gente viajada,

¿conocíais este tipo de pizza?

Sí. ¿Sí?

Sí, sí. ¿Así tal cual?

No, Torres no. ¡Ah! Vale, vale.

Tomate rallado, tomate natural, sabéis que, a veces, eh...

Podría ser tomate frito, eh. Un buen tomate frito que tengáis,

le podríais poner y te ahorras tiempo.

Pero a nosotros como nos gusta todo lo casero

y tenemos que... nos gusta hacerlo natural, pues le ponemos tomate.

Tarda un poco más, pero vale la pena.

Eso sí. Esto ahora tiene que rehogar bien.

Bien rehogado. Sí, sí.

Ahora lleva tiempo. Tiene que cocer el molde

que está en el horno y esto sofreírlo bien.

Ahora vamos a poner el tomate.

No lo voy a poner todo. Ahí está. Perfecto.

Ahora lo dejamos que evapore muy bien.

Terminamos de cocer la masa que tenemos en el horno

y montamos una pizza que vais a flipar.

Fijaos. Ha reducido completamente el tomate.

Es una boloñesa jugosa, sabrosa.

Tiene un rollo que no veas,

porque tiene el chorizo criollo que está increíble.

Es un "sofritaco" de estos buenos.

La masa ya la tenemos cocinada.

Y ahora fijaos lo que vamos a hacer.

Qué buena. Siguiente truco Torres.

Vamos a coger la mozzarella, que es mozzarella fresca.

La cortamos y la vamos a poner tocando a la masa.

Sí, señores y señoras.

Lo vamos a hacer así. Venga, ve cortando tú

y yo voy poniendo. ¡Ta, ta, ta, ta!

Vale.

Es como una pizza al revés, en realidad,

porque el queso va abajo,

aunque luego le pondremos un poquito más encima.

Vale. Ahí va. Venga, todo.

Ya que hemos hecho una gran cantidad...

Esto es para hacer una buena cantidad.

Ahora ya lo tenemos seco.

Esto para hacer con amigos es perfecto.

Vienen a casa o invitados y montas una de estas

y comemos todos. Se podrían hacer individuales.

Que son muy bonitas. Venga, vamos a poner aquí.

Ponemos ahora bien repartida esta boloñesa.

Está superjugosa. Tiene una "pintaca" brutal.

Sí, sí.

Y ahora también, lo que vamos a hacer,

es rallar parmesano. Por encima, vamos a acabar

con parmesano. Y sabéis que a la masa le queda

un toque de cocción, un golpe de cocción.

La vamos a poner envuelta en queso, porque tiene por abajo,

tiene por arriba. Tiene queso a tope.

Ponemos todo. Porque no tengo más, si no, ponía más.

Venga, perfecto. Ahora instalamos bien.

Se reparte bien. Esto lo que hace también es hidratar la masa.

Ahora viendo el rallador,

eso lo leí el otro día y es muy interesante.

¿Sabéis de dónde nace el rallador?

De la escasez.

Había una época que era muy escaso el queso.

Y lo inventaron para que durara más. Es interesante.

Sí. La verdad es que sí. Así se aprovechaba mucho más.

Aquí, importante, meter bastante parmesano encima.

Y ahora ponemos encima de la carne

y queda que parece un emparedado de queso con la masa.

Venga, ya está. O sea, por los cuatro costados.

Tiene la masa, el queso, la mozzarella.

Ahora lo ponemos al horno

que se derrita el queso, pero que se termine de cocinar.

Lo vamos a tener unos 15 minutos.

De 15 a 20 minutos, aproximadamente, depende el horno.

180 grados.

Y ya veréis qué espectáculo. Ponemos aquí.

Ya la tenemos cocinada. Vaya pinta tiene.

Estamos aquí nerviosos porque tiene una pinta brutal.

Yo os digo que... Cuidado, que quema un poco.

Pero no pasa nada. Yo aguanto. Yo digo una cosa.

El... Ya sabíamos, ya la habíamos hecho alguna vez,

pero es que esta ha quedado tan buena.

Increíble el olor y todo.

¿Qué tenemos? Un poquito de orégano seco.

Exacto. Le vamos a dar un toque

de orégano seco, que nos va a perfumar.

Y ahora, tarta Sacher. Nos vamos a poner morados hoy.

Este es de los días que molan,

porque dices: "Vamos a comer".

Perfecto. Después de esta gran pizza Chicago, Javier...

Pues vamos a hacer una Sacher,

una tarta Sacher de chocolate, pero... Vamos.

Ya veréis. Tiene rollo también. Muy buena.

Vamos a empezar. Aquí tengo mantequilla.

¿Por qué la tenía aquí abajo? Porque necesito que esté pomada.

Pomada quiere decir a temperatura ambiente.

Correcto, correcto. Y la vamos a batir, a batir bien.

Con azúcar glass, que sabéis que es azúcar bien molido.

Bueno, primero voy a mover la mantequilla,

que será más fácil. Y vaina de vainilla.

Recomendamos tener. De vez en cuando, a lo mejor,

con un poco de vaina, ya va bien.

También es un producto que es más caro,

pero le da un aroma y le da un toque brutal.

Toma. Para. Eso es importante.

Fijaos que se puede trabajar bien la mantequilla,

porque está a temperatura ambiente.

Si no, sería muy difícil.

Este es un paso que hay que hacer.

O le dais un toque de microondas muy pequeño

o lo dejáis en un sitio que esté

a temperatura más caliente. Ahora el azúcar glass.

Y mezclar. Y ahora vamos a poner

el chocolate al baño maría, Sergio. Lo tengo aquí.

Porque, evidentemente, en la Sacher hay

dos cosas imprescindibles.

Que son el chocolate y la mermelada.

Que eso ya vendrá después.

Vale. Chocolate, cobertura. 70% de cacao.

Por lo menos, es la que a nosotros nos gusta.

¿Sabéis la historia de la Sacher, de esta tarta?

Es muy interesante. La inventó Franz Sacher,

que era un aprendiz de cocina de 16 años

¡Toma ya! Sí, sí. Era muy joven.

Yo me acuerdo. Y le pidieron una tarta

y de ahí salió la tarta Sacher.

Dice la historia que el pastelero principal

estaba enfermo, que tenían unos invitados

y que él tuvo que hacer la tarta.

Y, bueno, se quedó... Ya veis.

Se ha vuelto un clásico increíble. Fijaos.

Es cremoso, es suave. Se ha integrado muy bien

la vainilla y el azúcar glass.

Es cremoso.

Vale.

Vale. Deshacer el chocolate,

que se deshace enseguida al baño maría.

Por un lado, las yemas

y, por el otro, las claras.

Entonces, lo que hacemos...

Si seguimos estos pasos, es superfácil. Nunca falla.

Y nos va a quedar un bizcocho muy esponjoso, muy aireado

y muy sabroso, muy bueno.

Entonces, para que nos monten bien las yemas y las claras,

vamos a hacer uno manual,

que este va a ser Sergio.

Y el otro con máquina, que soy yo.

Qué bueno. Ya veréis. Parte de azúcar en las yemas,

un poquito porque montan mejor.

Y el resto... a las claras.

Que nos va a ayudar a que monten mucho más,

se aireen y es más fácil.

Fijaos el punto importante de mezclar bien

la mantequilla con el azúcar.

También, mezclar muy bien las yemas con el azúcar

para que todo esto emulsione fácilmente.

Vale. Toma. Espera, que hay que montarlas.

Y veréis cómo cambia de color y crece.

Vale. Fijaos que ha cambiado completamente.

Cremoso, aireado. Y ahora ponemos el chocolate.

El chocolate fundido.

Y ahora, tú mezclas, Sergio.

Y ahora, tenemos que montar

las claras con el azúcar, pero bien montadas.

Yo hago mi truco para no manchar.

Esto es truco mío, eh. No es de Sergio.

Es como un niño. De verdad que es como un niño.

Vale. Y a montar bien.

Bueno, ya está montado, ¿no? Sí. Ya lo tenemos.

Fijaos cómo tiene que quedar.

Si hay que tomarse su tiempo, uno se toma su tiempo.

Importante. Porque nos tiene que quedar...

bien montada. Fijaos.

Bien cremosa. Importante. Cuanto más estable,

más nos aguantará, más volumen nos dará luego

la tarta en el horno. Vale.

Ahora tienes ahí la lengua.

Ponemos las yemas con el chocolate en la mantequilla.

¡Oh! Qué pinta tiene esto. Esto ya es...

Todo bien montado, bien emulsionado. Aire, importante.

Los pequeños detalles, estos pequeños detalles

son los que marcan la diferencia.

Mirad. Ya es muy cremoso.

Enséñalo, Sergio, que es muy bonito eso ya. ¡Oh!

Está para lanzarse ahí, eh.

Vale. Venga. Pon.

Ahora ponemos un poco de la clara montada con el azúcar.

No ponemos todo, ¿por qué? Porque vamos mezclando.

Emulsiona. Y luego ya ponemos el resto

y nos va a ayudar a que baje menos.

Ahora este podemos moverlo. Luego ya el resto

con movimientos siempre envolventes

de arriba hacia abajo. #Movimiento sexy.#

Eso. Vale. Y ahora ponemos el resto.

Ahora batir bien. Bueno, batir no.

Mezclar, vaya.

Incorporar es la palabra exacta.

Y, ahora... Y por último, por último,

voy a coger este que me va mejor,

pondremos la harina, pero tamizada, importante

para así nos queda bien fina, no tenemos grumos, no tenemos nada.

Tiene poca harina, es una tarta que lleva poca harina.

Ya veréis.

Hombre, esto para hacer, bueno, con niños y mayores,

esto nos gusta a todos.

Venga, ve mezclando, Sergio. Tírale, tírale.

Vas mezclando y poniendo la harina.

Este es el último paso, importante, la harina al final.

Perfecto, y, ahora, el molde.

Aquí tenemos el molde, un molde en este caso

tenemos uno de silicona, pero podría ser uno metálico

o de otro tipo. Hoy venía Iker, estará al llegar.

Está a punto de llegar. Que nos explicaba,

bueno, postres del mundo.

Eso me parece interesante porque cada país tiene

su tradición con el tema de los postres.

Pues sí, encamisar un molde quiere decir mantequilla,

un poquito de harina,

lo movemos por el recipiente

e importante, sacar el exceso que haya

que nos quede de harina.

Al molde, vale, pon aquí. Ahora.

Ponemos ya la masa.

Horno precalentado, importantísimo,

tenemos el horno a 170 grados.

Ni más ni menos

y esto lo vamos a dejar una hora,

tranquilamente, vale, hacemos así por si tiene alguna...

Pintaca, eh.

Venga, y al horno. Buah, qué bueno.

Ojo, que vengo con los postres. Hombre, Iker, qué tal.

Bienvenido. Vengo con el carrito

de los postres. Bueno, qué fiesta.

A tope. Vi que hay menú de dieta hoy,

pizza, tarta Sacher, pues traigo postres y me quedo a comer.

Hoy es de sábado o domingo o de cualquier tipo de día.

¿Qué nos traes? Bueno, hablemos de postres raros,

postres cerdos, pero en el sentido de ricos

de esas cosas que nos gusta a todos comer.

¿Sois de postres muy dulces o golosos?

Soy de salado, me gusta el postre no muy dulce.

Bueno, no sé cómo lo tendremos porque me he traído la chuleta.

Oye, esto se probara, ¿no? Trae cuchara.

Ah, vale. Me traje chuleta, vamos.

Tenemos una selección de postres asiáticos,

mira, esto es un arroz glutinoso.

El arroz se usa mucho para postres, nosotros

el arroz con leche, pero en Asia se usa un tipo de arroz glutinoso.

El de los sushis. Sí, es un arroz que tiene mucha...

Sin gluten. Sí, entonces, es un arroz glutinoso

negro tailandés con mango en batido de nieve.

¿Que qué? Malo no puede estar,

no sé quién se anima a probarlo. Yo me animo.

¿Quién prueba este?

Hombre, es un poco espesito el tema, eh.

No, pero tiene buena... Sí, son dulces, pero son dulces

por la fruta, no se le añade mucho azúcar, sino, claro,

el mango es dulce, el arroz

tiene ese punto de dulce, pruebo también.

Bien, hasta ahora, bien, subamos un poquito el nivel.

Ah, que tienes más. Sí, el carrito

de los postres viene a tope.

Lo dejo aquí. A mí esto me encanta.

Hala. Esto me encanta.

No sé si se ve porque esto es un pez,

encima es un pez... Se hace con un molde, mirad.

Es chulo, eh. Es un pez que encima

lleva un relleno muy curioso, todos dicen que es un postre

con forma de pez y con relleno de judías.

Es judía dulce,

esto sí lo había probado yo. ¿A ver?

Bueno. Es una judía

que la cocinan con agua, con azúcar.

No se parece a nuestros postres porque nos imaginamos,

hombre, unas judías o alubias de postre...

A mí este ya me parece algo más raro.

Es más bonito que bueno.

Mirad. Esto me parece increíble,

qué bonito, ¿es un mil hojas de té verde?

Té verde, tiene pinta de ser té macha y es un mil hojas,

bueno, le llaman tarta de las mil crepes de mango.

Ajá. Esto está bueno seguro.

Qué bonito, mira las dos. Tengo más cosas, más cosas.

Está precioso.

Da como pena, es tan bonito son de estos postres

que da pena meter la cuchara. Es bonito.

Y esto son banji que es un pastelito.

Tenemos de, no sé cuál es cuál, pero los hay de fresa, de mango.

¿Banji de? Perdona, me perdí. Este es de plátano,

hay uno de mango, creo, y uno de fresa que tiene pinta

de ser este. Qué guay.

Qué bonitos son. Son tipo mochi.

Sí, estos son postres raros, no son muy extraños,

pero según dónde vayamos nos encontramos con cosas

algo más raras, por ejemplo, en Tailandia.

es un postre típico, no sé si es típico,

la gente lo come, se lo ponen a los guiris cuando vamos

que son grillos cubiertos de chocolate.

¿Grillos con chocolate?

Tenemos que hablar un día de insectos

porque se están poniendo de moda y más cosas raras, claro,

lo de mezclar dulce y salado igual no nos parece tan raro,

pero en algunos sitios, como por ejemplo Turquía,

miro el nombre que es imposible sabérselo,

hay una cosa que se llama "tavuk gögsü",

supongo que si nos ve alguien turco dirá que no se dice así.

Pero, bueno, es lo que hay.

Sí, pero, bueno, es un pudin, un postre que se hace

pechuga de pollo. Toma ya.

¿Pero dulce? Dulce.

¿Con pechuga de pollo? No sé hasta qué punto será dulce,

no lo he probado, cuando vayamos lo vemos.

Me parece supercurioso, yo lo probaría.

Pero pensando, tampoco es tan raro porque aquí los chicharrones

es cerdo, es grasa de cerdo

y se usa en algunos postres o sea, no es tan raro.

Pues gracias por esta movida. Igual me quedo a comer

con la pizza. Quédate con nosotros

porque, ahora, esperamos 170 grados, una hora.

Y nos comemos todo esto. Y le damos el golpe final.

Todo, no sé, pero... Sí, todo.

Fijaos qué maravilla, lo dejamos reposar un poco

y aquí está, increíble, buenísimo y, ahora, Sergio,

tú harás el glaseado. Exactamente, ponemos,

fijaos qué fácil. Porque lo bañamos

con más chocolate. Haremos un baño

importante, ponemos crema de leche,

una nuez de mantequilla

que tenemos aquí,

y chocolate y lo diluimos, simplemente.

Fácil. Esto es el postre.

Nada más.

Y mover, mover, mover, mover.

No parar de mover.

Aquí tenemos el bizcocho, tenemos, bueno, le llamo guitarra

porque, bueno, se le llamas así, será por la cuerda que tiene.

Esto va muy bien para cortarlo y que nos quede...

Lira, también se llama. O lira.

Coges y vas,

como tiene la base de los pies, le puedes dar la altura que quieras

y aguantas, aguanta ahí, Sergio, ahí.

Y te sale un corte más limpio porque lo que interesa,

luego, es que, ¿ves? No lo rompemos.

Sale recto porque si lo cortas con cuchillo te sale de un lado...

Luego, ¿qué tenemos?

Pues mermelada de albaricoque que eso no puede faltar.

Lo que vamos a hacer es rellenarlo bien dentro.

Y ahí ponerle

bien, no nos cortemos.

Lo esparcimos bien.

Esta, la confitura de albaricoque,

es como se hacía, como se empezó a hacer la tarta

y es la original, eh.

Luego, le ponen otras mermeladas, pero la original es de albaricoque.

Y está muy bien porque como tiene acidez

combina muy bien con un postre que es, también, contundente.

Hombre, una de frutos rojos,

ahora, no viene mal tampoco, está bien.

O de lo que quieras. Tapamos.

Ahí está.

Esta bomba.

Ponemos aquí porque, ahora,

la bañaremos con lo que hace Sergio.

Bueno, los aztecas sabéis que consumían el chocolate,

pero solo lo consumía la nobleza, si el pueblo consumía,

si pillaban a alguien con chocolate, se los cargaban.

Literalmente.

Jolín. Porque era una cosa,

bueno, solo apta para...

Lo veo, Sergio, ya está. Ya está, venga.

Vamos.

Ya lo tenemos. Vale.

Ahora, ya es... Con un cucharón y, abundantemente.

Del centro hacia los lados. Cuando digo abundantemente,

es abundantemente, ponemos, espera, que pondré dos cucharones

y, luego, vas, eh.

Uno. Sí, ya le puedes poner.

Dos y otra, tres.

Por los lados.

Exactamente. Ahí está.

Entonces, ahora, luego, lo que hacemos es darle,

simplemente, unos golpecitos.

Luego, el chocolate quedará duro.

Ya no le des más, está bien.

Vale, ya está. Queda un glaseado perfecto,

bonito, brillante.

Y, ahora, normalmente, se tendría que dejar enfriar,

pero sabes que aquí somos muy ansias.

Entonces, eso, levantamos.

Y ya, vale, Sergio.

Ponemos con mucho cuidado.

Vamos a ponerle una hoja de menta al menos, ahora,

o, luego de decoración encima. Ahí está.

Buah. Imaginación al poder,

nosotros lo vamos a hacer muy simple.

Y aquí tenemos dos platazos, bueno, primero, el postre

que es esta Sacher de chocolate.

No, primero la pizza, la pizza de Chicago

que hicimos una pizza importante para invitados

y para disfrutar, yo solo no creo que me la coma.

Y la tarta Sacher. Qué alegría cocinar

y más con vosotros, siempre hay un buen motivo para cocinar.

Nos vemos pronto en el próximo programa.

Adiós. Os esperamos como siempre, adiós.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Pizza estilo Chicago y Tarta Sacher

Torres en la cocina - Pizza estilo Chicago y Tarta Sacher

12 abr 2018

Hoy una pizza diferente en la masa y en la presentación, al estilo Chicago, con carne y mucho queso y una tarta originaria de Viena, la tarta Sacher, de mermelada y chocolate. Iker Morán presentará curiosos postres de origen asiático.

ver más sobre "Torres en la cocina - Pizza estilo Chicago y Tarta Sacher" ver menos sobre "Torres en la cocina - Pizza estilo Chicago y Tarta Sacher"
Programas completos (794)
Clips

Los últimos 2.574 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios