www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5019178
Para todos los públicos Torres en la cocina - Pimientos rellenos de salpicón y pasta al horno - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

(Aplausos)

Hola a todos, bienvenidos a "Torres en la cocina",

hoy haremos un programa con mucha salsa.

Y vamos a empezar con unos pimientos del piquillo

rellenos de salpicón.

Exactamente, salsa de la que se come

no de la que se baila aunque podemos hacer ambas.

Y tanto. El segundo plato será

un plato muy interesante y nunca visto en un programa

de tele y es una pasta al horno.

No la cocemos en agua sino en el horno

y haremos una bechamel muy especial, ya veréis.

Y después, bueno, haremos dos salsas, el primer plato

irá con velouté, una salsa velouté,

y la segunda con bechamel, o sea, dos salsas clásicas,

buenísimas, pero con toque.

Tenemos aquí berberechos que los ponemos en agua y sal

por si tienen algo de tierra. Son de Noia o no.

Hombre, claro, cómo no. Viva el berberecho de Noia,

del que somos embajadores desde hace ya ni me acuerdo.

Un montón de tiempo. Los abrimos con un poco

de vino blanco porque lo que haremos será aprovechar,

evidentemente, el berberecho y el jugo porque el jugo

es una delicia, es muy bueno.

Tienes la tapa ahí, el vino blanco aquí,

vino blanco seco. Sartén caliente, importante

que esté bien caliente ya ves que humea.

Vino blanco. Luego, también cuando seleccionamos

los berberechos, primero, que estén depurados,

que siempre que compramos ya vienen depurados,

y luego ver que no haya ninguno que esté roto, que estén

bien cerrados, que huela bien,

es importante el olor, hay que olerlos

y si hay alguno que no está bien, desecharlo.

Si está abierto, fuera. Exactamente.

Bien, dejamos aquí que se abran, no mucho tiempo

porque lo bueno del berberecho es que en cuanto se abre,

retirar porque si no, se seca mucho la carne

y no es bueno. Ahí está, ahora, Sergio,

el apio. Venga, tenemos aquí apio,

bueno, si hablamos de salpicón que hacemos una ensalada,

una ensalada de salpicón,

de marisco, una de las cosas importantes que lleva

o tiene que llevar es el apio, pero no lo llevará

de la manera tradicional como una ensalada,

sino que con las hojas...

Cocina de aprovechamiento. Cocina de aprovechamiento,

vamos a hacer el velouté, una crema, lo pongo aquí.

Una crema, la escaldamos como si fuera unas hojas

de espinaca, las escaldamos, las trituramos y haremos

una crema de apio, oh.

¿No?

Oh. Es que, Sergio, no lo vendes bien.

Yo qué sé. Vamos a hacer una crema de apio.

Estáis muy parados. No lo vendes bien.

No lo vendes bien. Bueno, intento venderlo

de otra manera. Entonces, haremos algo

muy novedoso, impresionante, muy diferente

que será con las hojas de apio

hacer una velouté de apio para la ensalada.

(TODOS) Oh. Ahora, ¿ves?

Guau. Parece que...

Y bastantes hojas. Creo que es el apetito

que hay ahora, el hambre. Os digo una cosa,

de lo más sabroso que hay, evidentemente, son las hojas

del apio, nunca tiremos el verde de las hojas.

Tiene sabrosura. Bueno, ya veis, abierto

por fuera, tiene todo su jugo, lo ponemos aquí.

Aquí tiene toda la clorofila el apio y, normalmente,

o se desecha o se usa para caldo.

Cuando vamos al mercado y te dan un apio entero,

dice: "¿Te quito las hojas?", di que no se las quite,

que haré una velouté de apio, de hoja de apio.

Bien, aquí voy recuperando lo que es la carne, retiro

la cáscara y el jugo lo que dijimos, lo recuperamos.

Venga, yo las hojas, solo las hojas.

Ahí está, creo que con esto

ya nos llega para la cantidad que hay.

Sí, pero ponle, eso es...

Mirad qué berberecho más bonito que está recién

abierto, es bonito cuando está así que veis que está jugoso,

está, es como una explosión, es como si fuera un ravioli

de mar porque guarda el agua

y explota en la boca y es cuando es bueno.

Si está muy cocinado, el berberecho no vale nada.

Y luego diréis: "Lleva un trabajo tremendo coger el berberecho",

porque vas de madrugada con un frío que te pelas,

o sea, que te pelas con un traje hasta aquí

y vas con un rastrillo que tiene unas medidas

entonces vas cogiendo, llevas unos cestos y vas poniendo,

pam, pam, pam. Hemos estado cogiendo berberecho

con un frío y una niebla que no se veía nada.

Y luego, vas a comprar el berberecho y dices:

"No es caro", no es caro para el trabajo que lleva

y luego hacer crecer un berberecho

lleva mucho tiempo y cogerlo es mucho trabajo.

Escaldo las hojas, agua, sal y agua con hielo,

ya sabéis que para que guarde bien la clorofila

es importante escaldar

con agua y sal y luego enfriar

para cortarle la cocción para que se fije el verde

para que se quede clavado.

A ver, yo ya me preparo aquí, agua, sal, bueno, ya veis

agua hirviendo y escaldamos, es pim, pam.

Y bastante cantidad. Bueno.

Que eso le va muy bien. Aquí hay una cantidad importante.

Y luego, qué hacemos, pues dos cosas, una, suavizar,

domar la rama de apio y luego también

pues para hacer la crema

necesitamos escaldarlo y triturarlo.

Exacto. Fijaos qué berberecho

más bonito y esto para el salpicón, pues claro.

Lujo. Ya está, eh.

Escaldar, sacar, agua y hielo y cortar la cocción

muy rápidamente.

Y ya está, como si fueran unas espinacas escaldadas,

es lo mismo, venga, ahí está.

Con esto, suficiente. Pónmelo aquí, Sergio,

y recuperamos, importante, el agua del berberecho.

Lo voy a probar para ver cómo está de sal.

Hombre, es sabor, tiene sabor. Está bastante salado,

entonces lo rebajaré un poquito con caldo de pescado.

Con fumet. Para que no me quede salado.

O con agua, pero si tenéis fumet, mejor.

Ya sabéis que...

el fondo es la base. Pon el apio.

Si quieres ayudarme a algo, estaría bien.

Sí, pero estaba pensando. ¿Qué pensabas? Está empanado.

Estaba pensando a ver cómo... No, que quien tenga,

yo lo voy a hacer aquí así,

pero que cortarlo un poco no hubiera ido mal.

No, hombre, no, si lo vas a triturar.

Mirad la transformación de color.

Venga, perfecto, y ahora sacarle bien

toda la esencia, todo el jugo. Colamos.

Hace un olor tremendo, tiene un olor muy bueno.

Tiene, tiene. Tiene un olor muy bueno a apio.

Mirad, no cogemos, sabéis que es muy fibrosa la hoja.

Ve deshaciendo ya la mantequilla, Javier.

Bueno, si yo lo cuelo, ¿por qué no lo haces tú?

Digo yo, vamos. O sea, vaya que digo...

¿Qué te parece? Y lo hacemos aquí porque la guardé

para no ensuciar, qué te parece, Sergio.

Me parece muy bien, mantequilla, harina,...

A ver si me sigues, chaval. Cocinamos la harina,

hay que cocinarla, ya sabéis, siempre, importante

porque si no, nos sabe a crudo. Y luego tenemos la velouté

y ahora picaremos... Mirad qué color.

Picar todos los ingredientes que hacen falta para el salpicón.

Mirad, color verde intenso, eso es por escaldar las hojas.

Queda precioso y ahora, tú pruebas este caldo.

Venga, ve picando, Javi, que no llegamos.

Buenísimo, buenísimo.

Venga, Javier, ve picando las verduras para la velouté.

Para el salpicón, vaya.

Yo me quedo aquí con la velouté

que ya veis, es tan fácil como esto,

mantequilla, harina, cocinarla bien y luego poner

el caldo que Javier ha hecho, bueno, hicimos los dos

de apio con el caldo del berberecho

y ya tenemos la velouté,

rectificar de sal y pimienta y listo.

Tenemos para el salpicón pimiento rojo, verde,

aguacate que el aguacate le va muy bien al salpicón,

no puede faltar, cebolla tierna y le ponemos

pulpo y anchoa, toma ya.

Aparte del berberecho, claro,

o sea, que será un salpicón superrico.

Y además con mucho color ya veréis, entonces ponemos,

eso, pimiento, el aguacate también pues le da una textura

cremosa que nos interesa mucho en este plato.

Qué bueno es un buen salpicón. Dicen que, estacionalmente,

se consume más en verano, pero a mí ya me va bien

un salpicón ahora, si es de marisco, que es cuando

está bien el marisco, es perfecto

que sea en esta época del año. Bueno, ya veis, vertemos aquí

el caldo del apio

y qué verde, qué verde, qué bonito.

Venga, yo esto ya lo tengo, no lo reduzco ni nada porque

ya está bien y es un poco espesa.

Esta es la textura que tiene que tener la velouté.

Sergio, a cortar. Venga, es una salsa.

Tenemos. La salsa, venga, ahí.

Vale, vamos con el salpicón te echo una mano porque si no,

no llegamos, Javier, que te lías a hablar.

Qué gracioso estás. Venga, pulpo.

Compramos pulpo como animal de compañía

y lo que hemos hecho es ya comprarlo cocido.

No hemos hecho nada más que comprarlo cocido

y así no tenemos trabajo.

En este caso pongo el verde de la cebolla,

también todo, verde, huy, qué verde.

Sí, es verdad, qué verde. ¡Qué verdes estamos!

El verde de la cebolla es superbueno, es muy refrescante,

para un plato así va muy bien.

Y el pulpo, también, picado, como hay que rellenar el pimiento

necesitamos que todo esté picado.

Aguacate.

Este aguacate está perfecto en su punto de maduración,

no está ni muy verde ni muy maduro, está al punto.

Ahora, que tan de moda está el aguacate,

los colonizadores españoles que vieron los primeros aguacates

se creían que eran peras grandes. Lo cortamos en dados, también.

Y, ahora, anchoas, fijaos qué anchoas;

me he fijado antes en ellas y tienen un lomo importante,

son de Santoña y las limpian una a una.

Es una anchoa increíble, veis que no tiene ni una espina.

Son caras, pero si supierais el trabajo que tiene...

Lleva muchísimo trabajo. Anchoa, que le da ese toque salino bueno.

Veis que está cogiendo magia. Y mantecoso.

Magia pura y dura.

Vamos... esto es un manjar.

Ahí está. Anchoa, potencia de sabor, y aceituna negra,

le ponemos aceituna, que la voy a picar.

Esto es "pimpam", ya veis lo que tarda en hacerse el plato.

Piel de lima y el zumo de la lima.

Ahora, vamos a aliñar este fantástico salpicón.

Ponemos un poco de lima, el zumo, también, claro.

Ahí está, que esté bien fresco. Lima o limón, ¿eh?

Aceite de oliva.

Bien de aceite, sal y pimienta,

Aceituna negra. Toma, ahí está.

Esto ya sería un plato, ¿eh?, ya sería una ensalada maravillosa,

pero, ahora, vamos a rellenar los pimiento del piquillo,

que es otro productazo. Mirad qué bonito.

Además, el pimiento es artesano, porque se pela a mano,

se asa en la leña... Y tiene un trabajo tremendo.

Lo único que vamos a hacer es, por la parte de abajo,

veis que compráis el pimiento, que es este, y lo que hago es...

Hacerle una pequeña base para poder ponerlos de pie, nada más.

Por la parte de abajo. Pongo el berberecho.

¿Ponemos tres o cinco?

Yo pondría, pondría cantidad, porque he cogido un plato grande

y ahí nos va a lucir. Vamos a hacer un plato bien bonito.

Y, luego, vais a ver lo de la pasta es curiosísimo,

porque ¿cómo haces una pasta sin cocinarla en el agua?

Mirad qué plato más bonito. Mola, ¿no?

Salsa verde, pimiento rojo y plato amarillo.

Voy rellenando el pimiento. Superchulo.

Nos lo ponemos en la mano y con la cuchara vamos rellenando.

Que estén bien rellenos, ¿eh?

Que rebose el relleno.

Ya lo hemos dicho, pero ¿sabéis de donde viene

lo de "me importa un pimiento"?

"Me importa un pimiento" lo decían antes,

porque en los bodegones no salían muchos los pimientos,

no los pintaban porque era demasiado fácil pintar un pimiento;

de ahí viene "me importa un pimiento".

Que yo no veo fácil lo de pintar un pimiento.

Mirad qué salsa más bonita hemos hecho con las hojas del apio.

Es un espectáculo. Es un plato colorido,

es un plato que nos predispone, estamos en época de frío

pero de aquí a cuatro días ya estamos con buenas temperaturas

y esto nos da alegría, está bien.

Aún falta un poquito.

Pero... mira qué verde, qué bonita.

Es preciosa. Y de sabor, imaginaos, agua de mar.

Y, luego, combina muy bien. Agua de mar con apio.

Estiramos un poco para que quede bien bonito, bien redondo;

ya veis que es una salsa muy noble, muy brillante, que es puro color.

¡Oh, qué bonito!

La salsa, la salsa.

Vamos a coger alguna hierba.

Mira, perifollo y pondremos un poco de aceite de oliva.

Con la espátula no se sale el relleno.

Aquí tenemos este perifollo fantástico.

Vamos, esto parece Caperucita en el bosque.

Muchas Caperucitas o los gnomos.

Vamos allá. Qué bonito.

Un poquito de aceite de oliva, sabéis que le dará color

y hace ese dibujo tan bonito en la salsa.

Color y sabor. Ponemos aquí. Venga.

Ese contraste verde tan chulo.

Ponemos uno en cada uno y no digáis que no es un platazo.

¡Vamos con la pasta! Vamos a hacer una pasta revolucionaria,

porque, normalmente, sabéis que la pasta se hierve,

y ya está, literal. Pues, nosotros la vamos a cocer en el horno,

como si fuera una lasaña, que no va a serlo.

O sea, será una receta... Ya hemos hecho la pasta, ¿eh?,

ya la tenemos reposada, porque si no, no daría tiempo.

Ya hemos hecho millones de pastas en el programa:

harina, aceite, huevo...

Leche. (AMBOS) Un poquito de sal.

Amasar bien y dejar reposar durante una hora,

es importante que repose para que pierda la elasticidad,

para que se relaje la masa.

Os la voy a enseñar, pero, primero, haremos la salsa,

haremos una bechamel, otra de las reinas de las salsas.

Que todos conocéis. Una salsa francesa.

Pero le vamos a dar algún toque a esa bechamel para...

Como a la "velouté" le hemos puesto el apio,

esta bechamel llevará toque, también.

La pasta lleva toque y la receta, ya os digo,

vais a decir... Llevamos casi 800 programas,

llevamos casi cuatro años de emisión,

esto no se ha visto en la vida.

Bueno, no exageres tampoco. ¿Cómo que no?

A mí me hace ilusión, Javier. Que sí, que sí.

A la bechamel le vamos a poner crema de leche y nata,

sabéis que a la base de la bechamel se le pone solo leche,

pero nosotros, para enriquecerla y para darle el toque Torres,

el toque Torres pervivirá por los siglos. Amén.

Es ponerle nata, también.

Y puerro. "Y puerro".

¿Vale? Venga, va.

El puerro, sabéis que es muy bueno para una salsa, para una bechamel,

como el puerro es tan suave, tan elegante...

Nos combina muy bien. Vamos a cortarlo bien pequeño.

Exacto. Veréis que esta bechamel... Veréis como de una salsa,

de una salsa bechamel, que tiene el toque de la nata,

se puede hacer una salsa tan fantástica y tan diferente.

Y con el montaje de la pasta, yo es que...

Vale, aquí tenemos el puerro picado bien pequeño,

porque así se hará antes.

Vamos allá.

Le ponemos puerro para que quede bien melosa,

una bechamel con puerro es divina; es un toque.

En Francia, muchas veces, se utiliza el puerro o la cebolla

para la bechamel. Nosotros, no tanto, pero...

Pongo la nata y la leche a calentar, ¿eh?

Sabéis que si se pone caliente, siempre es mejor.

Calentamos y rehogamos.

Tan simple como hacer una bechamel con puerro pochado,

se rehoga en blanco, no hace falta tener mucho tiempo el puerro,

sabéis que el puerro tiene una cocción rápida;

ponemos la harina, que vamos a cocinar bien.

La base es una bechamel pero con toques,

no con toque, con toques.

La pongo toda, ¿no? Venga, ya está; bechamel.

Es verdad que la bechamel, es una salsa que se puede versionar

de muchas maneras; con salsa de tomate frito dentro...

La base de los gratinados, de las lasañas...

Es la base de muchas salsas. Ya las puedes poner, Javier.

Que esté caliente, por lo menos, veis que ya humea.

El origen concreto es... confuso, a veces, porque no se sabe muy bien

si era por un señor que se llamaba Béchameil,

Louis de Béchameil. Sal y pimienta, un poco de ambas

y ya tenemos aquí una bechamel... base.

Estupenda. Pero no hemos acabado.

Ahora vamos a ir con lo que vamos a poner dentro de la bechamel,

aquí tenemos brotes de espinaca, que están geniales,

los voy a cortar, un poco, y los voy a saltear.

Pero, primero, vamos a saltear el pollo.

Bueno, pero ¿salteamos la espinaca un momento o no?

Luego, la sartén cogerá... Cogerá el sabor del pollo, vale.

Puedes picarla mientras se saltea.

Lo salteamos tal cual, lo haremos con la piel.

La piel y todo, ¿eh? Lo pondremos todo.

Lo vamos a marcar, lo picaremos y lo metemos en la bechamel.

Otro toque. Estos muslos, los hago en casa,

les pongo un peso encima, los dejo por la parte de la piel,

dejo casi toda la cocción por la piel,

y queda crujiente, buenísimo.

El contramuslo, es una parte del pollo que es jugosa,

que tiene buena infiltración de grasa, también;

aunque el pollo es poco graso. que sabemos que...

Los hemos deshuesados, están deshuesados.

Para hacer este plato es mejor que la bechamel,

que esta bechamel, esté fría.

Lo que voy a hacer es espesarla ya

y retirarla en un baño maría invertido para que enfríe.

Luego pondremos el resto de ingredientes.

Porque la necesitamos fría.

Y aquí le pondremos un poco de piñones,

que tostaremos aquí. Y luego, también tenemos

un poco de esta papada.

Panceta podría ser.

Y tomates secos. Tenemos unos tomates secos

que les va a dar un toque buenísimo

y que cortaremos pequeños.

Ya veréis que entonces ya se transforma esta bechamel

y pilla un rollo que no veas, buenísimo.

Vale. Parte de la bechamel la vamos a poner a enfriar

y otra parte será para napar el plato. Y ya veréis.

Vale. Ponemos un poco a enfriar.

Ahí está. El resto lo dejamos aquí.

Venga. Mientras tú vas cortando y haciendo cosas,

no sé si ir estirando la pasta ya.

Bueno, yo voy salteando aquí el pollo.

Bueno, la puedes ir estirando. Sí.

Vale. Ya está bien.

La voy a estirar a rodillo. No voy a sacar la máquina.

Hoy la máquina soy yo.

Fijaos la piel, que está bien dorada, bien crujiente.

Y ahora ya le doy la vuelta.

Está al límite.

Casi toda la cocción se ha hecho por la parte de la piel,

con lo cual, hidrata la carne, queda muy buena.

Queda estupenda.

Además, el rodillo. No puede faltar en casa un rodillo,

porque si no tienes máquina, pues siempre la puedes hacer

con rodillo y luego cortarla a cuchillo.

O con cortapastas de estos manuales.

Nosotros lo que vamos a hacer ahora, es un rectángulo.

No la vamos a cortar

hasta que le hayamos puesto el toque de gracia. Ya veréis.

Esta pasta tiene mucho rollo.

Y luego, también lo de cocer una pasta al horno directamente

sin pasarla por agua, me parece muy curioso.

No hay nada como hacerse la pasta en casa.

Estéticamente, queda preciosa esta masa,

ya veréis, este plato.

Vale. Ya lo tenemos, eh. Ya veis que para que no se pegue,

yo le pego una estirada por un lado.

Y luego ya recojo con el rodillo

y le doy la vuelta. Y luego ya, también.

Y vamos haciendo un rectángulo. Ponemos.

Y que quede uniforme por todos lados.

Espera, Sergio, que explico esto un momento.

Ponemos aquí a dorar esta panceta buenísima.

Los piñones que doren un poco.

Y ahora ya las espinacas que voy a cortar un poco.

Voy a bajar el fuego, pero que dore,

importante, que eso coge mucho sabor.

Picamos la espinaca.

Mal cortada, eh.

Porque luego sabemos que reduce y se queda en nada. Salteamos.

Y así ahora esto, tenemos una mezcla aquí fantástica

y tenemos todo el jugo del pollo, que nos ha dejado,

y de la panceta.

Y venga. Ahora voy picando el pollo.

Estupendo, estupendo. Venga, vamos girando.

Ya veis. Es muy fácil estirar la pasta.

Y cuanto más finita, mejor, porque la tenemos que enrollar.

Yo no sé si os acordáis que hicimos hace no mucho tiempo

en un programa los "cinnamon rolls",

los rollos de canela.

Pues esto, ya veréis que una vez montado o cortado,

tiene un poco la misma apariencia.

Aunque no tiene nada que ver, claro.

Esto es otra receta totalmente diferente e innovadora.

Y muy sorprendente.

Vale. Le mezclo el pollo también,

que así lo tendremos todo bien mezclado.

El último salteado.

Y también va a cocinar en el horno, eh.

Pero así la mezcla, los jugos están bien mezclados.

Mirad qué mezcla más chula.

Y yo le dejo la piel al pollo, porque, en este caso,

si está bien crujiente, bien dorada,

aporta muchísimo sabor y está buenísimo.

Vale. Lo tenemos. Yo también.

Ya está. Ah, me falta el tomate.

No. El tomate seco, Javi.

Venga, ahí está. Ya veis que lo hemos estirado

a rodillo aquí en un "pim pam".

Vale. Esto ya lo tenemos.

Ahora con un cuchillo, simplemente, le damos un poco,

no hace falta mucho. Un poco rectángulo.

Porque luego lo vamos a enrollar.

Y aquí ya lo pongo así.

Perfecto. Y le damos, nada, un pelín más.

Os voy a enseñar un truco. Esta punta me ha quedado así, ¿no?

Pues cojo un trozo de pasta.

La pongo aquí.

Y solucionado. Y ya lo tengo bien.

¿Eh? ¿Habéis visto?

"Ta, ta, ta". Ya está. Lo tenemos. Estupendo.

Y aquí tenemos la bechamel, que vamos a mezclarle el salteado.

Esto le va a ir muy bien.

Vale. Y fijaos ahora que vais a decir:

"Este tío se ha vuelto loco". Mirad qué pintaza.

Este salteado es buenísimo.

Pues esto ya lo ponemos dentro.

Qué bueno, eh. Vale. Ya está.

Cojo una... Ah, tienes cuchara grande ahí.

Ahí está. Vale.

Mezclamos bien.

Esto, cuanto más frío esté para vosotros, mejor.

Ya sabéis que aquí el tiempo es oro

y, bueno, hay que hacerlo cuando más frío...

No hay prisa. Tranquilo. No hay prisa, pero bueno.

Tranquilo, tranquilo. Vamos bien. Estamos aquí tranquilos.

Vale. Fijaos.

Eh, tiene rollo. Diferente es.

Hombre. Y diréis: "Pero si no lo ha cocinado.

¿Qué va a hacer? ¿Qué pasa?"

Pues ahora veréis.

Tiene mucho rollo, eh.

Además, ya veis que es puro sabor. Tiene...

Y ahora lo que hacemos es, simplemente, enrollar.

¿Sabes?

Y veis que queda aquí... Bueno, no lo he llenado

hasta el fondo porque ahora me interesa que me quede limpio.

Y ahora sí, ya presionar un poco.

Que me queden estos jamones.

Ahí está. Ponlo aquí.

Y ahora ya cortar.

Toma, el cuchillo. Este es más grande.

Y ahora ya cortamos.

Y para que nos queden iguales,

primero de en medio. Y hago yo la mitad.

Sergio, eso no es la mitad.

¿No? Macho.

¿Qué dices? ¿Qué te pasa? ¿Esto es la mitad?

Bueno, da igual. Saca tres de aquí. Saca tres.

Hazme caso. Más o menos, Javi.

De verdad, estás muy...

No es... Estás muy así tú.

No es la mitad. Pon bechamel aquí.

El que no estás, eres tú. Es la belleza.

La belleza no es igual. La belleza es diferente. ¿Eh?

(RÍE)

Venga. Ponemos una base de bechamel.

Guardamos un poquito para poner encima.

No hay que hacerlo todo igual siempre.

Vale. Podemos ponerlos de pié o podemos ponerlos tumbados.

Lo bonito es de pié, ¿no?

De pié lo vamos a poner, claro. Pero podríais ponerlos tumbados.

Solo para que lo tengáis en cuenta.

Veis qué bonito. Si lo pones aquí, va subiendo.

Ese es más alto. Ahora tú lo colocas.

¿Ves? Cada uno es de una madre.

Como tú y como yo, que somos iguales.

No. Es de la misma madre. No te equivoques.

No. Pero es igual. Somos de la misma madre.

¿Lo sabes eso o no lo sabes? Yo creo que sí. Claro.

Entonces, tío.

Venga, ralla queso. Venga. Vamos a rallar queso.

Y ponemos un poco de bechamel encima.

Un poquito no. Métele bechamel.

Bueno.

Métele bechamel, que es mi plato.

Esta bechamel hidratará la pasta y la cocinará. Es importante.

Vale.

Y es como muy casero. Me parece muy italiano.

Muy irregular también, que es lo bonito, la estética.

15 minutos lo vamos a tener.

Bueno, es el tiempo para que cocine,

que aún se cocine más el relleno, que va a ganar muchísimo más.

Y que se cocine la pasta, claro.

Con el calor arriba y abajo. Ya veréis cómo queda esto.

Cómo está, eh. 15 minutos.

Vamos allá. 15.

Vaya pintaza tiene. Fijaos.

Acaba de salir del horno. Se ve que está caliente.

Mira, mira. La masa

se ha cocinado, pero se ha cocinado en el horno y queda crujiente.

Y dentro todo el relleno y la bechamel.

Brutal, eh. Espectacular. Eso es increíble.

Y trae los pimientos. Sergio, acerca los pimientos.

Fijaos qué paisaje, qué cosa más bonita.

Qué dos platazos nos hemos trabajado hoy

para vosotros. Aquí tenemos un salpicón de marisco

con pimiento del piquillo y "velouté" de apio.

Y después, una pasta rellena.

Presentación completamente diferente y con la bechamel.

Qué pedazo de salsa. Siempre hay un buen motivo para cocinar.

Siempre con mucha salsa. Hasta el próximo programa.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Pimientos rellenos de salpicón y pasta al horno

Torres en la cocina - Pimientos rellenos de salpicón y pasta al horno

27 feb 2019

Hoy Javier y Sergio preparan unos pimientos rellenos espectaculares a base de pulpo, berberechos... y además una pasta rellena y enrollada al horno.

ver más sobre "Torres en la cocina - Pimientos rellenos de salpicón y pasta al horno " ver menos sobre "Torres en la cocina - Pimientos rellenos de salpicón y pasta al horno "
Programas completos (794)
Clips

Los últimos 2.574 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios